Page 1


Argumento Un vaquero de principio a fin, propietario de un rancho, Mallory Kirk, sabe lo que significa poner en el trabajo un día completo. Pero, ¿y su nueva vaquera? Él tenía dudas que Morie Brannt fuera capaz de tirar de su propio peso, incluso si la menuda joven, pareciera tener mucho espíritu. A medida que ellos se debaten sobre los acontecimientos en el rancho y un pasado que amenaza sus esperanzas para el futuro, las chispas comienzan a volar, y Mallory no puede dejar de notar a Morie bajo una nueva luz. ¿Pero está éste indomable hombre de Wyoming, listo para amar?

2


Capítulo 1 Edith Danielle Morena Brannt, no estaba impresionada con su nuevo jefe. El mandamás del Rancho Real, cerca de Catelow, Wyoming, era grande y dominante y tenía una formidable mala actitud, que él compartía con toda la mano de obra contratada. Morie, como ella es conocida por sus amigos, tenía serias dificultades en mantener su fogoso temperamento, cuando Mallory Dawson Kirk, levantaba su voz. Él era impaciente, temperamental y obstinado. Al igual que el padre de Morie, quien se había opuesto a su decisión de llegar a trabajar como vaquera. Su padre se opuso a todo. Ella solo le dijo que se iba en busca de un trabajo, empacó sus cosas y se fue. Tenía veintitrés años y él no podía detenerla, porque era mayor de edad. Su madre, Shelby, había intentado razonar con ella, gentilmente. Su hermano, Cort, también había tratado, con mucha menos suerte. Ella amaba a su familia, pero estaba cansada de ser perseguida por quien ella se relacionaba, en vez de quién era por dentro. Ser una desconocida en la propiedad de otra persona, era una propuesta encantadora. Incluso con el temperamento de Mallory, estaba feliz siendo aceptada como una pobre mujer, luchando por su cuenta, en un mundo muy duro. Además de eso, quería aprender el trabajo del rancho y su padre, no le permitía ni siquiera levantar una cuerda en el rancho. Él no la quería cerca de su ganado.

Y otra cosa le dijo Mallory severamente, volviéndose hacia Morie, con una mirada fría hay un lugar para colgar las llaves cuando hayas terminado con ellas. Nunca tomes una llave del establo y la dejes en tu bolsillo. ¿Está claro? Morie, quien en realidad había llevado la llave del cuarto de los arreos fuera de la propiedad, en su bolsillo, en un momento en que se necesitaba desesperadamente, se sonrojó.

Lo siento, señor dijo fríamente.No volverá a ocurrir. No ocurrirá si esperas seguir trabajando aquí le aseguró él. Es mi culpa intervino el capataz, el viejo Darby Hanes, con una sonrisa.Olvidé decírselo. Mallory consideró eso y asintió con la cabeza, finalmente.

3


Eso es siempre lo que más me gustó de ti, Darb, tu honestidad él se volvió hacia Morie.Un ejemplo que espero que sigas, como nuestra nueva contratación, a propósito. Su rostro enrojeció.

Señor, nunca he tomado nada que no me perteneciera. Él miró su ropa barata, el dobladillo desigual de sus vaqueros, sus botas gastadas. Pero no la juzgó. Solo asintió. Él tenía el pelo negro y grueso, con raya a un lado, que le caía un poco por sobre las orejas. Tenía las orejas grandes, la nariz grande, ojos hundidos de color marrón, la frente prominente, las cejas pobladas y una boca tan sensual, que Morie no había sido capaz de apartar sus ojos de ella, desde el primer momento. Aquella boca compensaba su falta de atractivo convencional. Él era grande, de manos bien cuidadas y tenía una voz como terciopelo profundo, sus grandes pies estaban calzados en viejas y rugosas botas, cubiertas de suciedad. Él era jefe, y nadie nunca olvidaba eso, sobre todo cuando se metía al barro y sangraba junto con sus hombres, y trabajaba como si él mismo fuera un empleado más. De hecho, los tres hermanos Kirk, eran así. Mallory, era el mayor, con treinta y seis años. El segundo hermano, Cane – una coincidencia, si alguna vez hubo una, considerando que la madre de Morie, se apellidaba así, solo que su apellido se escribía con K – tenia treinta y cuatro y era un veterano de la Guerra del Golfo, que le faltaba un brazo, por haber estado en la primera línea de combate. Él afrontaba un problema con la bebida, sometiéndose a terapia, que sus hermanos estaban tratando de hacer frente. El hermano más joven, tenía treinta y un años, y se llamaba Dalton. Él era un antiguo agente de frontera, del Departamento de Inmigración, y su apodo, por alguna extraña razón, era Tank. Él se enfrentó a una banda de narcotraficantes en la frontera de Arizona, completamente solo. Recibió un disparo y estuvo hospitalizado por semanas y durante ese tiempo, la mayoría de los médicos, lo habrían dado por muerto, debido a la gravedad de sus heridas. Él los confundió a todos, viviendo. Sin embargo, él renunció a su trabajo, y volvió a casa, al rancho familiar, en Wyoming. Nunca habló de la experiencia. Pero una vez, Morie lo había visto reaccionar, al sonido del tubo de escape de un viejo camión del rancho, tirándose al suelo. Ella se había reído, pero el viejo Darby Hanes, la había silenciado, contándole sobre el pasado de Dalton, como agente fronterizo. Morie nunca más se rió de

4


su extraño comportamiento de nuevo. Ella suponía, que tanto él como Cane, tenían cicatrices mentales y emocionales, así como algunas físicas, de sus experiencias pasadas. A ella nunca le habían disparado, o le había pasado algo. Había sido tan protegida como un invernadero de orquídeas, por sus padres y su hermano. Esta era su primera prueba en la vida real, y aún no estaba segura si le iba a gustar. Ella había vivido en el enorme rancho de su padre toda su vida. Podía montar cualquier cosa, su padre le había enseñado él mismo. Pero ella no estaba acostumbrada al trabajo agotador de las tareas diarias que en un rancho eran necesarias, porque no se lo habían permitido hacer en casa, y había sido lenta en sus primeros días. Darby Hanes, la había llevado prácticamente de la mano, mostrándole como se manejaban las grandes pacas de heno, que los hermanos embalaban en el granero – rechazando las más modernas pacas laminadas, por ser ineficaces y derrochadoras – de modo que ella no se hiciera daño, cuando las levantaba. Él le había enseñado a herrar un caballo, a pesar que había un herrero en el rancho, y como ser doctor de terneros enfermos. En menos de dos semanas, había aprendido más cosas que nada que su educación universitaria hubiera abordado.

Tú nunca habías hecho este trabajo antes la acusó Darby, pero él sonreía. Ella hizo una mueca.

No. Pero necesitaba mucho un trabajo dijo ella, y esto era casi verdad.Usted ha sido genial, señor Hanes. Le debo mucho por no mantenerme lejos. Por enseñarme lo que necesito saber aquí.Y lo bueno que era, pensó privadamente, que su padre no lo sabía. Él despellejaría vivo a Hane, por dejar a su hija herrar caballos. Él agitó una mano con desdén.

No es un problema. Tú asegúrate de usar los guantes.ñadió, señalando su bolsillo trasero. Tienes unas manos bonitas. Igual que mi esposa las tenía agregó con una mirada lejana en sus ojos y una sonrisa.Ella tocaba el piano en un restaurante cuando la conocí. Tuvimos dos citas y luego nos casamos. Nunca tuvimos hijos. Ella murió hace dos años, de cáncer él se detuvo por un minuto y soltó un largo suspiro.Aún la extraño agregó con rigidez. Lo siento dijo ella. 5


La volveré a ver otra vez replicó él.Ya no faltan muchos años, tampoco. Es parte del ciclo, ya ves. La vida y la muerte. Todos pasamos por ella. Nadie se escapa.

Eso era verdad; que extraña era una discusión filosófica en un rancho. Tú crees que los peones de un rancho abandonan la secundaria, ¿verdad?Reflexionó él.Tengo un título del MIT1. Yo era el estudiante más prometedor de física teórica, pero mi esposa tenía una afección pulmonar, y quería que viniera al oeste, por un clima más seco. Su padre tenía un rancho…se detuvo, riéndose entre dientes.Lo siento. Tiendo a hablar de más. De todos modos, trabajé en el rancho y lo preferí a un laboratorio. Después que ella murió, vine aquí a trabajar. Así que aquí estoy. Pero yo no soy el único chiflado diplomado por aquí. Tenemos tres a tiempo parcial, que van a la universidad con becas, que los hermanos Kirk, han creado para ellos.

¡Qué tipos más agradables! Exclamó ella. Si, realmente lo son. Todos ellos parecen duros como una piedra, pero sobre todo, ayudan a quien lo necesite él se movió.Pagaron la cuenta del hospital de mi esposa, después que el seguro caducó. Fue una pequeña fortuna, y ni siquiera pestañearon. La garganta de ella se estrechó. ¡Qué cosa más generosa! Su familia hacía lo mismo para la gente, pero no se atrevía a mencionar eso.

Eso es muy bueno por parte de ellosdijo con verdadero sentimiento. Si, voy a trabajar aquí hasta que muera. Si ellos me quieren, claro. Son grandes personas. Oyeron un ruido y se volvieron. El jefe estaba parado detrás de ellos.

Gracias por el testimonio, pero creo que el ganado está esperando ser llevado a los pastos sur.Comentó Mallory, con los labios apretados y los ojos oscuros brillantes. Darby se echó a reír.

1

Massachusetts Institute of Technology. Instituto Tecnológico de Massachusetts.

6


Si, por supuesto. Lo siento, jefe. Yo solo te alababa ante esta joven. Ella se sorprendió al descubrir que estudié filosofía.

Por no hablar de la física teórica agregó el jefe secamente. Sì, bueno, no voy a mencionar tu título en bioquímica, si quieresdijo Darby, escandalosamente. Mallory arqueó una ceja.Gracias. Darby le hizo un guiño a Morie, y los dejó solos. Mallory se alzó ligeramente por sobre la morena. Tu nombre es poco común, ¿Morie? Ella se rió.

Mi nombre completo es Edith Danielle Morena Brannt respondió ella.Mi madre sabía que iba a ser morena, porque mis padres lo son, por lo que añadió morena, así, en español. Tuve, uh, bisabuelos españoles tartamudeó ella, después de casi dar a entender el hecho de que ellos tenían un título de la realeza española. Claro que esto nunca lo diría. Ella quería ser percibida como una mujer pobre, pero honesta vaquera. Su apellido no era raro en el sur de Texas, y Mallory, probablemente, no la conectaría con King Brannt, que era un verdadero hacendado. Él inclinó la cabeza.Morie dijo.Bonito.

Lo siento mucho, digo… por lo de la llaveella dijo Él se encogió de hombros.

Yo hice lo mismo el mes pasado, pero yo soy el jefe añadió con firmeza.Yo no cometo errores. Recuerda eso. Ella le regaló una gran sonrisa.Si, señor.

7


Mallory la miró con curiosidad. Era pequeña y bellamente redondeada, con el pelo negro, que obviamente era largo y lo tenía recogido en un moño sobre su cabeza. No era hermosa, pero era agradable a la vista, con esos grandes ojos marrones, una preciosa boca y una piel perfecta. No parecía el tipo para hacer el trabajo físico de un rancho.

¿Señor? Le preguntó, ante su incómodo escrutinio. Lo siento. Estaba pensando en que no te pareces al tipo usual, que contratamos como peones. Tengo un título universitario se defendió. ¿En serio? ¿Cuál fue tu especialización? Historia dijo ella, y lo miró a la defensiva.Si, todo es sobre fechas y el pasado. Puede ser un poco aburrido, pero me encanta. Él la miró pensativo.

Deberías hablar con Cane. Él es titulado en antropología. Es una pena, que no haya sido en paleontología, porque estamos cerca de un lago fósil. En esa parte de Green River Formation, hay todo tipo de fósiles allí. Cane amaba cavar su rostro se endureció.Él no quiere volver hablar acerca de ello.

¿Debido a su brazo?Preguntó sin rodeos.Eso no lo detendría. Quizás podría hacer el trabajo administrativo en una excavación ella se ruborizó.Yo tomé antropología, como materia secundaria confesó. Él se echó a reír.

No es de extrañar que te guste el trabajo de un rancho. ¿Has ido a excavar?Él sabía que algunas personas no lo hacían, que la arqueología era uno de los cuatro subcampos de la antropología.

Si, he ido. Conduje a mi madre a la locura. Mi ropa siempre estaba llena de barro y la mayor parte del tiempo, parecía un niño de la calle, no se atrevió a contarle, que un día había dio a cenar 8


con la ropa que había usado en la excavación, y su familia tenía de visita, a un importante y famoso político de Europa, que estaba en la mesa, junto a algunos miembros de una familia real. Su padre había sido muy elocuente.

Hubo algunos incidentes cuando llegué a casa, llena de lodo agregó con una sonrisa. Me lo puedo imaginar suspiró él.Cane no se ha ajustado a los cambios físicos. Ha dejado de ir a la terapia, y no se une a ninguna salida familiar. Se queda en su habitación, jugando videojuegos en línea, se detuvo.¡Dios mío, no puedo creer que te esté diciendo estas cosas!

Soy cerrada como una almeja, le señaló.Nunca digo nada de lo que me cuentan. Eres una buena oyente. La mayoría de la gente no lo es. Tú lo eres, le dijo ella con una sonrisa. Él se rió entre dientes.Soy el jefe. Tengo que escuchar a la gente.

Buen punto. Voy a terminar de apilar las pacas de heno dijo ella. Se detuvo y lo miró.Ya sabes, que la mayoría de los rancheros estos días, usan fardos grandes y...

Detente ahí le dijo él de manera cortante.No me gustan muchas de las supuestas mejoras. Controlo este rancho de la manera en que mi padre lo hizo, y su padre antes que él. Alternamos la cosecha y el ganado, evitamos suplementos innecesarios, y mantenemos cultivos orgánicos y cepas de hierbas. Y no permitimos la extracción de petróleo en ninguna parte de este rancho. Hay un montón de fracking, más al sur de Wyoming, para extraer el petróleo de los depósitos de esquistos2, pero no vendemos la tierra por eso, ni mucho menos, la arrendamos. Morie, sabía que ellos eran sensibles al medio ambiente. La familia había sido destacada en un periódico de ganaderos del noroeste, y que ella había visto sobre la mesa en el barracón.

¿Qué es fracking?Preguntó ella, con curiosidad. 2

Los esquistos constituyen un grupo de rocas metamórficas de grado medio, que se forman en el interior de la corteza terrestre. Son rocas que se rompen con facilidad por una laminación, lo que seguramente contribuye en la extracción del petróleo.

9


Bueno, es cuando se inyectan líquidos a alta velocidad en rocas de esquistos, para fracturarla y permitir el acceso a yacimientos de petróleo y gas. Esto puede contaminar el manto freático3, si no se hace bien, y algunas personas dicen que causa terremotos, sus ojos se oscurecieron.Yo no estoy tomando ningún riesgo con nuestra agua. Es preciosa.

Si, señor, replicó ella. Él se encogió de hombros.

Sin ánimo de ofender. He ido a conferencias sobre las ventajas de la utilización de cultivos genéticamente alterados y de clonación él inclinó la cabeza hacia abajo.Sobre mi cadáver. Morie se rió a pesar de sí misma. Su rostro de duendecillo irradiaba alegría. Sus ojos oscuros brillaban. Él la miró durante largo rato, sonriendo socarronamente. Era bonita. No solo era bonita, también tenía sentido del humor. No se parecía en nada a su actual novia, que era una cariñosa y sofisticada chica del este, llamada Gelly Bruner, cuya familia se había trasladado a Wyoming hacía algunos años y se compraron un pequeño racho, cerca del de ellos. Se conocieron en una fiesta en Denver, en donde su padre era un orador en una conferencia a la que Mallory había asistido. Él y Gelly andaban juntos, pero él no tenía ningún interés real en una relación apasionada. No ese momento, de todos modos. Había tenido una mala experiencia en el pasado, que lo había amargado en ese tipo de relaciones. Sabía instintivamente, que Gelly, solo estaba a su alrededor, porque él tenía dinero para gastar en ella. No se hacía ilusiones acerca de su falta de buena apariencia. Él tenía mujeres, solo porque era rico. Punto.

¿Pensamientos profundos, señor? Bromeó ella. Él se rió, secamente.

Demasiado profundos, para compartirlos. Dedícate al trabajo, niña. Si necesitas algo, Darby está cerca.

3

Es una capa de agua subterránea que ocupa poros y huecos de las rocas, bajo el suelo y por encima de la capa de material

impermeable. El límite superior de esta capa, se conoce como “tabla de agua”

10


Sí, señor. Respondió ella, y se preguntó por un momento, si ella de alguna manera, estaba en el ejército. Le pareció correcto esa forma de dirigirse a él. Había oído a vaqueros usarla con su padre, desde que era una niña. Algunos hombres irradiaban autoridad y determinación. Su padre era uno de ellos. Y este hombre, también.

Y ahora, eres tú quien tiene pensamientos profundos, la desafió él. Ella se rió.Son solo pensamientos perdidos. Nada interesante. Sus ojos oscuros se entrecerraron.

¿Cuál es tu período favorito? En la historia, agregó. ¡Oh! Bueno, en realidad, es el período de los Tudor. Las cejas gruesas y oscuras, subieron.¿En serio? ¿Y cuál de los Tudor te gustó más?

Mary. Sus cejas volvieron a subir.¿Bloody Mary? Ella lo miró airadamente.

Todos los monarcas Tudor, quemaban personas. ¿Es menos ofensivo quemar unos pocos en lugar de unos pocos cientos? Elizabeth quemó a personas, y también lo hizo su padre y su hermano. Todos ellos fueron cortados por la misma tijera, pero Elizabeth vivió más tiempo, y tuvo mejor Relaciones Públicas, que el resto de su familia. Mallory se echó a reír.

Bueno, es cierto, insistió ella.Ella fue elevada a un estado místico por sus seguidores. Es cierto, dijo él e hizo una mueca.Yo odiaba la historia. Qué vergüenza. 11


Él se rió de nuevo.

Supongo que si. Voy a tener que leer sobre los Tudor, de manera que podamos tener discusiones sobre sus virtudes y defectos.

Me gustaría disfrutar eso. Me gusta el debate. A mí también, siempre y cuando, yo gane. Ella le dio una sonrisa malvada y volvió a su trabajo. El barracón era tranquilo por la noche. Allí tenía su propia y pequeña habitación, que era mantenida para el uso de las mujeres contratadas. Era tosca y poco cómoda, pero a ella, le encantaba. Había traído consigo su iPod, y navegaba por Internet por la red inalámbrica del rancho y veía películas y programas de televisión en él. También leía mucho. No había estado bromeando acerca de su pasión por la historia. Esto todavía la complacía, aún fuera del colegio, mediante la búsqueda de transcripciones de manuscritos españoles que pertenecían a Mary Tudor y su reinado de cinco años en Inglaterra. Ella encontraba los escritos, en todo tipo de lugares extraños. Era fascinante pasearse por bibliotecas virtuales y disfrutar de la historia que había sido puesta en imágenes digitales. Que dedicados debían ser los bibliotecarios. Se maravillaba, porque ofrecían tanto conocimiento al público, en tal costo de tiempo y habilidad. Y que increíbles eran las becas que se daban a los que tenían la capacidad de leer latín y griego, y traducirlo al inglés moderno, en beneficio de los historiadores, que no podían leer lenguas antiguas. Se encontraba asombrada de la tecnología, que era tan nueva y poderosa. Se durmió imaginando, lo que el futuro de la electrónica podía deparar. Era fascinante. Justo al amanecer, sonó su móvil. Ella contestó con un tono de sueño.

Dormilona le dijo una voz suave. Se dio vuelta sobre su espalda y sonrió.

Hola mamá. ¿Cómo va todo en casa? Te extraño le dijo Shelby, con un suspiro.Tu padre está de tan mal carácter, que incluso los antiguos peones se están escondiendo de él. Él quiere saber en dónde te encuentras.

12


No te atrevas a decírselo replicó Morie. No lo haré dijo suspirando.Pero él amenaza con contratar un detective privado, para encontrarte ella se rió.No puede creer que su niña se fuera a trabajar por un salario. No es más loco, que no me tenga para que lo asesore en su programa de cría y le resuelva sus manías en las hojas de cálculos ella rió.Iré a casa a tiempo. A tiempo para la venta de la producción, espero agregó Shelby. El acontecimiento estaba a tres semanas de camino, pero King Brannt ya había hecho los arreglos para un evento de gala en el rancho, durante la exhibición de su premiado ganado Santa Gertrudis en Skylance, en el rancho familiar que estaba cerca de San Antonio. Sería una fiesta de proporciones épicas, con una lista de invitados, que incluían famosos artistas, deportistas, políticos y hasta la realeza, y él quería a toda su familia allí. Especialmente a Morie, que era esencial, para hacer de anfitriona, ya que demasiado, para Shelby sola.

Voy a volver aunque sea solo por esa noche prometió Morie.Díselo a papá, para que no se autodestruya ella se rió. Se lo diré. Eres como él, lo sabes añadió. Cort se parece mucho más a él. ¡En el temperamento! Cort se calmará, cuando finalmente encuentre a una mujer, que pueda enfrentarse a él. Bueno, papá te encontró señaló Morie.Así que hay esperanzas para Cort. ¿Eso crees? Ni siquiera tiene citas, después que la representante de entretenimientos, trató de seducirlo en la sala de un cine. Él se sorprendió hasta los dientes, cuando ella le dijo, que lo había hecho en todo tipo de teatros, cuando volvían a casa ella se rió.Tu hermano no vive en el mundo real. Cree que las mujeres son delicados tesoros que necesitan alimentarse y protegerse hizo una pausa por un momento, y luego continuó.Realmente tiene que dejar de ver películas viejas.

13


Hazlo mirar algunas de las viejas películas de Bette Davis la aconsejó Morie.¡Ella es la actriz más moderna que alguna vez he visto, aunque su auge fue en la década de 1940!

Me gustan esas películas dijo Shelby. A mí también. Morie vaciló.Me gustan las viejas películas de la abuela. María Kane había sido una famosa estrella de cine, pero ella y Shelby nunca habían sido cercanas, y habían tenido una relación turbulenta y triste. Todavía era un tema doloroso para Shelby.

Me gustan, también dijo Shelby, de manera sorprendente.Yo nunca conocí a mi madre, porque al principio, fui encargada a amas de llaves, y luego a mi tía.Mi madre nunca creció agregó, recordando algo, que el último marido de María, Brad, había dicho durante los funerales de ella, en Hollywood. Morie oyó la nota triste en la voz de su madre y cambió de tema.

Echo de menos tu pescado al horno. Shelby se echó a reír.¡Que cosas dices!

Bueno, nadie lo hace como tú, mamá. Y ellos no están interesados en los peces de por aquí, así que no tenemos mucho. Sueño con filetes de bacalao, suavemente horneados con hierbas y mantequilla fresca. ¡Vaya, tengo que dejar de babear en mi almohada!

Cuando vuelvas a casa, te haré algunos. Pero realmente, tienes que aprender a cocinarlos tú misma. Si te mudas a vivir aparte de nosotros, tienes que ser capaz de cocinar.

Siempre puedo comer fuera. Si, pero la comida fresca es mucho más agradable. La tuya lo es, sin duda ella miró su reloj.Me tengo que ir, mamá. Estamos sumergiendo al ganado hoy. Negocio sucio.

14


Tú lo debes de saber. Siempre estabas en medio de la acción aquí, en primavera. Te extraño. Yo también te extraño, mi amor. Te quiero. Yo también te quiero. Hasta pronto. Colgó, y luego se levantó y se vistió. Su madre era una entre un millón, bella y talentosa, pero igualmente capaz de avivar una comida exótica o ser anfitriona de una cena para la realeza. Morie la admiraba enormemente. Admiraba a su padre, también; pero estaba harta de los hombres que salían con ella con un solo propósito en mente: un matrimonio para asegurar su futuro financiero. Era sorprendente como muchos de ellos, la veían como un boleto a la riqueza independiente. El último había sido desconcertantemente franco acerca de cómo su padre lo aconsejó de casarse con una heredera, y que Morie, era al menos, más agradable a la vista, que algunas otras hijas de hombres ricos, que él había acompañado. Ella estaba maldiciendo en tres idiomas cuando su padre entró, escuchó sus acusaciones y rápidamente escoltó a joven fuera de la propiedad. Morie había sido aplastada, porque realmente le gustaba aquél joven, un contador llamado Bart Harrison, que había llegado a la ciudad para auditar una empresa local de su compañía. No se le había ocurrido al principio, que él la había buscado a propósito en una fiesta local. Había sabido quien era ella, y quien era su familia, y la persiguió con frialdad, pero con modales exquisitos, que la hicieron sentir bella, haciéndola sentir hambre por las pequeñas atenciones que le daba, con tanto estilo. Se había sentido muy atraída por él. Pero cuando comenzaron a hablar de dinero, ella se apartó y salió corriendo. Ella quería algo más, que ser la hija de uno de los rancheros más ricos de Texas. Quería un hombre que la amara por lo que era en realidad. Ahora, ayudaba a llevar el ganado a través de la más apestosa, sucia y repugnante piscina de inmersión, que jamás había visto en su vida. Se preguntó si se había vuelto loca para venir aquí. En Mayo había llegado. Los partos estaban en pleno apogeo, y el proceso de inmersión era necesario, para

15


mantener el ganado libre de plagas.

Esto huele a un perfume de lujo, ¿no?Le preguntó Red Davis con una sonrisa. Él estaba en sus treinta años, tenía el pelo rojo, pecas, ojos azules y una personalidad traviesa. Había trabajado en ranchos la mayor parte de su vida, pero nunca se había quedado en un lugar, durante mucho tiempo. Morie vagamente recordaba haber oído decir a su padre, que Red había trabajado para un ex mercenario llamado Cord Romero, cerca de Houston. Ella le lanzó una mirada que hablaba.

Nunca voy a conseguir sacar el olor de mi ropa se lamentó ella. Por supuesto que podrás le dijo el vaquero delgado y pelirrojo, sonriendo, bajo la sombra de su sombrero de paja de ala ancha.Esto es lo que harás, señorita Morie. Saldrás al bosque de noche y esperarás a ver una mofeta. Cuando la veas, saltas sobre ella, entonces, ella empezará a mover sus patas delanteras, avisándote así, que se dará la vuelta, levantará la cola, y…

¡Red! Exclamó. Espera, espera, escucha le dijo con seriedad.Después que la mofeta te haya rociado, tienes que enterrar tu ropa y bañarte en jugo de tomate, y eso te hará olvidar todo acerca de los olores de esta vieja piscina de inmersión. ¿Ves? ¡Habrás resuelto tu problema!

Te voy a mostrar un problema lo amenazó. Tienes que tener sentido del humor para trabajar con el ganado le dijo él, riéndose. Estoy totalmente de acuerdo, pero no hay nada divertido sobre un estanque lleno de… ¡Aaahhhhh! Mientras hablaba, un becerro saltó y chocó contra ella. Morie aterrizó sobre sus pechos en la piscina de inmersión, sumergiendo su cara y su pelo. Se puso de rodillas y golpeó con sus manos la superficie del líquido, en una demostración elocuente de su cólera. Lo que solo empeoró la situación, y le dio a Red la oportunidad de mostrar su sentido del humor a una verdadera profundidad.

16


¿Vas a dejar de reír?Se lamentó ella. Bueno, bueno, bueno… ¿Estamos bañando gente ahora? Quiso saber Mallory. Morie no pensó en lo que hacía; estaba demasiado furiosa. Golpeó el líquido de la piscina con su mano y envió un rocío fuerte directamente a Mallory. Este le dio de lleno en su impecable camisa blanca y le salpicó hasta en la cara. Sintió que se congelaba al darse cuenta de lo que acababa de hacer. Le había lanzado un baño contra plagas a su jefe. La despediría con seguridad. Sería historia. ¡Tendría que volver a casa en desgracia! Mallory limpió su cara con un pañuelo y le dio una larga mirada.

Ahora, es por esto que nunca llevo camisas blancas, cuando ando por este lugar comentó él, seco, mirando a Red, quien estaba doblado riéndose.Dios sabe lo que Mavie dirá cuando tenga que tratar con esto, y esto es tu culpa añadió, señalando con su dedo a Morie.¡Tú puedes explicárselo mientras esquivas platos, sartenes, cuchillos o lo que sea que ella consiga para lanzarte! Mavie era el ama de llaves y tenía un temperamento al rojo vivo. Todo el mundo estaba aterrorizado por ella.

¿No me vas a despedir? Le preguntó, inusualmente tímida. Él frunció sus sensuales labios y sus ojos oscuros brillaron.

No hay un montón de gente moderna que quiera llevar el ganado y su mal olor a través de las sustancias del control de plagas reflexionó.Es más fácil tomar un baño que encontrar a alguien quien te reemplace. Morie tragó saliva. El terrible mal olor aún estaba en sus fosas nasales. Se limpió con un pañuelo.

Por lo menos no atraeré a los mosquitos ahora suspiró. ¿Quieres apostar? Le dijo Red.¡Les encanta esto! Si te frotas los brazos, te atacarán en 17


masa… ¿A dónde vas jefe? Mallory simplemente se rió entre dientes mientras se alejaba. Ni siquiera le respondió a Red. Morie dejó escapar un suspiro de alivio, mientras se limpiaba más fuerte la cara. Sacudió su cabeza y le dio una triste mueca de dolor a Red.

Bueno, esto si fue una sorpresa murmuró ella con sequedad.Pensé que iba a ser una ex empleada, con seguridad.

No. El jefe es un buen hombre. Cane se metió con él una vez por una mujer, quien lo seguía llamando y persiguiendo. El jefe lo molestó, solo por diversión y Cane lo arrojó de cabeza a uno de los abrevaderos de agua. Ella se rió con sorpresa.¡Cielo santo!

El jefe quedó impresionado. Era la primera vez que Cane hacía algo realmente físico, desde que había salido del ejército. Él piensa que como solo tiene un brazo, lo ralentiza para todo, y lo limita. Pero ya ha podido adaptarse a él. El jefe no es livianito de peso agregó.Cane lo levantó, lo puso en su hombro y lo tiró.

Guauuuu. Él se puso serio.

Ya sabes, todos ellos tienen problemas de un tipo o de otro. Pero son hombres decentes, honestos y trabajadores. Nos gustaría hacer algo por ellos. Se ocupan de nosotros, y no hacen juicios de valor.Red hizo un gesto ante un mal recuerdo.Si así fuera, estoy seguro, que estarían en mi oído.

Metiste la pata, ¿verdad? Ella le lanzó una mirada burlona.Tú, ummm, no le tiraste pesticidas al jefe, ¿cierto? Él negó con la cabeza.

Es algo mucho peor, me temo. Todo lo que conseguí, fue pasar un tiempo en la cárcel, y un sermón del jefe él sonrió.Fue la llamada de atención más grande que he tenido en los últimos 18


años.

La mayoría de la gente se mete en líos de vez en cuando dijo Morie, amablemente. Por la única cosa que te despiden aquí, es por robar agregó él.No sé por qué, pero eso es todo un tema para el jefe, pero el año pasado, dejó que un hombre se fuera, por haber tomado un caro taladro, que no le pertenecía. Dijo que no toleraría un ladrón en este lugar. Cane casi saltó sobre el tipo él movió su cabeza.Hay gente rara, extraña en algunos aspectos.

Supongo que hay algo que les sucedió a ellos en el pasado conjeturó ella. Podría ser él hizo una mueca.Esa chica, Gelly, con la que el jefe anda, tiene una mirada furtiva añadió, en un tono bajo.Hubo una conversación sobre ella, cuando se mudó a vivir aquí con su padre, sobre como consiguieron la vieja propiedad Barnes, donde viven ahora él sonrió sin ganas.Ella es muy guapa, le concedo eso, pero creo que el jefe está fuera de foco, por perder el tiempo con ella. Lo más curioso, fue acerca de como desapareció el taladro él estrechó los ojos.A Gelly no le gustaba el vaquero, porque hablaba con descaro de ella. Y ella estaba en el barracón justo antes que el jefe encontrara el taladro en la mochila del chico, y él discutió hasta por los codos, acerca de ser inocente; pero no le sirvió de nada. Fue despedido en el acto. Sintió un escalofrío que recorrió su espalda. Ella solo había visto una vez, el amor actual del jefe, y había sido más que suficiente para convencerla de que la mujer estaba dándose aires y pretendiendo una sofisticación que no tenía. La mayoría de los hombres, no estaban al tanto sobre la moda actual, de los altos círculos sociales, pero Morie sí lo estaba, y supo a primera vista, que Gelly Bruner, estaba vistiendo los colores de la moda del año anterior. Morie había asistido a Fashion Week, y estaba suscrita a varias revistas que le llegaban a su casa, con lo mejor de la alta costura, tanto inglesa como francesa. Su vestuario reflejaba las innovaciones más recientes. Su madre, Shelby, había sido una gran top model, en su juventud, y sabía que muchos diseñadores famosos, estaban felices, por los atuendos que usaba su hija. No se atrevía a hablar de su sentido de la moda aquí, por supuesto. Eso le quitaría su única oportunidad de vivir como una mujer normal, como una joven soltera.

Tú fuiste a la universidad recientemente, ¿verdad?Le preguntó Red. Él sonrió abiertamente ante su sorpresa.No hay secretos en un rancho. Esto es como una gran familia… lo sabemos todo. Si estuvo de acuerdo ella, sin ofenderse. 19


¿Viviste en esos dormitorios mixtos, en donde conviven mujeres y hombres?Le preguntó él, y pareció interesado en la respuesta.

No, no lo hice dijo ella, de manera cortante.Mis padres mi criaron de una forma muy estricta. Supongo que tengo viejas actitudes debido a ello, pero no viví en un dormitorio con hombres solteros. Viví fuera del campus con una amiga. Él levantó las cejas.

¡Bueno, no eres un dinosaurio! Exclamó, con los ojos brillantes y obvia aprobación. Tienes razón. Debería vivir en un zoológico ella hizo una mueca de disgusto.No entro en la sociedad moderna. Es por eso que estoy aquí agregó. Él asintió con la cabeza.

Es por eso que la mayoría de nosotros estamos aquí. Estamos aislados de lo que llamamos civilización él se inclinó hacia abajo.Me encanta estar aquí. A mí también, Red estuvo de acuerdo. Red le echó una mirada al ganado e hizo un gesto.

Será mejor que terminemos con esto dijo mirando hacia el cielo.Predijeron lluvia otra vez. Por encima de toda esa nieve derretida, tendremos suerte si no obtenemos algunas inundaciones peores este año.

O más nieve dijo ella. El tiempo en Wyoming era imprevisible; y era algo que ya había aprendido. Algunos de los ganaderos locales se habían visto obligados a vivir en la ciudad, cuando la nieve se acumulaba, por lo que ni siquiera podían llegar hasta el ganado. Las agencias gubernamentales usaban el transporte aéreo, para alimentar a los animales hambrientos.

20


Ahora, el deshielo era un problema. Pero también lo eran los mosquitos en el clima anormalmente cálido. La gente no creía que los mosquitos vivían en lugares como Wyoming y Montana, pero habían prosperado en todas partes, por lo que parecía. Junto con otras plagas que podían dañar la salud del ganado.

Tú vienes del sur de aquí, ¿no? Le preguntó Red.¿De dónde? Ella frunció los labios.

De uno de los otros estados dijo.Y no te estoy diciendo cual. Texas. Las cejas de ella se alzaron y él se echó a reír.

El jefe tenía la copia de tu licencia de conducir para los archivos. Solamente lo noté cuando hackeé sus archivos personales.

¡Red! Hey, al menos dejé de hackear los archivos de la CIA protestó.Y maldición, lo estaba disfrutando hasta que me agarraron. Ella se sorprendió. Él se encogió de hombros.

La mayoría de los hombres tienen un hobby de algún tipo. Por lo menos, no me encerraron por mucho tiempo. Incluso me ofrecieron un trabajo en su unidad de delitos cibernéticos él se rió. Puede que tome su palabra un día de estos. Pero por ahora, estoy feliz de ser un peón. Estás lleno de sorpresas exclamó ella. No has visto nada todavía bromeó.Volvamos al trabajo.

21


Capítulo 2 La pequeña ciudad cerca del rancho se llamaba Catelow, nombrada así por uno de los colonos que llegó al oeste por su salud, a principios de 1800. Él, su familia y algunos amigos que eran comerciantes, presentaron una solicitud para adquirir una estación ferroviaria establecida, para poder enviar el ganado al este, desde su rancho. Algunos de sus descendientes, aún vivían en la zona, pero cada vez más ciudadanos jóvenes se iban del estado, para dirigirse a las grandes ciudades, por empleos de alta tecnología, en los que pagan mejores salarios. Sin embargo, la ciudad tenía todas las comodidades necesarias. Catelow tenía una buena fuerza policiaca, un cuerpo de bomberos, un centro comercial, numerosos restaurantes étnicos, un montón de iglesias protestantes y una católica, un administrador municipal de California, que era un genio haciendo de un Ayuntamiento enfermo, uno próspero, y tenía también, una gran tienda de comida al lado de una ferretería aún más grande. Tenía también, una concesionaria de tractores. Desde pequeña, Morie seguía a su padre alrededor de diferentes proveedores, y había estado fascinada con la maquinaria pesada. Una vez, mientras estaba en la universidad, como regalo de cumpleaños, King Brannt, le arrendó una excavadora Caterpillar e hizo que el conductor le enseñara a manejarlo. Ella había tenido a su hermano Cort, filmando en forma casera el evento. La rata, no editó la parte en que ella conducía la máquina y la metió en una zanja llena de barro. Cort tenía mucho sentido del humor, al igual que el hermano menor de su padre, Danny, quien ahora era juez de la Corte Suprema, y estaba felizmente casado con su ex secretaria, pelirroja, Edie Jackson. Tenían dos hijos. Ella caminó bajo las filas de tractores, suspirando por uno grande y verde, que probablemente podría hacer de todo, menos cocinar una comida. Incluso tenía una cabina para proteger al conductor del sol.

¿Esta es la forma que tienes para pasar el día, mirando tractores? Una sarcástica voz femenina, le preguntó detrás de ella. Sorprendida, ella se volvió y se encontró con Mallory y Gelly Bruner, aferrada a su brazo.

Me gustan los tractores dijo Morie, simplemente. Ella miró a la otra mujer, cuyo pelo rubio teñido, obviamente, lo llevaba flojo, con una gema por broche, que lo sujetaba. Iba vestida con un

22


ceñido vestido de seda, zapatos de tacón alto y un suéter. Apenas era mayo, y algunos días aún eran frescos.¿Hay algo malo en eso?

Eso no es muy femenino, ¿no? Señaló Gelly. Ella cambió de posición en forma deliberada, lo cual enfatizó sus esbeltas curvas. Se acercó más a Mallory y le sonrió alegremente.Prefiero explorar en la tienda de Victoria Secret ronroneó. Oh, sí, puedo verme en una inmersión de ganado con uno de esos conjuntos de camisolas respondió Morie, con una sonrisa triste. No puedo verte usando nada… femenino Gelly se volvió. Su sonrisa tenía un borde feo.Tú no eres realmente una chica, chica, ¿verdad? Morie, recordó como ella había dado vueltas cabezas, usando un vestido particularmente exquisito de color ostra, creado por un famoso diseñador francés, por lo que solo miró fijamente a Gelly, sin hablar. La mirada no tenía respuesta, y eso hizo que la otra mujer enfureciera.

Odio los tractores, y hace frío aquí dijo Gelly a Mallory, tirando de su brazo.¿Podemos ir por un cappuccino a la nueva tienda, junto a la floristería? Mallory se encogió de hombros.

Está bien él miró a Morie.¿Quieres venir? Le preguntó. Morie se sorprendió y se sintió complacida por su invitación. ¿El jefe llevando a una empleada a tomar un café? Ella pensó en ir con ellos, solo para volver más furiosa a la otra mujer, que ahora estaba roja por la ira.

Gracias dijo ella.Pero me estoy divirtiendo mirando el equipamiento. Gelly se relajó y Mallory pareció perplejo.Me voy a comprar dijo él. Lo cual indicaba, que él pensaría, que ella no podía permitirse un caro café y que declinó ir por esa razón. Se sintió vagamente ofendida. Por supuesto, él no sabía nada acerca de su pasado. Su nombre podía ser inusual, pero ella lo había visto en otros estados, en otros países. Él probablemente

23


no conectaría a una pobre chica trabajadora con el famoso ganadero, incluso, si él llegara a conocer a su padre en algún momento. Él controlaba el ganado Santa Gertrudis, y la cría de los famosos toros de su padre, eran los más buscados y de precios muy elevados, por sus líneas de sangre. Ella se aclaró la garganta.Si, bueno, gracias, pero no hoy. Mallory sonrió en forma extraña.De acuerdo. Que te diviertas.

Gracias. Ellos se alejaron, pero no lo suficientemente rápido, para que ella oyera a la señorita Gelly murmurar:

Muy igualitario de tu parte ofrecer un cappuccino a una empleada dijo ella en un tono de picada. Te apuesto a que ni siquiera sabe lo que es. Morie apretó los dientes. Un día, señora, pensó ella, vas a obtener lo tuyo. Se dio la vuelta hacia los tractores y suspiró. Un viejo auto deportivo rojo, rugió casi encima del edificio de oficinas y se detuvo en un frenazo. La puerta se abrió y se cerró. Un minuto más tarde, un agradable hombre alto, rubio y de ojos oscuros, se acercó a ella. Llevaba traje, algo inusual en un pueblo rural, excepto para los banqueros. Él la miró con una sonrisa.¿Estás mirando para comprar algo?

¿Yo? Oh, no, yo trabajo en un rancho. Me gusta el equipo pesado. Él enarcó las cejas.¿En serio? Ella se rió.Supongo que suena raro.

No realmente respondió él.Mi madre siempre dijo que se casó con mi padre, porque él se rodeaba de retroexcavadoras y excavadoras. A ella le gusta conducirlos.

24


¿En serio? Mi padre es el dueño de esto hizo un gesto con la mano a los tractores.Estoy en ventas y en marketing agregó con una mueca.Prefiero trabajar en publicidad, pero mi padre no tiene a nadie más. Soy hijo único.

Sin embargo, no es un mal trabajo, ¿verdad?Le preguntó con amabilidad. Él se rió entre dientes.

No está mal del todo, en algunos días él extendió una mano bien cuidada.Clark Edmondson se presentó. Ella se la estrechó.Morie Brannt.

Encantada de conocerte… señorita… ¿señora?Indagó él. Señora dijo ella, riendo.Pero soy soltera. ¡Qué casualidad! ¡Yo también! Vaya, imagínate. ¿Estás realmente mirando, o estás haciendo un reconocimiento para un buen negocio para tu jefe?

Estoy segura de que mi jefe pueda hacer sus propios acuerdos respondió ella.Yo trabajo para Mallory Kirk en el Rancho Real agregó. Ah. Él no parecía impresionado. Lo conoces. Lo conozco, muy bien. Hemos cruzado algunas palabras una o dos veces por reparación de

25


equipos. Solía comprar con nosotros. Ahora le compra a un distribuidor en Casper él se encogió de hombros.Bueno, eso es noticia vieja. Un montón de gente de la zona trabaja para él, y no tiene una fuerte rotación. Así que supongo que es bueno con sus empleados, incluso si es un dolor en el cuello para los vendedores. Ella se rió.Eso creo. Clark inclinó su cabeza y la miró con ambas manos en los bolsillos.¿Tú sales? Morie se rió sorprendida.Bueno, más o menos. Quiero decir, no recientemente.

¿Te gustan las películas? ¿De qué tipo? De horror dijo él. Me gusta esa trilogía de vampiros que se hizo tan popular. Él hizo una mueca.

A mí me gustan todas las películas de dibujos animados nuevas, las de Harry Potter y las de Narnia, pero nada que tenga que ver con Stars Trek o Star Wars le dijo ella. ¡Estupendo! ¿Y qué hay de ti? No estoy interesado en la ciencia ficción, pero no he visto esa nueva película sobre el hombre lobo él apretó los labios.¿Desea ir a verla conmigo? Hay un teatro aquí en la comunidad. No tiene un montón de cosas que las grandes salas tienen, pero no está nada mal. Hay un restaurante chino cerca, que permanece abierto hasta muy tarde. Ella dudó. No estaba segura de que fuera una buena idea. Él se veía como un hombre agradable, pero su nuevo jefe parecía ser un buen juez de carácter y él no quiso hacer negocios con aquella

26


concesionaria. Eso era una bandera roja.

Soy de lo más inofensivo replicó él.Y tengo todos mis dientes, solo maldigo cuando soy provocado, uso talla 42 de zapatos y solo he tenido cinco infracciones. Ahh, y puedo hablar en noruego. Ella lo miró fijamente, sin hablar.

Nunca he conocido a nadie que hable en noruego. Va a ser útil si alguna vez voy a Noruega dijo él con una sonrisa.Dios no más sabe por qué lo he estudiado. Aprender español o francés, incluso alemán, habría tenido más sentido.

Yo creo que debes aprender, lo que deseas aprender. Así que, ¿qué hay acerca de la película? Morie miró su reloj.

Tengo que ayudar con los partos, por lo que estoy todo el fin de semana de turno. Y solo tengo medio día los sábados.

Maldición. Bien, ¿qué hay acerca del próximo viernes por la noche? ¿Te lo permitirán los partos?

Tengo que preguntarle al jefe dijo ella. Él levantó las cejas.

Tengo que hacerlo. Soy una empleada nueva. No deseo arriesgarme a perder mi trabajo por ausentarme sin permiso.

Eso suena militar dijo él. Supongo que sí. De alguna manera, es así en un rancho, también.

27


Los tres hermanos Kirk lucharon en el extranjero dijo él.A dos de ellos no les fue muy bien. A Mallory, sin embargo, es difícil hacer mella en él.

Me di cuenta ella no sabía que Mallory había estado en el ejército, pero tenía sentido, teniendo en cuenta su aire de autoridad. Probablemente habría sido un oficial, si hubiera estado en el servicio activo. Ella lo miraba fijamente, esperando e hizo una mueca.

Si consigo tiempo libre, me gustaría ir a ver esa película. ¡Fantástico!Dijo él, sonriendo. Morie suspiró.

Me he olvidado de cómo ir a una cita. Voy a tener que ir en vaqueros y camiseta. No traje un vestido o una falda al rancho cuando fui contratada. Todas mis cosas están en casa, con mi familia.

Estás viendo mi traje. Me lo pongo para impresionar a los potenciales clientes dijo él con una sonrisa. En la ciudad, la mayoría usa pantalones y camisas deportivas, por lo que los pantalones vaqueros van a estar bien. No estamos yendo exactamente a un baile, Cenicienta, añadió con los ojos brillantes y yo no soy un príncipe.

Creo que se está reescribiendo ese cuento de hadas, para que Cenicienta sea una Directora Ejecutiva de una corporación y rescate a un pobre trabajador portuario de sus malditos hermanastros dijo ella, irónica.

¡Dios nos libre!Exclamó él.¿No quieren las mujeres desear ser solo mujeres? Aparentemente, no, si miras la televisión o las películas señaló ella. Suspiró y miró su ropa. La vida moderna nos obliga a trabajar para vivir, y solo hay puestos de trabajos para algunos. No hay muchas cosas económicamente viables para chicas que holgazanean alrededor de un ojal, encajes y toman el té en salones sus ojos oscuros, sonrieron.

¿Soné sarcástico? No era mi intención. Me gustan las mujeres femeninas, pero creo que las 28


damas luchadoras son muy interesantes, cuando lo hacen en el barro. Ella se rió en forma explosiva.¡Sexista!

Hey, vi a dos hombres luchar en el barro, también. Me gusta el barro. Morie recordó estar cubierta por eso y por pesticida en el rancho e hizo una mueca de dolor.

No, si tuvieras que meter el ganado en él le dijo ella. Lo bueno es que no sé nada del negocio del ganado dijo él a la ligera.Así que pregúntale a tu jefe si puedes tener tres horas libres el próximo viernes, y vamos a ver la película del hombre lobo.

¿No será de esas sangrientas? Dijo vacilante. Él suspiró.

Siempre está esa película de dibujos animados en la que Johnny Depp es la voz en off del camaleón del oeste. Morie se rió. Él era agradable, agradable a la vista y tenía sentido del humor. Y ella no había tenido una cita en meses. Esto solo podía ser divertido.

Bien, entonces le dijo ella.Me gusta Johnny Deep en cualquier cosa, incluso si es solo su voz. Es una citadijo, sonriendo. Él le devolvió la sonrisa. Es una cita.

*** Había mucho que hacer en un rancho en la época de parición, y la mayoría de los vaqueros y vaqueras, no tenían intención de quedarse dormidos. Las novillas que estaban de parto por primera vez, eran observadas cuidadosamente. También

29


había una vaca vieja que era madre, y que era conocida por vagar y esconderse en los matorrales para parir. Morie le puso por nombre Bessy y se ocupó en mantener un ojo atento en ella.

No vayas a seguir a esa vaca vieja, y te olvides de las demás le advirtió Darby.Ella puede ocultarse en cualquier parte y no seremos capaces de encontrarla.

Ya lo sé, pero ya tiene sus años, y han pronosticado nieve una vez más dijo preocupada.¿Y si se queda atascada en algún lugar? Si tuviéramos una repetición de la última tormenta, no podríamos salir a buscarla. Es difícil montar a caballo, a través de la nieve  dijo ella, seria. Él se echó a reír.

Puedo ver tu punto. Pero hay que tener en cuenta que se trata de una gran extensión, y tenemos decenas de vacas madres por aquí. Por no mencionar, que tenemos una gran cantidad de vaquillas de reemplazo que tienen a sus terneros por primera vez. Y eso, es un montón de beneficios en una recesión. No podemos darnos el lujo de perder a muchos.

Lo sé su padre había reducido sus cabezas de ganado debido a la subida de los precios del grano, recordó, y él se concentró en una manada de toros de mayor calidad, en lugar de ampliar la operación becerro-vaca, como la de su padre, el fallecido Jim Brannt, había hecho.

Hace frío hoy dijo Darby mientras terminaba de tratar a uno de los toros. Lo noté Morie se rió entre dientes, tirando con más fuerza la chaqueta de mezclilla y abotonándosela. Tenía su mejor ropa en casa, y había traído lo más viejo y usado, para no levantar sospechas acerca de su status.

Será mejor que regresamos a empalmar la cerca agregó él. Estoy en camino. Solo tengo que recoger mi iPod dijo.No puedo vivir sin mis canciones. Él apretó los labios.¿Qué tipo de música te gusta?

Vamos a ver, el blues, el country y el western, la música clásica, bandas sonoras… 30


O sea, todo, en otras palabras. Morie asintió.

Me gusta la música del mundo, también. Es divertido escuchar a artistas extranjeros, aunque la mayoría de las veces, no puedo entender nada de lo que cantan. Él negó con la cabeza.

Yo solo escucho a John Denver. Morie arqueó las cejas.

Él era un cantante folk muy popular en los años sesentas le dijo.Esa canción, Calypso, era sobre el barco que Jacques Cousteau, utilizó para navegar por todo el mundo, cuando él era buzo él sonrió con nostalgia.Oh, sí. Debo haber gastado una pequeña fortuna jugando en una gramola4 él la miró.No sabes lo que es una gramola, lo apuesto. Si, lo sé. Mi mamá me contó todo acerca de ellas. Cómo ha cambiado el mundo desde que era un niñosuspiró él.Algunos cambios son buenos. Pero la mayoría la fulminó con la mirada no lo son. Ella se rió.

Bueno, me gusta mi iPod, porque es música portátil conectando sus auriculares al dispositivo, podía navegar por Internet, escuchar música, incluso ver películas, teniendo a su alcance el sistema Wi-Fi en el rancho.Nos vemos más tarde.

¿Tienes un arma? Le preguntó de repente. Morie lo miró boquiabierta. 4

Es un dispositivo parcialmente automatizado que reproduce música, usualmente es una máquina que opera con monedas y que puede tocar las canciones seleccionadas previamente en el aparato.

31


¿Qué haría con ella, dispararle a los lobos? Eso va contra la ley. Todo está en contra de la ley cuando los rancheros están preocupados. No, yo no estaba pensando en alimañas de cuatro patas. Hay un prófugo, un asesino. Creen que está por la zona. Ella contuvo el aliento. ¿Él podría venir al rancho?

No se puede mantener cercado a un hombre determinado. Iría por sobre la cerca le dijo. Él volvió a entrar al barracón y regresó con un pequeño revólver en una funda de cuero.Es un Smith & Wesson, calibre 32 dijo, entregándole el arma. Hizo una mueca cuando ella vaciló.No tienes que matar a un hombre para asustarlo. Solo tienes que disparar cerca de él y correr él frunció el ceño.¿Puedes disparar un arma? Oh, sí, mi padre se aseguró de ello le dijo.Él me enseñó a mí y a mi hermano a usar varias cosas, desde una cerbatana hasta los cuatro calibres de escopeta. Él asintió con la cabeza.Entonces, tómalo. Ponlo en tu alforja. Me voy a sentir mejor. Ella le sonrió.Eres muy amable, Darby.

Por supuesto que lo soy le respondió él.No se puede permitir perder a alguien que trabajo tan duro, como tú lo haces. Morie hizo una mueca. Se montó en su caballo, un caballo color castaño; y se marchó. El campo abierto era tan hermoso. A lo lejos podía ver las montañas de Teton, elevándose como torres blancas contra el cielo gris, nublado. Los abetos todavía eran de un verde profundo, incluso, en las últimas garras frenéticas del descolorido invierno. Era demasiado pronto, para mucha de la tierna vegetación, empezar a nacer de la tierra, pero la primavera estaba muy cerca. La mayoría de los ganaderos criaban a su ganado, al nacer los terneros a principios de primavera, cuando la hierba salía de la hibernación y las cosechas de granos comenzaban a crecer. La hierba era verde, fresca y nutritiva para alimentar a las vacas mientras amamantan a sus crías. En el momento en que los terneros eran destetados, la hierba todavía era exuberante, verde y sabrosa para ellos, si la lluvia había cooperado.

32


A ella le gustaba la forma en que lo hermanos Kirk, trabajaban en la ecología, en los sistemas naturales. Tenían molinos de viento por todas partes, para bombear el agua en contenedores para el ganado. Cultivaban los pastos naturales y tenían cuidado de no tensar la capa superior del delicado suelo, sobre plantando. Utilizaban la rotación de cultivos, para mantener la tierra fresca y productiva, utilizando fertilizantes naturales. Mantenían estanques, con los desechos del ganado, que era utilizado para producir gas metano, que impulsaba la electricidad para el granero de partos, y demás dependencias. Esto era alta tecnología, un lugar fascinante. Especialmente, para un grupo de ganaderos, que había tomado un rancho que moría, y lo había hecho crecer y prosperar. Ellos no eran ricos aún, pero trabajaban bien el rancho y eran astutos en el mercado. Además de eso, Mallory era una especie de genio financiero. El rancho estaba comenzando a ganar dinero. Grandes cantidades de dinero. Cane fue a la feria del ganado, con sus toros de primera categoría, le había dicho Darby a ella, que él lo hacía cuando estaba sobrio por largo tiempo. Él era el tipo de hombre que intimidaba a Morie, porque tenía una viva personalidad y podía encantar a los compradores. Dalton, a quien llamaban, por alguna razón Tank, era el especialista en marketing. Él elaboraba los folletos para las ventas de producción, viajaba a congresos y convenciones, a reuniones del comité a las que asistían políticos de acción, por todo el condado y el estado e incluso, a las asociaciones nacionales ganaderas y se dedicaba a dar a conocer, su rancho de ganado de primera categoría. Trabajaba sin descanso. Pero era un hombre atormentado, y se notaba. Mallory era el jefe. Él era quien tomaba las grandes decisiones, aunque era lo suficiente democrático, para darle voz y voto a sus hermanos. Todos ellos eran obstinados. Darby dijo que era genético, que sus padres habían sido iguales. Morie entendía eso. Su padre era uno de los hombres más obstinados que ella había conocido nunca. Su madre eran gentil y dulce, aunque tenía su temperamento. La vida en casa, siempre había sido interesante. Era solo que Morie se había convertido en el plato de entrada, para los solteros hambrientos de dinero, que buscaban estabilidad financiera. En alguna parte debía haber un hombre, que la deseara por lo que ella era, y no por lo que tenía. Ella montó por la línea del cercado, buscando roturas. Esta era una de las tareas más importante de un rancho. Una valla que era baja, era una invitación al ganado para cruzar a tierras públicas, incluso a la carretera estatal de dos carriles, que bordeaba el rancho. Una vaca en la carretera, podía

33


causar un accidente, que resultaría en una demanda agobiante para los hermanos. Darby, vociferó acerca de la mentalidad de demandar que había sido tomada en el país, en los últimos años. Le dijo a Morie, que en sus días, los abogados cumplían con un estándar más alto de comportamiento y ni siquiera se permitían anunciar sus servicios. Nadie había demandado a nadie que él conociera, cuando era niño. Ahora, la gente demandaba por todo. Sentía muy poco respecto por aquella profesión hoy en día. Morie la había defendido. Un tío de ella, era un juez de la Corte Suprema, quien había sido un abogado en ejercicio por muchos años. Era honesto hasta la exageración e iba en ayuda de las personas que habían sigo agraviadas y que no tenían dinero para pagar a un abogado. Darby, le concedió, que quizás aún quedaban algunos buenos abogados. Sin embargo, agregó, que las demandas frívolas, iban a terminar con la civilización tal y como era. Ella solo le sonrió y continuó con su trabajo. Podían estar de acuerdo o desacuerdo. Después de todo, la tolerancia era lo que hacía la vida más soportable. Se detuvo en el arroyo el tiempo suficiente, para que su caballo tomara agua. Se ajusto los auriculares y pudo escuchar la exquisita banda sonora de Mark Mancina, para la película “August Rush”. Había un solo de órgano que le enviaba escalofríos de placer por la espalda. Sentía lo mismo cuando escuchaba “Tocata y Fuga” en re menor de Bach, en un órgano de tubos. La música era una parte importante en su vida. Podía tocar un piano clásico, pero estaba oxidada. La universidad le había robado su tiempo de práctica. Había notado un gran piano de cola en el living de los Kirk. Se preguntó cuál de los hermanos lo tocaba. Nunca había preguntado. Se detuvo en un trecho de la cerca, donde la última tormenta de nieve y de hielo había quebrado una rama, que se vino abajo. El hielo había desaparecido, pero la rama estaba apoyada sobre la valla, doblándola hacia abajo, por donde el ganado podía pasar. La rama era grande, pero ella era fuerte. Desmontó, abotonó el bolsillo de su abrigo, para que no se le cayera el iPod y lo perdiera. Tuvo que romper la gran rama en piezas más pequeñas, para facilitarse el trabajo de ponerla en el suelo. En el proceso, una de las ramas agudas, le cortó la mejilla. Algo murmuró, cuando sintió la sangre en sus dedos cuando se tocó la herida. Bueno, esto sanaría. Morie empujó la rama hacia el suelo con una mueca, pero se las alegró cuando vio que la valla no fue dañada, solo estaba un poco doblada por la colisión. Hizo una nota en su iPod, para poder reportar la ubicación a los hermanos con el dispositivo GPS, que siempre llevaba con ella. Ellos tenían una alta tecnología, para una operación de tan bajo presupuesto, pensó. Incluso, tenían ordenadores portátiles,

34


que usaban durante la redada, para coordinar toda la actividad. Hizo una pausa en el crescendo de la banda sonora, y cerró los ojos para saborearlo. ¡Qué maravilloso debía ser, pensó ella, ser un compositor y ser capaz de escribir esas partituras, que tocaban el corazón y el alma de los oyentes! Ella era musical, pero no tenía tanto talento. No componía. Solo interpretaba la música de otros, cuando tocaba el piano, o menos frecuentemente, la guitarra.

¿Te hiciste daño?Una voz profunda, que arrastraba las palabras, vino desde atrás. Ella se volvió, con el corazón acelerado y con los ojos muy abiertos, sorprendida, como si se enfrentara a un extraño que estaba a unos cuantos metros de distancia. Parecía una cierva en la mira de un cazador. Él era alto y delgado, de ojos oscuros y su pelo estaba bajo un sombrero de ala ancha color negro, y llevaba pantalones vaqueros. Estaba sonriendo.

Señor Kirk tartamudeó ella, cuando finalmente reconoció a Dalton Kirk. Ella no lo había visto muchas veces. No era tan familiar como Mallory.Lo siento, no estaba prestando atención… Él extendió la mano y tomó uno de los auriculares, frunciendo sus labios sensuales mientras escuchaba. Se lo devolvió.

August Rush dijo él. Las cejas de ella se alzaron. ¿Lo conoce? Él sonrió ante su sorpresa.

Si. Es uno de mis favoritos, especialmente, el solo de órgano de tubos. Es mi favorito, también agregó ella. Él miró la cerca.

Tomaste nota de las coordenadas para que podamos reemplazar la sección de la cerca, 35


¿verdad? Le preguntó él. Esto mantendrá al ganado por ahora, pero no por mucho tiempo.

Ya lo he hecho confirmó. Todavía estaba recuperando el aliento. Hay un convicto prófugo por aquí, en alguna parte. No creo que sea culpable, pero está desesperado le dijo, mirándola.Me gusta la música tanto como a cualquiera, pero hay un momento y lugar para escucharla, y este no lo es. Si yo hubiera sido aquel hombre, lo suficientemente desesperado como para matar a alguien o tomar un rehén, estarías muerta, o secuestrada ahora. Morie recién se había dado cuenta de eso. Asintió con la cabeza.

Ahora ves por qué va en contra de la ley escuchar con los auriculares cuando estás conduciendo dijo.No podrías oír una sirena con ellose indicó los auriculares. Si. Quiero decir, sí, señor. Él inclinó la cabeza. Sus ojos oscuros brillaban.

Llámame Tank. Todo el mundo lo hace. ¿Por qué? Quiso saber ella. Nos confrontábamos a un tanque iraquí, durante la invasión a Irak dijo ély sufríamos un daño sustancial. Perdimos comunicaciones con la unidad de artillería que nos cubría y no teníamos un arma antitanque con nosotros él se encogió de hombros.Me metí con una granada y la dotación se rindió. Desde entonces he sido Tank. Ella se rió. Él no era tan intimidante, como le había parecido una vez.

Guarda tus auriculares en tu bolsillo y escucha música cuando estés un poco más segura, ¿quieres?

Lo haré prometió ella, y guardó en su bolsillo el iPod. Él montó el caballo negro, que ella no había oído acercarse.

36


Esa cosa no es un celular, ¿no? No, señor. ¿Llevas un teléfono celular? Preguntó él, y su rostro delgado, era fuerte y solemne. Ella sacó uno de emergencia de su bolsillo y se lo mostró.

Este es solo para llamadas al 911, pero haría el trabajo. No, no lo haría. Te conseguiremos uno. Es esencial tener uno aquí. Le diré a Darby que arregle esto para ti.

Gracias dijo ella, sorprendida. Debería estar usando su propio teléfono, pero pensó que esto podría darle distancia. Su celular era uno de los modelos más caros. El que llevaba ahora, se parecía más a lo que una vaquera pobre, tendría.

Oh, somos agradablesle dijo él, con cara seria.Tenemos excelente carácter, nunca maldecimos o nos quejamos, siempre es fácil llevarse bien con…tuvo que detenerse, porque se estaba ahogando por la risa.Solo porque Cane grite y se ponga azul y Mallory tire cosas, no es razón para pensar que no somos de trato fácille indicó él. Si, señor. Lo tendré en cuenta. Él se rió.

Si necesitas algo, llamas dijo él.Mantén tus ojos abiertos.El prófugo fue acusado por matar a un hombre a sangre fría agregó solemne.Joe Bascomb. Él estuvo conmigo en Irak. Pero un hombre desesperado puede hacer cosas desesperadas. Puede herir a un extraño, incluso a una mujer, si piensa que ella puede entregarlo a la ley. Ha jurado que nunca volverá a la cárcel  sus ojos parecían tristes.Jamás pensé que él huiría. Estoy seguro que no tenía la intención de matar a otro hombre, si de hecho lo hizo. Pero la policía está obligada y decidida a atraparlo, y él está decidido a que no lo atrapen. Así que vigila tu espalda.

37


Tendré más cuidado. Por favor, hazlo. Una buena ayuda es difícil de encontrar él se tocó el sombrero y se alejó. Morie suspiró y volvió a su caballo.

38


Capítulo 3 Habría una gran fiesta, planeada para el siguiente viernes, oyó Morie. El ama de llaves, Mavie Taylor, era terminante acerca de la comida que los hermanos deseaban que ella preparara.

No puedo hacer canapés se quejó, empujando hacia atrás un mechón de canas que se había escapado de su moño. Apoyó las manos en sus delgadas caderas y frunció el ceño.¿Cómo voy a llegar a preparar ese tipo de cosas, cuando todo lo que desean siempre es carne y papas?

Oiga, los canapés son fáciles de hacer le dijo Morie, suavemente.Tome una salchicha de cóctel y la envuelve en tocino, la asegura con un palillo y la hornea y le dio el ajuste de temperatura y tiempo de cocción.Después puede hacer sándwiches de pepino cortado en triángulos, galletas para el té, palitos de queso…

Espera un minuto ella estaba escribiendo frenéticamente en un cuaderno.¿Qué más? Morie brillaba. Era la primera vez que la mordaz ama de llaves, le había dicho algo medio agradable. Así que le nombró otros pequeños aperitivos, fáciles de preparar, que serían reconocidos por cualquier animal social, como un canapé.

¿Cómo sabes todo esto? Le preguntó la mujer, por último y con recelo. En el rancho anterior en que trabajé, tenía que ayudar en la cocina dijo Morie, y no era mentira. A menudo, ayudaba a Shelby, cuando una empresa venía al rancho.

Eso es buenorespondió ella y trató de sonreír. No funcionó. Los músculos faciales no hacían mucho ejercicio.Gracias agregó secamente. Morie sonrió.No hay de qué. Sus pequeños ojos se entrecerraron.

Bueno, ¿qué pasa con la mantelería y esas cosas? 39


¿Tiene usted una selección de esos? Espero que sí suspiró la mujer, acosada.Yo solo vine a trabajar aquí hace un par de semanas antes que tú. Nunca he tenido que cocinar para una fiesta y no tengo idea sobre el sitio de los cubiertos. ¡No soy un chef de la alta sociedad! Quiero decir, ¡mírame!Exclamó, indicando sus pantalones de chándal y una camiseta que decía: “Den a los pollos el voto” Morie trató de no reír. Nunca habría creído que la venenosa ama de llaves de los Kirk, tuviera sentido del humor. Tal vez había juzgado mal a la mujer.

Yo cocinaba para un montón de gente en una barraca antes de esto murmuró Mavie.Los hermanos lo sabían… Yo se los dije. ¡Y ahora vienen y quieren que cocine para visitas de políticos de Washington y que entienda como se pone la cara porcelana china y los utensilios delicados de cristal y de plata, en una especie de posición reconocible en un mantel de lino antiguo!

Está bien le dijo Morie.Yo te ayudaré. Ella parpadeó.

¿Lo harás? No les va a gustar ella indicó con la cabeza hacia el living. No tienen que saberlo le prometió ella. El ama de llaves se movió nerviosa.

Está bien. Gracias. Esa mujer Bruner, siempre está aquí, quejándose de lo que cocino  añadió con amargura.

Está bien, ella está siempre quejándose de cómo me visto. Los ojos de la otra mujer realmente brillaron. Nada trababa una amistad, como un enemigo común.

Ella piensa que no soy capaz de atender en una fiesta. Quiere contratar a uno de sus amigos de 40


sociedad y que Mallory le pague una fortuna por hacerlo.

Le vamos a mostrar cómo se hace le dijo Morie. El ama de llaves sonrió.

Está bien. Estoy en el juego. ¿Qué sigue? Morie pasó una hora muy agradable de su tiempo libre, presentándole un menú a Mavie y un diagrama, de la posición correcta de la platería y cristalería sobre el mantel. Le aconsejó comprar y usar una cubierta de plástico transparente sobre el mantel antiguo, para preservarlo de los derrames de vino tinto, el cual, el ama de llaves se quejó, era el preferido de los hermanos.

Ellos nunca me dejarán hacer eso suspiró. No, supongo que no respondió Morie, tratando de imaginar a su madre, de anfitriona, poniendo un plástico a su propia ropa de precio de importación.Y supongo, que podemos encontrar una tintorería, que pueda sacar las manchas si son frescas.

No creo que se vea bien que sude cuando sirva la mesa gimió Mavie. Puedes contratar un servicio de catering le sugirió. El servicio de catering más cercano que conozco está en Jackson, como a ciento cincuenta kilómetros dijo el ama de llaves.¿Piensas que ellos van a brincar y volar con su personal hasta aquí? Morie se rió entre dientes.

No, no en el actual entorno económico. Supongo que no. Entonces, vamos a tener que hacerlo nosotras dijo, frunciendo el ceño.Tengo un vestido pasable. Supongo que aún me queda. Y puedo conseguir un par de mujeres de los vaqueros para que vengan a ayudarnos. Pero yo no sé como servir nada.

41


Yo sidijo Morie, gentilmente.Te entrenaré a ti y a las esposas de los vaqueros que ayudarán. Mavie ladeó su cabeza. Sus ojos azules se estrecharon.

Tú no eres exactamente lo que pareces, ¿verdad? Morie trató de parecer inocente. Yo cocinaba para un gran rancho. El ama de llaves frunció los labios.Está bien. Si tú lo dices.

Lo digo. ¡Así que ahora, vamos a hablar del plato fuerte!

Mallory entró mientras Morie se tomaba un café con Mavie, después de sus preparativos. Morie lo miró, inquieta, cuando él la miró fijamente de forma significativa.

Es mi tarde libre le soltó ella. Sus gruesas cejas se levantaron.¿He dicho algo?

Lo estabas pensando le disparó Morie. Una trabajadora dura que lee las mentes asintió él con la cabeza.Buena combinación. Morie me dio algunos consejos sobre canapés, para la fiesta de alta sociedad, para la que usted me está haciendo cocinar se quejó Mavie, mirándolo airadamente.Nunca he cocinado para un maldito político. No me gustan los políticos ella frunció el ceño.Me pregunto si la cicuta se parece a…

Ya deja eso dijo Mallory. Estamos dándoles de comer, para que podamos empujar algunas agendas por el camino correcto. Necesitamos un oído comprensivo en Washington, para la recepción de los ganaderos.

42


Ellos deberían mantener a los búfalos en el parque, a donde pertenecen, en lugar de dejarlos vagar en tierras privadas e infectar al ganado vacuno con brucelosis5 murmuró Morie.Y las personas que no viven aquí, no deberían hacer política, para personas que si lo hacen. Según mi entender, están tratando de forzar la salida de todos los ganaderos y agricultores independientes. Mallory acercó una silla y se sentó.

Exactamente dijo. Mavie, ¿puedo tomar un café, por favor? Claro que sí, jefe y se levantó a preparar más. Otra cosa es este biocombustible dijo Mallory.Claro que es buena tecnología. Hará mucho mejor el medioambiente. Nosotros ya estamos usando el viento y el sol como energía, incluso el metano, que viene de los residuos de los animales. Pero estamos cultivando tanto grano, como desarrollando combustible, que estamos arriesgando valiosas tiendas de alimentos. Hemos ido a pastos naturales nativos, para alimentar a nuestro ganado, porque el precio del maíz está matando nuestro presupuesto.

Alimentarlos con pasto es mejor respondió Morie.Especialmente para los consumidores que quieren cortes magros de carne.

Nosotros no controlamos el ganado de engorde. Controlan manadas de toros dijo ella.El resultado final es el mismo. Usted quiere un toro que críe terneros más delgados. Mallory se movió incómodo.No criamos ternera.

Ni tampoco…se detuvo abruptamente. Estuvo a punto de decir “nosotros”, porque su padre ni siquiera se planteaba criarlas.Ni tampoco un montón de ganaderos. Deben tener un buen modelo para su programa de crianza.

5

Es una enfermedad bacteriana (infecciosa) que ataca a varias especies de mamíferos de alta relevancia económica, como el ganado bovino, equino, porcino, ovino y caprino. El hombre también la puede contraer.

43


Lo tenemos. Estudié la cría de animales en la escuela dijo él.Me enteré de cómo modificar la genética del ganado para cría de ciertos rasgos.

Como el menor peso al nacer los terneros y de conformación más delgada. Si. Pero ampliado él se detuvo en medio de la frase y parecía incómodo.Bueno, para ampliar, uh… el almacenamiento de la simiente de los toros de la manada. Morie tuvo que morderse la lengua para no estallar en carcajadas. Era una referencia común entre los ganaderos, pero él no se sentía cómodo del uso del término con ella. Él era del viejo mundo. Ella no se rió. Mallory la estaba protegiendo, en cierto sentido. No debería gustarle, pero lo hacía. Mallory la estudió con abierta curiosidad.

Tú sabes mucho acerca del negocio del ganado. Aprendo rápido, trabajando en ranchos dijo.Siempre escuché cuando el jefe hablaba de mejorar el rebaño.

¿Era un buen jefe? Oh, sí dijo. Su padre tenía una rotación muy baja en sus empleados. Era muy justo con ellos, se aseguraba de que tuvieran seguro y un montón más de beneficios que pudiera darles.

¿Por qué te fuiste, entonces? Le preguntó él. Ella se movió. Tenía que caminar esta línea de forma muy cuidadosa, en este caso, pensó.

Tuve un pequeño problema con un admirador dijo finalmente. Era cierto. El “admirador”, no había sido un peón, pero ella insinuó que si lo era. Mallory estrechó los ojos.

Eso nunca te va a suceder aquí. Si tienes problemas con cualquiera de los vaqueros, me lo dices. Sabré como manejar la situación.

44


Gracias le dijo, con una sonrisa. No hay problema. Gracias, Mavie agregó, cuando el ama de llaves le puso una taza de café negro con solo un poco de crema.Haces el mejor café de Wyoming. Solo dice eso, porque quiere pastel de manzana para la cena. ¡Diablos! ¿Tan obvio soy? Le preguntó con las cejas alzadas. Absolutamente declaró ella. Él se encogió de hombros.Me encanta el pastel de manzana.

Me di cuenta. Supongo que puedo pelar unas manzanas y escucharlos a ustedes al mismo tiempo, hablar sobre ganado dijo, y se levantó para buscar unas manzanas frescas en el mostrador, junto a un gran tazón y un cuchillo de cocina.

Uh, hablando acerca de hombres…dijo Morie, buscando una apertura. Él frunció el ceño. ¡Estás teniendo problemas aquí!

¡No! Ella tragó saliva. No, no los tengo. Hay un hombre muy agradable en el pueblo que quiere salir conmigo. Su padre dirige la concesionaria de tractores.

¡No! Ella lo miró boquiabierta.

Clark Edmondson tiene una mala reputación a nivel local añadió secamente.Sacó a una de las hijas de Jack Corrie y la abandonó en un bar country, cuando ella no lo hizo con él, en su auto. Él estaba bastante borracho en ese momento.

No vamos a un barbalbuceó ella extrañamente.Solo vamos a ver una película en la ciudad.

45


Mallory inclinó la cabeza.¿Qué película?

Aquella historieta sobre un camaleón. “The Lizard Western”. Bueno, en realidad, esa película es bastante buena. Sin embargo, yo habría pensado que él preferiría la película del hombre lobo. Ella se movió en su silla.

Esa fue la primera que sugirió; pero a mí no me gusta la sangre. Los críticos dijeron que algo había de eso, y consiguió malas comentarios.

¿Tú crees que los críticos siempre saben de lo que están hablando? Le preguntó él, con un brillo en los ojos.Ellos no compran libros o entradas al cine, ya sabes. Son personas promedias, con opiniones promedias. Una opinión no hace o deshace una venta en el negocio del entretenimiento.

Nunca lo pensé de esa manera. Yo no leo comentarios. Veo de qué trata el libro o la película, y me formo mi propia opinión si deseo leer el libro o ver la película. De hecho, la película del hombre lobo, tiene una cinematografía exquisita y algunos de los mejores interfaz de gráficos informáticos, que he visto en mucho tiempo. Me gustó, especialmente la magnífica chica rubia de capa roja, rojo en el fondo blanco, como la nieve recordó él.Críticos de cine. ¿Qué saben ellos? Se burló.

Dogmático, es lo que él es dijo Mavie, al lado de ellos, donde estaba sentada, pelando manzanas.Y fue Bill Duvall quien le habló de la hija de Corrie. Él es dulce con ella, pero a ella no le gusta Clark, así que tiene que considerar eso cuando oiga la historia ella miraba sus manos, mientras pelaba una manzana.No hay nada malo con Clark, solo que es frívolo. Usted no entiende la frivolidad, porque de los tres, usted es del tipo de gente, sólido como una roca, lleno de opiniones y actitudes. Mallory soltó una breve carcajada, mientras tomaba su café.

No tengo una actitud. 46


Oh, sí, claro que la tiene le disparó el ama de llave de vuelta. Él se encogió de hombros.

Tal vez la tenga miró a Morie y entrecerró los ojos.Lleva contigo tu celular, y si Clark se sobrepasa, llamas, ¿entendido?

Oh, está bien fue como estar de vuelta en casa. Su voz sonaba igual que la de su padre, cuando ella salía con un chico que él no conocía, en la secundaria.Él quería llevarme al cine el sábado, pero se supone que debo atenta a los partos…

Voy a conseguir a uno de los trabajadores de media jornada, para que venga y te cubra agregó secamente.No esperes concesiones. No podemos permitirlas. Ella se ruborizó.Sí, señor. Gracias.

Ella tiene más de veintiuno, jefe le dijo Mavie, secamente. Trabaja para mí respondió él.Soy el responsable de cada empleado que tengo. Algunos más que otros y miró fijamente a Morie y a ninguna parte más. Era como estar atrapada por un cable de alta tensión cuando se encontró apresada con esa mirada de búsqueda. Su corazón comenzó a latir a alta velocidad. Se quedó sin aliento en la garganta. Sentía la intensidad de esa mirada hasta en los dedos. Nunca se había sentido tal oleada de placer en toda su vida. Mallory pareció arrastrar su mirada por la fuerza, lejos de ella. Bebió un trago de café.

Bueno, puedes ir, pero ten cuidado. Sigo pensando que es un riesgo. Pero es tu vida. Si, lo es respondió ella. Su garganta se sentía apretada, y se ruborizó. Ella se puso de pie.Gracias por el café le dijo al ama de llaves.Es el momento para mí de ir a trabajar. No caigas en la piscina de inmersión le dijo Mallory, con una cara seria, pero sus ojos 47


oscuros brillaban de una manera, que era nueva y emocionante.

Si, señor, jefe respondió ella. Se rió y se volvió para salir rápidamente de la habitación, antes que se pusiera en un aprieto, por mirarlo fijamente a él. Se preguntó cómo iba a ocultar el placer repentino, cuando mirara a su jefe de nuevo.

*** Tenía un buen par de pantalones y suéter bordado de color rosa y lima. Es lo que usaría en su cita, y se dejaría su pelo suelto. Lo cepilló hasta que brilló. Era espeso, negro y hermoso, como el de su madre. Cuando se miró en el espejo, vio muchos rasgos de su madre en su propia cara. No era hermosa, pero no era común, tampoco. Tenía las mismas características de duende que había tenido Shelby Brannt Kane, en sus días de fama como modelo. Y la abuela de Morie, María Kane, había sido una estrella de cine, muy famosa por su capacidad de actuación. Morie no había heredado ese rasgo. Su única prueba de teatro en la universidad, la había convencido que ella no era para el escenario. Ella tenía un abrigo ligero de mezclilla, para usarlo por sobre su suéter, porque afuera hacía frío. El tiempo fluctuaba como loco. Típico clima de Wyoming, pensó divertida. El clima de Texas era así, también. Oyó un auto que se detenía en el barracón. Se puso la mochila en su lugar y salió al encuentro de Clark. Estaba sentado al volante de un auto deportivo, con una sonrisa. Se dio cuenta que él no salió para abrirle la puerta. Solo se inclinó por sobre los asientos y la abrió. Ella subió.

Hola. Hola de nuevo. ¿Lista para una buena película? Por supuesto. Él puso el auto en marcha, que rugió por el camino.

No hagas eso se quejó ella. ¡Tenemos vaquillas que paren en el granero! Uy, lo siento. No lo pensé dijo él, pero no parecía preocupado.Lo superarán. Bonita 48


noche. Se dijo que podría nevar, pero no creo en el pronóstico. La mayoría de las veces, se equivocan. Ella pensaba en las vaquillas que se mantenían nerviosas, porque era su primera temporada de crías, y se preguntaba cuanta crítica despiadada iba a recibir de su jefe, si les pasaba algo, por la falta de consideración de Clark.

Deja de preocuparte bromeó él.Son solo vacas, por el amor de Dios. Solo vacas. A ella le gustaba detenerse y acariciarlas como mascotas cuando estaban en el granero. Amaba sus ojos grandes y narices grandes, y la suave piel entre los ojos. Eran tan apacibles. Y aquellas vaquillas, aunque fueran animales, debían estar tan asustadas. Ella siempre le había tenido terror al parto, por razones que nunca pudo entender. Era una de las muchas razones, por las cuales era reacia a casarse.

¿Sabías que Elizabeth I nunca se casó y nunca tuvo un hijo?Le dijo ella. Él hizo una mueca.

Historia. La odio. Vamos a hablar de quien va a ganar American Idol. Ella lo miró boquiabierta. La verdad era que no miraba mucha televisión.

Veo el canal del tiempo, el canal de los militares y los canales de ciencia en su mayoría remarcó ella.Nunca he visto ninguno de esos programas de participación de audiencia. Puedo ver que nunca nos vamos a encontrar en el medio del asunto comentó él.o importa. Eres linda y me gustas. Podemos ir desde allí. ¿De verdad podrían? se preguntó ella.

La película fue divertida. Fue ingeniosa y divertida, y ambos salieron de la sala de cine, sonriendo.

Ahora vamos por una agradable comida china le dijo él.¿Tienes hambre?

49


Me muero de hambre. Pero vamos al Holandés añadió ella con firmeza.Compré mi boleto para el cine… así que voy a pagar mi comida, también. Él arqueó las cejas.

Yo no esperaría a que me debieras algo, por comprar la cena. Ella sonrió.De todos modos, me gusta la igualdad de condiciones.

Eres una chica extraña comentó él, pensativo. ¿Extraña? Ella se encogió de hombros.Supongo que lo soy. Vamos a comer. Él abrió el camino en el restaurante y siguieron a la camarera a una mesa del rincón.

Esto es hermoso comentó Morie, que amaba la decoración asiática, que incluía copias de estatuas antiguas y algunas tallas de madera, que eran muy caras. Morie, que había viajado a Asia, agradeció la cultura representada. A ella le había encantado la gente que conoció en sus viajes.

Chatarra dijo él en forma casual.No hay nada valioso aquí. Quise decir que era bonito le aclaró Morie. Ah él miró alrededor. Supongo que sí. Es un poco llamativo para mi gusto. Ella estaba a punto de responder, cuando un movimiento llamó su atención desde la puerta. Allí, en el mostrador, estaba su jefe, Mallory Kirk con Gelly Bruner. Él hablaba con la camarera y dejó que ella los sentara cerca de ellos. Él sonrió y asintió con frialdad hacia Morie y a Clark. Pensó que era una extraña coincidencia, que vinieran justo donde ellos estaban. Ciertamente, él no tendría ninguna razón para espiarla…

¿Puedes creer esto? Le preguntó Clark, sorprendido.¿Hace esto cada vez que sales con 50


un hombre? He oído hablar de empleadores posesivos, pero este se lleva la palma.

Él lleva a su cita a todas partes contestó ella, tratando de parecer casual.Este es el único restaurante muy bueno en la ciudad.

Supongo que sí. No tiene ninguna razón para mantener un ojo en mí le señaló.Solo soy personal contratado. Él frunció los labios y la miró.Seguro. Mallory la estaba mirando, también, sus ojos oscuros estaban fijos en la belleza de su largo pelo negro, que le caía suelto y brillante por la espalda, casi hasta la cintura.

¿Por qué la estás mirando? Le preguntó con frialdad, Gelly.Ella es solo una persona común. Trabaja para ti. ¿Y por qué estamos aquí? Sabes que odio la comida china. Pero él no la oía. Estaba pensando que nunca había visto nada tan hermoso como ese pelo largo y negro. Le recordaba un poema. Probablemente, ella estaría familiarizada con él, también. “Bess, la hija del propietario, trenzaba un nudo de amor rojo oscuro en el pelo largo y negro.” “El Bandolero” de Alfred Noyes. Era un poema trágico, la heroína que se sacrifica por el héroe.

Voy a venir a ti, luz de luna, aunque el infierno me cierre el paso. ¿Qué? Le preguntó Gelly, sin comprender. Él se percató que había hablado en voz alta.

Nada. ¿Qué te gustaría ordenar? Añadió, y se obligó a mirar a su cita, y no a Morie. Morie estaba incómoda. Clark quería hablar sobre los participantes de un programa de televisión, y ella no tenía ningún punto de referencia.

Ese tipo, ya sabes, realmente no sabe cantar, pero tiene muchos seguidores y está recibiendo la 51


mayoría de los votos murmuró.Me gusta la chica. Es elegante y tiene una gran voz. ¿Estás escuchándome? Ella hizo una mueca.

Lo lamento. Estaba pensando en los informes meteorológicos. Piensan que podríamos tener otra nevada, y tenemos una gran cantidad de madres primerizas para a dar a luz.

Vacas se quejó él. Morie, hay más en la vida que los filetes de cuatro patas. Ella abrió los ojos.

El señor Kirk no tiene una operación de vaca-becerro. Es estrictamente un rancho de toros sementales. Él parpadeó.Toros sementales.

Si. Ellos producen los toros líderes de la industria para el mercado se inclinó hacia delante.Ellos no se comen. Clark negó con la cabeza.Tú eres la más extraña chica que he conocido.

¡Oye, gracias! Él levantó su copa de vino y le dio un largo trago.

¿Seguro que no quieres una copa de vino?Le preguntó.Este el único restaurante de la ciudad, donde se pueden comprar bebidas de manera legal.

No puedo beber dijo.El estómago. Me pone muy enferma. No puedo beber bebidas carbonatadas, tampoco. Solo café o té helado. O, en este caso,levantó la taza con un poco de vapor de té verde té caliente ella le dio un sorbo y cerró los ojos.¡Maravilloso! No le pusiste azúcar dijo él, haciendo un gesto.

52


Oh, nadie le pone azúcar en Japón dijo abruptamente, y luego se mordió la lengua.Por lo menos, de lo que he leído se corrigió rápidamente. No puedo beberlo directamente. Su sabor es horrible él bajó la copa de vino. Tienen buenos postres aquí, un arroz glutinoso con helado de mango o de coco.

Helado dijo ella, riendo.Me encanta. A mí, también él le hizo un gesto a la camarera.Al menos, hay una cosa que nos gusta a los dos reflexionó él. Cuando estuvieron listos para irse, Mallory Kirk los observaba con los ojos entrecerrados. Se puso de pie, mientras Morie estaba pagando la factura y llamó a Clark a un lado. Clark le dio una mirada nerviosa.Señor Kirk dijo, con la suficiente amabilidad. Los ojos oscuros de Mallory se estrecharon.

Ella no es lo suficientemente joven para ser mi hija, pero yo soy el responsable de ella. Si le haces algo que no le gusta añadió con la más fría sonrisa, que Clark había visto nunca te voy a hacer una visita.

Usted no puede amenazar a la gente le dijo Clark, sonrojado. Oh, no es ninguna amenaza, hijole dijo Mallory. Tenía la mandíbula tensa.Es una promesa acorazada con ribetes dorados se dio la vuelta y se marchó, haciendo una pausa en su mesa para dejar una propina y ayudar a Gelly a levantarse. Clark acompañó a Morie, ajeno, a su auto. Él estaba sonrojado por el vino y por el enojo, que uno de los hermanos Kirk, lo hubiera amenazado.

Debería llamar a la policía murmuró, mientras ponía en marcha el auto, que rugió fuera del estacionamiento.

¿Para qué? Le preguntó Morie, curiosa. 53


Tu jefe me hizo una amenaza le dijo con frialdad. ¿Mi jefe? ¿De qué estás hablando? Empezó a contarle, pero se lo pensó mejor. Ella era bonita y le gustaba, no quería que pensara que había una razón de su jefe, para advertirlo. Se encogió de hombros.

Se limitó a decir que sería mejor que te cuidara. Las cejas de Morie se arquearon. ¿Pero qué razón tendría para decirte algo así? Le preguntó, tratando de parecer tan halagada, como se sentía. Nadie intervenía en la vida de una mujer, a menos, que le gustara.

¡No lo sé!Él la miró fijamente.Él no está clavado contigo, ¿cierto? Ella se echó a reír.

Oh, seguro. Le gusto porque tengo millones en un fondo fiduciario y conozco a la mejor gente dijo ella, secamente. Él se rió, también. Estaba sacando todo fuera de proporción. Ella no era la clase de mujer que un barón del ganado querría casarse. Los Kirk daban fiestas fabulosas, con todo tipo de personajes famosos, que asistían a vender el ganado y hablar de él. Tenían amigos muy conocidos, al parecer. Pero Morie, vestía ropas viejas, incluso para su cita con él. Ella no tenía la menor idea. Quizás estaba exagerando. Tal vez Mallory realmente se sentía responsable de ella. Tal vez él conocía a su familia. Podría tener miedo de una demanda. Esto no era nada personal. Solo era un buen negocio.

Bueno, me encantó la película le dijo ella.Gracias. Gracias a ti. Yo no salgo tanto como me gustaría agregó.Pero podríamos ver una película de vez en cuando o cenar fuera, si lo deseas. Ella le sonrió.Voy a pensar en eso.

54


Él había planeado llevarla a un mirador, que hacía las veces del lugar de los amantes de la localidad. Sin embargo, después del contundente discurso de Mallory, no estaba dispuesto a empujar al hombre. Así que en vez de eso, la llevó de regreso al rancho. Incluso, apagó el motor y la acompañó hasta la puerta del barracón.

¿Vives aquí con todos esos hombres? Le preguntó con curiosidad. Tengo mi propia habitación le explicó.Son buenas personas. Si tú lo dices. Bueno, gracias otra vez le dijo, vacilante. Él sonrió. Le gustaba su risita nerviosa, la forma en que sus labios se subían en las esquinas y el hoyuelo junto a la boca. Él se inclinó y posó sus labios suavemente contra los de ella. Morie toleró el beso; pero no reaccionó ante él. No sintió nada. Nada en absoluto. Él se dio cuenta de eso. Eran muy diferentes para establecer una relación. Pero ella era linda y le gustó su compañía esa noche.

Vamos a hacerlo de nuevo muy pronto le dijo. Ella sonrió.Seguro. Morie se dio la vuelta y entró en el barracón. Darby estaba sentado junto a la puerta, con las cejas arqueadas, cuando ella entró y cerró la puerta.

¿Te divertiste? Le preguntó en voz baja, por lo que no despertó a los vaqueros que daba al pasillo.

Si. Eso creo. Él inclinó la cabeza. ¿Crees?

55


El jefe apareció en el restaurante le dijo, y él se quedó perplejo.No sabía que a él le gustara la comida china.

La odia dijo Darby. Morie dudó.Bueno, la señorita Bruner estaba con él. Tal vez a ella le gusta.

Tal vez. Que duermas bien, Darby. Tú también contestó él, suavemente. ¿Las vaquillas lo están haciendo bien? Le preguntó. Si. Vamos a esperar y a rezar para que el hombre del tiempo se equivoque con esa predicción de nieve.

Ojala. Buenas noches. Buenas. Ella entró en su habitación y cerró la puerta. Darby parecía sorprendido que el jefe fuera al restaurante donde estaba comiendo ella. Se sorprendió, también, pero más que eso, se sintió complacida, halagada, y encantada a morir. Se durmió finalmente. Y sus sueños fueron dulces.

56


Capítulo 4 Lo último que Morie esperaba al día siguiente, era encontrarse con una furiosa Gelly Bruner en su puerta. En el barracón, cuando ella iba a almorzar.

No me gusta la comida china le dijo Gelly, sin saludarla. Lo siento le dijo Morie.En ese caso, tal vez usted debería evitar los restaurantes chino y sonrió.

Él fue allá por ti, ¿no? Le dijo, enojada.Para asegurarse, que tu cita supiera que él lo estaba vigilando. Morie parecía inocente.¿Por qué él haría algo así? Él no es mi padre. Gelly frunció el ceño.

Él no es tu novio, tampoco, así que sería mejor que no le hicieras ojitos agregó fríamente.No vas a durar mucho tiempo aquí, si lo haces. Yo trabajo aquí le señaló Morie.Eso es todo. Tú ves como viven ellos aquí, y te gusta le dijo la rubia, dándole a la ropa de Morie, una mirada fría.Eres pobre y deseas tener cosas bonitas y mezclarte con la gente adecuada. Yo me mezclo con la gente adecuada le dijo Morie, ofendida. Vaqueros fue la respuesta despectiva de Gelly.Huelen mal y son estúpidos. No, no lo son. Si haces cualquier cosa para que Mallory te note, me aseguraré de que no vuelva a sucederañadió, bajando la voz.Tú no serías la primera persona que he ayudado a salir del rancho. 57


No es prudente hacer una enemiga de mí.

Yo trabajo aquí le dijo Morie, enfureciéndose. Ella lucía como su madre, pero tenía el fuerte temperamento de su padre.Y nadie me amenaza. Gelly se sorprendió. No estaba acostumbrada a que las personas se defendieran.

Mi familia es acomodada le dijo secamente.Y no te gustará como puedo llegar a ser. Morie levantó una ceja.Igual para ti.

Bueno, tú solo mantente alejada de Mallory dijo sin rodeos.Él es mío y yo no lo comparto. ¿Lo sabe él? ¿Saber qué? Preguntó Gelly, parpadeando. Qué él te pertenece. Tal vez deberías preguntarle… ¡Cállate! Viento y agua dijo Morie, filosóficamente.Solo palabras. Gelly levantó la mano para abofetearla, pero Morie alzó el antebrazo por instinto y bloqueó el golpe.

Tengo cinturón marrón en Tae Kwon Do le dijo a Gelly en voz baja y suave. Sus ojos oscuros brillaban.Trata de hacer esto de nuevo, y desearás no haberlo hecho. Gelly emitió un sonido furioso. ¡Se lo diré a Mallory!

¡Te invito!Le ofreció Morie.Puedo enseñarle algunos movimientos, también, en caso de que intentes esto con él. Gelly se dirigió furiosa hacia la casa, murmurando para sí.

58


Morie negó con la cabeza, mientras la figura se alejaba.

Imprudente dijo Darby, uniéndose a ella. Observó a Gelly irse.Ella es un mal enemigo. Perdimos un peón, porque ella lo acusó de robo. Te dijo algo acerca de eso.

Ella creerá que se metió en un nido de avispas, si lo intenta conmigo. Nadie advierte a la gente sobre mí, y se sale con la suya dijo ella, secamente.¡No tengo intenciones con el jefe, por el amor de Dios! Ni siquiera lo conozco. Solo trabajo aquí. Darby le dio unas palmaditas en el hombro, paternalmente.

No, no, no dejes que eso te desanime. Duerme dos noches y te olvidarás que discutiste con ella. Ven, vamos a comer. Tenemos pan de maíz y chile mexicano, que Mavie hizo para nosotros. Ella es una cocinera maravillosa.

Si, lo es coincidió Morie, e hizo una mueca.Lo siento. No suelo perder los estribos, pero ella me puso en marcha. ¡Qué gran trabajo!

Estoy de acuerdo. Pero ella es el dolor de cabeza del jefe, no el nuestro, gracias a Dios. Supongo que sí. Y lo siguió adentro. Pero eso no fue el final de todo. Mallory llamó a Morie a la casa grande, y no estaba sonriendo cuando le indicó el living y cerró la puerta.

Siéntate por favor le indicó una silla de cuero, no el cómodo sofá de brocado blanco. Sus jeans estaban manchados con la hierba y el barro, por ayudar en los partos. Probablemente, él no quería su sofá con manchas marrón, pensó con malicia. Ella se sentó.¿Si, señor? Él se paseó. Gelly dice que la amenazaste.

59


¿Lo hizo? Parecía sorprendida.Qué extraño. Mallory se volvió hacia ella con sus penetrantes ojos oscuros.

Me gustaría escuchar tu versión de los hechos antes de decidir qué hacer. Ella ladeó la cabeza y lo estudió.

Se lo diré, si usted está seguro que quiere saberlo, jefe. Porque no le voy a dorar la píldora, a pesar de que necesito este trabajo. Él pareció sorprendido.Está bien. Es un trato. Dispara.

Ella me advirtió sobre usteddijo simplemente.Luego me amenazó con hacer que me despidieran. Por último, trató de darme una bofetada y le bloqueé el golpe. Ella se fue y yo volví a mi trabajo.

En el medio, hay algunas cosas que faltan le señaló él.Como que cosas le dijiste que hizo que tratara de golpearte.

Ella dijo que yo estaba tras de usted, porque usted es rico y yo pobre agregó. Las palabras le picaban a pesar de todo a Morie.También dijo que los vaqueros olían mal y eran estúpidos, y que podía hacer que me despidieran, si ella lo quería. Le dije que no me gustaban las amenazas y que quizás yo debería preguntarle a usted, si usted era de su propiedad personal. Fue entonces, que trató de darme una bofetada. Él se la quedó mirando. No decía nada. Dios sabía que le había dicho Gelly sobre el incidente.

Nunca supe que ella tuviera un encontrón con nadie le dijo él.Ella estaba llorando. Oh, vaya, lo siento dijo Morie, con sarcasmo cortante.Iniciar una pelea y perder, y luego ir a llorar a un hombre grande y fuerte, para hacer que todo esté bien. ¿Es la forma en que va? Mallory tenía la mandíbula tensa.Yo soy el jefe.

60


Si, señor, lo es estuvo de acuerdo ella.Así que si quiere despedirme, adelante. Hay unos pocos ranchos en los que no he tratado de pedir trabajo todavía. Estoy dispuesta a darles una oportunidad. Él dejó escapar un suspiro de enojo.

Solo tienes que admitir que te equivocaste y pedirle disculpas a ella dijo secamente. ¿Disculpa, cuando me estaba defendiendo de un ataque?Le preguntó. ¿Cómo es eso, exactamente?

Ella dijo que tú iniciaste todo. Y yo digo que ella lo hizo. Mallory parecía aún más enojado.

Ella es una mujer de sociedad. Tú, una empleada en mi rancho. Eso es lo que hace la diferencia. Lo entiendo ella asintió, tratando de contener su temperamento.Esto es por la clase, ¿correcto? Ella es rica y yo pobre, por lo que está bien.

¡Tú trabajas para mí, maldita sea! Le gritó él.Y estás así de cerca alzó su dedo índice y pulgar, indicándole una fracción para que ya no lo hagas. Morie apretaba sus manos a los costados.

Nadie me lanza un puñetazo y se sale con la suya. ¡Y no me importa quién sea! ¡Si me hubiera dado el golpe, la habría perseguido y habría llamado a todos los periódicos y a cada maldita estación de televisión de Wyoming, para que todos supieran quien lo hizo! Los ojos de él brillaban.

Gelly dijo que tú me deseabas y que me ibas a conseguir, y que ella quedaría fuera de la 61


jugada. Ella puso los ojos en blanco.

Por Dios, usted tiene la edad suficiente como para ser mi padre estalló Morie.¿En qué demonios, estaba pensando ella? Él había estado caminando mientras hablaban, pero al decir ella su última frase, se detuvo y la miró. Luego se movió hacia ella como un rayo. Su boca bajó hacia la de ella con presión y tal habilidad, que la impresionó. Mientras ella decidía un curso de acción, él la apoyó contra la pared, entre dos pinturas de paisajes, la levantó y apoyó su cuerpo contra el de ella. El beso, al principio, fue un medio para descargar su ira. Y luego, de repente, fue algo totalmente diferente. Ella sintió una mano grande y caliente sobre su cadera, su pierna larga, se insinuaba entre las de ella. Él se movió, de modo que ella lo pudo sentir íntimamente. Él se encendió y al parecer, no lo intimidaba compartir el hecho con ella. Su boca alivió la presión y se hizo persuasiva, tomando sus labios suavemente, mientras ponía su mano en su cadera, de modo de acercarla más a él. Ella tembló. Ningún hombre alguna vez la había hechos sentir tan sensual, y nunca había sentido un placer tan completo y absoluto en el contacto físico. Sin embargo, cuando el contacto se hizo aún más íntimo, y sintió que su cuerpo la impulsaba a ayudarlo con la cremallera que él trataba de abrir, ella volvió a sus sentidos. Alejó su boca de mala gana, lejos de él.

¡No! Susurró.¡No, no! Ella empujó su pecho, sintiéndose débil. Si él insistía, no estaba segura de poder detenerlo. No quería que él dejara de… Él estaba fuera de sí, por el placer. No se había sentido así en años, y ciertamente, no con Gelly, que era una especie de pescado frío, a pesar de su coqueteo. Morie había hecho una observación aguda sobre su edad y esto lo había desequilibrado, como si hubiera recibido un golpe. Pero esto era una locura. ¡Él se estaba aprovechando de una empleada! Mallory se arrastró lejos de ella y la miró. Vio como ella se sonrojaba y temblaba. Pero no era de

62


miedo. Él sabía de mujeres. Estaba encendida como él lo estaba. No había protestado por el beso, pero no estaba dispuesta ir más lejos. Se comportó como si nunca hubiera estado con un hombre. Él frunció el ceño. ¿Podría haber una virgen en el mundo todavía? A veces, lo dudaba.

Yo no soy un hombre viejo dijo enojado. Morie aún estaba tratando de recuperar el aliento.

Oh, no, definitivamente usted no es viejo logró decir. Podía sentir su sabor en su boca, olía su colonia con toques de madera, que se impregnó a su ropa. Él desvió la mirada. Él no perdía el control de sí mismo, nunca. Esto era vergonzoso.

Lo siento dijo él con frialdad. Ella tragó.Está bien. Pero debo volver al trabajo, ahora.

Si, deberías hacerlo. Ella se alejó de la pared, esperando no estar más desordenada de lo que se sentía, y que Mavie no anduviera por los alrededores, para que no la viera cuando se fuera. Él no dijo ni una palabra. La vio irse, rígido e incómodo, y meditaba la observación de Gelly, que Morie era una interesada que estaba en busca de un “papito rico”. Él sabía que eso no era cierto. Ella podía ser pobre, incluso, podría tener sueños con él por su riqueza, no sería la primera vez. Pero ella era inocente. Apostaría el rancho a ello. Morie evitó a los otros vaqueros cuando ella fue a montar por la línea del cercado. Esperaba no parecer tan desconcertada e inquieta como se sentía. El jefe la había besado. No, se corrigió, no solo la había besado. Había sido algo mucho más directo y sensual. Ella se comportó en forma descarada y deliberadamente provocativa. Se burló del oso dormido, pero ella no esperaba tal respuesta. Su boca aún se estremecía por el beso. Puede que no fuera el hombre más guapo del mundo, pero sabía exactamente que hacer con una mujer. A ella le hubiera gustado que no se hubiera detenido. Claro, que eso hubiera sido un desastre. Él podría haber deseado que fuera cierto el lado de la historia, que ella le contó, pero era obvio que le creyó todo lo que le contó Gelly. Él quería que le pidiera

63


disculpas a ese tiburón rubio, ¿verdad? Pues bien, el infierno se congelaría primero. Ella era la parte agredida. Era Gelly quien debía pedir disculpas, no ella. Pero Gelly era la mujer de su vida. Era rica, bonita y cultivada. Morie era igual, pero no se atrevía a admitirlo. No podría mantener su trabajo si su jefe supiera, quien era su familia en verdad. Eso le trajo a la cabeza, otro pequeño problema. El jefe iba a dar una fiesta de gala, el sábado. Morie había estado ayudando a Mavie con recetas y consejos sobre los detalles al servir e incluso, la aconsejó sobre la decoración. Mavie quiso que ella la ayudara a hacer los canapés. Inclusive se lo había pedido al jefe, así que Morie iba a estar de punto fijo. En la medida que pudiera esconderse en la cocina durante la fiesta, todo saldría bien. Pero su familia se movía en los mismos círculos sociales que los hermanos Kirk. Era posible, incluso probable, que hubiera alguien en la fiesta que la reconociera. No podía dejar que eso sucediera. Había tenido un montón de problemas para conseguir este trabajo, sobre todo porque quería demostrarles a sus padres, que podía triunfar en el mundo por si sola, sin dinero y sin ninguna influencia. También estaba la cuestión, que no quería ser perseguida por su riqueza, por algunos hombres cazafortunas de marca mayor. No iba a perder su trabajo. Solo tenía que quedarse fuera de la vista de todos, en la cocina. Si se negaba a ayudar a Mavie, le daría lugar a preguntas que no quería responder. Pero en todo caso, iba a llevar un pañuelo en el pelo, para mantenerlo oculto. Solo esperaba que ninguno de los invitados, fuera lo suficientemente decidido, como para entrar y hablar con el cocinero. No era probable, claro. Por supuesto que no lo era.

*** La casa grande estaba muy iluminada con luces por dentro y por fuera. El clima era perfecto. Era una noche hermosa de primavera, la temperatura era inusualmente buena y los invitados paseaban por el interior y exterior, mordisqueando canapés y bebiendo el mejor champagne importado. Mavie estaba fascinada por la gente que habían contratado, y servían.

¿Has visto a la estrella de cine? Exclamó.Acabo de ver su última película, y ahora hay una serie de él, en el cable. ¿No es magnífico?

64


Morie se asomó y se rió entre dientes. Ella conocía al hombre en cuestión, que era muy dulce y nada afectado por su gran fama.

Es un muñeco dijo ella. Hay una estrella de fútbol que le pagan millones de dólares al año siguió Mavie. ¡Y ese es el presidente de un país desértico del extranjero!

Phillipe Sabon6 dijo Morie, sin pensar. Su padre conocía a ese hombre, cuya esposa era de Texas. Mavie la miró con recelo.

Leí sobre él en los periódicos se cubrió Morie, rápidamente.¡Qué historia! ¡Él aún es más guapo en persona! Mavie hizo un gesto enfático.Si, seguro que lo es.

Será mejor que volvamos al trabajo se quejó Morie.¡Mira lo rápido que las bandejas están bajando!

Menos mal que tenemos un montón materia prima, para preparar más rió Mavie. Las dos trabajaron de manera constante durante la siguiente hora, preparando y horneando suculentos entremeses paras los invitados. La banda sonora estaba tocando algunas canciones de blues lento, y algunas parejas bailaban en el gran salón familiar.

Tú deberías estar ahí, bailando y divirtiéndote le dijo Mavie.Eres lo bastante joven como para disfrutar de estas fiestas. Morie la miró fijamente.Soy una empleada más aquí.

6

Este personaje tiene su historia de amor en la novela, “El señor del desierto”, tercera de la Serie Hutton y Amigos. (Esta es una de las novelas que más me ha gustado de Diana Palmer. La releo de vez en cuando y la recomiendo de todas maneras)

65


El jefe no lo piensa así.

¿Quieres apostar? Murmuró Morie en voz baja. Ya había tenido el gusto inolvidable de la actitud de su jefe, por las clases inferiores. Eso la tenía picada. Mavie le echó una mirada.Deberías haberla visto. Le rabiaba al jefe, por como tú te habías dirigido a ella como a un perro, diciéndole que ella era una inútil.

¡Yo no le dije tal cosa! Contestó Morie, con indignación. Solo te digo lo que ella dijo fue su respuesta.He visto mujeres como ella toda mi vida. Ronronean cuando están cerca de un hombre responsable y sacan las garras cuando ellos no están. Gelly no es tan rica como da a entender. Uno de mis amistades trabaja para su familia, y le pagan casi nada, ni siquiera el mínimo. Dice que ellos se las dan y pretenden ser ricos, pero son de clase media, apenas. Gelly está esperanzada en un marido rico, que apuntale la economía familiar; y bueno, por eso tiene sus ojos puestos en el jefe.

Si es lo bastante chiflado como para casarse con ella, entonces, obtendrá lo que merece  señaló Morie.Esa mujer tiene más aristas que una navaja de afeitar. Yo creo lo mismo, también.

Eran casi las diez. El personal se marcharía pronto, así como la mayor parte de los invitados. Morie con alegría se iría a su cama. Había estado de pie desde el amanecer. Estaba medio muerta de hambre, también, porque no había tenido un tiempo para cenar.

Estoy tan hambrienta suspiró Morie. Yo, también. Vamos a dejar un pocos canapés para nosotras le dijo, riendo.Te voy a poner algunos en un plato, para que te los sirvas en tu habitación.

Gracias, Mavie. No. Gracias a ti le dijo Mavie.Eres una trabajadora maravillosa. No podría haber hecho 66


todo esto, sin tu ayuda. Ella le sonrió.Me gusta trabajar en la cocina.

A mí, también. Llámame anticuada, pero me encanta cocinar. ¿Dónde está ese maravilloso cocinero? Dijo una voz profunda, que le era muy familiar, desde la puerta. Un minuto más tarde, el tío de Morie, Danny Brannt, entró a la cocina, riéndose. Se paró en seco cuando vio a Morie. Ella se llevó los dedos a los labios, cuando Mavie le daba la espalda, y sacudió la cabeza frenéticamente.

¿Quién es la cocinera? Repitió, mirando a Mavie. Solo quería darle las gracias por tan deliciosos manjares. Hacía mucho tiempo que no probaba algo tan bueno.

Yo soy se rió Mavie pero mi ayudante aquí, se le ocurrieron la mayoría de las recetas dijo, indicando a Morie.Ella es Morie agregó.Yo soy Mavis, pero todos me llaman Mavie. Estoy feliz de conocerlas dijo.A las dos pero cuando miró a Morie, levantó las cejas.Te gusta trabajar aquí, ¿verdad? Le preguntó. Oh, si, mucho dijo ella. Él apretó los labios.

¿Puedo hablar con usted un momento? Agregó.Quiero preguntarte algo respecto del relleno de unos canapés deliciosos que prepararon. Para mi ama de llaves – le dijo.

Claro. Se acercó a la puerta trasera, la abrió y la dejó salir delante de él. A ella le preocupaba que Mavie pudiera sospechar algo, pero tenía que hacer que su tío entendiera. Y le explicó lo que estaba haciendo.

¿Qué diablos estás haciendo? Le preguntó serio.¡A tu papá le daría un ataque si supiera 67


que estás trabajando por un salario en un rancho!

No se lo puedes decirle dijo ella con firmeza.Yo le puedo demostrar que puedo hacerlo por mi cuenta. No le gustaría esto, pero si le dices en donde estoy, va a venir aquí a causar problemas. Le dirá al jefe lo que puedo y no puedo esperar a hacer, y va a arruinarlo todo. Ya sabes cómo es él.

Ya lo creo él frunció el ceño.¿Cómo conseguiste un trabajo aquí? Un amigo de un amigo me dijo que estaban contratando gente. ¿Y tú, qué estás haciendo aquí? Exclamó ella. Conocí a Cane durante un juicio. Él era amigo del demandante, en un caso de tierras que oí en la Corte Suprema de Texas. Tuvimos un almuerzo y nos hicimos amigos. ¡Dios mío! No tenía idea que al venir a esta fiesta, me iba a encontrar con mi sobrina en la cocina. Ella se rió.

Bueno, alguien tenía que hacerlo. Mavie no tenía idea de hacer canapés, y mamá hace los mejores que he probado. Lo mismo ocurre con la tía Edie y su ama de llaves.

Si tu padre alguna vez se entera de esto… No lo hará. Y si alguna vez lo hace, te voy a defender le prometió con seguridad. Él negó con la cabeza.

Siempre has sido un dolor de cabeza, aún cuando era pequeña. Pero siempre me has querido de todos modos, tío Danny. Claro que si y la abrazó cálidamente.Bueno, supongo que sabes lo que estás haciendo. No se lo diré a Kingston. Sin embargo, habrá una pelea cuando se descubra la verdad. Vas a tener que protegerme agregó con una sonrisa.

Sabes que lo haré. Gracias. 68


¿Qué está haciendo aquí, en vez de trabajar, señorita Brannt? Le llegó la voz airada y estridente de Gelly, desde la puerta.No vas a tener conversaciones privadas con mis invitados, pequeña cazafortunas. Danny se movió hacia la luz. La actitud de la mujer hacia su sobrina, le pinchó el temperamento. Él ya se había formado una opinión sobre Gelly Bruner, y no era nada buena.

Yo no soy tu invitado le señaló con frialdad.He venido a ver a los Kirk. Ella se sonrojó y parecía insegura.

¿Por qué no vuelve a la fiesta y deja de tratar de manejar al personal de su novio? Le dijo él. Tal vez debería hablar con él… Lo lamento dijo Gelly, rígida y con una fría sonrisa.Discúlpeme, por favor y casi se echó a correr. Morie sofocó la risa. Su tío podía ser tan intimidante como su padre algunas veces lo era, aunque de los dos, su tío, era el de trato más fácil. Mavie se acercó a la puerta, después que Gelly corrió lejos. Era evidente que había oído cada palabra del intercambio con Gelly. Y ahora, sus ojos estaban bailando.

¿Quiere quedarse? Le cocinaré algo si quiere agregó ella. Él se echó a reír.

Lo siento. Tengo mi propio negocio que cuidar. Los canapés estaban realmente deliciosos. Y gracias por la receta le dijo a Morie. Espero verte de nuevo algún día. Lo mismo digo contestó ella, sonriendo.Gracias. Él se encogió de hombros.

69


Ha sido un placer él le dio una última mirada antes de volverse y dirigirse a la salida de la cocina.

¿Quién es? Le preguntó Mavie. Un juez de la Corte Suprema de Texas, que es amigo de Cane, al parecer contestó, inocentemente Morie.Quería que le dijera como hacer la receta del relleno para los canapés, para dársela a su ama de llaves, porque va a dar una fiesta muy pronto. ¡Imagínate eso! ¡Conversé con un juez de verdad!

No luces nada mal le dijo Mavie, con una sonrisa. ¿Le dijiste algo sobre Gelly?Añadió con preocupación.

No, no le he dicho nada. Pero has oído lo que dijo el juez agregó.Gelly solo vino a decirme que dejara de mezclarme con sus invitados y me pusiera a trabajar. Él le dijo que no molestara a los empleados de su novio. ¡Ja! La sonrisa de Morie se amplió.

Él es un buen hombre. Lamento que no pudiéramos retenerlo. Yo también Mavie parecía incómoda.Vas a tener a problemas, sin embargo. Siempre estoy en problemas. Vamos a limpiar, que me quiero ir a la cama Voy a poner algunos canapés en un plato para ti. Gracias. Eres una gran trabajadora le dijo el ama de llaves.Me gustas que estés aquí. Eso es lo más bonito que nadie me ha dicho en mucho tiempo le dijo Morie.

70


Mavie solo sonrió.

*** Morie se sentó frente a su pequeño televisor a ver una vieja comedia en blanco y negro, mientras comía sus canapés; que les habían quedado exquisitos. Fue toda una sorpresa ver a su tío en la fiesta de los Kirk. Ella no tenía idea que conociera a Cane. Al menos, había logrado que le guardara el secreto de su padre. Se estremeció al pensar lo que King le diría a su jefe. Sabía que su madre no le había dicho a King Brannt donde estaba su hija trabajando, o lo que estaba haciendo. Shelby le contó que le dijo a él, que había conseguido un buen trabajo en una tienda de departamentos, pero que no le dijo donde. Lo que era una gran broma. Morie no habría podido venderles calentadores, a la gente que vive en el Yukón. Ya habían pasado varios días desde que Mallory la había besado y la dejó sin aliento. Él la había estado evitando desde entonces. O ella, lo había estado evitando a él. Y aunque aquel encuentro fue inesperado y sorprendente, el delicioso interludio venía a su mente una y otra vez. A ella le había encantado. Pero, obviamente, al jefe no. Parecía que él quería asegurarse de que ella no tenía idea acerca de su interés. Y ya no había bromas o agradables conversaciones. Todo se trataba de asuntos del trabajo. Se comió su último canapé y apagó el televisor. Se levantó al amanecer para ayudar en los partos, y aún estaba adolorida y tiesa de ayudar a Darby, a tirar de los becerros, que simplemente no estaban ansiosos por nacer. Su recompensa era el suave sonido al berrear los terneros, cuando habían nacido y se ponían de pie, tambaleándose para ser lamidos y limpiado por sus madres. Era increíble poder ayudar a nacer un ternero. El proceso de nacimiento era fascinante, para cualquier persona que trabajaba en torno a la ganadería. El ciclo de vida y muerte, era interminable en un rancho. Morie amaba trabajar al aire libre, lejos de la ciudad, lejos del tráfico y regimentada vida. En este caso, el reloj era el sol. Se levantaba con él y se acostaba con él. Aprendió a identificar a las aves por sus cantos. Aprendió las señales sutiles del clima, que se perdían en un pronóstico. Las señales venían de la tierra. Era el trabajo más maravilloso, pensó Morie, aunque la paga no era muy buena y el trabajo, era

71


sobre todo trabajo físico, que además venía con la ropa manchada y desordenada. Pero no lo habría cambiado por modelar trajes en París, y una vez le habían ofrecido esa oportunidad. Esto había divertido y complacido a su madre, quien no se sorprendió, cuando Morie le dijo que quería aprender a lazar terneros. Su padre nunca le enseñó. Su hermano, Cort, consiguió la educación, para llevar el rancho. Su primitivo padre, que vivía en la edad de piedra, a menudo le decía, que deseaba que ella fuera una dama y que hiciera las típicas cosas femeninas. Ella le dijo que podía trabajar en un rancho tan bien como su hermano y quería demostrarlo. Su papá se rió y se fue. No en su rancho. Jamás. Así que buscó el rancho de alguien más, para probarlo. Había conseguido su título universitario. Su papá debía estar feliz que ella hubiera logrado al menos una cosa en la que él había insistido. Ahora iba a complacerse a sí misma. Se puso una camiseta y pantalones de pijama y se metió en la cama. Estuvo dormida en cuestión de segundos. A la mañana siguiente, el jefe vino al granero, en donde estaba alimentando a un ternero, cuya madre había sido atacada por una manada de lobos. La madre había muerto y las agencias estatales habían llamado para atrapar a los lobos y reubicarlos. Mallory la miró con el ternero en las rodillas, y algo frío en su interior comenzó a derretirse. Ella tenía un corazón tierno. Le encantaba la imagen que proyectaba, cuidando del ternero. Pero desistió de aquella imagen, tenso. No se lo podía permitir. Él no tendría ningún vergonzoso interludio con empleadas de personal contratado, que pudieran volverse y morderlo. Ella levantó la vista y vio que la miraba. Apartó la mirada.

Buenos días, jefe dijo. Buenos. Su tono no era precisamente tranquilizador. Morie suspiró.

Estoy en problemas otra vez, supongo.

72


Gelly dijo que estabas ocupada con un invitado, y que la insultaste cuando ella te dijo que volvieras a tu trabajo en la cocina le dijo, secamente. Morie solo suspiró.

¿Y bien? Insistió él. El tipo era un juez de la Corte Suprema, que quería mi receta de canapés, para su ama de llaves, así que fui afuera con él, para dársela respondió ella con cansancio.La señorita Bruner nos interrumpió, y él se enojó por la forma en que ella me habló. Yo no estaba ocupada con él, como ella dice. Él frunció el ceño.

¿Un juez? Bueno, él dijo que lo era respondió ella, ruborizada. Ella no tenía porque saber las ocupaciones de sus invitados.

Ya veo. No, no, ella echaba chispas en silencio. No ves nada. Gelly te lleva a donde quiere por tu temperamento, y tú se lo permites. Él dudó.Los canapés estaban muy buenos.

Gracias. Mavie y yo trabajamos muy duro. Sí él entrecerró los ojos oscuros.¿Cómo es posible? continuó sospechosamente ¿que sepas tanto acerca de cómo organizar una fiesta de alta sociedad? ¿Y en dónde aprendiste?

73


Capítulo 5 Morie lo miró con los ojos muy abiertos, mientras buscaba desesperadamente una respuesta, que no la delatara.

El, uh, el último lugar en donde trabajé le dijo ella.El ama de llaves sabía todo eso y al jefe no le gustaba contratar personal, así que tuve que aprender a hacer esas cosas, para ayudarla a salir del paso.

Ya veo. Es solo algo que aprendí, y, sinceramente, prefiero alimentar a los terneros, que trabajar en la cocina agregó.Solo en caso de que usted tenga en mente pedirme que trabaje con Mavie, en vez de aquí.

No tenía eso en mente. Ella asintió con la cabeza.Bien. Él se metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros.

No te gusta Gelly. A mí no me tienen que gustar o disgustar sus amigos, jefe; no me corresponde le dijo ella en un tono apagado.Yo solo soy una empleada aquí… eso es todo. Gelly se siente amenazada por ti, Dios sabe por qué añadió inconscientemente. Ella podría haber sido bonita, si se arreglara el pelo, si se maquillara o usara ropa bonita. Pero era desaliñada y poco atractiva la mayor parte del tiempo. Aunque aún lo sacudía el hecho de haberla besado y haberlo disfrutado mucho. Trató de no volver a ese episodio.

No es mi problema murmuró Morie, y esperaba no parecer insolente.

74


Ella dijo que parecía que conocías al juez. No puedo imaginar por qué dijo ella, mirándolo inocentemente. Claro, que yo no me muevo en esos círculos. Podría haberme visto en la cocina, donde yo trabajaba, sin embargo.

¿Dónde fue eso? Le preguntó.El lugar donde solías trabajar. Ella lo miró sin comprender. Le había dado el nombre de un lugar y también un número de teléfono del ama de llaves de un amigo, que había prometido sonar convincente, por si alguien llamaba para verificar referencias.

¿Y bien? Morie se sonrojó y la fórmula de soya, con la que estaba alimentando al ternero, se escapaba de una gran botella. Justo cuando parecía que iba a estallar su farsa, un ruido fuerte y repentino vino de fuera del establo. Fue seguido por un bombardeo de maldiciones y blasfemias, que eran aún peor de la que le había oído a su padre durante una redada. Mallory salió corriendo. Morie, curiosa, dejó al ternero en su lugar y la botella vacía en el estante más cercano. Cane estaba tirando cosas. Una silla estaba botada en el suelo. A la distancia, un caballo galopaba lejos.

Pedazo de mierda, hijo de p…bramó, hasta que vio a Morie y mordió con fuerza la última palabra.

¡Qué demonios! ¿Cuál es tu maldito problema? Dijo Mallory. Cane miró furioso hacia él. Su pelo espeso, corto y negro estaba en desorden. Sus ojos marrones, grandes y fríos, brillaban por el mal genio. Su boca sensual estaba tirante contra sus dientes.

Estaba tratando de ponerle una silla de montar a Old Bill murmuró.Pensé que podía manejarlo. No he estado en un caballo desde que volví a casa. El condenado proscrito me tiró de la silla y salió corriendo.

75


La manga vacía, fijada al codo, donde su brazo amputado había estado, era conmovedora. Cane era ultrasensible a su lesión. Nunca hablaba de las circunstancias en que había perdido el brazo, o sobre su servicio militar. Bebía mucho y se guardaba todo para sí. Era evitado por la mayoría de los hombres, especialmente cuando estaba tan airado como ahora. Morie suspiró y fue al granero. Ella llevó fuera uno de los caballos de montar más viejos, que se reservaban para los visitantes. Esta era muy suave, como el que se había escapado. Oyó a Mallory decirle a uno de los hombres que fuera tras él. Cogió la silla de Cane, ignorando su mirada más que indignada. Morie giró al caballo y le puso la silla en el lomo, tirando la cincha de sujeción, hábilmente.

No te compliques le dijo a Cane, cuando le entregó las riendas.Todo el mundo necesita un poco de ayuda de vez en cuando. No es degradante dejar que alguien te haga un favor. Incluso si es del personal contratado. La fulminó con la mirada por unos segundos, durante los cuales, ella pensó que él probablemente iba a tomarla por asalto o humillarla por su insolencia. Pero finalmente, se limitó a sacudir la cabeza.

Está bien. Gracias. No hay de qué ella le entregó las riendas. Él miraba el caballo con dudas. Era obvio que no había tratado de montar otra vez desde que fue herido.

Tenemos un amigo que volvió a Texas, con el cual solíamos montar a caballo dijo ella, sin dar a saber mucho más.Perdió un brazo haciendo un trabajo mercenario en el extranjero. Pero montaba por el otro lado, de modo que pudiera utilizar su mano buena en el pomo de la silla. Y funcionó de maravilla. Sus cejas oscuras subieron bajo el ala de su sombrero.

No dejas que nadie te intimide, ¿verdad? Ella sonrió.Tú no intimidas. Solo das un poco de miedo a veces.

76


Él sacudió su cabeza otra vez.

Está bien, voy a intentarlo. Pero si aterrizo en mi cara, estás despedida. No puedes despedirla señaló Mallory.Yo fui quien la contrató, no tú. Sube a ese caballo y vamos a buscar a las vaquillas rezagadas. Creo que esta vez, el pronóstico de nieve, es cierto. Cane miró a su hermano.Voy a darle una oportunidad. Trató una vez y casi se cae. Sin embargo, lo intentó de nuevo, una y otra vez, hasta que consiguió el ritmo perfectamente. Saltó a la silla con un profundo suspiro y tomó las riendas con la mano. Se volvió con el caballo hacia Morie y la miró.

Gracias. Ella le dirigió una mirada alentadora.De nada. Mallory montó en medio de ellos.

Vámonos ya. Estoy detrás de ti. Mallory miró a Morie y no sonrió. No le gustó que Cane le sonriera. No sabía por qué, y eso lo hacía enojarse más aún.

Vuelve a tu trabajo le dijo a ella. Él se marchó detrás de su hermano, sin decir una palabra. Morie le miró la espalda.

Ya iba murmuró.¿O pensó que tenía una cita para salir a navegar en el Caribe o algo así? Hablando contigo misma bromeó Darby.Es mejor ver esto. Ellos enviarán hombres con redes detrás de ti.

77


Si, lo harán. Les diré que el jefe me llevó a ser una chiflada le aseguró ella. Fue muy bonito lo que hiciste por Canele dijo Darby.Él no había tratado de subirse a un caballo desde que regresó. Pensé que se rendiría después que Old Bill, escapó. Ninguno de nosotros se hubiera atrevido a hacer lo que hiciste. Vi como le daba un puñetazo una vez, a un vaquero, por ofrecerse a ayudarlo, hace unos meses.

Solo está lastimado dijo.o sabe cómo hacerle frente, no encuentra la manera de interactuar con la gente, la manera de seguir haciendo cosas normales. He oído que no hace terapia física, y que tampoco, va al psicólogo. Eso le duele, también. Debe ser horrible, para un hombre activo y vital, perder un brazo.

Él fue campeón de rodeo dijo solemnemente.Lo mataron cuando tuvo que dejar de competir.

Se va a ajustar dijo en voz baja.Tomará tiempo y ayuda. Una vez que se dé cuenta de eso y comience las terapias, aprenderá a vivir con eso. Igual que nuestro amigo. Los ojos de Darby se estrecharon. Un extraño amigo. Un mercenario.

Tenemos amigos de todo tipo se rió ella.A mi papá le gustan los renegados y la gente extraña.

Bueno, supongo que se necesitan todos los tipos para gobernar el mundo respondió él. Sus ojos brillaban.Y será mejor que volvamos al trabajo. No es un buen momento, para perderlo, con esta economía.

Dímelo a mí. Cuando Cane y el jefe volvieron, ella estaba comprobando la línea de la cerca.

Debes mantener tu dispositivo de música en el bolsillo y los auriculares fuera de tus oídos, cuando estés sola, ¿entendido?Le ordenó Mallory, abruptamente.

78


Supo sin preguntar, que Tank le había contado como la encontró él, cuando estaba moviendo la rama que estaba sobre la cerca. Ella hizo una mueca.

Está bien, jefe. ¿Qué tipo de música te gusta? Le preguntó Cane, por conversar. De todo tipole dijo con una sonrisa.En este momento mi favorita es la banda sonora de “August Rush”. Mallory arqueó las cejas.

Vaya, también es la favorita de Tank. Él compró la partitura. Todavía está tratando de dominarla.

¿Dalton, toca? Exclamó ella; y se ruborizó y rió cuando Mallory la miró fijamente.Me fijé en el gran piano en el living. Me pregunté quién lo tocaba.

Tank es bueno dijo Cane, sonriendo. Él indicó con la cabeza hacia Mallory.Él toca, también. Por supuesto, no tiene nada de oído, pero eso no le impidió intentarlo.

Puedo tocar mejor que Tank dijo Mallory, insultado. No oigas lo que dice le dijo Cane. Tuvimos que fijar la cerca le dijo Mallory. Sus ojos se estrecharon.Nunca debiste de haber tratado de mover esa rama, tú sola él estaba mirando fijamente los arañazos en su mejilla. Ella se los tocó con timidez.Solo me rozó. Me curo rápidamente.

Incluso yo habría llamado a alguien para ayudarme insistió Mallory. Las cejas de ella se arquearon.

¿No eres tú el mismo hombre que trató de levantar la parte delantera de un auto estacionado 79


para moverlo porque estaba bloqueando el granero? Le preguntó ella, con una suave sonrisa.

Por lo general, llamó a alguien para que me ayude. Yo soy el jefe. No cuestiones lo que hago… solo acaba de hacer lo que yo digo.

Oh, si, señor respondió ella. Y deja de reír murmuró él. ¡No lo hacía! Lo haces, en tu interior, donde piensas que yo no podré oírte. Pero te oigo. Ella frunció los labios.De acuerdo. Él negó con la cabeza. Vamos le dijo a su hermano. Pero Cane no lo siguió. Él seguía mirando a Morie, con ojos que veían más que los de Mallory.

¿Sabes? Luces muy familiar para mí le dijo, frunciendo el ceño ligeramente.Creo que te he visto antes, en alguna parte. Ella había tenido la misma sensación con él, cuando lo conoció. Pero no lo recordaba en ninguna de las reuniones de su padre. Sin embargo, podía haber estado en uno de los grupos ganaderos, que a menudo iban de gira a Skylance, para ver a los exquisitos Santa Gertrudys de King Brannt. No estaba segura y se puso nerviosa. No quería que Cane recordara en donde la había visto, si es que lo había hecho.

Es solo que tengo ese tipo de cara, creo dijo, asumiendo una expresión inocente.Se dice que todos tenemos una contraparte, alguien que se ve igual a nosotros.

Eso puede ser cierto él hizo una pausa por un momento.Lo que has hecho… conseguir un caballo y ensillarlo para mí, fue muy amable de tu parte. Siento haber sido tan rudo.

No fue nada. Además, estoy acostumbrado a los rudos. Trabajo para él y señaló hacia 80


Mallory.

Una palabras más y serás un recuerdo replicó Mallory, pero sus labios se alzaron en las esquinas. Ella se rió y volvió a su trabajo. Esa noche, tenía una serie de viejas películas en uno de los canales clásicos, protagonizadas por la abuela de Morie, María Kane. Era fascinante observar su trabajo, y ver destellos de Shelby Kane, e incluso de sí misma, en la postura y en ese rostro de duendecillo, hermoso y exquisito

Me gustaría haberte conocido le susurró a la pantalla de televisión. Pero María había muerto, aún antes que Shelby se casara con Kingston Brannt. De hecho, su entierro había sido el catalizador, que convenció a King, de que no podía vivir sin Shelby. Morie había oído sobre el romance de sus padres. King y Shelby, habían sido enemigos desde que se habían conocido. Ella y el hermano de King, Danny, habían sido buenos amigos y habían salido de forma estrictamente platónica. Entonces, Danny, le preguntó a Shelby, si quería ser contratada por él, y luego se la llevó a casa, a Skylance. King había sido elocuente en su antagonismo en el encuentro. Esto, provocó un tratamiento verdaderamente insostenible para Shelby, del cual él se arrepintió y lo sintió mucho, tiempo después, recordaba a Shelby. Él había cambiado tanto, que Shelby se preguntaba si él era el mismo hombre que había conocido en un principio, le contó a su hija.

No me imagino a papá siendo tan ruin contigo Morie se había reído.Él te trae flores y chocolates todo el tiempo, te compra algo, cada vez que sale de la ciudad, te colma con bellísimas joyas y te lleva a París de compras…

Si, él es el marido más maravilloso que cualquier mujer, podría desear, ahora le había dicho Shelby, riendo.Pero no lo conociste antes ella sacudió su cabeza.Fue un noviazgo muy difícil. Él estaba resentido por una relación anterior y se desquitó conmigo ella suspiró, riéndose de algún recuerdo secreto.Yo mostraba una colección occidental en New York, durante la semana de la moda, cuando él apareció en la audiencia. Él me cargó y me llevó fuera del edificio. Yo daba de patadas y protestaba, pero él nunca perdió el paso. Morie se echó a reír.

81


Puedo imaginar a papá haciendo algo así dijo ella. Shelby suspiró, con ojos soñadores.

Teníamos un malentendido. Me llevó de vuelta a mi departamento, y se dispuso a decir adiós para siempre. Entonces, ¿qué pasó?e preguntó Morie, fascinada por el hecho que sus padres hubieran sido jóvenes como ella. Era difícil pensar en ellos, teniendo citas.

Le pedí que me diera un beso de despedida continuó, y muy ruborizada.Nos comprometimos en el auto y nos casamos tres largos días más tarde ella movió su cabeza.Nunca conoces a alguien hasta que vives con él, Morie agregó con suavidad. Tu padre siempre parecía ser el más difícil, el más furioso, el hombre más indomable de la tierra. Sin embargo, cuando nos quedamos solos… Shelby se aclaró la garganta. El rubor creció al recordar su tempestuosa noche de bodas, llena de una pasión y un placer increíbles, que los había mantenido en la habitación del hotel durante dos días y sus noches, con solo agua embotellada y dulces, para mantenerlos a través de la maratón de hacer el amor, que había producido su primer hijo, Cort. Ellos, estaban tan hambrientos el uno por el otro, que la precaución no entró en sus mentes. Pero ambos, deseaban mucho tener niños, así que no hubo problema. El recuerdo era tan conmovedor, que todavía se le ponía la cara roja. Morie se echó a reír.Mamá, te estás ruborizando. Shelby se rió tímidamente.

Si, bueno, tu padre es fuera de serie en algunos aspectos, y no voy a hablar de ello. Es muy personal. Solo espero que tú seas tan afortunada como yo, en la elección de esposo. Morie hizo una mueca.

Si no salgo de aquí, nunca me voy a casar. Todo el mundo me quiere, porque tengo un padre rico.

82


Algún hombre habrá que te querrá por ti misma. El contador fue una mala elección. Eras muy vulnerable, y él era un depredador le dijo Shelby con un destello de ira.Fue muy afortunado en salir de la ciudad antes que tu padre pudiera llegar a él.

Ya lo creo ella estudió a Shelby.¿Por qué papá no me deja trabajar en el rancho como a Cort?

Él y tu padre, son muy similares en algunos aspectos respondió ella. Jim Brannt, lo instó a tener un gran respeto por las mujeres y a entender que son demasiado delicadas, para el trabajo físico ella movió la cabeza.Supongo que algo de eso, es culpa mía, también. Ya sabes, yo vivía con mi tía, y ella era así. No quería que moviera un dedo, porque las damas no lo hacían. Por otro lado, ella odiaba a mi madre; y no quería que yo fuera como ella, tampoco.

A veces ponen algunas de las películas de la abuela en la televisión le dijo Morie.Era realmente una actriz maravillosa. Dijeron que se casó con cuatro hombres. Shelby asintió.

El último fue el mejor… Brad. Murió en un accidente de auto, justo después que me casé con King.

¿Se suicidó la abuela o es solo un chisme malicioso? Le preguntó Nunca lo supe le confió Shelby.Brad dijo que fue una sobredosis, debido a que el estudio de cine la había despedido. Pero mi tía, decía a menudo, que ella no del tipo que se suicidaba. Tal vez, solo accidentalmente tomó demasiadas pastillas para dormir. Me gustaría creer que es el caso.

Tal vez así fue. Shelby la había abrazado.

De todos modos, no querrás ir todo el tiempo cubierta de barro y excremento de ternera, ¿verdad? Bromeó. Incluso, si te embarraras con la arqueología, sería una suciedad más limpia. Morie lanzó una carcajada. Su padre entró en el living durante la conversación. Llevaba una

83


expresión de satisfacción, cuando se inclinó para besar y abrazar a Shelby.

Me dieron las entradas le dijo. ¿Para “El Pájaro de Fuego?Exclamó emocionada Shelby.¡Pero si estaban todas vendidas! El viejo doctor Caldwell fue persuadido a entregar las suyas. Pensé que su esposa me iba a besar hasta morir, ya que ella odia a Stranvinsky dijo, y sacó las entradas del bolsillo de su camisa. Se las entregó a Shelby.

¿Cuándo vamos? Le preguntó su esposa. Esta noche él miró a Morie y el acarició la mejilla con cariño.Lo siento, chica, no pude conseguir una entrada extra.

No hay problema, papá le había respondido con una sonrisa.Debussy es más de mi gusto. Stravinsky es un poco demasiado experimental para mi gusto.

¿Quieres un vestido nuevo para salir? Le preguntó King a Shelby. Podemos volar a Dallas, e ir a Neiman Marcus.

Tengo un vestido nuevo y maravilloso en el armario, que he estado guardando ella se apretó contra él y fue envuelta con hambre por sus brazos.Gracias, cariño. Él la besó en el pelo.Nada es demasiado bueno para mi mejor chica. Al verlos, Morie de repente se dio cuenta, que el amor entre ellos, solo se había intensificado, desde que se habían casado. Todavía eran como recién casados, a menudo, perdiéndose el uno en el otro, sin darse cuenta de nada de lo que les rodeaba. Ella esperaba ese tipo de romance en su vida, y nunca lo había encontrado. Cort, también comentaba, que sus padres, se adaptaban excepcionalmente el uno al otro, y que envidiaba esa relación. Cort, claro, era dulce con la hija del vecino y amigo de King, Cole Everett, quien tenía un hijo y una hija, y vivía cerca de Big Spur Ranch. Ellos negociaban con frecuencia toros sementales, e iban a convenciones juntos. Odalie Everett, era rubia y de ojos azules, como su hermosa madre, y aunque no

84


era tan bonita como ella, tenía una voz que era conmovedora y clara como una campana. Sonaba igual que su madre, salvo que Heather7, había sido una cantante contemporánea famosa, antes de casarse con su hermanastro, Cole, y Odalie estaba siendo preparada, para una carrera operática. Sus padres estaban totalmente en contra de la formación de cualquier tipo de relación con un hombre a causa de sus aspiraciones musicales. Sería difícil para ella, seguir una carrera tan exigente y tener una familia. Tenía una voz que había sido aclamada por los críticos de California y New York, y ella ya se estaba entrenando en el Met8. Cort, como era de esperar, nunca le había dado a conocer sus sentimientos. De hecho, él fingió no tener ninguno. Había sido enemigo de Odalie, durante años, por razones que nadie entendía. Y la pobre Odalie, lo adoraba. Morie regresó al presente. Ella tenía sus propias preocupaciones. Su hermano tendría que encontrar su camino hacia el amor, por sí mismo. Ella volvió su atención a la televisión, cuando la tanda de comerciales, terminó y su abuela regresó a la pantalla, más grande que la vida. Después que la película terminó, Morie se miró en el espejo y se sorprendió al ver que era casi la imagen de su abuela. Si hubiera usado el maquillaje y peinado el pelo con el estilo correcto, podrían confundirla con María Kane. Pero igual estaba bien, que descuidara su pelo y que hubiera dejado sus cosméticos, para trabajar en el Rancho Real, decidió. Las personas nunca verían viejas películas clásicas, como para notar la semejanza y empezar a hacer preguntas.

*** Darby le entregó un teléfono celular a la mañana siguiente.

El jefe dijo que tenía que conseguirte uno, y asegurarte de llevarlo, para cuando estuvieras sola. ¿Todavía tienes esa pistola que te di en tus alforjas?

Si respondió ella. ¿Han atrapado al asesino que escapó?

7

Es la hermosa protagonista de la novela “La Canción de Heather”, primera de la Serie Big Spur Texas. Es la historia de amor de Heather y Cole Everett. Le tengo mucho cariño a esta novela, por que fue mi primera traducción… y vaya, resulta que ahora, los protagonistas, tienen a su hija grande, y pronta a vivir su propia historia de amor, con Cort Brannt, espero. 8 Met, le dicen al Metropolitan Opera House.

85


Él negó con la cabeza.

Él es un cazador. Conoce estos bosques como la palma de su mano, y es capaz de vivir de la tierra. Les tomará mucho tiempo, darle caza. Además, tiene parientes aquí, también, y el sheriff cree que algunos de ellos podrían estarlo ayudando a ocultarse.

No sé sí ayudaría a un prófugo de la ley dijo ella. ¿Y si fuera tu hermano o tu padre? Ella suspiró.Esa es una elección difícil.

El asesino tiene un primo, que piensan que puede ayudarlo. Ellos tienen su lugar determinado. Están seguros que Bascomb está consiguiendo comida y refugio en alguna parte él negó con la cabeza.Pero el lugar del primo está a kilómetros de aquí. No creo que Joe Bascomb se presentara en el rancho.

Él no tiene nada en contra de los Kirk, ¿verdad? Le preguntó un poco preocupada. No que yo sepa le dijo Darby.De hecho, Tank, declaró como testigo de él, durante el juicio. Tank sigue pensando que es inocente.

¿Qué hizo él? Mató a un hombre que estaba golpeando a su novia. Dijo que no tenía intención de hacerlo. Golpeó al hombre y éste cayó contra una pared de ladrillo, se golpeó la cabeza y murió. Probablemente habrían fallado que fue accidental, excepto que la novia de repente testificó que él golpeó la cabeza del hombre contra la pared y que lo mató deliberadamente.

¿Por qué mentiría ella? Ella era dulce con Bascomb, pero él estaba enamorado de su difunta esposa, y no quería tener nada que ver con esta chica. La historia fue, que ella lo llamó para que viniera en su ayuda, porque le tenía miedo a su nuevo novio. Él la estimaba, y por eso fue. El novio le había pegado una o dos veces y Joe Bascomb, intervino para salvarla él suspiró.Noble esfuerzo. Él la salvó y le dijo que ya no

86


seguirían, porque él no quería involucrarse con ella, aunque ella lo negó ante el tribunal. Eso lo condenó. Esto es una ofensa capital, también. Él se escabulló del transporte del delegado, con esposas y grilletes en las piernas y todo; y se escondió en el bosque. Encontraron las esposas y los grilletes más tarde él sonrió. – Joe es un herrero. No fue difícil para él, escaparse, creo.

Suena como a un hombre decente. Él asintió con la cabeza.

Un hombre decente que ha ido a la cárcel por la palabra de una mujer rencorosa, sin embargo él miró su reloj.Será mejor que nos pongamos en marcha, o llegaremos tarde de nuevo para el almuerzo.

Estoy en camino. Ella ensilló su caballo y se marchó. Al menos, no tenía que preocuparse por el asesino que había escapado, ahora que sabía por qué había sido condenado. Por supuesto, estaría desesperada y no quería ponerse en su camino o hacerlo sentir amenazado. Pero podía entender su situación. Lamentablemente, no parecía haber alguna forma de salvarlo. Él iría a prisión de por vida o moriría en la silla eléctrica, para el placer de un juez. No le parecía justo. Morie no encontró más roturas en la línea del cercado. El tiempo era hermoso. La nieve prevista no llegó a materializarse. Todo estaba verde y exuberante, así que se quitó la chaqueta, porque se estaba acalorando. Hizo una pausa junto a un arroyo y cerró los ojos para escuchar el sonido del agua. Se sintió relajada. Una rama se rompió. Se volvió y miró a su alrededor, con la mano apretada en la brida de su montura. Buena cosa, porque el caballo saltó al sonido. Los caballos eran criaturas nerviosas, pensó, y por lo general con buen razón. Ella había visto una lata suelta enganchada a un poste y salió a toda velocidad por sobre la cerca y solo era un olla vieja.

¿Qué pasa, chico? Le preguntó al caballo, en voz baja, mirando a su alrededor con cierta inquietud. Nada se movía. Sin embargo, ella cortó sus pérdidas. Subió, giró al caballo, instándolo a todo galope hasta el rancho.

87


Más tarde, se lo contó a Mallory, cuando llegó a la casa. Lo encontró en la cocina tomando un café con Mavie. Él estaba preocupado.

No es probable que Joe pudiera venir aquí. Tank lo ayudó en el juicio y cree que es inocente dijo Mallory.Pero el hecho es que él es un prófugo, un convicto asesino. Si lo ayudas o Tank lo ayuda, habrá consecuencias. Recuerda eso.

Yo no vi a nadie protestó ella.Solo oí el chasquido de una rama, como si alguien la pisara. Pensé que debía decírtelo. Podría haber sido un animal, eso espero.

Podría haber sido. O podría haber sido Joe Bascomb agregó. Tú mantén los ojos abiertos. ¿Darby te entregó el celular? Ella asintió. Los ojos de él se entrecerraron mientras la miraba.

Cane dijo que pensaba que te había visto antes. Ahora que lo menciono, pareces familiar. Yo le dije… que tengo ese tipo de cara ella se rió y no pudo reaccionar a la observación.Tal vez le recuerdo a alguien. Él frunció el ceño.

En realidad, no. Tank y yo estábamos viendo una vieja película en un canal de clásicos. Estaba protagonizada por esa actriz que se suicidó, ¿cuál era su nombre? Kane dijo finalmente.María Kane. Eso es. Me recuerdas a ella.

¿En serio?Sonrió ampliamente para ocultar su malestar. ¡Gracias! ¡Creo que era una preciosidad! Vi esa película también. Me gustan las viejas películas en blanco y negro. Lo desvió del tema, como ella quería.

A mí también. Me gustan Randolph Scott, Gary Cooper y John Wayne. 88


Ella levantó la mano.Bette Davis. Mallory hizo una mueca. Es dura como clavos. Me gustan las mujeres femeninas. Morie se movió incómoda. Él estaba haciendo una declaración. Probablemente Gelly Bruner era su ideal. Ya había dicho que le gustaba la actriz rubia de la película del hombre lobo. Gelly era rubia y de ojos azules, y bonita, también. Morie, con su pelo y ojos oscuros y su tez olivácea, nunca sería de su gusto. A él podría gustarle besarla, pero no la miraba como si quisiera algo más de ella.

¿Alguna vez usas algo además de pantalones y camisetas con escrituras o imágenes en ellas? Le preguntó él de repente. Morie lo miró fijamente.

Pasaría un verdadero mal rato, tirando terneros en un vestido le dijo ella, con cara seria. Él soltó una carcajada. ¡Maldita sea!

Bueno, lo pasaría, jefe dijo, razonable. Mallory solo tomó un sorbo de café.Sí, supongo que sí.

Música de un piano venía desde el living. Era muy suave y bonita en un principio, después fue forzosa y luego hubo un estruendo.

¡Maldita sea! Gimió Tank. Lo oyeron levantarse y pronto entró en la cocina. Miró a Morie.

No puedo conseguir el ritmo de esa coda9. ¿Tienes tu iPod contigo, con las bandas sonoras en él?

9

En música, coda, designa una sección al final de un movimiento, como epílogo. Suele utilizar el primer tema musical de la obra, para dar más peso a la cadencia final

89


No respondió ella. Lo había dejado en el barracón.Pero puedo mostrarte. Él frunció el ceño.¿Puedes tocar el piano? Ella se movió cuando Mallory la miró abiertamente. Mas o menos.

Más o menos él atrapó su mano en la de él y se la llevó hasta el living. La sentó en el piano de cola.Muéstrame.

90


Capítulo 6 Solo aprendí a tocar un poco en el último trabajo que tuve protestó Morie, negando sus muchos años de lecciones de piano.Es probable que ni siquiera pueda tocar una octava ahora.

¿Puedes leer música?Preguntó Tank. Ella asintió.Si. Un poco.

Vamos, entonces. Toca. No podía imaginar una forma de salir de esto. Ellos podían hacerle todo tipo de preguntas, si supieran lo bien que tocaba. A ella le habían ofrecido una beca de música en la universidad, que rechazó. Sus padres podían permitirse su matrícula, y la beca podía ayudar a algunos estudiantes meritorios, que no tenían medios. Después de dudar un minuto, puso sus manos de largos dedos en el teclado y miró el arreglo ante ella. Encontró los pedales con sus pies, y comenzó a tocar. Mallory de pie en la puerta, estaba sorprendido y sin palabras. Tank, más cerca, sonrió y se dejó caer en un sillón. Un minuto más tarde, Cane oía la exquisita música y entró en la habitación, también, sentándose en el sofá. Perdida en la música, Morie tocó con alegría absoluta. Habían pasado semanas desde que había tenido acceso a un piano, y este era uno de alta calidad, que además, había sido afinado recientemente. Los sonidos que venían de él, eran tan exquisitos, como el arreglo que ella estaba tocando. Cuando el final conmovedor del crescendo fue alcanzado y ella tocó los últimos acordes, había una calma completa en la habitación, y entonces la aplaudieron. Se levantó, avergonzada, y se ruborizó.

Solo toco un poco protestó ella.Gracias. Mallory la miraba con los ojos entrecerrados.

91


Estás llena de sorpresas, para ser una pobre vaquera, ¿no es así?Comentó él con un dejo de sospecha. Ella se mordió el labio inferior.

Todos tenemos algún tipo de talento natural. Siempre supe como tocar. Toqué de oído, durante mucho tiempo, entonces, una buena señora, me acogió y me instruyó, en mi último trabajo en realidad, había sido Heather Everett, quien tocaba tan bien, como cantaba.

¿Y dónde dijiste que fue? Insistió Mallory. Pero esta vez, no la sorprendió.

En The Story Ranch, en las afueras de Billings ella dio a conocer aquel rancho, que se había vendido después de la muerte de su propietario. No había nadie que negara su historia. Y siempre podría darle el número de teléfono del ama de llaves que había prometido cubrir sus alegaciones. Mallory, en realidad, parecía decepcionado.Ya veo.

Era grandioso trabajar para él. Tenía un piano y me dejó que practicara en él. Se me rompió el corazón cuando él murió estaba segura que así hubiera sido, si lo hubiera conocido. Su padre habló del anciano con gran afecto. Él lo conocía, por las convenciones de ganaderos.

Tienes un gran talento comentó Cane. ¿Has pensado en hacer una carrera con él? Cállate le dijo Mallory, mirando a su hermano.No estoy en busca de una nueva empleada, para cuidar a mis vaquillas primerizas, porque la indicó a ella quiera irse en busca de un contrato de grabación.

Debes usar tu talento argumentó con vehemencia, Cane. ¡Está desperdiciando su vida, trabajando por unos centavos, consumiendo su salud, por levantar ramas caídas sobre el cercado! Más adelante, pagará por todo este trabajo físico. ¡Es demasiado menuda, para hacer lo que hace! Mallory lo sabía, pero le irritaba que su hermano se lo señalara.

92


Ella me pidió el trabajo, y estaba dispuesta a hacer lo que este implicara dijo él, desde atrás. Cane se puso de pie, con sus ojos oscuros, brillando.

¡Y tú, aprovechas de tomar ventaja de eso! Podrías enviar a alguien con ella, para montar vallas intervino Tank, dando un paso entre los hermanos. Sonrió a Morie, que miraba con horror sofocado, la confrontación que había provocado con tanta inocencia.De hecho, yo podría ir con ella. Tengo bastante tiempo libre.

También, yo podría dijo Cane, conciso. Tú necesitas trabajar en marketing, para la venta de producción. Yo soy el que tiene más tiempo libre.

¡Ella trabaja para mí, maldita sea! Gruñó Mallory. Yo le digo a ella lo que tiene que hacer. ¡Ustedes no contratan ni despiden! ¡Ninguno de los dos! ¡Los problemas del personal, son asunto mío! Yo no soy un problema dijo Morie, pisando fuerte. Escuchen, no me importa hacer lo que mi trabajo requiera, honestamente. Realmente aprecio su amabilidad. Pero yo, solo trabajo aquí. Soy una empleada. Todos ellos se la quedaron mirando.

Tus manos son preciosas le dijo Cane, gentilmente y con sentimiento, porque él solo tenía una, y sabía mejor que sus hermanos, lo precioso que era tener ambas.No debes arriesgarlas con el trabajo físico.

¡Le voy a comprar un maldito par de guantes, entonces! Estalló Mallory.¿Quieres que le contrate un compañero, para hacer el trabajo duro, mientras estoy en ello? Morie se sintió mal. Bajó la mirada y se alejó.

Voy a volver al trabajo dijo en un tono débil.Nunca quise causar problemas. Lo siento mucho y salió por la puerta antes que alguno de ellos pudiera detenerla. Ah, eres realmente un príncipe le tiró Cane a su hermano mayor.¡Ahora está molesta! 93


Debería ir tras ella dijo Tank Yo iré tras ella respondió secamente Cane, llegando a la puerta. ¿Qué demonios sucede con ustedes dos? Exigió saber con vehemencia Mallory.¡Ella es una empleada! ¡Una asalariada! Sus hermanos lo miraron.

Ya han olvidado a Vanessa, ¿verdad?Les preguntó con una sonrisa fría. Ellos se pusieron serios a la vez.

Ella le estaba entregando nuestra herencia familiar por la ventana a su amante, cuando la pillamos – les recordó.Era tan dulce y cariñosa; y la mejor cocinera en dos condados. Nos mimaba. Nos llevaba chocolate caliente y galletas cuando nevaba, y nosotros no podíamos dejar a los toros enfermos. Nos hacía sopa, cuando teníamos que turnarnos, para permanecer en las cabañas de paso, antes que los precios del mercado se dispararan. Nos trató como a príncipes. Y mientras tanto, ella le ponía un precio a las cosas de los gabinetes, las pinturas, al servicio de plata, a la porcelana y al cristalería que estaba en nuestra familia desde hacía cien años. Cane y Tank, parecían avergonzados.

Ella también vino con excelentes referencias continuó Mallory.Excepto cuando yo, finalmente, las comprobé, y eran falsas. Vanessa mintió, incluso cuando la pillamos in fraganti. Su amante la había obligado a hacerlo y ella era inocente. Le encantaba trabajar para nosotros. Hubiera hecho cualquier cosa para que la perdonáramos y la dejáramos volver. Incluso, hasta testificó en contra de su amante.

Pero ella tenía un registro de antecedentes, más largo que mi pierna dijo Tank. Y un gran talento para la mentira asintió Cane. Y estuvimos a punto de perder el rancho, porque nos demandó por difamación y acoso sexual, 94


de los cuales éramos totalmente inocentes.

Menos mal que el jurado nos creyó dijo Cane. Menos mal que teníamos al mejor maldito abogado de Wyoming coincidió Mallory.No podemos darnos el lujo de confiar en la gente que no conocemos. Gelly ya sospecha de Morie, y ya ha venido a mí dos veces con historias que Morie niega y que toma a la ligera. No confió en ella no añadió que su gran atracción física por ella, era uno de sus grandes problemas. Que lo hacía vulnerable. No podía permitirse el lujo de confiar en sus instintos, cuando podrían conducirlo a un camino oscuro.

Ella sabe cómo hacer canapés, que mantelería y cristalería usar en una fiesta de sociedad y tocar el piano como una profesional. Algo que no concuerda con su descripción de trabajo dijo Mallory. Entonces, ¿cuál piensas tú que es su verdadero trasfondo? Preguntó Cane, secamente. Piensa en ello dijo Mallory.Una mujer que quiere introducirse en una casa rica, sin llamar la atención de su origen, pretendiendo no saber nada de la gente rica. Pero en el fondo, estaría al tanto de cómo ellos viven, de lo que hacen. Tendría que conocer sus hábitos y sus gustos. Ella tendría que jugar mejor que ellos. Entonces, traería aquí sus talentos, unos pocos, primero, para profundizar el misterio y hacerse aceptable.

Estás llegando le dijo Tank.Gelly te ha envenenado en contra de Morie. Me dirigía ya en esa dirección dijo Mallory.Ella no nos está diciendo la verdad sobre sus antecedentes. Estoy seguro de ello.

Eso no quiere decir su trasfondo sea sombrío dijo Cane.Vanessa nos envenenó a todos en contra de las mujeres por un tiempo. Es por eso que contrataste a Mavie, que no es joven, bella o interesada en nosotros. Pero Morie podría ser un artículo genuino.

No puede serlo dijo Mallory sombrío.Creo que tenemos que mantener un ojo en ella y no confiar demasiado. Justo como cualquier otro nuevo empleado. Tuvieron que estar de acuerdo. Se habían ido de cabeza, porque ella parecía dulce, servicial y amable. Pero podía ser un acto. Sabían por experiencia cuán crédulos podían ser los tres.

95


Supongo que tienes razón dijo solemnemente, Cane. Siempre la tengo dijo Mallory, chasqueando su lengua. Soy el mayor. Tank lo fulminó con la mirada.Solo por dos años. No seas presumido. Mallory se rió entre dientes. Es mejor volver al trabajo.

*** Morie estaba desconcertada por la discusión. Estaba preocupada cuando iba rumbo al cuarto trasero, en busca de la brida y la silla de montar para ir al cercado. Había mucho cercado en el rancho. Nunca había visto tantas hectáreas, excepto en la extensión de su padre. Esta era una enorme extensión de tierra, que formaba la propiedad del rancho, y estaba cercada por kilómetros y kilómetros y más kilómetros. Darby la miró cuando salió del cuarto.

¿Problemas? Le preguntó con suavidad. Ella dudó, y luego asintió con la cabeza.

¿Mallory otra vez? Empecé una pelea. No era mi intención. Yo estaba tocando el piano. Él alzó las cejas

¿Esa eras tú? Exclamó.¡Pensé que ellos habían puesto un disco! Morie bajó la mirada con timidez.

Yo toco el piano desde hace casi diez años le dijo.Me encanta tocar. Tank, quiero decir el señor Kirk, tenía un arreglo de la película August Rush, y cuando no pudo tocarlo, me pidió que le

96


mostrara como se hacía. Y así lo hice. Pero entonces, los hermanos dijeron que yo estaba arriesgando mis manos con el trabajo físico, y Mallory, quiero decir, el señor Kirk, se enojó y dijo que yo había sido contratada para hacer el trabajo del rancho…

Ya veo por donde va esto dijo Darby en voz baja.Debe haber sido duro. Ella asintió de nuevo y dio un largo suspiro.

Yo no tenía la intención de crear problemas. Fue maravilloso tener un piano para tocar sonrió.He amado la música toda mi vida. Puedo tocar la guitarra clásica, también, y yo solía llevar una guitarra conmigo a donde quiera que iba. Pero como no se puede llevar un piano de igual manera, en cierto modo, perdí la costumbre de tocarlo ella cerró los ojos.Puedo oír sonatas en mi mente, cuando estoy en la cama. Nunca supe de un clásico que no amara. Especialmente Debussy.

¿Te estoy pagando para hacer un comentario musical ahora?Le preguntó Mallory con frialdad desde la puerta. Ella casi dejó caer la silla.

Lo siento, jefe. Lo siento ella se precipitó hacia la puerta con la silla de montar por encima del hombro, se tropezó y se cayó por las escaleras en su carrera. Darby extendió una mano y tiró de Mallory. Sus ojos azules estaban en llamas.

Déjala en paz le dijo en tono amenazante.La chica ya ha tenido suficiente por un día. Mallory, sacudió su mano y miró a su capataz. No me empujes.

Tú no la empujes a ella le dijo Darby. ¡Mírala por amor de Dios! Él no quería mirarla, pero lo hizo. Ella estaba buscando a tientas la silla de montar. Sus manos temblaban. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Mallory sentía en su corazón como un cuchillo. Hizo una mueca.

97


Si fuera ella, renunciaría ahora mismo le dijo Darby, breve. Y cuando vuelva esta noche, eso es lo que le voy a aconsejar que haga. Conozco a una pareja de ganaderos que necesitan ayuda…

Vas a mantener la boca cerrada, o serás tú el que se vaya le dijo Mallory, con enojo.No te metas.

Entonces deja de tratarla como la peste negra fue la respuesta.¡Dios Santo! ¿Qué te pasa? ¡Nunca he visto que trataras a una niña de esa manera!

Ella no es ninguna niña dijo Mallory enojado.Es una mujery él lo sabía mucho mejor que Darby.

Bueno, tal vez reconoció Darby.Aún así, es dos veces más mujer que ese dolor de cabeza rubio, que llevas contigo a todas partes le dijo a su jefe.Estás dejando que deforme tu idea de Morie. Ella te hace sospechar. Y ahora, estás buscando fallos en todo lo que Morie hace. Y todo porque tú y tus hermanos fueron engañados por Vanessa Wilkes. Es solo tu orgullo, el que te hace herir y sospechar de todo el mundo. Hasta del pobre viejo Harry. Él nunca robó ese taladro. Tu novia estaba en el barracón justo antes que ella te dijera que lo había visto tomarlo. Ella lo incriminó, y tú la dejaste.

Ya es suficiente dijo Mallory. Parecía peligroso.Él era culpable. No lo era, pero sabía que nunca te iba convencer, mientras Gelly estuviera a tu alrededor. Ahora ella está tratando de hacer lo mismo con Morie, para hacerte controlarla él se enderezó.He visto gente buena y gente mala. Te advertí sobre Vanessa y no me escuchaste. Ahora te estoy diciendo, que Morie no es así. Ella es oro puro. Si no tienes cuidado, vas a arruinar su vida. Y tal vez la tuya, también.

Ella no es lo que parece dijo Mallory. ¿Quién lo es? Sonrió Darby, gentilmente.Excepto que ella no es tortuosa. Ella está huyendo de algo. No sé de qué. Pero cuando llegó aquí, no tenía idea de cómo hacer el trabajo de un rancho, te lo aseguro.

¡Qué!

98


Estaba desesperada por un trabajo dijo Darby.Así que le enseñé a hacer las tareas, como bañar al ganado, como ayudar a marcar, como apilar el heno, reparar el cercado, y ayudar a nacer a los terneros. Tienes que admitir, que se convirtió en una de las mejores contrataciones que hemos tenido. Trabaja a todas horas, y nunca se queja de nada él entrecerró los ojos y tuvo un atisbo de sonrisa ¿Y tú crees que alguien así puede ser deshonesto? ¿No estaría quejándose a cada paso y tratando de salir del trabajo?

No lo sé confesó Mallory.Vanessa me hizo cuestionar mi juicio. No estoy seguro acerca de nadie.

Si quieres desconfiar de alguien, echa una mirada, a esa mujer Bruner le dijo Darby. Algo no está bien ahí. Apostaría dinero a ello.

Gelly es solo una amiga murmuró Mallory. Ella no cree eso. Te desea. Y va a encontrar una manera de deshacerse de Morie, recuerda mis palabras. No va a dejarla permanecer aquí.

Es mi rancho. Yo contrato y yo despido. ¿Eso crees? Veremos. Mientras tanto, ¿qué tal si se lo facilitas a Morie?Agregó Dios sabe lo que la niña ha pasado en su vida, para terminar aquí, haciendo un trabajo, que nunca tuvo la intención de hacer. Me duele ver un rasguño en su cara de cutis perfecto. Podría haber sido una modelo. Mallory frunció el ceño. Él no había considerado su piel o sus antecedentes. Solo le preocupó que ella pudiera ser una estafadora. Tendría que tener una mejor visión de ella. Por un lado, era sospechosa. Por otro, confiaba en el juicio de Darby, cuando no podía confiar en el suyo propio. Le dio una palmadita al viejo en el hombro.

Nunca podría conducir una conversación, como tú, viejo pirata. Darby le sonrió. Siempre vas a obtener la verdad de mí. Incluso, si no la quieres oír.

99


Mallory suspiró. Después buscó a Morie. Ella se había ido a todo galope, sin dejar de llorar. Se sentía como un villano.

Creo que voy a dar un paseo. Darby sonrió.Buena idea. Haz eso.

*** Morie se detuvo en el arroyo y se bajó del caballo. Se lavó la cara con agua limpia y utilizó su único pañuelo para limpiar sus lágrimas. Qué ridícula, dejando que ese hombre horrible la hiciera llorar. Tendría que haberle dado una patada y decirle que podía hacer con su trabajo. Eso es lo que su padre hubiera hecho. Él jamás se hubiera ido llorando. Trató de imaginar la imagen, y eso la hizo reír. Oyó que venía un caballo y se volvió, esperando ver a Darby. Sin embargo, era el jefe. Parecía extrañamente contrito, mirando con un brazo cruzado sobre el pomo, sus ojos oscuros estaban fijos en la cara de Morie.

Tal vez podría haber elegido mejor mis palabras dijo él con frialdad. Ella se encogió de hombros y apartó la mirada.

Yo trabajo aquí. Usted es el jefe. Si, pero… él dio un suspiro enojado. ¿por qué no te defiendes? ¿Por qué corres? Ella lo miró.

He

causado

suficientes

problemas

por

un

día

dijo

rotunda.

Ella

suspiró

largamente.Escuche, yo debería renunciar…

¡No! Él estuvo fuera de la silla de montar en un santiamén y de pie, al siguiente. Él la tomó por los

100


hombros. En el silencio del bosque, ella podía oír su corazón latiendo salvaje, mientras él la miraba directo a ojos, sin mirar a ninguna parte más. Ella tuvo que abrir sus sensuales labios para respirar. Los latidos de su corazón la estrangulaban. Mallory vio su reacción desvalida y eso lo tocó. Ella no podía haber fingido su atracción por él. Era demasiado visible. Sus manos se relajaron y comenzaron a acariciarla. Recorrían hacia arriba y abajo, por la manga de algodón de su camiseta.

Tú me desconciertas le dijo, y su voz era profunda y lenta, como el terciopelo.No me gusta. Ella apretaba sus manos contra su camisa. Debajo de ellas, sentía el vello de su pecho y sus músculos. Olía a colonia con toques de madera y a jabón masculino, que se adhería a su piel. Él la hizo sentir escalofríos por todas partes, solamente con estar de pie junto a ella. Morie miró su boca sensual, y recordó cómo se sentía besarlo. Quería que la besara. ¡Lo deseaba demasiado!

Maldita sea exclamó él, porque él lo sabía. Podía sentir su hambre, incluso antes que ella fijara su mirada absorta en su boca, y se lo demostrara. Antes que pudiera cuestionar la repentina maldición, él bajó su boca a la de ella. La besó con avidez. Sus brazos la levantaron hasta su duro y poderoso cuerpo, tirándola hacia él. La mano de Mallory se dirigió a la base de su columna, insistente, cuando él le demostró la fuerza del deseo que sentía por ella. Ella trató de protestar, pero su cuerpo la había traicionado. Morie gimió y se apretó contra él, torciendo y moviendo su boca en la de él, provocándolo, suplicándole y rogando por más. Lo sintió moverse, y de repente sintió el suelo a su espalda y el peso y el calor, que se fundían sobre el suyo. Pudo sentir una pierna fuerte entre las de ella, y como sus caderas se movían, bajando hacia ella.

¡Querido… Dios! Exclamó él, con reverencia, al sentir como el placer recorría su cuerpo. Él tenía las manos bajo la camiseta de ella, bajo su sujetador. Sentía la suavidad de sus senos pequeños y firmes, primero contra sus dedos, y luego, cuando empujó la camiseta de su camino, los tuvo en su boca.

101


Mallory los chupó con fuerza, sintiéndola arquearse contra él y gritar. Él pensó, en medio de su ardor, que le estaba haciendo daño, y comenzó a levantar la cabeza, pero volvió a retirar las manos, y bajó su boca de nuevo. Ella sabía a miel. Se estaba ahogando en necesidad. La presionó con un ritmo lento y sensual, que se hacía más insistente por momentos. Su mano levantó las caderas de ella, y la apretó contra su dureza. Morie trabajó febrilmente con los botones de su camisa, hasta que la abrió, para poder sentir sus senos aplastados por el pecho desnudo de Mallory. La boca de él, la invadió de nuevo. Estaba desesperado por tenerla. ¡No podía soportar dejarla, ahora no! Morie tampoco podía dejarlo. Era el interludio más apasionado de toda su vida. No se sentía capaz de protestar. Lo deseaba, como hombre, como amante. Lo quería sentir en lo más profundo dentro de ella, sentir que la tomaba, que la poseía.  ¡Quería… un niño…! No se percató de haber hablado en voz alta, hasta que de repente, él se arrastró y se alejó de ella, dándose la vuelta en un estado de dolor por lo que se negaba, y gimió, como si todos los demonios del purgatorio le dieran de puñetazos. Morie estaba en shock, y jadeó, al darse cuenta lo lejos que había ido. Ella se inclinó, para ordenar rápidamente su ropa, estremeciéndose por el placer negado. Se puso de pie, temblando y miró hacia otro lado, mientras luchaba por recuperar el aliento. Estaba horrorizada con su propia falta de control. ¡Había estado tan cerca! Tragó saliva, fuertemente, luego, volvió a tragar. No podía obligarse a mirarlo, aunque lo oyó acercarse, y oyó la respiración pesada de él, áspera, mientras trataba de recuperar el control que había perdido. Después de un minuto, oyó una maldición, que se deslizó por su garganta, al mirar él, su espalda rígida.

Así que ese es tu juego, ¿verdad?Le preguntó con frialdad.Te gustaría tener un niño, ¿no es así? No creo que estés tomando un algún tipo de medida de prevención. Seduces a tu jefe, hay un niño y ya está, tienes lista la vida. ¿Así es como funciona? Ella se dio vuelta, sorprendida. Lo miró con desconcierto y apartó los ojos. Se sonrojó y se sintió enferma del corazón.

102


Yo… no… no estaba pensando. Es obvio que lo estabas le dijo él con frialdad. Mallory sonrió. No era una bonita sonrisa.Buen intento. Pero yo no soy un novato con tu sexo, y no soy presa fácil. No fue así ella vaciló, ruborizándose una vez más. Él le dirigió una larga e insultante mirada.

Seguro. Mallory tomó su sombrero de donde lo había arrojado, le quitó el polvo, se lo puso y lo inclinó por sobre sus ojos y se fue a buscar su caballo, que se había alejado para comer hierba. Lo montó y se volvió en el caballo. La miró, pero ella no lo hizo, ni respondió a él. Morie fue a buscar su propia montura y se alejó sin decir más. Iba a tener que irse. Lo sabía sin duda. Mallory tenía su opinión sobre ella, muy clara. Lo que no estaba nada claro, era porque de repente empezó a besarla de esa manera. Ella no se lo había pedido. ¿O sí? Su obvia atracción por él, iba a ser desastrosa. Él ya sospechaba de ella, gracias a su novia. Y había soltado ese comentario vergonzoso, y ahora sin duda, él iba a pensar que era una cazafortunas. Su subconsciente debía estar trabajando horas extras, se dijo, porque no tenía el pensamiento consciente de formar una familia. Sin embargo, tener un hijo, con un hombre como Mallory, que era tan masculino y atractivo… Y obstinado, desconfiado y poco amable, añadió con vehemencia para sí misma. ¡Por supuesto, ella quería tener un hijo de un hombre así! En realidad, en su corta vida, nunca había conocido la pasión y el hambre que esta hacía sentir y nunca había pensado en casarse y tener hijos. Había pensado que estaba enamorada del contador persistente, hasta que descubrió sus verdaderos motivos para cortejarla. Pero ahora, sabía que no hubo nada en esa relación. Aún cuando él la había presionado a dormir con él. Incluso, le había dicho, que no tenían necesidad de tomar precauciones, porque él quería tener hijos con ella. De algún modo, ella había tenido el sentido común, para negarse. Seguramente, Mallory estaba pensando exactamente lo mismo, que ella había pensado de su aspirante a amante. El contador, que todavía no se atrevía a decir su nombre, la había querido atrapar en el matrimonio. Mallory pensaba que ella jugaba el mismo turbio juego. Era humillante. Debería

103


haber tenido más control de sí misma. Era solo que él besaba como el cielo. Y los besos, habían dejado de ser suficiente, rápidamente entre ellos. Si ella no hubiera abierto la boca, para decir algo tan chocante, si él no se hubiera echado atrás en ese momento… Se ruborizó, al recordar lo dulce que había sido Mallory. No podía permitir, que eso volviera a ocurrir. No, que ella estuviera allí mucho tiempo más. Había empezado el problema con los hermanos, inocentemente, poniendo a uno contra el otro. Su presencia aquí, estaba causando problemas. Debía irse. Ahora. Hoy. Si. Debería irse. Se montó de nuevo al caballo y comenzó a girarlo hacia el rancho. Pero en el último minuto, no pudo obligarse a hacerlo. Solo un poco más, se prometió así misma. Solo unos días más, para ver a Mallory desde la distancia, y hablar con él y soñar con él. ¿Qué daño le haría esto? Comenzó de nuevo en la línea del cercado.

*** Pasaron varios días sin otros incidentes. Mallory, sin embargo, solo dijo una o dos palabras a Morie. Él transmitió sus instrucciones a través de Darby, que parecía incómodo por alguna razón. Cane encontró a Morie en la cabaña de paso, donde iba a pasar el día viendo a los terneros nacer. Él se bajó de su caballo con un poco de esfuerzo, y se acercó al porche, donde Morie estaba bebiendo café de su termo y comiendo una fría galleta con mantequilla.

Hola lo saludó ella alegremente.¿Quieres compartir el almuerzo?Ella le ofreció comer galletas. Él negó con la cabeza.

No, gracias. Acabo de comer un gran sándwich de roast-beef con papas fritas hechas en casa. Morie gimió y miró la galleta.Yo sabía que no estaba viviendo bien. Él sonrió. Se echó el sombrero de ala ancha hacia atrás y entrecerró los ojos oscuros.

104


¿Qué está pasando entre tú y Mal?Le preguntó de forma inesperada. Ella buscó a tientas y derramó el café en sus pantalones vaqueros. Bueno, estaban sucios de todos modos.

¿Qué… qué quieres decir?Ella vaciló, y arruinó su compostura, ruborizándose. Cane apretó los labios.Ya veo.

No, no replicó ella. No ves nada. No hay nada. ¡Nada en absoluto! ¿Por qué? ¿Por qué él es el jefe y tú eres del personal contratado?Le preguntó, inclinándose hacia atrás, contra un poste.Nosotros no somos de la realeza. Es posible que lo sean dijo rotundamente.Él cree que voy detrás de su dinero. Él arqueó las cejas.¿Y lo haces? Ella bajó la mirada a las salpicaduras de café en su rodilla. Bebió más café.

No, no lo hago dijo con orgullo silencioso.Pero es lo que él piensa y levantó la vista.Estoy bastante segura que su novia lo está ayudando a pensar eso. Ella realmente me odia. Me di cuenta. Morie lo miró con solemnidad.

Vigílala dijo con repentina pasión.Ella pretende ser algo que no es. Y tú, ¿cómo lo sabes? ¿Cómo…? Bueno, por un lado, ella lleva los colores del año pasado. Por otro lado, los zapatos que usa, están fuera de estilo. Su joyería es anticuada, y el bolso que lleva es de alta costura, pero no es nuevo. Las cejas de Cane se arquearon aún más.¿Perdón?

105


Ella se movió inquieta y apartó los ojos.

Tengo una amiga que modela mintió. Se refería a su madre, quien era su mejor amiga.Yo sé lo que está de moda y qué no, algo que la señorita Bruner, parece no darse cuenta. Supongo que piensa que los hombres no siguen la moda, así que no lo sabrían ella sostuvo su mirada.Está tratando de hacerse pasar por una mujer de sociedad, pero algo no anda bien en ella. ¿Quieres un consejo? Consigue un detective privado para que haga una comprobación superficial de sus antecedentes. Apuesto que encontrará algo interesante.

¿Por qué no se lo cuentas a Mal?Le preguntó. Morie se rió con frialdad.

Oh, claro, él me escucharía. Si ya cree que soy una cazafortunas oportunista. Cane suspiró.Tú tampoco eres lo que estás pretendiendo ser, ¿verdad? Ella sonrió con ironía.

No confesó.Pero soy una persona honesta. No me estoy escondiendo de la ley o contemplo romperla. En realidad, tengo un primo que es un Ranger de Texas. Lo conozco y lo admiro desde que fui capaz de caminar. Él me desconocería si hiciera algo criminal. Y también mis padres.

¿Por qué trabajas aquí? Te sorprenderías le aseguró. Podría ser, por cierto él vaciló.¿Quieres que vaya contigo por la cerca? Tengo algo de tiempo libre. El asesino aún anda sueltoél se puso serio.No me gustaría que nada te pasara. Para ella fue una grata sorpresa su actitud protectora.

Gracias le dijo con sinceridad.Pero estoy bien. Tengo un celular que el jefe con amabilidad me ofreció, y tengo una pistola que Darby me prestó. Voy a estar bien.

106


Él la miró con curiosidad.

Bien, entonces. Te dejo con él. Galletas frías. ¿A eso le llamas almuerzo? Morie suspiró. Es una hermosa galleta. Mavie las hizo para mí.

Es una cocinera estupenda. Si, lo es. Gracias de nuevo agregó ella, mientras él montaba su caballo y comenzaba a cabalgar.

De nada él inclinó su sombrero y se alejó. Morie terminó su café y galletas, y volvió a su trabajo.

107


Capítulo 7 Morie estaba confundida acerca de sus sentimientos por Mallory y su creciente preocupación por la interferencia y antagonismo de Gelly Bruner. La mujer realmente la odiaba, e iba a encontrar una manera de causar problemas. No es que Morie estuviera dispuesta a correr a partir de una pelea. En el peor de los casos, siempre podría contar la verdad sobre sí misma. Salvo por Mallory, quien odiaba la mentira, pensaría que ella era una mentirosa desesperada, y probablemente nunca le hablaría otra vez. Terminó su café frío y galletas, y suspiró. Justo cuando comenzaba a levantarse, oyó una ramita que era presionada. Hubo otro sonido de movimiento, rítmico. Cualquier cazador sabría que caminar con normalidad, era un claro indicativo para la presa que estaba acechando. Los animales nunca se movían rítmicamente. Ellos oirían el ritmo extraño y sabrían que es un ser humano, incluso antes que les llegara su olor. Morie miró hacia su caballo ensillado, donde estaba la pistola. Tenía el teléfono celular en su bolsillo, sin embargo. Se levantó, para sacarlo, buscándolo a tientas y tratando de encenderlo. ¡De todas las veces, aquella no lo había activado!

No hagas eso dijo una lacónica y demandante voz masculina detrás de ella. Ella se volvió, asustada y sorprendida, al ver un hombre alto, de pelo rubio rojizo, con un rifle de caza de pie a pocos metros de distancia. Se estremeció y dejó caer el teléfono. Sus ojos marrones estaban horrorizados cuando miró el rifle y esperó haber vivido una vida bastante buena, para no ir a un lugar horrible, después de haber muerto. Morie no hablaba. Sería inútil. Ya sea que la matara o no. Pero el agujero del cañón de rifle, que parecía tener diez centímetros de ancho, la apuntaba, mientras ella miraba hacia abajo. Levantó las manos y esperó. Pero, sorprendentemente, él no disparó. Bajó el arma.

¿A dónde fue Tank? ¿T… tank? 108


Tank Kirk dijo él secamente. Sus ojos azules eran oscuros y brillantes. Ese no era Tank. Era Cane ella vaciló.Él solo vino a ofrecerse a montar la línea del cercado conmigo, porque hay un asesino prófugo por aquí.

Asesino se burló él.Fue un accidente. El idiota se cayó contra una pared de ladrillo y su novia, aún más idiota, mintió y dijo que lo hice deliberadamente. Se vengó, porque yo sabía quién era, y no quería tener nada con ella. Ella bajó las manos lentamente. Su corazón estaba golpeando contra sus costillas.

Tú eres Joe Bascomb balbuceó. Sí, por desgracia él suspiró y la miró.¿Tienes algo para comer aquí? Estoy harto de conejos y ardillas; es mala época para comerlas. En realidad, no están en temporada, pero un hombre tiene hambre.

Solo tengo algunas galletas. No hay café, lo siento, pero tengo una botella de agua ella se la ofreció. Él dejó el rifle y se comió la galleta con extraña alegría, cerrando los ojos al sentir su sabor.

Mavie debe haber hecho esto él suspiró.Nadie cocina como ella lo hace él se las acabó en un instante y bajó hasta la mitad, la botella de agua. Morie lo observaba con abierta curiosidad. No actuaba como un asesino. Él vio su mirada y se rió.

No pensaba terminar en una prisión de máxima seguridad, mientras mi abogado va de apelación tras apelación. Odio las jaulas. ¡Dios, odio las jaulas! ¡Y pensar que podría terminar en una, solo por una mujer rencorosa y cruel…!

Si hubiera tenido un buen abogado defensor, él podría haberla desarmado en el banquillo de 109


los testigos replicó ella.

Mi abogado es de la asistencia jurídica gratuita, y ellos vienen en todos los tamaños. Este es uno manso y humilde, que piensa que las mujeres han sido víctimas de exceso en los tribunales, por lo que no diría nada para herir los sentimientos de mi acusadora.

Debería haber pedido al juez que le nombrara a otra persona. Lo hice. Pero no pudieron conseguir a nadie para ser voluntario suspiró pesadamente y se pasó una mano grande con inquietud por el pelo. Ella dijo que había apelado. Creo que finalmente se dio cuenta de que era inocente, después de haber sido declarado culpable. Ella dijo que lo sentía él miró a Morie.¡Qué lo sentía! ¡Me iban a poner la aguja, y ella lo sentía! Yo también lo siento dijo ella suavemente.El sistema de justicia por lo general funciona. Pero la gente es un elemento extraño en cualquier juicio. Cometen errores.

Tú sabes de esto. ¿Cómo?Le preguntó él con una sonrisa. Tengo un tío, que es un juez de la Corte Suprema respondió ella.En Texas. Él arqueó las cejas.Impresionante. Morie sonrió.

Si, lo es. Él solía trabajar para la asistencia jurídica y donar su tiempo, cuando era más joven. Él todavía cree que todos tienen derecho a una representación adecuada.

Me gustaría que se sentara en la banca de Wyoming contestó tristemente Bascomb. Debería dar marcha atrás le aconsejó.Esto solo va a empeorar las cosas para usted. No podría ser peor le respondió. Perdí a mi esposa el año pasado. Murió de un ataque al corazón. Solo tenía veintinueve años. ¿Quién se muere de un ataque al corazón a los veintinueve años?

Exclamó él.

110


Hubo un jugador de fútbol en mi secundaria, que cayó muerto en el campo de juego a los diecisiete años de un problema cardíaco desconocido respondió Morie.Era un chico dulce. Todos lo lloraron. La gente tiene todo tipo de trastornos en edades tempranas. No crees que los niños pequeños puedan tener artritis, ¿verdad? Sin embargo, algunos de los niños de la escuela de gramática, tienen artritis reumatoide, que los limita en todo tipo de formas. Los niños también tienen enfermedades como la diabetes. No son solo enfermedades que nos darán a nosotros cuando seamos viejos.

Supongo que sí. No es un mundo perfecto, ¿verdad?Agregó. Ella sacudió la cabeza. Bascomb se terminó la botella de agua.

Gracias. He estado yendo a casa de mi mamá por la comida, pero ellos tienen gente vigilándola. No quiero que ella sufra por lo que he hecho. He estado buscando comida.

¿Qué pasa con el agua?Le preguntó con suavidad.Es peligroso beber agua de los manantiales… Bascomb sacó un paquete de pastillas de su bolsillo de su chaleco y se lo mostró.

Esto hace cualquier agua, potable le dijo.Estuve en el ejército. Tank y yo servimos en Irak. Parece que fue hace cien años él hizo una mueca.Él testificó para mí. Fue muy valiente al hacerlo, ya que todos pensaban que era culpable. La familia del chico era de la zona y era conocido y querido, lo que hizo mucho más difícil para mí, conseguir un jurado imparcial. De hecho suspiró uno de los miembros del jurado, era en realidad, un pariente consanguíneo ilegítimo. Mi abogado no cogió esto en voir dire10, tampoco. Morie contuvo la respiración.

Esa es una descalificación. Es un motivo para un nuevo juicio. 10

Es el proceso por el cual, los abogados en Estados Unidos seleccionan, o tal vez sería más apropiado decir, que rechazan a ciertos jurados, para que conozcan de un caso. Eso se hace interrogando a los posibles miembros del jurado, consistiendo este interrogatorio en averiguar los trasfondos de estas personas para determinar cuales podrán permanecer en el jurado o cuales no podrán hacerlo por prejuicios o por ser parciales con las partes en el juicio.

111


¿Tú crees?Le preguntó curioso. Por supuesto. Debes hablar con tu abogado. Él se echó a reír.

Ella ya no es mi abogado. He leído en un periódico que descarta lo que ella dijo y que no podría representar a alguien que pruebe su culpabilidad al salir huyendo. Así que ahora no tengo defensa, y nadie que me aconseje. Morie dio un paso atrás.

Yo te voy a aconsejar. Vuelve antes que sea demasiado tarde. Él negó con la cabeza.

No puedo hacer eso. No puedo vivir encerrado en una jaula. He pasado meses en ella. Prefiero morir antes que volver, y esa es la verdad. Ella lo podía comprender. No le gustaban los sitios cerrados, tampoco.

Esto va a ser muy duro para ti, que no esperaste por una apelación. No me importa dijo fuertemente.Mi esposa está muerta… la vida que tenía se ha ido. No tengo ninguna razón para seguir de todos modos. Si me disparan en el bosque, pues no será tan malo. Dios perdona a las personas. Incluso a la gente mala. No creo que me envíe al purgatorio.

No te puedes rendir le dijo, debido a su comodidad.Dios nos pone aquí por una razón. Puede que nunca sepamos por qué. Se puede inspirar a una persona, o dar motivo para evitar el suicidio, o estar en el lugar adecuado para dar ayuda a salvar la vida de alguien que algún día podría salvar el mundo. ¿Quién sabe? Pero creo que tenemos un propósito. Todos nosotros.

¿Y crees que tú eres el mío?Le preguntó con diversión. Ella era tan ferviente en sus creencias.

112


No lo sé respondió ella.Pero uno tiene un papel que desempeñar. Estoy segura de eso. No te rindas. Nunca te des por vencido.

Hay una película llamada, Galaxy Quest, con Tim Allen y Alan Rickman, una especie de parodia de Star Trek recordó él. Su mejor línea era: “¡Nunca te rindas, nunca renuncies!” La vi. Fue fantástica contestó ella, sonriendo. Él se encogió de hombros.

Supongo que no era un mal credo, después de todo él tomó el rifle.No le digas a nadie que estuve aquí le dijo. Morie se mordió el labio inferior. Sonaba como una amenaza. Él le dirigió una mirada de gran tristeza.

Podrías tener problemas por darme comida y agua agregó. Morie se relajó. Oh. Gracias. Soy un hombre buscado dijo en voz baja.No me rindo, cueste lo que cueste. Ellos tendrán que atraparme. La prisión es un lugar horrible para un amante de la naturaleza él miró alrededor de los árboles altísimos y el cielo azul.Esto es mi catedral dijo él, solemne.No hay ningún lugar más cerca a Dios que el bosque él sintió la esencia de ello, con los ojos cerrados.Nunca debí dejar que me convenciera de ir a su apartamento dijo él.Ella estaba gritando. Dijo que su novio fue a golpear la puerta amenazándola de muerte y que yo era la única persona que conocía en quien podía confiar para tratar con él. Debí haber estado loco agregó compungido.Ella estaba defendiéndose cuando llegué ahí, pero él murmuró algo acerca de que ella lo atacó primero. Ella creó todo para ambos. No pienso que ella quisiera que él muriera, o que yo fuera a la cárcel. Era solo una equivocada súplica por atención. Pero ella lo provocó. Ahora ella es la parte afectada y yo estoy siendo demandado por muerte por negligencia por su familia él le dirigió una larga mirada. Morie se estremeció.Lo siento.

113


Diablos, yo también dijo fuertemente. No sé que he hecho para merecer esto. Es una prueba respondió ella.Todos las tenemos. Es parte del proceso de la vida. Tú conseguirás pasarla agregó con firmeza. ¿Eso crees? Si yo fuera un jugador, me quedaría con esa apuesta y me haría rico con ella él miro la ropa de ella y se echó a reír.Bueno, quizás no. No te ves en mejor situación que yo, sin ánimo de ofender.

No pasa nada respondió ella. Me tengo que ir. Gracias por la ayuda. Pero si me atrapan, juraré que nunca hiciste nada por ayudarme agregó. Y yo juraré que si lo hice le dijo con orgullo.No le tengo miedo al debido proceso. Mi tío es un juez. Él encontraría a alguien bueno para que me represente. Sus ojos azules le sonreían.¡Qué suerte! Gracias, niña. Ella se rió.No hay de qué. Me gustaría poder ayudarte. Su rostro se suavizó.

Eres buena persona. Mi esposa era así. Ella habría ayudado a alguien, en la ley o fuera de ella. La extraño mucho.

Es solo una pequeña separación le dijo.Todos nos vamos, con el tiempo. Es una cuestión de tiempo. Bascomb inclinó la cabeza.

Ella decía eso, también él miró a su alrededor.Ten cuidado aquí, sola. Es peligroso a veces. Hay otras personas que rechazan la sociedad. Algunos de ellos son personas sin hogar y con diversos trastornos mentales. Que no te causen daño. 114


Lo sé. Tengo un teléfono. Mantenlo encendido le dijo. Sí, bueno, si lo hubiera tenido así, la policía ya estaría aquí, ¿no?Le dijo enfática. Él se rió entre dientes. Supongo que sí él le dio una última mirada.Cuídate.

Tú también. Él se dio la vuelta y regresó al bosque. Ella se dio cuenta, cuando él estaba casi fuera de su vista, que el ritmo de sus pasos cambió y se hizo intermitente e inseguro. Igual que la marcha de un animal. Se dio cuenta entonces, que él había caminado en un patrón humano, para alertarla de su presencia, de modo de no asustarla demasiado por aparecer de repente. Sentía pena por él. Se preguntó si podría ponerse en contacto con el tío Danny y encontrarle un poco de ayuda. Incluso si era culpable como el pecado, necesitaba un abogado. El tío Danny debía conocer a alguien. Estaba segura de ello. Esa noche, ella lo llamó. Ella conocía sus hábitos bastante bien, y uno de ellos era trabajar hasta muy tarde en su oficina, en las noches, cuando el circuito de cortes estaba en sesión.

*** Efectivamente, él respondió el teléfono. Se sorprendió, pero estaba contento de saber de ella.

¿Te diviertes en tu trabajo?Le preguntó, sorprendido que hubiera desafiado a King, de trabajar como una vaquera en un rancho.

Mucho contestó ella.Pero te extraño. Yo también te extraño, mi amor. No es curiosidad, pero ¿hay alguna razón además del amor, para que me estés llamando por la noche? ¿Tienes algún problema?

Algo así dijo.Hay un prófugo quien fue incriminado… 115


Oh, ahórrame esodijo él fuertemente.Cariño, no tienes idea de cuantas personas inocentes están cumpliendo cadenas perpetuas en una prisión federal. Que ellos fueron incriminados, que la policía fue deshonesta, que alguien los usó…

Pero en este caso, no es así ella vaciló.Tank Kirk atestiguó a su favor. El hombre luchó en Irak. Su esposa murió. Esta otra mujer lo persiguió y como no lo pudo conseguir, le tendió una trampa, y llorando lo llamó pidiéndole ayuda, diciéndole que su novio la estaba golpeando. Él fue en su rescate, luchó con el novio, que se golpeó la cabeza y murió. Entonces la mujer, juró que el acusado lo hizo deliberadamente. Es su palabra con la suya, y él solo tenía un defensor público.

Ten cuidado, cariño, yo fui un defensor público la reprendió él.Es una vocación muy noble.

Si, bueno, este defensor público estaba de lado de la mujer, y no insistió en el caso. Hay algo más. Había un pariente de sangre de la víctima en el jurado, y no fue cogido en voir dire.

Ahora, eso es otra cosa, muy graverespondió Danny.Su abogado debe insistir en un nuevo juicio sobre esa base, si se puede demostrar.

No está siendo representado dijo ella.Su abogada renunció cuando él escapó y huyó de la ley.

Oh, vaya por Dios. Lo sé. No debería involucrarme. Sin embargo, parece un hombre decente. Tendrías que conocer a los hermanos Kirk, para entender por qué creo que él es inocente. Tank no se deja engañar por la gente.

Ahh, pero está engañado acerca de ti, ¿no? Touché dijo, admitiendo ese punto. Te diré qué. Conozco algunas personas en el poder judicial en Wyoming. Voy a hacer unas cuantas llamadas telefónicas. ¿Cuál es el nombre del hombre?

116


Joe Bascomb Está bien. Sin embargo, tú permanece fuera de todo esto. Créeme, no querrás ser acusada de cómplice, por ayudar a un preso fugado agregó. Sí, lo sé. No lo haré. Gracias. Hey, ¿cómo podría rechazar a mi chica favorita?Bromeó.Nos vemos pronto. Ten cuidado.

Tú también. Cortó el teléfono con un suspiro. Esto no era su asunto, pero el hombre le había parecido tan agradable. Él podría haberla atacado, matado, si hubiera querido. No había nadie cerca para ayudarla. Por el contrario, él había sido educado, cortés y amable. Esto hablaba mucho sobre el tipo de persona que él era. Tenía que ayudarlo si podía. Y nunca se sabía, consideró ella. Había un patrón de vida. Sus vidas se habían entrelazado. Tenía que haber una razón, en algún lugar. Ella la descubriría un día. A la mañana siguiente, Mallory, la miraba con más sospechas que nunca. Ella se acercó a él, tratando de no darse cuenta de lo muy atractivo que era. Ojala, se hubiera encontrado con él, siendo quien ella era de verdad, de modo, que las cosas hubieran sido en igual de condiciones desde el principio. Así como eran, él sabría algún día que ella le había mentido sobre su pasado. O quizás no lo supiera. Ella podría irse a su casa, volver a la vieja vida, casarse con un joven y agradable millonario, como su padre la presionaba, para casarse y establecerse. Podría olvidar al rudo ranchero que vivía en Wyoming, y que pensaba que ella era sombría y de poca confianza. Si tan solo él pudiera saber, cuánto daño le habían hecho sus acusaciones. Morie lo miró fijamente. ¿Pasa algo, jefe?

Tú sabes que se lleva un registro de todas las llamadas telefónicas salientes de aquí le dijo con frialdad. Su corazón le dio un vuelco. Había llamado a Texas. De hecho, llamó a la oficina de su tío.

117


¿En serio?Le preguntó, tratando de parecer inocente. Me gustaría saber por qué llamaste a un juez de la Corte Suprema de Texas le dijo simplemente. Él se metió las manos en los bolsillos y le sonrió fríamente.De hecho, es el mismo juez que voló hasta aquí, para nuestra fiesta. ¿Han discutido ustedes algo más que canapés, cuando te reuniste con él afuera y Gelly te pilló? ¿Es tu amante? ¿O tienes una demanda en mente y estás en busca de consejo? Recuerdo que amenazaste con demandar a Gelly. Su corazón se aceleró, mientras buscaba excusas, para que no sonaran más campanas de alarma. No quería entregar al amigo de Tank. Si Mallory sabía que había visto al hombre en el bosque, podría llamar al sheriff. No quería causarle al pobre más problemas de lo que ya tenía.

Me olvidé de agregar algo en la receta que le di dijo ella. Él parpadeó y la miró fijamente. ¿Perdón?

La receta del canapé continuó.Me olvidé de decirle el tiempo de cocción que su ama de llaves debe cocinarlos. Él dijo que tenían grandes cosas por hacer en el rancho de su familia el próximo mes y que quería la receta para eso.

¿Así que lo llamaste en medio de la noche para decírselo?e preguntó, incrédulo. Ella hizo una mueca.

Fue cuando lo recordé respondió ella, y se encogió de hombros.Me olvido de las cosas. No de su número de teléfono, aparentemente. Estaba clasificado en Internet murmuró, mintiendo, pero era por una buena causa.Usé un motor de búsqueda, ya que sabía su nombre y lo que hacía para ganarse la vida. El resto fue fácil. Él dejó escapar un largo suspiro. Siempre parecía sospechar de ella, y se odiaba por ello. Parecía una persona honesta, trabajadora y amable. Pero él no podía confiar en sus instintos. Ya había sido manipulado por una mujer una vez, que no era lo que parecía. Esta otra, conocía su camino con la ley, y a pesar de sus protestas, ella podría suponer una amenaza real al rancho, si estaba tratando de

118


enredarlo a él. Por otro lado, su corazón empezaba a hacer volteretas cada vez que la miraba, y eso iba empeorando día a día. La deseaba. Estaba pasando por un mal momento, tratando de ocultarlo, especialmente de sus hermanos, que se percataban de todo. Gelly se ponía furiosa, cada vez que él mencionaba a Morie, y lo hacía a menudo, involuntariamente. Él la mencionó, por la ayuda que le había dado a Mavie, y que esta había estado encantada de tener. Gelly no se ensuciaría las manos en la cocina, y estaba celosa. Demasiado, celosa. Había dejado que la mujer se familiarizara demasiado con él, solo por no apartarla, cuando aún podía hacerlo. Ahora, estaba hablando de matrimonio e intercediendo ante él, por un amigo que quería comprar una tierra de matorrales, que estaba en el extremo norte del rancho.

Es solo tierra sin valor lo engatusó ella. No puedes llevar el ganado a pastar allá. Ese pobre hombre acaba de perder todo lo que tenía. Él solo quiere unas pocas hectáreas para vivir. Tal vez cultive un pequeño jardín.

Si en esa tierra no puede pastar el ganado, puedes estar segura como el infierno, que tampoco puedes cultivar en ella, Gelly le respondió.Además, es un rancho de familia, y esa es una decisión familiar. Es necesario que hagas venir a ese hombre y que hable con nosotros. Ella no se atrevía a hacer eso. Los hermanos se darían cuenta en un instante, que era un hombre de negocios, no un ranchero con mala racha.

Oh, él está fuera de la ciudad dijo ella, pensando rápidamente. ¿Haciendo qué? Visitando a su hermano enfermo. Él se encogió de hombros.

No hay problema. Que venga a vernos cuando regrese. Ahora, ¿estás empeñada en ir a ver esta película?gregó, indicando la pantalla de su ordenador. No me gustan las comedias.

119


Es graciosale aseguró.Al menos, eso es lo que me dijeron. Necesitas salir una noche. Pasas mucho tiempo trabajando aquí. Deberías contratar a un gerente. Ya sabes, acabo de conocer a un hombre que lo haría muy bien. Tiene estudios universitarios y…

Yo manejo el rancho le dijo él fríamente, mirándola. Ella dudó.

Bueno, solo estaba mencionándolo. Acerca de esta película añadió, y cambió rápidamente de tema. Él era demasiado rápido para ella. Tendría que ser más cuidadosa. Mallory estaba recordando la conversación mientras miraba fijamente a Morie. Ella se ruborizó bajo el frío escrutinio. Él casi podía ver su corazón como latía con fuerza contra su camiseta. De repente, se fijó en sus pechos, y sintió como su cuerpo reaccionaba a la excitación. Quería ponerla contra la pared y besarla para siempre. Se detuvo en seco. Tenía que salir de allí, antes de hacer algo estúpido.

Muy bien le dijo.Puedes volver a tu trabajo. Gracias ella no lo miró de nuevo. Apenas podía caminar por la sensación de estremecimiento que sintió cuando él se acercó a ella. La había mirado con hambre pura. Sabía que él la deseaba, pero no confiaba en ella. Se acordó de su arrebato involuntario en el bosque. ¡Si solo hubiera mantenido la boca cerrada! Nunca confiaría en ella de nuevo, y solo ella tenía la culpa. Pero podría ganarse su confianza. Sabía que podía. Solo tenía que intentarlo.

*** Él le dijo a Gelly, sin querer, sobre la llamada de Morie a Texas.

Bueno, eso no me sorprende comentó ella, mientras iban de camino a ver la película. ¿Por qué no?Quiso saber él.

120


Estaban muy abrazados y juntos, cuando fui a decirle que volviera a trabajar y que dejara de molestar a tus invitados dijo ella, mintiendo descaradamente. Ella sonrió secretamente cuando vio su expresión.Él fue muy grosero conmigo. No le gustó que los interrumpiera. Ella dijo que le estaba dando una receta de canapés se burló él. Ella se rió en voz alta.

¡Oh, vamos!Ella lo miró fijamente.¿En realidad la creíste? No le gustaba sentirse tonto.

Supongo que sí. En un primer momento. Estoy segura de que algo está pasando allí respondió ella.Obviamente, se conocían de antes. Y él es un juez ella lo miró de nuevo.¿Qué pasa si ella está tratando de establecer un pleito y él la está ayudando? Algunos jueces son deshonestos, ya sabes. Eso fue lo que él mismo había pensado. No quería llegar a un acuerdo sobre ella.

Ella me parece del tipo que buscaría la manera fácil añadió.Es tan pobre, que probablemente haría cualquier cosa, para salir de sus deudas, para tener la ropa bonita que hoy está de moda, para ser vista en los mejores lugares, para viajar en primera clase a todo el mundo ella estaba soñando despierta, no sobre su rival de deseos, sino por los suyos. Su rostro era de líneas duras.Probablemente, está cansada de tener que hacer cosas que odia, solo para salir adelante en la vida, para tener las cosas que se merece y no puede conseguir de otra manera. Él le dirigió una mirada de asombro. Gelly lo observó, y se aclaró la garganta.

Quiero decir, que es ese tipo de mujer, obviamente, tiene la esperanza de atrapar a un hombre rico para ella, y hará lo que sea necesario. Eres rico. Por supuesto, que ella te desea. Es obvio.

¿Lo es? 121


Te mira fijamente todo el tiempo murmuró.Como un niño mira en el mostrador de una tienda de helados.

¿Lo hace?Su corazón saltó. Tuvo que obligarse así mismo a no reaccionar.No me había dado cuenta añadió en un tono divertido. Es repugnante, la manera en que se deja caer en todas partes, para complacerte. Déjame decirte, que ella no es así, cuando está conmigo dijo sombríamente.Es toda garras y dientes. Me odia. La forma en que me habla… Tú deberías decirle algo al respecto agregó con firmeza.No es correcto, tener una persona contratada que hable de esa manera a alguien de mi clase. De su clase. Su padre era un trabajador textil jubilado, él lo había averiguado por casualidad en la conversación con un vecino. Su difunta madre, había sido una empleada de banco, una profesión honorable, pero no era algo que le diera carta blanca a la alta sociedad. Gelly tenía aspiraciones. Quería dinero. Se sintió perseguido, de repente. Ella había sido dulce, apegada a él, y eso fue halagador al principio. Ahora, estaba siendo agresiva, exigente y empujaba hacia él a sus amigos que querían tierra barata, empleos y otras cosas más. Eso era algo molesto.

Te estás volviendo un poco agobiante últimamente, Gelly le comentó él secamente. Ella contuvo la respiración.¿Yo? ¿Cómo es eso?

Conoces a demasiada gente a quienes yo puedo ayudar le señaló con frialdad. Gelly se mordió el labio.

Oh, eso. Me preguntaron sobre los empleos de aquí, eso es todo. Ni siquiera conozco al hombre que quería el puesto directivo, él es un amigo de un amigo. Y la persona que quería la tierra, es un buen amigo de mi padre. Mi padre trabajaba en una empresa textil, ya sabes. Él era muy conocido en ciertos círculos. Él era un cortador de telas, pero Mallory no lo dijo. Tenía que seguir su propio consejo. Había algo en Gelly, que estaba comenzando a hacer sonar las alarmas en su cerebro. Él solo sonrió y le preguntó donde le gustaría ir a comer después de la película.

122


*** Pero más tarde él habló con Tank.

¿Qué es lo que realmente piensas de Gelly? Le preguntó cuando estaban bebiendo café solo en la mesa de la cocina. Ellos raramente se tomaban un café en la noche, pero ahora estaban ayudando con los partos, y era un trabajo largo y tedioso, que no parecía terminar, cuando ya era hora de acostarse. Los ojos oscuros de Tank se estrecharon.

Yo no pienso en ella, si puedo evitarlo. ¿Por qué? Me dijo que tiene un amigo que quiere que le venda una parte de las tierras que poseemos; las que están en la parte norte del rancho, adonde no llevamos al ganado. Ella dice que es solo tierra sin valor. Que él está pasando por una mala racha y quiere que le vendamos barato. Tank frunció los labios.

¿No es el mismo terreno que la compañía petrolera tenía sus ojos puestos para fracking y rechazamos arrendárselo? Mallory levantó la cabeza. Sus ojos se estrecharon.El mismo.

Me pregunto si su amigo tiene algún vínculo con la industria del petróleo y gas. Quién sabe repitió Mallory, y no sonrió. Le preguntaste a alguien acerca de los registros telefónicos agregó Tank.¿Puedo saber por qué? Él se removió inquieto y tomó un sorbo de café.

123


Morie llamó a un juez de la Suprema Corte de Texas, amigo de Cane, ya tarde en la noche. Los ojos de Tank se elevaron.¿Danny Brannt? Mallory lo miró fijamente.¿Brannt?

Si, su hermano es Kingston Brannt. Él tiene un imperio en Texas. Controla el ganado Santa Gertrudis, que hace que el nuestro parezca de perros mestizos en comparación.

El apellido de Morie es Brannt dijo Mallory, pensativo. Si, pero no hay ninguna relación. Le pregunté a Danny. Él dijo que es uno de los apellidos más comunes en esa parte de Texas añadió con una sonrisa.Al igual que Smith, en otros lugares. Coincidencia. Nada más.

¿En serio? Mira a Morie, por el amor de Dios respondió Tank.Ella es dulce, pero es pobre como el pavo de Job, ¿no lo puedes ver? Ni siquiera tenía un teléfono celular decente hasta que le dimos uno. Mallory sintió un escalofrío.

Ella está cortejando al juez dijo.Creo que puede estar buscando una manera de demandarnos. Tú la alquitranas y la emplumas cada vez que tienes oportunidad, ¿no? Dijo Tank.Me pregunto por qué. Gelly piensa que ella está tramando algo.

¿Si? Bueno, creo que Gelly está tramando algo, y en tu prejuicio él se terminó su café.Será mejor que vigiles tu paso.

Tal vez sea así reconoció él, después de un minuto. Terminó su propio café. Supongo que 124


será mejor de durmamos un poco, mientras podamos agregó. Tank asintió con la cabeza.

Un buen consejo.

125


Capítulo 8 Al día siguiente, Morie encontró una excusa para hablar con Tank, después que se trasladó el ganado de una pastura a otra.

Tengo que decirte algo… y no sé cómo le dijo cuando estuvieron descansando un rato, con termos llenos de café, mientras el ganado pastaba en la zona vallada nueva. Él se echó el sombrero hacia atrás y se secó la frente sudorosa con el antebrazo.

Adelante. Ella miró a su alrededor, para asegurarse que nadie estuviera lo suficientemente cerca como para oírlos.

Joe Bascomb estuvo en la cabaña de paso dijo. ¿Qué? ¡Por Dios, niña! No me hizo daño. Ni siquiera me amenazó dijo.Tenía hambre, así que le dí unas galletas y un poco de agua. Él está en una forma terrible. Tank hizo una mueca.

Él era mi amigo. No creo que pudiera deliberadamente matar a nadie. Yo tampoco. Dijo que su abogado había renunciado cuando él escapó ella dudó.Dijo que un pariente del muerto estaba en el jurado que lo condenó. Eso es motivo para un nuevo juicio, ¿verdad? Él la miró con curiosidad.Es por eso que llamaste al juez de Texas, ¿no? Morie se rió con tristeza.Sí admitió.

126


¿Qué te dijo? Que eso debería ser motivo para un nuevo juicio. Sin embargo, Joe tiene que entregarse, y que necesita un nuevo abogado.

Yo pagaría uno si pudiera encontrar a alguien de la zona, que estuviera de acuerdo con defenderlo. La familia de la víctima es muy querida aquí agregó.Nadie piensa que la víctima era un miembro valioso de la sociedad, pero su familia es poderosa. No muchos abogados de la zona, quieren el estigma de defender a su asesino.

El juez podría conocer a alguien que lo haría pro bono11 agregó. ¿Qué hiciste para hablarle de esto?xclamó él. Apelé a su sentido de justicia. Es un hombre muy agradable. Él entró en la cocina para felicitar al cocinero por la comida. ¿Quién piensa en eso en una fiesta?Agregó, al haber estado en docenas de fiestas, en donde la comida se daba por sentada.

Tiene que ser un buen hombre él estuvo de acuerdo con una sonrisa.Veré que puedo hacer se puso serio.Pero no hables otra vez con Joe, independiente de las circunstancias. Te subes a tu caballo y te vas. Es peligroso, incitar a un criminal prófugo. Creo que él es inocente, pero el tribunal lo juzgó culpable.

Tú montarías lejos y rechazarías a ayudar, ¿verdad?Le preguntó suavemente. Bueno, no, no lo haría. Pero estoy en una situación diferente que tú sus ojos se estrecharon. Tú trabajas para nosotros. Así que haces lo que te decimos, ¿entendido?

11

Es una expresión latina y significa “para el bien público”. Se utiliza para designar al trabajo generalmente jurídico, pero bien puede ser de otra profesión u oficio, realizado voluntariamente y sin retribución monetaria. Un abogado pro bono, puede asistir a un individuo o grupo de personas, ya sea asistiéndoles acerca de la burocracia del gobierno, en un caso judicial o apelaciones. En algunos ordenamientos, si el litigio es ganado, ocasionalmente el juez puede establecer que la parte que lo ha perdido compense económicamente al abogado pro bono

127


Si, señor dijo con un suspiro. No estoy tratando de ser malo. Solo quiero mantenerte fuera de los problemas, si puedo. Será mejor que te mantengas alejada de Gelly, también agregó.Ella realmente se las trae contigo. No le tengo miedo. Deberías respondió él.Debido a que Mallory cree las cosas que ella le dice. No sé por qué. Ni siquiera es especial con ella. Gelly solo halaga su ego. Mal nunca ha tenido suerte con mujeres que lo quieran por él mismo, y es fácilmente influido por ella. Él cree que es feo. ¿Feo? ¿Mallory? Exclamó.¡Dios mío, no es feo! Ella se ruborizó y se aclaró la garganta.

Bueno, será mejor que vuelva al trabajo. Yo solo quería que supieras acerca de Joe. Espero que alguien lo pueda ayudar.

Yo también. Morie montó su caballo y se marchó, dejando a Tank más confundido que nunca acerca de ella. Mallory estaba preocupado. Gelly le dirigió una larga y extraña mirada, mientras comían ensaladas en el restaurante local.

Te preocupa algo, ¿no?Le preguntó ella, sonriendo. Él se encogió de hombros.

Mis hermanos se están cayendo sobre sí mismos por ayudar nuestra última contratación. Esa mujer se burló Gelly. Ella dejó el tenedor.Mal, ella es una artista de la estafa, ¡si he visto una! ¿Por qué no la despides? Él terminó su ensalada.

128


No me gustaría ser linchado dijo él.Todo el mundo está loco por ella. Hasta la vieja Mavie, que odia a la mayoría de la gente eso le hizo sentir una extraña sensación de orgullo que la gente trabajaba para él, valorara a Morie. No sabía por qué. Los ojos azules de Gelly, brillaban.

Ella va a causar grandes problemas si dejas que se quede. Ya me contaste lo que pasó con tus hermanos cuando ella comenzó a tocar el piano. ¿Cómo crees que aprendió? Tal vez tocaba el piano en algún bar le sugirió con la nota justa de sospecha.¿Qué es lo que realmente sabemos de ella? Deberías comprobarla. Ciertamente, creo que deberías hacerlo. Apuesto a que tiene un historial realmente terrible.

Quizás dijo él. Era su política comprobar a las nuevas contrataciones, y lo había hecho. Sin embargo, el detective se había encontrado con un muro de piedra sobre sus antecedentes familiares. Parecía no tener familia en Wyoming. Pero su investigación había señalado que había trabajado en dos ranchos y que tenía excelentes recomendaciones de los propietarios. Él no podía saber que Morie, había proporcionado deliberadamente las referencias y se aseguró que las personas involucradas fueran entrenadas en el tipo de información para dar a conocer. Ella había esperado que el detective, haría solo una exploración superficial y que no utilizaría su número de seguridad social, para obtener información perjudicial. Porque, entonces, las leyes de privacidad impedirían la mayor parte de esa incursión, sin una prueba de intención criminal. Y ella nunca había violado la ley. No tenía ni siquiera una multa de estacionamiento o exceso de velocidad a su nombre.

Creo que ella está tratando de engañarte, para que tengas una relación con ella sugirió Gelly. He visto la forma en que te mira. Te desea ella se inclinó hacia delante con seriedad.Le encantaría estar embarazada. Tú tendrías que apoyarla a ella y al niño, o ella iría a las autoridades. ¡Tal vez, incluso, a los canales de televisión! ¡Qué imagen más patética podría ella pintar, siendo víctima de su jefe! Eso se lo tomó como un grano de sal. Pero lo que decía Gelly, tenía sentido, especialmente a la luz de su último y urgente encuentro, con su empleada. Se sentía avergonzado por su falta de control, y todavía sospechaba acerca del deseo susurrado de Morie, por un niño.

129


Gelly vio su indecisión. Tendría que actuar. La mujer deseaba a Mal, y ella lo iba a perder, si no la sacaba del lugar. Ella tenía planes, grandes planes, acerca de Mal y su rancho. Todo lo que necesitaba era un poco más de tiempo. Tenía un amigo que quería hacer una enorme explotación en las tierras de propiedad de Mal. Estaba siendo cortada por una pequeña cazafortunas. Todo lo que tenía que hacer es darle a Mal una relación agradable y luego convencerlo a renunciar a unos pocos acres sin valor, por una miseria. Después de todo, eran solo matorrales, él ni siquiera llevaba al ganado a pastar allí. Su amigo tenía conexiones con la industria del gas y quería la tierra para fracking, y perforar a través de los depósitos de esquistos, para forzar el petróleo a la superficie. Él había comprobado los estudios geológicos, y la tierra era rica en yacimientos de petróleo y gas, que valían una fortuna, de hecho. Esta era una técnica controversial, que en ocasiones, había contaminado capas freáticas12 de la zona, al grado que el agua, podía ser prendida con un fósforo, debido al gas que se infiltraba en ella. Pero eso no era preocupación de Gelly, ella solo quería el rebote que le habían prometido. Sería formidable. Luego se podría comprar lo que quisiera, en vez de usar las cosas de una tienda de consignación. Afortunadamente para ella, los hermanos no sabían nada acerca de la moda y no se habían dado cuenta que ella solo estaba fingiendo la sofisticación que habían visto. Tenía otros planes, más grandes incluso, una vez que engatusara a Mal, para que se casara con ella. Eso tomaría más tiempo. Pero Morie era una amenaza y tenía que ser eliminada. Sería bastante fácil. Mal, que ya desconfiaba de su nueva contratación, y Morie, que era tan tenue como una linterna con batería baja. Todo lo que Gelly tenía que hacer, era jugar con uno de los jóvenes vaqueros, a quien ella le gustaba y que la miraba cada vez que estaba cerca. Unas palabras dulces, unos cuantos besos, y él haría lo que ella le pidiera. De hecho, ya se había ganado su confianza, fingiendo afecto y preocupación por él, dándole regalos. Pequeños regalos, baratos, como un anillo con sus iniciales; y ellos hicieron el engaño. Podría usarlo a él, para ayudarse. Mal odiaba a un ladrón más que nada. Sonrió. Sería muy fácil. Morie estaba ayudando a Darby, con un toro enfermo. El toro no quería ayuda y hacía su resistencia muy obvia al tratar de patearlos.

12

Está explicado en la nota al pie número 3, por si lo olvidaste.

130


Vamos, vamos, viejo amigo dijo Darby con cuidado, mientras giraba en torno al toro.El lugar de la úlcera está infectado, y no va a mejorar sin ayuda. ¡El veterinario dijo que había que ponerte esto dos veces al día y lo estamos haciendo, te guste o no!

Realmente no le gusta esa pomada rió Morie. ¡Uff! Exclamó cuando cambió de posición y la tiró al suelo en el heno. ¿Estás bien? Le preguntó Darby, preocupado. Claro, solo sin aliento. ¡Hey, Bates, ven aquí y ayúdanos!Llamó a un joven vaquero, quien había entrado al granero.

Claro gritó.Déjame guardar este caballo. La señorita Bruner fue a montar a caballo y le mostré algunos de las mejores rutas se ruborizó, recordando lo dulce que había sido el paseo. Ella es una señorita muy agradable. Darby y Morie lo miraron con la boca abierta. Él no lo notó. Todavía estaba flotando. Gelly lo había besado y le había susurrado que ella haría algo que le gustaría, si él hacía una pequeña cosa para ella. Todo lo que él tenía que hacer era poner un invaluable huevo adornado con joyas preciosas, que ella había tomado del living de los Kirk, y ponerlo en la mochila de Morie. Como un pequeño favor. Ella no iba a meter a la chica en apuros, sino que había sido idea de Cane. Se trataba de una broma de mal gusto, nada más. ¿Ayudaría él? ¡Por supuesto que si! Él conversó con Morie, cuando los ayudó con el renuente toro. Vaya, la señorita Morie era una sorpresa, pensó alegremente. Era una buena chica. No sabía por qué Cane quería jugarle una broma pesada, desde luego, él no entendía a la gente rica y su sentido del humor, en primer lugar.

Gracias Bates le dijo Darby, cuando terminaron.Eres un buen hombre. No hay problemarespondió. Me encanta el trabajo del rancho, aunque es un poco sucio. A mí también me gusta coincidió Morie, riendo.Es agradable estar al aire libre y no tener un trabajo de nueve a cinco, encerrados en una oficina.

131


Es por eso que me gusta tanto estar aquí asintió con la cabeza Bates.Buena tierra, buen ganado, buena gente.

Hay mucha gente buena estuvo de acuerdo Morie, y sonrió a Darby. Él le devolvió la sonrisa.

Bueno, volvamos al trabajo. Será mejor irse antes que Old Stomper aquí, encuentre la manera de cornearnos y patearnos. Ha sucedido antes. Él odia que lo toquen.

¿Old Stomper?Preguntó Morie cuando Bates había vuelto a los caballos. A él le gusta pasar por sobre los vaqueros explicó.Quebró el pie de un hombre en una redada él negó con la cabeza. Es un mal paciente. Pero es el mejor toro de cría que tenemos, por lo que es muy mimado.

Este es el Ransom 428 de Kirk, ¿no?Se preguntó ella en voz alta. Si, ¿cómo lo supiste?Le dijo, con los ojos muy abiertos. Yo, uh, miré los papeles de venta ella vaciló.Lo conocí por su conformación. Darby se quedó sin habla.

He estado alrededor de ganaderos toda mi vida dijo después de un minuto.Ciertamente, el tiempo suficiente para conocer un toro de primera categoría cuando lo veo. Solo que no lo reconocí, mientras trataba de evitar ser empujada a la muerte añadió con tristeza. Él se rió y alejó sus sospechas. Por supuesto. Puedo entender eso.

Creo que será mejor que vuelva a la cabaña de paso… ¡Señorita Brannt!

132


Ella y Darby se volvieron a la fría y beligerante voz.

¿Si, señor, jefe?Preguntó. Sus ojos eran tan fríos como su rostro era duro.

Venga al barracón, por favor dio la media vuelta y se marchó. ¿El barracón?Se preguntó en voz alta. Salió con Darby y se dio cuenta de que Bates ahogaba una sonrisa. Darby fue con ella. Él conocía los estados de ánimos de su jefe. Esa mirada era peligrosa. La había visto antes, cuando la cocinera, Vanessa, había sido despedida. Tenía un mal presentimiento y miró a Morie con preocupación. Entraron en el barracón. Mallory ya estaba allí, con Gelly Bruner, Cane y Tank. Ninguno de ellos estaba sonriendo.

Abre tu mochila, por favor le dijo secamente, Mallory. Ella levantó las cejas.

Por supuesto. Pero, ¿por qué?Le preguntó ella, mientras la recuperaba y se la daba a su jefe. Ábrela, por favor repitió. Morie se encogió de hombros, la puso sobre la mesa y la abrió. Sacó ropa, libros y… Su expresión fue de sorpresa. Tenía una réplica de unos de los famosos Huevos de Pascua Romanov, que había sido hecho para el Zar de Rusia y su esposa. Estaba hecho de oro puro, que iba por más de mil dólares el gramo en los precios del mercado actual, y con incrustaciones de diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas. Valía el rescate de un rey. Ella lo sostuvo en la mano. Lo había visto por última vez, en el living de los Kirk, en una vitrina cerrada con llave. ¿Cómo…? Ella se volvió hacia Gelly Bruner, que no sonreía, pero tenía una mirada en su cara, que hacía que Morie, quisiera tirarla por la ventana.

133


Este huevo nos fue heredado por nuestra abuela, que le fue dado como regalo de Navidad, por su marido hace décadas dijo Mallory, y el hielo goteaba de cada sílaba. Es absolutamente invaluable. A los precios actuales del oro, solo el oro compraría un Jaguar murmuró ella, sorprendida. Interesante, que una pobre vaquera, supiera algo de eso dijo Mallory. Morie le entregó el huevo a Mallory. Sus ojos estaban llenos de orgullo maltratado.

¿Crees que yo lo robé?Le preguntó en voz baja, y buscó su rostro. La evidencia más o menos habla por sí misma le dijo Mallory. Ella miró su rostro enojado, el de Cane parecía en shock y el Tank, era más suave. Darby levantó la barbilla.

Ella no es ninguna ladrona dijo Darby.Puede que no sea el mejor juez de carácter del mundo, pero apostaría mi jubilación por la honestidad de esta chica. La vi correr tras un vaquero, que dejó caer un billete de cinco dólares de su billetera, y no se había dado cuenta. Así no actúa un ladrón agregó.

Eso se omite en este caso Mallory, indicó el huevo. ¿Cómo consiguió ella la llave?Preguntó en voz alta, Tank. La mía es la que falta dijo Mallory, con frialdad. Sus ojos se estrecharon al mirar a Morie. Ella se limitó a mirarlo, con su corazón roto en el pecho. Fue condenada sin un juicio. Todo el mundo la miraba con diversos grados de sospecha. Sabía que había sido engañada, y sabía quién lo había hecho, esa mujer, Bruner, con un poco de ayuda, lo apostaría, con ese vaquero sonriente que había visto en el granero, y que se había ido a caballo con ella. Bates. Pero no sería bueno condenarlo, por solo un pensamiento. Nada de lo que dijera, iba a convencer a Mallory, que todo esto había sido creado. Podía verlo en su rostro. Se le torció el corazón. Si él se

134


hubiera interesado en ella de verdad, nunca la habría creído capaz de esto. Ella lo miró con resignación.

Supongo que usted desea llamar al sheriff le dijo ella, y pensó en cómo se lo iba a explicar a sus padres. Su padre se enfurecería. Él vendría tras Mallory, con su equipo de abogados de la familia y eso sería el mayor asalto en la reputación del hombre y su riqueza. Su padre era vengativo. Especialmente, en los que a sus hijos se refería. Mallory Kirk no tenía idea del nido de avispas que estaba removiendo, ni tampoco esa mujer, Bruner, cuyo pasado completo sería del dominio público, cuando su padre lo sacara a la luz.

No dijo Mallory, apartando los ojos.No voy a hacer eso. Pero tú dimitirás ahora mismo. Te quiero fuera de mis tierras en una hora. No más. Y Darby te vigilará empacar, para asegurarse de que nada más se pierda misteriosamente. Morie levantó la barbilla. La realeza española desde hacía tres generaciones, se manifestó en su comportamiento y arrogancia.

Nunca he robado nada en mi vida le dijo con orgullo.Y usted se va a arrepentir. Se lo prometo.

¡Amenazas!Se burló Gelly. ¡El último recurso de un ladrón sorprendido in fraganti! Recuerda estole dijo Morie uniformemente.Estás usando ropa del año pasado, probablemente, comprada en una tienda de consignación, y tratas de llevar la vida del jefe le dijo rotundamente, y todo el mundo estaba sorprendido, especialmente Gelly.Eres un fraude, también, señora. No sé cuál es tu juego, pero tarde o temprano, te vas a delatar. Gelly se acercó a Mallory. Había algo extrañamente peligroso en los delicados rasgos de la otra mujer. Algo reconoció Gelly, por que lo había visto antes.

¿Cómo puedes saber algo sobre la moda?Le preguntó Mallory con frialdad, mirando los vaqueros manchados y rotos de Morie, su sudadera vieja y su estado desarreglado.

Podría sorprenderse de lo que sé, y donde lo aprendí le dijo. Sus ojos negros, brillaban como 135


fuegos artificiales, entre sus largas pestañas.Un día, usted sabrá la verdad sobre mí, también. Y se arrepentirá hasta el día de su muerte, por haberme acusado de este delito.

Los delincuentes siempre dicen cosas como esas la reprendió Gelly. Morie sonrió fríamente.

Tú debes saberlo. ¡Cómo te atreves! Gelly dio un paso adelante con su mano levantada. Te demandaré si me golpeas le dijo Morie.Te lo prometo. Mallory atrapó el brazo de la mujer y tiró de ella hacia atrás.

Vamos a terminar esto sin complicaciones le dijo. Se sentía realmente enfermo, de lo que había acusado a Morie. Ni siquiera la había dejado hablar.

Si tiene una defensa, vamos a oírla dijo él, con sus ojos puestos en ella. Morie solo se rió.

Por supuesto. He sido embaucada, y ella dijo, indicando a Gelly lo sabe. Pero nadie me va a creer. Yo solo soy la nueva empleada aquí puso sus cosas en la mochila, cogió el pequeño televisor y el iPod y su abrigo.Esto es todo lo que traje conmigo. ¿Puedo pedirle a alguien que me lleve hasta la estación de autobuses de la ciudad, o le gustaría que me fuera a pie?Agregó fríamente. Mallory comenzó a sentirse peor cuando vio lo poco que tenía. Tal vez había estado desesperada por dinero. Pero si así hubiera sido, ¿por qué no vino a él, para pedirle ayuda? Su rostro se endureció. Él lo había hecho imposible, con su propio antagonismo.

Yo te llevaré, cariño le dijo Cane, suavemente.Vamos. Yo puedo llevarla protestó Tank.

136


Ninguno de ellos creía en su culpabilidad, y era obvio.

Gracias les dijo Morie, sinceramente.Voy a recordarlos a dos, por su amabilidad. Mallory estaba echando humo. Odiaba ser puesto en esta posición. Y odiaba aún más, que sus propios hermanos, lo hicieran ver como el villano.

Darby, ¿podrías llevarme a la ciudad, por favor?Le preguntó al hombre de más edad.Si al jefe no le importa.

Llévala dijo Mallory secamente. Miró a sus hermanos.¡En caso de que no lo hayan notado, tenía la joya de la abuela en su mochila! Ambos hermanos miraron a Gelly con hostilidad encubierta. Ella dio un paso más cerca de Mallory.

¿Por qué me miran? ¡Yo no he robado nada! Yo tampoco le dijo Morie, cuando Darby recogió las cosas pesadas y tomó la mochila. Ella le sonrió a Gelly. No fue una bonita sonrisa.Cuando llegue a casa, mi padre va a querer saber todo acerca de ti agregó en voz baja.Estoy segura que encontrará cosas interesantes. Gelly tuvo pánico por un momento. Sin embargo, miró la ropa lamentable de Morie, y perdió su preocupación.

Oh, estoy segura se rió ella.¿Acaso siquiera tienen un computador? Puede que te sorprenda, pensó Morie, pero no dijo nada. Ella miró a Mallory cuando lo pasó, con tristeza y dolor.

Podrías haberme dado el beneficio de la duda le dijo ella en voz baja. Lo hice murmuró él.

137


Ella suspiró. ¿Crees que te robé?Le dijo en un tono suave y herido.

Lo has hecho le respondió él. Morie sacudió su cabeza.

Un día, sabrás la verdad y te vas a arrepentir. Pero será demasiado tarde agregó. Él sintió escalofríos por su espina dorsal. No estaba equivocado. Gelly le había asegurado que uno de los peones sabía algo y tenía miedo de decirlo. Ella lo había averiguado accidentalmente, mientras paseaban. El pobre chico, estaba casi con lágrimas al relatar cómo había visto a Morie tomando el hermoso huevo, que él había visto una vez en la vitrina de la casa del rancho. Por supuesto, sin él saberlo, Gelly había engatusado a Bates de ir con Mallory con su historia y lo entrenó en cómo comportarse. Mallory se sentía mal del estómago. Morie se iba a ir. Nunca la volvería a ver. No debería molestarle. Sabía que estaba detrás de él por su dinero, ninguna mujer nunca lo había buscado por otra razón. Sabía que no era guapo y ella era una cazafortunas. ¿Por qué le dolía tanto, maldición, ver el dolor en su rostro, oírlo en su voz?

Si te estás yendo, vete ya le dijo secamente.Antes que cambie de opinión y te demande. Oh, eso sería muy interesante respondió Morie, con una punzada de su vieja audacia.Muy interesante, de verdad. De hecho, estoy tentada a que te atrevas a hacerlo agregó ella con una mirada pensativa en Gelly, quien se sonrojó y se preocupó.

¡No!Dijo Gelly, sintiéndose de repente insegura de sí misma, al ver la sonrisa de confianza de Morie. Ella era amiga del juez que conocía a Cane. Podría desenterrar algo que Gelly no quería que se conociera.No, es demasiado. Ella es pobre. Solo déjala ir. Un día, obtendrá lo que se merece.

Es más probable que tú lo hagas le respondió Morie. Ella miró a los hermanos.Disfruté mi tiempo aquí.

No creo que lo hicieras le dijo Cane, categórico.

138


Yo tampoco afirmó Tank. Ambos miraron a Mallory.

Bueno, ella los tiene cegados replicó Mallory. ¿Qué? No se dieron cuenta del huevo en su mochila, ¿eh? Llegó hasta ahí por arte de magia, supongo. Ellos comenzaron a discutir, pero ella se metió entre ellos.

He causado suficientes problemas les dijo.Creo que voy a tener que regresar y asumir las consecuencias quería decir, regresar y dejar que su padre arreglara su matrimonio con el hijo de su mejor amigo, que era dos veces millonario y tenía una operación de engorde floreciente en el norte de Texas. Sería una gran alianza.

Dificultades en casa, ¿verdad?Le preguntó Mallory secamente. Generalmente contestó ella.Gracias por el trabajo añadió, con una gran cantidad de sarcasmo.He aprendido mucho aquí ella se volvió hacia Darby.De la mayoría de ustedesdijo con una sonrisa.Te echaré de menos. Y yo a ti, también le dijo Darby, dando una mirada fría a Mallory cuando se fue. Ella se dio la vuelta para continuar hacia la puerta; pero se detuvo, se volvió hacia Mallory y lo fulminó con la mirada.

No te extrañaré le dijo con dureza.Estaba totalmente equivocada. Pensé que serías la última persona en la tierra que me condenara con pruebas circunstanciales. Desde luego, no puedo esperar que un extraño se preocupe por mí. Tenía sueños… sus ojos bajaron.Sueños descabellados. De todos modos, cuídense chicos le dijo a los otros hermanos y sonrió para ellos.Nos vemos un día de estos, tal vez. Ellos hicieron un gesto y se volvieron para mirar a Mallory. Pero Morie ya estaba en la camioneta del rancho con Darby al volante. Se dirigía a su casa, en Texas.

Tú subraya mis palabras, esa mujer tuvo que ver algo con esto dijo Cane con ira.Ella le 139


hizo trampa a Morie.

Estoy de acuerdo respondió Tank.Tendríamos que haberle impedido salir. Tendríamos que haber hecho que Mal escuchara.

No lo hará. Él estaba locamente encaprichado de Morie y no le gustó esto. Él deseó creer que ella era una ladrona, así que tuvo una excusa para despedirla se volvió hacia su hermano.Ella casi lo desafió a procesarla. ¿Estaría dispuesto un ladrón ir a juicio?

No es probable. Recuerdo que Joe dijo que estaba ansioso por que su caso fuera a juicio y quedar limpio a los ojos de la comunidad. Por supuesto, tenemos que ver como esto termina sus ojos se entrecerraron, mientras miraba hacia el granero.

Interesante, como Bates notó a Morie jugando con el huevo. Ella vive en un cuarto separado y la puerta siempre está cerrada, dijo Darby. Entonces, ¿cómo la vio? ¿Y qué demonios estaba haciendo, paseando con la novia de Mal?Agregó Cane.Hay algo sospechoso aquí. Sospechoso de verdad. Fue Gelly la que encontró el taladro en el bolso de nuestro antiguo empleado. Y ahora, sorpresa, sorpresa, resultó que oyó a un vaquero, que se percató que el ladrón jugaba con un raro objeto de arte. Que conveniente. Tank frunció los labios.

Creo que tenemos que hacer algunas investigaciones, de las nuestras. Todavía tengo contactos con el gobierno, algunos de ellos, son agentes encubiertos. No se necesitaría mucho trabajo para buscar en los antecedentes de la señorita Bruner ahora, ¿verdad?

Mal no va a creer nada malo de ella. ¿Eso crees? Vamos a averiguarlo. Estoy de caza. Vamos por ello.

140


*** Morie, inconsciente de los planes de los hermanos Kirk, estaba en el autobús a Jackson, para conseguir un vuelo comercial. Ella no había dejado que Darby le comprara el billete del autobús a Jackson, porque se suponía que debía ir de regreso a Texas. Y de hecho, lo haría, en el avión de la empresa de su padre. Este la esperaba en el aeropuerto de Jackson. No quería contarle a sus padres lo que había pasado, por una serie de razones. En primer lugar, sería humillante darles a saber, que su hija había sido acusada de robo. En segundo lugar, su padre araría a los Kirk con una excavadora. No se detendría hasta haber utilizado todos los recursos legales a su alcance, y Gelly Bruner, sería clavada a una pared, junto a quien la había ayudado a perjudicar a Morie. Tuvo que ser Bates, decidió Morie. El hombre estúpido estaba loco por Gelly. Dios sabía que había hecho ella, para que la ayudara, pero Morie, no podía olvidar esa extraña sonrisa de su mente. Fue extraño, que Bates la mirara con una sonrisa, y luego, poco después, ella era despedida por robo. Él había estado con Gelly toda la mañana. Gelly también, había perjudicado a un antiguo peón, que fue despedido por robo. Todo era inútil. Por supuesto, nadie sabía quién era realmente Morie, ni conocía su pasado. De haberlo hecho, Gelly habría tenido su propia cabeza en el bloque. Morie era rica más allá de los sueños de avaricia de Gelly; sin embargo, a ella le encantaría ser rica. Solo quería casarse con Mallory, para tener todo lo que deseaba. Morie había estado en su camino. Sintió celos de ella, desde el principio, y tenía que saber que Mallory, sentía algo más que profesional, por su nueva empleada. Esos besos hambrientos, habían pillado a Morie con la guardia baja. Nunca esperó que las cosas terminaran así. Contuvo las lágrimas de ira y de pérdida. Tal vez era mejor así, se dijo, ya que Mallory la creyó culpable. Si se hubiera preocupado por ella, nada lo habría convencido, de que ella le había robado algo. Esto era una prueba absoluta, que todo lo que él sentía, era solo físico. No le importaba nada acerca de ella. No podía haberse preocupado y tratarla con tanta frialdad. Ella se enjugó los ojos con su maltratado pañuelo. Su padre se iba a poner furioso cuando se enterara en donde había estado. Sin embargo, Shelby, se pondría de su lado. Todo iba a estar bien. Solo tenía que conseguir pasar los próximos días y todo comenzaría a mejorar. Ella seguiría con su vida, y

141


Mallory se desvanecería en el pasado, día tras día, hora tras hora. Quizás en un año, ni siquiera sería capaz de recordar que aspecto tenía. El tiempo sería amable.

*** Sus padres la estaban esperando en la pista de aterrizaje del rancho. Estaban muy juntos como siempre lo estaban, sonriéndose el uno al otro, hasta que Morie bajó las escaleras del pequeño avión.

¡Morie!Shelby corrió hacia ella y la abrazó, encerrándola entre sus brazos. ¡Oh, es tan bueno tenerte de nuevo en casa!

¿Has estado rodando en la paja?Le preguntó su padre, y sus ojos negros, que se parecían tanto a los suyos, estaban estrechados por la sospecha. Ella le sonrió y le dio un abrazo apretado.

Si, lo he hecho. No te compliques, papá. Él la abrazó riendo.

Está bien. Es bueno tenerte en casa, mocosa él la volvió a abrazar.Ahora, ¿dónde demonios has estado durante las últimas semanas? Morie suspiró.Trabajando en un rancho como vaquera le confesó.

¡Buen Dios Todopoderoso!Bramó él. ¡Diablos, ni siquiera te permito levantar un fardo de heno aquí, y te vas a trabajar a un…!

Por favor, no te preocupes lo interrumpió ella.Aprendí mucho sobre la ganadería. Aprendí sobre partos, pienso, cercas y todas las cosas que tú nunca me enseñaste. Aprendí sobre la cría desde cero. Y lo pasé muy bien haciéndolo.

142


¿Dónde trabajaste?Insistió él. En Wyoming, para gente que no tenía idea de quién era yo le dijo.Y eso es todo lo que voy a decir al respecto. Nada más.

¿Era un rancho grande? Ella se encogió de hombros.De una familia.

Ya veo. Son hermanos. Fueron muy amables. Incluso tenía mi propia habitación en el barracón y todos los vaqueros me cuidaban. Era exactamente igual que aquí, solo que más pequeño añadió para cubrirse. Mucho más pequeño. ¿Les dijiste quién eras cuando te fuiste?Le preguntó Shelby. No. Solo les dije que tenía que volver a casa ella bajó los ojos. Shelby la conocía muy bien, estaba segura que había mucha más en esta historia de lo que ella contaba, y no quería contárselo a ellos.

Bueno, hablaremos de eso después le dijo Shelby, suavemente. Ella le sonrió a King.Ahora, vamos a casa para que tomes un baño. ¡Honestamente, Morie, luces harapienta! Morie se echó a reír.Fue divertido mientras duró.

Es bueno tenerte en casa suspiró Shelby, abrazándola de nuevo.Estoy rodeada de hombres, cuando no estás aquí. Nadie quiere hablar de recetas o de las ventas y compras en París. King hizo una mueca.

Voy a hablar sobre la venta de producción a finales de este mes se ofreció él. Shelby lo fulminó con la mirada.

143


Ya estoy cansada de oír hablar de ella. ¿Quién crees que es quien tiene que hacer todos los arreglos, mi amor? ¡No eres tú! Apuesto a que no tienes idea acerca de catering, el entretenimiento musical, mesas, sillas, toldos…

Dios, ¿esta es la hora?Dijo King, mirando su gran reloj.Tengo ganado que atender. Shelby hizo una mueca.

Entonces nos puedes dejar en casa y seguir tu camino le dijo con una sonrisa. Él le devolvió la sonrisa. Cargó con la caja y la mochila que Morie había traído con ella y se dirigió hacia el gran rancho.

*** Más tarde, Shelby, acorraló a su hija en el dormitorio y cerró la puerta.

Puedes engañar a tu padre le dijo ella pero no siempre me puedes engañar a mí. Ahora bien, ¿qué paso?Le dijo a Morie y se sentó a su lado, en el implacable edredón, con exquisito diseño de flores en colores pastel.¿Qué sucedió realmente? Morie apoyó su cabeza sobre el hombro de Shelby.Me enamoré.

¿En serio? Él es una bestia. Tiene una novia que pretende ser algo que no es. Alguien plantó una joya muy valiosa en mi mochila y fueron donde el jefe y le dijeron que yo lo había robado. Así que él me despidió. Me vine a casa. Y fin de la historia.

¿Él te acusó de robo?Exclamo su madre.

144


Si. Dijo que no llamaría al sheriff, pero me despidió. Los ojos negros de Shelby brillaron.

¡Lo vamos a demandar por difamación! No, no dijo Morie, calmada.Sería inútil. Esa mujer me tendió una trampa. No puedo probarlo, pero sé que ella lo hizo. Él la creyó añadió, mirando a su madre. Ningún hombre que ame a una mujer, nunca la condenaría con pruebas circunstanciales, sin importar si estas la condenan Shelby dio un largo suspiro y asintió con la cabeza.Si esa es la manera en que lo deseas…

Por favor, no se lo digas a papá. Shelby hizo una mueca. Tengo que decirle algo.

Entonces, bórdalo un poco, ¿no?Ella sabía que sus padres no tenían secretos entre ellos. Y ella envidiaba esa cercanía. Sentía que ahora, nunca tendría a nadie con quien compartir sus secretos.

Lo voy a suavizar prometió Shelby.Pero no me gusta. No eres una ladrona. Nosotros lo sabemos. No tenemos que probárselo a nadie. Eso es muy cierto. Pero me gustaría darle una sacudida a tu jefe y a su novia agregó Shelby. No era una mujer fiera, pero tenía su temperamento. Morie la abrazó. Gracias.

Tú eres mi hija. Te amo ella le besó la mejilla. Frunció el ceño. ¿Pero que le pasó a tu cara? Es solo un rasguño. Estaba moviendo una rama de un árbol, y me hice daño. Pero es solo en la superficie. Voy a sanar muy bien, ya lo verás. Ahora, ¿qué tal un buen pedazo de pescado asado con hierbas y mantequilla? ¿Por favor?

145


Shelby se echo a reír.

Está bien. Solo para ti. Un regalo de regreso a casa. Me alegro que estés de vuelta. Sí suspiró Morie, mientras miraba alrededor de las cosas familiares.Yo también me alegro.

146


Capítulo 9 Morie se lanzó a ayudar a Shelby con los detalles de la gran venta de producción. Entre medio, tuvo que hacer frente al candidato para matrimonio de su padre. Daryl Coleman, era alto, moreno y muy guapo. Su familia tenía grandes corrales de engorde en el norte de Texas, y Daryl era el presidente de una compañía petrolera y su base estaba en Oklahoma. Él era un experto en innovaciones técnicas y un genio de las computadoras. Tenía todo lo que una mujer desearía. Simplemente, que no era Mallory Kirk. Pero le gustaba Morie, y siempre estaba a su alrededor. Tras las sospechas de Mallory y su alternado tratamiento de caliente y frío, Daryl era un soplo de aire freso. Él tenía unos modales exquisitos y le encantaba bailar. Lo mismo que a Morie. Era una de las cosas que más amaba en la vida. Daryl voló a Dallas en el avión de la empresa de su familia, y la llevó a un auténtico club de bailes latinos.

Si quieres aprender el tango le dijo con una sonrisa este el lugar para aprender. No estoy interesada en eso murmuró, mirando a su alrededor.Parece mucho más fácil en las películas.

En ninguna de las películas, esto es auténtico le aseguró. Le tomó la mano derecha con la izquierda de él y apoyó su otra mano en la cintura de Morie.El tango es una batalla entre un hombre y una mujer. Es rápido y lento, insistente y sensual. La mayor parte del trabajo está en los pies. Solo tienes que seguir mi ejemplo. Eres una excelente bailarina. Esto debería ser fácil para ti.

Fácil se burló ella, después que había tropezado con él tres veces y casi derriba a un camarero con una bandeja de bebidas, que se dirigía al restaurante en el otro extremo del club. No se permitía el alcohol cerca de la pista de baile. Él se rió entre dientes.

Estás oxidada, niña bromeó él.Has estado pasando demasiado tiempo con el ganado y no 147


el suficiente en torno a hombres atractivos como yo. Morie miró su buena apariencia y en un abrir y cerrar de ojos, se echó a reír.

¡Y tan modesto! Yo soy modesto. Después de todo, tengo mucho para ser modesto le aseguró. Ella se apoyó en él con una sonrisa sin aliento.

Daryl, eres maravilloso. Él la abrazó con fuerza.

Claro que lo soy. Lo que realmente necesitas es casarte conmigo agregó con una sonrisa.Tu padre me lo dice cada vez que me ve. Ella hizo una mueca.

Me gustas mucho, pero mi padre está mirando fusiones, no relaciones. Esta es una economía plana y está diversificando sus inversiones. Al igual que la gente agregó secamente. Daryl se encogió de hombros.

No he conocido a nadie con quien realmente quiera casarme le dijo con sinceridad.Eres bonita y dulce, y no te casarías conmigo por mi dinero añadió en un tono frío. Morie dejó de bailar y alzó la vista.

Alguien quiso casarse contigo por eso adivinó ella. Él asintió con la cabeza.

Ella era dulce y bonita, también. Me volví loco por ella. Entonces, un día, justo antes de proponérselo, la vi en una fiesta, escondida en una habitación con un huésped. Cuando salió unos

148


minutos más tarde, despeinada y riendo, le pregunté qué hacía, y me dijo que dormía con él. Que él le había regalado un anillo de diamantes en la cena y ella quería pagarle por ello su rostro se endureció.

Dijo que todo el mundo lo hacía, qué por qué estaba tan tenso. Que era solo sexo. Morie buscó sus ojos negros.

Esa es la actitud de la mayoría que la gente tiene en la actualidad. Es lo que está bien ahora. Tener múltiples amantes es la regla. Es gracioso, no es así, que hace cincuenta años hombres y mujeres por igual, cumplían con un estándar más alto de moralidad y las familias permanecían juntas. ¿No es la tasa de divorcios algo así como el cincuenta por ciento?

Probablemente más alto señaló él.Estoy tan pasado de moda, que no encajo en ninguna parte.

Como yo, hombre dulce le respondió ella, y se apretó contra él, cerrando los ojos.Tal vez debería casarme contigo, Daryl. Somos iguales en muchos aspectos. Realmente me gustas. Él la abrazó con fuerza.

Me gustas, también, cariño. Creo que hay peores razones como base para el matrimonio. Morie mantuvo los ojos cerrados mientras bailaban y trató de no pensar en lo que había sentido cuando Mallory la abrazó y la besó de esa manera tan increíblemente sexy, que le hizo girar la cabeza. Tal vez sería más seguro casarse con un hombre que solo le gustaba. El amor apasionado, sin duda, haría la vida más complicada. Él la besó en el pelo.

¿Qué tipo de anillo te gusta?Le preguntó sobre la materia con la mayor naturalidad. Morie respiró largamente.

No sé. Tal vez un rubí. Me gustan los rubíes. Casualmente mi familia tiene inversiones en una cadena de joyas bromeó él.Así que 149


puedes tener la piedra que más te guste, y haremos que un diseñador lo haga a juego a tu boda de ensueño. Su boda de ensueño incluía a Mallory como novio, pero no podía decirle eso. Estaba cayendo de cabeza, dejando que su padre gobernara su vida. Ella trató de rebelarse, sin embargo, había terminado mal. Podría ser el momento para oír los consejos de su padre y hacer algo razonable. Después de todo, Daryl, era muy recto y muy bien parecido; además, se conocían desde hacía mucho tiempo. No sería una relación apasionada; pero sería duradera. Estaba segura. Ahora todo lo que tenía que hacer, era dejar de pensar en Mallory Kirk. Y no iba a ser fácil.

*** Mallory tenía sus propios problemas. Sus hermanos se negaron a estar en la misma habitación con Gelly, y cuando ella llegó al rancho, ellos mostraron su desaprobación, alejándose al momento, en que ella estacionó su pequeño auto usado en el porche delantero.

¿Tienes que hacer tan obvio que ella no te gusta? Le dijo duramente Mallory a Cane. Cane le dirigió una mirada fría.Ella incriminó a Morie.

¡Maldita sea, no lo hizo! Gelly acababa de pasear con Bates, cuando él mencionó lo que había visto.

Igual que cuando supo del taladro robado y que estaba en la mochila de nuestro antiguo empleado replicó Cane. Cualquiera que vuelva furiosa a Gelly, es despedido. Mallory desvió la mirada oscura.Es solo coincidencia. Cane metió las manos en los bolsillos y se dirigió a la ventana para ver a lo largo de las hectáreas de pastos verdes, que empezaba a sobresalir a través de la última nieve.

150


Y no estoy de acuerdo en dejar que tu amiga, compre los llamados montes bajos, en que caso que me preguntes.

Ni yo agregó secamente Tank, cuando se unió a ellos. Mallory no respondió. Había tenido a Gelly insistiendo durante varios días. Había estado a punto de vendérselo con tal de sacársela de encima. Cuando ella no estaba siendo desagradable, era lo más dulce que jamás había visto. Ella lo acariciaba, lo besaba y le decía lo guapo que era y lo feliz que estaba de que se hubiera salvado de esa avariciosa chica que había tenido que despedir. Para un hombre cuya falta de atractivo convencional era importante, lo que le decía Gelly, era un viaje al ego de la clase más fina. Eso lo cegó a los otros defectos de ella. Él no concedería que se sentía vulnerable, porque estaba atormentado por los remordimientos de conciencia sobre el despido de Morie, con endebles pruebas circunstanciales.

¿Apareció la llave de la vitrina?Preguntó Cane, de repente y con los ojos estrechados. Mallory se reunió con él en la ventana, con las manos metidas en los bolsillos de sus vaqueros.

Si respondió.La encontré en el bolsillo de mi abrigo. Supongo que olvidé que la puse allí en vez en el cajón donde la guardamos.

Extraño comentó Tank. Gelly ya sabía de la llave y donde se mantenía, porque ella había admirado una vez el huevo, y Mallory había sacado la llave para abrir la vitrina y mostrárselo. Pero él no mencionó eso. Ellos se movieron hacia la vitrina y estudiaron el huevo.

Sabes dijo Mallory de repente, frunciendo el ceño esto es raro. Yo estaba notando eso contestó Cane de manera cortante.Ábrela. Mallory trajo la llave del cajón y abrió las puertas de cristal de la vitrina adornado con madera tallada. Él tomó el huevo y frunció el ceño.

151


Estos ajustes parecen descuidados. Y aquí dijo, indicando las joyas no se parecen… Santo Dios… ¡Es una falsificación! La mandíbula de Cane estaba tensa.Una falsificación barata. Mallory hervía. Morie dijo rotundo. Ella tenía el verdadero en la mochila.

Ella te lo devolvió respondió airadamente Tank.Tú lo pusiste de nuevo en la vitrina. Te vi hacerlo. ¡Morie ya se había ido para entonces! Mallory no quería admitirlo. Le convenía pensar que Morie era una ladrona. La había enviado a empacar, con su orgullo herido, la trató como a una criminal, todo por la palabra de un vaquero que él apenas conocía y una mujer que lo acosaba día y noche, para emplear a sus amigos y venderles tierra. Su rostro delgado parecía acosado.

Sí tuvo que reconocer, con los ojos atormentados.Ella se había ido para entonces. Y toda la alegría de su vida se había ido con ella. Él se quedó con el vacío en su corazón y la certeza de largos años por delante con Gelly, para calmar el dolor que Morie había dejado atrás. Pero Gelly no podía hacerlo. A él le gustaba Gelly, pero ella no lo conmovía, ni siquiera con sus besos más apasionados, con excepción de la forma más básica. Intelectualmente, ella era una “ausente”. Sus habilidades de conversación giraban en torno a programas populares de televisión, películas y la última moda.

Es hora de llamar a los detectives privados dijo Cane.De hecho, Morie me aconsejó hace algún tiempo, cuando hablé con ella en la cabaña de paso. Mallory lo miró. ¿Qué estabas haciendo ahí? Su hermano le sonrió con frialdad. En busca de Morie, después que la habías trastornado.

Ella era solo una empleada, pero metía la nariz en todo por aquí murmuró él. 152


Si, como hacer canapés para la fiesta, ayudar a cocinar y ni siquiera pedir paga extra o quejarse por no obtenerla le recordó Tank. Mallory se sentía culpable.

Quise compensarla por eso. Por supuesto, ella se fue corriendo tras ese juez amigo tuyo agregó fríamente, volviéndose hacia Cane.

Danny Brannt es un chef gourmet le dijo Cane.Él y su esposa tienen un ama de llaves que se formó en París como cocinera, además, ellos siempre están en busca de nuevos y exquisitos bocadillos, para las fiestas. De hecho, son famosos por ello. Entiendo que su ama de llaves está ayudando con el catering de las próximas fiestas que se harán en el Rancho Brannt el próximo mes. Nos invitaron, creo.

Si murmuró Mallory ausente.King Brannt tiene algunos toros de cría que son la comidilla de la industria. Tengo en mente comprarle uno para nuestro programa de cría no añadió que la mención del apellido era una picadura. No es que Morie tuviera alguna conexión con el famoso Brannt, ella no era más que una pobre vaquera trabajadora.

¿Podemos permitirnos uno?Le preguntó Cane, divertido.Estamos apenas mostrando ganancias los dos últimos años con las inversiones y ajustes de valores. Podemos pagarlo dijo Mallory. Miro a su hermano.Tú y Tank son los responsables del éxito tanto como yo agregó.Sé que ha sido difícil. Aprecio lo que han hecho. Diablos, yo aprecio lo que has hecho tú le dijo Cane.Tienes cabeza para los negocios. Tank puede ser el especialista en marketing, y a mí, realmente me gusta lucirme con nuestros toros en las ferias de ganado, con un poco de ayuda de nuestros vaqueros que viajan conmigo, pero tú eres el genio para saber donde poner el dinero de modo que crezca. Eso no es poca cosa en una economía plana.

Tuve ayuda. Nuestro agente de bolsa es un genio. Terminé por seguir sus sugerencias parecía preocupado.¿Quién podría haber tomado el huevo?Se preguntó en voz alta.¿Y cuándo desapareció?

153


No lo sé. En algún momento entre el instante en que Morie se fue y tú encontraste la llave. La pregunta es, ¿quién tenía la llave y cuándo tuvo la oportunidad de abrir la vitrina?

No puede haber sido un robo dijo Mallory, pensando en voz alta.No con nuestro sistema de seguridad.

Apostaría mi cartera de acciones por la honestidad de Mavie agregó Tank. Mallory asintió con la cabeza.

Yo haría lo mismo. Su antiguo jefe no era del tipo de sufrir con un ladrón más de lo que nosotros lo hacemos. Ella estuvo veinte años con él, hasta que él tuvo que renunciar al rancho y retirarse, dejándola desempleada. Mavie ha sido una adición bienvenida a nuestro personal. Cane frunció sus labios sensuales.

Bates, ¿tal vez? él estaba pensando en voz alta.Él fue el que afirmó haber visto a Morie jugando con el huevo. Interesante, porque Darby dice que ella mantuvo su puerta cerrada en todo momento que estuvo en el barracón, y la mantuvo cerrada con llave.

Sospechoso dijo Mallory. Una mujer en un barracón lleno de hombres cerraría su puerta dijo Cane. Especialmente una como Morie. Darby me dijo que ella vivía fuera del campus en la universidad, porque se negó a vivir en un dormitorio mixto, aunque todo el mundo pensaba que eso era lo normal. Mallory arqueó las cejas. Podría haber estado mintiendo.

¿Por qué crees que mintió en primer lugar?Exigió Cane. ¿Debido a que Gelly dijo que ella lo hizo?

No vamos a traer a Gelly a esto dijo Mallory a la defensiva.Estoy muy encariñado con ella él empujó sus manos en sus bolsillos.Ella está teniendo todo tipo de problemas financieros debido a que su padre hizo malas inversiones se encogió de hombros.Tal vez me case con ella…

154


Me voy el día en que ella se presente en la puerta le dijo Cane con dureza.Y Tank se irá conmigo.

En un instante coincidió Tank.Nos llevaremos nuestra parte de los beneficios del rancho añadió con tono frío. ¡Tú y Gelly tendrán que mantenerse a flote financieramente con solo un tercio de la tierra y el ganado!

Ustedes no harían eso replicó Mallory, herido. Yo lo haría en un santiamén le aseguró Tank, con un brillo en los ojos marrones. Yo también estuvo de acuerdo Cane.Yo no voy a vivir con Gelly. ¿Qué ha hecho ella para que ambos sean tan hostiles?Exclamó Mallory, exasperado. Cane miró a Tank.Ciego como un murciélago.

Y terco como una mula dijo Tank. Morie robó el huevo rugió Mallory.¡Ella lo tomó y escondió en su mochila y lo va a vender!

Seguro Cane tomó el huevo falso en su mano y se lo mostró a Tank.Y lo ha sustituido con este después que nosotros lo pusimos de regreso en la vitrina añadió con una mirada cómica a su hermano.Claro que ella estaba en el autobús, camino a su casa, en ese momento. Supongo que fue magia. Tank asintió con la cabeza.

Y lo curioso, es que la llave volvió a aparecer en el bolsillo del abrigo de Mal. Que conveniente. Gelly no podría haber tomado el huevo dijo Mallory tenazmente, en respuesta a una acusación que ellos no habían hecho verbalmente. ¡Ella nunca ha estado sola aquí! 155


Tuvimos una llamada en conferencia desde el Comité de Asociación de Ganaderos Estatales y de Pastoreo le recordó Cane.Los tres fuimos a la oficina a tomarla. Mavie estaba en la cocina, preparando la cena y Gelly estaba aquí, sola. Tan pronto como regresamos, dijo que tenía que atender algo urgente en la ciudad. Mallory se sintió mal.

No puede ser ella protestó, pero fue una débil protesta. Si crees que ella es inocente, vamos a probarlo le dijo Cane. Conozco al mejor detective privado del negocio. Dane Lassiter13 de Houston. Deja que haga una pequeña investigación para nosotros. Si Gelly no tiene nada que ocultar, esto lo aclarará.

Y si no dijo Tank es mejor saberlo ahora, especialmente si eres tan terco como para tratar de casarte con ella.

Ella me ama dijo Mallory en tono bajo.Ella dice que no puede vivir sin mí él desvió la mirada.Ella piensa que soy bien parecido. Pensar que eres bien parecido, no es mentir le dijo Cane, rotundamente. ¡Mírate al espejo! Las apariencias no tienen nada que ver con el carácter, y de eso, tienes mucho. Las mujeres no se preocupan por las apariencias. Ellas se preocupan por las acciones. Mallory lo miró.

Él tiene razón dijo Tank, y le dio una palmada en la espalda.Te queremos. No te mentiremos. Pero podrías preguntarte por los motivos de Gelly. Y por qué sigue ella tratando de conseguir trabajos para sus amigos y tierra para un desconocido que apenas conoce. Mallory estaba debilitado. Había sido obstinado porque estaba atormentado por los remordimientos de conciencia, por el modo en que él había tratado a Morie. Sus hermanos tenían razón. Morie no pudo haber tomado el huevo. Ella dejó el rancho solo minutos después de que fuera 13

Este guapo detective, tiene su historia de amor en la novela “Un jefe irresistible”, segunda en la Serie Long Tall Texans Most Wanted.

156


encontrado en su mochila, y Mallory estaba seguro que él había sostenido el huevo verdadero en sus manos en el barracón. Él mismo lo había regresado a la vitrina después que Morie se fue. Entonces, el verdadero tuvo que haber sido sustituido después, tras la… tras la partida de Morie, por esta copia barata que solo habría engañado a alguien a cierta distancia. Ninguno de ellos había pensado en mirarlo de cerca. No había razón para hacerlo.

Deja que llame a Dane le dijo Cane.Si tienes razón acerca de Gelly, me disculparé con ella. Yo también lo haré coincidió Tank. Mallory dio un largo suspiro.

Está bien dijo después de un minuto. Su expresión era sombría. Llámalo.

*** El rancho estaba brillante, con los colores y la decoración, sobre todo el enorme patio de piedra, donde las mesas iban a ser instaladas la semana siguiente, para el espectáculo de gala de King. Los ganaderos venían de todas partes del mundo en busca del mejor ganado, que se ofrecía a la venta en una subasta. Papá realmente hace las cosas a gran escala – reflexionó Morie, cuando ella y su madre, planearon todo, con un equipo de profesionales, que completarían los toques finales y emplearían empresas de catering, para la ocasión. Era demasiado grande el esfuerzo para una sola persona, aunque Shelby, mantenía un estricto control sobre la operación y ella dictaba lo que había que hacer.

Si, lo hace dijo Shelby, con una sonrisa.Está muy orgulloso de su ganado de raza pura. Yo también contestó Morie.Ahora que sé cómo funciona el rancho desde el principio, admiro aún más a papá, por el cuidado que da a su ganado y a sus hombres.

Mi hija, la vaquera se rió entre dientes, Shelby.

157


Lo disfruté. La mayor parte de ello respondió Morie, y bajó los ojos. Shelby se volvió hacia la mujer que estaba ayudando a llevar a cabo la planificación de la fiesta.

Pudiste conseguir a Desperado14, para que toque para nosotros, ¿no? Tenny Welch, se echó a reír.

Si, lo conseguí dijo.Si bien el grupo está ahora semi retirado. Todos ellos tienen niños e irse de giras, no es lo más adecuado para formar una familia, dicen. Pero lo harán por ti le dijo Shelby.Heather Everett es muy amiga del cantante. Ella los convenció. Dios la bendiga le dijo Shelby fervientemente.Ella es un encanto. Así como su hija Odalie respondió Tenny con un suspiro. ¿Alguna vez la escuchó cantar? ¡Tiene una voz de ángel!

¿Dónde la has oído?Le preguntó Morie, curiosa. Ella va a la iglesia y es solista del coro respondió la mujer con una sonrisa.Es una alegría escucharla.

Supe que ha tenido una oferta del Met, por cierto le dijo Shelby a Morie.Creo que está deliberando si ir o no.

Sería una pena desperdiciar un talento como ese respondió la encargada del catering, soñadoramente.¡Oh, me encantaría tener esa voz! Morie no dijo nada. Ella pensaba en su hermano, Cort, que tenía una pasión sin esperanza por la tímida rubia, que al parecer lo odiaba. Nadie sabía por qué. Bueno, quizás Cort si lo sabía, pero él era muy hermético sobre su vida privada.

14

Es un grupo de rock y la historia de amor de su vocalista, Hank Shoeman, está en la novela “Atrapados”, Serie Hombre de Texas.

158


Así que, aquí está el menú final interrumpió Shelby sus pensamientos, mientras la lista impresa de la empresa de catering.Y por favor, asegúrate de que tenemos una gran variedad de canapés, para todos los gustos, y un montón de fruta.

Siempre lo hago le recordó Tenny con una sonrisa. Esta no era la primera vez que atendía en una de las grandes fiestas sociales de los Brannt.Conozco tus gustos, muy bien Shelby. Shelby se echó a reír.

Será una ocasión de gala. Contamos con una famosa estrella del fútbol, cuatro actores y actrices de la lista A, el presidente de una corporación de Informática/Software gigantesca, dos agentes del gobierno, y el surtido de unos cuantos mercenarios y el ex vicepresidente.

¿El vicepresidente?Le preguntó Morie, sorprendida. Él es amigo de tu padre contestó ella.Por supuesto, también lo son los mercenarios – agregó divertidamente.Le gustan las ovejas negras. Bueno, son gente interesante agregó Tenny. Su cara cambió.Sobre todo aquel hombre Grange15, que trabajaba para los Pendleton. ¡Las historias que he oído hablar de él!

Sí, él era un ex comandante de los boinas verdes confió Shelby.Y había un rumor que él en realidad condujo a un grupo un grupo de mercenarios a México, para rescatar a Gracie Pendleton, cuando fue secuestrada por aquel dictador sudamericano depuesto, Emilio Machado.

He oído hablar de él dijo Morie. Ella frunció el ceño.¿No fue algo que se dijo acerca de una conexión entre Machado y nuestro Rick Ramírez16, que trabaja como detective de homicidios en el Departamento de Policía de San Antonio?Agregó.

Si respondió Tenny, en un tono suave.Han surgido algunos documentos que lo conectan con la madre de Márquez.

15

Este personaje apareció en la novela, “Para siempre”, de la Serie Hombres de Texas. Que yo sepa, aún no tiene su novela. Bueno, las fanáticas de Diana Palmer, ya sabemos que Rick Márquez aparece en varias de sus novelas. Espero que Ricky también tenga pronto su historia de amor y que sea la mejor de todas. 16

159


Bárbara, quien es dueña de una cafetería en Jacobsville comentó Morie.Hace una comida maravillosa. Comí allí cuando visité a una amiga…

No la interrumpió Tenny suavemente.No su madre adoptiva. Su madre real.Ambas mujeres se miraron sin hablar.

Ahora no es tan interesante dijo Shelby. Y no te atrevas a repetirlo respondió Tenny.Lo he oído de alguien que conozco y confía y se supone que no debía decirlo. Pero ustedes pueden guardar un secreto sonrió, mientras miraba a Shelby a los ojos.Cómo bien sé. Sí Shelby no hizo más comentarios, dejando a su hija, preguntándose sobre esa extraña observación.

*** Daryl vino a hablar con King sobre un semental nuevo que su padre quería agregar al programa de cría, pero se detuvo el tiempo suficiente, para hablar con Morie en privado.

Me dijiste que te gustaban los rubíes le recordó. Ella se ruborizó, porque ella no había tomado realmente en serio la cosa del compromiso. Al parecer, él sí.

Daryl… Si no te gusta el diseño, lo podemos cambiar le aseguró. Él abrió el estuche de la joyería.Lo hice de esta manera, porque sé lo mucho que te gustan las rosas. Ella contuvo la respiración cuando vio los anillos. Eran los más hermosos que había visto en su vida. Parecían sangre viva con sus exquisitos ajustes de oro de dieciocho kilates. El anillo de

160


compromiso era una rosa, con sus pétalos perfilados en oro y brillantes, y el rubí sangre de paloma, más grande, estaba en el centro. El anillo de compromiso estaba salpicado de rubíes y estaba entrelazado con el anillo de matrimonio.

Toma dijo Daryl y los sacó del estuche y tomó su mano. Vaciló con una sonrisa. ¿Quieres probártelos? No hay presión en la venta. Vienen con un prometido demente, pero puedes dejarlo de lado en cualquier momento, si encuentras a alguien más merecedor. Morie lo miró a los ojos, con verdadero placer. Él la había llevado al cine y le enseñó a bailar tango, cabalgó con ella por acres y acres del enorme rancho de su padre. Había sido su amigo y hasta su confidente. A él le contó, aunque no a sus padres, toda la verdad sobre su estadía en el Rancho Real, y encontró en él, un oyente comprensivo y cariñoso. Era tan inescrutable como una almeja. Nunca diría su secreto a sus padres. Podría ser peor, pensó. Él se echó a reír, porque ella lo había dicho en voz alta.

Si, podría le aseguró. ¡Incluso, aún tengo la mayoría de mis dientes! ¿La mayoría?Le preguntó con el ceño fruncido. Tu hermano eliminó uno de ellos cuando estábamos juntos en la universidad. Ni siquiera puedo recordar porque nos peleamos. Sin embargo, dijo que ya él no podía superarme en una lucha justa, que nos iría mejor como amigos, y lo hemos sido desde entonces, todos estos años.

Sí, bueno, mi hermano tiene un problema de actitud de vez en cuando admitió ella. Cort tenía el genio vivo, como su padre lo había tenido, le había dicho Shelby, y que tendía a ser impulsivo en exceso. Pero era una buena persona. Al igual que Daryl. Ella se encogió de hombros.Más vale que me los pruebe, ya que tuviste tantos problemas, teniendo que diseñarlos para mí bromeó y le tendió la mano. Eran de un ajuste perfecto. Que complementaban con sus bellas manos y con su ligero bronceado oliva. Todo el conjunto brillaban a la luz con un millar de reflejos. El corte era exquisito.

Me encantan le confesó. 161


Él le sonrió. ¡Bien! Así que, ¿cuándo nos casamos? Morie lo miró con pánico. Mallory aún estaba en alguna parte, aunque la odiaba y la consideraba una ladrona. Debería odiarlo, pero no podía. Lo amaba. La cosa era, que si hubiera tenido dudas acerca de ella, él se habría puesto en contacto con ella. Habría llamado por teléfono, escrito, algo, cualquier cosa. Sin embargo, solo había habido silencio por parte de él. Todavía pensaba que era una ladrona. Eso la atormentaba.

Él no va a cambiar de opinión, Morena le dijo suavemente, usando su nombre completo.Los hombres como él nunca se equivocan en sus propias opiniones. Estás aferrándote a sueños. Es mejor, siempre es mejor, vivir la realidad.

Tienes razón, por supuesto le dijo en un tono apagado.Es solo que… Él se inclinó y la besó en la frente.

Un compromiso no es un matrimonio. Solo di sí. Lo anunciaremos en la venta de producción y haremos a tu padre y al mío muy felices y así se callarán, y dejarán de presionarnos a casarnos él levantó la cabeza.Y si las cosas, de alguna manera funcionan para ti y tu sospechoso ranchero, regresaré los anillos y me iré de compras a alguna parte le ofreció, firmemente.No tienes nada que perder, de verdad. Morie contuvo el aliento. Tenía sentido lo que él decía. En realidad, no estaba de acuerdo, pero estaba segura, que el futuro sería bastante oscuro, si iba a estar sola. En cierto modo, Daryl, era perfecto para ella y su padre estaría extasiado. Podría ser suficiente, para que dejara de investigar su pasado reciente y arrollador con los Kirk, y dejara atrás su venganza, si se enteraba que Mallory la había despedido. Eso por sí solo, era razón suficiente para decir sí. Daryl tenía razón en otra gran cosa, un compromiso, no era un matrimonio. Podía romperlo en cualquier momento, si quería, sin rencores. Ella tocó los anillos.Sería una lástima desaprovecharlos.

Justo lo que estaba pensando estuvo de acuerdo él. Sus ojos oscuros brillaban.

162


Está bien. Podemos comprometernos. Pero será como un trabajo de estudio añadió con firmeza.Solo eso. Él le tocó la nariz con a punta del dedo índice.

Solo eso. Te lo prometo. Su padre estaba en la luna cuando le dieron la noticia.

Gracias a Dios, que finalmente volviste a tus sentidos le dijo. Estrechó la mano de Daryl. Bienvenido a la familia. Pueden contraer matrimonio muy pronto. No estamos apurados le dijo Daryl, al notar su incomodidad.Vamos a tomarnos nuestro tiempo y llegar a conocernos mejor el uno al otro. Los ojos oscuros de King se estrecharon.¿Es necesario? ¿Por qué?

Ya, papá le dijo Morie suavemente.No presiones. Es por culpa de ese maldito ranchero de Wyoming, que te despidió, ¿no?Exigió su padre, repentinamente.¡Ese hijo de los bajos fondos de Satanás, va a encontrarse así mismo en el lado equivocado de una demanda por difamación de carácter, tan pronto como pueda saber, quien te incriminó! ¡Y la suya, no será la única cabeza que rodará cuando lo haga!

163


Capítulo 10 Morie sintió que su corazón daba una voltereta ante la cólera y la amenaza en la voz profunda de su padre.

¿Cómo supiste…?Exclamó horrorizada, porque él iba a tratar de arruinar a los Kirk. Ellos estaban en una situación financiera precaria, y él podía hacerlo.

No te compré la historia que contaste cuando volviste a casa. Te conozco respondió de manera cortante.Estabas devastada por lo sucedido. Tengo un amigo en Houston que hace algo de investigación. Vaya, vaya, de lo que me enteré agregó en voz baja, aunque sus ojos brillaban. Ella se acercó a él.

Palabras le dijo en voz baja.Todo fue solo palabras. Yo fui… ya sabes. Mallory Kirk tiene una novia celosa. Ella pensó que yo estaba demasiado cerca de él, por lo que encontró una manera de hacer que me despidieran.

Deberías haberlo hecho que te enjuiciara dijo King con vehemencia.Yo habría tenido a la rubia aspirante atada con nudos en el estrado de los testigos. Estrado de testigos. Jurado. Sus ojos se estrecharon.

¿Has hablado con el tío Danny? ¡Él me vendió! King se veía incómodo.

Danny no dijo nada. Él solo hizo algunos extraños comentarios y comencé a sospechar acerca de que porque de repente dejaste un trabajo, que según le dijiste, te encantaba.

Así que contrataste un detective privado dijo con resignación.Oye, papá, no importa. Me voy a casar con Daryl. Nadie me conoce en Wyoming. ¿A quién le importa los chismes que hablan

164


acerca de por qué me fui del rancho?

A mí me importa le dijo rotundo.Tú eres mi niña. Fuiste acusada de un delito. Y ahora hay otro delito, por el cual pueden tratar de culparte.

¿Perdón?Preguntó y sintió que su estómago dio un vuelco. El huevo con incrustaciones de joyas invaluable, fue robado de la casa, y se sustituyó por una copia barata, que pasó desapercibida, hasta hace unos días le dijo King, con frialdad.Si ellos piensan que les robaste en primer lugar, pueden venir en pos de ti y acusarte, ahora que ha desaparecido de verdad. Se sentía enferma.

Vi a Mallory Kirk, yendo hacia la casa con el huevo, justo después que me dijo que dejara el rancho.

Si, bueno, alguien se lo llevó poco después. Yo ya había dejado Wyoming protestó ella. Podrían decir que te lo llevaste contigo replicó él. Podrían decir que los dejaste, cuando encontraron el huevo en tu mochila, porque ya tenías oculto el verdadero. Esto es una confrontación inquietante. Él podría decir, que no se dio cuenta que era una copia, debido a una alteración emocional. Ella se sentó en el brazo del sofá, su expresión era tensa y preocupada.

No voy a dejar que mi hija sea etiquetada como una ladrona dijo fríamente.Tu nombre va a ser limpiado, y no me importa quien salga lastimado. Las personas que roban deben ser capturadas, Morena. Deberías haberlos hecho llamar a la ley y que te procesaran.

Eso es lo que Joe Bascomb hizo dijo con amargura.Y fue declarado culpable de un asesinato, cuando él era inocente.

¿De verdad?Le preguntó King, con los ojos entrecerrados.Danny cree que puede haber 165


más en esa historia de la que tú eres consciente. Él mismo llamó a los detectives privados en primer lugar, para comprobar a ese amigo tuyo, Bascomb, porque tú le pediste ayuda, para conseguirle al hombre un abogado. En el proceso, se enteraron del robo del huevo con piedras preciosas. Morie se sentía aún más terrible. Seguramente no podía ser peor. ¿O sí? Dio un largo suspiro.

Bueno, tienes razón. Pero, ¿puedes esperar hasta después de la venta de producción?Le preguntó ella con suavidad.No vamos a echarlo todo a perder con un montón de problemas legales. Mamá ha trabajado tan duro. King hizo una mueca. Sabía lo duro que Shelby había trabajado. Ella era el centro de todo eso, de muchas maneras.

Está bien estuvo de acuerdo, después de un minuto.Será solo por unos pocos días. Pero después añadió con hielo en su tono vamos a poner las cosas directamente en Wyoming. Ella asintió. No esperaba ese día con impaciencia. Mallory Kirk, se llevaría una sorpresa enorme, y una que no iba a disfrutar. Su padre se lo iba a servir para el desayuno. Morie estudió a su padre, mientras éste hablaba con Daryl. En otras circunstancias, le habría gustado Mallory. Ellos eran muy similares en algunos aspectos. ¿Y no había su padre sospechado de Shelby, pensando que era una oportunista durante su tormentosa relación? Él realmente, no tenía mucho margen para hablar. Claro, que eso, ella no se lo iba a decir. El tío Danny y su vivaz esposa, vinieron con sus hijos, y su ama de llaves/cocinera, para permanecer durante la venta de la producción. Morie y Daryl llevaban a los niños a montar y a ver películas, para mantenerlos ocupados, mientras los adultos lo organizaban todo para la venta. La casa era enorme, y las adiciones se habían construido mientras los niños estaban en la escuela, para que ellos tuvieran zonas de ocio para sus amigos. Había un salón de baile inmenso, una piscina cubierta, una cancha de tenis, varios establos y un granero para los toros de King. Era un rancho de lujo. Tenían seis Jaguars, dos sedan, dos convertibles y dos autos deportivos antiguos, adornando el garaje. Cort y Morie, eran los propietarios de los convertibles, a pesar de que le había tomado mucho tiempo para convencer a King, de que eran seguros, como la mayoría de los otros autos. El sábado por la mañana, en que se iniciaba la venta de producción llegó con tal rapidez que Morie, no la había anticipado. El pequeño aeropuerto al sur del rancho, se mantuvo ocupado con los

166


jets privados que aterrizaban, recargaban combustible y partían de nuevo. Morie estaba fascinada con la lista de invitados. Vio como la gente famosa se paseaba por las instalaciones, llena de asombro, deslumbrada.

Deja de hacer eso se burló Daryl, sosteniendo su mano.Ya los has visto antes. Si, en la televisión le aseguró.Papá nunca había tirado toda la carne a la parrilla, como en esta venta de producción.

Él está haciendo una declaración dijo Daryl, en un tono extraño. Morie frunció el ceño. ¿Perdón? Él suspiró.No importa sonrió.¡Una carrera hasta el establo de venta!

No puedo objetó.Tengo que ayudar en la cocina, haciendo canapés. Incluso, con toda la gente que hay para ayudar, como la tía Edie y Safie y las empresas de catering, es una necesidad, que se haga todo a tiempo, para la fiesta de esta noche. Mientras todos los ganaderos de visita están babeando por los toros de cría de papá, y las mujeres están rechinando los dientes, tratando de proporcionar la comida suficiente. Y eso no incluye el asado, que se está ofreciendo en las tiendas de almuerzo añadió, indicando la fila de tiendas de campaña y los smokers17 que iban a toda velocidad, para proveer el asado.¡Al menos, los vaqueros manejan eso por nosotros! Gracias a Dios, tenemos al viejo Rafe, que dejó su retiro el tiempo suficiente, para hacer sus famosas galletas holandesas, por las cuales es conocido. Sin mencionar su famoso asado de carne.

Valdrá la pena, si tu padre vende suficientes toros dijo Daryl. Ella de pronto, pensó en algo.

Daryl, tú tienes participación en una compañía de petróleo. ¿Haces fracking? Él la miró.

17

Es un tipo de parrilla, que además de ser un horno es un ahumador. Pero la función principal que caracteriza a estos aparatos es la posibilidad de ahumar los alimentos, es decir, añadir la esencia o perfume de la madera elegida para las carnes.

167


No. Nosotros perforamos mar adentro, y tenemos unas pocas plataformas creadas en Oklahoma, pero somos muy cuidadosos en proceso de perforación y tenemos rígidas medidas de seguridad en el lugar. De hecho, tenemos un maravilloso registro de seguridad.

No fue mi intención ofender dijo rápidamente.Pero me preguntaba si conocías alguna empresa que haga fracking en Wyoming. Sé de una que lo está intentando dijo él.Un hombre llamado Cardman, es el propietario. Él ha sido demandado en dos estados por procedimientos flojos de seguridad; si el fracking no es hecho correctamente, contamina la capa freática local. Verás, se inyecta agua y productos químicos a alta presión dentro del suelo, lo que fractura la roca de esquisto, y eso libera el petróleo y el gas. La verdad es que no es muy popular en estos momentos. Incluso, se hizo un documental acerca de los peligros que esto provoca. Esa es una de las razones, porque no invertimos en ello.

Cardman musitó ella. Es un personaje turbio afirmó él.Es conocido por comprar áreas de matorrales a propietarios inocentes y luego comienza las operaciones en ella. Varias personas lo han demandado. Él solo se traslada a otro estado y sigue adelante.

Es una vergüenza. Lo es. Se lo mencionó a su madre cuando estaban cargando la bandeja de plata con hors d’oeuvres18, para la noche, justo antes de que los invitados se congregaran en el salón de baile.

Fracking reflexionó su madre. ¡Qué repugnante operación! Sé que necesitamos el petróleo. Nadie quiere vivir en chozas y caminar cincuenta kilómetros hasta la ciudad declaró Morie.Pero hay una manera segura de extraer el petróleo, y luego está la fractura por inyección a alta velocidad. Esa mujer de la que te hablé, intentó que Mallory le vendiera a

18

Es un aperitivo de comida ligera, que se toma para abrir el apetito, antes de la comida principal del mediodía o de la cena. Consiste en dos bocadillos, una copa de vino tinto y un Martini blanco.

168


su amigo, unas zonas de matorrales de su propiedad. Ella no dijo para qué, pero ahora tengo curiosidad.

Deberías hablar con tu tío Danny. Él conoce a los Kirk. Si, podría hacer eso. Shelby tocó la mejilla de su hija. El rasguño se había curado, y la suave piel aterciopelada y sin mancha, ya estaba igual que antes.

Cariño, ¿crees que realmente te vas a casar con Daryl? Papá quiere que lo haga. ¿Pero qué es lo que quieres hacer tú, Morena? Sus ojos oscuros estaban tristes.

Quiero casarme por amor respondió ella.Pero cuando el amor no se devuelve, quizás lo mejor es conformarse con alguien honesto y amable, que realmente te gusta. Daryl es una persona maravillosa.

Si, lo es. Pero si no lo amas, y él no te ama, los dos se están engañando su rostro era solemne. Me casé por amor. Y nunca lo he lamentado. Ni una sola vez. Has tenido suerte le dijo Morie con una sonrisa.  Eventualmente, la tuve rió Shelby. Oh, si hubieras conocido a tu padre como solía serella rodó sus ojos. ¡Fue como domesticar a un lobo! ¿Fue?Se rió Morie. Era peor. Era un oso pardo ella frunció sus labios perfectos.Tu Mallory Kirk, suena igual que tu padre. Ellos se darían de cabezazos al principio, pero luego serían amigos.

169


El riesgo fue una buena cosa señaló Morie. No lo sé. La vida es divertida dijo Shelby.Nunca sabrás las sorpresas que tiene reservadas para ti. Quince minutos después, Morie tuvo razones para recordar, aquella extraña declaración de su madre. Mallory Kirk entró por la puerta con Gelly Bruner. Morie de pie junto a Daryl, los vio entrar con ojos fríos. Su corazón cortando círculos en su pecho, pero trataba de actuar normalmente. Con su exquisito vestido de alta costura color blanco con finas tiras de borde dorados, y su largo pelo en un elegante peinado levantado y goteando diamantes, ella era la personificación de la debutante rica. Gelly estaba vestida a la moda del año anterior, de nuevo, un vestido negro que era pasable, pero nada como para comentarlo. Mallory, en traje, estaba impresionante, incluso si no tuviera el look de una estrella de cine. Su cuerpo alto y en forma, estaba hecho para usar trajes. Lucía muy elegante, pero sombrío. Morie vio a su padre moviéndose hacia Mallory con un nudo en el estómago.

Usted debe ser Kingston Brannt dijo Mallory, extendiendo su mano. Soy Mallory Kirk. Mis hermanos y yo tenemos un rancho en Wyoming. Vine a buscar uno de esos toros de cría, que he leído mucho sobre ellos en revistas. King no extendió su mano. Él miró al hombre con sus ojos negros, y su mirada podría haber cortado diamantes.

Ya sé quién eres. Mallory parecía perplejo.Esta es mi amiga, Gelly Bruner.

Señor Brannt, he oído mucho de usted ronroneó. King ni siquiera la miraba.

Nunca había visto tanta gente famosa exclamó Gelly. ¡Usted debe conocer a la gente más 170


rica de la tierra!

Son amigos, señorita Brunerdijo King con sequedad.No los elijo por sus cuentas bancarias.

Por supuesto que no dijo ella rápidamente. Hola, aquí dijo Danny Brannt a Mallory, y le dio la mano. ¿Cómo están tus hermanos? Trabajando como de costumbre. Me alegro de verte de nuevo. Lo mismo digo él miró a su hermano, que estaba en plena ebullición.Siempre estamos contentos de tener visitas de ganaderos amigos.

No podría superar esta decoración dijo Gelly entusiasmada.¡Me encantaría saber donde encontraron tantas rosas antiguas!

Oh, eso se debe a mi sobrina. Es loca por ellas le dijo Danny con facilidad.Su prometido le dio un juego de anillos de compromiso con el diseño de rosas. ¡Ahí está! Ven aquí, cariño. Él se estaba comportando como un gato entre palomas, y sonreía. King estaba irritado que su hermano le hubiera robado el momento, porque él tenía algo más en mente, para la introducción. Morie se aferró a la mano grande de Daryl, cuando se unió a ellos.

Esta es mi sobrina Morena la presentó Danny.Y su prometido, Daryl Coleman. Es el presidente de una corporación petrolera. Morena levantó la cabeza con orgullo. Ella era consciente de la cara de repente blanca de Gelly y de la quietud de Mallory, cuando él se dio cuenta quien era.

Si, mi hija trabajó para usted por varias semanas, creo dijo King, con una voz que prometía represalias.Y se le permitió marchar en lugar de ser procesada por robo. Tal vez le interese saber que he tenido a un detective privado para investigar esas acusaciones. Y le aseguro gruñó las contraacusaciones se enviarán en breve. ¡Nadie acusa mi hija de ser una condenada ladrona!

171


Mallory la miraba con la boca abierta. Esta elegante mujer, vestida de alta costura, que vivía en el lujo, que estaba comprometida para casarse, era la misma vaquera harapienta que había convertido su vida al revés, y que se había ido de su rancho, bajo sospechas.

Vaya… vaya, qué sorpresa logró decir Gelly, con una sonrisa nerviosa. ¿No es así?Le dijo Morie.Por cierto, señorita Bruner, ese amigo suyo que quería comprar la zona de matorrales del rancho, no sería Cardman, por casualidad, ¿verdad? Porque Daryl tiene algunas cosas muy interesantes que decir acerca de su pasado y las demandas que él está enfrentando en varios estados, por las prácticas de perforación inseguras.

Fue Cardman le dijo Mallory, y miró fijamente a Gelly. Había tenido demasiadas sorpresas para una noche.

Deberías venderle la tierra le aconsejó Morie con una bonita sonrisa.Así, cuando quieras ver fuegos artificiales, todo lo que tienes que hacer, es prender un fósforo en tu agua. Él la miró airadamente.Tú mentiste dijo él con un tono áspero.

Bueno, los ladrones mienten, ¿no?Le disparó ella. Mallory la miró incómodo.

Mi hija no es una ladrona le dijo King a Mallory con los ojos brillantes.Ella no tiene necesidad de robar. Entiendo que es un huevo invaluable y que se perdió desde su rancho. Por lo que creo mi hija está involucrada en el caso, y por eso es que he contratado a Dane Lassiter de Houston, para que investigue para mí.

Cane lo contrató para que investigara para nosotros le dijo Mallory. Y no creo que Morie lo haya tomado añadió sin mirarla a los ojos. Me lo robaron después que ella se fue del rancho. Que amable de tu parte que me sacaras de la lista de sospechosos le dijo ella.Un par de semanas tarde, por supuesto ella estaba mirando a Gelly, que estaba pálida e inestable sobre sus pies. Quizás en el futuro, sea más cuidadosa a la hora de acusar a alguien de robo, señorita Bruner. Esto 172


parecer haber sido contraproducente para usted.

No me propuse inculpar a nadie murmuró Gelly. Se apretó a Mallory. ¿Podemos irnos? ¡No voy a ser acosada de esta manera!

No le importó acosarme, por lo que recuerdo le dijo Morie.O al pobre vaquero que fue despedido por un taladro que desapareció y que convenientemente luego apareció en su mochila.

¡Tenemos que irnos! Le dijo Gelly a Mallory. Sonaba histérica. Si usted tiene alguna participación en los cargos en contra de mi hija, señorita Brunercontinuó King, mirando directamente a Gelly haré que mis abogados la claven a una pared. Esa es una promesa. ¡Si usted tiene un esqueleto en su armario, le prometo que lo verá en el noticiero de la tarde! Gelly se soltó del brazo de Mallory y literalmente corrió hacia la puerta principal.

En cuanto a usted le dijo King a Mallory en la historia de este rancho, nunca he tenido que escoltar a nadie fuera de la propiedad. Pero si usted y su “amiga” no se han ido dentro de la hora, le juro por Dios, que tendrá la escolta del sheriff local personalmente hacia al aeropuerto. Mallory suspiró profundamente. Miró a Morie, tan hermosa en su vestido, con su rostro tenso y los ojos duros. Ella se aferraba a ese condenado hombre guapo, su prometido, y parecía que la hacía feliz, no volver a verlo nunca, mientras viviera. Y él, que se estaba muriendo por ella. La había extrañado tanto, la deseaba tanto y se culpó así mismo por su condición. Él la había imaginado harapienta y pobre, en algún refugio, porque no podía encontrar otro trabajo. Y aquí estaba, devuelta a una mansión, rodeada por la riqueza, mimada por su padre, ¡el ganadero más rico de Texas! Él había sido engañado por Gelly. Morie lo odiaba. Su padre lo odiaba. Nunca conseguiría olvidar esto. Había actuado como un estúpido, como un juez, y estaba recibiendo solo lo que se merecía. Morie había querido amarlo, y él la había despreciado de vuelta. Ahora, ella estaba comprometida con otro hombre, a punto de casarse y formar una familia. Él volvería a Wyoming, solo para reflexionar sobre su idiotez y afrontar un futuro en soledad.

173


Mallory se metió sus grandes manos en los bolsillos.

Bueno, si tuviera cicuta, supongo que la bebería ahora dijo. Danny ahogó una risa. A nadie más le hizo gracia. King lo miraba con ganas de asesinarlo. Morie estaba impasible, en la superficie, por lo menos. En medio de la confrontación, llegó Shelby. Ella levantó la ceja ante el cuadro que presentaban todos.

Dios mío, ¿estamos organizando un asesinato?Dijo ella. Mallory la miró, reconociéndola.Conozco su cara dijo suavemente. Ella sonrió.

Fui modelo profesional hasta que me casé con King dijo, deslizando su mano en el brazo de King.

Su madre era María Kane, la actriz continuó Mallory. Ella asintió.He estado viendo sus viejas películas en la televisión nocturna comentó él. Miró a Morie. Ahora sé porque nos parecías tan familiar. Ella se parece a mi madre le dijo Shelby. ¿Señor…?

Kirk. Mallory Kirk. La sonrisa desapareció del rostro de Shelby, inmediatamente. Sus ojos negros comenzaron a brillar. Mallory suspiró.

No hay necesidad de nuevas presentaciones asintió y bajó la mirada hacia Morie.Pero que conste, que nadie pensó que tú tomaste el maldito huevo. No tuviste oportunidad. En cuanto a la acusación que hice, me disculpo. He estado ciego, sordo, mudo y tonto, como mis hermanos me han recordado en cada oportunidad, desde que te fuiste. Creo que me dieron una patada en la cabeza, para convencerme él se encogió de hombros.No necesito un mapa de ruta, para ver la dirección en la

174


que tengo que buscar al ladrón su rostro se volvió duro.Realmente lo siento le dijo a los Brannt.

Ella fue una de las empleadas más trabajadoras que hemos tenido. Nunca se quejó, nunca protestó y nunca pidió concesiones o un trato especial, y tomó riesgos que nunca debí dejar que tomara, si hubiera sabido de ellos. Morie no habló. Estaba enferma del corazón. Ya era muy tarde. Demasiado tarde.

¿Qué riesgos? Le preguntó King con frialdad. Por un lado, un enfrentamiento con un asesino prófugo, que es amigo de mi hermano Tank Respondió él. Él no es culpable dijo Morie a la defensiva.Estoy segura de ello. Y yo estoy seguro de que lo es dijo Mallory. Tank le tiene aprecio y no atiende razonesmiró con ironía a King, que seguía hirviendo.Es un rasgo de carácter familiar, me temo. Pero el hecho, es que Joe Bascomb, tiene un carácter atroz y una vez golpeó a una mula, casi hasta matarla. Cualquier hombre que trate al ganado así, también lo hará con un hombre.

Nadie trata a los animales de esa manera, aquí dijo King. En mi rancho, tampoco coincidió Mallory. Deberías dejar que se quede le dijo Danny a King. King sonrió. No era una sonrisa bonita.No le va a gustar estar aquí. Mallory miró la cara un poco dura de Morie, y sintió un lugar frío y hueco en su interior.

Deberías acabar de decirme que hacías en mi rancho le dijo a Morie. Quería aprender el trabajo del rancho, y él indicó con la cabeza hacia su padre no me dejaba hacerlo.

Fuiste criada para ser una dama le dijo King con sequedad no una vaquera. 175


¡No tenías que levantar los pesados postes de las vallas! Dijo Mallory con vehemencia. No le grite a mi hija le dijo King con enojo. Su hija fue una idiota disparó Mallory de vuelta.Ella pudo haber arruinado su salud. ¡Pensé que era lo que pretendía ser, una pobre chica con mala suerte, que necesitaba desesperadamente un trabajo!

Yo tenía necesidad de un trabajo le dijo Morie, defensivamente.¡Estoy enferma y cansada, de que los hombres quieran lo que mi padre tiene, en lugar de lo que soy! Mallory miró a Daryl. Daryl le sonrió.

Número equivocado le dijo.Mis padres están en la lista Fortune 50019, y tengo mi propio negocio, muy exitoso, además. No necesito casarme por dinero.

Él tenía el mismo problema respondió Morie.Es por eso que nos vamos a casar. No es cierto dijo Daryl. Ella lo miró boquiabierta. ¿No lo es?

Ella se casa conmigo, porque puedo bailar el tango dijo Daryl, y le sonrió. Morie se movió inquieta.

Bueno, la mayoría de los hombres no saben bailar y miró fijamente a su padre. Tu madre no se casó conmigo por mis habilidades de baile.

19

Es una lista publicada en forma anual, por la revista Fortune, listando las 500 mayores empresas estadounidenses de capital abierto a cualquier inversor, (es decir no solo empresas cotizadas) según su volumen de ventas.

176


Lo que fue muy bueno estuvo de acuerdo Shelby, y se enderezó un poco. Ella miró por encima del hombro de Mallory.Creo que su amiga le está haciendo señas a usted. Él se dio la vuelta. Gelly estaba haciendo movimientos frenéticos desde la puerta.

Solo tiene miedo de ser arrestada antes de poder tomar un avión dijo Morie, con una agradable sonrisa.Y eso podría ser verdad dijo, ya sin sonreír. Mallory se sentía como un insecto bajo la lupa. Sabía que no iba a tener la oportunidad de ganarse los corazones aquí, en esa atmósfera. Tendría que volver a casa y hacer todo lo posible para reparar el daño. Morie se iba a casar con ese chico guapo, ¿no es así? No, si podía evitarlo.

No te cases con él le dijo con firmeza, señalando a Daryl. Bueno, tú no sabes bailar tango le dijo con amargura. ¿Cómo lo sabes? Él no se quedará el tiempo suficiente para demostrar sus habilidades de baile dijo King con impaciencia.

Me voy dijo Mallory, dándose la vuelta. Pero vaciló.Todos cometemos errores. Es por eso que ponen gomas de borrar en los lápices.

Algunos de nosotros cometemos errores más grandes que otros respondió Morie.Voy a admitir que no debería haber aceptado el trabajo sin decirte la verdad. Pero tú, deberías haberme dado el beneficio de la duda agregó fríamente.

Dadas las circunstancias, eso no parecía posible. No con tu novia suplantando la evidencia y dejando que tú la vieras le respondió secamente Morie.

No es mi novia le dijo Mallory. Ya no y miró directamente a los ojos a Morie, haciéndola estremecer.

177


Me voy a casar le informó Morie, con una sonrisa tensa.Así que no me mires para que la sustituya.

Ni pensarlo dijo Mallory, con una mirada ceñuda a Kingston Brannt.Que me aspen si me casara con cualquiera que pertenezca a esta familia. ¡Eso va doble por mi hija!Le espetó King. Mallory miró a Shelby y sacudió la cabeza.Usted debe ser una dama muy valiente.

¿Por qué me casé con él? Dijo Shelby con una sonrisa.No es tan malo, una vez que lo conoces.

¿Se está marchando ya?Le dijo King. Supongo que sí coincidió Mallory. Miró a Morie de nuevo, con su orgullo ya débil y obvio arrepentimiento.¿No te gustaría oír mi lado de la versión? Claro le dijo ella.Igual como tú oíste el mío. Él pasó la mirada de un familiar a otro, se volvió y caminó lentamente. Gelly lo agarró del brazo en la puerta y empezó a hablar antes incluso de llegar a ella. Sin embargo, Mallory, no estaba escuchando.

*** Bueno, puedo ver por qué tuviste que salir de Wyoming le dijo Shelby, después que los invitados se habían ido a casa y estaban sentadas en la cama de Morie.

Él es un dolor de cabeza dijo Morie. ¿Pero viste la cara de Gelly, cuando se dio cuenta de quién era yo?Musitó.Eso le hizo mucho bien a mi corazón. Probablemente se dio cuenta de la cantidad de problemas que va a tener dijo Shelby. Ella 178


estudió la cara de su hija.De verdad amas a ese hombre, ¿no es así? Morie se cerró como una flor al atardecer.

Pensé que lo hacía contestó.Pero si él va a tomar la palabra de alguien más, por mi carácter, entonces no me conoce. Y no quiere conocerme. Es feliz viviendo como un soltero, junto a sus hermanos. Puede ser. Viví de sueños dijo Morie, tocando el caro edredón.Pensé que estaba empezando a conocerme y a disfrutar de ello, como yo. Pensé que me quería. Y todo el tiempo, él estuvo jugando.

¿Por qué haría eso? Se preguntó en voz alta Shelby.No parece un hombre frívolo. Morie parpadeó.No lo es.

Tal vez ha sido perseguido por su riqueza, también. Todavía está siendo perseguido por ella, ¿o no notaste a Gelly?Se rió Morie. Una mujer con un ojo puesto en la oportunidad, y con bastante sangre fría, si me preguntas  agregó Shelby.

Incluso sus hermanos sospecharon que ella me tendió una trampa, pero Mallory, no quiso escuchar. ¡Es obstinado como un toro!

Al igual que tu padre, cariño. Supongo que sí. No debes casarte con Daryl, cuando todavía estás enamorada de otro hombre le dijo Shelby abruptamente.No es justo para ninguno de ellos. Morie no respondió. Se estaba acordando del shock en la cara de Mallory cuando la vio en su

179


hermoso vestido, y de la mano de Daryl. Había sido dulce la venganza. Pero había un paso largo de esto al perdón.

¿Cómo podría confiar en él?Se preguntó en voz alta Morie.¿Quién dice que no haría lo mismo otra vez? Shelby besó su mejilla.

El amor requiere confianza. Ahora me voy a la cama. Vamos a hablar un poco más de esto, mañana, ¿de acuerdo? Estoy muy cansada.

Sé que lo estás. Todo salió perfectamente. Bueno, excepto por Mallory, que vino y echó a perder la noche.

Él se mantuvo firme en contra de tu padre, lo sabes murmuró secamente, Shelby.Eso no es fácil. La mayoría de los hombres tienen miedo de él. Y Mallory, no se lo tuvo. Morie se había dado cuenta de eso. La hizo sentir muy orgullosa. Pero no se lo iba a decir.

Que duermas bien le dijo a su madre y la abrazó con fuerza. Shelby la besó en el pelo. Tú también, mi amor. Buenas noches.

180


Capítulo 11 Tú no puedes creerles a ellos – exclamó Gelly, histérica. ¡Ella es rica, así que me pueden acusar de cualquier cosa y no puedo defenderme! Él miró a Gelly, sentada a su lado en el avión de la empresa.

¿No estabas tú al otro extremo de ese argumento? Ella frunció el ceño.

Ella robó el huevo. Sé que lo hizo. ¡Tú lo viste en su mochila! Lo hice, ¿verdad? él todavía se estaba pateando mentalmente, por creer a Morie culpable, en primer lugar.

Yo no lo puse ahí. ¡Lo juro! Ellos han contratado a un detective privado. También lo han hecho mis hermanos. El mismo detective, como que esto es una coincidencia, ¿no?Murmuró. Gelly se movió inquieta en su asiento. Esto estaba tomando otro cariz, para su comodidad. No podría aguantar una comprobación cuidadosa.

¡Los voy a demandar por invasión a la privacidad! Gelly, el detective se encuentra investigando el robo de un huevo, que es una joya invaluable, para nosotros le recordó. ¿Cómo involucra eso tu privacidad? Ella se aclaró la garganta.

Lo siento dijo con una sonrisa forzada.No estaba pensando con claridad. Estoy muy 181


molesta. ¡Su padre es detestable!

Él la ama, por eso es tan protector. Yo actuaría igual de esa manera sobre mis propios hijos. Gelly se acurrucó junto a él.

¿No te gustaría tener una familia? A mí me gustaría. Podríamos casarnos de inmediato. Podríamos, pero no vamos a hacerlo. Pero yo te gusto, ¿no? Él vio sus ojos, como cajas registradoras, frías como el hielo, y se dio cuenta de que nunca había visto a Gelly, como realmente era hasta ahora. Había resultado casi una tragedia, al abrir los ojos a la verdadera naturaleza de Gelly.

De verdad, quieres ser rica, ¿no? Ella lo miró boquiabierta. ¿Y quién, no?

Hay cosas más importantes que el dinero. Gelly sonrió con frialdad. Por supuesto que lo hay, si lo tienes.

Quiero saber más, acerca de ese amigo tuyo, Cardman le dijo él de pronto. Ella miraba a su alrededor sin cesar.

Él es solo alguien que conozco. Está pasando por una mala racha. ¿Será a causa de las demandas? Gelly se aclaro la garganta.

Creo que voy a tratar de tener una pequeña siesta le dijo con una sonrisa ensayada.He 182


tenido una noche muy molesta. ¿No te importa?

Para nada. Ella se acurrucó en su asiento, apoyando su cabeza en su propio brazo. Mallory se levantó y fue a sentarse en el asiento delantero, donde tenía acceso a un ordenador portátil. La abrió y empezó a hacer algo de investigación por su cuenta.

*** Cuando él llegó a casa, sus hermanos estaban en el living, tomando café y viendo las noticias, antes de acostarse. Se miraron con curiosidad.

Estás de vuelta muy pronto le dijo Tank.Pensé que el plan era volar de vuelta mañana. Hubo una sorpresa inesperada. Ambos levantaron las cejas. Mallory metió ambas manos en los bolsillos de los pantalones de su traje y los miró.

Kingston Brannt, tiene una hija. ¿Ah, sí?Dijo Cane, con una sonrisa maliciosa. Ahh, ¿y te fijaste en ella? Agregó Tank. Fue difícil no hacerlo le espetó Mallory.Trabajó para nosotros durante varias semanas. Las caras de sus hermanos parecían sorprendidas.

¿Morie? Le preguntó Cane. ¿Ella es la hija de ese Brannt? 183


Te dije que el nombre no era una coincidencia, ¿no?Reflexionó Tank.Ella tenía calidad y buena educación.

¿Qué demonios estaba haciendo trabajando por un salario? Quiso saber Cane. Se cansó de los hombres que quieren casarse con ella por su dinero Le dijo Mallory lacónicamente.

Puedo entender eso estuvo de acuerdo Tank. Así que se encontró un hombre muy adinerado y ahora está comprometida con él continuó Mallory, en un tono apagado.Es un hombre guapo. Su padre está en la lista Fortune 500. No es cazafortunas. Y a su padre, le gusta. Fue el énfasis en la última frase, lo que les llamó la atención.

Asumo, que tú no le gustaste a King le dijo Cane. Ni en sueños. Acusé a su hija de robo y la despedí dijo Mallory, pesadamente. Se quitó la chaqueta, se aflojó la corbata y se dejó caer en su sillón reclinable.Debo haber estado ciego, para pensar que ella nos robó.

Tuviste a Gelly, que te ayudó a pensar eso le dijo con amargura, Cane. Gelly estaba medio histérica cuando nos fuimos confidenció Mallory.El padre de Morie contrató un detective privado miró a Cane.El mismo que tú contrataste, Dane Lassiter. Cuando él lo mencionó, Gelly casi se desmaya. Y hay algo más. Ese amigo suyo, Cardman, el que quería comprar nuestra tierra, está en el negocio del petróleo. Él usa el proceso de fractura con los pozos de inyección, para extraer el petróleo. Está siendo demandado en varios estados, por el trabajo descuidado, que da lugar a la contaminación de las aguas subterráneas.

Me parece recordar que tú estabas a favor de venderle la tierra le dijo Tank. Adelante, sáquenmelo en cara. He sido un completo idiota se quejó Mallory.No hay 184


necesidad de ser tímidos con los comentarios.

Cualquiera puede ser engañado por una mujer le dijo Cane, con amargura. Excepto yo dijo Tank, con una sonrisa. Nadie dijo nada, porque no era cierto. Solía usar un radar a prueba de fallos a la hora de tratarse de mujeres. De hecho, él había sido el primero en sospechar que Gelly no era lo que parecía ser. Pero su propio registro estaba mancillado desde su último romance fallido.

¿Qué pasa con Morie? Le preguntó Cane. ¿Qué pasa con ella? Le devolvió Mallory, beligerante. No nos trates de tontos… nosotros somos tu familia le dijo Tank.Era obvio que sentías algo por ella, aún cuando luchaste con dientes y uñas. Los ojos oscuros de Mallory, se estrecharon.

Tal vez lo hice. Pero yo no me voy a casar con nadie que pertenezca a la familia de King Brannt.

Ooooh murmuró secamente Tank. Venenoso. Absolutamente coincidió Cane. ¡Es terco e intransigente, ácido de lengua, confrontacional, de mal genio y tiene los modales de un alce rabioso!

Así que le gustaste, entonces dijo Cane, asintiendo y sonriendo. Nunca he visto un alce rabioso comentó Tank. Yo que tú, volaría a Texas. Ahí podrías ver uno por ti mismo murmuró Mallory.

185


Dale crédito al hombre, debía estar a la ofensiva, porque su única hija, fue acusada de robo. Y por lo que he oído, nadie tiene un temperamento igual al de King Brannt.

Entiendo que no llegaste a conocer a Cort en la fiesta, ¿no? Dijo Cane. Mallory frunció el ceño. ¿Quién es Cort?

Su hermano mayor. Si piensas que King tiene temperamento, es que no has visto nada dijo Cane, arrastrando las palabras.Un ganadero hizo un comentario desagradable acerca de sus prácticas de conservación, que a él no le gustó y tiró al hombre a través de un antiguo biombo en un restaurante. La policía vino, y se realizaron los arrestos. Cort se echó a reír. El ganadero estaba vendiendo supuestamente, ganado de raza pura, con líneas de sangre que no eran, por así decirlo, de lo más pura. Cort expuso esto en la audiencia. Los cargos fueron retirados, muy rápidamente, y el ganadero hizo un acto de desaparición. Me han dicho que todavía lo andan buscando.

Cualquier ganadero que se precie, puede detectar un buen toro solo por su conformación se burló Tank.

Si, bueno, el ganadero estaba vendiendo sus acciones a un recién llegado del este, que acababa de comprar un rancho y fue a la compra de toros para su nueva manada. Se puso furioso cuando se enteró de lo que había perdido.

Qué Dios nos ayude exclamó Tank. Así que el perpetrador saltó y dejó a su paloma en la estacada. Trágico.

¿Perpetrador? Sigues hablando como un hombre de la ley le señaló Cane. Tank se encogió de hombros. Era doloroso recordar cómo había recibido un disparo durante un incidente en la frontera. Sin embargo, se estaba haciendo cada vez más fácil vivir con ello.

Lo siento dijo Cane suavemente.No estaba tratando de traer malos recuerdos. A veces, se me olvida. Tank sonrió. Yo también lo olvido. No hay problema.

186


Mallory estaba escuchando, pero no hizo comentarios. Recordaba a Morie en su hermoso vestido, su pelo negro en un elegante peinado, sus cremosos hombros a la vista. Recordaba a ese tipo atractivo, que la tomaba de la cintura, y él sentía como su ira iba en aumento, ante esa imagen. Ella habría sido suya, si él la hubiera querido. La había besado, abrazado y tocado. Ella era inocente. ¿Lo era aún? ¿O se había ido corriendo a la cama con ese playboy, llena de dolor y angustia por su rechazo y desconfianza?

Maldito niño bonito murmuró para sí mismo, Mallory. ¿Perdón? Dijo Cane. El prometido de Morie dijo con frialdad. Estoy seguro que a ella solo le gusta porque él es guapo dijo Tank con una mirada irónica a su hermano.

Puedes decirlo le dijo Mallory, irritado.Ustedes dos consiguieron los rasgos de la familia. Yo me parezco a nuestro abuelo, que Dios me ayude. El aspecto de su cara parecía incendiada y que alguien se la había atravesado con un hacha. Ambos prácticamente rodaban por el suelo riendo.

Bueno, todavía estamos atascados con las demandas acumuladas dijo Mallory pesadamente. Brannt nos va a demandar por difamación. No lo hará respondió Cane con facilidad.Morie no lo dejaría. Ella tiene un corazón. Uno grande coincidió Tank.Es tan inocente como Joe Bascomb. Cane se quedó en silencio. Mallory lo miró con atención.

Eres leal con tus amigos. Ese es uno de tus mejores rasgos. Pero Joe golpeó a una mula de su padre, hasta casi matarla. ¿Has olvidado eso?

Joe dijo que fue su padre respondió Tank, tenso. 187


Hubo testigos, Tank le dijo Mallory, suavemente.Su madre fue llevada a urgencias, casi al mismo tiempo, con un brazo fracturado. La conversación consistió en que ella trató de parar a Joe de golpear a la mula y él la golpeó a ella con un fierro.

Ella dijo que se cayó respondió Tank, obstinadamente. No quieres oír estas cosas, pero tú sabes que Joe salió del ejército por un trastorno mental le recordó Cane.Él atacó a dos hombres en su cuartel, por burlarse de él, porque no podía escribir bien. Y puso a uno de ellos en el hospital.

Todo eso puede ser cierto, pero aún así, puede ser inocente de causar deliberadamente la muerte del hombre que estaba golpeando a Laura Teasley.

Lo sé dijo Cane.Pero hay un patrón de comportamiento violento que se remonta desde hace largo tiempo. Eso salió en el juicio. Además de eso, Laura declaró que Joe ya tenía un resentimiento contra la víctima, por un trabajo de herrería que él hizo y no fue pagado.

Estábamos hablando de Brannt dijo Tank, cambiando de tema abruptamente.Y todavía tenemos el problema de quien tomó el huevo.

Las únicas personas que tenían acceso al living son Mavie, que sabemos que no lo hizo, y nosotros. Y Gelly agregó Cane, tranquilamente. Eso no es del todo cierto, ¿no es así, Tank?Le preguntó Mallory de repente, mirándolo fijamente. Tank lo fulminó con la mirada.

Joe solo estuvo una vez aquí, y fue justo antes de ser detenido dijo. Tank, él llegó al lugar sin ser notado, cuando se acercó a Morie, en la cabaña de paso le recordó Mallory.Él es un leñador. Puede entrar y salir de cualquier parte. Es un cerrajero, además de ser herrero. Puede abrir perfectamente las cerraduras.

188


¿No es suficiente con que haya sido acusado de un asesinato que no cometió? ¿Tenemos que acusarlo de robo, también?Exclamó Tank, exasperado. Se puso de pie.Me voy a la cama. Discutir no nos llevará a ninguna parte.

Yo también me voy a la cama dijo Cane, poniéndose de pie.Dane Lassiter tiene uno de sus mejores detectives husmeando, por aquí. Él va a encontrar algo, estoy seguro.

Probablemente, todo lo que encuentre, se referirá a Gelly, me temo dijo Tank, con una mirada de preocupación al mirar a Mallory.Espero que no te involucres más con ella, de lo que ya pareces estar.

No lo estoy dijo Mallory.No era más que alguien para salir a algunos lugares. Reza por qué no venga con una mejor acusación de la que hizo contra Morie o de nuestro antiguo vaquero le dijo Cane. ¿Cómo qué? Le preguntó Mallory, aturdido. Como que puede estar embarazada le dijo Cane. Los ojos oscuros de Mallory brillaron.

No por mí le dijo.No soy tan descuidado. Ella podría mentir. Un análisis de sangre me eximiría dijo Mallory. Nunca tuve intimidad con ella en primer lugar.

Menos mal dijo Tank Si coincidió Cane. Mallory no mencionó, que la había llamado una vez, solo una vez, después que Morie se fuera, porque estaba lo bastante deprimido como para necesitar consuelo. Pero no había cruzado la línea con

189


Gelly. Así que si incluso, lo acusaba, él sería capaz de refutarla. Se preocupó sin embargo, que ella pudiera atraparlo. Gelly quería dinero y ahora estaba desesperada. Se preguntó si podría haber tomado ese huevo, que no tenía precio. Tuvo la oportunidad y un motivo. Habría que esperar la investigación del detective privado, supuso. Se fue a la cama, con su mente aún llena de la verdadera identidad de Morie, y de su imagen, que siempre llevaría en su corazón, de ella con ese vestido blanco, luciendo tan elegante como una princesa y muy a gusto entre los ganaderos más ricos del mundo.

*** Unos días más tarde, un hombre moreno de pelo negro y largo, ojos grises y vistiendo un traje, llamó a la puerta principal. Mavie lo dejó entrar y llamó a Mallory, que era el único hermano en la casa en ese momento.

Ty Harding se presentó el hombre y estrechó la mano de Mallory.Trabajo para Dane Lassiter, de Houston. Adelante lo invitó Mallory.Mavie, café por favor. De inmediato dijo ella, echando una última mirada y sonriendo al guapo recién llegado. No solo era guapísimo, sino que tenía el físico de una estrella de cine, alto y musculoso, sin serlo abiertamente. Harding se sentó frente a Mallory.He terminado la investigación.

Entonces usted debe saber quien tomó el huevo, ¿no? Le preguntó Mallory. Él asintió con la cabeza, tristemente.

Se vendió a un comprador de mercancías robadas en Denver, a través de un tercero, por diez mil dólares. 190


Mallory lo miró boquiabierto. ¡Pero vale diez veces más!

Sí, lo sabemos. El comprador ha sido detenido y el huevo fue confiscado a su nuevo propietario. Él está bastante molesto. Pagó un cuarto de millón por él. Por suerte, el estafador, no había tenido tiempo para distribuir más de un tercio de ese dinero. Mallory se sintió aliviado.

Esa obra de arte era de nuestra abuela le explicó.Realmente no tiene precio, pero tiene un gran valor sentimental. ¿Quién lo robó? Harding vaciló. Mavie entró con humeantes tazas de café negro, en una bandeja de plata. Había pastel, también. Ella bajó la bandeja, sonriéndole al recién llegado. A Mallory le divertía su cordialidad con su visitante.

Espero que le guste la torta le dijo.Se hizo recién ayer. Me encanta. Gracias. ¿Crema? ¿Azúcar? Ofreció ella. Harding negó con la cabeza y se echó a reír, mostrando sus dientes perfectos.

Me acostumbré a tomarlo negro hace años. Es difícil encontrar un buen café en algunos lugares en que he trabajado.

Gracias, Mavie dijo Mallory. Ella lo miró, se aclaró la garganta, se excusó y se fue.

Bonita dama comentó Harding, mientras tomaba café. Cerró los ojos.Colombiano decidió.Mi favorito. Los ojos de Mallory se agrandaron.

191


¿Puedes saber el origen de la mezcla? Es un hobby sus ojos brillaron con una diversión secreta. Mallory no hizo ningún comentario.Ahora, ¿quién tomó el huevo? Harding, tomó otro trago de café y dejó la taza.Un trío, me temo.

¿Qué trío?La mente de Mallory estaba trabajando horas extras, mientras buscaba sospechosos.

Una mujer de la localidad, Gelly Bruner, tomó el huevo. Ella tenía una llave de su vitrina, que fue hecha para ella, por un prófugo de la justicia, Joe Bascomb, quien necesitaba dinero, para evitar ser capturado. Hubo un tercer hombre involucrado, periféricamente, un hombre llamado Bates. Parece que él ayudó a la señorita Bruner, mediante la suplantación de pruebas. El rostro de Mallory era atronador.

¡Bates trabaja para mí! Él dijo que vio a Morie Brannt sosteniendo el huevo en el barracón. Creo que él también ayudó en suplantar evidencias, para culpar a otro vaquero que trabajaba aquí, un hombre llamado Harry Rogers, quien ha seguido el consejo de sus abogados, y planea demandas por arresto ilegal.

Grandioso dijo Mallory.Creo que vamos a mantener a nuestros abogados muy ocupados. Rogers tiene un caso, pero es el sheriff quien lo detuvo, el que será demandado, y también la señorita Bruner. Él no lo está demandando a usted. Dijo que usted fue engañado, como él lo fue. Mallory fue tocado por eso.

En ese caso, puede tener su puesto de trabajo de nuevo, con un aumento de sueldo, si él lo quiere, y yo le voy a pagar al abogado.

192


Tendría que hablar con él sobre eso. Su vaquero Bob Bates ha sido detenido y acusado de complicidad en el robo.

Estoy sorprendido dijo Mallory, cansadamente.Yo sospechaba de Gelly, pero no tenía idea que Bates, estuviera implicado también en esto.

Él sentía algo por ella, y es muy joven dijo Harding.Se siente enfermo por lo que hizo. Ella le dijo que era una broma. No se enteró hasta que la señorita Brannt había sido despedida, y luego, él tuvo de decir la verdad.

No es una excusa para el robo dijo Mallory.De ninguna manera. Este es su primer delito dijo Harding.Estoy casi seguro de que él obtendrá la libertad condicional. La señorita Bruner, sin embargo, es una situación diferente. Ella tiene antecedentes.

¿Por qué? Preguntó Mallory, aturdido. Por robo. Este no su primer viaje por el sistema de justicia. Nunca ha sido condenada, pero ha sido acusada en dos ocasiones por el robo de valiosas antigüedades de viviendas particulares. Me temo que no la va a tener fácil. Su firma estaba en el recibo de dinero por la venta del huevo robado, y Bates está volviendo la evidencia de cargo en contra de ella a cambio de la condición de su primer delito. Ella lo dejó entrar en la casa con un duplicado de la llave, al momento del robo. Parece que Bascomb también hizo una copia de la llave de su casa.

Oh, Dios mío exclamó Mallory. Creo que sería buena idea que usted chequeara sus objetos de valor y ver si le falta alguno o si han sido sustituidos por copias le sugirió el detective. Lo haré hoy dijo Mallory.Esto es mucho trabajo de investigación, para un tiempo tan corto. Harding se encogió de hombros.

Me encanta mi trabajo. Solía ser un policía, pero me cansé de las horas, así que dejé el 193


Departamento de Policía de Houston y me fui a trabajar para Dane Lassiter sonrió.Él es un jefe como pocos, déjeme decirle.

Eso he oído. Hay un rumor dando vueltas de que Joe Bascomb no obtuvo su parte del dinero y que él está en busca de venganza añadió Harding. Si yo fuera usted, pondría patrullas extras aquí y miraría por donde voy. Él está realmente desesperado ahora. Se han traído otros agentes de la policía para ir al bosque tras él, entre ellos, algunos rastreadores y algunas unidades K-920.

Me aseguraré de que todos estemos armados le dijo Mallory.Gracias. Harding sonrió.Es un placer.

*** Mallory les dijo a sus hermanos lo que Harding le había relatado, y recorrieron la casa en busca de otros objetos que faltaran. Para su sorpresa, se dieron cuenta que habían desaparecido dos vasijas de cerámica, invaluables e insustituibles, y una irreemplazable copa en miniatura de oro, por no hablar de un servicio entero de plata, que fue guardado aparte de lo demás, en un gabinete especial. Casi nunca estaba cerrado con llave, y ellos, le ponían poca atención, porque estaba en un lugar apartado de la casa. Mallory llamó al sheriff y un oficial tomó las descripciones de los objetos que faltaban y su valor. Él prometió que su investigador se pondría en contacto con las autoridades competentes de Denver para comenzar la búsqueda de ellos. Mallory no esperaba que los encontraran; pero siempre había una posibilidad, aunque fuera pequeña. Gelly, lo había llamado con cobro revertido, desde el centro de detención, llorando y pidiendo ayuda. 20

Son unidades caninas, quienes apoyan a los agentes de campo y detectives, con el fin de buscar y encontrar sospechosos que pudieran ir armados, así como también, en la búsqueda de personas desaparecidas o perdidas y encontrar pruebas físicas de un delito.

194


Soy inocente se lamentó. ¡Me pusieron una trampa! ¡Esto es mentira! Gelly, tú tenías un duplicado de la llave que Bascomb hizo para ti agregó él.El fiscal tiene un testigo que te vio vender el huevo a un vendedor de joyas en Las Vegas. ¿Qué esperas que haga?

¡Tienes que ayudarme! Exclamó. ¡Les diré que estoy embarazada! ¡Voy a llamar a los periódicos!

Adelante. ¡Lo digo en serio! Yo también respondió él.Habría que probarlo. Los dos sabemos que es imposible. Bueno, yo lo sé. Pero puedo mentir replicó ella. ¡Yo sé como mentir y hacer que la gente me crea!

Estoy seguro que sabes estuvo de acuerdo él con frialdad. Hiciste que despidiera a Morie con tus mentiras. Por no hablar de Harry Rogers, que trabajó para nosotros y fue despedido por el robo de un taladro que él ni siquiera había tomado.

Esa chica tonta murmuró Gelly.¡Tejí un montón de historias sobre ella, y tú te creíste cada una de ellas!

Sí, lo hice contestó con gravedad. ¡Tal vez yo no pueda tenerte, pero tú nunca la tendrás a ella, tampoco!Exclamó Gelly.No puedo imaginar que ella te quiera. ¡Eres tan feo como una bota vieja! Su orgullo le dolía por sus palabras.Tal vez le respondió fríamente. Pero yo soy rico.

¡Hum! Adiós Gelly. 195


Él colgó y retiró el dispositivo que tenía la conversación que mantuvo con Gelly. Aunque no le había informado a ella que estaba siendo grabada, esto serviría como prueba de que él no era el responsable de cualquier embarazo, que ella pudiera reclamar en el futuro. Lo dejó caer en el cajón de la mesita del teléfono, lo sustituyó por uno nuevo, y luego bloqueó el número del que ella había llamado desde el centro de detención, de modo que no pudiera llegar a él de nuevo. Sus palabras fueron como un aguijón. Sabía que no tenía nada en el departamento de “atractivo”. Se dio la vuelta y se fue a trabajar. Pero su mente no estaba en absoluto en lo que estaba haciendo. Lo que era una pena.

Morie estaba caminando por la granja con su padre y su hermano. Ella no había dicho ni dos palabras en toda la mañana. Cort, era alto como su padre, con el pelo y ojos negro azabache. Era guapísimo, pensó Morie, aunque fuera su hermano. Ahora él la miraba con los ojos entrecerrados.

No estarás pensando en ese maldito coyote de Wyoming le dijo con vehemencia.No vale la pena un solo pensamiento.

Amén murmuró King Brannt. Ninguno de ustedes sabe nada de él respondió ella sin levantar la vista.Tiene buenas cualidades. Solo que él se dejó engañar por Gelly Bruner.

Sus hermanos no fueron engañados respondió King. El amor ciega a los hombres dijo Morie, al darse cuenta.Mallory está enamorado de Gelly. Ambos hombres la miraron. King, poco demostrativo, sin embargo, puso su brazo alrededor de su hija y la abrazó con fuerza.

Daryl va a ser un buen marido le dijo con firmeza. Ella sonrió.Lo sé.

196


Si ella no lo ama, él no lo hará dijo Cort, sin rodeos. King miró a su hijo.Se supone que debes estar de mi lado.

Estoy de tu lado. Pero ella es mi hermana y la amo añadió el joven.No es una buena idea saltar a una nueva relación, cuando no se ha resuelto la anterior.

Nunca tuve una relación con ese ganadero terrible murmuró Morie. King la dejó ir y buscó su rostro. ¿Estás segura?

Estoy segura dijo con firmeza. Su padre levantó una ceja.

Él te miraba de la misma manera en que yo miro un jugoso filete, cuando tu madre me ha estado alimentando de pollos durante una semana. A Morie le dio un vuelco el corazón. ¿De veras? King se encogió de hombros.Él se me enfrentó, también.

Pensé que él no te gustaba vaciló Morie. Oí al detective privado continuó.Parece que la señorita Bruner, se encuentra en prisión, esperando el juicio sobre el robo, junto con uno de los vaqueros de Kirk. El criminal prófugo, que están buscando está en la lista, también, pero todavía no lo pueden encontrar.

Estaba en las noticias esta mañana dijo Cort.Se han enviado perros de rastreo. Lo siento por Tank dijo Morie.Joe Bascomb era su amigo. ¿Tank? Preguntó Cort, parpadeando. Él mató a un enemigo en la guerra y sus hombres le dieron ese apodo le dijo Morie. 197


Cort suspiró.Creo que es mejor que Tub21. Tub, era lo que ellos llamaban, uno de sus vaqueros, que era tan delgado como un riel, y el más camorrista de todos los que alguna vez habían tenido. Nadie sabía cómo se había ganado ese apodo.

Dijeron que Bascomb le había dicho a un miembro de su familia, que tenía una cuenta pendiente, antes de ser capturado, y que no lo cogerían vivo. Morie sintió como corrían escalofríos por sus brazos. Tenía una extraña aprensión, como si supiera que algo terrible iba a suceder y que no había forma de detenerlo.

Me siento extraña dijo ella. ¿Extraña? ¿Cómo? Le preguntó su padre. Antes que pudiera responder, Shelby entró en el establo, con aspecto de última moda, incluso en pantalones vaqueros y camiseta. Ella tenía el ceño fruncido.

¿Qué pasa, cariño?Le preguntó King, sensible a sus estados de ánimo. Él la acogió en sus brazos, con suavidad, sonriéndole. ¿Puedo ayudarte? Ella sacudió su cabeza y miró a Morie con tristeza.

Se trata del ganadero con el que trabajaste, Mallory Kirk. El corazón de Morie se detuvo y salió corriendo.

¿Qué pasa con él? Ese criminal prófugo, lo secuestró en su propio rancho. Dice que lo va a matar si… ¡Morie! Pero Morie ya no la oía. Se había desmayado.

21

Bañera

198


Capítulo 12 Si esto perturbó a su familia, que Morie se desmayara ante la noticia de que Mallory había sido secuestrado, su próximo movimiento, los horrorizó. Anunció sus planes de volar hasta Wyoming.

¿Qué diablos crees que puedes hacer, que la ley no pueda? Le exigió King con vehemencia. Puedo hablar con Joe Bascomb le dijo rotundamente. Nadie puede hablar con él, está desesperado su hermano trató de razonar con ella.Él podría secuestrarte y matarte a ti, también.

No lo hará dijo, segura de ello.Hablé con él. Compartí comida con él. Él me escuchará. Shelby no había dicho nada todavía. Estaba observando, escuchando, preocupada.

Mamá, ¿recuerdas cuando el viejo Hughes se emborrachaba? Le preguntó ella con suavidad. ¿Recuerdas a quién ellos llamaban para ir sacarlo de los bares o de peleas? Era a mí. Él siempre hacía lo que le pedía, no importaba cuán loco o borracho estuviera.

Sí, lo recuerdo dijo Shelby.Tienes algo, que la gente te escucha. Joe Bascomb no va a escuchar a ningún hombre dijo en voz baja.Pero podría escuchar a una mujer. King estaba rechinando los dientes.Yo no te dejaría correr el riesgo. Ella se acercó a él.

Si, lo harás, papá le dijo suavemente.Porque es lo que tú harías en mi lugar, y lo sabes. Yo amo a Mallory Kirk. Puede ser crédulo y puede ser un terror de hombre, pero no puedo dejarlo morir y no tratar de salvarlo.

199


Su padre dio un largo suspiro.Supongo que no puedes. Morie se quitó el anillo de compromiso y se lo puso en la mano.

Por favor, devuélveselo a Daryl y dile que encontré a alguien mejor, pero solo porque es el hombre que amo. Él lo entenderá. Lo hará dijo King.Voy a abastecer de combustible el avión. Gracias. Él la besó en la frente.Que no te maten le dijo, y no estaba bromeando.

De acuerdo. Te lo prometo ella lo abrazó, después a su hermano y luego a su madre. Yo podría ir con ustedes se ofreció Cort. Ellos no necesitan más alborotadores, más de los que ya tienen allí reflexionó King, moviendo la cabeza a su hijo.Te pareces demasiado a mí. Acabarías protegiéndolos a todos. Cort se encogió de hombros, pero no discutió la evaluación. Él tiró del pelo negro y largo de Morie.

Ponte a salvo. Ella asintió con la cabeza. Lo haré. Te lo prometo.

*** Morie llamó por teléfono a Tank desde el aeropuerto. Él y Cane fueron a recogerla. Pero cuando

200


les explicó lo que quería hacer, estuvieron rotundamente en contra de ella.

Sí él escuchara a alguien, me escucharía a mí argumentó Tank. Estaba demacrado, como Cane. Habían sido dos duros días, desde que Mallory había ido a montar la valla, cerca de la vieja cabaña de paso y no regresó. Joe Bascomb, había llamado unas horas más tarde y les dijo que tenía a Mallory y que iba a matarlo, por echar a perder su golpe financiero. Tank le había suplicado a su amigo, pero Joe le dijo que no tenía nada que perder y que no hablaría con ellos de nuevo. Y colgó el teléfono.

Mal puede estar ya muerto dijo Tank, decaído.No tenemos forma de saberlo. No creo que él lo esté le dijo ella, sin explicar por qué pensaba eso. Pero lo sabía, muy dentro de ella, sin duda alguna, que Mallory aún estaba vivo. Ella lo sabía.

Ni siquiera sabes cómo dar con Joe, si estuviéramos de acuerdo para dejarte intentarlo argumentó Cane. Si sé le dijo. Voy a ir a la cabaña de paso y esperar por él. Él vendrá. La vigila. Ellos fruncieron el ceño.

Ahí es donde tomó a Mal le recordó Cane.Hemos visto señales de lucha. ¿Por qué la cabaña? Se preguntó Tank. Ella le dio una mirada cómica.

Está abastecida, ¿no? Hay incluso una cama. Y nadie se queda afuera, excepto cuando hay una necesidad. ¿Dónde crees que él ha estado viviendo todo este tiempo? ¿En una cueva?

Podrías haber expresado tus sospechas mucho antes murmuró Tank. Tuve un pequeño problema con la credibilidad por aquí en ese tiempo. 201


Los hermanos se veían molestos.

Sé que ustedes dos creían que yo era inocente les dijo.Gracias. Cane la estudió con curiosidad.

Mallory dijo que brillabas como una joya en el rancho de tu familia. La hija de Kingston Brannt, montando líneas de vallado él sacudió su cabeza.Nos costó creerlo. Mi padre no me dejaría acercarme al ganado dijo, radiante en su interior por la descripción que Mallory había dicho acerca de ella. Tampoco mi hermano. Además, estaba siendo cortejada a la fuerza, por el dinero de mi padre. Necesitaba un descanso.

Mallory ha estado dándose de patadas así mismo, desde que volvió a casa le dijo Tank. Cree que es demasiado feo, como para atraer a una mujer por sí mismo, por lo que todas lo desean por su dinero.

Él no es feo. Estúpido, simurmuró.Idiota. Desconfiado. ¡De mal carácter! Sabemos todo eso reconoció Cane.Pero lo queremos. Ella los miró con tristeza.

Sí. Yo también. Por eso he venido. Y no voy a ser disuadida de hacer esto. Tengo la razón. Si Joe no mata a Mal dijo Tank y resuelve dejarlo ir, él nos matará a nosotros por permitirte asumir el riesgo.

Lidiaremos con eso cuando suceda. En este momento, tengo que cambiarme de ropa, pedir prestado un caballo y dar un paseo hasta la cabaña de paso.

Estás lloviznando dijo Cane. No hay problema. ¡Empaqué un impermeable! 202


También había traído cinco mil dólares en billetes grandes, con las cuales apelar a Joe para liberar a Mallory. Era un riesgo calculado. Él podría tomarla a ella y el dinero y matarla junto a Mallory. Pero estaba dispuesta a tomar la posibilidad de que no lo hiciera. Era el tipo de persona básica. Necesitaba dinero y estaba enojado porque había sido traicionado. Sin embargo, necesitaba el dinero y él podría negociar por él. El sheriff se estaba acercando, así que debía escapar rápidamente. No sabría que Morie ya habría hablado con el sheriff, que era otro amigo del tío Danny, y le expuso su plan. Habría dos agentes del gobierno en el bosque, con vistas a la cabaña de paso, leñadores tan buenos o mejores que Joe Bascomb. Eso no podía decírselos a los hermanos, en caso de que a ellos se les escapara algo. Así que se guardó el consejo. Darby estaba molesto, cuando ensillaba un caballo para ella.

No puedes hacer esto protestó, mientras cargaba la alforja con una pequeña bolsa, junto a una bolsita de galletas y un termo de café, que Mavie, que también había protestado, le había hecho, para el largo camino.¡No pueden dejar que lo haga! se enfureció contra los dos hermanos, que estaban tristemente sombríos.

Si, pueden Darby le dijo suavemente Morie.No voy a dejar que Joe mate a Mallory. No importa lo que tenga que hacer para salvarlo.

No es justo. Ella sonrió.

Sí, lo es. Tú solo has subir una oración o dos por mí, ¿de acuerdo? Docenas le prometió triste.Ojala hubiera sabido quien eras tú desde el principio. Nunca te habría dejado ir a montar la cerca, en primer lugar.

Si no lo hubieras hecho, yo no habría llegado a conocer a Joe Bascomb, y no tendría una oración convincente, para liberar a Mallory. Las cosas funcionan de la manera en que se supone que tienen que funcionar. Hay un plan y un propósito, para todo le dijo ella, sorprendiéndose a sí misma, porque se acordó que eso mismo se lo había dicho a Joe.

203


Ella montó con gracia y giró el caballo. La lluvia salpicaba por encima de su impermeable y el sombrero de ala ancha. Ya estaba oscureciendo, también, pero no dejó que eso la detuviera. Tenía una linterna en la mochila.

Traten de no preocuparse. Los llamaré tan pronto como sepa algo ella tenía un teléfono celular en el bolsillo de su impermeable. Ella lo acarició.

Si no tenemos noticias en una hora, estaremos en camino Tank le dijo en voz baja. Ella asintió. Me parece bien.

*** Morie se detuvo en la cabaña de paso y desmontó. Tomó la bolsa de galletas, el termo y la bolsa del dinero de su alforja, junto con la linterna. Notó un movimiento en la cortina. Había acertado. Joe estaba en la cabaña. Se preguntó si Mallory estaba allí, y rezó por que estuviera. Si ya había matado a Mallory, su vida no tendría ningún sentido. Subió las escaleras y abrió la puerta. Ella miró por el cañón de una escopeta cargada.

¿Qué estás haciendo aquí? Exigió saber Joe Bascomb, acaloradamente. Ella se sintió mal del estómago, y tenía miedo de morir. Pero no se atrevía a mostrarlo. Se limitó a sonreír.

Te traje algo. Él parpadeó. El arma vaciló.¿Me trajiste algo? Morie asintió con la cabeza.

204


Él dudó. Echó un vistazo alrededor de la habitación individual. Mallory no estaba allí. Su corazón dio un vuelco. ¿Qué pasaba si ya estaba muerto? El cañón de la escopeta bajó. ¿Qué me has traído?  Le preguntó.

¿Está Mallory Kirk vivo?  Le preguntó ella. Joe dio un largo suspiro preocupado, y la miró.

¿Está vivo? Le preguntó de nuevo, más insegura. Él la puso en relativa seguridad y dejó la escopeta sobre una larga mesa de madera bruta.

Si le dijo, después de una eternidad de segundo. Morie dejó escapar el aliento. ¿Dónde está?

Atado a un árbol, a cierta distancia de aquíle dijo secamente.Donde él no será encontrado. Está maltratado. Luchó conmigo, cuando traté de sacarlo de aquí. Pero no está muerto. Pero,añadió amenazante ¿por qué estás aquí? ¿Cómo supiste en donde encontrarme?

No lo sabía respondió ella.Tenía la esperanza de que pudieras volver aquí. Es el lugar en donde nos conocimos, ¿recuerdas? Él parpadeó.Sí. Puso la bolsa de cuero y lo demás sobre la mesa. Abrió una de las bolsas y sacó dos galletas con mantequilla de fresa fresca, junto con un termo de café caliente. Ella se los ofreció.

Galletas de Mavie su voz casi se rompió. Tomó una, la mordió y gimió con placer. Bebió un trago de café con la misma expresión.¡Viviendo en la naturaleza, omites algunas cosas malas!Exclamó. Él la miró e hizo una mueca. ¡Es peligroso venir aquí! ¿Por qué te dejaron? No me pudieron detener dijo simplemente. Ella lo miró a los ojos.Amo a Mallory Kirk.

205


Eso lo hizo sentirse incómodo, y desvió la mirada.

Él no tiene nada de atractivo. Es lo que hay dentro de él lo que hace el hombre que él es le respondió ella.Él es honesto, trabajador y nunca miente. Él se rió con frialdad.

Esa mujer, Bruner, me dijo que me amaba le dijo, fríamente.La conocí después de que murió mi esposa. Ella quería que yo le hiciera algunas copias de llaves. Me dijo que el hombre que maté le debía una tonelada de dinero, y que, él lo tenía en su casa en una caja. Ella le dijo mentiras acerca de su novia, para que él la golpeara. Ella sabía que la mujer me pediría ayuda, porque yo estaba muy cerca.

Dios mío exclamó Morie. Así que entré en su habitación, y traté de hacer que me dijera sobre el dinero en la caja, pero peleó conmigo y tuve que matarlo. Gelly dijo que estaba bien… que ella tenía un modo de hacer aún más dinero dijo en un tono distante.Ella me habló acerca del huevo, pero yo ya lo conocía por Tank, que me lo mostró una vez; pero no me di cuenta de lo mucho que valía. Así que Gelly, tomó las llaves de Mallory y me pidió que le hiciera duplicados, para entrar en la casa de los Kirk y la abrir la vitrina en donde estaba el huevo. Ella regresó las llaves, que Mallory pensó había extraviado. Me deslicé a hurtadillas en la tienda del cerrajero por la noche, con riesgo de captura, para hacer esto por ella. Me dijo que conseguiría el huevo y lo vendería, y que entonces tendríamos dinero para huir. Creo que consiguió la ayuda de un vaquero. Luego va y vende el huevo a un comprador de mercancías robadas y es detenida, y yo, no consigo ni una moneda de diez centavos, porque Mallory Kirk llamó a un detective privado, quien hizo volar la tapa del caso.

Mi padre también contrató a un detective dijo ella, con la mayor naturalidad.Fui culpada por el robo del huevo, en primer lugar.

¿En serio? Exclamó él. Ella asintió. Por Gelly. Y Bates, el vaquero que lo puso en mi mochila.

206


No me gusta esto dijo lentamente.Nunca quise hacerte daño. Has sido buena conmigo. A la mayoría de la gente, no le importo.

Lo siento por ti, de verdad le dijo.Pero matar a Mallory no va a resolver ningún problema. Simplemente, garantiza tu pena de muerte. Él se rió de nuevo, con un sonido frío, y sus ojos se veían opacos.

No voy a volver. Yo maté a ese hombre deliberadamente le dijo, y de repente, sus ojos eran tan fríos como su voz.Él no me dijo en donde estaba el dinero. Yo quería el dinero, para llevar a Gelly a buenos lugares y comprarle cosas bonitas. Ella dijo que me amaba más que a nadie en el mundo. Nadie me ha amado, desde que mi esposa murió… El corazón de Morie saltaba inquieto en su pecho. Nunca había sabido que Joe estuviera involucrado con esa mujer. Apostaría a que los Kirk, tampoco lo sabían.

¿Sabías tú que ella tiene antecedentes?Le preguntó.Ha sido arrestada en dos ocasiones y acusada de robo, pero se las arregló para no ir a juicio. Esta vez, no tendrá tanta suerte.

Gelly me dijo que había otra manera de conseguir dinero, ya que ésta, no se concretó murmuró.Iba a decir que Mallory la dejó embarazada él sacudió su cabeza, mientras Morie se quedó congelada en su lugar.Pero después que lo secuestré, me dijo que él grabó la conversación que tuvo con ella, donde Gelly le decía que era una mentira, pero que tenía la manera de hacer que la gente la creyera. ¿Puedes creer que sea tan estúpida? Morie se relajó. Se había preocupado por un segundo, que pudiera ser verdad. ¡Fue un gran alivio! Pero aún tenía que salvar a Mallory.

Te he traído algo más le dijo, e indicó la bolsa de cuero. Él frunció el ceño. Dejo la taza del termo y abrió la bolsa. Contuvo la respiración.

¡Esta es una fortuna!

207


No en realidad. Son solo cinco mil dólares. Es parte de mi herencia. Mi padre es dueño de un gran rancho de ganado en Texas. Su madre me dejó el dinero ella se acercó a él.Esto te ayudará a escapar, ¿no? Así que, deja a ir a Mallory. Los ojos de él se estrecharon con desconfianza.Los billetes están marcados, ¿eh? Ella alzó las manos.

¿Cómo marcaría los billetes? Exclamó exasperada.He venido directamente desde el banco hasta el aeropuerto, y no le dije a nadie, que iba a hacer con el dinero. ¡Ni mi familia sabe que saqué este dinero de mi cuenta! Entonces él se relajó. Tomó el dinero en sus manos y lo miró con fascinación. Había hecho tantas cosas, intentando tan duro, para obtener lo suficiente para salir con vida de este condado. Ahora tenía los medios. Todo lo que tenía que hacer era irse, ahora…

¿Te han seguido? Le preguntó. Morie sacudió la cabeza.Se los hice prometer. Él estaba pensando, planeando, ideando. Con ese dinero podría comprarse un auto barato, ropa y alimentos. Podría ir huir a Montana, donde tenía amigos, que lo ocultarían. Podría escaparse. Se volvió hacia ella y tomó la escopeta. Por un instante, su corazón se estremeció, mientras se preguntaba si él la mataría ahora que le había dado el dinero.

No voy a hacerte daño le dijo de manera abrupta. Solo quiero huir. No puedo volver a la cárcel. No puedo estar encerrado él se quedó mirando el dinero. Le pegué a mi madre con una barra de hierro recordó él, en un tono distante.Nunca quise hacerle daño. Nunca quise hacerle daño a nadie. No logro controlar la rabia. Me vuelve loco y ciego, y no puedo controlarla. No puedo ayudarme a mí mismo él cerró los ojos. Tal vez sería mejor estar muerto, ¿sabes? Así no le haría daño a nadie. Pobre Mallory, él fue amable conmigo una vez, me dio una mano, porque Tank se lo pidió, después que salí del servicio militar. ank era mi amigo y le mentí. Le dije que había sido incriminado suspiró.No fui incriminado. Quería matar aquel hombre. He hecho cosas terribles. Cosas que nunca quise hacer él la miró.Pero no puedo dejar que me atrapen con vida, ¿entiendes?

208


No puedo estar encerrado. Ella hizo una mueca.

Si te diste por vencido, tal vez ellos te puedan conseguir un psicólogo, para que te ayude… Maté a un hombre le recordó.Y secuestré a otro. Esto indica que los federales vendrán por mí. Me rastrearán y me seguirán la pista todo el camino al infierno. Puedo escaparme por un tiempo, pero al final, los federales me cazarán. Conocí a uno una vez. Era como un bulldog. No comía, no dormía, solo cazaba, hasta que encontró al hombre que estaba buscando. Muchos de ellos son así él tomó otra galleta y un poco más de café.Gracias le dijo.Por la comida y el café. Por el dinero él vaciló.Por escucharme. Nadie me escuchó antes, solo mi esposa. Le pegué gimió.Solo Dios sabe por qué ella no me dejó. Nunca la merecí. Tenía cáncer. Dijeron que ella sabía lo que tenía y no recibió ningún tratamiento. Y yo supe por qué. Me amaba, pero no podía seguir viviendo conmigo, y no podía dejarme. ¡Maldita sea! ¡No merezco vivir!

Eso no lo puedes decir le dijo ella. La vida es un regalo. Él tragó con fuerza. La miró con ojos que ya estaban muertos.

Mi mamá sabía que había algo mal en mí cuando era pequeño. Ella lo dijo. Pero era demasiado orgullosa para decírselo a alguien. Pensó que era como decir que algo estaba mal con ella. Nunca pude aprender nada, ¿sabes? Dejé la escuela porque se burlaban de mí. Veía las palabras al revés. Morie se acercó, sin sentir miedo.

Lo lamento. Lo lamento tanto. Él apretó los dientes.

Y yo lamento haberte involucrado en esto. No era tu problema. Mallory está a medio kilómetro por el camino dijo después de un minuto a la derecha, cerca de unos arbustos. Va a ser difícil encontrarlo, porque yo no quería que lo encontraran.

Lo encontraré le dijo ella con seguridad. 209


Joe comenzó ir hacia la puerta, vaciló y la miró.

Maldita sea, es un hombre afortunado le dijo entre dientes. Cerró la puerta y se fundió en la noche. Morie no perdió un minuto. Salió corriendo, montó el caballo y lo llevó a galope por el estrecho sendero que conocía, por semanas de andar ensamblando cerca. Mallory estaba en algún lugar, mojándose con la lluvia fría. Dios sabía cuánto tiempo llevaría atado. Sin duda, necesitaría algún tipo de ayuda médica. Estaba casi congelando, inusualmente frío. Sentía como golpeaba su corazón contra su pecho, mientras se preocupaba de no poder ser capaz de encontrarlo. Podría llamar para pedir ayuda, pero si Joe estaba aún por los alrededores, los vería y pensaría que ella lo delató y podría tratar de matar a Mallory y a ella en venganza. No se atrevía correr el riesgo. Cabalgó por el camino, lo que juzgo un kilómetro y desmontó allí, atando su caballo a un árbol y empezó a golpear entre la maleza. Pero no encontró nada. ¿Qué pasaría si Joe había mentido? ¿Y si realmente había matado a Mallory, y ella se tropezaría con su cuerpo en lugar de él vivo y respirando? Sintió como aumentaba el terror en la garganta, como bilis. Tal vez había calculado mal la distancia. ¡Tal vez estaba más lejos! Morie montó de nuevo y cabalgó un poco más lejos. En algún lugar hubo un sonido, un sonido extraño, como un trueno. Pero era solo la llovizna. No había tormenta. Se encogió de hombros. Estaba molesta y escuchaba cosas. Se apeó y comenzó a buscar fuera de la ruta de nuevo. Era una marcha lenta. Apenas podía ver su mano enfrente a su cara, y la linterna, no estaba funcionando bien. Buscó una y otra vez, pero no encontró nada. Había solo árboles por todas partes, pero en ninguno había un hombre atado a él.

Maldita sea murmuró, desesperada por encontrar a Mallory. ¿Y si Bascomb había mentido? ¿Y ya había matado a Mallory y tirado su cuerpo en otra parte? Si un hombre podía matar, ¿no podía mentir, también? Ella tragó saliva, y luchó contra las lágrimas. Tenía que pensar en positivo. Joe no le había mentido. Mallory estaba vivo. Él estaba en algún lugar de por aquí. ¡Y ella lo iba a encontrar! Tenía que encontrarlo. Ella no tendría vida sin él. Morie cabalgó unos metros más, se bajó y buscó fuera del camino de nuevo. Pero, de nuevo, no

210


encontró nada. Repitió el ejercicio una y otra vez, temerosa de descuidarse y perderlo. ¡Podría conseguir ayuda, y giró la luz cambió ligeramente, podría ser demasiado tarde…! Se fue por un recodo del camino, se apeó de nuevo y caminó a través de la maleza. El haz de la linterna comenzó a dar una luz amarilla clara. ¡Se había olvidado de cambiarle las pilas! Ella la sacudió y la golpeó, esperando que el impacto pudiera mantenerla encendida unos preciosos minutos más, pero no lo hizo. Mientras buscaba, la luz comenzó a desvanecerse.

¡Oh, maldita sea! Se lamentó para sus adentros. Y no tengo pilas de reserva. ¡De todas las cosas estúpidas que pude hacer! Se oyó un ruido. Ella se detuvo. Estaba segura de haberlo oído. La lluvia era cada vez más fuerte en las hojas, pero no era un sonido sordo. Su corazón se disparó.

¡Mallory!Gritó. Maldito seas Joe, ella no iba a dejar morir a Mal, porque tenía miedo de alzar la voz. El sonido sordo le llegó de nuevo, más fuerte, a su derecha. Se abrió paso entre los arbustos salvajemente, a ciegas, sin importarle si se arrancaba la piel, si arruinaba su ropa, si se rompía los huesos. Ella pisoteó ramas muertas, hierbajos irregulares y se dirigió hacia un bosque de pinos que crecían.

¡Mallory! Llamó de nuevo. Aquí su voz era apagada, como si tuviera hasta los huesos cansados. Apartó unos matorrales que habían crecido alrededor de un árbol. Y allí estaba Mallory. Con la cabeza descubierta, pálido y atado a un árbol, sentado con los brazos detrás de él. Estaba empapado. Su rostro estaba herido. Parecía agotado hasta el hueso. Pero cuando vio a Morie, sus ojos eran tan brillantes con el sentimiento, que ella contuvo el aliento. Ella se las arregló para desatar el pañuelo con el cual Joe lo había amordazado. Él tosió.

¿Tienes algo de beber?Le preguntó con voz ronca.No he bebido agua durante un día y medio.

211


No se quejó ella. ¡Lo siento mucho!Pensó con angustia en el termo de café que le había dado a Joe Bascomb.Te conseguiré uno se atragantó. Rodeó el árbol y trató de desatar los lazos, pero la cuerda de nylon estaba mojada y no se movía. Navaja de bolsillo. En el bolsillo izquierdo. Ella metió la mano en el bolsillo, con su cara casi rozando la de él, mientras buscaba. Los labios secos de él, rozaron su mejilla.

Hermosa y valiente, niña susurró él.Estoy tan orgulloso de ti. Las lágrimas corrían por sus mejillas con la lluvia. Ella se inclinó y puso su boca con la de él.

Te amo le dijo en un susurro.No me importa el pasado. Él esbozó una sonrisa. Te amo, también, bebé. Su corazón se disparó.

¿En serio? Exclamó. ¡Oh, Mal!  Ella se inclinó y lo besó de nuevo, con gran anhelo. No me estoy quejando, pero, ¿crees que podrías soltarme en corto plazo? Murmuró.Mis manos están dormidas.

¡Oh, mi amor! Rodeó de nuevo el árbol, abrió la navaja y empezó a cortar las cuerdas. Sus manos estaban blancas. La circulación volvió a ellas, cuando quedó libre y gimió de dolor.

¿Puedes levantarte?e preguntó, preocupada. Él se levantó y se cayó hacia atrás.

Lo lamento murmuró.Las piernas se me han dormido, también. 212


Era evidente que estaba sufriendo por la exposición y solo Dios sabía que otra clase de lesiones, Joe le había infligido.

Voy a pedir ayuda le dijo, sacando su teléfono celular. Luces destellaban a su alrededor, mientras los hombres se acercaban.

¿Señorita Brannt?Llamó alguien. Morie se quedó sin aliento. ¡Sí! Un hombre alto, de pelo oscuro, apareció de repente. Llevaba vaqueros y una chaqueta de piel de ante. Tenía el pelo largo y recogido en una coleta y una expresión sombría.

Soy Ty Harding. Trabajo para Dane Lassiter. Hola Harding logró decir Mallory.Me alegro de verte en el trabajo. Puedo rastrear mejor que cualquiera de los agentes federales les tomó el pelo a los otros dos hombres por lo que me ofrecí ayudar a buscarte. Hey, Jameson, ¿puedes traer un jeep hasta aquí? Por supuesto. Vuelvo enseguida. Harding se arrodilló junto a él.

No creo que seas capaz de montar un caballo le dijo él. Probablemente no estuvo de acuerdo Mallory, con voz ronca. ¿Tienes algo de agua? Tengo dijo uno de los federales, y le lanzó una botella a Harding, quien se la entregó abierta a Mallory. Fue doloroso para Morie, ver como se bebía el agua con avidez; él se atragantó y volvió a beber.

213


¡Dios, que dulzura!Exclamó Mallory, cuando hubo agotado la botella.He estado atado aquí casi dos días. Pensé que iba a morir, claro. Luego vino un ángel caminando y me salvó agregó, sonriendo a Morie.Mi ángel de la guarda personal. Le di a Joe Bascomb una bolsa de dinero en efectivo le dijo ella a Harding.Hablé con el sheriff acerca de eso, antes de venir aquí, así que él lo sabe. No puedo decir que dirección tomó Joe. Estaba lloviendo… La expresión de Harding a la luz de la linterna, era sombría. No hay necesidad de preocuparse por eso.

¿Lo capturaste? Exclamó.¿Ya? No dijo en voz baja.Lo hemos encontrado. Sentado contra un árbol como a un kilómetro de distancia. Bien muerto. Ella contuvo la respiración. Los escalofríos recorrían sus brazos. Qué raro, pensó haber oído un fuerte trueno. ¿Un arma de fuego?

¿Muerto?Balbuceó. Él asintió con la cabeza. Se auto-infligió una herida de bala. Dejó una nota la sacó de su bolsillo.Está dirigida a usted, señorita Brannt. Con manos temblorosas, abrió el sucio trozo de papel; que estaba manchado de sangre. La sangre de Joe. Eran unas pocas líneas garabateadas. Maté a un hombre y secuestré a otro por culpa de una mujer, que no es buena, que solo quería dinero. Nunca saldría de la cárcel. Gracias por ser amable, cuando nadie más lo fue. Tu hombre tiene suerte. Sé feliz. Tu amigo, Joe. Ella se echó a llorar.

214


Mallory la acercó y la abrazó, a pesar que le dolían los brazos, por estar tanto tiempo en la misma posición.

Todo está bien. ¡Todo acabó! Pobre hombre se atragantó ella. Él eligió su vida, señorita Brannt le dijo Harding en voz baja. Pero no lo hizo le dijo entre lágrimas.Él tenía problemas de aprendizaje y todo tipo de problemas psicológicos. Sin embargo, no obtuvo ayuda porque su madre pensaba que dirían que algo andaba mal con ella, también.

Dios mío dijo Mallory. Si tan solo lo hubiera sabido. Todos tenemos un propósito dijo Morie de nuevo. Si, lo tenemosdijo Harding, sorpresivamente.Hay gente que se entrelaza en la trama de nuestras vidas, por razones que a veces nunca entendemos. Pero hay un propósito para todo. Incluso el suicidio de Bascomb.

Por lo menos su madre no vivió para verlo llegar a este final dijo Mallory. Él inclinó su cara mojada hacia Morie.Y hablando de familia, es mejor empezar a hacer llamadas telefónicas. Mis hermanos deben más que preocupados, por no hablar de tu madre, tu hermano y tu fiero y rabioso padre…

Él no es fiero. Aprenderás a quererlo le aseguró. ¿Lo crees?Le dijo Harding, frunciendo los labios.He conocido a tu padre. Y tengo serias dudas con sobre eso. Ella se echó a reír. No lo conoces. Yo sí.

Mi pérdida, estoy seguro admitió Harding.  Él alzó la vista cuando llegó el jeep. Vamos 215


a llevarlo al hospital, señor Kirk. Necesita ser examinado.

¿Hospital? ¡No voy a ir a ningún maldito hospital! Exclamó, cuando lo ayudaban a entrar en el jeep.

Si, lo harás le dijo con firmeza Morie.Ahora, siéntate y cállate. Te estamos salvando. Él la miró fijamente y luego se echó a reír.

Está bien, jefe le dijo él. Lo que tú digas. Tú solo recuerda siempre eso, y nos llevaremos a las mil maravillas ella bateó sus largas pestañas y le sonrió.

216


Capítulo 13 Tank y Cane, los recibieron en la sala de emergencias. Abrazaron a su pálido y agotado hermano, con un nudo en la garganta, por lo cerca que él había estado de la muerte.

Ustedes la dejaron ir sola detrás de mí los acusó Mallory. Puedes golpearnos cuando estés mejor. Honestamente, te quebraremos como una rama de pino le prometió Cane. Tank sonrió abiertamente.

Pero mira lo que ella hizo. Te ha salvado. Morie sonrió.

Si, lo hice aceptó.A pesar de los esfuerzos de mi hermano, de mamá y papá y tus hermanos y Darby.

Estamos muy aliviados dijo Cane, quien sonría.Ella hizo lo que ninguno de nosotros podría haber hecho. Bascomb nos habría disparado apenas nos viera… Hubo una conmoción en la sala de emergencias, seguido de unos pasos enojados y una profunda voz.

¡Papá!Exclamó Morie, porque reconoció la voz. King Brannt, irrumpió en la sala con sus ojos negros brillantes, seguido por un empleado del hospital y un médico residente.

¡Oh, papá!Morie corrió y lo abrazó.Estoy bien. ¡Todo está bien! ¿Dónde está?Se podía oír la voz de Shelby en la sala. 217


Sólo tienes que seguir el rastro de los cadáveres respondió Cort, con una sonrisa. ¡Mamá! ¡Cort! ¿Qué están haciendo aquí?Exclamó, abrazándolos a ellos también. Estábamos a diez minutos de ustedes dijo King pero no pudimos encontrar a nadie que nos dijera nada, y señaló a Cane y a Tank ellos no respondían sus malditos teléfonos. ¡Tuve que gritarle a un detective y a un Sheriff para averiguar alguna cosa!

No debes gritarle a gente. Es indigno le dijo Shelby suavemente. Él la miró.

¡Es justificado cuando estás muerto de miedo de que tu hija haya sido asesinada! El residente y el empleado del hospital tardíamente comprendieron el porqué del alboroto de King. Se sonrieron y se fueron. Pero el residente estuvo de vuelta en un minuto, sin embargo, para examinar a Mallory.

Aparte de la exposición, la deshidratación, alguna evidencia de moretones en las costillas y un hombro dislocado, las pruebas no revelan ninguna rotura de huesos o lesiones internas les dijo.Ha sido muy afortunado señor Kirk. Mucho más afortunado que su agresor. Acaban de llevarlo al hospital local para una autopsia.

¿Qué? Exclamó King. Él se suicidó le explicó el residente. Él miró a Morie y sacudió la cabeza.Si mi esposa hubiera hecho lo que usted a hecho esta noche, me la habría comido viva verbalmente antes de abrazarla hasta morir. ¿Este comportamiento tan temerario es frecuente en su familia?

¡Si, si! dijo Shelby, mirando a su marido y a su hijo. Bueno, señor Kirk, va a estar bien le dijo el residente con una sonrisa.Solo necesita descanso, algo para el dolor y unos pocos de remiendos. Nosotros nos encargaremos de eso en este momento.

218


Remendar refunfuñó Mallory.Son solo algunos cortes. Obtengo cosas peores trabajando en el rancho cada día.

Yo también coincidió King, acercándose a él con las manos en los bolsillos.Fui lanzado por un toro hace dos días y tuvieron que coserme algunos puntos. Me pasó lo mismo la semana pasadadijo Mallory.Las Malditas cosas, lo hacen deliberadamente. King lo miró fijamente.

Es mejor que seas bueno con ella. Lo seré respondió Mallory. Puede apostar que lo será lo secundó Tank. O haremos que se divorcie y yo me casaré y seré bueno con ella.

Ella puede casarse conmigo si decide deshacerse de él dijo Cane, mostrándole su pulgar levantado a Mallory. Todavía tengo la mayoría de mis dientes y puedo bailar el tango aseguró con caria seria, por que había oído a Mallory, la fascinación que tenía Morie por la danza.

Estoy aprendiendo protestó Mallory.Se necesita tiempo. Necesito que alguien me enseñe. Morie frunció los labios. Creo que yo haré eso. Los ojos oscuros de Mallory brillaron.

Creo que voy a aprender mucho más rápido si tú me enseñas. Y hay algunas cosas que yo puedo enseñarte, también.

¿Las hay? Le preguntó ella, con cierta burla. Si. ¡Por ejemplo, como no ir cabalgando en la oscuridad en busca de criminales prófugos!Estalló. ¿Y si te hubiera matado? 219


Entonces, supongo que tendrías que encontrar a alguien más que te enseñe el tango le dijo ella simplemente. Mallory dejó escapar un suspiro de exasperación.

¿Ves? Le dijo King.Ahora ya sabes como va a ser. Ha sido así desde que tuvo la edad suficiente para estampar su pie en mí y decir que no. Es tu turno ahora. Morie solo se rió.

*** Ella no se fue a casa con su familia. Sino que se mudó a la casa grande del rancho de los Kirk, con su propia habitación, y Mallory, le compró un hermoso conjunto de anillos, pero en lugar de rubíes, fueron esmeraldas. Él no estaba en la lista Fortune 500, que le ofreciera un heredero, le aseguró él. Estaban comprometidos, pero en realidad, él nunca le había pedido que se casara con él. Shelby estaba ayudando con las invitaciones y la ceremonia se celebraría en el rancho de Texas. La noche antes de volar a Texas, Mallory la sentó en su regazo, en un sillón del living, después que sus hermanos se retiraran discretamente a la cama. La besó con avidez.

Me muero de hambre gimió él, mientras sus manos encontraban el camino debajo su delgada blusa y moldeaba su suave piel.Nunca he tenido tanta hambre en toda mi vida. Ella sonrió, bajo la presión caliente de su boca.Yo tampoco.

Pero vamos a esperar de todos modos. Morie se rió.Sí. Él levantó la cabeza. Respiraba con mucha dificultad.

Recuérdame una vez más por qué vamos a hacer eso, cuando nadie más lo hace. 220


El hecho que todo el mundo lo haga, no lo hace correcto a la vista de gente de fe le respondió ella. Yo quiero una noche de bodas. Una de verdad. No una que simplemente viene después de la ceremonia de bodas. Quiero los océanos de encaje del vestido que elija, la emoción de la ceremonia y la recepción; la anticipación de lo maravilloso que todo va a ser aquella noche en adelante. Solo hay una primera vez. La mía va a ser exactamente como yo quiero. Punto. Mallory suspiró.

Los principios son muy incómodos a veces. Ella se inclinó hacia delante y le mordió el labio inferior.

Serás muy feliz tal y como esperabas. ¿Estás segura de eso?Le preguntó. Morie asintió con la cabeza. Positivamente.

Está bien. Voy a tomar una ducha fría y una cerveza fría y me iré a la cama. Eres un buen hombre. Mallory hizo una mueca.No es por voluntad propia.

Eres un buen hombre le dijo ella.Y voy a estar muy orgullosa de ser tu esposa. Él sonrió.

Mi bella Morena susurró.Casada con el hombre más feo e indomable de Wyoming. Mentiroso lo reprendió.Tú eres el hombre más hermoso, para mí. Él arqueó las cejas. ¿Yo?

221


Tú. No es como luces, lo que te hace hermoso. Es el hombre que eres. Mallory se ruborizó. Ella le sonrió. Lo besó de nuevo y se puso de pie.

Salimos a primera hora de la mañana. Mavie y Darby tienen que venir, también, ya sabes. Ellos lo saben, también. De hecho, ya empacaron. La cara de Morie se puso sombría por un momento.

Lo siento mucho por Gelly. Dicen que probablemente va a tener veinte años si se le condena. Lo siento, yo te culpé…le dijo él, abrazándola muy cerca de él. Suspiró.Tuve una llamada de allí. Ella me tenía con los ojos vendados.

Te despertaste a tiempo, sin embargo. Eso es lo que cuenta. Supongo que sí.

*** La boda fue el mayor evento que Branntville podía recordar, desde que Shelby se casó con King Brannt. La lista de invitados era increíble. Esta incluía a famosas estrellas de cine y periodistas de televisión, estrellas del deporte, políticos e incluso, realeza europea. Daryl estaba en la lista de invitados. Había llegado más temprano para felicitarlos, y a decirle a Morena, que estaba feliz por ella. No le había ofendido que le enviara los anillos de compromiso en lugar de devolverlos ella misma, sobre todo cuando supo lo que había arriesgado para salvar la vida de Mallory. Estaba feliz de que ella estuviera a salvo.

222


Sin embargo, añadió con tristeza, ahora que ya no estaba comprometido, sus entusiastas padres, una vez más lo ofrecían como entrada a cualquier mujer joven elegible. Estaba resignado, le dijo, a la caza. Pero, ¿quién sabía? tal vez encontrara a alguien muy agradable. Al igual que su amiga Morena. Mallory estaba presente, y no con mucha paciencia, mientras ellos hablaban. Sin embargo, Daryl, le estrechó la mano y después de unos minutos, todos estaban sonriendo. Mientras se acomodaban a la ceremonia de bodas, Morena, con un vestido de diseñador, hecho para ella, por un antiguo colega de Shelby, estaba radiante y mucho más, por el amor que en ella parecía brillar. Su pelo negro, adornado con flores color perla, estaba suelto sobre los hombros bajo la ilusión de un velo con detalles de perlas, que le cubría el rostro. Su vestido era tradicional, con mangas abullonadas y un escote ojo de cerradura, una cola muy larga, que era acentuada con encaje belga importado. Sus joyas eran algunas de las piezas más finas de la colección de su madre, junto con un broche de pelo prestado, que era una joya de su tímida dama de honor, Odalie Everett, quien caminaba por el pasillo, alta y orgullosa del brazo de Cane Kirk, para estar junto a Mallory, ignorando a Cort Brannt, todo el largo camino.

El órgano hizo sonar la “Marcha Nupcial”, y Morena caminó lentamente por el pasillo de la capilla del rancho hacia Mallory Kirk, quien estaba de pie en el altar junto a sus dos hermanos, como el mejor de los hombres. Ella llevaba un ramo de rosas blancas y amarillas, atadas con una cinta amarilla. Miró a Mallory y casi tropezó al ver la expresión de sus ojos oscuros, llenos de amor. Qué largo camino hemos recorrido, pensó. Ella alzó la vista hacia él y el resto de la ceremonia fue tan rápida, que casi se la perdió. Ella lo dejó poner el anillo en su dedo, dijo las palabras apropiadas y miró a su nuevo marido, mientras él levantaba el velo con la punta de los dedos de su cara, y la vio por primera vez, como su mujer. Esta era una vieja y hermosa tradición que ambos habían esperado con impaciencia, en un momento en que la tradición era rutinariamente pisoteada y ridiculizada, por el mundo en general.

Mi bella esposa susurró él, y le sonrió, mientras se inclinaba para besarla con tierna reverencia. Ella le devolvió el beso, suspirando, como si tuviera el mundo en sus brazos. Y lo tenía. La recepción fue muy divertida. Ellos comieron torta, ofreciéndola el uno al otro, posaron para las fotos de la prensa y para el fotógrafo que estaba documentando la boda, y bailaron al ritmo de la

223


orquesta en vivo, que tocaba música contemporánea.

¡Qué largo camino hemos recorrido!Le dijo Mallory en su oído, mientras bailaban. Es curioso, yo pensé lo mismo cuando estábamos en el altar le dijo. Ya leemos la mente del otro bromeó él. Morie asintió. Sus ojos buscaron los de él. La electricidad entre ellos se arqueó como una corriente viva. Ella contuvo la respiración ante la intensidad de aquella sensación.

Todavía no susurró ella. El asintió con la cabeza, pero sus ojos nunca dejaron los de ella.

Todavía no dijo él.

*** Dos largas horas después, se subieron a la limusina que los llevaría a San Antonio, donde pasarían su noche de bodas. Al día siguiente, se irían al Caribe, a una isla privada, propiedad de un amigo, que se las prestó por una semana. Sería una luna de miel de ensueño. Nada que hacer, salvo aprender el uno del otro y descansar al sol. Morena lo esperaba con impaciencia. Se registraron en la suite que Mallory había reservado. El botones recibió su propina y la puerta fue cerrada. El teléfono estaba desconectado. Mallory llevó a Morena por la cintura y la miró a los ojos durante tanto tiempo que ella se quedó sin aliento, por el sentimiento que pasó entre ellos. Él extendió la mano y con su largo dedo índice, trazó un camino alrededor de un pezón, que rápidamente se irguió. Ella jadeó.

He soñado con esto durante semanas susurró él. Ella asintió, sin aliento.También, yo.

224


Mallory se inclinó y le acarició la nariz con la suya. La presión de su dedo, aumentó, presionando y retirándose.

Me has hecho esperar le susurró con paciencia divertida.Ahora, yo voy a hacerte esperar a ti. La boca de Mallory abrió la de ella. La besó despacio, con un dominio, que ella estaba empezando a reconocer. Sus grandes y hábiles manos, le sacaron el vestido y se deslizaron por debajo del sujetador. Besó hacia abajo su tembloroso cuerpo hasta la línea de las bragas, mientras él fácilmente le quitaba el resto de la frágil ropa. Su boca se abrió paso sobre su vientre plano y ella gritó cuando sus manos se movieron más abajo. Él la dejó el tiempo suficiente, para bajar la ropa de cama. La tomó de nuevo, la besó con ternura, y la acostó sobre las frescas sábanas. Sus ojos hicieron una comida de su desnudez mientras sus manos iban a su chaqueta. Se la sacó y luego retiró su corbata. Las dejó caer en una silla y le sonrió mientras sus manos trabajaban en los botones de su camisa, que reveló un pecho ancho y musculoso, cubierto de una gruesa mata de vello rizado y negro. Morie pensó en la forma en que iba a sentir eso contra sus pechos desnudos, y se movió, indefensa, temblando un poco, ante la intensidad de su mirada. Él se rió entre dientes.

La anticipación es divertida murmuró él. Eso dices tú bromeó ella, sin aliento. Mallory se quitó los zapatos y los calcetines, el cinturón, el pantalón. Luego lentamente, los boxers negros, que eran sus favoritos. Ella lo miró con las mejillas rojas. Había visto fotografías. La mayoría de las mujeres habían, en algún momento, echado aunque fuera una mirada por sobre el hombro, a un compañero de clases o alguna revista. Pero ella no había soñado que los hombres se vieran tan, tan… Mientras lo miraba, él comenzó a hincharse de placer, por la mirada tan fija y absorta de ella, que la hizo gemir.

225


Él llegó a su lado en la cama.

Cómo habrás adivinado le susurró con voz ronca por el deseo estoy un poco mejor dotado que la mayoría de los hombres. Pero no te haré daño. Te lo prometo.

No tengo miedo. Tontita su boca se suavizó sobre sus pequeños y firmes pechos.Por supuesto que lo tienes. Es tu primera vez.

Si, es mi primera vez coincidió ella, con voz ronca.¿No te importa? Él levantó la cabeza y la miró con abierta sorpresa. ¿Qué?

He leído un artículo le dijo.Algunos hombres decían que no tocarían a una virgen porque no querían tener que preocuparse acerca de las complicaciones…

¿Dijeron eso?Y él deslizó su mano por su vientre, y sonrió cuando ella intentó retirarse cuando él la tocó.Fácil susurró. Esto es parte de ello. No te sientas avergonzada. Es natural lo que estás sintiendo. Ella no sabía que estaba sintiendo. Shock, en un primer momento, al ser tocada en un lugar donde ella solo se tocaba cuando se bañaba. Y luego, más shock porque cuando su mano se movió, fue tanto el placer que sintió, que gritó y se agarró de sus brazos.

Inesperado, ¿verdad? Bromeó él gentilmente.Oh, pero se pone mejor. Su boca se abrió paso sobre sus suaves pechos, mientras él la tocaba, probando y explorando en un verdadero festín de los sentidos, que la levantaban como un arco indefenso hacia la fuente de todo aquel placer.

Esto puede ser un poco incómodo le susurró él en su boca, mientras su mano se movía otra vez.

226


Ella se estremeció al principio. Pero cuando se dio cuenta de lo que él estaba haciendo, ya no se resistió. Se echó hacia atrás, mordiéndose el labio inferior, hasta que él terminó. Cuando él levantó su mano, tenía un rastro de sangre. Él alcanzó de un lado de la cama, una caja de pañuelos y la limpió, mirándola a los ojos todo el tiempo.

Eso no estuvo tan mal susurró ella. Él asintió.

Será menos doloroso ahora, que entre en ti le dijo en un susurro él, bajando hacia ella. Él separó sus piernas con el brazo con la mayor naturalidad, mirándola. Voy a ir despacio. De acuerdo. Morie levantó los brazos y le dio la bienvenida al peso de su cuerpo y al aplaste cálido y lento de su pecho contra sus senos. Ella abrió la boca, cuando lo sintió en su lugar secreto, ese lugar oscuro que nunca había conocido un contacto como ese. Sus uñas se enterraron en sus brazos, cuando él se empujó hacia ella con cuidado. Él la tranquilizó.

No hay nada porque estar nerviosa le dijo en voz baja.Nada en absoluto. Su mano se movía entre sus cuerpos y la tocó. Esta vez ella no se inmutó. Levantó su cuerpo hacia esa mano y se estremeció al placer que latía como fuego líquido en su cuerpo. Gimió y cerró los ojos, por lo que podía saborearlo. La presión fue creciendo poco a poco, un momento la tocaba, la rozaba y luego se retiraba, luego era firme, insistente y enloquecedor.

¡Por favor! Le pidió ella, fuerte. Sí. Su mano se retiró y su cuerpo la reemplazó. Él se movió dentro de ella, suavemente, con

227


confianza, apoyándose en sus antebrazos, cuando la puso en una cierta posición para dale mayor placer y dirigir sus movimientos. Ella sollozó. La tensión iba en aumento, fortaleciéndose. Morie no podía pensar. Casi no podía respirar. Se centró en la cara de Mallory, acercándose, alejándose, por el ritmo que la hacía rozar el colchón con cada embestida lenta y profunda de sus caderas. Ella se estremeció, cuando el placer siguió fortaleciéndose, vigorizándose, endureciéndose, cada vez más y más, ya respirando con dolor, hasta que todo el mundo se redujo al sonido de sus cuerpos, deslizándose uno contra el otro, al débil sonido de fricción de las sábanas, que se movían con ellos, al sonido áspero de sus respiraciones.

Oh, Mallory sollozó ella, arqueada hacia él, totalmente estremecida. Ahora, bebé le susurró él, y aumentó el ritmo y su cuerpo se volvió exigente, cuando el control se esfumó. ¡Ahora, ahora, ahora! Ella gritó, agarrándolo cuando se movió, también, desesperada por torcerse y cumplir con ese empuje duro, desesperada por hacerlo más profundo, hacerlo más duro… más duro y más duro, y hacerlo… y hacerlo… y hacerlo… hasta quemarse… ¡hasta fundirse como en un horno! Los dientes de Morie lo mordían cuando ella culminó y su cuerpo se convulsionaba en un arco tenso, y se ahogaba en un placer que nunca había soñado que pudiera existir. Apenas era consciente de los movimientos brutales de Mallory, de sus gritos roncos de placer en sus oídos, cuando él se acercó al borde con ella. Ellos se mantuvieron unidos, abrazados en el éxtasis, cuando la pasión los lanzó al espacio en unos calientes y locos segundos. Y aún así, no podían dejar de moverse. Ella chocaba sus caderas contra las de él, pidiendo más.

Oh, no pares… por favor… no… pares suplicaba Morie. No lo haré… no puedo decía él en una risa ronca.Es dulce. Tan condenadamente dulce. ¡Pensé que iba a morir por esto!

¡Yo también! Él levantó la cabeza, mientras se movía hacia abajo en contra de ella, mirándola con el placer, creciendo de nuevo. La repuesta de ella le encantó, lo hizo sentir de cinco metros de altura. Ella no mostró ningún signo de querer parar.

228


Adelante, regodéate susurró inestable. Te amo le dijo bajito de nuevo, y la besó con avidez.Mi valiente, bella e increíblemente sexy esposa. Moriría por ti. Ella lo abrazó. Yo moriría por ti. Su boca aplastó la de ella.

Estoy agotado, bebé le susurró contra sus labios.Pero puedo durar un poco más. Te voy a complacer, tanto como pueda, ¿de acuerdo? Ella ya no lo oía, ni entendía lo que decía. Estaba en las garras de una fiebre tan caliente que pensó que iba a morir quemada. Pero, finalmente, por último, se estremeció una vez más y la tensión se rompió. Se derrumbó debajo de él, con un suspiro tembloroso. Él rodó al lado de ella y la tomó para acercarla más a él.¿Satisfecha?

Si. No lo entiendo le susurró ella en la garganta. Las mujeres tardan más que los hombres le explicó.Un hombre se desgasta y necesita más tiempo, para ser capaz de hacerlo de nuevo. Las mujeres duran mucho más tiempo en la pasión.

Oh. Mallory levantó la cabeza y buscó sus ojos.Tenías razón.

¿La tenía? ¿Sobre qué? La beso en los párpados.

Acerca de la espera él la miró con solemnidad.Ahora mismo, siento haber tenido a otra mujer en mi vida, antes de conocerte.

229


Ella tocó su boca suavemente.

No estoy segura de sentirlo susurró ella, con sequedad. Él levantó las cejas.

Eres muy, pero muy bueno en la cama reflexionó ella.Desde el punto de vista de una principiante, quiero decir. Tenía miedo confesó.Había oído algunas historias casi de horror de otras mujeres acerca de sus noches de boda. Especialmente sobre los hombres cuando pierden el control y les hacen daño.

Oh, yo no podría hacerte daño le dijo él, en voz baja y volvió a besarla.Te amo demasiado. Tenía que ser bueno para ti o no habría sido bueno para mí ella sonrió perezosamente y se movió contra él, pero de repente, hizo una mueca. Él levantó una ceja. ¿Adolorida? Ella se ruborizó. Mallory se rió indulgentemente.

Es un efecto secundario de la pasión desenfrenada y la abstinencia. No te preocupes, un par de días de descanso y volveremos a la normalidad. Mientras tanto agregó con una sonrisa podríamos considerar pedir alimentos y ver algo en el cable. ¿Qué dices? Morie se sentó con cautela y asintió con la cabeza.

Eso podría ser una buena idea. Él se levantó, se estiró y sonrió ante su mirada de admiración. La tomó en sus brazos y la llevó al cuarto de baño.

¡Pero antes podríamos darnos una ducha relajante y jugar al doctor! Morie se echó a reír. El matrimonio no solo era un banquete de pasión, sino que también, parecía

230


ser lo más divertido que ella había tenido.

*** Una semana después, estaban bailando tango en un club exclusivo en Jamaica, en la playa.

Te dije que iba aprender rápidamente con la profesora adecuada bromeó Mallory, besando su oído mientras se movían por la pista de baile.

Sí, y lo hiciste. Lo hicimos le susurró escandalosamente. Ella lo miró con picardía.Compré un libro hoy.

¿En serio? ¿Un libro? Él se inclinó hacia abajo.¿Qué clase de libro? Es un libro detallado sobre cómo, pues… hacer cosas. Con tu marido. No tengo marido se quejó él. ¿Y yo qué? Es un libro para una mujer acerca de cómo hacer cosas con su marido le informó.Es muy detallado.

¿Tiene imágenes? Le preguntó con los ojos muy abiertos. Ella lo miró.Este no tiene imágenes.

Entonces, ¿puedes demostrarlo para mí? Añadió, y sus ojos negros estaban brillantes. Morie se rió en voz alta.Oh, creo que puedo hacerlo.

231


¿Ahora? Le preguntó él, deteniéndose en medio de la pista de baile. ¿Aquí? Le preguntó ella, horrorizada. ¿Cómo te atreves? Resopló él.Soy un hombre decente, recto, eso es lo que soy. No puedes ser recto, mientras te demuestro lo que dice este libro le señaló ella, y frunció los labios. Tienes que estar en una posición de descanso. Esto se está poniendo mejor cada minuto. ¿Nos vamos? Él le ofreció su brazo y ella se tomó de él, con una sonrisita.

Cueste lo que cueste. Esto podría tomar algún tiempo añadió cuando ellos dejaron la pista.No estoy segura de tenerlo al dedillo por el momento. Prometo no quejarme. No importa el tiempo que tome le aseguró con risa en los ojos oscuros. Les tomó un largo tiempo. Sin embargo, él mantuvo su promesa. No se quejó. Ni siquiera una vez.

Fin

232

#1_  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you