Issuu on Google+

JUAN

SORIANO ATMÓSFERAS


JUAN

SORIANO ATMÓSFERAS


GOBIERNO DEL ESTADO Lic. Ulises Ruiz Ortiz Gobernador Constitucional del Estado

Lic. Andrés Webster Henestrosa Secretario de Cultura

Lic. Emanuel Toledo Medina

Director del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos del Estado de Oaxaca

MUSEO DE LOS PINTORES OAXAQUEÑOS Mtro. Juan Alcázar Méndez Director

Curaduría Miriam Kaiser

Obra de Portada: Pájaro sobre la ola | Escultura en Bronce | 300 cm - 1 ton | s/f Obra de Contraportada: Dafne | Escultura en Bronce | 201 cm | s/f


JUAN

SORIANO ATMÓSFERAS

OAXACA DICIEMBRE 2008 A ENERO 2009


JUAN SORIANO María Teresa Franco Directora General, INBA “En el propio ser y en el propio espíritu está la fórmula de salvación para el artista. Sólo la mirada interior es la que cuenta.” Estas palabras de Juan Soriano explican su trayectoria, el motor que impulsó e hizo posible una obra de altísima calidad –por lo que se exige de sí misma–, amén de abundante y sorprendentemente variada, en virtud de su constante renovación. El Museo de los Pintores Oaxaqueños se propuso presentar una muestra de los trabajos más representativos de Juan Soriano y, por ello, centró su atención en esas dos características suyas que pronto –vale decir desde su primera comparecencia pública–, le reportaron la aceptación y el reconocimiento que ya no habrían de abandonarlo.

6

¿La clave de esa calidad? Él mismo nos la revela: “Si yo nunca hiciera una exposición, nunca enseñara nada, de todas formas me pondría a dibujar o a pintar con el mismo entusiasmo.” Y hacia el final de su vida, en medio de una labor que se antojaba superior a sus fuerzas –la escultura monumental–, todavía se le escuchaba decir: “El impulso que tengo es el mismo que tenía cuando empecé a pintar. A veces siento que tengo más fuerza ahora.” Esto último, por lo que hace a su disposición de ánimo. Por lo que se refiere a su estética y a su práctica, Sergio Pitol señala que Juan Soriano comprendió que “lo importante no era el tema, sino la manera en que se resuelve formalmente la obra”. Más aún, para Soriano, la técnica


se circunscribe al ámbito del cuadro individualmente considerado: con él surge y en él se agota. En sus propios términos: “Cada cuadro, cada invención, requiere una nueva técnica, lo que sabías no te sirve.” Para el conjunto de la obra, Soriano construyó su lenguaje siguiendo los dictados de la intuición y a sabiendas de que “no se puede aprender un lenguaje para luego aplicarlo, porque el arte se vuelve mecánico”. Ahí es, precisamente, donde radica el singular brío de su propuesta estética. Como sabemos, su vasta producción consta de pintura, dibujo, gráfica, escultura, cerámica y –una faceta menos conocida, de ahí el valor que viene a añadirse a esta exposición del Museo de los Pintores Oaxaqueños– gobelinos.

Diversidad de géneros y diversidad en cada uno de ellos. En su pintura son memorables los cambios radicales: cuando ya estaba la idea pronta a fijarlo, sobrevenía una vuelta de hoja, un recomienzo. Octavio Paz escribió, a propósito de su controvertida exposición de 1954: “Esto que es hoy, no sería si no hubiese sido lo que fue. La obra de ayer, el ser que fuimos, es siempre un punto de partida para alcanzar al ser que somos, la obra que seremos.” Diversidad en su obra, es lo que llevó a Teresa del Conde a afirmar sin más: “El principal antecesor, o mejor dicho, el primer representante de lo que hoy día denominamos Ruptura o Movimiento de ruptura es Juan Soriano.”

7


De este amplio universo creativo trata esta exposición tan vivificadora como acertado el nombre que se le ha dado: Atmósferas de Juan Soriano, cuya curaduría estuvo a cargo de la maestra Miriam Kaiser, miembro de la Asociación Amigos del Museo de los Pintores Oaxaqueños, A.C. Para el Instituto Nacional de Bellas Artes ha sido muy satisfactorio contribuir a la realización de esta muestra que ofrece a la comunidad cultural de Oaxaca un muy valioso repertorio de la obra de uno de los creadores más significativos del México contemporáneo. Noviembre de 2008 Referencias/References: • Teresa del Conde, Una visita guiada. Breve historia del arte contemporáneo de México • Octavio Paz, Los privilegios de la vista II. Arte de México • Sergio Pitol, “Juan Soriano. El viaje y sus treguas”, en Juan Soriano. La creación como libertad. Homenaje Nacional en su 80 Aniversario • Elena Poniatowska, Juan Soriano, niño de mil años.

8


JUAN SORIANO María Teresa Franco Directora General, INBA “In his own being and his own spirit is the artist’s formula for salvation. Only the inner view counts”. These words by Juan Soriano explain the trajectory, the motor that drove and made an outstanding art work possible –which is expected of itself–, and is also, ample and surprisingly versatile by means of its constant renewal. The Museo de los Pintores Oaxaqueños intended to show examples of the most representative works of Juan Soriano and, therefore, the museum focused its attention on both of these characteristics that soon –as may be said from his first public presentation–, granted him an acceptance and recognition that have not left him since.

The artist himself reveals the key to his quality: “Even if I had never made an exhibition and never showed anything, I would still draw or paint with the same commitment.” And towards the end of his life, in the middle of a labour that seemed to exceed his strengths –the monumental sculpture–, he could still be heard saying: “The drive that I have is still the same as the one I had when I started to paint. Sometimes I feel that I have more strength now.” This refers to the nature of his spirit. In reference to his aesthetics and his practice. Sergio Pitol remarks that Juan Soriano understood that “the essential was not the subject, but the way the artwork finally presents itself.” In addition, for Soriano, the

9


technique is limited to each individual picture’s scope: it emerges with it and is exhausted in it. In his own terms: “Each picture, each invention, requires a new technique, whatever you knew before does not help you.” For his collected works, Soriano developed his artistic style according to the dictates of his intuition, knowing that “one can not learn a style for later use because it risks becoming mechanic”. This is precisely from where his unique spirit of his aesthetic proposal stems. As we know, Soriano’s vast lifework consists of paintings, drawings, graphics, sculptures, ceramics and, a less known facet (therefore an added value to this exhibition at the Museo de los Pintores Oaxaqueños): gobelins. With a diversity of genres and diversity in

10

each of them. In his paintings radical changes are notable: when the idea was ready to be fixed, a page turned, a new beginning. Octavio Paz wrote, referring to Soriano’s controversial exhibition in 1954: “What is today, would not be if it had not been what it was. Yesterday’s work, the being that we were, is always a point of departure to reach the being that we are, the work that we will become.” Diversity in his work was what lead Teresa del Conde to simply declare: “The main predecessor, or better said, the first exponent of what we call today ‘Rupture’ (Ruptura) or the ‘Rupture Movement’ is Juan Soriano”. This exhibition deals with this vast creative universe, as stimulating and


as precise as the name given to it: “Atmospheres of Juan Soriano”, curated by Miriam Kaiser, member of the association of the Friends of the Museo de los Pintores Oaxaqueños. For the Instituto Nacional de Bellas Artes it has been very satisfying to contribute to the realization of this exhibition, which offers Oaxaca’s cultural community a very valuable selection of artwork from one of the most important creators of contemporary Mexico. November 2008

11


PENSAR EN JUAN SORIANO

Miriam Kaiser Curadora de la exposición

Es hora de pensar, de comentar sobre este entrañable artista. Un hombre que nació para ser creador, como lo demuestran sus obras tan tempranas que aquí se presentan, que son pinturas definitivas, carentes de esos trazos inseguros de un joven, pinturas que además ya presagian lo que viene: talento, calidad pictórica, sentido del color, COMPROMISO. La muestra que se presenta en el Museo de los Pintores de Oaxaca, contiene una amplia representación de la labor creativa de Juan Soriano a lo largo de su vasta y fructífera vida; aunque no se le puede llamar retrospectiva, pues no cubre a cabalidad cada periodo ni cada tema de los múltiples que acometió, sí ofrece

12

un panorama, sobre todo en su grupo de retratos, desde los que realizó a edad temprana, hasta los que fue realizando a lo largo de su vida, pues fue —se puede decir— un proyecto de vida, de trabajo, uno de los grandes retos que se impuso: el conocer profundamente al ser humano, principalmente sus más allegados: parientes, amigos entrañables, de diversos círculos sociales, actores, escritores, fotógrafos, sus hermanas, otros pintores, él mismo. Y Guadalupe Marín. Esta mujer que primero se dio a conocer como esposa de Diego Rivera y madre de sus dos hijas, Guadalupe y Ruth, que también fue escritora y gran mujer de mundo pero, sobre todo, de una belleza extraña, intrigante, asombrosa, y por supuesto muy


amiga de Juan. Fue retratada por innumerables pintores, pero fue para Juan Soriano la motivación absoluta para darle vuelo a su imaginación de creador y realizar —como se demuestra en estas salas— una serie de “variaciones” tomando a Guadalupe Marín como eje, como modelo, y transformándola en cada una de las obras. Naturalmente, no están aquí todas, pero sí se da cuenta de ello a través de las acuarelas, tintas, obras gráficas y pinturas que el público podrá disfrutar. Otro de los medios en que Juan Soriano se sentía a gusto para trabajarlo, es la escultura. Justamente yo lo conocí a finales de los años cincuenta o principios de los sesenta, en la

Escuela de Artes y Artesanías del INBA, acompañando a Héctor Xavier. Estaba Juan encaramado en una escalera, dándole los toques finales a una escultura de aproximadamente tres metros, hecha en cerámica. Platicaba con el director de la escuela, José Chávez Morado, y nos acercamos a ellos. Recuerdo que Juan comentó que le estaba dando los toques finales a la escultura que pronto se instalaría en la Alameda Central, pues se llevaría a cabo una bienal de escultura. Meses más tarde la vi en su lugar. Sólo allí descubrí que la coronaba un jarrito. Años después, al entrar a la Galería de Arte Mexicano, me acerqué a otras cerámicas de Juan que estaban allí a la venta. La que más me gustaba era el gallito, y

13


era la que más trataba de vender por lo mismo. En este lugar se apreciarán varias esculturas ya realizadas en bronce y en plata, de los temas que le fueron tan afines, como son: una familia, esculturas inspiradas en la mitología y los animales, por nombrar algunos. Juan Soriano, en su larga y fructífera vida, lo que hizo fue crear, diariamente trabajó. Es un artista del que ya se ha escrito bastante pues desde su juventud llamó la atención por estar siempre a la vanguardia. Pero tengo la impresión que aún no se ha demostrado cuán importante fue esa creatividad de Soriano, sobre todo en los momentos de la transición que sufre la plástica

14

mexicana a partir de los años cincuenta. Son los momentos clave del siglo XX, cuando se da el gran cambio que hoy se conoce como Ruptura, cuando la Escuela Mexicana deja de estar en primera fila y comienza a dejar el paso libre a otros lenguajes artísticos. Juan Soriano es figura clave. Además de sus pinturas, dibujos, acuarelas, obras gráficas y esculturas, se muestran cinco gobelinos para redondear una gran parte de sus intereses plásticos. Es pues, una pequeña-gran muestra del enorme quehacer de este artista atemporal a través de las obras, que estarán a la vista para el disfrute de los visitantes del Museo de los Pintores Oaxaqueños.


GOBELINOS

15


16


17


18


19


20


21


22


ÓLEOS

23


1 24


25


26


27


28


29


30


31


32


33


34


35


36


37


38


39


40


41


42


43


44


45


46


47


48


49


ESCULTURAS

50


51


52


53


54


55


PAG.

GOBELINOS

16-17 18 19 20 21

Serpiente 190x420 cm | s/f El río 245x348 cm | s/f Gato entre hojas 145x220 cm | s/f Las hormigas 290x160 cm | s/f La victoriosa 230x160 cm | s/f

PAG.

ÓLEOS

24-25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41

Autorretrato, Roma Óleo y temple sobre tela | 59X79 cm | 1952 Rebeca Uribe con el ojo de Martha Óleo sobre masonite | 47x295 cm | 1937 Rafael Solana Óleo sobre masonite | 77x63 cm |1938 Maria Luisa López Figueroa Óleo sobre tela | 95x86 cm | 1941 Diego de Mesa con flores Óleo sobre tela | 70x5 cm | 1941 Retrato de Alfa Henestrosa Óleo y temple sobre tela | 1949 Niña Cibeles Henestrosa Óleo sobre tela | 1944 Diego de Mesa con perro Óleo sobre tela | 123x76 cm | 1948 Elena Garro Óleo sobre tela | 124x70 cm | 1948 Autorretrato Óleo sobre madera | 59x39 cm | 1934 Marek Óleo sobre tela | 59x72 cm | 1976 Autorretrato con naturaleza muerta Óleo sobre tela | 66.5x80 cm | 1949 Mi hermana Martha Óleo sobre tabla | 47.5x57 cm | 1934 El ahogado Óleo sobre madera | 41x60.5 cm | 1948 Niña Óleo sobre tela | 64x49 cm | 1953 Niña con jarra verde Óleo sobre tela | 69x84 cm | 1953 Lupe Marín Óleo sobre tela sobre tabla | 90x89 cm | 1962

56

42 43 44 45 46 47 48 49

Lupe Marín (chimenea) Óleo sobre tela | 86x106 cm | 1962 Lupe Marín V Óleo sobre tela | 223x86 cm | 1962 Retrato de Lupe Marín Óleo, hoja de oro sobre madera | 1962 Toro Óleo sobre lino | 1968 El espejo Óleo sobre tela | 116x75 cm | 1955 Las calaveras Óleo sobre tela | 65x84 cm | 1957 Francisco Toledo 1 Tinta china sobre papel | 1986 Lupe Marín Carbón sobre papel fidji | 1961

PAG.

ESCULTURAS

4-5 51 52 53 54 55 55

Paloma Escultura en Plata | 38x36x26 cm | s/f Águila, 17 Escultura en Bronce | 62.5 cm | s/f Pájaro sobre urna, 18 Escultura en Bronce | 60 cm | s/f Pájaro (alas abiertas)13 Escultura en Bronce | 135x167 cm | s/f El león en su cueva Escultura en Cerámica | s/f Cabeza de mujer 1 Escultura en Plata | 20x18x15 cm | s/f Toro Escultura en Plata | 30x36x38.5 cm | 1991

Fotografía de la obra: Claudio Sánchez Islas Diseño: Color Digital E-mail: colordig@gmail.com Se terminó de imprimir en el mes de enero de 2009, en los talleres de Carteles Editores-P.G.O., y se encuadernó en Impresiones y Barniz U.V., Amadís, S.A. de C.V., oficinas ubicadas en Colón 605, Centro Histórico. Oaxaca, Oax. Tiraje efectivo: 1000 ejemplares.



Catalogo Juan Soriano