Issuu on Google+

chiapas

Ya teníamos ocho años de no saber de él, creíamos que ya estaba muerto, éste es un milagro, la gloria es para Dios”.

recuerdos era lo que tenían de su hijo al que no vieron por más de ocho años.

María Julia Alvarenga Samayoa madre de náufrago salvadoreño

emocionada se sentía la madre del náufrago salvadoreño. 16 lunes : 03 de marzo de 2014 : sureste

Su madre, María Julia Alvarenga, de 59 años, y su padre, José Orellana, de 65 años, son propietarios de una tienda de abarrotes y un molino en Garita, explican que su hijo, del que no sabían nada desde hace más de ocho años, al que incluso creían muerto, era un experimentado pescador al marcharse a México. En el pueblo, los antiguos amigos y conocidos de José se arremolinan en la casa, afirman que ‘Chele Cirilo’, apodo con el que se conoce en El Salvador, creen que no sólo fue un milagro que sobreviviera a la adversidad: “Es una señal de Dios y hay que agradecerlo”, pero hay que admitir que “sabía mucho de pesca”, aseguran. Los papás de Alvarenga agregaron que, de niño, le apodaban ‘Chele Cirilo’, nombre de un pescador, que curiosamente, fue registrado como desaparecido en medio de una tormenta en noviembre del 2012. La experiencia como hombre de mar habría sido el factor principal para luchar a mar abierto por su sobrevivencia. En sus primeras apariciones parecía un hombre sano, no como uno que hubiera pasado tanto tiempo en el mar y al paso de los días su estado anímico fue cambiando. Su piel no se ve quemada, ni se le nota desnutrido. Pero fue hospitalizado y durante su estancia en Islas Marshall se mantuvo siempre bajo vigilancia médica especializada. Todo ello generó dudas sobre la


••cn 16chiapas