Issuu on Google+

Apurimac: una señal de alarma que no debe dejarnos indiferentes

Ya en el 2011 en el Informe de la Igualdad de Genero de la Defensoria del Pueblo, comunicaba que Apurimac detenía la brecha de género más acentuada del País. La hemos visitado, se llega a Cusco y luego de 5 horas de bus se llega a una ciudad que ha sufrido el terrorismo, poblaciones que se han visto obligadas a desplazarse y conformar Barrios. Encontramos a los representantes de la Sociedad Civil quienes denuncian la carencia de una Casa Refugio para Mujeres maltratadas, esta Casa ha sido solicitada hace 5 años y hasta la fecha, por motivos de forma, los expedientes han sido rechazados. El 8 de marzo de 2012 el Alcalde ofreció una importante suma de dinero para incentivar la empresa femenina, respondieron: “no queremos dinero, queremos una Casa Refugio”. La Casa, no ha sido ni construida, ni designada. Nadie puede dejar de reconocer los avances a los que la Mujer peruana ha llegado gracias a constancia y tenacidad. Normas y políticas públicas han sido elaboradas para promover la igualdad de derechos. Pero, tenemos dos realidades: la mujer urbana y la mujer rural En Apurimac, existen grandes brechas de desigualdad por la discriminación de género. Lamentablemente también en la región latinoamericana, la más desigual del mundo, debido a la pobreza en la que viven millones de personas, por una inicua redistribución de recursos. Si a esto agregamos: discriminación por sexo, por condición económica y por etnia, la situación se complica cada vez más. Tenemos una alta tasa de mortalidad materna y de analfabetismo, una carente participación en la vida económica, una amplia brecha salarial, así como, incumplimiento de la cuota de género en favor de una mayor participación en la política. Una discriminación que se realiza desde niñas cuando su padre considera que no debe educarse sino trabajar en la casa, cuando son grandes realizan actividades no formales y con ingresos mínimos. La Ley peruana dispone: “establecer el marco normativo, institucional y de políticas públicas en los ámbitos nacional, regional y local, para garantizar a mujeres y hombres el ejercicio de sus derechos a la igualdad, dignidad, libre desarrollo, bienestar y autonomía, impidiendo la discriminación en todas las esferas de su vida, pública y privada, propendiendo a la plena igualdad” (art.1º ,Ley N° 28983, Ley de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres (2007). El Plan Nacional de Igualdad de Género 2012-2017, que pretende dar continuidad a la política pública nacional en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres tiene 8 Objetivos: • Objetivo 1: Promover y fortalecer la transversalización del enfoque de género en los tres niveles de gobierno. • Objetivo 2: Fortalecer una cultura de respeto y valoración de las diferencias de género. • Objetivo 3: Reducir brechas educativas entre mujeres y hombres. • Objetivo 4: Mejorar la Salud de las mujeres y garantizar los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y hombres. • Objetivo 5: Garantizar los derechos económicos de las mujeres en condiciones de equidad e igualdad de oportunidades con los hombres. • Objetivo 6: Reducir la violencia de género en sus diferentes expresiones.


• Objetivo 7: Incrementar la participación de mujeres y hombres en la toma de decisiones y la participación política y ciudadana. • Objetivo 8: Valorar el aporte de la mujer en el manejo sostenible de los recursos naturales. En Apurimac, los encargados de alcanzar estos Objetivos son: el Gobierno Regional (Gerencia de Desarrollo Social seguimiento e implementación), el Consejo Regional de la Mujer, la Sociedad Civil. Han sido dispuestos recursos desde el Gobierno Central. Sin embargo, como sostiene la Defensoria Pública, éstos no se ha logrado por: • Limitadas capacidades institucionales e individuales para la implementación de las políticas públicas. • Las Gerencias de Desarrollo Social no han asumido liderazgo para hacerse cargo del desarrollo social en su conjunto. • Recursos presupuestales y recursos humanos especializados limitados. • Limitada coordinación de la Gerencia de Desarrollo Social con el área de Planificación y Presupuesto que impide un mayor posicionamiento dentro del gobierno regional. La Violencia física y sexual ejercida por el esposo o compañero llega a importantes porcentajes, en Junín 53.1%, en Apurimac 52.6%, en Cusco 51.2%. La región con menor incidencia de violencia contra las mujeres es La Libertad: 25%. Esta grave situación ha dado lugar a la emanación de la Ley de Protección frente a la Violencia Familiar, cuyo artículo 3° dispone: “Es política permanente del Estado la lucha contra toda forma de violencia familiar, debiendo desarrollarse con este propósito las siguientes acciones: a) Fortalecer en todos los niveles educativos la enseñanza de valores éticos, el irrestricto respeto a la dignidad de la persona y de los derechos de la mujer, del niño, adolescente y de la familia….. b) Emprender campañas de difusión, con el propósito de sensibilizar a la sociedad…… c) Promover el estudio e investigación sobre las causas de violencia familiar y medidas a adoptarse para su corrección. d) Establecer procesos legales eficaces para las víctimas de violencia familiar……..y otras. Además el Plan Nacional contra la Violencia 2009-2015 prevé: 1. Garantizar la adopción e implementación de políticas públicas orientadas a enfrentar el problema de la violencia hacia las mujeres, desde un enfoque intersectorial y participativo en los diversos niveles de gobierno. 2. Garantizar el acceso de las mujeres afectadas por la violencia basada en género, a los servicios públicos de calidad, incluyendo el acceso al sistema de salud y judicial, entre otros, contribuyendo a superar su condición de víctimas. 3. Identificar y promover la transformación de patrones socioculturales que legitiman, toleran y exacerban la violencia contra las mujeres, con la finalidad de establecer nuevas formas de relaciones sociales entre hombres y mujeres. Con una tasa de analfabetismo del 29% en Huancavelica; del 26% en Huanuco, del 25% en Apurimac, hay mucho por trabajar y hacer respetar. En Apurimac no se ha aprobado ningún proyecto. Es más, el Alcalde de dicha ciudad le pegó a una Regidora, quien lo denunció, sin embargo, concilio ante la posibilidad de NO obtener justicia. En este mes de las Mujeres, es de obligo analizar los modelos negativos que debemos cambiar.


apurimac