Issuu on Google+


Agradecimientos A todas nuestras maravillosas traductoras, les damos nuestro inmenso agradecimiento, su trabajo es maravilloso. Muchas gracias tambien al increíble equipo de corrección. ¡Chicas todas ustedes son lo máximo! Y Un agradecimiento a todos los lectores que paso a paso nos siguieron incansablemente de inicio a fin, ustedes nos dan el ánimo necesario para seguir trabajando en nuevos libros.  sooi.luuli & aLexiia_Rms  Nessie Criscras13 rihano Jhos NomeHodas

Im_Rachell rodoni aLexiia_Rms Caro_Chan val_277 hanna_marl vero aquino Onnanohino Gin guillugui eyeOc Pandora Montgomery Maia8

sooi.luuli Elizzen LadyPandora * Cary * Aleti M. M. Placeres

 Susanauribe Eneritz lavi Maia8 bibliotecaria70 Jut LuciiTamy Vericity LadyPandora

Julieta_Arg MaryJane♥ Angeles

 Hanna & Vericity  Rodoni

Rangel Onnanohino Gin


Indice







 





































































































































  





 


Sinopsis 

T



ick, tick, tick, tick, tick. Ya casi es momento para la guerra.

Juliette ha escapado de Punto Omega. Es un lugar para personas como ella, personas con dones, y también el cuartel general de la resistencia rebelde. Finalmente está libre del Restablecimiento, libre de su plan para usarla como un arma y libre para amar a Adam. Pero Juliette nunca estará libre de su tacto letal. O de Warner, quien quiere a Juliette más de lo que pensó que fuera posible. En esta emocionante secuela de Shatter Me, Juliette tiene que tomar decisiones que le cambiaran la vida, entre lo que quiere y lo que piensa que es correcto. Decisiones que podrían involucrar escoger entre su corazón, y la vida de Adam.


Capítulo 1 

E



l mundo podría ser soleado hoy.

La gran bola amarilla podría derramarse en las nubes, llorosa y yemosa y desdibujarse en el cielo azul, brillante con fría esperanza y falsas promesas sobre encontrar recuerdos, familias reales, amorosos desayunos, pilas de panqueques mojados en sirope de arce en un plato, en un mundo donde no exista nada más. O quizás no. Quizás está oscuro y húmedo hoy, con el viento soplando tan punzante, que aguijonee la piel de los nudillos de un hombre adulto. Quizás está nevando, quizás lloviendo, no sé si quizás esté helando o granizando o haya un huracán convirtiéndose en tornado y la tierra esté desgarrándose para dar cabida a nuestros errores. No tendría ni idea. Ya no tengo ventana. No tengo una panorámica. Hay un millón de grados bajo cero en mi sangre y estoy enterrada en una habitación de


entrenamiento a 15 metros bajo tierra, que se ha convertido en mi segundo hogar últimamente. Cada día miro estas cuatros paredes y me recuerdo que no soy una prisionera no soy una prisionera no soy una prisionera, pero a veces, el viejo miedo se extiende por mi piel y no parezco poder romper la claustrofobia atorándose en mi garganta. Hice tantas promesas cuando llegué aquí. Ahora no estoy segura. Ahora estoy preocupada. Ahora mi mente es una traidora, porque mis pensamientos salen de debajo de la cama cada mañana con ojos desafiantes, palmas sudorosas y risitas nerviosas que se asientan en mi pecho, se construyen en mi pecho, amenazan con quemarlo, y la presión es tan agobiante y agobiante y agobiante. La vida aquí no es lo que esperaba que fuera. Mi nuevo mundo está creado en acero, sellado en plata, ahogándose en la esencia de la piedra y el metal. El aire es frío, las esterillas naranjas; la luz y los interruptores hacen bip y parpadean con luces electrónicas y eléctricas brillantes de neón. Esto está lleno, lleno con cuerpos, lleno con salas atestadas de susurros y gritos, pisadas y atentos pasos. Si escucho más de cerca, puedo oír el sonido de un cerebro trabajando, de una frente pellizcada, de dedos tamborileando en barbillas y labios y cejas fruncidas. Las ideas son llevadas en bolsillos, los pensamientos encerrados en la punta de cada lengua, los ojos entrecerrados con concentración, con cuidadosos planes que yo debería conocer. Pero nada está funcionando y todas mis partes están rotas. Se supone que administre mi Energía, dijo Castillo. Nuestros dones son diferentes formas de Energía. La materia nunca se crea o destruye, me dijo, y mientras nuestro mundo cambiaba, así lo hacía la Energía en él. Nuestras habilidades son sacadas del universo, de otra materia, de otra Energía. No somos una anomalía. Somos inevitabilidades de la perversa manipulación de nuestra Tierra. Nuestra energía provenía de algún lugar, dijo.


Y algún lugar está en caos a nuestro alrededor. Recuerdo los irritados cielos y la secuencia de los atardeceres colapsando bajo la luna. Recuerdo la tierra rasgada, los raídos arbustos y lo que solía ser verde, que ahora está demasiado cerca del marrón. Pienso en el agua que no puedo beber, en los pájaros que no vuelan y cómo la civilización humana ha sido reducida a nada más que una serie de bases desperdigadas sobre lo que queda de nuestra devastada tierra. Este planeta es un hueso roto que no encaja bien, una centena de piezas de cristal pegadas juntas. Nos han destrozado y reconstruido, nos dijeron que hiciéramos un esfuerzo cada día por fingir que estamos en el camino en que debemos. Pero es una mentira, todo es una mentira, cualquier persona es una mentira. Yo no funciono apropiadamente. No soy nada más que la consecuencia de una catástrofe. 2 semanas se han desmoronado en el arcén de la carretera, abandonadas, ya olvidadas. 2 semanas he estado aquí y en 2 semanas he prolongado mi residencia en una cama de colchas, preguntándome cuándo algo va a romperse, cuándo seré la primera en romperlo, preguntándome cuando va a caerse a pedazos. En 2 semanas debería haber estado más feliz, con más salud, durmiendo mejor, más cómoda en este lugar. En cambio, me preocupo sobre qué pasará cuando si no pueda conseguirlo, si no averiguo cómo entrenar adecuadamente, si le hago daño a alguien a propósito o por accidente. Estamos preparándonos para una guerra sangrienta. Por eso estoy entrenando. Todos estamos intentando prepararnos para derrotar a Warner y sus hombres. Para ganar la batalla a tiempo. Para demostrarles a los ciudadanos del mundo que aún hay esperanza, que no tienen que consentir las demandas del Restablecimiento y volverse esclavos de un régimen que no quiere nada más que explotarlos por poder. Y acepté luchar. Ser una guerrera. Usar mi poder contra mi mejor juicio. Pero el


pensamiento de poner una mano en alguien me lleva de vuelta a un mundo de recuerdos, sentimientos, una ráfaga de poder que experimento sólo cuando estoy en contacto con una piel no inmune a la mía. Una ráfaga de invencibilidad; un tormentoso tipo de euforia, una ola de intensidad inundando cada poro de mi cuerpo. No sé lo que me hará. No sé si puedo confiar en mí misma para disfrutar con el dolor ajeno. Todo lo que sé, es que las últimas palabras de Warner están atoradas en mi pecho y no puedo estornudar el frío o la verdad atrapándolas en la parte posterior de mi garganta. Adam no tiene ni idea de que Warner puede tocarme. Nadie lo sabe. Warner debería estar muerto. Warner debería estar muerto porque se suponía que yo le tenía que disparar, pero nadie supuso que yo necesitaría saber cómo disparar un arma, así que ahora supongo que él va a venir a buscarme. Va a venir a luchar. Por mí.


Capítulo 2 

U



n golpe seco y la puerta se abre de golpe.

—Ah, señorita Ferrars. No sé lo que esperas lograr sentándote en la esquina. —La sencilla sonrisa de Castillo danza en la habitación antes de que lo haga él. Tomo un aliento e intento forzarme a ver a Castillo, pero no puedo. En su lugar susurro una disculpa y escucho el lastimero sonido que mis palabras hacen en esta habitación. Siento que mis dedos temblorosos aprietan las gruesas y acolchadas alfombras esparcidas por el suelo y pienso en que no he logrado nada desde que he llegado aquí. Es humillante, tan humillante decepcionar a una de las personas que siempre ha sido amable conmigo. Castillo se queda de pie justo en frente de mí, espera hasta que levanto la mirada. —No hay necesidad de disculparse —dice él. Sus ojos marrones, nítidos y claros, y la amigable sonrisa, facilitan que olvide que él es el líder del Punto Omega. El líder de todo este movimiento clandestino dedicado a luchar contra el Restablecimiento. Su voz es tan gentil, tan amable, y es casi peor. A veces desearía que sólo me gritara—. Pero —continúa—, tienes que aprender a cómo aprovechar tu energía, señorita Ferrars.


Una pausa. Un paso. Sus manos descansan en la pila de ladrillos que se supone debo destruir. Él finge no notar los bordes rojos alrededor de mis ojos o los tubos de metal que lancé por la habitación. Cuidadosamente, su mirada evita las manchas de sangre en los tablones de madera colocados a un lado; sus preguntas no cuestionan por qué mis puños están apretados con tanta fuerza y si me he lastimado de nuevo o no. Ladea la cabeza en mi dirección pero está mirando un espacio justo detrás de mí y su voz es tan suave cuando habla. —Sé que esto es difícil para ti —dice—. Pero debes aprender. Tienes que aprender. Tu vida dependerá de ello. Trago con tanta fuerza, que escucho el eco de ello en el abismo entre nosotros. Asiento, me echo contra la pared, le doy la bienvenida al frío y al dolor del ladrillo que se me clava en la columna vertebral. Me llevo las rodillas al pecho y siento que mis pies se presionan contra las esteras protectoras que cubren el suelo. Estoy tan cerca de las lágrimas, que temo que pueda gritar. —Sólo que no sé cómo —le digo finalmente—. No conozco nada de esto. Ni siquiera sé qué se supone que haga. —Miro al techo y parpadeo parpadeo parpadeo. Mis ojos se sienten brillantes, húmedos—. No sé cómo hacer que ocurran las cosas. —Entonces tienes que pensarlo —dice Castillo, sin inmutarse. Agarra un tubo de metal descartado. Lo pesa en sus manos—. Tienes que encontrar las conexiones entre los hechos que ocurrieron. Cuando irrumpiste a través del cemento en la cámara de tortura de Warner, rompiste la puerta de acero para salvar al señor Kent, ¿qué pasó? ¿Por qué en esas dos instancias fuiste capaz de reaccionar de semejante manera? —Se sienta unos metros lejos de mí. Empuja el tubo en mi dirección—. Necesito tus habilidades, señorita Ferrars. Tienes que concentrarte. Concentrarse.


Es una palabra, pero es suficiente, es todo lo que toma para hacerme sentir enferma. Todos, al parecer, necesitan que me concentre. Primero Warner necesitaba que me concentrara, y ahora Castillo necesita que me concentre. Nunca he sido capaz de seguir hasta el final. El profundo y triste suspiro de Castillo me regresa al presente. Se pone de pie. Suaviza la única chaqueta azul marino que parece poseer y noto el plateado símbolo Omega bordado en la parte posterior. Una mano distraída toca el extremo de su cola de caballo; siempre anuda sus temores en un limpio nudo en la base de su cuello. —Te estás resistiendo —dice, aunque de manera gentil—. Tal vez deberías trabajar con alguien más para un cambio. Tal vez un compañero ayudará a que funcionen las cosas... a descubrir la conexión entre esos dos eventos. Mis hombros se agarrotan, sorprendida. —Pensé que dijiste que tenía que trabajar sola. Mira de reojo más allá de mí. Se rasca una zona debajo de su oreja, mete su otra mano en un bolsillo. —En realidad no quería que trabajaras sola —dice—. Pero nadie se ofreció para la tarea. 1 luego 2 luego 15 rocas caen en el abismo de mi estómago. Varias están atascadas en mi tráquea. No sé porqué contengo la respiración, porqué estoy tan sorprendida. No debería estar sorprendida. No todos son Adam. No todos están a salvo de mí de la manera en la que él lo está. Nadie excepto Adam me ha tocado y lo ha disfrutado. Nadie excepto Warner. Pero a pesar de las mejores intenciones de Adam, él no puede entrenar conmigo. Él está ocupado con otras cosas. Cosas que nadie quiere decirme. Pero Castillo está mirándome con ojos esperanzadores, ojos generosos, ojos que no tienen idea de que esas nuevas palabras que él me brindó son


mucho peores. Peores porque tanto como sé la verdad, aún hiere escucharlas. Hiere recordar que aunque podría vivir en una cálida burbuja con Adam, el resto del mundo aún me ve como una amenaza. Un monstruo. Una abominación. Warner estaba en lo cierto. Sin importar a dónde vaya, parece que no puedo escapar de esto. —¿Qué ha cambiado? —le pregunto—. ¿Quién está dispuesto a entrenar conmigo? —Hago una pausa—. ¿Tú? Castillo sonríe. Es el tipo de sonrisa que calienta mi cuello con humillación y esparce mi orgullo por las vértebras. Tengo que resistir el impulso de salir corriendo por la puerta. Por favor por favor por favor no te compadezcas de mí, es lo que quiero decir. —Desearía tener tiempo —me dice Castillo—. Pero Kenji finalmente está disponible, fuimos capaces de reorganizar su programa, y dijo que estaría feliz de trabajar contigo. —Un momento de vacilación—. Claro, si está bien para ti. Kenji. Quiero reír fuerte. Kenji sería el único dispuesto a arriesgarse a trabajar conmigo. Lo lastimé una vez. Por accidente. Pero él y yo no hemos pasado mucho tiempo juntos desde que condujo nuestra expedición a Punto Omega. Era como si él sólo estuviera haciendo una tarea, cumpliendo una misión; una vez completa, volvería a su vida. Aparentemente Kenji es importante por aquí. Él tiene un millón de cosas por hacer. Cosas que regular. A la gente parece gustarle, lo respetan, incluso. Me pregunto si ellos lo han conocido como el Kenji desagradable y mal hablado que yo conocí por primera vez. —Seguro —le digo a Castillo, intentando una expresión agradable por


primera vez desde que él ha llegado—. Eso suena genial. Castillo se pone de pie. Sus ojos están brillantes, impacientes, fácilmente satisfechos. —Perfecto. Le diré que lo encontrarás mañana en el almuerzo. Pueden comer juntos e ir desde allí. —Oh, pero normalmente... —Lo sé —me interrumpe Castillo. Ahora su sonrisa está apretada en una fina línea, su frente arrugada de preocupación—. Te gusta comer con el señor Kent. Sé eso. Pero apenas ha pasado algo de tiempo con los otros, señorita Ferrars, y si vas a estar aquí, necesitas empezar a confiar en nosotros. La gente de Punto Omega se siente cercana a Kenji. Él puede responder por ti. Si todos ven que pasan tiempo juntos, se sentirán menos intimidados por tu presencia. Ayudará a que te adaptes. Calor como aceite caliente salpica mi rostro; me estremezco, siento que mis dedos se mueven, intento encontrar un lugar al que mirar, intento fingir que no puedo sentir el dolor atrapado en sus ojos. Tengo que tragar 3 veces antes de contestar. —Ellos están... están asustados de mí —le digo, susurro, mi voz apagándose—. No... no quiero molestar a nadie. No quiero meterme en su camino... Castillo da un suspiro, largo y fuerte. Mira abajo y arriba, se rasca la parte suave de su barbilla. —Sólo están asustados —dice finalmente—, porque no te conocen. Si sólo lo intentaras un poco más... si hicieras el más pequeño esfuerzo para conseguir conocer a alguien... —Se detiene. Frunce el ceño—. Señorita Ferrars, has estado aquí por dos semanas y apenas siquiera le has hablado a tus compañeras de cuarto. —Pero eso no es... creo que ellas son grandiosas...


—¿Y sin embargo las ignoras? ¿No pasas tiempo con ellas? ¿Por qué? Porque nunca he tenido amigas antes. Porque estoy asustada de hacer algo mal, decir algo equivocado y que terminen odiándome como todas las otras chicas que he conocido. Y me gustan mucho, lo que hará su inevitable rechazo mucho más duro de soportar. No digo nada. Castillo sacude la cabeza. —Lo hiciste muy bien el día que llegaste. Parecías casi amigable con Brendan. No sé qué ocurrió —continúa Castillo—. Pensé que aquí lo harías bien. Brendan. El chico delgado con el pelo rubio platino y con las corrientes eléctricas corriendo por sus venas. Lo recuerdo. Fue amable conmigo. —Me gusta Brendan —le digo a Castillo, desconcertada—. ¿Estás molesto conmigo? —¿Molesto? —Castillo sacude la cabeza, se ríe fuerte. No responde mi pregunta—. No lo entiendo, señorita Ferrars. He intentado ser paciente contigo, he intentado darte tiempo, pero confieso que estoy muy perplejo. Eras tan diferente cuando llegaste por primera vez... ¡estabas emocionada de estar aquí! Pero tomó menos de una semana que te apartaras por completo. Ni siquiera miras a nadie cuando caminas por los pasillos. ¿Qué pasó con la conversación? ¿Con la amistad? Sí. Me tomó 1 día establecerme. 1 día para que mirara alrededor. 1 día para que me emocionara por una vida diferente y 1 día para que todos averiguaran quién soy y lo que he hecho. Castillo no dice nada acerca de las madres que me ven caminar por el pasillo y sacan a sus hijos de mi alcance. No menciona las hostiles miradas y las inoportunas palabras que he soportado desde que he llegado. No dice


nada de los chicos que han sido prevenidos de quedarse lejos, muy lejos, y el puñado de personas que me observan muy de cerca. Sólo puedo imaginarme lo que han escuchado, de dónde han obtenido sus historias. Juliette. Una chica con un toque mortal que socava la fuerza y la energía de los seres humanos de sangre caliente, hasta que son cadáveres sin vida, paralizados, que descasan en el suelo. Una chica que pasó la mayor parte de su vida en hospitales y centros juveniles de detención, una chica de la que sus padres se deshicieron, etiquetada certificadamente como insana y sentenciada al aislamiento en un manicomio donde las ratas incluso tenían miedo de vivir. Una chica. Con tanto hambre de poder que mató a un pequeño. Torturó a un niñito. Trajo a un adulto jadeando de rodillas. Ni siquiera tiene la decencia de suicidarse. Nada de eso es mentira. Así que miro a Castillo con motas de color en mis mejillas y letras tácitas en mis labios y ojos que se rehúsan a revelar sus secretos. Él suspira. Casi dice algo. Intenta hablar, pero sus ojos inspeccionan mi rostro y cambia de opinión. Sólo me ofrece un rápido asentimiento, un profundo respiro, le da golpecitos a su reloj, dice: —Tres horas hasta apagar las luces. —Y se gira para irse. Hace una pausa en la entrada. —Señorita Ferrars —dice de repente, suavemente, sin girarse—, has elegido quedarte con nosotros, para luchar con nosotros, para volverte un miembro de Punto Omega. —Una pausa—. Vamos a necesitar tu ayuda. Y me temo que nos estamos quedando sin tiempo.


Lo observo irse. Escucho a sus pasos alejarse mientras hacen eco junto con sus últimas palabras, e inclino mi cabeza hacia la pared. Cierro mis ojos contra el techo. Escucho su voz, solemne y firme, repiqueteando en mis oídos. Nos estamos quedando sin tiempo, dijo él. Como si el tiempo fuera el tipo de cosa sin la que te podrías quedar, como si se midiera en tazones que nos eran entregados al nacer y si comiéramos demasiado o demasiado rápido o justo antes de saltar al agua, entonces nuestro tiempo se perdería, desaprovechado, consumido, ya gastado. Pero el tiempo está más allá de nuestra finita comprensión. Es interminable, vive fuera de nosotros; no podemos quedarnos sin él o perder su pista o encontrar una manera de aferrarnos a él. El tiempo continúa incluso cuando nosotros no. Tenemos un montón de tiempo, es lo que debería haber dicho Castillo. Todos tenemos tiempo en el mundo, es lo que debería haberme dicho. Pero no lo hizo, porque lo que él quería decir es que el tic tac de nuestro tiempo está cambiando. Se está precipitando hacia delante, dirigiéndose hacia una nueva dirección, golpeándose la cara de bruces contra algo más y tick tick tick tick tick es casi hora de la guerra.


Capítulo 3 

P

  odía tocarlo desde aquí.

Sus ojos, azul oscuro. Su cabello, castaño oscuro. Su camisa, demasiado ajustada en todos los lugares correctos y sus labios, sus labios moviéndose rápidamente hasta encender el interruptor que prende el fuego en mi corazón y ni siquiera tengo tiempo para parpadear y exhalar antes de ser cogida en sus brazos. Adam. —Hola —susurra, justo contra mi cuello. Contengo un escalofrío mientras la sangre corre hasta enrojecer las mejillas y por un momento, sólo por este momento, dejo caer mis huesos y permito que me sujete. —Hola. —Sonrío, inhalando su esencia. Lujoso, es lo que es. Casi nunca nos vemos a solas. Adam se está quedando en la habitación de Kenji con su hermano pequeño, James, y yo utilizo litera con las gemelas sanadoras. Probablemente tenemos menos de 20 minutos antes de que las chicas vuelvan a esta habitación y tengo la intención de aprovechar al máximo esta oportunidad.


 Mis ojos se cierran. Los brazos de Adam se envuelven alrededor de mi cintura, tirándome más cerca, y el placer es tan enorme, que apenas puedo mantenerme sin temblar. Es como si mi piel y huesos hubieran estado anhelando contacto, cálido afecto, interacción humana durante tantos años, que no sé cómo moderarme el ritmo. Soy una niña hambrienta intentando llenar mi estómago, absorbiendo mis sentidos en la decadencia de estos momentos, como si me despertara en la mañana y me diera cuenta de que todavía estoy barriendo las cenizas de mi madrastra. Pero entonces los labios de Adam se presionan contra mi cabeza y mis preocupaciones se ponen un vestido de fantasía y pretenden ser otra cosa durante un rato. —¿Cómo estás? —pregunto y es tan embarazoso porque mis palabras son ya inestables, a pesar de que él apenas me sostiene, pero no puedo dejarme ir. La risa sacude la forma de su cuerpo, suave y rica e indulgente. Pero él no responde a mi pregunta y sé que no lo hará. Hemos intentado muchas veces escaparnos juntos, sólo para ser capturados y castigados por nuestra negligencia. No se nos permite salir de nuestras habitaciones después de apagar las luces. Una vez que terminó nuestro período de gracia, una indulgencia concedida teniendo en cuenta nuestra llegada muy abrupta, Adam y yo teníamos que seguir las reglas al igual que todos los demás. Y hay un montón de reglas a seguir. Estas medidas de seguridad, cámaras por todas partes, en cada esquina, en cada pasillo, existen para prepararnos en caso de un ataque. Los guardias patrullan por la noche, en busca de cualquier ruido sospechoso, actividad o signo de una infracción. Castillo y su equipo están vigilantes en la protección del Punto Omega y están dispuestos a asumir el más mínimo riesgo, si los intrusos se acercan demasiado a este escondite, alguien tiene que hacer cualquier cosa y todo lo necesario para mantenerlos alejados. Castillo asegura que es su mucha vigilancia lo que los ha mantenido de su descubrimiento durante tanto tiempo, y si soy perfectamente honesta, puedo


 ver su razón de ser tan estricto al respecto. Pero estas mismas medidas tan estrictas, nos mantienen apartados a Adam y a mí. Él y yo nunca nos vemos, excepto durante las hora de comer, cuando siempre estamos rodeados por otras personas, y todo el tiempo libre que tengo es gastado encerrada en una sala de entrenamiento, donde se supone que debo “emplear mi Energía”. Adam está tan descontento con eso como yo. Toco su mejilla. Respira difícilmente. Se vuelve hacia mí. Me dice mucho con sus ojos, tanto que tengo que mirar hacia otro lado porque lo siento todo demasiado intensamente. Mi piel es extremadamente sensible, por fin por fin por fin despierta y vibrando con vida, vibrando con sentimientos tan intensos que es casi indecente. Ni siquiera puedo ocultarlo. Él ve lo que me hace, lo que me pasa cuando sus dedos rozan mi piel, cuando sus labios se acercan demasiado a mi cara, cuando el calor de su cuerpo contra el mío, fuerza a mis ojos a cerrarse y a mis extremidades a temblar y a mis rodillas a ceder bajo la presión. Veo lo que también le hace a él, saber que tiene ese efecto en mí. A veces me tortura, sonriendo mientras toma demasiado tiempo para llenar el vacío entre nosotros, regodeándose con el sonido de mi corazón golpeando contra mi pecho, con las agudas respiraciones que lucho tan difícilmente para controlar, con la forma que trago un centenar de veces justo antes de que él se mueva para besarme. No puedo ni mirarlo sin revivir cada momento que hemos pasado juntos, cada recuerdo de sus labios, su tacto, su olor, su piel. Es demasiado para mí, demasiado, tanto, tan nuevo, tantas sensaciones exquisitas que nunca he conocido, nunca he sentido, a las que ni siquiera tenía acceso anteriormente. A veces tengo miedo de que eso me mate. Me libero de sus brazos; estoy caliente y fría y sintiéndome inestable, con la esperanza de que pueda ponerme bajo control, con esperanza de que se olvide de cuán fácilmente me afecta, y sé que necesito un momento para reponerme. Me tropiezo hacia atrás, me tapo la cara con las manos e intento pensar en algo que decir, pero todo está temblando y le pillo mirándome, pareciendo como si podría aspirar la distancia a mí en una respiración.


 No es la palabra que creo que le oigo susurrar. Todo lo siguiente que sé, son los brazos, el desesperado borde en su voz cuando dice mi nombre, y estoy desenredando en su abrazo, estoy peleando y cayendo a pedazos y no estoy haciendo ningún esfuerzo por controlar el temblor en mis huesos y él es tan caliente su piel es tan caliente y ya ni siquiera sé dónde estoy. Su mano derecha se desliza por mi columna y tira de la cremallera que sostiene mi traje junto hasta que esté a la mitad de mi espalda y no me importa. Tengo 17 años para compensar y quiero sentirlo todo. No estoy interesada en quedarme esperando y arriesgar los quién sabe y los y si y los enormes remordimientos. Quiero sentir todo eso porque y si me despierto para encontrar que este fenómeno ha pasado, que la fecha de caducidad ha llegado, que mi oportunidad llegó y se fue y nunca volvería. Que estas manos nunca más sentirán este calor. No puedo. No lo haré. Ni siquiera me doy cuenta de que me he presionado contra él hasta que siento todos los contornos de su cuerpo bajo el fino algodón de su ropa. Mis manos se deslizan por debajo de su camisa y oigo su forzada respiración, miro hacia arriba para encontrar sus ojos cerrados, sus rasgos atrapados en una expresión parecida a algún tipo de dolor y de pronto sus manos están en mi cabello, desesperadas, sus labios tan cerca. Se inclina y la gravedad se mueve fuera de su camino y mis pies dejan el suelo y estoy flotando, estoy volando, estoy anclada por nada más que este huracán en mis pulmones y este corazón que late un paso un paso un paso demasiado rápido. Nuestros labios se tocan y sé que voy a romper las costuras. Me está besando como si me hubiera perdido y me hubiera encontrado y me estoy resbalando y nunca va a dejar que me vaya. Quiero gritar, a veces, quiero derrumbarme, a veces, quiero morir sabiendo que había sabido lo que era vivir con este beso, este corazón, esta suave suave explosión que me hace sentir como si me hubiera tomado un sorbo del sol, como si hubiera comido nubes 8, 9, y 10.


 Esto. Esto me duele en todas partes. Él se aleja, está respirando con dificultad, sus manos se deslizan bajo la suave tela de mi traje y es tan caliente, su piel es tan caliente y creo que ya he dicho eso, pero no me acuerdo y estoy tan distraída que cuando habla no entiendo muy bien. Pero es algo. Profundas y roncas palabras, en mi oído, pero pillo algo más que una expresión ininteligible, consonantes y vocales y sílabas rotas, todo mezclado. Sus latidos se estrellan a través de su pecho y caen en los míos. Sus dedos están trazando mensajes secretos en mi cuerpo. Sus manos se deslizan por el material liso y satinado de este traje, deslizándose por el interior de mis muslos, alrededor de la parte posterior de mis rodillas y arriba y arriba y arriba y me pregunto si es posible desmayarse y aun así ser consciente al mismo tiempo y apuesto a que esto es lo que se siente al hiper, al hiperventilar cuando nos tira hacia atrás. Él golpea su espalda contra la pared. Encuentra un firme agarre sobre mis caderas. Tira de mí con fuerza contra su cuerpo. Jadeo. Sus labios están en mi cuello. Sus pestañas hacen cosquillas en la piel debajo de mi barbilla y dice algo, algo que suena como mi nombre y besa hacia arriba y abajo de mi clavícula, besa a lo largo del arco de mi hombro, y sus labios, sus labios y sus manos y sus labios están buscando en la curvas y pendientes de mi cuerpo y su pecho está agitado cuando maldice y para y dice: —Dios, te sientes tan bien y mi corazón ha volado a la luna sin mí. Me encanta cuando me lo dice. Me encanta cuando me dice que le gusta la forma en que me siente, porque va en contra de todo lo que he oído toda mi vida y me gustaría poder poner sus palabras en mi bolsillo, sólo para tocarlas de vez en cuando y recordarme que existen. —Juliette.


 Casi no puedo respirar. Casi no puedo levantar la vista y mirar de frente y ver otra cosa que no sea la absoluta perfección de este momento, pero nada de eso importa, porque él está sonriendo. Está sonriendo como si alguien hubiera colgado las estrellas en sus labios y me está mirando, me está mirando como si yo lo fuera todo y me dan ganas de llorar. —Cierra tus ojos —susurra. Y yo confío en él. Así que lo hago. Mis ojos se cierran y él besa uno y luego el otro. Después mi barbilla, mi nariz, mi frente. Mis mejillas. Ambas sienes. Cada centímetro de mi cuello y Se retira tan rápido, que se golpea la cabeza contra la rugosa pared. Unas palabras salen antes de que pueda detenerlos. Estoy congelada, sorprendida y de repente asustada. —¿Qué pasó? —susurro y no sé por qué estoy susurrando—. ¿Estás bien? Adam lucha para no hacer una mueca, pero está respirando con dificultad y mirando a su alrededor y tartamudeando. —L-lo siento. —Mientras se agarra la parte posterior de la cabeza—. Eso fue, quiero decir que pensé… —Mira hacia otro lado. Aclara su garganta—. Yo, yo creo, me pareció oír algo. Pensé que alguien estaba a punto de entrar. Por supuesto. A Adam no se le permite estar aquí. Los chicos y chicas se quedaban en alas diferentes en el Punto Omega.


 Castillo dice que es sobre todo para asegurarse de que las chicas se sientan seguras y cómodas en sus cuartos, sobre todo porque tenemos baños comunes, así que por la mayor parte, no tengo ningún problema con eso. Es agradable no tener que ducharse con hombres viejos. Pero lo que hace que sea difícil para los dos encontrar un momento juntos, y durante todo el tiempo arreglárnoslas para gorronear, siempre estamos hiperconscientes de ser descubiertos. Adam se recuesta contra la pared y se estremece. Extiendo el brazo hasta tocar su cabeza. Él se estremece. Me congelo. —¿Estás bien…? —Sí —suspira—. Yo sólo… quiero decir… —Niega con la cabeza—. No lo sé. —Baja su voz. Sus ojos—. No sé qué diablos está mal conmigo. —Oye. —Rozo mis dedos contra su estómago. El algodón de la camisa todavía está caliente del calor de su cuerpo y tengo que resistir la tentación de enterrar mi cara en él—. Está bien—le digo—. Sólo estabas siendo cuidadoso. Sonríe, una extraña y triste sonrisa. —No estoy hablando de mi cabeza. Le miro fijamente. Abre su boca. La cierra. La abre de nuevo. —Eso es… quiero decir, esto… —Hace un gesto entre nosotros. No terminará. Él me mirará. —No entiendo… —Estoy perdiendo la cabeza —dice, pero lo susurra como si no estuviera seguro de que incluso lo dice en voz alta.


 Lo miro. Lo veo y parpadeo y le pongo la zancadilla a las palabras que no puedo ver y no se puede encontrar y no puede decir. Él asiente con la cabeza. Agarra la parte posterior de su cráneo, fuerte, y se ve avergonzado y estoy intentado entender por qué. Adam no se avergüenza. Adam nunca se avergüenza. Cuando por fin habla, su voz es gruesa. —He esperado tanto tiempo para estar contigo —dice—. He querido esto… te he deseado durante tanto tiempo y ahora, después de todo… — Adam, ¿qué estas…? —No puedo dormir. No puedo dormir y pienso en ti todo… todo el tiempo y no puedo… —Se para. Presiona las palmas de sus manos a su frente. Cierra los ojos. Se vuelve hacia la pared, así que no puedo ver su cara—. Deberías saber… tienes que saber —dice, las crudas palabras, pareciendo drenarle— , que nunca he deseado nada como te he deseado a ti. Nada. Porque esto… esto… quiero decir, Dios, te deseo, Juliette, deseo… deseo… Sus palabras fallan cuando se vuelve hacia mí, con ojos demasiado brillantes, la emoción descargando los planos de su cara. Su mirada se detiene a lo largo de las líneas de mi cuerpo, lo suficiente como para encender una cerilla con el líquido de mechero fluyendo en mis venas. Me enciendo. Quiero decir algo, algo justo y estable y tranquilizador. Quiero decirle que lo entiendo, que deseo lo mismo, que también lo deseo, pero el momento se siente tan cargado y urgente, que estoy medio convencida de que estoy soñando. Es como cuando estoy con mis últimas letras y todo lo que tengo son Q y Z y justo he recordado que alguien inventó un diccionario, cuando por fin arranca sus ojos de mí. Traga saliva, difícilmente, con sus ojos hacia abajo. Me mira de nuevo. Una de sus manos está atrapada en su cabello, la otra está cerrada en un puño contra la pared.


 —No tienes ni idea —dice con la voz entrecortada—, lo que me haces. Lo que me haces sentir. Cuando me tocas… —Él pasa una mano temblorosa por su cara. Casi se ríe, pero su respiración es pesada y desigual, no me mirara a los ojos. Da un paso atrás, maldice por lo bajo. Golpea su puño contra su frente—. Jesús. ¿Qué demonios estoy diciendo? Mierda. Mierda. Lo siento… olvida lo que… olvida lo que he dicho… debería irme… Intento detenerlo, intento encontrar mi voz, intento decir Está bien, está bien, pero ahora estoy nerviosa, tan nerviosa, tan confundida, porque nada de esto tiene sentido. No entiendo lo que está pasando o por qué parece tan inseguro sobre mí y nosotros, y él y yo y él y yo y todos estos pronombres en su conjunto. No le estoy rechazando. Nunca lo había rechazado. Mis sentimientos por él siempre han sido tan claros, que no tiene motivos para sentirse inseguro acerca de mí o de mí alrededor y no sé por qué me mira como si algo estuviera mal… —Lo siento mucho —dice—. Yo… no debería haber dicho nada. Sólo estoy… estoy… mierda. No debería haber venido. Debo irme… me tengo que ir… —¿Qué? Adam, ¿qué ha pasado? ¿De qué estás hablando? —Esta era una mala idea —dice—. Soy tan estúpido… ni siquiera debería haber estado aquí… —No eres un estúpido… está bien… todo está bien… Se ríe, fuerte y vacío. El eco de una sonrisa incómoda persiste en su rostro cuando se detiene, mira a un punto justo detrás de mi cabeza. No dice nada por un largo tiempo, hasta que finalmente lo hace. —Bueno —dice. Trata de sonar optimista—. Eso no es lo que piensa Castillo. —¿Qué? —Respiro, cogida con la guardia baja. Sabía que ya no estamos hablando sobre nuestra relación. —Sí. —Sus manos están en los bolsillos. —No. Adam asiente. Se encoge de hombros. Me mira y mira hacia otro lado.


 —No lo sé. Creo que sí. —Pero la prueba… es…quiero decir… —No puedo dejar de negar con mi cabeza—. ¿Ha encontrado algo? Adam no me mirara. —Oh, Dios mío —digo y susurro como susurrara, de alguna manera haré esto más fácil—. ¿Así que es cierto? ¿Castillo tiene razón? —Mi voz está cada vez más alta y mis músculos están empezando a apretarse y no sé por qué esto se siente como el miedo, esta sensación deslizándose por mi espalda. No debería tener miedo si Adam tiene un don como lo hago yo, debería haber sabido que no podía ser tan fácil, que no podía haber sido tan simple. Esta era la teoría de Castillo todo el tiempo, que Adam puede tocarme porque él también tiene algún tipo de Energía que lo permite. Castillo nunca pensó que la inmunidad de Adam a mi habilidad era una feliz coincidencia. Pensó que tenía que ser más grande que eso, más científico que eso, más específico que eso. Siempre he querido creer que tuve suerte. Y Adam quería saber. En realidad, estaba emocionado por descubrirlo. Pero una vez que empezó a probar con Castillo, Adam dejó de querer hablar de ello. Nunca me ha dado más de las actualizaciones más elementales. La emoción de la experiencia se desvaneció demasiado rápido para él. Algo está mal. Algo está mal. Por supuesto que lo está. —No sabemos nada concluyente —me dice Adam, pero puedo ver que se está deteniendo—. Tengo que hacer un par de sesiones más… Castillo dice que hay unas cuantas cosas más que necesita…. examinar. No echo de menos la forma mecánica en la que Adam está entregando esta información. Algo no está bien y no puedo creer que no me di cuenta de las señales hasta ahora. No he querido, me doy cuenta. No he querido admitir que Adam parece más agotado, más tenso, dañado más severamente de lo que nunca le he visto. La ansiedad ha construido una casa sobre sus


 hombros. —Adam… —No te preocupes por mí. —Sus palabras no son duras, pero hay un trasfondo de urgencia en su tono que no puedo ignorar y me tira hacia sus brazos antes de que encuentre una oportunidad para hablar. Sus dedos trabajan para subirme la cremallera de mi traje—. Estoy bien —dice—. De verdad. Sólo quiero saber si estás bien. Si estás bien aquí, entonces yo también. Todo está bien. —Su aliento se queda pillado—. ¿Vale? Todo va a estar bien. —La temblorosa sonrisa en su rostro está haciendo que mi pulso se olvide que tiene un trabajo que hacer. —Vale. —Me toma un momento encontrar mi voz—. Está bien, seguro, pero… La puerta se abre y Sonya y Sara están a mitad de camino a la habitación antes de que se congelen, con los ojos fijos en nuestros cuerpos entrelazados. —¡Oh! —dice Sara. —Um. —Sonya baja la mirada. Adam maldice por lo bajo. —Podemos volver más tarde… —dicen juntas las gemelas. Se dirigen a la puerta cuando las detengo. No voy a echarlas de su propia habitación. Les pido que no se vayan. Me preguntan si estoy segura. Miro una vez el rostro de Adam y sé que voy a lamentar abandonar incluso un solo minuto de nuestro tiempo juntos, pero también sé que no puedo tomar ventaja sobre mis compañeras de cuarto. Este es su espacio personal y es casi la hora de apagar las luces. No pueden estar deambulando por los pasillos. Adam no me está mirando más, pero tampoco me está dejando ir. Me inclino hacia delante y dejo un ligero beso sobre su corazón. Al fin encuentra mis


 ojos. Me ofrece una sonrisa, una sonrisa dolorida. —Te amo —le digo en voz baja, para que sólo él pueda oírme. Él exhala una respiración corta e irregular. —No tienes ni idea —susurra y se aleja. Pivota sobre un talón. Se dirige fuera por la puerta. Mi corazón está latiendo en mi garganta. Las chicas me están mirando. Preocupadas. Sonya está a punto de hablar, pero luego… Un interruptor un clic un parpadeo y las luces están apagadas.


Capítulo 4 

L

  os sueños han regresado.

Me habían dejado durante un tiempo, poco después de haber sido encarcelada en la base con Warner. Pensé que había perdido el pájaro, el pájaro blanco, el pájaro con vetas doradas como una corona sobre su cabeza. Solía reunirse conmigo en mis sueños, volando fuerte y suave, navegando por el mundo como mejor sabía, como si tuviera secretos que nunca sospecharía, como si estuviera llevándome a un lugar seguro. Era mi único pedazo de esperanza en la oscuridad amarga del asilo, sólo hasta que conocí a su gemelo tatuado en el pecho de Adam. Era como si volara directamente de mis sueños, sólo para descansar encima de su corazón. Pensé que era una señal, un mensaje diciéndome que finalmente estaba a salvo. Que yo había volado y finalmente encontrado la paz, el santuario. No esperaba volver a ver el pájaro. Pero ahora ha vuelto y parece completamente el mismo. El mismo pájaro blanco en el mismo cielo azul con la misma corona amarilla. Sólo que esta vez, está congelado. Batiendo sus alas en su lugar, como si se hubiera visto envuelto en una jaula invisible, como si estuviera destinado a repetir el mismo movimiento para siempre. El ave parece estar volando: está en el aire, sus alas funcionan. Parece como si fuera libre para elevarse por los


 cielos. Pero está atascado. Incapaz de alzar el vuelo. Incapaz de caer. He tenido el mismo sueño cada noche durante la última semana, y a las 7 la mañana me he despertado temblando, estremeciéndome en la tierra, en el aire congelado, luchando por estabilizar el balido de mi pecho. Luchando para entender lo que esto significa. Me arrastro fuera de la cama y me deslizo en el mismo traje que uso todos los días, el único artículo de ropa que aún tengo. Es del más rico tono de morado, ciruela, así que es casi negro. Tiene un ligero brillo, resplandece un poco a la luz. Es una pieza, desde el cuello hasta las muñecas y tobillos y es ajustado a la piel sin ser apretado en absoluto. Me muevo como un gimnasta en este equipamiento. Tengo unos elásticos botines de cuero que se amoldan a la forma de mis pies y me hacen silenciosa mientras camino por el suelo. Tengo unos guantes de cuero negro que me impiden tocar algo que no deba. Sonya y Sara me prestaron unos de sus lazos para el cabello y por primera vez en años, he sido capaz de apartar mi cabello fuera de la cara. Lo llevo en una coleta alta y he aprendido a subirme la cremallera sin la ayuda de nadie. Este traje me hace sentir extraordinaria. Me hace sentir invencible. Fue un regalo de Castillo. Lo tenía hecho a medida para mí antes de llegar a Punto Omega. Pensó que al final me gustaría tener un traje que me protegiera a mí misma y los demás y al mismo tiempo me ofreciera la opción de hacer daño a los demás. Si yo quisiera. O si lo necesitaba. El traje está hecho de algún tipo de material especial que se supone me mantiene fresca en el calor y caliente en el frío. Hasta ahora ha sido perfecto. Hasta ahora, hasta ahora… Me dirijo a desayunar sola.


 Sonya y Sara siempre están fuera para el momento en que me despierto. Su trabajo en el ala médica es de nunca acabar, no sólo son capaces de curar a los heridos, sino que también pasan sus días tratando de crear antídotos y ungüentos. La única vez que hemos tenido una conversación, Sonya me explicó cómo algunas energías pueden agotarse si nos esforzamos demasiado, cómo podemos agotar nuestro cuerpo lo suficiente para que simplemente se rompan. Las chicas dicen que quieren ser capaces de crear medicamentos para utilizar en el caso de lesiones múltiples que no se puedan curar de una vez. Después de todo, sólo son 2 personas. Y la guerra es inminente. Las cabezas todavía giran en mi dirección cuando entro en el comedor. Soy un espectáculo, una anomalía, incluso entre las anomalías. Debería estar acostumbrada a eso por ahora, después de todos estos años. Debería estar más ardua, más hastiada, más indiferente a las opiniones de los demás. Debería ser muchas cosas. Me aclaro los ojos, mantengo las manos a los lados y finjo que soy incapaz de hacer contacto visual con cualquier cosa salvo ese lugar, esa pequeña marca en la pared a 15 metros de donde estoy. Finjo que soy sólo un número. Sin emociones en la cara. Labios completamente inmóviles. Espalda recta, manos aflojadas. Soy un robot, un fantasma deslizándose entre la multitud. 6 pasos hacia adelante. 15 mesas para pasar. 42, 43, 44 segundos y contando. Tengo miedo Tengo miedo Tengo miedo Yo soy fuerte. La comida se sirve sólo 3 veces a lo largo del día: desayuno de 7:00 a 8:00,


 almuerzo de 12:00 a 1:00, y cena de 5:00 a 7:00. La cena es una hora más porque es al final del día, como nuestra recompensa por el trabajo duro. Pero la hora de comer no es un acontecimiento fantasioso ni lujoso, la experiencia es muy diferente a comer con Warner. Aquí sólo nos ponemos en una larga fila, recogemos los cuencos precargados y nos dirigimos hacia el área de comer, que no es más que una serie de mesas rectangulares dispuestas en líneas paralelas a través de la habitación. Nada superfluo, por lo que nada se desperdicia. Veo a Adam de pie en la cola y voy en su dirección. 68, 69, 70 segundos y contando. —Hola, preciosa. —Algo tosco me golpea en la parte posterior. Cae al suelo. Me doy la vuelta, mi cara flexiona los 43 músculos necesarios para fruncir el ceño antes de verlo. Kenji. Sonrisa grande y fácil. Ojos del color del ónice. Cabello más oscuro, más nítido, recto y cayendo en sus ojos. Su mandíbula y sus labios están retorciéndose y las impresionantes líneas de sus pómulos se contraen en una sonrisa que lucha por mantenerse suprimida. Me mira como si hubiera estado caminando con papel higiénico por mi cabello y no puedo evitar preguntarme por qué no he estado con él desde que llegamos aquí. Él, en un nivel puramente técnico, salvó mi vida. Y la vida de Adam. También la de James. Kenji se agacha para recoger lo que parece ser una bola arrugada de calcetines. Él les pesa en la mano como si estuviera considerando lanzármelos de nuevo. —¿A dónde vas? —dice—. Pensé que íbamos a encontrarnos aquí. Castillo dijo… —¿Por qué trajiste un par de calcetines? —le interrumpo—. La gente está tratando de comer. Se congela durante sólo una fracción de segundo, antes de poner los ojos en blanco. Se detiene junto a mí. Me estira de la coleta.


 —Yo estaba llegando tarde, su alteza. No tuve tiempo de ponerme los calcetines. —Hace un gesto a los calcetines en la mano y las botas en los pies. —Eso es muy grosero. —Sabes, tienes una manera muy extraña de decir que te sientes atraída por mí. Sacudo la cabeza, tratando de morderme la lengua. Kenji es una paradoja de una persona que camina seria y resueltamente y un chico de 12 años que pasa por la pubertad, todo en uno. Pero había olvidado lo fácil que es respirar a su alrededor, reír parece natural cuando está cerca. Así que sigo caminando y cuido de no decir ni una palabra, pero una sonrisa sigue tirando de mis labios mientras agarro una bandeja y me dirijo hacia el corazón de la cocina. Kenji está a medio paso detrás de mí. —Bueno. Hoy trabajamos juntos. —Así es. —Entonces, ¿simplemente vas a pasar de mí? ¿Ni siquiera vas a decirme hola? —Agarra los calcetines en el pecho—. Estoy destrozado. Guardé una mesa para nosotros y todo. Le echo un vistazo. Sigo caminando. Me alcanza. —Lo digo en serio. ¿Tienes alguna idea de lo incómodo que es saludar a alguien y que te ignoren? Y entonces sólo te quedas mirando como un idiota, tratando de ser todo, “No, en serio, te lo juro, yo conozco a esa chica” y nadie te cree… —¿Estás bromeando? —Me detengo en medio de la cocina. Me doy la vuelta. Mi cara se contrae con incredulidad—. Has hablado conmigo quizás una vez en las dos semanas que he estado aquí. Casi apenas te he notado más. —Está bien, espera —dice, dirigiéndose a bloquear mi camino—. Los dos


 sabemos que no hay manera de que no hayas notado todo esto… —Hace un gesto a sí mismo—. Así que si estás tratando de jugar conmigo, debo hacerte saber de antemano que no va a funcionar. —¿Qué? —Frunzo el ceño—. ¿De qué estás hablan…? —No puedes hacerte la difícil, chica. —Él levanta una ceja—. Ni siquiera puedo tocarte. Tómate difícil a un nivel completamente nuevo, si sabes lo que quiero decir. —Oh, Dios mío —murmuro, con los ojos cerrados y sacudiendo la cabeza—. Estás loco. Cae de rodillas. —¡Loco por tu amor, dulce amor! —¡Kenji! —No puedo alzar la mirada porque tengo miedo de mirar alrededor, pero estoy desesperada por que deje de hablar. De poner un espacio completo entre nosotros en todo momento. Sé que él está bromeando, pero yo podría ser la única. —¿Qué? —dice, con la voz en auge alrededor del cuarto—. ¿Mi amor te avergüenza? —Por favor, por favor, levántate y baja la voz… —Por supuesto que no. —¿Por qué no? —Ahora estoy suplicando. —Porque si bajara la voz, no sería capaz de oírme. Y eso… —dice—... es mi parte favorita. No puedo ni mirarlo. —No me niegues, Juliette. Soy un hombre solitario. —¿Qué está mal contigo? —Me estás rompiendo el corazón. —Su voz es más fuerte ahora, con los brazos haciendo gestos tristes y profundos y casi golpeándome mientras


 retrocedo, presa del pánico. Pero entonces me doy cuenta de que todo el mundo lo está mirando. Entretenidos. Me las arreglo para esbozar una torpe sonrisa mientras echo un vistazo alrededor de la sala y me sorprende encontrarme con que ahora nadie me está mirando. Todos están sonriendo, claramente acostumbrados a las payasadas de Kenji, mirándolo con una mezcla de adoración y algo más. Adam también está mirando. Está de pie con la bandeja en las manos, la cabeza inclinada y los ojos confundidos. Sonríe, una especie de tentativa sonrisa cuando nuestras miradas se encuentran. Me dirijo hacia él. —Oye, chica espera. —Kenji salta hacia arriba para agarrarme del brazo—. Sabes que solo estaba… —Sigue mis ojos hacia donde Adam está de pie. Se golpea en la frente—. ¡Por supuesto! ¿Cómo podría olvidarlo? Estás enamorada de mi compañero de cuarto. Me giro hacia él. —Escucha, estoy agradecida que ahora vayas a ayudarme a entrenar, de veras. Gracias por eso. Pero no puedes ir por ahí proclamando tu amor falso por mí, sobre todo no delante de Adam, y tienes que dejarme cruzar esta habitación antes de que acabe la hora del desayuno, ¿de acuerdo? Casi nunca llego a verlo. Kenji asiente con la cabeza muy lentamente, se ve un poco solemne. —Tienes razón. Lo siento. Lo entiendo. —Gracias. —Adam está celoso de nuestro amor. —¡Sólo vete a buscar tu comida! —Le empujo, fuerte, luchando contra una risa exasperada. Aquí, Kenji es una de las únicas personas, con la excepción de Adam por


 supuesto, que no tiene miedo de tocarme. En verdad, nadie tiene nada que temer si estoy llevando este traje, pero normalmente suelo quitarme los guantes cuando como y mi reputación siempre va medio metro por delante. La gente guarda la distancia. Y a pesar de que, accidentalmente, una vez ataqué a Kenji, no tiene miedo. Creo que se necesitaría una cantidad astronómica de algo horrible para amedrentarlo. Admiro eso de él. Adam no dice mucho cuando nos encontramos. No tiene que decir más que “hola”, porque sus labios se curvan hacia un lado y ya puedo verlo de pie un poco más alto, un poco más fuerte, un poco más tenso. Y no sé mucho de este mundo, pero sí sé cómo leer el libro escrito en sus ojos. La forma en que me mira. Sus ojos ahora son fuertes de una manera que me preocupa, pero su mirada sigue siendo tan tierna, tan centrada y llena de sentimientos, que apenas puedo mantenerme fuera de sus brazos cuando estoy cerca de él. Me encuentro a mí misma observándolo hacer las cosas más simples, agarrando una bandeja, asintiendo con la cabeza los buenos días a alguien, sólo para seguir el movimiento de su cuerpo. Mis momentos con él son tan pocos, que mi pecho está siempre muy apretado, mi corazón demasiado espástico. Hace que no quiera ser práctica en todo momento. Nunca deja ir mi mano. —¿Estás bien? —le pregunto, sigue pareciendo un poco nervioso por la noche anterior. Asiente con la cabeza. Trata de sonreír. —Sí. Yo, eh... —Se aclara la garganta. Respira hondo. Mira hacia otro lado— . Sí, lo siento por lo de anoche. Yo... me asusté un poco. —¿De qué? Él está mirando por encima de mi hombro. Frunciendo el ceño. —¿Adam...?


 —¿Si? —¿Por qué te asustaste? Sus ojos vuelven a encontrarse con los míos. Profundos. Completos. —¿Qué? Nada. —No entien... —¿Por qué demonios están tardando tanto? Me doy la vuelta. Kenji está de pie justo detrás de mí, con tanta comida apilada en su bandeja, que me sorprende que nadie dijera nada. Debe de haber convencido a los cocineros para darle ración extra. —¿Y bien? —Kenji está mirando fijamente, sin pestañear, esperando que respondamos. Al final inclina la cabeza hacia atrás, en un movimiento que dice síganme, antes de alejarse. Adam exhala y parece tan distraído, que me decido a dejar el tema de anoche. Pronto. Hablaremos pronto. Estoy segura de que no es nada. Estoy segura que no es nada en absoluto. Hablaremos pronto y todo irá bien.


Capítulo 5 

K



enji nos está esperando en una mesa vacía.

James solía unírsenos a las comidas, pero ahora es amigo de un puñado de los niños más pequeños en el punto Omega, y prefiere estar con ellos. Parece el más feliz de todos nosotros de estar aquí, y estoy feliz de que esté feliz, pero tengo que admitir que extraño su compañía. Tengo miedo de mencionarlo, aunque, a veces no estoy segura si quiero saber por qué no pasa tiempo con Adam cuando yo estoy cerca. No creo que me gustaría saber si los otros chicos lograron convencerlo de que soy peligrosa. Quiero decir, soy peligrosa, pero yo sólo… Adam se sienta en el asiento y me deslizo en su lado. Kenji se sienta frente a nosotros. Adam y yo ocultamos nuestras manos entrelazadas debajo de la mesa y me permito disfrutar el sencillo lujo de su proximidad. Todavía estoy usando mis guantes, pero sólo estar tan cerca de él es suficiente, flores están floreciendo en mi estómago, pétalos suaves cosquilleando cada centímetro de mi sistema nervioso. Es como si me hubieran concedido tres deseos: el tacto, el gusto, el sentir. Es el más extraño fenómeno. Una loca y feliz imposibilidad envuelta en papel de seda, atada con un lazo, escondida en mi corazón. A menudo se siente como un privilegio que no merezco.


 Adam cambia para que la longitud de su pierna se presione contra la mía. Levanto la vista para encontrarlo sonriéndome, un secreto, una pequeña sonrisa que dice muchas cosas, el tipo de cosas que uno no debería estar diciendo en una mesa de desayuno. Me obligo a respirar mientras suprimo una sonrisa. Me vuelvo a concentrar en mi comida. Esperando no sonrojarme. Adam se inclina a mi oído. Siento los susurros de su respiración justo antes de que empiece a hablar. —Ustedes chicos son un asco, lo saben, ¿verdad? Levanto la vista, sobresaltada, y encuentro a Kenji congelado en medio movimiento, la cuchara a medio camino de su boca, su cabeza inclinada hacia nosotros. Hace un gesto con la cuchara en nuestras caras. —¿Qué demonios es esto? Chicos, ¿están jugando Piecito debajo de la mesa o alguna mierda? Adam se aleja de mí, apenas una pulgada o dos, y exhala un suspiro profundo, irritado. —Ya sabes, si no te gusta, puedes irte. —Asiente con la cabeza a las mesas alrededor de nosotros—. Nadie te pidió que te sentaras aquí. Este es Adam haciendo un esfuerzo concertado para ser agradable con Kenji. Ellos dos eran amigos en la base, pero de alguna manera, Kenji sabía exactamente cómo provocar a Adam. Casi me olvido por un momento que son compañeros de cuarto. Me pregunto cómo será para ellos vivir juntos. —Eso es mentira y lo sabes ―dice Kenji―. Te lo dije esta mañana, tengo que sentarme con ustedes. Castillo quiere que los ayude a los dos a ajustarse — resopla. Asiente con la cabeza en mi dirección—. Escucha, no tengo ni idea de lo que ves en este chico ―dice—, pero deberías tratar de vivir con él. El hombre es molesto como el infierno. —No soy molesto…


 —Sí, hermano. —Kenji pone sus utensilios abajo—. Siempre estás de mal humor. Siempre es “Cállate, Kenji”, “Duérmete, Kenji”, “Nadie quiere verte desnudo, Kenji” cuando sé que es un hecho que hay miles de personas a quienes les encantaría verme desnudo… —¿Cuánto tiempo tienes que sentarte aquí? —Adam mira hacia otro lado, frotándose los ojos con la mano libre. Kenji se sienta más recto. Agarra la cuchara sólo para sostenerla en el aire otra vez. —Deberías considerarte afortunado de que estoy sentado en tu mesa. Estoy haciéndote popular por asociación. Siento a Adam tensarse a mi lado y decido intervenir. —Oye, ¿podemos hablar de otra cosa? Kenji gruñe. Rueda sus ojos. Pone otra cucharada de desayuno en su boca. Estoy preocupada. Ahora que estoy prestando más atención, puedo ver el cansancio en los ojos de Adam, la pesadez en su frente, el conjunto rígido de sus hombros. No puedo evitar preguntarme qué está pasando. Qué no me está diciendo. Tiro de la mano de Adam un poco y se vuelve hacia mí. —¿Estás seguro de que estás bien? ―susurro. Me siento como si le estuviera preguntando la misma pregunta una y otra y otra vez. Sus ojos inmediatamente se suavizan, con aspecto cansado, pero un poco divertido. Su mano libera la mía debajo de la mesa sólo para descansarla en mi regazo, sólo para deslizarla por mi muslo, y estuve a punto de perder el control de mi vocabulario antes de que plantara un ligero beso en mi cabello. Trago duro, casi dejo caer el tenedor al suelo. Me toma un momento recordar que él en realidad no ha respondido mi pregunta. No es hasta que aparta la vista, mirando su comida, cuando finalmente asintiendo con la cabeza, dice: —Estoy bien. —Pero no estoy respirando y su mano todavía está trazando patrones en mi pierna. —¿Señorita Ferrars? ¿Señor Kent? Me siento tan rápido que golpeo mis nudillos bajo la mesa al sonido de la


 voz de Castillo. Hay algo en su presencia que me hace sentir como si fuera mi maestro, como si hubiera sido sorprendida portándome mal en clase. Adam, por otra parte, no parece remotamente asustado. Me aferro a los dedos de Adam cuando elevo mi cabeza. Castillo está de pie junto a la mesa y Kenji se va a depositar su plato en la cocina. Le da a Castillo palmadas en la espalda como si fueran viejos amigos y Castillo parpadea una cálida sonrisa a Kenji mientras pasa. —Ya regreso —grita Kenji por encima del hombro, torciendo hacia nosotros un parpadeante y excesivamente entusiasta pulgar hacia arriba—. Traten de no desnudarse delante de todos, ¿de acuerdo? Hay niños aquí. Me estremezco y miro a Adam, pero parece extrañamente centrado en su comida. No ha dicho una palabra desde que llegó Castillo. Decido responder por nosotros dos. Poniendo una sonrisa brillante. —Buenos días. Castillo asiente, toca la solapa de su chaqueta, su estatura es fuerte y equilibrada. Él me mira. —Sólo vine a saludar y verlos. Me siento muy feliz de ver que estás ampliando tu círculo de amigos, señorita Ferrars. —Oh. Gracias. Pero no puedo tomar crédito por esa idea —señalo—. Tú eres el que me dijo que me sentara con Kenji. La sonrisa de Castillo es un poco demasiado apretada. —Sí. Bueno —dice—, estoy feliz de ver que aceptaste mi consejo. Asiento con la cabeza a mi comida. Froto distraídamente mi frente. Adam parece que ni siquiera respira. Estoy a punto de decir algo, cuando Castillo me interrumpe. —Así que, señor Kent —dice—, ¿la señorita Ferrars te dijo que va a estar entrenando con Kenji ahora? Espero que ayudes con su progreso. Adam no contesta.


 Los soldados de Castillo entran. —En realidad pensé que podría ser interesante para ella trabajar contigo, también. Mientras yo esté allí para supervisar. Los ojos de Adam lo miran con atención. Alarmado. —¿De qué estás hablando? —Bien... —Castillo hace una pausa. Veo su mirada cambiando entre nosotros dos—. Pensé que sería interesante hacer algunas pruebas contigo y ella. Juntos. Adam se pone de pie tan rápido que casi se golpea la rodilla en la mesa. —Absolutamente no. —Señor Kent… —comienza Castillo. —No hay ninguna posibilidad en el infierno… —Es una elección que ella debe tomar… —No quiero hablar de esto aquí… Salto a mis pies. Adam parece dispuesto a poner algo al fuego. Sus puños están apretados a los lados, con los ojos entrecerrados en una mirada apretada, su frente está tensa, su cuerpo entero tiembla de energía y ansiedad. —¿Qué está pasando? —exijo. Castillo niega con la cabeza. No se está dirigiendo a mí cuando habla. ―Sólo quiero ver qué pasa cuando te toca. Eso es todo. —¿Está loco…? —Esto es para ella —continúa Castillo, su voz cuidadosa, extra calmada—. No tiene nada que ver con su progreso… ―¿Qué progreso? —corto.


 —Estamos tratando de ayudarla a averiguar cómo afectar a los organismos no vivientes —dice Castillo—. Los animales y los seres humanos que hemos descubierto… sabemos que un solo toque es suficiente. Las plantas no parecen tener en cuenta sus habilidades en absoluto. ¿Pero todo lo demás? Es… diferente. Ella no sabe cómo manejar esa parte todavía, y quiero ayudarla. Eso es todo lo que estamos haciendo —dice—. Ayudar a la señorita Ferrars. Adam da un paso más cerca de mí. —Si estás ayudándola a averiguar cómo destruir a los seres no vivos, ¿por qué me necesitas? Por un segundo, Castillo en realidad se ve derrotado. —Realmente no lo sé —dice—. La naturaleza única de su relación, es muy fascinante. Especialmente con todo lo que hemos aprendido hasta ahora, es… —¿Qué ha aprendido? —Salto de nuevo. —… totalmente posible —Sigue diciendo Castillo—, que todo está conectado de una manera que todavía no entienden. Adam parece convencido. Sus labios se presionan en una delgada línea. No parece como si quisiera responder. Castillo se vuelve hacia mí. Trata de sonar emocionado. —¿Qué te parece? ¿Te interesa? —¿Interesa? ―Miro a Castillo—. Ni siquiera sé de qué estás hablando. Y quiero saber por qué nadie responde a mis preguntas. ¿Qué has descubierto sobre Adam? —pregunto—. ¿Qué pasa? ¿Es algo malo? —Adam está respirando muy duro y tratando de no demostrarlo, y sus manos se siguen abriendo y cerrando—. Alguien, por favor, dígame lo que está pasando. Castillo frunce el ceño. Me está estudiando, confundido, sus cejas se juntan.


 —Señor Kent —dice, sin dejar de mirarme―, ¿entiendo que aún no ha compartido nuestros descubrimientos con la señorita Ferrars? —¿Qué descubrimientos? —Mi corazón se acelera duro ahora, con tanta fuerza que está empezando a doler. —Señor Kent… —Eso no es asunto suyo. —Adam se rompe. —Ella debe saber… —¡No sabemos nada todavía! —Sabemos lo suficiente. —Mentira. No hemos terminado aún… —Lo único que queda es ponerlos a prueba a ambos. Adam camina directamente en frente de Castillo, agarrando su bandeja de desayuno con un poco de excesiva fuerza. —Tal vez —dice con mucho, mucho cuidado—, en otro momento. Se da la vuelta para irse. Toco su brazo. Se detiene. Suelta su bandeja, gira en mi dirección. Hay menos de media pulgada entre nosotros y casi me olvido de que estamos parados en una habitación llena de gente. Su aliento es caliente y su respiración entrecortada y el calor de su cuerpo está derritiendo mi única sangre que salpica sobre mis mejillas. El pánico está haciendo volteretas a través de mis huesos. —Todo está bien —dice—. Todo va a estar bien. Te lo prometo. —Pero… —Te lo prometo —dice de nuevo, agarrando mi mano—. Te lo juro. Voy a arreglar esto…


 —¿Arreglar esto? —Creo que estoy soñando. Creo que me estoy muriendo—. ¿Arreglar qué? —Algo se está rompiendo en mi cerebro y algo está pasando sin mi permiso y estoy perdida, estoy tan perdida, tan confundida, me estoy ahogando en la confusión—. Adam, yo no comprend… —¿Quiero decir, en serio? —Kenji está haciendo su camino de regreso a nuestro grupo—. ¿Vas a hacer eso aquí? ¿Delante de todos? Debido a que estas tablas no son tan cómodas como se ven… Adam retrocede y golpea el hombro de Kenji en su salida. —No. Es todo lo que le oigo decir antes de que desaparezca.


Capítulo 6 

K



enji deja escapar un silbido. Castillo está gritando el nombre de Adam, pidiéndole que fuera más despacio, que hablara con él, para discutir las cosas de una manera racional. Adam nunca mira hacia atrás.

—Te dije que estaba molesto —murmura Kenji. —No está molesto. —Me oigo decir, pero las palabras se sienten distantes, desconectadas de mis labios. Me siento entumecida, como si mis brazos se hubieran cortado. ¿Dónde dejé mi voz?, no puedo encontrar mi voz, no puedo encontrar mi… —¡Aja! Tú y yo, ¿eh? —Kenji aplaude con sus manos—. ¿Estás lista para que tu trasero sea pateado? —Kenji. —¿Si? —Quiero que me lleves a donde quiera que fueron. Kenji me está mirando como si sólo le hubiera pedido que se pateara a él mismo en la cara. —Uh, sí, ¿qué tal un infiernos que no a esa petición? ¿Eso funciona para ti?


 Porque para mí me funciona. —Necesito saber qué está pasando. —Me dirijo a él, desesperada, sintiéndome estúpida—. Ya lo sabes, ¿no? Sabes lo que está mal… —Por supuesto que lo sé. —Cruza los brazos. Me mira—. Vivo con ese pobre diablo y prácticamente dirijo este lugar. Lo sé todo. —Así que, ¿por qué no me lo dices? Kenji, por favor… —Sí, bueno, eso no va a pasar, ¿pero sabes lo que voy a hacer? Te ayudaré a salir urgentemente de este comedor donde todo el mundo está escuchando todo lo que decimos. —Esta última parte, la dice en voz alta, mirando a su alrededor en la habitación, sacudiendo la cabeza—. Vuelvan a sus desayunos, gente. No hay nada que ver aquí. Es entonces cuando me doy cuenta del espectáculo que hemos hecho. Todos los ojos en la habitación están parpadeando ante mí. Intento una débil sonrisa y una onda nerviosa antes de permitir a Kenji sacarme de la habitación. —No hay necesidad de saludar a la gente, princesa. No es una ceremonia de coronación. —Él me detiene en uno de los muchos pasillos largos y con poca luz. —Dime lo que está pasando. —Tengo que parpadear varias veces antes de que mis ojos se acostumbren a la iluminación—. Esto no es justo… todo el mundo sabe lo que está pasando, excepto yo. Se encoge de hombros, se inclina con un hombro contra la pared. —No me corresponde a mí decirlo. Quiero decir, me gusta meterme con el chico, pero no soy un idiota. Me pidió que no dijera nada. Así que no voy a decir nada. —Pero, quiero decir, ¿él está bien? ¿Puedes decirme al menos si está bien? Kenji se pasa la mano por los ojos, exhala, molesto. Me dispara una mirada. Dice: —Muy bien, como, ¿alguna vez has visto a un choque de trenes? —Él no


 espera a que le responda—. Yo vi uno cuando era un niño. Era uno de esos trenes grandes y locos con mil millones de vagones enganchados todos juntos, totalmente descarrilado, la mitad explotó. Mierda, estaba en llamas y todo el mundo gritaba y tú acabas de conocer a personas que habían muerto o estaban a punto de morir y que realmente no quieres ver, pero no puedes mirar hacia otro lado, ¿sabes? —Él asiente con la cabeza. Se muerde el interior de la mejilla—. Eso es un poco como eso. Tu chico es un maldito choque de trenes. No puedo sentir mis piernas. —Quiero decir, no lo sé —sigue Kenji—. ¿Personalmente? Creo que está exagerando. Cosas peores han pasado, ¿verdad? Demonios, ¿no estamos oyendo cosas locas? Pero no, el señor Adam Kent no parece saberlo. Ni siquiera creo que él duerma más. ¿Y sabes qué? —añade, apoyándose—. Creo que está empezando a asustar a James un poco, y la verdad es que está empezando a cabrearme, porque ese chico es demasiado bueno y demasiado genial para tener que lidiar con el drama de Adam. Pero ya no estoy escuchando. Estoy imaginando el peor de los escenarios posibles, los peores resultados posibles. Cosas horribles, espantosas que todos terminan con Adam muerto de alguna manera miserable. Debe estar enfermo, o tiene que tener algún tipo de terrible aflicción, o algo que le hace hacer cosas que no puede controlar o oh, Dios, no. —Tienes que decirme. No reconozco mi propia voz. Kenji me está mirando, sorprendido, con los ojos abiertos, miedo genuino escrito a través de sus características y es entonces cuando me doy cuenta de que lo he clavado contra la pared. Mis 10 dedos se cerraron en su camisa, apreté los puños de tela en cada mano, y sólo puedo imaginar lo que debo parecerle a él en este momento. La parte más aterradora es que ni siquiera me importa. —Vas a decirme algo, Kenji. Tienes que hacerlo. Necesito saberlo. —Tú, uh —Se lame los labios, mira a su alrededor, ríe con una risa


 nerviosa—, ¿quieres dejarme ir, tal vez? —¿Me ayudarás? Se rasca detrás de la cabeza. Se encoge un poco. —¿No? Lo golpeo más duro contra la pared, reconozco una ráfaga de algún tipo salvaje de adrenalina quemándose en mis venas. Es extraño, pero me siento como si pudiera cavar a través de la tierra con las manos desnudas. Parece que sería fácil. Tan fácil. —Está bien… está bien… demonios. —Kenji está levantando sus brazos, respirando un poco rápido—. Sólo… qué tal si me dejas ir, y yo, eh, te llevaré a los laboratorios de investigación. —Los laboratorios de investigación. —Sí, ahí es donde hacen la prueba. Es el lugar donde hacemos todas nuestras pruebas. —¿Me llevaras si te dejo ir? —¿Vas a golpear mi cabeza contra la pared si no lo hago? —Probablemente —miento. —Entonces, sí. Te llevo. Maldita sea. Lo dejo caer y tropiezo hacia atrás, haciendo un esfuerzo para reponerme. Me siento un poco avergonzada, ahora que lo he dejado ir. Una parte de mí se siente como si hubiera sobre actuado. —Lo siento por eso —le digo—. Pero gracias. Te agradezco tu ayuda. —Trato de levantar la barbilla con un poco de dignidad. Kenji resopla. Me mira como si no tuviera idea de quién soy, como si no estuviera seguro de si debía reír o aplaudir o correr como el infierno en la dirección opuesta. Se frota la parte posterior de su cuello, ojos fijos en mi cara. No va a dejar de mirarme.


 —¿Qué? —pregunto. —¿Cuánto pesas? —Wow. ¿Es así como le hablas a todas las chicas que conoces? Eso explica muchas cosas. —Estoy cerca de ochenta y seis kilos —dice—. De músculo. Fijo la mirada en él. —¿Quieres un premio? —Bien, bien, bien —dice, ladeando la cabeza, una mínima insinuación de una sonrisa vacilante en su rostro—. Mira quién es el culo inteligente ahora. —Creo que te estás contagiando de mí —le digo. Pero él no sonríe más. —Escucha —dice—. No estoy tratando de halagarme a mí mismo por señalar esto, pero yo podría tirarte al otro lado de la habitación con mi dedo meñique. Tú pesas, como, menos que nada. Soy casi el doble de tu masa corporal. —Hace una pausa—. Entonces, ¿cómo diablos me arrinconaste contra la pared? —¿Qué? —Frunzo el ceño—. ¿De qué estás hablando? —Estoy hablando de ti —Me señala—, empujándome —Se señala a sí mismo—, contra la pared. —Señala a la pared. —¿Quieres decir que en realidad no podías moverte? —Parpadeo—. Pensé que tenías miedo que pudiera tocarte. —No —dice—. Juro que no podía moverme. Casi no podía respirar. —Estás bromeando. —¿Alguna vez has hecho esto antes? —No. —Estoy sacudiendo mi cabeza—. Me refiero a que no creo… —grito, mientras el recuerdo de Warner y su cámara de tortura se apresuran a la vanguardia de mi mente, tengo que cerrar los ojos ante el influjo de las


 imágenes. El más elemental recuerdo de ese acontecimiento es suficiente para hacerme sentir insoportablemente nauseabunda; ya puedo sentir mi piel romper a sudar frío. Warner estaba poniéndome a prueba, tratando de ponerme en una posición en la que me vería obligada a usar mi poder sobre un niño pequeño. Estaba tan horrorizada, tan furiosa que me estrellé contra la barrera de concreto para llegar a Warner, que estaba esperando en el otro lado. Lo había clavado contra la pared, también. Sólo que no me di cuenta que estaba intimidado por mi fuerza. Pensé que él tenía miedo de moverse porque me había acercado demasiado a tocarlo. Supongo que me equivoqué. —Sí —dice Kenji, señalando con la cabeza algo que hay que ver en mi cara—. Bueno. Eso es lo que pensé. Vamos a tener que recordar este chisme jugoso cuando lleguemos a nuestras sesiones de entrenamiento reales. —Me lanza una mirada cargada—. Cada vez que pase realmente. Estoy asintiendo, no le prestó atención. —Seguro. Bien. Pero primero, llévame a los laboratorios de investigación. Kenji suspira. Agita su mano con un arco y un florecer. —Después de ti, princesa.


Capítulo 7 

E



stamos arrastrándonos por una serie de corredores que nunca he visto antes.

Ya pasamos todos los salones comunes y alas, estamos incluso más allá de la sala de entrenamiento que normalmente ocupo, y por primera vez desde que estoy aquí, realmente presto atención a lo que me rodea. De repente, mis sentidos se sienten más nítidos, más claros; mi entero ser se siente como si una especie de corriente me llenara de nueva energía. Estoy eléctrica. Este escondite construido bajo tierra está lleno de cavernosos túneles y pasadizos interconectados; todos con suministros y electricidad, robados de las unidades secretas de almacenamiento pertenecientes a El Restablecimiento. Este espacio tiene un valor incalculable. Castillo nos dijo una vez que le tomó al menos una década diseñarlo, y una década más terminar de construirlo. Para entonces también había logrado reclutar a todos los demás miembros de este mundo subterráneo. Puedo entender por qué es tan implacable sobre la seguridad aquí abajo, el por qué no está dispuesto a dejar que le pase algo. Creo que yo también haría lo mismo. Kenji se detiene. Llegamos a lo que parece un callejón sin salida, lo que podría ser el final del Punto Omega.


 Kenji saca una tarjeta de acceso que no sabía que estaba escondiendo, y su mano busca torpemente un panel enterrado en la piedra. Abre el panel. Hace algo que no puedo ver. Desliza la tarjeta de acceso. Alcanza un interruptor. La pared entera retumba a la vida. Trozos se separan, moviéndose de su lugar hasta que revelan un agujero en la parte superior, lo suficientemente grande como para que nuestros cuerpos pasen después de trepar. Kenji me hace señas para que lo siga y me apresuro a escalar y pasar por el hueco, mirando hacia atrás para sentir el muro volviéndose a subir debajo de mí. Mis pies golpean el suelo al otro lado. Parece una cueva. Enorme, amplia, separada en tres secciones longitudinales. La sección media es la más estrecha y sirve como un pasillo; habitaciones cuadradas de vidrio encajan con las puertas de vidrio delgado que componen las secciones de la izquierda y la derecha. Todas tienen divisiones entre las habitaciones vecinas, todo es transparente. Hay un aura eléctrica que envuelve todo el espacio, cada cubo es luminoso, con luz blanca intermitente y maquinaria; zumbidos agudos y sordos de pulso de energía a través de las vastas dimensiones. Hay por lo menos veinte habitaciones aquí. Diez a cada lado, todas sin obstrucción de vista. Reconozco un número de caras del comedor aquí, algunos de ellos atados a las máquinas, agujas clavadas en sus cuerpos, monitores piteando algún tipo de información que no puedo entender. Puertas abriéndose y cerrándose, abriéndose y cerrándose; palabras y susurros y pasos, gestos y pensamientos a medio formar se acumulan en el aire. Aquí. Aquí es donde todo sucede. Castillo me dijo hace dos semanas, el día después de mi llegada, que tenía una muy buena idea de por qué somos como somos. Dijo que había estado investigando durante años.


 Investigando. Veo figuras corriendo, jadeando en lo que se asemejan a cintas de correr excesivamente rápidas. Veo a una mujer volver a cargar un arma de fuego en una habitación llena de armas y veo a un hombre emitiendo una llama azul brillante. Veo a una persona de pie en una cámara llena en nada más que agua y hay cuerdas apiladas y colgadas en los altos techos y todo tipo de líquidos, productos químicos, artilugios que no puedo nombrar y mi cerebro no deja de gritar y mis pulmones de contener fuego; es demasiado demasiado demasiado demasiado. Demasiadas máquinas, demasiadas luces, demasiadas personas en habitaciones, demasiadas personas tomando notas, hablando entre sí, mirando el reloj cada pocos segundos y empiezo a dar traspiés hacia adelante, mirando muy de cerca y no lo suficientemente cerca y lo oigo. Intento ignorarlo, pero apenas es contenido detrás de estas paredes de cristal grueso y ahí está otra vez. El sonido bajo y gutural de la agonía humana. Me golpea en la cara. Me apuñala justo en el estómago. Realización salta sobre mi espalda, estalla en mi piel y rastrilla como uñas en mi cuello. Me atraganto con la imposibilidad. Adam. Lo veo. Está aquí, en una de las habitaciones de vidrio. Sin camisa. Atado a una camilla, con los brazos y las piernas sujetas en su lugar, los cables de una máquina cercana pegados a sus sienes, frente y justo debajo de su clavícula. Cerrando sus ojos con fuerza, sus manos apretadas en puños, su mandíbula apretada, con la cara demasiado tensa por el esfuerzo de no gritar. No entiendo lo que están haciendo con él. No sé lo que está pasando, no entiendo por qué está pasando o por qué él necesita una máquina o por qué el monitor sigue parpadeando o pitando, alcanzo a ver que no puede moverse ni respirar, y estoy tratando de


 recordar mi voz, mis manos, mi cabeza y mis pies, y entonces él empieza a sacudirse. Se convulsiona en contra de las ataduras, tensándose contra el dolor hasta que sus puños golpean la acolchonada camilla y le oigo gritar de angustia y por un momento el mundo se detiene, todo se ralentiza, los sonidos son estrangulados, los colores se ven borrosos y el suelo parece que se mueve y creo que, wow, creo que de hecho voy a morir. Voy a morir o voy a matar a la persona responsable de esto. Es uno o lo otro. Ahí es cuando veo a Castillo. Castillo, de pie en la esquina de la habitación de Adam, mirando en silencio mientras un muchacho de dieciocho años sufre agonía mientras él no hace nada. Nada excepto mirar, tomar notas en su libreta, fruncir los labios cuando inclina la cabeza hacia un lado para echar un vistazo al pitido del monitor de la máquina. Y la idea es tan simple cuando se desliza en mi cabeza. Tan tranquilamente. Tan fácilmente. Así es, tan fácilmente. Voy a matarlo. —Juliette, no… Kenji me agarra por la cintura, sus brazos parecen bandas de hierro alrededor de mí y creo que estoy gritando, creo que estoy diciendo cosas que nunca me he escuchado a mí misma decir antes, y Kenji me susurra que me calme, diciendo: —Esto es exactamente porque no quería traerte aquí, no entiendes, no es lo que parece… Y decido que probablemente debería matar a Kenji, también. Sólo por ser un idiota. —SUÉLTAME. —Deja de darme patadas…


 —Voy a matarlo… —Sí, realmente deberías dejar de decir eso en voz alta, ¿de acuerdo? No te estás haciendo ningún favor… —¡SUÉLTAME, KENJI, O JURO POR DIOS…! —¡Señorita Ferrars! Castillo está de pie al final del pasillo, a pocos metros de la habitación de cristal de Adam. La puerta está abierta. Adam ya no está sacudiéndose, pero no parece estar consciente, tampoco. Rabia blanca y caliente. Es todo lo que sé ahora. El mundo se ve tan negro y blanco aquí, tan fácil de destruir y conquistar. Esta ira es como ninguna otra que haya vivido antes. Es una ira tan cruda, tan potente, que en realidad es calmante, como la sensación de que por fin ha encontrado su lugar, una sensación de que por fin está cómoda, mientras se asienta en mis huesos. Me he convertido en un molde de metal líquido, calor espeso y ardiente se distribuye por todo mi cuerpo y manos… especialmente en mis manos, envolviendo mis puños con una fuerza muy impresionante, una energía tan intensa, que creo que podría envolverme. Estoy mareada de la emoción de la misma. Podría hacer cualquier cosa. Cualquiera. Los brazos de Kenji me sueltan. No tengo que mirarlo para saber que está tambaleándose. Miedo. Confusión. Probablemente perturbación en su rostro. No me importa. —Así que aquí es donde has estado —le digo a Castillo, y estoy sorprendida por el frío, líquido tono de mi voz—. Esto es lo que has estado haciendo. Castillo se acerca y parece lamentarlo. Se ve asustado, sorprendido por algo que ve en mi cara. Trata de hablar y lo interrumpo.


 —¿Qué le has hecho? —exijo—. ¿Qué has estado haciéndole…? —Señorita Ferrars, por favor… —¡Él no es tu experimento! —exploto, y la calma se ha ido, la firmeza de mi voz se ha ido y estoy pronto tan inestable otra vez que casi no puedo controlar los temblores en mis manos—. ¿Crees que sólo lo puedes utilizar para tu investigación…? —Señorita Ferrars, por favor, tiene que calmarse… —¡No me digas que me calme! No puedo imaginar lo que debieron haberle hecho aquí experimentando con él, tratándolo como una especie de muestra.

abajo,

Lo están torturando. —No había esperado tener este tipo de reacción adversa de su parte sobre esta sala —dice Castillo. Él está tratando de ser conversacional. Razonable. Carismático, incluso. Esto hace preguntarme cómo me veo en estos momentos. Me pregunto si él me tiene miedo. —Pensé que entendía la importancia de la investigación que hacemos en el Punto Omega —dice—. Sin ella, ¿cómo podríamos esperar comprender nuestros orígenes? —Están haciéndole daño, ¡lo están matando! ¿Qué han hecho…? —Nada de lo que no haya pedido ser parte. —La voz de Castillo es seca y frunce sus labios y puedo ver su fachada empezar a agotarse—. Señorita Ferrars, si estás insinuando que lo he utilizado para mi experimentación personal, le recomiendo que eche un vistazo más de cerca a la situación — dice las últimas sílabas con demasiado énfasis, demasiado enojado, y me doy cuenta de que nunca lo he visto realmente enojado antes. —Sé que usted ha tenido dificultades aquí —continúa Castillo—. Sé que no está acostumbrada a verse a sí misma como parte de un grupo, y yo he hecho un esfuerzo por comprender de dónde podría venir su herencia, he tratado de ayudarla a adaptarse. ¡Sólo mire su alrededor! —Hace un gesto hacia las paredes de cristal y la gente detrás de ellas—. Somos todos


 iguales. ¡Estamos trabajando en el mismo equipo! No forcé a Adam a someterse a la experimentación. Simplemente estamos haciendo pruebas para ver dónde yacen sus habilidades sobrenaturales. No podemos saber a ciencia cierta lo que es capaz, hasta ponerlo a prueba. —Su voz baja una octava o dos—. Y no tenemos el lujo de esperar varios años hasta que accidentalmente descubra algo que podría ser útil a nuestra causa en este momento. Esto es extraño. Porque es como una cosa real, ira. La siento envolverse alrededor de mis dedos como si pudiera arrojársela a la cara. La siento enrollándose alrededor de mi columna vertebral, plantándose en mi estómago y dispersándose por mis piernas, brazos y mi cuello. Me está asfixiando. Asfixiándome porque necesita libertad, necesita ayuda. Lo necesita ahora. —Tú —le digo, difícilmente puedo escupir las palabras—, crees que eres mejor que El Restablecimiento, pero nos estás usando, experimentando con nosotros para avanzar en tu causa. —¡Señorita Ferrars! —ruge Castillo. Sus ojos parpadean brillante, demasiado brillante, y me doy cuenta que todo el mundo en este túnel subterráneo está mirándonos. Tiene sus brazos firmes a los costados y su mandíbula tiembla sin lugar a dudas, y siento la mano de Kenji en mi espalda antes de darme cuenta que la tierra está vibrando bajo mis pies. Las paredes de cristal están empezando a temblar y Castillo está justo en medio de todo, rígido, lleno de ira e indignación, y recuerdo que él tiene un nivel increíblemente avanzado de psicokinesis. Recuerdo que puede mover cosas con su mente. Levanta la mano derecha, con la palma extendida hacia fuera, y el panel de vidrio a unos pocos metros comienza a temblar, estremecerse, y me doy cuenta de que ni siquiera estoy respirando. —Usted no quiere verme más molesto. —La voz de Castillo es demasiado tranquila en comparación con sus ojos—. Si tiene un problema con mis métodos, con mucho gusto le invitamos a expresar sus reclamos de una


 manera racional. No voy a tolerar que me hable de tal manera. Mis preocupaciones por el futuro de nuestro mundo puede ser más de lo que pueda imaginar, pero no debe culparme a mí de su propia ignorancia. —Él relaja su mano derecha y el cristal deja de estremecerse justo a tiempo. —¿Mi ignorancia? —Estoy respirando con fuerza de nuevo—. ¿Crees que porque yo no entiendo por qué someterías a alguien a esto… —Agito una mano alrededor de la sala—, significa que soy ignorante? —Hey, Juliette, está bien —comienza Kenji. —Sácala de aquí —dice Castillo—. Llévala de regreso a su sala de entrenamiento. —Le lanza una mirada triste a Kenji—. Y tú y yo vamos a discutir esto más tarde. ¿En qué estabas pensando al traerla aquí? No está preparada para ver esto, apenas puede controlarse en este momento. Él tiene razón. No puedo manejarlo. No oigo nada excepto los sonidos de pitidos estridentes de máquinas en mi cabeza, no puedo ver nada excepto el cuerpo inerte de Adam tendido en un colchón delgado. No puedo dejar de imaginar lo que debió haber estado pasando, lo que ha tenido que soportar sólo para entender lo que yo soy, me doy cuenta que todo es culpa mía. Es mi culpa que esté aquí, es mi culpa que él esté en peligro, es mi culpa que Warner quiera matarlo y Castillo quiera ponerlo a prueba. Si no fuera por mí, él todavía estaría viviendo con James en una casa que no está destruida; él estaría a salvo, cómodo y libre del caos que he introducido en su vida. Yo lo traje aquí. Si nunca lo hubiera tocado nada de esto habría pasado. Él estaría sano y fuerte, no estaría sufriendo, escondiéndose, atrapado 50 metros bajo tierra. Él no pasaría sus días atado a una camilla. Es mi culpa mi culpa mi culpa mi culpa todo es culpa mía. Chasqueo. Me siento como si estuviera repleta de ramas y todo lo que tuviera que hacer fuera doblarme y todo mi cuerpo se rompería. Toda la culpa, la ira, la


 frustración, la agresión reprimida dentro de mí ha encontrado una salida y ahora no lo podía controlar. La energía me atraviesa con un vigor que nunca he sentido antes, y no lo pienso, sólo tengo que hacer algo, tengo que tocar algo, encrespo mis dedos y doblo mis rodillas y levanto mi brazo y le doy un puñetazo al suelo con mi puño derecho. El suelo bajo mis dedos se fisura, y ecos se incrementan a través de mi ser, rebotando a través de mis huesos hasta que mi cráneo gira y mi corazón es un péndulo golpeando mi caja torácica. Mi vista desvanece dentro y fuera de foco, y tengo que parpadear un centenar de veces para controlarme, sólo para ver una grieta crujiendo bajo mis pies, una fina línea astillando el suelo. Todo a mí alrededor está de repente fuera de balance. El suelo está gimiendo bajo el peso y las paredes de cristal se agrietan y las máquinas se mueven de su lugar, y el agua está saliéndose de la habitación que la contenía y todos… Todos… Todos están congelados del miedo, el horror y miedo en sus expresiones me parte. Caigo de espaldas, sosteniendo mi puño derecho contra mi pecho y trato de recordar que no soy un monstruo, no hace falta ser un monstruo, que no quiero lastimar a las personas, no quiero matar, que no quiero dañar a las personas y no está funcionando. Porque es una completa mentira. Porque así soy yo, tratando de ayudar. Miro a mí alrededor. Al suelo. A todo lo que he hecho. Y entiendo, por primera vez, que tengo el poder para destruir todo.


Capítulo 8

C

  astillo está inerte.

Su mandíbula está descolocada. Sus brazos flojos a los costados, los ojos muy abiertos, con preocupación y asombro y una astilla de intimidación y aunque mueve los labios, parece que no puede hacer un sonido. Siento que ahora podría ser un buen momento para saltar de un acantilado. Kenji me toca el brazo y me dirijo hacia él sólo para darme cuenta que estoy petrificada. Siempre he esperado que él y Adam y Castillo se den cuenta de que ser gentiles conmigo es un error, que va a terminar mal, que no soy digna de ello, que no soy nada más que una herramienta, un arma, un asesina encerrada. Pero toma mi puño derecho en la mano tan suavemente. Cuida de no tocar mi piel mientras quita el guante de cuero, ahora hecho jirones y se queda sin aliento al ver mis nudillos. La piel está rota y la sangre está por todas partes y no puedo mover mis dedos. Me doy cuenta de que estoy agonizando. Parpadeo y explotan las estrellas y una rabia nueva tortura a través de mis piernas con tanta prisa que puedo hablar más. Jadeo


 y el mundo desaparece


Capítulo 9

M

  i boca sabe a muerte.

Me las arreglo para hacer palanca para abrir los ojos e inmediatamente sentir la ira del infierno que rasga a través de mi brazo derecho. Mi mano ha sido vendada en tantas capas de gasa, que ha tomado mis cinco dedos inmóviles y me encuentro con que estoy agradecida por ello. Estoy tan cansada, que no tengo fuerzas para llorar. Parpadeo. Trato de mirar a mi alrededor, pero mi cuello está demasiado rígido. Dedos cepillan mi hombro y me descubro deseando exhalar. Parpadeo de nuevo. Una vez más. Una niña con la cara borrosa y fuera de foco. Vuelvo la cabeza para tener una mejor vista y parpadear parpadear parpadear un poco más. —¿Cómo te sientes? —susurra. —Estoy bien —le digo a falta de definición, pero creo que estoy mintiendo—. ¿Quién eres tú? —Soy yo —dice. Aún sin verla claramente puedo oír la amabilidad en su voz—. Sonya. Por supuesto.


 Sara, probablemente, está también. Debo estar en el ala médica. —¿Qué pasó? —pregunto—. ¿Cuánto tiempo he estado inconsciente? No responde y me pregunto si no me oyó. —¿Sonya? —Trato de mirarla a los ojos—. ¿Cuánto tiempo he estado durmiendo? —Has estado muy enferma —dice—. Tu cuerpo necesita tiempo. —¿Cuánto? —Mi voz baja a un susurro. —Tres días. Me siento, erguida y sé que voy a vomitar. Por suerte, Sonya anticipa mis necesidades. Un cubo aparece justo a tiempo para vaciar el contenido magro de mi estómago en ella y luego me agito en lo que no es mi vestido, sino una especie de bata de hospital y alguien está limpiando con un paño caliente y húmedo mi cara. Sonya y Sara se ciernen sobre mí, con paños calientes en sus manos, limpiando mis piernas desnudas, haciendo sonidos relajantes y me dicen que voy a estar bien, que sólo necesito descansar, que por fin estoy despierta el tiempo suficiente para comer algo, que no debo preocuparme porque no hay nada de qué preocuparme y que van a cuidar de mí. Pero entonces me miro más de cerca. Veo sus manos, tan cuidadosamente enfundadas en guantes de látex, me doy cuenta de la vía intravenosa pegada en mi brazo, me doy cuenta de la forma urgente pero cautelosa en que se acercan a mí y entonces me doy cuenta del problema. Los sanadores no me pueden tocar.


Capítulo 10 

E



llos nunca han tenido que lidiar con un problema como yo. Las lesiones siempre son tratadas por curanderos.

Pueden componer huesos rotos y reparar heridas de bala y revivir pulmones colapsados y sanar incluso los peores tipo de cortes, sé esto porque Adam tuvo que ser ingresado al Punto Omega en una camilla cuando llegamos. Él había sufrido a manos de Warner y sus hombres después de que escapáramos de la base militar y pensé que su cuerpo estaría marcado de por vida. Pero está perfecto. Nuevo. Llevó todo un día rearmarlo; fue como magia. Pero no hay medicinas mágicas para mí. No hay milagros. Sonya y Sara explican que debo de haber sufrido algún tipo de shock tremendo. Dicen que mi cuerpo se sobrecargó con sus propias habilidades y que es un milagro que incluso me las arreglara para sobrevivir. También piensan que mi cuerpo se ha quedado inconsciente el tiempo suficiente como para haber reparado los daños psicológicos, aunque yo no estoy tan segura de que sea verdad. Creo que llevaría mucho tiempo arreglar ese tipo de cosas. He estado psicológicamente dañada durante mucho tiempo. Pero al menos el dolor físico se ha calmado. Es poco más que un latido constante que soy capaz de ignorar por períodos cortos de tiempo.


 Recuerdo algo. —Antes —les digo���, en las habitaciones de tortura de Warner, y luego con Adam y la puerta de acero... nunca... ocurrió esto... nunca me dañé... —Castillo nos contó acerca de eso —me dice Sonya—. Pero irrumpir a través de una puerta o una pared es muy distinto a intentar dividir la tierra en dos. —Intenta dar una sonrisa—. Estamos muy seguros de que esto ni siquiera puede compararse a lo que hiciste antes. Esto fue demasiado fuerte... todos lo sentimos cuando ocurrió. En realidad pensamos que los explosivos se habían echado a perder. Los túneles —dice—, casi colapsan. —No. —Mi estómago se convierte en piedra. —Está bien —intenta consolarme Sara—. Lo controlaste a tiempo. No puedo contener el aliento. —Tú no podías haber sabido... —comienza Sonya. —Casi mato... casi los mato a todos ustedes... Sonya sacude la cabeza. —Tienes una increíble cantidad de poder. No es tu culpa. No sabías de lo que eras capaz. —Podría haberte matado. Podría haber matado a Adam... podría haber... — Mi cabeza gira rápidamente—. ¿Está aquí? ¿Adam está aquí? Las chicas me miran. Se miran la una a la otra. Escucho una garganta aclararse y me muevo bruscamente hacia el sonido. Kenji sale de la esquina. Hace un medio saludo, me ofrece una sonrisa torcida que no le llega a los ojos. —Lo siento —me dice—, pero tuvimos que mantenerlo fuera de aquí. —¿Por qué? —pregunto, pero me temo que sé la respuesta. Kenji se saca el pelo de los ojos. Considera mi pregunta.


 —Bueno. ¿Por dónde debería comenzar? —Cuenta con los dedos—. Después de que averiguó lo que ocurrió, intentó matarme, se puso como loco con Castillo, se negó a dejar el ala médica, y entonces... —Por favor —lo detengo. Cierro mis ojos con fuerza—. No importa. No lo hagas. Yo no puedo. —Tú preguntaste. —¿Dónde está? —Abro mis ojos—. ¿Está bien? Kenji se frota la nuca. Aparta la mirada. —Estará bien. —¿Puedo verlo? Kenji suspira. Se voltea hacia las chicas. Dice: —Oigan, ¿podemos tener un segundo a solas? — Y las dos de repente tienen apuro en irse. —Por supuesto —dice Sara. —No hay problema —dice Sonya. —Les daremos algo de privacidad —dicen a la vez. Y se van. Kenji agarra una de las sillas que estaban contra la pared y la acerca a mi cama. Se sienta. Apoya el tobillo de un pie sobre la rodilla del otro y se echa hacia atrás. Enlaza las manos detrás de su cabeza. Me mira. Me muevo en el colchón así estoy mejor sentada para verlo. —¿Qué es? —Tú y Kent necesitan hablar. —Oh. —Trago saliva—. Sí. Lo sé. —¿En serio?


 —Por supuesto. —Bien. —Asiente. Aparta la mirada. Con sus pies golpea el piso demasiado rápido. —¿Qué? —pregunto después de un momento—. ¿Qué es lo que no me estás diciendo? Sus pies dejan de zapatear pero no necesita encontrar mis ojos. Se cubre la boca con su mano izquierda. La deja caer. —Lo que controlaste allí fue una cosa loca. De repente me siento humillada. —Lo lamento, Kenji. Lo lamento tanto... no pensé que... no sabía... Él se voltea para verme y la mirada en sus ojos me deja en mi lugar. Está intentando leerme. Intentando entenderme. Intentando, me doy cuenta, decidir si puede confiar en mí. Si los rumores del monstruo en mí son verdaderos. —Nunca antes he hecho esto —me escucho susurrar—. Lo juro... no quise que eso ocurriera... —¿Estás segura? —¿Qué? —Es una pregunta. Una pregunta válida. —Nunca lo he visto tan serio—. Te traje aquí porque Castillo te quería. Porque pensó que podíamos ayudarte... pensó que podíamos proveerte de un lugar seguro para vivir. Alejarte de los imbéciles intentando usarte para su propio beneficio. Pero tú vienes aquí y ni siquiera parece que quieras ser parte de algo. No hablas con las personas. No haces ningún progreso con tu entrenamiento. Básicamente no haces nada. —Lo lamento, realmente... —Y entonces le creo a Castillo cuando dice que está preocupado por ti. Me dice que no estás adaptándote, que estás teniendo un momento difícil


 encajando. Que las personas escucharon cosas negativas acerca de ti y que no están siendo tan acogedores como deberían ser. Y yo debería patearme el culo por ello, pero siento lástima por ti. Así que le digo que lo ayudaré. Reordeno todo mi maldito programa sólo para ayudarte a lidiar con tus problemas. Porque creo que eres una chica amable que sólo es un poco incomprendida. Porque Castillo es el tipo más decente que he conocido y quiero ayudarlo. Mi corazón está latiendo con tanta fuerza que me sorprendo que no sangre. —Así que me estoy preguntando —me dice. Deja caer el pie que estaba descansando en su rodilla. Se inclina hacia delante. Apoya sus codos en sus muslos—. Me estoy preguntando si es posible que todo esto sea solo coincidencia. Quiero decir, ¿fue sólo una loca coincidencia que terminara trabajando contigo? ¿Yo? ¿Una de las muy pocas personas aquí que tiene acceso a esa habitación? ¿O fue coincidencia que te las arreglaras para amenazarme a que te llevara a los laboratorios de investigación? ¿Que tú, entonces, de alguna manera, accidentalmente, por casualidad, sin saberlo le diste un puñetazo al suelo que sacudió este lugar con tanta fuerza que todos pensamos que las paredes se desplomaban? —Me mira con dureza—. ¿Fue una coincidencia —dice—, que si lo hubieras mantenido por unos segundos más, todo este lugar hubiera colapsado? Mis ojos están estrechos, horrorizados, atrapados. Se echa hacia atrás. Baja la mirada. Presiona sus labios con dos dedos. —¿En serio quieres estar aquí? —pregunta—. ¿O sólo estás intentando derribarnos desde adentro? —¿Qué — jadeo—. No... —Porque o sabes exactamente lo que estás haciendo, y eres un infierno más engañosa de lo que pretendes ser, o verdaderamente no tienes ni pista de lo que estás haciendo y sólo tienes una suerte realmente de mierda. No lo he decidido. —Kenji, lo juro, yo nunca... n-nunca... —Tengo que contener las palabras para parpadear las lágrimas. Es agobiante, este sentimiento, de no saber


 cómo probar tu propia inocencia. Es mi vida entera repetida una y otra y otra vez, intentando convencer a las personas de que no soy peligrosa, que nunca quise herir a nadie, que no tenía intención de que las cosas resultaran de esta manera. Que no soy una mala persona. Pero nunca parece funcionar. —Lo lamento tanto —me ahogo, las lágrimas ahora fluyen rápido. Estoy tan disgustada conmigo misma. Intenté con tanta fuerza ser diferente, ser buena, y sólo fui y arruiné todo y perdí todo de nuevo y ni siquiera sé cómo decirle que está equivocado. Porque podría estar en lo cierto. Sabía que estaba enojada. Sabía que quería herir a Castillo y no me importaba. En ese momento, quería hacerlo. Con el enojo del momento, yo realmente, verdaderamente quería hacerlo. No sé lo que hubiera hecho si Kenji no hubiera estado allí para contenerme. No lo sé. No tengo idea. Ni siquiera entiendo de lo que soy capaz. ¿Cuántas veces, escucho una vez susurrar en mi cabeza, cuántas veces te disculparás por quien eres? Escucho a Kenji suspirar. Se mueve en su asiento. No me atrevo a levantar mis ojos. —Tenía que preguntar, Juliette. —Kenji suena incómodo—. Lamento que estés llorando pero no voy a disculparme por preguntar. Es mi trabajo estar constantemente pensando en nuestra seguridad, y eso significa que tengo que mirar cada ángulo posible. Nadie sabe aún lo que puedes hacer. Ni siquiera tú. Pero continúas intentando actuar como si de lo que eres capaz no es un gran problema, y no está ayudando nada. Necesitas dejar de intentar pretender que no eres peligrosa. Levanto la mirada demasiado rápido. —Pero yo no... n-no estoy intentando herir a nadie... —Eso no importa —dice, poniéndose de pie—. Las buenas intenciones son geniales, pero no cambian los hechos. Eres peligrosa. Mierda, eres


 siniestramente peligrosa. Más peligrosa que yo y todos los demás aquí. Así que no me pidas que actúe como si ese conocimiento, de por sí, no es una amenaza para nosotros. Si vas a quedarte aquí —me dice—, tienes que aprender a cómo controlar lo que eres, cómo contenerlo. Tienes que lidiar con quien eres y tienes que averiguar cómo vivir con ello. Al igual que el resto de nosotros. Tres golpes en la puerta. Kenji aún está mirándome. Esperando. —De acuerdo —susurro. —Y tú y Kent necesitan resolver su drama lo antes posible —agrega, justo cuando Sonya y Sara entran en la habitación—. No tengo el tiempo, la energía, o el interés para lidiar con tus problemas. Me gusta meterme contigo de vez en cuando porque, bueno, enfrentémoslo —se encoge de hombros—, el mundo se está yendo al infierno y supongo que si voy a ser asesinado a tiros antes de los veinticinco, al menos antes me gustaría recordar lo que es reír. Pero eso no me hace tu payaso o tu niñera. Al final del día me importa una mierda si tú y Kent van en serio. Tenemos un millón de cosas de las que preocuparnos aquí, y menos que ninguna de ellas involucra su vida amorosa. —Una pausa—. ¿Está claro? Asiento, no confiando en mí misma para hablar. —¿Así que estás dentro? —dice. Otro asentimiento. —Quiero escucharte decirlo. Si estás dentro, estás adentro por completo. No más sentimiento de lástima por ti misma. No más sentarse en la sala de entrenamiento todo el día, llorando porque no puedes romper un tubo de metal... —¿Cómo sab... —¿Estás dentro? —Estoy dentro —le digo—. Estoy dentro. Lo juro.


 Él toma un profundo respiro. Se pasa una mano por su pelo. —Bien. Encuéntrame fuera del comedor mañana a las seis. —Pero mi mano... Rechaza con la mano mis palabras. —Tu mano, nada. Estarás bien. Ni siquiera te rompiste algo. Arruinaste tus nudillos y tu cerebro enloqueció un poco y básicamente te quedaste dormida por tres días. No llamo a eso una lesión —dice—. Llamo a eso unas malditas vacaciones. —Se detiene a considerar algo—. ¿Tienes alguna idea de cuánto tiempo ha pasado desde que me ido de vacaciones? —¿Pero no vamos a entrenar? —lo interrumpo—. No puedo hacer nada si mi mano está cubierta, ¿o sí? —Confía en mí. —Ladea la cabeza—. Estarás bien. Esto... va a ser un poco diferente. Lo miro. Espero. —Puedes considerarlo tu bienvenida oficial a Punto Omega —dice. —Pero... —Mañana. A las seis. Abro mi boca para hacer otra pregunta pero presiona sus labios con un dedo, me ofrece un saludo de dos dedos, y camina hacia la salida justo cuando Sonya y Sara se dirigen a mi cama. Observo mientras se despide de ambas, gira sobre un pie, y sale por la puerta. Seis de la mañana.


Capítulo 11 

E



cho un vistazo al reloj de la pared y me doy cuenta de que sólo son las 2:00 de la tarde. Lo que significa que faltan 16 horas para las 6 de la mañana.

Lo que significa que tengo un montón de horas para llenar. Lo que significa que tengo que vestirme. Porque tengo que salir de aquí. Y realmente necesito hablar con Adam.

 —¿Juliette? Salgo de mi ensimisamiento de nuevo al momento presente para encontrar a Sonya y Sara mirándome. —¿Te podemos traer algo? —preguntan—. ¿Te sientes lo suficientemente bien como para salir de la cama? Pero miro de un par de ojos a otro y viceversa, y en vez de responder a sus preguntas, siento una sensación agobiante de vergüenza excavando en mi alma y no puedo dejar de volver a otra versión de mí misma. Una niña


 asustada que quiere seguir doblada por la mitad, hasta que no pueda ser encontrada más. Sigo diciendo: —Lo siento, lo siento, lo siento por todo, por todo esto, por todos los problemas, por todo el daño, de verdad, estoy tan, tan triste... Me oigo seguir y seguir y seguir y no puedo hacerme parar. Es como un botón en mi cerebro que se activa, como si hubiera desarrollado una enfermedad que me obligara a pedir perdón por todo, por existir, por querer más de lo que me han dado, y no puedo parar. Es lo que hago. Siempre me estoy disculpando. Siempre pidiendo disculpas. Por lo que soy y lo que nunca quise ser y este cuerpo en el que nací, este ADN que nunca pedí, esta persona que no puedo cambiar. Diecisiete años que he dedicado a tratar de ser diferente. Todos los días. Tratando de ser alguien para alguien más. Y no parece que importe. Pero entonces me doy cuenta de que están hablándome. —No hay nada de qué disculparse... —Por favor, no pasa nada... Ambas están tratando de hablar conmigo, pero Sara está más cerca. Me atrevo a mirarla a los ojos y me sorprende ver lo suaves que son. Suaves y verdes y bizquean de tanto sonreír. Se sienta en el lado derecho de mi cama. Acaricia mi brazo desnudo con su guante de látex, sin miedo. Inquebrantable. Sonya se encuentra justo al lado de ella, mirándome como si estuviera preocupada, como si estuviera triste por mí, y yo no tengo tiempo para pensar en ello porque estoy distraída. Huelo el aroma de jazmín que llena el ambiente, tal como lo hizo la primera vez que entré aquí dentro. Cuando llegamos por primera vez al Punto Omega. Cuando Adam fue herido. Muriendo.


 Se estaba muriendo y le salvaron la vida. Estas dos chicas en frente de mí. Le salvaron la vida y he vivido con ellas durante dos semanas y me doy cuenta, en ese momento, exactamente lo egoísta que he sido. Así que decido probar un nuevo juego de palabras. —Gracias —susurro. Me siento empezar a enrojecer y me pregunto por mi incapacidad para liberar palabras y sentimientos. Me pregunto por mi incapacidad para bromas fáciles, conversación fluida, palabras vacías para llenar los momentos difíciles. No tengo un armario lleno de muletillas listas para insertar en los comienzos y los finales de frases. No sé cómo ser un verbo, adverbio, cualquier tipo de modificación. Soy un sustantivo hasta la médula. Rellena de tanta gente, lugares, cosas e ideas que no sé cómo salir de mi propio cerebro. Cómo iniciar una conversación. Quiero confiar, pero me asusta hasta los huesos. Pero entonces recuerdo mi promesa a Castillo y mi promesa a Kenji y mis preocupaciones sobre Adam, y creo que tal vez debería correr el riesgo. Tal vez debería tratar de encontrar un nuevo amigo o dos. Y pienso en lo maravilloso que sería tener amistad con una chica. Una chica, igual que yo. Nunca he tenido una antes. Por eso, cuando Sonya y Sara sonríen y me dicen que están "dispuestas a ayudar", y que están aquí "en cualquier momento", y que siempre están alrededor si "necesito alguien con quien hablar" les digo que me encantaría. Les digo que realmente lo agradecería. Les digo que me encantaría tener una amiga con quien hablar. Tal vez algún día.


Capítulo 12  

—V

amos a volver a ponerte tu ropa —me dice Sara.

El aire aquí es fresco y frío y a menudo húmedo, los vientos invernales implacables azotan el mundo por encima de nuestras cabezas hacia la sumisión. Incluso en mi traje siento el frío, especialmente pronto por la mañana, especialmente en estos momentos. Sonya y Sara me están ayudando a salir de este vestido del hospital de nuevo en mi uniforme normal y estoy temblando en mi piel. Sólo una vez que cierran la cremallera el material comienza a reaccionar a la temperatura de mi cuerpo, pero sigo siendo tan débil por estar en cama durante tanto tiempo, que estoy luchando para mantenerme en pie. —Realmente no necesito una silla de ruedas —le digo a Sara por tercera vez—. Muchas gracias, realmente lo aprecio. Y-yo —tartamudeo—, tengo que conseguir que la sangre fluya por mis piernas. Tengo que ser fuerte de pie. —Tengo que ser fuerte, punto. Castillo y Adam me están esperando en mi habitación. Sonya me dijo que mientras estaba hablando con Kenji, ella y Sara fueron a notificar a Castillo que estaba despierta. Así que. Ahora están allí. Esperan por mí. En la habitación que comparto con Sonya y Sara. Y tengo tanto miedo de lo que va a suceder, que me preocupa que convenientemente pueda olvidar cómo llegar a mi habitación. Porque estoy bastante segura de que lo que estoy a punto de escuchar no va a ser bueno.


 —No puedes caminar de regreso a la habitación sola —dice Sara—. Difícilmente puedes estar parada en sola. —Estoy bien —insisto. Trato de sonreír—. En realidad, debería ser capaz de manejar todo el tiempo que puedo estar cerca de la pared. Estoy seguro de que voy a estar de vuelta a la normalidad tan pronto como comience a moverme. Sonya y Sara se miran la una a la otra antes de examinarme. —¿Cómo está tu mano? —preguntan al mismo tiempo. —Está bien —les digo, esta vez con más insistencia—. Se siente mucho mejor. En serio. Muchas gracias. Los cortes están prácticamente curados y realmente puedo mover mis dedos ahora. Inspecciono el nuevo y más delgado vendaje que han envuelto a través de mis nudillos. Las chicas me explicaron que la mayor parte del daño era interno; parece que traumaticé cualquier hueso invisible de mi cuerpo responsable de mi maldito “don”. —Está bien. Vamos —dice Sara, sacudiendo la cabeza—. Te seguimos de vuelta a la habitación. —No, por favor, está bien... —Trato de protestar, pero ya están agarrando mis brazos y soy demasiado débil para defenderme—. Esto no es necesario.. —No seas ridícula —dicen a coro. —No quiero que tengan que pasar por la molestia... —No seas ridícula —dicen a coro otra vez. —Yo, yo, no realmente... —Pero ya me están guiando fuera de la habitación y en el pasillo y estoy cojeando entre ellas—. Les prometo que estoy bien — les digo—. Realmente. Sonya y Sara comparten una mirada cargada antes de sonreírme, no sin amabilidad, pero hay un silencio incómodo entre nosotras a medida que avanzamos a través de los pasillos. Veo a la gente que camina junto a nosotros e inmediatamente aparto la cabeza. No quiero hacer contacto visual


 con nadie en estos momentos. Ni siquiera puedo imaginar lo que deben haber oído hablar del daño que he causado. Sé que he logrado confirmar la totalidad de sus peores temores acerca de mí. —Sólo tienen miedo de ti porque no te conocen —dice Sara en voz baja. —En realidad —añade Sonya—, nosotras apenas te conocemos y creemos que eres genial. Me sonrojo furiosamente, preguntándome por qué la vergüenza siempre se siente como agua helada en mis venas. Es como si todas mis entrañas se estuvieran congelando a pesar de que mi piel está muy caliente muy caliente. Odio esto. Odio este sentimiento. Sonya y Sara se detienen abruptamente. —Aquí estamos —dicen a la vez. Estamos en frente de nuestra puerta del dormitorio. Trato de desengancharme de sus brazos, pero me detienen. Insisten en quedarse conmigo hasta que estén seguras de que he conseguido entrar segura en el interior. Así que me quedo con ellas. Y llamo a mi propia puerta, porque no estoy segura de qué más hacer. Una vez. Dos veces. Estoy esperando unos segundos, a sólo unos minutos de que el destino conteste, cuando me doy cuenta del impacto total de la presencia de Sonya y Sara a mi lado. Me están ofreciendo sonrisas que se supone que me están animando, apoyando, reforzando. Están tratando de prestarme su fuerza porque saben que estoy a punto de enfrentar algo que no va a hacerme feliz. Y este pensamiento me hace feliz.


 Aunque sólo sea por un momento fugaz. Porque, vaya, me imagino que esto es lo que se siente al tener amigos.

 —Señorita Ferrars. Castillo abre la puerta sólo lo suficiente para que pueda ver su rostro. Asiente con la cabeza hacia mí. Mira abajo a mi mano herida. Sostiene mi cara. —Muy bien —dice, sobre todo a sí mismo—. Bien, bien. Me alegra ver que estás haciendo mejor —Sí. —Me las arreglo para decir—. Yo... grac.. gracias... yo —Chicas —dice a Sonya y Sara. Les ofrece una sonrisa brillante y genuina—. Gracias por todo lo que han hecho. Me la llevo de aquí. Ellas asienten. Me aprietan los brazos una vez antes de dejarme ir y me balanceo por un segundo antes de encontrar mi equilibrio. —Estoy bien —les digo en un intento de convencerme—. Voy a estar bien. Asienten nuevamente. Se despiden con las manos, sólo un poco, a medida que se dan la vuelta. —Entra —me dice Castillo.


Capítulo 13

1

  litera en un lado de la pared. 1 cama individual en el otro lado. Eso es todo lo compone a esta sala.

Eso, y Adam, que está sentado en mi cama, con los codos apoyados en las rodillas, con el rostro entre sus manos. Castillo cierra la puerta detrás de nosotros, y Adam se sorprende. Se levanta de un salto. —Juliette —dice, pero no me mira, él está mirando todo de mí. Sus ojos buscan mi cuerpo como si quisiera asegurarse de que se encuentra intacta, con los brazos y las piernas y todo lo demás. Sólo cuando llega a mi rostro es que nuestras miradas se encuentran; me paseo en el mar azul de sus ojos, empiezo a bucear y me ahogo. Siento como si alguien me hubiera dado un golpe en mis pulmones, arrebatándome todo el oxígeno. —Por favor, toma asiento, señorita. Ferrars. —Castillo hace gestos a la litera de abajo, la de Sonya, la cama justo enfrente de donde Adam está sentado. Me voy acercando lentamente, tratando de controlar los mareos, las náuseas que siento. Mi pecho sube y baja muy rápido. Dejo caer mis manos en mi regazo. Siento la presencia de Adam en esta habitación como un verdadero peso en mi pecho, pero en su lugar, elijo estudiar el cuidadoso envoltorio de mi nuevo vendaje de gasa, tensado en los nudillos de mi mano derecha, porque soy demasiado cobarde para mirar hacia arriba. No quiero nada más que ir


 hacia él, que me abrace, que me transporte de nuevo a los pocos momentos de felicidad que he conocido en mi vida, pero hay algo que roe mi corazón, raspando en mi interior, que me dice que algo está mal y que probablemente es mejor que me quede exactamente donde estoy. Castillo está de pie en el espacio entre las camas, entre yo y Adam. Mirando hacia la pared, con las manos detrás de su espalda. Su voz es tranquila, cuando dice: —Estoy muy, muy decepcionado por tu comportamiento, señorita Ferrars. Caliente y terrible vergüenza se arrastra hasta mi cuello y fuerza mi cabeza de nuevo. —Lo siento —le susurro. Castillo toma una respiración profunda. Exhala muy lentamente. —Tengo que ser franco contigo—dice—, y admitir que no estoy preparado para hablar de lo sucedido aún. Todavía estoy demasiado alterado para ser capaz de hablar sobre el asunto con calma. Tus acciones —dice—, fueron infantiles. Egoísta. ¡Desconsiderada! El daño que causaste, los años de trabajo que se gastaron en la construcción y la planificación de esa habitación, ni siquiera puedo comenzar a decirte... Se detiene, y traga con fuerza. —Eso va a ser un tema —dice constantemente—, para otro momento. Tal vez sólo entre nosotros dos. Pero yo estoy aquí porque el señor Kent me pidió que estuviera aquí. Miro hacia arriba. Miro a Castillo. Miro a Adam. Adam parece que quiere correr. Yo decido que no puedo esperar más. —Usted ha aprendido algo de él —digo, y es menos una cuestión de lo que es un hecho. Es tan obvio. No hay otra razón por la que Adam traería a Castillo aquí a hablar conmigo. Algo terrible ha ocurrido. Algo terrible está a punto de suceder.


 Lo puedo sentir. Adam me está mirando ahora, sin parpadear, con las manos formando puños haciendo presión en sus muslos. Se ve nervioso, asustado. No sé qué hacer, excepto mirar hacia él. No sé cómo ofrecerle comodidad. No sé ni cómo sonreír en estos momentos. Me siento como si estuviera atrapada en alguna historia. Castillo asiente con la cabeza, una vez, lentamente. Dice: —Sí. Sí, hemos descubierto la naturaleza intrigante de la capacidad del señor Kent. —Camina hacia la pared y se apoya en ella, lo que me permite tener una visión más clara de Adam—. Creemos saber por qué él es capaz de tocarte, señorita Ferrars. Adam se aleja, presionando uno de sus puños en su boca. Su mano parece estar temblando; pero él, por lo menos, parece estar haciéndolo mejor que yo. Por qué ahora mismo mis entrañas están gritando, mi cabeza está en llamas y el pánico aprieta mi garganta, causándome asfixia hasta la muerte. Las malas noticias no ofrecen devoluciones una vez recibidas. —¿Y qué es? —Fijo mis ojos en las piedras del suelo y empiezo un recuento de los sonidos, las grietas, y nada. 1 2, 3, 4 1 2, 3, 4 1 2, 3, 4 —Él... puede desactivar cosas —me dice Castillo. 5, 6, 7, 8 millones de veces, parpadeo confusa. Todos mis números de estrellan contra el suelo; sumar, restar, multiplicar y dividir.


 —¿Qué? —pregunto. Esta noticia está mal. Esta noticia no suena horrible en absoluto. —El descubrimiento fue absolutamente accidental, en realidad —explica Castillo—. No estábamos teniendo mucha suerte con algunas de las pruebas que habíamos estado realizando. Pero un día estaba en medio de un ejercicio de entrenamiento, y el señor Kent trataba de llamar mi atención. Me tocó el hombro. Espero a que continúe. —Y... de repente —dice Castillo, sacando un suspiro—, no podía moverme. Era como si, como si en el interior de mi cuerpo un cable hubiera sido cortado. Lo sentí de inmediato. Quería mi atención; y sin darse cuenta me apaga, en un intento de redirigir mi atención. Nunca había visto algo parecido. —Niega con la cabeza—. Hasta ahora hemos estado trabajando con él para ver si puede controlar su habilidad a voluntad. Y —agrega Castillo, emocionado—, queremos ver si es capaz de proyectar. —Verás, el señor Kent no tiene que ponerse en contacto con la piel... yo llevaba mi chaqueta cuando me tocó el brazo. Así que esto significa que ya está proyectando, aunque sólo sea un poco. Y creo que, con un poco de trabajo, va a ser capaz de extender su don a un área mucho mayor. No tengo ni idea de lo que eso significa. Trato de encontrar los ojos de Adam, quiero que me diga estas cosas él mismo, pero no eleva la mirada. Porque no hablará y no lo entiendo. Esto no parece ser una mala noticia. De hecho, suena muy bien, lo cual no puede ser correcto. Me dirijo a Castillo. —Así que Adam puede hacer que el poder de otra persona, su don, sea lo que sea, ¿simplemente puede hacer que se detenga? ¿Él puede apagarlo? —Parece ser de esa forma, sí. —¿Has probado esto en alguien más? Castillo se veía ofendido. —Por supuesto que sí. Lo hemos probado en todos los miembros dotados en


 Punto Omega. Pero hay algo que no tiene sentido. —¿Qué pasó cuando llegó? —pregunto—. ¿Y él se lesionó? ¿Y las chicas fueron capaces de curarlo? ¿Por qué no cortar sus habilidades? —Ah. —Castillo asiente. Aclara la garganta—. Sí. Muy astuto, señorita Ferrars. —Camina la longitud de la habitación—. Esto... es aquí donde la explicación se hace un poco difícil. Después de mucho estudio, hemos podido concluir que su habilidad es una especie de... mecanismo de defensa. Uno que todavía no sabe cómo controlar. Es algo que ha estado trabajando en piloto automático durante toda su vida, a pesar de que sólo funciona para desactivar otras habilidades sobrenaturales. Si alguna vez hubo un riesgo, si el señor Kent estuvo alguna vez en alguna situación de peligro, en cualquier situación en la que su cuerpo estaba en estado de alerta, sentirse amenazado o en riesgo de lesión, su capacidad debió activarse automáticamente.... Se detiene. Me mira. Realmente me mira. —Cuando se conocieron por primera vez, por ejemplo, el señor Kent estaba trabajando como soldado en guardia, siempre consciente de los riesgos en su entorno. Se encontraba en un estado constante de electricum... un término que usamos para definir cuando nuestra energía está “activada”, por así decirlo, porque siempre estaba en un estado de peligro. —Castillo mete las manos en los bolsillos de su chaqueta—. Una serie de pruebas han demostrado además que su temperatura corporal se eleva cuando está en un estado de electricum... sólo un par de grados más alta de lo normal. Su temperatura corporal elevada indica que está trabajando con más energía de lo habitual para mantenerlo. Y, en definitiva —dice Castillo—, este esfuerzo constante es lo que ha estado agotándolo. El debilitamiento de sus defensas, su sistema inmunológico, su auto... control. Su temperatura corporal elevada. Es por eso que la piel de Adam fue siempre tan caliente cuando estábamos juntos. ¿Por qué era siempre tan intenso cuando estaba conmigo? Su capacidad está trabajando para luchar contra las mías. Su energía estaba trabajando para desactivar las mías.


 Lo estaba agotando. Debilitando sus defensas. Oh. Dios. —Su relación física con el señor Kent —dice Castillo—, en verdad, no es asunto mío. Pero debido a la naturaleza única de sus dones, ha sido de gran interés para mí en un nivel puramente científico. Pero usted debe saber, señorita Ferrars, que a pesar de que estos nuevos desarrollos, sin duda me fascinan, disfruto absolutamente de ellos. Usted ha dejado claro que no piensa bien de mi carácter, pero debe saber que nunca encontraría la alegría en sus problemas. Mis problemas. Mis problemas han llegado elegantemente tarde a esta conversación, bestias desconsideradas que son. —Por favor —le susurro—. Por favor, dime cuál es el problema. Hay un problema, ¿no? Algo está mal. —Miro a Adam, pero él sigue mirando lejos, a la pared, a todo menos a mi cara, y me siento levantándome, tratando de llamar su atención—.¿Adam? ¿Sabes tú? ¿Sabes de lo que está hablando? Por favor... —Señorita Ferrars —dice Castillo rápidamente—, te ruego que te sientes. Sé que debe ser difícil para ti, pero tienes que dejarme terminar. Le he pedido al señor Kent no hablar hasta que yo haya terminado de explicarlo todo. Alguien tiene que entregar esta información de una manera clara, racional, y me temo que él no está en condiciones de hacerlo. Me siento de nuevo en la cama. Castillo deja escapar un suspiro. —Trajiste un excelente punto anterior... sobre por qué el señor Kent fue capaz de interactuar con nuestras gemelas sanadoras cuando llegó por primera vez. Pero era diferente con ellas —dice Castillo—. Estaba débil, sabía que necesitaba ayuda. Y su cuerpo no podía negar ese tipo de atención médica. Era vulnerable y por lo tanto incapaz de defenderse por sí mismo, incluso si quisiera. La última parte de su energía se agotó cuando


 llegó. Se sentía seguro y fue en busca de ayuda, su cuerpo estaba fuera de peligro inmediato y por lo tanto sin miedo, no estaba preparado para una estrategia defensiva. Castillo mira hacia arriba. Me mira a los ojos. —El señor Kent ha comenzado a tener un problema similar contigo. —¿Qué? —digo sin aliento. —Me temo que no sabe cómo controlar sus habilidades aún. Es algo que estamos esperando que podamos trabajar, pero va a tomar mucho tiempo, una gran cantidad de energía y concentración. —¿Qué quieres decir con —Me oigo preguntar, mis palabras cargadas de pánico— que ya ha comenzado a tener un problema similar conmigo? Castillo toma un respiro pequeño. —Parece que es más débil cuando está contigo. Cuanto más tiempo pasa en tu compañía, menos se siente amenazado. Y cuanto más... intima contigo — dice Castillo, mostrándose claramente incómodo—, menos control tiene sobre su cuerpo. —Una pausa—. Él es demasiado abierto, demasiado vulnerable contigo. Y en poco tiempo, sus defensas han ido cayendo, ya ha sentido el dolor distintivo asociado con el contacto. Ahí está. Ahí está mi cabeza, tirada en el suelo, agrietada, abierta, mi cerebro se derrama por todas partes y yo no puedo, no puedo ni siquiera estar sentada aquí, golpeada, entumecida, un poco mareada. Horrorizada. Adam no es inmune a mí. Adam tiene que trabajar para defenderse contra mí y yo le estoy cansado. Estoy haciendo que enferme, debilito su cuerpo y si alguna vez se pierde de nuevo. Si alguna vez olvida. Si alguna vez se equivoca o pierde el foco o se vuelve muy consciente del hecho de que está usando su don para controlar lo que podría hacer...


 Yo podría hacerle daño. Yo podría matarlo.


Capítulo 14

C

  astillo está mirándome. Esperando mi reacción.

No he sido capaz de decir algo coherente el tiempo suficiente para encadenar una oración. —Señorita Ferrars —dice, apresurándose al hablar ahora—, estamos trabajando con el señor Kent para ayudarle a controlar sus habilidades. Va a entrenar, igual que tú, para aprender cómo emplear este elemento particular de lo que él es. Pasará algo de tiempo hasta que podamos estar seguros de que estará seguro contigo, pero estará todo bien, te aseguro... —No. —Me pongo de pie—. No, no, no, no, no. —Me muevo hacia los lados—. NO. Estoy mirando mis pies y mis manos y estas paredes y quiero gritar. Quiero correr. Quiero caer de rodillas. Quiero maldecir al mundo por maldecirme, por torturarme, por arrebatarme la única cosa buena que he conocido jamás y voy dando tumbos hacia la puerta, en busca de una salida, para escapar de esta pesadilla que es mi vida y que… —Juliette… por favor… El sonido de la voz de Adam detiene mi corazón. Me obligo a mí misma a darme la vuelta. Para enfrentarle. Pero en el momento en el que encuentra mis ojos, su boca se cierra de golpe. Su brazo está extendido hacia mí,


 intentando detenerme desde tres metros de distancia y quiero llorar y reír al mismo tiempo, por la terrible hilaridad de todo esto. Él no me tocará. No le permitiré tocarme. Nunca más. —Señorita Ferrars —dice Castillo suavemente—. Estoy seguro de que es difícil de digerir en este momento, pero ya te he dicho que no es permanente. Con el suficiente entrenamiento… —Cuando me tocas —le pregunto a Adam, mi voz quebrada—, ¿es un esfuerzo para ti? ¿Te agota? ¿Te agota tener que estar constantemente luchando conmigo y con lo que yo soy? Adam intenta responder. Intenta decir algo, pero en cambio no dice nada y sus palabras no dichas son mucho peor. Me giro en la dirección de Castillo. —Eso es lo que dijiste, ¿no es así? —Mi voz es incluso más inestable ahora, demasiado cerca de las lágrimas—. Que él está usando su energía para extinguir la mía, y que si alguna vez olvida, si alguna vez se de… deja llevar o se muestra de… demasiado vulnerable, yo podría hacerle daño, que ya le he hecho realmente daño… —Señorita Ferrars, por favor… —¡Sólo responde la pregunta! —Bueno, sí —dice—, por ahora, al menos, eso es todo lo que sabemos… —Oh, Dios, yo… yo no puedo… —Me tropiezo de nuevo para llegar a la puerta, pero mis piernas aún están débiles, mi cabeza aún está girando, mis ojos están borrosos y el mundo se lava de todo su color cuando siento unos familiares brazos envolverse alrededor de mi cintura, tirando de mí hacia atrás. —Juliette —dice él con tanta urgencia—, por favor, tenemos que hablar


 sobre esto… —Déjame ir. —Mi voz es apenas un suspiro—. Adam, por favor, no puedo… —Castillo —me interrumpe Adam—. ¿Crees que puedes darnos algo de tiempo a solas? —Oh. —Se sobresalta—. Por supuesto —dice, sólo un latido demasiado tarde—. Claro, sí, sí, por supuesto. —Camina hacia la puerta. Duda—. Lo haré, bueno, está bien. Sí. Ya sabes dónde encontrarme cuando estés listo. —Asiente con la cabeza hacia nosotros, me ofrece una especie de sonrisa forzada y sale de la habitación. La puerta se cierra con un clic detrás de él. El silencio se derrama en el espacio entre nosotros. —Adam, por favor —digo finalmente, y me odio a mí misma por decirlo—. Déjame ir. —No. Siento su respiración en la nuca y me está matando estar tan cerca. Está matándome saber que tengo que reconstruir los muros que había demolido tan descuidadamente en el momento en el que él volvió a entrar en mi vida. —Vamos a hablar de esto —dice—. No vayas a ninguna parte. Por favor. Sólo háblame. Estoy inmóvil en el lugar. —Por favor —dice otra vez, esta vez más suavemente, y mi resolución se marcha por la puerta sin mí. Le sigo de regreso a la cama. Se sienta en un lado de la habitación. Yo me siento en el otro. Me mira fijamente. Sus ojos están demasiado cansados, demasiado tensos. Parece que no ha estado comiendo suficiente, como si no hubiera dormido en las últimas semanas. Duda, se lame los labios antes de apretarlos, antes de hablar. —Lo siento —dice—. Lo siento mucho por no habértelo contado. Nunca quise molestarte.


 Y me entran ganas de reír y reír y reír hasta que las lágrimas me disuelvan. —Entiendo porque no me lo contaste —susurro—. Tiene perfecto sentido. Querías evitar todo esto. —Agito una lánguida mano alrededor de la habitación. —¿No estás enfadada? —Sus ojos son tan terriblemente esperanzados. Parece que quiere caminar hacia mí y tengo que extender una mano para detenerlo. La sonrisa en mi cara está matándome literalmente. —¿Cómo podría estar enfadada contigo? Te estabas torturando a ti mismo hasta allí, sólo para averiguar lo que estaba sucediendo. Te estás torturando a ti mismo ahora mismo intentando encontrar una forma de arreglar esto. Parece aliviado. Aliviado, confundido y asustado de estar feliz, todo al mismo tiempo. —Pero algo está mal —dice—. Estás llorando. ¿Por qué estás llorando si no estás molesta? En realidad me rio esta vez. Me rio en voz alta. Río e hipo y quiero morir, tan desesperadamente. —Porque fui una idiota por pensar que las cosas podrían ser diferentes —le digo—. Por pensar que eras un golpe de suerte. Por pensar que mi vida alguna vez podría ser mejor de lo que era, que yo podría alguna vez ser mejor de lo que era. —Intento hablar de nuevo, pero en cambio me llevo una mano a la boca como si no pudiera creer lo que estoy a punto de decir. Me obligo a tragar la piedra que hay en mi garganta. Dejo caer mi mano—. Adam. —Mi voz es cruda, dolorida—. Esto no va a funcionar. —¿Qué? —Está congelado en el sitio, sus ojos demasiado abiertos, su pecho subiendo y bajando demasiado rápido—. ¿De qué estás hablando? —No puedes tocarme —le digo—. No puedes tocarme y ya te he hecho daño…


 —No, Juliette… —Adam se levanta, reduce el espacio, está sobre sus rodillas a mi lado y alcanza mis manos, pero tengo que apartarlas porque mis guantes están en ruinas, en ruinas en el laboratorio de investigación, y ahora tengo los dedos al descubierto. Peligroso. Adam mira las manos que he escondido detrás de mi espalda como si le hubiera abofeteado en la cara. —¿Qué estás haciendo? —pregunta, pero no me está mirando. Aún está mirando hacia mis manos. Apenas respirando. —No puedo hacerte esto. —Sacudo la cabeza demasiado fuerte—. No quiero ser la razón por que te estás haciendo daño a ti mismo o debilitándote, y no quiero que tengas que preocuparte siempre de que yo pueda matarte accidentalmente… —No, Juliette, escúchame. —Está desesperado ahora, levanta los ojos, buscando mi rostro—. Estaba preocupado, ¿vale? Estaba preocupado también. Realmente preocupado. Pensé… pensé que quizás, no lo sé, pensé que quizás sería malo o que tal vez no sería capaz de trabajar a través de ello, pero hablé con Castillo. Hablé con él y se lo expliqué todo y él dijo que sólo tengo que aprender a controlarlo. Aprenderé cómo encenderlo y apagarlo… —¿Excepto cuando estás conmigo? Excepto cuando estamos juntos… —No, ¿qué? ¡No, sobre todo cuando estamos juntos! —Tocarme, estar conmigo, ¡lo toma todo de ti! Tienes fiebre cuando estamos juntos, Adam, ¿no te das cuenta de eso? Te has puesto enfermo sólo te intentar rechazar mi… —No me estás escuchando, por favor. Te lo estoy diciendo, aprenderé a controlar todo eso… —¿Cuándo? —pregunto, y realmente puedo sentir mis huesos rompiéndose, uno por uno.


 —¿Qué? ¿Qué quieres decir? Aprenderé ahora, estoy aprendiendo ahora. —¿Y cómo te va? ¿Es fácil? Su boca se cierra de golpe, pero me está mirando, luchando con algún tipo de emoción, luchando para encontrar la compostura. —¿Qué estás tratando de decir? —pregunta finalmente—. ¿Estás —Está respirando con dificultad—, estás…? Quiero decir. ¿No quieres que esto funcione? —Adam… —¿Qué estás diciendo, Juliette? —Está de pie ahora, una mano temblorosa enredada en su pelo—. ¿No quieres… no quieres estar conmigo? Me pongo de pie, parpadeando para contener las lágrimas que queman en mis ojos, desesperada por correr hacia él, pero incapaz de moverme. Mi voz se quiebra cuando hablo. —Por supuesto que quiero estar contigo. Deja caer la mano de su cabello. Me mira con los ojos tan abiertos y vulnerables, pero su mandíbula está apretada, sus músculos están tensos, la parte superior de su cuerpo está agitada por el esfuerzo de inhalar y exhalar. —Entonces, ¿qué está pasando ahora mismo? Porque algo está pasando y no se siente bien —dice, su voz atascándose—. No se siente bien, Juliette, se siente como lo opuesto a lo que sea que es bueno y en realidad sólo quiero abrazarte… —No quiero hacerte daño… —No vas a hacerme daño —dice y luego está enfrente de mí, mirándome, suplicándome—. Te lo juro. Estará bien, nosotros estaremos bien, y ahora estoy mejor. He estado trabajando en ello y soy más fuerte. —Es demasiado peligroso, Adam, por favor. —Le estoy pidiendo, retrocediendo, limpiando furiosamente las lágrimas que bajan por mi rostro—. Es mejor para ti de esta manera. Es mejor que te quedes lejos de


 mí. —Pero eso no es lo que quiero. No me estás preguntado qué es lo que quiero —dice, siguiéndome mientras esquivo sus avances—. Quiero estar contigo y no me importa una mierda si es difícil. Aún lo quiero. Aún te quiero. Estoy atrapada. Estoy atrapada entre él y la pared, y no tengo a dónde ir, y no me querría ir incluso si pudiera. No quiero tener que luchar con esto incluso aunque hay algo dentro de mí gritando que es malo ser tan egoísta, que permitirle estar conmigo sólo terminará hiriéndole. Pero él me mira, me mira como si le estuviera matando y me doy cuenta de que le estoy hiriendo más por intentar alejarle. Estoy temblando. Queriéndole tan desesperadamente y sabiendo ahora, más que nunca, que lo que yo quiero tendrá que esperar. Y odio que tenga que ser de esta manera. Lo odio tanto que podría gritar. Pero tal vez podamos intentarlo. —Juliette. —La voz de Adam es ronca, rota con sentimiento. Sus manos están en mi cintura. Temblando un poco, esperando mi permiso—. Por favor. Y no protesto. Está respirando más fuerte ahora, inclinándose hacia mí, apoyando su frente contra mi hombro. Coloca las manos extendidas contra el centro de mi estómago, sólo para irlas deslizando hacia abajo por mi cuerpo, lentamente, muy lentamente, y yo jadeo. Hay un terremoto sucediendo en mis huesos, las placas tectónicas cambiando del pánico al placer mientras sus dedos se toman su tiempo para moverse alrededor de mis muslos, mi espalda, sobre mis hombros y mis brazos. Duda en mis muñecas. Ahí es donde el tejido termina, donde empieza mi piel. Pero él toma un respiro. Y toma mis manos.


 Por un momento estoy paralizada, buscando en su rostro por cualquier señal de dolor o peligro, pero luego ambos exhalamos y le veo intentar poner una sonrisa con una nueva esperanza, un nuevo optimismo de que tal vez todo va a salir bien. Pero luego parpadea y sus ojos cambian. Sus ojos son más profundos ahora. Desesperados. Hambrientos. Me está observando como si estuviera intentando leer las palabras grabadas en mi interior y ya puedo sentir el calor de su cuerpo, el poder de sus extremidades, la fuerza en su pecho y no tengo tiempo de detenerle antes de que esté besándome. Su mano izquierda está ahuecando la parte posterior de mi cabeza, la derecha apretándose alrededor de mi cintura, presionándome fuerte contra él y destruyendo cada pensamiento racional que he tenido jamás. Es profundo. Tan fuerte. Es una introducción a un lado de él que nunca he conocido antes y estoy jadeando jadeando jadeando en busca de aire. Es lluvia caliente, días húmedos y termostatos rotos. Es el grito furioso de las teteras y de los motores de vapor y el deseo de quitarte la ropa para sentir la brisa. Es el tipo de beso que te hace darte cuenta de que el oxígeno está sobrevalorado. Y sé que no debería estar haciendo esto. Sé que probablemente es estúpido e irresponsable después de todo lo que acabamos de aprender, pero alguien tendría que dispararme para hacer que quisiera detenerme. Estoy tirando de su camiseta, desesperada por una balsa, un salvavidas o algo, cualquier cosa que me ancle a la realidad, pero él se aparta para recuperar el aliento y rasga su camisa, lanzándola al suelo, tirando de mí hacia el interior de sus brazos y ambos caemos sobre la cama. De algún modo termino encima de él. Se alza sólo para tirar de mí hacia abajo y me está besando, mi garganta, mis mejillas y mis manos están buscando su cuerpo, explorando las líneas, los planos, los músculos y él se echa hacia atrás, su frente está presionada


 contra la mía y sus ojos están fuertemente cerrados cuando dice: —¿Cómo es posible que esté tan cerca de ti y todavía esté matándome que estés tan lejos? Y recuerdo que le prometí, dos semanas atrás, que cuando se pusiera mejor, una vez que se hubiera curado, memorizaría cada centímetro de su cuerpo con mis labios. Me imagino que ahora es un buen momento para cumplir esa promesa. Empiezo en su boca, me muevo hacia su mejilla, bajo por la línea de su mandíbula y por su cuello hasta sus hombros y sus brazos, los cuales están envueltos a mi alrededor. Sus manos están rozando mi traje y él está tan caliente, tan tenso por el esfuerzo de permanecer inmóvil, pero puedo oír su corazón latiendo con fuerza, demasiado rápido contra su pecho. Contra el mío. Trazo el pájaro blanco volando a través de su pecho, un tatuaje de una cosa imposible que espero ver alguna vez en mi vida. Un pájaro. Blanco con franjas doradas, como una corona sobre su cabeza. Volará. Los pájaros no vuelan, es lo que los científicos dicen, pero la historia dice que solían hacerlo. Y un día quiero verlo. Quiero tocarlo. Quiero verlo volar como debería hacer, como no ha sido capaz de hacer en mis sueños. Me inclino para besar la corona amarilla de su cabeza, tatuada profundamente en el pecho de Adam. Oigo el aumento de su respiración. —Me encanta este tatuaje —le digo, alzando la vista para encontrar sus ojos—. No lo he visto desde que llegamos aquí. No te he visto sin camiseta desde que llegamos aquí —le susurro—. ¿Todavía duermes sin camiseta? Pero Adam responde con una extraña sonrisa, como si se estuviera riendo de su broma privada. Toma mi mano de su pecho y tira de mí hacia abajo, por lo que estamos frente a frente, y es extraño, porque no he sentido una brisa desde que


 llegamos aquí, pero es como si el viento hubiera encontrado un hogar en mi cuerpo y está canalizando a través de mis pulmones, soplando a través de mi sangre, mezclándose con mi respiración y haciendo que sea más difícil respirar. —No puedo dormir para nada —me dice, su voz tan baja que tengo que esforzarme para oírla—. No se siente bien estar sin ti todas las noches. —Su mano izquierda se cuela entre mi pelo, la derecha se envuelve alrededor de mí—. Dios, te he echado de menos —dice, sus palabras un ronco susurro en mi oído—. Juliette. Me incendio. Es como nadar en melaza, este beso, es como estar sumergida en oro, este beso, es como si estuviera buceando en un océano de emociones y estoy siendo demasiado arrastrada por la corriente como para darme cuenta de que me estoy ahogando y nada importa más. Ya no es mi mano la que parece hacer daño, ya no es esta habitación que no es del todo mía, ya no es esta guerra en la que se supone que estamos luchando, ya no son mis preocupaciones acerca de quién o de qué soy y lo que podría llegar a ser. Esta es la única cosa que importa. Esto. Este momento. Estos labios. Este fuerte cuerpo presionado contra el mío y estas firmes manos encontrando una forma de acercarme más y sé que quiero mucho más de él, lo quiero todo de él, quiero sentir la belleza de este amor con las puntas de mis dedos y las palmas de mis manos y cada fibra y hueso de mi ser. Lo quiero todo. Mis manos están en su cabello y tiro de él hasta que está prácticamente encima de mí. Él se aparta por aire, pero le empujo sobre su espalda, besando su cuello, sus hombros, su pecho, pasando mis manos por su espalda y los lados de su torso y es increíble, la energía, el increíble poder que siento con tan sólo estar con él, tocándolo, abrazándolo de esta manera. Estoy viva, con una descarga de adrenalina tan potente, tan eufórica, que


 me siento rejuvenecida, indestructible… Retrocedo de golpe. Me apartó tan rápidamente que pierdo el equilibrio y me caigo de la cama solo para golpearme la cabeza contra el suelo de piedra. Me inclino para ponerme de pie, luchando por escuchar el sonido de su voz, pero todo lo que escucho son respiraciones jadeantes, paralizadas, y no puedo pensar con claridad, todo es borroso y no puedo, en realidad me niego a creer que esto esté sucediendo. — J...Jul... —Intenta hablar—. Yo... yo no puedo... Y caigo de rodillas. Gritando. Gritando como no he gritado jamás en toda mi vida.


Capítulo 15

C

  uento todo.

Los números pares, impares, múltiplos de 10. Cuento los ticks del reloj, cuento los tocks del reloj, cuento las líneas entre las líneas en una hoja de papel. Cuento los ritmos rotos de mi corazón, cuento mi pulso y mi parpadeo y el número de intentos que necesito para inhalar suficiente oxígeno para mis pulmones. Me quedo así me quedo así cuento así hasta que la sensación se detiene. Hasta que las lágrimas detienen su derrame, hasta que mis puños dejan de temblar, hasta que mi corazón deja de doler. Nunca hay suficientes números. Adam está en el ala médica. Está en el ala médica y me han pedido que no lo visite. Me han pedido que le dé espacio, que le dé tiempo para sanar, para dejarle el infierno solo. Él va a estar bien, es lo que Sonya y Sara me dijeron. Me dijeron que no me preocupara, que todo iba a estar bien, pero sus sonrisas eran un poco menos exuberantes de lo que por lo general son y estoy empezando a preguntarme si también están finalmente empezando a ver lo que realmente soy. Un horrible monstruo egoísta y patético. Tomé lo que quería. Lo sabía y lo tomé de todos modos. Adam no podía


 haberlo sabido, nunca habría sabido lo que sería sufrir realmente en mis manos. Él era inocente acerca de la profundidad de ello, de la cruel realidad de ello. Él sólo había sentido las explosiones de mi poder, según Castillo. Él sólo había sentido puñaladas pequeñas del mismo y fue capaz y lo suficientemente consciente como para dejarlo ir sin sentir los efectos completos. Pero yo sabía que no. Yo sabía de lo que era capaz. Sabía cuáles eran los riesgos y lo hice de todos modos. Me permití olvidar, ser imprudente, ser codiciosa y estúpida porque quería lo que no podía tener. Quería creer en los cuentos de hadas y los finales felices y la posibilidad pura. Quería fingir que era una persona mejor de lo que realmente soy, pero logré destacar como el error que siempre he sido acusada de ser. Mis padres tenían razón para deshacerse de mí. Castillo ni siquiera me habla. Kenji, sin embargo, todavía me espera aparecer a las 6:00 am para lo que sea que se supone que debemos estar haciendo mañana, y me parece que estoy en realidad un poco agradecida por la distracción. Sólo me hubiera gustado que hubiera llegado antes. La vida será solitaria para mí de ahora en adelante, como siempre ha sido, y lo mejor es que me parece una manera de llenar mi tiempo. Para olvidar. Continúa golpeándome, una y otra y otra vez, esta soledad total y absoluta. Esta ausencia de él en mi vida, esta toma de conciencia de que nunca voy a conocer el calor de su cuerpo, la ternura de sus caricias nunca más. Este recordatorio de lo que soy y de lo que he hecho y de lo que me corresponde. Pero he aceptado los términos y condiciones de mi nueva realidad. No puedo estar con él. No voy a estar con él. No me arriesgaré a hacerle daño de nuevo, no correrá el riesgo de convertirse en la criatura que siempre


 tiene miedo, mucho miedo de tocar, besar, aguantar. No quiero evitarle tener una vida normal con alguien que no va a querer matarlo todo el tiempo. Así que me tengo que sacar de su mundo. Sacarlo del mío. Es mucho más difícil ahora. Mucho más difícil resignarme a una existencia de hielo y vacío ahora que he conocido el calor, la urgencia, la ternura y la pasión, la extraordinaria comodidad de poder tocar a otro ser. Es humillante. Que pensase que podría caer en el papel de una chica normal con un novio normal, y pensase que podría vivir las historias que había leído en tantos libros durante mi infancia. Yo. Juliette con un sueño. Sólo la idea de ello es suficiente para que me llene de mortificación. Qué vergüenza para mí, que pensase que podía cambiar lo que soy. Que me miraba en el espejo y realmente me gustaba el pálido rostro mirando hacia mí. Qué triste. Siempre me atreví a identificarme con la princesa, la que huye y encuentra un hada madrina para transformarla en una muchacha hermosa con un futuro brillante. Me aferré a algo parecido a la esperanza, a un hilo de quizás y posiblemente y tal vez. Pero debí haber escuchado cuando mis padres me dijeron que a las cosas como yo no se les permite tener sueños. Cosas como yo es mejor destruirlas, es lo que mi madre me dijo. Y estoy empezando a pensar que tenían razón. Estoy comenzando a preguntarme si debería sumergirme en el suelo antes de que recuerde que, técnicamente, ya lo estoy. Ni siquiera necesito una pala. Es extraño.


 Como me siento hueca. Como puede haber ecos dentro de mí. Como si fuera uno de esos conejos de chocolate que vendían en Pascua, que no eran más que una cáscara dulce que encapsulaba un mundo de la nada. Yo soy así. Yo encapsulo un mundo de la nada. Aquí todo el mundo me odia. Los lazos tenues de amistad que había comenzado a formar ya han sido destruidos. Kenji está cansado de mí. Castillo está disgustado, decepcionado, enojado incluso. He causado más que problemas desde que llegué y la única persona que ha tratado de ver lo bueno en mí, ahora está pagando por ello con su vida. La única persona que alguna vez se atrevió a tocarme. Bueno. 1 de 2. Me encuentro pensando en Warner demasiado. Recuerdo sus ojos y su extraña amabilidad y su comportamiento cruel y calculador. Recuerdo la forma en que me miró cuando salté por la ventana para escapar y recuerdo el horror en su rostro cuando apunté su propia arma en su corazón y entonces me pregunto por mi preocupación por esta persona que no es nada como yo y todavía tan similar. Me pregunto si voy a tener que enfrentarlo otra vez, en algún momento pronto, y me pregunto cómo va a saludarme. No tengo ni idea si quiere seguir con vida ya, sobre todo después de que traté de matarlo, y no tengo ni idea de lo que podría impulsar a una persona, un hombre joven de 19 años, a ese estilo de vida miserable y asesina y luego me doy cuenta que me estoy mintiendo a mí misma. Porque lo sé. Porque podría ser la única persona que podía entender. Y esto es lo que he aprendido: Sé que él es un alma torturada que, como yo, nunca creció con el calor de la amistad o el amor o la convivencia pacífica. Sé que su padre es el jefe


 del Restablecimiento y aplaude los asesinatos de su hijo en vez de condenarlos y sé que Warner no tiene idea de lo que es ser normal. Yo tampoco. Se ha pasado la vida luchando para cumplir con las expectativas de su padre de dominación mundial, sin cuestionar por qué, sin tener en cuenta las repercusiones, sin detenerse el tiempo suficiente a sopesar el valor de una vida humana. Él tiene un poder, una fuerza, una posición en la sociedad que le permite hacer mucho daño y él es el dueño de un orgullo. Él mata sin remordimiento o arrepentimiento y quiere que me una a él. Me ve por lo que soy y me espera a la altura de ese potencial. Chica asustadiza, monstruosa y con un toque letal. Muchacha triste y patética sin nada más que aportar a este mundo. Bueno, nada más que un arma, una herramienta para la tortura y tomar el control. Eso es lo que quiere de mí. Y últimamente no estoy segura de sí se equivoca. Últimamente, no estoy segura de nada. Últimamente, no sé nada acerca de todo lo que he creído, ya no, y no sé al menos quién soy. El ritmo de Warner susurra el espacio en mi cabeza, diciéndome que podría ser más, que podría ser más fuerte, podría ser todo, podría ser mucho más que una niña asustada. Dice que podría ser el poder. Pero aún así, no me atrevo. Aún así, no veo ningún atractivo en la vida que se ofrece. No veo ningún futuro en ello. No tomo ningún placer en ello. Aún así, me digo, a pesar de todo, sé que no quiero hacer daño a la gente. No es algo que anhele. Y aunque el mundo me odia, aunque nunca vayan a dejar de odiarme, nunca me voy a vengar de una persona inocente. Si muero, si me matan, si me asesinan dormida, por lo menos moriré con


 una pizca de dignidad. Un pedazo de humanidad que sigue siendo totalmente mío, estando totalmente bajo mi control. Y no voy a permitir que nadie tome eso de mí. Así que tengo que seguir recordando que Warner y yo somos dos palabras diferentes. Somos sinónimos, pero no iguales. Sinónimos que se conocen como viejos colegas, como un grupo de amigos que han visto el mundo juntos. Intercambian historias, evocan sus orígenes y olvidan que aunque son similares, son totalmente diferentes, y aunque comparten un cierto conjunto de atributos, uno nunca puede ser el otro. Debido a que una noche tranquila no es lo mismo que una silenciosa, un hombre firme no es lo mismo que uno constante, y una luz brillante no es la misma que una brillante debido a la forma en que fueron diseñadas para todo en una frase de cambios. No son lo mismo. He pasado toda mi vida luchando para ser mejor. Luchando para ser más fuertes. Porque a diferencia de Warner, yo no quiero ser un terror en esta tierra. No quiero hacer daño a la gente. No quiero usar mi poder para paralizar a cualquier persona. Pero entonces miro mis propias 2 manos y me acuerdo exactamente de lo que soy capaz. Recuerdo exactamente lo que he hecho y soy muy consciente de lo que podría hacer. Porque es tan difícil luchar contra lo que no puedes controlar y en este momento ni siquiera puedo controlar mi propia imaginación mientras agarra mi cabello y me arrastra a la oscuridad.


Capítulo 16 

L



a soledad es algo bastante extraño.

Se arrastra por ti, silenciosa y tranquila, se sienta a tu lado en la oscuridad, acaricia tu cabello mientras duermes. Se enrolla alrededor de tus huesos, abrazándote tan fuerte que casi no puedes respirar. Deja constantes mentiras en tu corazón, se acuesta junto a ti en la noche, filtra la luz de cada esquina. Es una constante compañera, que sujeta tu mano sólo para derrumbarte cuando estás luchando por levantarte. Despiertas por la mañana y te preguntas quién eres. Fallas para caer dormido por la noche y tiemblas en tu piel. Tú dudas dudas dudas yo lo hago yo no yo debería por qué no debería E incluso cuando estás listo para dejarla ir. Cuando estás listo para abrirte a la libertad. Cuando estás listo para reconstruirte. La soledad es una vieja amiga que espera a tu lado en el espejo, mirándote a los ojos, desafiándote a vivir tu vida sin ella. No


 encuentras las palabras para luchar contigo mismo, para luchar contra las palabras gritadas que no eres suficiente nunca suficiente nunca jamás suficiente La soledad es una amarga y mezquina compañera. A veces simplemente no se va. —¿Holaaaaaa? Parpadeo y jadeo y me alejo de los dedos chasqueantes delante de mi cara mientras una familiar pared de piedra de Punto Omega vuelve a enfocarse. Me las arreglo para girar. Kenji me está mirando. —¿Qué? —Le disparo una mirada nerviosa y de pánico mientras junto y separo mis manos sin guantes, deseando tener algo caliente en qué envolver mis dedos. Los trajes no vienen con bolsillos y no fui capaz de salvar los guantes que arruiné de la habitación de búsquedas. No he recibido reemplazo tampoco. —Llegas pronto —me dice Kenji, ladeando la cabeza, mirándome con ojos tanto sorprendidos como curiosos. Me encojo y escondo mi rostro, incapaz de admitir que no dormí nada en toda la noche. He estado despierta desde las 3:00 a.m., totalmente vestida y lista para salir a las 4:00. He estado muriendo por una excusa para llenar mi mente con cosas que no tengan que ver con mis propios pensamientos. —Estoy emocionada —miento—. ¿Qué vamos a hacer hoy? Él menea la cabeza un poco. Entrecierra los ojos a algo por encima de mi hombro mientras me habla. —¿Tú.....? Mmm... —Se aclara la garganta—. ¿Estás bien? —Sí, por supuesto. —Huh. —¿Qué? —Nada —dice rápidamente—. Sólo, ya sabes. —Hace un gesto casual hacia


 mi rostro—. No tienes buen aspecto, princesa. Te ves un poco como lo hacías la primera vez que apareciste con Warner de vuelta en la base. Toda asustada y con cara de muerta, sin ofender, pero te ves como que podrías usar una ducha. Sonrío y pretendo que no siento mi cara temblar por el esfuerzo. Intento relajar mis hombros, tratar de lucir normal, tranquila, cuando digo: —Estoy bien. De verdad. —Cierro los ojos—. Sólo estoy... hace un poco de frío aquí, eso es todo. No suelo estar sin guantes. Kenji está asintiendo, aún sin mirarme. —Cierto. Bueno. Él va a estar bien, ya sabes. —¿Qué? —Respirar. Soy tan mala en respirar. —Kent. —Se gira hacia mí—. Tu novio. Adam. Va a estar bien. Una palabra, un simple y estúpido recordatorio de él alborota a las mariposas dormidas en mi estómago antes de recordar que Adam ya no es mi novio. Ya no es mi nada. No puede. Y las mariposas caen muertas. Esto. No puedo hacer esto. —Así que... —digo demasiado alegremente—... ¿no deberíamos continuar? Deberíamos continuar, ¿no? Kenji me dispara una extraña mirada, pero no comenta. —Sí —dice—. Sí, claro. Sígueme.


Capítulo 17

K

  enji me lleva a una puerta que nunca he visto antes. Una puerta de una habitación en la que nunca he estado antes. Oigo voces en el interior.

Kenji golpea dos veces antes de girar la manija y de pronto la algarabía me abruma. Estamos entrando en una habitación llena de gente, caras que sólo he visto de lejos, la gente compartiendo sonrisas y risas de las que nunca recibí. Hay carpetas individuales con sillas individuales establecidas en el vasto espacio de forma que se asemeja a un salón de clases. Hay una pizarra integrada en la pared junto a un monitor parpadeando con la información. Veo a Castillo. De pie en la esquina, mirando por encima de un tablero con tal concentración que ni siquiera nota nuestra entrada hasta que Kenji grita un saludo. La cara completa de Castillo se enciende. Lo había notado antes, la conexión entre ellos, pero se está volviendo cada vez más evidente para mí que Castillo guarda un afecto especial hacia Kenji. Del tipo dulce, la clase de afecto que te hace sentir orgullo, que se suele reservar para los padres. Esto me hace preguntarme acerca de la naturaleza de su relación. Cuándo comenzó, cómo comenzó, lo que debe haber sucedido para unirlos. Me hace pensar en lo poco que sé sobre la gente del Punto Omega.


 Miro a mi alrededor a los rostros ansiosos, hombres y mujeres, jóvenes y de mediana edad, de todos los grupos étnicos, formas y tamaños. Est��n interactuando unos con otros como si fueran parte de una familia y siento un extraño dolor punzante en mi costado, me hace agujeros hasta que me desinflo. Es como si mi cara fuera apretada contra el vidrio, mirando la escena desde lejos, muy lejos, deseando y queriendo ser parte de algo de lo que yo sé que nunca seré parte. Me olvido, algunas veces, que hay personas ahí afuera que se las siguen ingeniando para sonreír todos los días, a pesar de todo. Ellos no han perdido la esperanza todavía. De repente me siento avergonzada, ruborizada incluso. La luz del día hace que mis pensamientos se vean oscuros y tristes y quiero fingir que sigo siendo optimista, quiero creer que voy a encontrar una manera de vivir. Que tal vez, de alguna manera, todavía hay una oportunidad para mí en alguna parte. Alguien silba. —Muy bien, todo el mundo —dice Kenji en voz alta, con las manos ahuecadas alrededor de su boca—. Todo el mundo tome asiento, ¿de acuerdo? Estamos haciendo otra orientación para aquellos de ustedes que nunca han hecho esto antes, y necesito que todos ustedes se calmen un poco. —Él explora la multitud—. Bien. Sí. Todo el mundo tome asiento. Donde sea está bien. Lily...no tienes que… bien, bien, eso está bien. Sólo cálmense. Vamos a comenzar en cinco minutos, ¿bien? —Levanta la mano abierta, con los dedos extendidos—. Cinco minutos. Me deslizo en el asiento más cercano vacío, sin mirar a mi alrededor. Mantengo mi cabeza gacha, mis ojos concentrados en las protuberancias de la madera sobre la mesa, mientras todo el mundo colapsa en las sillas a mi alrededor. Finalmente, me atrevo a dar una mirada a mi derecha. Brillante cabello blanco y piel blanca como la nieve y ojos azul claro parpadean hacia mí.


 Brendan. El chico electricidad. Él sonríe. Me da un saludo de dos dedos. Aparto la cabeza. —Oh, oye. —Oí decir a alguien—. ¿Qué estás haciendo aquí? Giro mi cabeza a la izquierda para encontrar un cabello color arena y plásticos lentes negros posados en una nariz torcida. Una sonrisa irónica retorcida en un rostro pálido. Winston. Lo recuerdo. Él me entrevistó cuando llegué por primera vez en el Punto Omega. Dijo que era una especie de psicólogo. Pero también sucede que es la persona que diseñó el traje que llevo puesto. Los guantes que destruí. Creo que es una especie de genio. No estoy segura. Ahora, él está masticando la parte superior de su lápiz, mirándome fijamente. Utiliza su dedo índice para empujar las gafas sobre el puente de su nariz. Recuerdo que él me hizo una pregunta y hago un esfuerzo por responder. —No estoy realmente segura —le digo—. Kenji me trajo aquí, pero no me dijo por qué. Winston no parece sorprendido. Él gira los ojos. —Él con los malditos misterios hacia todo el tiempo. No sé por qué piensa que es una buena idea mantener a la gente en vilo. Es como si el hombre pensara que su vida es una película o algo así. Siempre tan dramático por todo. Es irritante como el infierno. No tengo ni idea de lo que tengo que decir a eso. No puedo dejar de pensar que Adam estaría de acuerdo con él y entonces no puedo dejar de pensar acerca de Adam y luego yo… —Ah, no lo escuches. —Un acento Inglés se mete en la conversación. Me doy la vuelta para ver a Brendan todavía sonriéndome—. Winston siempre es un poco bestial temprano en la mañana. —Jesús. ¿Qué tan temprano es? —pregunta Winston―. Patearía a un


 soldado en la entrepierna por una taza de café en este momento. —No es nuestra culpa que nunca duermas, compañero —contesta Brendan—. ¿Tú crees que puedes sobrevivir con tres horas por noche? Estás loco. Winston deja caer su masticado lápiz sobre el escritorio. Pasa una cansada mano por el cabello. Se saca los lentes y se frota la cara. —Son las malditas patrullas. Cada maldita noche. Algo está pasando y cada vez es más intenso ahí. ¿Tantos soldados simplemente caminando alrededor? ¿Qué demonios están haciendo? Tengo que estar realmente despierto todo el tiempo… —¿De qué estás hablando? —pregunto antes de que pueda detenerme. Mis oídos se animan y despierta mi interés. Noticias desde el exterior es algo que nunca he tenido la oportunidad de escuchar antes. Castillo estaba tan concentrado en centrar toda mi energía en mi formación, que nunca había oído mucho más que sus constantes recordatorios de que nos estamos quedando sin tiempo y que tengo que aprender antes de que sea demasiado tarde. Estoy empezando a preguntarme si las cosas están peor de lo que pensaba. —¿Las patrullas? —pregunta Brendan. Agita una mano a sabiendas—. Oh, es sólo, trabajamos en turnos, ¿verdad? En parejas-turnándonos para vigilar en la noche —explica—. La mayoría de las veces no hay problema, sólo rutina, nada muy serio. —Pero ha sido raro últimamente —corta Winston—. Es como si realmente estuvieran buscándonos ahora. Como si ya no fuera una loca teoría más. Ellos saben que somos una amenaza real y es como si en realidad tuvieran una idea de donde estamos. —Niega con la cabeza—. Pero eso es imposible. —Aparentemente no, amigo. —Bueno, sea lo que sea, está empezando a asustarme —dice Winston―. Hay soldados por todas partes, demasiado cerca de donde estamos. Los vemos en la cámara —me dice, notando mi confusión—. Y la parte más extraña —añadió, inclinándose, bajando la voz―. Es que Warner siempre está con ellos. Cada noche. Paseando, dando órdenes que no puedo oír. Y su


 brazo sigue lesionado. Camina alrededor con él en un cabestrillo. —¿Warner? —Mis ojos se amplían—. ¿Él está con ellos? ¿Es eso, es eso… inusual? —Es muy extraño —dice Brendan—. Es JCR ―jefe comandante y regente— del Sector 45. En circunstancias normales, habría de delegar esa tarea a un coronel, un teniente, incluso. Sus prioridades deben estar en la base, supervisando a sus soldados. —Brendan niega con la cabeza—. Es un poco tonto, creo, tomar un riesgo así. Pasar tiempo fuera de su propio campo. Parece extraño que él esté fuera tantas noches. —Correcto —dice Winston, asintiendo con la cabeza. —Exactamente. —Señala a nosotros 2, apuñalando el aire—. Y eso hace que te preguntes a quién está dejando a cargo. El tipo no se fía de nadie, y él no es conocido por sus habilidades de delegación, para empezar, así que, ¿por qué sale de la base cada noche? —Una pausa―. No tiene sentido. Algo está pasando. —¿Eso crees? —le pregunto, sintiendo miedo y valentía—, ¿qué tal vez él está buscando algo o a alguien? —Así es —exhala Winston. Rasguña el lado de su nariz—. Eso es exactamente lo que pienso. Y me gustaría saber qué demonios está buscando. —A nosotros, obviamente —dice Brendan—. Él nos está buscando. Winston no parece convencido. —No lo sé —dice—. Esto es diferente. Ellos han estado buscándonos durante años, pero nunca han hecho nada como esto. Nunca gastó mucha mano de obra en este tipo de misión. Y nunca ha llegado tan cerca. —Vaya —susurro, no confiando en postular a ninguna de mis propias teorías. No queriendo pensar demasiado acerca de lo que Warner está buscando. Y todo el tiempo preguntándome por qué estos dos chicos están hablándome tan libremente, como si fuera digna de confianza, como si fuera una de ellos.


 No me atrevo a mencionarlo. —Sí —dice Winston, recogiendo su masticado lápiz—. Loco. De todos modos, si no conseguimos un nuevo lote de café hoy, en serio voy a perder mi mierda. Miro alrededor de la habitación. No veo café en ningún lugar. No hay comida, tampoco. Me pregunto lo que eso significa para Winston. —¿Vamos a desayunar antes de empezar? —No —dice—. Hoy tenemos la oportunidad de comer en un horario diferente. Además, vamos a tener mucho de donde escoger cuando volvamos. Elegimos primero. Es la única ventaja. —¿Volver de donde? —Fuera —dice Brendan, echándose hacia atrás en su silla. Apunta hacia el techo―. Estamos yendo hacia arriba y hacia fuera. —¿Qué? —grito, sintiendo verdadera emoción por primera vez—. ¿En serio? —Así es. —Winston se pone sus gafas—. Y parece que estás a punto de conseguir tu primera introducción a lo que es lo que hacemos aquí. Él asiente con la cabeza en la parte delantera de la habitación, y veo a Kenji arrastrando un tronco enorme sobre la mesa. —¿Qué quieres decir? —pregunto—. ¿Qué estamos haciendo? —Oh, ya sabes. —Winston se encoge de hombros. Cerrando sus manos detrás de su cabeza—. Robar grandes cosas. Robo a mano armada. Ese tipo de cosas. Comienzo a reír cuando Brendan me detiene. En realidad pone su mano en mi hombro y por un momento me aterro un poco. Preguntándome si ha perdido la cabeza. —Él no está bromeando —me dice Brendan—. Y espero que sepas cómo usar un arma.


Capítulo 18

L

  ucímos como indigentes. Lo que significa que lucimos como civiles.

Nos movemos de la clase y dentro del corredor, y estamos usando unos conjuntos similares, andrajosos y grises y deshilachados. Todo el mundo está ajustando sus trajes a medida que avanzamos, Winston se quita las gafas y las mete en el saco, sólo para cerrarlos en su chaqueta. El collar sube hasta su barbilla y se acurruca en él. Lily, una de las chicas de entre nosotros, envuelve una gruesa bufanda alrededor de su boca y saca la capucha de su capa sobre su cabeza. Veo a Kenji ponerse un par de guantes y reajustar sus pantalones de carga para ocultar mejor el arma escondida en su interior. Brendan pasa a mi lado. Él saca una gorra del bolsillo y la tira por su cabeza, cerrando la cremallera de su chaqueta hasta el cuello. Es sorprendente la forma en que la negrura de los trajes compensa bien con el azul de sus ojos para que sean aún más brillantes, más nítidos de lo que parecían antes. Él me esboza una sonrisa cuando me pilla mirándolo. Luego me tira un par de guantes viejos dos tallas más grandes antes de agacharse para apretar los cordones de las botas. Tomo un pequeño respiro. Yo trato de enfocar toda mi energía en donde estoy, en lo que estoy haciendo y lo que voy a hacer. Me digo a mí misma de no pensar en Adam, no pensar


 en lo que está haciendo o si se está sanando o lo que debe estar sintiendo en estos momentos. Me ordeno no pensar en mis últimos momentos con él, la forma en que me tocaba, cómo me abrazó, sus labios y sus manos y sus respiraciones aceleradas… Fallo. No puedo dejar de pensar en la forma en que siempre trataba de protegerme, cómo si estuviera a punto de perder la vida en el proceso. Él siempre me defiende, siempre mirando por mí, sin darse cuenta de que era yo, siempre era yo, que yo era la mayor amenaza. La más peligrosa. Él piensa demasiado bien de mí, me pone en un pedestal que nunca he merecido. Definitivamente no necesito protección. No necesito que nadie se preocupe por mí o pregunte acerca de mí o se arriesgue a enamorarse de mí. Soy intocable. Necesito ser evitada. Está bien que las personas me teman. Ellos deberían. —Hey. —Kenji se detiene junto a mí, me agarra el codo—. ¿Estás lista? Asiento con la cabeza. Ofreciéndole una pequeña sonrisa. La ropa que llevo es prestada. La tarjeta que cuelga de mi cuello, escondida debajo de mi traje, es completamente nueva. Hoy me dieron una tarjeta falsa RR —la tarjera de Registro del Restablecimiento. Es la prueba de que trabajo y vivo en los compuestos; prueba de que estoy registrada como ciudadano en territorio regulado. Todo ciudadano legal tiene uno. Yo nunca lo tuve, porque me arrojaron al encierro, nunca fue necesario para alguien como yo. De hecho, estoy bastante segura de que esperaban que muriera allí. La identificación no era necesaria. Pero esta carta RR es especial. No todo el mundo en el Punto Omega recibe una tarjeta falsificada. Al parecer, son extremadamente difíciles de reproducir. Son rectángulos


 delgados hechos de un tipo muy raro de titanio, grabado con láser con un código de barras, así como los datos biográficos de los propietarios, y contiene un dispositivo de rastreo que monitorea el paradero del ciudadano. —Las tarjetas RR abren todo —explicó Castillo—. Son necesarias para entrar y salir de los compuestos, necesarias para dejar entrar y salir a una persona de su trabajo. Los ciudadanos son pagados en dólares REST— salarios sobre la base de un complicado algoritmo que calcula la dificultad de su profesión, así como el número de horas que dedican al trabajo, a fin de determinar la cantidad de sus esfuerzos que valen la pena. Esta moneda electrónica se distribuye en cuotas semanales y se carga automáticamente en un chip integrado en sus tarjetas de RR. Los dólares REST luego se pueden cambiar en centros de abastecimiento de alimentos y artículos de primera necesidad. La pérdida de una tarjeta de RR —dijo—, significa perder su medio de vida, sus ingresos, su estado legal como ciudadano registrado. —Si tú eres detenido por un soldado y te pide una prueba de identificación —continuó Castillo—, debes de presentar su tarjeta de RR. Si no presentas tu tarjeta —dice—, tendrás como resultado… consecuencias muy desgraciadas. Los ciudadanos que andan por ahí sin sus tarjetas son considerados una amenaza para el Restablecimiento. Ellos son vistos con el propósito de desafiar la ley, como personajes dignos de sospecha. No cooperan en cualquier forma, incluso si eso significa que simplemente no desean que cada uno de sus movimientos sea seguido y controlado, te hace parecer simpático a los partidos rebeldes. Y eso te convierte en una amenaza. Una amenaza —dijo—, que el Restablecimiento no tiene reparos en quitar. —Por lo tanto —dijo, tomando una respiración profunda—. No pueden, y no perderán la tarjeta de RR. Nuestras tarjetas falsificadas no tienen el dispositivo de rastreo ni el chip necesario para el seguimiento de dólares REST, porque no tenemos la necesidad de cualquiera de los dos. ¡Pero! Eso no quiere decir que no son tan valiosas como reclamos —dijo—. Y mientras estén como ciudadanos en el territorio regulado, las tarjetas de RR son parte de una sentencia a cadena perpetua, en el Punto Omega, se consideran un privilegio. Y las va a tratar como tal.


 Un privilegio. Entre las muchas cosas que aprendí en la reunión de esta mañana, descubrí que estas tarjetas sólo se les otorgan a aquellos que van en misiones fuera de Punto Omega. Todas las personas en esa sala hoy fueron seleccionadas por ser las mejores, las más fuertes, las más dignas de confianza. Haberme invitado a estar en esa habitación era un movimiento audaz por parte de Kenji. Ahora me doy cuenta de que era su forma de decirme que él confía en mí. A pesar de todo, él está diciéndome y a todos los demás, que soy bienvenida aquí. Lo que explica por qué Winston y Brendan se sienten muy cómodos abriéndose a mí. Porque ellos confían en el sistema en el punto Omega. Y confían en Kenji si dice que confía en mí. Así que ahora soy uno de ellos. ¿Y como mi primer acto oficial como miembro? Se supone que debo ser un ladrón.


Capítulo 19

E

  stamos llegando.

Castillo debería alcanzarnos en cualquier momento para guiar a nuestro grupo fuera de la ciudad subterránea hacia el mundo real. Será mi primera oportunidad de ver lo que le ha pasado a nuestra sociedad en casi tres años. Tenía catorce cuando fui arrancada de mi hogar por matar a un niño inocente. Pasé dos años del hospital a la oficina legal del centro de detención a la guardia psiquiátrica hasta que finalmente decidieron encerrarme definitivamente. Ponerme en un asilo fue peor que mandarme a prisión; más inteligente, según mis padres. Si hubiera ido a prisión, los guardias hubieran tenido que tratarme como a un ser humano; en cambio, pasé el último año de mi vida siendo tratada como un animal rabioso, atrapada en un agujero oscuro, sin lazos con el mundo exterior. Casi todo Lo que observé de nuestro planeta, ha sido desde una ventana. O mientras corría por mi vida. Y ahora no estoy segura de qué esperar. Pero quiero verlo. Necesito verlo. Estoy cansada de estar a ciegas y estoy cansada de confiarme de mis recuerdos del pasado y en los fragmentos que junté de nuestro presente. Todo lo que sé, es que El Restablecimiento ha sido un nombre familiar por diez años.


 Sé esto porque empezaron a hacer campaña cuando yo tenía siete años. Nunca olvidaré el inicio de nuestro declive. Recuerdo los días en que las cosas eran bastante normales, cuando la gente estaba como muriendo todo el tiempo, cuando había suficiente comida para aquellos que tenían suficiente dinero para pagarla. Esto fue antes de que el cáncer fuera una enfermedad común y el clima se volviera una criatura turbulenta y enojada. Recuerdo lo emocionados que estábamos por El Restablecimiento. Recuerdo la esperanza en el rostro de mis profesores y los anuncios que nos forzaban a ver la mitad del día escolar. Recuerdo esas cosas. Y sólo cuatro meses antes de cumplir los catorce, cometí un crimen imperdonable, El Restablecimiento fue elegido por la gente de nuestro mundo para liderarnos hacia un mejor futuro. Esperanza. Tenían tanta esperanza. Mis padres, mis vecinos, mis profesores, mis compañeros de clase. Todos esperaban lo mejor cuando aclamaban al Restablecimiento y prometían su apoyo incansable. La esperanza puede hacer que la gente haga cosas terribles. Recuerdo estar viendo las protestas justo antes de ser llevada. Recuerdo las calles inundadas por la muchedumbre que quería un reembolso por su adquisición. Recuerdo cómo El Restablecimiento pintó a los protestantes de rojo, de la cabeza a los pies y les dijo que deberían haber leído la letra chica antes de irse a su casa esa mañana. Todas las ventas eran finales. Castillo y Kenji me están permitiendo venir en esta expedición porque tratan de incorporarme en el corazón de Punto Omega. Quieren que me una a ellos, que realmente los acepte, y entienda por qué su misión es tan importante. Castillo quiere que pelee contra El Restablecimiento y lo que ellos tienen planeado para el mundo. Los libros, los artefactos, el lenguaje y la historia que planean destruir. La simple, vacía, monocromática vida que ellos quieren imponer sobre las generaciones venideras. Quiere que vea que nuestra Tierra todavía no está tan dañada como para ser irreparable; quiere probar que nuestro futuro es salvable, que las cosas pueden mejorar si el poder se deposita en las manos correctas.


 Quiere que tenga confianza. Quiero confiar. Pero a veces me asusto. En mi muy limitada experiencia, ya aprendí que la gente en busca de poder no es de fiar. Las personas con metas elevadas, discursos engalanados y sonrisa fácil no han hecho nada por calmar mi corazón. Los hombres con armas nunca me dejaron tranquila, sin importar cuántas veces prometieran que mataban por una buena razón. No se me pasó por alto que la gente de Punto Omega está excelentemente armada. Pero tengo curiosidad. Estoy desesperadamente curiosa. Estoy camuflada con ropas viejas y rasgadas y un grueso gorro de lana que casi cubre mis ojos. Llevo una pesada chaqueta que debió pertenecer a un hombre y mis botas de cuero están escondidas por los pantalones arremangados sobre mis tobillos. Luzco como una civil. Una pobre, torturada civil, luchando por conseguir comida para su familia. El pestillo de una puerta se cierra y todos nos volteamos a la misma vez. Castillo aparece. Echa un vistazo alrededor de nosotros. Yo. Winston. Kenji. Brendan. La chica llamada Lily. Diez personas más que todavía no conozco. Somos dieciséis en total, incluyendo a Castillo. Un perfecto número par. —Muy bien todos —dice Castillo, golpeando sus manos. Noto que él también está usando guantes. Todos lo hacen. Hoy, soy solamente una chica usando ropa normal y guantes normales. Hoy, solamente soy un número. Nadie importante. Sólo una persona común. Sólo por hoy. Es tan absurdo que quiero sonreír. Y entonces recuerdo lo cerca que estuve de matar a Adam ayer y de repente no estoy segura de cómo mover mis labios.


 —¿Estamos listos? —Castillo mira a su alrededor—. No olviden lo que discutimos —dice. Una pausa. Una mirada atenta. Contacto visual con cada uno de nosotros. Los ojos en mí por un rato demasiado largo. —Bien entonces. Síganme. Nadie habla mientras seguimos a Castillo por el corredor y me quedo pensando qué tan fácil sería desaparecer en esta vestimenta desapercibida. Podría escapar, mezclarme en el ambiente y nunca ser encontrada otra vez. Como una cobarde. Busco algo qué decir para romper el silencio. —¿Y cómo vamos a llegar hasta allí? —pregunto. —Caminamos —dice Winston. Nuestros pies aporrean el piso en respuesta. —La mayoría de los civiles no tienen autos —explica Kenji—. Y tan seguro como el infierno que no queremos ser atrapados en un tanque. Si queremos mezclarnos, debemos hacer como la gente hace. Caminamos. Pierdo el rastro de las bifurcaciones de los túneles mientras Castillo nos lleva hasta la salida. Estoy cada vez más consciente de lo poco que entiendo de este lugar, lo poco que he visto de él. Aun así, si soy perfectamente honesta, debo admitir que no he hecho demasiado esfuerzo por explorar nada. Necesito hacer algo al respecto. Sólo cuando el terreno bajo mis pies cambia, es que me doy cuenta de lo cerca que estamos de llegar afuera. Caminamos cuesta arriba, por unos escalones de piedra incrustados en el terreno. Puedo ver desde aquí lo que parece ser un pequeño cuadrado de una puerta de metal. Tiene un picaporte. Me doy cuenta de que estoy un poco nerviosa.


 Ansiosa. Impaciente y asustada. Hoy veré el mundo como una civil, realmente veré las cosas de cerca por primera vez. Veré lo que la gente de esta nueva sociedad debe soportar ahora. Ver qué están experimentando mis padres, donde sea que estén. Castillo hace una pausa en la puerta, que luce pequeña como una ventana. Vuelve el rostro hacia nosotros. —¿Quién eres? —exige. Nadie responde. Castillo se eleva tan alto como es. Se cruza de brazos. —Lily —dice—. Nombre. Identidad. Edad. Sector y ocupación.Ahora. Lily retira la bufanda de su boca. Suena un poco robótica cuando dice: —Mi nombre es Erica Fontaine, 117-52QZ. Tengo 26 años. Vivo en el sector 45. —Ocupación —repite Castillo, una pizca de impaciencia avanza en su voz. —Fábrica textil 19 A-XC2. —Winston —ordena Castillo. —Mi nombre es Keith Hunter, 4556-65D —dice Winston—. 34 años. Sector 45. Trabajo en Metal. Fabrica 15B-XC2. Kenji no espera que se lo pidan para decir: —HiroYamasaki, 8891-11DX. Edad 20. Sector 45. Artillería. 13ª-XC2. Castillo indica a cada uno regurgitar la información grabada en las tarjetas RR falsas. Sonríe, satisfecho. Entonces enfoca sus ojos en mí hasta que todo el mundo me mira, me observan, esperando a ver si meto la pata.


 —Delia Dupont —digo, las palabras se desprenden de mis labios con más facilidad de la que esperaba. No tenemos planeado que nos detengan, pero esta es una precaución extra en el caso de que nos pidan identificarnos; tenemos que conocer la información en nuestras tarjetas RR como si fuera nuestra. Kenji también dice que aun cuando los soldados que supervisan los recintos son del sector 45, siempre son distintos a los guardias en la base. No cree que nos encontremos con alguien que nos reconozca. Pero. Por si acaso. Aclaro mi garganta. —Número de Identificación 1223-99SX. 17 años. Sector 45. Trabajo en Metal. Fabrica 15ª-XC2. Castillo se queda mirando sólo por un segundo de más. Finalmente asiente. Nos recorre a todos con la mirada. —¿Y cuáles —dice, su voz profunda, clara y resonante—, son las tres cosas que se preguntarán a sí mismos antes de hablar? De nuevo, nadie responde. No es porque no sepamos la respuesta. Castillo cuenta con los dedos. —¡Primero! ¿Necesita ser dicho? ¡Segundo! ¿Necesita ser dicho por mí? ¡Tercero! ¿Necesita ser dicho por mí ahora? Nadie dice una palabra. —No hablamos a menos que sea absolutamente necesario —dice Castillo—. No nos reímos, no sonreímos. No hacemos contacto visual entre nosotros si podemos evitarlo. No actuaremos como si nos conociéramos. No provocamos que nos miren de más. No hacemos nada que llame la atención sobre nosotros. —Una pausa—. Entienden esto, ¿si? ¿Está claro? Asentimos.


 —¿Y si algo sale mal? —Nos dispersamos. —Kenji se aclara la garganta—. Corremos. Nos escondemos. Pensamos sólo en nosotros mismos. Y nunca, jamás, delatamos la ubicación de Punto Omega. Todos inspiramos profundamente al mismo tiempo. Castillo empuja la pequeña puerta. Espía afuera antes de señalarnos que lo sigamos, y lo hacemos. Avanzamos a tropezones, uno a uno, en silencio como las palabras que no decimos. No he estado en la superficie en casi tres semanas. Siento como si fueran tres meses. En el momento que mi rostro toca el aire, siento el chasquido familiar, aprensivo del viento contra mi piel. Es como si el viento me estuviera regañando por haber estado alejada tanto tiempo. Estamos en medio de un desierto congelado. El aire es helado y cortante, hojas muertas danzan a nuestro alrededor. Los pocos árboles que permanecen de pie son sacudidos por el viento, sólo sus ramas quebradas y desnudas por compañía. Miro a mi izquierda, miro a mi derecha, miro al frente. No hay nada. Castillo nos contó que esta área solía estar cubierta de una exuberante y densa vegetación. Dijo que la primera vez que buscó un escondite para Punto Omega, este tramo de terreno en particular resultaba ideal. Pero fue hace mucho tiempo, décadas atrás, que todo cambió. La naturaleza misma ha cambiado, y es muy tarde para mudarse de este escondite. Así que hacemos lo que podemos. Esta parte, dijo él, es la más difícil. Aquí afuera, somos vulnerables. Fácil de detectar porque incluso como civiles, estamos fuera de lugar. Los civiles no tienen nada que hacer fuera de los recintos; no se alejan de los terrenos regulados considerados seguros por El Restablecimiento. Ser atrapados en cualquier zona irregular es considerado un quebrantamiento de las leyes establecidas por nuestro nuevo pseudogobierno, y las consecuencias son severas.


 Así que llegará los recintos tan pronto como podamos. El plan es para Kenji (cuyo don le permite mezclarse con cualquier ambiente) viajar adelante del grupo, haciéndose invisible, mientras chequea que nuestro camino está despejado. El resto de nosotros esperamos atrás, con cuidado, en completo silencio. Mantenemos algunos metros de distancia entre nosotros, listos para correr, para salvarnos solos, si fuera necesario. Es extraño, considerando la naturaleza tan unida de la comunidad en el Punto Omega, que Castillo no nos induzca a permanecer juntos. Pero esto, explicó, por el bien de la mayoría. Es un sacrificio. Uno de nosotros tiene que estar dispuesto a ser atrapado para que los otros escapen. Jugarse por el equipo. Nuestro camino está libre. Caminamos, al menos, media hora y parece que nadie vigila este pedazo de tierra desértica. De pronto tenemos los recintos a la vista. Cuadras y cuadras y cuadras de cajas de metal, cubos apiñados en montones a través del antiguo terreno sibilante. Me ajusto el abrigo al cuerpo mientras el viento se arremolina a los lados para cortar nuestra carne. Hace demasiado frio para estar vivos hoy. Llevo puesto mi traje, que regula el calor de mi cuerpo, debajo de mi ropa y aun así me congelo. No puedo maginar por lo que los demás deben estar pasando ahora. Miro a Brendan, sólo para descubrir que él hace lo mismo. Nuestros ojos se encuentran por apenas un segundo, pero puedo jurar que me sonrió, sus mejillas enrojecidas por el guantazo del viento celoso de sus ojos curiosos. Azules. Tan azules. Diferentes, más claros, un matiz de azul casi transparente, pero todavía azules, muy azules.


 Los ojos azules siempre me recordarán a Adam, creo. Y me golpea de nuevo. Me golpea tan duro, justo en el centro de mi propio ser. El dolor. —¡Apresúrense! —La voz de Kenji nos llega a través del viento, pero su cuerpo no está a la vista. No estamos a más de metro y medio de poner pie en el primer racimo de recintos, pero de algún modo estoy congelada en mi lugar, sangre, hielo y piquetes recorren mi espalda. —¡MUÉVANSE! —La voz de Kenji retumba otra vez—. ¡Acérquense a los recintos y mantengan sus rostros cubiertos! ¡Soldados a las tres en punto! Saltamos todos al mismo tiempo, nos apuramos para avanzar mientras tratamos de pasar desapercibidos y pronto nos escondemos detrás del costado de una unidad hogar; nos agachamos, pretendiendo ser uno más de los muchos que recogen chatarra de acero y hierro de los montones de basura amontonada en pilas por todo el lugar. Los recintos están dispuestos en un gran campo de desperdicios. La basura, el plástico y piezas rotas de metal desparramadas como confeti en el piso de un niño. Hay una fina capa de nieve espolvoreada sobre todo, como si la tierra estuviera haciendo un débil intento de cubrir sus partes feas antes de nuestra llegada. Miro hacia arriba. Miro sobre mi hombro. Miro a mi alrededor, como no debería hacerlo, pero no puedo evitarlo. Se supone que debo mantener mis ojos en el suelo como si viviera aquí, como si no hubiera nada nuevo que ver, como si no pudiera levantarme y alzar mi rostro punzado por el frío. Debería estar acurrucada como todos los demás extraños tratando de mantener el calor. Pero hay mucho que ver. Tanto que observar. Tanto a lo que nunca antes estuve expuesta. Así que me atrevo a alzar mi cabeza. Y el viento se me queda en la garganta.


Capítulo 20

W

  arner está parado a menos de dos metros de mí.

Su traje hecho a la medida y finamente cocido a su forma en un tono negro es tan rico que casi enceguece. Sus hombros están tapados con un abrigo abierto de color verde mohoso cinco tonos más oscuro que sus verdes, verdes ojos; los botones dorados son el complemento perfecto de su dorado cabello. Está usando una corbata negra. Guantes de cuero negro. Luce inmaculado. Fuera de lugar, especialmente mientras está parado entre la tierra y la destrucción, rodeado de los crudos colores que esta tierra tiene para ofrecer. Tiene una visión de esmeralda y ónix, con una silueta a la luz del día de una manera engañosa. El podría estar brillando. Podría haber un halo alrededor de su cabeza. Este podía ser la manera del mundo de hacer un ejemplo de ironía. Porque Warner es hermoso en maneras que Adam no es. Porque Warner no es humano. Nada acerca de él es normal. Está mirando alrededor, los ojos mirando a través de la luz del sol, y el viento sopla a través de su abierto abrigo lo suficiente como para que vea un destello de su brazo. Vendado. Sujeto en un cabestrillo. Tan cerca.


Yo estaba tan cerca. Los soldados formados alrededor de él están esperando órdenes, esperando por algo, y no puedo apartar la mirada. No puedo evitarlo, pero es una experiencia estar tan cerca de él, y aún así tan lejos. Se siente casi como una ventaja: ser capaz de estudiarlo sin su conocimiento. Él es extraño extraño, un chico retorcido. No sé si podré olvidar lo que me hizo. Lo que me hizo hacer. Cómo estuve tan cerca de poder matarlo de nuevo. Debería odiarlo por siempre por eso, aunque estoy segura de que tendré que enfrentarlo de nuevo. Un día. Nunca pensé ver a Warner en los compuestos. No tenía ni idea que visitaba a los civiles… aunque, en verdad, no sabía mucho en cómo pasaba sus días antes que los pasara conmigo. No tengo ni idea de lo que está haciendo aquí. Él finalmente les dice algo a sus soldados y ellos asienten, una vez, rápidamente. Luego desaparecen. Pretendo estar concentrada en algo a la derecha de él, con cuidado bajo mi cabeza y me muevo al costado, así él no podrá tomar un vestigio de mi cara aún si mira en mi dirección. Mi mano izquierda sube para bajar mi gorro hasta mis orejas, y mi mano derecha pretende recoger piezas de raspaduras para guardar. Así es como algunas personas hacen su vida. Otra miserable ocupación. Warner pasa su mano buena por su cara, cubriendo sus ojos antes de que su mano descanse en su boca, presionando contra sus labios mientras parece que él tiene algo que no se atreve a decir. Sus ojos casi lucen… preocupados. A pesar de que estoy segura que lo interpreté mal. Lo miro mientras él mira a las personas a su alrededor. Lo observo lo suficientemente cerca para ser capaz de ver su mirada recorrer a los pequeños niños, la manera en que corren uno tras otro con una inocencia


que dice que ellos no tienen idea de qué clase de mundo han perdido. Este destruido, oscuro lugar es todo lo que han conocido. Trató de leer la expresión de Warner mientras los estudia, pero tiene cuidado en mantenerse completamente neutral. Él no hace más que parpadear mientras permanece completamente inmóvil, una estatua en el viento. Un famélico perro golpea su cabeza contra él. Estoy de repente petrificada. Preocupada por esa pequeña criatura, este pequeño, congelado pequeño animal probablemente buscando migajas de comida, algo que lo guarde del hambre las próximas horas. Mi corazón comienza a correr en mi pecho, la sangre golpea rápido y duro y no sé porque me siento como si algo terrible estuviera a punto de pasar. El perro se desliza derecho a las pantorrillas de Warner, como si estuviera medio ciego y no pudiera ver a donde está yendo. Está jadeando duro, la lengua colgando a un lado como si no supiera cómo meterla. Babea y jadea un poco, goteando sobre los muy exquisitos pantalones de Warner y yo retengo mi aliento mientras el muchacho dorado se voltea. Medio espero que él tome su arma y le dispare al perro en medio de la cabeza. Lo he visto hacerlo a un humano. Pero la cara de Warner se rompe a la vista del pequeño perro, arrugas formándose en el perfecto orden de sus facciones, la sorpresa levantando sus cejas y ampliando sus ojos por un momento. Lo suficiente para que yo lo notara. Él mira alrededor, sus ojos se suavizan mientras ellos miran su alrededor antes que sujete al animal en sus brazos y desaparezca alrededor de una pequeña valla, una de las cortas, agachadas vallas que son usadas en la sección cuadrangular de tierra de cada compuesto. De repente estoy desesperada de ver qué es lo que va a hacer y me siento ansiosa, tan ansiosa, aún incapaz de respirar. He visto lo que Warner puede hacerle a una persona. He visto su duro corazón y sus ojos fríos y su completa indiferencia, su


frialdad, su reacia actitud después de matar a un hombre a sangre fría. Sólo puedo imaginarme qué tiene planeado para tan inocente perro. Tengo que verlo por mí misma. Tengo que sacar su cara de mi cabeza y eso es exactamente lo que necesito. Una prueba de que él está enfermo, retorcido, que está mal, y que siempre estará mal. Si sólo pudiera pararme, podría verlo. Podría ver qué le está haciendo a este pobre animal y tal vez pudiera encontrar la manera de detenerlo antes de que sea demasiado tarde, pero oigo la voz de Castillo, un alto susurro llamándonos. Diciéndonos que la cosa está clara para moverse ahora que Warner está fuera de vista. —Nos movemos, y nos separaremos —dice—. ¡Péguense al plan! Nadie arrastra a nadie más. Nos encontraremos en la pendiente. Si no lo logras, te dejaremos detrás. Tienen treinta minutos. Kenji me jala del brazo, diciéndome que me pare, me concentre, mire en la dirección correcta. Miro lo suficientemente alto para que ver el resto del grupo ya casi desapareció; Kenji, como siempre, se niega a moverse. Maldice bajo su aliento hasta que finalmente me paro. Asiento. Y le digo que entiendo el plan y lo animo que siga sin mí. Le recuerdo que no pueden vernos juntos. Que no podemos caminar en grupos o parejas. No podemos ser llamativos. Finalmente, finalmente, él se voltea y va. Observo a Kenji irse. Luego tomo unos pasos hacia adelante, sólo para girar alrededor y lanzarme de regreso a la esquina del compuesto, deslizando mi espalda contra la pared, escondiéndome de la vista. Mis ojos escanean el área hasta que soy capaz de ver la cerca donde vi por última vez a Warner, me pongo de puntas para ver más allá. Tengo que cubrir mi boca para ahogar el jadeo. Warner está arrodillado en el suelo, alimentando con algo al perro con su mano buena. El animal está estremeciéndose, su delgado cuerpo oculto


dentro del abrigo abierto de Warner, brillando mientras sus esqueléticos miembros tratan de encontrar calor después de estar congelándose por mucho tiempo. El perro sacude su cola fuerte, retrocediendo para ver a Warner a los ojos, sólo para meterse al abrigo de su chaqueta de nuevo. Oigo a Warner reírse. Lo veo sonreír. El tipo de sonrisa que lo transforma en alguien completamente diferente, la clase de sonrisa que pone estrellas en sus ojos y deslumbra en sus labios y me doy cuenta que nunca lo había visto así antes, ni siquiera había visto sus dientes— tan rectos, tan blancos, nada más que perfectos. Erróneo, un erróneo exterior para un chico con negro, negro corazón. Es difícil de creer que hay sangre en las manos de la persona que estoy mirando. Él luce suave y vulnerable— tan humano. Su mirada estrecha de sus ojo por su sonrisa y sus mejillas están rosadas por el frio. Él tiene hoyuelos. Él es fácilmente la más hermosa cosa que alguna vez haya visto. Y deseo nunca haberlo hecho. Porque algo dentro de mi corazón está rasgándose y se siente como el miedo, sabe como el miedo y la ansiedad y la desesperación y no entiendo la imagen en frente de mí. No quiero ver a Warner así. No quiero pensar en él como algo más que un monstruo. Esto no está bien. Me muevo muy rápido y muy lejos en la dirección equivocada, repentinamente tan estúpido para sacar mi zapato y golpearme a mí misma por gastar el tiempo que podría haber usado para escapar. Sé que Castillo y Kenji estarían listos para matarme por tomar tal riesgo, pero ellos no entenderían lo que está en mi cabeza en estos momentos, ellos no entenderían que estoy… —¡Hey! —ladra—. Tú, la de ahí…


Miro hacia arriba, por reflejo, sin darme cuenta que había respondido a la voz de Warner hasta que es demasiado tarde. Él está de pie, congelado, mirándome directamente a los ojos, su mano buena pausada en medio movimiento hasta que cae pesada a su costado, su mandíbula se abre, confundido, completamente estupefacto. Lo miro mientras las palabras mueren es su garganta. Estoy paralizada, atrapada en su mirada mientras él está parado ahí, su pecho luciendo duro y sus labios listos para formar las palabras que serian mi sentencia segura de muerte, todo por mi estupidez, falta de sentido, idiot… —Hagas lo que hagas, no grites. Alguien acerca, una mano sobre mi boca.


Capítulo 21

N

  o me muevo. —Voy a dejarte ir, ¿de acuerdo? Quiero que tomes mi mano.

Extiendo la mano sin mirar hacia abajo y sentir que nuestras manos enguantadas encajan. Kenji suelta mi cara. —Eres una idiota —me dice, pero sigo mirando a Warner. Warner, quién está ahora mirando a su alrededor como si hubiera visto un fantasma, parpadeando y frotándose los ojos como si estuviera confundido, mirando al perro como si tal vez el animalito logró hechizarlo. Agarra con férreo control su pelo rubio, desordenándolo fuera de su perfecto estado, y sale tan rápido que mis ojos no saben que lo siguiera. —¿Qué diablos te pasa? —me dice Kenji—. ¿Estás escuchándome? ¿Estás loca? —¿Qué acabas de hacer? ¿Por qué no hizo…? Oh mi Dios —grito, sin escatimar un vistazo a mi propio cuerpo. Soy completamente invisible. —De nada. —Suelta Kenji, arrastrándome fuera del recinto—. Y baja la voz. Ser invisible no significa que el mundo no puede oír.


—¿Puedes hacer eso? —Trato de encontrar su rostro, pero bien podría estar hablando al aire. —Sí, se llama proyección, ¿recuerdas? ¿Castillo no te explicó esto ya? — pregunta, ansioso por correr a través de la explicación para que pueda volver a gritarme—. No todo el mundo puede hacerlo, no todos los niveles son los mismos, pero tal vez si te las arreglas para dejar de ser una idiota lo suficiente para no morir, podría ser capaz de enseñarte un día. —Has vuelto por mí —le digo, tratando de mantenerme a su ritmo acelerado y en absoluto ofendida por su ira—. ¿Por qué viniste a por mí? —Porque eres una idiota —dice de nuevo. —Lo sé. Lo siento mucho. No pude evitarlo. —Bueno, eso ayuda —dice, con la voz ronca mientras me tira del brazo—. Vamos a tener que correr para recuperar todo el tiempo que acabas de perder. —¿Por qué has vuelto, Kenji? —pregunto de nuevo, sin inmutarme—. ¿Cómo sabías que estaba todavía aquí? —Te estaba mirando —dice. —¿Qué? ¿Qué…? —Te veo —dice, sus palabras salen corriendo otra vez, impaciente—. parte de lo que hago. Es lo que he estado haciendo desde el primer día. alisté en el ejército de Warner por ti y sólo por ti. Es por lo que me enviado Castillo. Tú eras mi trabajo. —Su voz se corta, rápida y sentimientos—. Yo ya dije esto.

Es Me ha sin

—Espera, ¿qué quieres decir con que me miras? —dudo, tirando de su brazo invisible para detenerlo un poco—. ¿Me sigues a todas partes? ¿Incluso ahora? ¿Incluso en el Punto Omega? Él no responde de inmediato. Cuando lo hace, sus palabras son renuentes. —Más o menos.


—Pero, ¿por qué? Estoy aquí. Tu trabajo está hecho, ¿no es así? —Ya hemos tenido esta conversación —dice—. ¿Recuerdas? Castillo quería asegurarse de que estabas bien. Me dijo que mantuviera un ojo en ti, nada serio, simplemente, ya sabes, asegurarme de que no estabas teniendo averías psicóticos ni nada. —Le oigo suspirar—. Has pasado por muchas cosas. Está un poco preocupado por ti. Sobre todo ahora, después de lo que acaba de pasar. No te ves bien. Parece que quieres lanzarte delante de un tanque. —Yo nunca haría algo así —le digo. —Sí —dice—. Está bien. Lo que sea. Sólo estoy señalando lo obvio. Sólo funciona en dos configuraciones: o estás desanimada o si estás liándote con Adam… y tengo que decir que prefiero el desánimo... —¡Kenji! —Estoy a punto de apartar mi mano de la suya. Su agarre se aprieta alrededor de mis dedos. —No te apartes —me grita otra vez—. No te apartes o se rompe la conexión. Kenji me está arrastrando a través del centro de un claro. Estamos lo suficientemente lejos de los compuestos para que ahora no vayamos a ser escuchados, pero aún estamos muy lejos de considerarnos seguros todavía. Por suerte la nieve no se pega lo suficiente a nosotros para dejar pistas. —¡No puedo creer que nos hayas espiado! —No estaba espiando, ¿de acuerdo? Maldita sea. Cálmate. Demonios, ambos necesitan calmarse. Adám ya estuvo todo molesto conmigo... —¿Qué? —Siento las piezas de este rompecabezas finalmente empezando a encajar—. ¿Es por eso porque estaba siendo maleducado contigo en el desayuno la semana pasada? Kenji frena nuestro ritmo un poco. Toma una respiración profunda, mucho tiempo. —Él pensó que yo estaba, como, tomando ventaja de la situación —dice ventaja como si fuera una palabra extraña, sucia—. Él piensa que me vuelvo


invisible sólo para verte desnuda o algo así. Escucha, ni siquiera sé, ¿de acuerdo? Estaba siendo un idiota al respecto. Sólo estoy haciendo mi trabajo. —Pero… no lo haces, ¿verdad? ¿No estás tratando de verme desnuda o algo? Kenji resopla, se ahoga en su risa. —Escucha, Juliette —dice a través de otra carcajada—. No soy ciego, ¿de acuerdo? ¿En un nivel puramente físico? Sí, eres muy sexy y cómo la ropa se te adapta todo el tiempo no duele. Pero incluso si no tuvieras ese todo "te mato si te toco" algo pasa que definitivamente no eres mi tipo. Y lo más importante, yo no soy un pervertido gilipollas —dice—. Me tomo mi trabajo en serio. Hago las cosas jodidamente geniales en este mundo, y me gusta pensar que la gente me respeta por ello. Sin embargo, tu chico Adam está un poco demasiado cegado por sus pantalones para pensar con claridad. Tal vez deberías hacer algo al respecto. Dejo caer Entonces:

mis

ojos.

No

digo

nada

por

un

momento.

—No creo que tengas que preocuparte por eso. —Ah, mierda. —Kenji suspira, como si no pudiera creer que se quedó atascado escuchando los problemas de mi vida amorosa—. Fui directo a ello, ¿no? —Continuemos, Kenji. No tenemos que hablar de esto. Un suspiro irritado. —No es que no me importa lo que está pasando —dice—. No es que quiera verlos a todos deprimidos o lo que sea. Es que esta vida está mal, y ya es suficiente —dice—. Y estoy harto de ti estando tan atrapada en tu propio pequeño mundo todo el tiempo. Actúas como si todo este asunto, todo lo que hacemos, fuera una broma. No te tomas nada de esto en serio… —¿Qué? —le interrumpo—. Eso no es cierto… me tomo esto en serio…


—Mierda. —Él se ríe un poco, se ríe fuerte y enojado—. Todo lo que haces es sentarte y pensar en tus sentimientos. Tienes problemas. Boo-maldita-hoo — dice—. Tus padres te odian y es muy duro, pero tienes que usar guantes para el resto de tu vida porque matas a las personas cuando las tocas. ¿A quién mierda le importa? —Está respirando con fuerza suficiente para que yo lo oiga—. Hasta donde yo sé, tienes comida en tu boca y ropa en la espalda y un lugar para orinar en paz cada vez que lo deseas. Esos no son problemas. Eso se llama vivir como un rey. Y realmente lo apreciarías si creces de una puta vez y dejas de andar por ahí como si el mundo cagase sólo en tu rollo de papel higiénico. Porque es una tontería —dice, apenas refrenando su temperamento. —Es una estupidez, y es ingrato. No tienes ni idea de lo que todos los demás en el mundo están atravesando en estos momentos. No tienes ni idea, Juliette. Y no parece que te importa un comino, tampoco. Trago, con tanta fuerza. —Ahora estoy tratando —dice—, de darte la oportunidad de arreglar las cosas. Sigo dándote la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente. De ver más allá de la pequeña niña triste que solías ser, la niña triste a la que sigues aferrada, y defenderte. Deja de llorar. Deja de sentarte en el recuento oscuro de todos sus sentimientos individuales sobre lo triste y sola que estás. Despierta —dice—. Tú no eres la única persona en este mundo que no quiere levantarse de la cama por la mañana. No eres la única que tiene problemas con sus padres y el ADN severamente jodido. Puedes ser quien te da la gana ser ahora. Ya no estás con tus padres de mierda. No estás en el asilo de mierda, y ya no estás atrapada en el pequeño experimento de Warner. Así que toma una decisión —dice—. Toma una decisión y deja de hacer perder el tiempo a todos. Deja de perder tu tiempo. ¿De acuerdo? La vergüenza se extiende por cada centímetro de mi cuerpo. El calor ha flameado su camino hasta mi interior, me ha chamuscado de adentro hacia afuera. Estoy tan horrorizada, tan aterrorizada de escuchar la


verdad en sus palabras. —Vamos —dice, pero su voz es sólo un poco más suave—. Tenemos que correr. Y asiento con la cabeza a pesar de que él no puede verme. Asiento con la cabeza y asiento y asiento y estoy tan feliz que nadie pueda ver mi cara en este momento.


Capítulo 22  

—D

eja de lanzarme cajas, imbécil. Ese es mi trabajo. — Winston ríe, agarra un pesado paquete envuelto en celofán solo para lanzarlo a la cabeza de otro chico. El chico parado justo junto a mí. Me agacho. El otro chico gruñe mientras atrapa el paquete, luego sonríe dándole una excelente vista de su dedo grosero. —Mantenlo con clase, Sanchez —dice Winston mientras le lanza otro paquete. Sanchez, su nombre es Ian Sanchez. Acabo de aprender esto hace unos minutos, cuando él y yo con algunos otros fuimos agrupados para formar una línea en la asamblea. Estamos parados en una de las bodegas oficiales del Restablecimiento. Kenji y yo logramos llegar con todos los demás a tiempo. Todos nos congregamos en el escondite. (Que resulto ser más pequeño que una zanja glorificada.) Kenji me da una mirada de acero, me señaló, me sonrió, y me dejó con el resto del grupo mientras él y Castillo hablaban de la siguiente parte de nuestra misión.


Que era meterse en la bodega. La ironía, sin embargo, es que viajamos bajo tierra por suministros solo para tener que subir de nuevo para conseguirlos. Las bodegas son, para todo intento y propósito, invisibles. Son bodegas subterráneas repletas con cualquier cosa imaginable: comida, medicinas, armas. Todas las cosas necesarias para sobrevivir. Castillo explicó todo en nuestra orientación esta mañana. Él dijo que mientras que tener los suministros bajo tierra es un método inteligente para ocultarse contra los civiles, en realidad actuaba en su favor. Castillo dijo que puede sentir y mover objetos desde una gran distancia, incluso si esa distancia esta a 7,6 metros de profundidad subterránea. Él dijo que cuando se acerca a uno de los almacenes puede sentir inmediatamente la diferencia, porque puede reconocer la energía en cada objeto. Esto, explicó, es lo que le permite mover objetos con su mente: Castillo es capaz de tocar la energía inherente en cualquier cosa. Castillo y Kenji han sido capaces de localizar cinco bodegas alrededor de los treinta y dos kilómetros cercanas a Omega Point simplemente caminando alrededor; Castillo sintiendo, y Kenji proyectándose para mantenerlos invisibles. Han localizado otras cinco más dentro de los ochenta kilómetros. Los almacenes a los que acceden se usan rotándolos. Nunca toman las mismas cosas y nunca en la misma cantidad, toman tantas facilidades como pueden. Lo más lejos del almacén, se vuelve más intrincada la misión. Este almacén en particular esta cerca, por lo cual esta misión es, relativamente hablando, la más fácil. Eso explica porque se me permitió acompañarlos. Todo el trabajo pesado ya ha sido hecho. Brendan ya sabe como confundir el sistema electrónico en orden para desactivar todos los sensores y las cámaras de seguridad; Kenji obtuvo el código para pasar simplemente siguiendo a un soldado que apretó los


botones correctos. Todo esto nos da unos treinta minutos de tiempo para trabajar tan rápido como sea posible para obtener todo lo que necesitamos y ponerlo en este lugar, donde pasaríamos la mayor parte del día esperando para cargar nuestros suplementos robados en vehículos que se llevarían los objetos. El sistema que usan es fascinante. Hay seis camionetas, cada una un poco diferente en apariencia y todas programadas para llegar en momentos diferentes. De este modo hay pocas posibilidades de que cualquiera sea atrapado y hay una probabilidad más alta que al menos una de las camionetas llegue a Omega Point sin ningún problema. Castillo hizo lo que parecían 100 soluciones diferentes en caso de peligro. Soy la única que aquí, sin embargo, parece remotamente nerviosa acerca de lo que estamos haciendo. De hecho, con la excepción de otros tres, todos aquí han visitado este almacén bastantes veces por lo cual caminan por aquí como si fuera un territorio familiar. Todos son cuidadosos y eficientes, pero se sienten lo suficientemente cómodos para reír y bromear alrededor también. Saben exactamente lo que están haciendo. En el momento en que entramos, se separaron en dos grupos: Un grupo formó la línea de asamblea y el otro fue por las cosas que necesitábamos. Otros tenían tareas más importantes. Lily tiene una memoria fotográfica que pone a las fotografías en vergüenza. Entró antes que el resto de nosotros e inmediatamente escaneo la habitación, colectando y catalogando cada detalle. Ella es la que se asegurará que cuando nos vayamos no dejemos nada atrás, y que, a parte de las cosas que tomemos, nada faltará o estará fuera de lugar. Brendan es nuestro generador de respaldo. Ha logrado apagar el sistema de seguridad mientras sigue iluminando las oscuras dimensiones de este cuarto. Winston está supervisando nuestros dos grupos, mediando entre los que dan y los que toman, asegurándose de que estemos llevándonos los objetos indicados y también las cantidades indicadas. Sus brazos y piernas tienen la habilidad elástica para estirarse a voluntad, lo cual lo ayuda a


llegar a los dos lados del cuarto de forma rápida y fácil. Castillo es el que mueve las cosas al exterior. Está hasta el final de la línea, en constante comunicación por radio con Kenji. Mientras el área esté libre, Castillo solo necesita usar una mano para dirigir a cientos de libras de suplementos que llevamos hacía el escondite. Kenji, por supuesto, está afuera como guardia. Si no fuera por Kenji nada de esto sería posible. Él es nuestras orejas y ojos invisibles. Sin él, no tendríamos modo de estar tan seguros, tan seguros de que estaríamos seguros en una misión tan peligrosa. No es la primera vez en el día, que me doy cuenta porqué es tan importante. —Ey, Winston, ¿puedes hacer que alguien compruebe si tienen chocolate en este lugar? —Emory, otro chico de mi equipo esta sonriendo a Wisnton, como si estuviera esperando tener buenas noticias. Pero claro, Emory siempre esta sonriendo. Sólo lo he conocido por algunas horas, pero ha estado sonriendo desde las 6:00 a.m., cuando todos nos juntamos en la sala de orientación esta mañana. Es muy alto, muy grande, y tiene un gran pelo afro que de alguna manera siempre acaba sobre sus ojos. Está moviendo cajas por la línea como si estuvieran llenas de algodón. Winston esta moviendo la cabeza de un lado a otro, tratando de no reír mientras pasa la pregunta. —¿Es enserio? —Le lanza una mirada a Emory, mientras al mismo tiempo pone sus lentes de plástico sobre su nariz—. ¿De todas las cosas que hay aquí dentro, quieres chocolate? La sonrisa de Emory desaparece. —Cállate tío, sabes que mi madre ama esa clase de cosas. —Siempre dices eso. —Es porque siempre es verdad. Winston le dice algo a alguien acerca de coger otra caja de jabón antes de volver su atención a Emory. —Ya sabes, creo que nunca he visto a tu madre comer un pedazo de chocolate.


Emory le dice a Winston que haga algo sumamente inapropiado con sus extremidades flexibles, yo miro hacía abajo a la caja que Ian me acaba de pasar, la estudio cuidadosamente antes de pasarlo. —Ey ¿sabes porque todos estos tienen las letras RNW? Ian se gira. Sorprendido. Me mira como si le acabara de pedirle que se quitara toda su ropa. —Bueno, no lo puedo creer —dice—. Ella habla. —Por supuesto que hablo —le digo, perdiendo mi interés por hablar. Ian me pasa otra caja. Se encoge de hombros. —Bueno ahora lo sé. —Ahora lo sabes. —El misterio ha sido resuelto. —¿Realmente pensabas que no podía hablar? —le pregunto un momento después—. ¿Pensaste que era muda o algo así? —Me pregunto qué otras cosas estarán diciendo las personas sobre mí. Ian me mira sobre su hombre, sonríe como si estuviera tratando de no reír. Mueve la cabeza, no me contesta. —La estampa —dice—. Es sólo una regulación, le ponen RNW a todo para poder rastrearlo. No es nada especial. —¿Pero qué significa RNW? ¿Quién las pone? —RNW —dice, repitiendo las tres letras como si yo debiera reconocerlas—. Naciones Restablecidas del Mundo. Todo se ha vuelto global, ya sabes. Todos son productos comerciales. Y eso —dice—, es algo que nadie sabe realmente. Es otra de las razones por lo que toda la cosa del Restablecimiento es una pila de basura. Han monopolizado los recursos del mundo entero y todo se lo están quedando para ellos mismos. Recuerdo algo de esto. Recuerdo hablar con Adam de esto cuando él y yo estuvimos encerrado juntos en la prisión. Mucho antes de que supiera como era tocarlo. Estar con él. Lastimarlo. El Restablecimiento siempre ha sido un


movimiento global. Solamente que no me había dado cuenta que tuviera un nombre. —Claro —le digo a Ian, repentinamente distraído—. Por supuesto. Ian hace una pausa mientras me pasa otro paquete. —Entonces ¿es verdad? —Me pregunta, estudiando mi cara—. ¿Es verdad que no tienes idea de lo que le ha pasado a todo? —Sé algunas cosas. —Me estremezco—. Solamente no tengo claros todos los detalles. —Bueno —dice Ian—. Si todavía recuerdas como hablar cuando volvamos a Punto Omega, tal vez deberías unírtenos a la hora de comer. Puedes unírtenos. —¿De verdad? —Me giro a mirarlos. —Sí, niña. —Él se ríe, me lanza otra caja—. Enserio. No mordemos.


Capítulo 23

A

  veces pienso en el pegamento. Nadie se para a preguntarse cómo se sostiene el pegamento. Si está cansado de mantener unidas las cosas o si le preocupa caerse, o cómo va a pagar sus facturas la semana que viene.

Kenji es algo así. Es como el pegamento. Trabaja detrás de los focos para mantener las cosas unidas y nunca me he parado a pensar cuál podría ser su historia. Qué esconde detrás de las bromas y las contestaciones sarcásticas. Pero tenía razón. En todo lo que me dijo. Lo de ayer fue una buena idea. Necesitaba despejarme, salir, ser productiva. Y ahora necesitaba seguir el consejo de Kenji y superarlo. Necesitaba mantener la cabeza alta. Necesitaba concentrarme en mis prioridades. Necesitaba averiguar qué estaba haciendo aquí y cómo podía ayudar. Y si Adam me importaba algo, intentaría mantenerme alejada de su vida. Parte de mí desea poder verlo; quiero asegurarme de que de verdad iba a estar bien, que se está recuperando bien, que come lo suficiente y que puede dormir por la noche. Pero otra parte de mí tiene miedo de verlo. Porque ver a Adam significa tener que despedirse. Es como reconocer que no puedo volver a estar con él y aceptar que tengo que buscarme un nuevo camino. Sola. Por lo menos en el Punto Omega tenía opciones. Y tal vez, si encontraba la


manera de dejar de estar asustada, averiguaría cómo hacer amigos. Cómo ser fuerte. Cómo dejar de revolcarme en mis propios problemas. Las cosas iban a ser distintas a partir de ahora. Recojo mi comida y me las arreglo para alzar la cabeza; asiento en señal de saludo a las caras que reconozco del día anterior. No todos saben que ahora era parte del grupo; las invitaciones para ir a misiones fuera del Punto Omega eran exclusivas; pero la gente, en general, parecía estar un poco menos tensa al tenerme cerca. Creo. Puede que sólo me lo esté imaginando. Intento encontrar un sitio para sentarme, pero entonces veo que Kenji me está haciendo señas. Brendan, Winston y Emory están sentados en su mesa. Una sonrisa se asoma a mis labios mientras me acerco a ellos. Brendan se hace a un lado para hacerme sitio en el banco. Winston y Emory asienten en señal de saludo mientras se llevan la comida a la boca. Kenji me sonríe de lado y sus ojos parecen divertidos al verme tan sorprendida de ser bienvenida a su mesa. Me estoy sintiendo a gusto. Como si a lo mejor todo fuese a salir bien. —¿Juliette? Y de repente, el estómago me da un vuelco. Me giro muy, muy lentamente, medio convencida de que la voz que acabo de oír pertenece a un fantasma, porque no hay manera de que Adam haya podido salir del ala de medicina tan pronto. No me esperaba tener que enfrentarme a él tan pronto. No pensé que fuésemos a tener esta charla tan pronto. No aquí. No en medio del comedor. No estoy preparada. No estoy preparada. Adam se ve fatal. Está pálido. Inestable. Tiene las manos metidas en los bolsillos, los labios apretados y sus ojos parecen cansados, torturados y profundos como pozos sin fondo. Su cabello está revuelto. Su camiseta deja entrever el esfuerzo que está haciendo su pecho para respirar, sus antebrazos tatuados parecen más prominentes que nunca. No quiero nada más que lanzarme a sus brazos. En lugar de eso, estoy aquí sentada, recordándome cómo se respira. —¿Puedo hablar contigo? —dice, pareciendo estar medio asustado de oír mi


respuesta—. ¿A solas? Asiento, aún incapaz de hablar. Abandono mi comida sin volverme a mirar a Kenji, Winston, Brendan o Emory, así que no tengo ni idea de lo que pueden estar pensando ahora mismo. Ni siquiera me importa. Adam. Adam está aquí, delante de mí, quiere hablar conmigo y tengo que decirle cosas que seguramente me matarán. Pero lo sigo a través de la puerta de todas formas. A la entrada. A través de un corredor oscuro. Finalmente nos detenemos. Adam me mira como si supiese lo que le voy a decir así que no me molesto en hacerlo. No quiero decir nada a no ser que sea absolutamente necesario. Preferiría quedarme aquí mirándolo desvergonzadamente una última vez sin tener que decir ni una palabra. Sin tener que decir nada de nada. Traga con fuerza. Me mira. Desvía la mirada. Suspira y se lleva las manos a la nuca, enlaza los dedos y se gira para que no pueda verle la cara. Pero el movimiento hace que se le levante la camiseta y su torso quede parcialmente descubierto; hasta el punto de que tengo que cerrar los dedos para aguantarme las ganas de tocar el trozo de piel expuesto en la zona más baja de su espalda. Sigue mirando a lo lejos cuando dice—: De verdad… de verdad que necesito decirte algo. —El tono de su voz, tan miserable, tan agonizante, hace que tenga ganas de caerme. Aún así no hablo. Y se gira. Me enfrenta. —Tiene que haber algo —dice, ahora con las manos en el pelo, rascándose la cabeza—. Algún tipo de compromiso, algo que pueda decirte para convencerte y hacer que esto funcione. Dime que hay algo. Y estoy tan asustada. Tan asustada que voy a empezar a gimotear delante de él. —Por favor —dice, y parece como si estuviese a punto de romperse, como si esto fuese todo, como si estuviese a punto de desmoronarse—, di algo, te lo ruego… Me muerdo mi labio tembloroso. Está petrificado, mirándome, esperando.


—Adam —suspiro, intentando mantener la calma—. Siempre, si-siempre te querré… —No —dice—. No, no digas eso, no digas eso… Sacudo la cabeza, rápido y con fuerza, tan fuerte que me estoy mareando, pero no puedo detenerme. No puedo decir otra palabra, sólo quiero gritar y no puedo mirarlo a la cara, no me atrevo a ver lo que le estoy haciendo. —No, Juliette, Juliette… Retrocedo, tambaleándome, tropezando con mis propios pies mientras tanteo la pared a ciegas y entonces noto sus brazos alrededor de mí. Intento soltarme pero él es demasiado fuerte, me está agarrando con mucha fuerza y su voz suena entrecortada cuando dice—: Fue mi culpa, esto es mi culpa, no debería haberte besado, intentaste decírmelo pero no te escuché y lo-lo siento —dice arrastrando las palabras—. Debería haberte hecho caso. No fui lo suficientemente fuerte. Pero será distinto esta vez, lo juro —dice, enterrando la cara en mis hombros—. Nunca me perdonaré por esto. Tú querías darnos una oportunidad y lo arruiné todo y lo siento, lo siento tanto… Oficialmente, esto me superaba. Me odio por lo que había pasado, me odio por lo que tenía que hacer, odio no poder deshacerme de este dolor, no poder decirle que podemos intentarlo, que sería complicado pero encontraríamos la forma de hacerlo funcionar. Porque esta no es una relación normal. Porque nuestros problemas no tienen solución. Porque mi piel nunca va a cambiar. Ni todo el entrenamiento del mundo cambiaría el hecho de que hay una posibilidad muy real de que le haga daño. De que lo matara, si perdía el control. Siempre sería un riesgo para él. Especialmente durante los momentos más íntimos, los más importantes, lo momentos vulnerables. Los que más quiero vivir. Esas son las cosas que nunca tendría con él, y se merece a alguien mucho mejor que yo, mejor que esta persona torturada con tan poco que ofrecer. Pero prefiero estar aquí y sentir sus brazos a mi alrededor antes que tener que decir algo. Porque soy débil, soy tan débil y lo quiero tanto que me está matando. No puedo parar de temblar. No puedo ver con claridad, no puedo


ver a través de la cortina de lágrimas que oscurecen mi visión. Y él no va a dejarme ir. Sigue suplicando y quiero morirme. Pero creo que si me sigo quedando aquí me volveré loca. Así que alzo una mano temblorosa hasta su pecho y lo noto endurecido, lo empujo y no me atrevo a mirarlo a los ojos, no puedo soportar tener que verlo esperanzado ni por un segundo. Saco ventaja de su sorpresa momentánea y me deslizo entre sus brazos con facilidad, lejos de su calor protector, lejos de su corazón latiendo. Y mantengo una mano levantada para evitar que intente volver a alcanzarme. —Adam —susurro—. Por favor no. Yo no-no puedo… —Nunca ha habido nadie más —dice, sin molestarse en bajar la voz, sin importarle que sus palabras hagan eco en los túneles. Su mano tiembla mientras se cubre la boca y se la pasa por la cara, hasta su cabello—. Nunca habrá nadie más, nunca voy a querer a nadie más… —Detente, tienes que parar. —No puedo respirar, no puedo respirar, no puedo respirar—. No quieres esto, no quieres estar con alguien como yo, alguien que sólo puede hacerte daño. —Diablos, Juliette. —Golpea la pared con ambas manos, su pecho se hincha, baja la cabeza, su voz suena rota, como si luchara por pronunciar cada sílaba—. Me estás haciendo daño ahora —dice—. Me estás matando. —Adam… —No te vayas —dice con voz tensa, con los ojos cerrados con fuerza, como si supiera que estoy a punto de hacerlo. Como si no pudiese soportar ver lo que va a pasar—. Por favor —susurra atormentado—. No te alejes de mí. —Desearía —digo, ahora violentamente—. Desearía no tener que hacerlo. Ojalá pudiese amarte menos. Y lo oigo llamándome mientras corro por el pasillo. Le oigo gritar mi nombre pero estoy corriendo, huyendo, escapando a través de la multitud que hay afuera del comedor observando, escuchándolo todo. Corro para esconderme, aún sabiendo que eso será imposible. Tendré que verlo todos los días. Tendré que quererlo desde la distancia. Y recuerdo las palabras de Kenji,


me pidió que me levantara, que dejase de llorar y que cambiara las cosas, entonces me di cuenta de que cumplir mis promesas me llevaría un poco más de lo previsto. Porque no tenía ganas de hacer nada que no fuese ir a buscar un rincón oscuro y llorar.


Capítulo 24

K

  enji me encuentra primero.

Está de pie en el medio de mi sala de entrenamiento. Mira alrededor como si nunca antes hubiera visto el lugar, incluso aunque estoy segura de que no puede ser verdad. Aún no sé exactamente qué hace, pero se ha vuelto al menos claro para mí que es la persona más importante en Punto Omega. Siempre está activo. Siempre ocupado. Nadie, excepto yo, y sólo últimamente, lo ve más que unos minutos. Es casi como si pasara la mayor parte de sus días... invisible. —Así que —dice, asintiendo lentamente con la cabeza, tomándose su tiempo mientras camina alrededor de la sala con sus manos entrelazadas detrás de su espalda—. Eso de allí atrás fue un gran espectáculo. Ese fue el tipo de entretenimiento que realmente nunca tuvimos bajo tierra. Mortificación. Estoy envuelta en ella. Pintada en ella. Enterrada en ella. —Me refiero, tengo que decir... ¿esa última línea? “Desearía que pudiera amarte menos?” Eso fue genuino. Realmente muy bonito. De hecho creo que Winston derramó una lágrima... —CÁLLATE, KENJI.


—¡Lo estoy diciendo en serio! —me dice, ofendido—. Eso fue, no lo sé. Fue en cierta manera hermoso. No tenía idea de que ustedes fueran tan intensos. Me llevo mis rodillas al pecho, me acerco más a la esquina de la sala, entierro mi rostro en mis brazos. —Sin ofender, pero realmente no quiero h-hablar contigo ahora, ¿de acuerdo? —Nop. No está bien —dice—. Tú y yo tenemos trabajo que hacer. —No. —Vamos—dice—. Levántate. —Agarra mi codo, poniéndome de pie mientras intento darle un golpe. Me seco mis mejillas con enojo, borrando las manchas de lágrimas dejadas atrás. —No estoy de humor para tus bromas, Kenji. Por favor, sólo vete. Déjame sola. —Nadie —dice—, está bromeando. —Kenji agarra uno de los ladrillos apilados contra la pared—. Y el mundo no va a dejar de librar guerra contra sí sólo porque rompiste con tu novio. Lo miro, con los puños temblando, queriendo gritar. Él no parece preocupado. —¿Entonces qué haces aquí? —pregunta—. Sólo te sientas intentando... ¿qué? —Pesa el ladrillo con su mano—. ¿Romper esta cosa? Me doy por vencida, derrotada. Me doblo en el piso. —No lo sé —le digo. Aspiro las últimas lágrimas. Intento secarme la nariz—. Castillo continuó diciéndome que me “concentre” y “aproveche mi Energía”. —Utilizo las comillas en el aire para ilustrar mi punto—. Pero todo lo que sé acerca de mí es que puedo romper cosas... no sé por qué ocurre. Así que no


sé cómo espera que imite lo que ya he hecho. No tenía idea de lo que estaba haciendo entonces, y tampoco sé lo que estoy haciendo ahora. Nada ha cambiado. —Espera —dice Kenji, tirando el ladrillo de vuelta en la pila antes de caer en las alfombras frente a mí. Se despliega en el suelo, con el cuerpo estirado, con los brazos cruzados detrás de su cabeza mientras mira el techo—. ¿De qué estamos volviendo a hablar? ¿Qué eventos se supone que estás imitando? Me coloco también nuevamente contra las alfombras; imito la posición de Kenji. Nuestras cabezas están a sólo unas pulgadas. —¿Recuerdas? El concreto que rompí en la sala psicológica de Warner. La puerta de metal que ataqué cuando estaba buscando a A-Adam. —Se me va la voz y tengo que apretar los ojos para calmar el dolor. Ahora ni siquiera puedo decir su nombre. Kenji gruñe. En las alfombras lo siento asentir con la cabeza. —Está bien. Bueno, lo que Castillo me contó es que cree que hay más en ti que sólo la cosa de tocar. Que tal vez tú también tengas esta extraña fuerza superhumana o algo así. —Una pausa—. ¿Eso suena más o menos justo para ti? —Supongo. —¿Entonces qué ocurrió? —pregunta, ladeando su cabeza de vuelta para tener un buen vistazo de mí—. ¿Cuando te pusiste en modo monstruo psicópata con todo? ¿Recuerdas si había un gatillo? Sacudo la cabeza. —Realmente no lo sé. Cuando ocurre, es como... es como si realmente estuviera fuera de mis casillas —le cuento—. Algo cambia en mi cabeza y me hace... me hace enloquecer. Como, realmente, verdaderamente loca. —Le echo un vistazo pero su rostro no muestra emoción. Él pestañea, esperando a que termine. Así que tomo un profundo respiro y continúo—: Es como si no


pudiera pensar racionalmente. Estoy tan paralizada por la adrenalina y no puedo detenerla, no puedo controlarla. Una vez que ese sentimiento demente se hace cargo, necesito tocar algo. Tengo que tocar algo. Tengo que liberarlo. Kenji se apoya sobre un codo. Me mira. —Entonces, sin embargo, ¿qué te enloquece? —pregunta—. ¿Qué estabas sintiendo? ¿Sólo ocurre cuando estás realmente enojada? Me tomo un segundo para pensar en ello antes de decir—: No. No siempre. —Vacilo—. La primera vez —le cuento, mi voz un poco inestable—, quería matar a Warner por lo que me hizo hacerle a ese pequeño chico. Estaba tan devastada. Estaba enojada... realmente enojada... pero también estaba... tan triste. —Mi voz se apaga—. ¿Y entonces cuando estaba buscando a Adam? —Respiraciones profundas—. Estaba desesperada. Realmente desesperada. Tenía que salvarlo. —¿Y qué cuando fuiste toda Superman conmigo? ¿Estrellándome contra la pared de esa manera? —Estaba asustada. —¿Y entonces? ¿En los laboratorios de ensayo? —Enojada —susurro, mis ojos sin foco mientras miro el techo, recordando la rabia de ese día—. Estaba más enojada de lo que nunca había estado en toda mi vida. Nunca siquiera había sabido que podía sentirme de esa forma. Estar tan histérica. Y me sentía culpable —agrego, en voz tan baja—. Culpable por ser la razón de que Adam estuviera allí dentro. Kenji toma un profundo y largo respiro. Se incorpora en una posición de sentado y se echa contra la pared. No dice nada. —¿En qué estás pensando...? —pregunto, moviéndome para incorporarme y unirme a él. —No lo sé —dice Kenji finalmente—. Pero es obvio que todo estos incidentes fueron el resultado de emociones realmente intensas. Me hace pensar en que todo el sistema debe ser bastante sencillo.


—¿A qué te refieres? —Como que tiene que haber algún tipo de disparador involucrado —dice—. Como que, cuando pierdes el control, tu cuerpo va en modo de autoprotección automático, ¿sabes? —¿No? Kenji se voltea para mirarme. Cruza sus piernas debajo de él. Se apoya sobre sus manos. —Por así decirlo, escucha. ¿Cuando me enteré de que podía hacer esta cosa invisible? Me refiero a que fue un accidente. Tenía nueve años. Estaba muerto de miedo. Salteándonos todos los detalles de mierda mi punto es este: necesitaba un lugar donde ocultarme y no podía encontrar uno. Pero estaba tan asustado que mi cuerpo, por así decirlo, automáticamente lo hizo por mí. Sólo desaparecí en la pared. Me mezclé o lo que sea. —Se ríe—. Me asombró como el infierno, porque no me di cuenta de lo que había ocurrido por unos buenos diez minutos. Y entonces no sabía cómo volver a la normalidad. Era una locura. Por un par de días en realidad pensé que estaba muerto. —No hay manera. —Síp. —Eso es una locura. —Eso es lo que dije. —Entonces... entonces, ¿qué? ¿Crees que mi cuerpo entra en modo de defensa cuando me asusto? —Demasiado. —De acuerdo. —Creo—. Bueno, ¿cómo se supone que entro en mi modo de defensa? ¿Cómo hiciste para descubrir el tuyo? Él se encoge de hombros.


—Una vez que me di cuenta que no era algún tipo de fantasma y no estaba alucinando, en realidad se volvió bastante genial. Era un chico, ¿sabes? Estaba emocionado, como si pudiera atarme una capa y matar a los malos o algo así. Me gustaba. Y esto se volvió una parte de mí a la que podía acceder cuando quisiera. Pero —agrega—, no fue hasta que realmente comencé a entrenar que aprendí cómo controlarlo y mantenerlo por largos períodos de tiempo. Eso tomó mucho trabajo. Mucha concentración. —Un montón de trabajo. —Sí... quiero decir, todo esto toma mucho trabajo descubrir. Pero una vez que lo acepté como una parte de mí, se volvió más fácil de manejar. —Bueno —digo, echándome hacia atrás de vuelta, dando un suspiro exasperado—, ya lo he aceptado. Pero definitivamente no ha hecho las cosas más fáciles. Kenji se ríe fuerte. —Mi trasero que lo has aceptado. Tú no has aceptado nada. —He sido así toda mi vida, Kenji... estoy bastante segura que lo he aceptado... —No —me interrumpe—. Infiernos que no. Tú odias estar en tu propia piel. No puedes soportarlo. Eso no es llamado aceptación. Eso es llamado... no lo sé... lo opuesto a la aceptación. Tú —dice, señalándome con un dedo—, tú eres lo opuesto a la aceptación. —¿Qué estás tratando de decir? —disparo de regreso—. ¿Me tiene que gustar ser de esta manera? —No le doy oportunidad de responder antes de decir—: No tienes idea de lo que es estar metido en mi piel... estar atrapado en mi cuerpo, asustado de respirar demasiado cerca de cualquier cosa con un corazón latiendo. Si lo hicieras, nunca me pedirías que fuera feliz viviendo así. —Vamos, Juliette... Sólo estoy diciendo... —No. Déjame dejar esto en claro para ti, Kenji. Mato personas. Las mato.


Eso es lo que es mi poder especial. No me mezclo con fondos o muevo cosas con mi mente o tengo realmente brazos elásticos. Tú me tocas por demasiado tiempo y mueres. Intenta vivir así durante diecisiete años y entonces dime cuán fácil es aceptarse a uno mismo. Saboreo demasiada amargura en mi lengua. Es nuevo para mí. —Escucha —dice él, su voz notablemente más suave—, no estoy intentando juzgarte, ¿de acuerdo? Sólo estoy tratando de señalar que ya que no lo quieres, podrías inconscientemente estar saboteando tus esfuerzos para averiguarlo. —Levanta sus manos en derrota simulada—. Sólo mis dos centavos. Quiero decir, obviamente tienes algunos poderes extraños ocurriendo. Tocas gente y bam, hecho. ¿Pero entonces también puedes romper paredes y mierda? Me refiero a que, infiernos, yo querría aprender cómo hacer eso, ¿me estás tomando el pelo? Eso sería una locura. —Sí —digo, cayendo contra la pared—. Supongo que esa parte no sería tan mala. —¿Verdad? —anima Kenji—. Eso sería increíble. Y entonces... ya sabes, si te dejas puestos tus guantes... podrías sólo romper cosas al azar sin realmente matar a nadie. Entonces no te sentirías tan mal, ¿cierto? —Supongo que no. —Entonces. Genial. Sólo necesitas relajarte. —Se pone de pie. Agarra el ladrillo con el que estaba jugando antes—. Vamos —dice—. Levántate. Ven aquí. Me acerco a su lado de la sala y miro el ladrillo que está sosteniendo. Me lo da como si estuviera sosteniendo algún tipo de herencia familiar. —Ahora —dice—, tienes que dejarte sentir cómoda, ¿bien? Deja que tu cuerpo toque la base con su núcleo. Deja de bloquear tu propia Energía. Probablemente tienes un millón de bloqueos mentales en tu cabeza. Ya no puedes contenerte.


—No tengo bloqueos mentales... —Sí, los tienes. —Bufa—. Definitivamente los tienes. Tienes un grave estreñimiento mental. —Mental lo que... —Centra tu enojo en el ladrillo. En el ladrillo —me dice—. Recuerda. Abre tu mente. Quieres romper el ladrillo. Recuerda que esto es lo que quieres. Es tu elección. No estás haciendo esto por Castillo, no lo estás haciendo por mí, no lo estás haciendo para luchar con alguien. Esto es sólo algo que tienes ganas de hacer. Por diversión. Porque lo sientes así. Deja que tu mente y cuerpo se encarguen. ¿De acuerdo? Tomo un profundo respiro. Asiento varias veces. —Bien. Creo que estoy... —Mierda. —Deja salir un bajo silbido. —¿Qué? —Me giro—. ¿Qué ocurrió? —¿Cómo no sentiste eso? —¿Sentir qué? —Mira tu mano. Suspiro. Tropiezo hacia atrás. Mi mano está llena de lo que parece arena roja y arcilla marrón polvorizada en partículas diminutas. Los más grandes trozos de ladrillo se caen al piso y dejo que los escombros se deslicen a través de las grietas entre mis dedos sólo para levantar la mano culpable a mi rostro. Levanto la vista. Kenji está sacudiendo su cabeza, sacudiéndose de risa. —Ahora estoy tan celoso que no tienes idea. —Oh mi Dios.


—Lo sé. LO SÉ. Así de jodido. Ahora piensa en ello: si puedes hacer eso con un ladrillo, imagínate lo que puedes hacer con el cuerpo de un humano. Eso no fue algo correcto para decir. No ahora. No después de Adam. No después de intentar tomar los trozos de mis esperanzas y sueños y vacilar para unirlos. Porque ahora ya no hay nada. Porque ahora me doy cuenta de que en algún lugar, en el fondo, estaba albergando una pequeña esperanza de que Adam y yo encontraríamos un modo de arreglar las cosas. En algún lugar, en el fondo, estaba aferrándome a la posibilidad. Y ahora se ha ido. Porque ahora no es sólo Adam debe estar asustado de mi piel. No es sólo de mi toque sino de mi agarre, mis abrazos, mis manos, un beso... cualquier cosa que haga podría herirlo. Tendría que ser cuidadosa sólo al sostener su mano. Y este nuevo conocimiento, esta nueva información sobre exactamente cuán mortal soy... Me deja sin alternativa. Por siempre y siempre y siempre estaré sola porque no hay nadie que esté seguro de mí. Caigo al piso, mi mente zumbando, mi propio cerebro ya no es un lugar seguro para habitar porque no puedo dejar de pensar, no puedo dejar de preguntarme, no puedo detener nada y es como si estuviera atrapada en lo que podría ser un choque frontal y yo no soy la persona inocente. Soy el tren. Soy la única corriendo fuera de control. Porque a veces te ves a ti mismo, te ves en la manera en que podrías ser, la manera en que podrías ser si las cosas fueran diferentes. Y si ves muy de cerca y lo que veas te asustará, te hará preguntar lo que podrías hacer si se te da la oportunidad. Sabes que hay un lado diferente de ti mismo que no quieres reconocer, un lado que no quieres ver en la luz del día. Pasas toda tu




vida haciendo todo para derribarlo y sacarlo, fuera de vista, fuera de la mente. Pretendes que una pieza de ti no exista. Vives asĂ­ por un largo tiempo. Por un largo tiempo, estĂĄs a salvo. Y entonces no.


Capítulo 25

O

  tra mañana. Otra comida. Me dirijo al desayuno para encontrar a Kenji antes de nuestra próxima sesión.

Él llegó a una conclusión sobre mis habilidades ayer: piensa que el inhumano poder en mi toque es sólo una forma envuelta de mi Energía. Que el contacto piel a piel es simplemente la forma más superficial de mi habilidad, que mi verdadero don es realmente una fuerza que lo consume todo, que se manifiesta en cada parte de mi cuerpo. Mis huesos, mi sangre, mi piel. Le dije que es una teoría interesante. Le dije que siempre me he visto como alguna enferma versión de Venus atrapamoscas. —Oh dios. Sí. Sí. Eres justamente así. Mierda, sí —dijo. Lo suficientemente hermosa para atraer a su presa, dijo. Lo suficientemente fuerte como para reprimir y destruir, dijo. Lo suficientemente venenosa para digerir a sus víctimas cuando la carne se pone en contacto. —Diriges a tu presa —me dijo, riendo como si fuera divertido, como si fuera


 divertido, como si fuera perfectamente aceptable comparar una niña a una planta carnívora. Halagador, incluso. —¿Cierto? Has dicho que cuando tocas la gente, es como que estás tomando su energía, ¿no? ¿Te hace sentir más fuerte? No respondí. —Así que eres exactamente como una Venus atrapamoscas. Los atrapas. Los golpeas. Te los comes. No respondí. —Mmmmmmm —dijo—. Eres como una sexy y súper escalofriante planta. Cerré mis ojos. Cubrí mi boca con horror. —¿Por qué es eso tan malo? —dijo. Inclinándose para encontrar mi mirada. Tiró de un mechón de mi cabello para hacerme mirar hacia arriba—. ¿Por qué esto tiene que ser tan horrible? ¿Por qué no puedes ver lo maravilloso que es esto? —Él negó con la cabeza hacia mí—. Te estás perdiendo seriamente, ¿lo sabías? Esto podría ser tan bueno si acabas de controlarlo. Controlarlo. Sí. ¿Qué tan fácil sería controlar el mundo que me rodea? Aspirar su fuerza vital y dejarlo muerto en la calle sólo porque alguien me dice que debo hacerlo. Porque alguien señala con el dedo y dice: —Esos son los chicos malos. Esos hombres de allá. —Mátalos, dicen. Mata porque confías en nosotros. Mata porque estás luchando por el equipo adecuado. Mata porque son malos, y nosotros buenos. Mata porque te lo decimos. Porque algunas personas son tan estúpidas que en realidad creo que hay líneas gruesas de neón que separan el bien y el mal. Es fácil de hacer esa clase de distinción e ir a dormir por la noche con la conciencia tranquila.


 Porque está bien. Está bien matar a un hombre si alguien le considera no apto para vivir. Lo que realmente quiero decir es, quién demonios eres y quién eres tú para decidir quién va a morir. Quién eres tú para decidir quién debe morir. Quién eres tú para decirme qué padre debo destruir, qué niño dejar huérfano y qué madre dejar sin su hijo, qué hermano dejar sin hermana, qué abuela debería pasar el resto de su vida llorando en las primeras horas de la mañana porque el cuerpo de su nieto fue enterrado en el suelo delante suyo. Lo que realmente quiero decir es quién demonios te crees que eres para decirme que es increíble ser capaz de matar a un ser vivo, que es interesante poder atrapar a otra alma, que es justo escoger una víctima simplemente porque soy capaz de matar sin un arma. Quiero decir cosas malas y cosas enojadas y cosas hirientes y quiero lanzar improperios al aire y correr lejos, muy lejos, quiero desaparecer en el horizonte y me quiero tirar por el lado de la carretera, si sólo se fuera dar una apariencia de libertad, pero no sé a dónde ir. No tengo otro lugar a donde ir. Y me siento responsable. Porque hay momentos en que la ira sangra hasta que es nada más que un dolor crudo en la boca del estómago y veo el mundo y me pregunto acerca de su gente y en lo que se ha convertido y pienso en la esperanza y tal vez y, posiblemente, en la posibilidad y el potencial. Pienso en vasos medio llenos y lentes para ver el mundo con claridad. Pienso en sacrificio. Y compromiso. Pienso en lo que va a pasar si nadie defiende. Pienso en un mundo en el que nadie se pone de pie ante la injusticia. Y me pregunto si tal vez todo el mundo aquí tiene razón. Si tal vez es hora de luchar. Me pregunto si es realmente posible alguna vez justificar el asesinato como un medio para un fin y luego pienso en Kenji. Pienso en lo que dijo. Y me pregunto si todavía lo llamaría impresionante si me decidiera a hacerle a él


 mi presa. Me imagino que no.


Capítulo 26

K

 

enji ya está esperando por mí. Él y Winston y Brendan están sentados en la misma mesa de nuevo, y me deslizo en mi asiento con un gesto distraído y ojos que se niegan a concentrarse delante de mí.

—Él no está aquí —dice Kenji, empujando una cucharada de desayuno en la boca. —¿Qué? —¡Oh, qué fascinante vistazo a este tenedor y cuchara y esta tabla—. ¿Qué dic…? —No está aquí —dice, con la boca todavía medio llena de comida. Winston se aclara la garganta, se rasca la parte posterior de la cabeza. Brendan se desplaza en el asiento a mi lado. —Oh yo… yo, um… —Oleadas de calor se me suben hasta el cuello al mirar alrededor, a los tres tipos sentados en esta mesa. Quiero preguntar a Kenji dónde está Adam, por qué no está aquí, cómo está, si está bien, si ha estado comiendo regularmente. Quiero hacer un millón de preguntas que no debería hacer, pero es evidentemente que ninguno de ellos quiere hablar acerca de los detalles difíciles de mi vida personal. Y yo no quiero ser esa chica triste y patética. No quiero lástima. No quiero ver la simpatía incómoda en sus ojos. Así que me siento. Aclaro mi garganta.


 —¿Qué está pasando con las patrullas? —pregunto a Winston—. ¿Es cada vez peor? Winston levanta la vista, sorprendido. Traga la comida demasiado rápido y tose una vez, dos veces. Toma un sorbo de su café de alquitrán negro, y se inclina hacia adelante, luciendo ansioso. —Se está volviendo más extraño —dice. —¿En serio? —Sí, así que, ¿recuerdan que les dije, chicos, que Warner se muestra todas las noches? Warner. No puedo sacar la imagen de su sonrisa, de su cara riendo de mi cabeza. Asentimos. —Bueno. —Él se inclina hacia atrás en su silla. Sujeta sus manos—. ¿Ayer por la noche? Nada. —¿Nada? —Las cejas de Brendan son alzan en su frente—. ¿Qué quieres decir con nada? —Quiero decir que no había nadie allí. —Se encoge de hombros. Coge el tenedor. Apuñala a un pedazo de comida. —Ni Warner, ni un solo soldado. ¿Anteanoche? —Mira alrededor de nosotros—. Cincuenta, tal vez setenta y cinco soldados. Ayer por la noche, cero. —¿Le dijiste a Castillo de esto? —Kenji ya no come. Está mirando a Winston con una concentrada y demasiado grave expresión de su rostro. Esa que me preocupa. —Sí. —Winston asiente con la cabeza mientras toma otro sorbo de su café—. Entregué mi informe hace una hora. —¿Quieres decir que no has ido a dormir todavía? —pregunto, con los ojos


 como platos. —Dormí ayer —dice, agitando una mano casual hacia mí—. O el día antes de ayer. No puedo recordar. Dios, este café es repugnante —dice, tragando saliva. —Así es. Tal vez debería despedir el café, ¿no? —Brendan trata de agarrar la taza de Winston. Winston lo aparta con la mano, le lanza una mirada oscura. —No todos tenemos electricidad corriendo por nuestras venas —dice—. No soy una maldita casa de máquinas de energía como tú. —Yo sólo lo hice una vez... —¡Dos veces! —…y era una emergencia —dice, luciendo un poco avergonzado. —¿De qué están hablando? —pregunto. —De este hombre. —Kenji apunta con el pulgar a Brendan—. Puede, como, literalmente, recargar su propio cuerpo. No necesita a dormir. Es una locura. —No es justo —murmura Winston, arrancando un pedazo de pan por la mitad. Me dirijo a Brendan, con mandíbula caída. —De ninguna manera. Él asiente con la cabeza. Se encoge de hombros. —Sólo lo he hecho una vez. —¡Dos veces! —Winston dice de nuevo—. Y él es un maldito feto —me dice— . Ya tiene demasiada energía, ya que es de mierda, todos lo hacen, y sin embargo él es el que viene con una batería recargable. —No soy un feto —dice Brendan, escupiendo, mirándome mientras el rubor calienta sus mejillas.


 —No… tú no… tú eres un loco —dice, mirando a Winston. —Sí —dice Winston, asintiendo con la cabeza, con la boca llena de comida de nuevo. —Estoy loco. Estoy cabreado —traga—. Y yo estoy molesto como el infierno porque estoy cansado. Y tengo hambre. Y necesito más café. —Él se empuja fuera de la mesa. Se pone de pie—. Voy a ir a buscar más café. —Pensé que habías dicho que era un asco. Él me evalúa al mirarme. —Sí, pero soy un hombre triste, triste con estándares muy bajos. —Es cierto —dice Brendan. —Cállate, feto. —Sólo está permitida una taza —señala Kenji, levantando la mirada para encontrarse con los ojos de Winston. —No te preocupes, siempre les digo que estoy tomando la tuya —dice, y se va. Kenji se está riendo, sacudiendo los hombros. Brendan está murmurando — No soy un feto— en voz baja, apuñalando su comida con un vigor renovado. —¿Cuántos años tienes? —le pregunto, curiosa. Es tan blanco, rubio y de pálidos ojos azules que no parece real. Se parece a la clase de persona atemporal, que permanecería para siempre preservada en esta forma etérea. —Veinticuatro —dice, luciendo agradecido por la oportunidad de cambiar de tema—. Acabo de cumplir veinticuatro años, en realidad. Fue mi cumpleaños la semana pasada. —Oh, wow. —Estoy sorprendida. No se ve mucho más viejo de 18 años. Me pregunto lo que debe ser celebrar un cumpleaños en Punto Omega—. Bueno, feliz cumpleaños —le digo, sonriéndole—. Espero… espero que tengas un muy buen año. Y… —Trato de pensar en algo agradable que decir—… y muchos días felices.


 Él está mirando hacia mí ahora, divertido, mirándome directamente a los ojos. Sonriendo. —Gracias —dice. Sonríe un poco más ampliamente—. Muchas gracias. —Y no mira hacia otro lado. Mi cara está caliente. Estoy tratando de entender por qué sigue sonriéndome, por qué no deja de sonreír incluso cuando finalmente mira hacia otro lado, por qué Kenji sigue mirándome como si estuviera tratando de contener la risa y estoy nerviosa, sintiéndome extrañamente avergonzada y buscando algo que decir. —Entonces, ¿qué vamos a hacer hoy? —le pregunto a Kenji, esperando que mi voz suene neutral, normal. Kenji apura su vaso de agua. Se limpia la boca. —Hoy —dice—, te voy a enseñar cómo disparar. —¿Un arma? —Así es. —Él agarra la bandeja. Agarra la mía, también. —Espera aquí, voy a dejar esto. —Se mueve para irse antes de que se detenga, se vuelve, mira a Brendan y dice: —Sácatelo de la cabeza, hermano. —Brendan mira, confundido. —¿Qué? —Eso no va a suceder. —¿Qu…? Kenji le mira, enarcando las cejas. Brendan cierra la boca. Sus mejillas son rosadas nuevo. —Lo sé. —Uh-huh. —Kenji niega con la cabeza y se aleja.


 Brendan tiene de repente prisa por marcharse.


Capítulo 27 

—¿J

 uliette? ¡Juliette! —Por favor, despierta...

Suspiro mientras me siento erguida en la cama, con el corazón palpitando, con los ojos parpadeando demasiado rápido como para intentar que se focalicen. Parpadeo, parpadeo, parpadeo. —¿Qué pasa? ¿Qué está ocurriendo? —Kenji está afuera —dice Sonya. —Dice que te necesita —agrega Sara—, que ocurrió algo... Salgo tan rápido de la cama que llevo las sabanas conmigo, intentando encontrar mi traje, duermo en un conjunto de pijama que pedí prestado de Sara, haciendo un esfuerzo por no entrar en pánico. —¿Sabéis lo que está ocurriendo? —pregunto—. ¿Sabéis..? ¿Os dijo algo..?. Sonya está deslizando mi traje por mis brazos, diciendo—: No, sólo dijo que era urgente, que ocurrió algo, que deberíamos despertarte de inmediato. —De acuerdo. Estoy segura de que estará bien —les digo, a pesar de que no sé por qué lo estoy diciendo, o cómo posiblemente podría ser de algún consuelo para ellas. Desearía encender una luz pero todas las luces están controladas por el mismo interruptor. Es una de las maneras en las que conservan el poder y una de las maneras en las que se las arreglan para


 mantener la apariencia de la noche y el día aquí abajo sólo usándola durante horas específicas. Finalmente me las arreglo para deslizarme en mi traje y abrocho la cremallera, dirigiéndome hacia la puerta cuando escucho a Sonya llamarme. Está sosteniendo mis botas. —Gracias... os agradezco a ambas —digo. Ellas asienten varias veces. Y tiro de mis botas y corro hacia la puerta. Me golpeo la cara contra algo sólido. Algo humano. Masculino. Escucho su brusca inhalación, siento que sus manos estabilizan mi cuerpo, en mi cuerpo siento que la sangre corre por debajo de mí. —Adam, —suspiro. Él no me suelta. Puedo escuchar a su corazón latir rápido y con fuerza y de manera audible en el silencio entre nosotros y se siente tan calmado, tan tenso, como si estuviera intentando mantener alguna especie de control en su cuerpo. —Hola —susurra, pero suena como si realmente no pudiera respirar. Mi corazón falla. —Adam, yo... —No puedo dejarte ir —dice y siento que sus manos tiemblan, sólo un poco, como si el esfuerzo por mantenerlas en un lugar fuera demasiado para él—. No puedo dejarte ir. Lo intento, pero... —Bueno, es algo bueno que esté aquí entonces, ¿no? —Kenji me saca de un tirón de los brazos de Adam y toma un profundo e irregular respiro—. Jesús. Chicos ¿terminasteis aquí? Tenemos que irnos. —Qué... ¿qué está ocurriendo? —tartamudeo, intentando ocultar mi


 vergüenza. Realmente desearía que Kenji no siempre estuviera atrapándome en mitad de tales momentos vulnerables. Desearía que pudiera verme siendo fuerte y confiable. Y entonces me pregunto cuándo comencé a preocuparme por la opinión de Kenji acerca de mí—. ¿Está todo bien? —No tengo idea —dice Kenji mientras camina por los pasillos oscuros. Debe haberse memorizado estos túneles, pienso, porque no puedo ver ni una cosa—. Pero —dice—, asumo que algún tipo de mierda oficialmente ha pasado. Castillo me envió un mensaje hace casi quince minutos... dijo que Kent, tú y yo fuéramos a su oficina lo antes posible. Así que —dice—, eso es lo que estoy haciendo. —Pero... ¿ahora? ¿En mitad de la noche? —La mierda que ocurre no funciona alrededor de su horario, princesa. Decido dejar de hablar. Seguimos a Kenji hasta una puerta aislada al final del estrecho túnel. Él golpea dos veces, hace una pausa. Golpea tres veces, hace una pausa. Golpea una vez. Me pregunto si necesito recordar eso. La puerta rechina por su cuenta y Castillo nos hace señas para que entremos. —Cerrad la puerta, por favor —dice desde detrás de su escritorio. Tengo que parpadear varias veces para readaptarme a la luz de aquí. Hay una tradicional lámpara de lectura en el escritorio de Castillo con la suficiente potencia como para iluminar este pequeño espacio. Utilizo el momento para mirar alrededor. La oficina de Castillo no es más que una habitación con unos pocos estantes y una simple mesa que se dobla como una estación de trabajo. Todo está hecho de metal reciclado. Su escritorio parece lo que solía ser una camioneta.


 Hay un montón de libros y papeles apilados por todo el piso; diagramas, maquinaria y piezas de ordenadores depositados en las estanterías, miles de cables y unidades eléctricas asomándose de sus cuerpos metálicos; también deben estar dañados o rotos o tal vez forman parte de un proyecto en el que Castillo está trabajando. En otras palabras: su oficina es un desastre. No es algo que esperaba de alguien tan increíblemente estructurado. —Tomad asiento, —nos dice. Miro alrededor en busca de sillas pero sólo encuentro dos contenedores de basura boca abajo y un taburete—. Estaré en seguida con vosotros. Dadme un momento. Asentimos. Nos sentamos. Esperamos. Miramos alrededor. Sólo entonces me doy cuenta del por qué a Castillo no le importa la naturaleza desorganizada de su oficina. Él parece estar en medio de algo, pero no puedo ver qué es, realmente no importa. Estoy tan concentrada en observarlo trabajar. Sus manos se mueven de arriba a abajo, se mueven rápidamente de costado a costado, todo lo que necesita o quiere gravita hacia él. ¿Un trozo particular de papel? ¿Un bloc? ¿El reloj enterrado debajo de una pila de libros que es lo más alejado a su escritorio? Busca un lápiz y levanta su mano para agarrarlo. Busca sus notas y levanta sus dedos para agarrarlas. No necesita ser organizado. Tiene un sistema por su propia cuenta. Increíble. Finalmente levanta la mirada. Deja su lápiz. Asiente. Asiente de nuevo. —Bien. Bien; estáis todos aquí. —Sí, señor —dice Kenji—. Nos dijiste que necesitabas hablar con nosotros. —Efectivamente. —Castillo cruza las manos sobre su escritorio—. Efectivamente. —Toma un minucioso respiro—. El comandante supremo — dice—, ha llegado a la sede del Sector 45.


 Kenji maldice. Adam se congela. Estoy confundida. —¿Quién es el comandante supremo? La mirada de Castillo cae sobre mí. —El padre de Warner. —Sus ojos se estrechan, escudriñándome—. ¿No sabías que el padre de Warner es el comandante supremo del Reestablecimiento? —Oh, —susurro, incapaz de imaginarme al monstruo que debe ser el padre de Warner—. Yo... sí... sabía eso, —le digo—. Sólo que no sabía cuál era su título. —Sí —dice Castillo—. Hay seis comandantes supremos alrededor del mundo, uno por cada continente: América del Norte, Sudamérica, Europa, Asia, África, y Oceanía. Cada sección está dividida en 555 sectores de un total de 3330 sectores alrededor del mundo. El padre de Warner no es responsable del continente, sino que también es uno de los fundadores del Reestablecimiento y actualmente la más grande amenaza. —Pero pensé que había 3333 sectores —le digo a Castillo—, no 3330. ¿Recuerdo mal? —Los otros tres son capitales, —me dice Kenji—. Estamos bastante seguros de que una de ellas está en algún lugar de América del Norte, pero nadie sabe con certeza dónde se encuentra localizada alguna de ellas. Así que sí —agrega—, recuerdas bien. El Reestablecimiento tiene alguna fascinación estrafalaria por los números exactos. 3333 sectores en total y 555 por cada sector. Todos reciben lo mismo, con independencia del tamaño. Ellos creen que muestran de cuán manera equitativa se han dividido todo, pero sólo es un montón de mierda. —Guau. —Cada día estoy anonadada por lo mucho que tengo que aprender. Miro a Castillo—. Entonces ¿esta es la emergencia? ¿Que el padre de Warner está aquí y no en una de las capitales?


 Castillo asiente. —Sí, él... —Vacila. Se aclara la garganta—. Bueno. Dejadme comenzar desde el principio. Es imperativo que seáis conscientes de todos los detalles. —Estamos escuchando —dice Kenji, nuevamente erguido, con los ojos alerta, con los músculos tensos en busca de acción—. Continúa. —Aparentemente —dice Castillo—, ha estado en la ciudad durante algún tiempo... llegó de manera muy secreta, muy discretamente, hace un par de semanas. Parece que escuchó lo que su hijo ha estado haciendo últimamente, y no estuvo muy emocionado por ello. Él... —Castillo toma un profundo y regular respiro—. Él está... particularmente enfadado por lo que ocurrió con usted, señorita Ferrars. —¿Conmigo? —Corazón latiendo. Corazón latiendo. Corazón latiendo. —Sí —dice Castillo—. Nuestras fuentes dicen que está enojado con Warner por permitir que escapara. Y, por supuesto, que perdió a dos de sus soldados en el proceso. —Asiente hacia la dirección de Adam y Kenji—. Peor aún, ahora circulan rumores entre los ciudadanos sobre esta chica defectuosa y su extraña habilidad y están comenzando a unir las piezas; están comenzando a darse cuenta de que hay otro movimiento, nuestro movimiento, preparándose para luchar. Está creando malestar y resistencia entre los civiles, que están demasiado ansiosos como para involucrarse. —Entonces. —Castillo entrelaza sus manos—. El padre de Warner indudablemente ha llegado para encabezar esta guerra y eliminar cualquier duda del poder del Reestablecimiento. —Hace una pausa para mirarnos a cada uno de nosotros—. En otras palabras, ha llegado para castigar a su hijo y a nosotros. —Pero eso no cambia nuestros planes, ¿o sí? —pregunta Kenji. —No exactamente. Siempre hemos sabido que una lucha sería inevitable, pero esto... cambia las cosas. Ahora que el padre de Warner está en la ciudad, esta guerra va a ocurrir mucho antes de lo previsto —dice Castillo—. Y va a ser mucho más grande de lo que anticipábamos. —Dirige su mirada hacia mí, viéndose serio—. Señorita Ferrars, me temo que vamos a necesitar


 su ayuda. Lo miro, enmudecida. —¿Yo? —Sí. —Vosotros... ¿no estáis enojados conmigo? —No es una niña, señorita Ferrars. No la culparía por una sobrerreacción. Kenji dice que cree que su comportamiento últimamente ha sido el resultado de la ignorancia y no maliciosa intención y confío en su juicio. Confío en su palabra. Pero quiero que entienda que somos un equipo —dice—, y necesitamos su fuerza. Lo que puede hacer, su poder, es incomparable. Especialmente ahora que ha estado trabajando con Kenji y tiene al menos algún conocimiento de lo que es capaz, vamos a necesitarla. Haremos lo que sea que podamos para apoyarla, le reforzaremos el traje, le proporcionaremos las armas y la armadura. Y Winston... —Se detiene. Contiene el aliento—. Winston —dice, más tranquilo ahora—, acabamos de terminar de hacerle un nuevo par de guantes. —Examina mi rostro—. La queremos en nuestro equipo —dice—. Y si coopera con nosotros, le prometemos que verá los resultados. —Por supuesto —susurro. Emparejo su mirada estable y solemne—. Por supuesto que ayudaré. —Bien —dice Castillo—. Eso es muy bueno. —Se ve distraído mientras se recuesta sobre su silla, pasa una mano cansada por su rostro—. Gracias. —Señor —dice Kenji—. Odio ser tan franco, pero ¿nos podría decir qué demonios está pasando? Castillo asiente. —Sí —dice—. Sí, sí, por supuesto. Yo... disculpadme. Ha sido una noche difícil. La voz de Kenji es tensa. —¿Qué ocurrió?


 —Él... ha enviado un mensaje. —¿El padre de Warner? —pregunto—. ¿El padre de Warner ha enviado un mensaje? ¿Para nosotros? —Miro hacia Adam y Kenji. Adam está parpadeando rápido, con los labios apenas separados con sorpresa. Kenji se ve como si estuviera a punto de enfermarse. Estoy comenzando a entrar en pánico. —Sí —me dice Castillo—. El padre de Warner. Quiere reunirse. Quiere... hablar. Kenji salta sobre sus pies. Todo su rostro está sin color. —No... señor... esto es un plan... él no quiere hablar, usted debe saber que está mintiendo.... —Él ha tomado a cuatro de nuestros hombres como rehenes. Me temo que no tengo otra elección.


Capítulo 28 

-¿Q

 ué? —Kenji se quedó petrificado. Su voz tenía un tono áspero y horrorizado—. ¿Quién? ¿Cómo…

—Winston y Brendan estuvieron patrullando toda la noche —Castillo sacude la cabeza—. No sé qué ha sucedido. Habrá sido una emboscada. Se alejaron demasiado y las grabaciones de seguridad sólo muestran que Emory e Ian se dieron cuenta de que algo pasaba e intentaron investigar. Después de eso, no hay nada más. Emory e Ian —dice—, nunca van a regresar. Kenji está recostado en una silla, con la cara entre las manos. De repente, mira hacia arriba con un súbito arrebato de esperanza. —Pero Winston y Brendan, a lo mejor pueden descubrir algo, ¿cierto? Podrían hacer algo, entre los dos tienen suficiente poder como para averiguar algo. Castillo le dirige una sonrisa comprensiva. —No sé en qué punto los han secuestrado o cómo los estarán tratando. Si fueron derrotados o si ya… —dice dudando— si ya los ha torturado, si les ha disparado y están desangrándose hasta morir, en ese caso no podrían defenderse. E incluso si ambos consiguen salvarse —dice un momento después—, no dejarían a los otros detrás. Kenji apreta los puños contra sus muslos.


 —Entonces, quiere que hablemos —dice Adam, que hasta el momento no había comentado nada. Castillo asiente. —Lily encontró este paquete tras la desaparición. Nos acerca una mochila pequeña y la inspeccionamos por turnos. Únicamente encontramos las gafas rotas de Winston y la radio de Brendan. Manchadas de sangre. Tengo que entrelazar las manos para que dejen de temblar. Tan sólo empezaba a relacionarme con esos chicos. Acababa de conocer a Emory e Ian. Aún estaba aprendiendo a hacer nuevas amistades, a sentirme cómoda entre la gente del Punto Omega. Sólo pude desayunar una vez con Brendan y Winston. Eché un vistazo al reloj de la pared de Castillo; eran las 3:31 a.m. Habían pasado 20 horas desde la última vez que los había visto. El cumpleaños de Brendan había sido la semana anterior. —Winston lo sabía —dije en voz alta—. Sabía que algo iba mal. Sabía que pasaba algo raro por todos esos soldados repartidos por todas partes… —Lo sé —dice Castillo, sacudiendo la cabeza. —He estado leyendo y releyendo todos sus informes —dijo pellizcándose la nariz con los dedos pulgar e índice. Cierra los ojos—. Estaba empezando a unir todas las piezas. Pero fue demasiado tarde. Yo llegué demasiado tarde. —¿Qué crees que estaban planeando? —pregunta Kenji—. ¿Tienes alguna teoría? Castillo suspira. Baja las manos de la cara. —Bueno, ahora sabemos por qué Warner salía todas las noches con sus soldados; y cómo se las arreglaba para abandonar la base durante tantos días. —Su padre —dice Kenji.


 —Sí —dice Castillo asintiendo—. En mi opinión, el supremo en persona le dijo a Warner que saliera. Quería que Warner fuese más agresivo a la hora de cazarnos. Siempre ha estado al tanto de nuestra existencia —me dice Castillo—. El supremo nunca ha sido estúpido. Siempre ha creído los rumores que corren sobre nosotros, sabía que estábamos aquí fuera, en alguna parte. Pero nunca habíamos supuesto una amenaza. Hasta ahora —dice—. Porque ahora que los civiles hablan sobre nosotros, corre peligro de perder su poder. La gente está recobrando fuerzas; albergan esperanzas en nuestra resistencia. Y eso no es algo que El Restablecimiento se pueda permitir ahora mismo. De todas formas —prosigue—, creo que está claro que no han podido encontrar la entrada al Punto Omega, y han tomado rehenes con la esperanza de que seamos nosotros los que salgamos de la ciudad por nuestro propio pie. Castillo recoge un trozo de papel. Lo sostiene un momento. Es una nota. —Pero hay ciertas condiciones —dice—, el Supremo nos ha dado unas directrices muy específicas sobre cómo proceder. —¿Y? —dice Kenji, paralizado por la tensión. —Quiere que vayan los tres. Solos. Maldición. —¿Qué? —dice Adam atónito—. ¿Por qué nosotros? —No ha pedido verme —dice Castillo—, no soy el único que le interesa. —¿Y estás de acuerdo con eso? —pregunta Adam—. ¿Simplemente vas a lanzarnos a sus garras? Castillo se inclina hacia delante. —Por supuesto que no. —¿Tienes un plan? —pregunto. —El supremo quiere encontrarse con vosotros mañana a las doce de la noche en punto; bueno, técnicamente es hoy, en un punto específico de una parcela no regularizada. Los detalles están en la nota —dice


 respirando profundamente—. E incluso sé exactamente lo que quiere, creo que todos deberíamos estar dispuestos para ir. Deberíamos movernos juntos. Esto es, después de todo, para lo que hemos estado entrenando. No me cabe duda de que tiene malas intenciones y dudo mucho de que sea una invitación para tomar el té. Así que deberíamos estar listos para defendernos de un ataque ofensivo. Imagino que sus hombres estarán armados y listos para luchar, y estoy totalmente preparado para llevar a los míos a la batalla. —Entonces, ¿somos un cebo? —pregunta Kenji, frunciendo el ceño—. Ni siquiera vamos a pelear, tan sólo somos una distracción. —Kenji… —Esto apesta —dice Adam, y me sorprendo de verlo tan emocionado por algo—. Tiene que haber otra manera. No deberíamos jugar según sus reglas. ¡Deberíamos utilizar esta oportunidad para emboscarlos o, no lo sé, crear algún entretenimiento o una distracción para que el ataque ofensivo sea el nuestro! Es decir, maldición, ¿no hay nadie que pueda arder en llamas? ¿No tenemos a nadie que pueda hacer algo lo suficientemente alocado como para atraer toda su atención? ¿Y que pueda darnos cierta ventaja? Castillo se gira para mirarme. Adam parece estar a punto de pegarle un puñetazo a Castillo. —Estás perdiendo la cabeza… —Resulta que no —dice—. No tenemos a nadie que pueda hacer algo tan… demoledor. —¿Crees que es gracioso? —escupe Adam. —Me temo que no estoy intentando ser gracioso, Señor Kent. Y su rabia no ayuda, dada nuestra situación. Puede optar por no ir, si lo prefiere; pero con todo respeto, pediré consejo a la señorita Ferrars en este asunto. Ella es la única a la que realmente quiere ver el Supremo. Mi idea era enviar a ustedes dos con ella. —¿Qué?


 Los tres nos quedamos paralizados. —¿Por qué yo? —Me encantaría poder decírtelo —me contesta Castillo—. Desearía saber más. Pero por ahora, lo mejor que puedo hacer es extrapolar la información que tengo y eso me lleva a la conclusión de que Warner ha cometido un gran error que es necesario arreglar inmediatamente. De alguna manera, tienes algo que ver con eso. —Hace una pausa—. El padre de Warner —dice—, te ha pedido específicamente a ti a cambio de los rehenes. Dice que si no vas al punto de encuentro acordado, matará a nuestros hombres. Y no tengo razones para dudar de su palabra. Asesinar a inocentes está en su naturaleza. —¡¿Y acaso vas a dejarla entrar allí?! —Adam patea la basura del suelo al ponerse en pie de un salto—. ¿Ni siquiera ibas a decirnos nada? ¿Nos ibas a dejar ir pensando que ella no era el objetivo? ¿Estás loco? Castillo se rasca la frente. Respira varias veces para calmarse. —No —dice, midiendo cuidadosamente el tono de su voz—. No iba a dejarla entrar en nada. Lo que digo es que todos vamos a luchar juntos, pero ustedes dos irán con la señorita Ferrars. Los tres han trabajado juntos antes y tanto tú como Kenji han recibido entrenamiento militar. Están más familiarizados con las normas, las técnicas y las estrategias que podrían utilizar. Ayudarán a mantenerla a salvo y serán el elemento sorpresa, su presencia puede que sea lo que nos de ventaja en esta situación. Si él la quiere de verdad, tendrá que encontrar una manera para derrotarlos a los tres. —O… ya sabes, no sé —dice Kenji, aparentando indiferencia—. Puede que nos peguen un tiro en la cabeza y se lleven a Juliette a rastras mientras nosotros estamos demasiado ocupados estando muertos como para detenerlo. —Está bien —digo—. Lo haré. Iré. —¿Qué? —Adam me mira, con los ojos bien abiertos y una expresión de pánico—. Juliette… no…


 —Sí, puede que tengas que tomarte un momento para pensarlo —lo corta Kenji, sonando algo nervioso. —No tienes que venir si no quieres —le digo—. Pero yo sí que voy. Castillo sonrió y una expresión de alivio invade su rostro. —Esto es para lo que estamos aquí, ¿cierto? —Miro a mi alrededor—. Se supone que tenemos que devolver el ataque. Esta es nuestra oportunidad. Castillo está radiante, sus ojos brillan con algo que podría ser orgullo. — Estaremos contigo a cada paso del camino, señorita Ferrars. Cuenta con ello. Asiento. Y me doy cuenta de que probablemente esto sea lo que estaba destinado a ser. Puede que sea precisamente por esto por lo que estoy aquí. Puede que tenga que morir.


Capítulo 29

E

  s una mañana nublada.

Hay mucho que hacer, mucho que preparar y hay mucha gente alistándose. Pero sé que esta es mi batalla, tengo asuntos inacabados con los que lidiar. Sé que esta reunión no tiene nada que ver con el supremo comandante. No tiene razones para interesarse por mí. Ni siquiera llegué a conocerlo; debería ser prescindible para él. Esto era una de las estrategias de Warner. Tenía que haber sido Warner el que preguntó por mí. Todo esto tenía que ver con él; era una señal de que todavía me quería y no iba a rendirse todavía. Y tenía que enfrentarlo. Tan sólo me preguntaba cómo había conseguido que su padre hiciera todo esto por él. Supongo que lo descubriré pronto. Alguien me llamaba. Me detengo. Me giro. James. Corre hacia mí desde la salida del comedor. Su cabello, tan rubio; sus ojos, tan azules, como los de su hermano mayor. Pero su cara no tenía nada que ver con lo mucho que me recordaba a Adam. James era un chico especial. Un chico inteligente. Del tipo de niños de 10 años que siempre son subestimados. Y me preguntaba si podíamos hablar. Me señalaba uno de los muchos pasillos. Asentí. Lo seguí a través de un túnel vacío. Se detuvo y observó que no


 hubiese nadie cerca. Parecía un poco incómodo. Me sorprendía que quisiese hablar conmigo; no le había dicho nada en las tres semanas que llevaba aquí. Él empezó a pasar el tiempo con los otros niños del Punto Omega poco después de que llegáramos, y entonces las cosas se volvieron raras entre nosotros. Él dejó de sonreír cuando me veía, dejó de saludarme en el comedor. Me imaginaba que había oído los rumores que corrían sobre mí de los otros niños y había decidido que lo mejor era mantenerse alejado. Y ahora, después de todo lo que había pasado con Adam, después de nuestra exhibición pública en el túnel, estaba atónita de que tuviese algo que decirme. —Estaba muy, muy enfadado contigo —dice con la cabeza agachada. Y empiezo a notar pinchazos en el corazón. Uno a uno. Me mira. Como si estuviese intentando decidir si sus primeras palabras me habían molestado o no; si le iba a gritar por haber sido honesto conmigo. Y no sé qué es lo que ve en mi rostro pero parece desarmarlo. Mete las manos en los bolsillos. Hace círculos en el suelo con la punta de una de sus zapatillas. —No me contaste que habías matado a alguien —dice. Respiro incómodamente y me pregunto si existe una manera apropiada de responder a una afirmación como esa. Me pregunto si alguien más, aparte de James, sería capaz de venir a decirme eso. Creo que no. Así que asiento. Y digo—: Lo siento mucho. Debería habértelo cont… —¿Y por qué no lo hiciste? —grita, sorprendiéndome—. ¿Por qué no me lo contaste? ¿Por qué lo sabían todos excepto yo? Y me derrumbo por un momento, me derrumbo por el dolor que hay en su voz, por la rabia en sus ojos. No sabía que él me consideraba una amiga, y me doy cuenta de que yo también debería haberlo visto así. James no había conocido a mucha gente durante su vida; Adam era todo su mundo. Kenji y yo éramos las únicas dos persona que realmente había llegado a conocer antes de llegar al Punto Omega. Y para un niño huérfano en sus circunstancias, debía de significar mucho tener amigos nuevos. Pero había estado tan preocupada por mis propios problemas que no se me había


 ocurrido que a James le importase tanto. No me di cuenta que el haberlo ignorado era como traicionarlo desde su punto de vista. O que los rumores sobre mí que le habrían contado los otros niños seguramente le habían hecho tanto daño como a mí. Así que decidí sentarme, justo aquí en el túnel. Dejé un sitio a mi lado para que él también se sentara. Y le empiezo a contar la verdad. —No quería que me odiaras. —No te odio —dice, mirando al suelo. —¿No? Se agarra los cordones de las zapatillas. Suspira. Sacude la cabeza. —Y no me gustó lo que estaban diciendo de ti —dice, más tranquilo—. Los otros niños. Dicen que eres mala y peligrosa y yo les contesté que no era verdad. Les dije que eras tranquila y buena. Y que tenías un pelo bonito. Pero ellos me dijeron que mentía. Tragué con fuerza, era como si me hubiesen dado un puñetazo. —¿Crees que tengo un pelo bonito? —¿Por qué lo mataste? —pregunta James, con los ojos bien abiertos, listo para entenderlo—. ¿Intentaba hacerte daño? ¿Tenías miedo? Me tomo un momento para respirar antes de responder. —Recuerdas —digo, ahora siendo yo la que se sentía incómoda—, ¿lo que te contó Adam sobre mí? ¿Lo de que no puedo tocar a nadie sin hacerle daño? James asiente. —Bueno, esto es lo que pasó —digo—. Lo toqué y se murió. —¿Pero por qué? —pregunta—. ¿Por qué lo tocaste? ¿Querías que se muriera? Mi cara parece hecha de porcelana agrietada. —No —digo, negando con la cabeza—. Era joven, tenía un par de años más


 que tú. No sabía lo que estaba haciendo. No sabía que podía matar si tocaba a alguien. Estábamos en un almacén, él se cayó y tan sólo quería ayudarlo a levantarse. —Una larga pausa—. Fue un accidente. James se queda en silencio un rato. Me mira, luego observa sus zapatos, se lleva las rodillas al pecho. Tiene la mirada fija en el suelo cuando susurra—: Siento haberme enfadado contigo. —Siento no haberte contado la verdad —susurro. Asiente. Se rasca la nariz. Me mira. —¿Podemos ser amigos otra vez? —¿Quieres ser amigo mío? —Parpadeo porque me lloran los ojos—. ¿No me tienes miedo? —¿Vas a ser mala conmigo? —Nunca. —¿Entonces por qué iba a tenerte miedo? Me rio, en parte porque no quiero llorar. Asiento varias veces. —Sí —digo—. Seamos amigos otra vez. —Bien —dice, y se pone de pie—. Porque no quiero volver a comer con los otros niños nunca más. Me pongo de pie y me sacudo el polvo de los pantalones. —Come con nosotros —digo—. Puedes venir a nuestra mesa siempre que quieras. —Bien —asiente—. Mira a lo lejos. Se toca una oreja—. ¿Sabes que Adam está triste casi todo el tiempo? —Me mira fijamente con sus ojos azules. No tengo palabras. No puedo decirle nada. —Adam dice que está triste por ti. James me mira como si esperase que lo negara.


 —¿También le hiciste daño por accidente? ¿Sabías que estuvo en el ala de medicina? Estaba enfermo. Creo que voy a desmayarme, justo aquí, pero de alguna manera no lo hago. Y tampoco puedo mentirle. —Sí —le digo a James—. Le hice daño por accidente, pero ahora… Ahora me mantengo lejos de él. Así que no volveré a hacerle daño. —¿Entonces por qué sigue triste? ¿Si ya no le estás haciendo daño? Muevo la cabeza, apretó los labios porque no quiero llorar y no sé qué decir. James parece entenderlo. Me abrazo, me envuelve con sus brazos justo a la altura de la cadera. Me abraza y me dice que no llore porque me cree. Cree que le hice daño a Adam por accidente. Y al otro chico también. Entonces dice—: Ten cuidado hoy, ¿si? Y acaba con ellos también. Estoy tan sorprendida que me lleva un momento darme cuenta que es la primera vez que me toca. Intento abrazarlo todo el tiempo que puedo sin que la situación se vuelva incómoda, pero creo que mi corazón sigue tirado por ahí en el suelo. Y entonces me doy cuenta: todos lo saben. James y yo entramos juntos al comedor y noto que las miradas de la gente han cambiado. Sus rostros están llenos de orgullo, fuerza y reconocimiento cuando me miran. No hay miedo. No hay desconfianza. Oficialmente, me he convertido en uno de ellos. Pelearé con ellos, por ellos, contra el mismo enemigo. Reconozco lo que hay en sus ojos porque estoy empezando a recordar cómo se siente estar así. Esperanzados. Es como una gota de miel, como un campo lleno de tulipanes floreciendo en primavera. Es lluvia fresca, una promesa susurrada, un cielo sin nubes, la puntuación perfecta al final de una oración. Y es la única cosa del mundo que consigue mantenerme a flote.


Capítulo 30  

—E

sto no es lo que queríamos que pasara —me dice Castillo—, pero por lo general estas cosas nunca salen según lo planeado.

Adam, Kenji y yo estamos siendo entrenados para la batalla. Estamos acampando en uno de los cuartos de entrenamiento más grandes, junto a otros cinco que no había visto nunca. Ellos están a cargo de las armas y el resto del armamento. Es increíble que cada persona del Punto Omega tenga un trabajo. Todo el mundo contribuye. Todo el mundo tiene una tarea. Todos trabajan juntos. —A ver, aún no sabemos exactamente por qué o cómo puedes hacer lo que haces, señorita Ferrars, pero tengo la esperanza de que cuando llegue el momento, tu Energía se presente automáticamente. Este tipo de situaciones tan estresantes son perfectas para estimular nuestras habilidades; de hecho, el setenta y ocho por ciento de los miembros del Punto reportaron haber descubierto sus habilidades en circunstancias críticas o de alto riesgo. No digo nada. Pero eso tiene sentido. Castillo recoge algo de una de las mujeres de la habitación, creo que se llama Alia. —Y no deberías preocuparte por nada —dice—, estaremos allí en caso de que te suceda algo.


 No señalo que nunca dije nada acerca de estar preocupada. O por lo menos no en voz alta. —Aquí tienes tus nuevos guantes —dice Castillo, extendiéndomelos—. Pruébatelos. Estos guantes son más cortos y más suaves: terminan en mi muñeca y tienen un botón para ajustarlos. Se sienten apretados, un poco más pesados, pero cubren mis dedos perfectamente. Cierro la mano en un puño. Sonrío un poco. —Son increíbles —le digo—. ¿No dijiste que los había diseñado Winston? La expresión de Castillo se desvanece. —Sí —dice tranquilamente—. Los terminó ayer. Winston. Su rostro fue el primero que vi cuando me desperté en el Punto Omega. Su nariz torcida, sus gafas de plástico, su cabello rubio arenoso y su bagaje psicológico. Su necesidad de café del malo. Recuerdo las gafas rotas que encontramos en la mochila. No tenía ni idea de lo que le había pasado. Alia vuelve con un artilugio con correa de cuero en las manos. Parece explosivo. Me pide que lo sostenga y me ayuda a ajustarme la correa, me doy cuenta de que es algún tipo de pistola. Tiene unas delgadas correas de cuero que se cruzan en el centro de mi espalda, y otras cincuenta correas distintas de cuero negro envuelven la parte superior de mi cintura, acabando debajo de mis pechos, como una especie de sostén incompleto. Es como un corsé sin copas. Alia tiene que arreglarlo para mí y yo sigo sin entender qué llevo puesto. Espero algún tipo de explicación. Entonces veo las armas. —La nota no decía nada sobre ir desarmados —dice Castillo, mientras Alia le entrega dos pistolas automáticas con una forma y un tamaño que me resulta conocido. Precisamente ayer estuve practicando a disparar con una de esas. Lo hacía fatal. —Y no veo ninguna razón para enviarte sin armas —dice Castillo. Me enseña las fundas para las pistolas que hay a ambos lados de mi caja


 torácica. Me enseña a guardar las armas, cómo quitar el seguro de las armas y dónde va la munición extra. No me molesto en mencionar que no tengo ni idea de cómo se recarga un arma. Kenji y yo nunca recibimos esa lección. Él estaba demasiado ocupado intentando recordarme que no debía usar el arma para gesticular o hacer preguntas. —Espero que las armas sean tu último recurso —me dice Castillo—. Tienes suficientes armas en tu arsenal personal, no deberías necesitar dispararle a nadie. Pero, en caso de que tengas que utilizar tu don para destruir algo, te sugiero que uses estas. —Levanta lo que parecen un par de elaboradas variantes de manoplas de cobre—. Alia las diseñó para ti. Mi mirada va desde ella hacia Castillo, y hasta los objetos desconocidos que tiene en la mano. Él está radiante. Le doy las gracias a Alia por tomarse un tiempo de crear algo para mí, y ella murmura una respuesta incomprensible, tartamudeando, como si no pudiese creer que le estuviese hablando. Estoy desconcertada. Tomo las manoplas que me extiende Castillo y las inspecciono. El interior está hecho de cuatro círculos concéntricos unidos, con un diámetro lo suficientemente grande como para usarlos de anillos y cubrirme los guantes. Deslizo los dedos por los agujeros y giro la mano para inspeccionar la parte superior. Es como una mini armadura, un millón de piececitas metálicas recubren mis nudillos, mis dedos y el dorso de mis manos por completo. Puedo cerrar la mano y el metal se tuerce siguiendo mis movimientos. Ni siquiera es tan pesada como parece. Me pongo la de la otra mano. Cierro los dedos. Toco las pistolas que llevo unidas al cuerpo. Fácil. Puedo hacer esto. —¿Te gustan? —pregunta Castillo. Nunca lo había visto con una sonrisa tan ancha. —Me encantan —digo—. Todo está perfecto. Gracias. —Muy bien. Me siento halagado. Ahora —dice—, si me disculpas, tengo que encargarme de otros detalles antes de partir. Volveré enseguida.


 Asiente levemente antes de dirigirse hacia la puerta. Todos excepto Kenji, Adam y yo se van de la habitación. Me giro para ver qué hacen los chicos. Kenji tiene puesto un traje. Algún tipo de traje que se ajusta a su cuerpo. Va de negro de pies a cabeza, su cabello negro azabache y sus ojos combinan perfectamente con esa vestimenta que envuelve su figura. Parece estar hecho de algo sintético, casi como si fuese de plástico; resplandece bajo la luz fluorescente de la habitación y parece como si fuese demasiado rígido como para moverse. Pero entonces lo veo estirar los brazos y balancearse sobre sus pies, y de repente el traje parece flexible, como si se moviera con él. Tiene puestas un par de botas, sin guantes, y un arnés parecido al mío para las armas. Pero el suyo tiene una diferencia: tiene dos simples correas que se ajustan a sus brazos como las tiras de una mochila. Y Adam. Adam está muy atractivo con una camiseta de manga larga de color azul oscuro y peligrosamente ajustada a su pecho. No puedo evitar fijarme en los detalles de su atuendo, no puedo evitar acordarme de cómo me sentía al estar contra su cuerpo, entre sus brazos. Está de pie delante de mí, pero lo echo de menos como si no lo hubiese visto durante años. Sus pantalones militares negros están metidos en el mismo par de botas negras que llevaba puestas el día que lo conocí en el manicomio, altas hasta la rodilla hechas de un cuero suave que se ajusta a él tan perfectamente que es una sorpresa que no se las hayan hecho a medida. Pero no lleva armas. Y tengo la suficiente curiosidad como para preguntar: —¿Adam? Levanta la cabeza para mirarme y se queda paralizado. Parpadea, abre los ojos y se queda boquiabierto. Sus ojos recorren cada rincón de mi cuerpo, haciendo una pausa en el corsé que se ajusta a mi pecho y a las pistolas que llevo en la cintura. No dice nada. Se pasa una mano por el pelo, presiona la palma contra su frente y murmura algo sobre que enseguida regresará. Deja la habitación. Me siento asqueada. Kenji se aclara la garganta para hacerse oír. Sacude la cabeza. Dice: —Vaya. ¿De verdad intentas matar a ese chico? —¿Qué?


 Kenji me mira como si fuese idiota. —No puedes ir por ahí en plan “Oh Adam, mírame, mira lo sexy que estoy con mi nuevo atuendo y cómo bato las pestañas…” —¿Batir las pestañas? —le ladro—. ¿De qué estás hablando? ¡No le estaba batiendo las pestañas! Y esta es la misma ropa que me he puesto todos los días… Kenji gruñe. Arruga la nariz y dice: —Sí, bueno, parece distinta. —Estás loco. —Tan sólo digo —dice alzando las manos en señal de rendición—, que ¿si fuera él? ¿Y si tú fueses mi chica? ¿Y fueses por ahí vestida así y no pudiese tocarte? —Desvía la mirada—. Tan sólo digo que no envidio al pobre bastardo. —No sé qué hacer —susurro—. No intento hacerle daño… —Oh diablos. Olvida lo que he dicho —dice, gesticulando con las manos—. En serio, no es asunto mío. —Me mira fijamente—. Y no lo consideres como una invitación para empezar a contarme todos tus sentimientos secretos. Lo miro entrecerrando los ojos. —No pienso contarte nada sobre mis sentimientos. —Bien. Porque no quiero saber nada. —¿Alguna vez has tenido novia Kenji? —¿Qué? —dice mortalmente ofendido—. ¿Acaso parezco el tipo de chico que nunca ha tenido novia? ¿Me conoces siquiera? Ruedo los ojos hastiada. —Olvida que lo he preguntado. —No puedo creer que me hayas dicho eso.


 —Tú eres el que va por ahí diciendo que no quiere hablar de sentimientos — le suelto. —No —dice—. He dicho que no quería hablar de los tuyos —señala—. No tengo ningún problema en hablar de los míos. —¿Entonces quieres contarme cómo te sientes? —¡Por dios, no! —Per… —No. —Bien. —Miro hacia otro lado. Estiro las cuerdas que me aprieta la espalda—. Bueno, y ¿qué pasa con tu atuendo? —pregunto. —¿Qué quieres decir con qué le pasa? —Frunce el ceño. Recorre el traje con sus manos—. Este traje es genial. Sonrío sarcásticamente. —Es decir, ¿por qué llevas puesto un traje? ¿Por qué tú tienes uno y Adam no? Arruga la nariz. —Adam no lo necesita. Pocas personas lo tienen, depende de qué tipo de don tengamos. Para mí, este traje hace que mi vida sea infinitamente más fácil. No lo uso siempre, pero cuando tengo que tomarme una misión en serio, me ayuda mucho. Como cuando tengo que mimetizarme con el entorno durante una batalla —explica—, es menos complicado si tengo que cambiar un único color sólido, como el negro. Y si tengo demasiadas capas o complementos alrededor tengo que concentrarme mucho más en asegurarme de que he camuflado todos los detalles. Si soy una pieza sólida de un solo color, seré un camaleón mucho más eficaz. Además —agrega, tensionando los músculos de sus brazos—, estoy terriblemente sexy con este traje. Necesito de todo mi autocontrol para no estallar en carcajadas.


 —Bueno, pero ¿qué pasa con Adam? —pregunto—. ¿No necesita traje ni armas? Eso no me parece bien. —Tengo pistolas —dice Adam al entrar en la habitación. Sus ojos miran fijamente sus puños, que está abriendo y cerrando—. Lo que pasa es que no puedes verlas. No puedo dejar de mirarlo, no puedo evitar observarlo cuidadosamente. —¿Pistolas invisibles, eh? —sonríe Kenji—. Es bonito. Aunque no creo que puedas llegar a esta fase. Adam mira a Kenji. —Tengo nueve armas distintas unidas a mi cuerpo en este momento. ¿Te gustaría elegir una para que te disparare en la cara? ¿O lo hago yo mismo? —Era un chiste, Kent. Diablos. Estaba bromeando… —Atención, todo el mundo. Nos giramos al oír la voz de Castillo. Nos examina a los tres. —¿Están preparados? —Sí —digo. Adam asiente. —Acabemos con esta mierda —dice Kenji. Castillo dice: —Seguidme.


Capítulo 31 

S



on las 10:32 de la mañana. Tenemos exactamente 1 hora y 28 minutos antes de que tengamos que hacerle frente al comandante supremo. Este es el plan:

Castillo y cada tropa disponible de Punto Omega ya están en posición. Se marcharon hace media hora. Están escondidos en los edificios abandonados bordeando la circunferencia del punto de encuentro indicado en la nota. Estarán listos para participar en un ataque ofensivo tan pronto como Castillo dé la señal, y Castillo solamente dará la señal si tiene la sensación de que estamos en peligro. Adam, Kenji y yo vamos a ir a pie. Adam y Kenji están familiarizados con el territorio irregular porque son soldados, se les exigía conocer cada sección de tierra que estuviera estrictamente fuera de los límites. Nadie está autorizado a pasar al territorio de nuestro mundo pasado. Los extraños callejones, calles laterales, viejos restaurantes y los edificios de oficinas son territorio prohibido. Kenji dice que nuestro punto de encuentro está en una de las pocas áreas suburbanas que aún se mantienen de pie; dice que la conoce bien. Aparentemente, como soldado fue enviado a realizar varias diligencias en esta área, en cada ocasión tenía el tiempo justo necesario para dejar


 paquetes sin identificación en buzones abandonados. Nunca le explicaban qué había en los paquetes, y él no era lo suficientemente estúpido como para preguntar. Dice que es improbable que alguna de esas viejas casas sean siquiera funcionales, especialmente considerando lo estricto que es el Restablecimiento tratando de asegurarse de que los civiles nunca intenten volver. De hecho, la mayoría de los vecindarios residenciales fueron derribados inmediatamente después de la toma inicial. Así que es muy, muy raro encontrar secciones intactas. Pero ahí está, escrito en la nota con letras mayúsculas demasiado apretadas: 1542 SYCAMORE Vamos a reunirnos con el Comandante Supremo dentro de lo que solía ser la casa de alguien. —Entonces, ¿qué crees que deberíamos hacer? ¿Simplemente llamar al timbre? —Kenji nos está guiando hacia la salida de Punto Omega. Miro hacia el frente, hacia la tenue luz del túnel, intentando no centrarme en los pájaros carpinteros que siento en mi estómago—. ¿Qué crees? —pregunta Kenji otra vez—. ¿Eso sería demasiado? Quizás sólo deberíamos llamar. Intento reír, pero un esfuerzo a medias es lo mejor que consigo. Adam no dice nada. —Está bien, está bien —dice Kanji, ahora totalmente serio—. Una vez que salgamos allí, sabes qué hacer. Unimos nuestras manos, proyecto para combinarnos entre los tres. Ustedes, uno a cada uno de mis lados, ¿entendéis? Asiento con la cabeza, intentando no mirar a Adam mientras lo hago. Esta va a ser una de las primeras pruebas para él y su habilidad; tendrá que ser capaz de apagar su energía mientras esté unido a Kenji. Si no lo consigue, la proyección de Kenji no funcionará sobre Adam, y Adam estará expuesto. En peligro. —Kent —dice Kenji—, entiendes el riesgo, ¿verdad?


 Adam asiente. Su rostro inquebrantable. Dice que ha estado entrenando todos los días, trabajando con Castillo para conseguir mantener el control. Dice que va a estar bien. Me mira mientras lo dice. Me siento como si estuviese a punto de saltar de un avión. Apenas me doy cuenta de que estamos llegando a la superficie cuando Kenji nos hace señas para que le sigamos por una escalera. Subo y trato de pensar al mismo tiempo, repasando una y otra vez el plan y las estrategias que formulamos esta mañana. Llegar hasta allí es la parte fácil. Poder entrar es la parte complicada. Tenemos que fingir que vamos a hacer un intercambio; nuestros rehenes están con el Comandante Supremo y se supone que debo supervisar su liberación. Debería ser un intercambio. Yo a cambio de ellos. Pero la verdad es que no tenemos ni idea de qué va a suceder. No sabemos, por ejemplo, quién responderá a la puerta. No sabemos si alguien responderá a la puerta. Ni siquiera sabemos si realmente vamos a encontrarnos dentro de la casa o si simplemente vamos a reunirnos fuera de ella. Tampoco sabemos cómo reaccionaran al ver a Adam y a Kenji y el improvisado arsenal que hemos atado a nuestros cuerpos. No sabemos si empezarán a disparar ahora mismo. Esa es la parte que me da miedo. No estoy preocupada por mí misma tanto como por Adam y Kenji. Ellos son la clave en este plan. Son el elemento sorpresa. Son, o bien las piezas inesperadas que nos ofrecen la única ventaja que podemos permitirnos en este momento, o bien los primeros que acabarán muertos si son reconocidos. Y estaba empezando a pensar que esta era una muy mala idea. Me pregunto si estaba equivocada. Si tal vez no podía manejar esto.


 Pero es demasiado tarde para echarse atrås.


Capítulo 32  

—E

speren aquí.

Kenji nos dice que nos acostemos abajo mientras él saca su cabeza por la salida. Ya ha desaparecido de la vista y su figura se mezcla con el fondo. Va a hacernos saber si la superficie está despejada. Estoy muy nerviosa para hablar. Muy nerviosa para pensar. Puedo hacer esto, podemos hacer esto, no tenemos más opción que sino hacer esto, es todo lo que me mantengo diciéndome. —Vamos. —Escucho la voz de Kenji desde arriba de nuestras cabezas. Adam y yo lo seguimos el último tramo de la escalera. Estamos tomando una de las rutas de salidas alternativas de Punto Omega, una de la que sólo siete personas saben, de acuerdo con Castillo. Estamos tomando tantas precauciones como sean necesarias. Adam y yo nos arreglamos para arrastrar nuestros cuerpos sobre el suelo e inmediatamente siento el frío y la mano de Kenji deslizándose alrededor de mi cintura. Frío, frío, frío. Corta a través del aire como pequeños cuchillos rebanando a través de nuestra piel. Miro a mis pies y no veo nada más que un brillo apenas perceptible donde se supone que deben estar mis botas. Muevo los dedos delante de la cara. Nada. Miro alrededor.


 Ni Adam ni Kenji, excepto la mano invisible de Kenji, ahora descansando en la parte baja de la espalda. Funcionó. Adam logró que funcionara. Estoy tan aliviada que quiero cantar. —¿Pueden escucharme, chicos? —susurro, feliz de que nadie pudiera verme sonreír. —Sí. —Sí, estoy justo aquí —dice Adam. —Buen trabajo, Kent —dice Kenji—. Sé que esto no puede ser fácil para ti. —Está bien —dice Adam—. Estoy bien. Vamos. —Hecho. Somos como una cadena humana. Kenji está entre yo y Adam y estamos enlazados, agarrados de las manos mientras Kenji nos guía a través de esta área desierta. No tengo ni idea de donde estamos y estoy comenzando a darme cuenta de que raramente lo sé. Este mundo todavía es tan extraño para mí, tan nuevo. Pasar tanto tiempo en aislamiento mientras el planeta se desmoronaba en pedazos no me hizo ningún favor. Mientras más lejos vamos, más cerca llegamos a la carretera principal y más cerca de los compuestos que están colocados ni a un kilómetro de aquí. Puedo ver estamos.

la forma cuadrada de su estructura de hierro desde donde

Kenji se sacude hasta detenerse. No dice nada. —¿Por qué no estamos moviéndonos? —pregunto. Kenji me silencia. —¿Pueden oír eso? —¿Qué?


 —Un tanque —aclara Kenji. —Más de uno —agrega Adam. —Entonces por qué estamos todavía aquí… —Espera, Juliette, espera un segundo… Y entonces lo veo. Un desfile de tanques viniendo a la calle principal. Cuento 6 de ellos en total. Kenji desencadena una serie de improperios en voz baja. —¿Qué es? —pregunto—. ¿Cuál es el problema? —Sólo había una razón por la que Warner nunca nos ordenó tomar más de dos tanques a la vez, en la misma ruta —me dice Adam. —¿Cuál…? —Se están preparando para una batalla. Jadeo. —Lo sabe —dice Kenji—. ¡Maldita sea! Por supuesto que lo sabe. Castillo tenía razón. Sabe que estamos trayendo refuerzos. Mierda. —¿Qué hora es, Kenji? —Tenemos sobre unos cuarenta y cinco minutos. —Entonces vamos a movernos — le digo—. No tenemos tiempo para preguntarnos qué va a pasar después. Castillo está preparado, está anticipando algo como esto. Estaremos bien. Pero si no llegamos a tiempo a esa casa, Winston, Brendan y todos los demás podrían morir hoy. —Nosotros podríamos morir hoy —señala. —Sí —digo—. Eso también.

Ahora

estamos

moviéndonos

rápidamente

a

través

de

las

calles.


 Raudamente. Lanzándonos por el claro hacia algo parecido a la civilización y es entonces cuando lo veo: los restos de un universo dolorosamente familiar. Pequeñas casas cuadradas con pequeños jardines cuadrados que ahora no son nada más que malas hierbas silvestres en descomposición en el viento. Las hierbas secas crujen bajo nuestros pies, helados y no invitados. Contamos las casas. El 1542 de Sycamore. Debe ser esta. Es imposible no verla. Es la única casa en toda la calle que parece completamente funcional. La pintura está fresca, limpia, de un hermoso color turquesa. Un pequeño juego de escalones nos guía al porche, donde me doy cuenta de 2 mecedoras de mimbres blancas y un enorme plantador lleno de brillantes flores azules que nunca había visto. Veo un tapete hecho de goma, repica al viento colgado de una viga de madera, ollas de barro y una pala pequeña metida en una esquina. Es todo lo que nunca podemos tener ya. Alguien vive aquí. Es imposible que esto exista. Estoy tirando de Kenji y Adam hacia la casa, embargada por la emoción, casi olvidando que ya no estamos autorizados a vivir en este mundo viejo y hermoso. Alguien me está tirando hacia atrás. —Esta no es —me dice Kenji—. Esta es la calle equivocada. Mierda. Esta es la calle equivocada… se supone estaríamos dos calles abajo… —Pero esta casa…es… quiero decir, Kenji, alguien vive aquí… —Nadie vive aquí —dice—. Probablemente alguien preparó esto para despistarnos… de hecho apuesto que la casa está llena de explosivos. Probablemente sea una trampa designada para atrapar a gente deambulando por lugares no regulados. Ahora vamos. —Me da un tirón a la mano otra vez—. Tenemos que darnos prisa. ¡Tenemos siete minutos! Y a pesar de que estamos corriendo hacia adelante, sigo mirando hacia


 atrás, esperando ver algún signo de vida, a la espera de ver a alguien saliendo para comprobar el correo, a la espera de ver un pájaro volando. Y tal vez lo estoy imaginando. Tal vez estoy loca. Pero podría haber jurado que acabo de ver un aleteo en la cortina de una ventana del piso superior.


Capítulo 33

90

  segundos. El verdadero 1542 Sycamore está tan deteriorado como originalmente había pensado que estaría.

Es un desastre en ruinas, el tejado gimiendo bajo el peso de tantos años de negligencia. Adam, Kenji y yo estamos de pie a la vuelta de la esquina, fuera de la vista, aunque somos técnicamente invisibles aún. No hay ni una sola persona en ninguna parte y la casa entera parece abandonada. Estoy empezando a preguntarme si todo esto era sólo una elaborada broma. 75 segundos. —Chicos, quédense escondidos —le digo a Kenji y Adam, golpeada por una repentina inspiración—. Quiero que piense que estoy sola. Si algo va mal, pueden salir, ¿de acuerdo? Hay demasiado en juego, que su presencia estropeará las cosas rápidamente. Ambos se quedan quietos por un momento. —Mierda. Es una buena idea —dice Kenji—. Debería haberlo pensado. No puedo evitar una sonrisa, pero una pequeñita. —Voy a ir ahora.


 —Oye, buena suerte —dice Kenji, su voz inesperadamente suave—. Estaremos justo detrás de ti. —Juliette... Dudo ante el sonido de la voz de Adam Él casi dice algo, pero parece cambiar de opinión. Se aclara la garganta. Susurra: —Promete que tendrás cuidado. —Lo prometo —digo al viento, luchando contra la emoción. No ahora. No puedo lidiar con esto ahora. Tengo que concentrarme. Así que tomo aliento. Camino hacia delante. Lo dejo ir. 10 segundos y estoy tratando de respirar 9 y estoy tratando de ser valiente 8 pero la verdad es que estoy jodidamente asustada 7 y no tengo ni idea de lo que está esperándome tras la puerta 6 y estoy bastante segura de que voy a sufrir un ataque al corazón 5 pero no puedo dar la vuelta ahora 4


 porque ahí está 3 la puerta está justo delante de mí 2 todo lo que tengo que hacer es llamar 1 pero la puerta se abre primero. —Oh, bien —me dice—. Llegas justo a tiempo.


Capítulo 34 

—E

 s realmente refrescante —dice él—. Ver que la juventud todavía valora cosas como la puntualidad. Es siempre tan frustrante cuando la gente me hace perder el tiempo.

Mi cabeza está llena de botones perdidos, fragmentos de vidrios y puntas de lápices rotos. Estoy asintiendo muy lentamente, pestañando como una idiota, incapaz de encontrar las palabras en mi boca porque están perdidas, porque nunca existieron o simplemente porque no tenía idea de que decir. No sé qué es lo que pensaba encontrarme. Tal vez pensé que él sería un viejo cansado y ligeramente ciego. Tal vez se le habrían podrido los dientes, con piel irregular y gruesa, calvo y tal vez el sería un centauro, un unicornio, una vieja bruja con un sombrero puntiagudo, cualquier cosa, cualquier cosa, menos esto. Porque esto no es posible. Esto es tan difícil de entender para mí y lo que sea que estuviera esperando estaba increíble y horriblemente mal. Estoy enfrente de un hombre que es absolutamente hermoso. Y es un hombre. Tiene que tener al menos 45 años, alto, fuerte, con un traje que le queda tan perfecto que es injusto. Su cabello es grueso, suave como la avellana; la línea de su mandíbula es afilada, las líneas de su cara perfectamente simétricas, sus mejillas endurecidas por la vida y la edad. Pero son sus ojos los que hacen toda la diferencia. Sus ojos son la cosa más espectacular que


 he visto. Son casi aguamarina. —Por favor —dice, lanzándome una increíble sonrisa.

Y en ese momento me golpea, porque, de repente todo tiene sentido. Su apariencia; su estatura; su suavidad; su porte elegante; la facilidad con la que casi olvidé que es un villano. Este hombre. Es el padre de Warner. Doy un paso a lo que parece una pequeña sala de estar. Hay viejos y desiguales sofás alrededor de una pequeña mesa de café. La pared está amarillenta y descarapelada por la edad. La casa es pesada con un extraño y olor mohoso que indica que las ventanas con vidrios agrietados no han sido abiertas en años. La alfombra es de un boscoso verde bajo mis pies, las paredes embellecidas con falsos paneles de madera que no tienen sentido para mí. La casa es, en una palabra, fea. Parece ridículo que un hombre tan poderoso sea encontrado dentro de una casa que es tan horriblemente inferior. —Oh espera —dice—. Sólo una cosa. —Qué… Me ha puesto contra la pared agarrándome de la garganta, sus manos cuidadosamente enfundados en un par de guantes de cuero, ya preparados para tocar mi piel, para cortar mi oxígeno, asfixiarme a muerte, estoy segura, estoy muriendo, estoy tan segura que así es como se siente morir, estar absolutamente inmovilizada, cogida por la parte baja de mi cuello. Trato de rasguñarlo, golpearlo con mi cuerpo con las ultimas energías que me quedan antes de darme por vencida, maldiciendo mi propia estupidez, mis últimos pensamientos condenándome por ser tan idiota, por pensar que podía venir aquí y completar cualquier cosa hasta que me doy cuenta que está en mis fundas, robando mis pistolas, poniéndolas en sus bolsillos.


 Me deja ir. Caigo al suelo. Me dice que tome asiento. Muevo mi cabeza, tosiendo por mis torturados pulmones, intentando respirar el sucio y mohoso aire, agitándome en extraños y horribles jadeos, todo mi cuerpo en espasmos por el dolor. He estado dentro dos minutos y él ya me ha dominado. Tengo que imaginar una forma de hacer algo, como salir de esto viva. No es el momento para contenerme. Cierro mis ojos por un momento. Tratando de aclarar mis vías respiratorias, tratando de encontrar mi cabeza y mis pensamientos. Cuando finalmente miro hacia arriba veo que él ya está sentado en una de las sillas, mirándome como si estuviera muy entretenido. Apenas puedo hablar. —¿Dónde están los rehenes? —Están bien. —Este hombre, cuyo nombre no sé, mueve una indiferente mano en el aire—. Estarán bien. ¿Estas segura que no te sentarás? —¿Qué? —Trato de aclarar mi garganta arrepintiéndome inmediatamente, forzándome a parpadear contra las traidoras lágrimas que queman mis ojos—. ¿Qué es lo que quiere de mí? Se inclina hacia delante en su silla. Junta sus manos —Sabes, ya no estoy completamente seguro. —¿Qué? —Bueno, desde luego te has dado cuenta que todo esto —asiente con la cabeza hacía mí—, es solamente una distracción, ¿Cierto? —Sonríe con esa increíble sonrisa—. Seguramente te has dado cuenta de que mi último objetivo… ¿atraer a tu gente hacía mi territorio? Mis hombres están esperando sólo una palabra. Una palabra mía y buscaran y destruirán a


 todos tus pequeños amigos que esperan tan pacientemente en un radio de un kilómetro. El terror me dice hola. Se ríe un poco. —Si crees que no sé exactamente qué es lo que pasa en mi propia tierra, joven señorita, está muy equivocada. Mueve su cabeza. —He dejado a estos monstruos vivir demasiado libremente entre nosotros, fue un error. Me están causando demasiados problemas, es momento de deshacerme de ellos. —Yo soy uno de esos monstruos —le digo, tratando de controlar los temblores en mi voz—. ¿Por qué me trajo aquí si todo lo que quiere es matarnos? No tenía que singularizarme. —Tienes razón. —Asiente. Se levanta. Mete sus manos en sus bolsillos—. Vine aquí con un propósito: Limpiar el desastre que hizo mi hijo y finalmente poner fin a los ingenuos intentos de un grupo de aberraciones idiotas. Para borraros de este triste mundo. Pero entonces… —dice riendo un poco—. Justo cuando empecé a elaborar mis planes, mi hijo vino a mí y me rogó que no te matara. Solo a ti. —Hace una pausa. Mira hacia arriba—. Realmente me rogó que no te matara.— Se vuelve a reír—. Era tan patético como sorprendente. Por supuesto, después de eso sabía que tenía que conocerte —dice sonriendo, mirándome como si estuviera hechizado—. ¡Debo conocer a la chica que consiguió hechizar a mi hijo! Me dije a mí mismo. Esta chica que consiguió que él perdiera de vista su orgullo, su dignidad tanto como para rogarme por un favor. —Hace una pausa—. ¿Tú sabes —me dice—, cuándo me ha pedido un favor mi hijo? —Él ladea la cabeza. Esperando a mi respuesta. Niego con mi cabeza. —Nunca. —Toma un respiro—. Nunca. Ni una sola vez en diecinueve años me ha pedido algo. Difícil de creer ¿no? —Su sonrisa es más grande, brillante—. Tomo todo el crédito, por supuesto. Lo he criado bien. Le he


 enseñado a ser independiente, dueño de sí mismo, descomprometerlo con las necesidades y querencias que rompen a la mayoría de los otros hombres. Así que… ¿Oír estas vergonzosas palabras de ruego salir de su boca? —Mueve su cabeza—. Bueno. Naturalmente, estaba intrigado. Tenía que verte yo mismo. Necesitaba entender que era lo que había visto, que era tan especial en ti que pudiera haber causado un lapso de juicio tan colosal. Aunque, voy a ser completamente honesto. No pensé que vendrías. —Saca una de las manos de sus bolsillos, gesticulando con ella mientras habla—. Quiero decir, ciertamente esperaba que vinieras. Pero pensé que si lo hacías, al menos vendrías con ayuda, algún tipo de soporte. Pero aquí estás, usando esta monstruosidad de licra. —Se ríe fuertemente—. Y estás sola. — Me mira, estudiándome—. Muy estúpido. Pero valiente. Me gusta eso. Puedo admirar la valentía. De cualquier forma, te traje aquí para enseñar una lección a mi hijo. Tenía toda la intención de matarte —me dice, asumiendo un lento y calmado caminar alrededor de la habitación—, y prefería hacerlo donde sería seguro que él lo vería. La guerra es sucia —añade, moviendo su mano—. Es fácil perder el rastro de quien ha muerto, como murió, quien los mató, etcétera, etcétera. Quería que esta muerte en particular fuera tan limpia y simple como el mensaje que conlleva. No es bueno para él crear esta clase de ataduras, después de todo. Es mi deber como su padre ponerle fin a esta clase de sinsentidos. Me siento enferma, tan enferma, tan tremendamente enferma del estómago. Este hombre es peor de lo que una vez imaginé. Mi voz es un sólo y fuerte respiro, un fuere susurro cuando hablo. —¿Entonces por qué simplemente no me mata? Él vacila. —No lo sé. No tenía ni idea de que ibas a ser tan encantadora. Me temo que mi hijo nunca mencionó lo hermosa que eres. Siempre es tan difícil matar una cosa hermosa. —Suspira—. Además, me sorprendiste. Llegaste puntual. Sola. Estabas lista para sacrificarte y salvar a esas criaturas sin valor lo suficientemente estúpidas para dejarse atrapar. —Toma una fuerte respiración—. Tal vez podríamos quedarnos contigo. Si no eres útil, al menos tal vez puedes ser entretenida. —Inclina su cabeza, pensativo—. Aunque si


 nos quedamos contigo, supongo que tendrías que regresar conmigo a la capital, porque ya no puedo confiar en que mi hijo haga algo bien. Le he dado demasiadas oportunidades. —Gracias por la oferta —digo—. Pero realmente prefiero saltar de un barranco. Su risa es como cien pequeñas campanas, feliz, saludable y contagiosa. —Oh, Dios. —Sonríe, brillante, cálida y devastadoramente sincero. Sacude su cabeza. Llama sobre su hombro a lo que parece otro cuarto, tal vez la cocina, no puedo estar segura—. Hijo, ¿Podrías venir aquí, por favor? Y todo en lo que puedo pensar es que algunas veces estás muriendo, algunas veces estás a punto de explotar, otras veces estás bajo dos metros y buscando una ventana cuando alguien vierte un ligero fluido en tu cabello y enciende una cerilla en tu cara. Siento mis huesos encenderse. Warner está aquí.


Capítulo 35 

E



l aparece en una puerta directamente enfrente de donde ahora estoy de pie y se ve exactamente como lo recuerdo. Cabello dorado y la piel y los ojos demasiado brillantes pero su sombra se desvaneció de la esmeralda perfecta. El suyo es un rostro exquisitamente guapo, uno que ahora me doy cuenta ha heredado de su padre. Es el tipo de rostro que nadie cree, las líneas y los ángulos, fácil de simetría que es casi ofensiva en su perfección. Nadie debería querer una cara como esa. Es una cara destinada a problemas, para el peligro, una toma de compensar en exceso lo que le robó a un inocente desprevenido. Es exagerado. Es demasiado. Me asusta. Negro y verde y oro parecen ser sus colores. Su traje negro azabache se adapta a su cuerpo, delgado pero musculoso, compensado por el frescor blanco de la camisa debajo y complementado por el lazo negro simple anudado al cuello. Se pone de pie recto, alto y firme. Para cualquier otra persona, se vería imponente, incluso con el brazo derecho todavía en cabestrillo. Es el tipo de chico que sólo le han enseñado a ser un hombre, a quien le hicieron borrar el concepto de la infancia de las expectativas de su vida. Sus labios no se atreven a sonreír, la frente no se arruga en peligro. Él


 ha enseñado a ocultar sus emociones, para ocultar sus pensamientos del mundo y no confiar en nadie y nada. Para tener lo que quiere por todos los medios necesarios. Puedo ver todo esto con tanta claridad. Pero él tiene un aspecto diferente para mí. Su mirada es demasiado pesada, los ojos, demasiado profundos. Su expresión es demasiado llena de algo que no quiero reconocer. Él me mira como si yo tuve éxito, como si le disparé en el corazón y lo hice añicos, como si lo dejé morir después de que me dijo que me amaba y me negué a pensar que era posible. Y veo la diferencia en él ahora. Veo lo que ha cambiado. Él no está haciendo ningún esfuerzo por ocultar sus emociones de mí. Mis pulmones son unos mentirosos, pretendiendo que no se pueden expandir sólo para tener una risa a mis expensas y mis dedos están revoloteando, tratando de escapar de la prisión de mis huesos como si hubieran esperado diecisiete años para volar. Escapar, es lo que mis dedos me dicen. Respirar, es lo que sigo diciéndome a mí misma. Warner como un niño. Warner como un hijo. Warner como un niño que sólo tiene un alcance limitado de su propia vida. Warner con un padre que le da una lección al matar a la única cosa que jamás estaría dispuesto a rogarle. Warner como ser humano que me aterra más que cualquier otra cosa. El comandante supremo es impaciente. —Siéntate —le dice a su hijo, señalando el sofá en que él estaba sentado. Warner no dice una palabra. Sus ojos están pegados a mi cara, mi cuerpo, al arnés atado a mi pecho, su mirada se detiene en el cuello, en las marcas que su padre probablemente me dejó y veo el movimiento en su garganta, veo la dificultad que al tragar, está a la vista delante de él antes de que finalmente él mismo arranque la


 distancia y camine hacia la sala. Es tan parecido a su padre, estoy empezando a darme cuenta. La forma de caminar, la forma en que se ve con un traje, la forma en que es tan meticuloso con su higiene. Y sin embargo, no hay duda en mi mente que él detesta al hombre que fracasa miserablemente de no imitar. —Así que me gustaría saber —dice el supremo—, ¿cómo, exactamente, se las arregló para escapar? —Me mira—. De repente estoy curioso, y mi hijo ha hecho que sea muy difícil extraer estos datos. Parpadeo hacia él. —Dime —dice—. ¿Cómo escapaste? Estoy confundida. —¿La primera o la segunda vez? —¡Dos veces! Se las arregló para escapar dos veces —Se está riendo de todo corazón ahora. Me da una palmada en la rodilla—. Increíble. Las dos veces, entonces. ¿Cómo lograste escapar dos veces? Me pregunto por qué está tratando de ganar tiempo. No entiendo por qué quiere hablar cuando tantas personas están a la espera de una guerra y no puedo dejar de esperar que Adam, Kenji, Castillo y todos los demás no hayan muerto de frío en el exterior. Y aunque no tengo un plan, tengo una corazonada. Tengo la sensación de que nuestros rehenes podrían estar escondidos en la cocina. Así que me imagino que voy a seguirle la corriente por un tiempo. Le digo que salté por la ventana la primera vez. Y que le disparé a Warner la segunda vez. El supremo ya no está sonriendo. —¿Le disparaste? Arriesgo una mirada a Warner para ver que sus ojos todavía están fijados firmemente en mi cara, con la boca todavía en peligro de moverse. No tengo idea de lo que está pensando y de repente estoy tan curiosa que quiero


 provocarlo. —Sí —le digo, encontrando la mirada de Warner—. Le disparé. Con su propia arma —Y la repentina tensión en su mandíbula, los ojos que bajan a las manos aferradas a él con demasiada fuerza en su regazo y se ve como él arrancó la bala de su cuerpo con sus cinco dedos. El supremo se pasa la mano por el cabello, y se frota la barbilla. Me doy cuenta de que parece incierto, por primera vez desde que llegué y me pregunto cómo es posible que no tenía idea de cómo me escapé. Me pregunto lo que Warner tiene que haber dicho sobre la herida de bala en el brazo. —¿Cómo te llamas? —le pregunto antes de que pueda detenerme, la captura de las palabras en un momento demasiado tarde. No debería estar haciendo preguntas estúpidas pero odio estar refiriéndome a él como "el supremo", como si fuera algún tipo de entidad intocable. El padre de Warner me mira. —¿Mi nombre? Asiento con la cabeza. —Tú puedes llamarme comandante supremo Anderson —dice, todavía confundido— ¿Por qué es importante? —¿Anderson? Pero yo pensaba que su apellido era Warner. —Pensé que tenía un nombre que podría utilizar para distinguir entre él y el Warner que he llegado a conocer muy bien. Anderson respira duro, ahorra una mirada de disgusto a su hijo. —Definitivamente no —me dice—. Mi hijo pensó que sería una buena idea tomar el apellido de su madre, porque eso es exactamente el tipo de cosa estúpida que haría. El error —dice, casi anunciando ahora—, que siempre hace, una y otra vez, lo que permite que sus emociones se interpongan en el camino de su franquicia es patético —dijo, escupiendo en la dirección de Warner—. Es por eso que todo lo que me gustaría es dejarte vivir, querida,


 pero me temo que eres una distracción demasiado grande en su vida. No puedo permitir que él proteja una persona que ha tratado de matarlo. — Sacude la cabeza—. No puedo creer que aún tenga que tener esta conversación. ¡Qué vergüenza has demostrado ser! Anderson mete la mano en el bolsillo, saca una pistola, y apunta hacia mi frente. Cambia de opinión. —Estoy harto de siempre limpiar después de ti —ladra a Warner, agarrando su brazo, tirando de él hacia arriba desde el sofá. Empuja a su hijo justo enfrente de mí, y presiona la pistola en su mano buena. —Dispárale —dice—. Dispárale en este momento.


Capítulo 36 

L



a mirada de Warner se encuentra bloqueada en la mía.

Él me mira, sus ojos brillan de emoción y no estoy segura de que ni siquiera lo conozca más. No estoy segura de que lo entiendo, y no estoy segura de saber lo que va a hacer cuando levanta el arma con una mano fuerte, firme y apunta directamente a mi cara. —Date prisa —dice Anderson—. Cuanto antes lo hagas, más pronto podrás seguir adelante. Ahora terminemos con esto… Pero Warner ladea la cabeza. Se da la vuelta. Y apunta la pistola a su padre. De hecho, me quedo sin aliento. Anderson parece aburrido, irritado, molesto. Dirige una mano impaciente en su rostro antes de sacar otra arma de su bolsillo. Es increíble. Padre e hijo, ambos amenazando con matarse unos a otros. —Apunta la pistola en la dirección correcta, Aaron. Esto es ridículo. Aaron. Casi me río en medio de esta locura.


 Primero el nombre de Warner es Aaron. —No tengo ningún interés en matarla —dice a su padre Aaron Warner. —Está bien. —Anderson apunta la pistola a mi cabeza de nuevo—. Yo lo haré entonces. —Dispárale —dice Warner—, y voy a poner una bala en tu cráneo. Es un triángulo de la muerte. Warner apuntando con un arma a su padre, su padre apuntándome con un arma. Yo soy la única que no tiene un arma y no sé qué hacer. Si me muevo, me voy a morir. Si no me muevo, me voy a morir. Anderson está sonriendo. —Qué encantador —dice. Él está usando una forma fácil, de sonrisa perezosa, su apretón de la pistola en la mano tan engañosamente casual—. ¿Qué es? ¿Ella te hace sentir valiente, muchacho? —Una pausa—. ¿Ella te hace sentir fuerte? Warner no dice nada. —¿Ella te hace querer ser un hombre mejor? —Un poco de risa—. ¿Te ha llenado la cabeza con sueños sobre el futuro? —Una risa fuerte—. Has perdido la cabeza —dice—, eres un niño estúpido que es demasiado cobarde para defenderse incluso con el cañón de una pistola apuntando directamente a la cara. Esta —dice, señalándome con el arma más difícil en mi dirección—, es la niña tonta de la que te has enamorado. —Exhala una respiración corta y dura—. No sé por qué me sorprende. Una nueva tensión en su respiración. Una nueva presión en su agarre alrededor de la pistola en la mano. Estas son las únicas señales de que Warner no se ve afectado ni por asomo por las palabras de su padre. —¿Cuántas veces? —pregunta Anderson—, ¿has amenazado con matarme? ¿Cuántas veces me he despertado en medio de la noche para encontrar que, un niño pequeño, está tratando de matarme en mi sueño? —Él ladea la cabeza—. ¿Diez veces? ¿Tal vez quince años? Tengo que admitir que he


 perdido la cuenta. —Se queda mirando a Warner. Sonríe de nuevo—. ¿Y cuántas veces —dice, con la voz mucho más fuerte ahora—, fuiste capaz de llegar hasta el final? ¿Cuántas veces tuviste éxito? ¿Cuántas veces — dice— , rompiste a llorar, pidiendo disculpas, aferrándote a mí como un demente… —Cierra la boca —dice Warner, su voz tan baja, por lo que incluso, su cuerpo todavía es aterrador. —Eres débil —Anderson escupe, disgustado—. Demasiado, patéticamente sentimental. ¿No quieres matar a tu propio padre? ¿Demasiado miedo de que vaya a romper tu miserable corazón? La mandíbula de Warner se tensa. —Dispárame —dice Anderson, sus ojos bailando, brillante, divertido—. ¡Te digo que me dispares! —grita, esta vez para llegar al brazo herido de Warner, agarrándolo hasta que sus dedos se aprietan firmemente alrededor de la herida, torciendo el brazo hacia atrás hasta que Warner jadea de dolor, parpadea muy rápido, tratando desesperadamente de reprimir el grito dentro de él. Su apretón de la pistola vacila en su mano buena, sólo un poco. Anderson lanza a su hijo. Lo empuja con tanta fuerza que Warner se tropieza en su intento de mantener el equilibrio. Su cara es blanca como la tiza. La venda envuelta alrededor de su brazo se está filtrando la sangre. —Habla mucho —dice Anderson, sacudiendo la cabeza—. Tanto hablar y nunca es suficiente seguimiento. Me avergüenzas —le dice a Warner, la cara se retuerce en repulsión—. Me enfermas. Un fuerte chasquido. Anderson golpea de revés a Warner tan fuerte en la cara, que él en realidad se balancea por un momento, ya inestable por toda la sangre que está perdiendo. Pero no dice una palabra. No hace un sonido. Él está allí, se lleva el dolor, parpadea rápido, mandíbula tan apretada, mirando a su padre con absolutamente ninguna emoción en su rostro, no hay indicios de que acaba de ser abofeteado, excepto la marca de color rojo


 brillante en la mejilla, la sien y parte de su frente. Su cabestrillo para el brazo es más sangre que algodón y se ve demasiado enfermo para estar en sus pies. Sin embargo, no dice nada. —¿Quieres que te amenace de nuevo? —Anderson está respirando con dificultad mientras habla—. ¿Todavía crees que puedes defender a tu amiguita? ¿Crees que voy a permitir que tu enamoramiento estúpido se ponga en el camino de todo lo que he construido? ¿Todo por lo que he trabajado? —El arma de Anderson ya no me señala. Se olvida de mí lo suficiente para presionar el cañón de su pistola en la frente de Warner, girándolo, golpeándole contra la piel mientras habla—. ¿No te he enseñado nada? —grita—. No has aprendido nada de mí… No sé cómo explicar lo que sucede a continuación. Todo lo que sé es que tengo la mano alrededor de la garganta de Anderson y lo he clavado en la pared, así vencido por un ciego, quema todo, toda la rabia me consume creo que mi cerebro ya se incendió y se disolvió en cenizas. Aprieto un poco más duro. Chisporrotea. Está jadeando. Está tratando de encontrar mis brazos, arañando las manos y la cojera en mi cuerpo y se pone rojo y azul, y púrpura, y estoy disfrutando. Lo estoy disfrutando mucho, mucho. Creo que estoy sonriendo. Puedo llevar mi rostro a menos de un centímetro de distancia de su oreja y susurrar: —Tira el arma. Lo hace. Cae y agarro el arma al mismo tiempo. Anderson esta jadeando, tosiendo en el suelo, tratando de respirar, tratando de hablar, tratando de llegar a algo para defenderse y me divierto con su dolor. Estoy flotando en una nube de absoluto odio sin diluir por este


 hombre y todo lo que él ha hecho y quiero sentarme y reír hasta que las lágrimas me ahoguen en una especie de satisfacción del silencio. Entiendo tanto ahora. Tanto. —Juliette… —Warner —digo en voz tan baja, sin dejar de mirar como el cuerpo de Anderson se desploma en el suelo frente a mí—. Voy a necesitar que me dejes sola en este momento. Peso el arma en mis manos. Pruebo el dedo en el gatillo. Trato de recordar lo que Kenji me enseñó acerca de tener puntería. Acerca de mantener mis manos y brazos. Preparación para el culatazo, el retroceso del disparo. Inclino mi cabeza. Hago un inventario de las partes de su cuerpo. —Tú —logra finalmente jadear Anderson—, que… Le disparo en la pierna. Está gritando. Creo que está gritando. Realmente no puedo escuchar nada más. Mis oídos se sienten repletos de algodón, como si alguien pudiera estar tratando de hablar conmigo o tal vez alguien me está gritando, pero todo está apagado y no tengo mucho para centrarme en este momento para prestar atención a las cosas molestas que están sucediendo en el fondo. Todo lo que sé es la reverberación de esta arma en mi mano. Todo lo que oigo es como el disparo resonó en mi cabeza. Y decido que me gustaría hacerlo de nuevo. Le disparo en la otra pierna. Hay tantos gritos. Me entretuve por el horror en sus ojos. La sangre arruina la tela cara de su ropa. Quiero decirle que no se ve muy atractivo, con la boca abierta así, pero entonces creo que probablemente no le importaría mi opinión de todos modos. Sólo soy una niña tonta para él. Sólo un poco tonta, un niña tonta con una cara bonita que es demasiado para un cobarde, dijo, demasiado cobarde para defenderse. Y oh, no iba a gustarle tenerme. No ¿le gustaría conservarme como su pequeña mascota? Y me doy cuenta que no. Que no


 debo molestarme en compartir mis pensamientos con él. No tiene sentido desperdiciar palabras en alguien que está a punto de morir. Tomo el objetivo en su pecho. Trate de recordar dónde está el corazón. No del todo a la izquierda. No exactamente en el centro. Justo allí. Perfecto.


Capítulo 37

S

  oy una ladrona.

Robé esta libreta y este bolígrafo a uno de los doctores, de una de sus batas de laboratorio cuando no estaba mirando y los metí en mis pantalones. Fue justo antes de que ordenara a estos hombres venir y llevarme. Los de extraños trajes con gruesos guantes y máscaras de gas con las ventanas plásticas empeñadas escondiendo sus ojos. Son extraterrestres, recuerdo pensar. Recuerdo pensar que ellos debían haber sido extraterrestres porque no podían haber sido humanos, esos que esposan mis manos a mi espalda, esos que me atan a la silla. Golpeaban Tasers contra mi piel una y otra vez sin más razón que oírme gritar, pero no lo haría. Gemí, pero nunca dije una palabra. Sentí las lágrimas correr por mis mejillas, pero no estaba llorando. Creo que los hice enfadar. Me despertaron a golpes incluso aunque mis ojos estaban abiertos cuando llegaron. Alguien me desató sin quitar las esposas y me dio una patada en ambas rodillas antes de ordenar que me levantara. Y lo intenté. Lo intenté, pero no pude y finalmente seis manos me empujaron fuera de la puerta y mi cara estuvo sangrando en el cemento por un tiempo. Realmente no puedo recordar la parte en la que me arrastraron dentro.


Siento frío todo el tiempo. Me siento vacía, como si no hubiera nada en mi interior, sino este roto corazón, el único órgano que queda en este caparazón. Siento los gemidos hacer eco en mí. Siento los latidos resonando por todo mi esqueleto. Tengo un corazón, dice la ciencia, pero soy un monstruo, dice la sociedad. Y lo sé, por supuesto que lo sé. Sé lo que he hecho. No estoy pidiendo comprensión. Pero a veces pienso, a veces me pregunto, si fuera un monstruo, seguramente, lo sentiría, ¿no? Me sentiría furiosa y cruel y vengativa. Conocería la rabia ciega y la sed de sangre y la necesidad de reivindicación. En su lugar siento un abismo dentro de mí que es tan profundo, tan oscuro que no puedo ver dentro de él, no puedo ver lo que contiene. No sé lo que soy o lo que podría sucederme. No sé qué podría hacer de nuevo.


Capítulo 38 

U



na explosión. El sonido de cristales rotos. Alguien me da un tirón de nuevo, justo cuando apreté el gatillo, y la bala golpea la ventana detrás de la cabeza de Anderson.

Me doy la vuelta. Kenji me sacude, me sacude tan fuerte que mi cabeza siente el tirón hacia adelante y atrás, y él gritándome, diciéndome que nos tenemos que ir, que tengo que soltar la pistola, que está respirando con dificultad y dice: —Voy a necesitar que te vayas, ¿está bien? Juliette ¿Puedes comprenderme? Necesito que te retires ahora. Vas a estar bien, vas a salir bien, vas a estar bien, sólo tienes que… —No, Kenji… —estoy intentando impedir que me aleje, tratando de mantener mis pies plantados en donde están porque no lo entiende. Tiene que entenderlo—. Tengo que matarlo. Tengo que asegurarme de que muera —le digo—. Sólo necesito que me des otro segundo… —No —dice—, todavía no, no en este momento. —Y me mira como si


estuviera a punto de romperse, como si hubiera visto algo en mi cara que desea y que nunca había visto, y dice—. No podemos. No podemos matarlo aún, es demasiado pronto, ¿está bien? Pero no está bien y no entiendo lo que está pasando, pero Kenji trata de alcanzar mi mano y la palanca de la pistola en mis dedos, no me doy cuenta que están envueltos con tanta fuerza alrededor de la manija, y estoy parpadeando. Me siento confundida y decepcionada. Miro mis manos. En mi traje. Y no puedo entender por un momento que toda la sangre proviene de ahí. Le echo un vistazo a Anderson. Sus ojos se deshacen en su cabeza. Kenji está comprobando su pulso, me mira y dice—: Creo que se ha desmayado. —Mi cuerpo comienza a temblar tan violentamente que casi no lo puedo soportar. ¿Qué es lo que he hecho? Retrocedo, la necesidad de encontrar una pared a la que agarrarse, algo sólido para aferrarse y Kenji me atrapa, me sostiene firmemente con un brazo y sostiene mi cabeza con la otra mano y siento ganas de llorar pero por alguna razón no puedo. No puedo hacer otra cosa que soportar estos temblores que sacuden la longitud de todo mi cuerpo. —Nos tenemos que ir —me dice Kenji, acariciando mi cabello en una muestra de ternura lo que sé que es raro en él. Cierro los ojos en su hombro, queriendo sacar fuerzas de su calor—. ¿Vas estar bien? —me pregunta—. Necesito que camines conmigo, ¿bien? Vamos a tener que correr, demasiado. —Warner —jadeo, arrancándome de los brazos de Kenji, con ojos salvajes— . ¿Dónde está? Está inconsciente. Un montón en el suelo. Los brazos amarrados a la espalda, una jeringa vacía tirada sobre la alfombra junto a él. —Yo me hago cargo de Warner —dice Kenji.


De repente todo está golpeando en mí al mismo tiempo. Todas las razones por las que se suponía que íbamos a estar aquí, lo que estamos tratando de lograr en primer lugar, la realidad de lo que he hecho y lo que estoy a punto de hacer. —Kenji. —Estoy sin aliento—. Kenji, ¿dónde está Adam? ¿Qué pasó? ¿Dónde están los rehenes? ¿Están todos bien? —Adam está bien —me asegura—. Nos deslizamos por la puerta de atrás y nos encontramos con Ian y Emory. —Mira hacia el área de la cocina—. Están en muy mal estado, pero Adam está intentando transportarlos fuera, tratando de hacerlos despertar. —¿Y los demás? ¿Brendan? ¿A y Winston? Kenji sacude la cabeza. —No tengo ni idea, pero tengo la sensación de que seremos capaces de recuperarlos. —¿Cómo? Kenji asiente en Warner. —Vamos a tomar este chico como rehén. —¿Qué? —Es nuestra mejor apuesta —me dice—. Otro comercio. Uno de verdad, esta vez, además, no habrá ningún problema. Les quitas sus armas, y este chico de oro es inofensivo. Camina hacia la figura inmóvil de Warner. Le da un codazo a la punta de la bota antes de transportarlo, volteando el cuerpo de Warner por encima del hombro. No puedo dejar de notar que el brazo lesionado de Warner está completamente empapado de sangre. —Vamos —me dice Kenji, no sin amabilidad, sus ojos evalúan mi estado como si no estuviera seguro de si estoy estable—. Vamos a salir de aquí, su locura está por ahí fuera y no tenemos mucho tiempo antes de que puedan pasar por esta calle.


—¿Qué? —Estoy parpadeando muy rápido—. ¿Qué quieres decir? Kenji me mira, la incredulidad escrita a través de sus características. —La guerra, princesa. Todos están luchando a muerte por ahí. —Pero Anderson nunca hizo la llamada , dijo que estaban esperando una palabra de él. —No —dice Kenji—. Anderson no hizo la llamada. Castillo lo hizo. Oh Dios. —Juliette. Adam está corriendo en la casa, dando la vuelta para encontrar mi rostro hasta que me corro hacia delante y me atrapa en sus brazos sin pensar, sin recordar que no hacemos esto más, que no estamos juntos , esto no debería estar en contacto conmigo. —Estás bien, estás bien. —VAMOS —ladra Kenji por última vez—. Sé que este es un momento emotivo o lo que sea, pero tenemos que sacar nuestros culos a la mierda fuera de aquí. Lo juro, Kent. Pero Kenji se detiene. Sus ojos se caen. Adam está de rodillas, con una mirada de miedo y horror y dolor y rabia y terror grabada en cada una de las líneas de su rostro y estoy tratando de sacudirlo, estoy tratando de conseguir que me diga qué es lo que está mal y no se puede mover, está congelado en el suelo, con los ojos clavados en el cuerpo de Anderson, sus manos llegando a tocar el pelo que era tan perfectamente establecido hace casi un momento y le estoy rogando que me hable, suplicándole que me diga lo que ha ocurrido y es como si el mundo se desplazara en sus ojos, que nada volverá a ser justo en este mundo y nada puede ser bueno de nuevo y él parte sus labios. Trata de hablar.


—Mi padre —dice—. Este hombre es mi padre.


Capítulo 39 

—M



ierda. —Kenji presiona los ojos cerrados como si no pudiera creer que esto esté sucediendo—. Mierda mierda mierda. —Se mueve contra los hombros de Warner, vacila entre ser sensible y ser un soldado y le dice—: Adam, hombre, lo siento, pero realmente tenemos que salir de aquí. Adam se pone de pie, parpadeando de nuevo, lo que sólo puedo imaginar son miles de pensamientos, recuerdos, preocupaciones, hipótesis, lo llamo por su nombre pero es como si ni siquiera pudiera oír. Está confundido, desorientado, y me pregunto cómo este hombre podría ser su padre cuando Adam me dijo que su padre estaba muerto. Ahora no es el momento de tener estas conversaciones. Algo explota en la distancia y el impacto sacude el suelo, las ventanas, las puertas de esta casa, y Adam parece cerrarse de nuevo a la realidad. Él salta hacia adelante, agarra mi brazo, y estamos atornillados en la puerta. Kenji está a la cabeza, de alguna manera la gestión para ejecutar a pesar del peso del cuerpo, hace que Warner cojee, colgando sobre su hombro, y nos está gritando a nosotros para alojarse cerca. Estoy girando, analizando el caos que nos rodea. Los sonidos de disparos están demasiado cerca, demasiado cerca.


—¿Dónde están Ian y Emory? —le digo a Adam—. ¿Han salido? —Un par de nuestros chicos estaban peleando no muy lejos de aquí y logre comandarlos a uno de los tanques. Tengo que llevar a los dos de vuelta al punto —me dice, gritando para que pueda oírle—. Es el transporte más seguro posible. Estoy asintiendo, jadeando en busca de aire mientras volamos por las calles y tratando de concentrarme en los sonidos que nos rodean, tratando de averiguar quién está ganando, tratando de averiguar si nuestros números han sido diezmados. Tenemos la vuelta de la esquina. Uno pensaría que sería una masacre. Cincuenta personas de nuestro grupo están luchando contra quinientos de los soldados de Anderson, que están descargando ronda tras ronda, disparando a todo lo que posiblemente podría ser un objetivo. Los del Castillo y los otros están celebrando en el suelo, ensangrentado y herido, pero luchando lo mejor que pueden. Nuestros hombres y mujeres están armados y salto hacia adelante para que coincida con los tiros de la oposición, mientras que otros están luchando de la única manera que saben: un hombre tiene las manos en el suelo, la congelación de la tierra bajo los pies de los soldados, haciendo que pierda el equilibrio, otro hombre está lanzando a través de los soldados con tal velocidad que es nada más que una mancha borrosa, confundiendo a los hombres y los derriba y roba de sus armas. Miro hacia arriba y veo a una mujer escondida en un árbol, tirando lo que deben de ser cuchillos o flechas en sucesión tan rápida que los soldados no tienen un momento para reaccionar antes de que se les ataque desde arriba. Luego está el castillo en medio de todo, las manos extendidas sobre su cabeza, recogiendo un torbellino de partículas, restos dispersos, tiras de acero y ramas rotas con nada más que la coerción de sus dedos. Los otros han formado una muralla humana alrededor de él, protegiéndolo, forman un ciclón de tal magnitud que hasta yo puedo ver que está esforzándose por mantener el control de la misma.


Luego se deja ir. Los soldados están gritando, gritando, corriendo y esquivando, pero la mayoría son demasiado lentos para escapar del alcance de tanta destrucción y se están quedando abajo, atravesados por fragmentos de vidrio, de piedra, madera y metal roto, pero sé que esta defensa que está ganando durará mucho tiempo. Alguien debe hablar con el Castillo. Alguien tiene que decirle que se vayan, que salgan de aquí, que Anderson se ha reducido y que tenemos a dos de nuestros rehenes y Warner en el remolque. Él tiene que conseguir nuestros hombres y mujeres de vuelta al punto Omega antes de que los soldados se vuelvan inteligentes y alguien lance una bomba lo suficientemente grande como para destruir todo. Nuestros números no se podrán sostener por mucho tiempo y esta es la oportunidad perfecta para que consigan escapar. Le digo a Adam y Kenji lo que estoy pensando. —Pero, ¿cómo? —grita Kenji por encima del caos—. ¿Cómo podemos llegar a él? ¡Si nos quedamos por ahí estamos muertos! Necesitamos algún tipo de distracción. —¿Qué? —grito hacia atrás. —¡Una distracción! —grita—. Necesitamos algo para deshacernos de los soldados lo suficiente para que uno de nosotros pueda llegar al Castillo y darle la luz verde, no tenemos mucho tiempo. Adam ya está tratando de agarrarme, ya está tratando de detenerme, ya me pedía no hacer lo que cree que voy a hacer y le digo que está bien. Le digo que no se preocupe. Le digo que busque a los demás y los lleve a un lugar seguro y le prometo que voy a estar bien pero llega a mí, está rogando con los ojos y estoy muy tentada a quedarme aquí, justo al lado de él, pero no me puedo romper. Finalmente sé lo que tengo que hacer, estoy lista para ayudar, por fin estoy segura, de que quizás esta vez podría ser capaz de


controlarlo y tengo que intentarlo. Así que me tropiezo de nuevo. Cierro los ojos. Y me dejo ir. Caigo de rodillas y presiono la palma de mi mano en el suelo y siento el poder fluyendo a través de mí, siento que hiela mi sangre y se mezcla con la ira, la pasión, el fuego dentro de mí y pienso cada vez que mis padres me llamaron un monstruo, un error espantosamente horrible y pienso en todas las noches que lloré hasta quedarme dormida y ver todas las caras que querían matarme y entonces es como una presentación de diapositivas de imágenes que se tambalean por mi mente, los hombres y las mujeres y los niños, los manifestantes inocentes atropellados en la calle, veo armas y bombas, incendios y devastación, tanto sufrimiento y a mí misma. Doblo mi puño. Pongo de nuevo mi brazo y… Yo rompo lo que queda de esta tierra.


Capítulo 40

Y

  o todavía estoy aquí.

Abro los ojos y estoy sorprendida momentáneamente, confusa, casi esperando encontrarme a mí misma muerta o con daño cerebral, o por lo menos muy destrozada en el suelo, pero esta realidad se niega a desaparecer. El mundo bajo mis pies está haciendo ruido, temblores y estruendos a la vida, mi puño sigue presionado contra el suelo, y tengo miedo de dejarlo ir. Me pongo de rodillas, mirando a ambos lados de la batalla y veo a los soldados desacelerando, veo como sus ojos se mueven alrededor. Veo sus pies deslizarse y no poder permanecer de pie, los gemidos, las grietas inequívocas de que están crujiendo por el medio de la acera no puede ser ignorado y las fauces de la vida están estirando sus articulaciones, rechinan los dientes, bostezan y se despiertan para presenciar nuestra desgracia. La tierra mira a su alrededor, su boca abierta ante la injusticia, la violencia, las estratagemas calculadas por el poder que no se detienen por nada ni nadie y se sacia sólo por la sangre de los débiles, los gritos de quienes no lo desean. Es como si la tierra echara un vistazo a lo que hemos estado haciendo todo


este tiempo y es aterrador lo decepcionada que parece. Adán está en marcha. Él se lanza por una muchedumbre que se muere por el aire y una explicación del terremoto bajo sus pies y él aborda a Castillo, lo sujeta, le grita a los hombres y las mujeres y esquiva una bala perdida, tira de Castillo a sus pies y nuestra gente comienza a correr. Los soldados sobre el lado de enfrente tropiezan el uno con el otro y el paso ligero es un enredo de miembros, como ellos tratan de exceder el uno al otro y me pregunto cuánto más tiempo tengo que agarrarme, cuánto tiempo más esto debe seguir antes de que sea suficiente, cuando Kenji grita—: ¡Juliette! Y me giro justo a tiempo para oírle decirme que huya. Así que lo hago. El viento tira las hojas de los arboles, todo desplazamiento en su lugar como la inhalación de un gigante y todo se detiene, por un momento no puedo recordar lo que se siente al vivir en un mundo que no está cayendo a pedazos. Kenji me tira por el brazo y corremos, somos los últimos de nuestro grupo en irse y me pregunta si estoy bien y me pregunto cómo sigue llevando a Warner, estoy pensando que Kenji debe ser mucho más fuerte de lo que parece, que soy demasiado dura con él, a veces, no le doy suficiente crédito. Estoy empezando a darme cuenta de que es una de mis personas favoritas en este planeta y estoy muy feliz de que esté bien. Estoy tan feliz de que sea mi amigo. Me aferro a su mano y dejo que me lleve hacia un tanque abandonado en nuestro lado de la división y de repente me doy cuenta de que no puedo ver a Adam, que no sé dónde se ha ido y estoy desesperada, estoy gritando su nombre hasta que siento sus brazos alrededor de mi cintura, sus palabras en mi oído y aunque estamos a cubierto, oímos el sonido de disparos al final




en la distancia. Trepamos dentro del tanque. Cerramos las puertas. Y desaparecemos.


Capítulo 41

L

  a cabeza de Warner está en mi regazo. Su rostro es suave, tranquilo y pacífico en una manera que nunca he visto, casi me estiro para acariciar su cabello antes que recuerde qué incómodo es esto.

Muerto en mi regazo. Muerto en mi regazo. Muerto en mi regazo. Miro a mi derecha. Las piernas de Warner están descansando en las rodillas de Adam, y él luce igual de incómodo que yo. —Agárrense fuerte, chicos —dice Kenji, aún conduciendo el tanque de vuelta a Punto Omega—. Sé que esto es como un millón de diferentes maneras de raro, pero no tuve exactamente tiempo suficiente para pensar en un mejor plan. Mira a nosotros 2, 3 pero nadie dice una palabra hasta… —Estoy feliz de que estén bien chicos —dije como si esas 9 silabas hubieran estado asentadas dentro de mí por un largo tiempo, como si hubieran sido


golpeadas hacia afuera, expulsadas de mi boca, solo entonces me doy cuenta cuán preocupada estaba de que nosotros 3,no hubiéramos regresado vivos—. Estoy muy, muy contenta que estén bien. Profunda, solemne, estable respiración alrededor. —¿Cómo te sientes? —me pregunta Adam—. Tu brazo… ¿Estás bien? —Sí. —Flexiono mi muñeca y trato de no hacer una mueca de dolor—. Estoy bien, estos guantes y esta cosa de metal realmente ayudaron, creo. —Muevo los dedos, examino mis guantes—. Nada está roto. —Eso fue bastante impresionante —dice Kenji—. Realmente nos salvaste ahí. Sacudo la cabeza. —Kenji… sobre lo que pasó… en la casa… realmente lo siento, yo… —Oye, que tal si no hablamos sobre eso ahora mismo. —¿Qué está pasando? —pregunta Adam, alerta—. ¿Qué pasó? —Nada —dice Kenji rápidamente. Adam lo ignora, me mira —¿Qué pasó? ¿Estás bien? —Solo… yo… so… solo —batallo para hablar—. Lo que paso… con el papá de Warn… Kenji jura ruidosamente. Mi boca se congelo a medio movimiento. Mis mejillas arden cuando me doy cuenta de lo que dije. Cuando recuerdo lo que Adam dijo justo antes de que corriéramos de esa casa. Él esta repentinamente pálido, presionando sus labios juntos, mirando a un lado, fuera de la diminuta ventana de este tanque.


—Escucha… —Kenji se aclara la garganta—. No tenemos que hablar de eso ¿está bien? De hecho, creo que prefiero no hablar sobre eso, porque esa mierda es demasiado rara para mí … —No sé cómo es siquiera posible —susurra Adam. Parpadea, mirando ahora directo hacia adelante—. Continúo pensando que debo estar soñando — dice—, que estaba alucinando toda esta cosa y luego… —Deja caer la cabeza en sus manos, ríe ásperamente—. Esa es una cara que nunca olvidaré. —¿Nunca… nunca conociste al Comandante Supremo? —me atreví a preguntar—. ¿O siquiera ver una foto de él…? ¿No es algo que ves en el ejército? Adam sacude la cabeza. Kenji habla. —Todo su acometido fue ser siempre como invisible. Tenía esta emoción de tener este poder invisible. —¿Miedo de lo desconocido? —Algo así, sí. Escuché que él no quiso sus fotos en ni un lugar… no hizo algún discurso público, tampoco… porque pensó que si la gente podía ponerle una cara, lo haría vulnerable, humano. Siempre tuvo la emoción de asustar la mierda fuera de cualquiera. Siendo el poder absoluto, la máxima amenaza. ¿Cómo puedes pelear contra algo si ni siquiera lo puedes ver? ¿Ni siquiera lo puedes encontrar? —Ese es el porqué fue de gran importancia para él estar ahí —comprendo en voz alta. —Prácticamente. —Pero tú pensaste que tu padre estaba muerto —le dije a Adam—. ¿Pensé que dijiste que estaba muerto?


—Solo para que sepan chicos —se interpuso Kenji—. Sigo votando por la opción no tenemos que hablar sobre esto. Saben, solo para que sepan, dejando eso fuera de aquí. —Pensé que lo estaba —dice Adam, aun sin mirarme—. Eso fue lo que ellos me dijeron. —¿Quién lo hizo? —pregunta Kenji, atrapándose él mismo, hace una mueca—. Bueno, bueno, estoy curioso. Adam se encoge de hombros. —Todo empieza a encajar ahora. Todas las cosas que no entendí. Cuán estropeada mi vida fue con James. Después de que mi mamá murió, mi papá nunca estaba alrededor, al menos que quisiera emborracharse y golpear la mierda fuera de alguien. Supongo que estaba viviendo una vida completamente diferente en algún otro lugar, ese es el porqué acostumbraba dejarnos a James y a mi solos todo el tiempo. —Pero eso no tiene sentido —dice Kenji—. Digo, no las partes sobre tu papá siendo un idiota, sino, como todo el alcance de esto. Porque si tú y Warner son hermanos, y tú tienes dieciocho, y Warner tiene diecinueve, y Anderson ha estado siempre casado con la mamá de Warner… —Mis papas nunca estuvieron casados —dice Adam, sus ojos ampliándose cuando dice la última palabra. —¿Fuiste el hijo bastardo? —dice Kenji, asqueado—. Digo… ya sabes… sin ofenderte… es solo que no quiero pensar sobre Anderson teniendo alguna clase de apasionado amorío, eso es algo enfermo. Adam luce como si estuviera sólidamente congelado. —Santa mierda —murmura. —Pero quiero decir, ¿por qué siguiera tener un amorío? —pregunta Kenji—. Nunca entendí ese tipo de basura. Si no eres feliz, solo vete. No engañes. No necesitas a un genio para figurarte esa mierda. Quiero decir —duda—, estoy


asumiendo que fue un amorío —dice Kenji, aún conduciendo, incapaz de ver el aspecto de la cara de Adam—. A lo mejor, no fue un amorío. A lo mejor fue otro tipo siendo un estúpido como… —se sorprende a sí mismo, se encoge—. Mierda. Ves, esto es porque no hablo con la gente sobre sus problemas personales… —Lo fue —dice Adam, ahora apenas respirando—. No tenía idea de por qué nunca se casó con ella, pero sé que amó a mi mamá. Nunca le importamos un demonio —dice—. Solo ella. Fue siempre sobre ella. Las pocas veces al mes que estaba siquiera en casa, se suponía que siempre estuviera en mi cuarto, se suponía que estuviera muy callado. Tenía que tocar en mi propia puerta y pedir permiso antes de salir, aun para usar el baño. Se enojaba cuando mi mamá me dejaba salir. No quería verme a menos que tuviera que hacerlo. Mi mamá tenía que pasarme la cena a hurtadillas solo para que no se volviera loco sobre que ella me estaba alimentando demasiado y no estaba guardando nada para ella —dice, sacude la cabeza—. Y fue aun peor cuan James nació. —Adam parpadea como si se estuviera volviendo ciego—. Luego cuando ella murió —dice, tomando un respiro profundo—, cuando murió, todo lo que él hizo fue culparme por su muerte. Siempre me dijo que fue mi culpa que enfermara y que fue mi culpa que muriera. Que la necesité tanto que no comía lo suficiente, se volvió débil porque estaba tan ocupada cuidándonos, dándonos comida, dándonos… todo. A mí y a James. —Frunce sus cejas—. Le creí por tanto tiempo. Imaginé que ese era el porqué se iba todo el tiempo. Pensé que era un tipo de castigo. Pensé que lo merecía. Estoy demasiada aterrada para hablar. —Luego él solo… quiero decir, nunca estaba alrededor cuando estaba creciendo —dice Adam—. Y siempre fue un idiota. Pero después de que ella murió él solo… perdió la cabeza. Solía venir solo para emborracharse hasta la mierda. Solía forzarme a pararme enfrente de él, así podía tirarme las botellas vacías. Y si vacilaba… si vacilaba… Traga duro.


—Eso fue todo lo que siempre hizo —dice Adam, su voz baja—. Vendría, se embriagaría, golpearía la mierda fuera de mí. Tenía catorce cuando dejó de regresar. —Adam mira sus manos, con las palmas hacia arriba—. Mandó dinero cada mes para que sobreviviéramos y luego… —Una pausa—. Dos años más tarde, recibí una carta de nuestro nuevo gobierno diciéndome que mi padre estaba muerto. Imaginé que probablemente se emborrachó otra vez e hizo algo estúpido, fue golpeado por un carro, cayó en el océano, lo que sea. No importó, estaba feliz de que estuviera muerto, pero tuve que dejar la escuela. Me enlisté porque el dinero se había ido, tenía que hacerme cargo de James y supe que no encontraría otro trabajo. Adam sacude la cabeza. —Nos dejó sin nada, ni un solo centavo, ni siquiera un pedazo de carne con el cual vivir y ahora, estoy sentado aquí, en este tanque, huyendo de una guerra global que mi propio padre ayudó a orquestar —ríe duro, una risa vacía—, y la única otra despreciable persona en este planeta está yaciendo inconsciente en mi regazo... —Adam está realmente riendo ahora, riendo fuerte, sin poder creerlo, con su mano atrapada en su cabello, tirando de las raíces, apretando el cráneo—. Es mi hermano, mi propia sangre. —Mi padre tuvo una vida completamente separada de la cual nunca supe, y en vez de estar muerto como debería, le da el control a quien casi me tortura hasta la muerte. —Sus manos están temblando, las aprieta en puños y las presiona en contra de su frente—. Tiene que morir. No estoy respirando, ni siquiera un poco, nada, cuando dice: —Mi padre —dice—. Lo tengo que matar.


Capítulo 42 

V



oy a contarte un secreto. No me arrepiento de lo que hice. No lo siento en absoluto.

De hecho, si tuviera la oportunidad de hacerlo de nuevo, sé que esta vez haría lo correcto. Dispararía a Anderson directamente al corazón. Y lo disfrutaría.


Capítulo 43 

N



i siquiera sé por dónde empezar.

El dolor de Adam es como un puñado de paja descendiendo por mi garganta. Él no tiene padres, sino un padre que le golpeaba, abusaba de él, le abandonó solamente para arruinar el resto del mundo y le dejó un nuevo hermano que es exactamente su opuesto en todas las formas posibles. Warner, cuyo primer nombre ya no es un misterio, Adam, cuyo apellido no es Kent en realidad. Kent es su segundo nombre, Adam me lo dijo. Dijo que no quería tener nada que ver con su padre y nunca le dijo a la gente su apellido real. Él tiene eso, al menos, en común con su hermano. Eso, y el hecho de que ambos tienen algún tipo de inmunidad a mi toque. Adam y Aaron Anderson. Hermanos. Estoy sentada en mi habitación, sentada en la oscuridad, luchando para reconciliar a Adam con su nuevo hermano, quien no es más que un chico, un


niño que odia a su padre y, como resultado, un niño que hizo una serie de decisiones muy desafortunadas en la vida. Dos hermanos. Dos conjuntos de decisiones muy diferentes. Dos vidas muy diferentes. Castillo vino a mí esta mañana; ahora que todos los heridos han sido establecidos en el ala médica y la locura ha desaparecido, vino a mí y dijo: —Srta. Ferrars, fuiste muy valiente ayer. Quería extenderte mi gratitud y agradecerte lo que hiciste, por mostrar tu apoyo. No sé si lo habríamos conseguido sin ti. Sonreí, con problemas para tragarme el cumplido y asumí que había terminado, pero entonces dijo: —De hecho, estoy tan impresionado que me gustaría ofrecerte tu primera misión oficial en Punto Omega. Mi primera misión oficial. —¿Estás interesada? —preguntó. Dije sí, sí, sí, por supuesto que estaba interesada, estaba definitivamente interesada, estaba tan, tan, tan interesada en tener finalmente algo que hacer, algo que llevar a cabo, y él sonrió y dijo: —Me alegro de oír eso. Porque no puedo pensar en nadie más adecuado que tú para esta posición. Le sonreí. El sol, la luna y las estrellas gritaron y dijeron: —Apaga un poco esa sonrisa, por favor, porque estás haciendo que nos resulte difícil ver Y yo no escuché, simplemente seguí sonriendo. Y luego le pregunté a Castillo por los detalles de misión oficial. La que era perfecta para mí.


Y él dijo: —Me gustaría que fueras la encargada del mantenimiento y de interrogar a nuestro nuevo visitante. Y dejé de sonreír radiantemente. —Por supuesto, supervisaré todo el proceso —continuó Castillo—, así que siéntete libre de acudir a mí con preguntas e inquietudes. Pero tendremos que tomar ventaja de su presencia aquí, y eso significa intentar conseguir que hable. —Castillo guardó silencio un momento—. Él parece tener una extraña clase de fijación contigo, Srta. Ferrars, y, perdóname, pero creo que nos convendría explotarlo. No creo que podamos permitirnos el lujo de ignorar las posibles ventajas de las que disponemos. Cualquier cosa que él pueda contarnos acerca de los planes de su padre o del paradero de nuestros rehenes, es de gran valor para nuestros esfuerzos. Y no tenemos mucho tiempo —dijo—. Me temo que voy a necesitar que empieces inmediatamente. Pedí que el mundo se abriera. Dije: “mundo, por favor, ábrete, porque me encantaría caer en un río de lava y morir, solo un poquito”, pero el mundo no podía oírme porque Castillo aún estaba hablando y dijo: —Tal vez tú puedas hacerle entrar en razón. Decirle que no estamos interesados en hacerle daño. Convencerle de que nos ayude a recuperar a nuestros rehenes restantes de regreso. Yo dije: —Oh —Luego con más seguridad, dije—: ¿Está en algún tipo de celda de contención? ¿Detrás de barrotes o algo así? Pero Castillo se rió, divertido por mi repentina e inesperada hilaridad, y dijo: —No seas tonta, Srta. Ferrars. No tenemos nada de eso aquí. Nunca pensamos que necesitaríamos mantener a nadie cautivo en Punto Omega. Pero sí, él está en su propia habitación, y sí, la puerta está bloqueada.


—¿Así que quieres que entre en su habitación? —pregunté—. ¿Con él? ¿A solas? ¡Calma! Por supuesto que estaba definitivamente lo opuesto a calmada.

calmada.

Estaba

absoluta

y

Pero entonces la frente de Castillo se arrugó, preocupado. —¿Es eso un problema? —me preguntó—. Pensé que ya que no puede tocarte, en realidad no te sentirías tan amenazada por él como lo hacen los otros. Él es consciente de tus habilidades, ¿verdad? Imagino que será lo suficientemente sabio como para mantenerse apartado de ti por su propio bien. Y eso era lo divertido, porque allí estaba: una tina de hielo, todo sobre mi cabeza, goteando y filtrándose por mis huesos, y en realidad no, no era divertido en absoluto, porque yo tenía que decir: —Sí. Cierto. Sí, por supuesto. Casi lo olvido. Por supuesto que él no sería capaz de tocarme. Tienes razón, Sr. Castillo, señor, no sé en qué estaba pensando. Castillo estaba aliviado, tan aliviado, como si se hubiera dado un chapuzón en una piscina de agua caliente cuando estaba seguro de que se congelaría. Y ahora aquí estoy, sentada exactamente en la misma posición en la que estaba hace dos horas y empezando a preguntarme cuánto tiempo más puedo guardar este secreto.


Capítulo 44 

E



sta es la puerta.

Esta, justo enfrente de mí, este es el lugar en el que está Warner. No hay ventanas y no hay forma de ver el interior de su habitación y estoy empezando a pensar que esta situación es el antónimo exacto de excelente. Sí. Voy a entrar en su habitación, completamente desarmada, porque las armas están enterradas en el fondo de la armería y porque soy letal, así que para qué iba a necesitar un arma. Nadie en su sano juicio podría ponerme una mano encima, nadie excepto Warner, por supuesto, cuyo intento medio loco por intentar evitar que escapara por mi ventana dio como resultado este descubrimiento, el hecho de que pueda tocarme sin salir herido. Y no le he dicho una palabra de esto a nadie. En realidad pensaba que quizás me lo había imaginado, sólo hasta que Warner me besó y me dijo que me amaba y entonces fue cuando supe que ya no podía fingir que esto no estaba sucediendo. Pero sólo habían pasado cuatro semanas desde ese día, y no sabía cómo sacar el tema. Pensaba que tal vez no tendría que hablar de ello. En realidad, estaba bastante


desesperada, no quería sacar el tema. Y ahora, la idea de decírselo a alguien, de hacérselo saber a Adam, a todos, que la persona que más odian en este mundo, sólo superado por su propio padre, es la única otra persona que puede tocarme. Que Warner ya me ha tocado, que sus manos han conocido la forma de mi cuerpo y sus labios han degustado el sabor de mi boca, no importaba que fuera algo que en realidad no quería, simplemente no podía hacerlo. No ahora. No después de todo lo que había pasado. Así que esta situación era enteramente culpa mía. Y tenía que tratar con ella. Me armo de valor para dar un paso adelante. Hay dos hombres a los que nunca había visto antes haciendo guardia ante la puerta de Warner. No era gran cosa, pero me concedía un mínimo de calma. Hago un gesto con la cabeza a modo de saludo en dirección a los guardias y ellos me saludan con tanto entusiasmo que de hecho me pregunto si me habrán confundido con alguien más. —Muchas gracias por venir —me dice uno de ellos, apartándose su largo y enmarañado cabello rubio de los ojos—. Él ha estado completamente enloquecido desde que se despertó, lanzando cosas e intentando destruir las paredes, ha estado amenazando con matarnos a todos nosotros. Dice que eres la única con la que quiere hablar y que sólo se calmaba porque le dijimos que estabas de camino. —Tuvimos que quitar todos los muebles —añade el otro guardia, sus ojos marrones estrechándose con incredulidad—. Lo estaba rompiendo todo. Ni siquiera ha comido lo que le dimos. El antónimo de excelente. El antónimo de excelente. El antónimo de excelente.


Consigo esbozar una débil sonrisa y les digo que veré qué puedo hacer para sedarlo. Ellos asienten con la cabeza, deseosos de creer que soy capaz de hacer algo que yo sé que no puedo y desbloquean la puerta. —Cuándo estés lista para marcharte, sólo tienes que llamar —me dicen—. Llámanos y abriremos la puerta. Estoy asintiendo con la cabeza para demostrar que estoy de acuerdo y, por supuesto, intentando ignorar el hecho de que estoy más nerviosa ahora que cuando me reuní con su padre. Estar a solas en una habitación con Warner, estar a solas con él y no saber qué podría hacer él, o de lo que era capaz, hace que esté tan confundida, porque ya ni siquiera sé quién era esa persona. Era 100 personas diferentes. Era la persona que me obligó a torturar a un niño en contra de mi voluntad. Era el niño tan aterrorizado, tan psicológicamente atormentado, que había intentado matar a su propio padre mientras dormía. Era el chico que le disparó a un soldado desertor en la frente; el chico que fue entrenado para ser un asesino frío y sin corazón por un hombre en el que pensó que podía confiar. Veo a Warner como un niño que busca desesperadamente la aprobación de su padre. Lo veo como el líder de un sector, ansioso por conquistarme, usarme. Le veo alimentando a un perro callejero. Le veo torturando a Adam casi hasta la muerte. Y luego le escucho diciéndome que me ama, le siento besándome con tanta pasión y desesperación que no sé, no sé, no sé, en qué me estoy metiendo. No sé quién demonios va a ser esta vez. Qué lado de sí mismo va a mostrarme hoy. Pero luego creo que esto puede ser diferente. Porque él está en mi territorio ahora, y siempre puedo pedir ayuda si algo sale mal. No va a hacerme daño. Espero.


Capítulo 45

E

 

ntro.

La puerta se cierra de golpe detrás de mí, pero el Warner que me encuentro dentro de esta habitación no es alguien que reconozca en absoluto. Está sentado en el suelo, la espalda contra la pared, con las piernas extendidas frente a él, los pies cruzados en los tobillos. Está vestido sólo con calcetines, una simple camiseta blanca, y un par de pantalones negros. Su saco, zapatos y su camisa de lujo están tirados en el suelo. Su cuerpo es tonificado y musculoso y apenas contenido por su camiseta; su pelo es un rubio desastre, despeinado por lo que es probablemente es la primera vez en su vida. Pero no me está mirando. Incluso no mira hacia arriba mientras tomo un paso más cerca. Él no se inmuta. He olvidado cómo respirar de nuevo. Entonces —¿Tienes alguna idea —dice, en voz muy baja—, ¿de cuántas veces he leído esto? —Levanta la mano, pero no la cabeza y tiene un pequeño, rectángulo que se desvanece entre dos dedos. Y me pregunto cómo es posible que te den puñetazos en el estómago tantos puños al mismo tiempo.


Mi cuaderno. Él sostiene mi cuaderno. Por supuesto que lo está. No puedo creer que me había olvidado de ello. Fue la última persona en tocar mi cuaderno, la última persona en verlo. Lo tomó de mí cuando descubrió que lo había escondido en el bolsillo de mi vestido de regreso en la base. Esto fue justo antes de que me escapara, justo antes de que Adam y yo saltáramos la ventana y saliéramos corriendo. Justo antes de que me diera cuenta que Warner me podía tocar. Y ahora, sé que leyó mi más dolorosos pensamientos, mis confesiones más angustiadas, las cosas que escribí mientras estaba en completo y total aislamiento, segura de que me iba a morir en esa misma celda, de modo de que nadie jamás leería las cosas que había escrito, conocer los susurros desesperados de mi mente privada. Me siento absolutamente e insoportable desnuda. Petrificada. Por lo tanto vulnerable. Él voltea el cuaderno abierto al azar. Analiza la página hasta que se detiene. Finalmente, mira hacia arriba, con los ojos más nítida, más brillante, del más hermoso color verde de lo que alguna vez estuvieron y mi corazón late tan rápido que no puedo incluso sentirlo más. Y empieza a leer. —No —suspiro, pero es demasiado tarde. —“Me siento aquí todos los días, —dice—, "175 días me he sentado aquí hasta ahora. Algunos días me levanto y estiro y siento estos huesos duros, estas articulaciones que crujen, este espíritu pisoteado oculto dentro de mí ser. Cuadro los hombros, parpadeo, cuento los segundos que se arrastran


hasta las paredes, los minutos en que corren escalofríos debajo de mi piel, las respiraciones tengo que recordar tomar. A veces permito que mi boca se abra, sólo un poco, toco con mi lengua las espaldas de mis dientes y la costura de mis labios y me paseo por este pequeño espacio, recorro mis dedos a lo largo de las grietas en la pared de hormigón y me pregunto, me pregunto lo que sería hablar en voz alta y ser escuchada. Aguanto la respiración, escuchando con atención por algo, cualquier sonido de la vida y la maravilla de la belleza, la imposibilidad de posiblemente oír a otra persona respirar a mi lado.” —Aprieta la parte posterior de su puño contras su boca por un momento antes de continuar—. "Me detengo. Me quedo quieta. Cierro los ojos y trató de recordar un mundo más allá de estas paredes. Me pregunto cómo sería saber que no estoy soñando, que está aislada existencia no está enjaulada dentro de mi propia mente.” —"Y yo" —dice, recitando las palabras de la memoria ahora, con la cabeza apoyada de nuevo contra la pared, con los ojos cerrados mientras los presiona juntos susurra—, "me pregunto, pienso todo el tiempo. Lo que sería suicidarme. Porque no lo sé, todavía no sé la diferencia, nunca estoy completamente segura si estoy realmente viva. Así que me siento aquí. Me siento aquí todos los días". Estoy clavada en el suelo, congelada en mi propia piel, incapaz de moverme hacia delante o hacia atrás por miedo a despertar y darme cuenta de que esto está ocurriendo. Me siento como si pudiera morir de vergüenza, por esta invasión de la privacidad, y quiero correr y correr y correr y correr y correr. —"Corre, me dije a mí mismo." —Warner ha tomado mi cuaderno de nuevo. —Por favor. —Estoy rogándole—. Por favor, PARA... Mira hacia arriba, me mira como si pudiera realmente verme, ver dentro de mí, como si quisiera que yo viera dentro de él, entonces baja la mirada, se aclara la garganta, vuelve a empezar, lee mi diario. —"Corre, me dije a mí misma. Correr hasta que tus pulmones colapsen, hasta que los azotes del viento hagan tu ropa hecha jirones, hasta que te


desenfoques y te fundas con el fondo. Corre, Juliette, corre más rápido, correr hasta que tus huesos se rompan y las espinillas se separaren y tus músculos se atrofien y tu corazón se muera porque siempre era demasiado grande para tu pecho y late muy rápido durante mucho tiempo y corre. Corre, corre ,coree hasta que no puedas oír tus pies detrás de ti. Correr hasta que se caigan tus puños y tus gritos se disuelvan en el aire. Corre con los ojos abiertos y la boca cerrada y la presa del río corriendo detrás de tu mirar. Corre, Juliette. Corre hasta que mueras. Asegúrate de que su corazón se detenga antes de que llegues. Antes de que alguna vez te toquen. Corre, me dije.” Tengo que apretar los puños hasta que siento dolor, algo para empujar estos recuerdos lejos. No quiero recordar. No quiero pensar en estas cosas nunca más. No deseo pensar en qué otra cosa escribí en esas páginas, ¿qué más sabe Warner sobre mí, lo que piensa sobre mí? Puedo sólo imaginar lo patética y solitaria y desesperada que debo parecerle. No sé por qué me importa. —¿Sabes? —dice, cerrando la tapa de mi cuaderno sólo para poner su mano en la parte superior de este. Protegiéndolo. Mirándolo—. No pude dormir durante días después de leer esa entrada. Me quedé con ganas de saber qué personas te estaban persiguiendo por la calle, que edad tenias cuando corrías. Quería encontrarlos —dice, tan suavemente—, y quería romper sus extremidades, una por una. Quería matarlos de manera que horrorizaría a quien lo escuche. Estoy temblando ahora, susurrando: —Por favor, por favor regrésamelo. Él toca con la punta de los dedos sus labios. Inclina la cabeza hacia atrás, sólo un poco. Sonríe extrañamente, una sonrisa triste. Dice: —Es necesario que sepas lo mucho que lo siento. Que yo —traga—, te besara de esa forma. Confieso que no tenía idea de que me dispararías por ello.


Y me doy cuenta de algo. —Tu brazo —respiro, asombrada. No lleva cabestrillo. Lo mueve sin dificultad. No hay hematomas o hinchazones o cicatrices visibles. Su sonrisa es frágil. —Sí —dice—. Fui sanado cuando me desperté para encontrarme en este ambiente. Sonia y Sara. Ellos lo ayudaron. Me pregunto ¿por qué alguien aquí le haría tal bondad? Me obligo a dar un paso atrás. —Por favor —le digo—. Mi cuaderno... —Te lo prometo —dice—, nunca te hubiera besado si no creyera que me querías. Y estoy tan sorprendida que por un momento me olvide de mi cuaderno. Me encuentre con su mirada pesada. Articule para estabilizar mi voz. —Yo te dije que te odiaba. —Sí —dice. Asiente con la cabeza—. Bueno. Te sorprenderás cómo muchas personas me lo dicen. —No creo que lo hagan. Sus labios se contrajeron. —Intentaste matarme. —Eso te divierte. —Oh, sí —dice, su sonrisa cada vez mayor—. Lo encuentro fascinante. — Una pausa—. ¿Quieres saber por qué? Lo miro. —Por todo lo que me has dicho —explica—. Que no querías hacerle daño a


nadie. Que no querías asesinar a la gente. —No lo quiero. —¿Excepto por mí? Me he quedado sin cartas. Recién sacaron mis palabras. Alguien me ha robado todo mi vocabulario. —Esa decisión fue muy fácil para que la tomaras —dice—. Tan simple. Tenías una pistola. Querías huir. Apretaste el gatillo. Eso fue todo. Tiene razón. Me sigo diciendo a mí misma que no tengo ningún interés en matar a la gente, pero de alguna manera me parece una manera de justificarlo, de racionalizarlo cuando quiero. Warner. Castillo. Anderson. Quería matar a todos y cada uno de ellos. Y lo habría hecho. ¿Qué me está pasando? He cometido un gran error viniendo aquí. Al aceptar esta asignación. Porque no puedo estar sola con Warner. No así. Estar sola con él está hiriendo mi interior herido de una manera que no quiero entender. —Tengo que irme. —No te vayas —susurra, con los ojos en mi cuaderno de nuevo—. Por favor —dice—. Siéntate conmigo. Quédate conmigo. Sólo quiero verte. Ni siquiera tienes que decir nada . He enloquecido, la parte confusa de mi cerebro realmente quiere sentarse a su lado, en realidad quiere oír lo que tiene que decir antes que recuerde a Adam y lo que pensaría si supiera que estaba aquí y pudiera ver que estaba


interesado en pasar mi tiempo con la misma persona que le disparó en la pierna, le rompió las costillas y le colgó en una cinta transportadora en un matadero abandonado, dejándolo desangrarse hasta la muerte minuto a minuto. Debo estar loca. Sin embargo, no me muevo. Warner se relaja en la pared. —¿Te gustaría que te leyera? Estoy sacudiendo mi cabeza una y otra y otra vez, susurrando: —¿Por qué me haces esto? Y parece que está a punto de responder antes de que cambie de opinión. Aparta la mirada. Sube sus ojos al techo y sonríe, sólo una poco. —Lo sabes —dice—, te lo dije, el primer día en que te conocí. Hubo algo en ti que se sentía diferente a mí. Algo en sus ojos era tan verdadero. Real. Como aún no has aprendido a ocultar tu corazón al mundo. —Él asiente ahora, asintiendo para sí mismo sobre algo y no puedo imaginar lo que es. —Encontrar a esto —dice, con voz suave mientras acaricia la tapa de mi cuaderno—, era —sus cejas se juntaron—, era tan extraordinariamente doloroso. —Por fin me mira y se ve como una persona completamente diferente. Al igual como si él estuviera tratando de resolver una ecuación tremendamente difícil. —Fue como conocer a un amigo por primera vez. ¿Por qué tiemblan mis manos?. Toma una respiración profunda. Mira hacia abajo.


Susurra: —Estoy tan cansado, me encanta. Estoy muy, muy cansado. ¿Por qué mi corazón deja de correr? —¿Cuánto tiempo —dice después de un momento—, tengo antes de que me maten? —¿Matarte? —Me mira. Me sobresalto al hablar—. No vamos a matarte —le digo—. No tenemos ninguna intención de lastimarte. Sólo queremos usarte para recuperar a nuestros hombres. Te estamos sosteniendo como rehén. Los ojos de Warner se anchan, sus hombros se endurecen. —¿Qué? —No tenemos ninguna razón para matarte —explico—. Sólo queremos comerciar con tu vida. Warner ríe una carcajada, con cuerpo. Sacude la cabeza. Me sonríe de esa manera que sólo he visto una vez antes, mirándome como si fuera la cosa más dulce que jamás haya decidido comer. Esos hoyuelos. —Querida, dulce y hermosa —dice—. Tu equipo aquí ha sobrestimado enormemente el afecto de mi padre por mí. Lamento tener que decirte esto, pero mantenerme aquí no les dará la ventaja que esperaban. Dudo que mi padre ni siquiera se haya dado cuenta de que me he ido. Así que me gustaría pedirte que por favor, mátenme o déjenme ir. Pero te ruego que no pierdan su tiempo confinándome aquí. Estoy revisando mis bolsillos en busca de palabras de repuesto y respuestas, pero estoy no encontrando nada, ni un adverbio, ni una preposición o un colgante participio porque no existe una única respuesta a una petición tan descabellada. Warner sigue sonriéndome, sus hombros temblando en silenciosa diversión. —Pero eso no es ni siquiera un argumento viable —le digo.


—A nadie le gusta ser rehén. Toma una respiración fuerte. Se pasa una mano por su pelo. Se encoge de hombros. —Tus hombres están perdiendo el tiempo —dice—. Mi secuestro no va a funcionar para su beneficio. Es verdad —dice—, puedo garantizarlo.


Capítulo 46

H

  ora del almuerzo. Kenji y yo estamos sentados a un lado de la mesa y Adam y James del otro.

Hemos estados sentados aquí durante media hora, deliberando sobre mi conversación con Warner. Convenientemente, no conté las partes en que hablábamos sobre mi diario, aunque me estaba empezando a preguntar si las debería haber mencionado. También empezaba a cuestionarme si debía decir la verdad acerca de que Warner podía tocarme, pero cada vez que miraba a Adam perdía las ganas de hacerlo. Ni siquiera sabía por qué Warner podía tocarme, tal vez él era el destino que pensaba que era Adam. Tal vez todo era alguna clase de broma cósmica a mis expensas. Todavía no sé qué hacer. Pero de alguna manera los detalles extra de la conversación con Warner parecen muy personales, demasiado vergonzosos como para compartirlos. No quiero que nadie sepa, por ejemplo, que me dijo que me amaba, que él tenía mi diario o que lo había leído. Adam era la única persona que sabía que existía y él fue lo suficientemente amable como para respetar mi privacidad. Él fue el que salvó mi diario del asilo, el que lo trajo de vuelta a mí. Pero dijo que no lo había leído, que sabía que debían ser pensamientos demasiados privados y que no quería entrometerse.


Warner, por otro lado, ha saqueado mi mente. Me siento mucha más temerosa a su alrededor, sólo el pensar en estar cerca de él me ponía ansiosa, nerviosa, y me hacía sentir muy vulnerable. Odiaba que supiese mis pensamientos, mis pensamientos secretos. No debería ser él el que supiese todos mis secretos. Debería ser él, la persona que estaba sentada frente a mí. La que tenía los ojos azul oscuro, el pelo marrón oscuro y sus manos las que hubiesen tocado mi corazón, mi cuerpo. Y no parece que esté bien. Adam está cabizbajo, sus cejas estiradas, sus manos cerradas y juntas sobre la mesa. No ha comido ni ha dicho nada desde que hablé de mi reunión con Warner. Kenji ha estado igual de callado. Todos han estado un poco más solemnes desde nuestra reciente batalla; hemos perdido a bastante gente del Punto Omega. Respiré profundamente y lo intenté de nuevo. —Así que, ¿qué es lo que piensan? —pregunté—. Sobre lo que dijo de Anderson. Tengo cuidado de no usar la palabra papá o padre, especialmente cerca de James. No sé qué le pasó, o si Adam le dijo algo a James sobre el asunto y no me concierne a mi meterme. Peor aún, Adam no ha dicho una palabra desde que volvimos y ya habían pasado dos días. —¿Crees que es cierto que a Anderson no le importa que hayamos secuestrado a Warner? James se retuerce en su asiento, sus ojos divagan mientras mastica la comida, mirando a nuestro grupo como queriendo recordar todo lo que decíamos. Adam se frota la frente.


—Eso —dice finalmente—, podría tener algo de cierto. Kenji frunce el ceño y se cruza de brazos inclinándose hacia adelante. —Sí. Es un poco raro que no hayamos tenido noticias por su parte y ya hayan pasado cuarenta y ocho horas. —¿Qué es lo que piensa Castel? —pregunto. Kenji se encoje de hombros. —Está estresado. Ian y Emory estaban en muy mal estado cuando los encontramos. No creo que estén conscientes aun; Sonya y Sara han estado trabajando contra reloj para ayudar. Creo que le preocupa no poder traer de vuelta a Winston y Brendan. —Tal vez —dice Adam—, su silencio tiene que ver con el hecho que le dispararas a Anderson en ambas piernas. Tal vez sólo se está recuperando. Casi me ahogo con el agua que estaba intentando beber, miro a Kenji para ver si va a corregir lo que Adam daba por sentado, pero ni siquiera se encoge de hombros, así que no digo nada. Kenji está asintiendo, dice: —Cierto. Casi me olvido de eso. —Una pausa—. Tiene sentido. —¿Le disparaste en la piernas? —pregunta James, con los ojos bien abiertos en dirección a Kenji. Kenji se aclara la garganta y tiene cuidado de no mirarme, me pregunto por qué me está protegiendo de esto. Por qué cree que es mejor no decir la verdad sobre lo que paso. —Sip —dice y toma un bocado de comida. Adam exhala. Se sube las mangas de la camiseta, estudiando la serie de cicatrices concéntricas tatuadas en sus antebrazos, recuerdos militares de una vida pasada.


—¿Pero por qué? —pregunta James a Kenji. —¿Por qué qué, niño? —¿Por qué no lo mataste? ¿Por qué sólo dispararle en las piernas? ¿No dijiste que él era lo peor? ¿La razón por la cual tenemos todos los problemas que tenemos ahora? Kenji se queda callado durante un momento, está apretando su cuchara contra el plato, jugando con su comida. Finalmente baja la cuchara y le hace señas a James para que venga a nuestro lado de la mesa. Me muevo para hacerle lugar. —Ven aquí —le dice a James, apretándolo sobre el lado derecho de su cuerpo. James rodea la cintura de Kenji y él deja caer su mano en la cabeza de James, peinando su cabello. No tenía ni idea de que estaban tan unidos. Sigo olvidándome de que ellos tres son compañeros de cuarto. —Así que, bueno. ¿Estás listo para una pequeña lección? —le dice a James. Él asiente. —Es así: Castel siempre nos enseña que no podemos simplemente cortar cabezas, ¿cierto? —Duda, eligiendo sus palabras—. Como, si matamos al líder enemigo, ¿entonces qué? ¿Qué pasaría? —Paz mundial —dice James. —Incorrecto. Sería un caos enorme. —Kenji sacude la cabeza, se frota la punta de la nariz—. Y el caos es un infierno más difícil de pelear. —¿Entonces como ganamos? —Correcto —dice Kenji—. Esa es la clave. Sólo podemos hacernos con el líder de la oposición cuando estemos listos para atacar, solo cuando haya un nuevo líder para tomar el lugar del viejo. La gente necesita alguien en


quien confiar, ¿sabes? Y no estamos listos aún. —Se encoje de hombros—. Esto se suponía que era una pelea contra Warner, tomarlo a él no hubiese sido un problema. Pero tomar a Anderson hubiese sido llegar a la completa anarquía, en todo el país. Y anarquía significa arriesgarse a que alguien más, alguien incluso peor, probablemente, tome el control antes que nosotros. James dice algo en respuesta pero no lo escucho. Adam me está mirando. Me está mirando y no pretende disimularlo. No está mirándome y recorriéndome con los ojos, no está diciendo nada. Su mirada va de mis ojos hacia mi boca durante un momento muy largo. Finalmente se da la vuelta, sólo un momento, para volver a clavar sus ojos en los míos. Más profundos, más hambrientos. El corazón me empieza a doler. Miro el movimiento duro en su garganta. La caída de su pecho en cada respiración, la línea tensa de su mandíbula y la manera en la que está sentado, completamente inmóvil. No dice nada, nada. Quiero tocarlo tan desesperadamente. —Listillo. —Kenji se está riendo entre dientes mientras sacude la cabeza, reaccionando a algo que había dicho James—. Sabes que no es a lo que me refería. De todas maneras, —suspira— no estamos listos para pelear con esa clase de locura todavía. Sacaremos a Anderson del juego cuando estemos listos para ganar. Esa es la única manera de hacerlo bien. Adam se para abruptamente, empuja su plato de comida, que sigue intacto y se aclara la garganta. Mira a Kenji. —Así que esa es la razón por la cual no lo mataste cuando lo tenías delante. Kenji se rasca la parte de atrás de la cabeza, incómodo. —Escucha, si hubiese tenido idea que…


—Olvídalo —lo interrumpe Adam—. Me hiciste un favor. —¿A qué te refieres? —pregunta Kenji—. Eh, ¿a dónde vas? Pero Adam ya está alejándose.

Capítulo 47

V

  oy tras él.

Estoy siguiendo a Adam por un pasillo vacío cuando él sale del comedor, aunque sé que no debo. Sé que no debería estar hablando con él de esta manera, no se deben alentar los sentimientos que tengo por él, pero estoy preocupada. No puedo evitarlo. Está desapareciendo en sí mismo, encerrándose en un mundo en el que no puedo penetrar y ni siquiera puedo culparlo por ello. Sólo puedo imaginar lo que debe estar experimentando en estos momentos. Estas recientes revelaciones serían suficientes para que una persona débil se vuelva absolutamente loca. Y a pesar de que hemos logrado trabajar juntos últimamente, siempre ha sido en este tipo de situaciones de alto estrés que apenas ha habido algún momento para que nos detengamos en nuestros asuntos personales. Y necesito saber que está bien. No puedo dejar de preocuparme por él.


—¿Adam? Se detiene con el sonido de mi voz. Su columna vertebral se pone rígida con sorpresa. Se da la vuelta y veo su cambio de expresión de la esperanza a la confusión y a preocuparse en cuestión de segundos. —¿Qué pasa? —me pregunta—. ¿Está todo bien? De repente está delante de mí, su metro ochenta de altura y me ahogo en los recuerdos y sentimientos que no he hecho ningún esfuerzo en olvidar. Estoy tratando de recordar por qué quería hablar con él. Por qué nunca le dije que no podíamos estar juntos. Por qué nunca mantuve una oportunidad de hasta 5 segundos en sus brazos y él está diciendo mi nombre, diciendo: —Juliette, ¿qué hay de malo? ¿Ha pasado algo? Quiero desesperadamente decir que sí, sí, cosas terribles han sucedido y ya estoy harta, estoy harta y cansada y realmente quiero derrumbarme en sus brazos y olvidarme del resto del mundo. En su lugar me las arreglo para buscar, gestionar y mirarlo a los ojos. Son una oscura sombra de un inquietante azul. —Estoy preocupada por ti. Sus ojos se ponen inmediatamente diferentes, incómodos, cerrados. —¿Estás preocupada por mí? —Sopla un suspiro duro. Se pasa la mano por el pelo. —Sólo quería asegurarme de que estabas bien. Está moviendo la cabeza con incredulidad. —¿Qué estás haciendo? ¿Me estás tomando el pelo? —¿Qué? Está golpeando el puño cerrado contra sus labios. Mirando hacia arriba. Mirando como si no estuviera seguro de qué decir y luego habla con voz


tensa, dolida y confundida y dice: —Tú rompiste conmigo. Te diste por vencida con nosotros, en todo nuestro futuro juntos. Has llegado, básicamente, a arrancar mi corazón y ahora… ¿me estás preguntando si estoy bien? ¿Cómo diablos se supone que voy a estar bien, Juliette? ¿Qué clase de pregunta es esa? Estoy balanceándome en el lugar. —No quise decir… —Trago con fuerza—. Yo… estaba h-hablando de tu-tu padre, pensé que tal vez, oh Dios, estoy arrepentida, estás… soy tan estúpida, no debería haber venido, debería… —Juliette —dice y tan desesperadamente me captura de la cintura mientras retrocede. Tiene los ojos fuertemente cerrados—. Por favor, dime lo que tengo que hacer. ¿Cómo se supone que me tengo que sentir? Es una cosa de mierda tras otra y estoy tratando de estar bien, Dios, lo estoy tratando, pero es realmente difícil, maldito y extraño. —Su voz se atrapa—. Te extraño — dice—. Te extraño tanto que me está matando. Mis dedos se cierran en su camisa. Mi corazón martillea en silencio. Veo la dificultad que tiene al mirarme a los ojos cuando susurra: —¿Todavía me amas? Y estoy forzando a todos los músculos de mi cuerpo para mantenerme y no extenderme a tocarlo. — Adam, por supuesto que todavía te amo. —Sabes —dice, con la voz ronca por la emoción—, nunca he tenido algo como esto antes. Apenas puedo recordar a mi madre y aparte de eso, sólo éramos James, yo y el pedazo de mierda de mi padre. Y James siempre me ha amado a su manera, pero contigo. —Él se tambalea. Mira hacia abajo—. ¿Cómo se supone que voy a volver? —me pregunta, en voz tan baja—. ¿Cómo voy a olvidar lo que era estar contigo? ¿Ser amado por ti?


Ni siquiera me doy cuenta de que estoy llorando hasta que es demasiado tarde. —Tú dices que me quieres —dice—. Y yo sé que te amo. —Mira hacia arriba, se encuentra con mis ojos—. Entonces, ¿por qué diablos no podemos estar juntos? No sé qué responder más que: —Lo siento, lo siento, no tienes idea de cuánto lo siento.. —¿Por qué no podemos simplemente intentarlo? —Está agarrando mis hombros ahora, sus palabras urgentes, angustiadas, su cara demasiado peligrosamente cerca—. Estoy dispuesto a tomar todo lo que puedo, te lo juro, yo sólo quiero saber que te tengo en mi vida. —No podemos —le digo—. No va a ser suficiente, Adam y lo sabes. Un día tomaremos un riesgo estúpido o una oportunidad que no debemos. Un día vamos a pensar que todo va a estar bien y no lo hará. No va a terminar bien. —Pero míranos ahora —dice—. Podemos hacer este trabajo, puedo estar cerca de ti sin besarte. Necesito simplemente pasar unos meses más en formación. —Tu entrenamiento no es suficiente —lo interrumpo, sabiendo que necesito que escuche todo lo que le diga ahora. Sabiendo que tiene el derecho de saber las mismas cosas que yo—. Porque cuanto más entreno, más aprendo exactamente lo peligrosa que soy. Y no puedes estar cerca de mí. No es sólo mi piel. Podría hacerte daño sólo por darte la mano. —¿Qué? —Parpadea varias veces—. ¿De qué estás hablando? Tomo una respiración profunda. Pulso la palma de mi mano plana contra la pared del túnel antes de excavar los dedos y arrastrarlos directamente a través de la piedra. Golpeo mi puño en la pared y agarro un puñado de rocas, las trituro en mi mano, permitiendo que el cribado se deslice como arena entre mis dedos hacia el suelo.


Adam me está mirando. Asombrado. —Yo soy la que le disparó a tu padre —le digo—. No sé por qué Kenji me está cubriendo. No sé por qué no te dijo la verdad. Pero estaba tan cegada por esto, esto que todo lo consume la rabia, sólo quería matarlo. Y le estaba torturando —le susurro—. Le disparé en las piernas porque me estaba tomando mi tiempo. Porque quería disfrutar de ese último momento. En ese último momento, estaba a punto de poner una bala en su corazón. Y estaba tan cerca. Estaba tan cerca y Kenji… —le digo—, Kenji tuvo que apartarse. Porque vio que me había vuelto loca. Estoy fuera de control. —Mi voz es una escofina, una súplica rota—. No sé lo que me pasa o lo que me está pasando y ni siquiera sé de lo que soy capaz todavía. No sé lo mucho peor que esto va a seguir. Cada día aprendo algo nuevo acerca de mí misma y cada día me aterra. He hecho cosas terribles a la gente —le susurro. Me trago un nuevo sollozo en la garganta—. Y no estoy bien. No estoy bien, Adam. No estoy bien y no estoy segura de que puedas estar cerca de mí. Me está mirando, tan aturdido que se ha olvidado de cómo hablar. —Ahora sabes que los rumores son ciertos —le susurro—. Yo soy la loca. Y soy un monstruo. —No. —Respira—. No… —Sí. —No —dice, desesperado—. Eso no es cierto, eres más fuerte que eso, sé que lo eres, te conozco —dice—. Conozco tu corazón desde hace diez años y he visto lo que has tenido que vivir, lo que tenías que pasar y no voy a renunciar a ti ahora, no a causa de esto, no por algo como esto. —¿Cómo puedes decir eso? ¿Cómo se puede seguir creyendo que, después de todo, después de todo esto…? —Tú… —me dice, con las manos agarrándome más fuerte ahora—, eres una de las más valientes, las más fuertes que he conocido. Tienes el mejor corazón, la mejor intención. —Se detiene. Toma una respiración temblorosa


y apretada—. Eres la mejor persona que he conocido. Has pasado por las peores experiencias posibles y sobreviviste con tu humanidad intacta. ¿Cómo diablos…? —dice, ahora con la voz quebrada—, ¿…se supone que voy a dejarte? ¿Cómo puedo alejarme de ti? —Adam… —No —dice sacudiendo la cabeza—. Me niego a creer que este es el final de lo nuestro. No, si todavía me quieres. Porque vas a salir de esto y voy a estar esperando cuando estés lista. Yo no voy a ninguna parte. No habrá otra persona para mí. Eres la única que siempre he querido y eso… nunca va a cambiar. —Qué conmovedor. Adam y yo nos congelamos. Nos damos la vuelta lentamente para enfrentarnos a la desagradable voz. Él está aquí. Warner está de pie justo en frente de nosotros, con las manos atadas a la espalda y los ojos ardiendo con brillante ira, dolor y disgusto. Castillo aparece detrás de él para conducirlo en cualquier dirección y se ve dónde está atascado Warner, inmóvil, mirando hacia nosotros, Adam es como un bloque de mármol, sin moverse, sin hacer ningún esfuerzo para respirar, hablar o mirar a otro lado. Estoy bastante segura de que me estoy quemando, tan brillante que me he quemado a cenizas. —Eres tan hermosa cuando te ruborizas —me dice Warner—. Pero me hubiera gustado que no perdieras tus afectos en alguien que tiene que rogar por tu amor. —Él ladea la cabeza hacia Adam—. Qué triste es para ti — dice—. Esto debe ser terriblemente vergonzoso. —Hijo de puta enfermo—le espeta Adam, su voz como el acero. —Por lo menos todavía tengo mi dignidad. Castillo niega con la cabeza, exasperado. Empuja a Warner adelante.


—Por favor, vuelvan al trabajo, todos ustedes —nos grita cuando él y Warner hacen su camino más allá—. Están perdiendo un valioso tiempo. — Puedes irte al infierno —le grita Adam a Warner. —No porque me vaya al infierno —dice Warner—, quiere decir que alguna vez la tengas. Y Adam no responde. Sólo mira, con los ojos fijos, en como Warner y Castillo desaparecen por la esquina.


Capítulo 48

J

  ames se nos une durante nuestra sesión de entrenamiento antes de cenar.

Ha estado pasando mucho tiempo con nosotros desde que regresamos, y todos parecen felices cuando esta cerca. Hay algo en su presencia que es tan encantador, tan bienvenido. Es muy bueno tenerlo de vuelta. Le he mostrado lo fácil que puedo romper las cosas ahora. Los ladrillos no son nada. Se siente como si aplastara un pedazo de pastel. Los tubos metálicos se doblan en mis manos como pajitas de plástico. La madera es un poco complicada porque si la rompo de manera equivocada puedo coger una astilla, pero casi nada es ya difícil. Kenji ha estado pensando en nuevas maneras de probar mis habilidades; últimamente ha estado tratando de ver si puedo proyectar, si puedo centrar mi energía a distancia. No todas las habilidades están diseñadas para la proyección, aparentemente. Lily, por ejemplo, tiene esa increíble memoria fotográfica, pero nunca seria capaz de proyectar esa capacidad a nadie más. La proyección es, de lejos, lo más difícil que he intentado hacer. Es extremadamente complicado y requiere tanto esfuerzo físico y mental. Tengo


que tener completamente el control de mi mente, y tengo que saber exactamente cómo mi cerebro se comunica con cualquier hueso invisible de mi cuerpo que es el responsable de mi don. Lo que significa que tienen que saber cómo localizar la fuente de mi capacidad y cómo enfocar en un punto concentrado de poder que pueda aprovechar en cualquier lugar. Me duele el cerebro. —¿Puedo intentar romper algo, también? —pide James, y agarra uno de los ladrillos de la pila y pesa en sus manos—. Tal vez soy súper fuerte como tú. —¿Alguna vez te has sentido muy fuerte? —le pregunta Kenju—. ¿Cómo, ya sabes, anormalmente fuerte? —No —dice James—, pero nunca he tratado de romper nada, ya sea. —Le parpadea a Kenji—. ¿Crees que tal vez podría ser como ustedes? ¿Qué tal vez tenga algún tipo de poder, también? Kenji lo estudia. Parece cabeza, dice:

estar

organizando

algunas

cosas

en

su

—Es definitivamente posible. Tu hermano obviamente tiene algo en tu ADN, lo que significa que podría, también. —¿Enserio? — James está prácticamente saltando arriba y abajo. Kenji se ríe. —No tengo ni idea, sólo estoy diciendo que podría ser posi-no... —exclama—. James... —Oh —dice James haciendo una mueca, dejando caer el ladrillo en el suelo y cerrando el puño contra el sangrado en la palma de su mano—. Creo que me presione demasiado duro y se me escapó —dice, luchando para no llorar. —¿Tú crees? — Kenji sacude la cabeza, respirando rápido—. ¡Maldita sea!, chico, no puedes ir por ahí abriéndote la mano. Me vas a da un maldito


ataque al corazón. Ven aquí —dice, más suave ahora—. Déjame echar un vistazo. —Está bien —dice James, con las mejillas enrojecidas, ocultando su mano por detrás de la espalda—. No es nada. Ya se irá pronto. —Este tipo de corte no se va desaparecer por sí solo —dice Kenji—. Ahora déjame echar un vistazo . —Espera —le interrumpo, atrapados por la intensa mirada del rostro de James, la forma en que parece estar tan centrado en el puño cerrado que esconde—. James... ¿qué quieres decir que va desaparecer? ¿Quieres decir que va a curarse? ¿Por sí sola? James me parpadea. —Bueno, sí —dice—. Siempre se pone mejor muy rápido. —¿Qué? ¿Qué es pone mejor muy rápido? —Kenji está mirando ahora demasiado ya que se engancha en mi teoría y me lanza una mirada de Santa mierda una y otra vez. —Cuando me duele —dice James, nos mira como si hubiéramos perdido la cabeza—. Al igual que si te cortas —le dice a Kenji— ¿no se cura? —Depende del tamaño del corte —le dice Kenji—. ¿Pero para un corte como el de la mano? —Sacude la cabeza—. Necesitaría limpiarlo, asegurarme de que no se te infecte. Entonces, tendría envolverlo en una gasa y algún tipo de pomada para evitar las cicatrices y luego —dice—, tomaría por lo menos un par de días para ello a la sarna. Y hasta entonces tendría que empezar a sanar. James parpadea como si nunca hubiera oído hablar de algo tan absurdo en su vida. —Déjame ver tu mano —le dice Kenji. James vacila.


—Está bien —le digo—. Enserio. Solo somos curiosos. Despacio, muy despacio, James nos muestra su puño cerrado, incluso más despacio, desenrosca sus dedos, viendo nuestras reacciones todo el tiempo. Y exactamente donde estaba hace un momento una gran herida, ahora no hay nada más que una perfecta piel rosada y un pequeño charco de sangre. —Santa mierda de un cracker —resopla Kenji—. Lo siento—me dice, saltando hacia adelante para agarrar el brazo de James, apenas capaz de contener en sus sonrisas—. pero tengo que sacar a este tipo al ala médica. ¿Eso está bien? Podemos retomar de nuevo mañana.. —Pero no estoy lastimado —protesta James—. Estoy bien... —Lo sé, chico, pero vas a querer venir conmigo. —Pero, ¿por qué? —¿Cuánto te gustaría? —dice, conduciendo a James por la puerta—. Para comenzar a pasar algo de tiempo con dos chicas muy lindas... Y se han ido. Y me estoy riendo. Me senté en medio de la sala de entrenamiento por mi cuenta cuando escucho 2 voces familiares llamando a mi puerta. Y sé quién va a ser. —Srta. Ferrars. Escaneo alrededor, no porque me sorprendiera escuchar la voz de Castillo, sino porque me sorprendió la entonación. Sus ojos estrechados, sus labios apretados, sus ojos agudos y parpadeando en esta luz. Esta muy, muy enojado. Mierda.


—Lo siento por el pasillo —le digo—. No lo hice... —Podemos discutir de tus exhibiciones publicas y salvajemente inapropiadas de afecto en otro momento, Srta. Ferrars, pero ahora mismo tengo una pregunta muy importante que hacerte y te aconsejo que seas muy honesta, tan agudamente honesta como es físicamente posible. —¿Qué... —Casi no puedo respirar—. ¿Qué es? Castillo entorna sus ojos en mí. —Acabo de tener una conversación con Warner, que dice que es capaz de tocarte sin consecuencias, y que esta información es algo que tú sabes muy bien. Y creo que, guau. Lo hice. De hecho me las arreglé para morir de un derrame cerebral a la edad de 17 años. —Necesito saber —se apresura Castillo se apresura—. Si esta información es o no verdadera y necesito saberlo ahora mismo. Hay pegamento en toda mi lengua, pegado a mis dientes, mis labios, el techo de mi boca, y no puedo hablar, no me puedo mover, estoy bastante segura de que acabo de tener una convulsión o una aneurisma o un fallo cardíaco o algo igual de horrible, pero no puedo explicar todo esto a Castillo porque no puedo mover la mandíbula ni un centímetro. —Señorita Ferrars. No creo que entiendas la importancia de esta pregunta es. Lo que necesito es una respuesta de ti, y lo necesito hace treinta segundos. —Yo… Yo... —Hoy, necesito una respuesta hoy, ahora mismo, en este mismo momento. —Sí —me ahogo, sonrojándome a través de mi cráneo, horriblemente avergonzada, avergonzada, horrorizada por todas las formas posibles y lo único que puedo pensar es Adam Adam Adam Adam ¿cómo responder a


esta información ahora? ¿Por qué tiene que ocurrir ahora? ¿Por qué Warner lo dijo todo? Y lo quiero matar por compartir el secreto que era mío, mío para ocultar, mío para acumular. Castillo se ve como si fuera un globo que se enamoró de un alfiler que se acercó demasiado y lo arruinó para siempre. —Así que es verdad, ¿entonces? Dejo caer mis ojos. —Sí, es verdad. Cae al suelo, justo enfrente de mí, asombrado. —¿Cómo es siquiera es posible, qué te parece? Porque Warner es hermano de Adam, y no lo digo. Y no se lo digo porque es el secreto de Adam y no voy a hablar de ello hasta que él lo haga, aunque quiero desesperadamente decirle a Castillo que la conexión debe estar en su sangre, que ambos deben compartir el mismo tipo de don o Energía, o la oh oh oh Oh, Dios. Oh no. Warner es uno de nosotros.


Capítulo 49  

—E

sto cambia todo. Castillo ni siquiera me está mirando.

—Esto, quiero decir, esto significa muchas cosas —dice—. Tendremos que decirle todo y tendremos que probarlo para estar seguros, pero estoy bastante seguro de que es la única explicación. Y él sería bienvenido a refugiarse aquí si lo quisiera, tendría que darle una habitación normal, que le permitiera vivir entre nosotros como un igual. No puedo mantenerlo aquí como un prisionero, por lo menos… —¿Qué? Pero Castillo, ¿por qué? ¡Él es quien casi mata a Adam! ¡Y a Kenji! —Tienen que entender que estas noticias podrían cambiar su perspectiva completa de la vida. —Castillo está sacudiendo la cabeza, una mano casi cubriendo su boca, sus ojos muy abiertos—. Él puede no tomárselo muy bien, podría estar emocionado, podría perder completamente la cabeza, podría despertar un hombre nuevo en la mañana. Podrías sorprenderte lo que esta clase de revelaciones hacen a la gente. »Punto Omega siempre será un lugar de refugio para nuestros niños — continúa—. Es un juramento que me hice a mí mismo hace muchos años. No


puedo negar alimentos y refugio si, por ejemplo, su padre fuera a echarlo fuera del todo” Esto no puede estar pasando. —Pero no lo entiendo —dijo Castillo de repente, mirando arriba hacia mí—. ¿Por qué no dijiste nada? ¿Por qué no reportaste esta información? Esto es importante que lo sepamos y no te condena en ninguna forma… —No quería que Adam supiera —admití en voz alta por primera vez. Mi voz 6 trozos rotos de vergüenza hilvanadas—. Yo solo… —Muevo mi cabeza—. No quería que él supiera. Castillo en realidad parecía triste por mí. Dice: —Desearía poder ayudarte a mantener tu secreto, Srta. Ferrars, pero incluso si quisiera, no estoy seguro de que Warner lo hará. Me concentro en las rejillas colocadas en el suelo. Mi voz suena muy pequeña cuando le pregunto: —¿Por qué siquiera te lo dijo? ¿Cómo fue que incluso salió en la conversación? Castillo se frota la barbilla, pensativo. —Me dijo por su propia voluntad. Yo me ofrecí a llevarlo en sus rondas diarias, llevándolo para ir al baño, etcétera, porque quería hacer un seguimiento y hacerle preguntas acerca de su padre y ver lo que sabía sobre el estado de los rehenes. Parecía perfectamente bien. De hecho, se veía mucho mejor de lo que estaba la primera vez que se presentó. Fue obediente, casi amable. Pero su actitud cambió dramáticamente después nos topamos contigo y Adam en el pasillo... —Su voz se apaga, sus ojos se ajustan hacia arriba, su mente trabajando rápidamente para encajar todas las piezas juntas y está boquiabierto ante mí, mirándome de una manera que es totalmente ajena a Castillo, de una manera que dice que está total y absolutamente desconcertado.


No estoy seguro de si debo estar ofendida. —Está enamorado de ti —susurra Castillo, dándose cuenta de la comprensión innovadora en su voz. Se ríe, una vez, fuerte, rápido. Sacude la cabeza—. Te mantuvo cautiva y logró enamorarse de ti en el proceso. — Estoy mirando las alfombras como si fueran las cosas más fascinantes que he visto en mi vida—. Oh, señorita Ferrars —me dice Castillo.—, no envidio su situación. Ahora puedo ver por qué esta situación debe ser incómoda para ti. Quiero decirle: No tienes ni idea, Castillo. No tienes ni idea porque ni siquiera sabes toda la historia. No sabes que son hermanos, hermanos que se odian entre sí, hermanos, que solo parecen estar de acuerdo en una cosa, y que una cosa es matar a su propio padre. Pero no digo nada de eso. No digo nada, de hecho. Me siento en estas alfombras con mi cabeza en mis manos y estoy tratando de averiguar qué más podría salir mal. Me pregunto cuántos errores más voy a tener que hacer antes que las cosas finalmente caigan en su lugar. Si es que alguna vez lo harán.


Capítulo 50

E

  stoy tan humillada.

He estado pensándolo toda la noche y llegué a una conclusión esta mañana. Warner debió decírselo a Castillo a propósito. Porque está jugando conmigo, porque él no ha cambiado, porque todavía está tratando de conseguir que haga su voluntad. Todavía está tratando de hacerme su proyecto personal y está tratando de herirme. No lo permitiré. No permitiré que Warner me mienta y manipule mis emociones para conseguir lo que quiere. No puedo creer que sentí lástima por él, que sentí debilidad y compasión hacia él cuando lo vi con su padre, que le creí cuando me dijo lo que pensaba sobre mi diario. Soy una tonta crédula. Fui una idiota por pensar que alguna vez podría ser capaz de tener emociones humanas. Le dije a Castillo que tal vez debería poner a otra persona en esta asignación ahora que sabe que Warner me puede tocar, le dije que podría ser peligroso ahora. Pero él se rió, se rió, se rió y dijo: —Oh, Srta. Ferrars, estoy muy, muy seguro de que será capaz de defenderse a sí misma. De hecho, está probablemente mucho mejor


preparada para enfrentarse a él que cualquiera de nosotros. Además — añadió—, esta es una situación ideal. Si realmente está enamorado de usted, debería ser capaz de utilizar esa ventaja por nosotros de alguna manera. Necesitamos su ayuda —me dijo, serio nuevamente—. Necesitamos toda la ayuda que podamos encontrar, y ahora usted es la única persona que podría ser capaz de obtener las respuestas que necesitamos. Por favor —dijo—, trate de averiguar todo lo que pueda. Cualquier cosa. La vida de Winston y Brendan están en riesgo. Y tiene razón. Así que estoy empujando mis preocupaciones a un lado porque Winston y Brendan están ahí fuera, en alguna parte, heridos y tenemos que encontrarlos. Y voy a hacer todo lo que pueda para ayudar. Lo que significa que tengo que hablar con Warner otra vez. Tengo que tratarlo como el preso que es. No más conversaciones paralelas. No caer en sus esfuerzos para confundirme. No, me repito una y otra y otra y otra vez. Voy a ser mejor. Más inteligente. Y quiero mi libreta de regreso. Los guardias están desbloqueando su habitación para mí y entro, cerrando la puerta detrás de mí y estoy dispuesta a dar el discurso que ya he preparado cuando me detengo en su lugar. No sé lo que esperaba. Tal vez pensaba atraparlo tratando de hacer un agujero en la pared o tal vez tramando la muerte de cada persona en Omega Point o no lo sé, no lo sé, no sé nada porque sólo sé cómo luchar contra un organismo enojado, una criatura insolente, un monstruo arrogante, y no sé qué hacer con esto. Está durmiendo. Alguien puso un colchón aquí, un simple rectángulo de calidad media, delgado y desgastado, pero mejor que el suelo, por lo menos, y él está sobre


la parte superior en nada más que un par de calzoncillos bóxer negros. Su ropa está en el suelo. Sus pantalones, camisas y calcetines ligeramente húmedos, arrugados, obviamente, lavados a mano y esperando secarse, y su abrigo está doblado cuidadosamente sobre sus botas y sus guantes están descansando uno al lado del otro en la parte superior del abrigo. No se ha movido un ápice desde que entré en la habitación. Está descansando sobre su costado, de espaldas a la pared, su brazo izquierdo escondido debajo de su cara, el brazo derecho contra su torso, todo su cuerpo desnudo es perfectamente fuerte, suave y con olor ligeramente a jabón. No sé por qué no puedo dejar de mirarlo. No sé qué pasa en los sueños que hace que nuestros rostros parezcan tan suaves e inocentes, tan tranquilos y vulnerables, sin embargo estoy tratando de mirar hacia otro lado y no puedo. Estoy perdiendo el enfoque de mi propósito, olvidando toda la valentía que me dije que tenía antes de entrar aquí. Porque hay algo en él, siempre ha habido algo en él que me ha intrigado y no lo entiendo. Me gustaría poder ignorarlo, pero no puedo. ¿Por qué lo miro y me pregunto si tal vez sea sólo yo? ¿Tal vez soy ingenua? Pero veo capas, tonos de oro y verde y a una persona que nunca se le ha dado la oportunidad de ser humano y me pregunto si yo soy tan cruel como mis propios opresores si decido que la sociedad tiene razón, que algunas personas están tan perdidas que no se puede dar marcha atrás, que hay personas en este mundo que no merecen una segunda oportunidad y no puedo, no puedo, no puedo… No puedo evitar no estar de acuerdo. No puedo dejar de pensar que 19 es demasiado joven para renunciar a alguien, que 19 años es sólo el principio, que es demasiado pronto para decirle a alguien que nunca llegará a ser algo, sino el mal en este mundo. No puedo dejar de preguntarme cómo hubiera sido mi vida como alguien a


quien no le dieran oportunidades. Así que retrocedo. Tengo que irme. Tengo que dejarlo dormir. Pero me quedo. Tengo un vistazo de mi libreta tirada en el colchón junto a su mano extendida, con sus dedos dirigiéndose a ella como si no quisiera dejarla ir. Es la oportunidad perfecta para tomarla de regreso si puedo ser lo suficientemente sigilosa. Camino de puntillas, eternamente agradecida de que las botas que estoy utilizando estén diseñadas para que no hagan ruido. Pero cuanto más me acerco hacia su cuerpo, mi atención es atrapada por algo en su espalda. Una pequeña mancha rectangular de color negro. Me arrastro cerca. Parpadeo. Entrecierro los ojos. Me inclino. Un tatuaje. No es de una imagen. Sólo una palabra. Una palabra, escrita exactamente en el centro de la espalda superior. En tinta: INCENDIAR Y su piel está marcada con cicatrices. La sangre se me sube a la cabeza tan rápido que estoy empezando a sentir que me desmayo. Me siento mareada. Como si pudiera realmente, realmente devolver el contenido de mi estómago ahora. Quiero enfadarme, quiero sacudir a alguien, quiero saber cómo entender las emociones que me


asfixian porque no puedo ni imaginar, ni imaginar, ni imaginar lo que debió haber sufrido para tener tan dañada su piel. Toda su espalda es un mapa de dolor. Gruesas, finas, desiguales y terribles. Cicatrices como carreteras que conducen a ninguna parte. Son cortes y tajos irregulares que no puedo entender, marcas de tortura que nunca podría haber esperado. Son las únicas imperfecciones en todo su cuerpo, imperfecciones escondidas y que ocultan sus propios secretos. Y me doy cuenta, y no por primera vez, que no tengo ni idea de quién es realmente Warner. —¿Juliette? Me congelo. —¿Qué estás haciendo aquí? —Sus ojos están muy abiertos, alerta. —H-He venido a hablar contigo… —Jesús —jadea, saltando lejos de mí—. Me siento muy halagado, amor, pero podrías haberme, al menos, dado la oportunidad de ponerme unos pantalones. Él se recarga contra la pared, pero no hace ningún esfuerzo para tomar su abrigo. Sus ojos siguen lanzándose de mí a sus pantalones en el suelo como si no supiera qué hacer. Parece decidido a no darme la espalda. —¿Te importaría? —dice, señalando la ropa al lado de mis pies y simulando un aire de indiferencia que hace poco para ocultar el temor en sus ojos—. Me estoy congelando aquí. Pero estoy mirándole, mirándole detenidamente, impresionada por lo increíblemente perfecto que se ve desde el frente. Fuerte y delgado, tonificado y musculoso sin ser voluminoso. Lejos de ser pálido, su piel teñida con suficiente luz solar para verse, sin esfuerzo, saludable. El cuerpo de un


niño perfecto. Qué mentira pueden ser las apariencias. Qué terrible, terrible mentira. Su mirada se fija en la mía, sus ojos verdes con llamas que no se apagan y su pecho sube y baja muy rápido, muy rápido, muy rápido. —¿Qué te pasó a tu espalda? —Me oigo susurrar. Veo que el color se drena de su rostro. Él mira hacia otro lado, se pasa la mano por su boca, barbilla y la parte posterior de su cuello. —¿Quién te hirió? —pregunto en voz muy baja. Estoy empezando a reconocer la extraña sensación que me da justo antes de que haga algo terrible. Como ahora mismo. En este momento me siento como si pudiera matar a alguien por esto. —Juliette, por favor, mi ropa. —¿Fue tu padre? —pregunto, mi voz un poco más aguda—. ¿Te hizo eso…? —No importa —me interrumpe Warner, frustrado ahora. —¡Por supuesto que importa! Él no dice nada. —Ese tatuaje —le digo—, esa palabra. —¿Sí? —dice, sin embargo, en voz baja. Se aclara la garganta. —No… —Parpadeo—. ¿Qué quiere decir? Warner niega con la cabeza, pasándose la mano por su cabello. —¿Es de un libro? —¿Por qué te importa? —pregunta, pareciendo distanciado de nuevo—. ¿Por qué de repente tanto interés en mi vida?


No lo sé, quiero decirle. Quiero decirle que no lo sé, pero no es verdad. Porque lo siento. Siento los chasquidos, los giros y el crujido de un millón de llaves desbloqueando un millón de puertas en mi mente. Es como si finalmente me dejara ver a mí misma lo que pienso, lo que siento, como si estuviera descubriendo mis propios secretos por primera vez. Y entonces busco sus ojos, busco en su rostro algo que ni siquiera puedo nombrar. Y me doy cuenta de que no quiero ser ya su enemiga. —Se acabó —le digo—. No estoy en la base contigo en esta ocasión. No voy a ser tu arma y nunca seré capaz de cambiar de opinión al respecto. Creo que ahora lo sabes. —Estudio el suelo—. ¿Por qué estamos todavía luchando entre nosotros? ¿Por qué sigues tratando de manipularme? ¿Por qué sigues tratando de hacerme caer en tus trucos? —No tengo ni idea —dice, mirándome como si no estuviera seguro de que hablara en serio—, ni idea de lo que estás hablando. —¿Por qué le dijiste a Castillo que me puedes tocar? Ese no era tu secreto para compartir. —De acuerdo. —Él exhala una respiración profunda—. Por supuesto. — Parece volver a sí mismo—. Escucha, amor, ¿podrías por lo menos pasarme mi abrigo si vas a estar aquí y hacer todas estas preguntas? Le lanzo su abrigo. Él lo atrapa. Se desliza hacia abajo en el suelo. Y en vez de ponérselo, se cubre el regazo. Por último, dice: —Sí, se lo dije a Castillo que podía tocarte. Tenía derecho a saberlo. —No era de su incumbencia. —Por supuesto que es de su incumbencia —dice Warner—. Todo el mundo que él ha creado aquí se nutre de exactamente ese tipo de información. Y tú estás aquí, viviendo entre ellos. Él lo sabe. —Él no lo necesitaba saber.


—¿Por qué es tan importante? —pregunta, estudiando mis ojos con demasiada atención—. ¿Por qué te molesta tanto que alguien sepa que puedo tocarte? ¿Por qué tiene que ser un secreto? Me cuesta encontrar las palabras que no vendrán. —¿Estás preocupada por Kent? ¿Crees que tendría un problema al saber que yo puedo tocarte? —No quería que lo supiera de esta forma… —Pero, ¿por qué es importante? —Insiste—. Parece que te estás preocupando mucho por algo que no hace ninguna diferencia en tu vida personal. Ninguna —dice— diferencia en tu vida personal. No, si todavía clamas no sentir algo más que odio hacia mí. Porque eso es lo que dijiste, ¿no? ¿Me odias? Me siento en el suelo al otro lado de Warner. Tiro de mis rodillas hasta mi pecho. Me concentro en la piedra bajo mis pies. —No te odio. Warner parece dejar de respirar. —Creo que te entiendo a veces —le digo—. En serio. Pero justo cuando creo que finalmente te entiendo, me sorprendes. Y nunca se sabe muy bien quién eres, o qué vas a hacer. —Miro hacia arriba—. Pero sé que no te odio más. Lo he intentado —le digo—, lo he intentado mucho. Porque has hecho tantas cosas terribles. A personas inocentes. A mí. Pero sé mucho de ti. He visto demasiado. Eres demasiado humano. Su cabello es como el oro. Sus ojos tan verdes. Su voz me tortura cuando habla. —¿Estás diciendo —dice—, que quieres ser mi amiga? —N-No lo sé. —Estoy tan petrificada, tan, tan petrificada con esta posibilidad—. No lo he pensado. Sólo no lo sé —dudo, inhalo—. Sé que ya no


te odio. A pesar de que quiero. Realmente quiero, y sé que debería, pero no puedo. Él mira hacia otro lado. Y sonríe. Es el tipo de sonrisa que me hace olvidar cómo hacer todo, pero parpadeo y parpadeo y no entiendo lo que me está pasando. No sé por qué no puedo convencer a mis ojos de encontrar algo más en que centrarse. No sé por qué mi corazón está perdiendo su mente. Él toca mi libreta como si ni siquiera fuera consciente de que lo está haciendo. Sus dedos corren a lo largo de la cubierta una vez, dos veces, antes de que se dé cuenta de dónde se han dirigido mis ojos, y se detiene. —¿Tú escribiste estas palabras? —Toca la portátil—. ¿Todas y cada una? Asiento con la cabeza. Él dice: —Juliette. Contengo la respiración. Continúa: —Debería gustarme mucho. Ser tu amigo —dice—. Me encantó. Y no sé muy bien lo que pasa en mi cerebro. Tal vez sea porque él está roto y yo soy tan tonta como para pensar que puedo ayudarlo. Tal vez sea porque me veo, me veo a los 3, 4, 5, 6, 17 años como una Juliette abandonada, descuidada, maltratada, abusada por algo fuera de su control y creo que veo a Warner como alguien como yo, alguien quien nunca se le dio una oportunidad en la vida. Pienso en todos odiándole, y odiarle es un hecho universalmente aceptado.


Warner es horrible. Sin discusiones, sin reservas, sin hacer preguntas. Ya se ha decidido que él es un ser humano despreciable que se nutre de la muerte, el poder y el torturamiento. Pero yo quiero saber, necesito saber, tengo que saber. Si realmente es así de simple. ¿Porque qué pasaría si algún día tengo un desliz? ¿Qué pasaría si algún día me quedo en el olvido y nadie está dispuesto a traerme de vuelta? ¿Qué pasaría conmigo, entonces? Así que me encuentro con sus ojos. Tomo una respiración profunda. Y corro. Corro a la puerta.


Capítulo 51 

S



ólo un momento Sólo un segundo, sólo un minuto más, sólo dame otra hora o quizás un fin de semana para reflexionar no es tanto, no es tan difícil todo lo que alguna vez pedimos, es una simple petición.

Pero los momentos los segundos los minutos las horas los días y años se convierten en un gran error, una gran oportunidad que se escurrió por nuestros dedos porque no podíamos decidir, no podíamos entender, necesitábamos más tiempo, no sabíamos qué hacer. Ni siquiera sabemos qué hemos hecho. No tenemos ni idea siquiera de cómo llegamos aquí cuando todo lo que queríamos era despertar por la mañana e ir a dormir por la noche y quizás parar por un helado de camino a casa, y esa decisión, esa accidental oportunidad que desenmarañe todo lo que alguna vez hemos conocido y en lo que hemos creído y, ¿qué hacemos? ¿Qué hacemos desde aquí?


Capítulo 52

L

  as cosas se están poniendo peor.

La tensión entre los habitantes de Punto Omega se está poniendo más tirante con cada hora que pasa. Hemos tratado de hacer contacto con los hombres de Anderson en vano, no hemos oído nada de su equipo o sus soldados y no tenemos alguna actualización de nuestros rehenes. Pero los habitantes del Sector 45- el sector del que Warner solía estar a cargo, el sector que solía supervisar, están comenzando a ponerse más y más agitados. Los rumores acerca de nosotros y nuestra resistencia se están difundiendo rápidamente. El Restablecimiento trató de encubrir las noticias de nuestra reciente batalla llamándola un ataque estándar a un grupo de miembros rebeldes, pero la gente se está volviendo más inteligente. Protestas se están desencadenando entre ellos y algunos se están rehusando a trabajar, levantándose contra la autoridad, tratando de escapar de los compuestos, corriendo de vuelta a territorio no regulado. Nunca termina bien. Las pérdidas han sido demasiadas y Castillo está ansioso por hacer algo. Tenemos el presentimiento de que estaremos dirigiéndonos hacia afuera otra vez, pronto. No hemos recibido ningún reporte de que Anderson está muerto, lo cual significa que probablemente está marcando su tiempo- o quizá Adam tiene razón, y solo se está recuperando. Pero independientemente la razón, el silencio de Anderson no puede ser bueno.


 ―¿Qué estás haciendo aquí? ―me dice Castillo. Solamente había cogido mi cena, me acababa de sentar en la mesa habitual con Adam, Kenji y James. Parpadeé a Castillo, confundida. Kenji dice: ―¿Qué está pasando? Adam dice: ―¿Está todo bien? Castillo dice: ―Discúlpeme, Srita. Ferrars, no era mi intención interrumpir. Confieso que estoy un poco sorprendido de verla aquí. Pensé que estaba actualmente en una asignación. ―Oh ―me sobrecogí. Mire a mi comida y de vuelta a Castillo otra vez―. Yo… bueno… si, lo estoy… pero he hablado ya dos veces con Warner… exactamente lo vi ayer… ―Oh, esas son excelentes noticias, Srita. Ferrars. Excelentes noticias. ―Castillo aprieta sus manos juntas, su cara la imagen de alivio―. ¿Y que ha sido capaz de descubrir? ―Luce esperanzado y realmente empiezo a sentirme avergonzada de mi misma. Todos me están mirando y no sé qué hacer. No sé qué decir. Sacudo la cabeza. ― Ah. ―Castillo baja sus manos. Mira abajo. Asiente así mismo―. Entonces ¿Ha decidió que sus dos visitas han sido más que suficientes? ―No va a mirarme―. ¿Cuál es su opinión profesional, Srita. Ferrars? ¿Cree que sería lo mejor tomarse su tiempo en esta situación en particular? ¿Qué Winston y Brendan estarán cómodamente relajándose hasta que usted encuentre una oportunidad en su ocupado horario para interrogar a la única persona que podría ayudarnos a encontrarlos? ¿Cree que…? ―Iré ahora mismo. ―Agarré mi bandeja y me levanté de la mesa, casi


 tropezando en el proceso―. Lo siento… solo… iré ahora mismo. Los veo chicos en el desayuno ―susurre y corrí por la puerta. Brendan y Winston. Brendan y Winston. Brendan y Winston. Sigo repitiéndome. Escuché a Kenji riendo cuando me iba. Aparentemente, no soy muy buena interrogando. Tengo tantas preguntas para Warner pero ni una tiene que ver con la situación de nuestros rehenes. Cada vez me digo a mi misma que voy a hacer las preguntas correctas, pero de alguna manera Warner se las arregla para distraerme. Es como si sabe lo que voy a preguntar y está ya listo para desviar la conversación. Es confuso. ―¿Tienes algún tatuaje? ―me está preguntando, sonriéndome cuando se inclina hacia atrás contra la pared en su camiseta, pantalones puestos, calcetas puestas, sin zapatos―. Todos parecen tener tatuajes en estos días. Esta no es una conversación que alguna vez pensé tendría con Warner. ―No ―le dije―. Nunca tuve la oportunidad de hacerme alguno. Además, no creo que alguien querrá alguna vez acercarse tanto a mi piel. Estudia sus manos. Sonríe. Dice: ―A lo mejor, algún día. ―A lo mejor ―concuerdo. Una pausa. ―¿Entonces, que sobre tu tatuaje? ―pregunto―. ¿Por qué INCENDIAR? Su sonrisa es más grande ahora. Hoyuelos otra vez. Sacude su cabeza, dice:


 ―¿Por qué no? ―No lo entiendo. ―Inclino la cabeza, confundida―. ¿Quieres recordarte a ti mismo prenderte en llamas? Sonríe, reprimiendo una risa. ―Un puñado de letras no siempre hacen una palabra, amor. ―No… tengo idea de que estás hablando. Toma un respiro profundo, se sienta derecho. ―Entonces ―dice―. ¿Solías leer mucho? Me cogió desprevenida. Es una extraña pregunta, y no puedo evitar preguntarme por un momento si es un truco. Si admitiendo tal cosa podría meterme en problemas. Luego recuerdo que Warner es mi rehén, no de la otra manera. ―Si ―le digo―. Solía. Su sonrisa decae en algo más serio, calculado. Sus rasgos están cuidadosamente sin emoción. ―¿Y cuándo tuviste oportunidad de leer? ―¿Qué quieres decir? Se encoge de hombros lentamente, mira a nada a través del cuarto. ―Solo parece extraño que una chica que ha estado completamente aislada toda su vida pudiera tener acceso a la literatura. Especialmente en este mundo. No digo nada. No dice nada. Respiro algunos latidos antes de contestarle. ―Nunca… nunca pude escoger mis propios libros ―le dije, y no sé por qué me siento nerviosa por decirlo en voz alta, porqué me tengo que recordar no


 susurrar―. Leí lo que sea que estaba disponible. Mi escuela siempre tuvo pequeñas librerías y mis padres tenían algunas cosas por la casa. Después… ―dudo―. Después pasé unos cuantos años en hospitales y psiquiátricos un centro de detención juvenil. ―Mi cara encendida como por una señal, siempre lista para avergonzarse de mi pasado, de quien soy y quien continuare siendo. Pero es extraño. Mientras una parte de mi batalla por ser sincera, otra parte de mí en realidad se siente cómoda hablando con Warner. A salvo. En confianza. Porque él ya conoce todo sobre mí. Conoce cada detalle de mis diecisiete años. Tiene todos mis registros médicos, sabe todo sobre mis incidentes con la policía y la dolorosa relación que tengo tenía con mis padres. Y ahora también leyó mi libreta. No hay nada que pueda revelar de mi historia que pueda sorprenderlo, nada sobre lo que he hecho puede impactarlo u horrorizarlo. No me preocupo de que vaya a juzgarme o alejarse de mí. Y esta comprensión, quizás más que cualquier cosa, me desconcierta. Y me da algún sentido de alivio. ―Siempre hubo libros alrededor ―continuo, de alguna manera incapaz de detenerme ahora, ojos pegados al suelo―. En el centro de detención muchos estaban viejos, desgastados y no tenían portada, así que no siempre sabia como se llamaban o quien los escribió. Leí lo que podía encontrar. Cuentos de hadas, poesía, misterios e historia. No importaba lo que fuera. Lo leería una y otra y otra vez. Los libros… me ayudaron a no perder la cabeza por completo… ―me detuve, contrayéndome de decir mucho más. Asustada cuando me di cuenta de cuánto quiero confiar en él. En Warner. Horrible, el horrible Warner quien trató de matar a Adam y Kenji. Quien me hizo su juguete. Odio que me sienta lo suficientemente a salvo para hablar libremente con él. Odio que de todas las personas, Warner es la única persona con la que


 puedo ser completamente honesta. Siempre siento que tengo que proteger a Adam de mí, de la historia de horror que es mi vida. No quiero asustarlo o decirle demasiado por miedo de que cambie de opinión y se dé cuenta del error que cometió al confiar en mí, en mostrar su afecto. Pero con Warner no hay nada que esconder. Quiero ver su expresión, quiero saber que está pensando ahora que me he sincerado, ofreciéndole un vistazo personal a mi pasado, pero no puedo encararlo. Así que me siento aquí, congelada, humillación asentada en mis hombros y él no dice ni una palabra, no se mueve ni un centímetro, no hace ni un sonido. Segundos pasan, infestando el cuarto al mismo tiempo y quiero aplastarlos lejos, quiero atraparlos y empujarlos en mis bolsillos lo suficiente para detener el tiempo. Finalmente, interrumpe el silencio. ―También me gusta leer ―dice. Levanto la vista, sorprendida. Se recuesta en la pared, una mano atrapada en su cabello. Corre sus dedos una vez por sus capas doradas. Encuentra mi mirada. Sus ojos son muy, muy verdes. ―¿Te gusta leer? ―pregunto. ―Estas sorprendida. ―Pensé que el Restablecimiento iba a destruir todas esas cosas. Que eran ilegales. ―Lo son y serán ―dice, moviéndose un poco―. Pronto, de cualquier manera. Ya han destruido algunos, realmente. ―Luce incomodo por primera vez―. Es irónico ―dice―. Que en realidad empecé leyendo cuando el plan era destruir todo. Estaba asignado de escoger a través de unas listas, dar mi opinión en que cosas conservar, de que cosas deshacernos, que cosas reciclar para usar en campañas, en programas futuros, etcétera.


 ―¿Y piensas que está bien? ―le pregunto―. ¿Destruir lo que queda de cultura, todos los idiomas, todos esos textos? ¿Estás de acuerdo? Está jugando con mi libreta otra vez. ―Hay… muchas cosas que haría de otro modo ―dice―. Si estuviera a cargo. ―Un respiro profundo―. Pero un soldado no siempre tiene que estar de acuerdo para obedecer. ―¿Qué harías de otra manera? ―pregunto―. ¿Si estuvieras a cargo? Ríe, suspira. Me mira, me sonríe por el rabillo del ojo. ―Haces demasiadas preguntas. ―No puedo evitarlo ―le digo―. Pareces tan diferente ahora. Todo lo que dices me sorprende. ―¿Cómo? ―No lo sé ―digo―. Estas… tan tranquilo. Un poco menos loco. Ríe una de esas risas silenciosas, del tipo que sacude su pecho sin hacer un sonido, dice. ―Mi vida ha sido nada más que batallas y destrucción. ¿Estar aquí? ―Mira alrededor―. Lejos de deberes, responsabilidades. Muerte ―dice, sus ojos absortos en la pared―. Son como vacaciones. No tengo que pensar todo el tiempo. No tengo que hacer algo o hablar con alguien o estar en algún lugar. No tengo tantas horas simplemente para dormir ―dice sonriendo―. En realidad es algo lujoso. Creo que me gustaría ser retenido como rehén más seguido ―agrega, mayormente así mismo. Y no puedo evitar más que observarlo. Estudio su cara de una manera que nunca me atreví antes y me doy cuenta que no tengo ni la vaga idea de cómo sería vivir su vida. Me dijo una vez que no tenía ni idea, que posiblemente no podría entender las extrañas reglas de su mundo, estoy empezando a ver cuánta razón tenía. Porque no sé nada sobre ese tipo de sangrienta y reglamentada existencia. Pero repentinamente quiero saber.


 Repentinamente quiero entender. Miro sus cuidados movimientos, el esfuerzo que hace por lucir indiferente, relajado. Pero veo cuan calculado es. Como hay una razón detrás de cada movimiento, cada reajuste de su cuerpo. Siempre está escuchando, siempre tocando el piso, la pared, mirando a la puerta, examinando su estructura, las bisagras, la manija. Veo la manera en la que se tensa, solo un poco, al sonido de pequeños ruidos, el raspar del metal, voces apagadas afuera del cuarto. Es evidente que siempre está alerta, siempre al borde, listo para pelear, para reaccionar. Me hace preguntarme si ha conocido la tranquilidad. Seguridad. Si alguna vez ha sido capaz de dormir por la noche. Si alguna vez ha sido capaz de ir a cualquier lado sin estar constantemente mirando sobre su hombro. Sus manos están unidas juntas. Está jugando con un anillo en su mano izquierda, girándolo, girándolo, girándolo alrededor de su dedo meñique. No puedo creer que me haya tomado tanto tiempo el darme cuenta que lo está usando, es una banda solida de jade, un tono de verde suficientemente pálido para combinar perfectamente con sus ojos. Luego recuerdo, todo a la vez, verlo antes. Solo una vez. La mañana después de que hiriera a Jenkins. Cuando Warner vino a recogerme de su cuarto. Me atrapa mirando a su anillo y rápidamente se pone sus guantes. Es un déjà vu. Me atrapa mirando a sus manos rápidamente aprieta su puño izquierdo cubriéndolo con el derecho. ―¿Qué…? ―Es solo un anillo ―dice―. No es nada. ―¿Por qué lo estás escondiendo si no es nada? ―Estoy mucho más curiosa de lo que estaba hace un momento, demasiada ansiosa por alguna


 oportunidad de descifrarlo. De averiguar que en la tierra es lo que pasa dentro de su cabeza. Suspira. Flexiona y extiende sus dedos. Mira a su mano, palma hacia arriba, dedos extendidos. Desliza el anillo fuera de su dedo meñique y lo sostiene arriba, hacia la luz fluorescente, lo mira. Es un pequeño círculo de verde. Finalmente, se encuentra con mis ojos. Deja caer el anillo en la palma de su mano y cierra un puño a su alrededor. ―¿No vas a contarme? ―pregunto. Sacude la cabeza. ―¿Por qué no? Se frota un lado de su cuello, masajeando la tensión de la parte más baja, la parte que apenas toca su espalda superior. No puedo dejar de mirar. No puedo dejar de preguntarme lo que se siente tener a alguien masajeándome las partes adoloridas de mi cuerpo de esa manera. Sus manos se ven tan fuertes. Casi he olvidado de lo que estábamos hablando cuando dice: —He tenido este anillo desde hace casi diez años. Me lo pongo en mi dedo índice. —Me mira antes de alejar la mirada de nuevo—. Y no hablo de eso. —¿Ni una vez? —No. —Oh. —Me muerdo el labio inferior. Decepcionada. —¿Te gusta Shakespeare? —me pregunta. Un extraño cambio. Niego con la cabeza. —Todo lo que sé de él es que robó mi nombre y lo deletreó mal.


 Warner me mira fijamente durante un segundo antes de que se eche a reír, fuertes y desenfrenados ventarrones de risa, tratando de parar y sin poder. De repente estoy incómoda y nerviosa delante de este extraño muchacho que ríe, usa anillos secretos y me pregunta sobre libros y poesía. —No estaba tratando de ser divertida —me las arreglo para decir. Pero sus ojos todavía brillan de diversión, cuando dice: —No te preocupes. No sabía mucho de él hasta hace aproximadamente un año. Todavía no entiendo la mitad de las cosas que dice, así que creo que vamos a deshacernos de la mayor parte de ello, pero escribió una línea que realmente me gustó. —¿Cuál? —¿Quieres verla? —¿Verla? Pero Warner ya está en pie, desabrochándose su pantalón y me pregunto lo que podría estar ocurriendo, preocupada de estar siendo engañada para involucrarme en uno de sus nuevos juegos enfermizos cuando se detiene. Dándose cuenta de mi mirada asustada, dice: —No te preocupes, amor. No me voy a desnudar, lo prometo. Es sólo otro tatuaje. —¿Dónde? —le pregunto, congelada en mi lugar queriendo, y a la vez no, mirar hacia otro lado. Él no me responde. Sus pantalones se aflojan y cuelgan bajo su cintura. Sus calzoncillos bóxer son visibles debajo. Él agarra y jala el elástico de su ropa interior hasta que queda justo debajo del hueso de su cadera. Me estoy sonrojando a través de mi cabello.


 Nunca he visto un lugar tan íntimo del cuerpo de cualquier otro chico antes, y no puedo obligarme a mirar hacia otro lado. Mis momentos con Adam eran siempre a oscuras y siempre interrumpidos, nunca veía gran parte de él, no porque no quisiera, sino porque nunca tenía la oportunidad. Y ahora las luces están encendidas y Warner está parado justo frente a mí y estoy tan atrapada, tan intrigada por el corte en su cuerpo. No puedo dejar de notar la manera en que su cintura se estrecha hacia su cadera y desaparece bajo un pedazo de tela. Quiero saber lo que sería comprender a otra persona sin esas barreras. Conocer a una persona tan a fondo, de manera privada. Quiero estudiar los secretos escondidos entre sus codos y los susurros atrapados detrás de sus rodillas. Quiero seguir las líneas de su silueta con mis ojos y las puntas de mis dedos. Quiero remontar ríos y valles a lo largo de las curvas de los músculos en su cuerpo. Mis pensamientos me sorprenden. Hay un calor desesperado en la boca de mi estómago que me gustaría ignorar. Hay mariposas en mi pecho que me gustaría poder explicar. Hay un dolor en mi interior que no estoy dispuesta a nombrar. Hermoso. Él es tan hermoso. Debo estar loca. —Es interesante —dice—. Se siente muy… relevante, creo. A pesar de que fue escrito hace mucho tiempo. —¿Qué? —Alejo mi mirada de su mitad inferior, tratando desesperadamente de mantener mi imaginación a raya para no dibujar detalles. Miro hacia las palabras tatuadas en su piel y me concentro en esta ocasión—. Oh —le digo—. Sí. Son 2 líneas. Con una fuente como la de una máquina de escribir escrito en tinta a través de la parte inferior de su torso:


 E l I n f i e r n o e s t á v a c í o, y todos los demonios están aquí Sí. Interesante. Sí. Claro. Creo que tengo que acostarme. —Libros —dice, acomodando sus calzoncillos bóxer y subiendo la cremallera de sus pantalones—, Son fácilmente destruidos. Pero las palabras van a vivir el tiempo que la gente las pueda recordar. Los tatuajes, por ejemplo, son muy difíciles de olvidar. —Abotona su pantalón—. Creo que hay algo acerca de la transitoriedad de la vida en estos días que hace necesario que la tinta grabe piel —dice—. Nos recuerda que hemos sido marcados por el mundo, que aún estamos vivos. Que nunca olvidaremos. —¿Quién eres tú? Yo no conozco a este Warner. Nunca sería capaz de reconocer a este Warner. Sonríe para sí mismo. Se sienta de nuevo. Dice: —Nadie más lo necesitar saber. —¿Qué quieres decir? —Yo sé quién soy —dice—. Eso es suficiente para mí. Estoy en silencio un momento. Frunzo el ceño ante sus palabras. —Debe ser genial ir por la vida con tanta confianza. —Eres confiable —dice—. Terca y persistente. Muy valiente. Muy fuerte. Inhumanamente hermosa. Podrías conquistar el mundo. De hecho, me río y lo veo a los ojos. —Lloro demasiado. Y no estoy interesada en conquistar el mundo. —Eso —dice—, es algo que nunca entenderé. —Sacude su cabeza—. No eres más que miedosa. Tienes miedo de lo que no estás familiarizada. Te esfuerzas demasiado en no decepcionar a la gente. Reprimes tu potencial —


 dice—, porque crees que es lo que los demás esperan de ti, porque todavía sigues las reglas que tú misma te das. —Él me mira, con fuerza—. Desearía que no lo hicieras. —Me gustaría que dejaras de esperar que use mi poder para matar gente. Se encoge de hombros. —Nunca dije que tenías que. Pero que va a pasar en algún momento, es algo inevitable en una guerra. Matar es estadísticamente imposible de evitar. —Bromeas, ¿verdad? —Definitivamente no. —Siempre se puede evitar la muerte de personas, Warner. Se evita al no ir a la guerra. Pero él sonríe, tan brillante, ni siquiera prestando atención a lo que dije. —Me encanta cuando dices mi nombre —dice—. Y no sé por qué. —Warner no es tu nombre —señalo—. Es Aaron. Su sonrisa es amplia, tan amplia. —Dios, me encanta. —¿Tu nombre? —Sólo cuando lo dices tú. —¿Aaron o Warner? Sus ojos se cierran. Inclina la cabeza hacia atrás contra la pared. Sus hoyuelos apareciendo. De repente, me llama la atención lo que en realidad estoy haciendo aquí. Sentada, pasando tiempo con Warner como si tuviéramos muchas horas que perder. Como si no hubiera un terrible mundo en el exterior de estos muros. No sé cómo me las arreglo para siempre distraerme y prometerme cada vez que no voy a dejar que la conversación se me salga de control. Pero cuando


 abro la boca, él dice: —No voy a regresarte tu libreta. Mi boca se cierra. —Sé que la quieres de vuelta —dice—, pero me temo que voy a tener que mantenerla para siempre. —Él la sostiene, mostrándomela. Sonríe. Y luego lo pone en su bolsillo. El único lugar al que nunca me atrevería a llegar. —¿Por qué? —No puedo dejar de preguntar—. ¿Por qué la quieres tanto? Él se me queda mirando mucho tiempo. Sin responder a mí pregunta. Y luego dice: —En los días más oscuros hay que buscar un poco de luz, en los días más fríos hay que buscar un poco de calor, en los días más sombríos tienes que mantener la vista hacia delante y hacia arriba, y en los días más tristes tienes que dejarlos entrar y llorar. Para luego dejar que se sequen. Para darles la oportunidad de lavar el dolor con el fin de ver nítido y claro una vez más. —No puedo creer que lo memorizaras —le susurro. Se inclina de nuevo. Cierra los ojos de nuevo. Dice: —Nunca nada en esta vida tiene sentido para mí, pero no puedo dejar de tratar de hacer un cambio y esperar que sea suficiente para pagar por nuestros errores. —¿Yo escribí eso, también? —pregunto, incapaz de creer que es posible que esté recitando las mismas palabras que salieron de mis labios y que mis dedos sangraron en una página. Todavía no puedo creer que ahora esté tan al pendiente de mis pensamientos y sentimientos que capturé con una mente torturada y golpeé en oraciones que se convirtieron en párrafos, ideas que me cubrieron junto con signos de puntuación que no servían para nada, excepto para determinar dónde se piensa que termina algo y comienza otro. Este chico rubio con mis secretos en su boca. —Has escrito un montón de cosas —dice, sin mirarme—. Sobre tus padres,


 tu infancia, tus experiencias con otras personas. Sobre la esperanza y la redención, y que serían como ver a un pájaro volando. Escribiste sobre el dolor. Y qué se siente al pensar que eres un monstruo. Lo que era ser juzgado por todo el mundo antes que incluso les dirigieras dos palabras. — Inhala profundamente—. Gran parte era como verme a mí mismo en el papel —susurra—. Como leer todas las cosas que no sabía cómo decir. Y me gustaría que mi corazón se calmara, se calmara, se calmara, se calmara, se calmara. —Cada día me arrepiento —dice él, sus palabras apenas un respiro ahora— . Me arrepiento por creer las cosas que oía de ti. Y por hacerte daño cuando pensé que ayudaba. No puedo disculparme por lo que soy —dice—. Esa parte de mí ya fue, ya está en ruinas. Me di por vencido de mí mismo hace mucho tiempo. Pero realmente me arrepiento por no haberte entendido mejor. Todo lo que hice, lo hice porque quería ayudarte a ser más fuerte. Quería que utilizaras la ira como una herramienta, como un arma para ayudar a aprovechar la fuerza dentro de ti, y quería que fueras capaz de luchar contra el mundo. Te provocaba al propósito —dice—. Te empujé demasiado lejos, demasiado duro, hice cosas que te horrorizaron, asquearon, y lo hice todo a propósito. Porque así es como me enseñaron para luchar contra el terrorismo en el mundo. Así es como fui entrenado para defenderme. Y quería enseñarte. Sabía que tenías el potencial de ser más, mucho más. Pude ver la grandeza en ti. Me mira. Realmente, realmente me mira. —Vas a hacer cosas increíbles —dice—. Siempre lo supe. Creo que sólo quería ser parte de ello. Y lo intento. Intento tan fuerte recordar todas las razones por las que se supone que debo odiarlo, trato de recordar todas las cosas horribles que le he visto hacer. Pero esto me tortura porque entiendo mucho lo que es ser torturado. Para hacer cosas porque no conoces nada mejor. Para hacer cosas porque crees que tienen razón, porque nunca te enseñaron lo que era malo. Porque es tan difícil ser amable con el mundo cuando todo lo que alguna vez has sentido es odio.


 Porque es tan difícil ver la bondad en el mundo, cuando todo lo que has conocido es el terror. Y quiero decirle algo. Algo profundo, completo y memorable pero él parece entenderme. Me ofrece una sonrisa extraña y vacilante que no llega a sus ojos, pero dice mucho. Entonces —Dile a tu equipo —dice—, que se prepare para la guerra. A menos que sus planes hayan cambiado, mi padre ordenará un ataque contra civiles pasado mañana y será nada menos que una masacre. También será tu única oportunidad de salvar a tus hombres. Están recluidos en un cautiverio en algún lugar en los niveles inferiores de la Sede del Sector 45. Me temo que eso es todo lo que puedo decir. —¿Cómo… —Sé por qué estás aquí, amor. No soy un idiota. Sé por qué estás siendo forzada a pasar tiempo conmigo. —Pero, ¿por qué ofreces la información tan así? —pregunto—. ¿Qué razón tienes para ayudarnos? Hay un atisbo de cambio en sus ojos que no dura lo suficiente para que lo examine. Y aunque su expresión es cuidadosamente neutral, algo en el espacio entre nosotros se siente diferente, de repente. Cargado. —Ve —dice—. Tienes que decirles ahora.


Capítulo 53

A

  dam, Kenji, Castillo, y yo estamos acampando en su oficina tratando de discutir la estrategia.

Anoche me encontré directamente a Kenji, quien luego me llevó a Castillo, para decirle lo que Warner me dijo. Castillo estaba aliviado y horrorizado, y yo creo que aún no ha digerido la información. Él me dijo que iba a reunirse con Warner por la mañana, sólo para el seguimiento, para ver si Warner estaría dispuesto a explicar todo (que no lo estaba), y que Kenji, Adam, y yo debíamos encontrarlo en su despacho para el almuerzo. Así que ahora todos estamos embutidos en su pequeño espacio, junto con otros 7. Muchas de las caras en esta habitación son las mismas que vi cuando viajamos al complejo de almacenamiento de El Restablecimiento; lo que significa que ellos son importantes, parte integral de este movimiento. Y eso me hace preguntarme si alguna vez me convertiré en una parte del grupo central de Castillo en Punto Omega. No puedo evitar sentirme un poco orgullosa. Un poco emocionada de ser alguien en quien él confía. Estar contribuyendo. Y eso me hace pensar en lo mucho que he cambiado en un corto período de tiempo. Cómo de diferente mi vida se ha vuelto, cuánto más fuerte y más débil me siento ahora. Lo que me hace preguntar si las cosas hubieran sido diferentes si Adam y yo hubiéramos encontrado una manera


 de estar juntos. Si yo alguna vez me hubiera aventurado a salir de la seguridad que él introdujo en mi vida. Me pregunto acerca de un montón de cosas. Pero cuando miro hacia arriba y lo atrapo mirándome, mis preguntas desaparecen; y yo me quedo con nada más que el dolor de extrañarlo. Me quedo deseando que él no hubiera mirado hacia otro lado en el momento en que miré hacia arriba. Esta fue mi elección miserable. La traje sobre mí. Castillo está sentado en su escritorio, con los codos apoyados en la mesa, la barbilla descansando sobre sus manos cruzadas. Sus cejas están fruncidas, sus labios arrugados, sus ojos fijos en los papeles frente a él. No ha dicho una palabra en 5 minutos. Por último, él mira hacia arriba. Mira a Kenji, quien está sentado justo frente a él, entre Adam y yo. —¿Qué crees? —dice—. ¿Ofensiva o defensiva? —Guerra de guerrillas —dice Kenji sin vacilación—. Nada más. Un suspiro profundo. —Sí —dice Castillo—. Yo pensé lo mismo. —Tenemos que dividirnos —dice Kenji—. ¿Quieres asignar grupos, o debo hacerlo yo? —Voy a asignar los grupos preliminares. Me gustaría que los observaras y sugirieras cambios, si necesitan alguno. Kenji asiente. —Perfecto. Y las armas… —Yo superviso eso —dice Adam—. Puedo asegurar que todo esté limpio, cargado, listo para funcionar. Ya estoy familiarizado con el arsenal.


 No tenía ni idea. —Bueno. Excelente. Nosotros asignaremos un grupo para tratar de llegar a la base para encontrar a Winston y Brendan; todos los demás se dispersarán entre los complejos. Nuestra misión es simple: salvar el mayor número posible de civiles. Llevar solo tantos soldados como sea absolutamente necesario. Nuestra lucha no es contra los hombres, sino contra sus dirigentes, nunca debemos olvidar eso. Kenji —dice él—, me gustaría que supervisaras los grupos que entran en los complejos. ¿Te sientes cómodo haciendo eso? Kenji asiente. —Voy a llevar al grupo a la base —dice Castillo—. Aunque tú y el Sr. Kent serían ideales para infiltrarse en el Sector 45, me gustaría que te quedaras con la señorita Ferrars; los tres trabajan bien juntos, y podríamos usar sus fuerzas sobre el terreno. Ahora —dice, extendiendo los papeles delante de él—, he estado estudiando estos planos toda la no… Alguien está golpeando en la ventana de cristal de la puerta de Castillo. Es un hombre joven al que nunca he visto antes, con ojos brillantes, de color marrón claro, y cabello recortado tan cerca de la coronilla que ni siquiera puedo distinguir el color. Sus ojos están juntos, su frente apretada, tensa. —¡Señor! —Él está gritando, ha estado gritando, me doy cuenta, pero su voz es apagada y sólo entonces esto me hace darme cuenta que esta habitación debe estar insonorizada, aunque sólo sea un poco. Kenji salta de su sila, abriendo la puerta de golpe. —¡Señor! —El hombre está sin aliento. Es claro que corrió todo el camino hasta aquí—. Señor, por favor… — ¿Samuel? —Castillo está de pie, rodeando su escritorio, yendo hacia adelante para agarrar los hombros de este chico, tratando de enfocar sus ojos—. ¿Qué es lo que… que está mal?


 —Señor —dice Samuel de nuevo, esta vez más normalmente, su respiración casi controlada—. Tenemos un... un problema. —Cuéntame todo, ahora no es el momento de contenerse si algo ha ocurrido… —No tiene nada que ver con algo importante, señor, es sólo… —Sus ojos se mueven en mi dirección por una fracción de segundo—, nuestro… visitante, él... él no está cooperando, señor, le... le está dando a los guardias una gran cantidad de problemas… —¿Qué tipo de problemas? —Los ojos de Castillo son dos rendijas. Samuel deja caer su voz. —Se las ha arreglado para hacer una abolladura en la puerta, señor. Él se las ha arreglado para hacer mella en la puerta de acero, señor, y está amenazando a los guardias y ellos están empezando a preocuparse... —Juliette. No. —Necesito tu ayuda —dice Castillo sin mirarme—. Sé que no quieres hacer esto, pero eres la única a quien él va a escuchar y no podemos permitirnos esta distracción, no justo ahora. —Su voz es tan tenue, tan forzada, que suena como si en realidad podría agrietarse—. Por favor, haz lo que puedas para contenerlo, y cuando lo consideres seguro para que una de las chicas entre, tal vez podamos encontrar una manera de sedarlo sin ponerlos en peligro en el proceso. Mis ojos se levantan hacia Adam casi sin querer. Él no se ve feliz. —Juliette. —La mandíbula de Castillo se aprieta—. Por favor. Ve ahora. Asiento con la cabeza. Me doy vuelta para salir. —Prepárate —añade Castillo mientras salgo por la puerta, su voz demasiado suave para las siguientes palabras que dice—. A menos que


 hayamos sido engañados, el supremo estará masacrando a civiles desarmados mañana, y no podemos permitirnos asumir que Warner nos ha dado información falsa. Salimos en la madrugada.


Capítulo 54

L

  os guardias me dejaron entrar a la habitación de Warner sin decir palabra.

Lancé una mirada en derredor del, ahora, parcialmente amueblado espacio, el corazón palpitante, los puños apretados, la sangre corriendo, corriendo, corriendo. Algo está mal. Algo ha pasado. Warner estaba perfectamente bien cuando lo dejé anoche y no puedo imaginar qué pudo haberlo movido a perder la cabeza de esta manera pero estoy asustada. Alguien le ha dado una silla. Me doy cuenta ahora de cómo fue capaz de abollar la puerta de acero. Nadie debió darle una silla. Warner se sienta en ella, de espaldas a mí. Sólo su cabeza es visible desde donde estoy parada. —Volviste —dijo él —Claro que volví —le dije, acercándome de a poco—. ¿Qué pasa? ¿Algo anda mal? Él ríe. Pasa una por su cabello. Mira al techo. —¿Qué pasa? —Ahora estoy muy preocupada—. Estás… ¿ocurrió algo contigo? ¿Estás bien? —Necesita salir de aquí —dice él—, necesito irme. No puedo estar más aquí. —Warner…


 —¿Sabes lo que él me dijo? ¿Te contó lo que dijo? Silencio. —Él sólo entró a mi habitación esta mañana. Caminó hacia mí y dijo que quería tener una conversación conmigo. Warner se ríe otra vez, alto, muy alto. Sacude la cabeza. —Me dijo que puedo cambiar. Dijo que podría tener un don como todos los demás aquí…. Que tal vez tengo una habilidad. Dijo que puedo ser diferente, amor. Dijo que él cree que puedo ser diferente si quiero serlo. Castillo le dijo. Warner se pone de pie pero no voltea del todo y puedo ver que no lleva camisa. Parece no importarle que puedo ver las cicatrices en su espalda, la palabra INCENDIAR tatuada en su cuerpo. Su cabello desordenado, indómito, cayendo sobre su rostro y sus pantalones con cierre pero sin abotonar, nunca lo había visto tan desaliñado antes. Presiona sus palmas contra el muro de piedra, los brazos estirados; su cuerpo está inclinado, su cabeza gacha como si rezara. Todo su cuerpo tenso, rígido, los músculos tirantes contra su piel. Su ropa está en una pila sobre el piso, su colchón, en el centro de la habitación y la silla en la que estuvo sentado enfrentada hacia la pared, mirando a la nada, y me doy cuenta de que aquí está perdiendo el juicio. —¿Puedes creerlo? —me pregunta, aún sin mirar en mi dirección—. ¿Puedes creer que él piensa que simplemente voy a despertar una mañana y ser diferente? ¿Cantar canciones alegres, darles dinero a los pobres y suplicarle al mundo que olvide lo que he hecho? ¿Piensas que es posible? ¿Piensas que puedo cambiar? Finalmente voltea a verme y sus ojos están riendo, sus ojos son como esmeraldas brillando en la puesta del sol y su boca se retuerce, reprimiendo una sonrisa. —¿Piensas que puedo ser diferente? —Avanza unos pasos hacia mí, no sé por qué afecta mi respiración. Por qué no puedo encontrar mi boca.


 —Es sólo una pregunta —dice él, está justo frente a mí y no tengo idea de cómo llegó hasta ahí. Todavía está mirándome, sus ojo tan enfocados y al mismo tiempo tan desconcertantes, brillantes, ardiendo con algo que no logro ubicar. Mi corazón, nunca estará quieto, se niega a dejar de saltar y saltar y saltar. —Dime, Juliette. Me encantaría saber lo que de veras piensas de mí. —¿Por qué? —Fue apenas un suspiro en un intento de ganar tiempo. Los labios de Warner se curvan en una sonrisa antes de abrirse, sólo un poco, sólo lo suficiente para trocar su mirada en algo extraño y curioso que se demora en sus ojos. No responde. No dice una palabra. Él sólo se acerca a mí, estudiándome y yo estoy congelada en mi lugar, mi boca repleta de los segundos que él no habla, peleando con cada átomo en mi cuerpo, con cada estúpida célula en mi sistema por sentirme tan atraída hacia él. Oh. Dios. Horriblemente atraída hacia él. La culpa crece dentro de mí en montones, asentándose sobre mis huesos, cortándome a la mitad. Es un cable alrededor de mi cuello, una topadora arrastrándose a través de mi estómago. Es la noche, medianoche y crepúsculo de la indecisión. Demasiados secretos que ya no contengo. No entiendo por qué quiero esto. Soy una persona terrible. Y es como si él viera lo que estoy pensando, como que puede sentir el cambio ocurriendo en mi cabeza, porque de repente él es diferente. Su energía disminuye, sus ojos son profundos, turbios, tiernos; sus labios se suavizan, todavía entreabiertos; el aire en esta habitación es demasiado delgado, demasiado lleno de algodón; siento la sangre corriendo en mi cabeza, chocando contra cada región racional de mi cerebro.


 Desearía que alguien me recordara cómo respirar. —¿Por qué no puedes contestar la pregunta? —Está mirándome tan profundamente a los ojos que me sorprende no haber cedido a su intensidad y me doy cuenta entonces, justo en ese momento me doy cuenta de que todo acerca de él es intenso. Nada sobre él es manejable o fácil de desmenuzar. Él es demasiado. Todo lo de él es demasiado. Sus emociones, sus acciones, su rabia, su agresión. Su amor. Es peligroso, eléctrico, imposible de contener. Su cuerpo se encrespa con una energía tan extraordinaria que incluso cuando está calmado casi se puede palpar. Tiene presencia. Pero he desarrollado una extraña, atemorizante fe en quién es Warner en realidad y en quién puede llegar a convertirse. Quiero encontrar al muchacho de 19 años que podía alimentar a un perro callejero. Quiero creer en el muchacho con una infancia torturada y un padre abusivo. Quiero entenderlo. Quiero descifrarlo. Quiero creer que es más que el molde en el que ha sido forzado. —Creo que puedes cambiar —me escucho diciendo—, creo que cualquiera puede cambiar. Él sonríe. Es una lenta, encantadora sonrisa. La clase de sonrisa que se convierte en carcajada e ilumina sus rasgos. Cierra los ojos. Su rostro está tan conmovido, tan distendido. —Es muy dulce —dice—, tan insoportablemente dulce. Porque realmente lo crees. —Claro que lo creo. Él finalmente me mira cuando susurra: —Pero te equivocas. —¿Qué?


 —No tengo corazón —me dice, sus palabras son frías, vacías, dirigidas a lo más íntimo—. Soy un bastardo sin corazón, un ser cruel y vicioso. No me importan los sentimientos de las personas. No me importan sus temores o su futuro. No me importa lo que desean o si tienen o no una familia, y no lo lamento —dice él—. Nunca he lamentado nada de lo que he hecho. Me toma, en realidad, un momento comprender. —Pero tú te disculpaste conmigo anoche mismo… —Tú eres diferente —dice, cortándome en seco—. No cuentas. —No soy diferente —le respondo—. Sólo soy una persona, como cualquier otra. Y tú has probado que tienes la capacidad para el arrepentimiento. Para la compasión. Sé que puedes ser amable… —Ese no soy yo. —Su voz suena dura de repente. De repente es demasiado fuerte—. Y no voy a cambiar. No puedo borrar diecinueve años de mi miserable vida. No puedo disipar los recuerdos de lo que he hecho. No puedo despertar una mañana y decidirme a vivir de esperanzas y sueños prestados. De las promesas del brillante futuro de alguien más. Y no voy a mentirte —me dice—. Nunca me importaron un cuerno los demás, no hago sacrificios ni me comprometo. No soy bueno, ni justo, ni decente y nunca lo seré. No puedo serlo. Porque tratar de ser alguna de esas cosas sería vergonzoso. —¿Cómo puedes pensar eso? —Quiero avergonzarte por intentar ser mejor?

sacudirlo—.

¿Cómo

puedes

Pero él ya no me escucha. Está riendo. Me dice: —¿Puedes imaginarme? ¿Sonriendo a los niños y llevando presentes a las fiestas de cumpleaños? ¿Puedes imaginarme ayudando a un extraño? ¿Jugando con el perro del vecino? —Sí —le digo—, sí puedo hacerlo. —Ya lo había visto, pero no se lo dije. —No. —¿Por qué no? —insisto—. ¿Por qué es tan difícil de creer?


 —Esa clase de vida —dice—, es imposible para mí. —¿Pero, por qué? Warner aprieta y afloja los cinco dedos antes de pasárselos por el cabello. —Porque lo siento —dice, ahora más calmo—. Siempre he podido sentirlo. —¿Sentir qué? —susurro — Lo que la gente piensa de mí. —¿Qué…? —Sus sentimientos… su energía… es… no sé qué es —dice frustrado, retrocediendo tambaleante, sacudiendo su cabeza—. Siempre he podido decirlo. Sé cómo todos me odian. Sé lo poco que se interesa mi padre por mí. Conozco la agonía del corazón de mi madre. Sé que tú no eres como los demás. —Su voz se crispa—. Sé que estás diciendo la verdad cuando dices que no me odias. Que quieres y no puedes. Porque no hay animadversión en tu corazón, no hacia mí, y si la hubo lo sabría. Justo como sé —dice él, su voz ronca por la restricción—, que sentiste algo cuando nos besamos. Sentiste lo mismo que yo, y eso te avergüenza. Estoy destilando pánico por todas partes. —¿Cómo puedes saber eso? —le pregunto—. ¿Cómo es que puedes saber cosas así…? —Nunca nadie me miró como tú lo haces —murmura—. Nunca nadie me habló como tú, Juliette. Eres diferente. Tú podrías entenderme. Pero el resto del mundo no quiere mi simpatía. Ellos no quieren mis sonrisas. Castillo es el único hombre en la Tierra que ha sido la excepción a la regla, y su entusiasmo por confiar y aceptarme sólo demuestra lo débil que es esta resistencia. Nadie aquí sabe lo que está haciendo y todos ellos terminaran masacrados… —Eso no es cierto… no puede ser cierto… —Escúchame —dice Warner, ahora urgido—, debes entender… las únicas personas que importan en este mundo son las que tienen verdadero poder. Y


 tú —dice—, tú tienes poder. Tienes el tipo de fuerza que podría sacudir este planeta… que podría conquistarlo. Tal vez es demasiado pronto, tal vez necesitas tiempo para reconocer tu propio potencial, pero siempre estaré esperando. Siempre te querré a mi lado. Porque nosotros… nosotros dos — dice, se detiene. Suena despiadado—. ¿Puedes imaginarte? —Sus ojos se concentran en los míos, las cejas juntas, estudiándome—. Claro que puedes —susurra él—. Piensas en ello todo el tiempo. Doy un respingo. —No perteneces aquí —dice—. Tu lugar no está entre esta gente. Te arrastrarán con ellos y conseguirán que te maten… —¡No tengo otra opción! —Estoy enojada ahora, indignada—. Prefiero quedarme aquí con aquellos que tratan de ayudar… ¡Tratando de hacer la diferencia! Al menos ellos no asesinan a gente inocente… —¿Crees que tus nuevos amigos nunca mataron antes? —grita Warner, señalando a la puerta—. ¿Piensas que Kent nunca mató a nadie? ¿Que Kenji nunca puso una bala en el cuerpo de un extraño? ¡Ellos fueron mis soldados! —dice—. ¡Los he visto hacerlo con mis propios ojos! —Trataban de sobrevivir —le digo, temblando, luchando por ignorar el terror de mi propia imaginación—. Sus lealtades nunca estuvieron con el Reestablecimiento… —Mis lealtades —dice—, no mienten con el Reestablecimiento. Lo hacen con aquellos que saben cómo vivir. Sólo tengo dos opciones en este juego, mi amor. —Respira con dificultad—. Matar o morir. —No —le digo, retrocediendo, me siento enferma—, no tiene que ser así. Tú no tienes que ser así. Podrías alejarte de tu padre, de esa vida. No tienes que ser lo que él quiere que seas… —El daño —dice—, ya está hecho. Es muy tarde para mí. Yo ya he aceptado mi destino. —No… Warner… —No te estoy pidiendo que te preocupes por mí —me dice—. Sé exactamente


 cómo luce mi futuro y lo acepto. Estoy feliz de vivir en solitario. No temo perder el resto de mi vida en compañía de mi propia persona. No le temo a la soledad. —No tienes que vivir esta vida —digo—. No tienes que estar solo. —No me quedaré aquí —dice él—. Quiero que lo sepas. Voy a encontrar la manera de salir de aquí y me iré tan pronto como pueda. Mis vacaciones — dice—, oficialmente han terminado.


Capítulo 55 

T

  ick tock.

Castillo llamó a una reunión extraordinaria para informar de todos los detalles de la pelea de mañana; hay menos de doce horas antes de irnos. Estamos reunidos en el comedor porque es el mejor lugar para sentar a todos a la vez. Tuvimos una última cena, unas pocas conversaciones forzadas, dos tensas horas de informe, movimientos espasmódicos de risas contenidas que parecían más bien que se ahogaban. Sara y Sonya fueron las últimas en escurrirse en el salón, ambas me localizaron y enviaron un rápido saludo antes de sentarse al otro lado del recinto. Entonces Castillo empezó a hablar. Todos tendríamos que luchar. Todos los hombres y mujeres disponibles. Los que fueran demasiado viejos para entrar en batalla se quedarían con los más jóvenes y esto incluía a James y su viejo grupo de amigos. En este momento James está apretando la mano de Adam. Castillo dice que Anderson va tras el público. Las personas empezaron disturbios, sublevados más que nunca contra el Reestablecimiento. Castillo nos dice que nuestra batalla les dio esperanza. Ellos habrían escuchado rumores de una


 resistencia y la batalla concretó esos rumores. Buscan nuestro apoyo, que los acompañemos, y ahora, por primera vez, pelearemos con nuestros poderes a la vista de todos. En las residencias. Donde los civiles verían lo que somos. Castillo nos dice que nos preparemos para recibir agresión de ambos lados. Dice que, a veces, especialmente cuando se asustan, las personas no reaccionan positivamente con los de nuestra clase. Prefieren el terror de lo conocido, antes que lo desconocido o inexplicable, y nuestra presencia, nuestra demostración pública podría crearnos nuevos enemigos. Debemos prepararnos. —¿Entonces por qué deberíamos preocuparnos? —grita alguien desde el fondo. Se pone de pie y noto su pulcro cabello negro, una pesada sábana de tinta que le llega a la cintura. Sus ojos brillan bajo las luces fluorescentes. —Si ellos sólo van a odiarnos —dice ella—, ¿por qué siquiera deberíamos defenderlos? ¡Es ridículo! Castillo respira hondo. —No podemos culparlos a todos por la estupidez de uno solo. —Pero no se trata de uno solo, ¿verdad? —una nueva voz interrumpió—. ¿Cuántos de ellos van a volverse en nuestra contra? —No tenemos forma de saberlo —dice Castillo—, podría ser uno. Podría ser ninguno. Estoy meramente advirtiéndoles que sean cuidadosos. Nunca deben olvidar que los civiles son inocentes y no están armados. Están siendo asesinados por su desobediencia… por el solo hecho de opinar y pedir un trato justo. Mueren de hambre y han perdido sus hogares, sus familias. Seguramente, ustedes deben ser capaces de contarlo. Muchos todavía tienen familia perdida, dispersos a través del país, ¿verdad? Un murmullo corre entre la multitud.


 —Deben verlos como sus madres. Sus padres. Sus hermanos y hermanas entre ellos. Están heridos y están derrotados. Tenemos que hacer lo poco que podamos para ayudar. Es la única manera. Somos su única esperanza. —¿Qué pasa con nuestros hombres? —Otra persona se pone de pie. Un hombre de más de cuarenta años, redondo y robusto, elevándose por encima del salón. —¿Dónde está la garantía de que recuperaremos a Winston y a Brendan? Sólo por un segundo los ojos de Castillo caen. Me pregunto si soy la única que nota el dolor aletear en sus ojos. —No hay garantía, amigo mío. Nunca la hay. Pero haremos lo mejor que podamos. Nunca nos rendiremos. —¿Entonces como nos beneficia tener al chico de rehén? —protesta—. ¿Por qué lo mantenemos con vida? ¡No nos ha hecho ningún bien; se come nuestra comida y utiliza recursos que deberían ser para nosotros! La turba estalló en un violento frenesí de emociones, furia y locura. Todos gritando a la vez cosas como: “¡Mátenlo!” y “¡Eso les mostrará lo bueno!” o “¡Debemos mostrar nuestro punto!” y también “¡Él merece morir!” De repente mi corazón se aflige. Casi empiezo a hiperventilar y me doy cuenta, por primera vez, que pensar en la muerte de Warner me resulta muy desagradable. Me horroriza la idea. Busco en Adam una reacción diferente, pero no sé qué era lo que esperaba. Soy estúpida por sorprenderme de la tensión en sus ojos, su frente, sus labios rígidos. Soy estúpida por haber esperado algo más que odio por parte de Adam. Por supuesto que Adam odia a Warner. Claro que sí. Warner trató de matarlo. Claro que él también quiere muerto a Warner.


 Creo que voy a vomitar. —¡Por favor! —grita Castillo—. ¡Yo sé que están alterados! El mañana es difícil de enfrentar, pero no debemos canalizar nuestra agresión hacia una persona. Debemos usarlo como combustible para nuestra lucha y debemos permanecer unidos. No podemos permitir que nada nos divida. ¡No ahora! Seis segundos de silencio. —¡No pelearé hasta que él muera! —¡Lo matamos esta noche! —¡Atrapémoslo ahora! La gente es un rugir de cuerpos furiosos, determinados, feos rostros, tan temibles, tan salvajes, tan retorcidos en ira inhumana. No había notado que la gente de Punto Omega albergara tanto resentimiento. —¡ALTO! —Las manos de Castillo están en el aire, sus ojos en llamas. Cada mesa y silla en el salón comienza a temblar. La gente mira alrededor, dispersa y asustada, desconcertada. Todavía no pretenden quebrantar la autoridad de Castillo. Al menos por ahora. —Nuestro rehén, —empieza a decir Castillo—, ya no es un rehén. Imposible. Es imposible. No es posible. —Ha venido a mí, justo hoy —dice Castillo— y pidió santuario en Punto Omega. Mi cerebro grita, brama contra las palabras que acaba de confesar Castillo. No puede ser cierto. Warner dijo que se iría. Dijo que encontraría la manera de escapar.


 Pero Punto Omega está aún más impresionado de lo que yo estoy. Incluso Adam tiembla furioso a mi lado. Tengo miedo de mirarlo a la cara. —¡SILENCIO! ¡POR FAVOR! —Castillo extiende otra mano para sofocar la explosión de protestas. Dice, —Recientemente hemos descubierto que él también tiene un don. Y dice que quiere unírsenos. Dice que luchará con nosotros mañana. Luchará contra su padre y nos ayudará a encontrar a Brendan y Winston. El caos El caos El caos explota en cada rincón del cuarto. —¡Es un mentiroso! —¡Pruébalo! —¿Cómo puedes creerle? —¡Ha traicionado a su propio pueblo! ¡Nos traicionará a nosotros! —¡Nunca lucharé junto a él! —¡Yo lo mataré primero! Los ojos de Castillo se estrechan, destellando bajo las luces fluorescentes, y su mano se agita en el aire, reuniendo en el aire cada plato, cuchara y vaso del salón; los sostiene en el aire, desafiando a cualquiera a hablar, gritar, discrepar. —No van a tocarlo —dice tranquilamente—, juré ayudar a los miembros de nuestra especie y no faltaré a mi palabra ahora. ¡Piensen! —grita—. ¡Piensen en el día que lo supieron! ¡Piensen en la soledad, el aislamiento, el terror que los abrumó! ¡Piensen en cómo fueron alejados de sus familias y amigos! ¿No creen que él podría ser un hombre cambiado? ¿Cómo han cambiado ustedes, amigos? ¡Júzguenlo ahora! ¡Juzgan a uno de los suyos que pide amnistía! Castillo parece disgustado.


 —Si hace algo que comprometa a cualquiera de nosotros, si hace la mínima cosa que pruebe su deslealtad… sólo entonces serán libres de juzgarlo. Pero primero le damos una oportunidad, ¿no es así? —Ya ni se molesta en esconder su enojo—. ¡Dice que nos ayudará a encontrar a nuestros hombres! ¡Dice que luchará contra su padre! ¡Tiene valiosa información que podemos usar! ¿Por qué nos negamos a aprovechar esta oportunidad? ¡No es más que un niño de diecinueve años! ¡Es sólo uno y nosotros somos muchos más! La muchedumbre hace silencio, murmurando entre ellos. Escucho fragmentos de conversaciones y cosas como “ingenuo” o “ridículo” y “¡va a hacer que nos maten a todos!” pero ninguno habla y me tranquiliza. No puedo creer lo que siento en este momento y desearía que no me importase tanto lo que ocurra con Warner. Ojalá pudiera desear su muerte. Ojalá no sintiera nada por él. Pero no puedo. No puedo. No puedo. —¿Cómo lo sabes? —pregunta alguien. Una nueva voz, una voz calma, que lucha por ser racional. La voz sentada justo a mi lado. Adam se levanta. Traga, con dificultad. Dice: —¿Cómo sabes que tiene un don? Me mira, Castillo me mira, se me queda mirando como impulsándome a hablar y yo siento que no hay aire en la habitación, como si me hubieran arrojado a una bañera de agua hirviendo, como si nunca fuera a recuperar mi ritmo cardíaco y empiezo a rezar esperando y deseando que no diga lo que está a punto de decir, pero lo hace. Por supuesto que lo hace. —Sí —dice Castillo—. Sabemos que él, igual que tú, puede tocar a Juliette.


Capítulo 56

E

  s como pasar seis meses solamente tratando de inhalar.

Es como olvidar como mover tus músculos y revivir cada momento nauseabundo en tu vida, luchando por sacar todas las astillas debajo de tu piel. Es como esa ocasión en la que despertaste y te metiste en la madriguera de un conejo, una niña rubia en un vestido azul te pedía y pedía direcciones, pero tu no podías decirle, no tenías idea, intentabas hablar pero tenías un nudo en la garganta, es como si alguien se hubiera llevado el océano, lo hubiera llenado de silencio y lo hubiera puesto patas arriba. Es como esto. Nadie habla. Nadie se mueve. Todos miran. Hacía mí. A Adam. Y Adam me mira a mí. Sus ojos son salvajes, parpadean demasiado rápido, sus expresiones cambiando de la confusión y el enojo a la pena y de nuevo a la confusión, tanta confusión y un toque de traición o sospecha, de tanta confusión y una dosis extra de pena, estoy boquiabierta como un pez en el momento antes de


 que muera. Deseo que dijera algo. Deseo que al menos me pregunte o me acuse o me demande algo pero no dice nada, sólo me mira y yo miro como la luz se va de sus ojos y la ira da paso a la pena y a la extraordinaria imposibilidad que debe estar experimentando en este momento, se sienta. No mira en mi dirección. —Adam. Se levanta. Esta levantado. Se levantó y está saliendo de la habitación, lucho con mis pies y lo persigo fuera de la puerta, oigo el caos que nace a mi paso. La multitud enojándose de nuevo, casi choco contra él, estoy jadeando, él gira alrededor de mí y me dice: —No lo comprendo. —Sus ojos están tan heridos, profundos y azules. —Adam, yo… —Te ha tocado. —No es una pregunta. El apenas puede mirarme a los ojos, se ve casi avergonzado por las palabras que dice después—. Ha tocado tu piel. Si solamente fuera eso. Si fuera así de simple. Si me pudiera sacar esto de mi sangre y a Warner fuera de mi cabeza, por qué estoy tan confundida. —Juliette. —Sí —le digo, apenas muevo mis labios. La respuesta para su no formulada pregunta es “si”. Adam toca sus labios con sus dedos, mira lejos y hace un extraño sonido incrédulo. —¿Cuándo? Le digo. Le digo cuando sucedió, como todo comenzó, le digo que estaba usando uno de los vestidos que Warner siempre me hacía ponerme, como estaba luchando por detenerme antes de que saltara por la ventana, como su mano


 rozó mi pierna, como me tocó y no ocurrió nada. Le digo como traté de pretender que todo era parte de mi imaginación hasta que Warner nos atrapó de nuevo. No le digo que Warner me dijo que me extrañaba, como me dijo que me amaba, ni que me besó, como me besó con tanto salvajismo, una intensidad temeraria. No le digo que fingí devolver su afecto, solamente para poder meter mis manos debajo de su abrigo para tomar la pistola de su bolsillo interno. No le digo que me sorprendí, asustada, incluso, por cómo me sentí en sus brazos, que empujé esos extraños sentimientos porque odiaba a Warner, porque estaba tan horrorizada de que le hubiera disparado a Adam que quería matarlo. Todo lo que sabe Adam es que casi lo logré. Casi maté a Warner. De verdad soy un monstruo. —No quería que supieras. —Me las arreglo para decirlo—. Pensé que complicaría las cosas entre nosotros, después de todo lo que habíamos tenido que afrontar, pensé que sería mejor ignorarlo, no lo sé —Busco a tientas, encuentro palabras fallidas—. Fue estúpido. Debería haberte dicho, estoy arrepentida. Estoy tan arrepentida. No quería que te enteraras de esta manera. Adam respira fuerte, se frota la parte de atrás de su cabeza antes de pasar una mano por sus cabellos y dice: —Yo no, no lo entiendo, es decir, ¿sabemos por qué puede tocarte? ¿Puede hacer lo que yo hago? Yo no... Jesús, Juliette, has pasado todo ese tiempo a solas con él. —Nada pasó —le digo—. Todo lo que hice fue hablar con él, nunca trató de tocarme. No tengo idea de porque puede tocarme. Él no ha empezado a hacer pruebas con Castillo todavía. Adam suspira mientras arrastra una mano a través de su cara y dice, con una voz tan baja que solo yo puedo oírlo.


 —No entiendo ni siquiera porque estoy sorprendido. Compartimos el mismo maldito ADN… —Jura entre dientes. Él jura otra vez—. ¿Alguna vez voy a poder tomarme un descanso? —me pregunta, alzando la voz, hablándole al aire—. ¿Habrá alguna vez en que ninguna cosa de mierda sea tirada a mi cara? Jesús, es como si esta locura nunca fuera a acabar. Quiero decirle que no creo que nunca acabe. —Juliette. Me congelo ante el sonido de su voz. Cierro mis ojos apretadamente, tan apretados, intentando no creerle a mis oídos. Warner no puede estar aquí. Claro que no está aquí. No es siquiera posible que él esté aquí afuera, pero luego recuerdo. Castillo dijo que él ya no es un rehén. Castillo debió dejarlo salir de su cuarto. Oh. Oh no. Esto no puede estar sucediendo. Warner no esta parado tan cerca de mí y de Adam en este momento, no de nuevo, no de esta manera, no después de todo, esto no puede estar pasando. Pero Adam mira sobre mi hombro, mira detrás de mi a la persona que estoy tratando fuertemente de ignorar, no puedo levantar mis ojos. No quiero ver lo que está a punto de ocurrir. La voz de Adam es como él ácido cuando habla. —¿Qué carajos estás haciendo aquí? —Es bueno verte Kent —Puedo oír la sonrisa de Warner—. Deberíamos ponernos al día, sabes. Especialmente a la luz de este nuevo descubrimiento. No tenía idea de que teníamos tanto en común. En realidad, no tienes idea de cuánto, quiero decir en voz alta.


 —Eres un pedazo de mierda enfermo —Le dice Adam, su voz es baja y mesurada. —Ese terrible lenguaje —Warner sacude la cabeza—. Sólo aquellos que no pueden expresarse de forma inteligente usan esas crudas substituciones en el vocabulario —Hace una pausa—. ¿Es por qué te intimido, Kent? ¿Te hago sentir nervioso? —Se ríe—. Pareces estar luchando por mantenerte sereno. —Te mataré —Adam carga hacía adelante para agarrar a Warner de su garganta en el momento en el que Kenji se interpone entre ellos, separándolos con una mirada de absoluto disgusto en su cara. —¿Qué en el infierno están haciendo ustedes dos? —Sus ojos están ardiendo, enojados—. No sé si se han dado cuenta pero están parados en la entrada, están asustando a los niños pequeños, Kent, les voy a tener que pedir que se calmen. Adam intenta hablar pero Kenji lo interrumpe. —Escúchame, no tengo idea de por qué Warner esta fuera de su cuarto, pero esa no es mi responsabilidad. Castillo está a cargo en este lugar, tenemos que respetar eso. No puedes ir alrededor matando gente solo porque tienes ganas. —¡Este es el mismo tipo que trató de torturarme a muerte! —grita Adam—. ¡Hizo que sus hombres sacaran la mierda de ti! ¿Y tengo qué vivir con él? ¿Pretender qué todo está bien? ¿Castillo perdió el sentido común? —Castillo sabe lo que hace —chasquea Kenji—. No necesitas tener una opinión, diferirías de su juicio. Adam lanza sus manos al aire, furioso. —No puedo creer esto. ¡Esto es una broma! ¿Quién hace esto? ¿Quién trata a un rehén como si estuvieran en una especie de retiro? —grita de nuevo, haciendo ningún esfuerzo por mantener su nivel de voz por lo bajo—. ¡Podría volver y dar cada mínimo detalle de este lugar! ¡Podría darles nuestra localización exacta! —Eso es imposible —dice Warner—. No tengo idea de dónde estamos.


 Adam se voltea hacía Warner tan rápido que apenas me puedo girar igual de rápido para ver la acción. Adam está gritando, diciendo algo, se ve como si pudiera atacar a Warner en este preciso momento, Kenji está tratando de contenerlo, casi no puedo oír lo que está pasando a mi alrededor. La sangre late con fuerza en mi cabeza, mis ojos están olvidando parpadear porque Warner esta mirándome solamente a mí, sus ojos tan centrados, tan concentrado, tan desgarradoramente intensos que me hacen quedar inmóvil. El pecho de Warner sube y baja, tan fuerte que puedo verlo desde donde estoy parada. No está prestando atención a la conmoción atrás de él, el caos en el comedor o a Adam, que está tratando de arrojarlo contra el piso; no se ha movido una sola pulgada. Él no mirara hacía otro lado, sé que tengo que hacerlo por él. Volteo la cabeza. Kenji le está gritando a Adam que se calme acerca de algo, lo alcanzo, agarro el brazo de Adam, le ofrezco una pequeña sonrisa y se queda quieto. —Vamos —le digo—. Volvamos adentro. Castillo no ha terminado y necesitamos saber que está diciendo. Adam hace un esfuerzo por recuperar el control sobre sí mismo. Toma una profunda respiración. Me ofrece un rápido asentimiento, dejándome llevarlo hacia adelante. Estoy forzándome a prestar atención a Adam, para poder pretender que Warner no está aquí. Warner no es un fan de mi plan. Ahora está parado enfrente de mí, bloqueando nuestro camino, miro hacía el a pesar de mis mejores intenciones solo para ver algo que nunca había visto antes. No a este nivel, no como esto. Dolor. —Muévete. —Adam chasquea los dedos hacía él, pero Warner no parece darse cuenta. Warner está mirándome. Esta mirando mi mano aferrada alrededor del brazo cubierto de Adam, la agonía en sus ojos está quitándome el equilibrio


 de mis piernas , no puedo hablar, no debería hablar, no sabría que decir ni aunque pudiera hablar y entonces él dice mi nombre. Dice: —Juliette. —¡Muévete! —ladra Adam de nuevo, esta vez perdiendo el control, empujando a Warner con la suficiente fuerza para tirarlo al piso. Excepto que Warner no cae. Trastabilla un poco hacía atrás, pero el movimiento de alguna manera despierta algo en él, una especie de ira dormida que está impaciente por desatar, carga hacía adelante, listo para infligir daño, trató de decidir qué hacer para pararlo, trato de hacer un plan y soy estúpida. Soy lo suficientemente estúpida para ponerme en medio. Adam me agarra para hacerme retroceder, pero ya tengo una mano presionando en el pecho de Warner, no sé lo que estoy pensando pero no estoy pensando en nada y ese parece ser el problema. Estoy aquí, atrapada en el milisegundo parada entre dos hermanos tratando de destruirse el uno al otro y ni siquiera soy yo la que intenta hacer algo para pararlo. Es Kenji. Agarra a ambos chicos por los brazos, tratando de separarlos, pero el repentino sonido que sale de su garganta es una tortura, un terror que quisiera sacar de mi cabeza. Él ha caído. Kenji está en el piso. Esta asfixiándose, jadeando, retorciéndose en el piso hasta que se queda quieto, hasta que casi no puede respirar y luego está quieto, quieto, demasiado quieto, creo que estoy gritando, me toco y me toco los labios para ver de dónde viene ese sonido, estoy de rodilla. Trato de despertarlo pero no se mueve, no está respondiendo y no tengo idea de que acaba de pasar. No tengo idea de si Kenji está muerto.


Capítulo 57

D

  efinitivamente estoy gritando.

Brazos me están levantando del piso y escucho voces y sonidos que no me importa reconocer porque todo lo que sé es que esto no puede estar pasando, no a Kenji, no a mi divertido complicado amigo que guarda secretos detrás de su sonrisa y estoy arrancándome las manos que me sujetan, estoy ciega. Estoy atornillada en el comedor y cientos de caras borrosas pasan a segundo plano porque la única que quiero ver tiene un blazer azul marino y la cabeza llena de rastas atadas en una cola de caballo. —¡Castillo! —estoy gritando. Sigo gritando. Tal vez me he caído al piso, no estoy segura, pero puedo asegurar que mis rodillas están empezando a doler y no me importa, no me importa, no me importa—. ¡Castillo! Es Kenji él es- por favor… Nunca había visto a Castillo correr antes. Atraviesa el cuarto con una velocidad inhumana, pasándome y hacia el hall. Todos en el cuarto están parados, frenéticos, algunos gritando, en pánico y yo persigo a Castillo de nuevo hacia el túnel y Kenji sigue ahí. Quieto. Quieto. Demasiado quieto. —¿Dónde están las chicas? —está gritando Castillo—. Alguien, ¡traigan a las chicas! —Está tomando la cabeza de Kenji, tratando de levantar el


 pesado cuerpo en sus brazos y nunca lo había escuchado así antes, no incluso cuando hablo de nuestros rehenes, no incluso cuando hablo sobre lo que Anderson le había hecho a los civiles. Miro a mi alrededor y veo los miembros de Punto Omega parados a nuestro alrededor, dolor comiendo sus rasgos y muchos de ellos ya han empezado a llorar, abrazándose entre ellos y me doy cuenta que nunca conocí completamente a Kenji. Nunca entendí el alcance de su autoridad, nunca vi lo que significaba para las personas de este cuarto. Cuanto lo amaban. Pestañeo y Adam es una de las 50 personas que se acercan para ayudar a cargar a Kenji y ahora están corriendo, están esperando lo mejor contra cualquier esperanza y alguien esta gritando. —¡Se han ido al área médica! ¡Están preparando una cama para él! —Y es como una estampida, todos apurándose, tratando de descubrir que está mal y ninguno me mirara, ninguno encontrara mis ojos y me alejo, fuera de vista, doblando la esquina, en la oscuridad. Saboreo las lágrimas mientras caen en mi boca, cuento cada gota salada que cae porque no entiendo qué pasó, cómo pasó, cómo es esto incluso posible si no lo estaba tocando. No puedo haberlo estado tocando por favor, por favor, por favor. No puedo haber estado tocándolo pero me congelo. Carámbanos corriendo por mis brazos cuando me doy cuenta que: No estoy usando mis guantes. Olvidé mis guantes. Estaba tan apurada de llegar allí esta noche que salí de la ducha y deje mis guantes en el cuarto y no parece real, no parece posible que puedo haber hecho esto, de que me olvide, que puedo ser responsable por otra vida perdida y yo no, yo no, yo no… Caigo al piso. —Juliette. Miro hacia arriba. Salto sobre mis pies. Digo:


 —Mantente alejado de mí. —Y estoy temblando, intentando contener las lágrimas pero estoy reducida a la nada y pienso que este debe ser. Este debe ser mi castigo final. Merezco este dolor, merezco haber matado a uno de mis pocos amigos en este mundo y querer marchitarme y desaparecer para siempre—. Vete de aquí... —Juliette, por favor —dice Warner, acercándose. Su cara esta en las sombras. Este túnel esta poco iluminado y no se hacia dónde va. Todo lo que sé es que no quiero estar sola con Warner. No ahora. No, nunca más. —Dije que te alejaras de mí. —Mi voz esta temblando—. No quiero hablar contigo. Por favor ¡déjame tranquila! —No te puedo abandonar de esta manera —dice—. No cuando estas llorando. —Tal vez no entiendes esa emoción —le tiro—. Tal vez no te interesa, ¡porque matar gente no significa nada para ti! Esta respirando duro. Muy rápido. —¿De qué estás hablando? —¡Estoy hablando sobre Kenji! —exploto—. ¡Yo hice eso! ¡Es mi culpa! Es mi culpa que tú y Adam hayan estado peleando y es mi culpa que Kenji vino para intentar pararte y es mi culpa… —Mi voz se quiebra una vez, dos veces—. ¡Es mi culpa que él esté muero! Los ojos de Warner se abren. —No seas ridícula —dice—. No está muerto. Estoy en agonía. Estoy llorando por lo que he hecho y por como claramente él está muerto, no las has visto, no se estaba moviendo y lo mate y Warner permanece en silencio. No dice una sola palabra mientras yo le arrojo horribles insultos y lo acuso de ser demasiado frío para entender lo que es el duelo. No me doy cuenta de que me empuja hacia sus brazos hasta que estoy recostada sobre


 su pecho y no lucho. No lucho para nada. Me inclino hacia él porque necesito esta calidez, extraño la sensación de brazos fuertes a mi alrededor y me estoy empezando a dar cuenta cuanto dependo de las propiedad curativas de un excelente abrazo. Cuan desesperadamente extraño esto. Y él solo me sostiene, me acaricia el pelo, corre una mano amable por mi espalda y escucho su corazón latir con un ritmo raro y loco, que suena demasiado rápido para ser humano. Sus brazos están completamente a mí alrededor cuando dice: —Tú no lo mataste, amor. Y yo digo: —Tal vez no viste lo que yo sí. —Estás malinterpretando completamente la situación. No hiciste nada para lastimarlo. Sacudo mi cabeza contra su pecho. —¿De qué estás hablando? —No fuiste tú. No fuiste tú. Retrocedo y miro hacia arriba a sus ojos. —¿Cómo puedes saber algo como eso? —Porque —dice—. No fuiste tú quién lastimó a Kenji. Fui yo.


Capítulo 58  

—¿Q

ué?

—No está muerto —dice Warner—, a pesar de que está gravemente herido. Sospecho que deben ser capaces de revivirlo. —¿Qué…? —Estoy entrando en pánico, pánico hasta en los huesos—. ¿De qué estás hablando? —Por favor —dice Warner—. Siéntate. Te lo explicaré. —Se pliega a sí mismo en el suelo y acaricia el lugar junto a él. No sé qué más hacer y mis piernas son ahora oficialmente demasiado débiles para valerse por sí mismas. Mis extremidades se derraman en el suelo, la espalda contra la pared, a su lado derecho y el costado izquierdo dividido sólo por una pulgada de espesor de aire. 1 2 3 segundos pasan. —No quería creerle a Castillo cuando me dijo que podría tener un... un don —dijo Warner. Su voz se lanzó por lo bajo por lo que tengo que esforzarme para oírlo a pesar de que estoy a sólo unos centímetros de distancia—. Una parte de mí esperaba que él estuviera tratando de volverme loco para su propio beneficio. —Un pequeño suspiro—. Pero hizo tener un poco de sentido,


 si realmente lo pensaba. Castillo me habló de Kent, también —dice Warner—. Acerca de la forma en que te puede tocar y cómo ha descubierto por qué. Por un momento me pregunté si tal vez tuviera una habilidad similar. Una tan patética. Igualmente inútil. —Él se ríe—. Era muy reacio a creerlo. —No es una habilidad inútil —me oigo decir. —¿En serio? —Se vuelve hacia mí. Nuestros hombros casi se tocan—. Dime, amor. ¿Qué puede hacer? —Puede desactivar cosas. Habilidades. —Bien —dice—, pero, ¿cómo podría eso alguna vez ayudarlo? ¿Cómo podría ser que le ayude desactivar el poder de su propio pueblo? Es absurdo. Es un desperdicio. No va a ayudar para nada en esta guerra. Me erizo. Decido ignorar eso. —¿Qué tiene esto que ver con Kenji? Se aleja de mí. Su voz es más suave, cuando dice: —¿Me creerías si te dijera que puedo sentir tu energía en este momento? ¿Qué siento el tono y el peso de ella? Lo miro, estudiando sus características y la seria nota tentativa en su voz. —Sí —le digo—. Creo que te creo. Warner sonríe de una manera que parece que le entristece. —Puedo sentirlo —dice, toma una respiración profunda—, las emociones que estás sintiendo con más fuerza. Y porque sé, soy capaz de poner esos sentimientos en contexto. Sé que el miedo que sientes en este momento, por ejemplo, no se dirige a mí, sino a ti misma, y lo que crees que has hecho a Kenji. Siento tu vacilación, tu rechazo a creer que no fue tu culpa. Siento tu tristeza, tu dolor. —¿Realmente puedes sentir eso? —pregunto. Él asiente sin mirarme.


 —No sabía que era posible —le digo. —Yo tampoco, no era consciente de ello —dice—. No por mucho tiempo. En realidad pensé que era normal estar tan consciente de las emociones humanas. Pensé que tal vez era más perspicaz que la mayoría. Es un gran factor de por qué mi padre me permitió tomar más del Sector 45 —me dice—. Porque tengo una extraña habilidad de decir cuando alguien está ocultando algo, o se siente culpable, o, lo más importante, la mentira. —Una pausa—. Eso —dice—, y porque no tengo miedo de entregar y obtener consecuencias si la ocasión lo requiere. —No fue hasta que Castillo sugirió que podría haber algo más en mí que me puse a analizarlo. Casi pierdo mi mente. —Sacude la cabeza—. Seguía dándole vueltas, pensando en maneras de probar y refutar sus teorías. Aún con toda mi cuidada deliberación, no hice caso. Y aunque siento un poco de pena, por tu bien, no por el mío, Kenji tenía que ser tan estúpido como para interferir esa noche, creo que en realidad fue bastante casual. Porque ahora por fin tengo la prueba. La prueba de que estaba equivocado. Ese Castillo — dice—, tenía razón. —¿Qué quieres decir? —Tomé la Energía —me dice—, y yo no sabía que podía. Lo sentía muy vívidamente cuando nosotros cuatro conectamos. Adam era inaccesible, lo cual, dicho de paso, explica el por qué nunca lo sospeché de ser desleal. Sus emociones estaban siempre ocultas, siempre bloqueadas. Era ingenuo y asumí que era simplemente robótico, desprovisto de cualquier personalidad o intereses reales. Él se me escapaba y fue mi culpa. Confiaba en mí demasiado para poder anticipar una falla en mi sistema. Y quiero decir, la capacidad de Adam no es tan inútil después de todo, ¿no? Pero no lo hago. —Y Kenji —dice Warner después de un momento. Se frota la frente. Se ríe un poco—. Kenji era... muy inteligente. Mucho más inteligente de lo que le acredité porque, según parece, era exactamente esa la táctica. Kenji —dice, con un suspiro—, tuvo la precaución de ser una amenaza evidente a diferencia de una discreta.


 —Él siempre estaba en problemas, exigiendo porciones extra en las comidas, luchando con los otros soldados, rompiendo el toque de queda. Rompió las reglas simples a fin de llamar la atención sobre sí mismo. Para engañarme para verlo como un irritante y nada más. Siempre sentí que había algo raro en él, pero lo atribuí a su fuerza, la conducta escandalosa y su incapacidad para seguir las reglas. Lo descarté como un pobre soldado. Alguien que nunca se promovió. Alguien que siempre se reconoce como una pérdida de tiempo. —Sacude la cabeza. Levanta las cejas hacia el suelo—. Brillante —dice, mirando casi impresionado—. Fue brillante. Su único error —agrega Warner después de un momento—, estaba siendo demasiado amigo de Kent. Y ese error casi le cuesta la vida. —Entonces, ¿qué? ¿Estabas tratando de acabar con él esa noche? — Todavía estoy tan confundida, tratando de hacer un intento de centrarme en la conversación—. ¿Le has hecho daño a propósito? —No es a propósito. —Warner niega con la cabeza—. Yo en realidad no sé lo que estaba haciendo. Al principio no. Sólo sentí la energía, nunca supe que la podía tomar. Pero tome la tuyo con sólo tocarte, había tanta adrenalina en el grupo de nosotros que la tuya prácticamente se lanzó hacia mí. Y cuando Kenji me agarró del brazo —dice—, tú y yo, estábamos todavía conectados. Y... de alguna manera me las arreglé para redirigir tu poder en su dirección. Fue bastante accidental pero sentí como sucedía. Sentí su picor de energía. Salir corriendo de mí. —Él mira hacia arriba. Junta sus ojos—. Fue la cosa más extraordinaria que he experimentado. Creo que me hubiese caído si no estuviera ya sentada. —¿Así que puedes sólo tomar los poderes de otras personas? —le pregunto. —Al parecer. —¿Y estás seguro de que no lastimaste a Kenji a propósito? Warner se ríe, me mira como si hubiera dicho algo muy divertido. —Si hubiera querido matarlo, lo habría hecho. Y no habría necesitado un montaje tan complicado para lograrlo. No estoy interesado en el teatro — dice—. Si quiero hacer daño a alguien, no voy a necesitar mucho más que


 mis propias manos. Estoy sorprendida dentro del silencio. —Estoy realmente sorprendido —dice Warner—, cómo te las arreglas para contener tanto sin encontrar maneras de liberar el exceso. Apenas pude aferrarme a ella. La transferencia de mi cuerpo al de Kenji fue inmediata, era necesario. No podía tolerar la intensidad por mucho tiempo. —¿Y no puedo hacerte daño? —Parpadeo hacia él, asombrada—. ¿En absoluto? ¿Mi poder solo entra en ti? ¿Tu solo lo absorbes? Él asiente. Y dice: — ¿Te gustaría ver? Y digo que sí con la cabeza y mis ojos y mis labios y yo nunca he estado más asustada y emocionada en mi vida. —¿Qué tengo que hacer? —le pregunto. —Nada —dice, en voz muy baja—. Sólo tocarme. Mi corazón está latiendo hay un golpeteo corriendo por mi cuerpo y estoy tratando de concentrarme. Tratando de mantener la calma. Esto va a estar bien, me digo a mí misma. Todo va a estar bien. Es sólo un experimento. No hay necesidad de estar tan entusiasmada con la posibilidad de tocar a alguien más, me sigo diciendo a mí misma. Pero, oh, estoy tan, tan emocionada. Él extiende su mano desnuda. La tomo. Espero sentir algo, una sensación de debilidad, un cierto agotamiento de mi energía, alguna señal de que la transferencia se lleva a cabo de mi cuerpo al suyo, pero no siento nada en absoluto. Siento exactamente lo mismo. Pero veo el rostro de Warner cuando sus ojos se cierran y hace un esfuerzo por enfocar. Entonces siento su mano apretar alrededor de la mía y jadea. Sus ojos se abren y su mano libre va directamente a través del suelo.


 Doy un tirón hacia atrás, entró en pánico. Estoy inclinándome hacia los lados, con las manos cogidas por detrás. Debo estar alucinando. Debo estar alucinando el agujero en el suelo donde Warner todavía está sentado. Debo haber estado alucinando cuando vi su palma presionar demasiado duro e ir directo. Debo estar alucinando todo. Todo esto. Estoy soñando y estoy segura de que voy a despertar pronto. Debe ser eso. —No tengas miedo… —C… como —tartamudeo—, ¿cómo hiciste e… eso? —No tengas miedo, amor, está bien, te lo prometo, es nuevo para mí, también. —¿Mi-mi poder? ¿No sientes… ningún tipo de dolor? Niega con la cabeza. —Por el contrario. Es la más increíble adrenalina es diferente a todo lo que he conocido. En realidad me siento un poco mareado —dice—, de la mejor manera posible —dice riendo. Sonríe para sí mismo. Suelta la cabeza entre sus manos. Y mira hacia arriba—. ¿Podemos hacerlo de nuevo? —No —le digo demasiado rápido. Él está sonriendo. —¿Estás segura? —Yo puedo, yo solo, todavía no puedo creer que me puedas tocar. Es de verdad, quiero decir… —Estoy sacudiendo la cabeza—. ¿No hay truco? ¿No hay condiciones? ¿Me tocas y nadie se hace daño? ¿Y no sólo nadie se lastima, sino que tú disfrutas de ella? ¿En realidad te gusta el modo en que se siente tocarme? Está parpadeando ante mí ahora, mirándome como si no estuviera seguro de cómo responder a mi pregunta. —¿Y bien? —Sí —dice, pero es una palabra sin aliento.


 —Sí, ¿qué? Puedo oír lo mucho que su corazón está latiendo. Realmente puedo escuchar el silencio entre nosotros. —Sí —dice—. Me gusta. Imposible. —Nunca tienes que tener miedo de tocarme —dice—. No me harás daño. Sólo me haces más fuerte. Me dan ganas de reír como una de esas extrañas risas altas y agudas, risas, delirantes que señala el final de la cordura de una persona. Porque este mundo, creo, tiene un terrible, terrible sentido del humor. Siempre parece estar riéndose de mí. A mis expensas. Haciendo mi vida infinitamente más complicada todo el tiempo. Arruinar todos mis planes mejor trazados, haciendo cada decisión más difícil. Haciendo todo tan confuso. No puedo tocar el chico que amo. Pero puedo usar mi toque para fortalecer al chico que trató de matar a la persona que amo. Nadie, quiero decirle al mundo, se está riendo. —Warner. —Miro hacia arriba, golpeándome con una súbita comprensión—. Hay que decirle a Castillo. —¿Por qué haría eso? —¡Porque él tiene que saber!¡Eso explicaría la situación de Kenji y nos podría ayudar mañana! Vas a estar luchando con nosotros y podría ser útil. Warner ríe. Se ríe y ríe y ríe, con los ojos brillantes, brillando incluso en esta penumbra. Ríe hasta que es sólo un aliento fuerte, hasta que se convierte en un suave suspiro, hasta que se disuelve en una sonrisa divertida. Y entonces me sonríe hasta que está sonriendo para sí mismo, hasta que mira hacia abajo


 y su mirada cae a mi mano, la que yace inerte en mi regazo y vacila un momento antes de que sus dedos rocen la piel suave y fina que cubre los nudillos. No respiro. No hablo. Ni siquiera me muevo. Él es vacilante, como si estuviera esperando ver si voy a tirarlo lejos y sé que debería, sé que debería, pero no lo hago. Así que toma mi mano. La estudia. Pasa los dedos a lo largo de las líneas de la palma, los pliegues de las articulaciones, el punto sensible entre el pulgar y el dedo índice y su toque es tan tierno, tan delicado y suave y se siente tan bien que duele, realmente duele. Y es demasiado para mi corazón manejar estos momentos. Tiro de mi mano con un movimiento torpe y desigual, con el rostro enrojecido, el pulso de la desconexión. Warner no se inmuta. No levanta la vista. Ni siquiera parece sorprendido. Él sólo mira sus manos ahora vacías mientras habla. —Sabes —dice, con la voz un tanto extraña y suave—, creo que Castillo es un poco más que un tonto optimista. Él se esfuerza demasiado en dar la bienvenida a mucha gente y va a fracasar, simplemente porque es imposible complacer a todos. —Una pausa—. Él es el ejemplo perfecto del tipo de persona que no conoce las reglas de este juego. Alguien que piensa demasiado en su corazón y se aferra demasiado, desesperadamente a una idea fantástica de esperanza y de paz. Nunca lo va a ayudar. —Suspira—. De hecho, será su final, estoy seguro de ello. —Pero hay algo acerca de ti —dice Warner—, algo en la forma de esperar las cosas. —Sacude la cabeza—. Es tan ingenua que es extrañamente entrañable. Te gusta creer que la gente cuando habla —dice—. Prefiere la bondad. —Sonríe, sólo un poco. Mira hacia arriba—. Me divierte. De repente me siento como una idiota. —No vas a luchar con nosotros mañana.


 Warner está sonriendo abiertamente ahora, con los ojos cálidos. —Voy a salir. —¿Vas a salir? —Estoy entumecida. —Yo no pertenezco a este lugar. Estoy moviendo la cabeza, diciendo: —No entiendo, ¿cómo puedes irte? Le dijiste a Castillo que vas a pelear con nosotros mañana ¿él sabe que te vas? ¿Alguien lo sabe? —le pregunto, buscando en su rostro—. ¿Qué tienes planeado? ¿Qué vas a hacer? Él no responde. —¿Qué vas a hacer, Warner? —Juliette —susurra, y sus ojos son urgentes, torturados, de repente—. Tengo que preguntarte alg… Alguien está llegando por los túneles. Llamándome. Adam.


Capítulo 59

M

  e levanto de un salto, frenética, y le digo a Warner que estaría de regreso.

Estoy diciendo no me dejes todavía, no vayas a ninguna parte aún, que estaría de regreso pero no espere por su respuesta porque estaba sobre mi pies y corriendo hacia el pasillo iluminado y casi choque con Adam. Él me estabilizó y tiró de mí apretadamente, demasiado cerca, siempre olvidando no tocarme así, y ansioso dice: —¿Estás bien? —y—. Lo siento tanto —y—. He estado buscándote por todas partes —y—. Pensé que había ido al ala médica —y—. No es tu culpa, espero que sepas eso… Eso seguía golpeándome en el rostro, en los huesos, en la columna, este conocimiento de sólo cuanto me preocupo por él. Cuando sé que se preocupa por mí. Estando cerca de él cómo eso es un doloroso recordatorio de todo, tuve que forzarme a caminar lejos de él. Tome una respiración profunda. —Adam —pregunto—. ¿Está Kenji bien? —No está consciente todavía —me dice—. Pero Sara y Sonya piensan que va a estar bien. Ellas van a quedarse con él toda la noche, sólo para estar seguras que lo logre en una pieza. —Una pausa—. Nadie sabe qué ocurrió — dice—. Pero no fuiste tú. —Sus ojos bloqueándome en el sitio—. Sabes eso, ¿cierto? Ni siquiera lo tocaste. Sé que no lo hiciste. E incluso aunque abro mi boca un millón de veces para decir, fue Warner.


 Warner lo hizo. ¡Él es el único que le hizo esto a Kenji, tienes que llegar a él y atraparlo y detenerlo estaba mintiéndote! ¡Va a escapar mañana! No dije nada de ello y no sé por qué. No sé por qué estoy protegiéndolo. Creo que una parte de mí estaba asustada de decir las palabras en voz alta, asustada de hacerlas ciertas. Todavía no sé si Warner va a no en verdad a irse o incluso cómo va a escapar; no sé si eso es incluso posible. Y no sé si puedo decirle a alguien sobre la habilidad de Warner todavía; no creo que quiera explicarle a Adam eso mientras él y el resto de Punto Omega estaban atendiendo a Kenji, estaba ocultándome en un túnel con Warner, nuestro enemigo y rehén, sosteniendo su mano y atestiguando su nuevo poder. Deseo no estar tan confundida. Deseo que mis interacciones con Warner dejaran de hacerme sentir tan culpable. Cada momento que paso con él, cada conversación que tengo con él me hacen sentir como si de alguna forma estoy traicionado a Adam, incluso aunque técnicamente no estamos juntos. Mi corazón todavía se sentía demasiado atada a Adam; me sentía ligada a él, como necesitaba hacer para ya no herirlo tanto. No quiero ser la razón del dolor en sus ojos, no de nuevo, y de alguna forma había decidido que mantener secretos es la única forma de conseguir lastimarlo. Pero en lo profundo, sé que esto no puede estar bien. Muy en lo profundo, sabía que no podría terminar bien. Pero no sé que otra cosa hacer. —¿Juliette? —Adam todavía está sosteniéndome herméticamente, todavía demasiado cerca y cálida y maravilloso—. ¿Estás bien? Y no estoy segura de que me hizo preguntarlo, pero de repente necesito saber. —¿Siquiera vas a decirle? Adam retrocedió, solo una pulgada. —¿Qué?


 —Warner. ¿Vas a decirle la verdad? ¿Sobre ustedes dos? Adam parpadeó, aturdido, atrapado fuera de guardia por mi pregunta. —No —dice finalmente—. Nunca. —¿Por qué no? —Porque tomas mucho más que sangre para ser familia —dice—. No quiero tener nada con él. Me gustaría ser capaz de verlo morir y no sentir simpatía, sin remordimiento. Él es lo que los textos definen de un monstruo —me dice Adam—. Igual que mi papá. Y caería muerto antes que reconocerlo como mi hermano. De repente me siento como si pudiera desmayarme. Adam agarra mi cintura, tratando de enfocar mis ojos. —Todavía estás en shock —dice—. Necesitamos conseguir algo para comer… o tal vez un poco de agua… —Está bien —le digo—. Estoy bien —Me permito disfrutar un último momento en sus brazos antes de alejarme, necesitando respirar. Sigo tratando de convencerme que Adam está en lo correcto, que Warner había hecho cosas terribles, horrorosas y no debería perdonarlo. No debería sonreírle. No debería incluso hablarle. Y luego quiero gritar porque no creo que mi cerebro pueda manejar la personalidad dividida que parecía estar desarrollando últimamente. Le digo a Adam que necesito un minuto. Le digo que necesito detenerme en el baño antes de dirigirnos al ala médica y él dijo estar bien, dijo que esperaría por mí. Dijo que esperaría por mí hasta que estuviera lista. Y regreso de puntillas al oscuro túnel para decirle a Warner que tenía que dejarlo, que no iba a regresar después de todo, pero cuando echo un vistazo en la oscuridad no puedo ver nada. Miro alrededor.


 Él ya se ha ido.


Capítulo 60

N

  o tenemos que hacer nada para morir.

Podríamos escondernos en un armario debajo de las escaleras toda nuestra vida y todavía nos encontraría. La muerte lleva un manto invisible y saca una varita mágica para alejarnos cuando menos lo esperamos. Borra todo rastro de nuestra existencia en esta tierra y hace todo el trabajo de forma gratuita. No te pedirá nada a cambio. Tomará un arco en nuestro funeral y aceptara los elogios por un trabajo bien hecho, y luego desaparecerá. Vivir es un poco más complejo. Hay una cosa que siempre tenemos que hacer. Respirar. Dentro y fuera, todos los días a cada minuto, hora y momento se debe inhalar, nos guste o no. A pesar de que tengamos la intención de asfixiar nuestras esperanzas y sueños aún respiramos. Incluso a medida que se marchitan y vendemos nuestra dignidad al hombre en la esquina, respiramos. Respiramos cuando nos equivocamos, cuando estamos en lo cierto, se respira aún cuando nos deslizamos fuera del anaquel hacia una muerte prematura. No se puede deshacer. Solo respiro. Cuento todos los pasos que he subido hacia la soga que colgaba del techo de mi existencia y cuento el número de veces que he sido estúpida y me


 quedo sin números. Kenji casi muere hoy. Por mi culpa. Sigue siendo mi culpa que Adam y Warner estén peleando. Todavía es mi culpa interponerme entre ellos. Todavía es mi culpa que Kenji sintió la necesidad de separarlos y si no hubiera sido atrapado en medio Kenji nunca habría salido herido. Y yo estoy aquí. Mirándolo fijamente. Está apenas respirando y le estoy pidiendo. Le ruego hacer la única cosa que importa. Lo necesito para mantenerme viva pero él no está escuchando. Él no me puede oír y necesito que esté bien. Lo necesito para salir adelante. Lo necesito para respirar. Lo necesito. Castillo no tiene mucho más que decir. Todo el mundo estaban de pie alrededor, algunos metidos en el ala médica, otros al otro lado del cristal, observando en silencio. Castillo dio un pequeño discurso sobre que tenemos que permanecer juntos, la forma en que somos una familia y si no nos tenemos el uno al otro entonces, ¿a quién tenemos? Dijo que todos estamos asustados, claro, pero ahora es el momento para apoyarnos unos a otros. Ahora es el momento de unirse y luchar. Ahora es el momento, dijo, para que nos lleven de vuelta a nuestro mundo. —Ahora es el momento de vivir para nosotros —dice. —Vamos a posponer la salida de mañana el tiempo suficiente para que todos tengan un último desayuno juntos. No podemos ir a la batalla divididos —dice—. Tenemos que tener fe en nosotros mismos y en los demás. Tomó un poco más de tiempo en la mañana encontrar la paz consigo mismos. Después del desayuno nos vamos. Como uno. —¿Qué hay de Kenji? —pregunta alguien preguntó, y me sorprende oír la voz tan familiar.


 James. Está allí de pie con los puños apretados, manchas de lágrimas corrían por su rostro, su labio inferior temblando tratando de ocultar el dolor en su voz. Mi corazón se divide en dos de sólo verlo. —¿Qué quieres decir? —le pregunta Castillo. —¿Va a pelear el mañana? —pide James, con los puños empezando a temblar—. Él quiere pelear mañana. Me dijo que quiere pelear mañana. El rostro de Castillo se arruga. Se toma su tiempo en responder: —Yo… Me temo que yo no creo que Kenji será capaz de unirse a nosotros mañana. Pero tal vez —dice—, tal vez podría quedarme y hacerle compañía. James no responde. Luego mira a Kenji. Él parpadea varias veces antes de empujar a través de la multitud para trepar a la cama de Kenji. Se entierra en su costado y rápidamente se queda dormido. Todos tomamos eso como nuestra señal para salir. Bueno. Todos menos yo, Adam, Castillo y las chicas. Me parece interesante que todo el mundo se refiere a Sonya y Sara como “las chica”", como si fueran las únicas chicas de todo este lugar. No lo son. Ni siquiera sé cómo llegaron a este apodo y aunque una parte de mí quiere saber, otra parte de mí está demasiado cansada para preguntar. Me hundo en mi asiento y miro a Kenji, que está luchando para inhalar y exhalar. Pongo la cabeza en mi puño, lucho contra el sueño que se abre camino en mi conciencia. No merezco dormir. Debería quedarme aquí toda la noche y velar por él. Como si pudiera tocarlo sin destruir su vida. —Ustedes dos realmente deben ir a la cama. Una sacudida me despierta, señalando hacia arriba, sin darme cuenta de que en realidad me quedé dormida por un segundo. Castillo me está mirando con una extraña mirada suave, en su rostro. —No estoy cansada —miento.


 —Vete a la cama —dice—. Tenemos un gran día mañana. Necesitas dormir. —Puedo caminar con ella —dice Adam. Y se pone de pie—. Y luego puedo estar de vuelta… —Por favor —lo interrumpe Castillo—. Ve. Voy a estar bien con las chicas. —Pero tú necesitas dormir más que nosotros —le digo. Castillo esboza una sonrisa triste. —Me temo que no voy a poder conciliar el sueño esta noche. Él vuelve a mirar a Kenji, sus ojos arrugándose en la felicidad, el dolor o algo en el medio. —¿Sabían ustedes —nos dice Castillo—, que he conocido a Kenji desde que era un niño pequeño? Lo encontré poco después de que había construido el punto Omega. Se crió aquí. Cuando lo conocí, él vivía en un viejo carro de compras que había encontrado en el lado de la carretera —Castillo toma una pausa—. ¿Alguna vez les he contado esa historia? Adam vuelve a sentarse. De repente me estoy despertando. —No —decimos al mismo tiempo. —Ah, perdónenme. —Castillo niega con la cabeza—. No debería perder el tiempo con estas cosas —dice—. Creo que hay demasiado en mi mente ahora mismo. Me estoy olvidando de qué historias mantener para mí mismo. —No, por favor, quiero saber —le digo—. Realmente. Castillo mira sus manos. Sonríe un poco. —No hay mucho que decir —dice—. Kenji no ha hablado conmigo acerca de lo sucedido a sus padres, y no lo trata de hacer. Todo lo que él tenía era un nombre y una edad. Me tropecé con él bastante accidentalmente. No era más que un niño sentado en un carrito de compras. Lejos de la civilización. Era pleno invierno y llevaba nada más que una vieja camiseta y unos pantalones de chándal demasiado grandes para él. Parecía que estaba helado, él podía necesitar algunas comidas y un lugar para dormir. No podía


 irme —dice Castillo—. No podía dejarlo allí. Entonces, le pregunté si tenía hambre. Se detiene, recordando. —Kenji no dijo ni una sola cosa por lo menos treinta segundos. Él simplemente me miró. Casi me alejé, pensando que lo había asustado. Pero entonces, por fin, él se acercó, tomó mi mano, la puso en su palma y la sacudió. Muy duro. Y luego dijo: —Hola, señor. Mi nombre es Kenji Kishimoto y tengo nueve años. Es muy bonito conocerle —Castillo se ríe en voz alta, sus ojos brillan con una emoción que traiciona sus sonrisas—. Debe haber estado muerto de hambre, el pobre chico. Siempre —dice Castillo, pestañeando hacia el techo ahora—. Él siempre tuvo una fuerza, una especie determinada de personalidad. Tanto orgullo. Imparable, ese chico. Estamos todos en silencio durante un rato. —No tenía ni idea —dice Adam—, que ustedes dos eran tan cercanos. Castillo se levanta. Mira alrededor de nosotros y sonríe demasiado, demasiado bien. Dice: —Sí. Bueno, estoy seguro de que va a estar muy bien. Él va a estar muy bien en la mañana, así que ustedes dos definitivamente deberían dormir un poco. —¿Estás segu…? —Sí, por favor, vayan a la cama. Voy a estar bien aquí con las chicas, lo prometo. Así que nos levantamos. Nos levantamos y Adam se las arregla para levantar de la cama de Kenji a James en sus brazos sin despertarlo. Y salimos. Echo un vistazo hacia atrás. Veo la caída de Castillo en su silla y cómo pone su cabeza entre las manos y descansa los codos en las rodillas. Lo veo colocar una mano temblorosa


 para descansar en la pierna de Kenji y me pregunto lo mucho que todavía no sé acerca de estas personas con las que vivo. Qué poco me he permitido convertirme en una parte de su mundo. Y sé que quiero cambiar eso.


Capítulo 61

A

 

dam me lleva a mi habitación.

No ha habido luz durante una hora, y, con la excepción de las débiles luces de emergencia brillando cada pocos metros, todo está, literalmente, apagado. Hay oscuridad absoluta, y aun así, los guardias en patrulla logran dar con nosotros solo para advertirnos de ir directamente a nuestras habitaciones separadas. Adam y yo no hablamos realmente hasta llegar a la entrada del ala femenina. Hay demasiada tensión, demasiadas preocupaciones no dichas entre nosotros. Demasiados pensamientos de hoy y mañana y de todas las semanas que ya hemos pasado juntos. Tanto que no sabemos sobre lo que ya nos está pasando y sobre lo que eventualmente nos pasará. Solo mirarlo, estar tan cerca y tan lejos de él, es doloroso. Quiero desesperadamente salvar la brecha entre nuestros cuerpos. Quiero presionar mis labios en cada parte de él y quiero saborear la esencia de su piel, la fuerza en sus extremidades, en su corazón. Quiero envolverme en la calidez y tranquilidad en la que he llegado a confiar. Pero. De otra forma, me he dado cuenta de que estando lejos de él me ha forzado a confiar en mí misma. A permitirme estar asustada y encontrar propia manera de salir a través de eso. He tenido que entrenar sin él, pelear sin él, enfrentar a Warner y a Anderson y el caos de mi mente todo sin él a mi


 lado. Y me siento diferente ahora. Me siento más fuerte desde que puse espacio entre nosotros. Y no sé lo que eso significa. Todo lo que sé es que nunca será seguro para mí confiar en alguien más otra vez, necesitar asegurarme continuamente de lo que soy y que podría algún día ser. Puedo amarlo, pero no puedo depender de él para que sea mi columna vertebral. No puedo ser mi propio yo si quiero constantemente a alguien más para que me mantenga unida. Mi mente es un desastre. Cada día estoy confundida, insegura, preocupada de que vaya a cometer un nuevo error, preocupada de que vaya a perder el control, preocupada que vaya a perderme. Pero es algo en lo que tengo que trabajar. Porque por el resto de mi vida, siempre, siempre seré más fuerte que todo el que me rodea. Pero al menos nunca tendré que tener miedo nunca más. —¿Vas a estar bien? —pregunta Adam, disipando finalmente el silencio entre nosotros. Miro hacia arriba para encontrar que sus ojos están preocupados, tratando de leerme. —Sí —le digo—. Sí, voy a estar bien. —Le ofrezco una sonrisa forzada, pero se siente mal estar tan cerca de él sin poder tocarlo en absoluto. Adam asiente. Titubea. Dice: —Ha sido un infierno de noche. —Y será un día de infierno mañana, también —susurro. —Sí —dice en voz baja, sin dejar de mirarme como si estuviera tratando de encontrar algo, como si estuviera buscando una respuesta a una pregunta no formulada y me pregunto si ve algo diferente en mis ojos ahora. Sonríe un poco. Dice: —Probablemente debería irme. —Y asiente a James, un bulto en sus brazos. Asiento con la cabeza, sin saber qué otra cosa hacer. Qué hay que decir.


 Tanto es incierto. —Vamos a salir de esto —dice Adam, respondiendo a mis pensamientos silenciosos—. Todo esto. Vamos a estar bien. Y Kenji va a estar bien. —Él toca mi hombro, permite los dedos recorran hacia abajo del brazo y paren justo antes de mi mano descubierta. Cerré mis ojos, trato de saborear el momento. Y luego sus dedos rozan mi piel y mis ojos se abren, mi corazón se acelera en mi pecho. Él me mira como si podría haber hecho mucho más que tocar mi mano si no estuviera sosteniendo James contra su pecho. —Adam… —Voy a encontrar una manera —me dice—. Voy a encontrar una manera de hacer que esto funcione. Lo prometo. Solo necesito algo de tiempo. — Tengo miedo de hablar. Miedo de lo que podría decir, lo que podría hacer; miedo del globo de esperanza dentro de mí. —Buenas noches —susurra. —Buenas noches —digo. Estoy comenzando a creer que la esperanza es una cosa peligrosa y terrorífica.


Capítulo 62

E

 

stoy tan cansada que cuando entro en mi habitación que sólo soy medio consciente mientras me pongo una camiseta sin mangas y unos pantalones de pijama para dormir. Eran un regalo de Sara. Fue su recomendación de que puedo cambiar mi vestimenta mientras duermo; ella y Sonya piensan que es importante darle a mi piel contacto directo con el aire fresco. Estaba a punto de acurrucarme debajo de las sábanas cuando escucho un suave golpe en mi puerta.

Adam es mi primer pensamiento. Pero entonces abro la puerta. Y rápidamente la cierro. Debo estar soñando. —¿Juliette? Oh. Dios. —¿Qué estás haciendo aquí? —grito-susurro a través de la puerta cerrada. —Necesito hablar contigo. —Ahora mismo. Necesitas hablar conmigo ahora mismo.


 —Sí. Es importante —dice Warner—. Oí a Kent diciéndote que esas gemelas podrían estar en el ala médica esta noche y pensé que sería un buen momento para que habláramos en privado. —¿Escuchaste mi conversación con Adam? —Empiezo a sentir pánico, preocupada de que pudiera haber escuchado demasiado. —No tengo ningún interés en tu conversación con Kent —dice, con un tono repentinamente plano, neutral—. Me fui tan pronto como oí que estarías sola esta noche. —Oh —exhalo—. ¿Cómo has entrado aquí, incluso sin guardias que te lo impidieran? —Tal vez deberías abrir la puerta para que te lo pueda explicar. No me muevo. —Por favor, amor, no voy a hacer nada para lastimarte. Deberías saberlo a estas alturas. —Te doy cinco minutos. Luego tengo que dormir, ¿de acuerdo? Estoy exhausta. —Está bien —dice—. Cinco minutos. Tomo una respiración profunda. Entreabro la puerta. Le echo un vistazo. Él está sonriendo. Sin verse apenado. Niego con la cabeza. Se desliza junto a mí y se sienta directamente en mi cama. Cierro la puerta, me abro paso a través de la habitación lejos de él, y me siento en la cama de Sonya, de repente soy muy consciente de lo que llevo puesto y lo increíblemente expuesta que me siento. Cruzo los brazos sobre el fino algodón aferrándose a mi pecho, aunque estoy segura de que puede que en realidad no me esté viendo, y hago un esfuerzo para ignorar el frío en el aire. Siempre se me olvida lo mucho que mi traje hace para regular la temperatura de mi cuerpo bajo tierra.


 Winston fue un genio al diseñármelo. Winston. Winston y Brendan. Oh, cómo espero que estén bien. —Entonces… ¿qué pasa? —le pregunto a Warner. No puedo ver una sola cosa en esta oscuridad, apenas puedo distinguir la forma de su silueta—. Te fuiste hace rato, en el túnel. A pesar de que te pedí que esperaras. Un par de latidos de silencio. —Tu cama es mucho más cómoda que la mía —dice en voz baja—. Tienes una almohada. ¿Y una manta? —Se ríe—. Estás viviendo como una reina en estos sectores. Te tratan bien. —Warner. —Me siento nerviosa ahora. Ansiosa. Preocupada. Tiemblo un poco, y no por frío—. ¿Qué está pasando? ¿Por qué estás aquí? Nada. Todavía nada. De repente. Una respiración entrecortada. —Quiero que vengas conmigo. El mundo deja de girar. —Cuando salga mañana —dice—. Quiero que vengas conmigo. Nunca tuve la oportunidad de terminar de hablar contigo antes y pensé que pedírtelo en la mañana sería un mal momento con todos alrededor. —¿Quieres que vaya contigo? —No estoy segura de que todavía esté respirando. —Sí. —¿Quieres que me escape contigo? —Esto no puede estar pasando.


 Una pausa. —Sí. —No puedo creerlo. —Estoy sacudiendo mi cabeza una y otra y otra vez—. Realmente has perdido la cabeza. Casi puedo oír su sonrisa en la oscuridad. —¿Dónde está tu cara? Me siento como si estuviera hablando con un fantasma. —Aquí estoy. —¿Dónde? Me pongo de pie. —Aquí. —Todavía no te puedo ver —dice, pero su voz de repente es mucho más cercana de lo que era antes—. ¿Puedes verme? —No. —Me siento, y trato de ignorar la tensión inmediata, el zumbido de electricidad en el aire entre nosotros. Doy un paso hacia atrás. Siento sus manos en mis brazos, siento su piel contra mi piel y contengo la respiración. No me muevo ni una pulgada. No digo ni una palabra, mientras sus manos bajan a mi cintura, al fino material haciendo un pobre intento de cubrir mi cuerpo. Sus dedos rozan la suave piel de mi espalda, justo debajo del dobladillo de mi camisa y estoy perdiendo la cuenta del número de veces que mi corazón se salta un latido. Estoy luchando para conseguir oxígeno en mis pulmones. Estoy luchando para mantener mis manos quietas. —¿Es posible —susurra— que no puedas sentir el fuego entre nosotros? — Sus manos están viajando a mis brazos otra vez, su toque muy ligero, sus dedos se deslizan bajo las correas de mi camisa y me está desgarrando, me


 está dañando en mi interior, es un pulso que late en cada centímetro de mi cuerpo y estoy tratando de convencerme a mí misma de no perder la cabeza cuando siento que las correas caen y todo se detiene. El aire está todavía. Mi piel está asustada. Incluso mis pensamientos están susurrando. 2 4 6 segundos que me olvido de respirar. Entonces siento sus labios contra mi hombro, suaves, ardientes y tiernos, tan suaves que casi podría creer que es el beso de la brisa y no de un chico. Y otra vez. Pero ahora en mi clavícula y es como si estuviera soñando, reviviendo la caricia de una memoria olvidada y es como un dolor buscando ser calmado, es un sartén humeante arrojado en agua helada, es una mejilla sonrojada presionada en una toalla fresca en un noche de mucho calor y estoy pensando sí, estoy pensando esto, estoy pensando gracias, gracias, gracias antes de recordar su boca en mi cuerpo y que no estoy haciendo nada para detenerlo. Él se aleja. Mis ojos se niegan a abrir. Su dedo t-toca mi labio inferior. Traza la forma de mi boca, las curvas hundiéndose y la división de mis labios a pesar de que le pida que no, él da un paso más cerca. Le siento mucho más cerca, llenando el aire a mi alrededor hasta que no hay nada más que él y el calor de su cuerpo, el olor a jabón fresco y algo no identificable, algo dulce, pero no es así, algo real y caliente, algo que huele a él, como si perteneciera a él, como si fuera vertida en la botella que me


 ahoga y ni siquiera me doy cuenta de que me estoy inclinando hacia él, inhalando el aroma de su cuello hasta que encuentro que sus dedos ya no están en mis labios porque sus manos están alrededor de mi cintura y me dice: —Tú —Y él susurra, letra por letra, presiona la palabra en mi piel antes de que vacile. Entonces. Más suave. Su pecho, moviéndose más fuerte esta vez. Sus palabras, casi jadeantes en este momento. —Me destruyes. Me estoy cayendo a pedazos en sus brazos. Mis puños están llenos de monedas de un centavo de mala suerte y mi corazón es una gramola exigiendo monedas de cinco y mi cabeza se mueve de un tirón buscando cuartos o cruces o cruces o cruces en una cara. —Juliette —dice, y vocaliza mi nombre, apenas hablando en absoluto, y está vertiendo lava fundida en mis piernas y yo ni siquiera sabía que se podían derretir directamente a la muerte. —Te quiero —dice. Dice: —Quiero todo de ti. Te quiero por dentro y por fuera, y capturando tu respiración y haciéndome sufrir como yo a ti. —Lo dice como si fuera un cigarrillo encendido alojado en su garganta, como si quisiera que me moje en miel caliente y dice: —Nunca ha sido un secreto. Nunca he tratado de ocultártelo. Nunca he pretendido que quería nada menos. —Tu-dijiste que querías a-amistad. —Sí —dice, traga—. Lo hice. Lo hago. Yo quiero ser tu amigo. —Él asiente y me doy cuenta del ligero cambio en el aire entre nosotros—. Quiero ser el


 amigo que cae perdidamente enamorado. El que te tiene en sus brazos y en su cama y que en tu mundo privado se mantiene atrapado en tu cabeza. Yo quiero ser esa clase de amigo —dice—. El que va a memorizar las cosas que dices, así como la forma de tus labios cuando las dices. Quiero conocer cada curva, cada peca, cada estremecimiento de tu cuerpo, Juliette… —No. —Me quedo sin aliento—. N-no sé qué decir… No sé qué voy a hacer si él sigue hablando. No sé lo que voy a hacer y no confío en mí misma. —Quiero saber dónde tocarte —dice—. Quiero saber cómo tocarte. Quiero saber cómo convencerte para diseñar una sonrisa sólo para mí. —Siento su pecho subiendo, bajando, arriba y abajo, arriba y abajo—. Sí —dice—. Yo quiero ser tu amigo. —Él dice: —Quiero ser tu mejor amigo en el mundo entero. No puedo pensar. No puedo respirar. —Quiero tantas cosas —susurra—. Quiero tu mente. Tu fuerza. Quiero ser digno de tu tiempo. —Sus dedos rozan el borde de mi top y dice: —Yo quiero esto. —Él tira de la cintura de mis pantalones y dice: —Quiero estos abajo. —Él toca con la punta de sus dedos a los lados de mi cuerpo y dice: —Quiero sentir tu piel en llamas. Quiero sentir tu corazón latiendo junto al mío y quiero saber que está tronando por mi culpa, porque me quieres. Debido a que nunca —dice, inhala—, nunca quieras que me detenga. Quiero cada segundo. Cada centímetro de ti. Quiero todo eso. Y caigo muerta, por todo el piso. —Juliette. No puedo entender por qué todavía puedo oírle hablando porque estoy muerta, yo ya estoy muerta, me he muerto una y otra y otra vez.


 Traga, duro, su pecho agitado, sus palabras sin aliento, es un susurro tembloroso cuando dice: —Estoy t-tan desesperadamente enamorado de ti… Estoy clavada en el suelo, girando mientras él está de pie, mareada en mi sangre y en mis huesos y estoy respirando como si fuera el primer ser humano que alguna vez aprendió a volar, como si hubiera estado inhalando el tipo de oxígeno que sólo se encuentra en las nubes y estoy intentando, pero no sé cómo mantener reaccionado mi cuerpo a él, a sus palabras, al dolor en su voz. Él toca mi mejilla. Suave, muy suave, como si no estuviera seguro de si soy real, como si tuviera miedo de que se acerca demasiado voy a, oh, veo que ella se ha ido, ella simplemente desapareció. Sus 4 dedos rozan un lado de mi cara, lentamente, tan lentamente antes de que se deslicen detrás de mi cabeza, atrapado en medio de ese lugar justo encima de mi cuello. Cepilla con su pulgar la manzana de mi mejilla. Él me sigue mirando, mirándome a los ojos en busca de ayuda, de orientación, de alguna señal de protesta como si estuviera tan seguro de que voy a empezar a gritar o llorar o salir corriendo pero no lo haré. Yo no creo que pueda, incluso si quisiera porque no quiero. Quiero quedarme aquí. Aquí mismo. Quiero estar paralizada por este momento. Él se acerca, tan sólo una pulgada. Su mano libre llega a mi otra mejilla. Él me sostiene como si estuviera hecha de plumas. Sosteniendo mi cara y mirando sus manos como si no pudiera creer que haya capturado esta ave que siempre está tan desesperada por volar. Sus manos tiemblan, sólo un poco, lo suficiente para que sienta un ligero temblor en mi piel. Se ha ido el chico con las armas y los esqueletos en su armario. Estas manos que me sujetaban parecen no haber tenido nunca un arma. Estas manos nunca han tocado la muerte. Estas manos son perfectas y amables y tiernas.


 Y se inclina, con tanto cuidado. Respirando y no respirando y corazones latiendo entre nosotros y él está tan cerca, está tan cerca y no puedo sentir más mis piernas. No puedo sentir mis dedos o el frío o el vacío de esta habitación porque todo lo que siento es a él, en todas partes, llenando todo y susurra: —Por favor. Dice: —Por favor, no me golpees por esto. Y me besa. Sus labios son más suaves que cualquier cosa que yo haya conocido, suave como una primera nevada, como morder el algodón de azúcar, como la fusión y la flotación y la ingravidez en el agua. Es dulce, es tan dulce sin esfuerzo. Y luego cambia. —Oh, Dios… Me besa de nuevo, esta vez más fuerte, desesperado, como si tuviera que tenerme, como si estuviera muriendo por memorizar la sensación de mis labios contra los suyos. Su sabor me está volviendo loca, él es todo calor y deseo y menta y quiero más. Y acabo de empezar cuando me tambaleo, tirando de él hacia mí cuando se aparta. Está respirando como si hubiera perdido la cabeza y me mira como si algo se hubiera roto dentro de él, como si se despertara para descubrir que sus pesadillas eran sólo eso, que nunca existieron, que fueron sólo un mal sueño que parecía demasiado real, pero ahora que está despierto, está seguro y todo va a estar bien y… Estoy cayendo. Estoy cayendo en pedazos y dentro de su corazón y soy un desastre. Está buscando, buscando mis ojos por algo, por sí o no, o tal vez una señal para seguir adelante y lo único que quiero es ahogarme en él. Quiero que me


 bese hasta que caiga en sus brazos, hasta que deje mis huesos atrás y flote en un nuevo espacio que es totalmente nuestro. No hay palabras. Sólo sus labios. Una vez más. Profunda y urgente como si no pudiera darse el lujo de tomarse su tiempo más, que hay tanto que quiere sentir y no hay suficientes años para experimentar todo. Sus manos recorren la longitud de mi espalda, aprendiendo cada curva en mi figura y está besando mi cuello, garganta, la pendiente de mis hombros y sus respiraciones se vuelven más fuertes, más rápidas, sus manos de repente se enroscan en mi cabello y estoy girando, estoy mareada, me estoy moviendo y llego por detrás de su cuello y aferrándome a él y es el frio-calor helado, que es un dolor que ataca todas las células de mi cuerpo. Es un deseo tan desesperado, una necesidad tan exquisita que rivaliza con todo, cada momento de felicidad que jamás pensé que conocería. Estoy contra la pared. Él me besa como si el mundo está rodando justo al lado de un acantilado, como si estuviera tratando de aferrarse y haya decidido aferrarse a mí, como si estuviera muerto de hambre por la vida y amor y que nunca supo que podría sentirse tan bien estando cerca de alguien. Como si fuera la primera vez que ha sentido nada más que hambre y no sabe cómo llevar el ritmo a sí mismo, no sabe cómo comer en bocados pequeños, no sabe hacer nada, nada, nada en la moderación. Mis pantalones caen al piso y sus manos son las responsables. Estoy en sus brazos con mi ropa interior y una camiseta sin mangas que está haciendo poco para mantenerme decente y se aleja sólo para mirarme, para beber de la vista de mí y dice: —Eres tan hermosa —dice—. Eres tan increíblemente hermosa. —Y me tira a sus brazos y me levanta, me lleva a mi cama y de repente estoy descansando sobre mis almohadas y está a horcajadas sobre mis caderas y


 su camisa ya no está en su cuerpo y no tengo ni idea de adónde vamos. Todo lo que sé es que estoy mirando hacia arriba y a sus ojos, y pienso que no hay una sola cosa que cambiaría por este momento. Tiene cien mil millones de besos y me los está dando a todos a mí. Besa mi labio superior. Besa mi labio inferior. Besa justo debajo de mi barbilla, la punta de mi nariz, la longitud de mi frente, las sienes, las mejillas, todo a través de la línea de mi mandíbula. Entonces mi cuello, detrás de mis orejas, hasta el fondo de mi garganta y sus manos se deslizan más abajo por mi cuerpo. Toda su forma está bajando hacia mi figura, desapareciendo mientras se desplaza hacia abajo y de repente su pecho está flotando por encima de mis caderas; de repente no puedo ver nada. Solo puedo distinguir la parte superior de su cabeza, la curva de sus hombros, el inestable sube y baja de su pecho mientras inhala y exhala. Está recorriendo abajo y alrededor de mis muslos desnudos y arriba de nuevo, arriba de mis costillas, alrededor de la parte baja de mi espalda y de nuevo hacia abajo, pasando el hueso de mi cadera. Sus dedos se enganchan alrededor del elástico de mi ropa interior y yo jadeo. Sus labios tocan mi estomago desnudo. Es apenas un susurro de beso pero algo colapsa en mi cráneo. Es un roce ligero como una pluma de su boca contra mi piel en un lugar que no puedo ver. Es mi mente hablando en mil lenguajes diferentes que no entiendo. Y me doy cuenta que está haciendo su camino hacia arriba por mi cuerpo. Está dejando un camino de fuego por mi torso, un beso tras otro, realmente no creo que pueda tener mucho más de esto. Realmente no creo que seré capaz de sobrevivir esto. Hay un gimoteo construyéndose en mi garganta,


 rogando por salir, y estoy cerrando mis dedos en su pelo, jalándolo hacía arriba, sobre mí, encima de mí. Necesito besarlo. Me alzo solo para dejar caer mis manos por su cuello, sobre su pecho, por la longitud de su cuerpo y me doy cuenta que nunca había sentido esto, no a este grado, no como si a cada momento estuviera a punto de explotar, como si cada respiración pudiera ser la última, como si cada toque fuera suficiente para quemar el mundo. Estoy olvidando todo, olvidando el peligro, el horror, el terror de mañana y ni siquiera puedo recordar porqué estoy olvidando, qué estoy olvidando, que hay algo que al parecer ya he olvidado. Es demasiado difícil poner atención a otra cosa que a sus ojos, quemando; su piel, desnuda, su cuerpo, perfecto. Él está completamente ileso ante mi toque. Él es cuidadoso de no aplastarme, sus codos apoyados a cada lado de mi cabeza, pienso que debo estar sonriéndole porque él me está sonriendo, pero está sonriendo como si estuviera petrificado; está respirando como si hubiera olvidado que se supone que lo haga, mirándome como si no estuviera seguro de cómo hacer esto; vacilando como si no estuviera seguro como dejarme verlo así. Como si no tuviera idea de cómo se tan vulnerable. Pero aquí está. Y aquí estoy. La frente de Warner está presionando contra la mía, su piel enrojecida con calor, su nariz tocando la mía. Cambia su peso a un brazo, usa su mano libre para acariciar mi mejilla suavemente, para acunar mi cara como si estuviera hecha de vidrio, me doy cuenta que todavía estoy sosteniendo el aliento y ni siquiera puedo recordar la última vez que exhalé. Sus ojos se mueven hacía abajo a mis labios y de regreso. Su mirada es pesada, hambrienta, agobiante por la emoción, nunca lo creí capaz de ello. Nunca pensé que el pudiera ser tan completo, tan humano, tan real. Pero está ahí. Está justo aquí. Crudo, escrito por su cara como si se lo hubiera rasgado del pecho.


 Me está dando en la mano su corazón.. Dice una palabra. Susurra una cosa. Urgentemente. Dice: —Juliette, Cierro mis ojos. Él dice: —No quiero que me llames Warner nunca más. Abro mis ojos. —Quiero que me conozcas —dice, sin aliento, sus dedos empujando un mechón de pelo lejos de mi cara—. No quiero ser Warner contigo —dice—. Quiero que sea diferente ahora. Quiero que me llames Aaron. Y estoy a punto de decir sí, por supuesto, entiendo completamente, pero hay algo acerca de este silencio que me confunde; algo de este momento y el sentimiento de su nombre en mi lengua que desbloquea otras partes de mi cerebro y hay algo ahí, algo empujándome y jalándome en mi piel tratando de hacerme recordar, tratando de decirme y me abofetea en la cara me golpea en la mandíbula me vuelca en el océano —Adam. Mis huesos están llenos de hielo. Todo mi ser quiere vomitar. Estoy arrastrándome fuera de debajo de él, jalándome fuera, casi caigo al suelo, este sentimiento, este sentimiento, este abrumador sentimiento de auto odio de astillas en mi estómago como el corte de un cuchillo demasiado afilado, demasiado grueso, demasiado letal para mantenerme parada, estoy agarrándome a mí misma, estoy tratando de no llorar y estoy diciendo: —No, no, no, esto no puede pasar, esto no puede estar sucediendo, amo a Adam, mi corazón está con Adam, no le puedo hacer esto a él.


 Warner se ve como si le hubiera vuelto a disparar, como si le hubiera encajado una bala en su corazón con mis manos desnudas, se pone de pie pero apenas puede permanecer derecho. Su cuerpo está temblando y me está mirando como si quisiera decir algo pero cada vez que trata de hablar falla. —Lo siento —tartamudeo—.Lo siento, nunca quise que esto pasara, no estaba pensando. Pero él no me está oyendo. Está moviendo su cabeza una y otra y otra vez, está mirando sus manos como si estuviera esperando por la parte en la que alguien le dice que esto no es real. Él susurra: —¿Qué está pasando conmigo? ¿Estoy soñando? Y estoy tan enferma, tan confundida, porque lo quiero, lo quiero y quiero a Adam también, quiero tanto, nunca me he sentido más como un monstruo que esta noche. El dolor es tan visible en su cara y me está matando. Lo puedo sentir. Lo siento matándome. Estoy tratando con todas mis fuerzas de mirar a otro lado, de olvidar, de averiguar cómo borrar lo que acaba de pasar pero todo en lo que puedo pensar es que la vida es como un columpio roto, un niño no nacido, un puño de trapecio. Todo es posibilidad y potencial, buenos y malos pasos el futuro que no está garantizado y yo, yo estoy tan equivocada. Todos mis pasos están mal, siempre mal. Soy la encarnación del error. Porque esto nunca debería haber pasado. Esto fue un error. —¿Lo estás escogiendo a él? —pregunta Warner, apenas respirando, todavía viéndose como si pudiera caerse—. ¿Es lo qué acaba de pasar? ¿Estás eligiendo a Kent sobre mí? Porque no creo entender lo que acaba de


 pasar y necesito que digas algo, necesito que me digas qué demonios está pasando en este instante. —No —jadeo—. No, no estoy eligiendo a nadie, yo no, yo no… Pero lo estoy. Y ni siquiera sé como llegué a esto. —¿Por qué? —dice—. ¿Por qué es la opción más segura para ti? ¿Por qué piensas que le debes algo? Estas cometiendo un error —dice, su voz más fuerte ahora—. Tienes miedo. No quieres hacer la decisión difícil y estás huyendo de mí. —Tal vez sólo no quiero estar contigo. —¡Sé que quieres estar conmigo! —explota. —Estás equivocado. Oh por Dios qué estoy diciendo, ni siquiera sé de dónde estoy hallando estas palabras, de dónde vienen o de qué árbol las he arrancado. Ellas solo crecen en mi boca, algunas veces muerdo con demasiada fuerza en un adverbio o pronombre, algunas veces las palabras son amargas, algunas veces son dulces, pero en este momento todo sabe como romance y arrepentimiento y a mentirosas ondas en fuego que van todo el camino hacia abajo por mi garganta. —¿De verdad? —Lucha por controlar su temperamento y da un paso más cerca, mucho más cerca, puedo ver su cara con claridad, puedo ver sus labios con demasiada claridad, puedo ver el enojo, el dolor, la incredulidad grabada en sus expresiones, no estoy segura de que debiera seguir parada. No creo que mis piernas me puedan cargar por mucho más tiempo. —S-sí. —Arranco otra palabra del árbol en mi boca, en mis labios. —Entonces estoy equivocado —dice esta oración tan tranquilamente, tan, tan tranquilamente—. Estoy equivocado en que me quieres. Que quieres estar conmigo. —Sus dedos rozan mis hombros, mis brazos; sus manos se deslizan por los costados de mi cuerpo, trazando cada centímetro de mi, estoy manteniendo mi boca cerrada para mantener la verdad de salir, pero estoy fallando, fallando y fallando porque la única verdad que sé en este


 momento es que estoy a meros momentos de perder mi mente—. Dime algo, amor. —Sus labios están susurrando contra mi mandíbula.— ¿También estoy ciego? Realmente voy a morir. —¡No seré tu payaso! —Se aleja de mí—. ¡No te dejaré burlarte de mis sentimientos por ti! Pude respetar tu decisión de dispararme, Juliette, pero hacer esto, hacer, hacer lo que acabas de hacer. —Apenas puede hablar. Pasa una mano por su cara, ambas manos por su cabello, viéndose como si quisiera gritar, romper algo, como si él realmente, verdaderamente estuviera a punto de perder su mente. Su voz es un áspero susurro cuando finalmente habla—. Es la jugada de un cobarde —dice—. Pensé que eras mucho mejor que eso. —No soy una cobarde... —¡Entonces se sincera contigo misma! —dice—. ¡Sé honesta conmigo! ¡Dime la verdad! Mi cabeza está rodando por el piso, girando como una tapa de madera, haciendo círculos alrededor, alrededor y alrededor, no la puedo hacer parar. No puedo hacer que el mundo deje de girar. Y mi confusión se está convirtiendo en culpa lo cual rápidamente evoluciona en enojo y de repente está burbujeando furioso, subiendo a la superficie, lo miro. —La verdad —digo—. ¡Es que nunca sé que pensar de ti! Tus acciones, tu comportamiento, ¡nunca eres consistente! Eres horrible conmigo y luego eres cariñoso y me dices que me amas ¡y luego lastimas a los que más aprecio! —Y eres un mentiroso. —Me rompo, alejándome de él—. Tú dices que no te importa lo que hagas, dices que no te preocupas por otra gente y lo que les has hecho, pero yo no lo creo. Pienso que te estás escondiendo. Creo que el tú real se está escondiendo debajo de toda la destrucción y creo que tú eres mejor que esta vida que has elegido para ti. Pienso que puedes cambiar. Pienso que puedes ser diferente. ¡Me siento triste por ti! Estas palabras, estas estúpidas, estúpidas palabras no paran de salir de mi boca.


 —Lo siento por tu horrible infancia. Siento que hayas tenido un miserable e inmerecido padre, siento que nadie te haya dado una oportunidad. Lo siento por las terribles decisiones que has hecho. Siento que te sientas atrapados por ellos, que pienses de ti como un monstruo que no puede ser cambiado. Pero más que nada —digo—. ¡Más que nada siento que no tengas misericordia por ti! Warner se estremece como si le hubiera dado una cachetada en la cara. El silencio entre nosotros ha asesinado mil segundos inocentes, cuando él finalmente habla su voz es apenas audible, crudamente incrédula. —Me tienes lástima. Agarro aliento. Mi resolución vacila. —Tú piensas que soy una clase de proyecto roto que puedes reparar. —No, yo no… —¡Tú no tienes idea de lo que he hecho! —Sus palabras son furiosas mientras da un paso adelante—. Tú no tienes idea de lo que he visto, de lo que he tenido que ser parte. Tú no tienes idea de lo que soy capaz, o cuánta misericordia merezco. Conozco mi propio corazón. —Se rompe—. Sé quién soy. ¡No te atrevas a tenerme lástima! Oh, mis piernas definitivamente no están funcionando. —Pensé que tú podrías amarme por yo mismo —dice—. ¡Pensé que tú serías la única persona en este mundo olvidado de Dios que me aceptaría como soy! Pensé que tú, de toda la gente, entenderías. —Su cara está enfrente de la mía cuando dice: —Estaba equivocado. Estaba tan horriblemente, horriblemente equivocado. Se aleja. Agarra su camisa y se vuelve para irse, debería dejarlo irse, debería dejarlo caminar afuera por la puerta y fuera de mi vida pero no puedo, toco su brazo, tiro de él hacía atrás y digo: —Por favor, eso no es lo que quería decir.


 Se da la vuelta y dice: —¡No quiero tu simpatía! —No estaba intentando lastimarte. —La verdad —dice— es un doloroso recordatorio de porque prefiero vivir entre las mentiras. No puedo soportar la mirada en sus ojos, lo miserable, el horrible dolor que no está haciendo esfuerzo por ocultar. No sé qué decir para hacer esto bien. No sé como regresar mis palabras. Sé que no quiero que se vaya. No así. Se ve como si fuera a hablar; cambiar de opinión. Toma un riguroso respiro, presiona sus labios juntos como para parar las palabras de escapar, estoy a punto de decir algo, estoy a punto de tratar de nuevo cuando él tira en un tambaleante respiro, cuando él dice: —Adiós, Juliette. Y no sé porqué me está matando, no puedo entender mi repentina ansiedad y necesito saber, debo decirlo, debo preguntar la pregunta que no es una pregunta, digo: —No te veré de nuevo. Lo veo luchar para encontrar las palabras, lo veo girar hacia mí y alejarse, por un rápido segundo veo lo que ha pasado, veo la diferencia en sus ojos, el brillo de emoción que nunca hubiera soñado que él fuera capaz de tener y yo sé, yo comprendo porque no me mirara y no lo puedo creer. Quiero caer al suelo mientras el pelea consigo mismo, pelea por hablar, pelea por tragarse el temblor en su voz cuando dice: —Ciertamente espero que no. Y eso es todo. Él sale.


 Estoy dividida a la mitad, Êl se ha ido Se ha ido para siempre.


Capítulo 63  

E

l desayuno es un calvario. Warner ha desaparecido y ha dejado un rastro de caos a su paso.

Nadie sabe cómo habitación y encontrar su culpando a Castillo. Todo confiar en Warner, darle cambiado.

escapó, cómo se las arregló para salir de su camino fuera de aquí y todo el mundo está el mundo está diciendo que fue estúpido por una oportunidad, creer que podría haber

Enojado es un insulto para el nivel de agresión aquí y ahora. Pero yo no voy a ser la que les diga a todos que Warner ya estaba fuera de su habitación la noche anterior. Yo no voy a ser la que les diga que probablemente no tuvo que hacer mucho para encontrar la salida. No voy a explicarles a ellos que no es un idiota. Estoy segura de que lo descubrió con bastante facilidad. Estoy segura de que ha encontrado una manera de ir más allá de los guardias. Ahora todo el mundo está dispuesto a luchar, pero por todos las razones equivocadas. Quieren asesinar a Warner: primero por todo lo que ha hecho, en segundo lugar por haber traicionado su confianza. Más alarmante aún, todo el mundo está preocupado de que vaya a revelar toda nuestra información más sensible. No tengo ni idea de lo que Warner logró descubrir acerca de este lugar antes de que él se fuera, pero nada de lo que pasa ahora es posible que sea bueno.


 Nadie ha tocado su desayuno. Estamos todos vestidos, armados, listos para enfrentar lo que podría ser una muerte casi instantánea, y me siento un poco más que completamente entumecida. No dormí en toda la noche, mi corazón y mi mente están plagados y en conflicto y no puedo sentir mis piernas, no puedo probar la comida que no estoy comiendo y no puedo ver bien, no puedo centrarme en las cosas que se supone que estoy oyendo. Todo lo que puedo pensar son todas las víctimas y los labios de Warner en mi cuello, sus manos en mi cuerpo, el dolor y la pasión en sus ojos y las muchas maneras posibles en que podría morir hoy. Solo puedo pensar en Warner tocándome, besándome, torturándome con su corazón y Adam sentado a mi lado, sin saber lo que he hecho. Probablemente ni siquiera importa a partir de hoy. Tal vez voy a matar y tal vez toda la agonía de estos últimos diecisiete años habrá sido en vano. Tal vez voy a caer de la faz de la Tierra, y me habré ido para siempre, y toda mi angustia adolescente habrá sido una idea de último momento ridícula, una memoria de risa. Pero tal vez voy a sobrevivir. Tal vez voy a sobrevivir y voy a tener que enfrentar las consecuencias de mis acciones. Voy a tener que dejar de mentirme a mí misma, voy a tener que tomar realmente una decisión. Tengo que enfrentar el hecho de que estoy luchando contra los sentimientos de alguien que no tiene reparos en poner una bala en la cabeza de otro hombre. Tengo que considerar la posibilidad de que realmente podría estar convirtiéndome en un monstruo. Una horrible criatura egoísta que sólo se preocupa por sí misma. Tal vez Warner tenía razón desde el principio. Tal vez él y yo realmente somos el uno para el otro. Casi todo el mundo se ha ido fuera del comedor. La gente está diciendo un último adiós a los viejos y los más jóvenes que están dejando atrás. James


 y Adam tuvieron un largo adiós esta mañana. Adam y yo tenemos que salir en unos 10 minutos. —Bueno, maldita sea. ¿Quién se murió? Me doy la vuelta ante el sonido de su voz. Kenji está de pie. Está en esta habitación. Está de pie junto a la mesa y se ve como si estuviera a punto de caer hacia la derecha otra vez, pero está despierto. Está vivo. Está respirando. —Mierda. —La boca de Adam está abierta—. Santa mierda. —Me alegro de verte, Kent. — Kenji pone una sonrisa torcida. Él asiente con la cabeza hacia mí. —¿Estás listo para patear culos hoy? —Lo abordo. —Tu -gau- oye gracias, sí, eso es-uh.. —Se aclara la garganta. Trata de alejarse de mí y me estremezco, se tira hacia atrás. Estoy cubierta en todas partes excepto en la cara, llevo mis guantes y mis nudillos reforzados, y mi traje está comprimido hasta el cuello. Kenji nunca suele huir de mí. —Hey, uh, tal vez deberías esperar antes de tocarme por un tiempo, ¿no? — Kenji trata de sonreír, intenta hacer que suene como si estuviera bromeando, pero siento el peso de sus palabras, la tensión y la franja de temor que está tratando tan difícil de ocultar—. No estoy muy constante en mis pies por el momento. Siento la sangre precipitarse fuera de mí, dejándome débil en las rodillas y la necesidad de sentarme. —No fue ella —dice Adam—. Sabes que ella ni siquiera te tocó. —No lo sé, en realidad —dice Kenji—. Y no es que yo la culpa, sólo estoy diciendo que tal vez ella está proyectando y no lo sabe, ¿de acuerdo? La última vez que revisé, no creo que tengamos ninguna otra explicación de lo que pasó esa noche. Es seguro que no eras tú —le dice a Adam—, y todo eso, dado que sabemos que Warner puede tocar a Juliette podría ser sólo una casualidad. No sabemos nada de él todavía. —Una pausa. Mira a su


 alrededor—. ¿Cierto? ¿A menos que Warner haya sacado una especie de conejo mágico de su culo mientras yo estaba ocupado muriendo ayer por la noche? Adam frunce el ceño. Yo no digo una palabra. —Correcto —dice Kenji—. Eso es lo que pensé. Así. Creo que lo mejor es que, a menos que sea absolutamente necesario, me mantenga alejado. —Se vuelve hacia mí—. ¿Cierto? Sin ánimo de ofender, ¿no? Quiero decir, yo casi acabo de morir. Creo que podría reducir un poco de holgura. Apenas puedo escuchar mi propia voz cuando digo: —Sí, por supuesto. —Trato de reír. Trato de averiguar por qué no estoy hablándoles de Warner. Por qué todavía lo estoy protegiendo. Probablemente porque soy tan culpable como él. —De todas formas —dice Kenji—. ¿Cuándo nos vamos? —Estás loco —le dice Adam—. Tú no vas a ninguna parte. —Y una mierda, yo voy. —Apenas puedes ponerte de pie por tu cuenta —dice Adam. Y tiene razón. Kenji se inclina claramente sobre la mesa de apoyo. —Prefiero morir por ahí a sentarme aquí como una especie de idiota. —Kenji… —Hey —dice Kenji, cortándome—. Entonces oí a un pajarito muy fuerte que me dijo que Warner sacó su culo de aquí anoche. ¿Qué es eso? Adam hace un sonido extraño. No es exactamente una risa. —Sí —dice—. ¿Quién sabe siquiera? Nunca pensé que era una buena idea mantenerlo como rehén aquí. Era una idea aún más estúpida que confiar en él. —Así que primero insultas mi idea, y luego insultas a Castillo, ¿eh? —La ceja de Kenji se arma.


 —Eran llamadas malas —dice Adam—. Malas ideas. Ahora tenemos que pagar por ello. —Bueno, ¿cómo iba yo a saber que Anderson estaría tan dispuesto a dejar que su hijo se pudriera en el infierno? Adam se estremece y Kenji se retracta. —Oh, hey, lo siento, amigo. No quise decirlo así. —Olvídalo —lo interrumpe Adam. Su rostro es duro, de repente frío, cerrado—. Tal vez deberías volver al ala médica. Nos vamos pronto. —Yo no voy a ninguna parte, excepto fuera de aquí. —Kenji, por favor… —No. —Estás siendo irracional. Esto no es una broma —le digo—. La gente va a morir hoy. Pero él se ríe de mí. Me mira como si hubiera dicho algo que oblicua entretenimiento. —Lo siento, ¿estás tratando de enseñarme acerca de las realidades de la guerra? —Sacude la cabeza—. ¿Olvidas que yo era un soldado del ejército de Warner? ¿Tienes alguna idea de cuántas locuras hemos visto? —Hace un gesto entre él y Adam—. Yo sé exactamente qué esperar hoy en día. Warner era una locura. Si Anderson es dos veces tan malo como su hijo, entonces tenemos razón en sumergirnos en un baño de sangre. No puedo dejar que ustedes se cuelguen así. Pero yo estoy atrapada en una frase. Una palabra. Sólo quiero preguntar. —¿Era realmente tan malo. . .? —¿Quién? —Kenji me está mirando. —Warner. ¿Era realmente tan cruel?


 Kenji se ríe a carcajadas. Se ríe más fuerte. Doble terminado. Está prácticamente sibilando cuando dice: —¿Cruel? Juliette, el chico está enfermo. Es un animal. Yo no creo que ni siquiera sepa lo que significa ser humano. Si hay un infierno por ahí, supongo que fue diseñado especialmente para él. Es tan difícil sacar esta espada de mi estómago. Una ráfaga de pasos. Me doy la vuelta. Todo el mundo se supone que debe salir de los túneles en una línea de un solo archivo, en un intento de mantener el orden cuando dejemos este mundo subterráneo. Kenji y Adam y yo somos los únicos luchadores que no se han unido al grupo. Todos nos levantamos. —Hey así que, ¿sabe Castillo lo que estás haciendo? —Adam está mirando Kenji—. No creo que estaría bien salir allí hoy día. —Castillo quiere que yo sea feliz —dice Kenji de una manera casual—. Y no voy a ser feliz si me quedo aquí. Tengo trabajo que hacer. Gente que salvar. Señoras que impresionar. Él tiene que respetar eso. —¿Qué pasa con todos los demás? —pregunto. —Todo el mundo estaba tan preocupado por ti, ¿has visto incluso a alguien todavía? ¿Para por lo menos decirles que estás bien? —No —dijo Kenji—. Ellos probablemente me sacarían la mierda con un ladrillo si supieran que bajé. Pensé que sería más seguro mantenerlo tranquilo. Yo no quiero asustar a nadie. Y Sonia y Sara, pobres chicas, estaban pasándolo como el infierno. Es mi culpa que estén tan agotadas y todavía estamos hablando de salir hoy. Ellas quieren luchar a pesar de que van a tener un montón de trabajo que hacer una vez que hayamos terminado con el ejército de Anderson. He estado tratando de convencerlos


 de quedarse aquí, pero pueden ser tan tercos. Tienen que recuperar su fuerza —dice— y ya hemos perdido demasiado de ella en mí. —No es una pérdida —trato de decirle. —De todas maneras —dice Kenji—, ¿podemos, por favor ponernos en marcha? Sé que están todos a la caza de Anderson —dice a Adam—, pero en lo personal, me encantaría coger a Warner. Poner una bala a través de ese inútil pedazo de mierda y acabar de una vez con él. Algo me golpea en el estómago tan fuerte que me temo que en realidad voy a vomitar. Estoy viendo spots, luchando por mantenerme de pie, luchando por ignorar la imagen de Warner muerto, su cuerpo arrugado de color rojo. —Hey, ¿estás bien? —Adam me tira a un lado. Toma un buen vistazo a mi cara. —Estoy bien —le miento. Asiento demasiadas veces. Niego con la cabeza un par de veces—. Simplemente no creo que haya dormido lo suficiente la noche anterior, pero voy a estar bien. Duda. —¿Estás segura? —Estoy segura —le digo de nuevo. Hago una pausa. Agarro su camisa—. Oye, ten cuidado ahí fuera, ¿de acuerdo? Exhala un suspiro pesado. Asiente una vez. —Sí. Tú también. —¡Vamos vamos vamos! —nos interrumpe Kenji—. Hoy es el día para morir, señoras. Adam lo empuja. Un poco. —Oh, así que ahora estás abusando del niño lisiado, ¿eh? —Kenji toma un momento para ponerse estable a sí mismo antes de empujar el brazo de Adam—. Guarda tu angustia para el campo de batalla, hermano. La vas a necesitar.


 Un agudo silbido suena en la distancia. Es hora de irse.


Capítulo 64

E

  stá lloviendo. El mundo está llorando a nuestros pies en anticipación de lo que vamos a hacer.

Se supone que todos se separaron, luchando en grupos reducidos, así que no todo se puede matar a la vez. No tenemos suficiente gente para luchar contra la ofensiva así que tenemos que ser cautelosos. Y siento una punzada de culpa por admitirlo, pero estoy tan feliz de que Kenji haya decidido venir con nosotros. Estaríamos más débiles sin él. Pero tenemos que salir de la lluvia. Ya estamos empapados, y mientras Kenji y yo estamos usando trajes que ofrecen al menos un mínimo de protección contra los elementos naturales, Adam no lleva nada más que lo básico de algodón fresco, y me preocupa que no dure mucho tiempo como mi traje. Todos los miembros del Punto Omega están alrededor ya dispersados. El área sobre el punto sigue siendo nada más que una extensión de tierra que nos hace vulnerables al salir. Por suerte para nosotros, tenemos a Kenji. Tres de nosotros ya invisibles alrededor.


 Los hombres de Anderson no están lejos de aquí. Todo lo que sabemos es que desde que llegó Anderson, ha estado saliendo de su manera de hacer un punto sobre el poder y el control del restablecimiento. Cualquier voz de la oposición, por muy débil o imperceptible, no importa cuán inofensivo o inocuo, ha sido silenciada. Él está enojado porque hemos inspirado rebelión y ahora está tratando de hacer una declaración. Lo que realmente quiere es acabar con todos nosotros. Los civiles son sólo pobres atrapados en el fuego amistoso. Los disparos. Nosotros automáticamente nos movemos hacia el sonido haciendo eco en la distancia. No estamos diciendo una palabra. Somos conscientes de lo que tenemos que hacer y cómo debemos operar. Nuestra única misión es llegar lo más cerca posible de la devastación y luego sacar la mayor cantidad de los hombres de Anderson. Protegemos a los inocentes. Apoyamos a nuestros hombres del punto compatriotas. Intentamos muy duro para no morir. Puedo distinguir los compuestos que se arrastran más cerca en la distancia, pero la lluvia hace más difícil ver. Todos los colores sangran juntos, fundiéndose en el horizonte, y tengo que hacer un esfuerzo para discernir lo que está delante de nosotros. Instintivamente toco las armas unidas a las fundas de mi espalda y me recuerdo por un momento mi último encuentro con Anderson, mi único encuentro con el horrible, y despreciable hombre y me pregunto qué le ha pasado a él. Me pregunto si tal vez Adán tenía razón cuando dijo que Anderson podría estar gravemente herido, que quizás él todavía está luchando para recuperarse. Me pregunto si Anderson hará una aparición en el campo de batalla. Me pregunto si tal vez es demasiado cobarde para luchar en sus propias guerras. Los gritos nos dicen que nos estamos acercando. El mundo que nos rodea es un paisaje borroso, de tonos azules y grises, moteados y los pocos árboles en pie tienen cien brazos temblorosos que


 rasgan a través de sus troncos, llegando hasta el cielo como en oración, rogando por el alivio de la tragedia a la que han estado arraigados. Es suficiente para hacerme sentir lástima por las plantas y los animales obligados a dar testimonio de lo que hemos hecho. Nunca pregunté por esto. Kenji nos guía hacia las afueras de los compuestos y nos deslizamos hacia delante de pie contra la pared de una de las casas cuadradas y pequeñas, acurrucados bajo el toque adicional de techo que, al menos por un momento, nos concede indulto de los puños cerrados que caen desde el cielo. El viento esta royendo las ventanas, luchando contra las paredes. La lluvia está apareciendo contra el techo como palomitas de maíz contra un cristal. El mensaje del cielo es claro: estamos enojados. Nos molesta, te castigan y te hacen pagar por la sangre que derrama tanta libertad. No nos quedaremos de brazos cruzados, ya no, nunca más. La ruina, es lo que el cielo nos dice. ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? Susurra al viento. Te di todo, nos dice. Nada volverá a ser lo mismo. Me pregunto por qué aún no puedo ver ninguna señal del ejército. No veo a nadie más desde el punto Omega. No veo a nadie en absoluto. De hecho, estoy empezando a sentir que esta un poco demasiado tranquilo. Estoy a punto de sugerir que se mueven cuando oigo un portazo de la puerta abierta. —Este es el último de ellos —grita alguien—. Ella estaba escondida por aquí. Un soldado está arrastrando a una mujer gritando a partir del compuesto, ella está rogando por misericordia y preguntando por su esposo y los soldados dando ladridos para que se callara. Tengo que evitar que las emociones se derramen fuera de mis ojos, mi boca.


 No hablo. No respiro. Otro soldado trota por encima de algún lugar que no puedo ver. Grita algún tipo de mensaje que se aprueba y hace un gesto con su mano de cosas que no entiendo. Siento a Kenji tensarse a mi lado. Algo ha pasado. —Ella está con todos los demás —grita el segundo soldado—. Entonces vamos a llamar a esta área limpia. La mujer esta histérica. Ella está chillando, arañando al soldado, diciéndole que ella no ha hecho nada malo, ella no entiende ¿dónde está su marido? ha estado buscando a su hija por todas partes, que está sucediendo, llora, grita, blande sus puños en el hombre que la agarra como un animal. Se aprieta el cañón de su pistola en la nuca. —Si no te callas, te voy a disparar en estos momentos. Ella gime una vez, dos veces, y entonces ella se afloja. Se ha desmayado en sus brazos y el soldado parece disgustado cuando él la saca de la vista hacia donde quiera que se esté manteniendo con todos los demás. No tengo ni idea de lo que está pasando. No entiendo qué está pasando. Los seguimos. El viento y la lluvia recogen el ritmo y hay bastante ruido en el aire, la distancia entre nosotros y los soldados hace que me sienta segura para hablar. Aprieto la mano de Kenji. Sigue siendo el pegamento entre mí y Adam, proyectando sus poderes para mantener a todos invisibles. —¿Qué crees que está pasando? —pregunto. Él no responde de inmediato. —Están yendo hacia arriba —dice después de un momento—. Se están creando grupos de personas para matar de una vez.


 —La mujer... —Sí —Le oigo aclararse la garganta—. Sí, ella y a quienquiera que encuentren pueden ser conectados a las protestas. No sólo matan a los incitadores —me dice—. Matan a los amigos y los miembros de la familia, también. Es la mejor manera de mantener a la gente en la fila. Nunca deja de asustar la mierda de los pocos que quedan con vida. Tengo que tragarme el vómito que amenaza con salir. —Tiene que haber una manera de salir de ahí —dice Adam—.Tal vez podamos sacar a los soldados de su cargo. —Sí, pero escuchen, ustedes saben que voy a tener que ir, ¿verdad? —Ya estoy perdiendo mi fuerza y mi energía está desapareciendo más rápido de lo normal—. Así podrás ser visible —dice Kenji—. Vas a ser un objetivo más claro. —Pero ¿qué otra opción tenemos? —pregunto. —Podríamos tratar de tener un estilo a lo francotirador —dice Kenji—. Nosotros no tenemos que entrar en combate directo. Tenemos esa opción. — Hace una pausa—. Juliette, nunca he estado en esta situación antes. Quiero que sepas que respeto tu decisión de permanecer fuera de la línea de fuego. No todo el mundo puede soportar lo que podríamos ver si seguimos a esos soldados. No hay vergüenza o culpa en eso. Siento un gusto metálico en la boca mientras estoy acostada. —Voy a estar bien. Él se queda tranquilo un momento. —Sólo… bien… pero no tengas miedo de usar tus habilidades para defenderte —me dice—. Sé que es extraño no querer lastimar a la gente o lo que sea, pero estos chicos no están jugando. Ellos tratarán de matarte. Asiento con la cabeza, aunque sé que no me puede ver. —Bien —le digo.


 —Sí —Pero estoy asustada por mi mente. —Vamos —le susurro.


Capítulo 65

N

  o podía sentir mis rodillas.

Había 27 personas alineadas, de pie lado a lado en el medio de un gran, árido campo. Hombres, mujeres y niños de todas diferentes edades. Todos de diferentes tamaños. Todos de pie ante lo que podía ser llamado un escuadrón de disparo de 6 soldados. La lluvia estaba corriendo abajo alrededor de nosotros, dura y furiosa, acribillando cada cosa y cada quien con lágrimas tan duras como mis huesos. El viento está absolutamente frenético. Los soldados están decidiendo qué hacer. Cómo matarlos. Cómo disponer de los 27 pares de ojos mirando directo al frente. Algunos estaban sollozando, algunos estaba temblando de miedo, dolor y horror, otros aún están perfectamente derechos, estoicos en cara a la muerte. Uno de los soldados le dispara un tiro. El primer hombre se arrugó al suelo y sentí como si he sido azotada en la columna. Demasiados emociones corriendo dentro y fuera de mí en el lapso de pocos segundos que estoy asustada de poder desmayarme; estoy aferrándome a la consciencia con una desesperación animal y tratando de tragar de regreso las lágrimas, tratando de ignorar el dolor corriendo a través de mí. No puedo entender por qué nadie se está moviendo, por qué no nos estamos moviendo, porque ninguno de los civiles están moviéndose siquiera sólo para


 saltar fuera del camino y eso se ocurre a mí, caigo en la cuenta de correr, tratar de escapar o tratar de luchar de regreso es simplemente no es una opción viable. Están absolutamente sobrepasados. No tienen armas. Sin munición de ningún tipo. Pero yo sí. Tengo un arma. Tengo 2, de hecho. Este es el momento, esto es dónde tenemos que ir, eso es dónde peleamos solos, solo los 3 de nosotros, 3 chicos remotos peleando para salvar a 26 rostros o morir intentándolo. Mis ojos estaban trabados en una niña pequeña que no podía ser mucho mayor que James, sus ojos tan abiertos, tan aterrorizados, el frente de sus pantalones ya húmedos de miedo y eso me rasga en pedazos, eso me mata, y mi mano libre ya estaba alcanzando mi arma cuando le digo a Kenji que estoy lista. Veo al mismo soldado enfocar su arma en la siguiente víctima cuando Kenji nos libera. 3 armas están arriba, dirigidas para disparar, y las balas antes de ser liberadas en el aire; veo una marcar en el cuello de un soldado y no tengo idea si es mía. Eso no importa ahora. Todavía hay 5 soldados que quedan para enfrentar, y ahora pueden vernos. Estamos corriendo. Estamos esquivando las balas dirigidas en nuestra dirección y veo a Adam caer al suelo, lo veo disparando con perfecta precisión y todavía fallar para encontrar a target. Busco alrededor por Kenji sólo para descubrir que ha desaparecido y estoy tan feliz por eso: 3 soldados caen casi instantáneamente. Adam toma ventaja de la distracción de los soldados restantes y sacó a un cuarto. Disparó al quinto por detrás. No sé si lo he matado o no.


 Estamos gritando para que las personas nos sigan, están pastoreándolos de regreso a recintos gritando para que permanezcan abajo, para quedarse fuera de vista; diciéndoles que la ayuda esta viniendo y que haremos lo que podamos para protegerlos y tratar de llegar a nosotros, de tocarnos, para agradecernos y tomar nuestras manos pero no tenemos tiempo. Tenemos que apresurarlos para algún aspecto de seguridad y movernos a donde sea que el resto de su destrucción que tomara lugar. Todavía no he olvidado al hombre que no fuimos capaces de salvar. No he olvidado al número 27. Nunca quiero que eso ocurra de nuevo. Estamos retirándonos a través de muchas miles de tierras dedicadas a esos recintos ahora, no molestándonos para mantenernos a nosotros mismo ocultos o para llegar con un plan definitivo. Todavía no hemos hablado. No hemos discutido qué hacer o qué debemos hacer y que sólo sabemos que necesitamos seguir moviéndonos. Seguimos a Kenji. Teje su camino a través de trozos demolidos de recintos y sabes que algo ha ido horriblemente mal. No hay señales de vida en ninguna parte. Las pequeñas cajas de metal que son utilizadas como cajas de civiles están completamente destruidas y no sabemos si había personas dentro cuando esto ha ocurrido. Kenji nos dice que tenemos que seguir buscando. Nos movemos más profundo a través del territorio regulado, esas piezas de tierra dedicadas a habitación humana, hasta que escuchamos una precipitación de pisadas, el sonido de un suave batir de sonido mecánico. Los tanques. Corren con electricidad así que perdieron las consciencia cuando se mueven a través de las calles, pero estoy lo suficientemente familiarizada con esos tanque para ser capaz de reconocer el rasgue de sonido eléctrico. Adam y Kenji también lo hacen.


 Seguimos el sonido. Estamos peleando contra el viento tratando de empujarnos lejos y es casi como si supiera, como si el viento está tratando de protegernos de lo que sea que está esperando en el otro lado de estos recintos. No quiere que tengamos que ver esto. No quiere dejarnos morir hoy. Algo explota. Un furioso fuego rasgó a través de la atmosfera ni a 50 pie de donde estamos. Las llamaradas lamiendo la tierra, lamiendo el oxigeno, e incluso la lluvia no puede apagar la devastación todo a la vez. El fuego azota y se balancea con el viento, decayendo sólo lo suficiente, humillado en sumisión por el cielo. Necesitamos estar donde sea que ese fuego está. Nuestros pies luchan o tracción en el suelo fangoso y no siento el frio mientras corremos, no siento la humedad, sólo siento la adrenalina cursando a través de mis extremidades, forzándome a moverme hacia delante, arma empuñada demasiado apretada en mi puño, bien lista para apuntar, demasiado lista para disparar. Pero cuando alcanzamos las llamas casi dejo caer mi arma. Casi caigo al piso. Casi no puedo creer a mis ojos.


Capítulo 66

M

  uertos, muertos, muertos en todas partes.

Tantos cuerpos mezclados y desperdigados por la tierra que no tengo ni idea de si son nuestros o de ellos, y estoy empezando a preguntarme lo que significa, estoy empezando a dudar de mí misma y esta arma en mi mano, y no puedo evitar preguntarme acerca de estos soldados, me pregunto cómo pueden ser como Adam, igual que otro millón de almas huérfanas y torturadas, que simplemente necesitan sobrevivir y tomar el único empleo que podían conseguir. Mi conciencia ha declarado la guerra contra sí misma. Estoy conteniendo las lágrimas, y la lluvia y el horror, y sé que tengo que mover las piernas, sé que tengo que seguir adelante y ser valiente, tengo que luchar me guste o no, porque no podemos permitir que esto suceda. Soy abordada desde atrás. Alguien me arroja al suelo y mi rostro es enterrando en la tierra, y pataleo, e intento gritar, pero siento que me arrancan el arma de mi agarre, siento un codo en mi columna y sé que Adam y Kenji se han ido, que están en lo profundo de la batalla y sé que estoy a punto de morir. Sé que se ha acabado y no se siente real, de algún modo, se siente como si esta fuera la historia que otra persona está contando. Al igual que la muerte, es una cosa extraña y distante que solo has visto suceder alguna vez a la gente a la que nunca has conocido, y que seguramente no me sucederá a mí, a ti, a


 cualquiera de nosotros. Pero aquí está. Es un arma en mi nuca, una bota presionada contra mi espalda, mi boca llena de barro y es un millón de momentos sin valor que realmente nunca he vivido y está todo justo frente a mí. Lo veo con tanta claridad. Alguien me da la vuelta. La misma persona que sostenía un arma contra mi cabeza está ahora apuntando a mi cara, inspeccionándome como si tratara de leerme y estoy confusa. No entiendo sus furiosos ojos grises o la rigidez de su boca, por qué no está tirando del gatillo. No me está matando, y esto, esto más que nada, me petrifica. Tengo que quitarme los guantes. Mi captor grita algo que no alcanzo a entender porque no me está hablando a mí, no está mirando en mi dirección porque está llamando a otra persona, y uso su momento de distracción para coger la llave de los nudillos de mi mano izquierda sólo para tirarla al suelo. Tengo que conseguir quitarme el guante porque es mi única posibilidad de supervivencia, pero la lluvia ha hecho que el cuero se humedezca demasiado y está pegado a mi piel, negándose a salir fácilmente, y el soldado se vuelve a dar la vuelta demasiado pronto. Él ve lo que estoy intentando hacer y me pone de pie de un tirón, haciéndome una llave por la cabeza y presionando el arma contra mi cráneo. —Sé lo que estás intentando hacer, pequeño monstruo. Muévete siquiera un centímetro y te mataré. De algún modo, no le creo. No creo que se suponga que me dispare, porque si él quisiera, ya lo habría hecho. Pero está esperando algo. Está esperando por algo que no entiendo y tengo que actuar rápido. Necesito un plan, pero no tengo ni idea de qué hacer y solo estoy arañando su brazo cubierto, en el músculo que está inmovilizado alrededor de mi cuello, y él me sacude, gritándome que deje de retorcerme y tira más fuerte de mí para cortarme el suministro de aire. Mis


 dedos se aprietan alrededor de su brazo, tratando de luchar contra el apretado agarre que mantiene a mí alrededor y no puedo respirar, estoy entrando en pánico. De repente no estoy segura de que no me vaya a matar y ni siquiera me doy cuenta de lo que he hecho hasta que le oigo gritar. He roto todos los huesos de su brazo. Cae al suelo, deja caer su arma para agarrarse el brazo, y está gritando con un dolor tan insoportable que casi estoy tentada de sentir remordimientos por lo que he hecho. En cambio, corro. Solo he conseguido avanzar unos metros antes de que tres soldados más me cierren el paso, alertados por lo que le he hecho a su compañero, ven mi cara y son iluminados con reconocimiento. Uno de ellos me parece vagamente familiar, casi como si hubiera visto su desaliñado cabello marrón antes, y me doy cuenta: ellos me conocen. Estos soldados me conocieron cuando Warner me mantuvo cautiva. Warner había hecho un completo espectáculo de mí. Por supuesto que habían reconocido mi rostro. Y no van a dejarme ir. Los tres me empujan de cara por primera vez contra la tierra, sujetándome por los brazos y las piernas, hasta que estoy bastante segura de que han decidido arrancarme las extremidades. Estoy tratando de luchar, estoy tratando de centrar mi mente en el lugar correcto para enfocar mi Energía, y estoy a punto de noquearlos de nuevo, pero luego recibo un fuerte golpe en la cabeza y me rindo casi completamente a la inconsciencia. Los sonidos se mezclan entre sí, las voces se convierten en un gran lío de ruido y no puedo ver los colores, no sé qué me está sucediendo porque ya no puedo sentir mis piernas. Ni siquiera sé si estoy andando o estoy siendo cargada, pero siento la lluvia. La siento caer rápidamente, descendiendo por los planos de mi rostro, hasta que oigo el sonido de metal sobre metal, oigo una familiar vibración eléctrica, y luego la lluvia se detiene, desaparece del cielo y sólo sé dos cosas. Y sólo sé una de esas cosas con certeza. Estoy en un tanque.


 Voy a morir.


Capítulo 67

O

  igo campanas de viento.

Oigo campanas de viento siendo sopladas en la histeria por un viento tan violento como para ser una auténtica amenaza y lo único que puedo pensar es que los sonidos tintineantes parecen tan increíblemente familiares para mí. La cabeza me sigue dando vueltas, pero todavía tengo que estar tan consciente como sea posible. Tengo que saber dónde me están llevando. Tengo que tener alguna idea de dónde estoy. Necesito tener un punto de referencia y estoy luchando para mantener la cabeza recta sin dar a conocer que no estoy inconsciente. Los soldados no hablan. Tenía la esperanza de recoger por lo menos un poco de información de las conversaciones que puedan tener pero ellos no se dicen una palabra el uno al otro. Ellos son como máquinas, como robots programados para seguir adelante con una tarea específica, y me pregunto, soy tan curiosa, no puedo entender por qué tenía que ser arrastrada fuera del campo de batalla para ser asesinada. Me pregunto por qué mi muerte tiene que ser tan especial. Me pregunto ¿por qué me están llevando fuera del depósito hacia el caos de un viento furioso? Y me atrevo a abrir mis ojos apenas una rendija y casi jadeo. Es la casa. Es la casa, la casa sobre césped irregular, la única pintada con el tono


 perfecto de azul huevo de petirrojo y la única tradicional, que funciona como casa dentro de un radio de 805 kilómetros. Es lo mismo que me dijo Kenji, la casa debe ser una trampa, es la casa donde estaba tan segura de que me encontraría el padre de Warner, y entonces me doy cuenta. Un martillo de trineo. Un tren de bala. Una oleada de realización aplastando mi cerebro. Anderson tiene que estar aquí. Debe querer matarme él mismo. Soy una entrega especial. Hasta que suena el timbre. Oigo pies arrastrándose. Oigo crujidos y gemidos. Oigo el viento romperse a través del mundo, luego veo mi futuro, veo a Anderson torturándome hasta la muerte en todas las formas posibles y me pregunto cómo voy a salir de esto. Anderson es demasiado inteligente. Es probable que me encadenen al suelo y corte mis manos y pies uno a la vez. Probablemente va a querer disfrutar de esto. Él abre la puerta. —¡Ah! Caballeros. Muchas gracias —dice—. Por favor, síganme. —Y siento que el soldado que me cargaba cambiar su peso bajo mi húmedo cuerpo inerte, de repente pesado. Estoy empezando a sentir que un escalofrío se filtra en mis huesos y me doy cuenta de que he estado corriendo a través de la lluvia durante mucho tiempo. Estoy temblando y no es por miedo. Estoy ardiendo y no es de ira. Estoy tan delirante que incluso si tuviera la fuerza para defenderme no estoy segura de que sería capaz de hacerlo bien. Es increíble la cantidad de maneras diferentes que podría conocer mi fin hoy. Anderson huele rico y terrenal, puedo olerlo a pesar de que estoy siendo llevado en los brazos de otra persona, y el olor es inquietantemente agradable. Él cierra la puerta detrás de nosotros sólo después de aconsejar


 a los soldados a la espera de volver a trabajar. Lo cual es esencialmente una orden para ellos para ir a matar a más gente. Creo que estoy empezando a alucinar. Veo una chimenea cálida como del tipo que sólo he leído. Veo una acogedora sala de estar con sofás suaves y lujosos y una gruesa alfombra oriental adornando el suelo. Veo una repisa con fotos de lo que no puedo reconocer desde aquí y Anderson me está diciendo que despierte, está diciendo tú necesitas tomar un baño, has conseguido bastante suciedad no es así, y eso no lo harás, ¿verdad? Voy a necesitar que te mantengas despierta y totalmente coherente o esto no será muy divertido en absoluto, dice, y estoy bastante segura de que estoy perdiendo la cabeza. Siento el golpe, golpe, golpe, de pasos pesados que suben una escalera y me doy cuenta de que mi cuerpo se mueve con él. Oigo una puerta abierta chirriar, oigo el arrastre de otros pies y hay palabras pronunciadas que no puedo distinguir más. Alguien dice algo a alguien y me dejan caer sobre un piso duro y frío. Me oigo gemir. —Ten cuidado de no tocar su piel —es la única frase que puedo hacer en un solo hilo. Todo lo demás es "bañarse" y "dormir" y "en la mañana" y "no, no lo creo" y "muy bien", y oigo otro portazo de la puerta cerrada. Está al lado derecho de mi cabeza. Alguien está tratando de tomar mi traje. Me muevo tan rápido que es doloroso, siento algo arder a través de mí, a través de mi cabeza hasta que me golpea directamente a los ojos y sé que soy una mezcla de muchas cosas en estos momentos. No puedo recordar la última vez que comí algo y realmente no he dormido en más de 24 horas. Mi cuerpo está empapado, mi cabeza late fuertemente de dolor, mi cuerpo se ha torcido y dio un paso adelante, y estoy adolorida en un millón de maneras diferentes. Pero no voy a permitir que ningún hombre extraño me quite la ropa. Preferiría estar muerta. Pero la voz que escucho no es hombre para nada. Suena suave y dulce,


 maternal. Me habla en un idioma que no entiendo, pero tal vez es sólo que mi cabeza no puede entender nada en absoluto. Hace ruidos suaves, frota las manos en pequeños círculos en mi espalda. Oigo una ráfaga de agua y siento el calor levantarse alrededor de mí y es tan cálido, se siente como el vapor y creo que esto debe ser un baño o una ducha, y no puedo dejar de pensar que no he tomado una ducha de agua caliente desde que estaba de vuelta en el cuartel de Warner. Trato de abrir mis ojos y fallo. Es como si dos yunques estuvieran sentados sobre mis párpados, al igual que todo es negro, desordenado, confuso, agotador y sólo puedo distinguir las circunstancias generales de mi situación. Miro un poco más a través de las rendijas; sólo veo la porcelana brillante de lo que supongo que es una bañera y me arrastro a pesar de las protestas en mi oído y trepo. Me caigo justo en el agua caliente totalmente vestida, guantes, botas, un traje intacto y es un placer increíble que no esperaba experimentar. Mis huesos comienzan a descongelarse, mis dientes están desacelerando su castañeo y mis músculos están aprendiendo a relajarse. Mi cabello flota alrededor de mi cara y siento cosquillas en la nariz. Me hundo bajo la superficie. Me quedo dormida.


Capítulo 68

M

  e despierto en una cama hecha de cielo y estoy usando ropa que pertenecía a un chico.

Estoy caliente y cómoda, pero todavía puedo sentir el crujido de los huesos, el dolor de cabeza, la confusión que nubla mi mente. Me incorporo. Miro a mi alrededor. Estoy en la habitación de alguien. Estoy enredada en sabanas azul y naranja decoradas con guantes de béisbol. Hay un pequeño escritorio con una silla que se lanzó a un lado y hay un conjunto de cajones, una colección de trofeos de plástico en hileras perfectamente rectas en la parte superior. Veo una sencilla puerta de madera con un pomo de latón tradicional que deben llevar afuera, veo un conjunto de espejos que debe estar escondiendo un armario. Miro a mi derecha para encontrar una mesita pequeña con un reloj de alarma y un vaso de agua y lo agarro. Es casi vergonzoso lo rápido que vacio el contenido. Salgo de la cama sólo para encontrar que llevo un par de pantalones cortos azul marino que se cuelga tan abajo en mis caderas que temo que van a caer. Llevo una camiseta gris con algún tipo de insignia en ella y estoy nadando en el material extra. No tengo calcetines. No hay guantes. Sin ropa interior.


 No tengo nada. Me pregunto si se me permite salir y decido que vale la pena intentarlo. No tengo ni idea de lo que estoy haciendo aquí. No tengo ni idea de por qué no estoy muerta todavía. Me congelo en frente de las puertas del espejo. Mi cabello se ve bien y cae en ondas gruesas y suaves alrededor de la cara. Mi piel es brillante, con la excepción de algunos rasguños, relativos. Mis ojos están bien, una mezcla extraña y vibrante parpadea en verde y azul, sorprendida y sin miedo. Pero mi cuello. Mi cuello es un lío de púrpura, un moretón grande que mancha mi apariencia completa. No me había dado cuenta de lo bien que estaba siendo asfixiada ayer, creo que fue ayer, y sólo ahora me doy cuenta de lo mucho que duele tragar. Tomo una respiración fuerte y me empujo más allá de los espejos. Tengo que encontrar una manera de salir de aquí. La puerta se abre a mi tacto. Miro a mí alrededor el pasillo ante cualquier signo de vida. No tengo ni idea de qué hora del día es o en qué me he metido. No sé si alguien existe en esta casa excepto Anderson y el que sea que lo ayudó en el baño, pero tengo que evaluar mi situación. Tengo que averiguar exactamente cuánto estoy en peligro antes de que pueda elaborar un plan de salida. Trato de caminar en puntillas silenciosamente por las escaleras. No está trabajando. El crujido de las escaleras y el sonido de mi respiración me dificultan la oportunidad de regularla antes de oírlo llamarme por mi nombre. Está abajo. Anderson está abajo. —No seas tímida —dice. Oigo el crujido de algo que suena como el papel—. Tengo comida para ti y sé que debes estar muriendo de hambre.


 Mi corazón está latiendo de repente en mi garganta. Me pregunto qué opciones tengo ¿qué opciones tengo para considerar? y decido que no puedo esconderme de él en su propia guarida. Me encuentro con él abajo. Es el mismo hombre hermoso que era antes. Cabello perfecto y pulido, la ropa fresca, limpia, presionada expertamente. Está sentado en la sala de estar en un sillón con una manta que cubre sus piernas. Me doy cuenta de un hermoso, de aspecto rústico, palo tallado recostado sobre el apoyabrazos. Él tiene un montón de papeles en la mano. Huelo a café. —Por favor —me dice, para nada sorprendido por mi apariencia extraña y salvaje—. Toma asiento —Lo hago. —¿Cómo te estás sintiendo? —pregunta. Miro hacia arriba. No le respondo. Él asiente con la cabeza. —Sí, bueno, estoy seguro de que estás muy sorprendida de verme aquí. Es una casita preciosa, ¿no es así? —Mira a su alrededor—.Había conservado este lugar poco después de que me mudé con familia a lo que hoy es el Sector 45. Este sector se suponía que era mío, después de todo. Resultó ser el lugar ideal para guardar a mi esposa —Agita una mano—. Al parecer, a ella no lo hacen muy bien los compuestos —dice, como si tuviera alguna idea de lo que está hablando. ¿Guardar a su esposa? No sé por qué permito que salga sorpresivamente por mi boca. Anderson parece coger mi confusión. Parece divertido. —¿Debo entender que mi chico no te hablo acerca de su querida madre? El no seguir y seguir y seguir sobre su amor por la criatura patética que lo dio a luz.


 —¿Qué? —Es la primera palabra que hablo. —Estoy realmente sorprendido —dice Anderson, sonriendo como si no se sorprendió en absoluto— ¿Él no se molestó en mencionar que tiene una madre enferma, enferma que vive en esta casa? ¿Él no dijo que por eso quería estar aquí, en este sector, tan desesperadamente? ¿No? ¿No te dijo nada acerca de eso? —Él ladea la cabeza—. Estoy tan sorprendido —miente otra vez. Estoy tratando de mantener mi ritmo cardíaco, tratando de averiguar por qué diablos me está diciendo esto, tratando de mantenerme un paso por delante de él, pero está haciendo un trabajo muy bueno confundiendo el infierno fuera de mí. —Cuando fui elegido como comandante supremo —continúa—. Iba a dejar a la madre de Aaron aquí y llevarlo conmigo a la capital. Pero el muchacho no quería dejar a su madre atrás. Él quería cuidar de ella. No quería dejarla. Necesitaba estar con ella como un niño estúpido —dice, levantando la voz al final, olvidándose de sí mismo por un momento. Traga. Recupera la compostura. Y estoy esperando. Esperando el yunque que está preparando para caer sobre mi cabeza. —¿Te ha dicho cuántos soldados querían estar a cargo del Sector 45? ¿Cuántos candidatos excelentes tuvimos que elegir? Tenía sólo dieciocho años de edad —dice riendo—. Todo el mundo pensaba que se había vuelto loco. Pero le di una oportunidad —dice Anderson—. Pensé que sería bueno para él para asumir ese tipo de responsabilidad — Todavía estoy esperando. Hizo un profundo suspiro de satisfacción. —¿Alguna vez te dijo —dice Anderson— lo que tenía que hacer para demostrar que era digno? — Ahí está. —¿Alguna vez te dijo lo que hizo para ganar?


 Me siento tan muerta por dentro. —No —dice Anderson, los ojos brillantes, demasiado brillante—. Sospecho que no quería hablar de esa parte, ¿verdad? Apuesto a que no incluyeron esa parte de su pasado, ¿verdad? No quiero escuchar esto. No quiero saberlo. No quiero escuchar más. —No te preocupes —dice Anderson—. No lo voy a estropear para ti. Lo mejor es dejar que comparta los detalles el mismo. No estoy tranquila ya. No estoy tranquila y he entrado oficialmente en pánico. —Voy a regresar a la base en poco —dice Anderson, revisando sus papeles, no pareciendo importarle tener una conversación totalmente unilateral conmigo—. No puedo soportar estar bajo el mismo techo que su madre durante mucho tiempo no me llevo bien con el mal, por desgracia, pero esto ha resultado ser un campo poco conveniente en las actuales circunstancias. Lo he estado utilizando como base para supervisar todo lo que está pasando en los compuestos. La batalla. Los combates. El derramamiento de sangre y Adam y Kenji y Castillo y todos los que he dejado atrás. ¿Cómo he podido olvidar? Las posibilidades horribles, terribles están parpadeando a través de mi mente. No tengo ni idea de lo que ha pasado. Si están bien. Si ellos saben que sigo viva. Si Castillo consiguió regresar a Brendan y Winston. Si alguien que conozco ha muerto. Tengo los ojos enloquecidos, mirando todo alrededor. Me pongo de pie, convencida de que todo esto es sólo una elaborada trampa, que tal vez alguien me va a mutilar por detrás o alguien está esperando en la cocina con un cuchillo, y yo no puedo respirar, estoy tratando de averiguar lo que debe


 hacer lo que debe hacer lo que debe hacer y decirlo. —¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Por qué me has traído aquí? ¿Por qué no me has matado todavía? Anderson me mira. Ladea la cabeza. Él dice: —Estoy muy molesto contigo, Juliette. Muy, muy infeliz —Él dice—. Has hecho algo muy malo. —¿Qué? —Parece ser la única pregunta que sé hacer—. ¿De qué estás hablando? —Por un momento de locura me pregunto si sabe lo que pasó con Warner. Casi me siento enrojecer. Pero toma una respiración profunda. Coge el bastón apoyado en su silla. Él tiene que usar su cuerpo superior entero para llegar a sus pies. Está temblando, incluso con la caña para apoyarlo. Está paralizado. Él dice: —Tú me hiciste esto. Me disparaste en las piernas. Casi me disparas en el corazón. Y secuestraron a mi hijo. —No —le grito—. No era… —Tú me hiciste esto a mí —me interrumpe—. Y ahora quiero una compensación.


Capítulo 69 

R



espiración. Tengo que recordar mantener la respiración.

—Es bastante extraordinario —dice Anderson—, lo que eras capaz de hacer completamente por tu cuenta. Sólo había tres personas en esa habitación —dice—. Tú, yo y mi hijo. Mis soldados estaban viendo esa área entera por cualquier otra persona que pudiera haber venido contigo, y dijeron que estabas completamente sola. — Una pausa—. En realidad pensé que vendrías con un equipo, ya ves. No pensé que fueras lo suficientemente valiente como para reunirte sola conmigo. Pero entonces sin ayuda de nadie me desarmaste y robaste de nuevo sus rehenes. Tenías que llevar a dos hombres, sin incluir a mi hijo a un lugar seguro. ¿Cómo te las arreglaste para hacer esto completamente más allá de mi comprensión? Y me doy cuenta: la elección es simple. Tampoco le digo la verdad acerca de Kenji y Adam y arriesgarme a que Anderson vaya tras ellos, o tomo la derrota. Así que me encuentro con los ojos de Anderson. Asiento con la cabeza. Digo: —Me llamaste pequeña chica estúpida. Dijiste que yo era demasiado cobarde para defenderme.


 Se ve incómodo por primera vez. Parece darse cuenta de que probablemente podría hacer lo mismo con él de nuevo, ahora mismo si quisiera. Y creo que, sí, probablemente podría. Qué idea excelente. Pero por ahora, sigo sintiendo extraña curiosidad por ver lo que quiere de mí. Por qué me está hablando. No me preocupa atacarlo inmediatamente, sé que tengo una ventaja sobre él. Debería ser capaz de alcanzarlo fácilmente. Anderson aclara su garganta. —Estaba planeando regresar a la capital —dice. Toma una respiración profunda—. Pero está claro que mi trabajo aquí no ha terminado. Tu gente está haciendo las cosas infinitamente más complicadas y se está volviendo más y más difícil simplemente matar a todos los civiles. —Una pausa—. Bueno, no, en realidad, eso no es cierto. No es difícil matar, es sólo que cada vez es más poco práctico. —Me mira—. Si yo fuera a matarlos a todos, no tengo ninguna izquierda para gobernar, ¿verdad? Realmente se ríe. Se ríe como si hubiera dicho algo gracioso. —¿Qué quieres de mí? —le pregunto. Toma una respiración profunda. Está sonriendo. —Debo admitir, Juliette, que estoy completamente impresionado. Tú sola fuiste capaz de dominarme. Tuviste suficiente visión como para pensar en tomar a mi hijo como rehén. Salvaste a dos de tus propios hombres. Causaste un terremoto para salvar al resto de su equipo —dice riendo. Se ríe y ríe y ríe. No me molesté en decirle que sólo 2 de esas cosas son ciertas. —Ahora me doy cuenta de que mi hijo tenía razón. Podrías ser muy valiosa para nosotros, especialmente en estos momentos. Conoces el interior de su cuartel mejor que cualquier cosa que Aaron es capaz de recordar. Así que Warner ha ido a ver a su padre. Él compartió nuestros secretos. Por supuesto que lo hizo. No puedo imaginar por qué estoy tan sorprendida.


 —Tú —me dice Anderson—. Podrías ayudarme a destruir todos tus amiguitos. Podrías decirme todo lo que necesito saber. Podrías decirme todo acerca de los otros monstruos, lo que ellos son capaces de hacer, cuáles son sus fortalezas y debilidades. Me podrías llevar a su escondite. Tendrías que hacer lo que sea que te pida que hagas. Quiero escupirle en la cara. —Preferiría morir —le digo—. Preferiría ser quemada viva. —Oh, lo dudo mucho —dice. Cambia su peso sobre el bastón para sostenerse mejor a sí mismo—. Creo que cambiarías de opinión si realmente tuvieras la oportunidad de sentir la piel derretida en tu cara. Pero —dice—. No soy cruel. Desde luego, no voy a descartarlo como opción, si estás realmente interesada. Horrible, horrible hombre. Sonríe, ancho, satisfecho por mi silencio. —Sí, no lo creo. La puerta se abre de golpe. No me muevo. No me doy la vuelta. No sé si quiero ver lo que va a pasarme, pero entonces escucho a Anderson saludar a su visitante. Invitarlo a entrar. Pedirle saludar a su nuevo huésped. Warner camina en mi línea de visión. De repente estoy débil a través del hueso, enferma y un poco avergonzada. Warner no dice una palabra. Él está llevando su traje perfecto con su cabello perfecto y se ve exactamente como la primera vez que conocí a Warner, la única diferencia es la mirada de sus ojos. Él está mirándome fijamente en estado de shock tan debilitante que se ve realmente enfermo. —Ustedes chicos, se recuerdan el uno al otro, ¿no? Anderson es el único que reía. Warner está respirando como si hubiera subido varias montañas, como si no


 pudiera entender lo que está viendo o por qué lo está viendo y está mirando fijamente mi cuello, a lo que debe ser el hematoma con manchas feas manchando mi piel y su rostro se retuerce en algo que se parece a la ira, el horror y la angustia. Sus ojos caen en mi camisa, a mis pantalones cortos, y su boca cae abierta lo suficiente como para que me dé cuenta antes de que se esté frenando a sí mismo, limpiando las emociones de su cara. Él está luchando por mantener la compostura, pero puedo ver los rápidos movimientos de su pecho subiendo y bajando. Su voz no es tan fuerte como podría ser, cuando dice: —¿Qué está haciendo aquí? —La he recogido para nosotros —dice Anderson con sencillez. —¿Para qué? —pregunta Warner—. Dijiste que no la querías a ella... —Bueno —dice Anderson, tomándolo en cuenta—. Eso no es del todo cierto. Ciertamente podría beneficiarme de tenerla a tu alrededor, pero decidí en el último momento que no estaba interesado en su compañía nunca más. — Sacude la cabeza. Mira hacia abajo en sus piernas. Suspira—. Es tan frustrante estar paralizado como esto —dice, riendo de nuevo—. Es tan increíblemente frustrante. Pero —dice sonriendo—, por lo menos he encontrado una manera rápida y fácil de arreglarlo. Para poner todo de vuelta a la normalidad, como se suele decir. Va a ser igual que la magia. Algo en sus ojos, la sonrisa enferma en su voz, la forma en que dice la última línea me hace sentir mal. —¿Qué quieres decir? —le pregunto, casi con miedo de escuchar su respuesta. —Me sorprende que aún tengas que preguntar, querida. Quiero decir, honestamente, ¿de verdad crees que no me daría cuenta del nuevo hombro de mi hijo? —Se ríe—. ¿Crees que no encontraría extraño verlo llegar a casa no sólo ileso, sino completamente sanado? No hay cicatrices, ni dolor, sin debilidad, ¡como si nunca hubiera recibido un disparo en absoluto! Es un milagro —dice—. Un milagro, mi hijo me informa, que se llevó a cabo por dos de tus pequeños monstruos.


 —No. Horror está construyendo dentro de mí, cegándome. —Oh, sí —Él mira a Warner—. ¿No es así, hijo? —No —me quedo sin aliento—. Oh, Dios, ¿qué has hecho, dónde están...? —Cálmate —me dice Anderson—. Ellos están perfectamente sanos y salvos. Yo simplemente los había recogido como te recogí a ti. Necesito que permanezcan con vida y saludables si me van a curar, ¿no te parece? —¿Sabías acerca de esto? —Me vuelvo a Warner, frenética—. ¿Tú hiciste esto? ¿Sabías...? —No, Juliette —dice—. Te lo juro, esto no fue idea mía... —Ambos se están agitando por nada —dice Anderson, moviendo una mano perezosa en nuestra dirección—. Tenemos cosas más importantes en las que centrarnos en estos momentos. Temas más urgentes en los que hacer frente. —¿Qué? —Warner le pregunta—. ¿De qué hablas? —No parece estar respirando. —Justicia, hijo. —Anderson me está mirando ahora—. Estoy hablando de justicia. Me gusta la idea de fijar las cosas. De poner orden de nuevo al mundo. Y estaba esperando a que llegaras para poder mostrar exactamente lo que quiero decir. Esto —dice—, es lo que debería haber hecho la primera vez. —Mira a Warner—. ¿Me estás escuchando? Presta mucha atención ahora. ¿Estás viendo? Él saca un arma. Y me dispara en el pecho.


Capítulo 70

M

  i corazón ha estallado.

Soy tirada hacia atrás, tropezando con mis propios pies hasta golpear el suelo, mi cabeza se estrella contra el suelo alfombrado, mis brazos hacen poco para parar mi caída. El dolor es como nunca he sentido, dolor que nunca pensé sentir, nunca lo habría imaginado. Es como si dinamita se disparara en mi pecho, como si hubiera sido incendiada de adentro hacia afuera, y de repente todo se ralentiza. Así que esto, pienso, es como se siente morir. Parpadeo y parece que toda una eternidad. Veo distorsionadas una serie de imágenes frente a mí, colores y cuerpos y luces oscilantes, movimientos poco naturales borrosos todos juntos. Los sonidos están deformados, borrosos, demasiado altos y demasiado bajos para que yo los escuche claramente. Hay heladas explosiones eléctricas que surgen a través de mis venas, como si cada parte de mi cuerpo se ha quedado dormido y está tratando de despertar de nuevo. Hay una cara frente a mí. Trato de concentrarme en la silueta, los colores, trato de enfocar todo, pero es muy difícil y de repente no puedo respirar, de repente siento como que hay cuchillos en mi garganta, haciendo agujeros en mis pulmones, y cuanto más parpadeo, menos claramente que soy capaz de ver. Pronto sólo soy


 capaz de disfrutar de las más apretadas respiraciones, diminutos jadeos que me recuerdan a cuando yo era una niña, cuando los doctores me dijeron que sufría de ataques de asma. Sin embargo ellos estaban mal; mi falta de aliento no tenía nada que ver con el asma. Tenía que ver con el pánico y la ansiedad y la hiperventilación. Pero este sentimiento que estoy sintiendo en este momento es muy similar a lo que experimenté entonces. Es como tratar de tomar oxígeno al respirar a través de la pajita más fina. Como si tus pulmones estuvieran cerrados, salieron de fiesta. Siento el vértigo asumir el control, la sensación de mareo se hace cargo. Y el dolor, el dolor, el dolor. El dolor es terrible. El dolor es lo peor. El dolor nunca parece detenerse. De repente estoy ciega. Más que ver, siento la sangre, siento que está saliendo de mi mientras parpadeo y parpadeo y parpadeo en un intento desesperada por recuperar la visión. Pero no puedo ver nada más que una nube blanca. No oigo nada, más que los golpes en mis tímpanos y el corto, corto, corto frenético jadeo de mis pulmones y me siento caliente, tan caliente, la sangre de mi cuerpo sigue siendo tan fresca y cálida y se junta debajo de mí, a mi alrededor. La vida se está filtrando fuera de mí y me hace pensar en la muerte, me hace pensar en la corta vida que viví y lo poco que la viví. Cómo pasé la mayor parte de mis años huyendo aterrorizada, nunca de pie por mí misma, siempre tratando de ser lo que otra persona quiere. Durante diecisiete años he tratado de esforzarme en un molde que esperaba que haría que la gente se sintiera cómoda, segura, sin amenazas. Y eso nunca ayudó. Habré muerto habiendo logrado nada. Todavía soy nadie. Yo no soy nada más que una niña tonta desangrándose en el suelo de un hombre psicótico. Y creo que, si pudiera hacerlo de nuevo, lo haría de manera diferente. Estaría mejor. Me gustaría hacer algo con mi vida. Me gustaría hacer algo con este lamentable, lamentable mundo. Y me gustaría empezar por matar a Anderson. Es una lástima que ya estoy tan cerca de la muerte.


Capítulo 71

M

  is ojos se abren.

Estoy mirando alrededor y preguntándome por esta extraña versión de después de la vida. Extraño que Warner esté aquí, que todavía parezca que no puedo moverme, que aún sienta un dolor tan fuera de lo común. Más extraño aún ver a Sonya y Sara delante de mí. Ni siquiera puedo fingir entender su presencia en esta imagen. Estoy escuchando cosas. Los sonidos comienzan a venir más claramente, y, como no puedo mover mi cabeza y mirar alrededor, trato de enfocarme en lo que están diciendo. Están discutiendo. —¡Tienen que hacerlo! —grita Warner. —Pero no puede-no podemos t-tocarla —dice Sonya, conteniendo las lágrimas—. No hay manera en que podamos ayudarla... —No puedo creer que esté muriendo —jadea Sara—. No creí que dijeras la verdad. —¡No se está muriendo! —dice Warner—. ¡Ella no va a morir! Por favor, escuchen, se los digo —dice, desesperado ahora—. Pueden ayudarla. He estado tratando de explicárselos —dice—. Todo lo que tienen que hacer es tocarme y puedo tomar su poder, puedo transferirlo, puedo controlarlo y redirigir su energía.


 —Eso no es posible —dice Sonya—. Castillo no dijo que nunca podías hacer eso, él nos lo hubiera dicho que si lo hicieras… —Jesús, por favor, sólo escúchame —dice, rasgando su voz—. No estoy tratando de engañarte... —Nos secuestraste —gritan ambas al mismo tiempo. —¡Ese no era yo! Yo no fui el que las secuestró. —¿Cómo vamos a confiar en ti? —dice Sara—. ¿Cómo sabemos que no le has hecho esto a ella a tú mismo? —¿Por qué no les importa? —Está respirando tan fuerte ahora—. ¿Cómo puede no importarles? ¿Por qué no les importa que esté sangrando hasta la muerte? Pensé que eran sus amigas... —¡Por supuesto que nos importa! —dice Sara, su voz capturada en la última palabra—. Pero, ¿cómo podemos ayudarla ahora? ¿Dónde podemos llevarla? ¿Con quién podemos llevarla? Nadie puede tocarla y ha perdido mucha sangre ya, basta con verla... Una inhalación brusca. —¿Juliette? Pasos pisoteando el suelo. Corriendo por mi cabeza. Todos los sonidos están golpeándose entre sí, chocando de nuevo, girando a mí alrededor. No puedo creer que no esté muerta todavía. No tengo idea de cuánto tiempo he estado yaciendo aquí. —¿Juliette? Juliette... La voz de Warner es una cuerda a la que quiero aferrarme. Quiero atraparla y atarla alrededor de mi cintura y que me lance fuera de este mundo paralizado en el que estoy. Quiero decirle que no se preocupe, que está bien, que voy a estar bien porque lo he aceptado, estoy dispuesta a morir ahora mismo, pero no puedo. No puedo decir nada. Todavía no puedo respirar, apenas puede dar forma a mis labios con palabras. Todo lo que puedo hacer


 es tomar estos pequeños jadeos tortuosos y preguntarme por qué diablos mi cuerpo no ha renunciado todavía. De repente Warner está a horcajadas sobre mi cuerpo sangrante, con cuidado de no permitir que ninguna parte de su peso me toque, y empuja las mangas de mi camisa. Agarra mis brazos desnudos y dice: —Vas a estar bien. Vamos a arreglar esto, van a ayudarme a arreglar esto y tú, tú vas a estar bien. —Respiraciones profundas—. Vas a estar perfecta. ¿Me escuchas? Juliette, ¿puedes oírme? Parpadeo hacia él. Parpadeo y parpadeo y parpadeo todavía estoy fascinada por sus ojos. Tal sombra sorprendentemente verde. —Cada una, agarren mis brazos —le grita a las chicas, con las manos todavía aferradas firmemente mis hombros—. ¡Ahora! ¡Por favor! Se los ruego... Y por alguna razón ellas escuchan. Tal vez ven algo en él, ven algo en su cara, en sus características. Tal vez ven lo que yo veo desde aquí, desde la perspectiva de niebla inconexa. La desesperación en su expresión, la angustia tallada en su rostro, la forma en que me mira, como si él fuera a morir si yo lo hago. Y no puedo dejar de pensar que esto es un interesante regalo de despedida del mundo. Que, al menos, al final, no morí sola.


Capítulo 72

E

  stoy ciega otra vez.

El calor está derramándose en mi ser con tal intensidad, que se ha llevado literalmente mi visión. No puedo sentir nada, sino calor, calor, calor abrasador, calor inundando mis huesos, mis nervios, mi piel, mis células. Todo está en llamas. Al principio creo que es el mismo calor de mi pecho, el mismo dolor del hueco donde mi corazón solía estar, pero luego me doy cuenta de que el calor realmente no duele. Es una especie de calor calmante. Tan potente, tan intenso, pero de alguna manera es bienvenido. Mi cuerpo no quiere rechazarlo. No quiere retroceder lejos de él, no está buscando una manera de protegerse de él. De hecho, siento que mi espalda se levanta del suelo cuando el fuego llega a mis pulmones. Estoy de repente jadeando en enormes, furiosas e hiperventiladas respiraciones, inhalando bocanadas de aire como si fuera a llorar si no lo hago. Estoy bebiendo oxígeno, devorándolo, ahogándome en él, inhalándolo en la mayor brevedad posible, todo mi cuerpo agitándose mientras se fuerza para volver a la normalidad. Mi pecho se siente como si estuviera siendo cosido, como si la carne se regenerase, curándose a un ritmo inhumano y estoy parpadeando y respirando y estoy moviendo mi cabeza y tratando de ver, pero aún está tan borroso, todavía inapreciable, pero cada vez es más fácil. Puedo sentir mis dedos de las manos y de los pies y la vida en mis miembros y realmente


 puedo escuchar mi corazón latir de nuevo y de repente los rostros encima de mí se enfocan. De repente, el calor ha desaparecido. Las manos han desaparecido. Colapso de nuevo en el suelo. Y todo se vuelve negro.


Capítulo 73

W

  arner está durmiendo.

Lo sé porque está durmiendo a mi lado. Está lo suficientemente oscuro para que me lleve varios intentos abrir mis ojos y entender que no estoy ciega en este momento. Echo un vistazo por la ventana y encuentro la luna llena hasta el borde, vertiendo la luz en esta pequeña habitación. Todavía estoy aquí. En la casa de Anderson. En lo que probablemente solía ser dormitorio de Warner. Y él está dormido en la almohada a mi lado. Sus rasgos son tan suaves, tan etéreos en el claro de luna. Su rostro es engañosamente tranquilo y sin pretensiones, parece inocente. Y pienso en lo imposible que es que él esté aquí, acostado a mi lado. Que esté aquí, acostada junto a él. Que estemos tumbados en su cama de la infancia, juntos. Que me salvó la vida. Imposible es una palabra estúpida. Me muevo un poco y Warner reacciona inmediatamente, sentado, jadeando,


con los ojos parpadeando. Él me mira, ve que estoy despierta, que mis ojos están abiertos, y se congela en su lugar. Hay tantas cosas que quiero decirle. Hay tantas cosas que tengo que decirle. Hay tantas cosas que tengo que hacer ahora, que tengo que ordenar, que tengo que decidir. Pero, por ahora, sólo tengo una pregunta. —¿Dónde está tu padre? —susurro. Toma un momento para que Warner encuentre su voz. —Está de vuelta en la base. Se fue justo después de… —dice, vacilando, las luchas por un segundo—, justo después de que le dispararon. Increíble. Él me dejó sangrando por todas partes en el piso de su sala de estar. Como un buen regalo para que su hijo pequeño limpie. ¡Qué lección poco agradable para que su hijo aprenda! Enamorarte, y ver como tu amor recibe un disparo. —¿Así que él no sabe que estoy aquí? —pregunto a Warner—. ¿No sabe que estoy viva? Warner niega con la cabeza. —No. Y pienso: Bueno. Eso es muy bueno. Será mucho mejor si él piensa que estoy muerta. Warner sigue mirándome. Mirando mirando mirándome como si me quisiera tocar, pero que tiene miedo de acercarse demasiado. Finalmente, susurra: —¿Estás bien amor? ¿Cómo te sientes?


Y sonrío para mis adentros, pensando en todas las maneras en que podría responder a esa pregunta. Pienso en cómo mi cuerpo está más agotado, más derrotado, más agotado de lo que nunca ha estado en mí vida. Pienso en lo que no he tenido más que un vaso de agua en 2 días. Como nunca he estado más confundida sobre la gente, sobre lo que parece ser y lo que son en realidad, y pienso que estoy mintiendo aquí, compartiendo una cama en una casa que nos dijeron que no existe ya, con una de las personas más odiadas y temidas del Sector 45. Y pienso en cómo esa criatura terrorífica tiene capacidad de tal ternura, cómo me salvó la vida. Como su propio padre me disparó en el pecho. ¿Cuántas horas antes sólo estaba tendida en un charco de mi propia sangre? Pienso que mis amigos están probablemente todavía enzarzados en una batalla. Cómo Adam debe estar sufriendo sin saber dónde estoy ni qué me ha pasado. Cómo Kenji sigue tirando el peso de tantas personas. Cómo Brendan y Winston todavía podrían perderse. Cómo la gente de Punto Omega podría estar muerta. Y eso me hace pensar. Me siento mejor que nunca en toda mi vida. Estoy sorprendida por lo diferente que me siento ahora. Cómo sé que las cosas serán diferentes ahora. Tengo tantas cosas que hacer. Tantos puntos que marcar. Tantos amigos que necesitan mi ayuda. Todo ha cambiado. Porque en otro tiempo, yo era sólo una niña. Hoy sigo siendo sólo una niña, pero esta vez tengo una voluntad de hierro y 2 puños de acero y he envejecido 50 años. Ahora por fin tengo conocimiento. Por fin me he dado cuenta de que soy lo suficientemente fuerte, de que tal vez soy un toque bastante valiente, que quizás esta vez no puedo hacer lo que me proponía hacer.


Esta vez yo soy una fuerza. Una desviación de la naturaleza humana. Estoy viviendo, respirando, prueba de que la naturaleza lo quiere oficialmente, con miedo de lo que hago, de en lo que me he convertido. Y soy más fuerte. Estoy más enojada. Estoy dispuesta a hacer algo que definitivamente voy a lamentar y esta vez no me importa. Ya he terminado de ser amable. Ya he terminado de estar nerviosa. No tengo miedo de nada. Caos en masa es en mi futuro. Y voy detrás de mis guantes. Porque está vez, estoy lista.


Sobre la autora Tahereh Mafi es una chica. Tiene 24 años. Nació en una pequeña ciudad en algún lugar de Connecticut y actualmente reside en el Condado de Orange, California, donde bebe demasiada cafeína y encuentra el tiempo para ser un poco demasiado perfecta para su gusto. Cuando no se la puede encontrar en un libro, se encuentra leyendo envoltorios de caramelos, cupones y viejos recibos. Shatter Me es su primera novela. Los derechos extranjeros se han vendido en 22 territorios hasta la fecha y los derechos cinematográficos fueron adquiridos por la 20th Century Fox. Su obra está representada por Jodi Reamer de Writers House, LLC.

Serie Shatter Me: 1. Shatter Me 1.5 Destroy Me 2. Unravel Me 2.5 Sin título (17 /12/13) 3. Sin título (Verano 2014)


Siguiente Libro Shatter Me #3 

 Juliette sabe ahora que probablemente ella es la única que puede detener al Restablecimiento. Pero para derrotarlo, necesitará la ayuda de la única persona en la que pensó que nunca podría confiar: Warner. Al trabajar juntos, Juliette descubrirá que todo lo que pensaba que ella conocía- sobre Warner, sus habilidades e incluso Adam- estaba equivocado.

En Shatter Me, Tahereh Mafi creó una cautivante y original historia que combinaba lo mejor de una distopía y paranormal. En la secuela Unravel Me, aceleró el corazón de miles de lectores. Ahora en este final trae a las series un inesperado y climático final.




Traducido, Corregido, Revisado y DiseĂąado en:


Ume(sme2) th