Issuu on Google+

Nuestra Gente

OCT. - DIC. 2016

promoción de Líderes de Pueblo Libre; la beca de estudios para seguir la carrera profesional en el Instituto Técnico de la Confederación Latinoamericana de YMCAs; mi trabajo como Director de Menores en Pueblo Libre, donde se forjaron niños que luego fueron profesionales de la YMCA (cuatro de ellos llegando a ocupar el alto cargo de Secretario General); mi elección como Secretario General a los 31 años de edad, mi elección como Secretario General de la Confederación Latinoamericana de YMCAs, los sueños que compartimos al inicio del 2010 y que a pesar de la crisis del 2009, hoy son realizaciones. Pero creo que los recuerdos más hermosos están referidos al servicio, cómo no recordar a todos los niños y jóvenes que ayudamos en YMCA y que hoy son excelentes profesionales, buenos padres y mejores ciudadanos. Estos pocos pertenecen a miles de recuerdos que han ido dando sentido a nuestra tarea y dar cumplimiento a nuestra misión. ¿Por qué consideras que tu vinculación a YMCA se ha mantenido todo este tiempo? Solo el Señor determina eso. Pero creo que fue el camino en el cual pude realizarme como persona y como profesional. Durante mi vida de trabajo incursioné en otros campos, pero solo en YMCA encontré la forma de servir y el sentido de mi vida. Coméntanos ¿cuál ha sido tu experiencia con relación a los lazos de amistad que encontraste en YMCA o por medio de ella? Uno de los valores de la YMCA es la amistad. Hoy puedo asegurar que tengo tantos amigos que me costaría mencionar a todos, aunque llevo a todos en mi corazón. De esa cantidad de amigos, la gran mayoría son de YMCA, no solo de nuestro país sino del movimiento mundial. La relación fraterna con todos me enriquece y doy gracias a Dios de gozar de la amistad sincera de muchos. ¿En qué debería nuestra YMCA poner énfasis para seguir cumpliendo con la Misión? Continuar con sus programas de misión y formación, así como fortalecer el trabajo de los colaboradores, para que cada uno sea un promotor de la misión del movimiento. La misión YMCA debe expresarse en todos sus programas y servicios, no es tarea de algunos, es tarea de todos y si no asumimos ese reto, estamos incumpliendo los principios del movimiento. Ese debe ser un norte y estoy seguro que esa meta está cercana. ¿Qué pensamiento compartirías con los trabajadores y los voluntarios de YMCA de cara al Centenario? El Centenario debe significar para nosotros un doble compromiso: reconocer la rica historia de los 100 años de vida, con los aportes hechos, los líderes que dieron su apoyo y esfuerzo, los voluntarios que animaron esta historia y los profesionales que condujeron las acciones. Esa es una responsabilidad que tenemos que asumir en estricta justicia con miles de personas que dieron lo mejor de sí para nuestra Asociación. Debe ser fundamentalmente compromiso, con nuestro país, con los jóvenes y las comunidades a las cuales servimos. Es nuestra responsabilidad llevar nuestros programas y servicios a las comunidades de nuestro país, profundizar nuestra acción, comprometernos con los valores de YMCA e influir en la sociedad para lograr el gran cambio que nuestro país requiere. www.ymcaperu.org

19


YMCA News N° 63