Page 1


Índice Staff Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15 Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18

Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23 Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27 Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31 Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35 Capítulo 36 Capítulo 37 Créditos


Staff Moderadores Fenix

Dafne

Candice

Chienne Alpha

Traductores Fenix

Jeyly Carstairs

Dafne

Arcangel

Jess

Cin

Jesslovenly

Martina pederzoli

Ysandre

Sofh

MaryJane

Esperanza.nino

Patricia.01

Mar¡Cipriano

Martina pederzoli

Recopilación y Lectura Final

Diseño

Dafne

Gaz

Página

Dafne

4

Correctores


Uno

1

TRex: abreviatura de Tiranosaurio Rex. Es una especie terrestre carnívora y muy peligrosa de

dinosaurios.

5

i sangre punzaba por una pelea. Mis músculos gritaban que querían participar. Mis pensamientos estaban cubiertos en una embriagadora neblina ámbar de poder. Yo era el Apollyon. Ejercía control sobre los cuatro elementos, y sobre el quinto y el más poderoso akasha. Yo alimentaba al Dios Asesino. Yo era su gran poder, el as en la manga. Yo era el principio y él era el final. Y juntos, éramos todo. Sin embargo, lo único que podía hacer era caminar de un lado a otro. Enjaulada e impotente debido a las marcas grabadas en el cemento que había encima de mí y por las barras elaboradas por un dios. —Alex. Por supuesto, no estaba sola. Oh no. Mi propio infierno personal era una fiesta para dos. Bueno, en realidad era un trío... cuarteto de clases. Sonaba más divertido de lo que era. Voces... habían tantas voces en mi cabeza. —¿Te acuerdas? Incliné mi cabeza hacia la derecha, sintiendo el estiramiento de los músculos y el crujido de mis huesos. Luego repetí el mismo movimiento hacia la izquierda, moví los dedos: el meñique, el anular y el medio... una y otra vez. —Alex, sé que puedes oírme. Miré por encima de mi hombro, mi labio encrespándose por lo que veía. Hombre, lo que haría con ese purasangre si tuviera un hueso de TRex1. Aiden St. Delphi estaba al otro lado de los barrotes. Allí, él era una fuerza inamovible. Pero sin las protecciones de Hefesto o Apolo entre nosotros, él se convertiría en algo intrascendente. No. No. No.

Página

M

Traducido por Dream of Glass Corregido por Esperanza.nino


6 Página

Mi mano voló por impulso propio hacia la rosa de cristal, sintiendo los bordes suaves y delicados. Él lo era todo. Sentí dolor agudo en mis sienes, y gruñí. Enviándole una mirada de odio, le di la espalda, enfrentándome a la pared de cemento desnudo. — Deberías haberme mantenido en el Elixir. —Nunca debería haberte puesto en el Elixir —respondió él—. Ese no era el camino para llegar a ti. Me reí con frialdad. —Oh, ¿quieres llegar hasta mí? Hubo una pausa. —Sé que todavía estás ahí, Alex. Bajo esta conexión, sigues siendo tú: la mujer que amo. Abrí la boca, pero no había palabras, sólo recuerdos de estar parada junto a la corriente diciéndole a Aiden que lo amaba. Y un sinfín de pensamientos y acciones centradas en él. Meses —sino años— de recuerdos, una y otra vez, hasta que ya no podía distinguir entre el pasado, el presente y lo que iba a ser de mi futuro. Como si sintiera que mis pensamientos se habían ido, él dijo—: Hace unos días me dijiste que me amabas. —Y hace unos días yo era tan alta como un cometa y me escondía en armarios, gracias a ti —Me di la vuelta, justo a tiempo para verlo estremecerse. Bien—. Tú me pusiste en el Elixir. Aiden aspiró una bocanada de aire, pero no apartó la mirada por vergüenza o culpa. Juntó fuerzas y sostuvo mi mirada, bloqueando en sus ojos lo que sabía que él odiaba con cada fibra de su ser. —Lo hice. Respiré profunda y pesadamente. —Voy a salir de aquí, finalmente, Aiden. Y te voy a matar. Lentamente. —Y asesinarás a todos los que me importan. Lo sé. Hemos hablado ya de eso. —Se apoyó en los barrotes. Esta vez no había ni un rastro de barba en su rostro. Estaba usando su uniforme de Centinela; todo negro. Pero había sombras oscuras bajo sus llamativos ojos. —Sé que no me harás daño si sales —continuó—. Creo en eso. —Triste. —¿Qué cosa? —Que alguien tan guapo como tú sea increíblemente estúpido. — Sonreí mientras sus ojos se entrecerraban. En el momento en que hubo un brillo en sus ojos, supe que había tocado un nervio. Eso hizo que sintiera todo caliente y borroso durante aproximadamente tres segundos y luego


7 Página

me di cuenta que estaba todavía en una maldita jaula. Molestar a Aiden me ayudaba a pasar el tiempo, pero eso no cambiaba nada. Había mejores cosas que podría estar haciendo. Sólo tenía que esperar y actuar cuando llegara mi momento. La baja estática estaba en mi cabeza. Constante. Todo lo que tenía que hacer era utilizar bien esa oportunidad; pero supongo que en ese momento Aiden sospechó lo que estaba pensando, porque empezó a hablar. Yendo al colchón en el suelo, me senté y puse mis rodillas debajo de mi barbilla. Vi que Aiden me miraba. Y traté de retener esa voz que siempre se asomaba cada vez que él estaba callado alrededor mío. No me gustaba ni entendía esa voz. Aiden pasó una mano a través de su cabello, y luego se apartó de las barras. —¿Sabes lo que está pasando afuera, ahora mismo? Me encogí de hombros. ¿Tenía que interesarme? Lo único que me importaba era salir de aquí y conectarme con mi Seth. Entonces, si mi padre todavía estaba esclavizado en los Catskills, lo liberaríamos. Mi Seth me lo había prometido. —¿Te acuerdas lo que Poseidón le hizo a la isla Deity ? ¿Cómo demonios se supone que iba a olvidar eso? Poseidón había acabado con el Covenant allí. —Bueno, se va a poner peor, Alex. La mitad de los Doce Olímpicos quieren hacer la guerra a Seth y Lucian —continuó él—. Y estoy seguro de que él lo sabe. Tal vez eso es lo que él quiere pero ¿es eso lo que tú quieres? ¿Sabes cuántas vidas inocentes se perderán; cuántas vidas inocentes se han perdido? ¿Mortales y mestizos? ¿Es algo con lo que puedes vivir? Realmente yo no estaba viviendo, teniendo en cuenta que estaba en una jaula. —Porque yo sé que en el fondo no se puede vivir con uno mismo, sabiendo que ayudó a causar la muerte no de miles, sino de millones; sobre todo aquellos mestizos. Tú estabas cuestionándote el convertirte en un Centinela por la forma en que estaban siendo tratados. Si Seth sigue adelante con esto, van a morir La convicción en su voz era molesta. Así era la pasión con la que alimentaba sus las palabras. —Caleb, ¿te acuerdas cómo te sentiste después de lo que le pasó a Caleb— —¡No hables de él!


8 Página

Sus oscuras cejas se alzaron. El shock se esparció a través de su cara y luego él se lanzó hacia esos malditos barrotes, agarrándolos. —¡Sí, Caleb, Alex! ¿Recuerdas cómo te sentiste cuando murió? ¿Cómo te culpaste a ti misma? —Cállate, Aiden. —¿Te acuerdas de estar tan rota que permaneciste en cama durante cinco días? Tu corazón estaba roto cuando lo perdiste. ¿Crees que querría verte hacerte esto? Su muerte fue por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, ¿pero esto? Habrá miles de Caleb, pero será tu culpa. Presioné mi cabeza en mis rodillas y apoyé mis manos sobre mis oídos. Pero eso no hizo nada para detener la creciente ola de emoción latiendo en mí o el dolor en mis sienes que se estaba convirtiendo rápidamente en un dolor agudo y punzante. Y no lo detuvo. —¿Y tu madre, Alex? —¡Cállate!—grité. —¡Esto no era lo que ella quería! —Los barrotes temblaban mientras él los golpeaba con lo que supuse eran sus puños. Eso tenía que doler—. Esto es por lo que ella murió protegiéndote. ¿Cómo te atreves simplemente a voltearte y dejarle que te haga— Todo mi cuerpo se quebró como una goma elástica demasiado estirada. —Cálla… El zumbido en mis oídos rugió, ahogando a Aiden y todo lo demás. En un instante, él estaba allí, deslizándose a través de mis venas como cálida y rica miel. Escúchame. Las palabras estaban en mis pensamientos, calmándome como el fragante aire del verano. Escúchame, Alex. Recuerda lo que vamos a hacer juntos una vez que nos conectamos. Liberar a los mestizos, y a tu padre. —Alex —saltó Aiden. Dioses, ¿no tiene nada mejor que hacer? El suspiro exasperado de Seth estremeció todo mi cuerpo. Bloquéalo. Él no importa. Nosotros sí. Mis dedos apretaron mi cabello. —Él está ahí ahora, ¿verdad? —La ira se profundizó en la voz de Aiden. Las barras se sacudieron otra vez. Al paso que estaba yendo, sus nudillos se iban a hacer papilla. Al igual que mi cerebro—. No le hagas caso, Alex. La risa de Seth era como astillas de hielo. ¿Sigue ahí? Miéntele, Ángel. A continuación, corre. Nadie podrá detenerte.


9 Página

Tiré de mi cabello hasta que delgadas agujas apuñalaron mi cuero cabelludo. —Alex, mírame. —El filo de desesperación en la voz de Aiden alcanzó una parte de mí con la que no estaba del todo familiarizada. Mis ojos se abrieron y se dispararon a los suyos. Eran plateados al igual que la luna. Ojos hermosos—. Juntos podemos romper el vínculo entre tú y Seth. Dile que no quieres romper el enlace. Era increíble... y escalofriante lo mucho que Seth podía ver y oír cuando nos conectábamos. Era como tener a otra persona viviendo dentro de mí. —Alex —dijo Aiden—. Incluso si tú se lo dieras, él te drenaría como lo haría un daimon. Tal vez él no querría hacerlo, pero lo haría. Mi corazón tropezó. Había sido advertida antes por mi madre, hace unos meses. Fue una de las razones por las que había querido que me transformara en un daimon. Una razón completamente ilógica, pero aun así... Yo nunca te haría eso, Alex. Todo lo que quiero es mantenerte a salvo, para hacerte feliz. Liberar a tu padre es lo que quieres, ¿no? Juntos podemos hacer eso, pero sólo juntos. —No voy a renunciar —dijo Aiden. Un bendito silencio se extendió durante unos instantes—. ¿Oyes eso, Seth? Eso no va a suceder nunca. Él es molesto. Ambos son molestos. Entonces dije en voz alta—: No hay nada a qué renunciar, Aiden. Sus ojos se estrecharon. —Hay de todo. Esas palabras me parecieron extrañas. “Todo” era un fantasma de lo que fue y nunca podría ser. Todo había cambiado en el momento en que me había conectado a mi Seth. Era difícil de explicar. Meses atrás, cuando había tenido problemas para dormir, la conexión entre nosotros había calmado mi cuerpo y mente. Bueno, esto era como eso. No había un yo en esto. Algo así como no había sabido de Seth antes de que hubiera Despertado. Entendí eso ahora. Cuánto había luchado por estar cerca de mí, luchando por no dejarse atrapar por lo que me estaba pasando. Ahora éramos sólo nosotros, un solo ser que existe en dos cuerpos separados. Un alma que se partió. Solaris y el Primer… El dolor estalló detrás de mis ojos. No lo hagas. Su susurro se transportó por mis venas. No pienses en ellos. Fruncí el ceño.


10 Página

Y entonces mi Seth siguió charlando. Lo mismo hizo Aiden. Pero no era tan estúpido como para entrar en la celda. Incluso cansada y contenida por las guardas, estaba segura de que podía atacarlo. Los minutos pasaron, tal vez horas, mientras que los dos asesinaban mis neuronas. Cuando todo terminó, me hundí en el colchón. Un infernal dolor de cabeza golpeó. Aiden sólo se fue porque alguien —¿mi tío?— había abierto la puerta, que por lo general significaba que algo estaba pasando. Rodé hacia un lado, estirándome lentamente. Finalmente. Seth suspiró. Estiré mis dedos. Las articulaciones me dolían. Él no se quedará durante mucho tiempo. No lo necesitamos para siempre, Ángel. Sólo tenemos que averiguar dónde estás. Y entonces vamos a estar juntos. Una leve sonrisa curvó mis labios. Si me concentraba lo suficiente, podía sentir a mi Seth en el extremo de la conexión zumbante que siempre estaba presente. A veces, él se escondía de mí, pero no ahora. Mi memoria juntó su imagen. Su tez dorada y las cejas ligeramente arqueadas se formaron en mis pensamientos. La fuerte curva de su mandíbula exigió ser tocada, y la sonrisa satisfecha en sus labios carnosos se extendió. Dioses, su rostro era sobrenaturalmente hermoso; duro como las estatuas de mármol que se utilizaban para rodear el edificio del Covenant. Pero... no había más estatuas en la isla Deity. No había nada. Poseidón había arrancado todo y lo llevó al océano. Los edificios, las estatuas, la arena, y las personas; todo se había ido. Perdí la imagen de Seth. La inquietud se formó la boca de mi estómago. Aiden había tenido razón… más o menos. Algo sobre toda esta situación me molestó, me hizo sentir impotente, y no podía hacer nada. Yo era el Apollyon. Vuelve a pensar en lo bien que me veo, eso me gustaba. Algunas cosas nunca cambian. El ego de mi Seth era tan grande como siempre. Pero mi imagen de Seth floreció antes que yo. Tenía el pelo rizado alrededor de sus mejillas y del color de un tejido de oro. Me recordaba a las pinturas de Adonis. Pero Adonis no era rubio. A través del conocimiento de los Apollyons anteriores, sabía que su cabello había sido castaño. ¿Dónde estás? le pregunté.


11 Página

Yendo hacia el norte, Ángel. ¿Estás en el norte? Suspiré. No sé dónde estoy. Hay bosques que me rodean. Y un arroyo. No es de utilidad. Hubo una pausa, e imaginé la sensación de su mano en mi mejilla, trazando la curva del hueso. Me estremecí. Te extraño, Ángel. Esas semanas cuando estabas oculta de mí, me volvía loco. No respondí. No había extrañado a mi Seth. Mientras había estado bajo la influencia del Elixir, ni siquiera había sabido que existía. Seth se rió entre dientes. Haces maravillas para mi autoestima. Se supone que tienes que decir que también me extrañaste. Rodando sobre mi espalda, traté de ejercitar la torcedura de mi pierna. ¿Cómo va a ser cuando te transfiera mi poder? Hubo una pausa y empecé a ponerme nerviosa. No dolerá, su voz era un susurro. Será como cuando nos tocamos antes, cuando aparecieron las runas. Te gustó eso. Lo hizo. Hay algunas palabras, nada enorme, y luego voy a tomar tu poder. No te voy a vaciar, Alex. Yo nunca haría eso. Y yo le creí, así que me relajé. ¿Cuál es el plan, Seth? Sabes cuál es el plan. Él quería sacar a los Doce Olímpicos antes de que encontraran una manera de deshacerse de nosotros. La leyenda decía que sólo éramos vulnerable a otro Apollyon, pero ninguno de los dos estaba confiábamos en esa creencia. Las leyendas y los mitos menos conocidos eran algo que todos los Apollyons habían tratado de descubrir. Pero una vez que los dioses estuvieran fuera de la imagen, nosotros gobernaríamos. O Lucian gobernaría. Ni lo sabía ni me importa. Todo lo que quería era estar cerca de mi Seth. Yo estaba teniendo un caso loco de ansiedad por separación. No. ¿Cuál es el plan para que podamos estar juntos? La aprobación de Seth me recorrió como el cálido sol de verano. Yo disfrutaba de ella, como un buen cachorro con el estómago lleno. Con el tiempo, van a mostrar una debilidad. Siempre lo hacen. Especialmente St. Delphi. Tú eres su debilidad. Me retorcí. Lo soy. Y cuando se te presente la oportunidad de escapar, tómala. No lo retengas, Ángel. Eres el Apollyon. Una vez libre, no pueden detenerte. Confía en eso. Y en el momento en que tengas una idea de dónde te encuentras, voy a estar allí. Yo confiaba en mi Seth.


Página

12

Nuevamente hubo esa niebla agradable y embriagadora, invadiéndome. ¿Has visto a Apolo o cualquier otro dios recientemente? No. No desde que había salido del Elixir, y eso era extraño. Apolo había seguido mi trasero desde el momento en que había despertado, pero no lo había sentido ni a él… ni a ningún dios. Abrí los ojos y miré los barrotes. ¿Hefesto necesitaría reforzar las barras pronto? Dioses, eso esperaba. Si se debilitaban, entonces también lo harían las guardias. Entonces podría salir. Seth dijo algo que hizo que mis dedos se doblaran así que le presté nuevamente. ¿A dónde fuiste? Le mostré los barrotes y mis pensamientos. Él estaba dudoso. El trabajo de Hefesto raramente se debilitaba, pero yo tenía la esperanza... por un segundo. Este... este vínculo no era el verdadero negocio. Aunque mi Seth estaba dentro de mí, en realidad no estaba allí. Yo estaba sola, sola en una celda. Él nunca me dejará salir. Aiden nunca me dejará estar cerca de ti. Las lágrimas quemaron mis ojos mientras un abismo interminable de desesperanza me desgarraba. Nunca voy a ver a mi padre. Sí, lo harás. No importa lo que pase. Voy a llegar a ti. Los dioses dicen que sólo puede haber uno de nosotros, pero están equivocados. Una extraña espiral relajante, me llenó. Eres mía, Alex; siempre lo has sido y siempre lo serás. Fuimos creados para ello. Una parte de mí se sintió más cálida ante la respuesta. Y otra parte de mí, la fuente de la otra voz cuando Aiden estaba cerca, escondida y oculta de mi Seth, retrocedió mientras tocaba la rosa de cristal alrededor de mi cuello.


Dos Traducido por Dreams of Glass Corregido por Mar¡Cipriano

Página

13

T

iempo después —no sabía si era de noche o de día, o cuánto tiempo había dormido—, estaba sola. Aiden no estaba sentado en la silla mirándome. Seth no estaba en el otro extremo del lazo color ámbar. Eso era un lujo. Mis pensamientos estaban claros. Me levanté y caminé hacia las barras. Parecían normales, titanio plateado, pero era la malla fina que le rodeaba el problema. La cadena de Hefesto era una verdadera perra. Respirando profundamente, agarré los barrotes y apreté. Un destello de luz azul llegó por encima de las barras, ondeando a lo largo del techo y sobre la marca, como humo lleno de brillo. —Maldición —murmuré, retrocediendo. Traté de llamar al akasha. Nada se movió dentro de mí, ni siquiera un destello. Levantando la mano, opté por algo más pequeño. Bueno, pequeño para mí. Llamé al fuego. Yyyyyy... no había nada. Cuando había despertado, el poder había estallado libre, inundando mis venas; un poder tan alto que podría haber tirado el techo. Tenía el éter que los daimons anhelaban. Había tenido sólo una muestra de ello. Y no lo había sentido desde que Apolo me había golpeado con su maldita ráfaga de dios. Imbécil. Él también estaba en mi lista de cosas por matar. Fui al baño y me limpié. Recién duchada y vestida, volví a poner a prueba las barras. La brillante luz azul era algo bonito. Por lo menos era algo para mirar.


14 Página

Suspiré, a punto de meter mi cabeza a través de la pared. Busqué a mi Seth a través del vínculo; todavía estaba desaparecido. Podría llamarlo y él respondería, pero estaba segura de que estaba ocupado tratando de liberarme. Con nada más que hacer, volví a probar secciones de las barras. Horas más tarde, arriba se abrió una puerta. Había voces. Una de ellas era de Aiden, pero la otra... —¿Luke?—llamé. —Déjale —fue la dura respuesta de Aiden. La puerta se cerró, y un conjunto de pasos pesados bajó las escaleras. Lo juro por los dioses, el sonido que salió de mi garganta era un gruñido animal. Aiden apareció a la vista, con un plato de plástico con huevos y tocino. Una ceja se arqueó. —¿De verdad crees que voy a permitir que un mestizo esté cerca de ti? —Una chica puede tener esperanzas. —Los mestizos eran más susceptibles a las compulsiones, y ahora yo cargaba uno lleno de esteroides. Sostuvo el plato a través del espacio entre los barrotes. La última vez que había hecho la cosa de no-comer algo, no había funcionado. Casi muero de hambre y terminé en el Elixir a causa de ello. La comida era mi amiga en esta ocasión. Cogí el plato. La mano vacía de Aiden serpenteó y se envolvió alrededor de mi brazo. Su mano era tan grande que se tragó mi muñeca. No dijo nada, pero sus ojos del color de nube tormentosa querían que hiciera algo. ¿Qué? ¿Recordarnos juntos? ¿Recordar lo mucho que él había consumido mis pensamientos? ¿Cómo me dolía no estar con él? ¿Quería que recordara cómo fue cuando me habló acerca de la noche cuando los daimons atacaron y masacraron a su familia? ¿Y lo que se sentía estar en sus brazos, ser amada por él? Recordaba de todas esas cosas en detalle. Pero las emociones que pertenecieron a esos eventos y recuerdos no estaban allí. Fueron separados completamente. Se habían ido con el capricho del pasado... Aiden era mi pasado.


15 Página

No. No. No. Esa pequeña voz estaba de vuelta. Aiden es el futuro. Por alguna razón pensé en ese maldito oráculo, la Abuela Piperi. Saber la diferencia entre la necesidad y el amor, había dicho ella. No había ninguna diferencia. ¿No podría haber tratado de enseñarme cómo salir de estos barrotes? Aiden me soltó, sus ojos tan duros como los muros de cemento. Retrocedió mientras yo llevaba mi comida para el colchón. Sorprendentemente, me dejó comer en silencio. Después… no tanto. Hoy Aiden quería hablar de nuestra primera sesión de entrenamiento y lo mucho que aparentemente le había molestado porque yo no paraba de hablar. Cuando llegó a la parte en la que imité su voz, empecé a sonreír. Él había estado irritado e inseguro de cómo manejarme. Los ojos de Aiden brillaron al mismo tiempo que mis labios temblaban. —Dijiste que sonaba como un padre. Lo hice. —También dijiste que ibas a tener que dejar tu hábito de crack cuando mencioné las reglas. —Aiden sonrió. Mis labios casi respondieron ante eso. Y no me gustó. Hora de cambiar de tema. —No quiero hablar de esto. Aiden se reclinó en la silla plegable de metal. La cosa tenía que ser incómoda. —¿De qué quieres hablar, Alex? —¿Dónde ha estado Apolo? Ya que es mi gran-lo que sea, me siento poco querida. Se cruzó de brazos. —Apolo no está por aquí. Oh, interesante descubrimiento. Mis pequeños y viejos oídos se agudizaron. —¿Y por qué no? Su mirada estaba igualada. —¿Realmente crees que voy a decírtelo cuando irás corriendo de vuelta para decirle a Seth? Puse mis pies descalzos en el frío suelo y me levanté. —No voy a decir una palabra. Aiden me lanzó una mirada suave. —Llámame loco, pero no te creo. Caminando hacia las barras, mantuve un ojo en su expresión. Mientras me acercaba, perdió la mirada insípida. Su mandíbula se endureció como si estuviera masticando. Sus ojos se volvieron más agudos y sus labios se apretaron. Cuando toqué las barras, la llamarada de luz era débil. De alguna manera, sabía la diferencia entre cuando estaba tocando y cuando estaba tratando de escapar. Cadenas inteligentes.


16 Página

—¿Qué estás haciendo? —preguntó Aiden. —Si me dejas ir ahora, juro que tú y todos por los que te preocupas no serán tocados. Él no dijo nada durante un latido del corazón. —Pero me preocupo por ti, Alex. Ladeé mi cabeza. —Pero voy a estar sana y salva. —No. Tú no vas a estar a salvo. —La tristeza se deslizó en sus ojos justo antes de que sus gruesas pestañas se abatieran. Mi estómago se retorció en advertencia. Recordando los trozos de información que había recogido bajo el Elixir, sabía que había algo más en lo que decía. —¿Qué sabes, Aiden? —Si te vas de aquí conectada a Seth... morirás. —La última parte salió entrecortada. Reí. —Estás mintiendo. Nada puede lastim… —Mitos y leyendas, Alex. Duh. ¿Qué había pensado antes? Siempre había un control y equilibrio de clases. Esa era la razón por la que el Apollyon había sido creado en primer lugar—. ¿Qué sabes tú? Sus pestañas se levantaron, revelando sus sorprendentes ojos color plata. —No importa. Todo lo que necesitas saber es que es la verdad. Mi boca se abrió, pero la cerré de golpe. Aiden estaba tratando de meterse bajo mi piel. Eso era todo. Si Tánatos y su Orden no habían encontrado el talón de Aquiles de los Apollyons en todos sus intentos a través de los siglos, un pura sangre no habría tenido éxito. La Orden no había… ¿O sí? Pero ellos no contaban. Mi Seth y sus Centinelas los habían borrado sistemáticamente fuera de la Tierra. Levanté la mirada y encontré a Aiden mirándome. El inexplicable impulso por mantener mi lengua era difícil de resistir. —¿Puedo preguntarte algo? Me encogí de hombros. —Si dijera que no, aun así preguntarías. —Es cierto. —Había una sonrisa tensa—. Cuándo estabas con Lucian, antes de la reunión del Consejo, él te llevó a su casa en contra de tu voluntad, ¿no? —Sí —dije lentamente, cada vez más incómoda. —¿Cómo te hizo sentir eso? Mis manos se apretaron en los barrotes. —¿Qué eres ahora? ¿Un psicólogo?


17 Página

—Sólo responde la pregunta. Cerrando mis ojos, me apoyé en los barrotes. Podría mentir, pero no había realmente una razón. —Lo odiaba. Traté de matar a Lucian con un cuchillo de carne. —Obviamente eso no había salido como planeaba—. Pero no entendía entonces. Lo hago ahora. No tengo nada que temer. Silencio, y luego Aiden estaba justo en frente de mí, su frente tocando la mía a través de los barrotes. Sus grandes manos estaban sobre las mías y cuando habló, su aliento era cálido. No me aparté, y no entendía por qué. Estar tan cerca de él no estaba bien en muchos niveles. —Nada ha cambiado —dijo en voz baja. —Yo lo he hecho. Aiden suspiró. —No lo has hecho. Abrí los ojos. —¿Alguna vez te aburrirás de esto? Tienes que hacerlo, con el tiempo. —Nunca —contestó. —Porque no te rendirás conmigo, ¿no importa lo que te diga? —Exactamente. —Eres muy terco. Los labios de Aiden formaron una media sonrisa. —Yo solía decir lo mismo de ti. Mi ceño se frunció. —¿Y ahora no puedes? —A veces no sé ni qué decir. —Llegó a través de los barrotes y las puntas de sus dedos rozaron mi mejilla. Un momento después, apoyó toda su mano contra mi mejilla. Me estremecí, pero él no quitó su mano—. Y hay momentos en los que dudo de todo lo que hago. Él inclinó mi cabeza hacia atrás para que mis ojos se encontraran con los suyos. —Pero no dudo ni por un segundo, que lo que estoy haciendo ahora, es lo correcto. Muchas réplicas salieron a la superficie, pero se desvanecieron cuando una pequeña voz dentro de mí intervino. Yo lo daría todo por ti... Un nudo se formó en la parte posterior de mi garganta. De repente, esta celda era demasiado pequeña. El sótano era demasiado apretado y la poca distancia entre Aiden y yo me ahogaba. Mi corazón estaba revoloteando rápidamente, busqué la conexión— —No lo hagas —susurró Aiden—. Sé lo que vas a hacer. No lo hagas. Retrocedí, rompiendo el contacto entre nosotros. —¿Cómo sabes lo que estoy haciendo?


18 Página

Su mano estaba extendida, como si aún pudiera sentir mi mejilla. —Solo lo sé. La ira creció, alimentada por la frustración y una buena mezcla de “qué demonios”. —Bueno, ¿no eres especial? Sacudiendo su cabeza, Aiden bajó su mano. Me vio pisar fuerte hacia el colchón y tumbarme. Lo fulminé con la mirada, deseándole todas las cosas malas en las que podía pensar. Y había cosas que yo sabía que podía decir que le harían daño, que lo pondrían fuera de control y lo romperían en pequeños pedazos. Cosas que mi Seth había susurró y cosas que le había dicho que quería hacer. Podría atacar… oh sí, podría destruir a Aiden. Pero cuando abrí la boca, todas esas cosas hirientes y destructivas quedaron atascadas alrededor de un nudo en mi garganta. Sentada aquí, no me sentía bien en mi piel, como si en realidad no fuera una parte de ella. Y la única vez que me sentí cómoda fue cuando me conecté a mi Seth. Sin él, quería arrojar esa piel, o rasgarla hasta que empezara a sangrar. Quería golpear algo. Fuerte. Respirando profundamente, me centré en la marca en el techo. Había dos lunas dibujadas, entrelazadas. Ya que muchos dioses estaban atados a la luna, no sabía lo que representaba o cómo tenía el poder para retener el mío. —¿Qué es eso? —le pregunté, señalando el techo. Una parte de mí no esperaba que Aiden respondiera, pero lo hizo. —Es el símbolo de Phoebe. —¿Phoebe? Obviamente no te refieres a una de Charmed2. Resopló. Guau, habían traído la artillería pesada. Me sentí especial mientras miraba las marcas. Tenían un extraño tinte rojo azulado. —Por lo tanto, un Titán... —Sí. —Y es la sangre de un Titán, ¿no? —Incliné mi cabeza hacia Aiden—. ¿Te importaría explicar cómo es posible que la sangre de un Titán este en este techo? ¿Los dioses del Olimpo mantienen tarros de ella alrededor?

2

Charmed: (Hechiceras) Serie de televisión que narra el cambio en la vida de las tres

hermanas Halliwell —Prue, Piper y Phoebe.


19 Página

Aiden soltó una risa seca. —Cuando los olímpicos derrocaron a los Titanes, la mayoría fueron encarcelados en el Tártaro. Phoebe no era uno de ellos. Y tiene un cariño especial por sus hijos. Destrozándome los sesos para recordar quien era ella, me encontré con las manos vacías. —¿Quién? —Leto —respondió—. Quién a su vez dio a luz a Apolo y Artemisa. Me quejé. —Por supuesto. ¿Por qué no? ¿Entonces Apolo pidió a su abuela un poco de sangre? Genial. Pero no entiendo cómo funciona. — Hice un gesto a mí alrededor. —¿Cómo está reteniendo mis poderes? —La sangre de Titán es muy poderosa. Sabes que las dagas bañadas en sangre de Titán pueden matar a un Apollyon. —Cuando le envié una mirada duh, su sonrisa se estrechó—. Mezclar eso con la sangre de su propio linaje, bueno, tiene la capacidad de evitar que te lastimes a ti misma. —O de lastimarte a ti —le espeté. Aiden se encogió de hombros. La ira bombeaba a través de mi sangre como un veneno; sin ninguna forma de expulsarla, estaba seriamente a segundos de volverme loca. Estiré mis piernas, luego mis brazos. En mi cabeza, me imaginé a mí misma corriendo y pateando a Aiden en la espinilla. Hubo un suspiro desde el otro lado de los barrotes. A veces me preguntaba si tenía la habilidad de leer la mente. —Odio esto —admitió Aiden en voz tan baja que no estaba segura de que lo hubiera escuchado. Se volvió, dándome la espalda—. Odio que Seth no ha hecho otra cosa que jugar contigo —mintiéndote— y que tú has confiando en él. Odio que esta conexión sea más importante que todo lo demás que está pasando ahí afuera. Yo estaba a punto de discutir, pero mi Seth sí me había mentido. Probablemente había estado jugando conmigo desde el momento en que había descubierto que era el segundo Apollyon. No hay duda de que Lucian lo había hecho. La inquietud se deslizó por mi espina dorsal, dejando escalofríos a su paso. —No... no importa ahora —dije. Aiden se volvió hacia mí. —¿Qué cosa? Me encontré con su mirada. —Que Seth me haya mentido. No importa. Porque lo que quiere, yo lo quiero. Si yo… —Cállate—gruñó Aiden.


Página

20

Sorprendida, parpadeé. No podía recordar un momento en que Aiden me hubiera dicho que me callara. Guau. Y eso no me gustaba por una multitud de razones. Los ojos de Aiden brillaron en una feroz mirada plateada. —Tú no quieres lo que Seth quiere porque no hay tú en cualquier parte de eso. Solo está él. Un choque me recorrió, robando cualquier respuesta que pudiera dar. Yo no estaba. Estábamos sólo nosotros. Esa maldita pequeña voz dentro de mí rugió con furia, y luego se volcó alrededor. No había un yo.


Tres Traducido por Ysandre Corregido por Dafne

Página

21

C

uando mi Seth decidió presentarse en el otro lado del arco iris, yo estaba de mal humor y él estaba... bueno, no estaba precisamente irritado. Hubo, uh, cosas que dijo a través de la conexión que no estaban bien. ¿Me distrajo? Sí. ¿Aceptable en mi estado de ánimo? No. Quiero salir de aquí, le dije mentalmente, sorprendiéndolo. No puedo soportarlo más. Aiden... él... La desaprobación de Seth era como hojas de afeitar dando vueltas en mi cabeza. ¿Aiden qué? ¿Qué podía decirle a mi Seth? ¿Qué Aiden me estaba haciendo pensar? Aiden habla mucho. Su risa cosquilleó en mi nuca. Lo hace. Ángel, esto no va a durar mucho. Lucian nos ha hecho un gran favor. ¿Con quién? ¿El club Bata Blanca del Mes? Otra risa agradable me erizó. Digamos que me ha dado un interminable suministro de carnada e influencia. Rodé los ojos mentalmente. Sí, no lo entiendo. Hubo una pausa, y pude sentir lo que Seth quería a través de la unión. Estaba de un humor juguetón, pero esta conversación era demasiado importante para joder. Finalmente, me respondió. Los puros que se han resistido contra nosotros han demostrado ser útiles. ¿Cómo es eso? ¿Recuerdas cómo Telly se negó a aceptar que los daimons podían jugar bien y trabajar juntos para formar un ataque coherente en contra de los Convenants? Sí... y Marcus no creía que ellos solo estaban trabajando en contra de nosotros.


22 Página

Y tampoco yo. En la reunión de emergencia del Consejo Lucian había sido llamado antes que Seth se hubiera revelado ante los miembros del consejo, yo sospechaba que Lucian había estado, de alguna manera, detrás de los ataques daimon, pero no había habido ninguna prueba real. Además, mi odio por Lucian probablemente había sido el causante de esa idea. Bueno, Telly estaba obviamente a medias. Sin la motivación correcta — por ejemplo, una fuente inagotable de éter— probablemente tuvieron que conformarse con cualquier puro al que le pudieron poner las manos encima. Hubo otra interrupción, y la intensidad de lo que él sentía, lo que él quería, rugió a través de la conexión. Por un momento, realmente creí que podía sentirlo, y la emoción me inundó, drenando mis pensamientos y llenándome de la dicha de la conexión. Alex. Su voz me estaba reprendiendo, insatisfecho. ¿Estás prestando atención? Sí. Daimons... éter... cosas... Bien. Déjame hacerte una pregunta, Ángel. ¿De verdad crees que los daimons orquestaron todos estos ataques por su propia cuenta? Parte de la amorosa niebla que mi Seth estaba creando se desvaneció como si el viento helado la hubiera soplado de mi nuca. ¿Qué? ¿Qué quieres decir? Incluso daimons razonables no pueden lograr lo que hicieron en los Catskills. Debieron tener ayuda, ¿no crees? No podía pensar mientras mi pulso se aceleraba. ¿Así que yo estaba en lo correcto? Un sabor amargo llenó la parte posterior de mi garganta. No estés enojada, Ángel. Lucian necesitaba discordia para que todo esto sucediera. Pensando en el ataque en Catskills, traté de recordar dónde había estado Lucian durante el caos. Había asumido que él había estado en el salón de baile con el resto de los puros, pero no lo había visto. Todo lo que sabía era que mi Seth había contactado con él... Todos esos sirvientes mestizos muertos, los Guardias y Centinelas... todos inocentes... Alejé mis pensamientos rápidamente, a punto de perder la conexión con mi Seth. Ángel, ¿cómo crees que los daimons se metieron en Catskills en primer lugar? Viste la seguridad allí. ¿Y el salón? Sólo había dos entradas, y ambas


23 Página

estaban custodiadas. Una de las puertas pertenecía a la guardia de Lucian. Sospechando que Lucian había estado detrás de estos ataques era una cosa —yo no puse nada más allá de ese hombre— ¿pero mi Seth? Él no podía estar de acuerdo con eso. Creer que el formó parte de todas las muertes de estas personas inocentes era aceptar algo horrible. Lo que mi Seth quería, yo lo quería, pero los daimons... ellos eran y siempre serían el enemigo. Los enemigos pueden ser aliados en la guerra, Ángel Oh, mis dioses. Una enorme, maldita, parte de mí del tamaño de un cráter no podía procesar lo que estaba diciendo mi Seth. Luché contra la fuerza de sus emociones, emergiendo como si me estuviera ahogando, luego tragando aire. Había tanta gente inocente, razoné. Imágenes espantosas de la masacre llegaron una tras otra; los sirvientes en el salón con las gargantas desgarradas, los Centinelas y Guardias a los que les habían sacado las vísceras y luego arrojados a través de ventanas. Ellos no importan, Ángel. Sólo nosotros importamos, sólo lo que queremos importa. Pero esas personas si importaban. Nosotros podríamos haber sido asesinados, Seth. Mi padre podría haber sido asesinado. Pero no lo fue, y yo nunca dejaría que te pasara nada. Nada lo hizo. Habíamos estado separados durante el ataque. Y si mi memoria no fallaba, había estado a punto de ser pisoteada hasta la muerte. Por no hablar de que había tenido que luchar sola contra las Furias. No estoy segura de cómo había exactamente impedido mi muerte en todo eso. Ángel, necesitábamos que esto pasara. Los daimons me ayudarán a llegar ti. ¿No querías eso? ¿Para que estuviéramos juntos? Sí, pero… Entonces confía en mí. Queremos las mismas cosas, Ángel. Las palabras de Aiden volvieron a mí, y me retorcí en mi propia piel. ¿Seth? Tú... tú no estás haciéndome querer algo ¿no? ¿No me estás influyendo? Él no respondió de inmediato, lo que provocó que mi corazón tropezara sobre sí misma. Yo podría, Ángel, si quisiera. Sabes eso, pero no lo hago. Sólo queremos las mismas cosas. Me mordí el labio. Queríamos las mismas cosas, excepto la cosa con los Daimons... detuve esos pensamientos. Como si dos fuertes brazos


estuvieran empujando hacia abajo mis hombros, yo estaba acostada. Y luego, me estaba ahogando en lo que estaba sintiendo Seth de nuevo.

Página

Aiden regresó con la comida, y trajo compañía con él esta vez: mi tío Marcus. El hombre de hecho estaba siendo medio decente conmigo. Irónico. Comí y bebí mi agua como una buena cautiva. Y ni siquiera grité algo insultante. Pensé que merecía una recompensa, como tiempo fuera de la celda o algo, pero eso era pedir demasiado. En su lugar, Marcus me dejó para ir a ver lo que los otros estaban haciendo. Tan pronto como se cerró la puerta de arriba, Aiden se sentó con su espalda apoyada contra los barrotes. Valiente, hombre valiente... o realmente estúpido; era como echar una moneda al aire. Yo podría fácilmente transformar la sábana en un lazo y deslizarla alrededor de su cuello antes de que él tuviera oportunidad de reaccionar. Pero me senté, mi espalda casi contra la suya. Las llamaradas azules de las cadenas parecieron más débiles. El silencio se extendió, extrañamente reconfortante. Pasaron los minutos y los tensos músculos de mi espalda se relajaron. Antes de darme cuenta, estaba apoyada contra los barrotes... y la espalda de Aiden. Mi anterior conversación con Seth me había dejado un sabor extraño en la garganta y una bola de nudos en mi estómago. ¿Tal vez era por eso que no sucumbía ante mi instinto asesino de poner la sabana alrededor del cuello de Aiden? Oportunidad perdida, supuse. Bajando la barbilla, suspiré. Lo que mi Seth quería, yo lo quería, pero... ¿daimons? Froté mis manos sobre mis rodillas dobladas y suspiré de nuevo, más fuerte, como un niño malhumorado. La espalda de Aiden se torció mientras él giraba su cabeza. —¿Qué, Alex? —Nada —murmuré. —Hay algo. —Se recostó, inclinando su cabeza contra la barra—. Tienes ese tono. Le fruncí el ceño a la pared. —¿Qué tono?

24

***


25 Página

—El tono “tengo algo que quiero decir pero no debería”. —Había un poco de humor filtrado en su voz—. Estoy muy familiarizado con él. Bien… maldición. Mi mirada cayó sobre mis manos. Los dedos estaban bien, supongo. Pero mis uñas estaban estropeadas y cortas. Manos de una Centinela—una Centinela que ha matado daimons. Empujé hacia arriba la manga de mi suéter. Pálidas marcas blancas de mordidas cubrían mi brazo derecho. Las marcas en forma de media luna eran un dolor que ocultar y estaban en ambos brazos, así como en mi cuello. Eran tan feas, un repugnante recordatorio de cuando fui atrapada por ellos. Y no importaba lo mucho que lo intentara, no podría eliminar de mi cabeza los rostros de todos aquellos mestizos degollados en Catskills... u olvidaría la mirada en el rostro de Caleb cuando vio la hoja incrustada en su pecho—una hoja que había sido esgrimida por un daimon. Caleb estaría tan… decepcionado que ni siquiera podía imaginarlo, si no decía algo. Pero mi Seth estaría cabreado. Especialmente si husmeaba en mis recuerdos, y quería que estuviera feliz conmigo. Quería— No quería trabajar con daimons. Sería como una bofetada en la cara a todos aquellos que habían muerto a manos de ellos —mi mamá, Caleb, los sirvientes inocentes— y mis cicatrices. Mi Seth... él sólo tendría que entenderlo. Él lo haría, porque me amaba. Decisión hecha, tomé una respiración profunda. —Solo para que lo sepas, no estoy diciéndote esto porque tenga algo que ver contigo. ¿De acuerdo?— Se rió sombríamente. —Yo nunca pensaría una cosa tan loca. Hice una mueca. —Sólo te estoy diciendo porque no creo que sea correcto. Va contra algo... inherente a mí. Tengo que decir algo. —¿Qué, Alex? Cerrando mis ojos, respiré profundamente. —¿Te acuerdas de cómo Marcus pensó que había más en los ataques daimon, especialmente en el de Catskills? —Sí. —En cierto modo me pareció que era Lucian, especialmente en la reunión del Consejo. Tomó sentido. Crear caos y lo que sea hace que sea más fácil para la gente que quiere derrocar y tomar el control. —Pasé un dedo sobre la parte carnosa de mi codo—. De todos modos, los ataques daimon, aparentemente, han sido orquestados por Lucian y... Seth.


26 Página

La columna vertebral de Aiden se puso rígida contra la mía. No hubo respuesta. Se quedó callado durante tanto tiempo que me removí alrededor. —¿Aiden? —¿Cuántos? —Su voz era ronca. —Todos ellos, creo —le dije, la culpa masticaba en mi interior. Estaba traicionando a mi Seth, pero no podía quedarme callada—. Han encontrado una manera de controlar a los daimons. Bajó su cabeza y sus grandes hombros rodaron. —¿Cómo? Apoyada en mis rodillas, me agarré de los barrotes ignorando el débil pulso de la luz azul. —Ellos... ellos están utilizando puros como motivación. Los que están en contra de ellos—nosotros, quiero decir nosotros. Aiden se giró tan rápido, que solté los barrotes y me tiré hacia atrás. Sus ojos ardían plateados. —¿Sabes dónde están manteniendo a esos puros?— Sacudí mi cabeza. Sus pestañas bajaron. —¿Sabes por qué ellos harían algo como esto? El disgusto en su voz era comprensible. Froté mis palmas sobre mis muslos. ¿Por qué estaban haciendo esto? Para crear discordia, era evidente. Con daimons atacando por la izquierda y derecha, el Consejo estaría distraído. Los dioses tenían dudas desarrolladas sobre la capacidad de los puros para controlar las hordas de daimons y había enviado furias como resultado. Y ahora, me serviría como una distracción para escapar. Como ellos iban a manejar eso no lo sabía. Y si la tenue luz azul era una indicación, no sería necesario. —No. No lo sé. Sus ojos se encontraron con los míos y nuestras miradas se trabaron. — ¿Por qué me dices esto? Estoy seguro que Seth no lo apreciará. Aparté la vista. —Te lo dije. No es justo. Esos puros... —¿Son inocentes? —Sí, y Caleb... él fue asesinado por un daimon. Mi madre fue convertida por uno. —Mi respiración se transportó a través de mí y me quedé quieta—. Yo quiero lo que Seth quiere, pero no puedo apoyarlo en esto. Él lo entenderá. Aiden echó la cabeza hacia atrás. —¿Lo hará? Sabes que yo voy a enviar esta información. Se obstaculizarán sus planes. Envolví mis brazos alrededor de mi cintura. —Él lo entenderá. Tristeza fluyó en su expresión y bajo su mirada. —Gracias.


Por alguna razón, la ira desbordó y quise atacar. —No quiero tus gracias. Es la última cosa que quiero. —Las tienes. —Se paró en un fluido movimiento—. Y tienes mi agradecimiento más de lo que crees. Confundida, le devolví la mirada. —No lo entiendo. La sonrisa de Aiden era estrecha, teñida con esa tristeza que estaba presente siempre que me miraba, como si yo fuera una desafortunada criatura que provocaba dolor dondequiera que fuera. Detrás de esa tristeza, sin embargo, no había más que pura determinación. —¿Qué? —le dije, cuando no contestó. —Me has dado la esperanza que necesito.

Página

Mi Seth no estaba loco porque se me había ido la lengua. Yo ni siquiera había intentado esconderlo de él. Tan pronto como nos conectamos, le dije lo que había hecho. En todo caso, parecía que lo había esperado. Y eso no lo entendía, pero de cualquier manera, él no quería hablar al respecto. Me contó acerca de su infancia, era un Seth diferente, un lado de él que raramente había visto. Cuando empezó a hablar de su madre, la vulnerabilidad se filtraba a través de la conexión, como si hablar de su madre lo desconcertara. ¿Cuál era su nombre? le pregunté. Callista. Bonito. Ella era muy hermosa. Alta y rubia, como una diosa. Sus palabras quedaron dormidas por un momento. Teniendo en cuenta la referencia en tiempo pasado, supuse que ella había muerto. Pero ella no era amable, Ángel. Era fría e inaccesible, y la mayoría de las veces, cuando me miraba, había siempre odio en sus ojos. Me estremecí cuando mis sospechas fueron confirmadas, y quería que se sintiera mejor. Estoy segura de que no te odiaba, ella— Ella me odiaba. Su brusca respuesta fue como ser rociada con agua helada. Yo era un recordatorio constante de su vergüenza. Ella había conseguido un mordisco del fruto prohibido, y luego se arrepintió. Mestizos

27

***


28 Página

y Puros tenían prohibido mezclarse. Sólo recientemente había descubierto que era porque la descendencia de un puro y una mestiza creaba un Apollyon. Cuando volvió a hablar, su voz era suave como una manta. Ella no era como tu madre, Ángel. No hubo una gran historia de amor. Ella solía decirme que la única razón por la que me había mantenido era porque un dios la había visitado después de mi nacimiento. El hombre más bello que jamás había visto, o al menos eso dijo. Ese dios le dijo que me tenía que proteger a toda costa, que un día me convertiría en un gran poder. Mientras hablaba, recordé los destellos del pasado de Seth que había visto cuando había Despertado. De Seth como un niño pequeño, todo piel dorada y rizos rubios, jugando por un arroyo o inclinado sobre un juguete en una gran habitación llena con muebles que parecían incómodos. Él siempre estaba solo. Noches cuando se había despertado llorando por un mal sueño y nadie acudió a consolarlo. Días en que la única persona que vio fue a una niñera que era tan indiferente como su madre. Nunca había conocido a su padre. Hasta el día de hoy, ni siquiera sabía su nombre. Mi corazón lloró por él. Luego a los ocho años, fue llevado ante el Consejo para determinar si podría entrar en el Covenant. Su experiencia no fue nada como la mía. No hubo empujones o pellizcos. Él no le pegó a un ministro. Ellos le habían echado un vistazo y parecieron saber lo que iba a ser. Eran los ojos. Los leonados, ojos ambarinos que contenían la sabiduría que no le pertenecía a ningún niño: ojos de un Apollyon. Las cosas fueron mejores para él una vez que fue enviado al Covenant en Inglaterra, y luego al de Nashville. Tan extraño que hubiéramos estado tan cerca el uno al otro durante tantos años y nunca nos habíamos cruzado. Pero algo estaba mal. Cuando me había Despertado, aprendí todo lo que los Apollyons anteriores habían descubierto durante sus vidas, como ser enchufada a una computadora y arrancar. Y ninguno de ellos había nacido con los ojos de un Apollyon. Todos sus ojos se habían vuelto dorados después de que habían despertado. Mi Seth había sido diferente. Pero ahora mismo, esa ira lastimando su pecho lo estaba consumiendo. ¿Dónde naciste? pregunté, con la esperanza llevar el tema lejos de su madre. Nunca me lo has dicho.


Página

29

Él se rió y yo sonreí. Un Seth feliz era un mejor Seth. No vas a creer esto, pero sabes ¿cómo al destino le encanta meterse con la gente? Vaya, nunca lo hubiera imaginado. Nací en la isla de Andros. Un escalofrío bailó por mi espina dorsal. Que… irónico. Fue un gran salto de fe, al considerar que mis antepasados también habían aclamado la isla, ya que muchos tomaron el nombre del lugar donde nacieron. O, en algunos casos, las islas fueron nombradas después de las familias fundadoras. De cualquier manera, eso era irónico. Y algo gracioso. Andros tenía unas enormes 147 millas cuadradas3. ¿No crees que seamos parientes? ¿Qué? Seth se echó a reír. No. ¿Cómo puedes estar tan seguro? Porque si estamos vinculados como Luke y Leia4, voy a vomitar. Mi familia no está vinculada a la tuya en cualquier forma. Además, tu linaje es de Apolo. ¿Y cuál es el tuyo? No hubo respuesta, sólo una ola de silencio arrogante. ¿Por qué me ocultas eso? Seth suspiró. Te diré cuando estemos juntos. Te voy a mostrar todo, Ángel. Y todas las preguntas que tengas, tendrán respuestas.

147 millas cuadradas: Equivalen a 236,57 kilómetros. Luke y Leia: Referencia a Star Wars, en dónde dos hermanos (Luke y Leia) se besaron un par de veces, hasta que averiguaron que estaban emparentados. 3 4


Cuatro

30

espués de que la comida fuera servida al día siguiente, deambulé sola por mi celda. Algo estaba pasando arriba— puertas se abrían y se cerraban de un portazo, golpeteos de pies y gritos felices. Curiosa, fui a los barrotes y me esforcé por oír más. La conversación estaba demasiada amortiguada como para inventar ideas o cuentos sobre quién era, pero alguien había llegado. Y no era un dios. Lo sabría si lo fuera. Su esencia era fuerte, algo que podía sentir dentro de mí. El contacto con los barrotes, me dio la respuesta. El resplandor azul estaba desvaneciéndose. Toma eso, Seth. ¿Significaba eso que la marca anterior también se desvanecería sin un refuerzo? Buenos dioses, eso esperaba. Busqué por la conexión, deseando contarle sobre el nuevo descubrimiento. Seth estaba allí, pero no hablaba. Estaba con Lucian, al menos sabía eso. Lo que fuera que estaba siendo discutido estaba mudo para mí. Mi aversión se elevó inmediatamente en respuesta a la presencia de Lucian. Obviamente tendría que superarlo, pero iba a ser difícil. Yo nunca sería una fan de mi padrastro. Saliendo de la conexión, me pregunté qué estaba haciendo Aiden. Él por lo general dedicaba gran parte de su día a estar sentado en esa silla plegable, meditando frente a mí. Me has dado la esperanza que necesito. ¿Esperanza de qué? ¿Un "felices para siempre" para nosotros? Me encontré a mí misma en el pequeño y blanco baño, mirando en el apestoso espejo sobre el lavabo. La cosa estaba prácticamente cimentada en la pared, era plástico ligero así que no podía transformarla en alguna clase de arma.

Página

D

Traducido por Ysandre Corregido por Dafne


31 Página

Apoyada contra el lavabo, tenía toda mi cara pegada contra el espejo. Mi reflejo era ondulado, distorsionado por la calidad barata del espejo, pero eran mis ojos lo que estaba mirando. Eran de color ámbar, al igual que los de otros Apollyons después de que hubieran despertado. Era un poco extraño ver mis ojos así, pero también se sentía bien. Al igual que quién había llegado a algo que estaba destinado a ser. Lo que, obviamente, había hecho. Ladeé mi cabeza a un lado. ¿Qué pensaría mi Seth cuando finalmente me viera—realmente verme—toda Apollyon revelada? Él estaría complacido, a diferencia de Aiden, que odiaba mis ojos... Un repentino sentimiento agudo atravesó mi pecho. Santa mierda... estaba mareada mientras agarraba el lavabo. Esto no era un dolor físico, era más como el tipo cuando el mundo cae de debajo de mis pies. O cuando hay realmente, muy malas noticias. Era la sensación de un corazón siendo aniquilado sin posibilidad de reparación. El aliento que aspiré era estridente. Aquel sentimiento no tenía sentido. Mi corazón no se había roto. Estaba unido y pertenecía a mi Seth. Y él me amaba. Nunca me lo había dicho, pero tenía que hacerlo. Estábamos destinados el uno al otro, y una vez juntos, seríamos perfectos. Nosotros gobernaríamos sobre ambos, el Olimpo y el mundo mortal. —Vamos a ser dioses —susurré. —Oh, Alex, aún estoy sorprendido por la forma en que se infla tu ego. Dioses, si fuera plenamente corpóreo, te patearía el culo en este momento. Me di la vuelta, esperando completamente encontrar a Caleb de pie en el cuarto de baño, porque esa era su voz. Pero nadie estaba allí. Con el corazón acelerado, me asomé a la celda. Vacía. —¿Caleb? No hubo respuesta. Me acerqué a la celda, dispuesta a ver a Caleb aparecer si realmente estaba aquí. El silencio se extendió, y justo cuando estaba a punto de reconocer que pude haber perdido completamente la cordura, algo cálido pasó a través de mí. ¿Caleb acababa de… pasar a través de mí? —Uh... Hubo una ligera risa ahogada detrás de mí. Yo sólo... sólo podía mirar.


32 Página

Caleb se quedó allí, cejas rubias oscuras arqueadas de una manera tan dolorosamente familiar. Llevaba una camisa estilo túnica y blancos pantalones de lino. Era Caleb, pero...no. Pude ver por completo las barras a través de él. Extraño. —¿Caleb? Bajó la mirada hacia sí mismo. —Sí, soy yo, en forma de sombra para tu inmenso placer. —¿Estás realmente aquí, o he perdido mi mente? Una lenta y fácil sonrisa tiró de sus labios pálidos. —Estoy aquí. Bueno, tan aquí como puedo estar. Yo respiré, pero quedé atrapada. —¿Puedo tocarte?— Mis piernas se movían hacia delante con movimientos bruscos. Ninguna Apoollyon agraciada por aquí. —¿Puedo abrazarte? Sus cejas bajaron. —No, Alex, No puedes. Irías a través de mí. —Él sonrió—. Aunque pareciste disfrutarlo la primera vez. Me reí, sin llegar a tocarlo. —Dioses, quiero abrazarte tan malamente. —Lo sé. —Su sonrisa se desvaneció—. Pero no tenemos mucho tiempo. Nunca lo hicimos. Me mecí sobre mis talones, sonriendo. —Estás aquí para liberarme, ¿no? —Ah, no, no estoy aquí para liberarte. Mi sonrisa se deslizó de mi cara. —¿Por qué? No entiendo. Tengo que salir de aquí. Mi Seth necesita— —Estoy aquí con un último esfuerzo, Alex . —Extendió la mano como si fuera a tocarme, pero se detuvo—. Apolo me envió. Crucé los brazos y fruncí el ceño. —¿Qué tiene él que ver con esto? —Él espera que yo pueda llegar a ti, Alex —¿Sabes que me golpeó con un rayo divino? Caleb hizo una mueca. —Sí, lo he oído. Todo el mundo en el Inframundo lo ha oído, pero Alex, se dice que lo merecías. —Cuando abrí mi boca, me hizo callar—. Apolo estaría aquí si pudiera. —¿Y por qué no puede? —Me di la vuelta, tratando de empujar mi ira, que fue como atornillar una tapa sobre una caja. —Tiene miedo de mí, ¿verdad? Él debería estarlo. Apolo está totalmente en mi lista de tipos de mierda. —¿Estás escuchándote? ¿Un dios teniendo miedo de ti? —Sonaba atónito—. Apolo no está aquí porque Aiden, el amor de tu vida, le prohibió venir aquí. Me di la vuelta, con los ojos entrecerrados. —Él no es el amor de mi vida


33 Página

Caleb sacudió su cabeza. —Siempre ha sido tuyo, Alex. Y tú siempre has sido suya. Mi boca se frunció como si hubiera probado algo amargo. —¿Es por esto que viniste desde el más allá? ¿Para hablar de mi vida amorosa? —Bueno, el amor de tu vida prohibió a Apolo que entre en esta casa porque tiene miedo de que te haga daño. —Oh, sí, Caleb tuvo un vistazo de mi shock—. Y Apolo mandó a una de sus ninfas bajar al Inframundo, me arrancó directo desde debajo de la nariz de Hades para ayudarte. Ambos, Aiden y Apolo están haciendo cosas locas para salvarte. —Pero… no necesito que nadie me salve. —¡Exacto! —Caleb alzó los brazos—. ¡Eso es lo que yo dije! Está bien, no estaba siguiendo esta conversación. —Entonces, ¿por qué no estás ayudándome a escapar? Podrías ir tú mismo en forma de sombra, directo a dónde sea que están las llaves. Estoy segura de que Aiden las tiene. Él rodó sus y desapareció por un instante. Uff—Puedes salvarte a ti misma. Solo tú, y necesitas descubrir cómo. Mis labios estaban apretados. Aquí estaba Caleb, mi mejor amigo—mi mejor amigo muerto—al que no lo había visto en lo que se sentía una eternidad, y estábamos discutiendo. No quería discutir con él. —¿Qué estás haciendo, Alex? Esta no eres tú. Nada de esto es lo que siempre has querido. Tomé una respiración profunda. —Es lo que quiero ahora Caleb gruñó gravemente en su garganta. Se veía como si quisiera estrangularme. —Lo que están haciendo va a conseguir que Seth y tú mueran. Sí, es cierto—no son invencibles. ¡Ninguno de ustedes lo es! Y hay una guerra formándose en el Olimpo y va a llover todo los tipos de santo infierno bajo Tierra. ¿Quieres ser responsable de eso? Apretando mis manos en puños, lo fulminé con la mirada. — ¡Queremos cambiar las cosas, Caleb! ¡Tú de todas las personas tienes que entender eso! Juntos, Seth y yo podemos liberar a los siervos—mi padre. Podemos derrocar al Consejo. Podemos… Él soltó una especie de risa loca. Una que por lo general significaba que estaba cerca de empujarme a una esquina. — ¿De verdad crees que eso es lo que va a suceder una vez que tengan éxito en la erradicación de todos los Consejos? ¿Qué Lucian va a liberar a los mestizos y todo el mundo va a amarse los unos a los otros?


34 Página

Abrí la boca, pero él siguió. —Y vamos a pretender que eso no es absurdo y todos estaremos en lo alto en píldoras de la felicidad. Los dioses nunca van a permitirlo. Ellos se arriesgarán exponiéndose a todo el mundo mortal para detenerte. Personas inocentes morirán. Tú morirás. Mi corazón se aceleró un poco. —¿Así que no debería hacer nada? —No ¿No lo sabes? La suprema arte de la guerra es someter al enemigo sin lucha. —Y quienquiera que propuso eso era un completo y absoluto idiota. Para ganar la guerra, el enemigo debe ser despojado de su esqueleto y destruido. Sus ojos se estrecharon. —Eres una idiota. Mis labios temblaron. —Cállate. Caleb desvió la mirada. —Alex, tienes que romper el vínculo con Seth. Rómpelo y entenderás todo. —No. —Retrocedí, pasando mis manos lo largo de mis caderas—. Tú me dijiste que no renunciara a Seth. ¿Y ahora quieres que lo haga? —No quiero que renuncies a él —dijo él, su voz adquirió un filo suplicante—. Aún hay esperanza para él, pero sólo si realmente puedes llegar a él. Y siendo el jefe del Club de fans de Seth no vas a hacerlo. Me reí entonces. —Eso fue lo eras cuando estabas… ya sabes, alrededor. Tú realmente estabas flechado con él. —Y todavía lo estoy. Él es bastante impresionante, pero ahora él está en lo más alto de su poder. Como un adicto a las anfetaminas. No. Mejor aún. Un adicto al crack y un adicto a las anfetaminas todo en uno. Está fuera de control. Buen Dioses, ¡está trabajando con Daimons! Y si tú sales de aquí y te conectas con él; ¿transferirás tu poder a él? Eso será todo, Alex. Te drenará hasta secarte sin intención. Di un grito ahogado. —Nunca haría eso. —El podrá no pensarlo, Alex. Pero lo hará. Y una vez que lo haya hecho, se convertirá en un Dios Asesino y nadie te necesitará. —El agitó su cabeza con tristeza—. Eso es si tú siquiera llegas a él. Apolo te detendrá. Cada dios vendrá aquí para detenerte. Sacudiendo mi cabeza, me negué a creer eso. Mi Seth nunca me drenaría. Él me necesitaba, al igual que yo lo necesitaba. Y juntos, seríamos imparables. Nosotros podríamos cambiar las cosas. Como el Apollyon, no perdería a la gente como había perdido a Caleb y a mi mamá. Me negué. —Alex —suplicó en voz baja


Página

35

—No... ¡No! ¡Porque soy lo suficientemente poderosa ahora para que nadie de los que amo va a morir de nuevo! —Alex— Estúpidas y débiles lágrimas quemaron mis ojos. —Si yo hubiera sido el Apollyon cuando fuimos atacados, podría haberte salvado Su forma parpadeó. —No, Alex, no hubieras podido —No digas eso. Nunca digas eso. —Mi pecho estaba demasiado apretado. Él se desvaneció un poco. —¿Qué está pasando? —Me tengo que ir. —Caleb se veía afligido—. Rompe la conexión, Alex. Es la única manera para salvarlos a ambos. Negué con la cabeza tan rápido que mi pelo abofeteó mis mejillas. Antes de que pudiera decir una palabra, él se apagó y desapareció. Me quedé allí durante minutos, tal vez horas, mirando el lugar donde él había estado parado, peleando las lágrimas y todo lo que él había dicho. Yo no—no podía creer lo que había dicho. Caleb no lo entendía. Nunca había perdido gente como yo había perdido—gente como él. Mientras él estaba en el Inframundo jugando Mario Go Kart5, yo estaba aquí, metida hasta las rodillas en el dolor y la angustia de perderlo y a mi mamá. Yo estaba lidiando con el hecho de que mi padre era un maldito sirviente. ¡Y él no podía entenderlo! Estar conectada con mi Seth era la única manera de salvarnos. Para el momento en que mi Seth y yo lo estuviéramos, no habría más dolor.

1Mario

Go Kart: es un videojuego de carreras para Nintendo Wii en la que aparecen los personajes de la serie (también de videojuego) de Mario.


Cinco Traducido por Ysandre Corregido por Mar¡Cipriano

Recordemos que en Mestiza (libro 01 de la saga Covenant), Alex se encuentra a Aiden después de la fiesta de Zarak y lo llama “merodeador”, de ahí el término. 6

Página

36

T

uve la impresión de que Caleb había fallado de alguna manera después de que él se fue, y solo esperaba que no lo castigaran. No pensé que Apolo le haría algo, pero de nuevo, ¿qué sabía yo? La visita de Caleb me dejó hecha trizas. Encerrada y sin manera de expulsar la energía, me paseaba por la celda. Una parte de mí quería enfurecerse y gritar. Otra parte de mí quería sentarse y llorar como un bebé. Ver a Caleb fue como un regalo, pero todo lo que habíamos hecho fue discutir. Eso me dejó una piedra en el estómago que seguía tirando de mí hacia abajo, muy abajo. Cuando Aiden apareció con una bolsa de comida rápida, casi me lancé hacia él, porque me estaba muriendo de hambre. Y... tuve el impulso más extraño de hablarle de Caleb. —¿Quién está aquí? —le pregunté entre un bocado y otro de una misteriosa carne. Él no contestó. Rodé mis ojos, terminando mi hamburguesa. Hurgando en la bolsa, saqué unas papas fritas de tamaño extra-grande. Con el poco ejercicio que estaba haciendo, mi escape implicaría que me fuera rodando de aquí. —Sé que alguien ha aparecido. Un puñado de patatas fritas entró en mi boca, y luego otro. Sal y grasa recubrían mis dedos. Yum. —¿No vas a hablar? ¿Sólo te sentarás y me mirarás como un merodeador6? Aiden esbozó una media sonrisa. —Tú me llamaste así una vez. —Sí, porque lo eres —Fruncí el ceño en mi caja casi vacía. Nunca habría suficientes papas fritas.


37 Página

—En realidad, había estado observándote para asegurarme de que no te escaparas de la isla. Me acordé. Había sido la noche de la fiesta en la casa de Zarak, cuando las cosas parecían ser más simples. Zarak... me pregunté qué había pasado con él. No creía que él hubiera estado en la isla cuando Poseidón lanzó su ataque, pero no sabía. Habiendo terminado con las patatas fritas, lamí la sal de mi dedo mientras levantaba la mirada. Los ojos de Aiden se encendieron en plata y sentí algo caliente en mi estómago. Puse mi otro dedo en los labios… ¡Santos bebés daimons! ¿Qué demonios estaba haciendo? Agarrando una servilleta, me limpié furiosamente los dedos. Frente a mí, el calor rugió fuera de Aiden. Cuando finalmente miré a Aiden otra vez, él era de nuevo todo frialdad: el maestro de la impasibilidad. Incluso arqueó la ceja ante mí. Bien por él. Lo que sea. Él totalmente me había dado jaque mate, pero ahora sabía quiénes estaban arriba: Laadan y Olivia. Recordé entonces cuando había estado en el Elixir. Deacon y Aiden habían dicho que iban a venir. Luego me escondí en el armario porque Aiden había levantado la voz. Realmente me escondí en un armario. —Te ves feliz —comentó Aiden mientras desenvolvía un sándwich de pollo. Hombre, ¿quién desecha la mayonesa y sólo come pan? Aiden. —Oh, sólo estaba recordando cuando aprendí a jugar al ajedrez y me escondía en armarios. Sólo había tomado dos bocados, pero tiró el resto en su bolsa. Un músculo en su mandíbula se movió. —Alex, odio verte así. Así que si quieres que me sienta culpable, lo hago. Si quieres que me odie a mí mismo por tomar esa decisión, lo hago. Debería estar haciendo un baile de celebración o algo así, porque había conseguido un pequeño pinchazo, pero mis hombros se hundieron. Las palabras estaban en la punta de la lengua, palabras que no debía decir. Así que no dije nada. Pasamos el resto del tiempo en silencio. Cuando se fue, no contacté a Seth. Entre la visita sorpresa de Caleb y la cosa con Aiden, estaba demasiado desconcentrada. Algún tiempo después, tal vez un par de horas, escuché la puerta abrirse y cerrarse rápidamente; demasiado rápido y silenciosamente para


38 Página

que fuera Aiden, que siempre bajaba las escaleras como un guerrero preparándose para la batalla. Salté fuera del colchón, conteniendo la respiración. Dos esbeltas piernas dentro de un pantalón, y luego una ondulada camisa blanca metida en la parte delantera de los jeans. Vi las botas de mi visitante a la distancia. Eran botas geniales. Olivia. Una oportunidad acababa de golpear. Ella se detuvo en la parte inferior de la escalera, retirándose los rizos de su cara. Su tez color caramelo era hermosa, incluso cuando estaba pálida. Parecía que estaba mirando a una horda de daimons ahora. —Alex —susurró ella, tragando saliva. Poco a poco, para que ella se fuera corriendo por las escaleras, me acerqué a los barrotes. Supe el momento en que ella tuvo una buena mirada de mis ojos, porque retrocedió, golpeando el primer escalón. —No te vayas —le dije, agarrando los barrotes. La pálida luz azul brilló—. Por favor no te vayas. Su garganta se movió de nuevo y echó rápidamente un vistazo detrás de ella antes de que su mirada se volviera de nuevo hacia mí. —Por todos los dioses, es cierto. Tus ojos... Sonreí irónicamente. —Toma un poco de tiempo acostumbrarse. —Sin duda. —Ella respiró hondo y se acercó más—. Aiden... él me va a matar si se entera de que estoy aquí, pero yo sólo tenía que verte por mí misma. Él... estaba diciendo que te tienes que quedar aquí, que eres peligrosa. Por una vez, la impulsividad de otra persona me beneficiaba. —Yo no soy peligrosa. —Dijeron que amenazaste con hacer una corona con la caja torácica de Deacon. Oh, demonios... —No hice nada. Ella no parecía muy convencida. —Está bien. Ya me conoces. Digo cosas malas cuando estoy enojada. Sus labios se torcieron. —Sí, lo haces. Alex... —Su mirada parpadeó sobre los barrotes—. Maldición... Tenía que proceder con cautela, pero tenía que hacerlo rápido. ¿Quién sabía cuánto tiempo teníamos antes de que Aiden se diera cuenta de que Olivia estaba aquí y arruinara toda mi diversión? Usar una compulsión sería la manera más fácil y rápida para tratar con esto, pero...


39 Página

pero una parte de mí, esa estúpida, estúpida parte de mí, quería hablar con ella... mi amiga. Y había algo que no había tenido la oportunidad de decirle, algo importante. Olivia se acercó aún más a la celda. —Te ves... te ves terrible. Fruncí el ceño. —¿De verdad? —¿Has estado durmiendo?— Su mirada me recorrió—. Has perdido peso. Sintiéndome algo aliviada al saber que no había engordado, me encogí de hombros. —Tú te ves genial. Ella me tocó la mejilla. —No me siento genial. No tienes idea de lo que está pasando afuera. Todo el mundo está asustado, debido a... —Debido a nosotros. —¿Nosotros? —Seth y yo. —Apoyé la cabeza contra los barrotes—. Fuiste a Nueva York, ¿verdad? Olivia negó. —Empezamos a ir, pero está muy mal allí. No van a dejar entrar a nadie. El lugar se encuentra en clausura, pero hay muchas peleas dentro… o eso es lo que escuché. El Elixir había dejado de trabajar allí, cortesía de Lucian, y mi padre... mi padre estaba allí. —Los dioses, tienen esas cosas alrededor de los Covenants. —Ella se estremeció y rodeó con sus brazos su esbelta cintura. Mi interés despertó. —¿Qué cosas? —No lo sé. Son como mitad toro, mitad hombre, pero máquinas. Nos encontramos con ellos cuando íbamos camino a Nueva York. Mi madre continuó, pero ella no me quería allí. Me envió aquí con Laadan. Un recuerdo brumoso resurgió, uno de Apolo y Aiden hablando de esas criaturas. Me pregunté si mi Seth sabía sobre ellas. Probablemente. Solté las barras y nuevamente escondí mi pelo enredado. Las puntas se curvaban a la mitad de mi pecho y probablemente necesitaban un corte. Alrededor de Olivia, no podía dejar de compararme. —Alex, las cosas van a empeorar. Tú… —Vi a Caleb. Su boca se abrió, y lo que fuera que ella podría haber dicho había sido olvidado. —¿Qué? —He visto a Caleb dos veces desde que él... pasó. —Tenía que sacar esto, y entonces hacer lo que tenía que hacer. Mi Seth llamaría a esto una


40 Página

debilidad y lo era, ya que estaba perdiendo un tiempo precioso, pero Olivia necesitaba saber. Había prometido a Caleb que se lo diría a ella, y después de que me escape no tenía idea de si volvería a verla—. La Orden me atacó cuando todavía estaba en el Covenant. Uno de sus miembros me mató. Fui al Inframundo… — ¿Tú moriste? Hice una mueca. —Sí, estaba muerta, y a la vez no lo estaba. Larga historia. Pero vi a Caleb. Una mano voló a su pecho. —¿Estás jugando conmigo? Porque te juro por los dioses, Alex, que voy a hacerte daño. Lindo, teniendo en cuenta que no podía tocarme, pero sonreí. —Caleb está bien. Está realmente bien. Pasa la mayor parte de su tiempo jugando a la Wii, y se veía muy bien. Nada como... —La parte posterior de mi garganta quemaba. —Está muy bien. Sus ojos brillaban en la penumbra. —¿De verdad lo viste? Asentí con la cabeza. —Él quería que yo te dijera algo. No tuve la oportunidad, con todo lo que está pasando. —Comprensible. —Ella ahogó una carcajada—. ¿Qué... qué te dijo? Olivia siempre había tenido las manos cuidadas, pero su esmalte estaba agrietado y viejo. Mantuve mis ojos en ella. —No sé lo que esto significa, pero me dijo que te dijera que habría elegido Los Ángeles. Hubo una inhalación aguda, y el silencio se prolongó tanto tiempo que eventualmente eché un vistazo, y cuando lo hice, casi deseé no haberlo dicho. Las lágrimas corrían por las mejillas de Olivia, corriendo sobre sus dedos ahora presionados contra sus labios. Una emoción subió a través de mi garganta y me mordí el labio. Los Ángeles deben de haber significado algo realmente importante. Me hubiera gustado estar en el otro lado de estas barras, no para escapar, sino para abrazarla. Pero tenía que estar en el otro lado de las barras, y tenía que escapar. No había más tiempo. —Olivia —le dije, y mi voz era diferente, incluso a mis propios oídos; era más suave y lírica. El poder tarareaba. Ella se tensó, y luego sus manos salieron de su boca, sus ojos se clavaron en los míos. Las lágrimas se aferraban a sus pestañas gruesas, pero ellas no eran lo que hacía que sus ojos brillasen ahora. Era la compulsión en mi voz, una habilidad que se había convertido innata al Despertar. Una parte de mí aborrecía lo que estaba haciendo. Olivia era mi amiga. Usar una


41 Página

compulsión en ella estaba mal, pero no había otra manera. Tenía que llegar a mi Seth. Con el tiempo, ella lo entendería. —¿Sabes dónde están las llaves, Olivia? Ella asintió lentamente. —Bueno. Eso es muy bueno. —Me estiré a través de los barrotes, haciéndole un gesto para que viniera hacia mí. Cuando ella puso su mano fría en la mía, apreté suavemente—. ¿Dónde están? —Con Aiden. — Sus palabras eran lentas. Maldición. Eso no era bueno—. ¿Y dónde está Aiden? —Él está con tu tío y Laadan. —Un suspiro escapó de sus labios. Mierda. No había manera de que ella pudiera conseguir las llaves. Mi mirada se deslizó hasta la puerta de la jaula y surgió una idea. Soltando su mano, agarré las barras y vi el resplandor de la luz. Era débil y no alcanzaba la marca Titán en el techo. —Olivia, ¿puedes ayudarme? —Usé todo el poder que tenía en mi voz, y sus ojos se abrieron—. Me ayudarás, ¿verdad? —Sí. —Genial. — Sonreí mientras me apresuraba hacia la puerta. El punto más débil era el lugar donde estaba la cerradura; si las dos trabajábamos al mismo tiempo, tal vez sería suficiente—. Necesito que tires de la puerta, Olivia, lo más fuerte que puedas. Se acercó a la puerta en un sueño, colocando obedientemente sus manos en el mango. —Pon todo en ella —le rogué en voz baja—. Tira. Tira con fuerza. Y lo hizo. Los mestizos eran increíblemente fuertes, y tanto el suelo como las barras se sacudieron. Olivia se dobló por la cintura, cavando con sus botas. Di un paso atrás, deseando tener unos zapatos, porque esto realmente iba a doler. —Sigue tirando —le ordené, y luego respiré profundamente. Retrocediendo medio camino, me di la vuelta y planté mi talón en la cerradura. El dolor se dividió en mi pie mientras brillante luz azul destellaba y luego desaparecía rápidamente. Un pequeño hueco apareció entre la puerta y las barras. —Tira muy duro, Olivia. Ella gruñó, tirando hacia abajo. Caleb iba a perseguirme por esto. Echándome hacia atrás, golpeé la puerta de nuevo. Apareció otra brecha. Con el pie ya entumecido, le di una patada más. El metal gimió y


42 Página

cedió. La fuerza repentina envió a Olivia al suelo y la puerta... estaba abierta. Sin perder tiempo, corrí a través del hueco, medio esperando ser detenida por una defensa desconocida, pero entonces yo estaba en el otro lado de los barrotes. Quería hacer un baile de la victoria y gritar, pero me dejé caer y apreté las mejillas de Olivia. Ella me miró a los ojos, completamente bajo mi control. —Quédate aquí, ¿de acuerdo? Quédate aquí hasta que alguien venga y te lleve. Olivia asintió. Empecé a irme, pero me detuve. —Tú no te vas a culpar por esto. Me vas a culpar a mí. —Está bien —fue su suave respuesta. La dejé ir y empecé a ir hacia las escaleras. Un sabor amargo estaba en la parte posterior de mi boca al mirar por encima del hombro. Olivia se quedó en el suelo, sus ojos fijos en el lugar donde yo me encontraba. —Gracias —le dije, no es que importara. Ella no me escuchaba ni me entendía. No iba a hacer nada hasta que alguien viniera aquí, y entonces sería como despertar de un sueño. Volvería a verla. Una vez que mi Seth y yo cambiáramos las cosas, volvería a verla y me disculparía. Tranquilizada por eso, me deslicé subiendo por las estrechas escaleras, deteniéndome en la puerta. No hubo voces en el otro lado. Tomando un segundo, probé el vínculo con Seth. Él no estaba allí, y yo no tenía tiempo para esperar a que se presentara. Tan pronto como estuviera fuera y supiera dónde estaba, lo llamaría. Asomándome por la puerta abierta, revisé el pasillo. Vacío. Era estrecho y había cuadros colgados en las paredes. Se dividía en dos direcciones. Hacia la derecha, luz natural entraba por una pequeña ventana, llamándome. Me deslicé por la puerta, cerrándola detrás de mí mientras tomaba conciencia de mi entorno. Había estado en el Elixir la última vez que me había encontrado arriba (la única vez, en realidad) y recordé vagamente que esta sala llevaba a la cocina y una especie de salón. Pasando la cocina estaba la terraza acristalada, que daba al exterior. Una extraña sensación se desplegó dentro de mí, y hubo un destello de Aiden y yo en esta terraza acristalada. Lo empujé fuera de mi cabeza y me moví silenciosamente por el pasillo. Sinceramente deseé que alguien hubiera dejado una daga o algo por ahí.


43 Página

No hubo tanta suerte. Ahora que lo pensaba, debería haberle preguntado a Olivia donde estábamos. Puse mis ojos en blanco. Dios, que idiota era a veces, pero había estado tan preocupada por liberarme. Cuando me acercaba a una de las puertas cerradas, me pareció oír a Deacon riendo, y luego a Luke. Mordiéndome el labio, me deslicé por la escalera que conducía hacía arriba…. La puerta se abrió y me encontré cara a cara con Lea. Mierda. Boquiabierta, Lea parpadeó y dio un paso atrás, chocando contra la pared. —No… Su agudo y estridente grito de batalla me sobresaltó, y luego se abalanzó sobre mí. Ella en realidad se abalanzó sobre mí. Dioses. Sin tiempo para una compulsión, desvié su golpe con un puñetazo que la hizo girar. Se contuvo con la pared y lanzó un gruñido. Antes de que pudiera recuperar su equilibrio, deslicé su píe por debajo de ella justo cuando la cara sorprendida de Deacon aparecía en la puerta. —Oh, mierda —dijo él y retrocedió rápidamente cuando Luke salió disparado hacia adelante. Luke intento agarrarme, pero yo era rápida. —Alex, tú no quieres hacer nada... Al final del pasillo, la última puerta se abrió hacia arriba, golpeando en los paneles de yeso. Capté un vistazo de los pantalones negros. Centinela. Sin pensarlo dos veces, levanté mi brazo y puse en acción la peor parte del elemento aire. Lucas voló hacia atrás, sus ojos muy abiertos y aturdidos. Chocó contra Lea, que se había trasladado al frente de Deacon para protegerlo. Hubo varios gruñidos, un grito de dolor, y entonces alguien gritó mi nombre. Corriendo alrededor, salí de la cocina. Mis pies descalzos golpeaban en el suelo mientras bordeaba la mesa y entré en la terraza acristalada. Llegué a la puerta en cuestión de segundos, tirando de ella para luego darme cuenta de que estaba cerrada. Maldiciendo entre dientes, desbloqueé la maldita cosa y abrí la puerta. Aiden entró en la cocina. —¡Alex! ¡No! Era demasiado tarde. Yo estaba fuera. Era libre.


Seis Traducido por Jess Corregido por Dafne

7

Hummer: Marca de automóviles todoterreno.

Página

44

E

n el momento en que la luz del sol tocó mi piel, vacilé un paso. Se sentía como si hubieran pasado años desde que había sentido el calor de la luz natural. Mis sentidos volvieron a la vida. El pasto estaba frío bajo mis pies, y húmedo. Gruesos y altos olmos se difuminaban cuando me lancé a través de un pequeño camino de tierra, alrededor de un Hummer7, y entré a los grandes bosques que rodeaban la cabina. Con mis piernas y brazos bombeando, seguí corriendo. Mi cabello fluía detrás de mí, y empujaba con fuerza, poniendo atención, en busca de alguna señal de dónde estaba. No había nada. Una planta de semillero se arraigó. Salté a través de un árbol caído, mis pies patinaron sobre afiladas agujas de pino. ¿Cómo iba a decirle a mi Seth donde estaba cuando no tenía ni idea?, pero malditos árboles… —Alex, ¡Detente! Mi respiración se detuvo y me atreví a mirar hacia atrás. Era él: Aiden. —Mierda —escupí, acelerando. Más adelante, había un arroyo: el arroyo. Me acordé de eso. Miles de años de Apollyons y sus habilidades se apresuraron a través de mí. Aprovechar la capacidad era tan fácil, como deslizarse en jeans desgastados, era irritante teniendo en cuenta la formación atroz que había atravesado en la preparación del despertar y por supuesto, mi Seth habría sabido. Idiota. Extendiendo un brazo, convoqué al agua, dispuesta que respondiera a mí. El agua se agitó, y luego una corriente de agua saltó por el aire, un arco alto por encima de mí. La pared de agua seguía llegando, drenando


45 Página

el arroyo poco profundo en segundos. Giró en un embudo, golpeando la tierra detrás de mí. Una maldición fue ahogada. Eso debería haberme comprado algo de tiempo. Corriendo sobre el lecho del arroyo, el barro salpicó mis pies y mis pantalones vaqueros. Ramas bajas desgarraron mi pelo, enganchando hebras en mi camisa y rasgándola, pero seguí adelante. La luz del sol se asomaba entre las ramas gruesas mientras me dirigía más en el bosque, lejos de la cabaña... lejos de él. Sin previo aviso, el enlace cobro vida. ¿Alex? Estoy fuera. Salté sobre una roca en un pequeño barranco y aterricé en cuclillas. Me levanté y seguí corriendo. No sé dónde estoy, pero estoy fuera. Seth, estoy— Podía escuchar a Aiden. Él estaba cerca y rápido, impulsada por algo más fuerte que el éter y supe, incluso tan rápida como era yo, no habría sido capaz de escapar en este tiempo si la pared de agua no le hubiera dejado. Tendría que luchar. Pero no estaba sola. Mi Seth estaba aquí. Patinando para detenerme, me giré. El viento sopló mi cabello hacia atrás mientras arrastraba agua dulce, el aire de las montañas. Aiden saltó del pequeño barranco, aterrizando en cuclillas ágilmente varios pies de distancia frente a mí. El agua brotaba de las ondas oscuras pegados a su cabeza, y su camisa negra se aferraba a los duros músculos de su pecho y estómago. Bajo el material fino, empapado, sus hombros se tensaban. Nuestros ojos se encontraron. Se levantó con gracia, con las manos abiertas a los costados. —No quieres hacer esto —le advertí—. Aléjate. Aiden vino hacia adelante. —No voy a dejarte. Nunca voy a hacer eso. Hubo un aleteo en el pecho que no pertenecía allí. Di un paso atrás, sintiendo el calor que irradiaba a través de mis dedos. La voz de mi Seth zumbó a través del vínculo y yo sabía lo que quería que hiciera, y, entendí por qué tenía que hacer esto. Respiré profundamente y levanté la barbilla. —Entonces, es tu funeral. —Que así sea. Me lancé hacia Aiden. Él estaba preparado para eso. Se lanzó hacia la izquierda, evitando mi ataque. Era rápido y muy hábil. Lo sabía, porque él me había entrenado, pero era mejor que él. Yo era otra cosa. Moviéndome velozmente, me hundí y fui hacia sus piernas. Aiden saltó y disparé, golpeando mi puño contra su estómago. Retrocedió un paso,


46 Página

pero recuperó rápidamente el equilibrio. Mi siguiente golpe fue desviado. El tercero le di en la mandíbula, enviando su cabeza hacia atrás. La luz del sol se reflejaba en las dagas unidas a sus muslos, y fui a por ellas. Aiden giró a la izquierda en el último segundo, y mis dedos sólo agarraron el mango de una. Él se apoderó de mi muñeca, girando sólo lo suficiente para hacerme gritar y dejarla ir. Mi cabeza se alzó ante la explosión de sorpresa ante el dolor, y se reflejó en sus ojos color gris. Por alguna razón, yo no esperaba que me hiciese daño. Creo que... No sabía lo que pensaba. Me empujó hacia atrás y como si pudiera leer mis pensamientos, dijo—: No quiero. Furia atravesó en mí como un cohete. —No puedes hacerme daño. Aiden saltó fuera del camino cuando me disparé hacia adelante. Girando, le di una patada de vuelta contra sus riñones. Me volví para volver a hacerlo, pero Aiden cogió mi pierna y me lanzó hacia atrás. Golpeé el suelo y apareció, tirando mi cabeza hacia atrás. Energía chocó contra mí. El akasha hervía bajo la superficie, a la espera de ser llamado, demandando. Volé hacía Aiden y peleamos, brutalmente. Sobre todo por mi parte, porque Aiden era más sobre la defensiva en lugar de la ofensiva, pero moretones estaban repartidos, uno tras otro. Surgieron recuerdos de nuestro entrenamiento juntos. No estaba segura si eso era una ventaja para cualquiera de nosotros, porque anticipábamos los movimientos del otro y ninguno de nosotros podría tener ventaja. Me caía y él estuvo allí para desviarme. Se movió y me escapé antes de que él me acorralara. Golpe por golpe nos fuimos, y en la parte de atrás de mi cabeza, sabía que podía haber llamado a los elementos, pero no lo hicimos. Tal vez fue toda la rabia acumulada y ser enjaulada durante tanto tiempo, y yo necesitaba el aspecto físico de la lucha. Tal vez era algo más. La sangre goteaba de los labios de Aiden. Una marca roja florecía en su mandíbula. Su camisa estaba rota a lo largo de la parte central, dejando al descubierto una hilera de abdominales tensos, pero no mostraba signos de desaceleración. Frustrada empujé fuera del árbol, gané un poco de aire y me retorcí, dándome cuenta de mi error, un instante después de que fuera demasiado tarde. Como supuse, Aiden se metió en ella, cogiéndome por la cintura y me dio vueltas. En el entrenamiento, nunca había sido capaz


47 Página

de conseguir más allá de él de esta manera. Debería haberlo sabido mejor. Incliné mi peso hacia adelante y ambos fuimos de rodillas. Había probado la sangre, pero Aiden no me había golpeado. Ni una sola vez. Pero mi cara se había conectado con el suelo más de un par de veces. —Ríndete —gruñí, echando la cabeza hacia atrás. Sus brazos se apretaron a mi alrededor. —Ya deberías saber que no voy a renunciar a ti. No eres tan estúpida. —No puedo decir lo mismo de ti. —Abrí mis muslos y reuní mis fuerzas—. No puedes ganar. Su aliento bailaba sobre mi cuello. —¿Quieres apostar a eso? Apreté los dientes. —No puedes tenerme. No soy— —No eres de él, Alex. ¡No perteneces a nadie más que a ti misma! Estaba equivocado, tan equivocado. Yo pertenecía a mi Seth. Fui creada para él, sólo él, y Aiden estaba en mi camino. Meciéndome hacia adelante, puse suficiente espacio entre nosotros y me incorporé, rompiendo su agarre. Lancé el brazo hacia atrás, golpeando en su mejilla con el puño cerrado. El impacto lastimó mis nudillos. Aiden se apoyó sobre una rodilla y escupió sangre. —Dioses. Girando alrededor, empecé a correr, haciendo caso omiso de las afiladas piedras clavadas en las plantas de mis pies. Había recorrido unos cinco metros antes de que fuera tacleada por detrás... Aiden me levantó así que mi espalda estaba clavada en su pecho. — ¿A dónde vas tan rápido? Cuando la diversión apenas comienza. —¡Te odio! —Luché violentamente, tratando de excavar en el suelo. La suciedad saltaba cuando daba una patada para arriba mientras lo golpeaba, cada vez más como un animal atrapado en una red—. ¡Te odio! —Puedes odiarme todo lo que quieras, pero eso no cambia nada. —Él se puso de pie y empezó a arrastrarme hacia atrás, y supe que él me arrastraba hasta el fondo de la cabaña a la jaula—. No voy a dejar que te hagas esto a ti misma. Me moví y me tiré de un lado a otro, pero estábamos de nuevo en el grupo de árboles en cuestión de segundos. —¡No puedes detenerme! ¡No puedes hacer esto! —No entiendes, Alex. No puedes estar aquí afuera.


48 Página

Le di un codazo. Él gruñó, pero no me soltó. —Ellos te matarán. ¿Entiendes? —Él me sacudió—. ¡Ellos vendrán a matarte! —¡No me importa! — grité con voz ronca—. Me tengo que ir. ¡Tengo que estar con él! . Aiden aspiró una bocanada de aire y su agarre se aflojó un poco. Usando mi oportunidad, levanté las piernas y el esfuerzo conjunto nos derribó. Aiden golpeó el suelo primero y rodamos antes de que pudiera liberarme, puso sus manos en mi espalda, empujándome hacia abajo. Llenándome la boca de barro y pasto. —¡Basta! —siseó en mi oído—. Esto no va a funcionar, Alex. A ti no te preocupa morir, pero yo si me preocupo por ti . —¡No me importa! Todo lo que importa es Seth. Si no puedo estar con él, entonces prefiero estar muerta. —¿Por lo menos te estás escuchando? —Sus manos apretaban mis hombros—. ¿Prefieres morir si no estás con él? ¿Sabes lo débil que es eso? ¡La Alex que conocí no sentirá algo como eso! Lo que dijo me llegó profundamente y se rompió algo dentro de mí. Enfurecida, planté mis manos en el suelo frío y sentí temblar la tierra. Un gran estruendo inició a continuación, y el suelo cedió ante nosotros, rodando como mares tormentosos. Fuimos arrojados lejos. Me estrellé contra un árbol y golpeé el suelo sobre mis manos y rodillas. Un relámpago atravesó el cielo, me cegó por un instante. Nubes rodaron adentro, bloqueando el sol, y la oscuridad cayó. Los cielos se abrieron y una lluvia torrencial nos golpeó. No sabía si era yo o cualquier otra cosa. Yo estaba más allá de que me importara. Una bola gigante de emoción se instaló en mi estómago, desordenándose con velocidades de vértigo. Ira. Frustración. Miedo. Todo ello me atravesó. El aire saltó debajo de mí y me levanté del suelo. Carga estática. Chispas volaron. El mundo era de color en tonos ámbar. No era yo. Yo no era nada. Aiden estaba a pocos metros de distancia, sus ojos plateados clavados en mí. Una expresión de horror y asombro marcaban sus rasgos más llamativos. Yo era un dios, como Seth había dicho. Éramos dioses. Hazlo. El susurro de Seth penetró mi sangre. Es el momento.


49 Página

Mis pies tocaron el suelo y dí un paso adelante… uno, y luego otro. Aiden no se movió. Esperó. Lo vi en esos ojos, la finalidad de esto. Él no iba a ganar, no podía, y él lo sabía. Aiden lo aceptó. Cuando lo alcancé, la lluvia cesó y las nubes se separaron. El sol siguió mis pasos. —Alex. —La voz de Aiden estaba rota. Como una cobra saltando, tomé las piernas de Aiden por debajo de él y él estaba en su espalda antes de poder tomar otro aliento. A horcajadas sobre él, puse mis manos en sus hombros. Las marcas del Apollyon brillaban de un azul vibrante y corrían por mi piel. Me incliné, poniendo mis labios por encima de él, y las palabras que salieron de mi boca eran mías... pero no lo eran. —Tus momentos finales, St. Delphi. —Apreté mis labios hasta la esquina de los suyos y se estremeció—. Eres débil porque amas. Aiden me miró sin pestañear. —Amar no es una debilidad. El amor es lo más fuerte que existe. Mis labios se curvaron en una sonrisa. Idiota. El akasha salió a la superficie. Mi piel estaba en llamas, yo estaba en llamas. Luz azul brillante se formó en mi brazo derecho, dando vueltas, y subió hasta mis dedos. Luz acampanada, intensa y tan hermosa como destructiva. La luz del sol caía sobre nosotros, y me eché hacia atrás. El akasha había cubierto mi mano derecha. Cuando lo dejara ir, apagaría la vida de todo a su paso. Había muerte en esta belleza. Y Aiden no hizo ningún movimiento para defender su vida. Tenía los ojos fijos en los míos y él se estiró lentamente. Las puntas de sus dedos, callosos por los ejercicios de entrenamiento y combate, rozaron mi mejilla con ternura. —Te amo, Alex. Siempre lo haré. Parpadee. Mi corazón tartamudeó. No podía mantener mi cabeza alrededor, cómo él podía decir que, como... decir cosas con tanto amor, a segundos de la muerte. Hazlo, Alex, y luego podremos estar juntos. Liberaremos a los mestizos y a tu padre. Vamos a cambiar el mundo. Tú y yo, Ángel, estaremos juntos para siempre. Mi mirada cayó entre nosotros. El collar rosa se había deslizado hacia fuera, expuesto por el cuello roto de mi camisa. Un rayo de luz atrapo los bordes de cristal de color rojo oscuro de la rosa en la flor… tal cosa delicada, creado por las manos de un verdadero guerrero.


50 Página

El aire dejó mis pulmones y mi brazo comenzó a temblar. Estamos en esto juntos, Alex, hasta el final. Esas palabras no eran de Seth, pero esto era el final. Mis ojos ardían como si estuviera lloviendo ácido, pero los cielos estaban claros. Yo estaba a segundos de la libertad... pero tantos, tantos recuerdos empezaron a pasar por mi cabeza. No podía dejar de mirar la rosa. Imágenes de la primera vez que había visto Aiden mientras yo había estado entrenando con Caleb, luego otra vez cuando había llegado a través de la pared de fuego y me salvó, salvó mi vida. Los recuerdos de su paciencia, su apoyo, incluso su frustración conmigo. Seth me llamó, pero le dio un manotazo lejos. Estos recuerdos eran importantes. Querían decir algo, todo, para mí, ¿no? No había habido ningún sentimiento unido a ellos antes, pero ahora estaban empapados con emociones. Me concentré en ellos, recordando cómo se había preocupado por mí después de Gatlinburg, cómo había estado allí para mí cuando me vine abajo después de que mamá... mi mamá. La primera vez que me sostuvo—que me besó. Nunca hubo ningún juicio en los ojos de Aiden, como si yo fuera su igual. Yo siempre había sido un igual para Aiden. Mi pecho se levantó bruscamente. El día en el zoológico se apoderó de mí, y luego el Día de San Valentín. El amor que habíamos compartido. Tenía que decir algo. No podía respirar. Yo daría todo por ti. Seth me llamó de nuevo, pero me estaba rompiendo a pedazos. Rompiendo. Todo venía. Piezas de quien solía ser fueron repelidas por lo que me había convertido. El pasado y el presente no podían coexistir en el futuro. Estaba dividida en dos. Seth gritaba ahora, su voz rugiendo en mi cabeza, y no había manera de escapar. Estaba en todas partes, en todas mis células, pensé, y él tiró de mí. Pero no podía respirar, y él estaba debajo de mí y no podía pensar con claridad. Hubo de nuevo tantas voces. Muchas eran diferentes, algunas eran mi propia voz... y yo no podía pensar. Me concentré en el escudo mental que Seth me había enseñado. Necesitaba un momento, sólo un segundo de silencio para pensar en esto, para entender por qué no se estaba defendiendo a sí mismo y cómo podía amarme.


51 Página

Seth estaba furioso. Dolor atravesó mi cabeza como si alguien hubiera tomado un picahielos y comenzara a golpear en mi cabeza, sabía que él odiaba eso, pero necesitaba tiempo. Él me gritó, pero me imaginaba esas paredes. Eran neón rosa, paredes deslumbradas, y ellas fueron hacia arriba, apiladas alto y más alto. Las hice gruesas y llenas de titanio, rematados con alambre de púas y lancé una pequeña valla eléctrica por encima de ellos, y todo eso fue respaldado por el poder de los dioses. Una película de luz azul con brillo cubría las paredes. El lazo se rompió dentro de mí, retrocediendo como un latigazo y luego se había ido. A excepción de un leve zumbido, se hizo el silencio, era sólo yo ahora, a solas con todo lo que había hecho. Inclinando la cabeza hacia atrás, grité. Desbloqueados desde el fondo de mi alma, los gritos seguían llegando y llegando. No pude evitarlo. No podía comprender lo que me había convertido; las cosas que había hecho. Y cuando me detuve, fue sólo porque mi garganta estaba en carne viva. Me puse al lado de Aiden, incapaz de mirarlo, porque... las cosas... mi cuerpo temblaba, me arrastré por el suelo fangoso y me hice un ovillo contra un árbol. Presionando la cara contra mis rodillas, respiré entrecortadamente, pero me dolía el pecho y la presión seguía construyéndose. —¿Alex? —llamó Aiden, con la voz ronca y entrecortada. Evitándolo, quise que me dejara. Tenía que huir de él tan rápido como pudiera. Unas fuertes manos se posaron en mis hombros y luego se deslizaron sobre mis brazos, envolviéndose suavemente alrededor de mis muñecas. Él sostuvo mis manos, y aunque yo no podía soportar mirarlo, mis ojos se abrieron. Era como ver a Aiden después de meses de separación. Era claro para mí. La curva de sus anchos pómulos, el toque pícaro de sus hoyuelos y la fuerte línea de su mandíbula; características con las que me había comprometido hace millones de años. Las ondas oscuras se cerraban sobre su piel de forma tan natural... la piel marcada por los golpes y rayas de color carmesí. Los moretones que le había dado, pero que aún tenía la belleza masculina que siempre me deshacía.


Página

52

Aiden se estremeció, y luego apretó mis mejillas. Sus ojos grises buscaron los míos. Estaban cubiertos de un fino brillo de lágrimas, pero Aiden nunca lloró. —Alex... oh, dioses, Alex, ¿estás aquí? Me largué a llorar.


Siete Traducido por Jess Corregido por Dafne

Página

53

S

í, yo no iba a parar de llorar pronto. Estás eran los más grandes, temblorosos y vergonzosos tipos de sollozos. Realmente, no podía pensar ni ver a mi alrededor—Demonios, incluso no podía respirar. Aiden me sostuvo contra él, sus brazos un extraño y contacto terrenal. Él murmuró unas palabras en griego antiguo. Entendí agapi mou varias veces, y el resto tenía tanto sentido como las palabras que traté de decir entre los sollozos. Sabía que ahora yo podía entenderlas si no estuviera ahogándome en mis lágrimas, pero apenas podía entender el inglés por el momento. Empapé la camisa de Aiden. Y aun así me abrazó contra su pecho mientras se apoyaba contra el árbol, apartándome el cabello, apretando su mejilla contra la parte superior de mi cabeza. Él nos meció. Los dos lo necesitábamos, creo. Hubo pasos y voces en algún punto y me tensé en sus brazos. No sabía quién venía, pero sentí a Aiden sacudir la cabeza, y luego los pasos se retiraron. Dioses, podía pensar —realmente pensar—, después de lo que parecía una eternidad. Todo pensamiento se vio ensombrecida por el dolor dentro de mí. El fuerte pinchazo que había sentido en el baño, lo comprendí ahora. Mi corazón y mi alma habían estado gritando, tratando de llegar a mí. Ese dolor estaba en todas partes ahora, golpeándome desde todos lados. No podía escapar de todas las cosas que había dicho y hecho desde que me había Despertado. Desde el momento en que me había conectado con Seth, me convertí en la viviente personificación de mi peor miedo y ni siquiera me había dado cuenta. Seth y lo que él quería que me habían consumido hasta que no había quedado nada, y yo que pensaba que era más fuerte que eso.


54 Página

Oh dioses, las cosas que le había dicho a Aiden me horrorizaron y me enfermaron. Las cosas que Seth había dicho que quería hacer para mí— que yo hubiera querido que hiciera, en la época habíamos estado conectados... Ahora quería arrastrarme fuera de mi piel, ducharme por años, y no creía que me sentiría la misma otra vez ni siquiera después de eso. Cómo Aiden todavía podía sostenerme estaba más allá de mi comprensión. Recordaba claramente amenazarlo con matar a Deacon alrededor de veinte veces. Mi comportamiento le había obligado a hacer lo impensable—colocarme en el Elixir. Sabía que eso tenía que haber matado una parte de él. Recordé todas las pequeñas cosas. ¿Mi Seth? Oh, ¡qué asco! Quería limpiarr mi cerebro con detergente. Y esas cosas que grité cuando me enfrenté a Aiden; ¿realmente había luchado contra Aiden? ¿Limpiar mi cerebro? Añadir boca y alma a la lista de lavandería. —Shh —Aiden murmuró, pasando una mano por mi espalda—. Está bien. Todo está bien, agapi mou. Ahora estás aquí y te tengo. Agarré el cuello de su camisa rota con las manos doloridas. —Lo siento tanto. Lo siento, Aiden. Lo siento. —Detente. —Se echó hacia atrás, pero yo lo seguí, manteniendo mi cara apretada contra su pecho—. Alex. Negué con la cabeza, mi aliento entrecortándose en otro sollozo. —Mírame. Las lágrimas corrían por mi rostro, y él acunó cuidadosamente mis mejillas, obligándome a mirar hacia arriba. Quería apretar los ojos y cerrarlos, pero también necesitaba verlo, incluso si era sólo su cara borrosa en estos momentos. —¿Cómo puedes mirarme? —le pregunté—. ¿Cómo puedes soportar tocarme? Sus cejas se fruncieron y se puso muy serio. — ¿Cómo no podría hacerlo, Alex? No te culpo por lo que pasó. Las cosas que hiciste y dijiste; no eras tú. Sé eso. Siempre he sabido eso. —Pero era yo. —No. —Su voz era firme, sus ojos plata pura—. Era una sombra de ti, Alex. Estabas allí, en el fondo, pero no eras tú. No era la Alex que amo, pero ahora estás aquí y eso es todo lo que importa. Eso es. Nada más lo hace.


55 Página

Su fe ciega en mí, su aceptación y su perdón, dio a luz a una nueva ronda de lágrimas. Lloré tanto que no creía que pudiera llorar de nuevo, y cuando por fin había terminado, no podía levantar la cabeza de su pecho. El sol comenzaba a ponerse, y la temperatura estaba bajando cuando Aiden apretó sus labios contra la parte superior de mi cabeza. —¿Estás lista? No, quería decir, porque estaba segura de que nunca estaría lista para hacer frente a todos. Además de convertirme en la Malvada Alex, también había sido drogada, y había sido la Alex-que-se-ocultaba-en-armarios. Pero respiré y me sentí bien, incluso genial. —Está bien. —Está bien —repitió, y se paró, manteniéndome acurrucado contra su pecho, mi mejilla apoyada en su hombro. Aiden dio un paso y una fisura de energía antinatural rodó por mi espina dorsal; energía divina. Las marcas del Apollyon rugieron a la vida, azotando mi piel. Sus brazos se tensaron alrededor de mí y se volvió, levantando la cabeza hacia el cielo. Los dioses podían escudar su presencia si querían —Apolo lo hizo durante meses— pero ambos sentimos la oleada de energía. —Esto no está bien —dije, agitándome en sus brazos. Me puso sobre mis pies, las manos en mis caderas. Una mirada en sus ojos tormentosos y supe que estábamos pensando lo mismo. Antes de que él pudiera abrir su boca, un gemido agudo había entrechocado las ramas. El aire alrededor de nosotros se aquietó, y luego el sonido del batir de alas empujó el aliento fuera de mis pulmones en una carrera dolorosa. Aiden me empujó detrás de él; realmente me empujó detrás de él. — Vuelve a la casa ahora, Alex. Las salas los mantendrán fuera. ¿Qué? ¿Y dejarlo? Estaba loco. Con mi corazón saltando en mi garganta, negué. —No. No… Otro grito volvió mi sangre en hielo. Luego, un gran aullido arremetió a través de los árboles, soplando mi cabello fuera de mi cara. Las furias llegaron, lanzándose a la tierra como misiles de búsqueda con "Alex", escrito por todos lados. Cada una cayó al suelo en cuclillas, levantando nubes de polvo y pequeñas piedras. Eran hermosas, las dos furias. Su piel era brillante y pálida, y su largo cabello fluía en rizos rubios que se levantaban al mismo tiempo, sus


56 Página

cuerpos moviéndose sinuosamente mientras daban un paso adelante. Sus pies desnudos hundiéndose profundamente en el suelo. Truenos estallaron en el aire y un destello de luz cegadora explotó. Levantando el brazo, me tropecé hacia atrás y extendí la mano hacía Aiden. Con mi pulso acelerado, mis dedos se cerraron alrededor de su grueso antebrazo. Cuando se desvaneció la luz, un dios se paró entre las dos furias, y mi corazón se sentía como si se hubiera detenido en ese mismo momento. Lo había visto antes. Oh, dioses, lo había visto. Cabello color miel llegaba a sus hombros, enmarcando un mentón cuadrado, y desafiante, y unos rasgos que eran angelicales y puros; incluso pacíficos. Tánatos. Electricidad emanaba por sus ojos blancos. —No seré capaz de matarte, Apollyon, pero puedo asegurarme de que no puedas llegar al Primero. —¡Espera! —Aiden gritó, con una mano encrespada alrededor de la empuñadura de la daga. Ella romp— Las furias volaron hacia adelante, la piel luminosa yéndose y revelando el horrible cutis gris, que las hacía parecer cadáveres que había estado flotando en el agua por muuucho tiempo. El largo y brillante peló se arrugó y se convirtió en serpientes apretadas que mordían el aire con feroces colmillos alrededor de sus esqueléticos rostros. Se formaron garras, garras que podrían rasgan a través del hueso y los tejidos como si fueran de papel. Vinieron hacia nosotros. Aiden se tambaleó hacia un lado y giró hacia mí. —¡Alex! —Lanzó una de las dagas. Saltando, la agarré mientras la primera furia alcanzaba a Aiden, sus uñas afiladas teniendo como objetivo su garganta. Él giró, sacando una hoja curva. En un movimiento suave y elegante que trajo el filo de la hoja hacia abajo, cortando el brazo de la furia. El grito que lanzó era una mezcla de un bebé con una hiena mientras se arqueaba, agarrando su brazo sangriento. Maldición. Con absolutamente ningún tiempo para correr hacía Aiden y darle un choque de manos, me giré y me incliné mientras la segunda furia


57 Página

intentaba agarrarme por el pelo. Saltando al mismo tiempo que la furia me sobrevolaba, hundí la hoja profundamente en su estómago. Su cara distorsionada estaba a centímetros de la mía. La furia abrió su boca, mostrando una hilera de dientes tipo sierra, y se rió. Me tragué una broma. —Dioses, tu aliento es pateante. —Saqué la hoja, rebelándose por el sonido de succión. —En serio. Inclinando su cabeza hacia un lado, parpadeó. —¿Pateante? —Sí. —Girando alrededor, planté mi pie izquierdo y la golpeé lejos, dándole en el estómago. Voló hacia atrás, golpeando contra un árbol—. ¿Ves? Pateante. La otra furia fue hacia Aiden con su brazo bueno, él la esquivó mientras ella evitaba la peligrosa hoja curva. Él me miró y ese pequeño momento le costó. Ella sacó la hoja curva de su mano con una carcajada. —Lindo puro... Olvidándome del dios y la otra furia, olvidándome de todo que no fuera Aiden, corrí hacia adelante, ignorando el dolor en mis piernas. Aiden pasó por debajo del brazo de la furia, apareciendo detrás de ella, pero ella se volvió más rápido y se balanceó, golpeando Aiden a lo largo del pecho con la parte ancha de su brazo. Él cayó sobre una rodilla, tambaleándose por el golpe. Recogiendo la daga del suelo, grité su nombre y le devolví el favor lanzándosela. Aiden la tomo en el aire y rodó, pasando muy cerca de la furia. Ella voló y se cernió sobre él, agachándose, y agarrando un puñado de su pelo. Ella echó la cabeza hacia atrás. —¡No! —Mi corazón se detuvo—mi mundo se detuvo. Akasha surgió bajo mi piel y las marcas se iluminaron. Todos y cada una de ellas se quemó y se estremeció con el poder del quinto elemento. Algo se rompió dentro de mí, mi visión atenuada se iluminó. No escuchaba nada más que mi propio corazón atronador y el zumbido en la parte de atrás de mi cabeza. Lanzando mi brazo, un rayo de luz azul intensa estalló de mi palma abierta y se arqueó. Mi objetivo falló ya que iba hacia la cabeza de la perra, pero el rayo de energía corto el ala de la furia, haciéndola girar. La locura se desató completamente. Tánatos bramó de rabia. La furia se disparó en el aire, pero vaciló sobre un ala y fue girando hacia abajo. Aiden se lanzó a un lado, pero no lo suficientemente rápido. Estaba cansado de luchar contra mí al igual que


58 Página

yo estaba agotada por nuestra batalla. La furia se estrelló contra él y rodaron en una maraña de brazos, palas y garras como cuchillas mortales. Por el rabillo del ojo, vi unas formas llegando al valle: eran Solos y Marcus llevando hojas curvas. ¿Marcus? ¿Qué dem…? Disparé hacia las formas luchando frente a mí. Tánatos azotó alrededor y extendió un brazo. No tocó físicamente a Solos, pero vaya que se vio como si hubiera sido golpeado con una bala de cañón. El Centinela mestizo golpeó el árbol con un fuerte gruñido y cayó de rodillas. El dios dirigió sus espeluznantes ojos a mi tío y levantó otra mano. — Quieto, puro, o tendrás un destino prematuro. Marcus bajó la barbilla. —Lo siento, pero esa es mi sobrina, así que eso no va a suceder. Algo con garras afiladas y feo aliento me agarró del pelo y tiró con fuerza. Golpeé el suelo y en un instante, el aire se fue de golpe de mis pulmones. Luchando con mis rodillas, pasó un segundo y los pies desnudos de la furia conectaron con mi barbilla, golpeando mi cabeza hacia atrás. Un sabor metálico inundó mi boca. La daga cayó de mis manos cuando el dolor se desplazó por mi espalda, haciendo explotar mis nervios. Pánico creció dentro mío; crudo y desenfrenado pánico. A mi alrededor los sonidos de la lucha se intensificaron. Hubo gruñidos y aullidos de dolor. La furia que me había pateado y alzado me miraba, entumecida e inquebrantable como la muerte... ¿Muerte? Se me ocurrió entonces. Ellos no me podían matar. Sí, podrían lastimarme gravemente, pero ¿matarme? No. Yo era el Apollyon. Yo ejercía control sobre los cuatro elementos y el quinto y el más poderoso — akasha. Yo alimentaba al Asesino de Dios. Yo era su energía—el as bajo la manga. Yo era el principio y él era el final. Y juntos... no había un juntos. Era sólo yo. Mis ojos se encontraron con la furia y sonreí. Ella dudó. Me levanté. —Perra, por favor. La boca de la furia se abrió, y convoqué al elemento aire, soltándolo. El viento huracanado chocó contra la furia y la envió volando a través de los árboles, como si ella estuviera conectado a una cuerda y que Zeus mismo le hubiera dado un buen tirón. —Uno menos —dije, dándome la vuelta—. ¿Quién es el sigui…?


59 Página

Tánatos tiro a Marcus al suelo, desviando el ataque de Solos, y se volvió hacia mí en un nanosegundo. Fue bastante épico. Un rayo de luz blanca voló de la mano de Tánatos y no había una sola cosa en este mundo que pudiera moverse lo suficientemente rápido como para evitarlo. Ni siquiera Seth, estaba apostando. Me golpeó justo debajo del pecho y mis piernas se derrumbaron por debajo de mí. Ardiente e intenso dolor rodó a través de mi piel y mi cara golpeó el suelo. Ni siquiera la sentía. No había nada más que dolor arrastrándose por mis músculos. Los rayos divinos apestaban. Aiden gritó mi nombre, y luego me pareció escuchar mi nombre de nuevo, pero estaba dentro de mi cabeza, fuerte, y muy enojado... y sonaba como Seth. Sin previo aviso, la tierra tembló bajo mi retorcido cuerpo. Un destello de luz dorada atravesó el claro. El calor se apoderó de mi cuerpo. Débilmente, levanté mi cabeza. Dos piernas vestidas de cuero estaban delante de mí. —Eso es suficiente, Tánatos. —La voz de Apolo estaba calmada, pero era espeluznante, tan letalmente calmada que no me hubiera gustado estar del otro lado. —A-a-gradable de que t…te p-p-p-resentes —boqueé. —Cállate, Alex. —Apolo avanzó. Un rayo de luz siguió sus pasos. Tánatos se mantuvo firme. —Ella debe ser neutralizada si no podemos matarla. Déjame encargarme de esto, Apolo. Tenemos que hacer algo para evitar la guerra. —Ella rompió el lazo, tú idiota. El otro dios resopló. —Para lo que importa. Pasará el tiempo y ella se conectará de nuevo con él. —¡Sí que importa! —rugió Apolo—. ¡Si ella no está conectada con el Primera no hemos de hacerle daño! Tú… —Apolo gruñó, casi siseando—. Llama a tus dos furias o van a unirse a su hermana. Te lo prometo. —Debemos— Demasiado débil para levantar la cabeza, apoyé la frente contra el suelo, pero no tenía necesidad de ver lo que sucedía para saber que Apolo había perdido la paciencia. El viento se levantó y la tierra tembló. Los dos dioses chocaron con un crack. Cerré los ojos y esperé que Apolo hubiera ganado esta ronda, ya que no había manera de que yo siguiera luchando. De ninguna manera.


60 Página

El cuerpo de alguien se estrelló contra el suelo, seguido por una rápida sucesión de chasquidos. El aire crujió con electricidad, y luego hubo silencio, un grandioso silencio. Unas fuertes manos agarraron mis brazos y suavemente me rodaron sobre mi espalda. Miré a unos ojos de plata. —¿Alex? —Estoy bien. Sólo... sólo un poco nerviosa. ¿Y tú? Aiden había visto en mejores días. La sangre corría por la comisura de su boca. Un moretón aparecía en su mandíbula y la parte delantera de su camisa estaba rota, pero estaba vivo y estaba bien. Su mirada me examinó y entonces él me levantó, sin siquiera molestarse en ponerme de pie. Sosteniéndome cerca, me dio la vuelta y revisó los daños. Solos y Marcus estaban cerca de Apolo, quien agarraba una de las dagas del Covenant en su mano. La sangre goteaba del borde y me quedé mirándola. Apolo miró hacia abajo y se encogió de hombros. —Él lo conseguirá. Cambié el enfoque y la lo miré fijamente. —Pero voy a tener que responder por eso, creo. —Apolo entregó la daga a un magullado Solos. —Y es posible que pasen unos días... Apolo avanzó, deteniéndose frente a nosotros, y Aiden me puso abajo y se interpuso entre nosotros. El dios sonrió. —Sé que ella ha roto el vínculo. Es bueno tenerte de vuelta, Alex. —Sí —le susurré. Volvió su atención a Aiden. —Mantén las guardas de la casa hasta que regrese. Mientras tanto, prepárense para la batalla. ¿Batalla? ¿Qué demonios se creía que acababa de hacer? Aiden asintió. El dios respiró y flexionó sus manos. —Y tenías razón. Yo estaba equivocado. —Lo sé —dijo Aiden, y lo miré, confundida. Apolo se volvió hacia los otros hombres y asintió. Su forma comenzó a desvanecerse. —Espera —lo llamé. Tenía muchas preguntas, pero lo único que hizo él fue mirar por encima del hombro y sonreír.


Ocho Traducido por Jeyly Carstairs. Corregido por Martina pederzoli

Página

61

N

o recuerdo mucho del regreso a la cabaña. En algún momento, me moví lo suficiente para conseguir ser libre y caminar, pero me estaba moviendo tan lenta y patéticamente que Aiden finalmente dejó de quejarse en voz baja y eligió ayudarme. No luché contra él después de eso. Sobre mis pies, yo era un estorbo. La cabaña estaba tranquila a nuestro regreso. Marcus y Solos salieron cojeando, sin duda para cuidar de sus lesiones. De alguna manera, el resto de los ocupantes sabía que ahora no era el mejor momento para una bienvenida al mundo de la cordura y la lógica. Aiden me cargó por las escaleras y por el estrecho pasillo hacia el dormitorio en el que él había dormido cuando yo había estado bajo el Elixir. Recordé que incluso cuando había estado en lo alto con la bebida feliz, había buscado su presencia y me había acurrucado contra él en el sofá. Mi corazón tropezó. Aiden se dirigió hacia la cama, pero lo detuve. —Ducha —le dije con voz ronca—. Necesito una ducha. —Sí, tú la necesitas bastante; los dos. —Girando alrededor, se dirigió al baño. Allí me puso sobre mis pies, sus ojos ensombrecidos por la preocupación cuando me tambaleé un poco—. ¿Estás bien? —Sí, solo cansada. No hay nada realmente mal conmigo. —Y eso era cierto. Estaba magullada y dolorida, pero eso era todo. Y tuve suerte, teniendo en cuenta que sólo habíamos estado en un combate a muerte con un dios de la muerte y dos furias—. ¿Estás...? —Estoy bien. —Se quedó mirándome un momento y luego presionó un beso en mi mejilla—. Volveré en seguida. —Está bien. —Era un zombi en mis pies. Sus ojos recorrieron mi rostro con tal crudo alivio que me agarré al lavabo. —No acapares toda el agua caliente, ¿de acuerdo? —dijo.


62 Página

Eso trajo una pequeña sonrisa a mis labios. Tan pronto como él se fue, me volteé lentamente hacia la ducha y giré la llave. Sacarme mi arruinada ropa fue una experiencia dolorosa. Todos mis músculos dolían y me tomó unos minutos. Para el momento en que entré en la ducha, el vapor llenaba el baño. Probablemente iba a utilizar la cantidad de agua caliente que normalmente usaría en una semana, mientras Aiden debía estar reuniendo a las tropas y convenciéndolos de que ya no era una psicópata. Me estremecí bajo el chorro, presionando mi cara contra mis manos. Ellas se sacudieron. Yo me sacudí. Las moví a la cadena alrededor de mi cuello y deslicé mis dedos a la rosa. Algo tan pequeño había sido lo que rompió la conexión. Pero no era la rosa en sí misma, era lo que simbolizaba —el amor de Aiden por mí y como me sentía yo por él— algo puro y natural, no una emoción forzada. Ver eso había roto el lazo entre Seth y yo. Llevé el cristal a mis labios y presioné un beso en la rosa. El vínculo estaba roto, pero Seth todavía estaba allí… al final de la cuerda dormida en la boca de mi estómago. Dioses, él había estado tan furioso, realmente asesino, pero un golpe había ondulado a través de nuestro lazo un segundo antes de que finalizara. Y luego otra vez, cuando Tánatos me había golpeado con la ráfaga de dios, él había estado allí como un acosador espeluznante con un billete de ida a mi cerebro. Seth no creyó que yo sería capaz de romper el lazo. ¿Y cuán lejos habría llegado si no lo hubiese hecho? Ellos vendrán a matarte. Y aunque Tánatos no tenía el jugo para lograrlo, estaba segura como el infierno de que él no tendría problemas en causarme daño a mí—o a cualquiera que me defendiera. Personas podrían haber muerto hoy debido a mí. Aspiré una bocanada de aire. ¿Y por qué Aiden había bloqueado a Apolo la cabaña? ¿Qué le pasó a esa “fiesta-de-amor”? Dioses, había tantas preguntas, y estaba demasiado cansada para esto ahora. Necesitaba un momento para reagruparme. Necesitaba una cama después de esta ducha. El agua fluía sobre mi cuerpo, sobre la piel que estaba tan magullada como mis entrañas, y aplastaba mi pelo contra mi espalda. Cerrando los ojos, levanté la barbilla y dejé que la ducha hiciera su trabajo, borrando las


63 Página

lágrimas que se habían aferrado a mis pestañas con un apretón de muerte, limpiando mi mente de todo. Ya habría tiempo para hacer esas preguntas, planear la dolorosa muerte de Seth, y encontrar a mi padre, pero ahora mismo, simplemente no podía hacerlo. No podía pensar en otra cosa más que en el ahora, justo en este momento, porque todo estaba demasiado crudo y demasiado fresco para profundizar en ello. Oí la puerta del baño cerrarse y mantuve mis ojos cerrados, pero mi ritmo cardíaco se disparó a territorios inexplorados. Crucé los brazos a mí alrededor y contuve la respiración. Hubo un movimiento sigiloso detrás de mí. Piel rozó la mía. Un sutil escalofrío rodó por mi columna vertebral. Una chispa infinita se transfirió entre nosotros, algo que no podría ser replicado o forzado. ¿Cómo podría haber olvidado eso cuando estaba conectada con Seth? Mi corazón dio un vuelco con fuerza. Aiden colocó la masa de espeso cabello sobre uno de mis hombros y sus labios encontraron el espacio entre mi cuello y mi hombro. Sus manos se deslizaron por la piel resbaladiza de mis brazos, ahuecando mis codos y luego mis muñecas. Suave y lentamente, bajó mis brazos a los lados. Me mordí el labio y mis piernas empezaron a temblar. Pero él estaba allí. Como siempre, sosteniéndome cuando no podía pararme y dejándome ir cuando sabía que lo necesitaba. Él era algo más que un refugio. Aiden era mi otra mitad, mi igual. Y el no necesitaba una rara conexión Apollyon. Aiden esperó, inmóvil como una estatua, paciente como siempre, hasta que mis músculos se desbloquearon, uno por uno. Luego sus manos bajaron a mi cintura y me giró hacia él. Un latido de corazón pasó y él apoyó sus dedos sobre mi barbilla, inclinando mi cabeza hacia atrás. Abrí mis ojos, parpadeando la humedad fuera de mis pestañas, y el aire se atascó en mi garganta. Débiles magulladuras moradas ensombrecían su mandíbula. Había un corte sobre el puente de su nariz. Sin duda lesiones que yo le había hecho. —Lo siento mucho, Aiden. —Mi voz se quebró—. No puedo decirlo lo suficiente. Lo sé, pero lo sien— Él inclinó la cabeza y su boca rozó la mía, silenciando mis palabras. Mis labios se abrieron para él, al igual que mi corazón y todo lo demás. El dulce y tierno beso, bueno, disminuyo el peso, aliviando algo de la culpa y la vergüenza. Mi piel —mis entrañas— estaban raspadas y doloridas, pero su toque las alivió. Me imaginé que era lo mismo para Aiden. Dioses,


64 Página

probablemente era peor para él, teniendo en cuenta todo lo que le había hecho y dicho. Lo que él había tenido que hacer, que sacrificio, para mantenerme a salvo. El beso se profundizó, volteando y retorciendo mis entrañas en un placentero enredo, y era como la primera vez que nos besamos. Sensaciones corrieron por mi piel, mi corazón cantó, y el sentimiento que se desplegó en la boca de mi estómago era mejor que utilizar el akasha, era más fuerte y más adictivo. Me besó como si nunca hubiera esperado hacerlo de nuevo, como si de alguna manera pudiera besar lejos las semanas. Puse mis manos sobre sus antebrazos. Sus músculos se enroscaron bajo ellas cuando él me levantó y yo envolví mis piernas a su alrededor. El deseo no era la única cosa entre nosotros. Había mucho más: perdón, aceptación, alivio, y lo más importante, amor. No el tipo de amor impulsado por la necesidad y que destruye ciudades y civilizaciones enteras, pero sí del tipo que las reconstruye, por lo que yo sabía. Manteniendo un brazo alrededor de mi cintura, su otra mano se enredó en mi pelo mojado. Y no dejamos de besarnos, porque esto era correcto y era lo único que importaba. Mi corazón latía demasiado rápido, pero era perfecto, era como volver a casa después de no creer que sería capaz de hacerlo. No sé cómo llegamos a la cama o si el agua de la ducha estaba cerrada. Pero estábamos juntos, nuestros cuerpos resbaladizos, nuestro pelo mojado empapando las sábanas en las que estábamos enredados. Y luego nosotros nos enredamos, nuestras piernas y brazos. Sus manos estaban por todas partes, reverenciando a las muchas cicatrices en mi cuerpo. Sus labios las siguieron, y crecí reencontrándome con los duros músculos de su estómago, la sensación de él. Miré hacia abajo a mi cuerpo, sorprendida al ver las marcas del Apollyon brillando débilmente, mientras se arremolinaban en mi piel, formando un símbolo raro y luego otro. —¿Qué? —Aiden ahuecó mi mejilla, tirando mis ojos hacia él—. ¿Esto es demasiado rápido? Debería— —No. No, son... son las marcas del Apollyon. Están en una especie de hacer lo suyo en estos momentos. —¿Debería estar preocupado?


65 Página

Me eché a reír tímidamente, sintiéndome como una de esas serpientes venenosas que advertían de su veneno con sus colores vibrantes. —Creo que les gustas. La mano de Aiden se deslizó por mi mejilla bajo por mi garganta y a la derecha debajo de mi pecho. Las marcas se deslizaron hacia su mano, como si estuvieran atraídas por él. Quizás lo estaban. No estaba segura de cómo funcionaban las marcas. La respuesta probablemente descansaba en los miles de años de recuerdos, pero era como buscar una aguja en una pila de agujas. —Yo las vi —dijo, su voz ronca y profunda y sus ojos como charcos de plata líquida—. Cuando despertaste, y cuando fuiste puesta en el Elixir. — Sus cejas se estrecharon mientras alisaba su mano sobre mi cadera—. Son hermosas. —¿En serio? —Me sentí hermosa cuando me miró, aunque estuviera toda tatuada. —Sí. Fue la cosa más hermosa que jamás había visto. Un largo y angustioso momento pasó mientras él se cernía sobre mí, sus ojos fijos en los míos, su cuerpo una espiral apretada como una cuerda a punto de romperse. Y cuando lo hizo, sus labios se encontraron con los míos y hubo un proveniente de la parte posterior de su garganta que me quemó. Nuestros cuerpos se encontraron y por unos momentos, ninguno de los dos se movió, y luego lo hicimos, nuestras voces eran suaves susurros en el cuarto oscuro. Algún tiempo después, estamos frente a frente, su mano envuelta alrededor de la mía. Nuestros cuerpos estaban presionados cerca. El agotamiento me perseguía ahora, y a Aiden, también—había sido por semanas. La lucha y todo lo demás nos había puesto sobre el borde. El sueño me reclamó a mí primero. Sólo sabía eso porque podía sentir la mirada de Aiden en mi cara, y segundos antes de escabullirme sentí sus labios en mi frente. Le oí susurrar—: Eíste pánta mou... Tú eres mi todo.


Nueve Traducido por Jesslovenly, Fenix , Cia Corrección por patricia.01

Página

66

N

o importaba lo complicada que mi vida se había vuelto, una cosa seguía siendo la misma: mi cabello parecía como si una zarigüeya bebé se hubiera refugiado en ella, invitado a algunos amigos y hecho una fiesta. Eso es lo que pasa cuando duermo con el pelo mojado. Lo amarré en una gruesa trenza y respiré hondo. Lo admitía, me había visto mejor en otros días, bueno, mi cara por lo menos. La mayor parte del daño me lo había hecho yo misma. Aiden no me había levantado la mano en todo el tiempo que habíamos estado peleando. Sólo se había defendido a sí mismo, pero ambos tuvimos suerte de aún estar de pie después de habernos enfrentado a Tánatos y a las furias. Mi reflejo se estremeció. Aiden ya se había ido para el momento en que me arrastré fuera de la cama. Quería estar entre las sábanas, inhalando su aroma único de mar y hojas quemadas, sosteniendo la almohada que había utilizado cerca de mi pecho. Quería esperar allí hasta su regreso, así podría envolverme alrededor de él, haciendo una repetición de la noche anterior. Pero la realidad es que no iba a hacer una pausa o esperar por nosotros. Había demasiado que hacer y, además, necesitaba hacer frente a todos. Me tomó un largo suspiro y me aparté del espejo. Mirando fijamente mi cara durante horas no iba a solucionar nada. Encontré la bolsa de la ropa que había llevado conmigo cuando me había quedado en la casa de los padres de Aiden y él tuvo el sentido de tomarla cuando salimos de la isla Deity. Allí había algunos artículos que no había visto ni notado antes, uno de ellos era un uniforme de Centinela. Eso trajo una sonrisa en mi cara. Tiré de un par de jeans, sorprendida de los sueltos que eran. Me deslicé en un par de botas que no eran nada


67 Página

comparadas a las de Olivia, luego fui a la puerta y me estremecí. Olivia. Oh, queridos doses, había usado una compulsión en ella. En serio esperaba que no siguiera en el sótano. Caminé por el pasillo en silencio, frotándome el moretón que picaba en mi mejilla. Ni siquiera sabía qué mes era. Sentía frío, pero no lo había sentido tanto cuando habíamos estado fuera ayer. Infiernos, ni siquiera sabía dónde estaba. Agarrando la mitad de mi trenza, fui por las escaleras, jugando con las secciones. En la parte inferior de las escaleras, vi a un centinela alto con cabello marrón recogido en una coleta baja. Solos. Por lo que yo recordaba, no lo había amenazado con daños físicos; por lo menos, no en la cara. Él se dio la vuelta en cuanto me notó. —Bueno, miren quién regresó. Mis mejillas se pusieron rojas y me detuve en el rellano, totalmente insegura de qué decir. Solos sonrió, distorsionando así, la cicatriz que cortaba profundamente su mejilla. —No voy a morderte, pequeña. Calor invadió mi cuerpo y levanté mi barbilla. Dioses, ¿qué pasaba conmigo? —Bien, porque yo te mordería de regreso. —Eso es lo que escuchado. —Sus ojos azules brillaron. Ahora me sonrojé por una razón totalmente nueva—. Estoy seguro de que tienes hambre. Has dormido durante casi un día entero. Todo el mundo está en la cocina ahora. Mi estómago gruñó ante la idea de la comida, pero luego se agrió. — ¿No hay cubiertos afilados o algo? La risa de Solos era profunda y rica. —No, es noche de comida para llevar, así que estás de suerte. Encontrando mi valor, lo seguí por el pasillo. Él entró a la cocina primero y yo luego me asomé por la esquina. Deacon y Luke estaban sentados en un lado, varias cajas de comida china repartida por delante de ellos. Ladaan estaba al lado de ellos. Marcus, Lea y Olivia estaban al otro lado de la mesa. No tenía ni idea de dónde estaba Aiden. —Tenemos compañía —anunció Solos, agarrando uno de los deliciosos bollos y haciéndolo estallar en su boca. Todos dejaron de comer y se voltearon para mirarme. Solté mi trenza y le di al grupo el HOLA más torpe que nunca. —Hola. Luke dejó caer sus palillos en sus fideos. Tenía un moretón desagradable en un lado de su cara, desapareciendo por la línea de su cabello.


68 Página

—¿Yo te hice eso? —Entré en la cocina—. ¿El moretón? —Sí —dijo lentamente—. Cuando me estrellaste contra la pared… sin tocarme Hice una mueca. —Realmente lo siento por eso. —Oh, no te preocupes por eso. —Deacon sonrió mientras se recostaba en su silla, meciéndose hacia arriba sobre sus dos piernas—. Él está bien. —Mi ego no lo está. —Le disparó a Deacon una mirada asesina—. Ni siquiera me tocó—dijo Luke. Deacon se encogió de hombros. —Bueno, ella es el Apollyon. Duh. Una silla raspó contra el piso y mi cabeza se volvió hacia el sonido. Marcus caminó alrededor de la mesa y se detuvo frente a mí. Ahora, yo lo había amenazado un poco en la cara, pero aun así había venido a luchar ayer, al igual que Solos. Me sentí horrible Marcus puso sus manos sobre mis hombros. Había un fino temblor en ellos. —Alexandria… Mi tío siempre se había negado a llamarme por mi apodo, y yo siempre le había llamado Decano, debido a su posición en el Covenant, pero las cosas… las cosas eran diferentes ahora. —¿Marcus? Hubo un momento largo y tenso, luego me agarró en un fuerte abrazo. Por una vez, no era uno torpe y débil. Saqué mis brazos de los costados y lo abracé firmemente. Lágrimas quemaron en el fondo de mi garganta. Marcus y yo… bueno, habíamos recorrido un largo camino. Cuando se retiró, resistí un suspiro. Esos ojos color esmeralda que eran normalmente fríos, no lo eran ahora. Era como mirar fijamente a los ojos de mi madre. Inhaló bruscamente. —Me alegro de que hallas vuelto. Asentí con la cabeza, tragando con dificultad. —Me alegro de estar de vuelta. —Diablos, todos estamos de acuerdo con eso. —Luke cogió una donut—. No hay nada más espeluznante que tener un Apollyon psicótico enjaulado en el sótano. —Ja —le dije. Luke me guiñó un ojo y luego lanzó la donut hacia mí y la atrapé. Azúcar voló por todas partes. —O esperar a que se rompiera y comenzara a correr como un loco suelto —añadió Deacon mientras tomaba un bocado. Miró a través de la


69 Página

mesa—. O esperar a que alguien, no quiero decir nombres, que no escuchan y van a decir HOLA. Las mejillas de Olivia se enrojecieron mientras se levantaba. Se acercó lentamente, esperando a que terminara de masticar. Empecé a pedir disculpas: —Lo siento mucho… Ella me dio un puñetazo en el estómago. Duro. Me doblé, jadeando en busca de aire. —¡Dioses! Solos y Marcus dieron un paso adelante, pero levanté mi mano contra ellos. —Está bien, me lo merecía. Entonces me di cuenta de que no se habían movido para protegerme, sino que lo hacían para proteger a Olivia. Supuse que no había nadie el cien por ciento relajado a mi alrededor. Supongo que no podía culparlos, cuando yo tenía el arma más poderosa de la tierra, y además hacía tan solo un día había estado dispuesta a utilizarla en su contra. —Te lo merecías totalmente. —La voz de Olivia se estremeció—. ¿Sabes lo mal que me sentí cuando Marcus bajó y me encontró sentada allí como una mierda? ¡TE AYUDÉ A ESCAPAR! Pensé que podría golpearme de nuevo, así que di un paso atrás. Olivia pasó sus manos sobre sus rizos marcados. —Pero ahora estoy mejor, sobre todo ahora que pude golpearte. —Entonces ella saltó hacia adelante y me abrazó. Allí de pie, le di palmaditas en su espalda, esperando que no cambiara de opinión y me diera una puñalada en la espalda. —Realmente lo siento. —Lo sé —respondió. Ella se echó hacia atrás, sonriendo. Sus ojos estaban brumosos. Ladaan fue la siguiente. La belleza de su cabello negro era tan elegante como siempre. Estaba vestida con una camisa de cuello alto y de color rojo, también llevaba pantalones blancos. Me envolvió en un cálido abrazo. Olía a rosas de primavera y para cuando ella se hecho hacia atrás, yo no quería dejarla ir. —Hablaremos más tarde, lo prometo —dijo, y sabía que estaba hablando de mi padre. Tomó mi mano y me llevó hacia el lugar vacío junto a Olivia—. Siéntate. Come. Echando un vistazo alrededor de la mesa, vi cómo un plato de plástico se pasaba alrededor, cada persona derramando una ración de comida en ella. Incluso Lea, quien no había dicho ni una sola palabra hacia mí, estaba colocando unos camarones en el plato. Cuando llegó de nuevo a mí, mi boca se hizo agua, pero tenía que decir algo primero.


70 Página

—Chicos, lo siento mucho por todo. —Miré mi plato, pero forcé a mis ojos mirar hacia arriba—. Sé que era un terror y deseo…deseo que ninguno de ustedes hubiera tenido que pasar por eso. Marcus se volvió en su asiento. —Sabemos que no eras tú, Alexandria. Entendemos. Junto a él, Lea aclaró su garganta. —En realidad, prefería la versión del loco Apollyon a la del Elixir, para ser honesta. —Me miró, sus gruesas pestañas ocultando sus ojos amatistas—. Eso fue muy raro, verte esconderte detrás de Aiden. —Eras muy diferente —admitió Luke, y luego se estremeció—. Hombre, el Elixir no es broma. —Te escondiste en un armario. —Deacon sintió la necesidad de informarme. Empujando mis fideos, fruncí el ceño mientras los recuerdos de mi tiempo con el Elixir se deslizaban en su lugar. —Apuesto a que era divertido de ver —dije. —No sé si me gustaría decir que fue divertido —añadió una nueva voz. Mi cabeza se sacudió y mi corazón se derrumbó sobre sí mismo. Aiden estaba justo en la puerta de la cocina, vestido como siempre; como un Centinela. Caminó hacia la mesa y cogió la caja de arroz integral. Se apoyó en el mostrador. La curva de su mandíbula estaba dura y sus ojos eran de piedra. Ellos se encontraron con los míos. Hizo un gesto hacia mi plato con la caja. —Come, tienes que comer. Todo el mundo vio sus platos mientras yo recogía un tenedor que ni siquiera me di cuenta que había dejado caer. Me atreví a darle un vistazo a Aiden mientras enrollaba el tenedor en mis fideos. Él estaba observándome. Siempre observándome. Deacon me ofreció un par de palillos chinos. —No debes usar el tenedor. Le disparé una mirada suave. —¿Acaso me veo como alguien que sabe cómo usar los palillos? Él sonrió. —¿Difícil? —Idiota —le regresé. Rodó sus ojos. —No es tan difícil. Ven, deja que te enseñe.


71 Página

Deacon improvisó una lección de palillos chinos y mi absoluto fracaso alivió un poco la tensión en la mesa. Riéndome, me di por vencida cuando Aiden le ordenó a su hermano que me dejara comer en paz. Comiendo, escuché la conversación a mi alrededor. Se habló de cosas sin importancia y me imaginé que estaban esperando a que terminara de comer para que empezaran las conversaciones reales, conversaciones necesarias. Terminé todo lo que me habían dado, comí el arroz restante que Aiden había dejado en mi plato mientras rodeaba la mesa, y luego terminé con una dulce dona azucarada. Mi estómago estaba lleno, me recliné en la silla y suspiré. —Eso dio en el blanco y algo más. Olivia le dio unas palmaditas a mi estómago. —Lo necesitabas… Y probablemente un par de hamburguesas también. Mis ojos se abrieron. —Mmm, hamburguesas… por favor, dime que hay McDonald’s. ¿Está por aquí? Por cierto, ¿dónde estoy? Todo el mundo se quedó en silencio, y nadie me miraba. —¿Qué? ¿Qué? —Me senté, mirando alrededor de la mesa. Y entonces me di cuenta—. Ustedes no confían en mí, ¿verdad? Lea fue la primera en verme a los ojos. —Está bien, voy a ser la lluvia en este feliz desfile. ¿Cómo sabemos que todavía no estás conectada a Seth? —No lo está —dijo Aiden, recogiendo las cajas vacías y tirándolas en una bolsa de basura negra que llevaba—. Confía en mí, ella ya no está conectada a Seth. Deacon bufó. Lo fulminé con la mirada. Lea se recostó en la silla cruzando los brazos y dijo—: ¿Hay alguna otra prueba concreta, que no seas tú diciéndonos que debemos confiar? Aiden me vio y rápidamente desvió su mirada. Dudaba que Lea quisiera oírnos hablar de ese tipo de pruebas. —No estoy conectada con Seth, te lo prometo. —Las promesas son débiles, podrías estar fingiendo —replicó ella. —Lea, querida, no tiene por qué fingir. —Laadan sonrió suavemente—. Si estuviera conectada con él, ella no estaría aquí sentada. —Y mi hermano no estaría limpiando detrás de nosotros, ¿verdad? — Deacon se desplomó hacia atrás, como si acabara de ver que Aiden estaba a segundos de su muerte. Quería esconderme debajo de la mesa,


72 Página

cuando Deacon, estupefacto, sacudió su cabeza—. Dioses, lo siguiente es conseguir a una sirvienta, o algo así. Aiden golpeó la parte trasera de la cabeza del Deacon al pasar. — Siento el amor. Su hermano echó la cabeza hacia atrás, sonriendo. Tomando un respiro, me puse de pie y tomé el respaldo de mi silla. — No estoy conectada a él, y estoy bastante segura de que no puede cruzar mis defensas. Pero sé que está allí, puedo sentirlo. Aiden se detuvo y giró hacia mí. Ups, mejor aclaro eso. —Quiero decir, puedo sentirlo, pero él no puede alcanzarme, no realmente. Es tan solo un leve zumbido. Nada como antes. Él no puede llegar a mí, estoy bastante segura. —¿Bastante segura? —preguntó Marcus, tragando. Asentí y tomé otro respiro. —Miren, no puedo decir que algo raro no sucederá. No sé de qué él sea realmente capaz, pero deberá tratar muy duro para pasar estas defensas. —Estarás bien —dijo Aiden atando la bolsa de basura, músculos saltando en sus brazos—. Él no pasará Forcé una sonrisa, sabía que Aiden creía en eso—. Y sabrás cuando lo haga. No creo que tenga paciencia para tratar de engañar a nadie. Luke rugió de risa. —Como si no supiera eso. —Llevemos la conversación a un lugar más cómodo entonces. — Marcus se paró, tomando su vaso, de lo que asumí, era vino. Miré el cristal largamente—. Estoy seguro de que todos tenemos muchas preguntas. El grupo siguió a Marcus, pero me quedé detrás. Recogiendo las latas vacías, las tiré al bote de basura. Aiden estaba colocando una bolsa nueva. —¿Limpiando? —preguntó, poniendo la bolsa en el basurero—. Esto es inesperado. —Soy una chica nueva. —Arrojé las latas—. ¿Estás bien? Aiden enganchó un dedo en el cinturón de mis jeans y me llevó al fregadero. Luego enrolló mis mangas, abrió y tomó el jabón de manos. Rodé mis ojos, pero metí mis manos bajo el agua tibia. —¿Aiden? —¿Qué? Tendrás manos pegajosas y estarás tocando todo. —Él roció el jabón perfumado de manzanas en mis manos—. Dejarás pequeñas huellas por todo el lugar.


73 Página

Vi a mis manos desaparecer bajo las suyas, más grandes y olvidé lo que estaba preguntando. ¿Quién pensaría que lavarse las manos pudiera ser tan… perturbador? —¿Estás al tanto de la visita del CSI? —Nunca puedes saberlo. Lo dejé terminar, porque quién era yo para detener su momento obsesivo compulsivo; luego sequé mis manos. —Eso no es lo que quise decir. ¿Estás bien? —¿Lo estás tú? Puse mis manos limpias en puños. —Sí, estoy bien. Responde mi pregunta. Él inclinó su cabeza hacia un lado. —¿Qué quisiste decir antes sobre ser capaz de sentir a Seth? ¿Entonces esto era lo que lo tenía tenso? —¿Tú sabes lo que es cuando estás en una casa con la TV muda? ¿Puedes sentir esa extraña sensación? —Cuando el asintió, sonreí—. Es como eso. Está justo allí, pero él no puede alcanzarme. Una pausa.—¿Has tenido algún dolor de cabeza? —me preguntó. Confundida, sacudí mi cabeza. —No, ¿por qué preguntas? —Por nada —él dijo y sonrió—. Estoy bien Alex. Soy la última persona por la que deberías preocuparte. —Pero sí me preocupo. —Había mucho por lo cual preocuparse. Volviendo a la nevera, me estiré para agarrar una botella de agua. Mientras bajaba una, encontré otra botella, pero era diferente. El contenido había sido tirado y reemplazado con líquido azul vibrante. La inhalación fuerte de Aiden fue como una ráfaga de aire frío. — Alex… Ignorándolo, solté mi botella y alcancé la otra. Con mis manos temblando, envolví mis dedos alrededor del plástico. Yo sabía lo que estaba en la botella. Sabía que un derrame inofensivo tendría un aroma repugnantemente dulce y podría hacerme olvidar quién era en cuestión de minutos. Aiden maldijo por lo bajo. Enfrentándolo, levanté la botella. —¿Este es el Elixir, no es así? Su mano se cerró en su costado. —Lo es. Miré hacia la botella. Tenía dos temores en la vida: perderme a mí misma por Seth y perderme a mí misma por el Elixir. Ambos habían ocurrido, y de alguna forma regresé de aquellos agujeros de conejo. Pero


74 Página

sosteniéndolo en mis manos, no pude negar el sabor crudo del miedo construyéndose en la parte trasera de mi garganta. Era como sostener una bomba, una bomba diseñada para derrumbar mi mente. Aiden la miraba como si quisiera quitarla de mis manos, y le di una sonrisa débil. —¿Deberíamos conservarla? —¿Qué? Tensión saliendo de él, y algo más. ¿Asco? Recuerdos y piezas de momentos de cuando estuve bajo el Elixir que no eran bonitos. —¿Qué si lo necesitamos otra vez? —pregunté, luchando contra el frío bulto en mi garganta—. ¿No es por eso que ustedes… todos estuvieron guardándolo? —No, lo puse allí y me olvidé de él. Entonces él lo sacó fuera de mis manos. Moviéndose rígidamente, lo llevó al fregadero y desenroscó la tapa. —¿Aiden? Sin decir una palabra, arrojó lo que quedaba del Elixir. Dulzura llenó el aire, desapareció cuando abrió el grifo. Esperé que él no estuviera cometiendo un error. Puse mi mano en su brazo. Músculos se tensaron mientras se acercaba a mí, rozando las puntas de sus dedos en mi mejilla, pero antes de que pudiera hacer algo, alguien aclaró su garganta tras nosotros. Me volví, Solos estaba espiando en la puerta. —Solo estoy asegurándome de que ustedes dos están bien —dijo, guiñando un ojo. Una ola de vergüenza y culpa golpeó mi estómago. —No voy a matarlo y a esconder su cuerpo en la nevera. —Es bueno saber eso —murmuró Aiden. —Uno nunca puede estar tan seguro —replicó Solos—. Vamos, vamos chicos, la gente está poniéndose quisquillosa. Suspiré. —Dioses, como que extraño a Apolo. Al menos él no pensaba que yo quería matarlos. —Sip, bueno, sobre eso… Enfrenté a Aiden lentamente, recordando que él de alguna manera había echado a Apolo. —¿Qué hiciste? ¿Lo echaste, verdad? ¿Cómo? ¿Por qué?


Página

75

Sus cejas se arquearon. —No estoy seguro de si realmente quieres saber qué provocó eso. Cruzando mis brazos, esperé. Aiden ladeó su cabeza a un lado, apretando su mandíbula. —Apolo no fue completamente honesto sobre un montón de cosas; por ejemplo, sobre cómo un Apollyon puede ser asesinado. Tenía un presentimiento feo sobre esto. —Apolo puede matarte, Alex. Él estaba planeando hacerlo si yo te quitaba el Elixir y te conectabas otra vez con Seth. Y quien sea responsable por Seth, puede hacerlo con él, pero parece que ese dios quizás esté trabajando con ellos. —Él se detuvo, haciendo muecas—. Entonces, eché a Apolo de la casa. Mi estómago se sacudió. Sip, quizás debería haber esperado por esa explicación luego de que mi comida se asentara.


Diez Traducido por Dafne Corregido por Esperanza.nino

Página

76

D

espués de que forcé a Aiden a soltar esa pequeña bomba, fuimos a la gran sala de estar. Estaba entumecida. ¿Apolo podía matarme? ¿Apolo quería matarme? ¿Entonces por qué....? Dioses, ¿por qué estaba tratando de ser lógica sobre esto? Apolo era un dios. ¿Quién sabe? Me senté al lado de Deacon y decidí por el momento dejar de lado el tema de Apolo. —Bueno, ¿puedo empezar de a poco? ¿Qué fecha es hoy? Marcus se apoyó delante de un escritorio. En ese momento me di cuenta de que estaba en jeans y no podía pensar en una ocasión en que lo hubiera visto tan casual. —Hoy es 5 de Abril. Parpadeando un par de veces, me recliné. Un mes... básicamente había perdido un mes entero. Dioses, ¿qué estaba pasando en el mundo, fuera de esta cabaña? Aclaré mi garganta. —¿Y dónde estoy? Si los hace sentir mejor, me pueden decir sólo el estado. —Apple River —dijo Aiden, mientras seguía mirando por el gran ventanal. Crucé los brazos, una especie de dolor. —Está bien, sé que te tuviste que inventar ese nombre. Una leve sonrisa se formó en los labios de Aiden. —Es real. Estás en Illinois. —¿Illinois? —Mi cerebro estaba atascado en el nombre Apple River siendo real. —Y se trata de lo más vacío y aburrido al igual que como suena —dijo Deacon, inclinando su cabeza hacia Luke—. Y verdadera selva virgen. Fui una vez. Aterrador. Leñadores, no digo más. Solos se rascó. —Esta es la cabaña de caza de mi padre—una de muchas— y no es tan espantoso.


77 Página

Asentí lentamente. —Está bien. ¿Y los dioses? ¿Cuáles de ellos no tiene permitida la entrada ahora mismo? —Todos ellos —río Marcus, revolviendo el contenido de su vaso. La sonrisa abandonó rápidamente su rostro—. Todos ellos, Alexandria. —No hemos visto a mucho de los dioses, pero Hefesto reforzó las barras —dijo Lea, estudiándose las uñas—. Él era un poco aterrador. Supongo que había estado fuera cuando él se mostró. —No puedo creer que Apolo me golpeó con una ráfaga de dios. —No puedo creer que Aiden le dio un puñetazo —dijo Marcus, derribando el resto de su vino. —¿Qué? —Mi boca calló abierta—. No lo hiciste. La media sonrisa se agrandó hasta que un hoyuelo apareció en su mejilla izquierda. —Lo hice. —Todas esas veces que me gritaste por pegarle a la gente, ¿y le pegas a un dios? —No podía creerlo. Esa media sonrisa se convirtió en una enorme. —Era una situación diferente. Oh. Está bien. Sacudiendo mi cabeza, continué. —Entonces, ¿han habido más ataques como... el que ocurrió en el Covenant? Laadan me miró fijamente. —¿Él...él no te dijo? Me figuré que con "él" se refería a Seth. —No estoy segura. Me mantuvo fuera de un montón de cosas. —Excepto por decirte que estaban trabajando con daimons —dijo ella, y asentí. Miró a Marcus y suspiró—. Un montón de cosas han estado ocurriendo allí afuera, querida. Y muy pocas de las buenas. Preparándome para lo peor, envolví mis dedos alrededor de la rosa de cristal. —Dime. —Nosotros realmente no tenemos que decírtelo —Lea cogió un delgado control remoto y lo torció, apuntando a una pantalla plana en la pared—. Podemos simplemente mostrártelo. Lea puso uno de las estaciones de noticias nacionales. No pensé que habría algo sucediendo en este mismo instante, pero aparentemente habían pasado tantas cosas, siempre en las noticias. Una imagen de los edificios destruidos y coches derribados desfilaba a través de la pantalla. Era de Los Ángeles. Hace tres días, había ocurrido un terremoto catastrófico, de una magnitud de 7,0. Un día después, otro había golpeado el Océano Índico, lo que provocó un destructivo tsunami que había acabado con toda una isla. Y había más.


78 Página

Devastadores incendios forestales habían plagado el Medio Oeste y partes del sur de Dakota, cerca de la Universidad. Pensé que los autómatas de Hefesto tenían algo que ver con eso, teniendo en cuenta que respiraban bolas de fuego o lo que fuera. Hubo varias escaramuzas en el Medio Oriente. Varios países estaban al borde de la guerra. Desplazándose a lo largo de la parte inferior de la pantalla había un anuncio de noticias de última hora, actividad sísmica había comenzado a continuación en Mount St. Helens. Los temores de una erupción volcánica completa tenían a personas huyendo de los pueblos cercanos. Santos bebés daimons... El presentador de noticias estaba entrevistando a un fanático del fin del mundo. Me senté de nuevo, sumergida en ello, horrorizada por lo que había pasado. Todo esto por causa de Seth —y yo— y había tantas vidas inocentes que se habían perdido, muchas más de las que pendían de un hilo. Era una buena oportunidad para lanzar todos los fideos al suelo. Lea apagó la televisión. —¿Los dioses son responsables por todo eso? —pregunté. Laadan asintió. Hombre, los dioses estaban enojados. —Hay más —dijo ella gentilmente, y una risa loca burbujeó en mi garganta. ¿Cómo podía haber más?—. Muchos Centinelas han muerto a manos de Lucian... por su ejército. Y muchos pura sangre han simplemente desaparecido. Aquellos que llegaron a los Covenants están aguantando firmes, pera nadie está seguro. También están lo que a los mortales les parecen ataques de animales salvajes, pero que creemos son causados por los daimons. Parece como si trataran de provocar a los dioses. En algún momento, Aiden se movió para quedarse detrás del sofá. Sus manos estaban en la parte posterior del cojín. Su presencia era confortante, pero estaba en shock hasta el corazón. Apolo podría haberse aparecido frente a mí y bailar desnudo y no hubiera pestañeado un ojo. Seth no había mencionado nada de esto, pero Aiden había tratado de decirme cuando estaba en la jaula. Y le había dicho que no me importaba. Empecé a pararme, pero mis piernas no querían cooperar. —Es mucho para digerir, ¿no? —dijo Luke mientras miraba fijamente sus botas negras—. El mundo se fue a la mierda en alrededor de un mes.


79 Página

—No es demasiado tarde. Los dioses nos están mostrando que es lo que quieren. —Lea sonó muy madura para una chica a la que yo le había arrojado una manzana unos meses atrás—. Quieren a Seth muerto. Sabía que no era exactamente así. Ellos querían a uno de nosotros muerto, preferiblemente antes de que llegáramos a acercarnos a la distancia de un abrazo. Me calenté la cabeza buscando por algo útil. Después de mi despertar, aprendí la historia de todos los Apollyons, pero nada de eso me servía. Nada de eso, exceptuando algo con Solaris... —Es sólo que no es tan simple como matar a Seth —Solos rascó la barba en su mentón—. Está el problema de acercarse demasiado. Dionisio dijo que Lucian tenía un montón de Centinelas y Guardias, la mayoría mestizos. ¿Dionisio? ¿Cómo en el mundo pudo haber entrado en la escena? ¿No era el dios de los borrachos o algo así? —Y si nos acercamos mucho, si Alex se acerca mucho, entonces... — Marcus se calló poco a poco. Entonces él tomará mi poder, probablemente me drene, porque no estaba segura de si Seth podría parar aunque quisiera. No importa lo que él dijo mientras estábamos conectados, no podía confiar en sus promesas—su argumento de venta— porque realmente no creía que Seth supiera lo que estaba haciendo. Me paré, porque no podía seguir sentada. Caminando hacia la ventana, miré el paisaje sombrío mientras torcía el collar entre mis dedos. La noche había caído, y aún con mi vista, los árboles estaban oscurecidos y sombríos. Mi reflejo me devolvió la mirada, pálido y desconocido. Era yo, Alex, mejillas levemente redondeadas y labios anchos. Con la excepción de los locos ojos ambarinos, parecía la misma. Pero me sentía diferente. Había un silencio dentro de mí que nunca antes había estado. Todavía no sabía lo que significaba. —¿Entonces qué hacemos? —preguntó Luke—. ¿Esconder a Alex por siempre? Mis labios se transformaron en una cruel sonrisa. Eso no iba a funcionar. —Podría estar detrás de eso mientras alguien trae una DS o una Wii — bromeó Deacon, pero cayó de bruces—. O no... Hubo una pausa y luego Lea dijo—: Por favor, dioses, dime que tú no sigues en contra de matar a Seth.


80 Página

—Ahora probablemente no es el mejor momento para ir ahí —dijo Marcus. —¿Qué? —La escuché ponerse de pie y su ira llenó la habitación—. Alex, tienes que entender, especialmente después de todo lo que te ha hecho. —Lea —saltó Aiden, metiéndose finalmente en la conversación. —No me digas "Lea". Seth tiene que morir, ¡y Alex es la única persona que puede hacerlo! Dejando caer el collar, los enfrenté. —Lo sé... que él tiene que ser tratado. Entiendo eso. Todos, incluyendo Aiden, me miraron fijamente. Él empezó a hablar, pero cerró su boca. Dicha sea la verdad, en este punto detestaba la idea de matar cualquier cosa. No quería decir que no fuera a confrontar a un daimon de nuevo, y aunque Seth había sido un verdadero bastardo respecto a algunas cosas, sabía que muy en lo profundo él no era más que un niño no amado que quería aceptación. Y sí, tenía una importante adicción al akasha, pero también era un víctima de todo esto. La única persona que yo disfrutaría quitar, solo un poquito, era Lucian. Si, podía ir detrás de eso. Pero ir por Lucian no iba a pasar. —Alex —dijo Marcus suavemente. Tomé aire, incapaz de poner fuera las palabras necesarias para lo que tenía que ser dicho. —¿Qué hacemos? —Miré a Aiden y a Solos. Ellos eran los Centinelas expertos aquí. Era tiempo para algunas estrategias de batalla, lo cual no era mi punto fuerte, porque yo era más de un tipo "primero corre hacia las cosas de frente y planta la cara como una pared" de luchador—. Tenemos que detener a Seth y a Lucian, pero no podemos sólo caminar hacia ellos. Tenemos que ser capaces de acercarnos sin que ellos lo sepan y nosotros… yo necesito saber cómo luchar con Seth sin transferirle mi poder. Aiden lucía como que no le gustaba como sonaba eso, pero se volvió hacia Solos y asintió. —Apolo dijo que podía tardar unos días en volver, pero pidió que no dejáramos las guardias hasta que él viniera a vernos. Esas guardas evitan que nos encuentren, y ahora mismo son la única cosa que impide a los dioses que nos encuentren. —¿Cómo hizo Tánatos para encontrarme? —pregunté con curiosidad. —Fuiste afuera, pasando las guardas —dijo Aiden—. Ojalá Apolo pueda decirnos más cuando regrese.


8

Loverboy: Chico amante.

81 Página

—¿Así que esperamos aquí hasta entonces y no hacemos nada? —Lea se hundió sobre el cojín, cruzando sus brazos. Una mirada petulante cruzó su cara. —No nos vamos a sentar sin hacer nada —dijo Solos, mirando a la chica—. Necesitamos entrenar y prepararnos para lo que... para lo que viene. Eso es lo que Apolo quería. Porque algo estaba viniendo, y era una guerra. —Con suerte, Apolo podrá convencer a los dioses de salir —dijo Aiden, su mandíbula trabajando—. Ahora mismo, necesitamos a los dioses de nuestro lado. —De acuerdo —dijo la mitad de la habitación. La esperanza brilló en mi pecho. —¿Tú piensas que ellos se detendrán en la mitad este... apocalipsis zombie?¿Estoy de vuelta en el Equipo NoLocos? Nadie lucía realmente esperanzador, pero Aiden me sonrió, y sabía que lo hizo para hacerme sentir mejor, porque eso era lo que quería oír. Tomó todo de mí no cruzar la habitación y saltar sobre él. Prioridades, Alex, prioridades… Todos estaban de acuerdo en empezar el entrenamiento lo antes posible. Y tenía sentido. Luchar no era como andar en bicicleta. Músculos debilitados, reflejos lentos. Honestamente, no teníamos otra opción. Ojalá no se muestren otros dioses, repartiendo una gran ira de dios. Me senté en el borde del sofá y empecé a manosear de nuevo la rosa. Sabía que todos estaban esperando oír cualquier plan que Seth hubiera compartido conmigo. Iban a estar decepcionados. —Lo único que Seth me contó fue lo de los daimons, y él sabía que después se lo conté a Aiden. No creo que estuviera muy preocupado. Realmente no me dijo nada más. Los planes que él... los planes que hicimos era sobre liberar a mi padre. Los ojos de Laadan se humedecieron, y deseé que pudiéramos hablar pronto. Había tanto sobre lo que quería preguntarle. Solos ni siquiera trató de ocultar su desagrado. —Bueno, eso no es realmente útil. —No es su culpa —replicó Aiden. El Centinela esbozó una sonrisa torcida. —Tranquilízate, Loverboy8. Mi boca se abrió para negar que Aiden fuera mi Loverboy. La respuesta fue inmediata, inherente a la naturaleza. Forcé a mi boca a cerrarse antes


82 Página

de que pudiera decir algo. Todos en esta habitación sabían que Aiden y yo estábamos juntos juntos. Infierno, probablemente todos en el mundo lo suponían, cortesía del anuncio de Lucian después de que Seth hizo estallar al consejo, lo que hizo a Aiden el Enemigo Público Número Dos. Era extraño ser tan abierto al respecto, aunque, no extraño en una manera mala, pero me iba a tomar un poco de tiempo conseguir acostumbrarme. No era el pequeño secreto sucio de Aiden. Nunca había sido su pequeño secreto sucio Deacon se rió. —Oh, tú vas a ser la próxima persona en ser golpeada. Apuesto plata a eso. —Necesitas añadirte a la lista —Aiden lo miró alrededor de un setenta por ciento serio. —Y yo apuesto plata en eso —se lanzó Luke. Me tiré hacia delante, agarrando mis rodillas. —¡Acabo de recordar algo! No es importante, pero Seth se dirigía hacia el norte. Probablemente va hacia Catskills. —Eso es algo para salir adelante —Marcus miró su vaso, como si no pudiera entender por qué estaba vacío—. No podrá llegar. No con el Khalkotauroi que rodea el lugar. Olivia se estremeció. —¿Crees que en realidad pueden detenerlo? —Reducirán su velocidad —Marcus se empujó fuera del escritorio, en dirección a la puerta—. ¿Alguien más tiene necesidad de un refresco? —¿Va a compartir? —se animó Deacon. Sorprendentemente, Aiden no le dijo que tuviera cuidado. Quizás un menor de edad bebiendo vino no era nuestra mayor preocupación en ese momento. Nuestro grupo se dispersó, algunos siguiendo a Marcus en su carrera del vino. Sólo después de que se fueran me di cuenta de que el Decano del Covenant estaba suministrando alcohol a menores. Este realmente era un universo alternativo. Después de unos minutos, éramos sólo Aiden y yo. Se sentó a mi lado exhalando un largo suspiro. —¿Estás bien? Preocupándome sobre cuántas veces me iba a preguntar eso en veinticuatro horas, me volví hacia él—. Estoy bien, de verdad. Me miró como si quisiera decirme algo, pero en su lugar se inclinó hacia delante y besó mi frente. —Voy a chequear los terrenos. —Iré contigo. —Quédate aquí y tómalo con calma, Alex. Sólo por esta noche, ¿está bien?


83 Página

Sentí la urgencia de hacer pucheros. —No tienes que hacerlo sólo. —No lo haré —él esbozó una sonrisa—. Solos estará conmigo. —Él no estaba contigo antes. Eso es lo que estabas haciendo cuando todo el mundo estaba comiendo, ¿verdad? ¿Comprobando los terrenos, asegurándote de que no hubiera daimons infiltrados? —Dudo que haya algún daimon aquí afuera. Pero él iba a seguir patrullando, porque eso era lo que los Centinelas hacían, y pensé sobre como él estaba dispuesto a dejar esta vida... dejarla por nosotros. Apostaba a que, si vivíamos en un lugar como Apple River, todavía seguiría comprobando el patio cada noche. Pensar eso trajo una sonrisa a mis labios. —Extrañé tus sonrisas —dijo, parándose. Miré hacia arriba, con ganas de agarrar su mano y hacer que se quedara. —Estaré aquí esperando. —Lo sé. Me miró extrañamente y luego se fue, yo estaba sola... sola con la excepción del suave zumbido en la parte posterior de mi cabeza. Traté de no prestarle atención, ya que simbolizaba todo un camión lleno de potenciales problemas. Ese maldito zumbido significaba que Seth seguía ahí, y realmente no sabía lo que eso significaba en términos de contactarse conmigo. Echando un vistazo a la ventana, tomé aliento pero se quedó atascado. ¿Qué si Seth podía ponerse en contacto conmigo? ¿Sería capaz de luchar contra lo que él quería? Si lo hiciera, ¿podría razonar con él de alguna manera? ¿O sólo me perdería de nuevo, y esta vez no podrían encontrarme? Un dolor me atravesó el pecho. Siendo imposible pensar en eso sin terminar meciendo en una esquina, alcancé el control remoto y encendí la televisión. Las noticias todavía se centraban en el terrible terremoto en Los Ángeles y en el desarrollo de la historia que salía del Pacífico Nordeste. Teniendo en cuenta la destrucción que los dioses estaban causando, sabía una sola cosa, y dolía de una manera que no debería, de una manera que no podía explicar. Seth tenía que morir, pero no tenía idea de cómo hacerlo... o si realmente podría, cuando llegara el momento.


Once Traducido por Jess Corrección por patricia01

Página

84

M

e quedé frente al televisor toda la noche, cansada pero sin sueño. Aiden se había dormido en el sillón reclinable al lado del sofá alrededor de la tres de la mañana. Dudé del porque estaba tan tranquilo con estar a mi lado por largos períodos de tiempo. No sabía si estaba preocupado de que me convirtiera en la Malvada Alex otra vez, o si sólo necesitaba estar cerca de mí. De cualquier manera, yo me consolaba con sus suaves ronquidos. Creo que él estaba esperando a que renunciara a mi fascinación mórbida por las noticias, pero no lo hice. Cada presentador tenía algo diferente para agregar. Más fotos se mostraban para que las vieran en todo el mundo. Los mortales lanzándose a las calles de Los Angeles, disturbios y saqueos, pero en el Medio Oriente, cayeron de rodillas en las calles y oraron. Sujetando el control remoto hasta que mis nudillos dolieron, intenté, realmente intenté, imaginar lo que debía sentirse para todos esos mortales. Estar atrapado en algo mucho más grande de lo que ellos sabían, y en cualquier momento, todo podría ser arrancado lejos de ellos. Tenía más en común con ellos de lo que pensaba. Realmente parecía como el fin del mundo. Ningún mortal podría explicar la serie de eventos catastróficos que, en su limitado conocimiento, podrían no estar relacionados entre sí. Lo que estaba sucediendo ahí fuera estaba más allá de lo horrible, y la destrucción se debía a Seth y a mí. Tal vez no hubiera llegado a esto, si Seth no hubiera atacado al Consejo. Tal vez los dioses nos hubieran dejado solos y en paz para vivir nuestras vidas. Tal vez habrían encontrado una manera de matarnos a pesar de todo. No lo sabía y realmente no me importaba. Este era el lugar donde estábamos ahora, y las estaban jodidas. Mientras que todo el


9

Roofie: Fármaco hipnótico, también conocido como Rohypnol.

85 Página

conocimiento de los Apollyons estaba flotando en mi cabeza, nada de eso era útil a la hora de arreglar esto. Laadan apareció en la puerta, vestida con unos pantalones y un suéter blanco. Su pelo estaba perfectamente peinado, a pesar del hecho de que el mundo estaba de cabeza. La mujer era impresionante. Echó un vistazo a Aiden y sonrió. —¿Quieres venir conmigo a tomar un café? ¿Cómo iba a rechazar la cafeína? Asintiendo, empecé a salir de la habitación, pero retrocedí hacia donde Aiden descansaba y lo cubrí con el edredón que le había puesto hace unas horas. El hombre debía haber estado agotado, porque no se despertó, lo cual era raro. Seguí a Laadan a la cocina y la vi hacer el trabajo rápido con el café. Con nuestras tazas humeantes en la mano, nos fuimos a la terraza acristalada por la privacidad que ofrecía. Nos sentamos en el asiento de la ventana, nuestras piernas tocándose. Finalmente, íbamos a hablar sobre mi padre, y no tenía idea de lo que iba a salir de su boca. Incluso estaba un poco asustada, estúpida y débil de lo que sería, y mi estómago estaba saltando por todo el lugar. No sabía nada de mi padre, habiendo descubierto recientemente, hace tan solo unos meses, que era un mestizo y que estaba vivo. Laadan tomó un sorbo de su café y parpadeó varias veces. —En primer lugar, quiero pedirte disculpas por lo que te sucedió en el Consejo. Yo… —No tienes que pedir disculpas. Eso no fue tu culpa. —Y no lo había sido. Laadan se había visto obligada a darme la Poción de Afrodita, como un sobrealimentado roofie9 de los dioses , por uno de los guardias de Telly, probablemente, el que yo había matado… —Lo que ellos trataron de hacer que hicieras, es horrible. —Las lágrimas llenaron sus ojos, brillantes como cristales—. Ojalá, ojalá lo hubiera sabido. Lo siento mucho… —Laadan, en serio, no tienes que disculparte. Sé que nunca estuviste dispuesta a hacer algo como eso. Y sé que no recuerdas quién lo hizo. Está bien. —Y dioses, no quería hablar de lo que sucedió esa noche. Aparte del hecho de que me hizo pensar en el Guardia que había matado, si yo no hubiera terminado vomitando mis entrañas, Seth y yo… lo hubiéramos hecho, y ahora después de todo, no creo que nunca fuera a superarlo.


86 Página

Apoyé mi café en la pequeña mesa mientras se me revolvía el estómago. —Quiero saber acerca de mi padre. Un cambio notable se produjo en Laadan. Un tipo diferente de brillo se empañó en sus ojos. Ella tomó otro trago, su dedo índice tocando el cristal. La anticipación me estaba matando. —Tu padre es un... un hombre increíble, Alex. Debes saber eso por encima de todo. Mi respiración se quedó corta. —Lo sé. —Y lo sé, porque él tenía que ser el que rompiera las reglas, además de ser el amor de mi madre—. El Elixir no funcionaba en mi padre, ¿verdad? Laadan sonrió con nostalgia. —Tu padre, Alexander, bueno, siempre tuvo una voluntad fuerte, al igual que tú. El Elixir le cobró factura, pero nunca cayó por completo a la compulsión. No sé cómo, pero se resistió desde el principio. Junté las manos. —Creo que lo vi en la escalera una vez, y luego hacia el final, durante el ataque. Estaba luchando... —Tú lo has visto. —Su mirada se movió hacia la ventana detrás de nosotros. La luz solar temprana en la mañana entraba en rodajas sobre el cristal cubierto de escarcha—. Estaba en la biblioteca la noche en la que hablamos de tu madre y él. Solo podía mirarla. Sabía que alguien había estado allí. —Los libros que se cayeron, ¿era él? Asintió. ¿Cuántas veces había estado cerca del hombre, mi padre, sin saberlo? Un huracán de desilusión creció dentro de mí. —¿Y... y él sabe que yo soy su hija? —Sí, lo sabe. —Ella acercó su mano libre, tocando suavemente la piel de mi cara, cerca de un hematoma que ya estaba empezando a sanar—. Él te reconocería en cualquier parte. Te pareces mucho a tu madre. Ese mordisco de tristeza me fortaleció y me retrocedió. —Entonces, ¿por qué no me habló? Laadan miró hacia otro lado, bajando su barbilla. —Traté de hablar con él, Laadan. En el hueco de la escalera, pero él... me miró fijamente. ¿Y por qué no fue por mí en la biblioteca? Yo sé que él no podía decir quién era, pero ¿por qué...? —Se formó un nudo en mi garganta—. ¿Por qué no quiso hablar conmigo, por lo menos? Su cabeza se giró hacia mí. —Oh, cariño, quería hablar contigo más que nada, pero no es así de simple.


87 Página

—Parece simple para mí. Abres la boca y hablas. —Luché por quedarme quieta. ¿Había oído hablar de mis aventuras? Los dioses sabían que los rumores sobre mis problemas con la autoridad habían viajado por todos lados. ¿Pudo haberse avergonzado como un Centinela capacitado? Peor aún, ¿cómo un padre?—. Simplemente no lo entiendo. Ella respiró. —Muchas veces estuvo cerca de ti cuando estabas allí y tú no lo sabías, pero era muy peligroso para él que lo vieras a tu alrededor. La verdad de lo que es, de lo que fue tu madre, y lo tú que eres, era demasiado riesgosa. Tenías demasiados ojos sobre ti. La conversación que Seth y yo habíamos oído volvió a mí. Ya tenemos uno aquí. La ira encendió y se apresuró a encender un fuego dentro de mí. Marcus... Marcus lo había sabido, y ahora que todo estaba a la intemperie, nosotros íbamos a hablar de eso. —¿Lo que te dije en la biblioteca esa noche? Que él estaría orgulloso de ti por lo que te habías convertido y no por lo que te convertirías. —Ella agarró mi mano apretada en un puño, su agarre era suave—. Esa es la verdad. Desde el momento en que llegaste al Covenant el verano pasado, hice mi mejor esfuerzo para mantenerle actualizado sobre todo. Tu madre... no sabía lo que le había sucedido a él y Alexander lo quería así. En cierto modo, la muerte era más fácil que la verdad. Parpadeé las repentinas lágrimas y quería tirar de mi mano para tenerla libre; pero, como siempre, la naturaleza calmante de Laadan me desarmó. —Las cosas son más complicadas de lo que te das cuenta, Alex. Él no podía hablar contigo. Sacudiendo mi cabeza, traté y fallé en entenderlo. Creo que un padre hubiera hecho cualquier cosa para hablar con su hija al menos una vez. Laadan me apretó la mano y la soltó. —Los Maestros siempre sospecharon que tu padre era diferente, y que tal vez él estaba influyendo en los otros sirvientes. Lo trataron muy cruelmente. Él no puede hablar contigo, Alex. Le quitaron la mitad de su lengua. Me opuse a lo que dijo. Yo había oído mal. No había otras opciones. — Lo vi hablando con otro sirviente en el comedor —dije. Ella sacudió la cabeza con tristeza. —En todo caso, viste a un sirviente hablando con él. Obligándome a recordar la mañana siguiente que me habían dado el brebaje con más claridad, traté de ver a mi padre, y al sirviente más joven. Las cosas se habían visto tensas y yo había visto su espalda la mayor parte


88 Página

del tiempo. Había asumido que había estado hablando, por la reacción de la otra sirvienta. No lo había visto hablar. Levantándome rápidamente, escuché un grito ahogado de sorpresa de Laadan. Incluso yo estaba un poco sorprendida por la rapidez con la me moví. Las marcas de la Apollyon aparecieron en mi piel y me hicieron cosquillas mientras se deslizaba en varias direcciones. Ella no podía verlos, pero algún instinto la hizo retroceder. —¿Le cortaron la lengua? —Poder subió sobre mi piel. —Sí. Eso fue todo. Iba a sacar al Consejo y a cada maldito Maestro de este planeta. Pensamientos malos y peligrosos, pero dioses, ¿cómo pudieron hacer algo como eso? —¿Cómo puedo estar tan sorprendida? —dije en voz alta, y luego reí locamente—. ¿Cómo estoy tan sorprendida por esto, Laadan? No hubo respuesta. Me di la vuelta y me esforcé por controlar mi ira. Ya podía escuchar el chapoteo de las ramas a lo largo del lado de la cabaña. Conociendo mi suerte, probablemente provocaría un terremoto. El control de los elementos era fácil, pero había aprendido a través del Despertar que mis emociones les afectaban, los hacía violentos e impredecibles. Al igual que la cantidad de éter, la esencia de los dioses, corría por mis venas. Nuestra sociedad siempre había sido cruel con los mestizos. Los puros siempre habían asumido un papel de dominación, y las cosas que yo sabía que estaban detrás de las puertas cerradas de algunos de los puros — cosas de las que nadie hablaba, cosas que quería tener en secreto— pasaban todos los días. Y al igual que cualquier otro mestizo, había estado en un papel subordinado toda mi vida. Yo había crecido siendo enseñada a aceptar estas cosas, porque no había otra opción para mí, o para cualquier otro. Incluso después de vivir en el mundo de los mortales, yo había vuelto al rebaño, casi siendo obligada a ser una sirviente. Y solo una vez logré intervenir. Había recibido un puñetazo en la mandíbula por eso, pero detener a un maestro de golpear a una sirvienta no era nada comparado con lo que esos mestizos habían pasado. En realidad, era algo más que la aceptación de la Orden de Razas. Yo había crecido indiferente a todo eso, porque no me había afectado. Y eso era inexcusable.


89 Página

Alejándome, me pasé las manos por mis muslos. Inhalé duramente. Esto era más grande que yo y mis problemas por convertirme en Centinela y continuar, mientras que otros de mi especie estaban siendo esclavizados. Esto era más que mi padre. Era la Orden de las Razas. —Esto tiene que cambiar —le dije. —Estoy de acuerdo, pero... Pero ahora, en este mismo instante, no había nada que pudiera hacer. Creyéndolo o no, teníamos problemas mayores. La Orden de Raza y cómo los mestizos eran tratados no importa si estábamos todos muertos. Enfrentando a Laadan, me di cuenta de algo muy grande, grande para mí, al menos. La vieja Alex habría probablemente irrumpido en algún lugar y pateado a un Maestro en el trasero. Una gran parte de mí quería hacer eso, pero la nueva Alex, esta chica/mujer/lo que sea que vino de la nada, sabía que algunas batallas tenían que ser planeadas. La nueva Alex esperaba. En cierto modo me sorprendió a mí misma mis palabras. Laadan, más observadora de lo que pensaba, sonrió y dio unas palmaditas en el lugar junto a ella. —Estás creciendo. —¿Lo estoy? —Parecía el final de un partido para ese tipo de tonterías. Me senté, y cuando ella asintió, suspiré y soné diez años mayor—. El crecer apesta, entonces. —Es una ingenuidad al joven egoísmo. Mis cejas se levantaron. Yo estaba inquieta, como si me hubiera deslizado en la piel más responsable y madura y a una parte de mí no le gustó eso. Sacudiéndome como si fuera poco, volví a mi papá. —¿Hablas mucho con él? —Todo lo que puedo. La comunicación es de un solo lado, a veces, pero puede escribir, obviamente. Sé que él recibió tu carta, pero, por desgracia, con todo lo que ocurrió, no sé su respuesta en caso de que hubiera tenido la oportunidad para escribirla. Asentí con un brusco movimiento. —¿Sabes dónde está él ahora? Ella tocó el encaje del borde de su suéter. —Alexander está en el Covenant de Nueva York. —¿Él todavía está allí? —Cuando ella asintió con la cabeza, quise levantarme y encontrar la manera de llegar a Nueva York, pero la lógica se filtró en mí. Sería casi imposible llegar a él. ¿Y con Seth por ahí, en busca de nosotros? Sería realmente estúpido salir corriendo.


90 Página

—Cuando el Elixir dejó de funcionar, había mucha confusión entre los sirvientes. Hay muy pocos como él que se resistieron a las compulsiones. Aquellos que están pasando por su propio despertar de ese tipo, necesitan un líder, y ese es tu padre. Hay mucha agitación allí, con el reciente ataque y con lo que el Primero está haciendo. Pero yo quería gritar que lo necesitaba aquí conmigo. ¿No era yo más importante? ¿Su hija perdida? Fruncí el ceño. Bueno, era bueno ver que algo de mi egoísmo ingenuo todavía estaba presente. —¿Él todavía ama a mi madre? —le pregunté, mirándola fijamente. Su expresión era cautelosa. —Creo que una parte de él siempre la va amar. —¿Lo amas? —solté. Laadan tragó saliva y siguió una larga pausa. En el silencio, oí que alguien se movía alrededor de la cocina. Empecé a sonreír. —Te gusta. Apartó la mirada, con los labios fruncidos. Le di un codazo. —Te gusta mucho. Ella se irguió. —Tu padre… —¿Es el amor de tu vida? —Alexandria —espetó, pero no había enojo real en su tono. Me reí mientras me apoyaba contra el cristal frío. Sabía que mis padres tenían esta maravillosa y prohibida historia de amor que comenzó mucho antes de que mi padrastro hubiera entrado en la imagen. Y si no hubiera sido por la Orden… la maldita Orden de las Razas, todavía estarían juntos. Dioses, tantas cosas serían diferentes. Quizá mi madre... todavía estaría viva, porque apuesto a que mi padre era como Aiden. Él jamás habría permitido que le pasase nada a mi mamá. Los labios de Laadan se curvaron hacia arriba. —Eres tan parecida a tu padre. Su dureza y tenacidad. —Su mirada se dirigió a la puerta cerrada. El olor a café recién hecho creció—. Y al igual que tu padre, te atreviste a amar a un puro. Mi boca se abrió. Touché. —Bueno, como que caminamos dentro de eso. Pensé que ella se reiría, pero tenía que estar equivocada, porque eso sería tan impropio en una dama como ella. Por alguna extraña razón, parte del peso se levantó de mis hombros y me pasó venganza, aunque de forma más madura, Alex, la chica


10

TMI: To Much Information que viene a ser Demasiada Información.

91 Página

femenina en menos de dos segundos. —Yo lo amo. De verdad. Más de... más de lo que probablemente debería. Ella acarició mi mano. —Nunca se puede amar a alguien más de lo que probablemente debería. No estaba segura sobre eso. —Él te ama con la misma fuerza. Era obvio para mí desde el principio. —¿Lo era? —El Aiden que conocía, la vez anterior al ir a Atlanta para encontrarte, siempre había respetado y visto por igual a los mestizos, pero él nunca hubiera tomado tiempo fuera de sus funciones de Centinela para ayudar a cualquier mestizo. Sabiendo lo que le habían hecho a sus padres delante de él cuando era un niño, podía ver dónde iba a parar eso. Convertirse en un Centinela y vengar a sus padres se había convertido en todo para él. —Y entonces vi la forma en que estaba a tu alrededor, en Nueva York. —Su sonrisa se volvió melancólica de nuevo—. Todo está en la forma en que te miraba, la forma en que siempre te mira. Tú eres su mundo, probablemente antes de que ninguno de ustedes se diera cuenta de eso. —¿Puedes decir todo eso por la forma en que me miraba? —Quizás sonaba escéptica, pero oh, guau, esa chica femenina estaba saltando y temblando en mi interior. Laadan se rió entonces, el sonido era como campanas de viento. —Él te mira como un hombre hambriento y como si tú fueses lo único que pudiese satisfacer su hambre. Mis ojos saltaron y mi cuerpo se tiñó de alrededor de mil tonos de rojo. —Oh, guau… Eso fue TMI10. ¿Cómo es que más gente no se había dado cuenta de eso? Y entonces me di cuenta. Laadan sabría, porque era la forma en que ella miraba a mi padre... y, probablemente, había sido testigo de mi padre mirando a mi madre de la misma manera. Repentinamente me sentí muy triste por ella. Acercándome rápidamente a ella, envolví mis brazos alrededor de sus delgados hombros. Fue difícil al principio, porque seriamente yo daba los peores abrazos. —Gracias.


Página

92

Las lágrimas llenaron sus ojos otra vez. —Contarte acerca de tu padre era lo menos que podía hacer. Si quieres, hay muchas historias que puedo contarte. Sería una… alegría hablar abiertamente de ellos. —Me gustaría eso —susurré. Laadan apoyó su mejilla sobre mi cabeza, y en ese momento, ella me recordó tanto a mi mamá, que era casi imposible contener las lágrimas; pero no podía detener la pregunta que se formó en la punta de mi lengua. —¿Crees que alguna vez llegaré a conocerlo? Su abrazo se apretó. —Lo harás. Ambos están decididos lo suficiente para hacer que suceda. No tengo ninguna duda. Cerrando mis ojos, me aferré a sus palabras. Quería creerlas, necesitaba creerlas, pero la duda se hinchó como volutas de amargo humo. Mucho se interponía entre yo y mi padre; años de reglas y secretos, un ejército de mestizos y de medio-toros: y, lo más importante, Seth.


Doce

93

nas pocas horas más tarde, estaba parada en el claro protegido por la cabaña, cubierta de barro y enfriada hasta los huesos. A mi alrededor, los sonidos de gruñidos y caídas hacían eco a través del originalmente silencioso bosque. Vi mis manos sucias y suspiré. Estaba mugrienta. Tal vez tomaría varias duchas más tarde. Mi mirada se encontró con la silueta de Aiden. Estaba luchando con Luke. En otras palabras, él estaba pateando repetidas veces el trasero de Luke. Dudaba que las duchas estuvieran en el menú. Una aguda punzada de insatisfacción se formó en la parte de trasera de mi garganta. Realmente pensé que, dado que se suponía que estaba entrenando, terminaría con Aiden y sería como en los viejos tiempos; con muchos más toques y sentimientos de por medio. Chico, estaba equivocada. Solos exhaló con fuerza. —¿Cuándo tiempo vas a estar mirando tus manos? No me estoy haciendo más joven por aquí. Pero oh no, en el momento en que puse un pie fuera, Aiden se había emparejado con Lucas y Olivia, y Lea con Marcus. Deacon y Laadan estaban dentro, supuestamente preparando la cena. Ahora estaba en pleno modo gimoteo interno. Me moví hacia delante, haciendo una mueca de dolor cuando mis jeans fríos irritaron mi piel. —No creo que este sea el tipo de entrenamiento que Apolo tenía en mente. Solos metió un mechón de pelo detrás de su oreja. —¿Cuándo fue la última vez que entrenaste? Honestamente, no podía recordarlo. —Estuve luchando, como, hace dos días.

Página

U

Traducido por Fenix Corrección por patricia01


94 Página

--Un día, en el lapso de muchos no significa nada. —Las ramas rotas crujían bajo sus botas—. Nuestros músculos necesitan ser usados todos los días. Vi a Luke cayendo sobre su trasero. --Creo que podría utilizar tu ayuda un poco más. Podría estar trabajando en el uso de akasha ahora mismo. Seth me lleva años de experiencia. —Y vas a trabajar en eso, pero no ahora. —Solos no era tan paciente como lo habían sido algunos de mis entrenadores anteriores. Estaba igualado con Romvi. Con mis ojos entrecerrados, levanté mi mano. —Yo simplemente puedo usar el elemento aire y golpear— --Alex —espetó Aiden, parando una patada de Luke con una mano. Lo empujó suavemente hacia atrás mientras sus ojos tormentosos se clavaban en mí—. Yo también dudo de que Apolo quiera que lo único que entrenes sea tu boca. Muchos comentarios inapropiados rozaron la punta de mi lengua y bailaron alrededor de ella. Pero mantuve mi boca cerrada y lo fulminé con la mirada. --Él está tratando de ayudarte. —Aiden tomó una daga de titanio que estaba enterrada en el suelo—. Lo menos que puedes hacer es estar de acuerdo con esto, sin torturar a aquellos que te están ayudando. Avergonzada y furiosa, tenía dos segundos para descargar mi ira en Aiden, pero me detuve. Aiden tenía razón. Estaba siendo llorona y maliciosa, y empezaba a ser molesto. Nuestros ojos se encontraron, y no había mucho calor detrás de sus palabras; pero él estaba frustrando conmigo y odiaba eso, porque me estaba comportando como una mocosa. No estaba segura de qué era lo que estaba mal conmigo. Desde que Laadan y yo habíamos hablado, mi estado de ánimo se había desplomado. ¿La falta de sueño, tal vez? El aguijón de la amonestación de Aiden me forzó a volver a Solos, quien, por cierto, tenía barro salpicado en él como sangre en la escena de un horripilante crimen. Nadie en este mundo podía conseguir que hiciera lo que se suponía que debería estar haciendo tan rápido como Aiden. Una parte de mi odiaba eso. La otra parte lo respetaba y le agradecía por ello. Con mis mejillas ardiendo, me puse en postura. Solos se lanzó hacia mí. Empezamos, golpe a golpe. Él se inclinó. Yo giré. Muchas veces terminó tirado en el suelo, pateando la tierra y las hierbas hacia mí. Mis muslos


95 Página

estaban un poco fuera de uso, pero era más rápida de lo que podía recordar. Mis músculos estaban u poco fuera de uso, pero era rápida, más rápida de lo que alguna vez había sido. Cuando había luchado contra Aiden el otro día, no me había sido consciente de lo que estaba haciendo. ¿Pero ahora? Guau, me sentía como la Mujer Maravilla. Solos se levantó del suelo, respirando por la nariz. Nos movimos para desramarnos el uno al otro, lo que usualmente era uno de mis puntos débiles. Me lancé bajo el brazo extendido de Solos, agarré sus dos codos y los tiré hacia atrás, deslizando mis manos a sus muñecas le planté un pie en la espalda. Soltó las dagas y las recogí. Saludando con mi mano por su cara, sonreí. —Soy un poco buena en esto. Se dio la vuelta, con el ceño fruncido. —Ni si quiera sé que fue ese movimiento. Giré la daga que estaba en mi mano derecha. —Se llama ser impresionante, y funcionó. —Hay una diferencia entre habilidad y velocidad. —Arrebató la daga de mi mano—. No siempre se tiene velocidad. —Pero yo puedo usar los cuatro elementos —le recordé. —Eso que haces. —Esbozó una sonrisa ladeada que no estiró su cicatriz. Se veía apuesto cuando sonreía de esa manera. Diablos, era apuesto a pesar de la cicatriz. Lucía como un pirata—. Corrígeme si me equivoco: ¿usar los elementos no te agotará? —Eso es lo que he oído. —Olivia se sentó bajo un tronco de árbol y lentamente estiró sus largas piernas—. Bueno, escuché a Seth decir eso una vez. Con una sola daga en la mano, apunté a Solos. —Usar los cuatro elementos puede cansarnos, pero no tanto como usar Akasha. Es por eso que él no lo usa todo el tiempo. Lo… nos golpea, supongo. Aiden entrelazó sus dedos y se estiró, inclinando su espalda. Mi mirada siguió el movimiento de una manera obsesiva. Todo lo que él hacía parecía fluido y elegante. —Es por eso que es importante no confiar únicamente es esas habilidades. Desde que conocía a Aiden, podía contar con la mano las veces que él había utilizado el elemento fuego. Cada puro tenía la habilidad de usar un elemento, mientras que el Apollyon podía usar los cuatro. A Aiden le gustaba pelear mano a mano.


96 Página

O titanio a titanio. Lea estaba apoyada en un gran roble, su cabello estaba hecho un desastre mientras Marcus recogía las espadas caídas con las que habían estado practicando. Mi tío las manejó hábilmente. A veces me olvidaba que él había sido entrenado como un Centinela, hace mucho tiempo. Nuestro pequeño receso había terminado, y bajo el cielo nublado de abril continuamos hasta que el sol empezó a descender por el oeste. Solo entonces pudimos arrastrar los pies a la cabaña, y supuse que la práctica de akasha quedaría para mañana. El olor a carne asada se burlaba de mis papilas gustativas. Tenía tanta hambre que podría comerme a un daimon, pero primero tomaría una ducha. Y como había esperado, me encontraba completamente sola. Todos nos sentamos en la mesa de la cocina y empezamos a comer. Alguien agradeció a Laadan por la comida y Deacon casi tuvo un infarto. —¿Quién ablandó la carne? ¿Quién marinó y miró obedientemente? — Sus rubias cejas bajaron mientras Luke sostenía un tenedor como si fuera una daga—. Ese fui yo. Laadan asintió. —Yo pelé las patatas. Eso fue todo. —No sabía que podías cocinar —le dije, sorprendida. Recién duchado, Aiden se dejó caer en el asiento al lado de su hermano. Su oscuro cabello estaba húmedo y peinado hacia atrás, dejando al descubierto sus anchos pómulos. Él palmeó el hombro de su hermano. —Deacon es un infierno de cocinero. —Hmmm. —Olivia sonrió mientras perseguía una patata redonda en su plato—. Se aprende algo nuevo cada día, ¿no? Sin siquiera tratar de ocultar una sonrisa orgullosa, Deacon miró a Luke. —Estoy lleno de sorpresas. Arqueé una ceja, pero metí un trozo de la deliciosa carne para no decir nada. Por un rato, sentada en la mesa con todo el mundo, las cosas estaban, bueno, estaban agradables y cálidas. Aiden se mantuvo generalmente tranquilo mientras todos contaban historias, esbozaba una sonrisa de vez en cuando, pero todavía estaba un poco al margen del bullicioso grupo. Más de una vez, nuestras miradas se encontraron. Algo se agitaba en sus ojos grises. Podía ver fácilmente la porción de dolor mezclada con pesar antes de que él mirara a otro lado. Después de la cena y con los estómagos llenos, el grupo se dividió en diferentes secciones de la casa. Lea desapareció con uno de los libros que Laadan había traído con ella. Olivia y los chicos se instalaron en la sala de


Página

97

estar con una baraja de cartas. Solos y Marcus salieron para comprobar el perímetro con Aiden. Se estaba haciendo tarde, y yo estaba tratando de mantenerme despierta hasta que regresaran, pero al final le dije buenas noches al grupo y me arrastré escaleras arriba. Me detuve frente a la habitación de Aiden, repentinamente me sentía insegura de no saber en dónde debía dormir. Había otra habitación junto al baño, por lo que supuse que era la mía, pero no pude recordar si había dormido allí. ¿Se suponía que debía estar en esa habitación? Si lo hice en la casa de Aiden y lo hacía aquí también, ¿me estaba sobrepasando? Cambiando de postura por el cansancio, me mordí el labio. Dioses, esto no debería ser tan complicado. Vamos Alex, Estas siento tan estúpida. Y me sentía estúpida. Caminando hacia mi habitación, descubrí que no tenía ropa para dormir. Entrando al baño encontré unas camisas largas de Aiden separadas del resto de la ropa, como si hubieran sido dejadas ahí a propósito. Me puse una de las delgadas camisas de algodón que llegaban a mis muslos. Y no había manera de que yo quisiera regresar al frío e intocable cuarto que se suponía que era mío. Deslizándome debajo de las sábanas, me acurruqué boca abajo, inhalando el olor a tierra que cubría la cama. No pasó mucho tiempo para que me quedara dormida. Probablemente solo unos minutos, y estaba flotando en una reconfortante neblina, pero algo me hizo abrir los ojos. Y cuando lo hice, estaba viendo un par de ojos color ámbar.


Trece Traducido por Jeyly Carstairs Corrección por patricia.01

Página

98

S

eth. Oh dioses, estaba mirando a Seth. Él estaba aquí. Imposible, pero él estaba aquí conmigo. Mi corazón latió a un ritmo caótico mientras me alejaba. Estaba tan asustada, tan aterrorizada por su repentina aparición, que no podía respirar. Sus brazos forman una jaula a mi alrededor. No me atrevía a moverme, su piel estaba demasiado cerca de la mía, sus labios a una fracción de pulgada de distancia. Sus ojos ámbar brillaban bajo sus gruesas pestañas rubias oscuras. Las marcas del Apollyon corrían por su cuello, extendiéndose sobre sus mejillas en una ola de vibrante azul sobre su tez dorada. Mis propias marcas respondieron a su proximidad, haciendo que mi piel hormigueara. El lazo crujió a la vida. La fuerza de la presencia de Seth estaba en todas partes, invadiendo mi cuerpo y pensamientos, pero cuando por fin respiré, el olor estaba mal. Era tierra con una pizca de sal marina. Aiden. Los labios de Seth se curvaron en una sonrisa de satisfacción y puso su boca cerca de mi oído. —Te lo dije, Alex. Yo te encontraría en cualquier lugar. Mi boca se abrió, pero mi grito fue estrangulado por el nudo de terror en mi garganta mientras me torcía hacia un lado y salté despierta... despierta. Con mi pulso golpeteando, me incorporé y la habitación lentamente se enfocó. Mi mirada frenética viajó por la habitación, buscando en las sombras por cualquier signo de Seth. Un rayo de la luz de la luna se filtraba bajo las persianas, difundiéndose a través del suelo, sus dedos rozando sobre la antigua cómoda. Bajo la puerta del baño, una línea de color amarillo brillaba. Salvo el hormigueo de las marcas, no había signos de él.


99 Página

Solo era un sueño, una pesadilla. Nada más, pero la adrenalina dando vueltas dentro de mí no estaba de acuerdo. La puerta del baño se abrió y Aiden llenó la entrada. Iluminado por el suave resplandor de la luz detrás de él, era un estudio de contrastes de sombras. Estaba sin camisa y vestido sólo con un par de pantalones de pijama que colgaba bajo en sus caderas. Eso no ayudó a mi corazón o a mi problema de respiración. La luz detrás de él se apagó. —Alex. —Él se movió silenciosamente a la cama, cayendo a mi lado—. No te desperté ¿verdad? Negué. Tenía la cabeza inclinada hacia un lado y el cabello oscuro le caía sobre la frente. —¿Estás bien? —Sí —dije con voz ronca, sintiéndome ridícula por reaccionar exageradamente ante una pesadilla estúpida. Aiden se acercó, deteniéndose cuando su mano estaba a un centímetro de mi mejilla. Se alejó, acomodándose sobre su espalda. Un brazo estirado, llamándome. Estirándome a su lado, puse mi cabeza en su hombro, mi mano sobren su pecho, sobre su corazón atronador. Su piel era cálida y reconfortante. Varios latidos pasaron en silencio, mientras su corazón se ralentizaba. ¿Por qué había estado latiendo tan rápido? No lo sabía. Me acurruqué más cerca, ajustando mi cuerpo a su lado, y su brazo se cerró alrededor de mi cintura. Sentí su mandíbula rozar la parte superior de mi cabeza, y luego sus labios se apretaron contra mi frente. Cerré mis ojos con fuerza, quería decirle sobre el sueño, pero en cambio, algo más salió. —Ellos le cortaron la lengua a mi padre, Aiden. No puede hablar. Ellos se lo hicieron a él. Él pareció contener la respiración por un momento. —¿Por qué harían algo así? —pregunté, y mi voz sonaba increíblemente pequeña y frágil. —No lo sé. —Su mano subió, presionando entre mis hombros, moviéndose en un círculo calmante—. No hay ninguna justificación para algo tan terrible como eso. —Hubo una pausa—. Lo siento, Alex. Asentí, apretando mis ojos cerrados. Teníamos que hacer algo sobre el Orden de la raza, y sabía que Aiden estaría de acuerdo; pero hablar de algo tan político a las dos de la mañana parecía fuera de lugar.


100 Página

Estirándome puse mis labios sobre los de Aiden, pero el beso resultó más casto que la caliente y húmeda acción que yo quería. Su brazo se apretó sin embargo, y un ligero temblor recorrió su cuerpo como si estuviera luchando contra la atracción entre nosotros. Confundida, dejé mi intento de seducirlo, ya que realmente no estaba funcionando, y me acomodé hacia abajo, con el corazón acelerado de nuevo. ¿Por qué no me había devuelto el beso? ¿Estaba todavía molesto sobre mi mocosa demostración temprano mientras entrenaba con Solos? Si era así, vaya, no había nada que pudiera hacer para arreglar eso. ¿O era algo más? ¿Cómo el pesar y tristeza que brillaba en sus ojos grises? Fuera del silencio que cayó en la habitación una vez más, Aiden dijo: — Te amo. No había desaparecido el pesado hilo de emoción en su voz. Me cortó la respiración. Incluso con mi fallido intento de seducción, escucharlo decir esas tres pequeñas palabras era algo de lo que nunca conseguiría cansarme. —Te amo, también. Poco tiempo después, el constante aumento y la caída del pecho de Aiden se profundizaron. Me quedé en sus brazos, mirando desde la cama, a través de la oscuridad, a la pared vacía por lo que parecieron horas antes de que me desenredara cuidadosamente de sus brazos y me deslizara fuera de la cama. Incapaz de dormir o quedarme en el mismo sitio, encontré un par de sudaderas en la oscuridad y me las puse, enrollando los puños en la parte inferior. Mis pies descalzos pisaban con suavidad en los pisos de madera mientras me deslizaba fuera de la puerta y me dirigía escaleras abajo. La casa estaba silenciosa y fría como una tumba. Doblando mis brazos, fui a la cocina, aunque no estaba hambrienta o sedienta. Inquieta y completamente despierta, sin tener ni idea de qué hacer, caminé hacia la terraza. Hacía más frío allí, pero de una manera extraña, rodeada de todas las plantas y ventanas con nada más que la oscuridad cerniéndose fuera, era tranquilo. Sentada en el asiento de la ventana, metí mis piernas contra mi pecho y miré por una de las ventanas. Demasiados pensamientos estaban corriendo a través de mi cabeza: mi padre, el entrenamiento de nuevo, la Orden de las Razaa, Aiden y su repentina resistencia, todo lo que estaba sucediendo fuera de estas paredes, y...


101 Página

Y yo estaba pensando en Seth, cortesía de su visita en mi pesadilla. Una filosa rebanada de pánico perforó mi vientre. Lo que había pasado tenía que haber sido una pesadilla. Que era completamente comprensible teniendo en cuenta que Seth estaba sacando un Doctor Malvado ahora mismo. No podía ser de otra manera, ahora mismo necesitaba parar de alucinar sobre él. Pero ese murmullo en la parte de atrás de mi cabeza todavía estaba allí y eso significaba que, no importa lo que hiciera o lo fuerte que fuera, yo siempre estaría conectada a él. Y que posiblemente todavía podría alcanzarme. Esa punzada ansiosa estaba de vuelta, extendiéndose en mi pecho. Cerré los ojos con fuerza. El miedo era un sabor amargo en mi paladar. ¿Podría esa pesadilla realmente haber sido Seth tratando de llegar a mí? Revisé mis escudos mentales. Casi como había recorrido mi lengua sobre mis dientes después de que Jackson me pisoteara en la cara durante una clase, empujé y empujé a los escudos, asegurándome de que nada estuviera fuera de lugar o suelto. El escudo era fuerte, pero los rastros de alarma persistían. Cuando había estado conectada a Seth después de haber despertado, podía escuchar sus pensamientos tan claros como los míos. Meciéndome hacia atrás un poco, apreté mis piernas hasta que mis brazos dolieron. De verdad parecía que Seth había estado aquí esta noche, inclinado sobre mí y susurrando su advertencia. Incluso mis pesadillas de lo que había sucedido en Gatlinburg no habían sido tan reales, y habían sido casi malditamente visuales. Pasos se acercaron a la terraza y levanté mi cabeza. —Marcus. Él todavía estaba vestido como si estuviera en la cena; pantalones vaqueros y una camisa de franela, una señal segura de que no se había acostado todavía. —¿Levantada un poco tarde? —preguntó, apoyándose contra el marco. Me encogí de hombros y mantuve mis brazos alrededor de mis rodillas. —No tengo sueño. —Estuviste rastreando toda la noche. Supuse que dormirías todo el día. No era como si yo pudiera decirle la verdad, así que no le dije nada. Marcus dudó en la puerta y luego se adelantó, seguro y fuerte. Lo observé con cansancio mientras se sentaba a mi lado, tomando el mismo lugar que Laadan tenía cuando habíamos hablado. Varios tensos e incómodos minutos pasaron y aunque Marcus y yo habíamos recorrido un


102 Página

largo camino, todavía teníamos montañas que escalar antes de que las cosas dejaran de ser tan épicamente incómodas entre nosotros. Él puso sus manos en su regazo y suspiró. —¿Te sientes bien, Alexandria? Tan formal… —Sí, como dije, no tengo sueño. ¿Y tú? —Estaba patrullando fuera y acabo de cambiar con Solos. —Él me lanzó una mirada de soslayo—. No tengo sueño, tampoco. Me volví hacia la ventana. —¿Creen que es necesario patrullar? —En parte puede ser simplemente por costumbre, especialmente para Aiden y Solos; pero cosas extrañas han sabido suceder. Me sorprendió que él respondiera con sinceridad. Lo enfrenté y, con mi vista de Apollyon, pude distinguir las líneas de su rostro en las sombras. Otra sorpresa fue cuando me encontré que su expresión era abierta. —Y a pesar de que los dioses no estén haciendo fuego por nosotros en este mismo segundo, eso siempre podría cambiar —dijo—. Así que vemos... y esperamos. Yo no había dicho nada durante un largo rato. —Odio eso. —¿Qué? —Curiosidad marcó su tono. Mis manos se cerraron en puños junto a mis muslos. —Que la gente de buena gana den sus vidas para protegerme. Odio eso. Marcus se giró hacia mí y luego apoyó su cabeza contra la ventana. — No te lo tomes a mal, pero nosotros no solo te estamos protegiendo a ti, Alexandria. Están Lea y Deacon, Olivia y Lucas. Tres de ellos están entrenados en cierta medida, pero no en contra de los dioses o de una horda de Daimons. A pesar de que un ataque daimon aquí parece poco probable... Cosas más extrañas habían pasado. Asentí. Sus ojos brillantes se deslizaron cerca. —No siempre se trata de ti. Mi boca trabajaba en una negativa. No pensaba que siempre fuera acerca de mí, pero espera... qué clase de persona soy por asumir que todo el mundo estaba lanzándose a sí mismos frente a un bus por mí. Mis mejillas ardieron. —Yo no… yo no quise decir eso. —Respiré—. Bien, si lo hice, pero sé que ustedes están protegiéndolos a ellos también. Y eso es... eso es una buena cosa. Sus hombros se relajaron—. Y yo no lo quería decir de la manera que salió.


103 Página

Me eché a reír y el sonido me sorprendió. No era obligado o sarcástico, sólo divertido. —Sí, lo hiciste, y lo conseguiste. He estado montada en el tren Alex-es-importante desde hace bastante tiempo. Arqueó una ceja. El impulso de reír se repitió, pero me detuve y puse mi mejilla en mis rodillas. —He estado… uh, he estado siendo una persona problemática, eso lo sé. La mayoría de las veces era a propósito. —Lo sé —fue todo lo que él dijo. —¿En serio? Marcus asintió. —Eres como un niño. —No soy un niño. Sus labios se curvaron en las esquinas. —Eras como un niño que buscaba un lugar para encajar. Es especialmente duro para los mestizos. Muchos de ustedes vienen de hogares infelices, o sin hogares en absoluto. El entorno en el que son criados es violento y agresivo. He visto tantos... — Sacudió la cabeza ligeramente—. De cualquier modo, tú eras diferente, sin embargo. Le hice la obvia pregunta. —¿Por qué? —Para empezar, eres mi sobrina. —Guau... —Parpadeé, aflojando el agarre en mis piernas—. Estoy sorprendida de que la primera cosa no sea que tu sabías que yo era el Apollyon. Los ojos de Marcus se abrieron y encontraron los míos. —Eso nunca fue primero, segundo o tercero. Tú eres mi sobrina, eres la hija de mi hermana. Y tú eres tan parecida a ella... —Suspiró por la nariz, su mandíbula tensándose—. Eras tan parecida a ella cuando regresaste al Covenant... e incluso ahora, tengo un mal rato mirándote sin ver a mi hermana. Algo... algo se descontroló en mi pecho. Marcus nunca había sido tan abierto conmigo. Y para mí, había parecido más probable bailar el vals alrededor de la sala de estar con un daimon antes de que Marcus me hablara de mi madre; pero allí estaba. Santo trasero de daimon, nosotros estábamos escalando la montaña. Mi respiración era un poco ronca. —Tú amabas mucho a mi mamá. —Rachelle era mi hermana pequeña y yo... yo la quería mucho. —Sus ojos se cerraron de nuevo—. Ella estaba llena de vida. Nosotros éramos opuestos. Ella atraía a la gente en tropel, y yo más o menos les repelía. — Mis labios se torcieron en las esquinas.


104 Página

—Ella era probablemente la única persona que podía conseguir que me relajara. —Se sentó de repente, dejando caer sus manos sobre sus rodillas—. Cuando tú eras muy pequeña, para lograr que fueras a mi casa, y te comportaras, que no siempre era probable, ella te llevaba por un helado después. —Formó una sonrisa pensativa—. Tú eras una cosa tan pequeña entonces, pero mis dioses, supe inmediatamente que te verías como ella. Todo excepto los ojos… Buscando en mis recuerdos, me di cuenta de que no podía recordar nada de él de cuando yo había sido una niña, solo las pocas visitas de cuando era mayor, y estas habían sido frías e impersonales. Marcus había sido como cualquier otro puro. —Ella siempre decía que tu padre era un mortal, pero ese centinela siempre estaba con ella, siempre tras de ella... y tras de tí. —¿Qué? —Levanté mi cabeza. Marcus se concentró en algo que no podía ver. —Tú eras demasiado joven, Alexandria, para recordar a tu padre. Escuchar a Marcus mencionar a mi padre detuvo el mundo. —Tú eras tan solo un bebé. Tu madre no podía siquiera caminar afuera sin que Alexander estuviera carca detrás de ella, sobre todo si te llevaba a ti. Mirando hacia atrás, parece obvio, pero los Centinelas y los Guardias siempre estaban alrededor. Y ellos asistían al Covenant juntos, dos años atrás. Solo pensaba que eran amigos. Pero creo que siempre lo supe, en el fondo, no podía ver más allá de eso. Cada vez que te miraba, veía la caída de mi hermana. Mis ojos se abrieron. —Ouch. —Sí. —Suspiró—. Suena terrible, pero tú más que nadie sabes lo que pasa cuando mestizos y puros se mezclan. Estaba tan enojado con mi hermana por ponerse a sí misma en esa posición y por llevar a un niño con ella. —Marcus se detuvo, pensativo—. Supongo que era un error. Acababan de brotarles oficialmente alas a los cerdos y estaban volando junto a los aviones. En lugar de saltar alrededor señalando lo que él acaba de admitir y actuando como un idiota al respecto, me centré en algo más. A veces me sorprendo con mi propia madurez. —¿Tú... conocías a mi padre personalmente? Apretó sus labios. —Había entrenado con tu padre antes de que me decidiera a ir por una ruta más política. Era un maldito buen Centinela. Al igual que tú.


105 Página

Me quedé mirándolo. Había una vez que al oír algo así me habría llenado de placer, pero ahora no era el cumplido lo que lo había traído, fue escuchar que mi padre había sido un maldito buen Centinela lo que lo había hecho. —Creo que tu madre esperaba no ser emparejada. Yo no lo estaba. Laadan tampoco. Pero cuando tu madre fue emparejada con Lucian, Alexander... lo conocías, si conocías a el hombre detrás del uniforme. Una vez más, no tenía ni idea de qué decir. —No había nada que pudiera hacer excepto dar un paso atrás y dejar que la mujer que amaba se casara con otro. Y tenía que vivir con eso y con que alguien más criara a su hija. —Marcus se aclaró la garganta—. Y estoy seguro de que Alexander sabía que Lucian no era amable contigo, pero no había nada que pudiera hacer. Al revelarse, habría puesto en peligro a tu madre y a ti. Él no podía hacer nada. Mis músculos estaban tensos y relajados al mismo tiempo. —¿Qué pasó? ¿Cómo es que él terminó siendo un sirviente? Marcus me miró. —Cuando tenías tres años de edad, Alexander desapareció. No era raro. Nos dijeron que había sido asesinado por un daimon. Negué, frunciendo las cejas.—¿Cómo que no sabían dónde estaba? Él estaba en las Catskills, bajo el pulgar de Telly. —Yo no lo vi allí hasta alrededor de un año antes de tu regreso. —La sinceridad en sus palabras me sacudió—. Yo creía que estaba muerto, y no sabía que un mestizo y una pura creaban un Apollyon. Incluso cuando Rachelle vino a mí antes de que ella te tomara y se fuera, yo no sospechaba lo que realmente quería decir. No hasta que vi a Alexander en las Catskills, y entonces, ¿qué podía hacer? —¡Podrías haberle ayudado! —¿Cómo? ¿Cómo iba a hacer eso? ¿Qué crees que habría pasado si todo el mundo se hubiera dado cuenta de que tu padre era un mestizo? Mestizos y puros se han mezclado antes y han sido capturados. A esos niños no se les permitía vivir. Asqueada, tragué saliva. —Eso es tan repugnante. —No estoy en desacuerdo. —Se acercó, pasando sus dedos sobre una planta frondosa cercana—. Tu padre no pareció reconocerme. Hace poco me enteré por Laadan, que eso debió haber sido un acto. Entonces me di cuenta, trayendo recuerdos a mi siempre enamoradiza cabeza. La conversación que había oído entre él y Telly había resurgido.


106 Página

Marcus se había puesto furioso con Telly. —Telly quería que me entregaras, ¿verdad? Él incluso te ofreció un puesto en el Consejo. Me miró bruscamente. Sonreí. —Los escuché chicos. Mirándome un momento, sacudió la cabeza. —Él lo hizo. —Y tú te negaste. —Sí. —Su mirada decía: ¿cómo podría haber hecho otra cosa? Guau. Las cosas ahora tenían sentido, después de tanto tiempo. Yo le recordaba a mamá y la echaba de menos, lo que probablemente le hacía sentirse incómodo a mi alrededor. Y Marcus no era una persona muy sociable, de todos modos. No sabía lo de mi padre hasta que fue demasiado tarde. Yo creía eso. Y él no me había entregado a Telly. Recordé cómo me había recogido y llevado después de que Seth había atacado el Consejo y yo había estado enferma. Cómo, igual que Aiden, él no había renunciado a mí. Marcus... se preocupaba por mí. Y eso significaba mucho. Además de mi padre, que estaba fuera de mi alcance, Marcus era lo último de mi familia; de mi sangre. —Gracias —le dije. Y luego, impulsivamente, a pesar de que él no era un hombre de abrazos, salté hacia adelante antes de que supiera lo que venía y lo abracé. Fue rápido; sin embargo; no quería asustar al hombre. Me acomodé en mi lugar mientras él me miraba con los ojos muy abiertos. Supongo que sí lo había asustado. —¿Por qué me das las gracias? —preguntó lentamente. Me encogí de hombros. —Eres una chica extraña. Riendo, recliné contra los cojines en el asiento de la ventana. —Apuesto a que mamá era una chica extraña. —Ella lo era. —¿Me dirás lo que sabes sobre mi padre? Quiero decir, si no estás cansado o algo. —Hay algunas historias que podría contarte. —Él imitó mi posición—. Y no estoy cansado. Para nada. —Su sonrisa era tentativa, pero real, y no podía pensar en ningún otro momento en el que él hubiera sonreído así. Mis labios respondieron. —Eso sería muy agradable. No fue hasta que llegó el amanecer y el sol se elevó, ahuyentando las sombras, que pensé en lo feliz que sería mi madre, sabiendo que Marcus y yo habíamos arreglado las cosas.


Página

107

Y yo no podía dejar de pensar en que ella lo sabía. Y que tal vez ella estaba sonriéndonos ahora. Al igual que el sol que se filtraba a través de las ventanas, calentado nuestras espaldas.


Catorce

108

urante los siguientes tres días, nuestro pequeño grupo, entró al ritmo de la clase. Las cosas se habían estabilizado en el mundo. No había más desastres naturales y el Monte St. Helens parecía haberse calmado. Apolo seguía en un plan no-mostrarse y la cabaña, en medio de la nada, se había convertido en una zona libre de dioses. Era algo bueno, pero me di cuenta que sólo esperábamos una explosión de algo, muy probablemente en la cama de Deacon o algo así, donde estaríamos desprevenidos, donde menos lo esperáramos. Pero a pesar de que no hubo ninguna interferencia divina, era como mirar el reloj de cuenta atrás en una bomba de tiempo. Todos estábamos esperando. Cada día había estado lleno de entrenamiento, entrenamiento y más entrenamiento. Eran peores que los días en el Covenant, porque todo el mundo se detuvo a mirar cuando llegó el momento de usar el akasha. Marcus y Solos enfilaron varias piedras grandes que habían encontrado esparcidas, y mi trabajo era hacer con ellas pequeñísimas piedras. Y eso funcionó de cerca. Es decir, como a unos metros de distancia. Pero cuanto más lejos llegué, peor era mi objetivo. Sudando bajo la térmica de Aiden, gruñí mientras sacaba el akasha de donde descansaba, justo debajo de mi caja torácica. El poder de los dioses se estremeció mientras el quinto elemento crujía en mis nudillos. Bajo el dosel de los árboles, Aiden y Olivia detuvieron su entrenamiento para ver. Centrándome en el elemento, sentí que mis sentidos se agudizaban. Usar el akasha era como estar conectado directamente con la Tierra: como correr y abrazar a los árboles, conectado con ellos. Podía sentir las vibraciones de la hierba y el suelo bajo mis pies, así como las decenas de olores que viajaban en el gemido del viento, y podía sentir el aire deslizándose por mi piel como dedos fantasmales.

Página

D

Traducido por Ysandre Corregido por Mar¡Cipriano


109 Página

El Akasha crepitaba en mi brazo derecho mientras lo lanzaba fuera de mí. Un rayo de luz surgió de mi mano, disparado a través de los tres metros y relamiéndose en el borde derecho de la roca. Con un fuerte crujido, lo astilló. Luke se lanzó fuera del camino, pero seguía la lluvia de escombros. Se dobló, a punto de besar el suelo. —Ups. —Hice una mueca—. ¿Perdón? Frotando su espalda, se estremeció y cojeó hacia donde Deacon estaba tratando de ocultar su risa. —Cállate —refunfuñó. —Deberías haberlo pensado mejor antes de estar tan cerca — respondió Deacon. Suspiré y me volví para Solos. —Tengo problemas terribles con mi objetivo. Solos asintió. —Está un poco fuera —¿Un poco?—Levanté mis cejas. —Estás golpeando el objetivo, y supongo que eso es todo lo que importa. Eché un vistazo a Aiden, y encontré que su atención estaba ahora en el combate de Lea y Olivia. Las dos chicas eran combatientes maravillosas y muy igualadas, y Aiden estaba en modo de Instructor completo, gritando órdenes con su voz profunda, curiosamente musical. Me encontré perdida. Ugh, estaba perdiendo una gran cantidad de atención. Una cosa era cierta. En los últimos tres días, algo estaba definitivamente raro con Aiden. No era que me evitaba. Todas las noches se me unía en la cama, se me acercaba y me abrazaba. Nada progresó más allá de eso, a pesar de que podía sentir que él quería más. Él simplemente no quería hacer otro movimiento, y no tenía ni idea de por qué. Estaba bastante segura que la forma en que terminé enrollada alrededor de él era la prueba de que estaba fuera de servicio por algunos momentos felices. Me mordí el labio mientras me volvía a la última roca, sacudiendo mis hombros. No hubo otra pesadilla de Seth, gracias a los dioses. Una parte de mí sospechaba que tenía algo que ver con el hecho de que dormía después de que Aiden lo hiciera. Tal vez el hecho de saber que él estaba allí ayudaba, pero él no podía venir a dormir sino hasta más tarde, que por lo general significaba un par de horas para mí a la deriva, y cuando despertaba al amanecer acababa enloqueciendo, así que yo también lo hacía. Desde que hacía el ejercicio de akasha a diario, estaba agotada, como una víctima daimon.


110 Página

Pero rechacé la fatiga. Al igual que Marcus había dicho una vez, yo era un montón de cosas, pero no estúpida. Sabía por qué Apolo quería que trabajara con el akasha. Él me estaba preparando para luchar contra Seth. Y yo necesitaría todo en mi arsenal para evitar la transferencia de energía que terminaría todo. Había un problema inherente en la formación de combate cara a cara con Seth. ¿Cómo se supone que iba a pelear con él cuando todo lo que tengo de él era un toque y algunos susurros de palabras en griego? Sí, estábamos condenados al fracaso. El pánico me golpeó en el pecho mientras mi mirada se desviaba a los que me rodeaban. Si algo salía mal, que era lo más probable, todos ellos estaban en riesgo. Lea podría terminar como su hermana, Olivia como Caleb. Luke y Solos, como todos los Centinelas que habían sido asesinados por Lucian y su ejército. Marcus podría terminar como mi mamá. Mis ojos se posaron sobre Aiden. Deacon se había levantado y estaba de pie junto a su hermano mayor. Bajo la luz del sol, sus rizos rubios eran de platino pálido. Los hermanos compartían el mismo color de ojos impresionante, pero eso era todo. Eran como el yin y el yang, noche y día, de pie uno al lado del otro. Las manos de Deacon fueron ahuecadas alrededor de algo, y cuando levantó la cabeza, una genuina sonrisa se extendía en sus labios y sus ojos grises brillaban. Aiden se rió de lo que sea que Deacon había dicho. Ellos podrían terminar como sus padres. El miedo hizo que mi piel fuera firme, y sustituyó el pánico. Me forcé a respirar de manera uniforme. No iban a morir. No habría más muertes. No podía ser. Todos habían sufrido bastante. Pero era el Destino. No había tal cosa como el pago de las cuotas cuando venía el Destino. Simplemente no le importaba, o no reconocía las experiencias pasadas. Sabiendo eso, me dieron ganas de tumbarme en el frío, la hierba húmeda y llorar como un gordo bebé enojado. —¿Alex? —La suave voz de Solos me sacó de mis molestos pensamientos. Asentí y me concentré en la última roca. Lo que no me gustaba de usar Akasha es el hecho de que el zumbido en mi cabeza siempre es más fuerte entonces, como si aprovechar el elemento más poderoso de alguna manera afectara la conexión. Ninguno de los Apollyons jamás lo había


111 Página

pensado o discutido en el pasado, así que no tenía idea de si eso era cierto. Haciendo un llamamiento al akasha, lo dejé pasar. El rayo azul fue increíblemente intenso, haciéndose añicos con su poder salió. Hubo silencio y luego otro fuerte crujido. Esta vez golpeó a la roca en el medio y no explotó, pero se redujo a un montón de polvo. Solos dejó escapar un silbido mientras miraba el polvo y la tierra quemada debajo. —Recuérdame nunca hacerte enojar. Dejé escapar una sonrisa mientras me echaba atrás, dejando el zumbido del Akasha asentarse hacia abajo. Doblándome por la cintura, agarré mi agua. Sobre el borde, vi a Olivia dar una patada de giro que golpeó a Lea varios metros hacia atrás. Aiden aplaudió. —Perfecto, Olivia. Y luego a Lea… —Tú dudaste, sino habrías bloqueado esa patada. Asintiendo, Lea se paró y se sacudió el polvo. Rápidamente se volvió a acomodar en su postura y fue de nuevo. Un dolor molesto floreció en mi sien, haciendo que mí ojo derecho se estremeciera nervioso. Tiré la botella de nuevo y me volví hacia Solos. Fuera de piedras para destruir, me entregué a Marcus a trabajar en los elementos. Apartado un poco el grupo principal, él levantó sus manos. Una ráfaga de viento se elevó. Las ramas se sacudieron y diminutas hojas verdes se arremolinaban en el viento, mientras el viento soplaba hacia mí. Levanté mis manos, y me encontré con el elemento aire. Su poder bombardeaba débilmente bajo la fuerza del mío. Era asombroso cómo el elemento aire había sido mi mayor enemigo, pero ahora era sólo una leve molestia. Deacon y Laadan incluso se involucraron en la última parte del día. Laadan trabajó con el elemento aire y Deacon se dedicó a la creación de pequeños incendios y a controlarlos. No podía imaginar a esos dos en combate, pero en este punto, todo el mundo se había convertido en un guerrero. Aiden miró a su hermano con los ojos entrecerrados y la mandíbula fuerte, tan fuerte que me pregunté si le quedaban muelas. Finalmente, dejó a los mestizos se dirigió hacia donde Deacon tenía varios montones de ramas encendidas. —¿Qué estás haciendo? —exigió Aiden.


112 Página

Deacon miró desde debajo de la mata de rizos. —Me estoy convirtiendo en un fastidioso del fuego El humor se esfumó de Aiden. —Sé lo que estás pensando. —Ah, infiernos, bueno, si ese es el caso, esto es vergonzoso. La espalda de Aiden se puso rígida. —A menos que estés practicando fogatas de campamento, estás perdiendo el tiempo. —Pero… —No tienes que hacer esto. —Aiden hizo un gesto con la mano sobre los montones de ramas y el fuego se apagó—. No quiero que te involucres en nada de esto. Deacon se irguió en toda su estatura, lo que significaba que sólo llegó a los hombros de Aiden. —No me puedes detener, Aiden. Ah, no debió decir eso. —¿Quieres apostar a eso? —Aiden gruñó, bajando la cabeza para que sus ojos estuvieran a nivel de los de su hermano. Sin desanimarse, Deacon se mantuvo firme, pero bajó la voz. — ¿Esperas que retroceda y juegue a las cartas mientras que todos los demás están haciendo algo importante? —Sí, de hecho, eso espero. Deacon rió sin humor. —Yo puedo ayudar. —No estás entrenado. —Sus manos formaron puños a los costados—. Y antes de que lo digas, no eres todo el mundo. —Sé que no estoy entrenado, pero no soy un inútil, Aiden. Puedo ayudarte. —Estaban en una riña épica que no había visto antes, y mucho menos del bonachón Deacon—. Y me pides que me siente y vea a todos los demás, la gente que me importa, la gente como tú, prepararse para arriesgar sus vidas, mientras que yo no hago nada, no es justo. Aiden abrió la boca, pero su hermano se apresuró a continuar. — Conozco tu conducta de control excesivo, hermano, pero no me puedes proteger para siempre y no puedes continuarme mimando. Es una pérdida de tiempo, porque aunque me prohíbas participar, no importa. Tú no me puedes detener. —Deacon respiró hondo—. Necesito ayuda, Aiden. Algo en lo que dijo Deacon hizo que Aiden encadenara una atrocidad de bombas de insultos. Mis cejas se alzaron. Aiden raramente insultaba o perdía la calma, pero ahora era una granada cuyo seguro acababa de ser retirado. Retrocedió un paso, poniendo sus manos en sus caderas. Yo casi esperaba que arrastrara a Deacon dentro de la cabaña, pero en cambio,


113 Página

hizo un gesto con la cabeza en un gesto brusco. —Está bien. Si esto es lo que necesitas... entonces está bien. Me quedé de piedra en silencio. También estaba así Deacon. Sin decir una palabra, Aiden regresó a donde lo esperaban. Los ojos de Deacon se encontraron con los míos y él se encogió de hombros. Aturdida de que Aiden hubiera aceptado, seguí a Marcus con el resto del grupo. Practicamos el resto del día e incluso fui tan lejos como para usar el elemento aire contra el resto de los demás, forzándolos a romper mi agarre. Odiaba hacer eso, porque sabía lo impotente que me sentía cuando el elemento aire te presionaba, pero los usuarios de aire eran los más comunes, lo que significa que más de la mitad de los daimons utilizaban aire. Era una de las razones por las que muchos murieron en la batalla en contra de ellos. Así que tuvimos que tratar con él. Fuego y tierra eran raros entre los puros. Aiden y Deacon eran los únicos que sabía que ejercían fuego, y no había conocido a un puro que controlara la tierra, a pesar de que lo había visto usar una vez, en el Covenant de Nueva York. El elemento agua era muy útil si el usuario estaba cerca del agua o la lluvia. Algunos pensaban que habían recibido el elemento malo, pero yo sabía que no era cierto. Podrían sacar agua de las tuberías, de cualquier cosa. Me enfrenté a Lea. No hace mucho tiempo, había experimentado una especie de retorcida satisfacción por llevarla hacia abajo, pero las cosas... las cosas eran tan diferentes ahora. Nos miramos la una a otra durante unos segundos, y luego ella asintió. Poco a poco, a regañadientes, levanté mis manos y saqué el aire a mí alrededor. Una corriente viciosa de viento se formó justo detrás de mis dedos, y luego se deslizó a través de ellos. Al igual que con el akasha, mi objetivo no era grande, pero golpeó a Lea debajo del pecho, dejándola de espaldas. Me moví hacia adelante, los brazos temblando mientras forzaba el elemento en ella. Era difícil mirarla, difícil no verme luchando y retorciéndome en el suelo, incapaz de ganar equilibrio. Aiden se agachó detrás de ella, ladrando órdenes a su manera suave, pero lo mejor que podía hacer era atraer sus piernas y eso era todo.


114 Página

Su cuerpo temblaba mientras sus labios se retiraban en un gruñido. Luchó para sentarse, y yo quería que ella lo hiciera, porque a partir de ahí, fue fácil romper el control, pero el elemento le sujetó los hombros hasta la hierba. Ola tras ola de aire caía sobre ella, y ella echó la cabeza hacia atrás y gritó cuando levantó una mano, sus dedos arañando el enemigo invisible. —Lea, vamos. Utiliza tus músculos como base —dijo Aiden, levantando las pestañas para perforarme con sus ojos—. Presiona a través... Odiaba esto, lo odiaba tanto. Todo mi cuerpo se estremeció. Otro grito mientras ella cerraba sus manos atrapando la hierba. Sus dedos se clavaron, rasgando la suciedad. Se formó un grupo mientras empujaba hacia arriba en una posición sentada. Empecé a sonreír, pero Lea se encendió rápido y me corrió. Ella cortó a través el elemento, sus brazos se envolvieron alrededor de mi cintura mientras se estrellaba contra mí. Caímos, una maraña de brazos y piernas. La parte de atrás de mi cabeza golpeó el suelo. El aire salió corriendo de mis pulmones en un apretón doloroso. El sonido de los aplausos tronaba, y creo que Deacon gritó: “¡Pelea de chicas!" Y entonces se hizo el silencio. Nadie se movió. Me gustaba pensar que todo el mundo se preparaba para un maldito-ataque Apollyon masivo de mi parte. —Maldición —gruñí, parpadeando varias veces. A través del pelo cobrizo de Lea, el cielo era de color celeste. Usando sus brazos, Lea se levantó y me sonrió. —Vamos a llamar a eso un poco de revancha. —Ella rodó y se paró, todavía sonriendo ampliamente—. Bueno, eso fue divertido. Me quedé tirada en el suelo, el latido de mi corazón extendiéndose a la parte posterior de mi cráneo. Era muy posible que ella hubiera golpeado algo suelto, con suerte nada importante. Una mano fuerte, de color marrón claro apareció en mi visión. — ¿Arriba? Tomando la mano en Aiden, dejé que me pusiera de pie y me quedé allí soportando mis hombros doloridos. Pensándolo bien, todo mi cuerpo me dolía. Una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios llenos. Nuestros ojos se encontraron, y mientras todos se arremolinaban alrededor de nosotros, en ese momento, era sólo él y yo.


Página

115

Aiden se inclinó sobre mí, su aliento caliente contra la curva de mi cuello. Un escalofrío se hundió sobre mi piel, y el dolor en mi sien derecha aflojó. Aspiré profundamente, rodeándome de su masculino aroma terroso. Todo el mundo que nos rodeaba desapareció. —Sé lo que hiciste —susurró él. Retrocedí, con mis ojos entrecerrados. No eran las palabras de amor que había estado esperando que él susurrara. —¿Qué? Arqueó una ceja, luego se volvió y se fue contoneándose a unirse al grupo de felicitación que se formó alrededor de Lea. Puse mis manos sobre mis caderas, sacudiendo mi cabeza. No había manera de que pudiera saberlo. Ninguna manera en absoluto.


Quince

116

ás tarde esa noche, estaba de cacería y Aiden era mi presa. Después del entrenamiento, él desapareció. Después de almorzar, desapareció de nuevo, y hacía horas que no lo veía. Eran unos minutos después de la medianoche, y sabía que no estaba patrullando. Solos lo estaba haciendo, y la sospecha persistente de que Aiden me estaba evitando me estaba convirtiendo en una paranoica en toda regla. Rondaba a través de la planta baja, esperando poder quemar la mayor parte de la energía nerviosa y evitar el inicio de un dolor de cabeza. Ahora mismo, era solo un aburrido dolor detrás de mis ojos, pero sentía que se iba a convertir en una partición de cabeza. Hubo otra larga noche por delante, empeorada por a donde estaban yendo mis pensamientos. De todas las cosas de las que debería haber estado preocupada en este momento, ninguna era él, pero odiaba el muro que había salido de la nada. Era un extraño muro que... Desgastado por el tiempo, un terrible recuerdo de Aiden mirando fijamente una botella de Elixir me vino a la mente. Me mantuve en la cocina después de mi primera cena en el mundo de los cuerdos. ¿Estar viendo el Elixir le recordó que él había tomado parte en eso? Él no podía estar... sintiéndose culpable sobre ponerme en el Elixir, ¿o sí? Estoy bastante segura de que todos en el mundo estarían de acuerdo en que era necesario. —Luces enojada. —La voz de Lea traqueteó sacándome de mis pensamientos. Me quedé fuera de un pequeño estudio que sólo tenía un sofá y un escritorio. Estanterías llenaban la pared, pero la mayoría estaban vacías. La única luz provenía de una pequeña lámpara que se asomaba sobre el respaldo del sofá.

Página

M

Traducido por Dafne Corregido por Mar¡Cipriano


117 Página

—No estoy enojada. —Estaba confusa, frustrada, paranoica, cansada y... está bien, estaba un poco enojada. Ella echó un mechón de pelo a su espalda. Hubo un momento de silencio y entonces—: Sé lo que hiciste. Esa era la segunda vez que alguien me decía eso en unas pocas horas y, honestamente, ninguno de ellos podría realmente saber. ¿O sí? No era como si llevara una señal en mi frente. Me quedé mirando fijamente a Lea. —No tengo ni idea de lo que estás hablando. Ella armó todo un espectáculo de cerrar lentamente el libro y ponerlo a su lado. Reprimiendo un gemido, caminé dentro de la habitación y me recosté contra el escritorio. —¿Qué? —demandé, cruzando mis brazos. Mi archienemiga me devolvió la mirada sin pestañear. Lo que fuera que repartí con el paso de los años, ella siempre lo había regresado. De alguna manera nos parecíamos mucho. Ambas éramos dos hembras alfa, constantemente sobre la garganta de la otra. Pero era más que eso. En un momento de lucidez inquietante, supe por qué nos habíamos convertido en enemigos de caja de arena tanto tiempo atrás. Cuando era joven, antes de que mamá hubiera arrancado mi trasero fuera del Covenant, antes de que Lea y yo nos odiáramos, solíamos ser decentes. Así era, hasta que un día, le dije algo terrible. Incluso a la edad de diez, Lea había amado a su madrastra pura sangre y a su media-hermana hasta el punto en que el resto de los mestizos pensamos que había algo malo con ella. La mayoría de los puros ignoraban sus hijos mestizos, especialmente aquellos que no habían dado a luz o engendrado a los mestizos. Los padrastros en nuestro mundo eran verdaderos padrastros-monstruos. Pero en el mundo de Lea, su madrastra purasangre la había amado cariñosamente. Todos los lunes, después de pasar el fin de semana con su madrastra, Lea hablaría sobre toda las cosas maravillosas que hicieron juntas: ir de compras, ver películas, y conseguir helado. Ninguno de nosotros tenía eso con nuestros monstruosos padrastros. Lucian solía encerrarme en mi habitación cuando mamá no estaba en casa. Así que, naturalmente, habíamos estado celosos. La habíamos perseguido constantemente sobre su amor a su madrastra. Destruí el vestido que ella le había comprado a Lea


118 Página

derramando jugo de arándano en él. Oculté el pequeño álbum de fotos que Lea llevaba con ella todo el tiempo. Había sido de lunares con rayas de color rosa, llena de esas imágenes de ella y Dawn, su media hermana purasangre. Una vez encontré una carta que la madrastra de Lea le había escrito, escondido en uno de sus libros de texto. La había rasgado a pedazos en frente de Lea, riendo mientras ella lloraba. Entonces, un día, cuando estábamos corriendo unas vueltas, Lea se detuvo para mirar a un pura-sangre miembro del Consejo. Su rostro tenía ese brillo que ninguno de nosotros entendía. Lo miraba con respeto y admiración. Pero eso no podía ser cierto. Porque, como mestizos, no miramos a los puros con abierta admiración, como si pudiéramos cortarnos el brazo para ser como ellos. Después de clases, había encontrado a Lea sentada en el patio con sus amigos. Seguida por Caleb y algunos otros, asalté su círculo y me paré en el centro. Y dije lo más malo que jamás podría haber dicho a otro mestizo. —Hay más sangre pura dentro tuyo que mestiza. La misma cosa que Seth me dijo una vez tiempo atrás. Ahora que lo pensaba, creo que iba a escupir sobre ella, también. Lea más o menos me odiaba después de eso, y honestamente, no sé cómo pude haberlo olvidado. Por otra parte, probablemente elegí olvidar qué comenzó nuestro odio de caja de arena. Siempre atribuí la animosidad de Lea como un producto de su mala onda en general, cuando en realidad no fui nada más que una matona. Parecía muy tarde para disculparse ahora, y conociendo a Lea, no iba a cambiar nada, no era que esperaba que lo hiciera. Lea me miraba ahora, la cabeza inclinada hacia un lado como si supiera donde estaban yendo mis pensamientos. Sonrió con fuerzas. — Levantaste el elemento aire mientras estábamos peleando. Mi boca calló abierta, pero ella siguió atacando. —Sentí que disminuía la presión y no me di cuenta de inmediato lo que hiciste, pero lo he descubierto —dijo ella, como si quisiera probar que había sido lo suficientemente inteligente para ver a través de ello—. No habría interrumpido tú tiempo si no hubieras cesado. Lo que no entiendo es por qué lo hiciste. Podrías haberme empujado derecho a través del suelo. Los dioses saben que nunca antes has tenido problema en ir detrás de mí. ¿Qué es lo diferente ahora?


119 Página

Descruzando mis brazos, me aferré al borde del escritorio. No tenía idea de que decir. Lea tenía razón. La había levantado con el elemento aire. Unos meses atrás, si entonces hubiera tenido el control sobre ese elemento, podría haberla tirado alrededor del bosque solo por la diversión de hacerlo, tal vez incluso le hubiera arrojado otra manzana a la cara. Cualquier cosa era posible. Tiré de mi pelo, empujando la gruesa trenza sobre un hombro. Lea esperaba por mi explicación y sentí enrojecer mis mejillas. Sus ojos de amatista se estrecharon. Soplando una respiración baja, rodé mis ojos y tiré mi pelo sobre mi hombro. —Está bien. Me tienes. Paré, y lo hice porque recuerdo cuanto apesta ser mantenido así y ser impotente. Lo odié cuando Seth me lo hizo. Ella palideció bajo su siempre presente bronceado. —Él... ¿él te hizo eso? —Entrenando —dije, rechazando a donde su mente obviamente estaba yendo con eso—. De todas formas, no podía simplemente hacerle eso a alguien, incluso si esa persona es una engreída, bronceada como un licor de cuero. Lea me miró un momento, luego rompió en una sonrisa. —Y eso viene de Alex, extraordinaria desertora del Covenant y Apollyon psicópata. Mis labios temblaron. —Ow. Quemada. Volviendo su cabeza, escondió su sonrisa, pero rápidamente se puso seria mientras me enfrentaba. —Has cambiado mucho, Alex. Parte de mí quería negarlo, pero era verdad. Mientras miraba de vuelta a la chica de cabello cobrizo, me di cuenta de que ambas habíamos cambiado irrevocablemente. No había ninguna vuelta atrás para las chicas que éramos el verano pasado. Lea suspiró y arrugó su nariz. —Entonces... esto es embarazoso. Me reí. —Sí, lo es. Siento como si necesitara insultarte un poco más Ella se recostó hacia atrás en una arrogante postura floja y levantó las manos. —Haz tu mejor esfuerzo. —Es muy fácil —le dije, soltando el escritorio, sintiendo la sangre de nuevo en la punta de mis dedos—. Simplemente esperaré que hagas algo que me saqué de mis casillas. Estoy segura de que no tardarás mucho. —Probablemente no —replicó ella—. Estoy sorprendida de que no estés llena de Olivia.


11

ET: extraterrestre de la conocida película estadounidense también llamada ET.

12

BFF: Best Friends Forever (Mejores Amigas por Siempre).

120 Página

Arqueé una ceja. —¿Tratando de sacarme de mis casillas tan pronto? Estoy sorprendida. Lea se encogió de hombros y entonces hubo una pausa. —Olivia me contó que viste a Caleb dos veces. ¿Era eso... era eso verdad? Asentí. —Lo vi cuando estuve en el Inframundo, y me visitó justo antes de que escapara. Sus espesas pestañas se abatieron. —¿Él estaba bien? Y entonces me golpeó. No era la preocupación por Caleb ni nada, la razón por la cual estaba preguntando tenía mucho que ver con su mediahermana. —Sí, él estaba mucho mejor que bien. Era más feliz de lo que antes de su muerte. Un nudo se formó en mi garganta y me concentré en las estanterías vacías. —Dijo que mi mamá estaba ahí, también, así que estoy segura de que tus padres y Dawn están ahí... y que están bien. Ella tomó una respiración entrecortada, y como yo, de repente se concentró en los bordes deshilachados del brazo del sofá. Todos los mestizos eran entrenados para no mostrar dolor, y los dioses prohibieron que lloráramos. Todo el mantra de no muestres debilidad era difícil de dejar atrás. Me deje caer en el cojín al lado de Lea y cogí el libro que ella había estado leyendo. Dando vuelta al libro, mis cejas se elevaron mientras obtenía un vistazo caliente en la portada. —Espera. ¿Este libro es sobre alienígenas? Ella lo cogió de vuelta. —Sí. —¿En serio? —Pero son alienígenas calientes. —Golpeó en el rostro del chico con un delgado dedo—. Y él pude ser mi ET11 cualquier día. Me eché a reír abiertamente, y se sintió un poco extraño estar riendo con Lea de todas las personas, pero ella sonrió un poquito. Lea y yo nunca seríamos BFF12, pero me preguntaba si, algún día, nos consideraríamos amigas la una a otra Un agudo corte de dolor disparó desde detrás de mis ojos y por mis sienes. Haciendo una mueca, me paré y tomé una respiración profunda. — ¿Tenemos algún Tylenol por aquí? —Otro corte de dolor, como fuego


121 Página

disparando a través de los vasos en mi cerebro, causó que las náuseas se elevaran en mi garganta—. ¿O un martillo? ¿Algo? —Estoy segura de que hay algo—oye… oye ¿estás bien? —De repente la voz de Lea sonaba tan, tan lejana, pero su mano estaba en mi brazo. —Sí, estoy bien. —Di un paso y sentí vacilar mis piernas. Los músculos temblaron, cediendo. Brilló una explosión blanca en la habitación poco iluminada, cegándome temporalmente. Pensé que gritaba una advertencia. Pensé que me giraba para moverme en frente de Lea, pero cuando la intensa luz blanca retrocedió, ya no estaba más en el pequeño cuarto. La cámara circular estaba hecha de piedra arenisca y llena con pilares de mármol. Extraños jeroglíficos cubrían las paredes, que hacían juego con las runas deslizándose sobre mi piel. No había nada en la habitación, ni sofás o estanterías o Lea… pero no estaba sola. —¿Qué demonios? —demandé. De pie en frente mío había un dios, uno que no parecía mucho mayor que yo. La capa con alas que vestía ocultaba la mayor parte de su cabello, pero mechones castaños empujaban fuera por debajo. Vestía una clámide capa blanca. El dios me dio una pequeña sonrisa. —No mates al mensajero. Luego desapareció en un parpadeo. —¿Qué mier— Entonces lo vi. Él descansaba contra uno de los pilares, dándome la espalda. El familiar atuendo negro, la ola de pelo rubio, ahora ligeramente más largo... El reconocimiento envió una terrible helada ola de shock de incredulidad a través de mí. —¿Seth? —susurré. Un latido de corazón pasó y giró su cabeza a un lado. —No estoy muy feliz contigo, Alex. Horror se levantó rápidamente y di un paso involuntario hacia atrás. Antes, nunca le hubiera temido, me habría reído de ese pensamiento. Pero ahora estaba aterrorizada, no de él, pero de lo que podía hacer. Seth se volvió hacia mí y su cara era como la recordaba. Mandíbula fuerte y labios expresivos, ojos como ámbar líquido y una belleza que era demasiado perfecta. Siempre me recordaba a las esculturas hechas a imagen de los dioses. Él arqueó una ceja burlona. —¿Qué? ¿Estás sin palabras? Eso sería una primera vez.


122 Página

—¿Cómo? —dije con voz ronca, el corazón acelerado dolorosamente. —Aún estamos conectados, y he estado esperando el momento justo para... ¿cómo puedo decirlo? ¿"Hacer una llamada a larga distancia a través de nuestra unión"? —Él sonrió con esa presumida media-sonrisa— . Escudo o no, todavía puedo llegar a ti... con una pequeña ayuda de mis amigos en lugares altos. El dios... —¿Hermes? Seth asintió. —Él siempre ha estado a favor mío. Traerte a mí seguramente iba a enojar a algunos de los otros dioses, lo cual fue todo lo que me tomó para convencer a Hermes de hacerlo. Y antes de saltar a la equivocada conclusión, Hermes no es el dios responsable de mí. El hecho de que Seth hubiera tenido a Hermes precipitándose me sacaba de mis casillas, pero no tenía sentido. ¿Cómo pudo encontrarme Hermes? Confusión me inundó, pero había algo que sabía cómo sangre detrás de eso. —No entiendo. ¿Dónde estoy? —Tú estás donde quiero que estés. —Dio un calculado paso hacia delante. Retrocedí. —Eso no es mucho de una respuesta. Seth inclinó la cabeza hacia un lado, sus ojos estrechándose mientras seguía acercándose. —¿Piensas que mereces una respuesta? Ahora sabía que era lo que sabía cómo metal en la parte trasera de mi garganta. Ira. —¿Estoy soñando, Seth? Él rió; cuando estábamos conectados, él había reído un montón, pero ahora me daba cuenta de que había una diferencia entre el Seth real y la versión fantasma de él. Su presencia era potente; su voz tenía un tono ronco, una cualidad musical con un leve acento. Y su risa... su risa era profunda y petulante. —No estás soñando, Alex. Como dije, usé nuestra conexión, y Hermes ayudó. Esto...—Extendió sus brazos, y la piel dorada estaba cubierta de símbolos en movimiento—. Esto es aquí. —Golpeó un dedo en su cabeza. Mi mano se moría de ganas de golpear esa sonrisa de su cara. — ¿Entonces esto no es real? —Oh, es real hasta cierto punto. Descubrí que podía apoyarme y ahora mi espalda estaba contra la cálida pared de arenisca. —Esto no puede ser real. Seth se detuvo en frente mío y se inclinó, acercándose tanto que volví mi cabeza, mis dedos se encrespaban impotentemente a mis lados. Su aliento bailaba sobre mi mejilla. —Si estás preocupada de si puedo


123 Página

transferir tu poder en este lugar, no puedo. Tampoco puedo conseguir realmente algo fuera de nuestro vínculo. Tus escudos —rodó sus ojos— siguen intactos. Probablemente no debería haberte enseñado como hacer eso, pero de todas formas, tú no estás realmente aquí. Hermes recorrió nuestra conexión hasta tu subconsciente y te detuvo dentro de mi mente. Dioses, eso son totalmente loco. —Te extrañé. Así que relájate. ¿Relajarme? ¿Cómo se suponía que me relajara cuando estaba aquí, donde sea que aquí fuera, con pantalones-locos Seth? Mi cabeza se sacudió hacia él. Nuestros rostros estaban a pocos centímetros de distancia. —¿Me extrañaste? —Extrañé la Alex que vivía para hacerme feliz. —Se rió de lo que estaba segura fue una mirada de "voy a asesinarte" que cruzó mi cara—. Está bien. Quería ver si esto iba a funcionar y lo hizo. —¿Entonces si te toco, nada va a pasar? —Correcto. —Sus ojos ambarinos flamearon—. Espera. ¿Quieres tocarme? Me gusta a donde está yendo esto. Sonreí, y un segundo después planté mi puño en su estómago con todo lo que tenía en mí. Doblándose sobre sí mismo, Seth gruñó y soltó una maldición en voz baja. Moviéndome adelante, llevé mi rodilla hacia arriba, golpeando en el mismo punto donde mi puño había conectado segundos antes. —Maldita sea, Alex, puedo sentir eso. —Seth se enderezó, frotándose su estómago. La dulce satisfacción sabía cómo azúcar en mi garganta. —¡Bien! ¡Porque hay más de donde vino, tú psicópata idiota! —Levanté mi puño de nuevo. Seth reaccionó rápidamente, capturando mi mano en la suya. Empujo hacia atrás, agarrando mi otra muñeca, que se dirigía a su cara. A menos de un segundo después, tenía mis dos muñecas puestas encima de mi cabeza. Sonriendo como si yo no hubiera acabado de patear el aire de su estómago, lo cual me sacó totalmente de casillas, él presionó. —¿Cuántas veces tengo que decírtelo, Alex? Golpear no es agradable. Me empujé fuera de la pared, pero todo lo que logré hacer fue llevar a nuestros cuerpos a rozarse. La ira se profundizó en el matiz de sus ojos, como también algo más… interés y lujuria. Y a pesar del hecho de mi piel


124 Página

de gallina, me di cuenta de algo. La cuerda no estaba tomando vida como usualmente hacía cuando estaba a su alrededor, especialmente cuando estaba prácticamente encima mío. Se quedó dormida en el fondo de mi estómago. Esto era real... pero no lo era. De todas formas, yo no estaba muy contenta con lo que estaba sucediendo. —Estás en mi espacio personal. —Me dolía la mandíbula de lo duro que estaba rechinando mis muelas—. Déjame ir. —No. —Sus ojos se abrieron—. Puede que me pegues de nuevo. —¡Puedes contar con eso! —Ira hervía dentro de mí suprimiendo la confusión y el terror de que tenía un agarre tan estricto sobre mí—. ¿Cómo pudiste hacerme eso? —Me impulsé fuera de la pared, pero Seth empujó de vuelta—. Me prometiste que no usarías el vínculo en contra mío, ¡y lo hiciste! Me convertiste en la presidenta del Club de Fans de Seth. Sus labios temblaron. —No veo nada malo con eso. Hervía. —Me referí a ti como mi Seth. —De nuevo, no veo nada malo con eso. Mis manos se encresparon en puños y lo miré. —¡Está mal, Seth! ¡Lo que estás haciendo está mal! ¿Lo entiendes? ¡Maldita sea! —Trayendo mi mano hacia atrás, ésta se estrelló contra la pared. Dolor muy real explotó por mi brazo—. Mierda. —Ahora, cálmate. Sólo vas a lastimarte a ti misma. —Travesura brillaba en sus ojos dorados, y por un instante, me recordó a Seth; al Seth antes de que se volviera loco en el poder del éter, que me sacaba de mis casillas tanto como me hacía reír, el chico que había robado un trozo de mi corazón. Lo miré a los ojos, sintiendo que parte de la ira se iba. —¿Qué te pasó? Él parpadeó. —¿Qué? Hundiéndome contra la pared, bajé la mirada. —Tú siempre has sido arrogante como el infierno y loco, pero... —Gracias —dijo secamente, pero el agarre en mis muñecas se aflojó. —Pero tú nunca me hubieras hecho esto… usar la conexión en contra mío. —Levanté mi mirada—. Tú nunca habrías atacado al Consejo o te hubieras puesto del lado de Lucian. ¿Qué te pasó? Un músculo estalló en la mandíbula de Seth. —Tengo inteligencia, Alex. Qué te paso a ti sería la mejor pregunta. La chica que conocí hubiera ido en contra del Consejo sin pensarlo dos veces. Ella todavía podría odiar a


125 Página

Lucian, pero hubiera visto que lo que él estaba tratando de hacer era lo correcto. —No. —Volví la cabeza, tragando duro. —¡Sí! —Moviendo mis muñecas a una sola mano, agarró mi barbilla con la otra, forzándome a mirarlo, y odié el brillo casi febril en sus ojos—. Él quiere cambiar el mundo. —¡Él quiere gobernarlo, Seth! Hay una gran diferencia. Y tú no eres nada más que un peón. —Excavé dentro de la furia en mí, aferrándome a ella—. Te está usando, Seth. Solías ser más fuerte que eso, pero eres débil… débil en el poder. La ira brilló a través de su rostro como un rayo mientras su agarre en mi barbilla se apretaba. —No soy débil. —¡Lo eres! ¡Eres tan débil que ni siquiera puedes ver lo que Lucian te está haciendo! Gente inocente está muriendo, Seth. —Encontrando su mirada furiosa, quise hacerle entender, que viera como todo estaba yendo mal—. ¿Cómo puedes estar bien con eso? tienes que parar. Su silencio era duro. —¿Entiendes lo que tendré que hacer? —Las lágrimas brotaron de mis ojos en el mismo momento en que oía el susurro de mi nombre siendo llamado desde lo que parecía millas de distancia. Seth también lo oyó, y reconoció la voz. Sus labios retrocedieron en un gruñido. —Tendré que matarte, Seth. —Mi voz se quebró. Él se echó hacia atrás, soltándome tan rápido que casi me caí. Algo muy parecido a la incredulidad se dibujó en su rostro y había más. Una mirada que no podía averiguar, y luego su expresión se volvió fría. —No puedes matarme. El sonido de la voz de Aiden llamándome tiraba con fuerza de cada célula de mi cuerpo. —Encontraré una manera, porque no puedo dejarte hacer esto. Seth cruzó sus brazos. —Fallarás. Mi corazón tropezó con sí mismo. —¿Qué tengo que hacer para pararte? ¡Dime! Sus labios temblaron en una sonrisa cruel. —No hay nada que puedas hacer, Alex. Tienes que aceptar lo que va a pasar, aceptar nuestro Destino. Fuiste hecha para mí, y te encontraré. Y si alguien está en mi camino, no pensaré dos veces en tirarlo abajo.


Página

126

Di un grito ahogado, enfermo, triste y un poco perturbado al oírle decir eso. Él había hecho muchas cosas horribles, pero oír eso, para ver como de lejos estaba, cortó profundo en mí. —Seth... Se lanzó hacia adelante, apretando los lados de mi cabeza. —Así que adelante y escúdame fuera todo lo que quieras. Como puedes ver, aun así puedo llegar a ti. —Presionando su frente contra la mía, respiró profundamente—. Nos estaremos viendo pronto. Seth cambió de nuevo y sentí sus labios cepillar mi frente un segundo antes de que la luz explotara alrededor de mí.


Dieciséis Traducido por Martina pederzoli Corregido por Mar¡Cipriano

Página

127

C

on mis pulmones ardiendo como si estuvieran debajo del agua, respiré profundamente y me sacudí. Esta vez, cuando la luz se desvaneció, unos ojos grises se clavaron en los míos. —¿Alex? —El alivio sonaba en el tono de Aiden, haciendo su voz más profunda y fuerte. Sus ojos estaban ensombrecidos por la preocupación, pero había una punzada de enojo en el fondo de ellos—. Dios, Alex, pensé… Parpadeé un par de veces mientras mi entorno empezaba a enfocarse. Era donde Lea y yo habíamos estado antes. Los brazos de Aiden me rodeaban, y yo estaba mitad en el piso, mitad en su regazo. Empecé a sentarme pero pasó sus manos por mis mejillas, acercando mi cabeza hacia la suya. —Aguanta ahí por unos minutos —dijo cambiando de posición, de modo que su espalda estaba contra la parte inferior del sofá—. ¿Estás bien? —Sí. —Aclaré mi garganta esperando que el ritmo de mi corazón bajara—. Eso… eso fue engañoso. ¿Dónde está Lea? —Afuera de la habitación con todos los demás. —Su pulgar trazo un círculo calmante sobre mis pómulos—. Cuando te desmayaste, ella vino a buscarme. Dijo que te quejaste sobre un dolor en la cabeza antes de que te desmayaras. Eso…eso la enloqueció. ¿Segura que estás bien? ¿Me desmayé? Caray, Seth no solo podía extenderse y tocarme, ¿también podía hacerme sentir débil como una cobarde? —Sí, el dolor de cabeza se fue. Sólo me siento un poco fuera de mí. Al sentarme, me retorcí en el abrazo de Aiden para enfrentarlo. — ¿Cuánto tiempo he estado fuera?


128 Página

—Unos pocos minutos. —Sus ojos buscaron los míos—. Alex, tú… tú dijiste el nombre de Seth. Pensé…—Negó con la cabeza y sus pestañas se abatieron, ocultando sus ojos. —¿Qué? —Apoyé mi mano en su suave mejilla y luego me di cuenta. Mi respiración se detuvo—. ¿Pensaste que me había conectado con Seth de nuevo? No respondió inmediatamente. — Lo pensé, sí, especialmente cuando te escuché decir su nombre. Saqué a todos afuera de la habitación. —Aiden miró hacia arriba, su mirada encontrándose con la mía. — No sabía que iba a hacer… El Elixir no habría sido una opción. Él había tirado lo último que quedava por el desagüe. ¿Qué podría haber hecho? La mirada en sus ojos me destrozó. Me incline, presionando mi frente en la suya. Eso me recordó a Seth, pero era mucho más diferente, significaba mucho más. —Vi a Seth, pero no me conecte con él. Aiden llevó sus manos a cada lado de mi cara. Hubo un leve temblor en sus fuertes brazos. Ninguno habló por varios segundos. Mi corazón se aceleró en un tipo diferente de latido. —¿Qué pasó? —preguntó finalmente. —Hermes... Maldito Hermes —dije—. No entiendo realmente como lo hizo, pero siguió la conexión entre Seth y yo y me introdujo en el subconsciente de Seth, o algún tipo de basura por el estilo. Estaba segura de que Aiden estaba callado porque estaba tan enojado que no podía formar palabras. Tomando una respiración profunda, envolví mis manos alrededor de sus muñecas y le conté todo. Con cada palabra, la furia de Aiden crecía hasta que se convirtió en algo tangible en la habitación; era espesa como el humo. Terminé bajando sus manos, manteniendo las mías alrededor de las suyas. — Era real… pero no lo era. No sé si él va a ser capaz de hacerlo de nuevo, o si Hermes lo volverá a ayudar. O si había algo que yo estaba o no haciendo que lo volvió más fácil. —¿Tenías dolor de cabeza antes de que ocurriera? —Cuando asentí sus ojos se volvieron fríos como el acero—. Cuando estabas en el Elixir, ¿recuerdas haber tenido dolor de cabeza? Negué con la cabeza.


13

Polly Positiva: “Positive Polly” en el inglés original, Alex se está refiriendo a que está

siendo una Polly (abreviación de Apollyon) positiva, intentando ver el lado bueno de la situación.

129 Página

El soltó una maldición. —Tú tenías dolor de cabeza cuando el Elixir empezaba a desaparecer. Además, empezaste a escuchar la voz de Seth. Era él tratando de conectar contigo. Pienso que es lo mismo que está sucediendo con Hermes. —Maldición —dije aturdida. Luego pensé en la pesadilla. Moviéndome más rápido que lo que Aiden podía, me levante y retrocedí— . Tuve una pesadilla hace algunas noches. Él se levantó fluidamente. —Me acuerdo. — Soñé que Seth estaba en la habitación, pero tal vez no era una pesadilla. ¿Quizás era el probando nuestra maldita conexión a larga distancia con Hermes? —Maldije, peleando contra la urgencia de tirar algo—. Bueno, lo importante es que no pudo obtener nada a través del vínculo. Él no pudo tomar el control de mis pensamientos. —No hay nada bueno acerca de esto —gruñó Aiden. —Bueno, estaba tratando de ser Polly positiva13. Sus manos se apretaron a sus costados. —Pudiste golpearlo, eso significa que él puede devolverte el golpe, Alex. Sí, el no pudo encontrarte, pero eso es una gran violación. Asentí aturdida. Aiden tenía razón. No había forma de saber si Seth lo haría de nuevo. —Y no hay nada que pueda hacer si lo hace de nuevo. Les juro a los dioses… —Girando rápidamente, Aiden levantó una pequeña figura y la arrojó al otro lado de la habitación. Rompió la pared, en una explosión de yeso y vidrio. La puerta de la habitación se abrió y Solos se asomó, sus las cejas levantadas. —¿Es…? —¡Déjanos! —ordenó Aiden bruscamente, luego tomó un suspiro estremecido—. Alex está bien. Ambos estamos bien. Solos se veía como si estuviera a punto de discrepar, pero le dio otro vistazo a Aiden y decidió no hacerlo. Cerró la puerta. Le deslicé una mirada a Aiden. —¿Eso te hizo sentir mejor? —No —replicó él, tomando una respiración profunda mientras hacía un gesto al hueco en la pared—. Desearía que esa hubiera sido la cabeza de Seth.


130 Página

Ver a Aiden perder el control era algo que siempre encontraba terrorífico, principalmente porque él nunca lo pierde, pero a veces olvidaba que él estaba lejos de ser perfecto o santo. Él tenía un temperamento no tan loco como el de Seth o el mío, pero el fuego zumbaba en su sangre. Crucé mis brazos, repentinamente sintiéndome fría. —Pero tiene que haber una razón para que él únicamente sea capaz de hacerlo ahora. Y —y— él te escuchó diciendo mi nombre. —La esperanza despertó en mí—. Su control en mí no era tan fuerte. —Apuesto que estaba emocionado con eso. Recordando la forma en que Seth se veía cuando escuchó la voz de Aiden, estaba segura de que él había estado malditamente cerca del asesinato. —Tiene que haber algo Aiden. Solo tenemos que averiguarlo. Aiden me observó con una mirada sombría mientras atravesaba la habitación, parando frente a la ventana. Me mordí el labio. — Nosotros podemos. Nosotros siempre podemos. No dijo nada, con la espalda rígida de forma antinatural. —¿Estás segura de que estas bien? —Sí —dije irritada—. ¿Puedes dejar de preguntarme eso? Estoy perfecta. Estoy bien. Esta noche fue un pequeño retraso, pero— —Lo sé. —Miró sobre su hombro, su voz bajó mediblemente—. Lo sé, Alex, perdón. —No tienes nada por lo que disculparte. Dejó escapar una pequeña risa. —Tengo mucho sobre lo que disculparme. Lo miré fijamente. Esto se trataba de algo más de lo que acababa de ocurrir con Seth. Si, estaba enojado, principalmente para mi beneficio y apreciaba eso, pero esto era algo más. Pensé en la extraña brecha entre nosotros en los últimos días. La irritación pinchaba mi piel. — ¿Cuál es tu problema? —No sé de lo que estás hablando. —¿No sabes? —Me enfrente a él y extendí la mano hacia su cara. Él se apartó y sentí eso como una punzada en mi pecho—. ¡Eso! Eso es de lo que estaba hablando. Él frunció el ceño. Como en cualquier otra situación en mi vida, cuando estaba molesta o asustada por algo, prefería enfocar toda esa energía en otra cosa. — Estuviste actuando raro por días y prácticamente escondiéndote de mí.


131 Página

—No me estuve escondiendo de ti, Alex. —Un músculo en su mandíbula se tensó mientras miraba por la ventana—. ¿De verdad piensas que es el momento para hablar sobre esto? Respiré profundamente y sentí subir mi famoso temperamento. —¿Hay un mejor momento? —Tal vez cuando no acabas de ser secuestrada por Seth a dios-sabedónde y nosotros no estamos planeando salir allá afuera y encontrarnos cara-a-cara con dios-sabe-qué. —Miró por encima de su hombro, sus ojos de un color gris frío—. Tal vez entonces. Oh, estaba a dos segundos de saltar en su espalda y estrangularlo por detrás…con amor, por supuesto. —¿Piensas que vamos a tener un mejor momento para hablar sobre esto? ¿Ese momento en un futuro cercano cuando todo va a estar en pausa para nosotros como para tener un corazón a corazón? —Aiden se giró hacia la ventana, pero no tenía que ver su cara para saber que no estaba feliz—. Bueno. No lo entiendo. Estabas bien cuando regresamos. Nosotros— —No debimos hacer eso. El dolor se deslizó en mi pecho como si él me hubiera pegado un puñetazo. A la vez, sentí las marcas responder, sangrando a través de mi piel. Aiden inclinó la cabeza y maldijo. —No lo dije de esa manera. Esa noche, fue la mejor noche de mi vida. No me arrepiento, pero debí haber esperado hasta que hayas tenido tiempo para enfrentarte a todo. Perdí… perdí el control. Di un paso adelante — Me gusta cuando pierdes el control. Sacudió su cabeza silenciosamente. —Estaba bien, Aiden. No estaba dañada. No estoy herida ahora. Entonces, ¿porque te estas escondiendo de mí? —No me estoy escondiendo de ti. —¡Mentira! Evitas pasar tiempo a solas conmigo, excepto a la noche. Aiden me enfrentó, pasándose los dedos a través de su cabello. — De noche, mientras duermo, es el único momento en el que no pienso en eso, en lo que hice. Tú… no entiendes. Lo que te hice… ¿poniéndote en el Elixir? No merezco nada más. —Tú—


132 Página

—No tenía que hacerlo, Alex. Fue débil de mi parte. No confiaba que con el tiempo romperías el vínculo. ¿Y ver lo que te hice? No puedo perdonarme por eso. Mi boca cayó abierta. —No puedes culparte por eso. Hiciste lo correcto. La ira brilló en sus ojos. — No era lo correcto. —Aiden… —¡El Elixir era uno de tus mayores miedos, Alex! ¡Y te hice eso a ti! Sorprendida, di un paso atrás. Rara vez Aiden subía la voz, pero sabía que su ira y frustración no iban dirigidas a mí. Era su propia culpa, culpa que no debería estar cargando. —¿Cómo…? —Él se acercó, bajando el tono de voz mientras sus ojos se encontraban con los míos—. ¿Cómo es que lo que hice es diferente a lo que Seth te hizo, lo que aún te sigue haciendo? Di un grito ahogado. —¡Ponerme en el Elixir no es lo mismo que Seth convirtiéndome en un Apollyon psicótico! —Pero te aparté de quien eras, Alex. Es lo mismo. —Calor salió de el en oleadas, intensificándose a medida que pasaban los segundos. La mayoría de la gente hubiera estado aterrorizada de él de esta manera. Yo estaba mayormente molesta, y triste —Te sujeté y te forcé a abrir la boca mientras Marcus te daba el Elixir. — Negó, como si estuviera estupefacto de sus propias acciones—. Me rogaste que parara, y no lo hice. Vi el Elixir afianzarse, y fui yo quien se convirtió en tu maestro. No puedo… —Paró de hablar y se alejó. Las lágrimas llenaron mis ojos. Queriendo nada más que quitarle la culpa, estaba perdida en cómo podría hacerlo. Me pare detrás de él, queriendo abrazarlo hasta que entendiera que no lo culpaba. Si había alguien más terco que yo en este mundo, ese era Aiden. Si esto fuera al revés, Aiden tendría algo ridículamente de apoyo para decir. Usaría una elocuente mezcla de palabras que significarían algo, y si eso no funcionara, me hubiera dicho como era. No tenía palabras bonitas, así que me decidí por la segunda er… tercera mejor opción. —Mira, odio tener que cortar a través de tu autolástima con una dosis de crecimiento… Dándose vuelta, las cejas de Aiden se dispararon y abrió su boca. —No. —Puse mis manos sobre sus labios, sus cálidos, cálidos labios. Todo mi brazo se estremeció por el contacto—. Tuviste que tomar una difícil decisión. Todos ustedes lo hicieron. Yo era la Malvada Alex. Y recuerdo


133 Página

amenazar con sacarle la caja torácica a Deacon. Puedo entender porque lo hiciste. Envolvió sus dedos alrededor de mi muñeca y gentilmente quitó mi mano, pero no la soltó. ¡Punto! — Alex, esto no se trata de tu perdonándome a mí. —Entonces ¿de qué se trata? —Me moví más cerca, mis muslos tocando sus rodillas—. Te perdono. Diablos, no hay nada que perdonar. Y si lo hubiera, te tendría que agradecer. Dejando caer mi mano, miró hacia otro lado y negó mientras se movía hacia el sofá, sentándose pesadamente. — Nunca vuelvas a agradecerme por ponerte en el Elixir. —¡Ugh! —Alcé mi mano. Estaba así de cerca de golpearlo fuera del sofá—. No te estaba dando las gracias por ello. Te estaba agradeciendo por no renunciar a mí. Por seguir estando ahí cuando estaba actuando como una psicótica. Él me miró, duro como siempre. — Quiero estrangularte… Aiden arqueó una ceja. Dejé salir un largo suspiro. —Todos hicimos cosas de las que nos arrepentimos. Estoy viviendo con el hecho de que amenacé a todas las personas que me importan. No tienes idea de las cosas que pensé, las cosas que creí, cuando estaba conectada con Seth. O tal vez sí, peor no es lo mismo. Y si yo puedo superarlo, entonces por los dioses, tú tienes que superarlo. Su boca estaba abierta, pero no había terminado. —Te necesito ahora mismo, más que nunca. Y no te necesito solo para que me sostengas en las noches. — Hice una pausa, frunciendo el ceño—. Incluso si eso es muy bonito, te necesito realmente aquí. El dolor brilló en sus ojos plateados. — Estoy aquí para ti. —No lo estás. —Negué—. No puedes estarlo, mientras estas enfurruñado por aquí, culpándote por algo que tenías que hacer. Necesito al hombre, Aiden. —¿Al hombre? —Retrocedió de una manera perezosa, con la expresión arrogante, pero la tensión estaba en cada músculo de su cuerpo—. Es una buena cosa que te amo o encontraría eso particularmente insultante. —Si me amas, superaras tu problema con esto. Trata con ello, acepta que tuviste que hacerlo, y supéralo. —Mi respiración quedo atrapada—. Porque estoy asustada de mi mente, Aiden, y no sé cómo alguno de


134 Página

nosotros va a sobrevivir a lo que está pasando. Ahora mismo, te necesito, todo de ti. Nosotros… nosotros somos más importantes que tu culpa, o por lo menos eso creo, pero aparentemente estoy gastando mi aliento. Realmente estaba muy cerca de volcar el sillón hacia atrás y arrojarlo fuera de él, pero Aiden se disparó y estaba delante de mí antes de que pudiera parpadear. Envolvió un brazo alrededor de mi cintura y nuestros ojos se encontraron. Todas las partes de nuestros cuerpos se tocaron, el calor precipitándose a la superficie. No es como si yo hubiera olvidado lo que era estar en sus brazos, solo que no estaba preparada. Nunca podría estar preparada. Tampoco lo estaba Aiden. Sus ojos eran ardiente plata líquida y sus brazos se apretaron a mi alrededor. —Nunca me rendiré contigo, Alex. Nunca. —Entonces ¿porque estas siendo tan… —¿Qué? —Su tono de voz se volvió baja—. ¿Siendo tan qué? Exasperante. Terco. Malditamente sexy. —Por los dioses, ¿podemos dejar de discutir y simplemente, no sé, hacerlo? Una risa profunda y ronca retumbó a través de su cuerpo y del mío. — ¿Eso es lo que quieres? Más que el aire que respiraba. —¿Qué te parece? Se movió más cerca, acorralándome hasta que estuve apretada contra la puerta cerrada. —Estoy seriamente enamorado de tu mente de un-solo–sentido. Abrí la boca para señalar que mis habilidades multitarea habían mejorado drásticamente, pero Aiden tomó ventaja. Su boca estaba en la mía, y el beso; oh, el beso mató mi recién adquirida habilidad. Voló directo por la ventana. Cuando levantó la cabeza, solo por un segundo, jadeé. —Bueno. Es posible que tengas un punto —dijo. —¿Un punto? —Pensé que tenía varios. —Es difícil, Alex, recordar como eras. —Admitió Aiden. Deslizó una mano a través del lío de pelos en mi nuca, enviando escalofríos sobre mi piel—. Lo odiaba. Odiaba cada momento de ello. Puse mi mano en su mejilla. —Lo sé. —Y en lo único que podía pensar era en tenerte de vuelta. —Apretó sus labios contra mi sien y luego en mi mejilla—. Pero tienes razón. No estuve aquí completamente. —¿No te sentirás culpable de eso, también?


Página

135

Sonrió contra mi cuello, sus labios moviéndose contra mi pulso que golpeaba salvajemente. —Tienes que ser siempre tan sabelotodo. Asegurando mi brazo alrededor de su cuello, sonreí. —Tal vez… —La esperanza se encendió en mí—. ¿Estás bien ahora? ¿Estamos bien? —Estamos bien. —Aiden me besó suavemente y siguió besándome mientras me levantaba con un solo brazo y me giraba. En cuestión de segundos, mi espalda estaba presionada contra el cojín y él se encontraba encima de mí, completamente vestido y cubierto de armas—. Estoy bien. —¿Lo estás? Sonrió y reveló sus hoyuelos. —Voy a estarlo. Empecé a decir algo, pero su mano vagó a la deriva, siguiendo la línea de mi caja torácica y luego más alto, y me olvidé de lo que iba a decir. Me sentía mareada con la expectación, de querer y necesitar, y un centenar de otras cosas mientras mi corazón latía con fuerza y mi respiración se entrecortaba. —Gracias —susurró, y luego trajo sus labios a los míos, presionándome más cerca, hasta que nuestras caderas encajaron firmemente. Sensaciones locas corrieron por mi cuerpo—. Gracias. No estaba segura como pasamos de discutir a esto, o por qué realmente me estaba agradeciendo, pero no me quejaba, y de una manera muy retorcida parecía normal. Aiden me adoraba como si hubiera nacido digna de un hombre tan hermoso y complicado, y en el transcurso de la noche, realmente me demostró que estábamos bien, que él estaba bien, y por ahora, eso era lo que necesitaba para enfrentar el mañana.


Diecisiete

136

uve una sonrisa estúpida en mi cara la mayor parte del día siguiente. A pesar de que estaba helada, cubierta de barro por el entrenamiento y cansada por usar el akasha y los elementos, parecía que había sido golpeada con un palo. Sólo un par de veces lo hice deslizarse, y fue entonces cuando pensé en Seth y el truco que había logrado sacar ayer. Después de que Aiden y yo... bueno, cuando habíamos empezado realmente a usar nuestras bocas para hablar otra vez, acordamos mantener lo que había sucedido entre nosotros y Marcus. No había ninguna razón para enloquecer a todos los demás, y yendo por el camino por el cual Marcus hubiera reaccionado, había sido una decisión inteligente. Marcus no había lanzado nada, pero había estado tan enojado como Aiden. Y yo sabía que esa era la razón por la que Marcus había cambiado con Solos cuando llegó al entrenamiento de hoy. Pero era extraño golpear a mi tío. Cada vez que nuestro grupo se tomaba un descanso, Aiden estaba a mi lado. Hubo momentos en los que se convertía en alguien insoportable y tranquilo, y sabía que estaba pensando en lo que había hecho con el Elixir. Él estaba tratando sin embargo, y eso era lo que importaba. Terminamos el día y cojeamos hacia adentro, siendo recibidos por el aroma del guiso que Laadan había cocinado. Subí a lavar la mugre del día y Aiden me siguió. Una vez dentro de la habitación, le lancé una mirada tímida sobre mi hombro. Al menos, pensé que era tímida, pero probablemente parecía como si tuviera algo en el ojo. Aiden sonrió, sin embargo. —¿Me estás siguiendo? —le pregunté, mientras me quitaba las botas.

Página

T

Traducido por Jess Corregido por Esperanza.nino


14

Hobbit: Personajes de la famosa Saga El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien. Son

similares a los humanos pero más petisos.

137 Página

Él paseó hacia adelante, moviéndose como una de esas panteras enjauladas que habíamos visto en el zoológico. —Sólo estoy aquí por ti, y creo que realmente me necesitas ahora mismo. —Ja. Ja. —Fuera de mis zapatos, Aiden se puso delante de mí y me sentí como un hobbit14 de pie delante de él. Una sonrisa se propagó en la cara de Aiden y apareció un hoyuelo en su mejilla izquierda. Colocó un mechón de mi pelo hacia atrás, luego sus manos cayeron y él tiró de mi camisa. —Creo que lo llamaste “ser suficiente hombre”. Esto no era la clase de “ser suficiente hombre” de la que yo había hablado la noche anterior, porque incluso con mis limitados conocimientos de tales cosas, se destacó en ese departamento. Pero no dije nada mientras me quedaba mirándolo fijamente. Bajó la cabeza y sus labios rozaron los míos. Estaba segura que sabía a suciedad y manzana acida, cortesía del estallido en la enfermería antes, pero hizo ese sonido contra mi boca, parte gruñido y parte algo más profundo. A medida que el beso se profundizó, al igual que él podría devorar el sabor y la sensación, me fundí contra él. —Me gusta mucho tu idea de “suficiente hombre” —murmuré, apretando la parte delantera de su camisa. Aiden se rió entre dientes mientas las puntas de sus dedos se deslizaban sobre mi estómago. El calor aumentó, ahuyentando el frío en mi piel. Extendí mi mano, queriendo más, siempre necesitando más… —No se detengan por mí. Grité al oír la voz de Apolo y me eché hacia atrás, tropezando con mis pies. Aiden cogió mi brazo, estabilizándome antes de que me cayera al suelo. —Dioses —murmuré, poniendo una mano sobre mi corazón acelerado. Había estado tan atrapado en Aiden que ni siquiera había sentido la presencia de Apolo. Apolo se sentó en el borde de la cama, su cabeza inclinada hacia un lado, con una pierna cruzada sobre la otra. Su cabello rubio estaba suelto, enmarcando un rostro extrañamente perfecto. Ojos azules vibrantes me devolvieron la mirada en vez de los ojos espeluznantes todos blancos de un dios. Me sorprendió que él recordara lo mucho que me asustaban.


Más que unos minutos más tarde, Aiden y yo entramos a la gran sala de estar con todos los demás. Apolo estaba ocupado con un tazón del guisado que Ladaan y Deacon habían hecho. —¿Hambriento? —le pregunté, después de varios momentos de un incómodo silencio. Él levantó la vista. —En realidad no, pero es delicioso.

Página

***

138

Aiden se recuperó primero, moviéndose enfrente mío. Se tensó al oír la risa divertida de Apolo. —¿Cómo has llegado hasta aquí? —Las guardias de la casa se desvanecieron hace tres horas. Por suerte, ninguno de los otros dioses se ha dado cuenta de eso y, la mayoría de ellos, no quieren a Alex muerta. —Y luego agregó— ... en este mismo momento. Lo miré con suavidad. —Es bueno saberlo. —¿Quizá la próxima vez te gustaría tocar? —sugirió Aiden, relajándose en una fracción de segundo. Los hombros de Apolo se levantaron. —¿Dónde está la diversión en eso? —Pero se paró, inclinando su cabeza hacia un lado—. Tenemos que hablar, pero ambos parece que han estado jugando en el barro. —Hemos estado entrenando —señalé—. Como lo sugeriste. Si él estaba agradecido de que hubiéramos seguido sus instrucciones, no lo demostró. —Voy a estar esperando abajo. Traten de no tomar diez años. Con eso, él simplemente desapareció. Un momento después, oí un grito asustado abajo. Me alegré de que no fuéramos los únicos a los que él le gustaba hacer eso. Me dejé caer contra la pared. —Creo que se llevó un par de años de mi vida. La frente de Aiden se arqueó. —Sigo pensando que tenemos que ponerle una campana. Mis labios temblaron. —Y sigo pensando que esa es una buena idea. Echó un vistazo a la puerta y luego tomó mi mano, tirando de mí hacia el baño. —Sólo tenemos unos minutos. Hagamos que valga la pena el tiempo.


15

Scooby Doo: Serie de televisión de dibujitos animados que trata sobre un grupo de

amigos que son investigan casos sobrenaturales.

139 Página

Ladaan casi sonrió desde el sofá. —Gracias. —No sabíamos —dijo Aiden. Estaba apoyado contra la pared, con los brazos cruzados. Los labios de Apolo se extendieron en una sonrisa. —Lo siento. Voy a tratar de venir después de la cena la próxima vez. —El cuenco desapareció de sus manos, y me pregunté a donde había ido—. Bueno, es bueno ver la pandilla de Scooby15 en una sola pieza. Calienta mi corazón y todo eso, pero vamos a al punto. —Hagamos eso —murmuré mientras me subía encima de la mesa, dejando que mis pies colgaran fuera del borde—. Dijiste que teníamos que hablar. —Lo haremos —Apolo se desvió hacia donde Olivia y el Deacon estaban sentados recatadamente junto a Ladaan. Los miró un largo rato, como si pudiera ver algo más allá de lo que nuestros ojos fueran capaces, y luego se dio la vuelta—. Primero, necesito que me digas todo lo que el Primero ha compartido contigo. Golpee las piernas a un lado de la mesa, le di la versión rápida y sucia de los eventos. No había mucho que contar, y Apolo no pasó por alto ese hecho. —¿Eso es todo? —Él ni siquiera intentó ocultar su irritación y decepción—. Ustedes tienen este vínculo inquebrantable que casi destruye el mundo entero, y todo lo que me puedes decir es que crees que va hacia el norte, ¿no crees que es algo que ya sé? Mis labios se fruncieron. Qué manera de hacerme sentir como un fracaso épico de un Apollyon. —No es su culpa —dijo Aiden bruscamente, sus ojos brillantes como el mercurio—. Él mantuvo la mayor parte de sus planes para sí mismo. —Probablemente porque temía que pudiera eventualmente romper el vínculo —dijo Marcus—. Así que la pregunta sigue siendo, ¿qué hacemos con la información que tenemos? —¿Y espero que tengas algún tipo de información para traer a la mesa? —Puse una mirada inocente en mi cara—. Eso sería un buen cambio de ritmo. Sus ojos se estrecharon.


140 Página

—¿Puede decirnos cómo Tánatos fue capaz de descubrirnos? — preguntó Marcus. —Sí, eso es bastante fácil. La pequeña visualización de akasha de Alex mientras combatía con Aiden atrajo a Tánatos a ella. Fruncí el ceño ante el recuerdo. —Pero yo he estado practicando con él desde entonces. —Practicar con akasha es una cosa, Alex. Ni siquiera se registra en nuestra escala, especialmente si te quedas dentro del límite de la casa. — Sus ojos se deslizaron hacia Aiden—. En cambio si lo usas para tratar de matar a alguien es como lanzar una señal de emergencia. Retrocediendo, aparté la mirada. —¿Estás diciendo que no use akasha entonces? —Tengo un trabajo en torno a eso —Apolo tendió la mano y el aire alrededor de ella brilló en un azul eléctrico. Un segundo más tarde, un pequeño medallón apareció en su palma, conectado a una cadena que colgaba de sus dedos. Una presumida sonrisa de satisfacción se estiró en los labios de Apolo—. Tomé el casco de Hermes, derretí la cosa, y aquí tienes. Un encanto de invisibilidad sólo para ti. Apolo dejó caer el collar en mi palma. Era de un color dorado rojizo, y tenía un ala grabada en ella. —Ja —dije—. Es como Harry Potter y su capa de invisibilidad. Todo el mundo se me quedó mirando. Rodé los ojos—. Lo que sea. ¿Así que seré invisible si me pongo esto? Apolo se rió como si hubiera hecho la pregunta más estúpida. —No. Su energía sólo te ocultara de los dioses, todos —menos yo— incluso si utilizas akasha. —Oh —dije, sosteniendo el collar—. Útil. Mientras Aiden se acercaba y me ayudaba a cerrar el collar, le preguntó—: ¿Qué más fuiste capaz de averiguar? —Oh, ya sabes, no he estado haciendo nada. —dijo Apolo mirándonos—. Me las he arreglado para convencer a mis hermanos y hermanas para detener tu destrucción lo suficiente para darnos una oportunidad de hacer lo correcto, pero no se mantendrán así por mucho tiempo. A cada momento, Lucian y el Primero se acercan más a derrocar al Consejo. Y con daimons atacando seres humanos en masa, están arriesgando millones de vidas inocentes para poner fin a esa situación. —No porque estén realmente preocupados por los mortales —Metí el collar debajo de mi camisa, haciendo caso omiso del extraño metal


141 Página

caliente que colgaba a una pulgada por debajo del cristal rosa—. Pero, si Lucían y Seth derrocan al Consejo en el Catskills, entonces van a estar a un paso de derrocar a los dioses, ¿no? Porque quienes controlan esos puestos son los gobernantes. Apolo no dijo nada. —Sabes, eso es lo que no entiendo —Deacon estiró sus largas piernas de la silla, moviendo sus dedos de los pies—. Sé que si Seth y Lucían derrocan al Consejo, es un gran problema para la Hematoi, pero los dioses no pueden estar tan asustados. Sin decir una palabra Apolo enfrentó al hermano de Aiden. Sabía que probablemente estaba dando al chico una de sus miradas León/Apolo diciendo: ¿realmente tengo que explicar esto? Deacon se puso nervioso. —Quiero decir, ustedes sólo pueden ocultarse en el Olimpo y llamar un día. —Él tiene un punto —dijo Luke con cuidado—. No es como si Seth pudiera asaltar el Olimpo, en realidad no. Rebusqué entre los recuerdos de los otros Apollyon que nerviosamente se movían a través de mí, rápidos y veloces como una serpiente. —Bueno... —suspiró Apolo—. Hay una manera de llegar al Olimpo. Mi mandíbula golpeó mi rodilla. —¿Portales? Él asintió. —Ellos se dirigen allí. Es la forma en que nos movemos entre el Olimpo y el mundo de los mortales. —Sabes —dijo Aiden—. Ese tipo de información hubiera sido útil hace semanas. Podríamos haber tenido Centinelas de confianza para que custodiaran estos portales. —¿Y en cuales Centinelas se puede realmente confiar? —preguntó Apolo uniformemente—. La oferta de Lucian es atractiva, lo suficiente para arrastrarlos a su lado. La mayoría de los Centinelas se han vuelto con el Consejo, volviendo con los dioses. Además, no era necesario que alguno de ustedes supiera eso. Aiden se veía como si quisiera decir algo más, pero sabiamente permaneció callado. —Y por suerte hemos mantenido en secreto su ubicación, incluso desde los Apollyons anteriores. —La mirada de Apolo brilló para mí—. ¿Qué has aprendido al Despertar? Estaba algo sorprendida por la fe de Apolo en mi capacidad de bloquear a Seth. Dudaba de que la fe se mantuviera si le hablaba de Seth y Hermes.


142 Página

Todavía balanceando mis piernas, me encogí de hombros. —Mucho de eso se trata de sus vidas, y hay muchas. Es como ver cada episodio de una serie de televisión que ha estado encendida por un milenio. Es difícil ordenar a través de todo. A veces, algo se dice y se retuerce como un recuerdo. Una mirada indiferente cruzó las facciones de Apolo. Bueno, no era como si esperara un abrazo de él. —La mayor parte es cómo utilizar los elementos y el akasha. Y griego, puedo leer griego ahora. La mayoría de la habitación no parecía impresionada con eso, pero Aiden atrajo mi atención y me sonrió tranquilizadoramente. Le sonreí de vuelta. Leer griego era una maldita cosa grande para mí. —Bueno, eso es todo fino y elegante —dijo Apolo, dejando escapar un exagerado suspiro. Pateé la mesa más duro de lo normal; mi pierna rebotó. Aiden me deslizó una mirada. —¿Qué podemos hacer desde aquí? Es evidente que los dioses esperan que hagamos algo. —Los dioses esperan que ella haga algo. —Apolo hizo un gesto con la barbilla hacia mí. —Pero ¿cómo puede luchar contra él sin tocarlo? —Aiden se apartó de la pared y se dirigió al centro de la habitación—. Los dioses tienen que entender eso. —Lo hacen —Los ojos de Apolo se entrecerraron hacía mí—. Pero tenía la esperanza de que hubiera algo alrededor de su cerebro que tuviera la respuesta a ese pequeño problema. Pero… Apolo golpeó su mano sobre mi pierna—. ¿Siempre tienes que estar moviendo alguna parte de tu cuerpo? Lo miré mientras quitaba no tan suavemente su mano. El contacto de su cuerpo contra el mío trajo las marcas de Apollyon fuera, como ninguna otra cosa. Y sabía que él los vio por la forma en que sus ojos se movían sobre mi cara. —No te hace daño a ti —le dije. —Es muy molesto. —Tú eres molesto —le respondí. A nuestra izquierda, Aiden rodó los ojos. —Muy bien, niños, de nuevo a las cosas importantes. —Piensa, Alex, tiene que haber algo que nos puede ayudar, posiblemente con Solaris. —Apolo se inclinó, plantando las manos a ambos lados de mis piernas. Por encima de su hombro, vi a Aiden moviéndose hacia nosotros, pero luego Apolo movió la cabeza para ocultarlo. —Alex.


143 Página

—¿Qué? —Agarré el borde de la mesa—. Mira, no es como si estuviera siendo terca o estúpida. Si pudiera recordar algo útil, lo haría. No es como si me estuviera deteniendo a mí misma —Deteniéndome a mí misma de ver o recordar algo muy importante, eso era lo que iba a decir, pero al igual que lo hizo con otras cosas, la onda de familiaridad se apoderó de mí una vez más, erizando los pelos de mi nuca. Cuando había estado conectada a Seth, había algo que no había querido que yo pensara, y tenía que ver con Solaris; probablemente todo el morbo final de los dos Apollyons. Pero yendo más atrás, no era algo que yo había visto, algo que Solaris había hecho, o... tratado de hacer. Momentos antes de que me hubiera conectado con Seth, había estado con el Primero. —Alexandra —dijo Apolo. Levanté mi mano, resistiendo el impulso de hacerlo callar. —Hay algo respecto a Solaris, pero es raro. Casi como si yo no estuviera destinada a conocer, pero no puedo... Deslizándome fuera de la mesa, pasé junto a Apolo. Sin darme cuenta de lo que había hecho, me había movido hacia el refugio del cuerpo de Aiden. Completamente a gusto, él pasó un brazo por mis hombros, la expresión de su rostro decía que nadie se atreviera a decir una palabra. Levanté la vista hacia él, recordando lo mucho que Solaris se había preocupado por el Primero. El amor que vi en los ojos plateados de Aiden se había reflejado en el Primero. Y sentí —recordando la sensación— la terrible decisión que Solaris había hecho; proteger a los demás mediante la destrucción del Primero. Pieza por pieza, vinieron juntas. —Solaris intentó detener al Primero, y había algo que ella hizo... o que estaba tratando de hacer. Algo que hubiera funcionado, pero la Orden de Tánatos hizo su movimiento antes de que ella pudiera completarlo. —Dejé escapar un suspiro de frustración—. Ella sabía cómo detener al Primero — matarlo de alguna manera—pero no sé qué era. Es como si esa información estuviera protegida o borrada de alguna manera. —Frustrada, ahogué un gemido—. Es una pena que no pueda hablar con Solaris. Laadan se aclaró la garganta. —Pero eso es algo, querida. Por lo menos sabemos que hay algo ahí fuera. —Espera —dijo Marcus—. Solaris estaría en el Inframundo, ¿no? Los ojos de Apolo estaban repentinamente afilados. —Ella lo está, pero no puedo viajar al Inframundo. Hades todavía tiene sus bragas en un montón.


144 Página

Solos sonrió mientras se inclinaba sobre el respaldo del sofá. —Bueno, eso es otro callejón sin salida. —No realmente —dijo Apolo. De repente tenía un mal presentimiento sobre esto. —¿Qué quiere decir con “no realmente” —preguntó Aiden, su brazo apretándose alrededor de mis hombros. Apolo se movió para pararse frente a la ventana. La luz de la luna pálida proyectaba un extraño resplandor a su alrededor. —Bueno, si Alex piensa que Solaris nos puede ayudar, entonces es una vía que queremos ver. ¿Y quién mejor que Alex? Aiden se tensó. —¿Qué? —Podría tener un poco de charla de chicas Apollyon —dijo Apolo, sus ojos azules bailando con diversión—. En realidad, no estoy realmente sugiriendo que Alex… —Espera —salí de debajo del brazo de Aiden—. ¿Hay una posibilidad de que pudiéramos llegar a Solaris? Cuando Apolo asintió, el optimismo me llegó. La prisa era como conseguir un zumbido de un enfriador de vino, inofensiva al principio, pero volviéndose un infierno a la mañana siguiente. —¿Y puedo ir al inframundo? La mirada de Apolo brilló más allá de mí, estableciéndose en Aiden por un momento, y sabía que si yo iba allí, Aiden vendría, también. Una vieja parte de mí hubiera protestado, pero ahora entendía por qué él no me permitiría hacer algo así sola, y yo no estaba lo suficientemente loca como para intentarlo. Iba a necesitar ayuda. —Tú puedes —respondió Apolo. Apenas pude contener mi emoción. La pequeña Alex quería hacer volteretas en la sala de estar. Yo sabía hasta la médula que Solaris sabía cómo detener al Primero. Ella tenía el conocimiento para detener esto, porque había planeado hacerlo antes. Pero entonces apareció el gran problema que rodeaba el como entrar al inframundo. —¿Tengo que volver a morir? —Añadí rápidamente, porque estaba bastante segura que Apolo podría estar encantado con la idea de matarme en este momento—. Porque toda la parte de morir para ir al Inframundo apestó como el trasero la última vez. Los ojos de Apolo rodaron. —Morir no es el único camino al Inframundo, pero es el más seguro.


Supernatural: Es una serie de televisión estadounidense que cuenta las aventuras de los

hermanos Sam y Dean Winchester investigando y combatiendo sucesos paranormales e inexplicables. 17

Sam y Dean Winchester: Los ya mencionados personajes de la serie Supernatural,

interpretados por Jared Padalecki y Jensen Ackles respectivamente. Ambos actores son muy atractivos xD

Página

16

145

Bueno, eso sonó como una contradicción si alguna vez escuché una. —Hay varias entradas al inframundo en el reino de los mortales — continuó Apolo—. La más cercana a nuestra ubicación sería la de Kansas. —Si dices el Cementerio Stull, probablemente te abrazaría —dijo Luke, y luego se echó atrás cuando el dios del sol se volvió hacia él—. O no, no abrazar necesariamente. —¿Cementerio de Stull? —pregunté, mirando alrededor de la habitación. Algo sobre el nombre sonaba familiar—. No puedo ser la única persona que no tiene idea de lo que es... más que un cementerio. Aiden negó. —Estoy contigo. —Qué tierno —murmuró Apolo. Lo ignoré. —¿Entonces? —Adelante —dijo Apolo a Luke—. Diles lo que es, ya que obviamente eres el material del abrazo. Un color carmesí tiñó las mejillas de Luke. —La leyenda dice que una de las puertas del infierno está en el cementerio de Stull en Kansas. —Oh, dioses —murmuré, recordando dónde había oído eso antes—. ¿No fue en un final de temporada de Supernatural?16 —Cuando los muchachos asintieron, rodé mis ojos—. ¿En serio? ¿Sam y Dean17 van a estar ahí? Luke y Deacon parecían demasiado contentos con la idea, y luego Deacon soltó—: Luke tiene una teoría. —La tengo —Luke mostró una sonrisa—. El Cementerio Stull es un lugar extraño con un montón de cosas inexplicables, al igual que en otros lugares con la etiqueta “puertas al infierno”. Creo que las puertas del infierno son en realidad las puertas al Inframundo. —Tienes razón —Una bola de luz dorada apareció sobre la mano de Apolo y empezó a tirar para arriba en el aire, una y otra vez, recordándome a Seth—. La puerta de entrada estaba en realidad dentro de una iglesia, pero Hades pasó a través de ella una noche de Halloween


146 Página

y todos pensaron que el idiota era el diablo. Habiendo estropeado nuestra tapada, derribamos la iglesia. —Lindo —dije, viendo la pelota de luz. Estaba a pulgadas de golpear la lámpara. —Pero la puerta sigue donde estaba la iglesia. —Lanzó la bola de luz dorada hacia arriba—. Y hemos tomado algunas precauciones, después de que unos pocos mortales accidentalmente tropezaran con ella. Mis cejas se levantaron. —Entonces, ¿qué le sucede a los mortales cuando encuentran una de las puertas? —preguntó Aiden. Apolo atrapó la bola de luz. —Oh, ya sabes. Tienden a convertirse en juguete para masticar de los perros de Hades. De todos modos, las puertas sólo se muestran ahora a alguien con ascendencia divina. —¿Puros? —preguntó Marcus. —Ah... no —La pelota se desvaneció y Apolo me miró directamente—. Ellas se le aparecen a los dioses, a los semidioses originales, esos creados al tomar ambrosia, o a el Apollyon. Le di un codazo a Aiden. —Me siento tan especial. —Eso eres —Él sonrió cuando le lancé una mirada—. Por lo tanto, encontramos la puerta y pasamos por ella. Suena fácil. Apolo se rió. —No es tan fácil. La puerta está custodiada. Mi estómago se hundió. —¿Quiero saber? Él esbozó una sonrisa, y mi panza golpeó los dedos de mis pies. No me gustaba cuando Apolo sonreía de esa manera. —Hay cancerberos y guardias. —Oh, qué bien. —Y luego están los espíritus, la mayoría no consigue ir más allá de los espíritus —Apolo dio un paso atrás—. Pero si lo logras, aparece la puerta y estás en el Inframundo, pero ir al Inframundo sin guía no sólo es peligroso, también es estúpido. ¿Así que tenía que jugar con algunos perros, golpear a una compañía de guardias, y llamar a los Cazafantasmas? ¿Y necesitaba un guía? Bien. Eso no sanaba tan mal. Sonreí. —Conozco a la persona.


Dieciocho Traducido por Sofh Corregido por Esperanza.nino

Página

147

—C

aleb —susurró Olivia, hablando por primera vez. Cuando asentí, ella se puso de pie—. Quiero ir. Apolo arqueó una ceja —Dos personas entrando en el Inframundo tratando de encontrar una sola alma entre millones, es demente y peligroso, nadie más puede ir. Olivia se volteó ampliamente, mirándome con ojos suplicantes. —Yo tengo que ir. Debo ser yo. Necesito… —Y ese es el por qué no puedes ser tu —respondió Apolo antes de que yo pudiera decir algo—. Estarás concentrada en encontrar a Caleb, en vez de de la misión que tenemos en mano. Sus manos se curvaron hasta convertirse en puños. —¿Cómo es eso tan diferente de Aiden? ¡Él estará concentrado en Alex! Deslice mi mirada hacia la persona en cuestión, pero Aiden tenía la misma expresión que Apolo. Posiblemente habría muchas suplicas y lágrimas, pero estaba fuera de debate. —Y eso es lo que necesitamos —dijo Apolo casi gentil. Por un momento, estaba casi convencida de que él sentía pena por ella. No de una mala manera, más bien como si simpatizara con ella, lo cual sería asombroso ya que los dioses eran deficiente en el departamento de simpatía—. No hay garantía de que ellos van a encontrar a Caleb, pero de cualquier manera, necesitamos que Alex regrese del Inframundo con la información que necesitamos. Viva. Algunos de los otros dioses probablemente no se sentían de aquella manera. Apolo miró fijamente a Aiden otra vez. —¿Darías tu vida por ella? No me gustaba esa pregunta del todo y abrí mi boca, pero Aiden respondió sin vacilar. —Sí. El dios asintió —Yo sé que tú también lo harías Marcus, pero Aiden…


Dorothy: Es un personaje ficticio de la novela El Mago de Oz. En la novela, Dorothy nació en Kansas, de ahí que Alex la mencione. 18

148 Página

Marcus lucía menos que complacido pero asintió. —Se a lo que te refieres. Un sabor amargo se arrastró por mi garganta y mi corazón dio un vuelco. Ir al Inframundo sería locamente peligroso, y la idea de Aiden arriesgando su vida asustaba toda la mierda dentro de mí, pero mientras mi mirada se paseaba por el cuarto, supe que de todo el mundo él era el más hábil. Dándose cuenta de que no cambiaría la opinión de nadie, Olivia no dijo nada mientras salía de la habitación con la cabeza en alto. Dolor atravesó mi pecho, tan fuerte como el miedo. Pero no era miedo. Deseaba que Olivia y Caleb hubieran podido tener un momento más juntos antes de que todos sus futuros momentos les fueran robados. Después de que Olivia saliera, los planes fueron rápidamente hechos para nuestra partida. El grupo permanecería atrás, mientras fuera seguro para ellos, y Aiden y yo partiríamos por la mañana hacia... Kansas. Otra aparente puerta para entrar al Inframundo. No tenía ni idea de que había en Kansas. ¿Bolas de heno? ¿Dorothy?18 —Hay algo más —le dije a Apolo antes de que el grupo se dispersara. Aiden permanece detrás, cerrando la puerta, pareciendo saber qué es lo que estaba tratando de decirle a Apolo. —No puedo esperar para oír —dijo Apolo secamente. Respiré profundamente. —Vi a Seth ayer Las cejas de Apolo se alzaron mientras abría la boca, pero ninguna palabra salió. Probablemente debía explicarme. —Lo que quiero decir es —dije rápidamente—, algo así. —¿Algo así? Asentí —Él era capaz de meterme… dentro de su cabeza. Se veía y se sentía real, y también era como si estuviera soñando... pero no era así. Sus cejas comenzaron a levantarse. —Eso no tiene sentido, Alex. —Ella estaba hablando con Lea y comenzó a dolerle la cabeza justo antes de que pasara, como antes, cuando estaba bajo el Elixir —explico Aiden, ya que obviamente yo no podía formar una frase coherente—. Alex se desmayó… —Yo no me desmayé —gruñí, sintiendo como me ruborizaba.


149 Página

El labio de Aiden se curvó hacia arriba en un lado. —Esta bien, ella repentinamente dejó de hablar o caminar. Durante ese momento vio a Seth. Aparentemente, él uso a Hermes para atraerla. —¿Hermes? —Apolo siseó, en realidad siseó como un león enojado—. Ese trasero de mierda. Mis cejas se levantaron. —En realidad me sentía algo mal por haberle robado su casco y fundirlo. —Apolo sonó indignado—. Hermes ya no ayudará a Seth nunca más. Era difícil no reírse cuando Apolo estaba tan alterado, pero de alguna manera lo logré. —Por cierto, ¿cuándo robaste su casco? Apolo se encogió de hombros. —Hace un par de días. —¿Crees que esa fue la razón por la cual él ayudó a Seth? —Hmmm —La cara de Apolo se arrugó—. Buen punto. De cualquier forma, ¿te dijo algo Seth? Maldición. —Él realmente no dijo nada importante. Tengo la sensación de que solamente estaba probando, pero si tú puedes detener a Hermes de ayudarlo, supongo que no será un problema. Un músculo se movió en la mandíbula de Apolo. —¿Él podía transferir poder en ese estado? —No. Y tampoco puede leer mis pensamientos —Me recosté contra la pared, sofocando un bostezo—. Era más una molestia que otra cosa. —Es más que sólo una molestia —Los ojos plateados de Aiden brillaron. —Él lo ve como una "violación" —expliqué, notando la mirada de incomprensión de Apolo—. Pero podría ser peor. —¿Cómo él haciendo lo mismo, mientras estas en medio de una batalla, o en el Inframundo? —preguntó Apolo. —Bueno... —Fruncí el ceño. —He estado pensando —continuó Aiden—. Sabemos que Hermes ayudo, pero debe ser más que eso o por el contrario Seth lo hubiera hecho desde el momento en el que rompiste la conexión. Cuando estabas bajo el Elixir, él parecía capaz de contactar contigo mientras comenzaban a desaparecer los efectos, y cuando desaparecían lucías muy cansada. Tal vez eso tiene que ver: con lo cansada que estás ahora. —Tiene sentido. Supongo que sólo necesito mi sueño de belleza. Aiden no lucía impresionado. —Esa es la mejor teoría que tengo. —En realidad tiene sentido —Apolo estiró su cabeza hacia un lado, su llamativa cara se tensó con molestia—. Ustedes dos todavía están


19

Acá, Apolo se refiere a que Alex está consumiendo drogas y que por eso Alex se siente tan cansada y se duerme. Simplemente es una broma.

150 Página

conectados, y aunque estés protegida de la mayor parte de esa conexión, él podría ser capaz de atraparte cuando estés débil, con o sin Hermes. —Como un radio de dos vías de mierda —murmuré. —Exactamente. En especial si Hermes crea un camino hacia ti. A mí realmente no me gustaba como sonaba eso. Apolo sonrió hacia Aiden. —No hace falta decirlo, pero creo que sabes cuán importante es que permanezcas cerca de Alex. —Como si hiciera falta que lo dijeras —respondió Aiden. Apolo sonrió satisfecho. —El viaje al Inframundo no va a ser nada fácil, y eso sin tener en cuenta las nuevas tendencias narcolépticas19 de Alex. Rodé mis ojos ¿qué parte de "no estaba dormida" no entendieron? —Y si esto sucede de nuevo, tal vez creas que él no puede recoger ninguna información importante, pero debes ser cuidadosa y no le permitas saber lo que estás haciendo, especialmente ahora con esta nueva misión. —Lo sé —dije, mirando a la desgastada silla al lado del dios—. Estoy bastante segura de que él no sabe lo que Solaris estaba planeando hacerle al Primero, pero él sabía que había algo. Y tal vez tengamos suerte. Puede que Seth no sea capaz de hacerlo otra vez. Ninguno de ellos parecía convencido. —Bueno, volviendo al gran problema que tenemos. Con el cual puedo ayudarte —dijo Apolo dirigiéndose al escritorio y tomando una hoja y un lápiz—. El portal Stull debería dejarlos más allá de la entrada al Inframundo, al inicio de los Campos de Asfodel. Puede que realmente no sean campos, o sí. —Hizo una pausa mirando por encima de sus hombros—. Lo habían cambiado cada vez que fui allí. Algunas veces está vacío, otras no lo está. Las almas que encontrarán allí son... relativamente inofensivas. Me deslice más cerca mirando por encima de su hombro. Él estaba dibujando un mapa. Reconocí el río Estigio. El resto lo hubiera reconocido, si hubiera prestado atención en clase. —Habrá túneles por los cuales deberán entrar. Deberían ser capaces de encontrar un lugar para descansar por unas pocas horas ya que las almas no pueden viajar a través de ellos. Lleguen antes de que sea de noche y permanezcan allí mientras el cielo es dorado. Si no logran llegar antes que la noche caiga, descubrirán porque las almas no viajan allí.


151 Página

Esperé a que diera más detalles y cuando no lo hizo intercambié una mirada con Aiden. —Ustedes no querrán recorrer ninguna parte del Inframundo por la noche —el lápiz de Apolo se precipitó sobre el papel—. Desde allí, ustedes cruzaran el Valle del Luto. —Oh, eso suena divertido —dije. Apolo sonrió. —Eventualmente llegarán a un cruce de caminos. Un camino los llevara al Tártaro, el otro los llevara a los Campos Elíseos, esta sería la Llanura del Juicio. Ustedes querrán hacerse tan invisibles como sea posible. Y no me refiero a un collar de invisibilidad —Él apoyó el lápiz y le dio el mapa a Aiden—. Yo puedo hacerles el favor de hablar con Caleb y pedirle que se encuentren allí. Pero a partir de ese momento... —Estamos por nuestra cuenta —Cuando Apolo asintió, me mordí mi labio—. Está bien. —Espera —dijo Aiden, sus ojos estrechándose mientras veía el mapa—. ¿No está la Llanura del Juicio cerca del palacio de Hades? —Como dije ustedes querrán hacerse tan invisibles como sea posible. Tengo fe de que Hades estará en el Olimpo, pero él tiene ojos guardianes en el palacio —Los brazos cruzados de Apolo lucían como troncos de árboles—. Necesito que ambos entiendan que ir al Inframundo será muy peligroso. Caleb podría estar en cualquier lugar y no será como la última vez, cuando tu llegada fue notoria. Verán cosas que no podrán entender. Cosas por las cuales querrán intervenir pero no podrán. Tragué ante la seriedad de su tono. —Entiendo. —¿Lo haces? Porqué has mostrado muy poco control de tus impulsos en el pasado, Alex. Los cuales no serán bienvenidos allí. Y no es sólo el Inframundo —Su dura y fría mirada pasó a Aiden—. Las puertas están muy bien protegidas. —Entendemos —respondió Aiden calmadamente. Agudo conocimiento estalló en los ojos del dios. —Sean cuidadosos. La mayoría de los que entran al Inframundo no logran salir, y los que lo hacen quedan irrevocablemente cambiados luego de la experiencia Apolo se desvanecía a medida que lo mirábamos, no había duda de que nuestras expresiones reflejaban la seriedad de lo que acababa de decir. Justo antes de que su cuerpo fuera envuelto por un polvo de azul brillante, él dijo—: Les debo dos por esto y todo lo demás


20

500 millas: Equivalen a 804.67 km.

21

TSA: Administración de Seguridad de Transporte.

Página

Era demasiado temprano para estar moviéndose de un lado a otro, pero aquí estaba yo, de pie al lado del Hummer, mirando hacia el sol de la mañana. Aiden estaba diciéndole adiós a su hermano, y yo estaba tratando de darle espacio, mientras mantenía mi equilibrio en un pie. Era lo único que me impedía caerme sobre mi cara. Anoche, Aiden la llamó "noche temprana" y literalmente me forzó a ir a la cama como si fuera mi niñera. —Tienes que estar bien descansada —argumentó, y se quedó sentado esperando hasta que me durmiera. E incluso luego de ocho horas de cerrar mis ojos, no quería levantarme al amanecer. Nosotros teníamos un largo camino que recorrer, cerca de nueve horas y quinientas millas20. Un avión sería más rápido, pero no había manera de que pasáramos el alijo de armas mortales por seguridad sin la necesidad de usar la compulsión en la mitad del TSA21. Y sería más difícil de explicar porque Aiden pintaba con sangre de titanes una 747. Con eso y el talismán que Apolo me dio, sería por lo menos un viaje relativamente sin incidentes. —¿Alexandria? Me voltee al escuchar la voz de mi tío y me dirigí hacia donde él estaba parado, justo al lado del porche. —Hola. Él trató de sonreír, pero fue forzado. —Sé qué serás cuidadosa pero realmente, sé cuidadosa. ¿Está bien? —Yo siempre soy cuidadosa. La expresión de Marcus se tornó suave. Incapaz de ayudarme a mí misma. Sonreí. —Seré cuidadosa, lo prometo. Al sonido de los pasos de Aiden acercándose retrocedió y fijó su oscura mirada en el otro puro. —Si cualquier cosa le sucede, estas jodido. Mi boca se abrió. —¿Acabas de maldecir? Nunca te había escuchado maldecir antes. Wow.

152

***


153 Página

En lugar de responderme, Marcus me abrazo. Me dejo ir rápidamente y miró hacia otro lado, tragando duro. En cuestión de segundos dijimos adiós al resto de grupo. —Traten de no dejar a ningún alma libre —dijo Luke sonriendo. —¿Menos las almas de Sam o Dean cierto? —Cuando ellos rieron les di un rápido abrazo y corrí de nuevo a donde estaba Aiden empacando las cosas en el Hummer. Una vez que tuve la pesada bolsa de las armas y provisiones en mi mano, dije—: No. Aiden rió. —Lo tengo. —Lo sostuvo con un brazo —impresionante— y se lo arrojó a la espalda—. Acabo de esconder unas dagas en el frente. ¿Estás lista? —Sí —dije mientras miraba por encima de mi hombro a los que esperaban en el porche, y un dolor extraño me llenó el pecho. Por un momento todo estaba en paz, pensé. Los pájaros silbaban. Lo rayos de luz se deslizaban a través de los árboles. Era casi como si Aiden y yo nos fuéramos de vacaciones o algo así. No yendo al Inframundo. Aiden colocó una mano en mi brazo. —Los volveremos a ver. —Lo sé —dije y sonreí, pero se sentía mal—. Es sólo que… —¿Qué? —preguntó, cerrando el baúl. Negando dirigí mi mirada a mis amigos; mi familia. Mientras la volteaba hacia Aiden distinguí un destello de movimiento, cerca del borde de los árboles de roble estaba una cierva de finas y elegantes piernas, y juraría que nuestros ojos se encontraron. Había un brillo de inteligencia en su mirada, algo extraño. Luego salió disparada, desapareciendo entre el abundante follaje. —¿Piensas que estarán bien? —pregunté, encontrando los ojos de Aiden. —No dejaría a mi hermano atrás si no pensara eso. Eso era verdad. Asintiendo, me dirigí hacia el asiento del pasajero, mi mirada yendo hacia donde había estado el ciervo. Pensé en Artemisa. Los dioses no deberían ser capaces de encontrarnos pero no tomó ningún esfuerzo imaginarse que Apolo le hubiera dicho a su gemela donde estábamos. Una sonrisa jugo en mis labios mientras me subía. Ellos estarían bien. Más de la mitad de ellos estaban entrenados, y maldición si eran buenos con una daga. Por no mencionar que toda la cosa de Deacon jugando


154 Página

alrededor con fuego estaba acabada. Con Laadan y Marcus controlando todo, ellos podían protegerse. Y si Artemisa realmente estaba rondando por allí, ellos tendrían a un dios patea traseros de su lado. Ciñéndome a mí misma, puse mis manos en mi rodilla. Se convirtieron en puños. Miré a Aiden mientras él encendía el motor. El Hummer retumbó a la vida. —¿Sabías que soy muy mala para viajes largos, cierto? La mitad de una sonrisa apareció. —Lo recuerdo. —Necesitaras entretenerme. Y mucho. Él se rio mientras dirigía al vehículo masivo para que atravesara el estrecho camino de tierra que era totalmente nuevo para mí. —A propósito —dijo Aiden dándome una larga mirada que me hizo olvidar totalmente la seriedad de esta misión—. Luces malditamente bien en el uniforme de Centinela. Un sonrojo que no tenía nada que ver con la vergüenza se extendió sobre mí. —Tú también. —Lo sé. Reí abiertamente. —Guau. Que gran ego. Los ojos de Aiden estaban brillantes, salpicados de gris, mientras se concentraba en el camino rural. —Revisa la guantera Curiosa, me incliné y tiré del seguro. Adentro había dos objetos negros y brillantes. Saqué uno cuidadosamente, girando la cosa pesada. Era una especial diseñada Glock. Sintiéndome como un matón miré el cargador: balas de titanio. El revólver se sentía raro en mis manos. —Solo he sostenido una de estas, una vez afuera del Convenant. Aiden se quedó en silencio mientras esperaba que continuara. Por supuesto él sabía cuándo. —No la use. Dudé. —Estabas enfrentándote con tu propia madre, Alex. Es entendible. Asentí, ignorando el nudo en mi garganta mientras ponía el arma de vuelta en la guantera. —¿Qué más hay escondido? —Mira debajo de los asientos —murmuró mientras los neumáticos del Hummer se nivelaban contra el pavimento. Debajo del asiento había dos dagas, y una hoja curva. —¿Hay lo mismo debajo del tuyo? Él asintió. —¿Que estas esperando? ¿Un ataque de daimons? —Mejor prevenir que lamentar, Alex. No tenemos ni idea de qué o quién nos vamos a encontrar allá afuera.


155 Página

Me enderecé. —Seth no está en ninguna parte cerca de aquí y estamos protegidos —Golpeé con un dedo el talismán que llevaba, y luego hice un gesto hacia la marca por encima de nuestras cabezas. Aiden gruñó algo inteligible. Mis cejas se alzaron pero las dejé caer. No es como si estuviera molesta por las cosas a las que estaba destinada a apuñalar, disparar y matar de otro modo. —Hombre, desearía tener un café. —Como si necesitaras más cafeína. —Ja, ja —Miré por la ventanilla, mordiendo mi labio inferior—. La cafeína es mi amiga. —Y la carne roja, no podemos olvidar la carne roja. Sonreí ante su tono de burla. —Lo que sea. Come tu pechuga de pollo blanda, pero pronto… muy pronto te voy a convencer para que vayas al lado oscuro de la carne roja. Bromeamos por un rato para distraernos, y funcionó. Mis músculos se relajaban con cada milla que pasábamos, y no fuimos bombardeados por daimons cayendo del cielo en el momento en el que llegamos a la civilización. También conocida como la interestatal. Cuando tomamos un desvío para comer un almuerzo rápido, yo ordené una hamburguesa. Aiden un sándwich de pollo a la parrilla… y cogió uno de los panes y lo dejo a un lado. Enrollando la envoltura, me reí. —¿Por qué haces eso? Es como si tuvieras algo contra dos panes de sándwiches —Un solo pan es suficiente —bajo la mirada a su regazo, una mano en el volante y la otra cubierta de condimentos. Mirando hacia arriba, suspiró—. ¿Cogiste todas las servilletas? Lo mire tímidamente. —Tal vez, pero te salve…la mitad de una — excavando dentro de mi maleta, saque una servilleta y la partí en dos. Luego limpié su mano, no tan cuidadosa como él había sido la noche en la cocina. Puede que haya frotado su piel crudamente. Arrebatándole la bolsa fuera de su regazo, saque el otro pan moviéndolo cerca de su boca. —Alex —dijo inclinándose hacia la ventana, evadiendo al segundo pan peligroso—. Vamos. —Cómetelo —ordene, sosteniéndolo con las dos manos, haciendo un baile en el aire—. Te lo está pidiendo “cómeme”. Él alzó una ceja. —Pervertido —murmuré.


156 Página

Aiden presionó sus labios juntos pero cuando me vio a mí y el pan danzarín, estalló en carcajadas. —Está bien. Dame el pan. Sonriendo lo mire comerse el pan, y luego saque la pequeña orden de papas fritas —¿Quieres una? Sorprendentemente, él no las rechazó. Pero luego de que la comida se terminara y ninguno de los dos pudiera encontrar algo que remotamente valiera la pena en la radio, comencé a ponerme nerviosa. Cuatro horas después, encontramos una tienda convincente, unas millas más allá de Des Moines, llenamos el tanque y nos abastecimos de lo que parecía comida para hámster. Considerando mi última experiencia en una tienda con Hades, permanecí en el carro y pedí unos doritos, pero aparentemente los nachos de queso no eran comida apropiada en el Inframundo. —¿Quieres manejar? Negué mientras me abrochaba el cinturón. —Si estuviera conduciendo liquidaría a una familia de cuatro personas. —¿Qué? —Él rió. —Solo he conducido un auto, como, una vez. Y era un insecto comparado con esta cosa. Quiero decir, sé conducir, pero no creo que me quieras ver manejando en la interestatal. Aiden alcanzó mi mano y la envolvió entre las suyas. —Cuando todo esto termine te llevaré a conducir a máxima velocidad. Estarás conduciendo uno de esos camiones de allá. Me reí mientras ponía los ojos en blanco. —Puede que quieras añadir un pequeño pueblo a la lista de víctimas. —Lo harás bien, más que bien —dijo mientras deslizaba el Hummer entre dos camiones—. Lo que sea que te propongas, tendrás éxito en ello. Así que no te preocupes. Inclinando mi cabeza hacia atrás contra el asiento de cuero, sonreí. — Tú siempre dices lo correcto. Las cejas de Aiden se arrugaron. —No, no lo creo. —Lo haces —dije tranquilamente, apretando su mano—. Ni siquiera lo piensas, simplemente es algo natural para ti. Dos puntos en sus mejillas se enrojecieron, y lo encontré increíblemente tierno. Así que me incliné sobre la consola central y besé una de sus mejillas enrojecidas. Me volví a reclinar, sonriendo ante la mirada perpleja que me envió.


157 Página

El resto del viaje transcurrió sin incidentes, y me quedé dormida alrededor de a una hora de distancia de Stull. Al principio no me di cuenta de que estaba soñando. Todo estaba brumoso, como si estuviera mirando a través de un tubo lleno de niebla. Mientras se aclaraba y comenzaba a vislumbrar imágenes, pensé que el cuarto circular y las paredes de arenisca lucían vagamente familiares. Pero no fue el lugar lo que capturó mi atención. Fue lo que había en el piso. Apolo estaba sobre sus rodillas, sus manos estaban extendidas y no estaba solo. Aiden estaba ahí, dándome la espalda mientras el sostenía algo —alguien— contra su pecho, su cuerpo se inclinó sobre la forma inmóvil mientras se mecía hacia atrás y hacia adelante, sus amplios hombros temblando. Había otra persona en la habitación pero su forma y su imagen eran demasiado brumosas para distinguirlo. La inquietud se deslizó a través de mí como una turbia niebla, centrándome en Aiden, traté de llegar a él. Lo llamé, pero no tenía voz. La ansiedad creció y me sentí fría -demasiado fría-. Algo no estaba bien. Sentía como si estuviera ahí pero separada, como si estuviera viendo lo que sucedía desde una gran distancia. Aiden estaba diciendo algo, pero era muy bajo y no alcanzaba a escuchar. Lo único que oí fue la respuesta de Apolo. —Lo siento. Sin previo aviso, Aiden se enderezo y echó su cabeza atrás soltando un grito lleno de furia y dolor. Me desperté sobresaltada escuchando el bajo sonido de la voz de Aiden cantando la canción de The Maine “Saving Grace”, golpeando mis rodillas contra el tablero del carro. —¿Estas bien? —preguntó. Respirando profundamente, asentí mientras empujaba mechones de pelo lejos de mi cara. Mi corazón martillaba contra mi pecho. Yo había visto el cuerpo sin vida que Aiden estaba sosteniendo y entendí ese grito que había salido desde el fondo de su alma. Había sido yo a quien sostenía en sus brazos. Me deje caer contra el asiento, mirando por la ventana. Había sido un sueño, solo un sueño. ¿Y acaso debería estar sorprendida por estar teniendo ese tipo de sueños? Todo ese estrés y la locura que estaba pasando tenía que fomentar ese tipo de pesadillas, pero…


158 Página

Había algo acerca del sueño que lo hacía difícil de olvidar, que dejaba un profundo escalofrío en mis huesos. Me costó mucho alejar el sueño de mis pensamientos. Recostándome contra el asiento, miré a Aiden a través de mis pestañas, imaginando que nos íbamos a otro lugar —cualquier otro menos un maldito cementerio. Como si estuviéramos yendo a Disney World. Vale, tal vez no. Más bien a una playa, para un soleado y romántico fin de semana. Y casi podía verlo. Saborearlo. Nosotros siendo normales, viviendo entre mortales, como habíamos hablado, teniendo un futuro donde no estuviéramos haciendo cosas locas como estas, donde no estuviera conectada a un psicótico Seth. Tendríamos una casa, porque no puedo imaginarme a Aiden viviendo en un apartamento o una casa de pueblo. El querría espacio —un patio— y aunque un perro estaba fuera de la cuestión debido al poder que tenían los daimons con los animales, ese era mi futuro perfecto, así que tendríamos un Labrador que corriera a lo largo de la cerca. Y yo tendría un gato que se enroscaría en mi regazo, un gordo gato atigrado que se comería los panes sobrantes de Aiden. Tendríamos una terraza en la cual nos sentaríamos para ver el atardecer. Aiden leería un comic o algún aburrido libro de historia en latín, y yo haría todo lo que estuviera en mi poder para distraerlo. Yo podría tener un futuro como ese. —¿En qué estás pensando? —la tranquila voz de Aiden me sobresaltó. —¿Cómo sabías que estaba despierta? Hubo una pausa. —Solo lo hice. Así que dime… Sintiéndome un poco tonta, le conté acerca de mi futuro de fantasía. Aiden no se rió. No se burló o preguntó acerca de por qué un gato estaría comiendo sándwiches. Él me miró, me miró por tanto tiempo que comencé a preocuparme de que nos íbamos a estrellar. Entonces miró hacia otro lado, un músculo saltando en su mandíbula. —¿Qué? —pregunté, deslizándome en el asiento—. ¿TMI? —No. —Esa sola palabra sonó ronca —Entonces ¿qué? Los ojos de Aiden estaban luminosos y brillantes cuando se encontraron con los míos; radiantes y fuertes como las dagas de titanio que llevábamos. —Solamente que te amo.


Diecinueve Traducido por Arcangel Corregido por Esperanza.nino

22

TOC: Siglas para Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Página

159

K

ansas era... llano y verde. Tan lejos como el ojo podía ver, no había nada más que campos llanos con hierba amarillenta y altos juncos. A lo lejos, el horizonte parecía reunirse con la tierra, de un gris azulado muy oscuro y siniestro mientras la noche se acercaba, cubriendo la hierba alta de color marrón y las flores silvestres blancas. "Tierra de la pradera", de acuerdo a la improvisada lección de historia de Aiden, pero lo que capté fue que estábamos conduciendo directamente al Tornado Alley. Teniendo en cuenta todas las cosas, probablemente no era el mejor lugar para estar, especialmente cuando tenía una vista completa de alguna de las más recientes destrucciones causada por los dioses bipolares. Ciudades enteras arrasadas. Campos y calles llenas de escombros. Las consecuencias de tantas vidas arrancadas, y sabiendo que tenía algo que ver conmigo: la respuesta a mi incapacidad inicial para combatir la influencia de Seth. Resultaba difícil ver más allá de eso, pero sabía que no podía ahogarme en la culpa ahora mismo o analizar el sueño que acababa de tener como si estuviera desarrollando un caso loco del TOC22. Necesitaba mi A-game. Estábamos demasiado cerca de Cementerio Stull. Nerviosa energía zumbaba a través de los dos. Incluso con la guía de Apolo sobre las puertas y el Inframundo, ninguno de nosotros realmente sabía lo que íbamos a enfrentar. Una diez kilómetros al oeste de Lawrence, nos encontramos con la pequeña ciudad no incorporada de Stull. Me senté más erguida, mis ojos pegados a la ventana.


160 Página

Al anochecer, la calle principal, que parecía ser la única calle, estaba completamente abandonada. Ninguno de los negocios estaba abierto. La gente no se paseaba por las aceras. No había nada. Hombre, definitivamente estábamos en la zona rural de Kansas. —Muy espeluznante —susurré. —¿Qué? —No hay ni un alma en la calle —Me estremecí completamente. —Tal vez están todas en el cementerio —Cuando le lancé una sucia mirada, se rió—. Alex, estamos a punto de entrar al inframundo. Una ciudad aparentemente vacía no asusta demasiado. Llegamos a una parada de tres vías y Aiden giró a la derecha. —Sabes, Luke estaba diciendo que sólo hay como veinte personas que viven aquí y que se cree que no son de la Tierra —dije, mirando a Aiden—. ¿Crees que son dioses? —Podría ser. Quizás Stull es su casa de verano. Miré de nuevo a las bajas casas de aspecto antiguo. —Un lugar de vacaciones bastante extraño, pero bueno, los dioses son extraños. —Eso es lo que son —Aiden se inclinó hacia el volante, entrecerrando los ojos—. Ahí está. Siguiendo su mirada, sofoqué un grito ahogado. Una docena de metros bajando por la calle, a la derecha, estaba el Cementerio Stull. No era una entrada al infierno, pero si al Inframundo. Y con el sol ocultándose y la oscuridad creciendo, era espeluznante como el infierno. —Espero que nadie intente echarnos —murmuré, mientras Aiden guiaba el Hummer a través de la estrecha entrada de la cerca de alambre. Estábamos planeando dejar el Hummer en el interior del cementerio. No estaría allí mucho tiempo, el tiempo en el mundo terrenal transcurre diferente. Horas eran medio segundos aquí. Días serían minutos. Semanas serían horas. —Por alguna razón, no creo que tengamos algún problema. —Aiden estacionó el auto a un lado y apagó el motor. Las luces se apagaron. Mirando las lapidas, me estremecí. —¿Vas a salir? —Aiden ya había abierto su puerta. Una bola de cardos rodó por un camino que había conocido mejores días y mis ojos se agrandaron mientras lo seguía hasta que se detuvo en la cerca. —¿Tengo que hacerlo?


23

La Noche de los Muertos Vivientes: Película de terror estrenada en 1968, en la que un grupo de

personas se encierra en una granja cuando empiezan a aparecer zombis (muertos vivientes).

161 Página

Aiden se rió entre dientes mientras cerraba la puerta y desaparecía por la parte trasera del Hummer. No queriendo recrear una escena de La Noche de los Muertos Vivientes23, me bajé y lo seguí rápidamente. Lo encontré deslizando sus brazos por las correas de la pesada mochila. Para cuando cerró el auto y activó el sistema de seguridad —¿quién diablos se iba a robar el coche aquí? — el cementerio se había sumido en sombras oscuras. Densas nubes, oscuras como petróleo, bloquearon la luna, pero mis ojos se adaptaron rápidamente y casi deseaba que no lo hubieran hecho. Sacando la maleza ondulante y la hierba de la pradera que la cubría eran menos de un centenar de tumbas. Dispersos entre las tumbas más recientes estaban las antiguas cuyas inscripciones habían desaparecido hace mucho tiempo. Algunas eran cuadradas, mientras que otras me recordaron a mini Monumentos de Washington, y unas pocas eran viejas cruces muy inclinadas hacia un lado u otro. En la misma cúspide del cementerio había una base de piedra desmenuzada rodeada por unos árboles. Dos montones de ladrillos de arena marcados donde la iglesia una vez estuvo, antes de que los dioses la hubieran tirado abajo debido al inoportuno show a medianoche de Hades. El camino no era más que un sendero de tierra de un pie de ancho, y estaba casi un cien por ciento positiva que estaba paseando en tumbas sin nombre. —Dios, odio los cementerios. Aiden puso una mano en mi espalda. —Los muertos no pueden hacerte daño. —A menos que sean zombies. —Dudo que haya algún zombi cerca de aquí. Resoplé, golpeando el botón de la hoja curva. Se extendió, un extremo era una punta afilada y el otro una hoz. —Uno nunca puede estar completamente seguro. Aiden negó, pero siguió caminando por el estrecho sendero. Finalmente, el pasillo se desvaneció, invadido por las malezas arbustivas y la hierba que picaban mis piernas. Una sensación punzante pasó a través de mi cuello y mi espalda mientras nos acercábamos a los cimientos de la


24

Yeppers peppers: Son dos palabras sinsentido que se usan para corroborar una afirmación.

162 Página

iglesia. Quería mirar detrás de mí, pero realmente esperaba encontrar una multitud de zombies come-cerebros de pie allí. Me acerqué alrededor de una lápida de aspecto solitario y di un paso cerca de Aiden. Estábamos a no más de un pie de distancia de la piedra triturada. Aiden enderezó las correas de la mochila mientras inclinaba la cabeza hacia un lado. —Por lo tanto, ¿ves algo… Repentinamente, el viento cesó. Como, por completo. Una quietud antinatural impregnaba el aire, levantando los vellos de mi nuca. Bajo el térmico negro, pequeños bultitos rozaron mi carne. Un rancio y almizclado olor se filtraba de la nada. Dejé salir un respiro entrecortado y una pequeña y espumosa nube blanca se formó. —Está bien —susurré, apretando mi agarre en la hoja—. No es normal. El aliento de Aiden permanecía en el aire, también. Manteniendo una mano entre nosotros, él asintió hacia la espesa arboleda amontonada cerca de los restos de la iglesia. Dos sombras oscuras estaban a unos metros, casi indistinguibles entre el follaje. Mis músculos se tensaron. ¿Guardias? ¿Fantasmas? No estaba segura de qué era peor. —Hora del show—dijo Aiden, en silencio deslizando la mochila fuera. La colocó cerca de una pequeña cruz de piedra. Asentí. —Yeppers peppers24. Las dos figuras flotaban hacia adelante. Estaban encapuchadas y sin forma, y me di cuenta de que sus pies —si es que tenían pies, ya que flotaban en el aire— no tocaban el suelo. Sus túnicas de color rojo oscuro se arrastraban una pulgada por encima de la hierba. Lentamente, sus brazos se levantaron y el material retrocedió. Un crujido extraño seguido del movimiento. Delgados, pálidos y blancos dedos alcanzaron las capuchas, echándolas hacia atrás. Oh... oh, vaya. Bajo las capuchas no eran más que huesos. Huesos blancos, pálidos y vacíos; con una inmensa negrura donde deberían estar las cuencas de los ojos y la nariz. Las bocas... las mandíbulas dependían de conexiones sueltas, por lo que las bocas se abrían por completo. No había piel, ninguna carne o pelo. Eran esqueletos; flotantes y monstruosos esqueletos.


163 Página

No tan aterrador o peligroso como lo zombis, pero aun así, eran escalofriantes. Me quedé mirándolos, con ganas de mirar a otro lado pero no pude. Fue espeluznante... sus ojos. No eran más que agujeros, pero cuanto más me miraban, algo... algo se movía en el interior ellos, pequeñitos, pequeños puntos de luz parpadeante. Mis dedos se aflojaron alrededor de la hoja curva. —Yo podría... estallarlos con akasha. —Tu idea ha sido analizada y se descarta. —Oh, vamos. —Usar akasha te cansaría demasiado ¿no? —dijo sin alterarse, con sus ojos fijos en las cosas—. ¿Por qué no usarlo para algo más que un saco de huesos? —Oh. Buen punto. Esos "sacos de huesos" se metieron dentro de sus ropas al mismo tiempo. Arqueé una ceja. —Espero que no vengan hacia nosotros. Realmente no quiero ver a un esqueleto pe… Y entonces aparecieron dos asas gruesas y brillantes. Me pregunté si iban a tirar de las asas hacia nosotros, admití que estaba bastante decepcionada por los guardias. No es de extrañar que los mortales hubieran descubierto la entrada cuando todo lo que se interponía entre ellos y el portal eran dos decoraciones de Halloween caminando. —Alex —murmuró Aiden. Mi barbilla se alzó, mientras que chispas volaban de las asas, brillantes e intensas en la oscuridad. El fuego se extendió rápidamente, de color rojo vivo y potente, cada uno tomando forma de una larga y letal hoja. —¿Qué demon...? —Mis ojos se abrieron. Volaron hacia nosotros, sus huesos sacudiéndose y golpeándose en un espantoso coro. Aiden pasó por debajo de la primera hoja ardiente. Girando alrededor limpiamente, plantó un pie en la parte trasera de un esqueleto. El otro se abalanzó hacia mí, deslizando la hoja tan cerca de mi cuello que sentí el calor. Lanzándome a un lado, levanté la hoja curva en un amplio arco. La afilada y mortífera hoja cortó la túnica y el hueso. En un destello de luz, la espada se apagó y los huesos colapsaron en un montón humeante. Dando un paso atrás, vi que sucedía lo mismo con el oponente de Aiden. La espada de fuego desapareció, y luego no quedaban nada más que huesos y jirones de humo.


164 Página

Esperé a que volvieran e hicieran algo, tal vez incluso algo un poco entretenido, pero nada. Bajando la hoja curva, Fruncí el ceño. —Eso fue muy, muy, muy fácil. Aiden se dirigió hacia mí, sus ojos escaneando el paisaje. —Quédate cerca, porque tengo la sensación de que estaban destinados a distraernos. Un gruñido bajo ondeó a través de el cementerio silencioso y mi estómago se cayó hasta miss pies. Juntos, Aiden y yo nos volvimos. No sé quién reaccionó primero. Si fue la maldición explosiva de Aiden, o mi gemido, no importaba. Agachado en los escombros de la iglesia estaba un grande, malo, marcado con el aspecto de un perro del infierno. La piedra se desmoronó bajo las carnosas patas del tamaño de las manos de Aiden. Garras, tan afiladas como las cuchillas que sosteníamos, brillaban como ónix. El cuerpo era enorme, del tamaño de uno de esos coches trampa mortal de eficiencia energética, pero las cabezas... aquellas fueron tres de las cosas más grandes y más feas que alguna vez había visto. Fue como tomar una rata mutante y mezclarlo con un pitbull. Y los dientes... pertenecían a la boca de un tiburón blanco; blancos, húmedos y muy, muy fuertes. Baba espumosa se formaba bajo las encías rosadas que goteaba sobre el suelo, donde la tierra se quemaba como si entrara en contacto con ácido. Seis ojos amarillos macabros se asentaron en nosotros. —Maldición —murmuré, cayendo de cuclillas—. No cortar las cabezas. Son los corazones los que necesitamos golpear. —Lo tengo —Aiden giró el puñal en su mano, como un tipo duro total. —Se acabó el espectáculo. Aiden sonrió. —Me pregunto ¿cómo se llama este? Las orejas del perro del infierno se crisparon mientras el enorme cuerpo se preparaba para el ataque. Deslicé mi mano hasta la mitad de la espada, sintiendo mi corazón latir y la adrenalina golpear a mi sistema poniéndolo a toda marcha. En la boca de mi estómago, el lazo comenzó a desmoronarse. Tragué saliva. —Vamos a llamar a este... Toto. Tres bocas se abrieron en un gruñido que envió un escalofrío por mi espalda, y una ola caliente, del fétido aliento chocó contra nosotros. La bilis quemó la parte posterior de la garganta.


165 Página

—Supongo que no le gusta el nombre —le dije, moviéndome lentamente hacia la derecha. El poderoso cuerpo de Aiden se tensó. —Aquí, Toto... —Una cabeza giró en su dirección—. Ese es un buen Toto. Me deslicé alrededor de la antigua cruz, merodeando sobre el perro del infierno de la derecha. La cabeza media y la izquierda se centraron en mí, chasqueando y gruñendo. Aiden chasqueó la lengua. —Vamos, Toto, estoy muy sabroso. Casi me reí, pero la maldita cosa se tambaleó fuera de la pila de escombros, aterrizando entre nosotros. El suelo se estremeció por el impacto. Detrás de nosotros, algunas lápidas temblaron y se cayeron. Por un momento, parecía que Toto venía directamente hacia mí, pero en el último segundo, se abalanzó sobre Aiden. Cogido por sorpresa, Aiden retrocedió un paso y su pie se enganchó en un fragmento de piedra. Mi corazón saltó a mi garganta cuando giré hacia ellos, tirando de mi mano libre. Hubo una chispa, un fuerte olor a ozono quemado, y luego una bola de fuego salió disparada hacia delante, más violeta que roja, antinatural y consumidora. Golpeó contra el vientre del perro del infierno. Toto se echó hacia atrás, sacudiendo sus tres cabezas, casi tan afectado como si una abeja hubiera picado su pata. Bueno, aparentemente el elemento fuego no le hacía daño. Era bueno saberlo. Luego Toto dejó el suelo, lanzándose por los aires. Sólo hubo un segundo, antes de que se estrellara sobre mí. Golpeé el suelo, encogiéndome por dentro porque estaba segura de que estaba encima de una tumba, y rodé, empujando la punta de la hoz arriba. Golpeé el estómago, errándole al corazón por una milla. —Maldición. —Tirando de la hoja libre, me puse de espaldas. Las garras de Toto se clavaron en la tierra entre mis piernas separadas, girando alrededor tan rápido que dejó a mi cabeza dando vueltas. Tiré hacia atrás, pero el perro del infierno era enorme. Aliento podrido sopló mi cabello hacia atrás. Baba ácida goteaba, salpicando mi hombro. Ropa quemada, y el dolor al rojo vivo quemaba mi piel. El pánico estaba como viento helado en mis venas. El grito ronco de Aiden pronunciando mi nombre fue advertencia suficiente. Al diablo con esto.


166 Página

Tocando el lazo, sentí que cobraba vida, lo que desató en un bajo zumbido constante que corrió a través de mí. Las marcas del Apollyon sangraron a través de mi piel, transformándose en signos. Algo brilló en los ojos del perro del infierno, como si pudiera ver las marcas y comprendiera de qué se trataba. Toto gruñó. Las tres cabezas rompieron sobre mí con la precisión y letalidad de una cobra real. Empujando mi mano, mis dedos se clavaron en el pelo grueso enmarañado. El poder supremo corrió por mi brazo. Luz azul crujió. Sin previo aviso, las cabezas de Toto rompieron de nuevo en un aullido. El gran cuerpo se tensó, y luego se estremeció. Se dejó caer a un lado, con las piernas retorciéndose. La punta de la hoz sobresalía de su pecho, cubierta en una mancha de oscuridad. Un momento después, Toto era nada más que un montón de brillante polvo azul. Aturdida, miré hacia arriba mientras el akasha se acomodaba en el lazo, sin usar. Aiden se paró sobre mí, sus piernas muy extendidas y sus hombros hacia atrás, el pelo oscuro cayendo en un desorden complicado, ojos del color del acero con la misma intensidad. Poder, poder natural proveniente de años de dedicación, irradiaba de él. Era un hombre alto, de inminente fuerza a tener en cuenta, y allí estaba yo, el Apollyon, tirada sobre mi trasero mientras él se destacaba. Era un guerrero, y yo estaba impresionada. Aiden extendió su brazo. —¿Estás bien? —Sí —dije con voz ronca, colocando mi mano en la suya. Cuidadosamente, me ayudó a pararme—. Gracias. —No— Agarrando ambos lados de su cara, lo besé. Largo. Profundo. Fuerte. Cuando me retiré, sus ojos eran pozos de plata. —Sólo di eres bienvenida. No es difícil. Dilo. Por el momento más largo Aiden no dijo nada y entonces—: Eres bienvenida. Mis labios se separaron en una amplia sonrisa. —Eso no fue difícil, ¿verdad? La mirada de Aiden se deslizó por mi cara y luego bajó. Aspiró una bocanada de aire. —Estás herida. —No es nada —esquivé la mano que buscó mi hombro. La quemadura ya se había entumecido—. Estoy bien. Es solo baba del perrito. No te


Página

167

acerques demasiado, huelo a perro del infierno húmedo. Estoy realmente… —Lexie. El nombre —el sonido de la voz— no era de Aiden, pero lo reconocí en mi corazón y en mi alma. No podía ser, pero lo era. Mi respiración se detuvo. Mis piernas se sentían débiles cuando le di la espalda a un aparentemente conmocionado Aiden. Mi corazón, mi corazón ya conocía la fuente de esa maravillosa, suave y hermosa voz. Retrocedí un pasó, repentinamente inundada de una emoción que oprimía mi pecho y me robaba el aliento. La confusión siguió mientras negaba. Las lágrimas surgieron de mis ojos. Mi pecho se abrió, porque esto no podía ser real. —¿Mamá?


Veinte

168

lla no se veía como la recordaba. Cuando la había visto por última vez —cuando la maté— ella era un daimon, con agujeros oscuros donde sus ojos deberían haber estado y una boca llena de dientes afilados, con la piel tan pálida y traslucida que se le veían las venas. Esa imagen había empañado mis recuerdos de ella. Algo de lo que había estado muy avergonzada para realmente profundizarlo. El hecho de no poder recordar como era de hermosa me horrorizaba, pero ella… Ella era hermosa ahora. Cabello castaño oscuro caía sobre sus hombros, enmarcando su rostro ovalado. Su piel era ligeramente más oscura que la mía, de un oliva natural. Se parecía a mí, pero mejor —más refinada y hermosa— y sus ojos eran de un brillante, color esmeralda. Incluso en la oscuridad podía verlos, estaba atraída por el calor en ellos. Me tambalee dando un paso adelante, librándome del agarre de Aiden. —¿Mamá? —Bebé —dijo, y un pedazo de mi mundo destrozado respondió a su voz—. No deberías estar aquí. No puedes estar aquí. No me interesaba el “aquí” o lo que sea. Lo único que importaba era que era mi mama, y yo la necesitaba, necesitaba sentir uno de sus abrazos, porque hacían que todo fuera mucho mejor y había estado necesitando uno por tanto, tanto tiempo. Tropecé por la pendiente, dejando caer la hoja curva en la maleza espinosa. —Mamá. Mami… —Alex —grito Aiden, su voz dolida. Y no podía entender por qué. Él debería estar feliz por mí. Por conseguir ver a mi mamá otra vez, algo que yo secretamente esperaba que ocurriera mientras nosotros estábamos en el Inframundo, así que verla tan pronto, antes de que incluso atravesáramos las puertas, era tan…

Página

E

Traducido por Jeyly Carstairs Corregido por Esperanza.nino


169 Página

Entonces recordé la advertencia de Apolo. Habría espíritus, ¿pero mi mamá? Me detuve en seco, de pie a unos metros de ella. Eso… eso era demasiado cruel, hasta para los dioses. Ella inclinó su cabeza hacia un lado, una pequeña y muy triste sonrisa formándose en sus labios. —No deberías estar aquí. Aléjate antes de que sea demasiado tarde. Parpadee, incapaz de moverme. ¿Era realmente ella? ¿O era algún tipo de táctica? Con el corazón acelerado, abrí mi boca repentinamente seca, pero entonces su forma parpadeó, al igual que la de Caleb en la celda. Ella era una sombra —por lo que no habría abrazos— ¿pero era ella? Aiden llego a la colina detrás de mí, parándose antes llegar a mi lado. —Alex, es… —No lo digas —Sacudí mi cabeza, porque no podía lidiar con esto ahora mismo. Lo intentaba y estaba fallando en ver esto objetivamente—. Por favor, no lo digas. La forma de mi mamá parpadeó de nuevo. —Tienes que volver. Deja este lugar antes de que sea demasiado tarde. No puedes ir allí. Nunca volverías. Mi garganta trabajó para soltar un sollozo. Baje mi barbilla, cerrando mis ojos. Era ella, pero… no lo era. Déja vu, pensé con amargura. Casi podía verlo; mi mamá y yo de pie, yo sosteniendo el arma apuntando directamente a ella, mi brazo temblando, incapaz de hacer lo que necesitaba hacerse. Y podríamos haber muerto en ese momento o en el transcurso del tiempo en Gatlinburg. Caleb podría haber muerto entonces, en lugar de meses más tarde, dentro de la falsa seguridad del Covenant. Yo había fallado entonces y estaba a punto de fallar de nuevo. Y esta vez, ¿seria Aiden quien moriría a causa de mi incapacidad para ver más allá de lo que era verdad? Esta no era mi mamá. Esto era solo una guardia para impedirnos alcanzar las puertas. Con mi pecho apretándose, levanté mis húmedas pestañas. —Tú no eres mi mamá —dije, mi voz ronca. Sus delicadas cejas se fruncieron y sacudió ligeramente su cabeza. — Bebé, no hagas esto. Cualquiera que sea la razón por la que piensas que tienes que hacerlo, no lo hagas. Aléjate, antes de perderlo todo. De alguna manera sentí que ya lo había perdido todo.


170 Página

Aiden puso su mano en mi espalda y saqué fuerzas de ese simple gesto. Aspiré profundamente y expiré lentamente. —Esto no va a funcionar. Tú no eres mi mamá. Así que… no sé. Ve a hacer lo que se supone que debes hacer. Un suspiro de exasperación, tan parecido al de mi mamá, vino de ella. Por un momento, dude de mí. Tal vez era ella y yo estaba haciendo una tremenda tonta de mi misma. Pero entonces ella cambió. Una cara pálida, venas que se deslizaban bajo su piel —que parecía papel— como serpientes bebés. Sus ojos estaban hundidos, pozos negros, y cuando abrió la boca, dientes afilados como cuchillas la llenaban. —¿Es esto mejor? —preguntó con esa dulce voz de ella. —Dioses —susurre, horrorizada—. Eso es tan malo. Sus labios formaron una sonrisa torcida. —Vas a tener que pasar a través de mí, y bebém nosotras sabemos que no tienes eso en ti para hacerlo de nuevo. Mi estómago se hundió con la comprensión. —Mierda… Aiden se paró delante mío. Lo vi levantar la daga y yo sabía que él iba a hacer esto, hacerse cargo de esto por mí y por mucho que me gustaba eso y realmente deseaba que lo hiciera, no podía. Puse mi mano sobre su brazo, aquietándolo. —Yo… yo tengo esto. La fría risa de mi madre fue como una onda de choque. —¿Estás segura? —preguntó Aiden. El juego severo de su mandíbula me decía que no quería escuchar, pero cuando asentí, retrocedió y me entregó la hoja curva que había dejado caer. Sentí frio cuando mis dedos se cerraron alrededor de la empuñadura. Odiaba el sutil temblor en mi brazo y el gran peso del arma. Por encima de todo, odiaba lo que tenía que hacer. Mamá me miró con curiosidad. —Ay, bebé, ¿realmente quieres hacer esto? —Ella dio un paso directamente a través de los escombros, deteniéndose frente a mí. Se rió otra vez—. ¿Matar a tu madre dos veces? Espera. En realidad serían tres veces. —Cállate —gruñó Aiden. Pero esta cosa —lo que fuera— estaba en una buena racha. —Ella murió, por lo menos en todos los sentidos que importa, en Miami. Y eso fue para mantenerte a salvo. Por lo tanto, eso era también tu culpa. Tres es un encanto, ¿verdad? ¿Y crees que puedes hacerlo? ¿Y qué? Eso no significa nada. Tú no has visto nada todavía.


171 Página

La parte posterior de mi garganta quemaba cuando di otro tambaleante paso hacia delante, levantando mi brazo. —Tú no traes nada más que muerte a los que te rodean —continúo ella —. Nunca deberías haber nacido, porque matas a tus seres queridos, de una u otra manera. Esas palabras cavaron profundo, clavándose en las profundidades de mi corazón. Sin decir una palabra, porque sabía que no importaba, llevé la hoja hacia abajo. Barrí limpiamente a través de ella. Hubo un destello de luz opaca, y luego su forma se desvaneció como si no fuera nada más que humo y espejos. En cuestión de segundos, fue como si nunca hubiera estado allí, y solo las crueles, castigadoras palabras quedaron. —Bueno —dije un poco insegura—. No puede ponerse peor que eso. Y lo hizo… en un segundo. Dos formas aparecieron más allá de los cimientos rotos, tomando forma rápidamente. Sin tener idea de qué o a quién la puerta iba a lanzar sobre nosotros ahora, me quedé junto a Aiden y esperamos mientras las sombras fantasmales se convertían en dos personas. Aiden contuvo el aliento y se irguió. No me di cuenta del significado al principio. Las dos sombras eran desconocidas para mí, un hombre y una mujer. Ambos eran altos y de aspecto elegante, llevaban un aire de puros. La mujer tenía un ligero, pelo rizado del color de la seda del maíz hilado y el hombre era de cabello oscuro con unos ojos plateados sorprendentemente familiares… Los había visto antes… en un marco de una foto en una habitación en la casa de Aiden; en casa de sus padres. El hombre y la mujer eran su padre y madre. —Oh, dioses —dije en voz baja, bajando la hoja curva. Al ver a los padres de Aiden —la aparición de nuestro seres queridos fallecidos— de repente tenía sentido. No era una pelea física lo que custodiaba las puertas, no como los guardias y perros del infierno. Esto era a un grado emocional y mental, una táctica diferente para conseguir que retrocediéramos, porque si no lo hacíamos, nosotros tendríamos que enfrentar lo impensable. Aiden no dijo nada mientras los miraba. Nunca lo había visto tan quieto, ni siquiera después de la primera vez que me vio limpia, después de que lo golpeara en la cara y luego le diera un beso. O incluso cuando las furias atacaron el consejo, o después de que se dio cuenta que había matado a


172 Página

un puro. Ni siquiera cuando se había mantenido encima de mi cama, esperando a que me despertara después de que Linard me hubiera apuñalado. Nunca había visto a un Aiden como este; su cara completamente desprovista de emociones, pero sus ojos agitados en gris y plata. Tensión irradiaba de cada uno de sus trabados miembros. Tras ser testigo de lo que yo había pasado, él sabía que esto no iba a ser bueno. Y quería detenerlo antes de que incluso iniciara el dolor brutal, las palabras hirientes que lanzaran abrirían viejas heridas que sobraban. Pero cuando me acerqué, él regresó a la vida. —No lo hagas —dijo, con la voz ronca—. Quiero escuchar esto. Lo miré como si estuviera loco. —Por supuesto que sí —dijo el padre de Aiden—. Mi hijo no es ningún cobarde. Tonto, pero no cobarde. Me sacudí hacia el sonido de su voz. No podía creer lo mucho que sonaba como Aiden. La sonrisa de su madre parecía lo suficientemente cálida. —Hijo mío, no quieres hacer esto. Las respuestas que buscas no existen donde deseas pisar. —Tengo que hacerlo —respondió Aiden fríamente. Su padre alzó su barbilla. —No. Lo que tienes que hacer, lo que debes hacer, es dar la vuelta y salir de este lugar. —Cuando Aiden no respondió, su padre flotó más cerca y su voz era severa, implacable. —Tienes que hacer lo correcto, Aiden. Nosotros te enseñamos a hacer siempre lo correcto. Aiden asintió con rigidez. —Lo hicieron, y es por eso que tengo que hacer esto. Los ojos del hombre se estrecharon y yo sabía que estaba a punto de presenciar un drama familiar épico. —Lo correcto hubiera sido que tomaras tu lugar en el Concejo, como te criamos para hacerlo. Oh no… Un musculo saltó en la mandíbula de Aiden. —¿Crees que puedes lograr algo como un Centinela? — preguntó su padre, y yo me pregunté si él había sido así en la vida real. Frío, disciplinado. ¿Era de ahí de donde venía el rígido control de Aiden? Pero Aiden nunca había dejado que ese fuera el caso.


173 Página

Su padre no había terminado. —Estas desperdiciando tu vida y ¿para qué? ¿Un sentimiento de venganza? ¿Justicia? ¿Eludes tus deberes mientras que el puesto de nuestra familia permanece vacío? —Tú no entiendes —dijo Aiden—. Y… nada de eso importa ahora. El cambio que se apodero de su madre era nada menos que espectacular. Se fue la calidez y elegancia. —Tú nos avergüenzas Aiden. Nos avergüenzas. Parpadee. —Espera un segundo… —Tú no tienes control —Disgusto goteaba de la voz de su padre—. Nosotros te enseñamos a nunca tomar ventaja de los que están bajo tu cargo. Mira lo que has hecho. La madre chasqueó su lengua. —Corres el riesgo, sabiendo que podría ser dañada debido a su falta de control. ¿Cómo puedes ser tan irresponsable? ¿Cómo pudiste hacerle esto a alguien a quien dices amar? Mi boca se abrió. —Oh, ahora es no… —No puedes protegerla. —Su padre hizo un gesto hacia mí—. No pudiste protegernos. Eres un fracaso. Solo que todavía no lo ves, pero solo seguirás avanzando hacia delante hasta que no puedas seguir. Su madre asintió. —Estoy sorprendida que Deacon ha llegado tan lejos. Pero de nuevo, mira a mi bebé, un borracho y un adicto, todo antes de los dieciocho años. Estoy tan orgullosa. Me giré hacia Aiden y le supliqué. —¡No necesitas escuchar esto! Puedes detenerlo. Ella sonrió con frialdad, continuando como si ni siquiera hubiera hablado. —Y ella, mira lo que le hiciste. Colocarla en el Elixir, despojándola de su voluntad. Eres menos que un hombre. —Tú, perra —le escupí, preparándome para lanzarle mi espada, al estilo ninja. —Vete ahora —dijo su padre—. Deja este lugar. O su sangre estará en tus manos. Nunca en mi vida había querido exorcizar a unos fantasmas más de lo que lo hacía en ese momento. L ira tarareaba como veneno a través de mí. —Aiden, no los escuches. Ellos no son reales. Lo que están diciendo son estupideces. Tú… —Lo que están diciendo es real. —Aiden tragó saliva, dándome una breve mirada—. Pero no lo dicen ellos. No lo entendí al principio, porque dudaba que sus padres fueran unos imbéciles tan grandes en la vida, pero me di cuenta.


174 Página

—Lo que mi madre dijo… somos nosotros. —Me volví hacia él lentamente—. Lo que ellos están diciendo ¿Es lo que tú realmente piensas? Cuando Aiden no dijo nada, creo que estaba más aterrorizada por eso que por todo lo demás que había sucedido hasta ahora. ¿Él pensaba esas terribles, horribles cosas sobre sí mismo? ¿Y cuánto tiempo había estado llevando eso con él? ¿Años? —¿Y tu hermano? —dijo su padre, sacudiendo la cabeza mientras la preocupación aparecía en su cara. Yo iba a destripar a sus padres. —Él está desprotegido en este momento —agregó su madre—. Tú deberías estar allí, no aquí, persiguiendo una tontería. Él va a morir, también, como nosotros, y será tú… —¡Basta! —rugió Aiden, lanzándose hacia delante. Yo ni siquiera había visto o sentido que el tomara la hoz de mis dedos, pero él la tenía. La hoja se arqueó por el cielo oscuro. —Te arrepentirás —dijo su madre, un segundo antes de que la hoja cortara a través de sus padres. Como mi madre, ellos se separaron en finas hebras de colores tenues y humo, y luego desaparecieron, dispersándose en el aire a su alrededor. Y al igual que con mi madre, sus palabras permanecieron. Aiden estaba de espaldas a mí. Sin decir palabra, el golpeo el disparador en la hoz y con un suave sonido de succión esta desapareció en el tubo de la empuñadura. No había peligro ahora. Habíamos superado tres protecciones: los guardias, el perro del infierno y los espíritus. Pero no podía controlar mi acelerado corazón. —¿Aiden? Sus hombros se tensaron y volvió la cabeza hacia un lado. Su perfil era sombrío, la línea de su mandíbula dura. —He pensado en esas cosas desde hace mucho tiempo. Convertirme en Centinela era lo correcto para mí, lo que quería y necesitaba, ¿pero era realmente lo correcto? No sabía cómo responder a eso. —Pero tú no estás eludiendo tus deberes o lo que sea. Tú aun estás haciendo algo muy importante, Aiden. Y un día, si tú quieres tomar tu asiento… tú podrías. —Esas palabras dolía decirlas más de lo que deberían y por una razón puramente egoísta. Si Aiden tomaba su asiento, no habría ninguna posibilidad de que nosotros estuviéramos juntos. No habría un futuro con una casa, un perro o un gato. Pero no detendría a Aiden si él sentía que tenía que tomar su asiento. Y sus padres o su voz interior podrían estar en lo cierto en algún sentido. Con


175 Página

un asiento en el Consejo, él podría hacer más respecto a cambiar las cosas, pero… Demonios, nada importaba si Seth tenía éxito. —Yo podría —dijo casi para sí mismo, y me estremecí—. Mi hermano… —No es un adicto. —Hice una pausa—. Está bien. Es un poco borracho y toma drogas, pero no es un adicto. Seth es un adicto. Un daimon es un adicto. Deacon está en la cabaña haciendo filetes marinados. Eso trajo una leve sonrisa a su rostro. —Él está a salvo. —Sí. Me miró y exhaló bruscamente. —Realmente no creo que vaya a hacer que te maten. —Es un alivio oír eso. Aiden cerró los ojos brevemente. Cuando volvieron a abrirse, eran de un gris suave. —Tengo que decir, que fue bastante agradable apagar esas malditas voces, aunque solo fuera por una vez. Dando un paso adelante, puse mi mano sobre su brazo y apreté. — ¿Estás bien? —Lo estoy —Él inclinó su cabeza, poniendo sus labios en mi frente—. Déjame tomar la bolsa y luego entramos juntos a la iglesia. ¿De acuerdo? Asentí, esperando fuera de la base. Aiden volvió con la mochila y se arrodilló. Hundiendo la mano, él sacó un oscuro material sin forma y me lo ofreció. Otro le siguió cuando tome el mío. —¿Una capa? —La deslicé por sobre mi cabeza—. ¿Dónde conseguiste dos de estos? Aiden se levantó, lanzando la mochila en su espalda. —Te sorprenderías de lo que el padre de Solos ha escondido lejos, en sus cabañas. De hecho, tomé estas cuando nosotros estábamos en Atenas. Pensé que podríamos necesitarlas. —Eres tan inteligente y organizado. Riendo, él se puso la suya y luego alargó su mano, agarrando los bordes de mi capucha. La tiró hacia arriba. —Tenemos que ocultar esa cara bonita tuya. Me sonrojé. —Lo mismo para ti. —¿Tengo una cara bonita? —Aiden subió su propia capucha, poniendo su rostro en sombras—. Me gustaría ir con atractivo en lugar de bonito.


Página

176

“Atractivo” no era una palabra lo suficientemente fuerte, pero asentí. Él extendió su mano y tomé la mía, reconfortándome con el estable y cálido apretón. —¿Estas lista? —me preguntó. —Sí. Juntos, avanzamos moviéndonos por la línea de las piedras caídas y encontramos la abertura. Juntos, pasamos a través de donde alguna vez había estado una puerta. No hubo más advertencias o guardias. Nos movíamos a través de las manchas de cemento desmoronado y malas hierbas. Esperamos. Después de unos diez segundo, una fisura de energía corrió por mi espalda. Aiden también lo sintió, porque su mano se apretó alrededor de la mía. Energía ansiosa se construía en mi estómago, formando bolas apretadas de temor e incluso un poco de expectación. Por suerte, mi visita al Inframundo sería diferente esta vez. Hacia la parte de atrás de la base, el aire onduló, recordándome al calor que sale del pavimento caliente en el verano. El velo que separaba la verdad del mundo mortal simplemente se alejó. —¿Lo ves? —le pregunté. Aiden apretó mi mano. —Sí. La puerta de hierro forjado revestida de titanio era enorme, asegurada con algo que ninguno de nosotros podía ver. En lugar de barras, había lanzas de dos puntas adornadas con imágenes de toros negros y ovejas. Cuando las dos puertas se unieron, una réplica del casco invisible fue grabada en el hierro. El olor a humedad se hizo más fuerte. Con su mano libre, Aiden empujó la puerta, abriéndola. Se volvió hacia atrás, sin hacer ruido, sin revelar nada más que oscuridad y no del tipo asociado con la noche, era un vacío negro. Un portal. Y juntos, de la mano, entramos por las puertas del Inframundo.


Veintiuno

177

uando pisamos dentro del vacío, casi creí que caeríamos de lleno en nuestras caras. Pero el suelo permaneció debajo de nuestros pies mientras continuábamos en la oscuridad, que eventualmente dio camino a una niebla tan densa como una sopa. Lanzando un vistazo sobre mi hombro, me esforcé por encontrar la puerta antes de que la niebla nos tragara enteros, pero se había ido y la niebla era aún más pesada. Agarré la mano de Aiden mientras rizos se filtraban entre nosotros, envolviéndonos como una especie diferente de capa alrededor nuestro. Ni siquiera podía ver a Aiden… o dos pies en frente mío. Una punzada de pánico se desenrolló en mi pecho. —Estoy justo aquí. —La profunda voz de Aiden partió el velo y él apretó mi mano—. Sólo sigue agarrada. Brevemente consideré usar el elemento aire para dispersar algo de la niebla, pero si la niebla se suponía que estuviera aquí, podrían ser malas noticias si de repente se levantara y desapareciera. Cuanto más nos movíamos dentro de la niebla, se hacía más desconcertante estar ciego. Y luego hubo otro sonido además de mi golpeteante corazón, una especie de sonido de arrastramiento de pies, como pies y ropas arrastrándose alrededor de nosotros, y un bajo tarareo, como un suave, interminable grito apagado de un gemido, que incluso no quería saber que era. Siguiendo el camino del brazo de Aiden, di un paso más cerca de él, tan cerca que estaba sorprendida de que no lo hice tropezar. Después de varios minutos de nada excepto una ciega caminata a través de la niebla y ese terrible arrastrar y el sonido gimiente, la niebla empezó a separarse hasta que el camino fue revelado delante de nosotros. Aspiré un aliento, incapaz de parar de agarrar su brazo. La pequeña parte del Inframundo que había visto antes no me había preparado. La

Página

C

Traducido por Dafne Corregido por Esperanza.nino


178 Página

niebla dio lugar a un cielo que era del color del sol desteñido, un cruce entre rojo y naranja. Pero desde donde podía decir, no había sol. Y todo alrededor nuestro era gente, moviéndose sin objetivos. Vestidos en sosas, andrajosas ropas, se arrastraban de aquí para allá. Muchos se quedaban en silencio; algunos gemían silenciosamente, mientras otros murmuraban debajo de su aliento desde detrás de sus propias capas, pero todos tenían sus miradas apuntando al suelo. Eran jóvenes y viejos, desde el más chico hasta el vejestorio más arrugado. Este… este lugar continuaba tan lejos como el ojo podía ver, hasta las puntas de las Montañas de las que Apolo nos había hablado. No entendía que era realmente este sitio. No era el limbo -eso lo sabía- ya que había estado allí antes. Ninguna de las almas miró hacia arriba mientras navegábamos alrededor de ellos. No había guardias en caballos, como había visto en el limbo. Parecía como si estas personas hubieran sido puestas aquí, dejándolas solas con sus antojos y aburrimiento. —¿Por qué? —pregunté en una silenciosa voz. Aiden sabía qué estaba preguntando. —La mayoría de los muertos residen aquí. —Me condujo alrededor de un grupo de tres reunidos en el barro—. Aquellos que han sido enterrados, pero no han enfrentado su juicio. Algunos de ellos habrán hecho algo en sus vidas que los hace temer su juicio. Otros están… Una mujer se movió en frente de nosotros, su mirada pegada al suelo mientras retorcía sus manos. Ella murmuraba debajo de su aliento—: ¿Dónde está mi bebé?—Una y otra vez. —Algunos están confundidos —respondí—. No saben que están muertos Aiden asintió solemnemente. Y entonces la triste mujer simplemente desapareció, como si ella hubiera caminado a través de un portal invisible, allí un momento y fuera en el siguiente. Me detuve. —¿Qué…? —Te lo explicaré, pero tenemos que seguir moviéndonos. —Aiden tiró de mí hacia delante—. Las leyendas dicen que algunas de estas almas dejan el limbo y se convierten en sombras. Vuelven al mundo mortal, y luego regresan aquí de nuevo. No creo que siquiera lo controlen. Tragué. —Son fantasmas. —Pensé que no creías en los fantasmas. —Humor adornaba su tono. Ahora era un buen momento para cambiar mi mente.


179 Página

Mientras me asomaba desde detrás de mí capucha, había algo terrible en algunas de las almas. Muchas de ellas se veían sólidos y por como ellas se rozaban contra mí, sabía que tenían masa. Y mientras prestaba más atención, más de ellos simplemente desaparecían. Este lugar era espeluznante, como caminar a través de un laberinto de desesperación y olvido. Y ni siquiera habíamos alcanzado el Valle del Luto aún. Yee-haw, esto iba a ser divertido. Un repentino frío húmedo se adhirió al aire alrededor nuestro. Levanté mi cabeza, ojeando el abrasante cielo naranja. Una gota de agua calló, salpicando mi mejilla. Entonces el cielo se abrió, empapándonos en la fría lluvia dentro de segundos. Suspiré. —¿En serio, tiene que llover? —Al menos no es ácido. Ese era Aiden, siempre mirando el lado brillante de las cosas. Tirando mi capucha más abajo, caminé hacia delante. Las almas no hacían caso a la lluvia fuerte. Tal vez estaban acostumbrados a ella. Quería parar y gritarles a todos ellos que fueran al juicio, porque lo que fuera que les esperara no podía ser peor que esto. Especialmente para los pequeños que estaban solos, no había nada que pudieran haber hecho que justificara que pasaran la eternidad en el Tártaro. Un pequeño chico estaba sentado solo en un largo charco que la lluvia ya había creado. El chico no podía haber tenido más de cuatro o cinco. Movió sus rechonchos dedos en el barro, dibujando un círculo y luego onduladas líneas todo alrededor. El sol, estaba dibujando el sol. Arranqué hacia él, insegura de lo que iba a hacer, pero tenía que hacer algo, tal vez convencerlo de ir a juicio. Los dioses sabían cuánto tiempo él había estado aquí. Su familia podría ya estar en los Campos Eliseos. —No —dijo Aiden suavemente. —Pero… —Recuerda lo que dijo Apolo. No podemos intervenir. Miré fijamente al niño, luchando contra las ganas de liberarlo. —Está mal.


El agarre de la mano de Aiden se intensificó. —Lo sé, pero no hay nada que podamos hacer. Mi corazón dolió mientras miraba al niño tallar una luna al lado del sol, desatento a la lluvia o a las otras almas que casi lo pisoteaban. Quería estar enojada y lo estaba, incluso con Aiden, porque estaba en lo correcto. No había nada que pudiéramos hacer. Y habría más como este niño… más almas perdidas. Peleando de vuelta con el escocer de las lágrimas, tiré mi mano liberándola de la de Aiden pero no salí corriendo. Caí en un paso junto a él mientras pasábamos más allá del pobre chico, navegando el interminable campo de almas que habían sido o dejadas atrás o arrojadas a un lado.

Página

Tomó horas pasar a través de los Campos de Asfodel. Para el momento en que dejamos el barro hasta las rodillas y nuestras botas tocaron dispersos parches de hierba, estábamos empapados y congelados, nuestras capas caían pesadas. La lluvia de alguna manera se había colado dentro de mi bota y, con cada paso, mi pie chapoteaba atrás y adelante. El agotamiento me perseguía, y probablemente también a Aiden, pero ninguno de nosotros se quejó. Viajando a través del campo de todas estas almas servía como un recordatorio de que las cosas siempre podían ser peor. La lluvia había cesado un poco, cambiando a una constante, estable llovizna. El cielo era ahora un oscuro naranja, señalando que la noche estaba al alcance de la mano. Delante, las montañas verdes conducían a una gruesa, casi impenetrable pared color pizarra. Iba a ser una empinada ascensión. —¿Quieres tomar un respiro? —Preguntó Aiden desde detrás de su capa mientras contemplaba las montañas—. Luce relativamente seguro. Podemos tomar un… —No. Estoy bien —Pasé alrededor de él, escalando lentamente la primera montaña, ignorando el sordo dolor alojándose en mis sienes—. Además, mientras más rápido lleguemos dentro de los túneles, antes podemos descansar, ¿correcto? Estaremos seguros allí a la noche.

180

***


181 Página

—Sí. —Aiden estuvo a mi lado en un segundo. Su mano salió de su capa y se deslizó dentro de mi capucha. Su palma estaba cálida contra mi mejilla. El gesto fue breve, y se fue demasiado rápido. Viajamos en silencio, pero la preocupación me importunaba. El dolor de cabeza no era grave, nada como lo que había experimentado antes de que Seth pidiera una llamada, pero no tenía idea de cuánto tiempo tomaría para que progresara. La única esperanza era que alcanzáramos algún lugar seguro -preferentemente seco-donde pudiéramos dormir por la noche. Dormir era lo que necesitaba, y cuanto antes mejor. El extraño cielo se oscureció con cada montaña que escalábamos, forzándonos a acelerar nuestro ritmo. Cruzamos un campo de narcisos que se levantaban hasta nuestras rodillas, pétalos de un blanco luminoso y llevaban una esencia increíblemente dulce. La pared color pizarra se acercaba más mientras las flores daban paso a los árboles. Al menos eso pensé que eran. Se levantaban en el cielo, sus ramas desnudas en su mayor parte, como dedos esbeltos esforzándose por agarrar la creciente oscuridad. Alrededor de las ramas bajas, frutas rojas como el rubí colgaban en el aire. Granadas. Curiosa de como sabían, me estiré por una. La mano de Aiden secuestró la mía en un agarre casi doloroso. Dejé escapar un apagado grito de sobresalto. —No —dijo él severamente. Desde detrás de su capa, sus ojos eran plata brillante—. ¿No sabes nada de Perséfone? Lo miré indignada. —Uh, ella es la Reina del Inframundo. No soy estúpida. —No dije que fueras estúpida. —Su agarre se aflojó mientras me conducía a través de los árboles, hacia el último montículo—. Sin embargo, realmente estoy empezando a creer que deberías haber gastado menos tiempo en clase durmiendo o haciendo lo que sea que estuvieras haciendo. —Ja. Ja. —Perséfone comió de los árboles de granadas de aquí. Si comes algo de este mundo nunca te podrás ir. Todas mis respuestas sabelotodo se desvanecieron. Hombre, me sentí como una idiota por no recordar eso. —Está bien, tal vez debería haber prestado atención en clases. Él se rió por lo bajo.


25

Silla pelota: Consiste en un cojín en forma de pelota apoyado sobre una silla. La silla pelota es un

dispositivo terapéutico creado para aquellas personas que pasan gran parte de su tiempo sentadas.

182 Página

Pero todo el humor lo abandonó cuando le dio una buena mirada a la montaña. —Dioses… Era empinada, cubierta con manchas de hierba, raíces expuestas, árboles con grandes frutas negras en forma de lágrima colgando de sus ramas, y que esperaba seriamente fueran fragmentos de roca claros, no huesos, como aparentaban. Suspirando, pasé a Aiden por al lado. —Mejor vamos andando. Escalamos la montaña, usando las raíces para ganar agarre y seguir subiendo. No sé cómo lo hizo Aiden, cargando el pesado paquete en su espalda, pero se movía un infierno mucho más rápido que yo. A medio camino de la cima, un sonido gorgojeante se elevó encima de la cubierta de una rara fruta. Frené, levantando mi cabeza. La pesada capucha se deslizó hacia atrás mientras miraba a través de la llovizna, más allá de los árboles, hasta el cielo actualmente azul oscuro. La noche había caído, y recordé la advertencia de Apolo. —Vamos —llamó Aiden—. Necesitamos apurarnos. Agarrando una raíz, me empujé hacia arriba. —Ese ruido, ¿lo oíste? Aiden no dijo nada solo siguió escalando. Las ramas encima de nosotros empezaron a temblar, balanceando la gran fruta. El gorgojeo creció más fuerte. —Yo… creo… que está viniendo de la fruta. Encima de mí, una lágrima negra del tamaño de un cojín de una silla pelota25 se sacudió y luego se extendió abierta, una… una larga, negra y peluda pata a la vez. El gorgojeo aumento. El centro de la masa tembló y luego una hilera de ojos rojos como el rubí me miraron. —Oh, mis dioses… no son frutas. Y ahora capto porque las almas no viajan cerca de los túneles. La araña gigante cayó del árbol, golpeando el suelo con seis de sus ocho patas. Su chillido volvió mi sangre en hielo. Otro golpe sobre la tierra… y luego otro y otro. Su macabro coro ahogó el sonido de cualquier otra cosa. Aiden se deslizó bajando la montaña, pateando guijarros sueltos y huesos mientras venía a mi lado. Agarró mi mano mientras una caía al lado nuestro, los colmillos brillando, levantando dos de sus patas e hizo chillido como cuando alguien pasa el dedo por un pizarrón.


183 Página

Chillando, salté hacia atrás, golpeando a Aiden mientras la enorme araña corría por el suelo. Aiden me empujó a un lado y sacó una daga. Tirando hacia arriba, él estrelló la espada hasta la empuñadura en el centro de la araña. Rodé hasta mis rodillas y me levanté, captando la vista de miles de patas negras corriendo precipitadamente a través de la tierra. Peso se estrelló en mi espalda, empujándome de cara en el barro y en la húmeda tierra. Agudo dolor cortó a través de mi labio y probé la sangre en mi boca, pero eso era nada cuando sentí el pesado, espeluznante peso de la araña en mi espalda. Sus patas cavaron a través de la capa mientras silbaba en mi oreja. Llamando al poder que descansaba dentro de mí sentí… sentí nada. Mierda. Cavando mis rodillas, me impulsé fuera del suelo y tiré a la araña. Aterrizó en su espalda unos pocos pasos lejos, las patas sacudiéndose en el aire mientras siseaba. —Dioses, odio, odio las arañas. Aiden se inclinó, enganchando su mano alrededor de mi brazo. Me jaló hasta mis pies y me empujó hacia delante. —Este podría ser un buen momento para usar akasha. Cientos de burbujeantes ojos rojos nos miraron. —No puedo. No creo que funcione aquí abajo. Con sus manos en mi espalda me empujó arriba de la montaña, jurando debajo de su aliento. —Todavía puedo sentir el elemento fuego. ¿Tú puedes? Levantando mi mano embarrada, estaba sorprendida y aliviada al encontrar una diminuta chispa. —Sí. —Bien. A la cuenta de tres, despejaremos un camino hasta las rocas de adelante. —Cortó, golpeando fuerte con la hoz a una araña que se había aventurado muy cerca. Patas volaron en todas direcciones—. ¿Ves la grieta en esa roca de ahí? La vi. También vi alrededor de cien arañas entre nosotros y la delgada grieta. —Uh-uh. —A la cuenta de tres enciendes y corres. No pares. ¿Está bien? —Sí. —Uno… dos… ¡tres!


Página

184

Concentrándome en el elemento fuego, extendí mi mano, como lo hizo Aiden. Bolas de llamas coloreadas de violeta golpearon la tierra en ambos lados, propagándose rápidamente mientras formaban una pared. —¡Ve!—ordenó Aiden, empujándome hacia arriba. Trepé sobre el suelo, sin sorprenderme cuando vi a algunos de los peludos bastardos saltando sobre el fuego. Otros embistieron directamente dentro de él, pero cayeron a un lado, silbando de dolor. Aiden se agarró de mi brazo mientras escalábamos la última de las montañas resbaladizas por la lluvia. Detrás de nosotros las arañas sobrepasaban las llamas. El sonido de sus pies corriendo precipitadamente a través del suelo que me perseguían. Alcanzando la sima de la saliente, mis dedos palmearon una roca y casi lloro de alegría. Uno de los monstruos más veloces se sacudió desde abajo, enganchándose en mi pierna. Mi agarre se deslizó y mi corazón saltó dentro de mi garganta mientras el peso de la araña y la pesada capa me arrastraban directamente de vuelta al borde. Dejé salir un ronco grito mientras mis dedos continuaban resbalándose, pero luego Aiden estaba repentinamente ahí, ensartando sus brazos debajo de los míos. Tiró de sí mismo hacia atrás, los poderosos músculos tensándose y haciéndolos estallar debajo de la capa mientras me empujaba encima del saliente, araña y todo. Tirando de la pierna libre, me retorcí y rodé, estrellando el talón de la bota en uno de los ojos de la araña. Dejando salir un silbido, la araña se resbaló de mi pierna y cayó montaña abajo, sacando unos pocos de sus amigos de ella. Tambaleándonos a nuestros pies, nos deslizamos a través de la estrecha grieta justo mientras la masa de arañas infringía la saliente y golpeaban la pared.


Veintidós

185

iajamos por lo que se sintieron como horas a través de un estrecho túnel, tan oscuro que hasta mis ojos tuvieron dificultades para ajustarse. Aiden lanzaba una pequeña bola de llamas cada pocos minutos, pero ninguno de los dos queríamos arriesgarnos en la luz por mucho tiempo. ¿Quién sabía que podría haber aquí abajo? Esas arañas no podrían caber por las angostas grietas, pero, conociendo nuestra suerte, probablemente tenían bebés que estarían más que ansiosos por encontrarnos en el laberinto del túnel de trabajo. Exhaustos y empapados hasta los huesos, nos detuvimos donde el túnel se ensanchaba en lo que parecía ser la entrada a una caverna. Aiden se movió lentamente hacia ella mirando de cerca a la negrura. Mientras me movía hacia delante para echar un vistazo, me retuvo con su mano. —Déjame ver que hay primero, ¿está bien? —me preguntó. Controle la urgencia de empujarlo a un lado y ayudar. —Adelante. Si hay un oso del Inframundo ahí dentro, que te coma a ti primero. Lanzándome una sonrisa irónica, sacudió su cabeza y se deslizó hacia dentro, daga en mano. La pequeña bola de llamas que lanzó fue tragada por la oscuridad. Quedarme fuera de la caverna tomo todo mi autocontrol, literalmente. Me apoyé contra la desapercibida pero probablemente lodosa roca, entumecida en mi ropa empapada. Ni siquiera estaba segura de si todavía tenía todos mis dedos. Era algo bueno el que Aiden me amara y pudiera pasar por alto mi apariencia. Sin duda parecía la reina de la graduación de la semana pasada después de una noche infernal. Aiden regresó, con sus dagas envainadas, por ahora. —Todo despejado. Deberíamos estar bien por la noche. Empujándome de la roca, lo seguí dentro. Era estrecho unos cuantos pasos, pero luego se ampliaba en una habitación circular; definitivamente estaba más seco dentro, lo que era una ventaja. Lluvia caía sobre el suelo

Página

V

Traducido por Belu Malu Corregido por Dafne


186 Página

de roca por unos pequeños agujeros del techo, pero el resto estaba seco y apropiado. También había algo más… Hacia la parte izquierda de la habitación había una especie de manantial natural. Bueno, aquí abajo, no estaba segura de lo que era. Por lo que sabía podría ser un contenedor de ácido, pero olía a… —Jazmín —dije. —Lo sé. —Aiden apareció a mi lado. Aflojó la capucha de mi capa y gentilmente pasó su pulgar debajo de mi labio, que ya no palpitaba—. Extraño, ¿no? —Todo es extraño aquí abajo. —Acercándome a la pileta de agua perfumada, metí mi mano. Calidez cosquilleó en mi palma—. Está caliente, pero no demasiado. Aiden se había quitado su capucha. —Dudo que tengamos tanta suerte como para un baño… ¡Alex, no! Demasiado tarde. Ya me había arrodillado y cuidadosamente había puesto un dedo en el agua, pensando que podía dejar uno. El agua silbó. El aire se mezcló a mi alrededor cuando Aiden se disparó hacia adelante, agarrando mis hombros. —Está bien —le dije. Además de repentinas burbujas espumosas, el agua se sentía placentera. Era tan clara que podía ver el piso del lago de roca. —Dioses Alex, no puedes ir por ahí poniendo tu dedo en cualquier cosa. Arqueé una ceja. El rodó sus ojos—: Tu mente me asusta. Sonreí. —Te gusta cómo funciona mi mente. Calor instantáneo oscureció sus ojos a plata. —La mayoría del tiempo, sí. —Se relajó y soltó mis hombros. –No estoy seguro de que debamos comenzar un fuego. Enderezándome, lancé una mirada asesina a mi ropa húmeda que picaba. Maldición. Sus labios se retorcieron. —Podría atraer atención indeseada. —Arañas —susurré. Aiden asintió. Me estremecí. —Eres tan intensa. —Se paró delante de mí, inclinando su cabeza hacia un lado mientras colocaba las puntas de sus dedos en mi barbilla—. Y tan valiente, pero las arañas te envían en caída.


187 Página

—Esas arañas eran el doble del tamaño de un Rottweiler, Aiden. No eran arañas normales —Aun así, arañas —murmuró, bajando su cabeza. Sus labios rozaron los míos. El gentil toque fue fugaz, pero poderoso—. Pero si te quitas la ropa, estoy seguro de que podría conseguir que se secara. Mis ojos se abrieron como platos. —Guau. ¿Estás tratando de que me desnude? Su mirada plateada encontró la mía. —¿Realmente necesitas que responda a eso? Un caliente sonrojo coloreó mis mejillas. Cuando era así, abiertamente coqueto y completamente sexy, yo era lamentable. No creo que alguna vez lo sea y hay algo emocionante en ello. Pero lo miré fijamente, atrapada entre las imágenes jugando en mi cabeza y el verdadero hombre parado delante de mí. Aiden rió entre dientes. —Deberías verte ahora mismo. Recuperándome de mis pensamientos, esperaba que mi expresión luciera como Alex la Diosa del Sexo y no como Alex la Tonta. —¿Cómo me veo? Su sonrisa era pequeña y casi oculta. —Linda. —¿Linda? —Mm-hmmm. —Moviéndose hacia la esquina de la caverna, buscando en las sombras los dioses saben qué—. Pero en serio, si te quitas esa ropa, puedo secarla. Pero estaría completamente desnuda. No había necesidad de que estuviera tímida alrededor de él, pero algo acerca de eso, aquí… Se quitó la capa y se encogió de hombros ante la mochila. Como si leyera mi mente arqueó una ceja. —Empaque dos mantas. No es mucho, pero son suficientemente grandes como para cubrirte. Mis labios se extendieron en una sonrisa. Sip, Aiden pensó en todo. — Eres asombroso. La mirada que lanzó sobre su hombro, me dijo que lo sabía. –Sé que la ropa te está incomodando. —No lo está. La última cosa que quería era ser débil y quejumbrosa delante de Aiden. Dejo caer su mirada. —¿No lo está?. No. Mi mirada siguió a la suya a la altura de mi cadera. Me quede inmóvil. —Está bien, me está molestando.


188 Página

—¿Piel delicada? —siguió acosándome, luego se arrodilló y bajó la cremallera de la mochila. Me quede mirando fijamente a sus oscuros rulos mojados mientras husmeaba en la mochila. —Sip, tengo piel sensible. ¿Empacaste alguna loción? —No —se rió—. Pero tengo un surtido de bocadillos. Rico. —También un surtido de nueces. Doblemente rico. —Y un poco de agua. —Inclino su barbilla hacia arriba, sus ojos bailando—. Lo siento, no pude empacar un Mc Donalds para ti. —Bueno, nadie es perfecto. Aiden se rió de nuevo. Dioses, amaba ese ronco y profundo sonido y nunca me cansaría de escucharlo. No hacía mucho tiempo, Aiden no se reía demasiado. Así que cada vez que lo hacía, lo atesoraba como la más preciada posesión. Colocó la manta en un espacio seco y luego se levantó. – Iré a revisar la entrada solo para asegurarme de que estaremos bien por la noche. Asentí, y él se dio la vuelta sin decir una palabra, desapareciendo por la grieta de la pared. Sintiéndome curiosamente atontada, considerando donde me encontraba, me giré hacia el lago natural. Sólo el pensar en deslizarme en el agua caliente, me daba escalofríos, empezando por la piel sucia. Pero Aiden no lo aprobaría Quitándome la capa de un tirón, pateé mis botas, mirando el agua como si fuera un trozo de filete. Si el agua fuera peligrosa me habría despellejado la piel del dedo o estaría corriendo alrededor graznando como una gallina. Decisión tomada, me desvestí rápidamente y deslicé mis pies en el agua. Suspiré cuando el lago espumeó y burbujeó, y cuidadosamente bajé por los escalones naturales. El agua golpeaba y siseaba contra mis caderas mientras me movía más lejos. Calidez, embriagante y placentera, se filtró a través de piel, en mis músculos. No hacía que me picaran los numerosos cortes y moretones; en todo caso, los aliviaba. El suave y seductivo aroma parecía aliviar también el leve dolor en mi sien. En el medio del manantial, el agua alcanzaba justo debajo de mi pecho, pero mi presencia mezclaba el agua y la espuma blanca alcanzaba mi clavícula, burbujeando alrededor del talismán.


189 Página

Cerrando mis ojos, dejé escapar un suspiro. El agua se sentía tan bien. Podría quedarme aquí toda la noche, sintiendo las pequeñas burbujas zumbando en mis pies, corriendo por mis piernas. Era el cielo en el Inframundo. Sonreí pensando que Hades tenía lo mejor en cuando a spa y relajación. –Alex… La voz de Aiden me sacó de mi meditación. Lanceé una mirada sobre mi hombro sonriendo tímidamente. —No pude resistirme. Lo siento No lucía enojado. Sorpresivamente no lucía exasperado. Tampoco podía decir que lucía entusiasmado, pero… Oh… Aiden lucia hambriento. Mi respiración se atoró en mi garganta y me tomó algunos intentos encontrar mi voz. —¿Está todo bien fuera de la caverna? Con los ojos caídos, asintió. Me mordí el labio. Por supuesto que estaba bien. Estábamos a salvo por la noche, pero descansar no estaba en mi mente. Lo que estaba, era completamente inapropiado y realmente tenía mezcladas mis prioridades, pero estábamos haciendo frente a lo desconocido. Este viaje era peligroso y los dos podríamos salir heridos. Peor aún, Aiden podría morir. Pánico puro golpeó a través de mi pecho ante el pensamiento de perderlo. Simplemente no podría soportar su perdida. Y por esa razón quería apretar pausa. Quería vivir, realmente vivir en el momento, y con Aiden, eso siempre era posible. En realidad, era mágico. Respiré profunda y largamente. —Deberías unirte. Parte de mí esperaba que tuviera que rogar decentemente un poco. Aiden estaba “trabajando”, y yo estaba preparada para desplegar todas las técnicas que conocía, incluida lloriquear. Así que cuando dio un paso atrás y se quitó sus botas, estaba malditamente sorprendida. Conmoción se esparció en mí cuando tranquilamente tiró su camiseta fuera de la pretina de sus pantalones de entrenamiento y jaló la húmeda prenda por encima de su cabeza. Detuve una respiración entrecortada. Su estómago era perfecto. Producto de años de riguroso entrenamiento. Parecía como si alguien hubiera colocado rodillos de pintor debajo de su firme piel. Y su pecho… Sip, no podía dejar de mirar.


190 Página

Y todo el tiempo me observaba con esa intensa mirada como plata caliente. Sentí el sonrojo regresar a mis mejillas mientras mi respiración se aceleraba. Cuando sus manos se movieron a la parte superior de sus pantalones, me miré a otro lado. Solo porque estaba segura de que me desmayaría y me ahogaría si seguía mirando, y bueno, eso arruinaría el momento. Ropa golpeó el suelo de roca y hubo un segundo, muy largo, de silencio y después el agua se agitó y burbujeó aún más. Con el pulso martilleándome en todos lados, me giré hacia él y perdí mi respiración y mi corazón nuevamente. Aiden estaba plantado allí como un dios. Mucho más alto que yo, el agua rozaba su ombligo. Blanca espuma se juntaba en las planas costillas de su estómago y yo estaba fascinada por la imagen de Poseidón levantándose del océano. Poseidón no tenía nada de él. Se deslizó a través del agua burbujeante, con las manos a los costados. Tuve que levantar la cabeza para encontrarme con su mirada. —Oye —le dije. Un lado de sus labios se curvó hacia arriba. —Probablemente esto no sea una buena idea. —¿Por qué? —Tengo el presentimiento de que voy a estar muy distraído en unos segundos. —De todas maneras se estiró, encontrando la banda que mantenía mi cabello atado—. En realidad, ya estoy distraído. Mi corazón estaba tratando de salirse de mi pecho. —Pero estamos a salvo aquí, Apolo lo dijo. —Lo estamos, pero… —Gentilmente, me quitó la banda acomodando mi abundante cabello sobre mis hombros. Una gran cantidad de él se hundió debajo de la superficie—. Pero tenemos que ser cuidadosos. Yo debería estar prestando atención. Me paré dentro del flojo círculo que sus brazos habían creado mientras él jugaba con mi cabello. Colocando mi mano sobre su pecho, me entusiasmó la manera en que se estremeció y respiró entrecortadamente. —¿No puedes ser multifuncional? Yo puedo. Aiden lanzó perezosamente un húmedo cabello encima de mi hombro y siguió con otro. —Eres una mentirosa, tus habilidades multifuncionales apestan.


191 Página

—No lo hacen. Y no estamos hablando de mis habilidades multifuncionales. —Mi mano se deslizó hacia abajo, como si tuviera mente propia—.Creo que puedes manejar hacer dos cosas a la vez. Él había conseguido reunir todo mi cabello ahora, y lo estaba enrollando en su puño. —¿Lo crees?. —Colocó un dedo en mi labio superior, trazando lentamente su curva. Sus pestañas bajaron aún más, y solo una pequeña facción de ojos plateados brilló—. Deberías estar descansando. —Lo haré. —Di el último paso hacia adelante. Las burbujas burbujearon y cedieron. Estirándome curvé un brazo alrededor de su cuello—. Pero tú también deberías descansar. La mano libre de Aiden de desvió a mi cuello, por encima de mi hombro, y luego su brazo estaba alrededor de mi cintura, sosteniéndome fuerte contra él, tocándonos a lo largo de todo nuestro cuerpo. Yo estaba exasperada, y cuando sus labios rozaron la curva de mi mandíbula mis ojos se cerraron agitadamente. Cada musculo de mi cuerpo se tensó y pude sentir las marcas deslizándose por toda mi piel. —Podemos tomar turnos —dijo Aiden contra mi barbilla y luego en la mandíbula—. Tú duermes primero, descansas un par de horas y luego yo te despierto. —Se detuvo presionando un beso en la parte sensible debajo de mi oreja. Temblé—. ¿Está bien? En ese punto habría acordado cualquier cosa, así que lo hice. —Entonces partamos a lo primero. Aiden bajó la mano que envolvía firmemente mi cabello, arqueando mi espalda. El frío aire de la caverna me ponía la piel de gallina en la parte expuesta. La respiración se me entrecortó cuando sus labios regresaron donde mi pulso latía y luego más abajo, sobre el ascenso de la clavícula y más abajo todavía. Luego se retiró, soltándome, su pecho subiendo y bajando irregularmente mientras se movía hacia el borde del lago. —Y ahora mismo deberías estar descansando. Esto… —Para de hablar. —Me empujé a través del agua, consciente de que cuando me movía más cerca, el manto de agua se desvanecía. Aiden también estaba muy consciente. Un músculo de su mandíbula se flexionó y su mirada cayó. —¿Me dijiste que me callara? —No. —Lo seguí mientras él seguía retrocediendo, hasta que no tenía otro lugar donde ir, hasta que su espalda estuvo contra el borde de la laguna de roca y estaba atrapado. Colocando mis manos a cada lado de


192 Página

él, miré hacia arriba—. Está bien, te dije que te callaras, pero lo hice amablemente. Respiró profundamente. – Creo que podría ignorarlo. Floté, dejando que mis piernas se enredaran en las de él. —Para alguien que habla poco, realmente hablas mucho cuando preferiría que no hablaras. La risa de Alex sonó atragantada. —Eso no tiene sentido, Alex. Sonriendo, me incliné y presioné mis labios en la firme curva de su mandíbula, repitiendo lo que él había hecho hasta que su pulso retumbó en todo mi ser. —Tener sentido está sobrevaluado. —Tú crees que muchas cosas están sobrevaluadas. —Aiden dejó caer su cabeza hacia atrás, los gruesos músculos de su cuello tensándose mientras sus manos excavaban en el borde del lago. Por un momento, me congelé asombrada por él. No sucedía a menudo que alguien pudiera ver a Aiden así, completamente vulnerable ante alguien más. Toqué su mejilla, queriendo recordar este momento. La enormidad de lo que nos esperaba por delante era una corriente fría sobre mi piel y más honda, en mi alma. No podía saber lo que me esperaba en el futuro-; lo que Aiden podría terminar siendo. Tantas cosas eran inciertas. Las palabras de Apolo se inmiscuyeron. Sólo puede haber uno. Me estremecí, entendiendo que eso significaba más de lo que yo quería. Hasta Seth lo entendía. Pensé en el maldito sueño que tuve cuando veníamos aquí. Puede que no hubiera años para Aiden y para mí, quizá ni siquiera meses o semanas. Puede que no hubiera siquiera días. Y el tiempo que nos quedaba, lo estábamos gastando en constante peligro. La siguiente hora no estaba garantizada y no quería perder cada momento corriendo hacia el final del tiempo. Los ojos de Aiden se abrieron. – ¿Alex? Parpadeé las lágrimas repentinas. —Te amo. —Era todo lo que podía decir. Levantó su cabeza, sus ojos buscando los míos, y quizá vio lo que estaba pensando. Quizá él también sabía que al final, habría más vidas perdidas; algunas de las que sería casi imposible seguir adelante y superar, pérdidas que robarían una parte de nosotros. Que este momento juntos, podríamos no tenerlo de nuevo. Había dejado de hablar.


Página

193

Aiden vino tan rápido desde la pared que el agua reaccionó en un frenesí de burbujas. Él, nosotros, estábamos en un frenesí. Sus brazos me estrellaron contra él, su boca demandando, diciendo esas dos palabras una y otra vez sin decirlas. Aiden me levantó, enterrando una mano profundamente en mi cabello, la otra presionando la parte baja de mi espalda, ajustándonos el uno al otro. Se dio vuelta y mi espalda estaba presionado el borde y él estaba en todos lados a la vez, robando mi aliento, mi corazón, mi alma. No había que separarse por aire, ni tampoco un control de límites. No había vacilación en el borde. Nos sentíamos de cabeza. En sus brazos, en la forma en que el agua burbujeaba y se movía con nuestros cuerpos, perdí el ritmo del tiempo, pero gané una pequeña parte de mí. Gané una parte de él que mantendría cerca por el resto de mis días, no importa que tan largos o cortos resultaran ser.


Veintitrés

194

ientras dormía, Aiden se las había arreglado para secar nuestra ropa sin tostarla. Si me hubiera dejado hacerlo a mí, probablemente las habría convertido en una antorcha. Dormí un poco más de cuatro horas, despertando antes de lo que él me dijo. Me cambié y luego me acomodé a su lado en una de las dos mantas delgadas. Ambos olíamos a jazmín, que era mejor que el olor a humedad del inframundo. Aiden yacía de costado, su pesado brazo sobre mi cintura. — Podrías haber dormido más tiempo. Yo jugaba distraídamente con la mano que apoyaba en mi estómago. —Estoy bien. Es tu turno. Voy a mantener un ojo en las cosas, me asegurare de que no haya arañas encima tuyo. Él presionó sus labios en mi mejilla y suelta una risita. — Estoy preocupado si pasa algo entre yo y una araña, yo podría estar jodido. — Me enfrentaría a una horda de arañas por ti, nene. — Sonreí ante el sonido de su risa otra vez—. En serio. —Eso es amor verdadero allí. Algunas cosas serias, — bromeó él. —Lo es. Hubo una pausa y luego dijo—: Mientras dormías, estaba pensando en lo que dijo Apolo acerca de que hay otro dios involucrado. Mi curiosidad despertándose, incliné mi cabeza hacia atrás para poder ver su rostro. — ¿Si? —Sé que Seth no ha revelado el secreto de quien podría ser, pero Marcus tiene sus apuestas en Hermes, y desde que el ayudó a Seth… —Siempre es Hermes. Él es como el saco de boxeo de los dioses. La gran broma. —Exactamente. —Aiden apartó un mecho de cabello húmedo de mi frente—. Parece demasiado obvio que sería él. Y a pesar de que Hermes ha sido conocido por tirar algunos trucos, sus acciones suelen ser

Página

M

Traducido por Jeyly Carstairs Corregido por Dafne


195 Página

relativamente inofensivas. Esto; lo que se ha hecho a todo el mundo, el olimpo incluido, es más grande que él, casi como si fuera personal. Tenía un punto. —Apuesto a que ser el blanco de las bromas del Olimpo podría hacer las cosas personales después de unos pocos miles de años. —Es cierto, pero no sé… —Él bostezó—. Sigo pensando en Seth, en su personalidad. —Oh, querido… Una sonrisa cansada apareció. —Así tú quieras admitirlo o no, llevas algunos de los rasgos de Apolo. Así que lógicamente, Seth llevaría algunos de su propio linaje. Había cosas peores que ser comparada con Apolo. —Seth es arrogante y petulante. Eso realmente no reduce la lista. —Ante el cansado asentimiento en acuerdo de Aiden, apreté sus manos—. Ve a dormir. Vamos a resolver esto en la mañana. Aiden insistió en que no estaba cansado, pero no tomó más que unos momentos antes de que su respiración se hiciera más profunda y constante. Me quedé en sus brazos, con mid ojos pegados a la entrada. Todavía estaba cansada y el dolor de cabeza había regresado de nuevo al momento en que me desperté, extendiéndose desde mis sienes, pero era manejable. Reflexionando sobre lo que Aiden había dicho, tuve que conceder la idea de que había algo personal detrás de esto algo de credibilidad. Pero el único problema con eso era el hecho de que todos los dioses probablemente tenían una maldita buena razón para causar discordia. Apolo siquiera había dicho una vez antes que, después de miles de años de estar juntos, ellos no tenían nada mejor que hacer que molestarse entre ellos. Teníamos que averiguar quién estaba detrás de esto, pero ¿qué podíamos hacer? Eliminar a un dios era algo inaudito. Incluso los Titanes habían sido sepultados, no asesinados. La pérdida de cualquier dios acarreaba consecuencias cósmicas. El mundo no dejaba de girar, pero todos los dioses se debilitarían si uno caía. Esa era probablemente la única cosa que les impedía absolutamente matarse unos a otros, pero… Un gran problema a la vez… Seth y Lucian eran nuestro mayor problema. Con suerte encontraríamos a Solaris y ella tendría la respuesta para detenerlos. Una parte de mí no había renunciado al pequeño trozo de esperanza que de alguna manera Seth


196 Página

podría ser salvado – que podría ser arreglado. Sinceramente creía que, sin Lucian y la influencia del éter, el no habría hecho las cosas que hizo. Pero, ¿quién era yo para decir que lo absolvía de sus pecados? Si un adicto a la drogas mataba a alguien bajo su influencia, todavía era culpable. Seth había hecho lo que había hecho y se sentía como si no hubiera vuelta atrás de eso. El dolor era como lodo en mi sangre, sucio y desordenado, porque se sentía fuera de lugar. Como si me sintiera mal por un asesino… Empujando mis pensamientos sobre Seth a un lado, acaricié los dedos de Aiden y me pregunté si alguna vez escucharía a Aiden tocar la guitarra otra vez. Eso esperaba. Tal vez incluso haría que cantara, porque tenía una bonita voz. No estaba segura de cuánto tiempo pasó, pero no podía haber sido más de una hora. El cielo asomándose a través de los agujeros en el techo de la caverna era todavía de un azul profundo y mi dolor de cabeza… había aumentado sin parar. Ahora palpitaba detrás de mis ojos. No podría engañarme a mí misma. Sabía lo que significaba. Seth estaba en el otro extremo de la conexión y estaba tratando de alcanzarme. El veneno del pánico me dio una fuerte mordida. Este no era el momento para que él tirara este tipo de basura. Un maldito ejército de arañas podría descender sobre nosotros, mientras yo estaba con él. Peor aún, podríamos ser descubiertos por Hades. Moviéndome con cuidado me liberé del abrazo de Aiden, me empuje en mis pies y me fui a la piscina, sacando el agua con olor a jazmín y salpicándola sobre mi cara. Parecía haberme ayudado antes, pero tuve la sensación de que estaba más allá de ayudar. Me senté, concentrándome en mi respiración. Podía sentir el cordón ahora. Todavía dormía, pero el zumbido era más fuerte, más potente. Puse mi cabeza en mis manos, apreté mis ojos cerrados y espere. Una parte de mí ya sabía que nada podía parar esto. Seth era increíblemente fuerte y era terriblemente determinado cuando quería serlo. Así que esperé el dolor por venir, pero nunca lo hizo. En cambio el zumbido del cordón se hizo más y más fuerte, hasta que sentí como si todo mi cuerpo vibrara. Entonces del ruido claro llenando mi cabeza, un murmullo creció hasta que pude distinguir las palabras y reconocer la voz. Es bueno verte… o escucharte de nuevo, Alex.


197 Página

—Seth. Mis ojos se abrieron de golpe y a diferencia de la última vez, no me sentía transportada mentalmente en algún lugar por Hermes. El muelle estaba todavía frente a mí. Podía oír las profundas respiraciones de Aiden y sentir el ligero frio en el aire de la caverna. Sé que puedes oírme, Alex. Puedo sentirlo. Me quejé. Estoy realmente empezando a molestarme con esto. A través del cordón, podía sentir su petulancia. Era como antes, cuando habíamos estado conectados. Sus emociones fluían a través de mí y viceversa. Apuesto a que si cerraba los ojos podía verlo claramente de pie frente a mí, pero no estábamos conectados. En el fondo te gusta, dijo él. Uh, no. Metiendo mi cabello mojado hacia atrás, deje escapar un suspiro bajo. No entiendo cómo eres capaz de hacer esto. No estamos conectados. Después de nuestra última pequeña visita social, es más fácil aprovechar la conexión. Cada vez que te sientes muy agobiada o emocional, puedo llegar a ti. Creo que sería lo mismo si estuvieras en dolor. Hubo una pausa y juro que sentí un destello de preocupación. ¿Tienes dolor? Rodé los ojos. Las buenas noticias eran que Apolo debería tener una pequeña charla con Hermes. No, pero eres un dolor en el culo. ¿Eso cuenta? La risa de Seth todavía tenía esa extraña sensación de calor. Al menos de esta manera no me puedes golpear. Golpear a Seth todavía se sentía como una opción viable. No tengo tiempo para esto ahora mismo. Curiosidad se filtraba a través de la conexión. ¿Qué es lo que estás haciendo en este momento, Alex? ¿Qué estás haciendo TÚ en este momento, Seth? Estaba riendo de nuevo. Era una risa agradable. No tenía el mismo efecto que la de Aiden, pero era rica y profunda y me recordaba a Seth. El Seth pre-matanza-alboroto es decir. Tú dime primero. Sí, eso no va a pasar. Mirando por encima de mi hombro, vi a Aiden agitarse un poco. Entonces cerré los ojos y me concentre en la conexión. Pensé que también podría recoger alguna información de esta.


Frustrada ahora, cerré los ojos y suspire. Tal vez no me conoces tan bien como tú crees. Sé que no te importa nadie más que tú mismo, pero realmente me tengo que ir.

198 Página

Una fracción de segundo más tarde, Seth tomo forma en mi mente. Por alguna razón, el solo tenía la mitad de la ropa puesta. No estaba segura si esa era yo haciendo eso o si realmente estaba sin camisa. De cualquier manera, era demasiada piel dorada expuesta. Pisando ligeramente probé la conexión y las emociones que me alimentaban. Yo no sabía si podría de alguna manera dejarme atrapar por el de esta manera, así que procedí con mucha precaución. La única cosa que sentí era… calma, que era muy – Un repentino escalofrió se deslizo por mi espalda y luego Seth dijo: Lo que estás buscando, no lo vas a encontrar. ¿Qué crees que estoy buscando? Contigo, nunca se puede estar muy seguro. Oh, El burro hablando de orejas. Diversión fluía a través de la conexión cuando Seth dijo, el comal le dijo a la olla. Hice una mueca. ¿Qué? Seth se rió. Ah, te he echado de menos, Alex. Abrí mis ojos y resistí el impulso irracional de admitir que yo también extrañaba sus bromas, las enojadas batallas que ninguno de los dos ganaba. Era extraña – la dinámica de mis relaciones con Seth y Aiden. Aiden me complementaba, era el Yin de mi Yang, el “ahora, ahora” para mi listillos. Pero Seth y yo éramos muy parecidos, y en cierto modo, realmente éramos la misma persona. Juntos por mucho tiempo, es probable que nos matáramos entre sí. Pero si, había una parte de mí que perdía cuando – lo perdía. ¿Por qué no has empezado a gritarme todavía?, pregunto. Me atragante con una carcajada. Solo pude hacerle una pregunta. ¿Qué? ¿Quieres que te grite? Dudo que eso hiciera algún bien. No va a cambiarte. Pero eso nunca te impidió hacerlo antes. Incluso si sabias el resultado y que no tenía sentido, todavía lo hacías. Al igual que ahora, mantenerse lejos de ti no tiene sentido. La presunción era nueva, estableciéndose sobre mí como una segunda piel. Muy útil. añadió.


199 Página

Pinchazos de irritación eclipsaban el calor de la diversión y la arrogancia. Quiero hablar. Inmediatamente cautelosa, abrí y cerré mis manos. ¿Qué es lo que quieres hablar?¿Que tan mal estas? Era una buena cosa que Hermes no hubiera aparecido, porque mi mano picaba por conectarse con su cara. Oh, dioses… Seth, no puedo hacer esto… Me preocupo por ti dijo él sorprendiéndome. Negué con la cabeza, queriendo negarlo, porque me despojaba de mi capacidad para tomar mis propias decisiones, era un infierno de la manera en que él lo demostraba pero era la verdad. Pero me acorde de aquella noche en la casa de Telly, ese momento en que había visto la indecisión en sus ojos, la vulnerabilidad. Él no había querido hacerme daño, pero yo creía que lo que el necesitaba abrumaba lo que quería. Lo sé, dije, porque en el fondo sabía que le importaba. Aún más sorprendente, había una brecha repentina en la conexión. No es que pudiera leer cualquiera de los pensamientos de Seth, pero había una vulnerabilidad que no había estado allí antes. No hubiera estado mal entre nosotros, incluso si nunca conectaba conmigo. No hubiera sido horrible. Mi pecho se sentía pesado y me dolía, porque también había algo de verdad en eso. Pero nunca hubiera sido suficiente añadió, y de una manera extraña, se sentía cada vez más cerca, como si estuviera a mi lado. Soy lo suficientemente hombre para admitirlo. Aunque he luchado bastante por ti… y porque confíes en mí, Aiden no tiene nada que hacer contra mí cuando estoy decidido—al final, lo que sentías por mí hubiera sido sobras. Tú nunca has sido realmente mía. Siempre lo he sabido. Apreté mis manos hasta que me dolían las articulaciones. Entonces ¿Por qué querías estar conmigo?—en las Catskills, me pediste que te diera una oportunidad. ¿O es que era una gran parte de tu plan maestro? ¿Plan maestro? Seth se rio, pero sin humor. ¿Por qué no habría de preguntarlo? Me siento atraído por ti, Alex. No se necesita mucho para darse cuenta de eso. Y aún hay más. He estado atraído por ti, desde que te vi. Es solo la forma en que lo es para nuestra especie. Una lejana, casi triste sensación se deslizo a través de la conexión. Esta atracción entre nosotros. No creo que siquiera me creas o incluso que pienses como lo hago. Pero de todos modos, como dije, me preocupo por ti, también.


200 Página

Había una cosa física entre nosotros, en parte debido a la unión Apollyon y nuestra propia atracción el uno por el otro. Era lo suficientemente adulta para admitir que todavía estaba allí, pero era débil en comparación con lo que sentía por Aiden. Pero algunas cosas no cambian. Me preocupo por ti. Las palabras fueron susurradas y sonaban rotas para mí. Por un momento, no dijimos nada. Era como un punto muerto, uno muy extraño, torpe y triste. Por favor no hagas esto, Seth. El suspiro. Alex… Yo puedo ayudarte. Los pinchazos de irritación agriaban mi estómago ahora. No necesito ayuda. Lo haces. Tomé una respiración profunda. Eres como un adicto—al éter, cualquiera que sea el amor y la aprobación que estás buscando de Lucían. Necesitas ayuda. Supe al momento que yo había dicho algo incorrecto. La irritación cambio a ira y era como estar demasiado cerca del fuego. No necesito tu ayuda, Alex. Lo que necesito es que tú entiendas que no puedes escapar del destino. Que todo va a ser diferente—que será mejor—si dejas a Lucían hacer lo que hay que hacer. Seth. Y necesito que lo entiendas Alex, si puedes, que tal vez—solo tal vez— Lucían realmente se preocupa por mí, que soy digno de eso, y él quiere lo mejor para mí, para nosotros. ¿Crees que puedes hacer eso? Mi garganta trabajo en el nudo que se había formado allí. Tú vales la pena para que alguien cuide de ti, pero… ¿Pero qué? Su voz chasqueó fuego, me atreví a decir lo que él sabía que iba a decir. Di un respiro tartamudeando. Pero yo no puedo hacer lo que me pides. Tú te lo mereces—vales mucho—pero no Lucían. Te está usando. Y será demasiado tarde… No es demasiado tarde. Al final, no importa que, voy a tener todo lo que quiero. Y luego el retrocedió y cortó la conexión. Veinticuatro Traducido por Dafne Corregido por Esperanza.nino


201 Página

Cuando abrí mis ojos de nuevo, Aiden seguía dormido, y aunque la cuerda zumbaba suavemente en mi estómago, Seth estaba fuera por ahora. Me paré y rápidamente escaneé la cueva. Todo estaba igual, no era exactamente el Hotel Hilton, pero seguro. Tragándome el nudo que sentía como un elemento permanente en mi garganta, arrastré de nuevo mis pies a Aiden y me senté al lado, tirando mis rodillas a mi pecho. Dioses, no sabía que era peor, si Seth estaba completamente fuera y no había esperanza para él, o si había alguna parte de él que siguiera allí en algún lugar. De cualquier manera, preocuparme sobre eso era inútil. Ahora mismo estaba en una misión para descubrir una manera de destruir a Seth. ¿Entonces importaba? Al final, no podía permitirle transferir el poder de mí. Demasiadas vidas descansaban de detenerlo. Aiden debía ser el orgulloso propietario de un reloj interno, porque cuando el cielo empezó a tornarse naranja más allá de los irregulares agujeros en el techo de la caverna, se estiró como un gato salvaje que se despertaba de una siesta. Se sentó fluidamente y se inclinó, apoyando sus manos a cada lado de mis rodillas dobladas. Calor salía de su pecho desnudo. Presionó sus labios en el espacio sensible debajo de mi oreja y murmuró—: Buenos días. —¿Supongo que no estamos invadidos por arañas?—Aiden se disparó hasta sus pies y se estiró de nuevo, levantando su brazos, arqueando su espalda. —No. Me dio una mirada sobre su hombro y luego se inclinó, agarrando su camisa de la mochila. —¿Estás aguantando ahí? Asentí. Mientras comíamos un rápido desayuno de jerbo y nos preparábamos para volver al túnel, me debatí sobre que contarle a Aiden. No podía ocultar el hecho de que había tenido una especie de interacción de nuevo con Seth, pero no estaba segura de cómo poner lo que estaba sintiendo en palabras que nadie podía entender. Cuando me entregó la capa olorosa, finalmente dije algo. —Vi a Seth anoche. Aiden se quedó quieto, sus manos apretando su capa. —Bueno. Me concentré en su hombro. —Sé que debería haber dicho algo antes. —Sí. Deberías haberlo hecho


202 Página

Un sonrojo coloreó mis mejillas. —No lo vi realmente. No como la última vez. Me habló a través de la conexión. No sabe que estamos haciendo. Preguntó, pero no le dije nada. —Por supuesto. —Él se deslizó en su capa con rápidos y rígidos movimientos—. ¿Qué quería? Trasladé mi peso incómoda. —Pienso que el solo quería… hablar —¿Hablar? —Incredulidad coloreaba su tono. —Sí, él… creo que parte de él sigue ahí. Tú sabes, una parte de él está confusa, pero realmente cree que Lucian se preocupa por él. —Mi voz desapareció poco a poco, moviendo mi cabeza—. No importa. ¿Estás listo? Aiden me estudió un momento, luego asintió. Con nuestras capuchas en su lugar, dejamos el pequeño trozo de paz atrás y nos aventuramos dentro de los oscuros, estrechos túneles, recorriéndolos en silencio. Dado que no podía ver la cara de Aiden o sus ojos, no estaba segura de que estaba pensando, pero estaba segura de que tenía algo que ver con Seth. Era lo que estaba pensando mientras navegábamos en la oscuridad, con solo nuestros pasos haciendo eco en el silencio. Deseé que hubiera visto lo que le estaba pasando a Seth antes de que fuera demasiado tarde, notar como el éter y el akasha lo estaban afectando. Más que todo, deseé haber visto cuan desesperadamente él necesitaba a alguien, alguien que lo aceptara, incluso que lo amara. En vez de eso había estado tan atrapada en mis propios problemas que no había visto todo lo que le estaba pasando. Lo que estaba haciéndole. En cierta manera, le había fallado gravemente a Seth. Después de dos horas sin detenernos caminando en la oscuridad, una pequeña mancha de luz naranja brilló adelante, y mientras más cerca estábamos, más grande se volvía la mancha hasta que pudimos ver el mundo fuera de la caverna. —Finalmente —murmuró Aiden. Se detuvo en la áspera, irregular abertura y se asomó por la ladera de la colina que conducía a una espesa niebla que cubría el cielo anaranjado. —El Valle del Luto — dijo Aiden—. Estamos cerca del Llano del Juicio. —Esperemos que Apolo le haya hablado a Caleb. —Salí. La hierba gris crujió debajo de mis pies—. No debería tomar mucho.


203 Página

Y no lo hizo, tomando solo media hora descender la colina y entrar en la neblina, que dio paso como humo agitado, revelando el Valle. El lugar era tan deprimente como sonaba. Árboles desnudos salpicaban el paisaje. Sus ramas se curvaban hacia abajo en las puntas, como si pesaran por el sufrimiento que se filtraba en el aire. Losas de roca gris se levantaban desde la hierba y un pequeño arroyo, su agua oscura y triste, dividía la llanura. La gente estaba en todos lados. Algunos estaban junto al arroyo, yaciendo apáticos a sus orillas. Sus dedos viajaron dentro del agua, sus cuerpos estremeciéndose una y otra vez con profundos, pesados suspiros. Otros estaban sentados encima de rocas, sollozando abiertamente, manos agarradas a sus pechos. Unos pocos se sentaban al pie de los árboles, metidos en bolas mientras gritaban. El Valle del Luto era un pozo negro de angustia y sufrimiento, el último lugar de descanso para aquellos que murieron infelices en amor. No podía dejar atrás a esta gente lo suficientemente rápido. Aunque nadie se nos acercó, ya que parecían demasiado perdidos en su miseria para siquiera notarnos, el bulto que había tenido en mi garganta toda la mañana creció rápidamente. Depresión era el aire que se respiraba aquí. Pena llenaba el río. Dolor eran las raíces de los árboles muertos en ese lugar. Incluso los pasos de Aiden parecían pesados, como si estuviéramos caminando a través de los Campos de Asfodel empapados por la lluvia. —No quiero estar aquí —dije finalmente, acercándome más a él. Aiden me alcanzó, encontrando mi mano debajo de la capa. —Lo sé. Ya casi terminamos. Un hombre volteó su cara surcada por las lágrimas al cielo, dejando salir un ronco grito. Cerca de él, una mujer colapsó contra la tierra, llorando y escupiendo histéricamente, palabras ininteligibles que nadie estaba para escuchar. Esa era probablemente la peor parte respecto al Valle. Todas estas almas estaban aquí debido al amor infeliz, pero a nadie le importaba. Estaban solos en su miseria, como probablemente lo habían estado en vida. Pero no éramos parte del Valle, así que viajamos, capaces de hacer lo que estas pobres almas habían sido incapaces de hacer en vida y muertos. Nos movimos, más allá de los deseos y necesidades que nunca


204 Página

habían llegado a buen término, más allá del amor que había sido perdido, o que nunca había sido suyo para agarrar. Algo del peso se disipó con la neblina y delante nuestro había una carretera de adoquines que honestamente vinieron de ningún lado mientras el cielo clareaba al raro naranja quemado. Pero no estábamos solos. Cientos, si no miles, de almas recorrían el mismo camino que nosotros. Toda clase de gente: jóvenes y viejos, puros y mestizos, viajaban hacia su Juicio. Diferenciar a los Centinelas y Guardias era fácil, aunque sus uniformes no estaban cubiertos de sangre coagulada como habían sido cuando había estado en el limbo. Todas estas almas habían sido enterradas. Aiden y yo salimos. Muy pocas almas viajaban vestidos con capas de cualquier tipo, siendo obvio que esa no era la tendencia de moda sobre la superficie. Si cualquiera había fallecido en una capa, estaría curiosa de el cómo y el por qué. La mayoría estaba en ropa de calle. Algunos incluso tenían gorras de beisbol, y tal vez deberíamos permanecer lejos de algunos de esos. Alguien incluso estaba balanceando un sombrero de vaquero. De cualquier manera, esto no estaba bien. Los guardias de Hades estaban puestos a lo largo del camino, encima de sus caballos negros. Ellos mantenían a los viajeros en orden y al camino moviéndose. Probablemente era un interminable y aburrido trabajo. Nos movimos hacia el centro del grupo, esperando perdernos con los Centinelas altos en las masas. Algunos de ellos nos pasaron miradas superficiales, pero nadie nos habló. Al sonido de un bajo relincho y el acercarse de los cascos, mi corazón se disparó mientras ponía mi mano en la daga debajo de mi capa. Sentí a Aiden moverse para hacer lo mismo. Pero el grande caballo de guerra sopló pasándonos, el guardián recorriendo mínimamente por encima de su espalda. La gente se precipitaba fuera del camino; si no lo hacían, serían pisoteados debajo de los potentes cascos. La inquietud floreció en la boca de mi estómago, pero no era como si pudiéramos volver atrás ahora. Cerca del Llano del Juicio, era difícil no notar el brillo rojizo extendiéndose a lo largo del horizonte, y cuanto más lejos viajábamos, más grande el… el fuego crecía. El Tártaro.


205 Página

Guau, no quería estar en cualquier parte cerca de ese lugar. Y realmente esperaba que no nos capturaran y nos lanzaran al Tártaro. Mi corazón estaba tirándose a sí mismo contra mis costillas para el momento en que entramos en los abiertos Llanos del Juicio. La gran cantidad de gente atestando el cruce era enorme y había guardias por todos lados, posicionados sólo en caso de que alguien sentenciado al Tártaro tratará de huir de él. Aiden se quedó cerca de mi lado. —¿No llegas a ver a Caleb? Reí secamente mientras escaneaba sobre la gente. La multitud era tan densa que no tenía idea de cómo podría ver a alguien en esa muchedumbre. Y tuve un momento difícil no mirando al palacio, que parecía muy cerca. Más de una fortaleza medieval que una casa, el palacio de Hades se levantaba como las montañas a través de las cuales habíamos viajado, arrojando una sombra oscura a través del Llano del Juicio. Cuatro torres llegaban al anaranjado cielo, una en cada esquina de la fortaleza. Aunque esperaba que los Campos Elíseos ofrecieran un mejor escenario, no podía imaginar despertarme cada mañana y mirar fuera por una de las muchas ventanas para ver… todo esto. Concentrándome en la cosa importante, me uní a Aiden en la búsqueda para encontrar una familiar cabeza rubia. Había un montón de rubios, pero ninguno de ellos era Caleb. —¿Qué si la palabra no ha llegado a él? —le pregunté a Aiden, temerosa de decir el nombre de Apolo aquí abajo. —Él tiene que saber —me aseguró, escaneando la creciente pila de personas—. Dioses, ¿cuánta gente procesan aquí en un día? Miles, al parecer. Continuando, me di cuenta de que era bastante inútil en la búsqueda de Caleb. Al ser tan baja, todo lo que podía ver era la parte posterior de las cabezas. Mi malestar creció incontrolable. Mientras más tiempo permaneciéramos aquí, más peligroso era. Volví a pensar en el guardia que había corrido por delante de nosotros. Mi boca se secó. Necesitábamos encontrar a Caleb y necesitábamos… Una pesada mano se posó en mi hombro. Inspirando fuerte, mis dedos se movieron alrededor del mango de la daga mientras giraba alrededor, lista para usar la espada si era necesario.


206 Página

—Caray, no me apuñales. Creo que tenemos suficiente de eso entre nosotros dos. Tropecé hacia atrás mientras la voz familiar se hundía. Vestía una gorra de béisbol tironeada hacia abajo y escondiéndola una sudadera con capucha encima, pero mechones de cabello rubio asomaban alrededor de los bordes. Una salvaje sonrisa brilló desde debajo de la sombra de la capa. —Caleb. —Mi voz sonó ronca. A unos segundos de taclearlo al suelo, fui frenada cuando Aiden agarró mi hombre. —Sé que lo deseas —dijo en voz baja—, pero llamaría la atención. —Sí, lo haría. —asintió Caleb—. Así que mantengamos los abrazos y lloriqueo al mínimo. Estaba ya en el borde del lloriqueo, así que gracias a los dioses que la capucha escondía eso. Alejándome de Aiden, me detuve en frente de Caleb. —Estoy tan contenta de verte de nuevo. —Y estoy feliz de verte…—Él levantó su mano, como si fuera a tocarme, pero frenó—. También es bueno verte de vuelta a la normalidad. Hice una mueca. —Sí, sobre eso… ¿perdón? Caleb rió por lo bajo. —Está todo bien Vamos, tenemos que hacer esto rápido. — Hizo un gesto hacia el camino que conducía al palacio de Hades—. Estoy sorprendido de que ustedes chicos siquiera hayan llegado tan lejos sin ser capturados. El Inframundo entero es un manojo de nervios por lo que está pasando arriba. —Me imaginé que eso es por lo que están tan ocupados aquí — comentó Aiden. —Sí. —Caleb empujó sus manos profundamente dentro de los bolsillos de sus jeans—. Un montón de Centinelas y puros vienen directo aquí. En cierta manera golpes, ¿sabes? —Sí, golpea muy mal. ¿Entonces por qué debemos…? Sin advertencia, el suelo tembló violentamente y un gran, terrible rugido quebró por encima, conmocionándome hasta los huesos. Me giré, como hizo todo el resto, hacia el Tártaro. El olor a azufre creció hasta que era espeso y asfixiante. Miedo explotó en mis entrañas. Aiden estaba al lado mío en un instante, su mano presionando en mi espalda. — ¿Qué está pasando? —pregunté. —Ya verás —respondió Caleb, dejándome totalmente perpleja.


Página

207

Le disparé una mirada, pero entonces una bola de fuego voló derecho en el aire sobre el Tártaro, girando y agitándose mientras rescoldos volaban en todas direcciones. El fuego cambió, mientras continuaba derramándose dentro del cielo. El embudo de fuego quedó inmóvil por un momento. En cada lado, el fuego creció, extendiéndose en alas gigantes que parecían alcanzar cada esquina del Inframundo. En el centro, la cabeza de un dragón apareció. La boca se abrió, omitiendo otro espeluznante grito, y luego se precipitó hacia abajo. El impacto sacudió el suelo mientras la ardiente cola azotaba a través del aire. Luego se calló. —Santo Hades —murmuré. —Es como la fiesta de bienvenida para aquellos sentenciados al Tártaro —explicó Caleb—. Ocurre cada vez. Te acostumbras después de un tiempo. —¿Qué demonios…? —murmuré. No había manera de que me acostumbrara a ver eso. —Vamos, tenemos que ir. —Caleb se deslizó frente a nosotros—. Les puede tomar años encontrar a Solaris, pero conozco justo la cosa que… Cuatro sementales negros separaron la multitud, sus jinetes altos e imponentes, vestidos en cuero. Espadas —espeluznantes espadas— estaban niveladas a sus lados. Nos rodearon en segundos, juntándonos a los tres hasta que nuestras espaldas se presionaban unas contra otras. Aiden sacó su daga y acabó con el asunto final de una espada apuntando a su garganta. La mirada en el rostro del guardia gritaba que él no estaba asustado de usarla. —Mierda —murmuré. Estábamos tan jodidos.


Veinticinco

208

l brazo del guardia no temblaba. —Muévete, y no te moverás de nuevo. Aiden se congeló, y creo que yo no respiraba. Estaba bastante segura de que Caleb tampoco estaba respirando, pero de nuevo, él no necesitaba respirar, ya que estaba muerto. Pero eso no significaba que se iría sin castigo. Fuimos capturados. Él fue capturado, y lo único en lo que podía pensar era en el dragón que habíamos visto. La culpa me atravesó como un fuego salvaje. El guardia dirigió su mirada hacia Aiden. —Levanta tus manos. —Me dijo que no me moviera, así que no estoy seguro de cómo puedo levantar mis manos —fue la respuesta seca de Aiden. Contuve una risa que no habría sido apreciada. Sin divertirse, el guardia deslizó la espada dentro de la capucha de Aiden. La espada se levantó, llevando el material hacia atrás. El guardia sonrió cuando la cara de Aiden se reveló y un hilillo de sangre se filtraba por su mejilla. Caliente y ardiente furia me quemó, y no quería nada más que golpear su trasero fuera de su caballo, pero la espada estaba demasiado cerca del cuello de Aiden. —Levanta las manos. —El guardia hervía. Una sonrisa cruzó sus labios mientras lentamente levantaba sus manos. —¿Esto es suficiente? —Ustedes tres van a venir con nosotros —anunció otro guardia mientras envainaba su espada—. Si no obedecen, se nos ha dado el permiso de usar cualquier método necesario. Tengan por seguro que una muerte en el Inframundo es lo mismo que en el mundo superior. Los guardias volvieron sus pálidos ojos más allá de mí, hacia Caleb. —Y hay cosas peores que la muerte aquí, muchacho. Debiste haber pensado en eso.

Página

E

Traducido por Arcangel Corregido por Esperaza.nino


209 Página

Caleb no dijo nada, pero teníamos que hacer algo. No podíamos dejar que nos llevaran a donde tenían planeado hacerlo. El problema era que sólo Caleb sabía cómo sacarnos del Inframundo, y no era como si realmente pudiéramos preguntarle en estos momentos. Y no estaba dejando a Caleb enfrentar esto solo. Así que sí, como dije, estábamos jodidos. Un guardia a pie se interpuso entre los dos caballos y se dirigió directamente hacia mí. Aiden se movió sólo una fracción de pulgada, y la punta de una espada pinchó su piel. —Estamos de vuelta a la parte de no moverse. —El guardia sonrió—. ¿Eso está bien para ti? Aiden miró al guardia y calor emanó de él. La sonrisa del guardia aumentó en respuesta. El que estaba en frente de mí agarró un puñado de mi capucha y tiró hacia atrás. Sus ojos color azul hielo se estrecharon. —Son ellos. Mi corazón cayó a mis pies. Lo dijo como si alguien nos hubiera estado esperando, y eso no era nada bueno. Traté de mantener fuera el pánico de mi cara, pero debe haber sido evidente, ya que el guardia se rió mientras se giraba. —Desármenlos a todos —dijo—. Y luego debemos irnos. La parte de desarmar tomó solo segundos. Nuestras capas fueron removidas, nuestras dagas arrancadas. La mochila de Aiden fue tomada como rehén. Eché un vistazo hacia Aiden, pero el miró al frente, su mandíbula fija en una línea rígida. Mierda, esto era malo. Caleb parecía resignado, aunque sus hombros estaban caídos, como si supiera el castigo que venía. Viendo las espaldas de los guardias, me preguntaba qué tan rápido podía sacarlos a todos, así los tres podríamos salir corriendo. Pero eso probablemente requeriría akasha, y ¿en dónde podría ocultarse Caleb aquí abajo? ¿A dónde iríamos? Y llegar hasta aquí, ¿sólo para perderlo todo? Ni siquiera podría que enfrentarme con Seth. Un frío nudo de miedo se instaló pesado en mi estómago. Con el miedo aumentando más y más con cada paso, no podríamos hacer otra cosa que seguir a los guardias al palacio de Hades. —Lo siento —le susurré a Caleb. Él se encogió de hombros. —Como en los viejos tiempos. —Sí, pero esto es diferente. Hay un dragón hecho de fuego que—


210 Página

—Sin hablar —El guardia al que le gustaba jugar con su espada cabalgó al lado de nosotros—. O haré que ninguno de ustedes pueda hablar de nuevo. ¿Al igual que mi padre? Dulce y caliente ira explotó dentro de mí. Mi boca se abrió, pero una mirada de advertencia de Aiden la cerró. Fuimos conducidos hacia el palacio en silencio. Dos guardias a caballo delante, otros dos detrás de nosotros, y uno en el suelo lograban que fuera imposible hacer una maldita cosa. Y entonces las puertas del palacio comenzaron a abrirse y fuimos guíados a través de un patio con poca vegetación. Todo estaba ocurriendo tan rápido. Mi corazón latía con fuerza, el sudor salpicaba mi frente. Me sentía desnuda sin la maldita capa, y había un maldito perro del infierno dormido sobre su espalda en la entrada, sus patas carnosas pateando en el aire a medida que soñaba con las almas que perseguía o lo que sea los perros del infierno sueñen. Los guardias desmontaron y se dirigieron hacia la entrada, abriendo las puertas del palacio. Los chicos a ambos lados de mí parecían estar manejando todo esto mejor que yo, o eran simplemente mejores fingiendo que no están a un paso del final, pero probablemente Caleb no estaba tan impresionado por el palacio de Hades como yo. Después de todo, él jugaba a la Wii con los dioses aquí. Pero el palacio de Hades era... lujoso. Oro y titanio plateado enchapaban todo —las paredes, el techo, los muebles, e incluso el suelo. Los símbolos de Hades estaban por todas partes. El toro y las lanzas de dos puntas que marcaban el suelo, cosidos en los elegantes tapices. El terciopelo negro de los largos sillones llenaba el gran salón, pero fueron los tronos cubiertos que ocupaban el estrado los que capturaron y mantuvieron mi atención. Estaban verdaderamente dignos de un rey y una reina, pero también lo era lo que estaba cerca de ellos. Dormitando a lado de los tronos se encontraban perros del infierno más pequeños; quizás cachorros de perros del infierno. Sus múltiples cabezas descansaban sobre sus patas, y baba ácida se agrupaba bajo las lenguas que colgaban. Los guardias se detuvieron y, sin palabras, se dejaron caer sobre una rodilla y bajaron la cabeza. Un segundo más tarde, las puertas de titanio, que iban del suelo al techo de oro y que se encontraban junto a los tronos, se abrieron. A pesar de que Hades se suponía que se encontraba en el


26

Team Boy: Alex se refiere a que le gustan los chicos.

211 Página

Olimpo, yo esperaba al dios caminar a través de la puerta, listo para lanzarnos a nosotros tres en los hoyos ardientes del Tártaro. Débil en mis rodillas, me obligué a mantener mis ojos fijos hacia delante. Los Centinelas no sentían miedo... mi rosado trasero mestizo. Pero a medida que la figura se acercaba, supe que no era Hades. Ni siquiera era un hombre. Era una mujer… y era una diosa. Ella era hermosa, alta, malditamente cerca de dos metros. Olas de pelo rizado de color rojo caían hacia una cintura imposiblemente estrecha. Sus ojos eran blancos, sus pómulos altos, sus labios rellenos y su nariz respingona. Y estaba prácticamente desnuda. Su vestido era de gasa blanca y se podía ver a través de él completamente. Tuve una buena idea de su talla de sujetador... si ella tuviera puesto uno, lo que no hacía. La ropa interior debía ser opcional aquí. Aiden miraba fijamente. También Caleb, a pesar de que parecía que estaba muy acostumbrado a todo esta... mujer en la pantalla. Diablos, incluso yo estaba mirando. Ella cruzó el gran salón, sus largas piernas separando la gasa de su falda, jugando al escondite. Queridos dioses, sentí que mis mejillas comenzaban a arder, pero aún no podía apartar la mirada. Mientras se acercaba, sus ojos totalmente blancos brillaron, y luego se atenuaron. Aparecieron dos ojos brillantes, de color esmeralda. Caleb se relajó a mi lado, una lenta sonrisa se arrastró a través de su hermoso rostro, el rostro que yo tanto había extrañado. —Hola, Perséfone. Mis ojos se abrieron en la hermosa diosa. Así que este era la famosa Perséfone. Aunque yo era del “Team Boy”26, podía ver por qué Hades se había enamorado tanto de ella, yendo tan lejos como para secuestrarla y traerla hasta el Inframundo. El primer guardia —no el que había cortado a Aiden— levantó la cabeza. —Los capturamos como queríais. “Capturamos” no era para nada una palabra cálida y difusa. —Ustedes tres lucen sorprendidos. —Los exuberantes labios de Perséfone se inclinaron con picardía—. Estos son mis guardias personales y han estado manteniendo un ojo hacia fuera por ustedes. Los he estado esperando.


27

Super Mario Kart: Es la ya mencionada serie de videojuegos de carreras en la que se encuentran

los personajes de la Saga de Mario. 28

Calling Waters en el inglés original.

212 Página

—¿Cómo? —le pregunté, sorprendida. Perséfone sonrió. —Caleb y yo jugamos Súper Mario Kart27 todos los días a la una, y cuando él lo canceló supe que algo estaba pasando. Miré a Caleb lentamente. Él se encogió de hombros. —No es mi culpa que ella sea observadora. —Y muy aburrida cuando mi marido está en el Olimpo. Caleb me hace compañía. Esperaba que fuera del tipo de compañía platónica, ya que Hades no era conocido por su naturaleza indulgente. —Guardias, pueden irse ahora —Cuando vacilaron, se rió—. Estoy bien. Por favor, déjennos y no le digan a nadie sobre esto. Uno por uno, se fueron de la habitación, el hombre de la espada miró hacia Aiden como si quisiera cortarle la otra mejilla. Aiden sostuvo su mirada mientras una sonrisa cruzaba sus labios. Hombres. Suspiré. Una vez que las puertas del palacio se cerraron tras ellos, Perséfone juntó las manos. —Le hice un par de preguntas a una pequeña ninfa que había entrado en el Inframundo sólo hace unos días; una de las ninfas de Apolo. Y no hace falta ser un científico del tiempo para saber que tenía algo que ver con su linaje. —Es científico de cohetes —corrigió Caleb mientras bajaba su capucha y se quitaba la gorra. Ella frunció el ceño. —De todos modos, pensé que tenía algo que ver contigo... y tenía una opción. Llamar mi esposo y él habría venido corriendo a casa, pero entonces él estaría hecho un manojo de nervios, y de esa forma él es un dolor. O podría simplemente averiguar lo que ustedes, chicos, necesitaban. Estoy segura de que será muy interesante. Aiden se movió a mi lado, estaba claro que se encontraba con la guardia baja al igual que yo. Eché un vistazo a Caleb y le susurré— : ¿Podemos confiar en ella? Caleb asintió. —Ella es bastante guay, y de hecho esto hace mi trabajo mucho más fácil. La diosa levantó una delicada ceja. —¿Digan? —Necesito ver las Aguas que Llaman.28


213 Página

¿Las Aguas que Llaman? Nunca había oído hablar de tal cosa, y por la expresión de la cara de Aiden, él tampoco. —¿Y por qué necesitan utilizar las Aguas que Llaman? —preguntó ella, cruzando sus delgados brazos debajo de los pechos, como si necesitara ayuda para llamar la atención sobre ellos—. Si te gustaría ver a alguien, Caleb, sólo tienes que pedirlo. —Lo sé. —Dejó caer un brazo sobre mis hombros, y el enorme agujero que había estado allí desde que él había muerto se llenó—. Pero no es para mí. Es para ellos. Tienen que usarlo. Perséfone se quedó callada por un largo rato. —¿A quién quieren llamar? —Solaris —respondí. Las Aguas que Llaman de pronto tuvieron sentido; llamar a un alma—. Tenemos que hablar con Solaris. —¿Debido a lo que está sucediendo en la superficie con el Primero? — preguntó. Asentí. Su brillante mirada se deslizó con Caleb. —¿Y qué pensabas hacer? ¿Colarte aquí para usarlas? —Ese era el plan. La diosa negó con la cabeza. —Si mi marido estuviera en casa y ustedes fueran a hacer algo tan imprudente, yo no sería capaz de defenderlos. Un escalofrío bailó por mi espina dorsal. Lo último que quería era que Caleb entrara en un tipo condenación eterna. —Lo sé —respondió Caleb, apretando mis hombros—. Pero vale la pena el riesgo, y Solaris puede tener información para detener al Primero. Y eso es lo que quiere Hades, ¿verdad? ¿Eso es lo que los dioses quieren? —La mayoría de ellos—murmuró ella, su mirada deslizándose hacia mí y, a continuación, a Aiden—. Pero no todos, al parecer. Algo me golpeó. —¿Sabe usted quién es el dios, el que está ayudando a Seth y Lucian? Ella agarró un mechón de color rojo brillante y lo enrolló alrededor de uno de sus elegantes dedos. —Si supiera algo así, entonces ese dios sería atendido. Pero rara vez estoy en el Olimpo y tengo muy poco interés en la política de quién ha enojado a quien lo suficiente como para acabar con el mundo tal como lo conocemos en esta ahora. Aiden se aclaró la garganta. —¿Esto sucede cada tanto, entonces?


214 Página

Perséfone sonrió, y cuando lo hizo, ni siquiera podía respirar. —Más de lo que nunca sabrás. El mundo ha estado al borde de la destrucción total varias veces por una razón u otra. Pero ahora... es como cuando nos enfrentamos a los Titanes. Ha ido más allá de unas pocas palabras bonitas utilizadas para encubrir un insulto percibido. —Dejó escapar un pequeño suspiro—. Pero de todos modos, tengo muy poco que hacer, y si ésta Solaris puede ser de alguna ayuda para ustedes, entonces ella será de alguna ayuda para mi marido. Síganme. Cuando giró con gracia sobre sus talones, estaba demasiado sorprendida para moverme al principio. Que Perséfone nos ayudara no era algo que había planeado. Aiden sonrió. —Esto es bueno. —Muy bueno. —Me volví hacia Caleb—. Eres grandioso. —Lo sé. —Él me dio un rápido y fuerte abrazo—. Te extrañé. Sosteniéndolo más cerca, tragué lágrimas de felicidad. —Yo también te extrañé. Caleb besó la parte superior de mi cabeza, y luego se alejó. —Vamos. Vamos a poner en marcha este espectáculo. Los tres seguimos a la diosa. Pobre Aiden, estaba tratando de mirar a todas partes excepto a ella, pero por debajo de todo, él era un hombre. Extrañamente, no estaba celosa —probablemente más divertida que cualquier otra cosa— porque él estaba haciendo su mayor esfuerzo por mantener los ojos al norte. Deslizando mi mano sobre la suya, apreté. Cuando su mirada se desvió a la mía, sonreí y él me dio una torcida sonrisa de disculpa. Mientras nos dirigíamos por un pasillo largo y oscuro cubierto de tapices de terciopelo negro, Caleb miró hacia Aiden y a mí y una mirada extraña cruzó su rostro. —¿Qué? —le pregunté. Él sacudió su cabeza. —¿Ustedes realmente están haciendo esto; la relación abiertamente y todo eso? La mano de Aiden se envolvió más fuerte alrededor de la mía. —Creo que en este momento el mundo tiene problemas más grandes que un puro y una mestiza enamorados. Mi corazón dio un baile feliz en la última parte. Sólo oírle decir la palabra con “E” podía ahuyentar todas las sombras oscuras y malas expectativas.


215 Página

La risa ronca de Perséfone se desvió de llegó hasta nosotros. —¿No es esa la verdad? Además, no son los primeros, ni serán los últimos. Los ojos celestes de Caleb se asentaron en Aiden. —¿Y no van a tratar de ocultar la relación una vez que todo se calme? El desafío en su voz me hizo sonreír. —Eso no va a pasar —le dijo Aiden—. No va a ser fácil, pero vamos a encontrar un camino. —Bueno. —Los ojos de Caleb se endurecieron. —Porque si la haces sentir mal, voy a perseguir tu trasero hasta que te mueras. Me eché a reír y lo mismo hizo Aiden, aunque ambos sabíamos que Caleb hablaba en serio. Dejando ir la mano de Aiden, envolví mi brazo alrededor de Caleb. —Eso no será necesario. La diosa se detuvo frente a una puerta de bronce. Con un movimiento de su mano, se abrió de golpe. Lo bueno es que ella nos estaba ayudando, porque no tenía ni idea de cómo Caleb habría abierto esa puerta. Con la corriente de aire frío, entramos en la cámara circular. Había tantas armas en la pared; hachas, lanzas, espadas y picas. Había cosas morbosas también, como las cabezas de los animales olvidados hace mucho tiempo sacrificados en la caza y una sección entera dedicada a las colas de caballo. Aclaré mi garganta. —Agradable... ambiente. —Es la sala de guerra de Hades. —Temor llenó el tono de Aiden—. Maldición. —Las armas son de mi marido, pero... —Perséfone dirigió una mirada desdeñosa alrededor de la sala de guerra—. Se trata principalmente de trofeos de Ares, no es de mi preferencia. Hades tiene una tendencia a oscilar un poco en el lado morboso, pero el pelo... —Ella hizo un gesto a las colas de caballo clavadas en la pared—. Esas pertenecen a Ares. Le gusta cortar el pelo de los que ha conquistado y luego las cuelga para que todos lo vean. Molesta a la mayoría de los otros dioses, por lo que los mantiene aquí. Las cejas de Caleb se levantaron. —Un agradable toque decorativo, supongo. Había algo extrañamente familiar en el cabello. No eso de cortarla y colgarla en las paredes, ya que, gracias a los dioses, eso era extraño para mí. Pero había algo que asomaba en mi memoria.


29

Indiana Jones y la Última Arca Perdida: Una de las tantas películas que componen la saga de

Indiana Jones, un arqueólogo que sufre diversas aventuras. 30

Indiana Jones y la Última Cruzada: Otra de las películas de Indiana Jones. En este caso,

Perséfone cita una frase de la película, de ahí que se siente como si estuviera en la película.

216 Página

—Conocen a Ares—dijo Perséfone, dirigiéndonos más adentro en el cuarto de guerra—. Para él, todo es acerca de la guerra y de sus despojos. La paz prácticamente lo castra. Él cree que nunca hay que dar la espalda a la guerra... —Su voz se desvaneció y se encogió de hombros—. Debería estar emocionado ahora, con todo esto. —Él probablemente es un campista muy feliz —dijo Caleb, lanzándome una mirada de ¿qué demonios? Me encogí de hombros, pero esa extraña sensación estaba ahí, molestándome. ¿Perséfone quería decir nunca dar la espalda a Ares, también conocido como "Mr. Guerra ", o simplemente a la guerra misma? —Aquí estamos. —Ella se detuvo frente a un pedestal de mármol. Caras demoníacas estaban grabadas en el mármol del cuenco y el agua de color rojo rubí la llenaba—. Todo lo que tienes que hacer es pararte delante de él y llamar al alma con la que se desea hablar —cualquier alma— y será convocada aquí. —¿Cualquier alma? —Se me cortó la respiración mientras una imagen de mi madre llenaba mi cabeza. —Sí, pero sólo puedo permitir que la utilices una vez. Así que elige sabiamente. —Perséfone rió—. Siento como si estuviera en Indiana James y el Arca Perdida29. Aiden dirigió su mirada al suelo, flexionando la mandíbula para ocultar su sonrisa. Caleb rodó los ojos. —Es Indiana Jones y la Última Cruzada30. —Oh. —Ella se encogió de hombros—. Es lo mismo. Mi mirada cayó al cuenco. El nombre de mi madre estaba en la punta de mi lengua, y yo sabía sin mirar a Aiden que él estaba pensando en sus padres. Cualquiera de nosotros probablemente daría cualquier cosa por verlos, sobre todo después de lo equivocado que los espíritus habían estado en el portal. La mirada de Perséfone se volvió conocedora. —Ah, la oportunidad de ver a un ser querido es algo difícil pasar por alto. —Usted lo sabrá —dijo Aiden en voz baja.


Página

217

Su sonrisa se desvaneció lentamente—. Lo hago. Tal vez algunos puedan encontrarme egoísta por las decisiones que he tomado y el impacto que han tenido. Recordando el mito de Perséfone, sacudí mi cabeza. —No. Tú fuiste inteligente. Te aseguraste de que ambos podrían tenerte; Hades y tu madre. Si se sentía arrogante por cómo resultó todo al final, toda la división del tiempo y las estaciones del año, no lo mostró. Sorprendente, ya que los dioses no eran un grupo de gente humilde. Girándose hacia el cuenco, juntó las manos delante de ella. —Es hora de que elijas, y luego deberán irse. Miré a Aiden, quien asintió. Había un dejo de tristeza en sus ojos, reflejando lo que ya sabía que brillaba en los míos. Caleb puso su mano en mi hombro. Por mucho que yo quería ver a mi madre, por mucho que quería regalarle a Aiden la oportunidad de ver a sus padres, ninguno de nosotros podría ser tan egoísta. Dando un paso hacia el cuenco, me quedé mirando el agua roja, que me recordó a la sangre. En realidad, era espesa como la sangre, y había un débil olor metálico. Ew. Un segundo pasó, y entonces dije—: Solaris. No pasó nada al principio, y luego el agua se agitó como si hubiese soplado suavemente sobre ella. Una parte de mí esperaba que su rostro apareciera en el cuenco, pero el agua se estabilizó de nuevo. Luego hubo una repentina grieta de energía que se arrastraba por las paredes y rodaba por los suelos. Los pequeños pelos de mi cuerpo se erizaron y un estremecimiento se abrió camino a través de mí. Hubo un grito ahogado de sorpresa y me volví. Solaris había llegado.


Veintiséis

218

uando entré en el Inframundo, realmente no sabía que esperar. La misma cosa se podía decir para Solaris. Realmente no tenía ninguna pista, y aun así me quedé asombrada. Solaris se paró directamente en frente de Caleb y se veía mucho mejor que lo que pensé que sería. Por alguna razón, había esperado que ella y el Primero estuvieran sirviendo en el Tártaro, pero su blanca toga estaba prístina e intacta. Su cabello rubio plateado, largo y delicado, asentado sobre delgados hombros. Ella era alta y esbelta y sus ojos eran como los míos; un radiante color ámbar. Sus delicadas, facciones de porcelana me recordaron a una frágil, exótica flor, cosa que no había estado esperando. Tal vez estaba cargando un infierno de ego o algo, pero había pensado que ella se vería como yo. Era el completo opuesto de mí. Solaris miró alrededor de la habitación, sus pálidas cejas levantándose mientras se daba cuenta de dónde estaba. Sorpresa y un poquito de miedo revolotearon a través de su rostro, pero cuando sus ojos aterrizaron en mí, una gran incomprensión se filtró dentro de esos cenicientos ojos. Una sensación de familiaridad me recorrió, reflejada en su expresión. Caminando hacia adelante, Solaris se detuvo a un simple pie de mí, su cabeza inclinada inquisitivamente. Cuando habló, su voz era suave. —Tú eres el Apollyon. No había mucho tiempo para imaginar cómo sabía ella lo que yo era. —Soy una de ellos. Otro parpadeo de sorpresa se disparó a través de su rostro, seguido rápidamente por dolor. —¿Así que hay dos de nuevo? Asentí. Ella echó un vistazo sobre su hombro. —Y ninguno de ellos es él. Lo puedo decir. Uno de ellos está muerto. Uno de ellos es un pura sangre. Ignoré la mirada ofendida de Caleb.

Página

C

Traducido por Dafne Corregido por Mar¡Cipriano


Página

—Espera. —Avancé, empujando hacia abajo la frustración rugiendo dentro de mí—No he transferido mi poder a él. Él es sólo el Apollyon. No el Dios Asesino. Solaris se puso tiesa. —Eso no es posible. —Lo es. No he estado cerca de él desde que Desperté. Hay algo de éter y Akasha con él, pero aún es sólo el Apollyon. —Hice una pausa, largando un largo suspiro—. Necesito saber cómo parar la transferencia. Ella permaneció callada. —Y creo… lo sé, que tú sabes cómo hacerlo. Su cabeza se giró hacia mí. —No hay manera. Bloqueé ese conocimiento así ningún otro Apollyon podría aprenderlo. —Bueno… vi algo cuando Desperté. Te volviste hacia él, tratando de detenerlo. Tú sabías cómo, pero la Orden lo encontró primero. Solaris rió una seca, quebradiza risa. —¿Es eso lo que la historia te dice?

219

—No. El Primero no está aquí. Solaris me enfrentó, sus cejas fruncidas. —Tú has Despertado. Puedo ver las marcas del Apollyon. —¿Puedes? —Miré hacia abajo, sorprendida de encontrar que mi piel descubierta estaba toda marcada. Ni siquiera las había sentido. —¿Cómo puedes estar Despierta y no estar con el Primero? No estás muerta. Aún. —Es complicado. Ese es el por qué vinimos para hablar contigo. —Oh. —El dolor se profundizó y sus pestañas bajaron rápidamente—. ¿Él es como el mío? Todos en la habitación, incluso Perséfone, estaban fijos en Solaris, pero ella parecía totalmente inconsciente de ellos ahora. Tomé un aliento y luché contra el repentino estrujamiento en mi garganta. La pena proveniente de Solaris era palpable. —Sí. —Mi voz sonaba ronca—. Él es como el tuyo. Volteándose lejos, ella envolvió sus brazos alrededor de sí misma. — Entonces no hay nada que pueda hacer por ti. La miré fijamente. —Pero no hemos preguntado nada. —Si él se ha perdido a sí mismo por el éter, por la llamada del Akasha, no hay nada por hacer. —Su barbilla se inclinó, causando que su cabello se deslizara hacia delante, escudando su cara—. Y no hay nada para hacer por ti. Yo traté… pero el poder se transfirió.


220 Página

Eché un vistazo a la diosa, imaginándome que ella sabría, pero se veía tan confusa como yo me sentía. —Pero lo vi. —¿Lo hiciste? El Despertar es lo que el Apollyon anterior desea que tú veas. En el momento de tu muerte, cuando llegue, tú introducirás tus recuerdos. Algunos de ellos serán como los deseaste, pero no como realmente existieron. Bueno… trasero daimon. ¿Seth sabía eso? —¿Qué pasó, entonces? Sus pestañas nuevamente bajaron rápidamente. —Al principio cuando lo conocí, él no era como lo era en el final. Era un hermoso, tipo de hombre a quién sólo le pasó ser el Apollyon. —Una pequeña, triste sonrisa tiró en sus labios—. Realmente no entendíamos nada de eso. Éramos los primeros en existir en la misma generación. Él ni siquiera entendía por qué había venido a buscarme. Era como si él estuviera llamándome y yo no entendía que estaba pasando cuando Desperté. El dolor… pensé que estaba muriendo. Hice una mueca, incapaz de imaginar ir a través de eso sin Aiden y sin ningún conocimiento de lo que estaba pasando. —Pero cuando nos conocimos, fue como si estuviera destinado. Por muchos meses, tuvimos… tuvimos que conocernos el uno al otro. No creo que incluso los dioses supieran que podía pasar. —Una mirada distante se arrastró dentro de sus ojos, sin llegar a eclipsar el dolor que aún no había sido sanado—. Él parecía volverse más poderoso cuanto más tiempo estábamos alrededor el uno del otro, capaz de captar el Akasha con un pequeño esfuerzo, y no acabar agotado. Pero él era más inestable. Nunca hacia mí, pero sabía… sabía que era debido a mí. Hubo una situación… Mi estómago se hundió mientras mi mirada destellaba hacia Aiden. —Un gran grupo de daimons habían atacado uno de los Covenants y durante la batalla, él… sacó de mí. El poder que él mostró era inimaginable. El Consejo se volvió más inquieto y entonces…entonces conocí al oráculo. Ah, el oráculo ataca de nuevo. —Ella me dijo lo que iba a pasar. Que él iba a arrancarme todo mi poder y que iba a atacar al Consejo. No le creí, porque eso sería una locura. —Solaris rió suavemente—. Pero ella era insistente en que lo detuviera. Que si no podía encontrar fuerza en mi corazón para matar lo que más amaba, entonces debía tomar el poder. Mi respiración se atascó, y las paredes parecían inclinarse y girar. —Nunca pensé que él actuaría, pero el Consejo se movió contra nosotros. Nos querían separados, y ninguno de nosotros, en nuestro


221 Página

ingenuo egoísmo, podría haber tenido semejante pensamiento. Dejamos la seguridad del Consejo y nos fuimos por nuestra propia cuenta. —Solaris sacudió su cabeza—. Nos siguieron, enviándonos sus Centinelas más capacitados. Cuando no tuvieron éxito, la Orden de Tánatos vino. Ella tragó gruesamente. —Él amenazó al Consejo entonces, y sabía que todo lo que el oráculo había dicho se estaba volviendo real. Ella me había dado los medios para detenerlo, pero era demasiado tarde. Mordí mi labio. —¿Qué hizo él? Sus ojos se encontraron con los míos. —Él nunca lo hubiera hecho si el encanto del poder, la llamada del poder supremo, no lo hubiera superado. Pero lo hizo. Antes de que pudiera detenerlo, él lo saco de mí. Hubo un momento, inmediatamente después de que él tomó mi poder, cuando él aún no era capaz de canalizarlo. Como un talón de Aquiles, por así decirlo, y la Orden atacó. El resto… el resto es historia. No sabía que decir. Dolor rodó por la parte trasera de mi garganta. Era obvio que Solaris había amado a su Primero, tanto que ni una sola vez había dicho su verdadero nombre. No me atrevía a preguntar sólo para saciar mi curiosidad, porque sabía que hablar solo le traería más dolor. —Lo siento. —Fue todo lo que pude decir. Solaris asintió. —¿Qué está haciendo tu Primero? Le conté todo; la destrucción, la inminente guerra, y la esperanza de que alguien pudiera detener a la historia de repetirse a sí misma. Si estaba sorprendida, no lo mostró. Solaris simplemente caminó hacia mí. —Lo bloqueé de él y de los demás Apollyons —dijo otra vez Solaris—. No estoy segura de cómo incluso lo viste. ¿Tal vez fue el Destino? Dioses, por una vez el Destino no estaba tratando de forzarme a dar solo para el equipo. Agradable cambio. —Tal vez. —Es más simple de lo que crees. —Solaris me alcanzó, posando su mano fría sobre mi mano derecha—. Debes seguir el orden de las marcas como aparecieron en ti. El original. —Solaris apretó mi mano izquierda—. “Θάρρος”. —Coraje. Luego ella ahuecó su mano alrededor de mi mano izquierda. — “Ισχύς”. —Fuerza. Dejando ir mi mano, ella posó sus manos debajo de mi caja torácica, sobre mi ombligo. —“απόλυτη εξουσία” —Poder Absoluto. Finalmente, ella alcanzó y ahuecó mi nuca. —“αήττητο” —Invencibilidad. El aire salió de mis pulmones y Solaris asintió. —Necesitarás presionar tu carne contra la de él y llamar a cada marca por su verdadero nombre.


222 Página

—Espera —dijo Aiden—. ¿No es eso cómo él podrá trasferir su poder también? Ya lo sabía, así que cuando Solaris retrocedió y se volvió hacia Aiden, yo apenas podía mirarlo. —Sí —dijo ella—. Ella tendrá que hacerlo antes de que él lo haga. Aiden abrió su boca, pero no había palabras. Habíamos aprendido como transferir el poder y eso era algo, pero también sería condenadamente cerca de lo imposible. —¿Eso es todo? —preguntó ella—. Deseo irme. Perséfone aclaró su garganta. —Eso creo. Por un instante, los ojos de Solaris se encontraron con los míos y pensé que la iba a ver de nuevo. Y más pronto de lo que probablemente esperaba. No sabía de donde había venido ese pensamiento, si estaba basado en alguna posibilidad real o si sólo era paranoia. —¿Estás segura de que esto es lo que deseas hacer? —preguntó ella, su voz lo suficientemente baja para que sólo yo pudiera oírla—. Porque el poder del Dios Asesino será transferido a ti. Y aunque puedas sentirte fuerte y pienses que puedes controlarlo, puede corromperte, también. Viéndose terriblemente triste, como si ella supiera este gran secreto, ella suspiró. —Y para cualquier fin que los dioses traten de utilizarte, una vez que lo hagan, ¿seguirás de pie en el final? Como el oráculo me advirtió, no puede haber dos de nosotros en cualquier generación. Y luego ella se había ido, pero sus palabras de despedida permanecieron profundamente, envolviendo su camino encima de mi corazón y mi alma. Sus palabras no eran una advertencia, eran más la declaración de un hecho. Miré a mi mano izquierda y sentí como si mi destino hubiera sido sellado antes de que incluso supiera lo que yo era. Dejé salir un tembloroso aliento. —Bueno, eso fue deprimente. —Caleb corrió una mano a través de su cabello—. Si no estuviera ya muerto, me sentiría un poco suicida. —Sin duda —murmuró Perséfone—. Pero la gente muerta, sin ofender, tiende a estar en el lado depresivo de las cosas. Caleb se encogió de hombros. —No me siento ofendido. Cada vez que había visto a Caleb, él no parecía deprimido. Como si me leyera la mente en ese momento, él sonrió y recordé lo que él me dijo cuando estuve en el limbo. —Me dijiste que aún había esperanza para él. Caleb se contoneó hacia mí, pareciendo tan vivo que era doloroso de ver.


Envolviendo sus brazos alrededor mío, me agarró fuertemente. — Siempre hay esperanza. Tal vez no el tipo de esperanza sobre la que estás pensando, pero hay esperanza. No le entendí al principio, así que me apreté más cerca, sabiendo que nuestro tiempo estaba rápidamente llegando a un fin. Mientras inhalaba la fresca esencia de Caleb, me di cuenta que necesitaba saber algo que probablemente podría cortarme en diminutas cintas. Apartándome, me volví hacia Perséfone. —¿Dónde está su Primero? Un minuto entero pasó antes de que ella respondiera. —Él está en el Tártaro. Presioné mis dedos contra mi boca antes de que el nudo en mi garganta recorriera todo el camino hacia arriba. No era tanto el destino del Primero, sino que era significativo. Si sucedía y era capaz de matar a Seth, su destino iba a ser el mismo. Y también lo sería el mío.

Página

Estuve sobre Caleb por los siguientes quince minutos más o menos, mientras Aiden se ocupó en estudiar las armas y Perséfone limaba sus uñas o lo que sea. Mientras nos sentábamos en el suelo del cuarto de guerra, nuestras rodillas presionándose juntas, Caleb me contó acerca de algunas de las cosas que estaba haciendo aquí abajo para pasar el tiempo y le conté cuanto Olivia quería verlo. No hablamos sobre lo que pasaría después. Estaba bastante segura de que Caleb era consciente de todas las locas cosas ocurriendo y ninguno de nosotros quería deslustrar estos preciosos minutos. —¿Le dijiste a ella lo que te pedí? —preguntó él. Asentí. —Ella lloró, pero creo que fueron lágrimas de felicidad. La sonrisa de Caleb era comprensiva. —La extraño, ¿pero puedes hacerme otro favor? —Lo que sea. —Y lo decía enserio. —No le digas a Olivia que me viste. Fruncí el ceño. —¿Por qué? Ella podría…

223

***


224 Página

—Quiero que ella avance. —Caleb alcanzó mis manos y se paró, arrastrándome hasta mis pies—. Necesito que ella siga adelante, y creo que oír sobre mí la está frenando. Quiero que ella viva y no quiero estar ensombreciendo cada paso que ella dé. Dioses, odiaba la idea de mentirle a Olivia, pero entendía lo que estaba diciendo Caleb. Olivia nunca se movería adelante, sabiendo eso, que en cierta manera, Caleb estaba consciente y tan vivo como podía estarlo en el Inframundo. Era como si él estuviera allí, inalcanzable, pero aún allí. Sabiendo eso, ¿cómo podría ella realmente avanzar? Así que acepté. Prometí decirles a todos que había sido sólo Perséfone quien nos había encontrado. Incluso si Apolo sabía la verdad, no importaría mientras que Olivia no lo hiciera. En cierta manera, este era su regalo para ella. —Gracias —dijo Caleb, y me abrazó una vez más. Parte de mí quería quedarse en los brazos de Caleb, porque él siempre había tenido este efecto de pies en la tierra en mí. Caleb era mi lado racional. Él era más que eso; aparte de mi madre, él fue la primera persona que verdaderamente amé. Caleb siempre sería mi mejor amigo. —Es tiempo —dijo calladamente Perséfone, y cuando me empujé lejos y la miré, había simpatía en su mirada. Un dios que podía sentir simpatía era una anormalidad. Aiden volvió a mi lado, balanceando la mochila sobre sus hombros antes de devolverme en mano las armas que los guardias me habían quitado, así como mi asquerosa capa. Perséfone vagó hacia el centro del cuarto de guerra y agitó su mano. Un vacío negro apareció, completamente opaco. —Esta puerta los devolverá a aquella por donde vinieron. —Gracias —le dije a Perséfone. Ella asintió agraciadamente. Mientras decía adiós y miraba sobre mi hombro una vez más, mi pecho se estrujó mientras encontraba los azules, azules ojos de Caleb. Sabía entonces que la muerte podía detener un montón de cosas, pero nunca podría cortar el lazo de la amistad. Caleb sonrió, y se la devolví de forma aguada, y luego me giré de vuelta al vacío esperando por nosotros. Entrelazando mis dedos a través de los de Aiden, retrocedimos a través de la puerta, armados con el


Pรกgina

225

conocimiento que necesitรกbamos, pero llevando la carga de la necesidad de lograr lo imposible.


Veintisiete

226

l Hummer estaba donde lo habíamos dejado, y de acuerdo con el reloj en el tablero, sólo habían pasado tres horas, tres horas para el reino mortal, cuarenta y ocho horas en el inframundo y toda una vida para mí y Aiden. Me ofrecí a conducir de vuelta, pero Aiden insistió en que estaba bien y me di cuenta que él quería que yo durmiera. Sabía que debía hacerlo — para evitar que Seth usara la conexión—, pero no me parecía justo. Aiden tenía que estar agotado. Pero era una batalla que no iba a ganar pronto, por lo que me acurruqué en el asiento del copiloto y traté de dormir un poco. El único problema era que mi cerebro no se apagaba. Desde que había estado en la sala de guerra, algo me seguía molestando. Lo que había dicho Perséfone, las colas de caballo en la pared, todo parecía familiar, pero no podía recordar cómo o por qué. Y era más que eso. Las palabras de despedida de Solaris eran inquietantes y estaban aún en mi cabeza. Lo que no podía entender era por qué Apolo me había mantenido con vida, una vez que Seth había ido por todos los del Consejo. O por qué Artemisa había detenido a Hades de llevarme al Inframundo. Los dioses — o, al menos, todos ellos excepto uno— temían el traspaso de poder, ya que cuando eso sucediera no habría forma de parar a Seth. Sacarme del cuadro antes de que yo hubiera Despertado, o eliminarme después, tenía sentido. Pero mantenerme con vida no lo hacía. Pero me acordé de lo que Artemisa había dicho en esa tienda mientras enfrentaba a Hades. Las profecías pueden cambiar, y no tenía que dar un salto de lógica para saber eso, que si me convertía en el Dios Asesino, la profecía iba a cambiar. La inquietud floreció en mi pecho. ¿Apolo y los demás sabían que esto era posible? Entonces me sentí tonta por siquiera cuestionar eso. Los

Página

E

Traducido por Jesslovenly Corregido por Esperanza.nino


227 Página

oráculos pertenecían a Apolo, y aunque no sabía de todas sus visiones, la porción que había dicho el oráculo a Solaris podría haberlo compartido con Apolo. Lo cual tenía sentido ya que Apolo había sido un gran apoyo para que bajara a verla. Una parte de mí era tan inocente como para esperar que no fuera el caso, porque eso significaba que Apolo tenía que dar algunas explicaciones. La otra parte de mí era más analítica al respecto, más razonable. Apolo había dicho antes que necesitaban detener al dios que obviamente estaba trabajando con Lucian. Y, ¿cómo podrían detenerlo? Necesitaban el Dios Asesino. El verdadero truco de toda esta situación de mierda era que Lucian controlaba a Seth, y este dios —quien quiera que fuese— controlaba a Lucian, y por lo tanto él o ella controlaba a Seth y todos los que estaban siguiendo a Lucian. Así que si Seth tenía éxito y mi energía se transfería a él, este dios entonces controlaría al Dios Asesinio. Arriesgándose, porque Seth siempre podía volverse en su contra, pero al final, una vez que el dios hiciera que Seth hiciera lo que él quería, estaba segura, sería suficientemente creativo para encontrar alguna manera para mantenerlo bajo control. Posiblemente eso significaba mantener a un miembro de la Orden de resguardo, lejos, sano y salvo. Mis músculos se tensaron por reflejo mientras pensaba en eso. Nada de eso se veía bien. Y Seth estaba siendo manipulado desde todas las direcciones y no tenía ni idea. Infierno, él se negó a pensar que ese era el caso. A medida que los kilómetros entre Kansas e Illinois desaparecían, no podía olvidarme de lo que Solaris había dicho acerca de los dioses usándome, y lo que eso significaría. Tampoco podía dejar de lado la sensación de que, al aprender cómo transferir el poder a mí, había sellado mi destino. El repentino peso de la mano de Aiden en mi rodilla me llamó la atención. Sus ojos estaban fijos en la oscura carretera. —No estás durmiendo. Sonreí cuando puse mi mano sobre la suya. —¿Cómo lo sabes? —Solo lo sé. —Me envió una breve sonrisa—. ¿Qué estás pensando? Todo estaba en la punta de mi lengua —mis sospechas, mi preocupación acerca de lo que Solaris había dicho y lo que ahora sabía que Apolo estaba ocultando—, pero cuando Aiden me miró otra vez, me di cuenta que no podía decirle.


228 Página

Él no sabía nada de lo que había dicho Solaris, y por encima de todo, no quería preocuparlo con esto. Si mis sospechas eran correctas, si todo estaba conduciendo a una cosa... Tomando una respiración profunda, me centré en las líneas blancas que partían la oscuridad. —Estaba pensando en cómo voy a llegar lo suficientemente cerca de Seth para transferir su poder a mí. Parece imposible, ¿verdad? —No me gusta, Alex. Voy a ser honesto, creo que es una locura. Para mí, es como acercarse sigilosamente a una cobra. No va a funcionar. —Lo sé, pero ¿qué otra opción tenemos? Además, no sólo tenemos que encontrar la manera de acercarme lo suficiente a él. Si no a todos los centinelas y guardias que lo están apoyando. Aiden me apretó la mano. —Vamos a necesitar un ejército. Lentamente lo miré. —¿Y dónde vamos a conseguir uno? —Buena pregunta. —Soltó una breve carcajada—. Lo que necesitamos saber es exactamente cuántos Lucian tiene respaldándole... —Siempre puedo pedirle a Dionisio que haga algo de exploración. —La voz de Apolo tronó desde el asiento trasero. Grité, saltando hacia adelante, golpeando mis rodillas contra el tablero. La mano de Aiden se sacudió en el volante, desviando el Hummer en el carril de la izquierda, afortunadamente vacío. Aiden maldijo entre dientes. —Tú necesitas una maldita campana. Me di la vuelta en el asiento, lista para golpear la sonrisa de la cara del dios. Ya estaba bastante cabreada con él sin que nos diera un ataque al corazón. —¡Podrías haber causado un accidente! Apolo se inclinó hacia delante, apoyando los brazos en la parte posterior de los asientos. —Pero no lo hice. Aiden tiene los reflejos de un perro del infierno. Haciendo una mueca, sacudí la cabeza. —¿Cómo lo hiciste, hacer solo... pop por aquí? Me dio una mirada de duh soy-un-dios. —Estos guardias hacen tu poder invisible a los dioses; no los mantienen afuera. Llevas mi linaje. Te encuentro cuando quiero. —Bueno, eso no es raro. Aiden miró por el espejo retrovisor. —¿Quieres saber lo que encontramos? —Cuando Apolo asintió, un ceño fruncido apareció en el rostro de Aiden—. Y no pudiste haber esperado hasta que volviéramos a Apple River?


229 Página

—Vamos a ver... —Apolo golpeó un dedo en su barbilla—. Todo el mundo está al borde de un apocalipsis dios. ¿Debo esperar otras seis horas? —Seis horas no van a cambiar nada. —respondió Aiden, sus ojos convirtiéndose en un gris metálico. —Espero que no. —Apolo volvió la mirada hacia mí—. ¿Qué aprendiste? Me debatí al decirle que no había aprendido ni una maldita cosa, pero era inútil. —Aprendí cómo transferir el poder a mí. Apolo no mostró ninguna reacción, y realmente creo que lo odié en ese momento. —¿Y crees que puedes hacerlo? Eché un vistazo a Aiden. —Ahí está el pequeño problema de cómo llegar a Seth. —Como dije, puedo pedirle a Dionisio qué explore un poco. Ver lo que tienen que hacer por ellos —respondió. —Todavía no tenemos un ejército. —Me di la vuelta en mi asiento, mirando hacia el frente y sintiéndome una maldita perra. —En realidad… Me negué a dar la vuelta y morder el anzuelo. —¿Qué? Cuando él no respondió, Aiden gruñó profundamente en su garganta. —¿Qué, Apolo? —Una hora después de que se fueron, uno de los Centinelas que había estado usando la cabaña de Solos antes de que les echaran no-tanagradablemente apareció. Trajo noticias. Aiden se había quedado completamente inmóvil, y me pregunté cómo él todavía podía conducir así. —¿Y confías en ese Centinela? El dios rió sombríamente. —Digamos que me aseguré de que estaba jugando en nuestro equipo. Curiosa, me empecé a preguntar cómo, pero Apolo me sonrió. —Usa tu imaginación. —dijo, y mi imaginación fue a algunos lugares muy extraños. —De todas formas —continuó—. La mayoría de los puros están huyendo de los Covenants y de sus comunidades, en dirección a la Universidad de Dakota del Sur. También lo hacen los Guardias. Tiene sentido, la ubicación de la Universidad es bastante remota y casi con toda seguridad no puede ser violada. Los Centinelas que no han caído con Lucian han dejado sus funciones y están camino a la Universidad. —¿Qué pasa con los daimons? —le pregunté.


230 Página

—¿Qué pasa con ellos? Ellos van donde los puros están y los puros estarán bien protegidos. Luego están los daimons que Lucian está alimentando a los puros. No hay nada que podamos hacer al respecto. — Apolo se sentó, mirando el techo de la Hummer como que él nunca hubiera visto uno antes. Golpeó la luz interna una vez y la encendió, luego lo apagó. Cosas brillantes deben ser una distracción para los dioses, también. Lo hizo de nuevo, con el ceño fruncido. —Apolo —espeté. Me miró. —Hay una buena posibilidad que Lucian y el Primero superarán al Consejo de Nueva York, así que los miembros del Consejo y los Centinelas han sido sacados en secreto del Covenant. Mi corazón se volcó. —Mi… —No sé si tu padre es uno de los que ya han llegado a la Universidad o si está en camino o si está vivo. Lo siento. Mis hombros se hundieron. —Entonces, ¿qué están haciendo? ¿Moviendo la base de operaciones para allá? —Sí. Así habrá cientos, si no miles, de Centinelas y Guardias allí. Aquellos que han visto a sus amigos y a otros Centinelas asesinados por aquellos que han estado al lado de Lucian. Aquellos que no quieren nada más que obtener un pedazo de él. Aiden asintió lentamente. —Un ejército, nuestro ejército. —Solos y Marcus ya están haciendo planes para Cuanto antes ustedes lleguen, mejor. Podía seguir ese plan. Y sí, había un poco de una razón egoísta detrás de él. Había una posibilidad de que mi padre estuviera allí y eso era suficiente para mí. —Sería más seguro allí para Deacon y los demás —dijo Aiden—. Sería lo mejor. Ahora me sentía como una idiota por sólo pensar en lo que podía ganar. —¿Cuan pronto podemos ir? —Tan pronto como sea posible. —respondió Apolo—. Una vez en la Universidad, podemos apelar a aquellos que desean poner fin a esto. Entonces podríamos actuar contra Lucian. —¿Y el dios que está moviendo los hilos? —dije, incapaz de evitarlo—. Nos pondremos en contra de él o ella, ¿no? Los ojos azules vibrantes de Apolo se encontraron con los míos y sostuvo mi mirada. —Sí. Lo haremos.


Justo en ese momento quería gritarle, pero lo único que me detenía era Aiden... y esa parte de mí, la pequeña parte que Laadan había asegurado, estaba creciendo, cada vez más madura. Ella como que entendía. —Pero tengo que hablar con Dionisio. —Apolo todavía me estaba mirando, y sabía que iba a verlo muy pronto—. Los compruebo más tarde. Y luego se fue. Aiden me dirigió una mirada de reojo. —A veces, realmente lo odio. —Ambos lo hacemos —murmuré.

Página

Llegamos a Apple River justo cuando el cielo sobre nuestras cabezas estaba pasando de negro a un color azul oscuro. La cabaña estaba a oscuras, mientras bajábamos del Hummer y el canto lejano de las aves era el único sonido. Aiden se estiró, arqueando su espalda mientras se sacaba las torceduras. Se detuvo, atrapándome mirándolo desde el otro lado del vehículo. —Ven aquí. Él era probablemente la única persona en el mundo que podía exigirme algo y que yo escucharía. Demasiado obediente, me dirigí por la parte delantera de la Hummer y me detuve frente a él. —¿Qué? —le pregunté, reprimiendo un bostezo. Aiden ahuecó mis mejillas e inclinó mi cabeza hacia atrás. —No has dormido en absoluto. —Tú tampoco lo hiciste. Apareció una sonrisa cansada. —Yo estaba conduciendo. Puse mis manos en sus muñecas. Nuestros ojos se encontraron. —No puedo creer que fuimos al Inframundo y volvimos. —Yo tampoco. —Sus pulgares trazaron a lo largo de la curva de mis pómulos—. Estuviste perfecta. —Excepto por las arañas…. Inclinó la cabeza y su nariz rozó la mía. —Yo no estaba hablando de las arañas. —¿No lo hacías?

231

***


232 Página

Aiden se echó a reír y su aliento era cálido y tentador. —No, Estaba pensando en lo que pasó después de las arañas. —Oh... oh. —Aspiré una bocanada de aire y mis piernas de repente se sintieron débiles—. Eso. —Sí. —Sus labios rozaron los míos—. Eso. Empecé a sonreír, porque en realidad había sido perfecto, pero Aiden me besó y me fundí contra él. Había fuerza en este beso, junto con el amor y el sabro de lo que en un futuro sería estar con él. Yo amaba —amaba— que en medio de todo, todavía podíamos tener momentos como este. Cuando éramos sólo nosotros y no había ningún muro. El beso se profundizó, su lengua deslizándose por mis labios y mis dedos se clavaron en sus muñecas. Un sensual gruñido vino de Aiden, y yo quería… —Ustedes dos realmente deberían conseguir una habitación. —dijo Apolo de la nada—. Mis pobres ojos… Gemí. Incluso en su verdadera identidad, él todavía tenía una sincronización impecable. —Dioses —escupió Aiden. Se echó hacia atrás, lanzando una mirada de disgusto a Apolo por encima de mi cabeza—. ¿Cómo consigues acercarte sigilosamente a nosotros? —Probablemente no quieres saber dónde me aparezco. Hice una mueca. —Ew. Aiden besó mi frente, mientras sus manos se deslizaban de mis mejillas. Dejó caer un brazo alrededor de mis hombros, y me metió en el refugio de su cuerpo y yo me dejé, apoyando la mejilla contra su pecho. —¿Ya has hablado con Dionisio? Apolo se inclinó contra el parachoques. —Sí. Él está en ello mientras hablamos. —¿Cómo podemos confiar en que Dionisio no es el dios detrás de esto? —Reprimí otro bostezo—. ¿Y no nos va a mentir sobre eso? —Dionisio se preocupa poco por la guerra, y no tienen la motivación para diseñar algo como esto. —¿Cuánto tiempo hasta que nos diga? —preguntó Aiden. —Deberíamos saber de él por el final del día. —La mirada de Apolo se fue hacia el cielo azul profundo—. Es casi de mañana. Ustedes dos deben descansar. Aiden me miró. —Íbamos hacia allá. Me aparté, mirando a Apolo. —Voy a entrar en unos pocos segundos. Quiero hablar con Apolo.


233 Página

Dudó, enviándome una mirada interrogativa. Odiaba mantenerlo en la oscuridad acerca de esto, pero no había otra manera, porque si Aiden sabía, iba a parar, y entonces el mundo se iría a la mierda. —Está bien. —Sonreí—. En seguida entro. Aiden miró a Apolo y dejó escapar un suspiro bajo. —Está bien. Iré... a despertar a Deacon o algo así. —Estoy segura de que apreciará eso. —le dije. Apareció una breve sonrisa. —Es cierto. Al sonido de la puerta principal cerrándose detrás de Aiden, miré a Apolo y sentí deslizarse la máscara que había estado tratando de ocultar. Nuestras miradas se encontraron y Apolo suspiró. —Alexandria... —Sabía que había algo que me habías estado ocultando. Que había una razón más grande para que todos me mantuvieran viva cuando sería mucho más fácil matarme. Arreglaría el problema con Seth, así que no entiendo por qué correr el riesgo. Me dio una mirada perdida sin nada que decir. Genial, había dejado a un Dios sin palabras. Un punto para mí. Iba a ir por el punto dos. — Necesitas al Dios Asesino. Pasó un largo momento. —Tenemos que evitar que esto vuelva a suceder. —Me necesitas para matar al dios responsable. —Ira creció dentro de mí, y me estaba lastimando, y ese dolor había aparecido desde que habíamos dejado el Inframundo. No sabía por qué. Apolo podría estar relacionado a mí por sangre, pero él era un dios y había perdido completamente el tren entero de simpatía, pero todavía dolía mucho. Era un corte profundo. Porque al final, yo era el león y el cordero; yo podría matar y luego ser sacrificado. Apolo no lo dijo, pero lo vi en lo que no dijo. —No podemos correr el riesgo de este tipo de destrucción otra vez, Alexandria. Miles de personas inocentes han muerto, y habrá más. Y aún si detenemos al Primero, esto volverá a suceder. —Puso su mano en mi hombro y era pesada—. No nos podemos matar los unos a los otros. Necesitamos lo único que nos puede matar. Necesitamos al Dios Asesino: te necesitamos. Lo miré fijamente, estupefacta. —No quieres que mate a Seth, entonces.


234 Página

Resopló. —Casi todos los días lo hago, pero debes tomar su poder, y él tiene que estar vivo para eso. Necesito que seas capaz de derrotarlo y transferir su poder a ti. Mis manos se cerraron en puños y necesite todo de mí para no agarrar sus mechones dorados y arrancarlos. —Has estado mintiéndome todo este tiempo. —No lo he hecho. —Él ni siquiera parpadeó. —¡Mentiroso! ¡Antes me dijiste que querías que matara a Seth! Ya sabes, ¿jugo de uva y el pastel de Spider-man? —Quiero que mates a Seth, pero no es lo que necesito. Mi boca se quedó abierta. —¡Eso ni siquiera es semántica! —Y yo no sabía a ciencia cierta entonces que había una manera de transferir su poder a ti —argumentó con calma—. Tenía mis sospechas. También las tenía mi hermana, pero no podíamos estar seguros. De cualquier manera, él no puede tomar tu poder. Si no puedes derrotarlo y tomar su poder, entonces debes matarlo. Apolo hacía que todo sonara tan simple, como si me estuviera pidiendo ir a la tienda y recoger Cheetos Crujientes y si no los tenían, conseguir Puffs Cheetos. Demente. —No quiero terminar como tú temes, pero hay mucho que puedo hacer para permanecer en manos de otros. —Sí, porque después de tomar a este dios, si averiguamos quién es, hay una buena probabilidad de que los dioses se vuelvan en mi contra, porque voy a ser una amenaza. Y apuesto a que tienen un miembro de la Orden sólo tirado por allí, ¿verdad? Incluso si no hago nada, ¿van a actuar como un juez y culparme en un crimen que no he cometido? Hizo esa maldita pausa otra vez y luego dijo—: Todo el mundo muere, pero al final todo se reduce por lo que están dispuestos a morir, Alexandria. Dioses, había una parte de mí —una gran parte de mí— que quería patear a Apolo en las bolas, pero me detuve. Como un desastre que era, lo entendía. Y tal vez por eso yo no estaba saltando sobre él. La pérdida de una vida, tal vez dos, valía la pena por la seguridad de miles de millones. Pude ver eso y si estaba totalmente imparcial sobre esto —lo que dijo, que no estaban hablando de mí— entonces probablemente ni siquiera lo apoyaría. Pero era yo. Sería yo.


235 Página

Eso era mucho por digerir. Era algo que yo no podía ni siquiera empezar a procesar. Me sentía demasiado egoísta, pero también sabía lo que había que hacer. Dioses, no era lo suficientemente grande o lo suficientemente madura como para hacer este tipo de decisiones. Creció tan tranquilo entre nosotros los vientos suaves revolviendo las ramas que parecía demasiado fuertes. Si no tuviera mis raras habilidades de detección de dioses ahora, pensaría que me había dejado. Pero él estaba todavía allí, esperando. —¿Y no hay otra manera? —le pregunté. Él no respondió, y tomé su silencio como un no. Mi corazón dolió, y levanté mi cabeza. —¿Qué pasará si me muero? Apolo no respondió inmediatamente. —Tendrás la muerte de un guerrero. Hay orgullo en eso y no querrás nada. Excepto vivir, pero pensé que no era un punto discutible. —¿Vas a asegurarte de que... de que Aiden va a estar bien? Los ojos del dios se encontraron con los míos y él asintió. Con mi garganta quemndo por todo el dolor, me centré en la grava oscura. —Él... él tuvo que ver a sus padres después, Apolo. No quiero que me vea, ¿de acuerdo? ¿Puedes asegurarte que no lo haga? —Si eso es lo que deseas. Apreté mis labios, un poco aliviada de que Aiden se ahorraría ese horror, tal vez no la mayor parte de ello, pero algo de él. —¿Y vas a asegurarte de que Marcus y el resto de ellos estén bien? —Sí. —Está bien. —Tragué saliva, pero todavía me sentía como si me estuviera ahogando—. Quiero que me dejes sola por un tiempo. —Alex… Levanté la mirada, encontrando sus ojos. —Por favor, vete. Parecía que iba a decir algo, pero luego asintió y simplemente se desvaneció. No sabía por cuánto tiempo estuve allí, pero al final me arrastré hacia el porche y me senté en los escalones. El aire de la noche estaba todavía fresco y picaba mis mejillas calientes. Las lágrimas quemaron mis ojos, pero me negué a dejarlas caer. Llorar no servía de nada. No cambiaría lo que sucedería. Si de alguna manera me las arreglara para llegar a Seth, transferir su poder a mí antes de que él tomara el mío, y destruyera al dios misterioso, todavía estaría como un animal rabioso.


236 Página

Posiblemente incluso Seth lo estaría, así, aunque él ya no sería una amenaza. Tal vez sin mí para influir en él, lo llevaría mejor. Sólo estaría el Apollyon entonces, como debía ser, sólo uno de nosotros. Me froté los ojos hasta que me dolieron. ¿Qué día era? ¿Algún día de abril? Menos de un mes a partir de ahora, se suponía que debía estar graduándome en el Covenant. Eso, obviamente, no iba a suceder. Mucho había cambiado y muchas cosas nunca serían las mismas. Me preguntaba si había cambiado mi destino, también, o si había sido siempre una parte de ella y nadie había pensado en eso. Se me ocurrió una idea. Era una locura, pero pensé en dejar que la conexión con Seth pasara. El dolor estaba en mis sienes. Tal vez podría decirle lo que sabía. Tal vez había una parte de él que aún le importaba lo suficiente. Negué y bajé mis manos. Seth, probablemente sólo lo utilizaría como una razón más para que saltara del barco. Tomé varias respiraciones profundas, empujando los pensamientos de Seth de mi cabeza y, por alguna razón, pensé en mi padre. Sus características fuertes de vida dura cayeron en su lugar. Pómulos amplios y una barbilla fuerte hablaban de la cara de un guerrero. Realmente no teníamos demasiado parecido, pero fueron sus ojos... eran míos. Traté de no pensar en mi padre. Tal vez eso estuvo mal, pero era difícil estar sentada aquí sabiendo que estaba en las montañas Catskill. Y era aún más difícil reconocer que podía haber una buena probabilidad de que nunca nos encontráramos cara a cara, conscientes de lo que éramos el uno al otro. Apreté mis rodillas juntas y pensé en el sacrificio que estaba haciendo, que había hecho durante tantos años. En el fondo yo sabía que probablemente quería estar aquí conmigo, pero él tenía un trabajo que hacer. A través de todo, mi padre era un Centinela. Yo lo respetaba por eso. No sé cuánto tiempo estuve ahí, pero no pudo haber sido mucho tiempo antes de que la puerta detrás de mí fuera abierta. La madera se sacudió mientras los pasos se acercaban. Aiden se sentó a mi lado, aún en su uniforme de centinela. Él miró al frente y no dijo nada. Lo miré. Sus cabello oscuro estaba desordenado,


Página

237

yendo en todas direcciones. Una ligera sombra se estaba formando en su mandíbula. —¿No despertaste a Deacon? —le pregunté. —Nah, si lo hiciera, entonces probablemente nunca me iría a la cama. Él necesitará entretenimiento o algo y ya sabes cómo va. —Aiden inclinó su cabeza hacia mí—. ¿Hace cuanto se fue Apolo? —Hace un rato. Aiden se quedó callado por un momento. —¿Hay algo que deba saber? Mi corazón dio un vuelco. —No. Sus ojos se encontraron con los míos y no podría decir si me creyó, pero extendió su brazo. Me moví, encajando contra el costado de su cuerpo mientras cerraba sus brazos alrededor de mí. Apoyó la mejilla contra mi cabello y sentí su aliento. Pasaron los minutos, y luego dijo—: Estamos en esto juntos, Alex. Nunca lo olvides. Estamos juntos en esto hasta el final.


Veintiocho

238

ara el momento en que Apolo reapareció más tarde esa noche, yo realmente no había llegado a un acuerdo con todo. Quiero decir, ¿cómo podría? Pasando por todo esto, enfrentando a sololos-dioses-sabían-qué, había un 99% de posibilidades de que fuera a morir al final y realmente no ayudaba con todo el factor de motivación. Así que me decidí a hacer la única cosa que podía hacer. Olvidarme del resultado final. Probablemente no era el método más sabio, pero era la única manera de poder hacer esto y mantener la cordura, porque en este momento no sabía cómo cambiar nada de eso. Apolo no regresó solo. Cuando él vino a la sala de estar, trajo consigo a Dionisio. Era la primera vez que veía al dios. Parecía un chico de fraternidad con su camisa hawaiana y pantalones cortos. Dionisio se dejó caer en el sofá en una perezosa, arrogante y desgarbada postura. Su mirada de párpados pesados se movió sobre las mujeres en la sala, mirándolas de arriba abajo como uno mira un menú. Cuando sus extraños ojos se posaron en mí, yo arqueé una ceja. Él sonrió. —Así que este es el Apollyon. —Esa soy yo. —Por alguna razón, esperaba que fueras más alta. ¿Qué demonios? Doblé los brazos, lanzándole una mirada suave. —No sé por qué la gente sigue diciendo eso. Aiden se apoyó contra la mesa en la que me había sentado. —Tú eres bastante petisa. Mi altura no era nuestro mayor problema. Afortunadamente Marcus tiró de las riendas de la conversación, trayéndola de vuelta a cosas más importantes. —¿Tiene noticias de Lucian? El dios se estiró, cruzando sus brazos detrás de su cabeza. —Bueno, lo tengo tan cerca cómo puedo. Algo es diferente esta vez.

Página

P

Traducido por Jeyly Carstairs Corregido por Esperanza.nino


239 Página

Apolo frunció el ceño. No me gusta cuando los dioses fruncen el ceño, usualmente significa algo muy, muy malo. —¿Qué quieres decir? —Podía solo estar tan cerca. Algo me impidió conseguir estar entre ellos, incluso se lo prohibió a mis ninfas. —Movió los dedos de los pies—. Ningún pupilo puede hacer eso. Solo otro dios. —No entiendo. —dije—. ¿Cómo podría otro dios bloquearte? —Uno poderoso puede, pequeña Apollyon. —Dionisio guiñó un totalmente blanco ojo—. Seria como golpear una pared invisible. El Primero y el Puro están bien protegidos. —¿Hermes? —dijo Marcus, frotándose pensativamente la mandíbula. Dionisio resopló. —Hermes no podría sacar algo como eso. —¿Quién podría? —pregunto Solos, con una mirada astuta. —Uno del núcleo. —respondió Dionisio con una sonrisa. —¿Qué quieres decir? —Luke se inclinó hacia delante en su silla, dejando caer sus brazos sobre sus rodillas—. ¿Uno del núcleo? El dios le lanzo una breve mirada. —Hay una estructura social… o política de las cosas en el Olimpo, un ranking de poder. Al otro lado de la habitación, Laadan se aclaró la garganta. A su lado Olivia se quedó quieta. Ella no había hablado desde que me preguntó por Caleb más temprano. Yo había cumplido su promesa, tanto como una mierda. —¿Nos puede dar un poco más de detalles? —preguntó Laadan cortésmente—. Creo que esto es algo de lo que no somos conscientes. —En realidad no. —respondió Apolo. —Sé creó vuestro Consejo después del Olimpo, cada consejo tiene un líder, por así decirlo. En el Olimpo es lo mismo. Mi curiosidad aumento. —Entonces, ¿quién es el centro? Dionisio podría no haber tenido pupilas, pero estaba bastante segura que, cuando su cabeza giro hacia mí, él estaba mirando mi pecho. Y también estaba segura que Aiden creía lo mismo, teniendo en cuenta la forma en que se puso rígido. —Zeus y Hera, seguido por el cada vez más popular Apolo y su hermana Artemisa, luego Ares y Atenea —respondió Dionisio—. Por último, pero no menos importante, Hades y Poseidón. Ellos son los dioses más poderosos y los únicos que podrían lograr eso. —Bueno, no es Hades. Él quería llevarme al infierno. Y dudo que sea Poseidón desde que se fue todo dios del agua en la isla Deity.


240 Página

Aiden deslizó una mirada a Apolo. Los ojos del dios sol se estrecharon. —Si, como si fuera yo. —En realidad podría ser cualquiera de ellos. —dijo Dionisio y luego bostezó ruidosamente—. Tendrían que estar engañando a todo el mundo, por lo que podrían habernos engañado incluso a nosotros. —Se encogió de hombros como si nada de esto fuera un gran problema—. Es lo que es. —¿Tú sientes algo? —Las manos de Apolo se cerraron a sus costados cuando Dionisio negó—. ¿Has visto algo que pueda decirnos quién es el dios? ¿Cualquier cosa? —Realmente no estaba mirando eso. Tú me dijiste que mirara la cantidad de puros idiotas que tenía con él, y lo hice. Un musculo salto en la mandíbula de Apolo y casi gruño. —Entonces ¿qué viste? —Nada bueno. —Detalles —dijo Apolo, exhalando por la nariz—. Detalles. Me pregunte si Dionisio estaba borracho o drogado. Mi mirada estaba en Deacon en el otro extremo del sofá, y me di cuenta que estaba pensando lo mismo. Incluso Lea, que estaba sentada en el brazo al lado de Deacon, estaba dándole a Dionisio una mirada de qué demonios. —Tiene cerca de un maldito millar de Centinelas mestizos y Guardias, quizás más. Además, está rodeado por una especie de círculo, otros puros. Y se pone aún mejor. —Hizo una pausa y yo sabía que era para el efecto dramático—. Había mortales con él. Mi boca se abrió. —¿Qué? —Soldados —respondió Dionisio—. Soldados mortales como el “ser todo lo que puedes ser” esa clase de soldados. Probablemente había unos quinientos de ellos. Casi me caigo de la mesa. —¿Cómo es eso posible? —exigió Lea. Entonces apretó sus ojos con fuerza, su cara cansada—. Está usando una compulsión. —No —negó Marcus y se volvió hacia Apolo—. Los puros no pueden controlar muchos mortales. Ni siquiera si tuviera a cien puros rodeándolos. —Es el dios. —Apolo parecía disgustado. Mi estómago se revolvió ante la idea. Usar mortales como que estaba mal en muchos niveles. Nunca sobrevivirían en una lucha contra un Centinela o un Guardia, no importaba cuantas armas tuvieran. Nosotros éramos simplemente mucho más rápidos y estábamos mejor capacitados.


241 Página

Los mortales serían carne de cañón y nada más. Era repugnante. Ira llenó la habitación, tan densa que podía prácticamente saborearla. —No lo entiendo. —Deacon se pasó una mano sobre la cabeza, apretando la parte posterior de su cuello—. ¿Cómo es que el mundo de los mortales no presta atención a algo así? —Uno de los mortales debe ser de un rango alto en el ejército, alguien que pueda hacer ese tipo de llamadas y dar algún tipo de razón. —Apolo apretó sus labios—. Por lo menos eso es lo que yo haría. —Y podría haberlo llamado una especie de estado de emergencia — añadió Marcus—. Ninguna parte de los EE.UU está completamente ilesa, y estoy empezando a preguntarme si a este dios incluso le preocupa la exposición. Aiden se aferró al borde de la mesa. —Creo que es evidente que el riesgo de la exposición no es importante. Demonios, tal vez está incluso planeado. Todos los ojos se volvieron hacia él. —Piensen en ello. ¿Por qué si un dios estaría orquestando todo esto? O ¿por qué iría con lo que Lucian quiere? —preguntó Aiden—. Para sacar a los dioses y luego ¿gobernar el Olimpo? O ¿Gobernar el Olimpo y el reino de los mortales? Un escalofrió corrió por mis hombros. Mi imaginación más salvaje ni siquiera podía imaginar cómo sería si el mundo sabía que existían dioses. Y encima de eso, si el mundo terminaba siendo gobernado por uno. —No podemos permitir que eso suceda —dije. Los ojos de Apolo se encontraron con los míos. —No. No podemos. Aparté la mirada, porque en este momento no quería pensar en lo que significaba detener este dios. Me aclaré la garganta. —Me pregunto si Lucian Y Seth lo saben. —¿Importa? —pregunto Lea, enojada como siempre. Mis labios se asquearon ante su tono. —Supongo que no, pero hay que preguntarse quién está usando a quién. ¿Y qué va a pasar con ellos al final si el dios triunfa? ¿Planea mantenerlos a su alrededor o deshacerse de ellos? ¿Es que ni siquiera tienen idea? La mayoría de las personas en la habitación no podía importarles menos, eso era evidente, pero Marcus se acercó a donde yo estaba sentada y se apoyó contra el escritorio al otro lado. —Dudo que ellos lo


242 Página

sepan. En cierto modo, no importa de lo que ellos han sido responsables, es trágico. —Sería trágico si tienen éxito. Dionisio se levantó y estiró los brazos por encima de su cabeza. — Bueno, me voy. Apolo asintió y Dionisio hizo una reverencia a la habitación, barriendo los brazos a los lados con un ademan. Y luego se fue. Negué. —Está bien. ¿Quién más cree que él estaba totalmente colocado? Las manos subieron por la habitación y sonreí. —Por lo tanto, ¿Nos vamos mañana por la mañana para la Universidad?—pregunto Olivia mientras se ponía un elástico en los rizos—. ¿No crees que si este dios es tan intrigante e inteligente, él debe haber descubierto que Alex está yendo hacia allí? Quiero decir, incluso si está utilizando a Lucian y a Seth para sus malvados planes finales, él todavía va a necesitar a Alex, ¿verdad? Debido a que probablemente controla a Seth, o quiere hacerlo. Todo el mundo se quedó en silencio y me sentí como una pequeña hormiga bajo una lupa. Eché un vistazo a Apolo, pero él estaba mirando el globo sobre la mesa. —Hacer cualquier movimiento va a ser tan peligroso como estar aquí — dijo Marcus finalmente—. Pero en Dakota del Sur, estaremos más seguros. —Alex estará más segura allí, también —murmuró Luke, mirando sus manos. Abrí la boca, pero Lea hablo. —Bueno, creo que nuestro trabajo consiste en asegurarse de que Seth y este dios no lleguen a Alex. Mi boca realmente cayó abierta. Ella sonrió elegantemente a mí. —No podemos tener en marcha a la psicópata Alex de nuevo y que termine el mundo como lo conocemos. —Ella tiene un punto —sonrió Deacon. Entrecerré los ojos. —Esperen. Chicos, no quiero… —¿Qué? —Aiden me dio un codazo—. Tú no quieres que tengamos tu espalda. —Eso no es lo que es. —Miré a Apolo, pero maldita sea, ese globo le fascinaba—. Si va haber un dios haciendo fuego por mi trasero… —Es un hermoso trasero —murmuró Aiden mientras estudiaba la punta de sus botas. Una pequeña sonrisa estaba en su rostro.


243 Página

Lo miré por un momento. —Además, Seth está en mí búsqueda, esto… esto va a ser muy peligroso. No quiero que ustedes arriesguen sus vidas por mí. Lea resoplo. —Maldita sea, Alex, tu ego esta fuera de control. Tú me conoces. Yo antes te arrojaría frente a un daimon cualquier otro día, pero si te mantenemos lejos de ellos significa salvar millones de vidas, entonces estoy en tu equipo. Así que esto es más grande que tú. —Sé que esto es más grande que yo. —Mis mejillas ardían, y la sonrisa idiota de Deacon no estaba ayudando—. Y sé que me tirarías en frente de un daimon, pero no quiero ver que ninguno de ustedes salga herido. —Aquí todo el mundo conoce los riesgos, Alex. —La voz de Marcus era severa, me recordaba a los días atrás en el Covenant cuando el pasaba la mayor parte de su tiempo gritándome—. Nadie está obligado a hacer esto. —Y ninguno de nosotros haría cualquier otra cosa. —Olivia ofreció una sonrisa vacilante—. Todos nosotros hemos perdido personas debido a los que está pasando. Todos tenemos razones para hacer que esto se detenga y no vuelva a ocurrir. —Incluso yo —dijo Deacon—. No he recibido mis regulares 12 horas de sueño desde que todo esto se fue abajo, y eso es malditamente trágico. Aiden rodó sus ojos. —Todo el mundo está dispuesto a luchar. —Laadan cruzó la sala, sonriendo mientras se colocaba junto a Marcus—. Esta no es sólo tu batalla. —Esta nunca fue sólo tu batalla —corrigió Solos. —En otras palabras —dijo Marcus, sus ojos color jade encontrando los míos—, tú no estarás sola en esto. Nunca lo estuviste. —Y no lo vas a estar —terminó Aiden calmadamente. Guau. Creo que en cierto modo amaba a todos en esta habitación ahora mismo, incluso a Lea. Las lágrimas quemaron mis ojos y me incliné hacia adelante para que nadie pudiera ver. La cosa es que, desde que me di cuenta de cómo todo esto podría terminar —probablemente terminaría— nunca me había sentido más sola. Pero aquí sentada, escuchándolos… —Tiempo de abrazo grupal —sugirió Deacon. —Cállate —le dije, pero me reí.


Página

244

Aiden deslizó un brazo alrededor de mis hombros y atrajo hacia él. Justo en frente de toda la habitación llena de mestizos, puros y un dios, besó mi cien. —Tú solo vas a tener que aceptar que esto no lo vas a hacer sola. Vamos a hacerlo todos nosotros. Levanté la cabeza y los miré a todos, perdida en cuanto a qué decir. Luke sonrió. —Lo sé. Somos impresionantes. Me reí de nuevo. —Y hemos nacido para hacer esto —dijo Olivia, encogiéndose de hombros—. Nosotros estaríamos haciendo esto en un mes más o menos, de todos modos. Estamos listos. Lea deslizó a Olivia una sonrisa que decía que ella estaba más que lista. —Vamos.


Veintinueve

245

olo había conseguido un par de horas de sueño para cuando el sol apareció entre las cortinas a la mañana siguiente. Escuchar a todo el mundo decirme que estaban listos para enfrentar lo que fuera lanzado en nuestro comino… incluso horas mas tarde no podía encontrar las palabras adecuadas para lo mucho que significaba. Pero un peso invisible también se había instalado en mis hombros y había crecido durante la noche, presionándome hacia abajo a través del colchón. No podía detener a ninguno de ellos —y no lo haría al igual que ninguno de ellos me lo haría a mí— pero mil cosas se agolpaban en mi cabeza. Y los principales pensamientos estaban centrados en que cualquiera de ellos podía perder la vida en esto. Muchos ya habían muerto, y no importa cuan Positiva Polly tratara de ser, yo sabía en lo profundo de mí que algo terrible, algo violento, esperaba en el futuro. La Muerte había llegado mucho antes de lo que se comprometieron a ver, y estaba en el otro lado de la puerta, o en otro estado, esperando con paciencia, porque nada era tan inquebrantable como la Muerte. Probablemente tenía la mayoría del tiempo en el mundo. A pesar de que ya sabía lo que les esperaba —lo que nos esperaba a todos nosotros— en el Inframundo, no podía soportar la idea de ver que alguno de ellos cayera. Si pudiera, me encantaría encerrarlos a todos en la caja de abajo, incluso a Aiden. No cabe duda de que no iría bien, pero sabía que, entre lo que Apolo necesitaba de mí, lo que Solaris me había advertido y lo lejos que Seth se había ido, esto terminaría en un desastre. Cuando Aiden se movió a mi lado y dejó caer un brazo en mi cintura, hice una mueca. —Perdón. Se acercó más —¿Por qué?

Página

S

Traducido por Martina pederzoli Corregido por Dafne


31

She-Ra: She-Ra es una seria animada estadounidense de 1985 cuyo personaje principal es She-Ra, la mujer más poderosa del universo. 32 600 millas: Equivalen a 965.6 km

246 Página

—Sigo despertándote — Me presioné más contra él, mirándolo por encima de mi hombro. Dos ojos grises me miraban a través de un revoltijo de pelo oscuro—. Sé que lo hice. —No mucho. —Aiden se levantó en un brazo. Su cuerpo se relajó, pero la preocupación irradiaba en su mirada—. ¿Cuánto has dormido? Pensé en mentir pero negué y me moví sobre mi espalda. — Nos vamos en unas pocas horas. Aiden asintió con la cabeza y sus ojos buscaron los míos. Torcí mis dedos juntos, y traté de sonreír. —¿Cuánto tiempo vamos a estar en la carretera? — Estamos pensando en unas 10 horas. Uff. —¿Deacon va a ir con nosotros? — Sí. Y también Lucas y Marcus. Solos está llevando a las chicas. Algo se movió inquieto en la boca de mi estómago. No quería darle un nombre. —¿Crees que está bien? Aiden puso su mano sobre la mía, aquietándola. —Olivia y Lea son muy buenas. Ya lo sabes. Lo eran. Especialmente Lea, ella era como She-Ra31. Y Solos y Marcus habían salido más temprano, comprando dos teléfonos desechables para ayudarnos a mantener la comunicación. —Además sabes que Solos nunca dejaría que algo les pasara. Y tampoco Laadan. —Mientras hablaba, bajó mis manos y entrelazó sus dedos con los míos—. Tenemos 60032 millas de tierra de nadie para atravesar. Vamos a estar bien. Esa cosa en el estómago se volcó. —No estoy asustada. —No dije que lo estés. Mis ojos se entrecerraron. Aiden esbozo una sonrisa. —Pero lo estás. —Yo— —¿Tengo que encontrar una cámara de depravación sensorial de nuevo? —Cuando mis mejillas se enrojecieron por el recuerdo, su media sonrisa cambió a una completa. Profundos hoyuelos aparecieron y en vez de mi estómago, cayó mi corazón—. Está bien, Alex. —¿Qué está bien? —Mi voz sonaba terriblemente frágil, y normalmente habría odiado eso, sobre todo teniendo en cuenta que era este gran mal


247 Página

Apollyon, pero con Aiden, no tenía necesidad de fingir. Sin embargo, a veces olvidaba eso. —Tener miedo, Alex, está bien. Lo que estamos enfrentando es algo aterrador… mierda. Sonreí. —Insultaste. —Lo hice. Mi sonrisa se desvaneció rápidamente, porque íbamos a enfrentarnos a alguna mierda aterradora. Mierda sobre la que Aiden ni siquiera sabía la mitad. —¿Tienes miedo? Por un momento, él no respondió. Lo único que se oía era el lento y constante tic-tac del reloj antiguo de pared y el canto lejano de las aves fuera de las paredes de troncos rústicos. —Sí. Oírle admitir eso era un alivio y a la vez aterrador. —Nunca tienes miedo. Aiden negó con la cabeza, su sonrisa se transformó en una irónica. — Sabes que eso no es cierto. Hay un montón de cosas que me aterran, Alex. Lo miré a los ojos. —Dime. Estirándose a mi lado, me jaló de forma que mi mejilla quedaba presionada contra su pecho. —Tengo miedo de que Deacon salga herido… o peor. Tengo miedo de perder más gente. —Hubo una pausa, y sus latidos aumentaron bajo mi mejilla—. Estoy aterrorizado de lo que vas a tener que enfrentar; lo que vas a tener que hacer y cómo te va a afectar. Mi respiración se detuvo en torno a una negación mientras curvaba mis dedos alrededor de sus caderas. —Voy a estar bien. — Esas palabras sonaban amargas en mi lengua. Su pecho subió bruscamente. —No quiero que estés bien. Levanté mi cabeza para poder ver sus ojos. Eran de un color gris oscuro y sombrío. Él trató de sonreír, pero como la mía antes, pareció dolido. —Yo quiero que estés más que bien. —Aiden ahuecó mi mejilla con suavidad—. No quiero que tengas pesadillas por el resto de tu vida, y que veas la cara de Seth en vez de la de tu madre. No quiero que esto te persiga. Repentinamente, todo pareció tan real y yo estaba muy cerca. Me incorporé y puse un poco de espacio entre nosotros pero me seguía sintiendo caliente y sofocada. —Sé lo que hay que hacer. Y también sabía lo que probablemente significaba para mí. Me siguió, capturando la distancia que acababa de adquirir. Su rostro, esos hermosos labios estaban a escasos centímetros de los míos. —Lo sé,


248 Página

Alex. También sé que vas a hacer, porque no puedo pensar por un segundo que va a fracasar. No podes. No lo harás. Ante el dolor y la determinación en su voz, me apreté los labios. Fallar o tener éxito tenían un final parecido. —Mírame —ordenó. No me di cuenta de que había apartado la mirada, pero sentí su mano en mi mejilla. Guió mi barbilla hasta que nuestras miradas se encontraron y no podía moverme. —Pero también sé que matar Seth no va a ser fácil, y no me refiero solo en un nivel físico. Sé que en el fondo él te importa. Tal vez una parte de ti aún lo ama. Horrorizada de lo que debía pensar, porque había clavado justo en la cabeza, negué. —Aiden— —Entiendo. —La pequeña sonrisa que se dibujó en sus labios era real—. Sé que no es lo mismo que lo que sientes por mí, pero eso no lo hace menos fuerte o importante. —Él... —No sabía qué decir. Aiden estaba en lo cierto. Una parte de mí aún amaba a Seth, y no de la forma en que me sentía por Aiden, pero no era menos real o poderoso. Incluso después de todo lo que Seth había hecho, no podía olvidar todo lo que había hecho antes. Había pasado lo mismo con mi madre, pero al final, le había quitado la vida como si hubiese sido predestinado desde el principio. Matarás a aquellos que amas… La frente de Aiden se presionaba contra la mía. —Seth estuvo para ti cuando necesitaste a alguien. Ustedes comparten ese vínculo que… que es más que él conectándose contigo. Rompimos la conexión pero hay algo más debajo de eso. Él es parte de ti. Respiré, sorprendida —Él… él ha hecho cosas tan terribles. —Las hizo. —Aiden me besó en la sien—. Pero también ha hecho algunas cosas buenas, y sé que no puedes olvidar como él solía ser. Sé que nada de esto te va a resultar fácil. Matar a Seth sería romper una parte de mí. Y no importaba cuanto tiempo caminara por estas tierras en el futuro, no podría ser reparada. Él era una parte de mí —una parte media loca— pero aun así. Me iba a cambiar de una manera que no podría comprender. Justo como con mi mama. Pero esta vez era diferente. Apollo no quería que matara a Seth; quería que lo despojara de su poder. Conociendo a Seth, probablemente preferiría morir. Y si averiguaba


249 Página

lo que estaba a punto de hacer, vendría tras de mí. Así que tendría que detenerlo, matarlo. Matar a Seth sería la única manera de salir de esto con vida —¿Alex? —susurró Aiden—. Háblame, agapi mou. —No tengas miedo. —Mi voz era ronca—. Voy a estar bien. Su mano se aferró a mi nuca, y me sostuvo como si me pudiera mantener así para siempre. —Me vas a decir que vas a estar bien. Y vas a actuar como si estuvieras bien, pero… Cerré los ojos con fuerza. Aiden sabría mejor. Pasaron unos segundos en silencio. La verdad estaba en la punta de mi lengua, me quemaba desde adentro hacia afuera. Quería decirle lo que podía suceder, yo realmente lo necesitaba, pero dejarle eso a él no era justo. El tiempo se estiró, pero no era suficiente. —Vas a matar a aquellos que ames. —Mi risa era seca y quebradiza—. Odio a ese maldito oráculo. Los dedos de Aiden se extendieron por mi mejilla. —Si pudiese cambiar esto, lo haría. Haría lo que fuera por salvarte de esto. —Lo sé. —Incliné mi cabeza hacia un lado y lo besé suavemente—. Pero el destino es una perra. —O un bastardo —dijo a la ligera Me reí, porque cada vez que Aiden insultaba, no podía evitarlo. Sonaba mal saliendo fuera de su lengua, pero seguía siendo elegante de alguna manera. Como un británico maldiciendo. De cualquier manera, ya no podía hablar más de esto. Ni siquiera quería tener que pensar sobre esto, pero iba a necesitar un lavado de cerebro para arreglar eso. Inclinándome hacia delante, enrollé mis brazos alrededor de su cuezo y me subí a su regazo. — ¿Podemos hablar de otra cosa? Aiden parecía a punto de discutir, pero asintió. Mirándolo fijamente a los ojos, me acordé de los días en los que solía aparecer y verme entrenar. Eso me hizo sonreír. — Solía pensar que eras la fuente de mi fracaso. —¿Qué? —arqueó una ceja mientras envolvía sus brazos en mi cintura. —Nunca podía hacer las cosas bien cuando estabas alrededor, especialmente cuando solías observarme en clases. —Me encogí de hombros—. Quería ser perfecta a tus ojos. Quería que estuvieras orgulloso de mí. —Lo estoy.


250 Página

Le sonreí, sonriendo de verdad desde que esta conversación había empezado. —Pero eres algo así como mi fuente de fuerza, incluso cuando no me podía concentrar por tu culpa. Aiden ladeó su cabeza hacia un lado, haciendo que sus labios rozaran mi mejilla. —Tenemos el mismo problema entonces. —Dudoso. —No tienes idea de lo difícil que fue. —Aiden suspiró contra mis labios—. Entrenarte, estar tan cerca cuando lo único que quería… Hubo un revoloteo en mi pecho. —¿Qué es lo que querías? Se inclinó, su cálido aliento convirtiéndose en mi mundo. —¿Qué tan si te lo muestro? Oh, me gustaba el camino que esto estaba tomando. Mucho mejor que la fatalidad y el pesimismo que me querían tirar abajo, atraje a Aiden hacia mí. —Estoy de acuerdo con eso. Riendo suavemente, él borró la minúscula distancia y dejé escapar un suspiro. Si el me besara así cada un par de horas, podría dejar la oscuridad atrás. Sería destruir todo a lo que le temía y probablemente lamentarme. Mi mundo sería casi perfecto. Se oyó un golpe y nos separamos un instante antes de que la puerta se abriera y la cabeza de Deacon apareciera dentro. Aiden gruñó, pero sus ojos se iluminaron unos cuantos tonos. —Buenos días— Demasiada alegría resonó en su voz para este momento en la mañana. Mis mejillas ardían cuando murmuré—: Buenos días. Antes de que alguno de los dos dijera una palabra, Deacon corrió desde la puerta y se lanzó sobre la cama, volando por el aire como un proyectil humano. Me moví a un lado en una fracción de segundo. Aterrizó con sus piernas sobre su hermano y con su cuerpo entre nosotros. Deacon empujó sus brazos atrás de su cabeza, cruzándolos mientras llevaba su cabeza hacia atrás y nos sonreía. — Es como una pila de cachorros— —¿Una pila de cachorros? —Aiden arqueó una ceja—. Eres tan raro. —Lo que sea— Los ojos grises de Deacon se posaron en mi—. ¿Estoy interrumpiendo algo? Aiden rodó los ojos y me dio una sonrisa. —Para nada, hermano. —Genial, porque ustedes chicos mejor ponen sus traseros en marcha. Nos estamos yendo en una hora. —Deacon cruzó sus tobillos, dejando escapar un suspiro contenido—. Tiempo de enfrentar la carretera.


251 Página

Metí mi cabello atrás, preguntándome cuanto café había tomado esta mañana y esta hiperactividad. — Eres tan antinatural cuando estás así. —Estoy emocionado —replicó—. Estoy esperando que este viaje en carretera sea como un juego en la vida real de la Ruta de Oregón. Levanté mis cejas — ¿Vas a atrapar la fiebre tifoidea? —En realidad, estaba pensando en romperme una pierna o ahogarme. —Siempre puedes morirte de hambre —Mis labios se separaron en una sonrisa—. O puedes conseguir ser secuestrado por indios. Los ojos de Deacon se abrieron considerablemente. —Ellos me querrían por mis gloriosos rizos rubios. — Es hora de que alguien corte tu pelo. —Aiden despeinó los ya ingobernables rulos y luego tiró las mantas—. Voy a estar tomando una ducha. La mirada que Aiden me dirigió me decía que el no tenía planeado hacerlo solo, y mi estómago hizo todo tipo de giros y vueltas locas. Y no ayudé que él hubiera cruzado la habitación con toda su gloria con el torso desnudo. El calor que subió a través de mis venas era difícil de negar, pero al parecer Deacon no se iba a ninguna parte. Esperé hasta que Aiden cerrara la puerta y escuché el silbido de la ducha antes de mirar a su hermano menor. —¿Qué? Sus labios se inclinaron hacia un lado. —Tenemos que hablar. No teniendo idea de lo que iba a salir de su boca, probablemente algo entretenido, me moví hacia abajo y me tendí junto a él. —Está bien, ¿Sobre qué? —Tienes que seguir con vida. De acuerdo, no era lo que estaba esperando. —No estoy planeando suicidarme, Deacon. —No, pero tienes esa mirada de alguien que está mirando la muerte y prácticamente incluso la espera. —Deacon hizo una pausa, y su mirada fue a las vigas descubiertas en el techo—. Sé cómo es. Lo vi en el espejo por un largo tiempo. Mi boca se abrió, pero no pude encontrar ninguna palabra Rió secamente. —Odiaba vivir después de haber visto lo que le paso a mis padres y a toda esa gente. Si no hubiera sido por Aiden no hubiera sobrevivido. No debería haber sobrevivido. Tampoco él. —Me dio un ladeado encogimiento de hombros—. Supongo que tenía algún caso loco de la culpa del sobreviviente o algo como eso. Cada vez que bebía o me drogaba, secretamente deseaba excederme, ¿sabes?


Página

252

A medida que sus palabras se hundían, mi pecho dolió. Estiré mi mano colocándola en su brazo. —Deacon… —Ah, estoy bien ahora. Creo que lo estoy, por lo menos. ¿Pero sabes porque nunca me sobrepase? —Deacon volvió su cabeza hacia mí y yo sabía lo que quería decir—. No estaba asustado de la muerte, pero estaba asustado de lo que mi muerte le haría a él. Deacon asintió hacia la puerta del baño y seguí su mirada. No podía ver a Aiden pero sabía que no podía oírnos, pero mi corazón latía como si hubiese corrido un millón de pasos. —Él no superaría perderte —le dije, tragando saliva—. Es muy fuerte, pero… —Eso lo mataría. Lo sé. Perderte a ti lo mataría. Un escalofrío se apoderó de mí, como si hubiera entrado en un congelador. Sentándome rápidamente, tiré mi pelo sobre mi hombro. — ¿Por qué me estás diciendo esto? —Tienes la misma expresión desde que volviste del Inframundo. — Hubo una pausa y me miró con toda seriedad que nadie le daba el crédito de tener, y en ese momento me recordó mucho a Aiden—. Hagas lo que hagas, no rompas el corazón de mi hermano. Tú eres su mundo. Y si lo dejas, lo destruirás.


Treinta

253

uestro Hummer era el auto fiestero, el guay. O al menos eso creía. Entre Luke y Deacon, las diez horas de manejo a las tierras de Dakota del Sur no fueron tan malas. Pobre Marcus que lucía como si quisiera cerrar las bocas de los dos chicos con cinta adhesiva luego de dos horas de su resumen sin final de la última temporada de Supernatural. Yo no me quejaba. Entonces, Luke pasó a este programa nuevo sobre tronos y dragones, el cual trató de explicar a Aiden. Considerando que Aiden es un fan de los programas de tv en blanco y negro, Luke no iba a llegar muy lejos. Marcus lucia como si tuviera un dolor de cabeza, el cual reflejaba como me sentía. No tenía nada que ver con la charla de los chicos, o los juegos de autos ridículos pero graciosos que insistieron en jugar. Y estaba bastante segura que, si Deacon se inclinaba entre los asientos y golpeaba el brazo de Aiden cada vez que veía un escarabajo, Aiden detendría el auto y lo estrangularía. Estaba segura también de que Marcus lo sujetaría. El hombre debería tener un cardenal tremendo en su pierna por el último golpe que Deacon le había dado. Pero luego de la cuarta hora, sentí la inquietud. A minutos de amenazar a los chicos con girar el auto en la carretera y volver, traté de tener algo de descanso. No fue como si el paisaje tuviera mucho para mirar. Muchos campos. Después muchas colinas. Luego un montón de árboles. El aburrimiento picaba en mi piel, mientras miraba las guardas, marcadas en sangre de Titán a lo largo de todo el auto, que impedían a los dioses sentirme. Pero el hecho de que estuviera atrapada en el vehículo por el futuro próximo, no era lo peor. El aumento sostenido de los latidos en mis sienes envió una descarga nerviosa a través de mi sistema. Seth estaba allí, molestando, esperando por ese momento en que pudiera meterse y tener una charla. Parte de mí casi lo agradecía, porque

Página

N

Traducido por Cin Corregido por Mary Jane


254 Página

sería algo para hacer, pero eso era muy estúpido. Hablar con Seth no ayudaría en nada. Él estaba en un lado de la cerca y yo estaba claramente en el otro. No quería pensar en nada. Doblándome en el asiento, mis ojos encontraron los de mi tío. Él sonrió mientras cabeceaba hacia Deacon. El puro finalmente se había desmayado, con sus mejillas aplastadas contra la ventana. A su lado, Luke miraba hacia afuera, su mandíbula bien cerrada. Sin querer despertar a la bestia habladora, no dije nada y me volví. La punta de mi pie se deslizó sobre el sable apoyado en el piso. Estábamos tan seguros y bien armados como cuando manejamos a Kansas. Me acomodé en el asiento, estirando cuidadosamente mis piernas cuando en realidad quería doblarlas. Por el rabillo de mi ojo, atrapé la sonrisa divertida de Aiden. Le hice un gesto y él se rió suavemente. El tiempo transcurrió a paso de tortuga. Cada vez que veía al reloj del tablero habría jurado que pasaron dos horas, pero solo eran veinte minutos después. Cuando alcanzamos la mitad del camino, Solos llamó a Aiden. Necesitaban conseguir gas. Aiden no estaba emocionado con eso. —Estamos demasiado cerca de Minneapolis. En otras palabras, estábamos muy cerca de un área densamente poblada. Prácticamente cada cuidad grande de los Estados Unidos tenía comunidades de puros en los alrededores. Donde hubiera puros, había daimons. Y eso también quería decir que habría Centinelas y Guardias, aquellos que quizás estuvieran trabajando con Lucian. Pero no teníamos ninguna opción. Ambos vehículos estaban andando con poco gas, y era o parar ahora o buscar gas en el medio de la nada y ser comidos por coyotes y osos. Nos detuvimos en un área decente de viaje e inmediatamente alcancé la manija de la puerta. —Prefiero que te quedes en el auto —Aiden dijo desabrochándose el cinturón. Fruncí el ceño. — ¿Por qué? Tengo el talismán. —Lo sé. —Me lanzó una mirada. –Pero conociendo nuestra suerte, alguien te reconocerá. —Pero tengo que usar el baño— —Aguántalo —dijo Luke, abriendo la puerta del auto. —Te traeré algo para picar y algo de agua, un montón de agua.


255 Página

Lo miré. —Eso es cruel. Todos excepto yo se precipitaron fuera del Hummer y me arrojé contra el asiento, cruzando mis brazos. Entendí que no necesitábamos otra paliza de dios en el medio de la estación de gas, pero maldición… Aiden se dirigió hacia el otro Hummer mientras Marcus cargaba el gas. Aquí estaba yo, la enloquecida Apollyon, y no podía siquiera ir adentro para conseguir una bolsa de carne seca por mí misma. Caray. Unos momentos después, Aiden vino a mi lado del auto. Me debatí sobre dejar la ventana levantada, pero la bajé. Él se apoyó, descansando en sus antebrazos. —Oye —dijo él, sonriendo. Yo sabía que estaba poniendo mala cara, pero no podía sentir mi trasero. —Olivia y Lea están revisando el baño. Luce como si estuviera afuera y en la parte de atrás. —Oh, gracias a los dioses. —Me hundí en mi asiento. Su sonrisa se extendió a un lado. —Me aseguraré de que Luke te traiga otra cosa además de agua. —Eres el mejor. —Lo besé rápidamente—. Lo digo en serio. En su camino al pasarnos, los ojos de Marcus se estrecharon. —Siento como si necesitara separarlos a ustedes dos. Las mejillas de Aiden se ruborizaron mientras tragaba y se aclaraba su garganta. Marcus se detuvo a su lado, cruzando sus brazos. —Especialmente los arreglos para dormir. Y no soy tan ingenuo como— —¡Guau! —Interrumpí—. No es un tema en el que esté dispuesta a profundizar. Marcus me dirigió una mirada amable. —Tú eres mi sobrina y yo soy tu guardián… —Tengo 18. —Y todavía eres demasiado— — ¡Olivia! ¡Charla de baño!—Abrí la puerta, casi golpeando a Marcus. Lanzando a mi tío una sonrisa rápida, me moví a su alrededor. Aiden tomó mi brazo. —Ten cuidado— —Por supuesto. —Además de otros muriendo por fumar y ser recibidos, es solo un lugar público de descanso.


256 Página

Él todavía parecía querer escoltarme hacia allí, pero Marcus también espiaba a Aiden como si quisiera golpearlo otra vez. Aiden me dejó ir y me uní a las chicas en la acera. — ¿Qué está sucediendo? —preguntó Olivia. Miré sobre mis hombros. La boca de Marcus estaba volando a mil por hora, y Aiden estaba parado allí, rígido y silencioso. Hice una mueca. —Ni siquiera quieres saberlo. —Probablemente tiene que ver con el hecho de que Aiden y tú estén teniendo sexo —anunció Lea, cruzando sus brazos. Mi mandíbula cayó. —Lindo —Olivia apretó la suya contra su brazo—. El modo en que lo escupes. Lea se encogió de hombros. —Oye, es lo que es. Él es caliente. Yo lo estaría haciendo con el cada cinco segundos. —Está bien, gracias por compartirlo. Olivia miró hacia nosotras. —Hablando de tener sexo como un conejo poseído, ¿han escuchado de Jackson? No estaba en el Covenant cuando… —Ella miró a su alrededor y bajó su voz–. Él no estaba allí cuando Poseidón se volvió loco— —No. Mi teléfono murió y no tengo un cargador. —Sus ojos se estrecharon sobre el cielo nublado—. No sé lo que está haciendo. No fuimos tan cercanos como ustedes creen. Al menos, no hablamos mucho— Olivia resopló. —No creo que él esté con Seth y Lucian —dije mientras comenzábamos a rodear la esquina del edificio de cemento. —¿Por qué?—Olivia puso un rizo apretado detrás. —¿Recuerdan cuando Jackson consiguió su golpiza en la cara? —Nos detuvimos fuera de la puerta del baño, y pude sentir el olor del lugar. Las chicas asintieron—. Estoy bastante segura que Seth le hizo eso. —Mierda —murmuró Olivia mientras deslizaba la llave en la puerta—. ¿Por lo que Jackson te hizo en clase? Asentí. Jackson había llevado el combate demasiado lejos, plantando su bota en mi cara —tenía una cicatriz pálida para probarlo— y estaba segura que el Instructor Romvi lo había aguijoneado para hacerlo. Mientras entrábamos al baño y yo buscaba alguna casilla decente, me pregunté si Romvi aún estaba vivo.


33

Skittles: Es una marca de caramelos masticables de fruta producidos y comercializados por Mars.

257 Página

Romvi había desaparecido después de que Linard le diera un ultimátum al Ministro Mayor Telly, y Seth había perseguido a los miembros de la Orden, ya que ellos eran nuestra verdadera amenaza. Tan terrible como sonaba, si él había encontrado su final, yo no lo lamentaría demasiado. Romvi tendría que venir por mi algún día. El viaje al baño resultó sin incidentes, sin considerar que el riesgo de pescar una enfermedad de mano, pies y boca pudiera ser un hecho. De vuelta en el Hummer, con mi regazo lleno de Skittles33 y diversas golosinas, estaba sorprendida por el hecho de que Medusa no hubiera aparecido en el sanitario y tratado de comerme. Quizás este viaje no sería tan malo. Miré detrás de mí, donde Deacon y Luke estaban compartiendo unos nachos. Los brazos de Marcus estaban extendidos a lo largo del último asiento. Su mirada estaba enfocada en la parte trasera de la cabeza de Aiden como si de alguna manera pudiera perforar agujeros a través de ella. Vale. Quizás este viaje no fuera tan malo para mí. Por otro lado, para Aiden… Moviéndome al frente, atrapé la mirada de Aiden y le ofrecí una simpática sonrisa. —¿Skittles? —Por favor. Arrojé unos cuantos en su palma abierta, luego tomé las verdes. Aiden sonrió hacia mí. —¿Sabes que no me gustan las verdes? Encogiéndome de hombros, las puse en mi boca. —Las pocas veces que te vi comerlas, dejaste las verdes atrás. Deacon metió su cabeza entre nuestros asientos. —Hay amor verdadero allí. —Eso es. —La mirada de Aiden volvió a la carretera. Me ruboricé como una pequeña colegiala y me enfoqué en las sobras de los dulces hasta que Deacon se desplazó a su asiento. Le di todas las rojas a Aiden. Un par de horas después, luego de que alcanzáramos el apocalipsis del tráfico fuera de Sioux Falls, el cielo abierto comenzó a oscurecerse y la noche estaba a solo unos minutos. Nudos se formaron en mi estómago mientras pensaba en la distancia entre la Universidad y yo evaporándose.


258 Página

Todavía estábamos a cuatro horas, pero eso no era nada luego de estar tanto tiempo en el auto. La Universidad estaba inmersa en las Black Hills de Dakota del Sur. No cerca del Monte Rushmore, pero en la parte conocida como las Colinas del Norte. Era un desierto fuertemente protegido, solo alcanzable en vehículos como en el que estábamos. La gente tenía que saber que estaban buscando para ver siquiera la entrada a la escuela. Nunca había visto la Universidad en persona, pero sabía que parecía como algo salido de Grecia. Como todos los Covenants, los mortales creían que la escuela era parte de una élite, un sistema de educación sólo con invitación. Aunque yo estaba algo excitada por ver la escuela, mis nervios cantaban por una razón diferente. Mi padre podría estar allí, o podría estar en camino hacia aquí. La esperanza se disparó en mi pecho y me sentí mareada por unos segundos. No pude saber que haría si lo veía, probablemente abalanzarme y taclear al hombre, y esperaba que no chillara como un bebé y me avergonzara a mí misma. Sabía que no debería hacerme esperanzas. Mi padre quizás no estuviera allí. Él quizás nunca se mostraría por allí. Podría estar muerto. Mi estómago se hundió, y por un momento pensé que iba a vomitar. La cosa era —y lo que estaba tratando de decirme a mí misma— que no lo sabía. Y no había razón para preocuparse de cualquier manera. Y tenía cosas más importantes en las que concentrarme, por ejemplo como en el infierno convencería a un grupo de Centinelas y Guardias de tomar el riesgo de morir contra Seth y un dios. El teléfono de Aiden sonó, y la mirada en su cara mientras escuchaba no era buena. —¿Qué? —pregunte, sintiendo mi estómago caer de nuevo. Me pregunté si tendría una úlcera….o si eso era posible siquiera. —Lo tengo—dijo él al teléfono, y después lo apagó—. Nos están siguiendo. Me giré en mi asiento, igual que Marcus y Luke lo hicieron. Los faros del Hummer de Solos estaban justo detrás de nosotros. Eché un vistazo. Detrás de varios autos había otro par de faros. No era una experta en esas cosas, pero se parecía mucho a otro Hummer. Los Centinelas y los Guardias amaban conducir Hummers. El más grande era mejor y todo ese disparate probablemente era por otra cosa.


259 Página

Los mortales también conducían Hummers, pero cada sentido estaba diciéndome que era una cuestión del Covenant y no una amigable. Mierda. — ¿Por cuánto tiempo? —pregunté. —Desde que pasamos Sioux Falls —replicó Aiden, sus ojos ojeando el espejo retrovisor. —Hay una salida cerca: tómala. Necesitamos bajarnos del camino principal. Marcus se tensó mientras se reclinaba, sacando una Glock. —Las buenas noticias son que el camino estará libre de mortales. Las malas son que los caminos estarán despejados. No habría nadie alrededor para que nos preocupáramos por exponernos, si ellos estuvieran incluso despreocupados sobre eso. —Dile a Solos que nos siga —dijo Marcus—. Y que se acerque a nosotros. Mientras Aiden pasaba el mensaje a Solos, mantuve mis ojos pegados al camino extendido detrás de nosotros mientras golpeábamos la rampa y volábamos hacia el oscuro, camino de regreso. Entonces vi lo que Aiden no había dicho, y lo que Marcus debió reconocer una vez que Solos se movió en el otro lado. No era solo un Hummer; eran dos, y estaba segura que ambos estaban cargados. Doble mierda. Luke estaba intentando tener una mejor vista. —No podemos dejarlos informarles, chicos. Si no lo han hecho ya. Estamos demasiado cerca de la Universidad. —¿Entonces ustedes piensan que son de Lucian? —preguntó Deacon, agarrando el respaldo de mi asiento. Aiden asintió. —Todo está bien, sin embargo. Tenemos esto. La fuerza en sus palabras, la determinación de sacar a todos de esto, era tan propio de él. Sin importar qué, él lo afrontaba juntos. Quizás le faltaban uno o dos tornillos, pero él resistía los golpes y nunca se daba por vencido. No conmigo. No con su hermano. Y nunca con la vida. Dioses, no es de extrañar que amara a este hombre. Mientras lo miraba y veía la dura resolución en las líneas de su llamativo rostro, me di cuenta de algo. Realmente, fue como ser golpeada por un camión de siete toneladas. Necesitaba ponerme mis bragas de chica grande, como, de verdad.


260 Página

Deacon estaba en lo cierto. Una parte de mi había aceptado que mi muerte sería inevitable desde que dejé el Inframundo, que en el final el destino encontraría una forma de ganar. Yo, lo sentí de esa manera, lo creí. ¿Yo? La chica quien decía demasiadas veces “vete a la mierda” a todo, especialmente al destino. Santa mierda… Algo aturdida, miré el frente del vehículo. Yo era mejor que esto, mejor que revolcarme en mi propia lastima. Y yo era un infierno mucho mejor para no permitir al destino controlarme. No era débil. Nunca he sido una cobarde antes. Nací para ser la guerrera extrema. Entonces si alguien podría salir caminado ilesa de esta situación, debería ser yo. Sería yo. Porque era una luchadora. Porque no renuncié. Porque yo era fuerte. Mientras la parte delantera del Hummer de Solos alcanzaba la mitad del nuestro, sonó una clara explosión y su auto repentinamente se sacudió hacia la izquierda. —Santa mierda — jadeó Deacon—. Están disparándonos. Nuestro vidrio posterior explotó. Cristales estallaron y llovieron por el auto. Me giré en mi asiento encontrando que Luke tenía a Deacon aplastado contra el asiento. No ví a mi tío. —¿Marcus? —Estoy bien —gritó él. —Alex, agáchate. —Aiden mantuvo un fuerte control sobre el volante con una sola mano mientras me alcanzaba, tomando mi brazo y tirándome abajo. Marcus se levantó y devolvió el fuego en una sucesión rápida. Neumáticos chillaron; el Hummer a nuestro lado se sacudió otra vez, y luego voló a un costado con un rugido. No podía creer que estuvieran disparándonos ahora. Y entonces lo capté. A ellos no les importaba nadie en el vehículo. Sabían que yo sobreviviría al choque de una forma u otra. Ellos seguirían disparando hasta que nos hicieran chocar. Otro disparo, y la ventana del lado de Aiden explotó. Fragmentos de vidrios volaban por los costados, bañándonos a Aiden y a mí. Él hizo una mueca, y yo estaba tan harta de esto. —Detén el auto —dije. —¿Qué?—La mano de Aiden presionó en mi espalda mientras aceleraba, poniendo algo de distancia entre nosotros y el vehículo lleno de psicópatas.


261 Página

Luché para levantarme. —¡Para el auto! Él me miró, y los dioses sabrán qué vio en mis ojos, pero maldijo por lo bajo y se desvió hacia un costado. Los otros vehículos dispararon al pasarnos, el sonido de sus ruedas frenando en el pavimento. Antes de que Aiden pudiera detenerme, abrí la puerta. Otra maldición explotó de él y escuché a Marcus gritar—: ¿Qué diablos? Me deslicé fuera del Hummer, manteniéndome abajo. Había una daga atada a mi muslo, pero no era eso lo que necesitaba. Aiden salió por el lado del pasajero, sus ojos fijos en mí. Tenía un arma en una mano. — ¿Qué estás haciendo? —Buena pregunta. —Luke empujó a Deacon sobre el terraplén. — Detenerse no parece ser lo más inteligente. —No puedo creer que están disparándonos. ¿A nosotros?—Deacon comenzó a incorporarse. —¿Qué está mal— —¡Quédate abajo! —Aiden se volvió mirando a Luke—. Mantenlo a salvo. —Lo sé. —Luke puso a Deacon abajo y detrás de él—. Nada le pasará. Solos se detuvo más adelante y todos ellos salieron del auto manteniéndose del lado del pasajero. Lancé un suspiro de alivio y entonces fui hacia el frente del Hummer. — ¡Alex! —Aiden me siguió agazapándose— ¿Qué estás— Los dos vehículos habían dado la vuelta y estaban cerca de nosotros. Realmente no había tiempo para pensar sobre lo que iba a hacer. Usando la velocidad que todos los mestizos tenían, y el empuje extra del Apollyon, me lancé hacia el parachoques y dentro de la línea. Aiden escupió una grosería. Estaba bañada en luces mientras alzaba mi mano, invocando al elemento del aire. Fue como desbloquear una puerta dentro de mí. Poder se precipitó desde mi interior y se extendió, deslizándose sobre mi piel. El aire barrió la carretera, soplando más allá de mí, más rápido y más fuerte de lo que un puro podría. Los vientos huracanados se estrellaron en el primer Hummer. Se levantó en dos ruedas, las llantas girando en el aire mientras los faros atravesaban el cielo oscuro. El Hummer se sostuvo allí un segundo, y luego se volteó sobre el segundo vehículo. A través del aire se ladeó una y otra vez; algo fue arrojado desde una de las ventanas, una persona quizás. Los cinturones salvan vidas.


262 Página

El primer Hummer yacía sobre su techo. El metal crujía y gemía, luego cedió. El otro dio vueltas hacia la derecha para evitar una colisión directa. Volaban chispas de color ámbar. Las puertas del segundo se abrieron y conté seis Centinelas vestidos de negro. Eran mestizos, jugando en el lado equivocado del campo. Uno avanzó, y lo lancé contra los gruesos olmos que cubren el camino con un giro de mi muñeca. Hubo un chasquido nauseabundo al impactar que diría que ese estará fuera de servicio por un tiempo. Un segundo arrojó dos dagas del Covenant mientras se dirigía directamente hacia mí. —Ven con nosotros y dejaremos vivir a tus amigos. Ladeé mi cabeza y sonreí. —Bien, ¿no está ese dicho muy quemado ya? ¿Qué tal esto? Váyanse y quizás yo los deje vivir. Aparentemente el Centinela no entendía inglés, porque se abalanzó sobre mí. Me moví al costado, estirándome y agarrándolo. Lo llevé hasta abajo hasta que mi rodilla se levantó, haciendo contacto justo sobre el codo. Huesos se quebraron y el Centinela gritó. Balanceándome detrás de él, tomé su otro brazo y lo torcí. Su espalda se inclinó y la daga cayó al suelo. Marcus apareció frente a nosotros. Sin parpadear empujó una daga dentro del pecho del Centinela. El hombre ni siquiera hizo un sonido. Lo solté, y su cuerpo cayó en la calle. Mis ojos encontraron a los de mi tío. Un segundo después tenía su Glock lista y apuntando. Estaba tan cerca que vi la pequeña chispa mientras jalaba el gatillo. Jadeando, me di la vuelta. La bala golpeó entre los ojos de una mujer Centinela. —Caray —dije, retrocediendo. —Ellos saben que no pueden matarte. —Marcus agarró mi brazo y me condujo hacia el Hummer—. Pero creo que quieren llevarte, no importa cuál sea tu condición. —Estoy comenzando a ver eso. Solos y Aiden estaban ocupados con dos Centinelas. Detrás de mí, vi que Olivia y Lea tenían arrinconados a dos más. Mi atención se fijó en el Hummer destruido. Había mestizos en ese auto, y como esperé, no estaban fuera de combate. Otros seis salieron. Sintiendo el impulso de la adrenalina construyéndose me desplacé hacia adelante con Marcus justo detrás de mí.


263 Página

Alcancé a un Centinela, tomando la daga con mi mano derecha. Él salto hacia mí, pero pasé debajo de él más rápido de lo que los ojos del mestizo pudieron moverse. Balanceándome alrededor, lo alcancé en la espalda con mi bota y el cayó sobre una rodilla. Algo dentro de mí se apagó mientras tomaba su cabello y traía su cabeza hacia atrás. Estos no eran Centinelas. Eran enemigos, como los daimons. No pude pensarlo de otra manera. Empujé la daga con un golpe limpio y rápido. Escuchando pasos apurados detrás de mí, giré y me tiré hacia un lado pasando muy cerca de un gran puño. Saltando en el aire, golpeé y mandé una desagradable espero que alguien vea esta patada rápida. El Centinela golpeó el piso, sonando como si fuera más que una mandíbula rota. Moviendo la daga, comencé a caminar. Hombre, como que extrañaba pelear con Apolo. Deberíamos ponernos al día… Manos tomaron mis hombros y fui tirada hacia atrás. Golpeé el pavimento. Dolor quemé por mi columna y miré hacia arriba, asombrada. Un Centinela de piel oscura miraba hacia mí. —Tu podrías hacer esto… —Sus palabras fueron apagadas. Algo húmedo y tibio se expandió en el aire. Su cuerpo fue a una dirección y su cabeza en la otra. Me puse de rodillas, forzando a mi boca a cerrarse ante la urgencia de gritar. Olivia dio un paso atrás, su mirada moviéndose de mí a la daga. — Eso….eso no fue nada parecido a lo que enseñan en clase. Levantándome, sacudí mi cabeza. ¿Era esta la primera vez que Olivia luchaba? Para que su primer muerte fuera otro Centinela…No sabía que decir. Y no teníamos tiempo para una sesión de terapia. Mandíbula Rota se estaba parando. Él giró, su daga arqueándose. Sentí la hoja afilada a lo largo de mi estómago. Aiden apareció detrás de él y apretó los lados de su cabeza. Hubo un giro rápido, otro sonido de regreso y se repitió nuevamente una y otra vez, y entonces el Centinela cayó. Los ojos de Aiden encontraron los míos y eran del color del acero. —A pesar de que el despliegue de poder es caliente como el infierno, trata de no quedarte nunca más en medio del tráfico. Empecé a responder, pero una sombra se deslizó detrás de él. Mi corazón se detuvo. —¡Aiden! Antes de que pudiera siquiera levantar una mano, él se desplazó como el viento, lanzando la daga. Se enterró dentro del pecho del Guardia vestido de blanco cernido sobre él tirándolo hacia atrás. Lanzándose hacia


34

Aunque no me parece que haga falta aclararlo, Solos se refiere a Star Wars donde en una de las

películas uno de los Jedi convence a un enemigo de que no hay nadie y que se vaya, esa frase es FAMOSA.

264 Página

adelante liberó la hoja antes de que el Guardia colapsara, y luego lo lanzó otra vez, alcanzando al otro Guardia quien había arrinconado a Solos. Diablos. Aiden era un ninja rompe traseros. Solo un par de minutos habían pasado y pensamos que habíamos tenido suerte, pero faros acercándose nos advirtieron de que no era así. —Olivia, alcanza a Lea y vayan hacia el otro lado del auto. Su mirada cayó otra vez sobre el Centinela muerto y luego asintió, marchándose. Tomó el brazo de Lea y la empujó hacia donde Luke y Deacon comenzaban a salir de la orilla. Un sedán se detuvo detrás del Hummer destrozado. Ocultando la daga, troté hacia el coche justo mientras bajaba la ventana del conductor. Un mortal de mediana edad miró la escena con creciente horror. —Oh, mi Dios —dijo él, tomando un teléfono—. Puedo llamar por ayuda—¿ese es un cadáver? Me agaché, forzando al mortal a que me mirara. —No hay nada que ver aquí. No veras nada mientras te alejas. Irás a casa y…besarás a tu esposa o lo que sea. El mortal parpadeó lentamente y luego asintió. —No estoy casado. Ops. —Eh, ¿tienes una novia? El asintió, los ojos fijos en mí. —Vale….entonces la besarás y le dirás… ¿que la amas? —Dioses, yo apestaba en las compulsiones—. Como sea, vete. No está pasando nada aquí. Continúa. Mientras el auto pasaba, me giré para encontrar a Solos mirándome. — ¿Qué? —demandé. —¿Le hiciste un truco de mente Jedi34? Una gran sonrisa empujó en mis labios. —Siempre quise decir eso. —Queridos dioses —murmuro él, volviéndose. Encogiéndome de hombros, lo seguí y pasé a Aiden. Él estaba deteniéndose en cada cuerpo, pasando dos dedos sobre las formas inmóviles. Miré mientras las chispas volaban de sus dedos y viajaban sobre los cuerpos con una velocidad innatural. Llamas violáceas cubrieron a los


265 Página

caídos, y en minutos nada quedó excepto cenizas. El aire se llenó con el aroma picante de la sangre, carne quemada y metal. Dakota del Sur jamás había olido tan asquerosa. Cuando Aiden se dirigió hacia los dos Hummers, me volví y vi un cuerpo cerca de la cola de nuestro auto. Tragando el sabor amargo construyéndose en mi garganta, fui hacia el Centinela y me arrodillé. Tan débil como sonaba, no pude mirar a su cara mientras pasaba mi mano sobre el hombro inmóvil. También se convirtió en cenizas. Con el corazón pesado, me paré. —Lo siento. Aiden regresó, tomando mi mano. — ¿Estás bien? Asentí. —¿Tú? —Sí. —Su mirada se movió hacia la pila de cenizas y su mano apretó más fuerte—. Necesitamos continuar. En el otro lado del Hummer, dos Centinelas estaban en sus rodillas ante Solos en la grava. Reconocí a uno de ellos como el chico que había arrojado contra los árboles. Ambos estaban magullados y ensangrentados. —¿Quién es el dios detrás de esto? —demandó Solos. Uno alzó su cabeza y escupió un chorro de sangre. El chico árbol rió. —¿Dije algo gracioso? —Solos se arrodilló ante él—. No lo creo. Preguntaré una vez más. ¿Quién es el dios detrás de esto? —Mátanos ahora, porque no vamos a hablar. —El chico árbol levantó su cabeza y su mirada se fijó en mí—. Ustedes chicos no pueden ganar esto. Ellos van a cambiar el mundo, y si se quedan en su camino, los destruirán. Di un paso adelante. — ¿Por “ellos” quieres decir Seth, Lucian y este dios? ¿Te das cuenta de que ni uno de ellos ofrecería su trasero desnudo por los mestizos, cierto? Chico árbol rió otra vez, el sonido roto y astillado. — ¿Y te das cuenta tú que no puedes escapar de él, Apollyon? Ira se encendió. —Pienso que estoy haciendo un buen trabajo en mantenerme lejos de Seth, cara de idiota. El otro Centinela arqueó una ceja. —¿Crees que estamos hablando del Primero? —Él rió—. No tienes ni idea de en lo que estas parada, pequeña. Esto es más grande que tú y el Primero, más grande que un simple puesto en el Consejo. Un escalofrío corrió a través de mi columna y tomé involuntariamente un paso atrás. —¿Qué es?


266 Página

Ninguno de los hombres respondió. No dijeron nada mientras Solos les preguntaba sobre los planes de Lucian. Marcus intervino entonces, pero cuando uso la compulsión en ellos, se mantuvieron callados. —No van a hablar —dijo Marcus, las manos apretadas en sus costados—. O es una compulsión más fuerte que la de un puro, o su lealtad es ciega. De cualquier manera, estamos perdiendo un tiempo precioso y arriesgándonos demasiado. —No podemos dejarlos ir —dijo Aiden quedamente. Mi corazón se hundió un poco a pesar del hecho de que, si les diéramos una oportunidad, estos dos hombres cortarían la garganta de aquellos hombres parados cerca mío. Eran jóvenes, quizás unos años más grandes que yo. Demasiado jóvenes para estar aquí, a punto de morir. Pero Aiden tenía razón; no podíamos dejarlos ir. Marcus se reunió rápidamente con Deacon y los otros, llevándolos detrás del Hummer destrozado que Solos había estado manejando. Todavía podía conducirse, pero llamaría la atención si lleváramos esa cosa durante del día. Posando mi mano sobre el brazo de Aiden, me giré hacia él. —Yo puedo. —No. —Él usó esa voz que yo había llegado a detestar y respetar, el tono de no respondas—. No harás esto. Laadan, quien había quedado fuera de la pelea con Deacon, se volvió. Yo también quería hacerlo, porque una ejecución era la última cosa que quería ver, pero mientras Aiden se liberó de mi lado y se dirigió hacia ellos, me obligué a mí misma a quedarme. Si él tenía que hacer esto, entonces yo debía verlo. Era todo lo que podía hacer, y lo mínimo. Aiden se movió tan rápido como un relámpago. Las muertes fueron limpias y rápidas. No lo sintieron. Sus cuerpos cayeron hacia adelante, separados de sus cabezas. No importa cuán rápido e indoloro Aiden lo había hecho, yo sabía que él sentiría esto en las profundas esquinas de su alma por mucho tiempo más.


Treinta y uno

267

e vuelta en la autopista, traté de no dejar que el fresco viento que golpeaba en mi cara me pusiera de los nervios. Las cosas podrían ser peor. La gente que me importaba podría haber muerto. Ellos podrían ser como esas desafortunadas almas que habíamos echado abajo como perros rabiosos Ahora mismo, teníamos todo bastante bien, con la excepción de la espeluznante advertencia que el Centinela nos dio, que me dio. Mirando a Aiden por la centésima vez desde que volvimos al auto, mordisqueé mi labio inferior. —¿Un centavo por tus pensamientos? —dijo él, sin quitar sus ojos de la carretera. Tomé una respiración profunda. —Entonces, sabemos que el dios es un él, y aparentemente no sé por qué estoy participando. —¿Sabe alguno de nosotros por qué estamos participando? —comentó Luke secamente. —No creo que lo hagamos —dije, mirando a la oscura extensión de la carretera—. ¿Fui solo yo, o sonó como si fueran leales al dios, y no a Lucian o Seth? —Ese fue el modo en que sonó para mí— dijo Aiden. —A no ser que su lealtad provenga de una compulsión —Marcus sonó cansado—. Pero no importa. La lealtad solamente es tan mala como compulsión (se refiere a que una lealtad proveniente de una compulsión es igual de mala). El resultado final es el mismo. Asentí. —Me pregunto si Lucian o Seth saben. Quiero decir, sé que no importa, pero Seth y Lucian tiene egos del tamaño de un dios. ¿Si ellos creen que tiene el complete control sobre su ejército o lo que sea, pero en verdad no lo tienen? Eso no va a ser lindo.

Página

D

Traducido por Dafne Corregido por MaryJane♥


268 Página

—¿Quién sabe cuánto saben realmente? —Aiden agarró el volante tan fuerte que sus nudillos se aclararon. —. Este dios puede estar prometiéndole a Lucian la cabeza del Consejo o los dioses saben que otra cosa. Y Seth, bueno él… él podrá tener todo lo que él quiera. Calientes e incómodos nudos retorcieron mis tripas. Seth había dicho la misma cosa, pero lo que él quería—amor y aceptación—nunca lo tendría de esta manera. Iba a ser una caricatura de la verdadera cosa. Un día, probablemente él se daría cuenta de eso, podría ser demasiado… para todos nosotros. Y dioses, él merecía algo mejor que esto. Sabía que no debería pensar eso, pero lo hice. Dejando salir un lento respiro, incliné mi cabeza hacia la ventana del pasajero y observé el borrón de los oscuros árboles. La mayoría de Dakota del Sur era una pradera, pero las Black Hills eran totalmente algo más. Los árboles se apiñaban juntos, tan densos que nadie podía ver lo que descansaba más allá. En algún lugar arriba, la Universidad estaba extendida a través de una de las más grandes praderas montañesas. —¿Creen que Apolo les está diciendo todo lo que él y los otros dioses saben? —La voz de Deacon rompió el silencio. Resoplé. —Creo que Apolo nos dice lo que él cree que necesitamos saber cuándo él quiere. —Los dioses son tan imbéciles —murmuró Deacon, reclinándose. Marcus actualmente se rió, y pensé que el mundo estaba llegando a su fin. —Son arrogantes — dijo él—. Ese es el problema. Con la arrogancia viene una gran ceguera. Era más bien gracioso escuchar eso, porque pensé en tres ratones ciegos, pero era verdad. Todas las partes involucradas eran bastante arrogantes. Los dioses sabían que yo tenía una dosis saludable de eso. —Ninguno de ellos cree que alguien verdaderamente de un paso en contra de ellos, ni siquiera uno de los suyos. —Marcus suspiró—. Su arrogancia los llevó a esto. Todos cayeron en silencio después de eso, perdidos en sus pensamientos. Estaba haciendo una lista mental de todos los dioses, tratando de descifrar quien ganaría para el Más Arrogante. En serio, podría ser cualquiera de los dioses hombres: Hades, Poseidón, Zeus, Ares, e incluso Apolo. Incluso era posible que no fuera uno de los principales, sino una deidad menor cansada de ser empujada alrededor. Era como buscar a un chico borracho en especial en una fiesta llena de chicos borrachos—


imposible. Las buenas noticias era que al menos sabíamos que era un “él”, a menos que el Centinela estuviera jugando con nosotros. Cerrando mis ojos, expiré lentamente e hice una mueca de dolor. Mis sienes latieron violentamente. Era como tener un dolor en toda mi cara y no tenía idea de cuánto tiempo pasaría antes de que fuera momento de tener otro chat con Seth.

35

Página

Me paré. —Santa… —Mierda —susurró Deacon sobre mi hombro. El silencio calló, denso y pesado mientras todos en el auto no sentábamos y mirábamos fijamente. Sabía que la misma cosa estaba pasando detrás de nosotros en el otro Hummer. Ninguno de nosotros sabía que decir. El horror me devoró. Esto… nada de esto había sido esperado. Alrededor de una hora antes, Aiden había encontrado el estrecho carril que se parecía un camino de acceso de incendios, pero que en realidad era la larga entrada de cinco milla a la Universidad. Hicimos en el camino rocoso alrededor de media milla cuando el paisaje había cambiado de un grupo de árboles de enebro a… una escena sacada de Red Dawn35. Los faros de nuestros autos arrojaron luz en una escena espantosa. Hummers abrasados abarrotaban los lados de la carretera, descansando contra árboles igualmente carbonizados y el suelo quemado. Había tantos—media docena de esqueletos crujientes de autos. No podría decir si había cuerpos en ellos, no desde esta distancia. Tragué. —Aiden… Él puso una mano en mi brazo. —Podrían ser Centinelas intentando infiltrarse en la Universidad. Parpadeando rápidamente, sacudí mi cabeza. Tenía un mal, mal presentimiento sobre esto. Llámalo sentido-arácnido o lo que sea, pero no era bueno. —¿Podemos, como, llamar con antelación? —dijo Deacon en una voz silenciosa—. Quiero decir, nos están esperando, ¿correcto?

269

***


270 Página

—Lo están — Aiden echó un vistazo a su hermano menor—. Está bien. Lo prometo. Nada va a pasar. —No puedo conseguir una maldita señal en absoluto. —Marcus miró a su móvil como si pudiera desearlo dentro del Tártaro—. Nada en absoluto. —Echó una ojeada hacia arriba, sus ojos duros como gemas—¿Alguno de ustedes? Aiden chequeó su teléfono. —No Mojé mis labios mientras mi mirada caía de vuelta en los vehículos calcinados. Mi corazón palpitaba con fuerza y mi cabeza dolía. —Debe haber un montón de puros que manejan el fuego todos … —Sin duda —murmuró Aiden, ambas cejas levantándose. Solos apareció en el lado de Aiden del auto, corriendo una mano a través de su coleta. En las sombras, su cicatriz era menos visible. —¿Crees que el Covenant hizo esto? —Gesticuló hacia los vehículos—. ¿Su versión de seguridad antorcha? —Es posible — replicó Aiden, pero no estaba segura de si él lo creía. —No puedo agarrar nada de ellos, así que estoy asumiendo que tú no puedes, tampoco, ¿correcto? —Cuando Aiden asintió, Solos cruzó sus manos detrás de su cabeza y las estiró tanto que su espalda se arqueó—. Supongo que tendremos que hacerlo a través. —Podemos por lo que puedo ver. — Aiden se reclinó, rasgueando sus dedos fuera del volante—. Tendremos que ir lento. Mientras miraba a los dos Centinelas, sabía en mi corazón que Aiden y Solos no querían hacer esto. Estábamos ciegos ante lo que se avecinaba. Podía ser una banda asesina de osos pardos, o una legión de Centinelas esperando para eliminarnos. Simplemente no sabíamos. Solos suspiró y dejo caer sus armas—Bueno, supongo que haremos esto. —No tenemos realmente otra opción —Aiden cambió las marchas de vuelta a conducir—. Hagamos esto. Con un brusco asentimiento, Solos trotó de vuelta a su vehículo. Me retorcí en mi asiento mientras el Hummer se sacudía hacia delante. Era como conducir sin un bote a través de una tienda china. Gracias a los dioses que Aiden estaba conduciendo porque hubiera surcado a través de los restos de la primera curva cerrada. Más autos quemados yacían a un lado de la carretera cada tantos, y con cada uno que pasábamos, las marcas de quemaduras lucían más recientes, el olor acre más denso… como si cada vez que alguien trataba de llegar a la Universidad, lo hacían un poco más que el grupo antes que


271 Página

ellos. Y más lejos arriba, llamas de un profundo naranja se arrastraban a través del capó de un Hummer, lamiendo el aire lleno de humo. Oh, esto no era para nada bueno. — ¿Cómo sabremos que son amigos? — preguntó Deacon, pensando a lo largo de la misma línea que yo. Se inclinó entre los dos asientos, su cara pálida—. Aiden, deberíamos parar— Aiden frenó de repente, pero no por lo que Deacon estaba diciendo. Escombros estaban esparcidos a través del acceso a la carretera, obstruyendo el carril. Tan lejos como podía ver había dispersos esqueletos de autos. Muchos de ellos seguían ardiendo, brillando en un rojo infernal en la oscuridad previa al amanecer. La tierra apocalíptica era algo extraído de nuestras pesadillas. —Dioses —murmuró oscuramente Aiden. Mi estómago se retorció en nudos mientras desabrochaba mi cinturón de seguridad. —Esto no es bueno. Nadie dijo nada por varios momentos, y luego Marcus habló. — Tendremos que caminar desde aquí. —¿Cuántas millas? —pregunté. —Estamos alrededor de tres millas afuera —Aiden apagó el motor, dejando los faros encendidos. Todos salimos del Hummer, echando miradas ansiosas a todos los coches quemados que nos rodeaban, sintiéndonos como si estuviéramos conduciendo alrededor con una enorme diana encima. Rápidamente, nos armamos con dagas, hojas curvas, y Glocks. Mientras me ataba una pistola, miré encima de mi hombro y vi que el grupo de Solos estaba haciendo lo mismo. Nos veíamos como si estuviéramos preparando para una Guerra como veníamos juntos entre dos Hummers. En una manera, lo estábamos—lo estuvimos todo este tiempo. Estábamos en guerra. Un repentino escalofrío serpenteó su camino debajo de mi piel. Nos colocamos en un círculo, los nueve de nosotros, silencioso con la excepción de pinzas de titanio golpeando en su lugar, dagas estallando contra nuestros lados. Éramos nueve. Pero de alguna manera—en una manera que no podía explicar pero sabía que era la verdad—sabía que no íbamos a regresar como nueve. Con una fría realización, miré a las caras de los que me rodeaban. Algunos habían sido extraños virtuales, otros enemigos hasta hace poco, y unos pocos que consideraba amigos desde el primer día.


36

Referencia a Piratas del Caribe, una serie de películas sobre piratas.

272 Página

Y entonces estaba Aiden. Tomé un aliento, deseando poder olvidar el sentimiento fatídico que tomaba residencia alrededor de mi corazón. Pero las sombrías caras de aquellos que me rodeaban me dijo bastante que no era la única que estaba pensando la misma cosa en ese momento. Como una unidad, los nueve volteamos. Espectrales, trémulas llamas iluminaban la carretera al frente. El peso de las dagas y pistolas era tranquilo y terrenal. No teníamos idea de lo que no esperaba delante, otro que una gran, pesada incógnita, y más como un gran, pesado golpe en la cara. La gravedad de eso estaba matándome—matándonos. Cuadré mis hombros. —¡Liberen al Kraken!36 Unos cuantos pares de ojos se fijaron en mí. —¿Qué? —Di un ladeado encogimiento de hombros—. Siempre quise gritar eso desde que vi esa película. Parecía el momento perfecto. Aiden rió. —¡Vean! Por eso es que lo amo —le dije al grupo—. Él se ríe de la estúpida mierda que sale de mi boca. En respuesta, Aiden se inclinó sobre y presionó sus labios contra mi sien —Mantente hablando sobre amarme —murmuró— y vamos a traumar a algunos de estos chicos de por vida. Me ruboricé color rojo remolacha. Alguien aclaró su garganta. Otro gimió, pero estaba sonriendo mientras dejaba que mi mirada volviera a la carretera. Bromas fuera, todos estaban esperando por la persona que diera el primer paso, así que lo hice. Y entonces todos nosotros lo hicimos. Nuestros ojos se adaptaron a la oscuridad, pero me quedé al lado de Aiden, quien estaba pegado cerca de Deacon y Luke, mientras cuidadosamente hacíamos nuestro camino alrededor de las carcasas de los vehículos. No miré dentro de ellos, absolutamente rechazándolo, porque había un cierto hedor en el aire... La noche estaba espeluznantemente silenciosa con la excepción de nuestros pasos. En Dakota del Sur, esperé oír la escalofriante llamada del león de la montaña, la carrera precipitada de diminutas criaturas, y el graznido de las aves que probablemente podrían arrebatar a un bebé, pero no había nada. Silencio de muerte.


273 Página

El extraño zumbido no se fue lejos después de que empezamos a hacer un buen progreso, cubriendo alrededor de dos millas. Los coches destruidos en desorden en la carretera no necesitaban ayuda. Había tantos de ellos. —Dioses —susurró, parando al lado de uno de los pilares a la brasa—. Oh, mis dioses… Me dije a mi misma que no mirara a lo que obviamente la horrorizó, pero raramente escuchaba a esa pequeña voz del sentido común. Me di la vuelta y casi suelto las hojas curvas. Detrás del carbonizado volante de un Hummer había un cuerpo… o lo que quedaba de uno. Quemados, ennegrecidos dedos todavía agarraban el volante. Nada más sobre el cuerpo era distinguible. Podría ser un hombre, una mujer o una hidra. Y no estaba solo. Había restos carbonizados en el asiento del pasajero... y en los asientos traseros. Alguien aspiró en un agudo aliento. —Las placas están quebradas, pero esas son etiquetas de New York. —Dioses — dijo alguien más. La gente estaba retrocediendo, verificando las placas en los autos que habían recibido menos daño, pero ya lo sabía en mi corazón. Estos no eran Centinelas de Lucian viniendo a pelear. Estos eran gente—puros y mestizos inocentes—buscando refugio. En el asiento más lejano del Hummer, algo quedaba de la ropa, solo pedacitos y piezas de material chamuscado, pero el color era un profundo verde-bosque. La toga del Concilio, me di cuenta lentamente. La toga de la maldita-madre del Concilio. De repente me di cuenta de que era realmente una buena cosa que hubiéramos ido fuera de esos malditos Hummers, porque esta gente— estaba atrapada. Y toda esta carretera era nada excepto un cementerio. —Necesitamos irnos de aquí —ordenó Aiden, y mi corazón se cayó—. Necesitamos irnos ahora. Lea girando en círculos. —¿Pero a dónde vamos a ir? Esto tiene— Una bola de ardiente luz desgarró la oscuridad de adelante, causando un escalofriante brillo sobre los escombros y la quemada, retorcida tierra. Voló pasando el auto del que me mantenía cerca, directamente a un pequeño enebro (o cedro de Virginia), envolviéndolo en llamas y espeso, amargo humo. Salté. —Santo…


Página

274

Todo pasó tan rápido. Bolas de fuego que parecían venir de los cielos, caían en lluvia sobre nosotros. Todos se dispersaron, dividiéndonos en pequeños grupos mientras nos movíamos fuera de la carretera e íbamos dentro del terreno irregular. Una mano encontró la mía—Aiden—y estaba corriendo con él y su hermano. Luke estaba detrás de nosotros. En segundos, perdí la pista cualquiera de los demás.


Treinta y dos

275

stábamos corriendo, huyendo. El fuego seguía cayendo, salpicándose fuera de la tierra, haciendo temblar el suelo. Fue un caos, ya que pasó por encima de las pequeñas colinas, golpeando el suelo cada vez que el cielo se iluminaba y otra andanada de fuego llenó el aire. ¿Y dónde diablos estaba Apolo-apareciendo-cuando-menas-loesperas cuando más lo necesitábamos? Claro, él podía parecer cuando estaba a punto de conseguir algo de tiempo besuqueo con Aiden, pero oh no, cuando en realidad lo necesitábamos, no estaba en ninguna parte para ser encontrado. Empecé a trepar, pero Aiden me detuvo. — ¡Tengo que encontrar a Marcus! ¡Y a Olivia! ¡Ladaan— —No. —Su agarre se apretó—. ¡No saldrás corriendo en medio de todo esto! En el suelo, junto a mí, Lucas gimió. —Creo que... mi brazo está en llamas. —¿Qué? —Me di la vuelta hacia él, agarrando la parte trasera de su camisa, consciente de Deacon trataba de trepar por delante de su hermano. Poniéndolo de espaldas, me estremecí mientras otra explosión caía demasiado cerca—. Dioses... Su brazo derecho tenía una innatural y brillante sombra de color rojo desde el codo hasta la muñeca. Los parches ya habían comenzado a burbujear. Él me dio una sonrisa temblorosa. —Bueno, he estado esperando un bronceado. Me quedé mirándolo, y luego Deacon se disparó a nuestro alrededor, agarrando la parte delantera de la camisa de Lucas. Antes de que pudiera pronunciar una palabra, Deacon se plantó frente a él. Yo me retiré a un lado, respirando con dificultad.

Página

E

Traducido por Ysandre Corregido por Dafne


276 Página

Luego Deacon levantó la cabeza, con los ojos muy abiertos. —Nunca me vuelvas a asustar así de nuevo. ¿De acuerdo? Luke asintió lentamente. —¿Qué pasa con los hermanos St. Delphi y su atracción por los mestizos? —gruñó Solos, golpeando la colina cerca de nosotros. Laadan estaba con él, su pelo cayendo suelto de un moño pulcro, sus pantalones ensuciados y chamuscados. —No me malinterpreten —continuó—. Al ser un mestizo y todo, estoy totalmente a favor de apoyar la igualdad de amor, igualdad de derechos, abajo con la Orden Racial y bla, bla, bla. —Sólo tenemos buen gusto —replicó Aiden, mientras miraba por encima del hombro al Centinela mestizo—. A diferencia de algunos... Solos resopló. —¿Sabes dónde están Marcus y las chicas? —le pregunté, mirando el momentáneo cielo en calma—. ¿Los viste? Él asintió. —Están en el otro lado de la carretera, en una zanja. Están bien. —Solos miró a Laadan—. Ella salvó mi atractivo trasero-rojo, ¿sabes? Una bola de fuego se dirigía directamente hacia mi cabeza, y ella sólo la arrojó lejos con el aire. Laadan negó. —No fue nada. —Fue algo— Un profundo grito rompió el aire, como un coro de gritos de batalla. Un sonido que nunca había oído antes. No era humano; no era animal, pero era una mezcla retorcida y repugnante de ambos. De repente se hizo más que evidente lo que se avecinaba. Autómatas de Hefesto. No tenía sentido. Se suponía que iban a ser la protección de los Convenants. ¿Nos consideraban una amenaza? Bueno, obviamente sí, ya que estaban tratando de convertirnos en bocadillos crujientes. Pero esa gente en los coches... De ninguna manera iban a atacar primero y preguntar después. Eso destruía el propósito de tenerlos aquí y mover a los miembros del Consejo a la Universidad a menos que... Miré a Aiden. —El dios... ¿es Hefesto? Aiden abrió su boca, pero el suelo temblaba bajo el peso de la tormenta que se acercaba. Sobre la cima de la colina, a no más de unos pocos metros de distancia, altas e imponentes sombras salieron de detrás de la hilera de árboles. Cuando salieron bajo la luz de la luna, aspiré agudamente. Santo trasero de daimon…


277 Página

Sus piernas gruesas como troncos de árbol y sus grandes muslos estaban hechos de titanio. Un oscuro y enmarañado pelo cubría sus amplios pechos y brazos musculosos. Cada cabeza era la de un toro: dos cuernos y un hocico largo y plano que descendía en una boca llena de dientes y mandíbulas fuertes. —Queridos dioses —oí a Laadan susurrar Había más de una docena de ellos formando una línea inquebrantable entre nosotros y la Universidad, y dudaba que estuvieran actuando como centinelas, como se suponía que debían ser. Uno de los más grandes autómatas abrió su boca y resopló con fuerza. —Apuesto a que su aliento apesta —murmuré. Deacon asintió. —Sin duda. Luego abrió su boca una vez más y echó una corriente de fuego. Se formó una bola, dirigiéndose directamente a la zanja al otro lado de la carretera. Las chicas se dispersaron sobre la colina. El primer disparo provino de Solos, dirigido a las monstruosidades. Entonces Marcus se puso de pie y luego Aiden, con sus armas de fuego ardiendo. Balas de titanio estallaron en el aire, golpeando a los autómatas, pero haciendo poco para detenerlos. El fuego se transmitió hacia nuestro grupo y nos separamos. Mi mano estaba sobre el gatillo, apretando sistemáticamente a todo lo que parecía una versión salida de un minotauro. Y ellos respondieron al fuego con... uh, fuego. Las llamas se propagaban por el suelo y se movían alrededor del incendio. Los autómatas corrieron hacia nosotros, escupiendo fuego, y luego lucharon. El primero de ellos llegó a Marcus, golpeándolo con el costado de su musculoso brazo. Marcus voló varios metros hacia atrás y aterrizó hecho un montón, gimiendo. Otro fue hacía mí y me sumergí bajo su brazo volador. Saltando, nivelé la pistola en la parte posterior de la cabeza del autómata y disparé. La sangre de color plateado salpicó los arbustos cuando el autómata cayó y luego se convirtió en polvo. Bueno, eso era una manera de acabar con ellos. Algo así como zombis... Giré, dándome cuenta de que las dagas eran absolutamente inútiles y las Glock sólo servían si lográbamos acercarnos sigilosamente detrás de uno. Con mi corazón latiendo fuertemente, golpeé el suelo mientras otra bola de fuego era disparada directamente hacia mí. Mierda. Esto era


Donkey Kong: Es un gorila ficticio que aparece en las franquicias de videojuegos de Mario y Donkey Kong Country. 37

278 Página

malo, más que malo. Esto era una pesadilla vuelta real. Horrorizada hasta la médula, me quedé helada por un instante en el seco y quemado suelo. Diminutas piedras pinchaban mi estómago y mis muslos. Curiosamente, sentí cada uno como si fuera el pinchazo de un cuchillo caliente. Todo se ralentizó y el aire quedó atascado en mis pulmones. Marcus estaba de vuelta en pie y defendiéndose espalda con espalda con Lea, precipitándose hacia adelante con sus hojas curvas, lanzando fuera los brazos de un autómata. Pero la cosa siguió avanzando hacia ellos. Solos estaba tratando de mantener a Laadan fuera de la línea de fuego. El hollín cubría las mejillas encendidas de Aiden mientras enviaba una ráfaga de fuego a las criaturas. Deacon en realidad tenía un arma en su mano mientras permanecía cerca de Luke. Olivia estaba acorralada en algunos árboles. En un apuro, me acordé de la premonición que había tenido antes. Iban a morir todos. Como esos cuerpos lo habían hecho en los coches, y ese sería su final. Algo se rompió dentro de mí, algo primitivo y absoluto. El poder corrió a través de mí y mi piel se estremeció con la aparición de las marcas. El sombrío campo de batalla estaba repentinamente teñido con tonos de ámbar. Di la bienvenida a la subida de energía, a pesar de que era como un veneno en mis venas. Mi cerebro se apagó y ya no era Alex. Yo era el Apollyon. Yo era el principio y el fin. Mechones de pelo comenzaron a elevarse por encima de mi cabeza, y juraría que por un momento el tiempo realmente se detuvo mientras me ponía de pie. Tanto la hoja curva como la daga cayeron de mis dedos, y luego cerré mis manos en puños. Oh, estaba como en Donkey Kong37. Volé sobre la tierra árida hacia Olivia, mientras ella trataba de defenderse de la cosa. Me sumergí debajo del autómata, saltando entre ella y Olivia, estrellando mi pie en su peludo estómago. Cayó sobre una rodilla, sacudiendo los árboles próximos. Poder absoluto —implacable y duro, puro al igual que letal— corría por mi piel. Me eché hacia atrás, convocando el quinto y último elemento. Luz azul intensa brotó de mi palma. El akasha fue arrancado de mí, arqueándose en el aire como una nube de tormenta, encontrando su objetivo. El cielo crujió y se calentó. Durante


279 Página

un segundo, el autómata estaba de rodillas, y al siguiente no era más que un montón de polvo brillante. —Por todos los dioses —fue un ronco susurro proveniente de Olivia. Otra autómata cayó, sacudiendo una mano metálica que chocó e hizo clic. Fuego chispeó de su boca abierta. Me giré, capturando la parte ancha de su brazo y la torcí. El grito ronco de dolor se perdió en el choque de metal, el estruendo de las balas encontrando otro autómata. Levantó su cara del toro y chasqueó sus enormes mandíbulas hacia mí. —Por favor. —Puse mi mano en la enorme frente. La luz azul corría por su cabeza y su cuerpo, aclarando el cráneo metálico y la estructura ósea. Por un momento, fue como una bonita radiografía o una medusa —una medusa realmente perturbadora—, y entonces la luz cobalto irradiaba de sus ojos y de su boca abierta. Se desplomó, derrumbándose sobre sí mismo, volviéndose en nada más que polvo. Y luego la mierda realmente golpeó mi entusiasmo. Los autómatas —hasta el último maldito toro— se volvieron hacia mí. Se movieron rápidamente, sus piernas de metal entrechocándose y tintineando. El fuego se despedía de sus bocas como una pobre versión de un dragón. Venían de todas las direcciones, como misiles con la misión ‘matar a Alex’ estampada sobre ellos. El fuego vino de ellos, deslumbrante e intenso. Nada existía fuera de las llamas. Ningún sonido. Ninguna visión. Mi mundo era de color rojo y naranja... Y mi mundo se había teñido en color ámbar. ¿Alex? Su voz llegó a través de la conexión. No le hice caso ni a él ni a la forma en que su conciencia se deslizó junto a la mía. ¿Qué estás haciendo? Seguí ignorando el tirón del Primero. El instinto de un profundo y antiguo nivel con el que no estaba familiarizada se había hecho cargo. Las marcas de Apollyon fluyeron a través de mi piel cuando levanté mis manos. El fuego se detuvo a centímetros de mí, formando un círculo llameante. Calor cayó sobre mí, pero no me quemó. Dejé escapar una respiración suave y estable y el fuego parpadeó una vez, dos veces, y luego se desvaneció. Los autómatas se detuvieron en seco, jadeando y resoplando ruidosamente.


280 Página

Mis brazos se elevaron a mi lado, mis dedos extendidos hacia fuera, y el aire vibraba con el poder y la anticipación. La luz azul crepitaba sobre mis dedos, esperando... queriendo... Uno de los autómatas, el más grande que quedaba, cargó. Al oír el oscuro estruendo, el akasha tiró más duro y se estrechó como el vínculo entre Seth y yo. Lo solté. La explosión de la energía corrió fuera de mí, balanceándose como las olas tempestuosas. La energía golpeó al autómata más cercano a mí. La luz azul se encendió en las cuencas de los ojos y las mandíbulas abiertas de la criatura. Un segundo más tarde, se derrumbó. La corriente se estrelló contra cuatro más, sacándolos antes de que la emisión del akasha aflojara. A medida que el polvo brillante se posaba en el suelo seco, el agotamiento se extendía sobre mí. El enlace con Seth todavía se sentía abierto, a pesar de que el mundo tenía tonos de azul profundo y negro otra vez. Siendo que esta era mi primera vez usando akasha como un matamoscas, no estaba preparada para el cansancio que le siguió. Mis piernas temblaban bajo mi peso mientras luchaba por mantenerme parada. Traté de agarrar mis dagas y me di cuenta, de que las había arrojado en algún lugar más allá, en un ataque de ego de “yo soy tan impresionante” y “¿quién necesita dagas cuando tengo el akasha?” Por suerte, los demás todavía tenían sus armas, y los autómatas estaban distraídos conmigo. Marcus eliminó uno con un disparo a quemarropa en la parte posterior del cráneo. Aiden esgrimió su hoja curva como un verdugo, cercenando la cabeza de otro. Uno de los autómatas llegó a mí y me lancé —er, tropecé— a un lado y caí sobre mi trasero. Y una vez que estaba así, realmente no quería levantarme. Yo era como un niño, completamente torpe. Patético, tenía que enseñarme a caminar a mí misma. El autómata profirió un gruñido gutural. Caminé hacia atrás, poniendo muy poca distancia entre nosotros. Justo cuando estaba bastante segura de que estaba a punto de terminar con un gran bronceado, Lea salió de la nada, clavó la punta de su puñal en la parte posterior del cuello del autómata, y luego arrancó el brazo a un lado. Mis ojos se agrandaron mientras el polvo reluciente caía cerca de la punta de mis botas. —Wow.


281 Página

Lea ladeó su cabeza mientras le fruncía el ceño a la sangre que goteaba de la hoja. —Bueno, eso fue asqueroso. —Sí —dije lentamente, mirando a su alrededor. Conté ocho y luego a Lea. Nueve. Todos nosotros todavía estábamos en pie. Heridos y agotados, pero todavía estábamos vivos. Dejé escapar una risa débil—. Dioses. El sonido del crujido del metal, junto con el húmedo y carnoso sonido del corte de huesos y músculos, continuó mientras el resto de los autómatas eran aniquilados. Lea se agachó y movió los dedos. — ¿Piensas sentarte allí el resto de la noche o vas a levantarte? Porque estoy segura de que no voy llevar tu culo. Probablemente pesas una tonelada. Sonriendo débilmente, levanté mi mano justo cuando una oscura sombra apareció detrás de Lea. Mi corazón saltó en mi garganta mientras el miedo apretaba mi pecho. Un estallido de emoción extrema vino de Seth como un manojo de nervios, y me di cuenta de que él estaba prestando mucha atención a pesar de que lo estaba ignorando. —Lea— Grité mientras mis dedos rozaban los suyos. Se volvió a medias, atascándose al respirar. Buscando una reserva de energía, me disparé a mis pies, pero —¡oh, dios!— era demasiado tarde. Convoqué el akasha, pero fue como tocar un pozo seco. No quedaba nada, pero yo era la Apollyon y debía haber algo que yo pudiera hacer; tenía que haber algo, pero antes de que pudiera utilizar el elemento aire para mover a Lea fuera del camino, había sucedido. El autómata agarró los lados de la cabeza de Lea y la torció. El crujido de los huesos era ensordecedor, tan fuerte como un trueno. Los dedos de ella se contrajeron y el puñal se deslizó de ellos. El sonido... fue azotado a través de mí, robándome el aliento y torciendo mi interior en crudos y dolorosos nudos. El sonido... se quedaría conmigo para siempre. Lea estaba en el suelo delante de mí, un hueso, un montón inmóvil de nada más que carne. Mi cerebro no podía conciliar lo que acaba de suceder. Al igual que con Caleb, la negación se levantó y fue tan fuerte, tan potente que me negaba a creerlo. Alguien se acercó por detrás del autómata y se produjo una explosión de polvo brillante, pero no sabía quién era y no me importaba. En ese momento, autómatas podrían llover sobre nosotros, y no me importaría. Había nueve de nosotros...


282 Página

Mi corazón tartamudeó y luego se aceleró demasiado rápido. El mundo giraba a mí alrededor, un caleidoscopio de tonos apagados con destellos de color ámbar intenso. Alguien estaba llamando a mi nombre, la voz profunda y casi frenética mezclándose con el zumbido de Seth. Yo quería que se callaran los dos, porque esto no era real. No podía serlo, y luego, en un momento de la realidad dolorosa y rígida, no podía entender cómo podía estar tan sorprendida. Como si yo no esperara muerte. Como si la muerte no nos pudiese tocar. ¿Cómo podía estar tan sorprendida? Cada uno de ellos se había unido a sabiendas de que esto era peligroso, y que cualquier momento podría ser el último. Y a pocos kilómetros atrás yo había reconocido que la muerte que se acercaba, hasta el punto en que podía probar el dolor en la punta de mi lengua. Caí de rodillas, con las manos temblando mientras las apoyaba en el hombro de Lea y suavemente la ponía boca arriba. Desde extraño ángulo en que descansaba su cabeza, a la alteración de color pálido bajo el bronceado de la piel, a la forma en que sus ojos... Mis dedos temblaban mientras cepillaba fuera de su frente fría mechones de pelo cobrizo. Dioses, ¿cómo podría el cuerpo enfriarse tan rápido? No parecía posible o justo. Definitivamente no era justo. Los hermosos ojos color amatista de Lea —ojos que había envidiado cuando era niña— estaban fijos en el cielo oscuro. No había brillo en ellos, no había luz interior. No había nada. Lea se había ido, como Caleb y mamá, al igual que todas las personas en esos coches. Ella estaba... No podía terminar la oración. Esa pequeña palabra no podía ser llevada de vuelta. Aparté mis manos, doblándolas bajo mi barbilla. Los otros se estaban acercando. Alguien estaba llorando suavemente. Las voces se levantaron, pronunciando negaciones, y luego se hizo el silencio. Mi respiración se detuvo otra vez. Alguien se arrodilló en el otro lado de Lea. Una daga del Covenant fue colocada con cuidado en el suelo y suaves palabras fueron pronunciadas en griego antiguo. Una oración por la muerte de un guerrero, un himno entregado durante un entierro. Levanté mi mirada y mis ojos se encontraron con otros grises, oscuros y tormentosos. El rostro de Aiden estaba tan pálido, el horror grabado en su cara reflejaba el mío. Sus ojos estaban secos, pero la ira y la tristeza ardían por dentro de ellos. Él negó. Mis pestañas se sentían húmedas. No podía quedarme allí. Yo simplemente no podía.


283 Página

Parándome, dejé atrás a Marcus y a Olivia. Caminé lejos de Lucas y Deacon, más allá de donde Laadan y Solos estaban. Seguí caminando, sin tener idea de a dónde iba ni lo que iba a hacer. ¿Alex? Mis manos se curvaron al sonido de la voz de Seth. Caliente ira rugió a través de mí como un tren descarrilado. Él no había roto el cuello de Lea como si fuera nada más que una ramita, pero sus manos estaban manchadas de sangre, ¿verdad? No quiero hablar contigo ahora mismo. Hubo silencio —por ahora. Mi estómago se revolvió, las lágrimas corrían por mis mejillas. Una parte de mí estaba todavía en shock, tan estúpido como eso era. Nueve de nosotros habíamos estado vivos. Todos habíamos estado todavía en pie. Me había reído. Y luego Lea se había ido. Simplemente así, sin advertencia. Dioses, Lea y yo habíamos estado lejos de ser las mejores amigos por siempre, per habíamos llegado tan lejos. Yo la había respetado, probablemente más de lo que me di cuenta, y lo mismo se podía decir de ella. Había tantas cosas entre nosotras que era necesario abordar —ser reparadas— pero no habría más tiempo. Y a pesar de que habíamos pasado la mayor parte de nuestro tiempo odiándonos la una a la otra, ella había venido en mi ayuda y se mantuvo firme. Me di cuenta de que ese corte tan profundo hacía juego con el dolor de la pérdida de Caleb. —Alex —dijo Aiden detrás de mí. Sacudí mi cabeza. —No puedo... no puedo hacer esto ahora. —Mi voz se quebró—. Necesito unos minutos. Vaciló, y luego sentí su mano en mi hombro. Liberándome, me fui, respirando profundamente a pesar de que no parecía estar tirando suficiente aire en mis pulmones. No podía permitirme el lujo de perder a alguien después de la muerte de Caleb. No podía desconectarme. Tenía que tratar, pero... Dioses…. Me agaché, poniendo mis manos en mis rodillas. Las ganas de vomitar n fuertes, pero no había nada que pudiera salir. ¿Si me hubiera disculpado con ella acerca de lo que es un idiota que había sido cuando éramos niñas? No lo creo. Cerré los ojos con fuerza y vi su cuerpo tendido, en el suelo de nuevo allí. ¿Alex? Hubo una pausa, y el vínculo se tensó. ¡¿Qué está pasando?! Me senté —probablemente me caí— por segunda vez en la noche. Sin abrir mis ojos, mantuve los escudos, pero fui a través del vínculo hacia Seth.


284 Página

No sabía cómo sentirme acerca de ello. Tal vez era toda la rabia que ocupaba demasiado espacio para que pudiera sentir algo más. ¿Es esto lo que querías? le pregunté. Seth no respondió de inmediato. No estoy seguro de lo que quieres decir. Puedo sentir tus emociones. Algo pasó. ¡Cállate! No estaba segura de que lo hizo; el tono casi sincero que sonaba en su voz, o el hecho de que había tomado la hermana de Lea y mi madre había tomado a su familia y, por lo que éramos Seth y yo, había perdido su vida. Me rompí en un instante. ¡Cállate! ¡Sólo cállate! ¿Eres feliz, Seth? ¿Era eso lo que querías de esto? Las lágrimas rodaron por mis mejillas, rápidas y furiosas. Mis brazos temblaban —mi cuerpo entero temblaba— tratando de mantener los escudos. No podía bajarlos, no cuando Seth estaba dentro de mi cabeza así. Él sabría dónde estaba y habría más muerte. Tiré mi cabeza hacia atrás y no hubo palabras, sólo tristeza, culpa y rabia. Se sirvieron de mí en un grito que no emitió ningún sonido fuera de mi cuerpo. Detente dijo, y había una presión alrededor de mí, casi como si Seth estuviera envolviendo sus brazos alrededor de mí, sosteniéndome. ¡Tienes que calmarte, porque estás quemando un montón de mis neuronas! Toma un par de respiraciones profundas. Sólo cálmate. ¿De acuerdo? Pasó un buen rato, y respiré con dificultad a través de ellos. Me senté allí, con los ojos cerrados, sin ver nada y sin sentir nada. Nada de esto parecía real. ¿Quién ha muerto? preguntó Seth, y me di cuenta por su tono que esperaba lo peor. Lea. Incluso la voz dentro de mi cabeza sonaba adormecida. Está muerta, al igual que toda su familia. Seth no dijo nada. Tal vez él sabía el significado. Después de todo, cuando estábamos conectados, había visto mucho de mi pasado, y probablemente podía adivinar que no tenía ni idea de cómo lidiar con esto. Tal vez estaba incluso pensando lo mismo que yo, que nuestro vínculo le había quitado todo a Lea, incluyendo su vida. Dudaba que, incluso si él pensara eso, hiciera alguna diferencia. Seth seguiría haciendo lo que estaba haciendo. Y yo también lo haría. Él no dijo nada mientras tiraba mis piernas contra mi pecho y me hacía un ovillo, deseando desesperadamente no sentir la pérdida de nuevo. Y él no dijo nada mientras la extraña presión dentro de mí se incrementaba.


Página

285

Éramos enemigos hasta la médula, ahora más que nunca, pero mi pérdida era de él. Cuando yo sufría, él sufría. Era la forma en que fuimos diseñados, e incluso la muerte que indirectamente él había causado, no podía romper o destruir lo que había entre nosotros. Nada podía.


Treinta y tres

286

o sé cuánto tiempo me senté allí, pero cuando abrí los ojos de nuevo, el cielo todavía estaba oscuro y la presencia de Seth se había ido. En algún momento, sentí la facilidad de la distancia. Pensé que había susurrado algo antes de que la conexión se perdiera, pero tenía que estar escuchando cosas, porque no podía ser cierto. Pensé que le había oído decir que lo sentía. Obviamente estaba perdiendo la cabeza. Seth rara vez se disculpaba, y teniendo en cuenta sus necesidades de poder y aceptación que lo había conducido hasta este juego final, dudaba que sintiera remordimiento. Tomando una respiración profunda, casi me atragante en los amargos restos de humo. Sabía lo que tenía que hacer; levantarme y empezar a moverme. Sentada aquí al aire libre, esperando más autómatas por venir, no era seguro. Me paré y me di vuelta, limpiándome la suciedad de mis pantalones tácticos. El grupo todavía estaba alrededor del cuerpo de Lea. Olivia estaba sentada junto a la mestiza caída, su cabeza en sus manos. Deacon y Luke la flanqueaban, el mestizo sosteniendo su brazo herido. Pasando mis manos sobre mis mejillas, me detuve junto a Aiden. Olivia miró hacia arriba, sus ojos brillantes bajo la luz de la luna. — Ella no lo sintió, ¿Verdad? Negué. — No. No lo creo. Ella asintió, y luego recogió la espada de Lea, sosteniéndola cerca mientras se levantaba. — ¿Qué haremos… que haremos desde aquí? Fue Solos quien hablo. —Necesitamos movernos rápidamente. No hay forma de saber si van a llegar más, y somos un blanco fácil aquí. —¿Sigues pensando que la universidad es un lugar seguro? —preguntó Marcus, frotándose su barbilla. La palma de su mano se volvió roja. Me di cuenta de que estaba sangrando.

Página

N

Traducido por Jeyly Carstairs Corregido por Dafne


287 Página

Me dirigí hacia Marcus, pero él me despidió con la mano. —Estoy bien. Es solo un rasguño —dijo con voz ronca—. ¿Cómo sabemos que la universidad sigue en pie? Los autómatas podrían haberla incendiado y… Y todas esas personas. La cabeza me daba vueltas mientras miraba a Lea. Alguien había cerrado sus ojos. Los míos quemaban. —Tenemos que averiguarlo. —Aiden empujó una mano por su cabello—. Estamos a una milla del campus. Luke negó. —Podría haber más de ellos. Demonios, podría haber una docena o más sobre la próxima maldita colina y estaríamos caminando directo a eso a ciegas. —O podría ser nada más que tierra abierta y la maldita universidad. — respondió Aiden, su mandíbula endureciéndose—. Por lo que sabemos, estos autómatas puede que no estén dejando que nadie alcance el campus… o evitando que la gente salga. —O el Campus podría haber desaparecido. —Deacon retrocedió, pasando sus manos por sus costados. Solos dio un paso adelante, llevando una mano al hombro de Deacon. — No puedo creer que todo el campus haya desaparecido. —Con todos esos autómatas, todo es posible. —Luke enderezó su brazo herido mientras miraba en la dirección general de donde asumí que estaba el campus—. Pero tenemos que ver. Hemos llegado— —¡Esperen! — La voz de Olivia se elevó por encima de la de los chicos— . No estaba preguntando sobre ir a la universidad o no. Estaba hablando sobre que íbamos a hacer con Lea. El silencio cayó de nuevo y me volví a Aiden. —No podemos dejarla aquí. El dolor brilló en esos profundos ojos grises. Él se alargó, extendiendo su mano, y yo fui, presionándome contra su lado. Mis dedos se clavaron en su camisa chamuscada, encontrando pequeños agujeros quemados en el material. —No podemos —susurré. Su brazo se apretó a mí alrededor. —Lo sé. —No podemos… llevarla con nosotros —dijo Solos—. No tenemos idea de a que nos vamos a enfrentar. Olivia estalló como una bomba nuclear, sosteniendo la daga como si estuviera considerando empalarla entre los ojos de Solos. —No podemos dejarla aquí de esta manera. Eso es tan malo que ni siquiera tengo que explicarlo.


288 Página

Compasión brilló en la cara llena de cicatrices de Solos. — Lo sé, pero nosotros— —Nosotros enterramos nuestros muertos: nuestros guerreros. —El labio inferior de Olivia tembló—. No nos limitamos a dejarlos aquí a pudrirse. Laadan colocó una pálida mano en el brazo de Olivia, pero ella estaba más allá del consuelo. —¡No me importa a lo que tengamos que hacerle frente o lo que nos espera! Nosotros no podemos solo dejarla aquí. —Su mirada se volvió hacia mí—. Tenemos que enterrarla. —¿Con qué? —preguntó suavemente Solos—. No tenemos palas y este terreno es de dura roca. — Olivia respiro hondo y se volvió. Sus delgados hombros temblaban mientras Luke envolvía su brazo bueno alrededor de ella. —Aiden, tenemos que hacer algo —declaró Deacon—. No sé qué, pero algo. Apartándome de Aiden, miré mis manos. No estaba segura de cuanto jugo había dejado en mí, o incluso si podía usar el elemento tierra para crear… para crear una tumba, pero podría probar. No había manera de que pudiéramos dejar a Lea aquí. —No sé si esto va a funcionar. —Metí mi pelo hacia atrás, sin ninguna idea de que le había pasado a mi cola de caballo. Las cejas de Aiden descendieron mientras la preocupación se encendía. — ¿Estas segura de lo que estás haciendo? Asentí. — ¿Dónde crees que deberíamos hacerlo, Olivia? Le tomó un par de segundos alejarse de Luke y procesar lo que le estaba preguntando. Miro a su alrededor y parecía darse cuenta que en realidad no era el lugar adecuado. Ella dirigió y yo la seguí. Nos detuvimos cerca de dos árboles de enebro que habían permanecido ilesos al fuego y a la batalla, su dulce aroma tan en desacuerdo con los persistentes olores ácidos y metálicos. —Esto debería funcionar —dijo, aclarándose la garganta—. No es mucho, pero los arboles… a ella le gustarían los árboles. La miré. Olivia se volvió lentamente hacia mí y dejó escapar una ahogada risa ronca. —Está bien. Lea realmente no tenía nada grande con la naturaleza o los árboles. —No. —Sonreí y dolió—. Ella probablemente estaría pensando ¿qué demonios? ahora mismo. Ella parpadeó. — ¿Eso crees?


289 Página

—Sí, es decir, cuando está allí abajo esperando, no podía saber que estaba pasando aquí, pero tal vez es diferente para ella. —Pensé en el oráculo que había conocido, y luego la anciana—. Parecía diferente para cada uno, pero yo sé que ella no está sufriendo. Olivia asintió lentamente. —Esa es la cosa acerca de la muerte, me he dado cuenta. Ellos se han ido de nosotros, pero en realidad no, ¿sabes? Hay vida después de la muerte, solo que un tipo diferente de vida. —Hubo una pausa—. Desearía que nos hubiéramos convertido en amigos antes de toda esta mierda. Lea… ella era bastante guay si conseguías pasar la mala actitud. Froté mi sien, sintiendo un increíble lugar vacío en mi pecho. —Me gustaría no haber sido tan perra con ella. —¿Qué? Sacudiendo la cabeza, bajé la mirada. —Es una larga historia. Olivia me miró como si quisiera presionarme, pero no lo hizo. —Ella va a ver a su familia de nuevo. —Sí, ella quería eso. —Mis ojos estaban empezando a arder de nuevo y sabía que, si dejaba que las lágrimas cayeran una vez más, no se detendrían y eso sería completamente inútil—. Está bien. Puedo hacer esto. Respirando profundamente, me arrodillé y apoyé mis manos en la tierra. Cerré mis ojos, moviendo los dedos dentro de la hojarasca hasta que encontré la capa superior del suelo. Había hecho el movimiento de tierra antes, cuando peleé con Aiden, así que imaginaba que podía hacer esto. Imaginé el aflojamiento del suelo y dejando lugar bajo mis dedos. El suelo tembló ligeramente y mi confianza creció. Creé una imagen del suelo abriéndose profundamente, lo suficientemente profundo como para un entierro decente. En mi cabeza, el suelo era oscuro, un marrón fértil, cuanto más profundo iba. Inhalando, capturé el húmedo olor a tierra removida. Cuando abrí los ojos, el suelo realmente estaba abierto. Montículos de tierra fresca descansaban a cada lado del agujero circular de seis metros. Al ver que era lo suficientemente profundo, me senté hacia atrás y limpié mis manos temblorosas en mis muslos. Me sentía seca por dentro y un poco frágil. Y definitivamente no iba a pararme pronto. Todo el mundo comenzó a hacer su propia parte. Alguien encontró una manta en una de nuestras mochilas y Lea fue envuelta en ella. Cuando su cuerpo fue bajado a la tumba, Marcus me ayudó a levantarme. Me dio una botella de agua, junto con las dagas que se me habían caído.


290 Página

—Gracias —murmuré, tragando el agua antes de enfundar las dagas. Y entonces algo me llamo la atención—. Esperen. ¿Alguien tiene algunas monedas? Aiden palpó sus bolsillos, al igual que el resto de los chicos. Ellos vinieron con las manos vacías y mi estómago se hundió. —Enterrarla así en realidad no hace ninguna diferencia —dije—. Eso es para nosotros. Pero ella necesita el pasaje para Caronte o se va a quedar atrapada allí. —Podemos volver a traer monedas. —sugirió Solos. —No. —El pánico burbujeó—. Tenemos que tener algo. Confía en mí, ella necesita las monedas ahora. Laadan dio un paso adelante, alcanzando algo en su nuca. —Tengo esto. —dijo ella, desabrochando un collar y tirando de él por debajo de su camisa—. Los adornos son monedas de oro, unas antiguas. Serán más que suficientes. Mis músculos se relajaron, llenos de alivio. —Gracias. Ella sonrió mientras le entregada el collar a Marcus, que desprendió dos de las monedas de oro. Separando la manta, él las puso en las manos de Lea. Tomé aire, tratando de aliviar el ardor y el nudo cada vez más grande en mi garganta. Aiden vino a mi lado, envolviendo sus brazos alrededor de mis hombros. Me volví hacia él, apoyando mi mejilla contra su pecho. El estable aumento y caída de su respiración me calmó. Solos había encontrado dos ramas gruesas, y las metió en el suelo por encima de la tierra removida después de que Laadan y Marcus hubieran utilizado el aire para empujar la tierra de regreso a la tumba. Deacon y Luke habían reunido unas cuantas rocas, que colocaron alrededor de las ramas. No era mucho de una lápida, pero tendría que hacerlo por ahora. Nos paramos alrededor de la improvisada tumba de Lea mientras Laadan murmuraba una oración en una lengua antigua. No me di cuenta que estaba llorando hasta que sentí el pulgar de Aiden quitar las lágrimas. No podía dejar de preguntarme cuantas veces más nosotros estaríamos haciendo esto antes de que esto terminara, y quien quitaría las lágrimas de Aiden si fuera mi tumba donde ellos paradosEl sol había empezado a levantarse en el momento en que llegamos a la pared exterior del campus de la Universidad, proyectando una rendija de luz anaranjada que se extendía a través de la pradera de la montaña. Habíamos pasado la última milla del viaje en un silencio solemne. No hubo ninguna conversación, ninguna broma o risa. Hablar parecía inapropiado después


291 Página

de la perdida que todos habíamos sufrido. Sabía que no era la única convenciéndose de que Lea estaba, o estaría, en un lugar mucho mejor; un lugar donde los combates ya no podían llegar a ella, donde el futuro ya no era inestable, y donde se reuniría con sus seres queridos. Me ayudó un poco. Pero cuando el muro de piedra exterior quedó a la vista, más o menos sabíamos que las cosas iban a apestar como el trasero de un daimon. Secciones enteras del mármol encerrado en las estructuras externas habían desaparecido por completo o estaban en el proceso de derrumbarse. Se veía como si alguien hubiera traído una bola de demolición y jugado yo-yo con ella. —Dioses —murmuró Marcus—. Esto podría ser un problema. Arqueé una ceja a mi tío. —¿En serio? La parte más espeluznante de todo eran los cientos de árboles justo dentro de la pared exterior. Todos estaban volcados a la altura de los troncos, las ramas extendiéndose por el suelo, las raíces expuestas y cenicientas de un color blanco, como si hubieran sucumbido a un poderoso viento. —Nunca había visto nada como esto. —dijo Laadan, moviendo la cabeza lentamente de un lado al otro—. Es como si una gran mano invisible los hubiera obligado a la tierra. Me acerqué a uno, colocando mi mano sobre él. Yo medio esperaba que el árbol se cayera, pero era estable. — Tan raro. —Me volví a Aiden—. ¿Alguna idea de lo que pudo haber hecho esto? —No tengo idea. —Frunció el ceño ante el sol naciente—. Pero espero que podamos obtener una respuesta a esto. Tenemos que seguir adelante. Seguimos adelante, los ocho estábamos cansados y esperábamos desesperadamente que la universidad fuera segura y estuviera en una sola pieza. Casi parecía demasiado pedir. La segunda pared se veía mejor. Se veían daños en algunos lugares, pero la puerta estaba todavía en pie y bloqueada. Eran una especie de buenas noticias, supuse. Pero, ¿cómo demonios se suponía que debíamos superar un muro de seis metros? Crucé mis adoloridos brazos. —Antes de que alguien tenga alguna idea, no estoy golpeando un agujero a través de esto. Aiden envió una sonrisa irónica por encima de su hombro mientras se unía a Marcus y Solos acercándose a las puertas de titanio. Los afilados


38

Conejito Energizer: Referencia al conejo que aparece en las publicidades de Energizer (marca de

pilas).

292 Página

picos a lo largo de la parte superior me llamaron la atención, y mi imaginación colocó cabezas decapitadas en esas cosas. Me estremecí. Luke dejó caer un brazo sobre mis hombros. —¿Estás aguantando? —Por supuesto. Sus cejas se levantaron. —Tú has estado funcionando como el pequeño Conejito Energizer Apollyon38. Casi me reí. —Con suerte, todos conseguiremos recargarnos pronto. ¿Cómo está tu brazo? —No es tan malo como pensé en un principio. —Luke apretó mis hombros y me soltó—. Creo que Deacon está consiguiendo ampollas en sus pies. Al oír su nombre, Deacon frunció el ceño sobre su hombro. —Mis pies están cubiertos de ampollas. —Sus pobres preciosos pies —se burló Luke. Desde la puerta, Solos levantó la mano, silenciándonos. Mi corazón se aceleró mientras agarraba las dagas atadas a mis muslos. Luke movió a Laadan y Deacon detrás de nosotros mientras me acercaba hacia delante. —¿Qué está pasando? —pregunté en voz baja. El amanecer aun no llegaba a la oscuridad más allá de la puerta, y todo lo que podíamos ver eran las sombras de más árboles retorcidos. Marcus se aclaró la garganta. —¡Hola! —gritó y su voz hizo eco por lo que pareció una eternidad. —Nosotros… nosotros venimos en paz. Rodé los ojos y murmuré—: Wow. Mi tío me lanzó una mirada oscura y luego continuó—: Yo soy Marcus Andros, el decano del Covenant de la isla Deity. Tengo Centinelas conmigo y el— El sonido de armas desbloqueándose dentro del lugar era un rat-a-tattat que calló a Marcus y probablemente nos detuvo el corazón a todos. Ni una sombra se había movido más allá de la puerta. —Den la vuelta y bajen sus armas ahora —dijo una voz oscura detrás de nosotros. Oh, mierda.


Página

293

Mis ojos se movieron hacia arriba, encontrando los de Aiden por un breve instante, y luego, porque realmente no quería ser golpeada de lleno por titanio, me di vuelta y esperaba no haber utilizado todo mi poder y que no estuviera completamente seca. Dos Centinelas estaban detrás de Deacon y Laadan, armas presionadas contras sus pálidas mejillas. Pero había más de dos Centinelas. Más de una docena nos rodeaba, formando un semicírculo. Todos ellos tenían Glocks y parecían más que dispuestos a usarlas. Estábamos rodeados.


Treinta y cuatro

294

ajen sus armas —dijo de nuevo el Centinela. Era alto y viejo, tal vez de unos cuarenta años, y al parecer estaba acostumbrado a ser escuchado. Dioses, era realmente una situación horrible. Aiden fue el primero en bajar sus dagas, colocándolas en el suelo junto a sus pies. Luego se incorporó lentamente, levantando las manos. Yo sabía que llevaba más armas contra él, y esperaba que los demás hombres no se dieran cuenta de eso. Siguiendo su ejemplo, me deshice de mis dagas, pero dejé la pistola metida en la parte trasera de mi cintura por si acaso. El Centinela a cargo dio un paso hacia adelante, manteniendo su arma nivelada en Solos, lo que me pareció un poco raro. Fuera de nosotros cuatro, quién realmente debía haber tenido esa arma apuntando era a mí. Entonces me di cuenta de que no sabía quién era yo. Una parte de mí se relajó, porque si ellos estuvieran jugando para el Equipo Malvado, estaba segura de que habrían tenido imágenes de mí pegadas por todas las paredes. Marcus se preparaba para hablar de nuevo, pero los ojos del Centinela lo pusieron en guardia. —Escuché lo que dijiste y parecías tener buenas intenciones, pero por favor dime cómo se supone que debemos creer en eso. Buena pregunta. Eché un vistazo a mi tío, mis cejas levantadas. —Éramos parte del grupo que escapó de la isla Deity —dijo Marcus. —Bueno, eso es obvio —respondió el Centinela. En cierto modo me gustó este tipo, a pesar de que su arma seguía apuntándonos en la cara. Un músculo tembló en la mandíbula de Marcus. —No estamos trabajando con Lucian con el Primero. No estoy seguro de cómo demostrarte eso, pero hemos viajado mucho para venir aquí y perdí a uno de los nuestros, cortesía de los autómatas que custodiaban este

Página

—B

Traducido por Ysandre Corregido por Dafne


295 Página

lugar. Nosotros no somos sus enemigos aquí. Queremos lo mismo, detener a Lucian y al Primero. El Centinela Mathias estaba viniendo hacia aquí. Él debería haber llegado aquí trayendo noticias de nuestros viajes. —Si este Centinela iba llegar aquí en las últimas veinticuatro horas, debe estar entre las pobres almas más allá de la pared. —La mirada del líder flotó sobre nosotros—. Nadie ha sobrevivido allá por más de un día, y se me hace curioso porque ustedes sí. Yo no había hablado con el Centinela que había llegado mientras Aiden y yo estábamos en el Inframundo, pero apestaba el saber que él ahora estaba entre los muertos. —¿Se volvieron contra nosotros, entonces? —Aiden preguntó con calma—. ¿Ellos no estaban custodiando el campus? Al principio no creía que el mestizo fuera a responder, pero lo hizo. —Los autómatas custodiaban el campus hasta hace un día, y luego comenzaron a disparar contra los que buscan refugio aquí. Tratamos de detenerlos, y terminamos perdiendo la mitad de la primera pared y muchas vidas. Así que de nuevo, tengo curiosidad sobre cómo un grupo formado por adolescentes y dos puros sin entrenamiento pueden haberlos dejado atrás. — Yo soy el Apollyon —dije, cuadrando los hombros—. Puede que tenga algo que ver con eso. Cada maldita arma fue directamente hacia mí, y me pregunté si eso había sido la mejor cosa para decir. Por el rabillo de mi ojo, vi que Aiden comenzaba a moverse hacia mí. —Está bien —añadí rápidamente, manteniendo mis manos hacia delante de mí—. Yo soy la Apollyon buena, no quiero eliminar al Consejo y matar a los dioses. El Centinela a cargo no se veía aliviado o impresionado. En su lugar, pareció que él realmente quería meterme una bala entre los ojos. Lo cual no era bueno, porque estaba bastante segura de que Aiden ya estaba calculando el tiempo que le tomaría para sacarle su arma y eliminar a este Centinela. Las balas estaban a punto de volar, justo cuando el sol empezó a subir, también, y que no es que realmente no quisiéramos apreciar un hermoso amanecer. —La mitad de los Centinelas y Guardias que se han puesto de parte del Primero están buscándote, ¿y vienes aquí? —La ira brilló en los ojos del Centinela—. ¿Deseas morir?


296 Página

Menos mal que no había mencionado que Seth y yo todavía teníamos un tipo de conexión. —En realidad, no tengo ganas de morir. Y puede dispararme si eso lo hace sentir mejor, pero no me va a matar. Parecía que él estaba a segundos de averiguarlo. Respiré profundamente, tratando de mantener el control sobre los estribos. —Mira, entiendo tu renuencia a dejarme entrar. Entiendo eso, pero me—nos necesitan, porque necesitan que saquemos a esos autómatas y podemos protegerte. Por no hablar de que soy la única que puede detener todo esto. Así que si nos echan a los lobos, están sellando su propio destino. El Centinela se puso rígido, pero no dijo nada. —Y hay que darse cuenta que no se trata de unos puros sedientos de poder. Esto es más grande que eso. Sólo un dios podría haber convertido a los autómatas. No Lucian, y no el Primero. Y que ese dios va a acabar con cualquiera que se interponga en su camino. Le di mi mejor sonrisa, la que por lo general me sacaba de apuros o era el receptor de los problemas. —Y ese dios no es el único por el que van a tener que preocuparse. Hay otro que va por ahí llamado Apolo. Sí, ese Apolo, y va a estar bastante molesto si nos apartas. Mira, estamos algo relacionados. Alguien maldijo entre dientes. Mi sonrisa creció más. —Sólo una cosa más; lastimas a cualquiera de mis amigos y vas a lamentar seriamente hacerlo. ¿Me entiendes? Así que todos actúan agradable y nos convertiremos en mejores amigos para siempre. —Creo que deberíamos dejarlos entrar —dijo uno de los centinelas. —Suena como una buena idea. —Un tono de humor oscuro sonó en la voz de Aiden—. Es posible que desees quitar tu pistola de la cara de mi hermano mientras estás en ello. Nadie se movió por un segundo. No estaba segura de que podía hacer mucho en términos de lo Apollyon, pero por suerte él levantó una mano y las armas bajaron. Dejé escapar un suspiro de alivio. —Espero que no me arrepiento de esto —dijo el Centinela, deslizando su pistola en su funda. Entonces él extendió su mano, sorprendiéndome—. Mi nombre es Dominic Hyperion. Mis cejas se levantaron mientras tomaba su mano. Tenía un apretón firme.


297 Página

—¿Hyperion? —dijo Marcus—. Interesante apellido. Dominic sonrió irónicamente. —Supongo que alguien tenía un gran sentido del humor, tomando el apellido de un Titán. —Supongo que sí —murmuré, aliviada al ver que ya no había armas apuntando a las cabezas de mis amigos. Dominic se detuvo en la puerta. —¿Así que ustedes realmente eliminaron a los autómatas? —A menos que envíen más, debería estar libre de ellos —contestó Solos. —Eso es bueno. —Hizo una pausa—. ¿Dicen que perdieron a alguien? Olivia se aclaró la garganta. —Sí. Ella sólo tenía dieciocho años, estaba entrenándose para ser un Centinela. Su nombre era Lea. La barbilla de Dominic se inclinó hacia abajo. —Lo siento por lo todo lo que ustedes han perdido. Los dioses saben que podemos simpatizar con lo que estás sintiendo. —Dicho esto, se volvió hacia la puerta—. Por favor, síganme. —¿Así que realmente pueden detener al Primero?— preguntó otra Centinela. Era más joven que Dominic, de la edad de Aiden. Un cierto brillo llenó sus ojos cuando asentí—. Bueno, estoy segura que hay un montón de personas más allá de estas puertas que estarán felices de escuchar eso. —Si tú lo dices…—dijo Aiden, que de repente estaba a mi lado. Puso un brazo sobre mis hombros, y le lanzó una mirada curiosa. Los ojos del centinela casi estallaron cuando se fijaron en el brazo demasiado posesivo de Aiden. —Eres un… y ella es un… Oh, querida. Aiden sonrió, sus ojos de un gris oscuro. —¿Somos qué? —N… No. Es sólo que... — La Centinela miró a los mestizos igualmente atónitos. Nadie vino en su ayuda. —No es nada. No importa. Problemas más grandes, ¿eh? —Sí, problemas más grandes... — Hubo una clara y fría advertencia en la voz de Aiden mientras me conducía alrededor. La puerta se abrió mientras el brazo de Aiden se deslizó de mi hombro, a la deriva a través de la espalda, dejando una ola de temblores en su estela. Dominic atravesó primero, seguido por Marcus y Solos. Me detuve, girando de nuevo—. Usted dijo que los demás estarían felices de saber que yo sabía cómo... detener al Primero. ¿Quién podría ser? Por todos los dioses, el hombre miró a Aiden primero antes de contestar. —Antes de que los autómatas se volvieran locos, un puñado de grupos llegaron desde otros lugares, incluyendo los Catskills.


Mi corazón se detuvo. —¿Los miembros del Consejo y los Centinelas? Cuando él asintió con la cabeza, yo estaba a punto de hacer algo con mi brazo. No me había permitido considerar que mi padre podría haber sido uno de esos cadáveres quemados que bordeaban el camino, pero saber que algunos habían llegado a la Universidad provocó una esperanza dentro de mi pecho. No iba a aliviar el dolor de la pérdida ajustada de Lea, pero era algo para seguir adelante. Era algo, y eso era mejor que nada.

Página

Cuando el alba se deslizó a través de la pradera exuberante, arrojando luz sobre las diminutas flores silvestres azules, llegamos a nuestro destino. El campus de la Universidad era grande, entre dos picos de las montañas al igual que su propio pueblo en una hamaca. Me imaginaba que era como cualquier otra Universidad en el tamaño y la atmósfera, pero ahí era donde terminaban las similitudes. La luz de la mañana se reflejaba en los grandes edificios de piedra arenisca siguiendo el modelo de los antiguos coliseos. Los patios estaban llenos de lo que parecía cada flor y árbol que el hombre conocía. Las estatuas de las musas custodiaban un edificio académico, mientras que las esculturas de la doce olímpicos se alineaban en la carretera. Los dormitorios que parecían mini-rascacielos se levantaban en el fondo, con viviendas para miles de estudiantes. Algo así como la Isla Deity, pero en una escala mucho más grande, lo que me provocó una punzada en el pecho. En el centro del campus estaba lo que yo supuse era el edificio del Consejo, y que era a donde nos dirigíamos. Los músculos de mis piernas dolían, y las visiones de camas estaban bailando en mi cabeza, pero me obligué a seguir adelante en lugar de sentarme en el medio de la carretera y dormirme. Bustos de los doce olímpicos fueron tallados en la estructura de mármol y piedra arenisca. Era circular, como un anfiteatro cubierto, y un escalofrío me corría por la espalda. No sabía por qué pero los edificios del Consejo siempre me asustaban.

298

***


Mientras subíamos por las escaleras, vi la estatua de Themis y casi me

Página

No parecía haber nadie más moviéndose a medida que entramos en el vestíbulo iluminado. Los estudiantes estaban probablemente todavía dormidos, si todavía continuaban las clases. Caray, ni siquiera sabía qué día era. Podría haber sido el fin de semana por todo lo que sabía. Dominic nos llevó alrededor de otro grupo de estatuas, y para entonces me estaba cansando de verlas y, por supuesto, nos dirigimos en un vuelo interminable de escaleras. Ni siquiera la Universidad podría invertir algo de dinero en un ascensor. Fue cuando nos dirigíamos por un ancho pasillo, y vi a los guardias de pie ante las puertas dobles forrados en titanio, que supe a dónde nos dirigíamos. —La oficina del Decano —dije. Dominic asintió a los Guardias, y ellos se movieron como una unidad, abriendo las pesadas puertas. Mi primera visión de la oficina fue casi idéntica a la de Marcus. Iluminada. Amplia. Toneladas de muebles de cuero de aspecto caro, entre ellos un gran escritorio antiguo que probablemente hacia que alguien se sintiera poderoso y todo tipo de cosas. Había incluso un acuario construido en la pared detrás del escritorio, con peces vibrantes nadando adelante y atrás. Eché un vistazo a Marcus y vi que su cara era impresionante en blanco. Meses atrás me hubiera creído que Marcus no se sentía nada, pero ahora sabía mejor. El ver esta oficina tuvo que traerle recuerdos buenos y unos cuantos malos, y sinceramente lo sentía por él. Se abrió una puerta a nuestra izquierda, y un hombre alto, de pelo como hielo rubio y ojos azules sorprendentes entró en la habitación. Estaba vestido como Marcus, como un niño del cartel para el Club de Golf Club. Detrás de él, una figura más pequeña entró y mi boca quedó abierta. —Diana. —Marcus se quedó sin aliento, y luego salió disparado hacia adelante. Una amplia y hermosa sonrisa se dibujó en la cara de la Ministro. Yo la conocí mientras había estado en el Covenant de Catskills, y ella sido el Ministro que se opuso a Telly votando contra que me colocaran en la servidumbre. Así que, sí, me gustaba la mujer.

299

reí.


300 Página

Marcus apretó las manos entre las suyas y me pareció que quería hacer algo más, tal vez tirar de ella en sus brazos, abrazarla, besarla ... como un hombre que nunca había esperado volver a verla. —Estoy muy agradecido ... de ver que has llegado aquí a salvo.—La voz de Marcus era brusca y cargada de emoción. Él tenía algo con esta mujer—. Estoy muy agradecido. Las mejillas de la mujer se tiñeron de rosa. —Como yo lo estoy de verte aquí. El Decano se aclaró la garganta. —No sabía que usted estaba familiarizado con mi hermana, Decano Andros. ¿Hermana? Oh... oh, torpe. Marcus soltó de las manos de Diana y se enfrentó al hombre. —Nosotros somos... amigos, Decano Elders. Ella es una mujer encantadora, pero por mucho que me gustaría enumerar sus cualidades brillantes, no es por eso que estamos aquí. Mis cejas se elevaron. Los labios del Decano se movieron como si quisiera sonreír. —También estoy agradecido de ver que has llegado hasta aquí con seguridad. No muchos tuvieron esa suerte. —Eso es lo que hemos visto y oído. —Marcus cruzó las manos detrás de la espalda, trayéndome recuerdos de él en una oficina muy similar a esta, donde había estado a punto de poner en mí algo estúpido. Hizo una rápida ronda de presentaciones. El Decano parecía sorprendido cuando Marcus anunció el nombre de Aiden. Tenía la cabeza inclinada hacia un lado. —He escuchado ese nombre antes ¿un puro que utiliza una compulsión contra otro pura para proteger un mestizo? Mierda. Con todo lo que sucedía, nos habíamos olvidado de que Aiden fue Enemigo Público Número Dos. Mis dedos avanzaron hacia mis dagas, pero Aiden habló, su voz plana y calma. —Ese soy yo. Y no se equivoquen, si usted está buscando remordimiento o culpa, no tengo ninguna. Lo haría de nuevo. El Decano sonrió. —Te facilitas a ti mismo, Centinela. En este momento, me importa un bledo lo que has hecho. No es un problema... ahora. Como estoy seguro que la mayoría de los miembros del Consejo estarían de acuerdo. La forma en que dijo ahora no me hizo feliz.


301 Página

—Gracias por su hospitalidad— Marcus dijo, obviamente, tratando de disminuir la tensión del edificio—. Espero que podamos ser capaces de compensarlo en alguna medida. Mi tío era como un diplomático. El decano de la Universidad asintió.—Por favor, empiecen por explicar cómo llegaron más allá de los autómatas. Entre Marcus y Dominic, llenaron al Decano y a Diana, en su mayor parte, de cómo lo habíamos llegado aquí en una sola pieza. La conversación cambió rápidamente, sin embargo, cuando Dominic anunció que podría para al Primero. Me moví inquieta, sorprendida de estar tan incómoda con todos los ojos puestos en mí. Por lo general, me encantaba ser el centro de atención. No tenía ni idea de cuándo había cambiado eso. —No puedo dejar de estar conectada con Seth —dije finalmente—. No va a ser fácil, pero sé cómo. —¿Y cómo puedes? —preguntó el Decano—. Por lo que nuestra historia nos enseña, el Primero tiene el control completo sobre el segundo. En segundo lugar, y si ustedes dos están el uno alrededor del otro, él puede transferir tu poder a sí mismo, y por lo tanto, convertirse en el Dios AsesinoCruzando los brazos, me encontré con la mirada curiosa del Decano. — Bueno, obviamente, el Primero no tiene el control completo sobre mí. Y hay una manera para mí para revertir la transferencia, que le impida convertirse en el Dios Asesino. Y si él no es el Dios Asesino, entonces Lucian no tiene una verdadera arma para protegerse. Diana se apoyó en la mesa de roble, con sus cejas enarcadas. —Pero tendrías que estar cerca de él para hacer esto, ¿correcto? — Asentí con la cabeza. —Sí. Vinimos aquí esperando que hubiera otros que estarían dispuestos a ... a luchar por esto. No hay manera de que sólo ocho de nosotros pueda romper el ejército de Lucian, de modo que yo pueda llegar a Seth. Necesitamos nuestro propio ejército. El Decano miró a Dominic, quien se encogió de hombros. —Tenemos muchos Centinelas y Guardias aquí, además de mestizos que están recibiendo formación avanzada. Y también queremos el mismo resultado. Esto necesita ser detenido antes de que se pierda más gente inocente, así que usted puede contratar a quien quiera que lo acompañe. Bueno, eso fue sorprendentemente fácil.


302 Página

—Habrá algunos, incluso muchos —continuó el Decano—. Pero ninguno se verá obligado a unirse a la causa, Apollyon. Me pareció tan gracioso considerando cómo una raza entera de mestizos se había visto obligada o a tener una vida de servidumbre o una muerte temprana, pero en algún lugar a lo largo de la línea, había aprendido a mantener la boca cerrada. Más o menos. —Entendido —le dije—. Como mestiza, sé que nunca forzaría a la gente a algo que pondría en riesgo sus vidas. Las cejas del decano se levantaron. —Buen punto. —Él miró por encima del resto de mi grupo—. Me imagino que todos ustedes desean reunirse con los Centinelas y los Guardias de aquí tan pronto como sea posible, pero todos necesitan utilizar duchas, alimentos y camas limpias. Mientras descansan, el Centinela Hyperion y yo organizaremos algo para ti. —Está bien —le dije, preguntándome cuando el que yo estuviera de acuerdo o no había comenzado a importar. Quería hablar con los Centinelas ahora, pero sabía que si lo hacía, también lo harían Aiden y la mayoría de los otros. Todos nosotros necesitamos descansar, estábamos casi durmiendo parados—. Eso estaría bien. —Hay muchas habitaciones disponibles para su descanso —dijo el Decano—. Hyperion se las mostrará. Sin poder aguantar la pregunta por más tiempo, me volví a Diana. —Los Centinelas que han llegado de las montañas Catskill... ¿sabes alguno de sus nombres? —Algunos me conocen —dijo. Entonces se me ocurrió. Mi padre probablemente no sería conocido como Centinela, al menos no por más tiempo—. ¿Qué pasa con los sirvientes? No podría decir por la expresión de dolor de Diana si sabía lo que estaba haciendo o si era consciente de que mi padre había sido un sirviente en los Catskills. —Las cosas estaban en un estado de caos cuando nos fuimos allí. Algunos funcionarios fueron traídos aquí, y los que ya no parecían estar bajo la influencia del Elixir escaparon al bosque. Algunos se quedaron atrás. Los sirvientes podrían estar en cualquier parte. —Oh —le susurré. Podrían estar en cualquier parte, mi padre podría estar en cualquier lugar. Sentí la mano de Ladaan en mi espalda y respiré fuerte—. ¿Cuál era la situación del Covenant cuando te fuiste? Una sombra oscura cruzó el rostro de Diana. —Las paredes no habían sido violadas, pero era sólo una cuestión de tiempo. Lucian y su deseo de


303 Página

tomar Catskills. No importa que el Consejo ya no resida allí. Es la sede del poder, y el que está sentado en el trono gobierna nuestra sociedad. Es la ley. Era una ley increíblemente estúpida que no significaba absolutamente nada para mí. —¿Puedo hacerle una pregunta? —inquirió Diana. Cuando asentí, ella continuó—. Si tienes éxito en la transferencia del poder de él a tí, ¿qué le pasará? Ante la pregunta inesperada, parpadeé. —¿Qué le pasaría a Seth? Él todavía estaría vivo. Supongo que todavía sería el Apollyon, pero más débil. Las tablas cambiarían. Las profecías... — Negué—. Las profecías cambiarían. —¿Y qué te haría a tí?—Podía sentir los ojos en mí otra vez, sobre todo los de Aiden. —Me convertiría en el Dios Asesino. Su ceño se frunció por la confusión. —Por favor, no te ofendas, ¿pero el Dios Asesino no es lo último dioses quieren? —Me imagino que sí, con la excepción del dios que está trabajando con Lucian. Ese dios obviamente quiere al Dios Aesino por sus propias razones. Hablando de eso, debe ser Hefesto, teniendo en cuenta que creó los autómatas —Me tiré a eso, esperando que el tema cambiara—. No sé por qué haría esto, sin embargo. Quiero decir, él me ayudó a mantenerme lejos del Primero, ¿verdad? Aiden asintió. —Él lo hizo. —No tiene sentido, pero ¿cuándo los dioses tienen sentido?— Forcé una carcajada—. Creo que estaba cansado de ser conocido como el cojo. —Pero, ¿qué pasa con los otros dioses? —insistió ella. —No pueden estar satisfechos con la idea. Al no ver forma de evitarlo a menos que ignorara su pregunta, suspiré. —Es lo que quiere Apolo. Y es lo que los dioses quieran. Aiden se volvió hacia mí, al igual que la mitad de la habitación. Sentí que estaba a punto de escabullirme debajo del escritorio. —Después de que me convierta en el Dios Asesino, quieren que elimine el dios responsable. —Miré hacia arriba, mi mirada deteniéndose sobre un busto de mármol de Zeus—. Los olímpicos quieren que mate a uno de los suyos.


Treinta y cinco E

Traducido por Ysandre Corregido por Dafne

Página

galería. Era una situación un tanto atemorizante. Los dioses habían luchado de forma durante miles de años, pero nunca querían realmente matarse mutuamente, no desde que cayeron los Titanes. Pero las cosas eran diferentes ahora. Este dios había ido demasiado lejos. Aunque muchos mortales habían muerto, los dioses estaban muy probablemente más preocupados por el hecho de que Hefesto esperaba usar al Dios Asesino contra ellos. Así que, sí, las cosas eran diferentes ahora. Una vez que la conmoción se calmó, Dominic nos llevó a la primera residencia de estudiantes y nos mostró el interior. No eran como las que hay en la isla de la Deidad. Estas habitaciones eran suites y dos habitaciones unidas por una sala de estar y baño compartidos. Nos dejaron hacer los arreglos para dormir a nosotros mismos. Antes de que Marcus pudiera llegar hasta nosotros en modo padre otra vez, Aiden tomó una de las suites para dos de nosotros, prácticamente me arrastró dentro. Antes de que hubiera siquiera cerrado la puerta, se inclinó para que nuestros rostros estuvieran a pocos centímetros de distancia. Yo sabía que él estaba loco, sus ojos eran como nubarrón de color, la línea rígida de la mandíbula, y sus movimientos rígidos o menos lo delataban. Eso y el hecho de que no había siquiera mirado en mi dirección desde que habíamos dejado la oficina del Decano. —Toma una ducha, y luego tenemos que hablar —dijo, en voz baja, sin dejar lugar a discusión. Desapareció en su habitación antes de que pudiera decir algo.

304

sa cancioncilla cayó como el Titanic. Todo el mundo estaba muy sorprendido. Había un par de maldiciones fuertes de Aiden y Marcus, y algunas exclamaciones de sorpresa del resto de la


Los labios de Olivia estaban fruncidos. —Alguien que no es un campista feliz. —¿Puedo compartir cama contigo? —Yo sólo estaba medio en broma. Se apoyó contra la puerta de la suite frente a mí, con una leve sonrisa. Los rizos caían alrededor de su cara. Sombras florecían bajo sus ojos. —Mi habitación es tu habitación, pero en serio, tienes que hablar con él. Es obvio que él no sabía lo que te habían pedido hacer. Ninguno de nosotros lo hacía. Me frotó la mejilla sucia. —Yo... yo ni siquiera estaba segura de que tenía que decir nada. —¿Eso importa? —Supongo que no. Yo simplemente no quería que nadie se preocupara. —Lo entiendo. Estoy segura de que también lo hace, pero hay algunas cosas que no deberían impedir nada a los que te aman. — Olivia giró, abriendo la puerta—. Habla con él. No es como si tuviera una opción a la hora de hablar con él. — Gracias. Ella asintió con la cabeza y luego se metió en su habitación. Dejando escapar un fuerte suspiro y en gran parte desagradable, me fui a mi habitación. Mi mirada se dirigió inmediatamente a la cama de tamaño completo y gemí. — Ducha primero. Salida segundo, tercero sincera disculpa, y luego dormir.

Página

Recién duchada, estaba encantada de encontrar que alguien había encontrado un par de pantalones vaqueros y una camisa limpia de mi talla. Lo más probable es Aiden lo hubiera hecho mientras yo estaba acaparando toda el agua caliente. Así era él, aun cuando estaba enojado conmigo. Solo por un momento, me senté en la cama y crucé las piernas. Las paredes de la habitación eran una agradable sombra de botón de oro, mientras que los marcos de puertas y ventanas estaban adornados con titanio, al igual que la cabecera de la cama y la mesita pequeña. En la pared del fondo, una foto de una caza de Artemisa con su arco y flechas se enmarcaban en titanio también.

305

***


306 Página

Era como si esta gente esperara que daimons salieran de debajo de sus cama. Pero el estudio de la decoración no era el punto central de mi sentada en la cama como si me hubieran noqueado. Desde la aparición de Seth después de la muerte de Lea, había estado extrañamente tranquila. Como si él no estuviera, en realidad. El cable estaba todavía allí, pero su inconfundible presencia ausente. Al igual que antes me había despertado, cuando mi cabeza y el cuerpo había sido míos. Cerré los ojos y me concentré en la conexión. Estaba allí, canturreando en voz baja y apenas perceptible. Pero no estaba Seth. Met concentré. Esta larga distancia llamada basura interna del teléfono loco debe ser capaz de funcionar en ambos sentidos. Tal vez yo estaba loca por ser la que iniciara el contacto, pero un tranquilo Seth hacía una Alex muy nerviosa. Él no era así. Él estaba tramando algo. Tenía que ser. ¿Seth? Llamé otra vez... y otra vez. En algún momento, oí los siseos bajos de la ducha y luego se apagaron. El sonido sordo de una puerta al cerrarse siguió minutos después. Ese fue el tiempo que me senté allí, mirando como un fracaso épico en la meditación. La puerta del salón se abrió, y Aiden entró con un plato de frutas y rebanadas de pavo asado. —Traigo regalos en forma de alimentos, ¿qué estás haciendo? — Nada. — Me sonrojé y acaricié el lugar a mi lado—. Me muero de hambre. Gracias. Aiden se sentó a mi lado, colocando la comida entre nosotros. Olía a jabón limpio y especias. Movió algunas rebanadas del camino, se encontró con una gruesa pieza de carne oscura. — Aiden . — Primero come. Le fruncí el ceño, pero mantuvo la rebanada de pavo demasiado cerca y mi boca se hizo agua. Nos pasamos los próximos minutos hartándonos de carne y fruta. Mientras perseguía una fresa madura en el tazón, se inclinó y colocó un mechón húmedo el pelo detrás de mí oreja. Alcé la vista y nuestros ojos se encontraron. Todo el aire huyó mis pulmones. Aiden estaba probablemente a punto de estrangularme, pero esa mirada en sus ojos plateados... guau, simplemente guau. Aiden se echó hacia atrás, mientras me observaba, estudiando el rubor que sabía se extendía como una fiebre en mis mejillas.


307 Página

— Antes de que esto vaya más lejos, quiero decirte que lo que hiciste con los autómatas fue poco menos que increíble. No he tenido la oportunidad de decirte, pero quería que supieras. Parpadeé. — ¿En serio? — Sí. Ese tipo de poder… era épico y elegante. Fue bastante increíble. Mi mirada se posó en el plato vacío. — Si no me hubiera puesto a mí mismo así, podría haber salvado a Lea. Sus dedos encontraron mi barbilla, inclinándola hacia arriba. — No te culpes por lo que pasó con ella. Su muerte no fue culpa tuya. Y si no hubieras usado tu poder, todos nosotros habríamos muerto. Asentí con la cabeza. Esas palabras no eran tan fáciles de tragar como lo fueron para decir. — ¿Lista? —Aiden hizo un gesto hacia el plato y el cuenco. Los colocó sobre la mesa cuando asentí de nuevo. Había un tramo de silencio en el que sólo me miró hasta que se retorció. Suspiró—. ¿Por qué no me lo dijiste, Alex? — Yo no quería que te preocuparas —le dije sin convicción. Sus ojos se estrecharon. — Eso es mentira, Alex. Salté, abriendo mucho los ojos. — Estamos en esta... esta jodida situación juntos, ¿verdad? Ambos queremos hacer algo por los demás, ¿no es así? Él no me dio la oportunidad de responder. — Nos amamos. Y me llaman estúpido o pasado de moda, pero creo que todo eso significa que no guardamos secretos el uno del otro, los secretos, especialmente potencialmente peligrosos que la otra parte realmente debe saber acerca de la otra. Mis mejillas ardían por una razón completamente diferente ahora. Todo lo que decía era verdad. Mantenerlo en la oscuridad había brotado de la mejor de las intenciones, pero no estaba bien. — Lo siento y lo digo en serio. Debería habértelo dicho cuando lo descubrí. Sus cejas bajaron. — ¿Cuándo te diste cuenta? Espera. Mientras estábamos en el Inframundo, ¿no? Estabas diferente cuando volvimos. Maldición. Él era bueno. —Fue cuando yo estaba hablando con Solaris. Un tipo de clic, y luego me enfrenté a Apolo. Confirmó que los dioses querían que yo fuera el Dios Asesino para que pudiera detener al dios responsable . Aiden maldijo entre dientes. — A veces quiero llegar a ese hijo de puta.


308 Página

—Bienvenido al club. Se quedó en silencio durante un par de segundos. —Ellos esperan que luches contra Seth y que transfieras su poder a ti. ¿Luego esperan que luches contra este dios? — Asentí con la cabeza. —No me gusta esto… No quiero que lo hagas. — La ira ardía en su mirada—. Esto es demasiado peligroso, cada parte de ello. Además del hecho de que Seth podría transferir el poder de ti, ningún dios va a bajar fácil. Es una locura. Lo era, pero ¿cuándo tenía algo en mi vida que fuera completamente cuerdo? Me moví más cerca de él. — Pero tiene que ser hecho, Aiden. Incluso si logramos detener Lucian y Seth, el dios lo intentará de nuevo algo. Mira todas las personas que han muerto. —Yo no… — Se interrumpió—. No es que… — Levantó la vista, rígido—. No me importa. No cuando tú podrías morir haciendo esto. No me importa. No tenía ni idea de qué decir a eso, y yo sabía que se necesitaba mucho para que Aiden lo admitiese. Demonios, tomaría mucho para cualquier persona admitirlo. Pero era la verdad, y a veces la verdad no era bonita o ética o justa. Simplemente era. Aiden echó la cabeza hacia atrás y suspiró. —¿Y si te pidiera que no lo hicieras? —Mi boca se abrió por la sorpresa, pero no le salieron las palabras. Negó con la cabeza—. Sé que no puedo hacer eso. Sé que es muy egoísta. No contestes, ¿de acuerdo? Las lágrimas se trasladaron hasta la parte posterior de la garganta con tanta rapidez que no creía que sería capaz de contenerlas. Por algún milagro lo hice. Sabía que tenía que decirle que había una buena probabilidad de que no sobreviviría en esto hasta el final. No era como si estuviera renunciando, porque Deacon tuvo suerte de que me diera una patada en el trasero que necesitaba, pero eso no cambiaba la posibilidad. Aiden hizo un ruido en la parte posterior de la garganta y llegó a mí. Fui y me subí a su regazo. A medida que sus brazos me rodearon, me apretaba tan fuerte contra él que podía sentir sus latidos del corazón, no podía decirle eso. No creo que nunca pudiera decirlo. Y eso es lo que pasa con las verdades y secretos. A veces la verdad no necesita ser conocida. La mentira era más saludable que la verdad y, aunque algunos secretos podrían liberar a las personas, otros secretos podría destruirlos.


309 Página

Sintiéndome mal por eso, cerré los ojos. La culpa se instaló en mi estómago como un puñado de piedras afiladas, pero ese secreto no se podía compartir. Por último, el agarre de Aiden aflojó y sus manos se movieron de mis hombros. Me abrazó de nuevo, su mirada buscaba mi rostro. —¿Has estado teniendo dolores de cabeza recientemente? Agradecida por el cambio de tema, negué con la cabeza. —No desde que... Lea murió. Seth estaba allí después, pero se ha ido. Quiero decir, todavía puedo sentir la conexión, pero es raro. Es como si él se hubiera tomado unas vacaciones. Aiden arqueó una ceja. —Él está tramando algo. Una pequeña sonrisa tiró de mis labios. — Exactamente lo que estaba pensando. —Las grandes mentes piensan igual. Con una mano, pasó su pulgar por mi labio inferior. —Estás agotada Me encogí de hombros. —Tú también. —Tenemos que descansar un poco. — Su mano cayó a mi hombro. — Marcus no va a ser feliz contigo durmiendo aquí. —Lo sé. — Él se apoyó contra la cabecera de la cama, con los ojos entornados. —Probablemente debemos cortar todo esto de dormir juntos. Hice un puchero. Aiden se rió entre dientes. —Dije dormir juntos, Alex. Lo que tengo en mente no implica dormir. —Oh. — Sentí la calidez propagándose a través de mí como si estuviera en una ducha de vapor—. Oh. Una lenta sonrisa tiró de sus labios mientras sus manos se extendieron por mis brazos a mis caderas. Ese calor mareante se coló en la médula de mis huesos. — Un poco lenta en la captación, ¿eh? Me eché a reír y se sentía... bien reírse. Inclinándose hacia adelante, presioné mi frente a la suya. —Lo siento. Mi mente no está funcionando, al igual que la de algunas personas que podría nombrar. —Así que tú dices… — Sus manos se apretaron—. Tendríamos que ver eso. Aiden se movió tan rápidamente que un segundo que estaba en su regazo, y al siguiente estaba en mi espalda y él se cernía sobre mí. Bajó la cabeza para que sus labios rozaran suavemente los míos. Ese toque todo tan fugaz casi me deshizo.


Página

310

—Te amo — dijo, y esas fueron las únicas palabras pronunciadas por un tiempo.


Treinta y seis

311

iden no había salido de la cama, así que supongo que cortar todo plan de sueño no iba a empezar hoy. No es que me quejara. Después de... bueno, no dormir y luego dormir durante varias horas, y un poco más del asunto de "no dormir", fuimos llamados por un golpe en la puerta. Intercambiamos una mirada rápida. —Uh, ¿debería ser yo quien abra la puerta, ya que esta es mi habitación? Aiden asintió y comencé a levantarme, pero él agarró mi brazo. — Puede que quieras ponerte algo de ropa primero. —Oh. Ja —Me reí mientras empezaba a buscar mi ropa—. Buena idea. —Uh-huh. Saltando por la habitación, metí mis piernas dentro de unos pantalones vaqueros. —¡Ya voy! Estaba segura de que Aiden consiguió una vista entretenida, y que mi cara estaba roja como la sangre en el momento en que llegué a la puerta. Abriendola lo suficiente como para que me deslizara a través de ella, vi a Dominic. —Hey. — dije, con la esperanza de no tener un caso loco de cabello juguetón-en-la cama. Su expresión seguía siendo suave. —Siento haberte despertado, pero tenemos recién llegados. Uno de ellos, creo, fue instructor en la Isla Deity. —¿En serio? Guau. ¿Dónde están? —Ahora, con el Decano —contestó—. Tu tío ya está enterado. Pasé por la habitación Centinela St. Delphi, pero... —Oh. Sí, um... —Estaba bastante segura de que necesitaba un camión de bomberos para apagar el incendio en mi cara—. Tiene un sueño pesado.

Página

A

Traducido por Arcangel Corregido por Dafne


312 Página

—Estoy seguro de que así es. —Dominic dio un paso atrás—. Si deseas unirte a tu tío, estaré esperando afuera. Debes tener tiempo para prepararte. Tu tío tiene un... sueño muy pesado, también. Whaaaa... y luego me di cuenta. Ew. Ew. Ew. Corriendo dentro de la habitación, cerré la puerta y luego me apoyé sobre ella. —Queridos dioses, que torpe. ¿Escuchaste? Aiden estaba junto a la cama, abrochándose los pantalones. Mis ojos se fijaron en sus dedos y luego en ese estómago. —Sí. ¿No dijo quién era? No tenía sed, pero mi boca seguro estaba seca. —No. Sólo que era un instructor. ¿Crees que deberíamos verlo? —Por supuesto. —Sus músculos aparecieron cuando estiró sus brazos sobre su cabeza, poniéndose una camisa—. Creo que va a ser bueno ver una cara familiar. Pensé que sería bueno para que se quitara la camisa, pero ¿qué sabía yo? Después de correr un cepillo por mi abundante cabellera, cogí un delgada daga, la guardé en bolsillo trasero, y puse mi camisa sobre el mango. Dagas. Nunca salgas de casa sin ellas. Era tarde en la noche y el aire parecía inusualmente frío cuando nos unimos a Dominic y a mi tío. Por otra parte, estábamos bastante arriba en las montañas, pero estaba bastante positivo sobre que era el comienzo de mayo así que hice una nota mental de encontrar pronto un calendario. —Me pregunto quién es. —dije, sintiéndome un poco muy-nerviosa. Un caso muy grave de trastorno de hiperactividad probablemente estaba a punto de ocurrir. —No lo sé —dijo Marcus. Aumenté mi paso para mantenerme en línea con los monstruos-delargas-patas. —¿Sabes acerca de alguno de los instructores que hayan escapado? —Muchos de ellos no estaban en el campus cuando Poseidon atacó. —Es cierto. Estaban de vacaciones. —Hundí mis manos en los bolsillos de mis jeans—. Así que realmente podría ser cualquiera. Marcus me miró, con una ceja arqueada. —Podría ser. Saqué mis manos fuera de mis bolsillos. —¿Por qué no viene Diana? Mi tío me lanzó una mirada y sonreí.


Bueno, supongo que mi sospecha de que algunos miembros de la Orden habían escapado de Seth y de los Centinelas. Uno de ellos era ahora el que estaba de pie delante de mí.

313 Página

—De todos modos, espero que sea alguien que conozco. —Empecé a empujar mis manos de nuevo en mis bolsillos, pero Aiden me agarró la muñeca. Él frunció el ceño. —¿Cuál es tu problema? —¿Qué quieres decir? —Estás actuando como una pequeña tonta en estos momentos. Saqué mi mano libre. —No lo sé. Sólo soy hiperactiva. —Oh, genial. — murmuró Marcus. Le dispare un mirada, traté de mantener mis movimientos nerviosos al mínimo. No fue hiperactividad. Más bien nerviosismo, pero no tenía ninguna razón para estar nerviosa. Bueno, además de lo obvio, pero esto era diferente. Las marcas del Apollyon estaban sangrando en mi piel, moviéndose lentamente formando glifos. Las escaleras no fueron tan asesinas en esta ocasión. Como siempre, dos Guardias estaban apostados al final del pasillo, fuera de las puertas del Decano. Se hicieron a un lado mientras abrían la puerta y entramos. La curiosidad había empezado a superar el nerviosismo en algún lugar de las escaleras. Mi mirada se desvió a través de la habitación, encontrando al Decano Elders primero, y luego al otro lado de la habitación, a la ventana en forma de óvalo y a la figura que estaba de pie en la luz, de espaldas a nosotros. Aiden y yo nos quedamos atrás mientras Marcus se acercaba a la mesa. No estaba segura si el Decano Elders realmente nos quería aquí. —Decano Andros —dijo el Decano Elders, inclinándose ligeramente. — Gracias por estar con nosotros. Nuestros nuevos llegados estaban muy complacidos al escuchar que algunos de sus colegas del Covenat de la Isla Deity habían llegado a nuestro campus. El hombre de la ventana se volvió lentamente, y reconocí la pérdida de cabello oscuro, el tono de piel aceitunada, y de cerca los ojos color obsidiana. Mi boca cayó hasta el piso. —Tienes que estar jugándome una broma —le dije. El instructor Romvi sonrió con fuerza. —Estoy feliz de verle también, señorita Andros.


314 Página

Aiden y Marcus se movieron hacia mí, retirando sus dagas. Al pobre Decano de la Universidad parecía que estaba a punto de tener un infarto. —¡Guardias! —gritó, moviéndose detrás de su escritorio, como si de alguna manera pudiera protegerlo en caso de que algo estuviera a punto de golpear el ventilador. Las puertas se abrieron de golpe detrás de nosotros y los dos entraron, sus ojos como dardos alrededor de la habitación. Dominic mantuvo su daga afuera también. —¿Qué diablos está pasando? Todo esto no era necesario. Ya no era el estudiante en la clase. Yo era el Apollyon y estaba completamente cargada. Dejen a Romvi intentar algo. En serio, tenia ganas de lanzar su trasero de mono por la ventana. —Él es un miembro de la Orden de Tánatos, que trató de matar a Alex. —Furia salió de Aiden, y esperé algo como un incendio—. No es lo que consideramos un conocido amistoso. El instructor Romvi juntó sus manos delante de él. —Si no recuerdo mal, yo no fui el que llevó a cabo la obra, que fue exitosa, podría añadir. Oh, eso fue lo que no debería haber dicho. La posición de Aiden dijo que estaban punto de romperse todas las clases de mal. —Eso es correcto, pero usted es un miembro de la Orden y tú… —¿Tengo la capacidad de matar al Apollyon? —interrumpió Romvi—. Sí. La tengo. Pero yo soy muchas cosas. Estúpido no es una de ellas. Al parecer, la señorita Andros tiene muchos dioses de su lado, y sólo la verdadera misión de la Orden es servir a los dioses. —¿Y eso significaba matarme? — le dije, cruzando mis brazos. Sus ojos se encontraron con los míos. —Lo hizo en su momento. —¿Y ya no? ¿Se supone que debemos creer eso? Romvi ladeó su cabeza hacia un lado. —Nosotros estamos en el mismo lado, señorita Andros. Esos nervios, la sensación de demasiada cafeína estaba de vuelta, empujando el estómago hecho un nudo. Las runas se volvieron locas ahora. —¿Y qué lado es ese, Romvi? —El lado es que hay que estar de pie —respondió él—. En la guerra, sólo hay un lado para permanecer verdaderamente en pie, y eso está en el lado que gana. Y no se equivoque, señorita Andros, nosotros estamos en guerra.


315 Página

—Nunca pareciste del tipo filosófico —dijo Aiden. La sonrisa de Romvi no resbaló—. Estoy seguro de que no parece ser mucho de su tipo St. Delphi. Aiden respondió, pero yo no estaba escuchando. Tenía una sensación extraña otra vez, la que yo había tenido mientras estaba de pie en el cuarto de guerra en el palacio de Hades. Esa extraña sensación molesta, como si hubiera algo que debo recordar, que debo ver. Era mucho más fuerte ahora. —En tiempos como estos, tenemos que dejar de lado la aversión mutua. —Romvi todavía no se había acercado, pero me sentí ... ahogada por su presencia. —Tenemos que trabajar juntos. —Siempre estamos en guerra —murmuré, sintiéndome muy pero muy extraña. Romvi arqueó una ceja. —Te acuerdas de mis enseñanzas. Eso me complace. Pensé en lo más extraño entonces. Cuando Romvi y yo habíamos discutido una vez, ¿qué había dicho el? Debo cortarme el pelo. Algo relacionado con la vanidad, pero me recordó a la Sala de Guerra con demasiada facilidad y lo que Perséfone había dicho. Le gusta cortar el pelo de los que ha conquistado y luego las cuerdas para que todos lo vean. Poco a poco desplegué mis brazos. Mi corazón se aceleró. Romvi me miraba con curiosidad, como si estuviera esperando algo. Los recuerdos de lo que había dicho Perséfone se reconstruyeron ellos mismos juntos rápidamente. Para él, todo es acerca de la guerra y sus despojos... ¿lo que había dicho acerca de él? Sin la guerra, no había nada. —Uno nunca debe dar la espalda a la guerra —le dije, moviendo mi mano detrás de mí—. También recuerdo que dijo eso. Y también recuerdo Perséfone dijo que alrededor de... La mirada de Romvi cayó. —No. Uno nunca debe dar la espalda a la guerra. Creo que es por eso que estamos donde estamos hoy. Los tontos le han dado la espalda, a pesar de que siempre existe la guerra. De repente, la extraña sensación nerviosa y las marcas tenían sentido. No era nerviosismo o hiperactividad. No, en absoluto. Y los autómatas. Había otro dios que podía ejercer un control sobre ellos, eran criaturas


316 Página

creadas para luchar. Allí estaban los ejércitos mortales que respaldaban a Lucian. Eso tenía sentido ahora. Hijo de un burro daimon. Moviéndome rápido como un rayo, saque la daga Covenant de mi bolsillo trasero. Con la velocidad y la precisión perfecta, tiré la pala a través del cuarto. El extremo puntiagudo estuvo incrustado profundamente en el pecho de Romvi antes de que pudiera tomar su siguiente respiración. —¿Qué demonios? —explotó Marcus, dando vueltas sobre mí—. ¿Qué está mal? Aiden volvió los ojos muy abiertos sobre mí. —¿Alex...? Mierda... El Decano de la Universidad se dirigió hacia Romvi, pero se detuvo en seco. Y Marcus y Aiden se calmaron, porque Romvi seguía en pie. Y él se reía. Marcus dio un paso atrás. —¿Qué...? La Guardia y Dominic se miraron y luego se dirigieron hacia el Decano, lo rodearon y lo dirigieron hacia la puerta. La risa de Romvi se desvaneció. —Estaba empezando a pensar que no era tan inteligente, señorita Andros. A continuación, una brillante resplandor azul rodeaba el cuerpo de Romvi, arremolinándose a su alrededor hasta que no pudimos ver al hombre detrás del misterioso, resplandor divino. Luego se desvaneció, revelando lo que estaba detrás de él. Ares era impresionante. Más de dos metros de altura, que se acercaba al tamaño-Godzilla con su altura y volumen. Él tenía más músculos que un luchador profesional, como Apolo con esteroides. Llevaba pantalones de cuero y una túnica que perforada por la daga Covenant que seguía en su pecho. Bandas serpiente cubrían sus bíceps, pero cuando levantó un brazo, me di cuenta de que no había bandas en absoluto. Eran serpientes de bronce, latiendo y deslizándose alrededor de sus brazos. —Mierda —susurré.


317 Página

Al llegar arriba, Ares envolvió una mano carnosa alrededor del mango de la empuñadura y sacó la daga. Se convirtió en polvo en sus manos. —Eso no fue muy agradable, señorita Andros. Los dioses y el Consejo temen al Primero, pero ¿quién es el que lanza dagas volando desde muy alto hacia un dios? Decir que no tenía miedo sería una mentira descarada. Ares era el dios de la guerra y la discordia. Ejércitos temblaron ante sus pies y de las naciones cayeron bajo su ira. Sus hijos eran dioses del terror y la miseria. No había una sola cosa en él que no enviara un repunte del miedo a través de mí o de cualquier otro ser vivo, o criatura. Este debe ser el dios que era una parte del linaje de Seth, el que había estado trabajando detrás de las escenas con Lucian. Estábamos tan jodidos. Por lo menos ahora podía entender cómo Romvi podía patearme el culo de día, de noche y los domingos. Se me ocurrió entonces. Había sido cómplice con Ares. Queridos dioses... Su fría mirada apática flotaba sobre nosotros. —¿El silencio? ¿Nadie va a acobardarse delante de mí? Pedir misericordia, ¿al igual que miles han hecho antes de ustedes? Qué decepcionante. Pero habrá tiempo para eso en el futuro. —¿Cómo? —dijo Marcus con voz ahogada. —¿Cómo qué? — Las oscuras cejas de Ares se fruncieron—. ¿Cómo he estado justo debajo de sus narices todo este tiempo? De la misma manera que aparentemente Apolo lo hacía, supongo. Lo evitaba siempre que él estaba cerca, y por lo tanto él nunca me percibió. El chico de oro tenía sus sospechas, estoy seguro, pero... bien, sólo que no es tan inteligente, ¿verdad? —¿Qué quieres? —Yo estaba orgullosa de que mi voz no temblara. Ares se sacudió el polvo de su mano. —Oh, ya sabes. Sólo... todo. Y para conseguir todo, tienes que conectar con el Primero. Consciente de que Marcus y Aiden se movían detrás de mí, incliné mi cabeza en alto. —Eso no va a suceder. Suspiró. —Estaba realmente esperando no tener que virar en el cliché nunca, pero veo que lo hago. Puedes hacer esto muy fácil, muy fácil. ¿Sabes lo que soy, de lo que soy capaz’ Apollyon o no, no se puede ni


318 Página

siquiera comenzar a esperar derrotarme. Yo soy el dios de la guerra. Conecta aquí con el Primero o de lo contrario. Me mantuve firme. —¿O si no qué? ¿Vas a estar allí y me mirarás hasta morir? No me puedes matar. Y no puedes obligarme a que me conecte con el primero. La sonrisa que se grabó en sus labios envió una onda de choque de hielo a través de mí. —Tú estas bien y mal. Puede que no sea capaz de matarte pero te puedo doblar a mi voluntad y puedo hacer que desees la muerte. Y puedo matar a todos los que amas. Ares tiró de su brazo, y muchas cosas sucedieron en cuestión de segundos. El Guardia más cercano a él fue arrojado por la habitación y por la ventana que había querido tirar a Romvi/Ares salir. El segundo Guardia se acercó a él y Ares cerró el puño. El Guardia se derrumbó en el suelo, sangrando por su nariz, la boca y los oídos. Dominic era el siguiente. Estaba echado hacia atrás, su cuerpo retorciéndose y girando en el aire. Los huesos rompieron a través de la piel. No era más que un desastre mutilado cuando golpeó el suelo. Entonces, Ares se volvió contra el Decano de la Universidad. Ares volvió su muñeca y la cabeza del hombre se retorció a un lado. El crujido de los huesos resonó en la habitación. Aiden comenzó a mi alrededor y un verdadero terror me robó el aliento. En un instante de horror, lo vi tomando el lugar de Dominic, también Marcus. Ares los mataría. Todo estaba ocurriendo demasiado rápido, pero no había manera de que pudiera permitir esto. Hice lo único que podía hacer. Lancé el brazo hacia la puerta, convoqué el elemento aire y lo usé contra Aiden y Marcus. La ráfaga de viento era tan fuerte que no había nada que pudieran hacer para detenerlo. Huboun segundo cuando mis ojos se encontraron con Aiden, antes de ser empujado a través de la puerta, junto con Marcus, cuando vi el horror marcado en sus ojos plateados. Cuando supe que había una buena probabilidad de que nunca me perdonara por esto. Las pesadas puertas se cerraron con llave desde el interior. —Eres un aguafiestas —dijo Ares, riendo suavemente—. Tenía muchas ganas de rasgar el corazón de St. Delphi en frente tuyo. Pero siempre hay un después. Me di la vuelta lentamente, mi respiración atrapada en la garganta.


319 Página

Ares guiñó un ojo. —Ahora solo somos tú y yo. —Bueno, eso no es extraño ni nada. —Ah, eso debería gustarte. Para bromear cuando se tiene miedo. —Sus grandes botas golpearon mientras daba un paso adelante—. ¿O como es que lo que llaman? ¿el ser 'sarcástico'? Mi pecho se levantó bruscamente mientras puños golpeaban la puerta detrás de mí. El grueso de titanio apagaba sus voces. —Eso es lo que dicen algunas personas. —Hmm... —Ares inclinó la cabeza hacia un lado, con las cejas levantadas—. ¿Sabes lo que pienso sobre este asunto sarcástico que esta pasando? Es un pobre intento de enmascarar la forma en que estás afectada por las cosas. —¿Qué? Sonrió. —Te ves muy sorprendida. ¿Crees que no te conozco? ¿Qué yo no te he visto con Apollo? Mira, yo soy más inteligente que él. Después de todo, yo soy un gran estratega. —El dios de la guerra me ha estado acechando? Guau, me siento de todas las clases de especial. Por lo general, los otros dioses son conocidos por este tipo de cosas de fluencia, pero tu? Guau. Se rió de nuevo, el sonido profundo, pero plano. —Eres divertida. Muy bonita, también. Ya veo por qué Seth está muy encariñado contigo. —Supongo, ya que estás aquí, Seth no estará demasiado lejos. Ares se limitó a sonreír, y los puños en la puerta continuaron. —¿Cómo me has encontrado, por cierto? —le pregunté, comprando tiempo; ¿tiempo para qué? No estaba segura. —Oh, tengo compañeros en todas partes, niña. Maneras de conseguir alrededor talismanes estúpidos. Un paso más y estaba a sólo dos metros de distancia de mí. —Estás temblando —susurró. ¿Lo estaba?—. Fuiste a los infiernos recientemente. Puede saberse, ¿para qué? Mi garganta se sentía como si estuviera cerrando. —Bueno, supongo que no tienes compañeros por todas partes si no sabes. Ares sonrió. —Encantador. Me dirás lo que estabas haciendo allí, o esto se termina con no ser capaz de hablar. Es tu elección. Me negué a realizar copias de seguridad a pesar de que todos los instintos me gritaban que lo hiciera.


320 Página

—Pensé que iba a poner fin a esta mendicidad para la muerte. ¿Cómo puedo hacer eso cuando no puedo hablar? Se rió de nuevo. —Eres tan simple niña. Hay otras formas para pedir la muerte que con palabras. —¿Las hay? —Mi voz se quebró un poco y me hizo una mueca. Sus ojos blancos brillaron. —He visto de todo en la batalla. Existe la forma en que el cuerpo se queja en sí mismo cuando se quiere la muerte. Existe el grito silencioso de la liberación. Existen los ojos, y hablan incluso cuando la lengua ya no funciona. Y luego está el alma que se pudre tan mal cuando la muerte se quiere, pero retenida que lleva un cierto hedor. Hielo se disparó a través de mis venas, volviendo mi sangre en granizo. En ese momento supe que, por mucho que luchara, esto... esto fracasaría. —Así que a menos que quieras experimentar estas cosas de primera mano, me dirás por qué estabas en el Inframundo, y luego te someterás. Tragué saliva, haciendo una mueca cuando los puños golpearon la puerta detrás de mí otra vez. —No soy grande en todo esto de la sumisión. —Es posible que desees volver a pensar eso. Mira esto racionalmente, niña. Todo lo que pido es que te conectes con Seth. Deja que él haga lo tiene que hacer. Eso es todo. Él se encargará de ti. Ya lo sabes. ¿Cómo es eso tan malo? —Me despojará de lo que soy. —¿Y qué? Estarás feliz y viva. No lo querrás para nada. —Él inclinó la barbilla hacia abajo casi juguetonamente—. Incluso dejaré a tus seres queridos vivos. Es una situación ganar o ganar. —A excepción de los dioses que quieres llevar fuera, y los miles, si no millones, de personas que van a morir. Él se encogió de hombros. —Las consecuencias de la guerra. —Repugnante —le dije. —Es la verdad. Mi estómago se revolvió. —¿Por qué... por qué haces esto? —¿Por qué no? —Golpeó un largo dedo en su barbilla—. Durante demasiado tiempo, los olímpicos se han sentado en sus sillas sin hacer nada. Dejar que todo el mundo se llene de los hijos de los semidioses y mortales mientras que nosotros son secuestradas en el Monte Olimpo. El mundo debe ser nuestro. Negué. —El mundo pertenece a la humanidad.


321 Página

—¡El mundo pertenece a los dioses! —rugió, los ojos crepitantes—. Para mí y para cualquier otro dios que ve la verdad. Eso es a lo que el mundo pertenece. Mis dedos se cerraron sin poder hacer nada. —¿Por qué no simplemente me llevas a Seth? ¿Por qué tratar de convencerme a mi? —Bueno, no puedo realmente aparecerte allí, ¿puedo? —¿No pensaste en esto, ¿verdad? —Forcé una carcajada—. Podrías noquearme y meterme en un coche. ¿Por qué pasar por esto? Sus cejas se estrellaron hacia abajo y un músculo palpitó en su mandíbula. —Hay algo. No puedes obligarme a ir contigo. —Mi pulso se aceleró—. ¿Puedes? El dios estaba furioso. —Tú eres el Apollyon. Por lo tanto no puedo obligarte, pero ten en cuenta, niña, puedo y voy a hacerte daño. —Esta 'niña' está teniendo un momento difícil creyendo eso. Coraje alimentaba mi valentía, que por lo general nunca fue una buena combinación. —A menos que seas como cualquier villano que quiere dar un largo discurso, innecesariamente aburrido, me di cuenta que eras una másacción y menos palabras-especie de dios. Los labios de Ares se separaron. —No tienes ni idea. Las normas que protegen el Apollyon son como todas las cosas en la naturaleza equilibrada. Mientras, no se puede ser obligado a coacción o con la mano, se puede ser persuadido por otros medios. —Apestas como vendedor, por lo que no eres una mierda de persuasión. Dejó escapar un profundo gruñido. —Someter o ser sometida. Me conocí a la ojos totalmente blancos espeluznantes. —Vete al infierno. Por un momento, casi parecía decepcionado, como el tipo de desaprobación padres sienten cuando su hijo es demasiado estúpido para entender algo, pero luego sonrió ampliamente. —No creo que Seth le va a gustar esto, pero oh, bueno. —¿Qué?


322 Página

Ares disparó un puño en mi cara en medio segundo. Todos los pensamientos de Seth huyeron, y con el instinto pataleando. Convoqué sucesivamente al akasha, sabiendo que no iba a matarlo, pero tenía la esperanza de que le enviaría de vuelta al Olimpo con el rabo entre las piernas, pero eso no fue lo que pasó. Él cogió mi brazo por la muñeca y la apretó con lo que probablemente fue la más mínima presión, pero el pico de dolor me hizo perder mi concentración. —No te gustará mi persuasión, niña. Luego empujó y golpeó la puerta con la fuerza suficiente para sacar el aire fuera de mí. Por desgracia, su discurso Dr. Malvado no había sido toda pompa. Pero si él podía hacerme daño, podía soportarlo. No me sometería. Había demasiado en juego. Demasiadas vidas. Podría lidiar con esto, y lo único que podía esperar era que se olvidara Aiden y Marcus cuando termino, o llegaron con el programa y recibieron el infierno fuera de él. Puedo lidiar con esto. Empujando la pared, me di la vuelta a la derecha y extendí mi brazo, pero en su pecho había un espacio vacío, y me tropecé con él. —Me perdí. Me di la vuelta, encontrándolo detrás de mí. Bajando, barrí mi pierna a su... pero golpeé nada más que aire. —Se puede seguir con esto si quieres. Mirando hacia arriba, él estaba apoyado en la puerta, con los brazos cruzados. Ahora estaba empezando a ponerme enojada. Lanzándome a mis pies, cobré impulso y me empujé en el aire, girando en una perfecta patada de mariposa que… Armas me engancharon en el aire por detrás y solté un grito ahogado de sorpresa. Me sostuvo como si fuera nada más que un saco de arroz. —Yo soy el dios de la guerra, niña. No hay movimiento que sepas, ningún método de batalla o maniobra que yo no haya hecho. Mierda. —Siempre voy a estar un paso por delante. Siempre voy a pensar más que tú. No puedes luchar contra mí. Lance la cabeza hacia atrás, llegué a su ancho arcén. Entonces Levanté mis piernas, pero Ares me dejo caer. Tropezando en mi pies, vi que no estaba frente a mí. Doble mierda.


323 Página

Girando alrededor, me eché en la nada. Me di la vuelta y de repente queridos dioses-su mano estaba en mi garganta, me levantó del suelo, yo pateaba y arañe su mano, también entro el pánico y estuve distraída tratando de convocar a akasha nuevo. —Vas a desear la muerte en el momento en que termine. —Sus dedos se clavaron profundamente, cortando mi suministro de aire—. Vas a pedir en todas las formas en que se enumeran. Tuviste tu elección. Tuviste tu diversión. Se acabó el juego. Por un instante terrible, pensé que él había aplastado mi tráquea, y me dije a mí misma otra vez que podía lidiar con esto. Pero entonces, de repente estaba volando hacia atrás en el aire. Me había caído en el acuario. Vidrio agudo atravesó mi espalda como el agua y los peces se derramaron mi alrededor. Golpeé el suelo a mi lado. Peces de color rosa y azul vibrante rayas se dejaron caer en el suelo de mármol. Aspire una fuerte inhalación contra el dolor, puse mi mano hacia abajo y empujé hacia arriba. Gruñí cuando el cristal rajó mi palma. La sangre se mezclaba con el agua. Podía lidiar con esto. Me puse de pie, respirando entrecortadamente mientras levantaba la cabeza. Ares se puso delante de mí. Sin una sola palabra, su revés golpeó el lado de mi cara. Destellos inundaron mi visión como una docena de fuegos artificiales que se apagan a la vez. Me di un golpe en el sillón de cuero detrás del escritorio. Sangre acumulada en mi boca mientras me sorprendí en el borde de la mesa. Algo se había dividido. ¿Mi mejilla? ¿Toda la cara? No tenía ni idea. Y sobre el dolor palpitante, podía escuchar en la puerta. Podía lidiar con esto. Agarrando el teclado, me arranqué libre y di la vuelta, apuntando a su cabeza. Ares cogió el teclado, dio un tirón libre y luego lo partió en dos como si fuera una ramita. Tropecé de nuevo, llegando a ciegas por algo. Dagas y espadas colgaban de la pared, pero él estaba en mí antes de que pudiera ir a por ellos. Ares me cogió como si fuera nada más que un gatito indefenso. Antes de que pudiera liberarme, antes de que pudiera saborear el temor que se estaba construyendo en la parte posterior de mi garganta, me dio la vuelta, golpeando mi espalda en la esquina de la mesa boca abajo.


324 Página

Hubo una grieta que escuché y sentí. Un dolor agudo se produjo en un destello de luz, y luego cada nervio termino disparado de inmediato. Mis sentidos se sobrecargaron mientras me deslicé hasta el suelo, con los ojos fijos en el techo. Algo se había soltado dentro de mí. Podía sentirlo. Un dolor punzante rugió a través de mí como un disparo de bala. Estaba húmeda y cálida en el interior y si no hubiera sido el Apollyon -si hubiera sido sólo un mestizo o un mortal-Sabía que lo que Ares había hecho hubiera sido fatal. Pero no iba a morir y no podía moverme. Algo malo estaba roto. Las puntas de mis dedos estaban entumecidas, y no podía sentir mis dedos de los pies, pero sentí todo lo demás. Y me di cuenta de que, si alguien sabía el lugar adecuado para tomar de la columna e inmovilizar a alguien, asegurándose de que todavía podría sentir todo, sería Ares. Puedo lidiar con esto, oh dioses, puedo lidiar con esto. Él se inclinó sobre mí, sonriendo, con los ojos completamente blancos. —Todo esto puede terminar ahora, pequeña. Simplemente tienes que decir las palabras. Mi garganta se movió, y mi lengua se sentía demasiado pesada. Me tomó todo para pronunciar las palabras. —pudre… te. La sonrisa se desvaneció de su rostro y luego él se movió tan rápido como un rayo. Dolor ... estaba en todas partes. Otro hueso roto, tal vez mi pierna, o una rodilla, pero no podía estar segura. Abrí la boca para gritar, pero algo húmedo, un cálido gemido salió en su lugar. Yo .. Yo puedo lidiar con esto. Tenía que ... Tenía que hacerlo. Cuando se rompió mi otra pierna y después cada costilla, una a la vez, el dolor se convirtió en mi mundo. No había escapatoria, no podía respirar a su alrededor o esconderme. La conciencia se desvanecía de mí y luchaba con la niebla, porque cuando termine conmigo, si alguna vez estaría terminado conmigo, él pasaría a Aiden y Marcus, a toda la Universidad. Era el dios de la guerra y él iba a arrasar con todo. Pero ese dolor ... me pudrió desde dentro. Metí la mano en la parte más pequeña en la que todavía era una persona, cuando yo todavía era Alex, y el dolor se hizo cargo. No podía soportarlo. No podía lidiar con eso. Mis escudos cayeron abajo y el cordón rugió, pero el zumbido cada vez mayor se vio ensombrecido por el terrible dolor y la desesperanza creciente


325 Página

cavados en lo profundo como afiladas garras y así se alejó todo mi sentido de ser. Yo no era tan fuerte como Pensé que era, o tal vez que acaba de golpear mi límite, porque quería… yo quería morir. No había orgullo en esto. No había ningún propósito. Mi alma estaba fragmentada y estalle completamente. Ares agarró mi brazo roto, arrastrándome hacia el centro de la sala, sobre el vidrio roto y los peces muertos y la sangre de los que ya habían muerto ahí. Ese nuevo estallido de dolor parecía como si no hubiera comparación con todo lo demás, pero por el rabillo de mi ojo, vi a Ares recoger una daga. Se arrodilló sobre mí, con los labios curvados hacia atrás. Había una cuchilla en su mano y esto iba a ser mucho, mucho peor. —Di las palabras. Estaba destrozada y débil. Él había ganado, y yo quería morir, pero no podía, y no había manera-Grité cuando el primer golpe de la hoja se hundió profundamente. Con otro corte agudo, mi visión brilló en ámbar momentáneamente y después volvió, pero algo ... algo era diferente. Una extraña sensación se movió alrededor de los huesos rotos y algunos de los músculos. No fue de mí, pero era una parte de mí. Hacía frío y lo sentí como acero, era furia, oscura y sin fin. No fue de mí, porque la poca parte de mí que quedaba se había acurrucado en una bola y esperando y rezando para que esto terminara. Se había dado por vencida, acobardada lejos de más dolor como un perro maltratado. Quería que esto terminara. Quería saborear la tranquilidad de la muerte. Pero esa furia construida y, como Ares se inclinó sobre mí sosteniendo la daga de punta roja, sabía que la ira se filtraba a través de la conexión entre mí y el Primero. Era Seth. ¿Estaba enojado porque no había ido con Ares? ¿O era porque estaba tan débil que deseaba la muerte? ¿O era algo más, algo más profundo como el de qué lado estábamos, porque Seth ... Seth tenía que sentir esto ahora. Tenía que saber, y ese último pequeño fragmento de mi ser se negaba a creer que él toleraría esto. Yo sufría, así el también sufriría. El dios se rió con frialdad.


326 Página

—Me pregunto, si se corta la cabeza de la Apollyon, no vuelve a crecer? Supongo que podríamos averiguarlo, ¿eh? Te gustara eso. Una parte de mí murió ese mismo momento, tal vez no una muerte física, pero mental, en un nivel emocional, estaba casi muerta. Cuando todo esto hubiese pasado, no sería la misma. Madera y metal se astillaron, y supe que la puerta por fin había sido quebrantada. Cuando el dios bajo la daga, un cuerpo se estrelló contra él. La hoja atravesó el suelo sin causar daños al lado de mi cuello. Antes de que pudiera tomar mi siguiente respiración dolorosa, los tres se movieron por encima de mí, como enfermos, la danza macabra de la clase. Ares. Aiden. Marcus. Se movían demasiado rápido como para que yo los siguiera. Los tres de ellos estaban demasiado juntos. Luz explotó, llenando la habitación con luz blanca tan brillante como el sol. La presencia de otro dios llenó la habitación, y me cegó. Traté de tomar mi próximo aliento y resollé. Calor húmedo se extendió a lo largo del lado izquierdo de mi cuerpo, agrupándose por el suelo como lluvia roja. Mi sangre? La de alguien más? Dioses ... Los dioses no sangran como nosotros. Hubo un rugido inhumano y Ares se dio la vuelta, tenia su atención en cualquier cosa que estuviera detrás de mí. En un instante, el dios de la guerra echó sus brazos. Una onda de choque rodó por la habitación destruida. Madera rota y muebles rotos volaron por los aires, junto con expuestos, cuerpos sin vida... y Marcus y Aiden. La lluvia roja parecía derramarse desde el techo ahora. Mi nombre fue llamado, pero sonaba tan lejos. Luché para sentarme, para ver a Aiden y Marcus, y saber que estaban bien, pero no podía moverme y no podía respirar. Unas manos se posaron sobre mí, pero mi piel se sentía desprendida. Estaba gritando en el fondo, y quería que se callaran- sólo que se callaran. Todo mi cuerpo estaba resbaladizo cuando me levanté, mi cabeza se dejo caer libremente hacia un lado. ¿Dónde estaban ellos? ¿Dónde estaban Aiden y Marcus? El horror se hizo cargo del dolor y se mezcló con la rabia de Seth. Las marcas se extendieron a través de mi piel y el cordón zumbaba violentamente. Había voces, tantas voces, y una llegó a través tan claro, no sabía si fue hablada en voz alta o en mis pensamientos. —Vamos, Alex. Luego no hubo nada.


Treinta y siete

327

o había nada, y luego volvió el dolor, empezando con los resquebrajados huesos en los dedos de mis pies y luego trepando por mis destrozadas pantorrillas y rodillas, golpeando sobre mi pelvis pulverizada en olas ardientes, dolor intenso. Cuando el fuego alcanzó mi cabeza, intenté gritar, pero mi mandíbula no se destrabaría. El grito rasgó a través de mí hasta dejarme quieta, en silencio pero llena de una rabia que sabía a la sangre que se juntaba en mi boca. Muerte… Oh Dioses, rogaba por morir una y otra vez en mi mente. Un incesante, calmo monólogo a cualquier dios que estuviera escuchando para llevarse esto lejos, porque el dolor estaba rompiendo las costuras de mi sanidad. Pero el dolor no disminuía. Quemaba. Permanecía. Continuaba pudriéndome desde el interior hasta que forcé mis ojos a abrirse. Mi visión no se enfocó al principio. Lo que vi fue un brumoso y borroso azul, pero cuando mi vista se aclaró, no entendí lo que estaba viendo. Quizá ya me había vuelto loca. Estaba mirando a un cielo del azul más brillante que alguna vez haya visto. Como el agua más profunda del océano, intacto y puro. Ningún cielo era de ese color. Y yo había estado en la oficina del Decano, donde Ares… donde él… No podía pensar en eso, no podía pensar en nada. El aire olía a jazmín, como… como el agua en el manantial del Inframundo, donde había estado con Aiden. Aiden… Oh, dioses, no sabía que le había pasado a él, si Ares lo había lastimado o a Marcus. No sabía dónde estaba, o como había llegado allí. Lo único que sabía es que tenía dolor. Estaba en cada fibra de mis músculos, cada astilla de mis huesos y explotaba cada vaso sanguíneo, pero eso… eso no era cierto. Había una cosa que no sabía.

Página

N

Traducido por Bele Maru Corregido por Dafne


328 Página

El cordón, la conexión entre Seth y yo, se había ido. No había zumbido, no rabia. No presencia externa mezclándose con la mía. Oh Dioses, no había nada más que dolor. — Alexandria. No me di cuenta de que mis ojos estaban cerrados de nuevo hasta que los forcé a reabrirse ante el sonido de una voz vagamente familiar. Al principio, no lo vi a él, o a cualquier otro que no fuera ese hermoso e irreal cielo. Una sombra cayó sobre mí y luego una forma apareció, bloqueando el cielo; segundos después, las piezas del hombre se juntaron. Alto y fornido, la cabeza llena de cabello color miel, el hombre tenía la cara de un ángel. Oh por el amor de todos los Dioses, no podía recobrar el maldito aliento. Tánatos. Los labios del dios se inclinaron un poco a un lado, como si supiera lo que estaba pensando, y yo me preguntaba si estaba en realidad muerta, si alguien había mentido sobre toda la cosa de la muerte del Apollyon, porque yo estaba observando al Dios de la muerte pacífica. Luego de nuevo, mi muerte, si eso es lo que realmente era, había sido todo menos pacífica. ¿Había venido a contestar mis plegarias? ¿A llevarse este dolor? Moviéndose con cuidado, Tánatos inclinó su cabeza hacia un lado mientras se acercaba a mí. —¿Puedes oírme? Traté de abrir mi boca, pero no pude. —Pestañea si puedes —dijo con sorpresiva caballerosidad. Pestañeé. —Pudimos haber sido enemigos en el pasado, pero no estoy aquí para hacerte daño ahora. Estoy vigilándote hasta que Apolo pueda regresar con su hijo Asclepio. ¿Apolo? ¿Su hijo? La confusión me inundó y aspiré una profunda respiración de la que inmediatamente me arrepentí. Dolor se arqueó a través de mi pecho. Tánatos se movió para poner su mano en mi frente, pero se detuvo. — Está bien, estás en Olimpo. ¿Olimpo? ¿Cómo en el mundo podría eso estar bien? — Bueno, solo en las afueras del Olimpo, si te quieres poner técnica.


329 Página

Echó un vistazo por encima de su hombro, suspirando suavemente. — ¿Qué hiciste enfrentándote a Ares? No muchos lo harían, ni mortales, semidioses y seguramente ni siquiera el Apollyon. Pudiste haberte rendido ante él. Te habrías ahorrado muchísimo dolor. Tánatos se inclinó más cerca, enfocándose en mí con sus ojos blancos que no contenían pupilas ni iris. — Sostuviste tu postura, puedo respetar eso. Puedo también admirar eso. Quizás, si no sintiera como si mi cuerpo estaba siendo destrozado en un millón de pedazos, podría realmente apreciar esa declaración. El aire con aroma a jazmín se revolvió, y dos sombras más cayeron en el lugar donde yo yacía… en el pasto, me di cuenta atontada. Mi espalda entera se sentía húmeda y no estaba lo suficientemente esperanzada como para pensar que era rocío en vez de mi propia sangre… o la de alguien más. No. No podía ser la de alguien más, porque eso significaría que era de Aiden o de Marcus… Apolo entró en mi visión, y en vez de mostrarme esos escalofriantes ojos de dios, me miro con ojos que combinaban con el cielo por encima de sus hombros. Una pequeña, casi triste sonrisa tiró de sus labios, lo que encontré realmente extraño porque es raro que Apolo muestre alguna emoción real. — No había ninguna posibilidad de que pudiera curarte en terreno mortal. El daño es muy extenso. —me dijo, y por primera vez fue directamente al punto—. Tuve que traerte aquí, tan cerca del Olimpo como fuera posible. Todo el éter que rodea mi casa ayudará a Asclepio. Quería preguntarle sobre Aiden y Marcus, pero cuando finalmente logre abrir mi boca, solo se me escapó el más pequeño quejido. — No trates de hablar —dijo Apolo. Se echó hacia atrás, dándole lugar a otro dios—. Mi hijo va a sanarte. —Una sonrisa irónica torció sus labios—. Y sé que si pudieras, dirías algo como “¿cuántos hijos tienes?” y mi respuesta sería, muchos. Sip, estaba un poco curiosa, y también me preguntaba si eso significaba que Asclepio estaba relacionado conmigo, pero lo que realmente quería saber era que había sucedido con Aiden y Marcus. Asclepio tomó el lugar de Tánatos. Este dios apenas se parecía a Apolo. Una completa barba cubría su cara, haciendo difícil calcular su edad, pero las finas líneas que se extendían desde las esquinas de sus ojos blancos hacían que luciera mucho más viejo que su padre. Mis ojos se movieron a Apolo, y me confortaba saber que todavía estaba allí. No me había dejado con Tánatos y un extraño.


330 Página

Finalmente, Apolo se compadeció de mí. — La última vez que vi a Aiden y a Marcus, estaban bien. Pero no he vuelto desde que te traje aquí. Cerré mis ojos y tragué duro. No era una confirmación al cien por ciento de que estaban bien, pero era algo en lo que podía sostenerme. —¿Conoces la historia de mi hijo? —pregunto Apolo. Cuando no hice nada, Asclepio dijo—: Le encanta contar esa historia. —Su madre mortal murió durante el parto, y mientras ella estaba en la pira funeraria, lo saque del útero. Mientras Apolo hablaba, su hijo observaba las numerosas heridas con una mirada mezclada entre disgusto y desafío. —Se lo di al Centauro Quirón, que lo crió en el arte de la medicina. Por supuesto, teniendo mis genes, ya tenía una habilidad para curar. Por supuesto. —Pero mi hermana le había pedido a Asclepio que devolviera a la vida a Hipólito, y entre Hades estando disgustado por eso, y el llanto de Afrodita, Zeus mató a mi hijo con un rayo. Un musculo apareció en la mandíbula de Apolo. —Así que yo maté al Cíclope, asegurándome de que Zeus no tuviera más rayos. Bieeen… —Terminé expulsado del Olimpo por un año —continuó Apolo alegremente—. Pero al final, Zeus resucitó a mi hijo para asegurarse de que no hubiera futuras contiendas conmigo. —Hizo una pausa—. ¿Te estás preguntando cual es la moraleja de esta historia? Yo siempre encuentro una manera de cuidar de mí mismo. Antes de que pudiera procesar lo que eso significaba, su hijo posicionó sus manos en mi pecho. En circunstancias normales, no habría estado entusiasmada con la idea de ser manoseada, pero una increíble calidez barrió a través de mí. Desde las puntas de mis lastimados dedos, hasta la cima de mi fracturado cráneo, vertiginosa, maravillosa calidez invadió cada poro. El dios cerró sus ojos. —Esto puede arder. ¿Qué? No, quería gritar, porque no podía soportar más, pero luego la calidez ampolló mi piel y sí grité. Fuego arrasó a través de mí, extendiéndose fuera de control y chamuscando cada célula. Mi cuerpo roto se alzó del suelo. La cara de Asclepio se nublo en un severo fruncimiento del ceño. — Hay algo ms aquí…


Por segunda vez en quien sabe cuántos minutos, fui tirada al vacío, perdida en el negro mar de la inconsciencia.

Página

Cuando abrí los ojos, mi visión era clara y había sido movida a una recámara circular con paredes de mármol. Pájaros chillaban en un suave, lirico verso desde algún lugar fuera de la habitación. Estaba apoyada en el medio de una elevada tarima. Descansando encima de una mesa había un jarro lleno de líquido color miel. Pesado aroma fluía a través de una pequeña abertura en la pared, moviendo el toldo blanco colgando en el poste a los pies de la cama donde descansaba. ¿Una cama? Obviamente era un paso adelante de estar en el pasto, pero confusión repiqueteó en mí. Me empujé hacia arriba con mis codos y me encogí cuando el dolor rodó por mi cuerpo entero. Fui sanada, pero… Pedazos de memorias se juntaban, de Tánatos, Apolo y su hijo. Santa mierda, estaba en o cerca del Olimpo. Nunca en mi vida pensé que iba a respirar el aire enriquecido de éter de los Dioses, pero allí estaba. Un bajo zumbido de excitación vibro en mis venas. Quería correr fuera de la cama e ir a investigar. Se rumoreaba que el Olimpo era el lugar más hermoso que existía, incluso más que los Campos Elíseso. Criaturas de los mitos vagaban libremente por aquí, y plantas que ya no florecían en el campo mortal crecían a asombrosas alturas en el Olimpo. Esto era una oportunidad única en la vida… La emoción dio lugar a la inquietud, no estaba aquí para hacer turismo. No era como si estuviera de vacaciones y Apolo aparecería y me daría un tour junto con un recuerdo de orejas de ratón. Esto no era Disney World y yo estaba aquí por Ares… En el fondo de mi mente, y en el centro de mi ser, había algo oscuro y desagradable que había nacido y echado raíz, una distinta frialdad que ninguna cantidad de aire caliente podría reprimir. Mis pensamientos cambiaron a Ares y mi corazón se volvió pesado. Terror crudo se formó detrás de mi garganta, con sabor a bilis. Pero, oh dioses, no era solo Ares, o el pensamiento de enfrentarme de nuevo a él. Era el dolor que me había descompuesto y deteriorado, el

331

***


332 Página

dolor que me había destrozado en pedazos y que me causo rogar por liberación, por muerte. Aunque no dije las palabras en voz alta, sabía que Ares las había sentido. Habían estado en mis ojos, mi mismísima alma había estado puesta al descubierto. Ares sabía. Seth sabía. Vergüenza y algo oscuro se levantó dentro de mí, retorciéndome y ahogándome como hiedra venenosa. Había suplicado morir. Yo. Alex. El todopoderoso Apolion. La chica que fue derribada solo para levantarse y pedir más. Me he estado entrenando para ser Centinela, un guerrero criado para ignorar el miedo. Había conocido el dolor antes de esto; ambos, físico y mental. Llegué incluso a esperarlo. Pero Ares me había roto completamente. Cruda vulnerabilidad se movió lentamente a través de mí. Sintiéndome enferma, tire de la suave cobija hasta mi pecho. Dioses, me sentía… me sentía como una impostora en mi propia piel. ¿Qué pensaría Aiden si se enterara? Él nunca se habría rendido o rogado como yo lo hice. Oh Dioses, ¿Qué si Aiden no estaba realmente bien? ¿Qué si Apolo mintió? Empecé a quitarme la cobija de encima, pero me detuve. La indecisión me dio una bofetada. ¿Qué estaba haciendo? ¿A dónde iba a ir a demandar respuestas? Mi mano se tensó alrededor de la cobija hasta que pensé que iba a deshacer el duro trabajo de Asclepio. No podía moverme. Estaba congelada por… ¿por qué? Miedo. Aflicción. Vergüenza. Confusión. Ansiedad. Unas más o menos cien emociones arremolinaban a través de mí como un tornado F-5. Mi respiración serruchaba dentro y fuera dolorosamente. Presión florecía de ningún lado, abrazando mi todavía delicado pecho. Esto era peor a como me sentí después de Gatlinburg, magnificado por un millón. No podía respirar. Imágenes de la pelea en la oficina del Decano atravesaron en mi cabeza como un perverso álbum de fotos. Las maniobras que siempre fueron tardías. Las patadas y los golpes que nunca aterrizaron. Siendo levantada y arrojada como si no fuera más que un saco de arroz. El rompimiento de mi espina y apenas un poco después, todos mis huesos, y luego el cuchillo…


333 Página

El sonido de Aiden y Marcus golpeando la puerta, desesperadamente tratando de entrar, torturándome. Tantas memorias de Ares teniendo mi trasero seguían surgiendo en un continuo arremetimiento de lo tan no impresionante que realmente era. ¿Cómo pude pensar que podía permanecer en pie contra Ares, el Dios de la guerra? ¿Cómo podría alguno de nosotros? Y yo había suplicado por muerte. No podía respirar. La presión oprimió nuevamente mi pecho y deje ir la cobija, presionando mi mano contra mi sudada piel. Tropecé fuera de la cama, cayendo en el helado granito primero con las rodillas, y luego presionando mi frente en ellas. El fresco suelo parecía ayudar, como la noche cuando bebí la infusión. No sé cuánto tiempo me quede así, minutos u horas, pero el suelo tenía esa maravillosa habilidad de tranquilizarme. Un agotamiento en lo profundo de mis huesos se estableció, del tipo que un guerrero siente, cuando está listo para entregar su espada y enfrentar la eternidad. En algún lugar de la habitación, una puerta se abrió, raspando contra el mármol. No levante mi cabeza ni trate de sentarme, y sabia como lucia para quien fuera que estuviera en la habitación, como un perro encogido de miedo en una esquina. —¿Lexie? Mi corazón se detuvo. —¿Lexie? Oh Dioses míos, bebé. Estaba congelada de nuevo, demasiado asustada como para mirar y descubrir que esa voz realmente no pertenecía a mi mama, que era alguna clase de confusa ilusión. Un diferente tipo de presión se empuño en mi pecho. Esperanza frágil se acrecentó. Cálidos brazos me rodearon en un gentil y dolorosamente familiar abrazo. Inhalando una respiración irregular, sentí su aroma, su aroma. Vainilla. Levantando mi cabeza, ojeé a través de las hebras de cabello y perdí el aliento, junto con cualquier habilidad de formar pensamientos coherentes. —¿Mama? Ella sonrió, corriendo sus manos hasta mis mejillas. Era ella, la cara ovalada y complexión apenas más oscura que la mía, labios que se extendían en una amplia sonrisa y ojos del color del más brillante verde. Lucia como la última vez que la vi en Miami, la noche antes del ataque


334 Página

Daimon que la había convertido en un monstruo adicto al éter, antes de que yo la matara. Ese puño se apretó hasta que no pude respirar, no pude pensar, y no pude ver nada más que no fuera ella. —Bebé, soy yo, soy realmente yo. —Su voz era como la recordaba, suave y melodiosa—. Estoy aquí. La mire fijamente hasta que su hermosa cara empezó a dar vueltas. Parte de mí no podía permitirse aceptar este… este regalo, porque si no era real, sería muy cruel. Los espíritus que hacían guardia en las puertas del Inframundo casi me habían engañado. Pero sus manos eran cálidas y sus ojos estaban llenos de lágrimas. Olía como ella y sonaba como ella. Incluso su cabello negro caía en ondas pasando sus hombros, del modo que lo hacía antes. Luego, ella se puso de rodillas inclinándose hacia delante, presionando su frente contra la mía. Su voz estaba apretada con lágrimas. — ¿Recuerdas lo que te dije aquella noche? Tuve que luchar para decir las palabras. —¿Qué me amabas? —Sí. —Su sonrisa era llorosa—. Te dije que, con o sin un propósito eras una chica muy especial. Oh dioses… —Y tú me dijiste que, como tu madre, estaba obligada a decirte eso. Se rió, y pareció como si se le quedara atrapada en la garganta. — Ni siquiera yo, sabia cuan especial era en realidad. Era ella, realmente ella. Abalanzándome hacia adelante, lancé mis brazos alrededor de ella, casi tirándola hacia atrás. Con una suave sonrisa, me envolvió en un fuerte abrazo, el abrazo que había estado extrañando y necesitando por tanto tiempo. Mamá daba los mejores abrazos. Ella me apretó con fuerza, y yo me aferré a ella mientras alisaba mi cabello con una mano. Las lágrimas quemaban detrás de mi garganta y brotaban en mis ojos. Emoción se derramaba en mi pecho hasta que sentí como si mi corazón fuera a explotar. Había esperado este momento por lo que sentía como por siempre, y no quería dejarlo ir. —¿Cómo es esto posible? —Mi voz era ronca y ahogada—. No lo entiendo.


335 Página

—Apolo pensó que sería bueno para ti después de lo que paso. —Ella se retiró un poco. Lagrimas brillaban en sus ojos y yo odiaba eso—. Se lo pidió como un favor que le debía Hades. Apolo debe tener un montón de favores a su disposición. —Te he extrañado tanto. —Puso su mano en mi mejilla y sonrió—. Y desearía haber estado allí para ti cuando perdiste a Caleb y cuando enfrentaste al Consejo. Deseo eso más que cualquier otra cosa. Un caliente bulto lleno mi garganta. — Lo sé mama, yo… Yo lo siento tanto. Yo… —No, bebé, no te atrevas a disculparte por nada de lo que me sucedió a mí. Nada de eso fue tu culpa. Pero sí fue mi culpa. Seguro, yo no la convertí en un daimon, pero habíamos dejado la seguridad de la Isla Deity debido a lo que yo me iba a convertir. Ella sacrificó todo, su vida, por mí. Y aun así yo me conecté con Seth cuando desperté, desencadenando horrorosos y catastróficos eventos a través del globo cuando los Dioses contraatacaron. ¿Cómo no era eso mi culpa? —Escúchame —dijo ella, sujetando ambos lados de mi cara y forzándome a levantar la mirada—. Lo que me pasó en Miami no fue tu culpa, Lexie. E hiciste lo correcto en Gatlinburg. Me diste paz. Matándola, a mi madre. Presionó sus labios juntos, y tomó una respiración temblorosa. —No puedes aferrarte a esa clase de culpa. No te pertenece. Y lo que pasó luego de que Despertaras no era algo que pudieras controlar. Rompiste la conexión al final. Eso es lo que importa. Sus palabras eran tan sinceras que casi me convencieron, pero no quería gastar este tiempo con ella hablando de las cosas terribles que habían sucedido. Después de todo eso ya había pasado, solo quería que ella me sostuviera. Empujar la culpa era como quitarse un par de pantalones muy ajustados. Podía respirar ahora pero las marcas estaban detrás de mi piel. —¿Eres feliz? —le pregunte, moviéndome cerca. Mamá me tomó en sus brazos de nuevo, descansando su mentón en mi cabeza, y yo cerré los ojos, casi siendo capaz de pretender que estábamos en casa y que ese corazón en realidad estaba latiendo debajo de mi mejilla. — Te extraño, y también hay otras cosas que extraño, pero soy feliz. Haciendo una pausa, puso mi cabello hacia atrás—. Hay paz,


336 Página

Lexie. Del tipo que borra todas las cosas negativas y hace más fácil lidiar con ellas. Envidiaba un poco esa clase de paz. —Te observo cada vez que puedo —dijo, presionando un beso en la coronilla de mi cabeza—. No es algo que nos sugieran hacer, pero cuando puedo, reviso... —¿Quieres contarme acerca de este Puro? Mis ojos saltaron abiertos, y calor inundó mi cara. —¡Mamá! Ella se rió suavemente. — Él se preocupa tanto por ti, Lexie. —Lo sé. —corazón se estrujó mientras levantaba mi cabeza—- Lo amo. Sus ojos se encendieron. — No tienes idea de lo feliz que me hace saber que has encontrado amor a pesar de toda esta… Tragedia, terminé silenciosamente. Envolviendo mis manos alrededor de sus delgadas muñecas, mi mirada cayó en la ventana. Delgadas ramas se mecían en la brisa. Brillantes flores rosadas estaban abiertas, sus pétalos con forma de lagrima húmedos con roció. Las mireé por una obscena cantidad de tiempo antes de hablar. —A veces me pregunto si está bien, ya sabes, si debería sentir felicidad y amor cuando todos están sufriendo. —Pero tú has sufrido también. —Ella guió mi mirada de nuevo a la suya—. Todos, no importa lo que pase alrededor de ellos, merecen la clase de amor que ese hombre siente por ti, especialmente tú. Ruborizándome de nuevo, me preguntaba que tanto había visto mi mama. Villa incomodidad, muerte por delante. —Y esa clase de amor es más importante que cualquier cosa ahora mismo, Lexie. Va a mantenerte sana. Siempre va a recordarte quien eres realmente. Tomé una profunda respiración, pero se quedó atrapada. — Muchas personas han muerto, mama. —Y lo harán, bebe, y no hay nada que puedas hacer al respecto. — Presionó sus labios en mi frente. — No puedes salvarlos a todos. No se supone que lo hagas. No estaba segura de cómo sentirme acerca de eso. ¿Era ser el Apollyon todo acerca de muerte y destrucción en vez de salvar vidas? —¿Puedes levantarte? —me preguntó. Asintiendo, me empuje en mis pies e hice una mueca mientras el dolor astillaba mis piernas. Preocupación pinchó los rasgos de mi mama, pero yo le quité importancia agitando mi mano. — Estoy bien.


337 Página

Ella se quedó plantada, manteniendo una mano en mi brazo. — Deberías sentarte. Apolo dijo que te tomaría un poco de tiempo para… que te sintieras normal. Sentirme normal no era posible, probablemente nunca más, pero me senté en el borde de la cama y mire a mi mama deslizarse hacia la tarima elevada y la mesa. Ella no caminó, nunca lo hizo. Mi mama tenía esta gracia innata con la que siempre desee haber nacido. En vez, yo pisoteaba como una vaca la mayoría del tiempo. Levantó el jarro y el vaso que había detrás. — Quiere que bebas esto. Mis cejas se levantaron en sospecha. Si algo aprendí durante los pasados dieciocho años, era que beber o comer algo proveniente de los Dioses garantizaba una considerable cantidad de dudas. —¿Qué es? Mama sirvió el contenido en una copa que parecía antigua y se dirigió nuevamente a la cama. Sentándose me lo alcanzo. — Es un néctar curativo que el hijo de Apolo preparó para ayudar a lo que ya ha hecho. No puedes quedarte aquí la cantidad de tiempo que te lleve sanar completamente. Pero esto ayudara. Incluso para ti, hay mucho éter en el aire. Te sofocará. Sofocarse apestaba, pero miré al cáliz cautelosamente. —Está bien Lexie. Entiendo tu preocupación, pero esto no es una trampa. Con una gran inquietud, tomé el vaso y lo olí. El aroma era una mezcla de miel y algo como hierba. Porque sabía que esta era mi mama, y podía sentir esa verdad en lo profundo de mi, bebí del vaso. Estaba aliviada cuando descubrí que sabía dulce y no a trasero. —Bébelo despacio —me advirtió mi mamá—. Va a ponerte somnolienta. —¿Lo hará? —Fruncí el ceño hacia el cáliz. —Cuando despiertes estarás de vuelta en el mundo mortal. Una fría brisa inundó mi pecho. —¿Esto no es un sueño, verdad? —No. —Mamá sonrió mientras alcanzaba y agarraba ese mechón de cabello que siempre caía hacia delante y lo puso atrás. — Esto no es un sueño. Dejando salir una respiración tartamuda, tomé otro sorbo. Había tanto que quería decir. Muchas veces desde que murió, había fantaseado acerca de verla otra vez y había creado esta lista masiva de cosas que quería decirle, empezando con un montón de disculpas por escaparme, maldecir, pelear y ser una molestia sin parar en general. Y luego le diría


338 Página

cuan maravillosa mama ella ha sido. Ahora, era gracioso y extraño. Cuando abrí mi boca la emoción obstruyo esa lista, borrándola completamente. Las palabras que dije fueron—: Te extraño tanto. —Yo también te extraño, pero estoy contigo tanto como puedo estarlo. —Ella me miró tomando el néctar curativo—. Quiero que me prometas algo. —Lo que sea —dije, y lo decía en serio. Una pequeña sonrisa apareció. —No importa que pase, y no importa que tengas que hacer, quiero que te absuelvas a ti misma de la culpa. La quede mirando. — Yo… —No, Lexie. Necesitas dejar ir la culpa, y necesitas dejar ir lo que Ares hizo. Bajando el vaso, mire lejos y sacudí un poco la cabeza. Dejar ir cuan gravemente Ares me había roto, ¿Cómo había suplicado por muerte? Imposible. — ¿Lo viste? —No. Ella puso su mano en la mía y le dio un apretón. — Pero Apolo me contó. La risa que salió de mi sonaba increíblemente amarga. — Por supuesto que lo hizo. ¿Y dónde estaba Apolo cuando mi trasero me estaba siendo entregado, a propósito? Una mirada de dolor cruzó su cara, e inmediatamente me arrepentí de decir eso. — Lo siento —susurré—. Seguramente estaba haciendo alguna cosa importante. O persiguiendo ninfas. —Está bien. — Su mano barrió a través de mi mejilla, y yo estaba sorprendida al descubrir que mi cara ya no dolía—. Apolo está muy preocupado por ti, y yo también. —Estoy bien. La mentira sonó falsa en mis propias orejas. Inclinó su cabeza hacia un lado y suspiró. — No quería esta vida para ti, quería evitarte esta oscuridad. —Lo sé — dije mirándola. Me empapé en sus facciones. Dioses, mi mama era hermosa. Era más que buen ADN de Dios. Era lo que ella era por dentro que corría a través, su bondad, amor y todo lo que aspiraba ser. En mis ojos, ella brillaba. Y su vida había terminado muy temprano. Se merecía mucho más, y yo deseaba poder dárselo. Pero no podía, así que le di la única cosa que era capaz de darle. —Te lo prometo — le dije—. Te prometo que lo dejaré ir.


Página

Fin

339

Sus labios se curvaron en las esquinas. —Quiero matar a Ares por lo que te hizo. Me atraganté en mi bebida. No creo que alguna vez haya escuchado a mi mama decir que quería matar a alguien, excepto después de que se convirtió en una Daimon. Después, ella quería matar a todos. Un tipo de dolor diferente lleno mi pecho. No queriendo pensar en ello, saque esos pensamientos fuera. Ahogando un bostezo que vino de ningún lado, terminé lo que quedaba de la dulce bebida. Mamá tomó la copa de mis manos y se paró, poniéndola nuevamente en la mesa. En el momento que se dio vuelta, yo estaba tumbándome en mi espalda. — Demonio — murmuré—. Esa cosa… Es fuerte. Apurándose hacia el costado de la cama, se sentó al lado mío. — Lo es. Desearía que tuviéramos más tiempo, bebé. —¿No podemos? — Traté de levantar mi brazo pero se sentía cementado. El pánico arañó mi pecho. No estaba lista para dejarla ir. No era justo. La necesitaba ahora más que nunca. Había algo dentro de mí que me asustaba—. Hay tantas… cosas que todavía tengo que decirte, que quiero preguntarte. Con una sonrisa que torció mi pecho, ahueco mi mejilla. —Habrá tiempo después. —Pero no estoy lista. No quiero dejarte. Por favor…—Extraño. Olvide lo que estaba diciendo. Aparentemente había bebido el néctar del Síndrome de Déficit de Atención. Mientras mis párpados se volvían muy pesados para mantenerlos abiertos, la escuché decir. — Estoy tan orgullosa de ti, Lexie. Siempre recuerda que estoy orgullosa de ti y que te amo. —Hubo una pausa y luego su dulce voz dijo, segundos antes de que cayera lejos—. No des por perdida la esperanza, bebé. El paraíso te está esperando al final.


Realizado sin fines de lucro para promover la lectura. Apoyemos a los autores y editoriales comprando el original.

Página

¡Únete!

340

Traducido, corregido y diseñado en:

5465  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you