Issuu on Google+


1. Penélope A la luz una danza, la contemplo la acaricio, coquetea entre mis dedos describiendo el azar de su ingravidez. En la oscuridad los ojos perciben una lumbre, los labios pueden ver más allá del horizonte de la carne. En la noche entretejidos creando al universo los astros susurran agitados su infinitud. Sí, te amaré, cuando caiga el sol.


2. No quiero morir por ti. Las nubes y el tiempo se pasan volando como un viajero estelar que canta odas al sol. Yo no quiero morir por ti, quiero vivir en tu amor. Que la luna desnuda nos acaricie cuando caminemos sobre el mar Las aves del valle besan el cielo como un viajero estelar que canta odas al sol.


3. Nuestro matrimonio. El mundo y yo ya no somos amigos, nos daremos la mano para estar tranquilos. Las palmeras bailan bajo el sol, no serĂŠ su dictador. DictarĂŠ a los gusanos que se coman la piel de mis huesos para que los perros los desentierren y se diviertan al jugar con ellos. En nuestro matrimonio nos odiaremos para siempre, en nuestro matrimonio moriremos maldiciendo. Nunca hubo libertad total, hasta los vagos dependen de, de la basura que les tiran cuando descansan sobre la alcantarilla. Yo crecĂ­ en silencio no esperes ahora que hable contigo, la boca que tengo en la que guardo mis dientes solo la uso para morder a los viejos.


4. El cementerio prometido Las palabras dulces van a los osarios de apatĂ­a, las mĂĄquinas trabajan sobre cementerios de mentiras. Fueron sus sonrisas infantiles, son sus iracundos alaridos. Confiaron para siempre en el presente hasta disolverse en el olvido. Tumbas prematuras de futuros prometidos, tumbas prematuras, para cuerpos vacĂ­os. Palabras necias y obstinadas parten en sus viejas calaveras ondeando para siempre la bandera negra de su historia. Tumbas prematuras...


5. Pregón de prado Hay que volar las rejas de la cárcel para que la oligarquía confronte su mierda… Yo hablé con una niña, mujer a fuerza de cama y sacol. Salí a las calles a protestar y la policía me apaleó y aunque me duela mi pata de perro dejar de andar no es una opción. No es una opción.


6.

Serenatera del cementerio El tiempo sonámbulo calla cuando empiezas a entonar. Sí, escuché, cuando le cantabas a los muertos. Que seas muy feliz con un nuevo querer, soy una mala influencia para el amor.


7.

El silencio de las calles Gritos de espanto, pasos sobre vidrio, una bocanada de aire helado. ยกAmor, Oh no! Todo estรก tan bien en la ciudad del crimen y el amor. Luces de sirena, cuerpos en harapos, ladran los perros desesperados. ยกAmor, Oh no! Trafico silente, amores perdidos, la muerte es un vicio enloquecido. ยกAmor, Oh no!


8. MedellĂ­n Putas borrachas de madrugada, vagos sucios bajo el puente. Que solo estoy, del vino soy. Bellas vitrinas y ranchos de tabla, muĂąecas sonrientes con cara de asco. El sol estalla sobre todo. Nuevas motos de policĂ­a, rifles de asalto de Criminales. Los muertos bailan tango y salsa.


9. Caminar sobre El río negro. La calle está vacía esta noche, quiero bailar bajo las lámparas, voy a dormir con los perros después de beber un vino barato. Sígueme feo canino, rey de la calle desierta, entre las estrellas y la oscuridad la luna no nos acompañará. Las flores duermen con la brisa a cuestas. La niebla roza con ternura el suelo. El aire tibio acaricia mi cara y la mañana aparece de pronto. Apresúrate a partir a casa, a comer basura frente algún banco, pierde tu rumbo entre las esquinas, te veré pronto en algún anden.


10.Muerte La infraestructura asciende en el horizonte, la población se multiplica y los parques se anegan de transeúntes dominicales que comen helado y postre. Las carreteras se ensanchan. Los vehículos y la industria consumen lo escarbado de las entrañas de la tierra y entregan mercancías y regalos. Bajo los puentes y edificios se multiplican también los vagos, las paredes se pueblan de grafitis y los semáforos guían y ordenan el tráfico aún incipiente. Al río llueven los residuos de detergente, cañadas blancas que tiñen las aguas de color marrón claro. Algunos hablan de cambio, otros hablan de muerte. -Morir es un nuevo comienzo.– Dicen. Cuando unos hablan de cambio y enarbolan palabras honestas y verdaderas son perseguidos y asesinados. No es la muerte que quiero ver. Busco la muerte de la maquinaria alienante, generadora de violencia, ignorancia y de pobreza. La muerte de las banderas y la patria. De los limites como paredes de una cárcel, alambre de un corral de obreros que trabajan para la riqueza de extranjeros y criollos. Muerte. Que llegue la muerte cual carnaval de calaveras con antorchas . Muerte. Muerte al sistema.


11. Niño. Tus ojos me recuerdan el olor del girasol que besé de mañana. Susurrar un adiós, sin pensar en las flores que besé de mañana.


12. El país. Saqueado por el español, saqueado por el yanqui. Entre límites saqueado. Prostituido por el criollo, prostituido por el oligarca. Las putas alzan la bandera. Delimitado por la explotación, delimitado por las guerras. Por dinero delimitado.



Muerte al país