Page 1

Ysolay Asis

AGROECOLOGIA Bases cientĂ­ficas para una agricultura sustentable


UN ENFOQUE AGROECOLÓGICO PARA EL DESARROLLO DE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN SUSTENTABLES PARA LOS CAMPESINOS ANDINOS INTRODUCCIÓN Al cierre del siglo XX los especialistas en agricultura debieron haber aprendido una importante lección ecológica: dada la heterogeneidad de los ecosistemas y los sistemas agrícolas y la naturaleza diferenciada de los grupos étnicos en los Andes, es claro que no puede existir un tipo único de intervención tecnológica para el desarrollo; las soluciones deben diseñarse de acuerdo a las necesidades y aspiraciones de las comunidades específicas, así como a las condiciones biofísicas y socioeconómicas imperantes. El problema con los enfoques agrícolas convencionales es que no han tomado en cuenta las inmensas variaciones en la ecología, relaciones económicas y organizaciones sociales que existen en la región, y por lo tanto, el desarrollo agrícola no ha coincidido con las necesidades y potenciales de los campesinos locales. Existe una amplia experiencia que comprueba la importación de tecnologías de alto insumo para incrementar la producción agrícola, no fue una condición suficiente para solucionar los problemas de hambre y pobreza. La totalidad de las revoluciones tecnológicas favorecieron preferentemente al sector agrícola comercial de gran escala y no a la gran masa de campesinos de la región, la cual produce una alta proporción de los cultivos básicos para la nutrición regional. Hoy en día, los desafíos del desarrollo rural se dan dentro de un escenario de alta disparidad en la distribución de la tierra, de marcados niveles de pobreza rural, y de una decreciente y degradada base de recursos naturales. Al respecto,


la problemática contemporánea de la producción ha evolucionado de una dimensión meramente técnica a una de dimensiones más sociales, económicas, política, culturales y ambientales.

Desarrollo de sistemas de producción sustentables

En otras palabras, hoy la preocupación central es la de la sustentabilidad alimentaria de la agricultura. El concepto de sustentabilidad es útil Porque recoge un conjunto de preocupaciones sobre la agricultura, concebida Como un sistema tanto económico, social y ecológico. La comprensión de tópicos más amplios acerca de la agricultura requiere entender la relación entre la agricultura y el ambiente global, ya que el desarrollo rural depende de la interacción de subsistemas biofísicos, técnicos y socioeconómicos. Este enfoque más amplio, que permite entender la problemática agrícola que en términos holísticos se denomina «agroecología». La agroecología se perfila como una disciplina única que delinea los principios ecológicos básicos para estudiar, diseñar, manejar y evaluar agroecosistemas desde un punto de vista integral, incorporando dimensiones culturales, socioeconómicas, biofísicas y técnicas. La agroecología va más allá de una visión unidimensional de los agroecosistemas: su genética, edafología o agronomía, para mejorar un entendimiento de los niveles ecológicos y sociales de coevolución, estructura y función de los sistemas agrarios. La agroecología estimula a los investigadores a capitalizar en el conocimiento y habilidades de los agricultores y a identificar el gran potencial que resulta de estructurar la biodiversidad para crear sinergias benéficas que provean a los agroecosistemas de la capacidad de permanecer e incluso retornar a un estado original de estabilidad natural. La producción sostenible se deriva del balance apropiado de suelos, cultivos, nutrientes, luz solar, humedad y de las sinergias entre organismos existentes. El agroecosistema es productivo cuando este balance y las condiciones óptimas prevalecen y cuando las plantas cultivadas son resistentes para tolerar el estrés y la adversidad. Con un agroecosistema vigoroso, adaptable y lo suficientemente diversificado para recuperarse una vez que el estrés haya pasado se pueden superar alteraciones eventuales. Ocasionalmente, puede que sea necesario usar medidas más directas (por ejemplo, insecticidas botánicos, fertilizantes alternativos, etc.) Para controlar plagas, enfermedades específicas o problemas del suelo, pero la agroecología prevé las directrices para un manejo cuidadoso de manera de no dañar permanentemente el agroecosistema. Simultáneamente, al enfrentamiento con la plaga, enfermedad o deficiencia del suelo, el agroecólogo se esfuerza por restaurar la resistencia y vigor del agroecosistema. Si la causa de La enfermedad, plaga o degradación del suelo se entiende como un desbalance, entonces el objetivo del tratamiento es recuperar el balance. pero la protección y producción estable no son el único propósito de la agroecología. De hecho, en el contexto de la agricultura campesina, la sustentabilidad no es posible sin la preservación de la diversidad cultural que ha evolucionado con las agriculturas locales, y una producción estable es sólo posible en el contexto de una organización social que proteja la integridad de los recursos naturales y que nutra la interacción armónica entre el hombre, el agroecosistema y el ambiente. Entonces, el objetivo fundamental de la agroecología es permitir a los investigadores, estudiantes de la agricultura y agricultores, desarrollar un entendimiento más profundo de la ecología de los sistemas agrarios, de manera de favorecer aquellas opciones de manejo adecuadas a los objetivos de una agricultura


verdaderamente sustentable. Es dentro de esta perspectiva que se presentan las bases agroecol贸gicas para el desarrollo de una agricultura andina sustentable.


Montañas de los Andes Venezolanos zona agrícola

Recolección de semillas. CARACTERÍSTICAS DE LA AGRICULTURA ANDINA TRADICIONAL Uno de los rasgos que han caracterizado a la agroecología en su búsqueda de nuevos tipos de desarrollo agrícola y estrategias de manejo de recursos, es que el conocimiento de los agricultores locales sobre el ambiente, las plantas, suelos y los procesos ecológicos recupera una importancia sin precedentes dentro de este nuevo paradigma. El comprender los rasgos culturales y ecológicos característicos de la agricultura tradicional, tales como la capacidad de evitar riesgos, las taxonomías biológicas populares, las eficiencias en producción de las mezclas simbióticas de cultivos y variedades, el uso de plantas locales para el control de las plagas, etc., es de importancia crucial para obtener información útil y pertinente que guíe el desarrollo de estrategias agrícolas apropiadas más sensibles a las complejidades de la agricultura campesina y que también estén hechas a la medida de las necesidades de grupos campesinos específicos y agroecosistemas regionales. En este sentido, la agricultura tradicional andina ofrece un gran potencial para desarrollar una estrategia agroecológic, dado que: a) La región andina es uno de los grandes centros de origen y domesticación de numerosas plantas alimenticias : Granos, leguminosas, tubérculos, raíces


Y frutales, constituyendo un repositorio de material Filogenético de importancia única y trascendental. b) Los grupos de campesinos originarios poseen una extraordinaria capacidad de organización Familiar, cultural, social y política puesta directamente al servicio de la producción agropecuaria . c) La mayoría de los campesinos poseen una gran pericia técnica para la utilización integral, intensiva y sostenida del espacio disponible para fines agropecuarios; sus sistemas tradicionales de clasificación de suelos y variedades, así como sistemas de predicción del clima, se basan en indicadores naturales como son el comportamiento de animales, floración de ciertas especies .d) La estrategia de uso múltiple del paisaje es guiada por una cosmovisión holística, totalizadora que tiene una de sus expresiones más cabales en el hecho de que los recursos agropecuarios, así como la fuerza de trabajo, suelo, agua, cultivos, animales y clima, no se conciben el uno separado del otro, sino tan sólo en su interrelación múltiple, en la síntesis constituida por la actividad agropecuaria concreta.

Para enfrentar las limitantes biofísicas del ambiente andino tales como lluvias irregulares, topografía desfavorable, suelos pobres, extremos climáticos, etc. A través de los siglos los campesinos han desarrollado un estilo andino de agricultura que presenta los siguientes rasgos: 1. La artificialización del sistema natural es un proceso de transformación biológico y edáfico, orientado no sólo a extraer el máximo de excedentes al corto plazo, sino también a mantener la productividad en el largo plazo. 2. El objetivo de la intensificación de las cosechas es la seguridad alimentaria. 3. Las labranzas del suelo, en sus diferentes sistemas evitan que se produzca una degradación del suelo y desajustes ambientales mayor 4. La presencia de numerosos cultivos y variedades distribuidas en micro parcelas en diferentes pisos ecológicos. En un medio como el andino, con zonas de vida numerosas y variadas y al mismo tiempo con variedad de riesgos se impone el policultivo y las mezclas de variedades. 5. La práctica de asociar y rotar cultivos en una misma parcela es común y se considera eficiente desde el punto de vista agronómico, pues las especies que se asocian y otras que rotan tienen diferentes requerimientos de nutrientes, al mismo tiempo, es una manera de reciclar nutrientes, en particular en terrenos de conducción colectiva que descansan, luego de un período de uso agrícola. En estas condiciones, el período de descanso es necesario para recuperar materia orgánica, lo cual también se logra introduciendo ganado que utiliza los pastos naturales devolviendo con sus deyecciones materia orgánica para la fertilidad del suelo. 6. El objetivo fundamental de la estrategia agrícola es dispersar los riesgos (sequía, helada, etc.) Lo más posible entre el máximo de especies producidas y/o el máximo de situaciones ecológicas Esto lleva a estrategias de dispersión de riesgo dentro del utilizar cultivos asociados en los que una especie protege a otra:


· Contra el avance de enfermedades (mashua intercalada con papa); · Contra los daños climáticos (especies altas que sirvan para proteger a las más bajas). también puede llevar a estrategias que tiendan a dispersar el riesgo al repartir las parcelas cultivadas en el espacio en diferentes situaciones ecológicas de suelo-clima, zonas planas/pendientes, diferentes alturas, suelos con diferentes características hídricas, etc. y, eventualmente, a distancias suficientes para que no todas sean alcanzadas por un fenómeno localizado, como por ejemplo, el granizo. 7. Existen varias tácticas de dispersión de riesgo que se aplican a diferentes escalas; policultivos en fincas individuales, escalamiento temporal de sembradíos y la dispersión especial. 8. La gestión social del suelo resulta de primera importancia en la conservación de los recursos. Muchas de las decisiones, en particular sobre los suelos de las zonas altas, siguen estando en la mayoría de las comunidades en manos de la organización colectiva antes que en las familias individuales. es en estos remanentes de agricultura tradicional, donde se debe recobrar por un lado y sistematización de los atributos agroecológicos de estos sistemas, y por otro realizar esfuerzos para conservar in-situ estos sistemas aún no modificados, de manera que sirvan de faros agroecológicos para demostración e investigación. Se describen una serie de características de la agricultura Andina tradicional, guiada por un conocimiento técnico autóctono, el cual se manifiesta en una serie de prácticas de la producción y conservación que sirven de base para el desarrollo de una estrategia agroecológica andina.


Cultivos de naranjas en la zona de Tovar

Platanales en la zona del Vigia

RASGOS AGROECOLÓGICOS DE LOS SISTEMAS ANDINOS TRADICIONALES

En los Andes centrales predomina la economía agra pastoral la agricultura campesina de montaña de gran altura, los cultivo de papas y tubérculos, vegetales, cereales, granos. La utilización de Los andenes y terrazas en casi todo el territorio andino, resultan expresiones de modificación del paisaje con finalidades agrícolas. es claro que la agricultura andina se ha beneficiado gracias a los siglos de evolución cultural y biológica, mediante lo cual se ha adaptado a las condiciones locales. Así, los agricultores han creado y/o heredado sistemas complejos de agricultura que, durante siglos, los han ayudado a satisfacer sus necesidades de subsistencia, incluso bajo condiciones ambientales adversas (en suelos marginales y pendientes, en áreas secas de lluvias irregulares, con pocos recursos) sin depender de la mecanización o de los fertilizantes y plaguicidas químicos. la mayoría de los campesinos han empleado prácticas diseñadas para optimizar la productividad en el largo plazo, en vez de aumentarla al máximo en el cortó plazo. Los insumos por lo general, se originan en la región inmediata y el trabajo agrícola es realizado por seres humanos o animales que se abastecen de energía proveniente de fuentes locales. Trabajar con esta energía en este tipo de restricciones ha hecho que los pequeños agricultores aprendan a reconocer y a


utilizar eficientemente los recursos que existen en su regi贸n.

Cultivos de Apio y Papa en la zona del Morro .


Bosque nublado.

Conclusión:

Hoy en día existe preocupación por los niveles de pobreza rural, degradación ambiental y desintegración social-cultural que prevalecen en los Andes y que parecen ligados a presiones poblacionales, cambios en patrones de consumo y penetración capitalista. El cambio económico rápido ha sido estimulado Por políticas erradas de desarrollo rural y por la infusión de grandes capitales internacionales. En medio de esta crisis e inestabilidad que parece invadir los Andes, una pregunta clave es: ¿Acaso las estrategias tradicionales de manejo de zonas productivas diversas con tecnologías autóctonas, un alto nivel de diversidad genética y diversos tipos de control social, podrán solucionar los problemas y satisfacer las demandas de los nuevos tiempos? En muchas zonas se experimenta un aumento de los problemas de erosión, genética, pérdida de fertilidad de suelos, incremento de plagas y enfermedades, elevado costo de los insumos de producción, y degradación general de sistemas de microcuencas. Hay quienes piensan que esta crisis ilustra el fracaso de muchos esquemas de desarrollo agrícola basados en modelos exógenos. Es por esto que numerosos investigadores han tornado la vista hacia los sistemas agrícolas andinos como alternativas viables para el desarrollo. El desafío es: cómo mejorar estas tecnologías para que generen mejor productividad e ingresos y que a la vez conserven los recursos naturales. Esta estrategia técnica deberá combinarse


con políticas agrícolas regionales, nacionales y políticas de mercado y precios que sean compatibles con un enfoque agroecológico. La pregunta no gira en torno a si es posible o cómo se puede retornar hacia los sistemas tradicionales de manera de superar los excesos y desajustes que han provocado la revolución verde, la modernización y las políticas neoliberales. la cuestión es cómo implementar una estrategia agroecológica que permita a los diferentes estados de organización en que se encuentra la sociedad campesina evolucionar hacia una sociedad rural sustentable.

Niño Andino Agricultor Por tradicion.


sembrando lechuga

cultivos de auyama 1


Pimentones


cultivo de cafe

agroecologia  

una agricultura sustentable

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you