Issuu on Google+

EPISTEMOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN Trabajo sobre arte, ciencia y economía Presentado por: Xiomara Peláez Jaramillo Jenny Alexandra Rojas Diana Marcela Londoño

24/11/2010


ARTE, CIENCIA Y ECONOMÍA

PROFESOR: JHON JAIME DE LA ROSA

ALUMNOS:

XIOMARA PELÁEZ JARAMILLO JENNY ALEXANDRA ROJAS DIANA MARCELA LONDOÑO

EPISTEMOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN ADMINISTRACIÓN DE NEGOCIOS VII SEMESTRE

UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO


ARTE, CIENCIA Y ECONOMÍA

Siendo la economía una de las disciplinas más antiguas de la historia, ha estado expuesta a multitudinarios cambios en su estructura de acuerdo al contexto histórico e ideológico al que ha sido expuesto. Por esta razón contemplamos el surgimiento de diversas corrientes dogmáticas que intentaron darle un orden y una clasificación en el campo académico. Pero que en el transcurrir de sus días generaron grandes controversias en relación a su aplicación y ejecución. En principio, no había lugar a dudas que la economía no representaba más que una disciplina con perfil antropológico que se encargaba de recurrir a las matemáticas y a la estadística para diagnosticar el comportamiento de la sociedad en relación al intercambio de bienes y servicios, imperado por la ley de la oferta y la demanda. No obstante, y en relación con la evolución humana, la economía ingresó al campo de las ciencias sociales, convirtiéndose en el pilar fundamental de las mismas y ocupando el escalón más alto en el ranking de importancia en consideración a las relaciones humanas. Esto se comprueba en la actualidad, cuando escuchamos a la gente del común, con gran seguridad en sus palabras, decir la célebre frase “la economía es la madre de la sociedad” tal vez, confunden el extenso contenido que abarca la economía y se representan nada mas una de las teorías imperantes en los países de occidente, el capitalismo. Aunque, no sería equivocado pensar que se refieren única y exclusivamente al dinero. De igual forma y siguiendo la idea principal de nuestro ensayo, encontramos el surgimiento de la economía como ciencia y su consolidación en nuestro ambiente social. Sin embargo, de la misma manera en que hizo una transición de disciplina a ciencia, en la actualidad tiende a convertirse en un arte. Es decir, estaríamos en la etapa de transición de ciencia a un arte, entonces ya no se hablaría de la ciencia de la economía, sino del arte de la economía. Diríamos que aún no es preciso llegar a una conclusión, ya que primero debemos profundizar en el campo académico y consultar a varios autores y grandes


pensadores que han librado en primera instancia la batalla por el sí y por el no de la economía como arte o como ciencia. El objetivo principal de nuestro ensayo es responder el interrogante ¿es la economía ciencia o arte? Para dar claridad a esta problemática, primero tendremos que desentrañar punto por punto cada una de sus conceptos. Es decir, definiremos primero qué es la ciencia y qué es el arte. En segundo lugar resaltaremos aquellas diferencias y similitudes que existen entre ambos, para luego entrar a controvertir, basados en distintos pensadores, si es la economía arte o si se sigue consolidando como una ciencia. Luego podríamos defender la teoría que varios escritores y nuevos doctrinantes nos plantean, en razón de que consideran la economía como arte y como ciencia al mismo tiempo. Por este motivo, nuestra tarea será una rigurosa descodificación de conceptos para hallar finalmente el objetivo principal de nuestro ensayo, asumir nuestra posición de si es la economía ciencia o arte. Entrando ya en materia, nos introduciremos en el campo de la ciencia. En primer lugar debemos partir de la definición que La Real Academia hace de la ciencia, en donde nos dice que “es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. También es: Habilidad, maestría, conjunto de conocimientos en cualquier cosa. La ciencia del caco, del palaciego, del hombre vividor”1. De manera pues, que ya empezamos a tener ciertos elementos que componen la ciencia, en este caso hablamos de observación y razonamiento como fundamento de su concepto. Pero no podemos olvidar que todas las ciencias empíricas son sistemas de hipótesis de lo que es posible obtener una visión del mundo mediante la deducción pura. O sea, parte no solo de la observación y el razonamiento, sino que ya se amplía su concepción al método deductivo. Sin embargo no podemos olvidar que existe otro tipo de ciencia que también recurre a otro método. Es el caso de las ciencias naturales, que son

1

Luis Alejandro Rizzi. Economía: ciencia o arte, octubre de 2008.


principalmente inductivas, es decir obtienen conclusiones a partir de experimentos. Estos experimentos pueden ser controlados, realizados en un laboratorio, aislados de variables que no nos interesen o nos molesten.2 Así pues, podemos deducir que la ciencia tiene como elementos indispensables la inducción y la deducción, buscando con estos el reconocimiento de las distintas variables que se presenten en el entorno del objeto investigado y utilizando siempre las herramientas adecuadas con el fin llegar a un resultado preciso y concreto. Ahora pasamos a realizar un análisis análogo al concepto de Arte. La palabra arte proviene de un antiguo vocablo de origen pre-helénico “artao”, que viene a significar “aquello que debe ser juntado, unido” o “algo que une”. De esta manera, en sus orígenes, el Arte sería todo aquello que tiende a unir partes separadas. Principalmente, el arte une al creador con su obra, con él mismo y con todo aquel que accede a la misma. De este modo al arte podría comprenderse como un modo de comunicación que sigue unos patrones algo particulares, dependiendo del tipo de obra a la que nos refiramos. Por ejemplo: en la música, será el sonido; en la pintura, los materiales pictóricos; en la danza, el movimiento…, etc. 3 Por consiguiente, podemos decir que el arte, contrario a la ciencia, no consiste en un conjunto de reglas que sirven para hacer alguna cosa, sino en la realización de estos preceptos. Lo que nos llevaría a pensar que un artista no es el que conoce o formula reglas, sino el que las practica y obedece. Pero, ya que obtuvimos la definición de arte y ciencia, resultaría conveniente realizar una exploración por aquellas similitudes que se puedan presentar entre estos dos conceptos. Para esto abuzaremos un poco de los conocimientos del buen Lorenzo Hernández y citaremos algunas de sus hipótesis, en donde nos trata de revelar aquellas situaciones comunes entre el científico y el artista.

2 3

Claudia Ovalle. Definición de economía 2005 Arnheim, R. 1989. Nuevos ensayos sobre psicología del arte. Madrid, Alianza Editorial.


En principio nos diría el ilustre Hernández que “un científico y una artista también tienen cosas en común. La imaginación ha sido siempre signo de distinción de los buenos científicos y artistas. Un ejemplo es la Teoría de la Relatividad de Einstein. Einstein a menudo insistía en lo que él llamaba “la libre invención” de la mente. Es necesario crear conceptos, teorías y postulados desde nuestra imaginación y luego confrontar estas construcciones mentales con la experiencia. Un ejemplo más reciente es la Teoría de Cuerdas. Esta teoría sólo existe en la mente de los físicos teóricos. Aún no se ha visto ninguna de las cuerdas ni dimensiones (hasta nueve) que predicen los postulados de esta hipótesis. Pero la imaginación de los físicos tiene un límite ya que el universo físico no se puede contradecir. Los científicos pueden imaginar lo que quieran, pero para que sea ciencia tiene que cumplir las leyes de la naturaleza. Una ley que no cumpla el segundo principio de la termodinámica no será válida, a no ser, que demuestre que este principio es falso. Pero un artista también está sujeto a reglas. Está sujeto a la naturaleza humana, la psicología y comportamiento del homo sapiens. El final de una novela tiene que ser coherente con la personalidad y la historia del personaje. Si no, nos enfrentaríamos a un final no esperado y rompería los esquemas del comportamiento humano.”4 Tal vez en este ejemplo hallemos alguna semejanza en cuanto a las reglas que los artistas y los científicos deben seguir, por un lado está la coherencia de una narrativa representando al artista y por el otro encontramos las leyes naturales en representación del científico, de manera que el arte y la ciencia están sujetos a normas básicas en cada una de sus áreas. Otro caso de semejanza entre el arte y la ciencia la obtenemos del mismo Hernández, en donde afirma que “tanto el artista como el científico buscan la verdad. El primero en el mundo de la mente y el corazón y el segundo en el mundo de las fuerzas y de las masas. En el campo de la ciencia las verdades son más objetivas y concluyentes y, además, no importa la belleza de la “invención”. Pero la experiencia más extraordinaria que el científico y el artista comparten es el 4

Lorenzo Hernández , 30 may, 2007, Sección de Arte y Ciencia


momento creativo. Ambos imaginan y crean algo nuevo. Algo revolucionario y, a veces, extraordinariamente bello.”5 Estamos en total acuerdo con nuestro queridísimo Lorenzo, ya que tanto para el artista como para el científico la verdad y la creatividad son indispensables al momento de aplicar su disciplina. Otra semejanza importante que encontramos es que en todas las ciencias existe el margen de error. En todas las manifestaciones del arte existe el riesgo contemporáneo de la incomprensión siendo prueba irrefutable la nómina de artistas que murieron en la pobreza y el olvido y cuyo reconocimiento vino mucho después.6 También podemos decir que el arte y la ciencia tienen un origen común en la mente, quizá como consecuencia de nuestra capacidad de encontrar patrones en la naturaleza. Además que al construir teorías los científicos aplican criterios estéticos que tienen equivalentes en el arte.7 Por otro lado la ciencia procede de la habilidad de nuestra especie para extraer estructura de la experiencia, el arte podría provenir del gusto de formar estructuras. El placer por la estructura podría ser el origen común del arte y la ciencia. 8 Finalmente traeríamos a colación al gran Arthur koestler que en pocas palabras nos dice la esencia misma del descubrimiento científico, la invención tecnológica y el hallazgo musical, plástico o literario. Koestler detalla el papel de la cognición, la intuición, la atención y la emoción en el proceso creativo que se funden en el ¡eureka!, el instante inefable del hallazgo.9 Hasta ahora ya tenemos muy claro todas las similitudes que la ciencia y el arte puedan tener. Pero resulta conveniente saber cuáles son aquellas diferencias que creemos fácilmente percibir, pero que, al momento de enumerarlas, nos vemos en algunas dificultades. Por esto, nuevamente mencionamos al ilustre Lorenzo Hernández, esta vez citando al gran poeta alemán Rainer Maria Rilke y brindando la primera diferencia entre la ciencia y el arte. Comenta que “el científico no pierde 5

Ibíd., Luis Alejandro Rizzi. Economía: ciencia o arte, octubre de 2008. 7 Sergio de Régules y Julia Tagüeña. arte y ciencia en Universum: dos caras de una moneda 8 Ibíd.. 9 Koestler, A. (1964/1975), The Act of Creation, Dell Publishing Co., Nueva York. 6


el tiempo en hacerse preguntas que no tienen soluciones claras y precisas (las preguntas científicas sin respuesta entran dentro de la filosofía: ¿quiénes somos? ¿De dónde venimos?…). En cambio, los artistas no se preocupan por las respuestas ya que las respuestas tajantes no existen. De hecho, para muchos artistas, la pregunta es mucho más importante que la respuesta. Como diría el poeta alemán Rainer Maria Rilke “Deberíamos amar las cuestiones en sí mismas, como habitaciones cerradas y los libros escritos en idiomas desconocidos”.”10 Otra diferencia que encontramos entre estas dos especialidades es que la ciencia es una forma de explorar incógnitas mediante un método sistemático que pone a prueba hipótesis para verificarlas o refutarlas. Un acto fundamental del método científico es la observación, la piedra de toque de la ciencia empírica. La observación debe ser precisa, informada, dirigida, sagaz. ¿Qué sucede con el arte? ¿No es acaso el arte una forma de explorar lo incógnito? ¿No tiene también el artista una preocupación como motivación fundamental? Y antes de ejecutar la obra, ¿no es cierto que el científico y el artista deben realizar una observación acuciosa del objeto de su preocupación? Y más aún, una vez realizada la observación, ¿no se plasman las representaciones de esa observación en una obra que se ofrece al mundo? Estas similitudes son ciertamente sustanciales, pero se detectan diferencias en el método. Por ejemplo, el científico emplea técnicas muy elaboradas para realizar sus observaciones. Necesita instrumentos cada vez más complejos y precisos. Una vez obtenidos los datos, es decir, los tangibles de sus observaciones armadas, el científico realiza la última etapa del método: la escritura del artículo científico, que es la obra propiamente dicha, aunque ésta resulta menos atractiva que el procedimiento, al menos para el propio investigador. Sin embargo es en las operaciones mentales donde hallamos una diferencia más ostensible entre la ciencia y el arte. Se dice que arte es representación. No necesariamente imitación de lo sensible, sino representación de lo esencial. El objeto artístico es la expresión de esa representación. Pero la ciencia no es otra cosa que una representación del mundo y la producción de objetos —modelos, teorías, artefactos— a partir de ella. En todo caso, la 10

Lorenzo Hernández , 30 may, 2007, Sección de Arte y Ciencia


representación y el modelo son comunes a ambas facetas de la cultura. Debe haber diferencias entonces entre los objetivos: el propósito de la ciencia es producir conocimiento certero y general sobre aspectos restringidos del mundo; el del arte es producir una emoción estética. 11 Si bien es indudable que hay elementos intelectuales en el arte y emocionales en la ciencia, lo cierto es que en la práctica, en la acción y la obra, esta distinción se pone de manifiesto por el hecho de que la ciencia pretende un conocimiento impersonal y universal expresable finalmente en el lenguaje más abstracto, el de la matemática. Con ello deliberadamente deja de lado los aspectos más subjetivos, particulares y específicos, que son, precisamente, el área del arte.

12

Finalmente, en la ciencia las escuelas y las tendencias se distinguen clásicamente por sus conceptos y por sus paradigmas. El estilo es un factor netamente cualitativo, en tanto que la ciencia favorece la cuantificación. Así, la diferencia fundamental entre ciencia y arte es probablemente la cualidad. No la calidad, que es el factor común para juzgar la excelencia en ambos casos, sino la cualidad, asunto misterioso y delicado cuyo estudio puede llegar a constituir un puente entre ellos. 13 Haciendo una pequeña pausa y tratando de encontrar el hilo de nuestro ensayo, retroalimentamos brevemente nuestro trabaja hasta aquí. Es evidente que hemos dejado claro los conceptos de ciencia y arte, también dimos un vistazo profundo de las similitudes y diferencias entre estos dos preceptos. Pero hace falta algo, hace falta la esencia de nuestro objetivo, hace falta responder el interrogante que inicialmente nos planteamos. ¿Es la economía Ciencia o Arte? Tal vez sea en este instante en donde tratemos de darle respuesta a nuestro cuestionamiento, debido a que el análisis hecho nos da claros conocimientos sobre estas dos materias. Sin embargo, resulta importante informarnos sobre las definiciones de Economía que han propuesto diversos autores. Así pues, tomaremos la definición de la Economía como ciencia y también como Arte. 11

Ibíd. Ibíd. 13 Ibíd. 12


En términos tradicionales se dice que la ciencia económica es la ciencia que estudia el comportamiento humano como una relación entre fines y medios escasos que poseen unos usos alternativos. También se dice que La economía es la ciencia que estudia el arte de administrar los recursos escasos con el fin de producir aquellos bienes o servicios imprescindibles para la satisfacción de las necesidades individuales y colectivas de la sociedad.14 Estas definiciones tal vez no tengan una profundidad explicativa como quisiéramos, así que traemos las palabras de Bianor Carcía Rojas, en donde nos expondrá claramente por qué la economía es una ciencia. Nos dice entonces que “cada ciencia busca describir la realidad simplificándola. La economía no es una excepción. Cuando simplificamos algo nos fijamos en sus cualidades o características esenciales. Por ejemplo, supongamos que deseamos estudiar los factores económicos que afectan a los hábitos de gasto de los trabajadores de –una fábrica de calzado. No nos limitaríamos meramente a hacer una lista de todos los trabajadores con sus gastos, sin hacer nada más, porque esto no sería más que una descripción detallada. Por el contrario, intentaríamos destacar las principales características comunes a todos y obtener, en conclusión, un gráfico económico del cuerpo laboral como tal. Probablemente este gráfico no sería una representación perfecta de un trabajador particular; pero si sería representativo del conjunto. Entonces podríamos formular algunas generalizaciones en forma de principios o leyes que nos ayudarían a explicar, o quizás incluso predecir, el hábito de gasto de los trabajadores en dicha empresa. Este método se denomina inducción: un proceso de razonamiento que va de las observaciones particulares a las conclusiones generales. El resultado es una visión simplificada de la realidad y puede denominarse teoría. Una teoría se puede expresar de varias maneras: en palabras, gráficos, diagramas, ecuaciones matemáticas o combinaciones de estos métodos. Muy a menudo nos referimos a una teoría con la expresión "modelo”. Cualquiera que sea su nombre, todos los principios económicos, leyes, teorías y modelos, tienen 14

Claudia Ovalle. Definición de economía. 2005


mucho en común: son generalizaciones o idealizaciones del comportamiento económico y se derivan por un proceso de abstracción de la realidad. Se pueden emplear buenas representaciones de los fenómenos del La Economía Ciencia Social y Empresarial mundo real para explicar los sucesos o, quizás, incluso para hacer predicciones. Este es un método conocido con el nombre de "deducción": un proceso de razonamiento que va de los supuestos o afirmaciones generales a las conclusiones particulares. Por supuesto, un científico debe, entonces, comprobar sus conclusiones volviendo a los hechos originales y viendo si existe una correspondencia entre sucesos y predicciones. Este ciclo completo de inducción, deducción y verificación constituye el marco del método científico. El proceso es característico de un sano razonamiento en todos los campos del conocimiento humano.”15 Por esta razón podríamos afirmar que la economía sigue los métodos lógicos de razonamiento que se emplean en todas las ciencias "empíricas", es decir, aquellos basados en la experimentación y debido a que los problemas económicos no se pueden estudiar en un laboratorio, el método utilizado en la economía, como en la mayoría de las ciencias sociales, es principalmente deductivo, lo que significa que la economía es una ciencia social, o sea, es consecuencia de observar el comportamiento humano. Utiliza el método científico experimental, inductivo y deductivo:

Observación,

medición,

descripción,

formulación

de

hipótesis,

construcción de modelos y de una teoría consistente.16 En otro contexto nos dice Mill que “la economía consiste en tomar en consideración sólo algunos de los múltiples factores causales que operan en un determinado fenómeno: por ello, la Economía es una ciencia "inexacta". En contraposición, pone como ejemplo de ciencia exacta a la astronomía porque las leyes que gobiernan sus fenómenos -argumenta- han sido establecidas teniendo en cuenta el total de las causas que influyen en cada fenómeno. Las premisas de todo modelo económico son siempre "inexactas" dado que hacen abstracción de 15 16

Bianor Carcía Rojas. La economía ciencia social y empresarial. 2001 Claudia Ovalle. Definición de economía 2005


numerosos factores causales que operan a la par de los que son tenidos en cuenta.”17 Entendemos pues, que Mill nos intenta decir, que resulta ser una ciencia inexacta la economía, puesto que se refiere a una ciencia social, basada en el comportamiento de la sociedad y de la naturaleza, y se ha demostrado, gracias a las reglas de la experiencia, que éstas son imprescindibles. Hasta ahora podemos identificar que la economía, al parecer, si es una ciencia. Para demostrar esto citamos autores de gran categoría y renombre. Pero ¿Por qué no mirar la otra cara de la moneda? Resultaría interesante revisar algunos de los argumentos en los que se basan ciertos autores para catalogar a la economía como un Arte y no como una ciencia. Por consiguiente y basados en algunos doctrinantes, daremos algunas consideraciones sobre el Arte de la economía. Leon Walras en sus "Elementos de Economía política pura". Distingue entre los fenómenos naturales y los fenómenos humanos. Nos dice que “el origen de los primeros se encuentra en el juego de las fuerzas de la naturaleza que son ciegas e ineluctables. Junto a esas fuerzas existe en el universo una fuerza autoconsciente e independiente: la voluntad humana. La voluntad humana normalmente es consciente de sus actos y puede actuar de muchas formas. "El hecho de que la voluntad humana sea cognitiva y libre divide a todos los seres del universo en dos grandes clases: las personas y las cosas. Todo ser que no se conoce y no es dueño de sí mismo es una cosa. Todo ser que se conoce y es dueño de sí mismo; es una persona." La Economía y la actividad económica en general trata de poner las cosas al servicio de las personas y esa actividad está más cerca del arte que de la ciencia.”18

Puede que Walras sea un poco

antropocéntrico y quiera que miremos a la innovación como un arte, y evidentemente lo es como anteriormente hicimos la reflexión, pero la ciencia también requiere de innovación, mucha imaginación y creatividad. Así que tanto el arte como la ciencia pueden provenir de la mente humana.

17 18

Víctor A. Beker. Una discusión de cuestiones metodológicas Leon Walras. Elementos de Economía política pura.


En cambio, si recordamos la definición que nos brindó la Real Academia sobre ciencia y arte, podemos discernir que la economía se acerca más a un arte que a la misma ciencia. Debido a que en la economía la actividad subjetiva y personal impera como una virtud. Además la cualidad de la Economía es que sus propuestas y resultados deben ser armoniosos, otra cualidad propia del arte.19 Creemos pues, que ya observamos claramente las diferentes posiciones que se pueden dar al respecto, con relación a si la economía es o no ciencia. De manera que daremos en definitiva la respuesta que pensamos sobre este tema. Por esta razón queremos hacer referencia a la gran teoría universal del equilibrio, aunque académicamente podríamos decir que es la teoría que plantea Aristóteles en su ética para Nicómaco. Decimos que nos basamos esta teoría puesto que, con todo el análisis que hemos hecho, resulta evidente que la economía tiene un poco de ciencia y de Arte. Además, es totalmente ilógico pretender que la economía sea una y no la otra, aun sabiendo que, como expusimos anteriormente, la ciencia y el arte tienen íntima relación. Y evidentemente la economía expresa todas estas relaciones. Además de esto la ciencia se refiere al conocimiento; el arte a la ejecución y a la vida. Ambos tienen, pues, el mismo asunto y comprenden todo el fenómeno económico, aunque en relación distinta. La economía abarca los principios, las reglas y los hechos todos de esta esfera, en cuanto son investigados rectamente y expuestos con sistema; y en el arte económico entran también como objeto esos mismos principios, reglas y hechos, en cuanto son realizados y cumplidos. Así también, podemos decir que la ciencia estudia los objetos dividiéndolos en sus partes constitutivas, orientando su actividad a la búsqueda de una explicación racional que describa a dichos objetos lo más fielmente posible. Es por ello que la ciencia

es

muy

propensa

a

incubar

métodos

reduccionistas

y

monoparadigmáticos. Al rescate de las propiedades integrales de los objetos inaccesibles para la ciencia viene el Arte, que percibe a los objetos en su

19

Luis Alejandro Rizzi. Economía: ciencia o arte, 2008.


integridad holística, sin dividir en partes: La estética, la armonía, la belleza, etc. Son cualidades muy propias de la percepción artística. Incluso podemos afirmar que la Economía, debe considerarse como ciencia en su metodología y como arte en su aplicación. Ciencia, como reflexión epistemológica (Locke y Kant) teoría del conocimiento científico. Arte, en cuanto a su habilidad para la ejecución de una tarea, de una obra, de un proyecto, o de un procedimiento. Puesto que la economía trata de las actividades de la sociedad, una ciencia social íntimamente relacionada con otras ciencias sociales o ciencias del comportamiento, como la historia, la ciencia política, la psicología y la sociología.20 Como lo dice Luis Alejandro Rizzi con sus propias palabras “Personalmente no dudo que debemos admitir que la “economía” es una ciencia, pero debemos agregar que también es un “arte” ya que al economista no le basta o

le es

suficiente con saber sino que además debe tener esa habilidad, disposición y virtud para proponer a la sociedad hacer cosas y hacerlas bien. Alguna vez escribí que la economía debe ser estética y armoniosa. La estética y la armonía de las ideas tiene que ver con la convicción que genera en la gente la necesidad de adoptar una o más conductas para obtener un buen resultado.”21 De esta manera queda claro la poción que tomamos con respecto a la economía. Partiendo no solo de nuestro intelecto y de nuestra percepción, sino también de varios autores que desarrollan el tema de manera muy completa y dejan flotando en el ambiente un aire de polémica y discusión. En conclusión pensamos que la economía, ni mirándola desde el punto de vista de la ciencia ni desde el Arte, nos dará jamás un resultado exacto, debido a que resulta imposible diagnosticar el comportamiento de la naturaleza y el ser humano, y aún más en una sociedad activa y cambiante. También podemos decir que hay una profunda interrelación entre el arte y la ciencia, cosa que parece contradictoria en el sentido que son disciplinas

20 21

Bianor Carcía Rojas. La economía ciencia social y empresarial. 2001 Luis Alejandro Rizzi. Economía ciencia o arte. 2008.


totalmente polarizadas y fuera de rango una de la otra. Aunque ahora se está demostrando que una puede tener influencia en la otra e incluso recíprocamente. resulta curioso reconocer que cuando una teoría científica ha llegado a su objetivo, se hace necesario crear un artículo que la explique y es allí cuando el arte tiene obligatoriamente que influenciar al científico, puesto que es su deber crear una obra literaria que es, en definitiva, una de las formas más frecuentes en que se materializa el arte.


BIBLIOGRAFÍA

Koestler, A. (1964/1975), The Act of Creation, Dell Publishing Co., Nueva York. Luis Alejandro Rizzi. Economía: ciencia o arte, octubre de 2008. José Juan Franch. El arte de la economía García Rojas, Bianor .Análisis Financieros, Bases y Técnicas Esenciales. Cartagena. Tecnigraf Ltda. Ira Ed. 2001. David Anisi. economía: la pretensión de una ciencia. Universidad de Salamanca 2006 Claudia Ovalle. Definición de economía 2005 Efraín Gonzales de Olarte. la predicción económica una ciencia o un arte Huxley, A. (1964/1979), Literatura y ciencia, Sudamericana, Buenos Aires. Diana Marcela Gueto Paternina. La economía y su relación con otras ciencias. http://www.oei.es/pensariberoamerica/ric01a04.htm. Víctor A. Beker. Una discusión de cuestiones metodológicas McCloskey, D. N.(1991). "Economic science: a search through the hyperspace of assumptions?, Methodus 3(1), 6-16. Hausman, D.M.(1992). The inexact and separate science of economics. Cambridge University Press, Cambridge. Mill, J.S. (1843). A System of Logic. Longman, Green & Co., Londres (1949). Bohm, D., On Creativity, Lee Nichol (Editor), 1998. Sergio de Régules y Julia Tagüeña. arte y ciencia en Universum: dos caras de una moneda


ENSAYO FINAL