Page 1

PRIMERA ETAPA

LEIDY JOHANA LEON YURI ALEXANDRA MATEUS ERIKA JOHANNA BARRANTES LEIDY YOHANA BENITEZ ANGIE PATRICIA GAONA

Grupo: 403001_84

Universidad Nacional Abierta y A Distancia- UNAD Psicología Historia de la Psicología Bogotá, Colombia 2016 *Heliana Magally Villareal.


EL HOSPITAL -

¡¡¡ay Dios, Ay Dios¡¡¡ es el tercer cuerpo que se roban.

Exclamo la enfermera del viejo hospital de la calle Cogito, un hospital vetusto y casi olvidado, donde las mujeres de la calle roja llevaban sus hijos recién nacidos y no deseados. Un hospital de caridad del centro. El inspector Rogers dirigió su mirada a la voluminosa mujer que agitada no paraba de llorar. Entonces pregunto: -

Es el tercero. ¿Otro cadáver robado? Ay, sí señor. Pero esta vez es el cadáver de un niño recién nacido. El de una de las cortesanas de la calle roja que nació muerto. El inspector realizó un inventario mental y descubrió una extraña coincidencia. Dos meses atrás una mujer de 30 años y luego los cadáveres de dos bebes uno algo mayor que el otro. Caviló un momento y para tranquilizarse dio un suspiro, luego susurro. -

A ver si este también aparece tirado en los callejones de la ciudad.

La verdad era que el inspector Rogers venía siguiendo la pista tiempo atrás de unos extraños sucesos, el robo de cadáveres no era agradable investigarlo, más cuando eran niños los principales. Esta vez ojeo su libreta y pudo notar las coincidencias con los crímenes de un año atrás: una mujer madura que fue encontrada en el mes de septiembre al igual que la de hace dos mes. Dos infantes uno de cinco y el otro de seis, ambos cadáveres robados en octubre y ahora un bebe de un día de nacido completaba la terrible coincidencia con el mes de noviembre del año pasado. No cavia duda, el mismo modo de operar era sinónimo del asesino “mutila cerebros”, como lo llamó la prensa del condado.


EL SOTANO Un hombre redondo y encorvado recorrió la calle schelling, nombrada así en honor al gran científico de la contemplación especulativa, llevando bajo sus ropas pobres un bulto que no tardo en ser visto por los chismosos del lugar. -

Oigan ahí viene Lamarck. Vamos a reírnos un rato de él.

Comento un hombre en la puerta del esotérico sitio La ciencia del Espíritu, junto a él un tablón escrito a mano se leía: “vida y conocimiento las dos dimensiones del a psique griega”. Lamarck miro el tablón y refunfuño, luego siguió sin pronunciar palabra. Otro de los vecinos grito al gordo transeúnte: -

Oye Lamarck ya encontraste la sustancia espiritual, esa que dices tiene actividad independiente del cuerpo.

Esta vez el alicaído hombre miro con desprecio a su interlocutor y atinó a responder: -

Yo soy una cosa que piensa y nada más. Además toda mi vida psíquica está relacionada con la actividad de mi alma. La esencia de mi alma es el pensamiento por lo tanto no puedo dejar de pensar porque dejaría de existir.

El hombre quedo silenciado y no pegunto más. Un murmullo se escucho en la calle mientras Lamarck caminaba raudo hacía su sótano. -

Esta loco, tanto leer esos filósofos renacentistas lo han dejado desconectado de la realidad.

Mientras, Lamarck mascullo varias veces la misma frase: -

El alma es pensamiento y el cuerpo extensión.

Al llegar al sótano donde vivía sintió un fuerte olor a soberbia putrefacción. En el sótano adaptado como cuarto, además de una cama desvencijada estaban tirados papeles. En las paredes se observaban algunos animales disecados por el mismo Lamarck luego de haberles arrancado parte de sus cráneos. En una mesa una pequeña rana conectada a un dinamo volvió a mover una de sus extremidades. Lamarck pensó de inmediato en la posibilidad que el cerebro centrará su actividad mediante impulsos eléctricos. Una voz lo sustrajo de sus pensamientos. Sentado en una silla pareció un hombre que detenidamente miro al redondo ser. -

¿Como estas? Lamarck, sonrió y saludo a la imagen sobrenatural.


-

Bien maestro. Estoy a punto de resolver el misterio del conocimiento humano. Ya no dependeré del asociacionismo de Hume y su prosa de cómo las percepciones complejas se forman desde otras más débiles; o de Hartley y sus asociaciones sucesivas del movimiento de las ideas y su sucesión una tras otra. Estoy seguro que mis trabajos sobre el cerebro humano serán de gran impacto.

El hombre fantasmal inquirió a Lamarck: -

¿y ya lograste avanzar en la comprensión de las bases biológicas de la conducta?

Lamarck miró con malicia y contesto: - mis estudios son superiores a los de cualquier científico, al menos se que los órganos de los sentidos nos ayudan a interpretar subjetivamente y que en el origen de las especies existe una clave misteriosa que llamaré sensoperación y evolución. Un golpe se escuchó en la puerta y Lamarck abrió. Era el casero y una vez más con voz fuerte interpelo al gibado: -

¡Hasta cuando pequeña rata de retrete debo esperar mi dinero? Deme un placito y le voy a pagar todo lo que debo. Estoy a punto de hacer un gran descubrimiento. Viera usted, esta semana he avanzado tanto en mi trabajo que pronto seré el hombre más rico del condado.

El casero miro con burla a Lamarck y le pregunto: -

-

Ahh, ¿ahora es inventor? No, solo tengo en mis manos la verdad sobre el conocimiento. Recuerda que hace un tiempo le hable que las ideas son fantasías, y que nuestra mente es como un papel en blanco. Pues estoy descubriendo que mi mente y la suya, es un mecanismo de procesamiento de la información capaz de convertir la experiencia en conocimiento organizado. La mente es qué? Mire loco si no recibo un peso de aquí al fin de semana, usted y su psicolocura se pueden largar. Ya lo dijo Darwin, si usted no es apto entonces váyase. Desde cuando las clases bajas son más aptas que la gente de nuestra alcurnia.

Al verse solo en la habitación, indignado por el trato del casero Lamarck vivió un momento de rabia: -

Infeliz, como se le ocurre nombrar al gran Darwin y sobretodo malinterpretarlo. No, él nunca dijo algo así, él solo quería que el mundo supiera que hay una preservación de las razas que se manifiesta en la lucha por la vida. No, la selección natural no tiene que ver con las clases sociales, cualquier ser que logre variar en cualquier


medida las condiciones de vida ha logrado un cambio provechoso para su especie y así puede ser seleccionado naturalmente. Lamarck dio media vuelta y antes que su fantasmal compinche preguntará centro su atención en el cuerpo del bebe que reposaba en la mesa. Tomo su sierra y con aspecto diabólico se apresuro a corta el cráneo del menor….

LA JEFATURA El mismo modo de operar año tras año. Este ladrón roba cuerpos arranca parte del cráneo y luego desordena el cerebro. ¿Que está buscando? ¿Por qué no logro entender que es lo que se propone? El inspector Rogers cavilaba en los antecedentes del delito y luego de un momento observó en el periódico un titular que atrajo su atención: “cirugía cerebral, los avances de Bichat son tirados por el piso, Flourens desacredita la frenología y establece seis zonas del cerebro relacionadas con funciones” La idea le produjo un estremecimiento de pies a cabeza. El ladrón de cuerpos estaría experimentando y tal vez buscando una respuesta fisiológica del sistema nervioso y de las sensaciones o sería posible que esos avances en los que se aborda el estudio del sistema nervioso desde su estructura hasta sus funciones estuvieran ocasionando la locura del ladrón. Echo un vistazo en algún libro ya pasado de moda y encontró un breve relato de Wundt y su método introspectivo, de naturaleza humana para procesos psicológicos y su relación con la fisiología. Decidido a encontrar las respuestas necesarias a sus interrogantes se lanzó a la calle y durante varios días escucho de un hombre que balbuceaba palabras de filósofos griegos y que en ocasiones lamentaba no haber acompañado a Darwin en sus viajes para poder hablar que el individuo no es diferente del reino animal. Logro con la señas de los vecinos llegar a la puerta del sótano donde Lamarck cercenaba el cráneo de un bebe. Al ingresar vio con horror la escena y sin palabras decidió atrapar al hombre gordo y jorobado, entonces. Entonces se abrió la puerta 123 del sanatorio mental e ingreso el enfermero con los medicamentos para sedar al enfermo que reposaba en la cama con la mirada perdida. Vaya comento, otra vez Lamarck está viviendo una de sus fantasías. Cerró la puerta y se marcho dejando al hombre recostado en la cama quien con voz baja decía: FIN

El alma es pensamiento y el cuerpo extensión.

El hospital  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you