Page 15

Horacio Norberto Poggio es el único uruguayense que aparece en la lista de los 98 periodistas y trabajadores de prensa desaparecidos durante la dictadura. Este recuerdo de Poggio se realiza de la mano del trabajo de la periodista Sandra Míguez, de Paraná, y también de tres estudiantes secundarias (Jimena Chaile, María Paula Resnisky y Victoria Olivera) que investigaron la vida de Poggio, y participaron del concurso organizado por la Subsecretaría de Derechos Humanos. Los recuadros testimoniales fueron extraídos de esa labor.

Horacio Poggio y la otra verdad Había nacido en Concepción del Uruguay, pero la vida lo llevó a radicarse en Córdoba, donde se casó dos veces y tuvo cuatro hijos. La última nació poco después de la desaparición forzada por parte de un grupo comando de la dictadura. Viviana, su hija mayor, rescata la historia que durante tantos años necesitó revelar pero a la que no se animó hasta juntar el coraje suficiente y recuperar su propia memoria. En ese camino encontró a quienes estuvieron en el último minuto cuando su padre fue secuestrado y que doblegaron el dolor en palabras. Por Sandra Míguez

E

n 1976 Estela trabajaba en el Sindicato de Prensa de Córdoba, donde se encargaba de la Tesorería. Horacio Poggio era, desde hacía un año, empleado administra tivo a su cargo y juntos cobraban las cuotas sindicales. El 23 de julio habían ido a pie hasta el diario La Voz del Interior, por ese entonces en pleno centro de Córdoba, a pocas cuadras del Sindicato. Desde el golpe de Estado, los sindicatos, gremios y organizaciones políticas y sociales eran controlados de cerca. Por eso, no era novedad que a cada paso sintieran el repique de los pasos de quienes venían tras ellos. «Ese día fue muy particular, porque eran muchos los que se movilizaban, más de 15, y nos cruzaban en cada esquina, sin ningún tipo de reserva», reconoce Estela. No era la primera vez que sentían pasos detrás, al costado, por delante. Aún así, alcanzaron a regresar al Sindicato, donde ya había un interventor militar por resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación, el teniente coronel Roberto Gozálvez, y como de costumbre Horacio se dirigía hacia su oficina para avisarle que ya estaban de vuelta. En ese mismo instante irrumpió en el local un grupo de hombres armados vestidos de civil que habían llegado en varios vehículos, uno de los cuales era una camioneta de color oscuro. Amenazaron a punta de pistola a quienes se encontraban en el lugar, entre ellos dos afiliados, la encargada de la Proveeduría y a Estela, que fue increpada directamente: «¿Dónde está el tipo que venía con vos?», le preguntaron.

Memoria, Verdad y Justicia

Se dirigieron hacia las escaleras, donde encontraron a Horacio, que subía hacia el despacho del interventor, y lo esposaron por la espalda. Dos integrantes del grupo comando subieron al primer piso y le manifestaron al teniente coronel que se quedara tranquilo, pues «la cosa no es con usted», tal como lo señalan los testimonios registrados en el Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep). «Fui la última en ver a Horacio, un hombre sumamente inteligente, que siempre estaba alegre, que era inquieto y contagiaba con su espíritu entusiasta», dice Estela, aunque las lágrimas inunden esos ojos traslúcidos que buscan desconcertados, después de 30 años, algún sentido a la última expresión en la mirada de Horacio. «Sabía lo que le esperaba, pero no sé qué me quiso decir», agrega. El grupo armado también intentó llevarse a Estela, pensando que era su mujer, pero finalmente se fueron. A Horacio lo arrojaron sobre el piso de la caja de la camioneta, cubierta con una lona verde. La segunda mujer de Horacio, embarazada de ocho meses, lo aguardó en vano junto a sus dos hijos pequeños y a Viviana, hija del primer matrimonio, que solía estar con ellos. Pero no volvió. Fueron los mismos compañeros de Poggio quienes realizaron las primeras gestiones ante el interventor para tratar de saber dónde lo habían llevado. Sin embargo, Gozálvez sólo pudo informar que la detención la realizó «personal de seguridad». CONTÍNUA EN LA PÁGINA SIGUIENTE

el miércoles / 24 de marzo de 2010 /

15

Desaparecidos uruguayenses  

Historias de vida de los hijos y las hijas de Concepción del Uruguay que fueron víctima del terrorismo de Estado en los años 70. Un trabajo...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you