Issuu on Google+

feliz

día

Papá anécdotas...


Esta es una breve selección de las muchas –y muy lindas– anécdotas que las lectoras de Zancada compartieron con nosotras en el concurso de la colección Tournament adidas Originals. Gracias a todas por la confianza, y por traernos a la memoria nuestros propios recuerdos. Feliz día, padres e hijas!


Estaba con mi hermano, como a los 5 años, bañándonos una tarde de verano en la piscina de esas de fibra de vidrio redondas en el patio, eran como las 5 y llegó mi papa de la pega, tiró el maletin y se tiró al agua con nosotros con terno, corbata y zapatos!!! jajaaj fue lo máximo!

Ney

Historias con mi viejo tengo muchas, buenas y malas. Pero me acuerdo de montones. Obvio que la más bacán es que cuando yo tenía 3 años, mi papá me salvó de morir ahogada en una piscina. Mi vieja estaba pelando papas, mirando con un ojo la papa y con otro ojo a mí. Bajó la vista y al segundo yo estaba con la cabeza metida en la piscina (de esas de puros rollitos) y mi vieja soltó el cuchillo y partió a sacarme... pero no fue necesario, mi viejo iba llegando, me vio, saltó la reja como un súperheroe y me rescató. ¿y yo qué hice? me morí de la risa hahaah. Pero bueno, en verdad lo que quería contar, es que cuando yo era bien chica, tipo 3, 5 años, era un trompo para bailar y siempre, en todas las fiestas, tenían que obligarme a dormir porque eran las 4 de la mañana y yo seguía bailando en la mitad del living, me decían “anda a acostarte” y yo “noooo, no quiero”, no había caso (tengo fotos de eso jaja). Lo más bonito es que me quedaba bailando con mi papá, que me seguía el amén en todo. Ahora ya de 23 años, apenas suena algo parecido a la salsa o al merengue –nuestro ritmo favorito– lo primero que hago es correr donde está él para bailar. :D Gracias Zancada, por hacerme recordar todo lo que quiero a mi viejo. Algunas cosas de repente hacen que se me olvide, así que es muy saludable refrescar este tipo de sentimiento.

Lela

No sé si es una anécdota chistosa, pero sí la recuerdo con mucho cariño. después de unas vacaciones familiares en el sur, cuando llegamos caché que había traído un solo souvenir para darle a mis amigas y me bajó el pánico (de preadolescente) porque tenía 2 mejores amigas y una se iba a sentir sin regalo. El tema es que mi papá con la mejor voluntad y después de verme tan afligida me llevó a una feria artesanal acá en Santiago y me ayudó a escoger un supuesto souvenir del sur para la amiga que faltaba. Un amor!

CR

Me encantaría hacerle un regalo así a mi papá. Pero ya no está con nosotros. Me cuida desde el cielo, lo sé. Tengo varias anecdotas con él. Una, de la que guardo mucho cariño fue en el cine. Yo tenía 8 años y me llevó a ver Star Wars al cine, la primera. Él era un hombre de campo y bueno para las chuchadas. En la escena de Tatooine, cuando está Luke con los


tíos comiendo, la tía Beru sirve un jugo verde y yo pregunté a mi papá: “Papi, ¿por qué toman jugo verde?” y él, me dio la respuesta más científica que pudo: “Porque son marcianos los weones”... :P ja,ja,ja,ja,ja él todo simple y relajado y le salimos 3 hijas ratones de biblioteca... ja,ja,ja,ja, más fomes las cabras... Él estaba sanito, lo mató un pelotudo que echaba carreras en auto con otro imbécil y se subieron a la acera. Feliz habría andado en su bicicleta con su tenida deportiva.

entender por qué le era tan complicado y comienzo a llorar cuando me veo en el espejo y me doy cuenta de que la “Chilindrina” tenia cachitos más dignos que los mios. Pero al ver la cara de desilusión de mi papá al darse cuenta que no pudo cumplir con la “simple tarea” de peinar a la niña, le sonreí y le dije “están bien como están”, le di las gracias y un beso y me fui a tomar el bus con mis cachos deformes. Una vez en el bus me los saqué, pero por lo menos le dejé pensar que lo había echo bien.

Mi familia siempre ha pasado por altos y bajos económicos, y en una oportunidad pasamos de lo muy alto a lo muy bajo. Él trabajaba de oficinista, quedó sin pega por lo de la crisis asiática, y se puso a trabajar con unos amigos suyos preparando mezclas para pájaros. Y en ese cambio –yo que tenía doce años–, pasé de estar en un colegio particular a uno municipal. Yo, la muy pastela, llegué preguntando a mis compañeras si los días de gimnasia llevaban las barbies para jugar, en circunstancias que muchas de ellas estaban iniciando su vida sexual (heavy). La cosa es que me odiaron las socias, mucho, porque yo era de lo mas estirada y pipirisnais, y un dia, en noviembre, me dijeron “a la hora de gimnasia te vamos a pegarte”. Yo, aterrada, llamé a mi papa con la moneda de cien pesos que mi mama siempre ponía en el bolsillo de la blusa para usarla en caso de emergencia, y le dije “papito, me quieren pegaaaar”. A los veinte minutos, mi papa estaba en el colegio, con unas hawaianas, short y una polera musculosa que usaba de camiseta, todo barbón, hablando con el inspector. Llamaron a mis compañeras a inspectoría y terminamos todas llorando y abrazándonos. Con eso, me di cuenta que siempre podia contar con mi papa, que él de alguna u otra forma siempre iba a estar ahí para salvarme, y eso es lo que siempre ha primado en nuestra relacion. Porque hay veces que se me olvida que lo quiero...

Bueno, les cuento que todo lo que tiene relación con mi papá es una anécdota, no porque sea mi papá, pero es una persona bien especial. De partida tiene 64 años y parece un lolo de 50, si no fuera por las arrugas pasaría mas que piola. Es bajito, flaco y full deportista, tanto que tiene calugas marcadas en la guata (las mismas que todos sus amigotes de la edad envidian). Esto del deporte a mi y mis hermanos nunca nos atrajo mucho, y mi papá con lo deportista que es siempre nos trató de inculcar el deporte sin mucho éxito, pero principalmente creo que es por el trauma adolescente que tenemos con él… ahora mi anécdota: Mi familia siempre vivió en el barrio al lado del colegio al que íbamos mis hermanos y yo, por lo que siempre nos fuimos caminando al colegio, conocíamos a todo el mundo, etc... como mi papá además de deportista es trabajólico y tiene diabetes (aunque no se si tenga mucha relación), le gustaba salir a trotar todas las mañanas al alba, hora peak de la entrada al colegio, por lo que todos lo reconocían cuando pasaba trotando. Lo complicado era que siempre en su vuelta maratónica no se le ocurría nada mejor que pasar trotando por el frontis de mi colegio y nos saludaba a mi y a mis hermanos. Bueno, ese no hubiese sido el problema si no hubiese sido por la pintita con la que salia a trotar: Short deportivo del año 60 –apretadito y de tela de terno–, camisa de manga larga que ocupó el dia anterior para la oficina –para terminar de ensuciarla!!– y zapatillas deportivas amarillas fluorescentes... era todo un espectáculo. Como verán este regalito de Adidas le vendría de perillas a mi viejo, con su estilo vintage a su pinta!.

Avivita

Claudeia

Recuerdo haber tenido 5 años, y me encontraba en esa edad donde ya me peinaba sola pero no podía hacerme los “cachos perfectos” yo misma, entonces mi mamá siempre me ayudaba y me peinaba. No me tiraba el pelo, se demoraba super poco y le quedaban perfectos. Pero por alguna razón, una mañana de colegio mi mama no me pudo peinar y mi papá se ofreció (pensando que era tarea fácil). Entonces comienza. Primero me toma el pelo como en una cola de caballo (con la mano) y empieza a desenredarme el pelo muy rápidamente. Según el, como me lo tenía tomado no me dolería, ¡error! Comienzo a quejarme porque me dolía y ya se estaba demorando más que mamá. Después viene el siguiente paso, hacer que los dos cachos queden a la misma altura y la partidura alineada. a estar alturas nada estaba saliendo como debería y yo no lograba

Consuelo

Io

Tengo una Superanecdota de papá, que por lo demás me hace recordar lo tierno y prudente que es él. Cuando chica nos fuimos de vacaciones a la playa y mi mama tuvo que venir a Santiago así que me quedé con él sola, fuimos a la playa y a la vuelta tenía que bañarme, cosa que siempre hacía mi mama… niñas con niñas, que se yo. Bueno, él no sabia cómo bañarme. Tierno, me hizo bañar con traje de baño en la ducha!!! jajaj y me lavaba el pelo. MAS TIERNO IMPOSIBLE. Hasta grande no entendía por qué


me metió a la ducha con ropa, si mi mamá no lo hacía, con el tiempo comprendí que era cosa de papá nomas, respeto femenino. Tengo otra que me paso hace poco, bueno no vivo con mi papa porque están separados hace mil años. El otro dia venia yo manejando por av. Matta y miro pa’l lado y estaba él! Toqué la bocina mil veces y no me pescó. Volao, ciego y sordo jaja, asi que aprete chala y lo seguí, pegada a su auto. De repente me vio por el espejo pero justo tocó la verde. Un poco mas allá nos toco una luz roja, así que traté de sacarme el cinturon pa’ ir a darle un beso, pero él ya estaba en mi ventana, jaja, lindo, me agarró la cara, me dio un beso y corrió porque daban la verde. Ese día hizo mi semana, fue lo mejor! Te adoro papá, deberia decirtelo más.

Negra

Con mi papá desde siempre hemos compartido el mismo gusto por la música, pero la primera vez que me sorprendió con un CD de regalo y entrada en mano para un concierto fue por el año 1996, donde estaba de moda la lolein teleserie Adrenalina; yo por supuesto como toda una fanática de la teleserie, amaba andar con la corbata afuera y cosas de colegiala (si, era una pequeña colegiala de 4to básico en esa época), me sabía el soundtrack de memoria, incluyendo memorables canciones como “Ella uso mi cabeza como un revolver” de Soda Stereo. Mi rockero papá al darse cuenta que yo tatareaba canciones de los grandísimos Soda, se volvió loco y me llevo de un ala al último concierto de ellos mismos en el estadio Chile, a la edad de 9 años. Un poco chica, no? Yo a la vez me volví loca con tanto frenesí por parte del público en un concierto (el último concierto!), pero me duró poco, me empecé a aburrir y esperé tanto tanto rato a que llegase la única canción que me sabía en esa época, que me quedé dormida… Tenía solo 9 años, un poco de comprensión!!!!… mi papá hasta el día de hoy se acuerda y se lo cuenta a todos sus amigos para que se burlen de mí y de mi buen dormir.

Edita

Con mi papá siempre vamos a conciertos juntos. Y como el año pasado vino Misfits, decidimos ir. Mi papá no concocía mucho sobre Misfits, y mientras ibamos en dirección al concierto (en el Víctor Jara) yo le contaba un poco sobre la banda. Que estaban en una gira para celebrar sus 30 años de carrera, y que lo más probable es que practicamente el 99% de los asitentes serían punkies. Y tenía razón, con mi papá nos veíamos como raros y fuera de lugar. Antes de entrar esperamos un poco afuera, y de repente se acerca un chico punky y como ve a mi papá fumando le pide fuego. Mientras mi papá buscaba su encendedor el tipo nos miraba con detenimiento. Y después que mi papá le prendió el cigarro,


el tipo al fin preguntó con cara de muy muy sorprendido: “¡¿Ustedes vienen a ver a Misfits?!”. Y mi papa le respondió: “Obvio, si viene para celebrar los 30 años ¿cómo nos los ibamos a perder?” Mi papá quedó como todo un conocedor –si el tipo le hubiese preguntado una hora antes mi papá no lo habría impresionado tanto–, ja ja ja, todavía me acuerdo la cara del tipo, con la boca y los ojos muy abiertos de la impresión. Mi papá quedó como papá rudo, me tuve que aguantar la risa para no arruinarle todo su discurso. Cuando el tipo estab bien lejos, nos reímos juntos. Mi papá es lejos el mejor y he compartido grandes momentos con él, sobre todo musicales, como los conciertos de Iron Maiden, Pearl Jam, etc.

Fran Hevia

Parto diciendo que adoro a mi papá... y yo soy sus ojos también aunque somos cuatro. Soy la mayor y nuestra relación es demasiado especial, bonita, de muchísimo cariño y amor. Tendría muchas cosas que contar, y gracias a ustedes los recuerdos vienen a mi mente. Les relataré uno… Somos de Valdivia, mi mamá y nosotros nos vinimos a Santiago y lejos lo más triste fue separarme de mi papá (yo tenía 14). A los 18 años celebraba mi cumpleaños un día de semana, llovía a cántaros en Santiago (4 de julio), y mi papá no me había llamado en todo el día, nosotros en la casa en familia, en una de esas me llama por teléfono un amigo, yo feliz, y cuando me tocan la ventana por fuera, miro, sigo hablando, y vuelvo a mirar... OHHHH SORPRESA, ERA MI PAPÁ!!!! Todo mojado... Había viajado todo el día en bus para estar conmigo esa tarde-noche celebrando mis 18, y partió al día siguiente en la mañana de vuelta porque tenía que trabajar... imagínense la emoción, el esfuerzo por estar conmigo... obvio que las lágrimas de todos sus hijos, en especial las mías, caían tal como la lluvia afuera, pero de felicidad. Podría contar muchas más, pero esa, fue especial! Feliz Día del Padre!!!!

Kalenchy

Cuando era chica estaba en tercero básico creo y me estaban enseñando los animales en ingles. En vista de que era muy burra mi mamá estaba perdiendo la paciencia conmigo y mi papá pesca el cuaderno y me dice “pero esto es muy fácil... yo te enseño ingles, a ver, cómo ladra el perro”, yo le respondo: guau y me dice “viste así se dice perro en ingles, o sea guau... y sigues asi con todos los animales”. Yo feliz me acosté y al otro día fuí al colegio. Como era la última de la lista salí de las primeras super confiada. Delante de todo el curso la profe me pregunta por gato y le respondo con el

pecho inflado: MIAUUU. Se enfureció, me llevó a inspectorial, llamó a mi mamá y ella le explicó lo de mi viejo y nos retaron a los dos... jajaja fue muy divertido mi mama “nos castigó” y nosotros nos matabamos de la risa. Desde ahí nos hicimos complices y fuimos imparables. Mi viejo falleció hace 9 años esta fecha para mí es muy triste, pero ahora esa pena se acabará ya que ayudaré a mi bebé a celebrar a su papá como corresponde y obvio este 21 de junio le haré a mi pareja un lindo regalo y un rico almuerzo ;-)

Elizabeth

Una de las pocas veces q mi papa me preparó desayuno intentó freir un huevo... con vinagre!!! No entendía por qué el huevo no se freía... y me preguntaba a mi que tenía 5 años!!! Jaja Llego mi mamá y más lo que lo retó al pobre... pucha él sólo quería darme un desayuno nutritivo...

Kate

Soy la única mujer entre mis hermanos y mi papá siempre fomentó el deporte en mi vida. Él juega fútbol desde que tengo memoria y juega hasta el día de hoy. Me inscribió en tenis, basquetball, gimnasia rítmica, olimpica... pero lo que no se me olvidará, es que todos los veranos ibamos al estadio donde eramos socios y con paciencia de chino me enseñaba a nadar. Primero a hundir la cabeza en el agua, después a patalear, a bracear, se metía en la piscina de niños conmigo, después me llevaba a la piscina grande que para mi era como un océano!! y me enseñó a no tenerle miedo al agua. Con los años me fui haciendo amiga de los salvavidas que le comentaban a mi papá “que bien está nadando su hija, es rápida!, deberia inscribirla en una rama de natación”. Y así fue.En resumen, competí en nacionales durante 8 años manteniéndome siempre en los 3 primeros lugares, acumulé medallas y excelentes recuerdos. Y ya de grande, soy yo la que le enseña a nadar a mi papá, a nadar distintos estilos y practicar técnicas. Sin duda lo mejor de mi papá quedará marcado para siempre en mi.

Maca

Un día de verano estábamos sentados con mi padre en la orilla de la playa, mirando el mar, yo tenia 19 años y no era muy habitual que hablara con mi padre (es un hombre muy callado). Sentados ahí me contó que conoció el mar a las 20 años ya que de niño vivió en Paine y por razones económicas se vino a trabajar muy niño al mercado central de Providencia, trabajo por varios años hasta que a los 18


conoció a mi Mamá quien era empleada de una casa muy cerca del mercado. Se casaron dos años despues y lo primero que hicieron fue ir a conocer el Mar. Toda una odisea en esos tiempos, entonces los viajes duraban mucho, me contó que de Santiago al Quisco mínimo se demoraban 4 horas. Cuando llegaron al Mar lo que mas le gusto fue ver las olas su gran fuerza y movimiento lo cautivaron. El había aprendido a nadar en esteros y ríos de Paine por lo que de una se metió al agua, pero cuando las olas se pusieron grande se salió de inmediato porque se sintió solo en tanta inmensidad. Yo lo escuchaba muy atenta porque nunca me había contado de su vida. Se produjo una pausa, me quedó mirando y me dijo “vamos ?”...” intentémoslo juntos ?” yo sonreí y me sentí feliz porque el veía en mí su compañía y además confiaba en mi. Nos levantamos y fuimos. Nos reímos mucho y nos gritábamos “ahí viene una grande”, “ apúrate tírate por abajo” jajaja!! Era genial! De repente el mar se calmó y flotamos mirando las nubes por unos segundos todo se calmó, de repente levanto la cabeza y me doy cuenta que una enorme ola se empezó a formar. No hubo tiempo de reacción y nos rompió encima. Envuelta en la ola llegué a la orilla de la playa entremedio de todos los pies de la gente, llena de arena por todo lados y el traje de baño en cualquier parte, escuché a mi papa que me grita “estas bien?” al darme vuelta y verlo que el estaba bien y revolcado igual que yo, nos abrazamos muy emocionados y riendo. No paramos de reír y de hablar de todo lo que nos había pasado juntos. Fue lejos el mejor día de verano de toda mi vida junto a mi padre. Hoy está apunto de cumplir los 80 y yo a mis 35 años y aún seguimos acordandonos de ese día y reímos mucho. Una mágica conexión nos unió.

Mace

Cuando yo tenía 5 años, mi papá me llevó un dia al Parque Arauco a buscar a mi mamá que trabajaba ahí. Era un domingo, tipo 4 de la tarde, en esos años, el metro iba practicamente vacío a esa hora. Llegó el tren a la estación y mi papá me llevaba bien tomada de la mano, y en menos de un segundo yo apoyo la manito que llevaba libre sobre la puerta justo en el momento que se abrian y no la saqué hasta que quedó atascada con la puerta del carro totalmente abierta. Entramos al carro y mi papá vio que yo no avanzaba, miró atras y casi se murio. Yo no sentia dolor ni nada, pero simplemente no podia sacar mi mano. El Carro venia vacio y en eso, empezó a sonar el pitito se siempre y mi pobre papá puso su hombro contra la puerta que me tenia atrapada y una de sus piernas en la otra puerta para evitar que cerraran y con uno de sus brazos hacia señas a ver si el conductor nos veia. De pronto el pito se detuvo y escuché gente corriendo hacia nosotros, llegó el conductor y los


guardias, tuvieron que desmontar la puerta para sacar mi mano, que quedo de un color verdoso durante varios días. Cuando vi a tanta gente a mi alrededor preguntándome cómo había metido mi mano en la puerta, se me salió el tremendo puchero y me iba a poner a llorar cuando mi papá sacó de su chaqueta uno de esos kojak que tenían envoltura como de pelota de fútbol... se me paso la pena comiendome el kojak y mi papá se convirtio en mi héroe forever… Hasta el día de hoy siempre que tengo pena, él saca un dulce de su chaqueta para mi...

Josephine

Como algunas saben mi papito ya no esta (está en el cielo)... Pero tengo recuerdos tan hermosos junto al él... Siempre fuimos re yuntas, es que de verdad mi viejo era realmente increible, una vez fuimos a un paseo del trabajo de mi papá con sus familias, y además estaban invitados unos jefes de otras regiones, entonces mi viejo y otro amigo eran el alma de la fiesta, pa variar empezaron a hacer show contando chistes, tallas y anécdotas, y eran tan divertidos que los jefes no daban más de la risa, onda ATAQUE de risa.... Uno de los jefes jefes, me pide el teléfono de la casa... Y yo quedé plop pensé qué onda, para qué quiere el teléfono este caballero, le irá a llamar la atención a mi viejo por todo el jugo que dio con el amigo, etc... Pasó como un mes y recibimos la llamada de este jefe jefe... Quería saber si existía la posibilidad de contratar a mi viejo y a su amigo para presentarse en otros shows a lo largo del país para la empresa jajaja... Y mi viejo que le dijo que no era un show preparado, que todo salía en el momento y que no era rutina jajaja.... A todo esto mi viejo nunca supo q yo le habia dado el teléfono al jefe... En fin, tantos lindos recuerdos de mi Viejo… solo me queda como cada fin de semana que viajo al sur (Cauquenes), ir al cementerio y dejarlo lo más lindo possible :( (me dio penita). Chicas aprovechen lo q mas puedan a sus viejos, díganle que lo quieren y regaloneen siempre con él :(, yo daría todo por solo estar un segundo con él.

Ro

Un fin de semana, mi marido en tenida deportiva (buzo, “salida de cancha”) estaba esperando en la cola de la caja en un supermercado. Nuestra hija (de tres años en esa época) se da vuelta y accidentalmente “toca” a mi marido en sus genitals y después le dice a toda voz “Papá, te hiciste caca”. Todos en la fila se dan vuelta y rien mientras mi marido se pone rojo... XD

Andrea

Para un 18 mi papà estaba sin pega... y mi nana estaba con licencia, porque la habian operado. La cosa es que teníamos el típico acto del colegio, vestida de huasita, para el baile de la cueca. Entonces, como el único que podía arreglarme para la ocasión y que estaba en la casa era mi papá, él lo hizo. Me puso el traje y hasta ahi todo bien, el problema fue que mi mamá indicó que debia pintarme los labios y ponerme colorete, y no se que mas. Mi papá empezó con todo el cuento,y derepente me quedó mirando con cara de espanto y me dijo: “nos vamos a la peluqueria”... yo no cachaba mucho que pasaba. Llegamos a la pelu y todas las viejas se reían, y las típicas “que linda esta niñita” y mi papá ahi al medio. Me llevó para que me pintaran porque me habia dejado la cagá en la cara y al final hasta me peinaron, todo gratis (obvio él no tenia niuno, estaba sin trabajo y conocía a la peluquera). Al final quedé toda perfect y mi mamá no podía creer que él lo hubiese hecho tan bien :)

PatitaPaty

Sin lugar a dudas mi padre es merecededor de este premio... les contaré por qué... Mi viejo ha estado relacionado con el tenis toda su vida, se dedicó a él durante su niñez, adolescencia y juventud, hasta que por una lesión se tuvo que retirar y todo se fue a la mierda. Pero gracias a eso yo estoy escribiendo estas líneas y postulándolo a este concurso.. jejee. Por ello una de nuestras mejores anécdotas se enmarca en este deporte, el tenis. Mi pololo que se las daba de buen tenista y todo, hinchó a mi viejo para que jugaran un partidito. Mi papa, al cual nunca le gustó mi “ex”, no quería jugar con él, porque ya tenía planeado otro partido, pero tanta fue mi insistencia para que lo pescara, y jugara que sea un set, que él accedió y se instalaron a jugar. Yo feliz porque era una oportunidad para que se conocieran más y tuvieran un momento en común, así que lo chocha y alegre no me lo quitaba nadie.... hasta que llegó el momento de la pesadilla... Mi ex le hace una “cortita” a mi viejo, él corre y corre y corre (los años cuentan) y resulta que se tropieza y cae al suelo. Cómo será la mala suerte que por hacerlo mejor lanza la raqueta para no caer sobre ella y que esta lo lastime, que esta maldita raqueta rebota en el suelo y mi viejo al venir cayendo y no poder esquivarla, “se come el mango” siiiiii!!!... el mango de la raqueta impacta en la boca de mi papá, rompiéndole su dentadura!!.. a tal extremo que esto pasó hace 4 años... y aún hoy sigue con tratamiento dental!!!!! obvio que despúes de esto mi ex no sabia donde esconderse... y mi viejo fue a parar a urgencia y aún sigue en tratamiento y pagando esta “inborrable anécdota”... yo ya no sigo con este pololo, y mi viejo sigue aquí más presente que nunca,


acordándonos siempre de este hecho y él desde este momento siendo precabido cuando le hacen “una Cortita”. y obio que desde aquí me aprueba los pololos sólo si no saben jugar tenis...!!!jajajaja.. Lo adoro!!!!

Pau

Siempre fui enferma de regalona de mi papá, de esas niñas que no despegaban de él, quería ir hasta a jugar fútbol y cada vez que mi papá salía en el auto, yo me sentaba su lado aunque no me invitara, la cosas es que a los 4 años de edad, se nos ocurrió salir a mi hermana mayor y a mí con él en el auto. Por primera vez en la vida no me dejó sentar al lado de él. Por muy catete que fui no me dejó.. y bueno su instinto paternal me salvó la vida. Al rato un bus nos chocó, y el lado donde debí haber ido yo fue el más afectado, tanto que el auto quedó hecho basura, ni siquiera tuvo arreglo, pero él me salvó la vida, y los 3 quedamos bastante bien para lo terrible del choque. Un saludo a los buenos papis¡¡¡ y al mío en especial y al futuro padre mi mi guagua también¡¡¡

Zen

Definitivamente mi papá necesita esas zapatillas.... Él es la persona más puntual que existe en el mundo, dos minutos de atraso míos significaban horas para él. Un día, se aburrió de esperarnos a que saliéramos de las discoteques y fiestas (generalmente aumentábamos, con mis hermanos, más que un par de minutos a nuestros permisos nocturnos...) y decidió, que cada vez que no estuviéramos esperándolo en la puerta, listos para partir, el se iba a bajar en PIJAMA y PANTUFLAS a buscarnos!!! No creímos en su amenaza... pero fue cierta!!! No se imaginan mi sorpresa cuando mis amigas empiezan a apuntar con el dedo a alguien muy “curioso” que viene caminando por la mitad de la disco, y era mi papá!!!!! jajajaja. En ese minuto no me quedó otra que reír... pero no fue ni la primera vez ni la última que lo hizo, (partió un par de veces al supermercado en la misma pinta). Como ven... necesita un polerón y unas zapatillas decentes!!!

TPM

...es heavy...con mi papá recién nos reencontramos el año pasado para el 18... no lo veía hace 12 años, asi que historias no tengo... sólo que cuando chica siempre nos veiamos en una plaza y nos tirabamos ‘vueltas carnero’ todo el rato... jajaj… ahora nos hemos visto mucho mas seguido..¡¡ah¡ y ‘tiene la cabeza ploma’...jaja pero se ve guapo igual..!!

Palytroke



Zancada Anécdotas de Padres