Issuu on Google+

Universidad para la Cooperaci贸n Internacional

Curso Virtual: El Modelo Educativo de la UCI

Ensayo: Una reflexi贸n sobre La Carta a la Tierra

Estudiante: Kelyn Yolany Pinto Medina


El desarrollo científico y tecnológico que ha alcanzado la humanidad ha contribuido sin duda a nuestro bienestar en muchos ámbitos. Hemos disfrutado de los beneficios de los adelantos tecnológicos en el campo de las comunicaciones, en la salud, en la educación, alimentación, entre otras. Sin embargo, el desarrollo tecnológico ha traído consigo mismo problemas y nuevos desafíos para la humanidad. El costo que se ha pagado por el desarrollo tecnológico ha sido alto ya que tenemos que enfrentar problemas como la falta de recursos naturales, contaminación de aire, mar y tierra, tala indiscriminada de bosques, flora y fauna devastada como consecuencia de la insensatez, avaricia, egoísmo y ambición de las grandes corporaciones financieras, industriales, y políticos. Pero también hay que reconocer que la sociedad en general ha contribuido al deterioro de los ecosistemas por su mismo estilo de vida consumista. Por lo anterior se hace necesario hoy más que nunca que tengamos conciencia y actuemos de conformidad para preservar la vida en el planeta. Los pronósticos de los estudiosos no son nada alentadores ya que señalan que si no actuamos urgentemente la vida en la tierra se extinguirá completamente. De hecho, cada día que transcurre deja de existir especies de la flora y fauna, grandes extensiones de tierra se hacen improductivas y crecen los desiertos. El cambio climático está produciendo nuevas enfermedades, desastres naturales, sequías, entre otros. De manera que, en el corto y mediano plazo debemos tomar acciones para preservar la biodiversidad y belleza natural para la vida actual y de las generaciones futuras. Por eso, es necesario que a través de una educación, promovida principalmente en los centros educativos, se cultive respeto, tolerancia y solidaridad hacia las demás personas y al entorno natural para crear sociedades más democráticas y estas a su vez salvaguarden la biodiversidad. De manera que, se debe asegurar el acceso a una educación integral a todos los sectores de la sociedad que aborde la problemática ambiental y posibles soluciones. Las sociedades con una mejor educación y consciencia social se harían más participativas en la toma de decisiones preservando y sosteniendo el derecho de todos, incluyendo el de otros seres vivos y se fomentaría el desarrollo sostenible.


También, el cambio en la actitud mental y de mayor conciencia social se traduciría en un cambio en los patrones de producción y consumo que permitiría a la tierra su regeneración. De igual forma, se fomentaría la reutilización y reciclaje de materiales y se aprovecharía los desechos residuales en los sistemas ecológicos. Como se ve, son amplias y diversas las acciones que pueden contribuir a la preservación y conservación de la biodiversidad en el corto y mediano plazo. La responsabilidad es de todos los actores, incluyendo los políticos e industriales, y sus esfuerzos deben estar orientados a responder a las necesidades de la sociedad que demanda fuentes de energía limpias y renovables como la energía solar y eólica. También, se debe priorizar y adoptar el desarrollo de tecnologías ambientalmente sanas. Como se observa estamos en un momento crucial que requiere de todos nosotros una reflexión y firme resolución para alcanzar la sostenibilidad, tenemos ante sí un firme compromiso y responsabilidad para fomentar una educación integral que incluya el desarrollo de valores, respeto a la vida, tolerancia, solidaridad y amor a nuestro entorno natural que haga posible la sana convivencia y la preservación de la biodiversidad para el bien de la generación actual y futura en la tierra.


Carta a la Tierra