Issuu on Google+


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Pรกgina 2


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Pรกgina 3

Reflexiones para consolidar la independencia

Del bicentenario hacia un horizonte con esperanza


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 4

Bicentenario 1816-2016 Reflexiones para consolidar la independencia © 2016, Publicación de la Asociación Cristiana de Jóvenes/ YMCA de la República Argentina

Hecho el depósito que marca la Ley 11.723 ISBN 978-987-27925Coordinación: Norberto Rodríguez, secretario general de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA Corrección: Sergio Bacigalupo Diseño de tapa e interior: Mario a. de Mendoza F. mariodm22@gmail.com Impreso en la Argentina en los talleres de Duotono, Temperley, provincia de Buenos Aires, junio de 2016

El costo de esta publicación fue cubierto por una donación espontánea en memoria de dos inmigrantes españoles, recordándolos por su cariño y compromiso con la institución. Junto a muchos otros se esforzaron por hacer de la Argentina una tierra de esperanza. La Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA fue para ellos un espacio de cálida acogida. Bicentenario 18162016 : reflexiones para consolidar la independencia / Mauricio Macri ... [et al.] ; compilado por Norberto Rodríguez. 1a ed ilustrada. Buenos Aires : Asociación Cristiana de Jóvenes YMCA, 2016. 128 p. ; 22 x 16 cm. ISBN 9789872792572 1. Interés Colectivo. 2. Bicentenario Argentino. I. Macri, Mauricio II. Rodríguez, Norberto, comp. CDD 982


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 5

Índice

¿Qué es la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA? Un marco de valores La utopía de la esperanza

13 17 19

Reflexiones para consolidar la independencia Presidencia de la nación Macri, Mauricio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 Congreso nacional Carrizo, Carla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Heller, Carlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Michetti, Gabriela. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 Morandini, Norma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 Pinedo, Federico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Stolbizer, Margarita. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Urtubey, Rodolfo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Gobernadores Bordet, Gustavo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Lifschitz, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Rodríguez Larreta, Horacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Urtubey, Juan Manuel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Vidal, María Eugenia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Legisladores, intendentes, ministros y funcionarios nacionales y provinciales Abboud, Omar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Álvarez Tronge, Manuel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 Arroyo, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Avruj, Claudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Buján, Javier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Bullrich, Luis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 Calvo, Cristina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 5


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 6

Cormillot, Alberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dada, Federico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . De Andreis, Fernando. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . De Estrada, Santiago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ducoté, Nicolás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fein, Mónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fernández, Marcos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Finocchiaro, Alejandro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Frigerio, Rodolfo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Giano, Angel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Herrero, Alvaro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Laspina, Luciano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lombardi, Hernán. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Macri, Jorge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Moscariello, Oscar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Palacio, Roberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Peña, Marcos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pompeo, Fulvio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pugliese, Federico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Santilli, Diego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Stanley, Carolina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Straface, Fernando. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sujarchuk, Ariel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tagliaferri, Guadalupe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Todesca, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vanossi, Jorge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Zabalza, Juan C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Órbita de la educación Balian, Beatriz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Barbieri, Alberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Corbacho, Alejandro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Dealecsandris, Ricardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Decibe, Susana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Delich, Andrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Devincenzi, Rodolfo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Guadagni, Alieto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jaim Etcheverry, Guillermo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6

39 41 42 43 46 47 47 50 52 55 59 63 63 65 69 75 75 79 79 84 88 89 90 90 91 94 97 27 27 39 42 43 44 45 58 60


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 7

Kliksberg, Bernardo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Kosacoff, Bernardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mealla, Eloy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Narodowsky, Mariano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nosiglia, Catalina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Oliveto, Guillermo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pinedo, Nora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Roces, José L. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Salvia, Agustín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sileoni, Alberto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tedesco, Juan C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tiramonti, Guillermina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Torres, Rubén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Universidad Maimónides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Esfera de la política Altamira, Jorge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Conte Grand, Gerardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Custer, Carlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Espeche Gil, Vicente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Filmus, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Marangoni, Gustavo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Morales Gorleri, Victoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Niez, Roberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Oyhanarte, Marta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pierini, Alicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pignanelli, Aldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Remes Lenicov, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Scioli, José . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Eje gremial Schmid, Juan Carlos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ámbito de la justicia Dalla Vía, Alberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gil Lavedra, Ricardo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pérez Cortés, Osvaldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ragazzi, Guillermo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sabsay, Daniel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Villalpando, Waldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

61 62 67 70 70 72 77 81 84 86 91 91 92 65 24 36 40 47 50 66 69 70 73 76 76 80 85 86 41 56 75 80 82 96 7


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 8

Espacio de la cultura Andrenacci, Néstor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Biquard, Carolina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Chiaramonte, José C. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Da Veiga, Otilia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Galiana, Federico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mora y Araujo, Manuel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nun, José. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Romero, Luis A. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rudy, Marcelo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sáenz Quesada, María . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sarlo, Beatriz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sendra, Fernando . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Soria, Gabriel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vaccaro, Alejandro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cultos y organizaciones afines Alvarez, José . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Arancedo, José María . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bakir, Anibal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Casaretto, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Collazuol, Luis. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Corso, Rafael. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cristiani, Horacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . De Nully Brown, Frank. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Del Re, Rubén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Di Paola, Pepe. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fernández, Víctor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fraga, Santiago. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gallo, Marco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . García Cuerva, Jorge. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Giannetti, Fernando . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Goldman, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Inzaurraga, Emilio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lozano, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Mackey, Tomás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Martini, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Míguez, Néstor. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8

25 29 41 42 53 68 71 82 82 83 84 86 88 93 24 22 27 33 36 37 40 44 44 46 48 52 53 54 55 56 60 64 64 66 68


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 9

Noufouri, Sumer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Padilla, Gloria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pagura, Federico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poli, Mario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Salaberry, Hugo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Skorka, Abraham. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Zecca, Alfredo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sector empresarial Capurro, Doris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cesario, Claudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Costa, Luis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ferreres, Orlando . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gorleri, Constanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Grobocopatel, Gustavo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vázquez, Rubén . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Verdomar Weiss, Gonzalo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Periodismo Anguita, Eduardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bacher, Silvia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Besanson, Carlos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Blanck, Julio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bosoer, Fabián . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Brieger, Pedro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Castro, Nelson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Comesaña, Javier . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Embón, Horacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fernández Díaz, Jorge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Figueroa, Marcelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Flores, Fernando . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gabetta, Carlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gorini, Ulises. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Guazzardi, Ricardo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . López, José Ignacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pagni, Carlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poirier, José María . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rodrigues, Paulino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sacco, Enrique . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

71 73 74 78 83 87 98 32 35 38 49 57 57 95 95 25 26 29 29 30 31 34 38 46 48 49 50 53 56 59 64 74 78 81 83 9


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 10

Sclauzero, Néstor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Uranga, Washington . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Varela, Santiago. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vilar, Norberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Vinker, Luis. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Yanco, Guillermo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Organizaciones de la sociedad civil Albino, Abel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Beati, Raúl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bertazza, Humberto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Boron, Atilio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Carlotto, Estela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cavanagh, Agustina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Chebel, Emilio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cibotti, Ema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cohen Saban, Ariel. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Correa, Guillermo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Florio, Eduardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Form, Edgardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Frieder, Kurt . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gambina, Julio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Grinstein, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Groisman, Enrique . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Guarco, Ariel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Junio, Juan Carlos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Kodama, María. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Maione, Horacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . March, Carlos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Masci, Hugo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Olivera, Milagros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pomerantz, Daniel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Rabinovich, Gerardo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Simoes, Juan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sozio, Torcuato. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Juventud Alman Bornes, Luis M. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cacace, Maximiliano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

85 92 94 96 97 97 23 28 28 30 33 34 38 35 35 37 51 51 52 54 57 58 58 61 62 65 66 67 72 78 80 87 88 23 32


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 11

Dini, Paula. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fiezzoni, Karina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Jauregui, Jimena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Obrador, Rocío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sulpizio, Eugenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tomeo, Mariano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

45 49 61 72 90 92

Directorio / Staff . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

99

11


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 PĂĄgina 12

Monumento a los heroes de la independencia, Humahuaca, obra realizada por Ernesto Soto AvendaĂąo


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 13

La Asociación ¿Qué es la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA?

Es una institución de la sociedad civil creada en Londres en 1844. Tiene 58 millones de miembros en 120 países. La sigla YMCA simplifica la Young Men’s Christian Association. Se estableció en nuestro país en 1902 donde agrupa más de 21.000 personas entre líderes, voluntarios, asociados, estudiantes, participantes de actividades y equipo profesional. Es una entidad laica, abierta, plural y plenamente autónoma. Su identidad cristiana la impulsa a promover el ecumenismo y el diálogo interreligioso. No forma parte orgánica de ninguna estructura religiosa. No depende política ni económicamente del Estado ni de organizaciones, empresas o particulares y fomenta el espíritu crítico. Su Misión global es favorecer el desarrollo de sociedades sostenidas en los valores de la solidaridad, el amor, la justicia y la paz. Esto la impulsa a sostener un rol activo en su calidad de actora social, a tratar de incidir en las políticas públicas y a llevar adelante su trabajo cotidiano de modo que sea testimonio de sus ideales. En contexto de uno de sus carismas más importantes: la formación de líderes, es una preocupación central contribuir a la construcción de ciudadanía (ciudadanos autónomos, independientes, comprometidos con la realidad y con pensamiento crítico). Articula con gran cantidad de organismos públicos y privados. Organiza cada año el importante Congreso Nacional sobre Valores, Pensamiento Crítico y Tejido Social orientado a la reflexión y propuestas sobre temas centrales que consoliden el proceso democrático. ¿Qué hace la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA? • Programas y proyectos: La Asociación organiza su trabajo mediante programas y proyectos destinados a satisfacer las necesidades y expectativas de sus miembros y participantes. Utiliza distintas herramientas de acuerdo a las 13


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 14

características de los mismos y sus contextos. Las principales en este momento son: actividad física, educación formal, no formal, cultura y turismo. • Salud y Actividad física: Se utiliza como soporte de los programas dirigidos a mejorar la salud y la calidad de vida de los participantes. Se destacan entre otras: cardiovascular (caminata, cinta, bicicleta, elíptica, etc.); flexibilidad, relax y músculo articular (streching, yoga, natación, etc.); tonicidad muscular, fuerza y resistencia (gimnasio de musculación); fortalecimiento abdominal y cuidado de la columna (espalda saludable, gimnasia localizada, ritmos, etc.); deportes (básquetbol, vóleibol, fútbol, tenis, etc.) Para la institución, el deporte, además de ser un medio para el cuidado de la salud, es una herramienta educativa formidable. Tan es así, que ha creado a nivel mundial e introducido al país, dos deportes muy populares como el básquetbol y el vóleibol además del fútbol de salón, hoy conocido como futsal. Cuenta con equipamiento de última generación y espacios adecuados para desarrollar estas actividades (natatorios, gimnasios, canchas, etc.) A los efectos de facilitar la adherencia al programa, la institución brinda, entre otros, diversos servicios complementarios: YMCA Ludoteca, YMCA Quality-Golf; YMCA Medical SPA; YMCA Buceo, restaurante; alquiler de lockers, lavado de ropa, estacionamiento de autos y bicicletas, peluquería, merchandising y ropa deportiva. • Educación formal: Cuenta en el país con nueve establecimientos educativos propios (un jardín de infantes, dos primarios, dos secundarios, dos centros de formación profesional y un terciario, en Avellaneda, Escobar, La Matanza, Concordia –Entre Ríos– y Capital Federal) con más de 2500 alumnos. El instituto terciario YMCA es el establecimiento educativo para la formación de guardavidas más antiguo del país. En 2015 fue aprobado el Instituto Universitario YMCA, siendo una de las muy pocas instituciones del país con esta distinción. Forma parte de la coalición de universidades YMCA, junto a Estados Unidos, Canadá, México, Alemania, India, Inglaterra, Brasil y Uruguay. • Educación no formal: En el marco de la promoción de valores, el trabajo con niños, adolescentes y jóvenes impulsa el desarrollo de una vida activa, saludable y solidaria. Uno de los carismas más reconocidos de la institución es la formación de líderes desde los once años. 14


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 15

• Cultura: El programa cultural institucional es amplísimo y se desarrolla en sus dos sedes metropolitanas, en el Salón Dorado de la Casa de la Cultura del GCBA y en el Café Tortoni. También en la Asociación Cristiana de Jóvenes de Rosario y en la sede Entre Ríos. La entrada es libre y gratuita. Opera, tango, jazz, humor, lunfardo, poesía, literatura, presentación de libros, entre otras actividades, componen el variado menú. • Turismo: Posee tres centros turísticos propios en Sierra de la Ventana, Monte Hermoso y Escobar. Ofrece, a través de YMCA Turismo todas las opciones turísticas a nivel nacional e internacional, entre ellas turismo estudiantil y educativo. • Algunos números 172 120 58 3 114 21.000 9

años en el mundo países millones de miembros deportes creados y difundidos por el mundo años en la Argentina personas alcanzadas en la Argentina Establecimientos educativos propios (1 jardín de infantes, 2 colegios primarios con educación inicial incorporada, 2 colegios secundarios, 2 centros de formación en oficios, 1 instituto terciario y 1 instituto universitario) 3 Centros turísticos propios 2 Centros deportivos recreativos propios orientados al cuidado de la salud

15


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Pรกgina 16

Reproducciรณn del acta de la independencia


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 17

Un marco de valores

Qué mejor que comenzar exponiendo algunos conceptos y convicciones de don Manuel Belgrano y don José de San Martín. Constituyen un marco referencial al celebrar nuestro Bicentenario. Manuel Belgrano “La naturaleza nos anuncia una mujer: muy pronto va a ser madre, y presentarnos conciudadanos en quienes deben inspirar las primeras ideas, ¿y qué ha de enseñarles, si a ella nada la han enseñado? ¿Cómo ha de desarrollar virtudes morales y sociales, las cuales son las costumbres que están situadas en el fondo de los corazones de sus hijos? ¿Quién ha dicho que esas virtudes son la justicia, la verdad, la buena fe, la decencia, la beneficencia, el espíritu, y que estas cualidades son tan necesarias al hombre como de la razón de su proceder? Ruboricémonos, pero digámoslo: nadie…” “Mucho me falta para ser un verdadero padre de la patria, me contentaría con ser un buen hijo de ella”. “Nada hay más despreciable para el hombre de bien, para el verdadero patriota que goza de la confianza de sus conciudadanos, que las riquezas. Estas son el escollo a la virtud, y adjudicadas en premio no sólo son capaces de excitar la avaricia de los demás, sino que parecen dirigidas a lisonjear una pasión abominable en el agraciado”. “Si es cierto, como lo aseguran todos los economistas, que la repartición de las riquezas hace la riqueza real y verdadera de un país, de un Estado entero, elevándolo al mayor grado de felicidad, mal podrá haberla en nuestras provincias, cuando existiendo el contrabando y con él el infernal monopolio, se reducirán las riquezas a unas cuantas manos que arrancan el jugo de la patria y la reducen a la miseria”. 17


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 18

“Todas las naciones cultas se esmeran en que sus materias primas no salgan de sus Estados a manufacturarse, y todo su empeño es conseguir, no sólo darles nueva forma, sino aún atraer las del extranjero para ejecutar lo mismo, y después vendérselas…”. José de San Martín “¡Provincias del Rio de la Plata! El día más célebre de vuestra revolución está próximo a amanecer. Voy a dar la última respuesta a mis calumniadores: yo no puedo menos que comprometer mi existencia y mi honor por la causa de mi país; y sea cual fuere mi suerte en la campaña del Perú, probaré que desde que volví a mi patria, su independencia ha sido el único pensamiento que me ha ocupado y que no he tenido más ambición que la de merecer el odio de los ingratos y el aprecio de los hombres virtuosos.” “Mi mejor amigo es quien enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos”. “Mis necesidades están suficientemente atendidas con la mitad del sueldo que gozo”. “No esperemos recompensas de nuestras fatigas y desvelos”. “Sacrificaría mi existencia antes de echar una mancha sobre mi vida pública que se pudiera interpretar por ambición”. “No se debe hacer promesa que no se pueda o no se deba cumplir”. “Divididos seremos esclavos, unidos estoy seguro que los batiremos: hagamos un esfuerzo de patriotismo, depongamos resentimientos particulares y concluyamos nuestra obra con honor”. “No es en los hombres donde debe esperarse el término de los males; el mal está en las instituciones y sólo en la instituciones”. “La moderación y la buena fe, tales los fundamentos sobre los que apoyo mis esperanzas de ver estrechados los vínculos sagrados que nos unen, y de no aventurar un solo paso que pueda romperlos o debilitarlos”.

18


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 19

La utopía de la esperanza

El Bicentenario de la Patria puede constituir la piedra angular para edificar un destino con perspectivas de esperanza. La independencia ha constituido una gesta ciclópea para nuestros libertadores, no siempre adecuadamente reconocidos. Se forjó en medio de enormes presiones, limitaciones y privaciones. También vale el reconocimiento para quienes los siguieron a través de generaciones y dieron forma a lo que luego sería la Argentina. De esa historia descendemos y de ese ejemplo somos deudores. Es imposible negar, si no deseamos sumergirnos en la falacia de ocultar la realidad, que la sociedad que conformamos arrastra el dolor del fracaso que nos ha venido gangrenando a lo largo de innumerables décadas. Pobreza, marginalidad, violencia, egoísmo y corrupción, entre otros males, carcomen nuestra geografía y generan una desconfianza que obtura el camino hacia una salida virtuosa. Se suma a este infortunio una dirigencia, en todos los ámbitos, en especial la política, con pereza de grandeza y un patriotismo ausente. Sin embargo, en el medio, generalmente cubierta por el anonimato más silencioso, se asiste -encarnadas en personas y organizaciones de la sociedad civil- a expresiones de solidaridad conmovedoras que suplen el abandono en que incurre esa misma dirigencia opaca. Para sorpresa del mundo, constituimos un país con creatividad, inteligencia y meritorios logros individuales. A la vez, con carencia de espíritu colectivo. De allí nuestra malograda colectividad. El reconocimiento de nuestras debilidades es ineludible e imprescindible si anhelamos alejar los fantasmas y cimentar un porvenir alejado de las recurrentes frustraciones que nos atormentan sin solución de continuidad. El nuestro es un país que, asumiendo su pasado y su historia como aprendizajes, puede proyectarse hacia el mañana bajo un formato que vaya corrigiendo, con sensatez y prudencia, sus defectos más notorios. Deberíamos asumir 19


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 20

de partida que no se trata de una tarea sencilla y mucho menos mágica. Insumirá tiempo, esfuerzos sostenidos y perseverancia. Los pilares de un horizonte más diáfano son probablemente, entre otros, una lucha sin cuartel contra las desigualdades y otra a favor de un federalismo auténtico que nos consolide como Nación. Adicionalmente, se impone una fuerte revisión de las prioridades, entre las que deben primar la educación de calidad, en especial entre los sectores más vulnerables, el cuidado de la salud y la nutrición desde temprana edad, el trabajo digno, una justicia independiente, la igualdad de oportunidades y la transparencia en todos los actos de la vida pública y privada del país. Con una mirada puesta en el futuro, hemos invitado a 201 referentes de la vida pública y privada de la Argentina a compartir sus reflexiones, lo que constituye el corazón de esta publicación. Precisamente, definimos 201 para afirmar el interés en el porvenir, más allá del Bicentenario. Recuperar los valores esenciales es la utopía a las que nos desafía el Bicentenario. La Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA la hace suya e invita a sumarse a esta epopeya que haría de la Argentina la tierra de las promesas cumplidas. Eduardo Spósito Secretario Honorario

20

Norberto Rodríguez Secretario General

Eduardo Ibichian Presidente


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 21

Reflexiones para consolidar la independencia

Hace doscientos años, unas personas decidieron unirse para construir una nación. Representaban a pueblos que querían vivir unidos y en libertad. No pensaban en el pasado sino en el futuro: en lo que podrían hacer como una nación libre e independiente. El mejor homenaje que podemos hacerles es construir, juntos, un futuro mejor para nuestros hijos y nietos. Me alienta saber que en ese camino contamos con instituciones como la YMCA, un espacio de encuentro, diálogo, justicia y solidaridad. Nuestros próximos doscientos años empiezan hoy, y lo que hagamos en ellos depende de nosotros. Juntos podemos hacer realidad nuestros sueños. Mauricio Macri Presidente de la Nación

21


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 22

El Bicentenario Argentino nos encuentra en una situación muy particular: si bien con altibajos hemos podido construir y organizar una república el presente nos plantea un desafío enorme y es el hecho de poder construir una comunidad. No se trata de homogeneizar el pensamiento general, pero sí ponernos de acuerdo en los objetivos trascendentes. Como hombres nacemos y morimos, es decir entramos y salimos del libro donde se escribe nuestra historia, sólo la Patria permanece siempre viva. En este sentido, nuestra relación con el país debe ser siempre de servicio durante nuestro tránsito, entendiendo que todo cambio empieza siempre en nosotros mismos. “Dios no cambia el destino de un pueblo si éste primero no cambia lo que hay en su corazón (Sagrado Corán). Omar Abboud Legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El Bicentenario de la Independencia Argentina nos hace caminar hacia Tucumán para testimoniar a Jesucristo, Señor de la Historia. Esta realidad ha tenido una profunda relación desde los primeros pasos de nuestra identidad como Nación. La fe no estuvo ausente en aquellos congresistas de Tucumán. Es más, la fe era para ellos una riqueza que sostenía sus anhelos de independencia y de unidad junto a sus diferencias. Ellos amaban a Dios y amaban el suelo de su Patria naciente. No había contradicción entre estas dos dimensiones que hacían a su pertenencia de hombres de fe y su compromiso patrio. Nos ayuda a comprender esta realidad la actitud de Jesucristo, el Hijo de Dios. Él amaba a su Patria, Jerusalén, incluso nos narra el evangelio, que: “Cuando estuvo cerca y vio a la ciudad, se puso a llorar por ella” (Lc. 19, 41). Como argentinos nos haría bien esta actitud de dolor de Jesús por lo que aún nos falta de honestidad y justicia, de solidaridad y trabajo, de respeto por la vida y reconciliación. Nada más alejado de una auténtica fe en Dios que poner muros en lugar de tender puentes. La fe, al tiempo que nos compromete en lo concreto de este suelo, nos purifica de todo fanatismo que nos encierra en sus pequeños límites. La fe cristiana manifiesta, junto al amor y el compromiso con la Patria, una apertura fraterna. José María Arancedo Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina 22


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 23

Si queremos una gran nación, debemos dar cinco pasos: Estimular y alimentar al cerebro del niño adecuadamente en el primer año de vida y mejor aún desde el embarazo. Nuestro país es enormemente grande, notablemente rico y peligrosamente vacío; Educar ese cerebro: La educación es una semilla maravillosa. Necesita un sustrato donde sembrarse, y el sustrato ideal para sembrar educación es un cerebro intacto, estimulado y alimentado adecuadamente; Cloacas: Rescatemos la opinión del primer ministro de Salud del país, el Dr. Ramón Carrillo, quien decía “los hongos, los virus y las bacterias como causas de enfermedad son pobres causas, comparadas con el daño tremendo que causa la falta de saneamiento ambiental”; Agua corriente y ¡caliente!: Sarmiento advertía que el agua es como “la sangre de un cuerpo”; Luz eléctrica: “La luz es como la vista, no hay derecho que una persona quede ciega después de las seis de la tarde”, decía Sarmiento. Abel Albino Médico y presidente de la Fundación Conin

Pensar en el Bicentenario de la Independencia del país me lleva a reflexionar sobre ese grupo humano que, en medio de luchas de intereses, tensiones internas y externas, pudo soñar y comenzar a construir una nación libre y soberana. Una tarea altamente compleja precisamente por la diversidad de criterios e intereses en juego. Los países, y mejor dicho los pueblos, necesitamos de hechos fundantes que nos den ese sentimiento de unidad pero, para que ello se consolide, deberemos seguir trabajando en visibilizar las diversidades que enriquecen nuestra historia y el territorio que ocupamos; diversidad que fue ignorada por los manuales escolares pero que necesitamos reconocer a partir de lecturas críticas, para que así podamos celebrar el Bicentenario con el desafío de reconocernos en las luchas, tensiones e intereses que nos forjaron, construyendo la esperanza que en la diversidad crecemos y en la uniformidad nos estancamos Luis María Alman Bornes Vicepresidente del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Luego de la euforia artificial del bicentenario de Mayo, nos encontramos con el bicentenario de Julio sumidos en otra crisis enorme, cuyo elevado costo vuelve a pagar el pueblo trabajador. Argentina re-descubre su 23


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 24

condición de protectorado financiero, ya avanzado el siglo XXI. La clase dirigente que emergió de la Independencia ha agotado largamente su capacidad de orientar el destino del país. Este es el núcleo estratégico de la crisis argentina. El éxito de un proyecto continental de independencia requiere la dirección de la clase que nunca ha gobernado Argentina ni América Latina: los trabajadores. Jorge Altamira Dirigente político

Me gustaría referirme al deseo insaciable, infinito, muchas veces insatisfecho del corazón de cada hombre, un deseo que juzgamos como molesto, o pretencioso, sin embargo nos conserva humanos, vivientes. La búsqueda de aquello que lo satisfaga es una tarea en la vida, en pos de ello cometemos errores, emprendemos aventuras y hasta arriesgamos la vida, sin embargo nuestra humanidad está salvada, porque ese deseo está, el desafío educativo parte de acompañar al hombre a encontrar aquello o a Aquel que sepa responder. Caminemos hacia una patria de hombres libres. José Alvarez Presidente del Consejo Nacional de Educación Católica (Consudec)

Tres datos: 1) el estudiante promedio argentino no domina los conocimientos básicos (casi un 70% de los alumnos de 15 años no puede resolver un ejercicio simple de Matemáticas y más del 50% no comprende lo que lee); 2) la educación de los alumnos de las regiones más vulnerables es mucho peor que la de aquellos con poder adquisitivo medio y alto y 3) las mejores escuelas de nuestro país están al nivel de las peores del mundo (PISA 2012). Esto demuestra mala calidad educativa, desigualdad e ignorancia general. ¿Hay alguna duda de cuál es el desafío? Manuel Alvarez Trongé Vicepresidente de Aerolíneas Argentinas

¿Porqué la Independencia? ¿Tan mal estábamos con la Corona de España? La respuesta no pasa por estar bien o estar mal. Pasa por poder elegir. Una libre elección no implica para un grupo humano que nunca se va a 24


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 25

equivocar. Sólo implica que está ejerciendo el derecho de elegir, y ser protagonista de su destino… Consolidar la Independencia significa, para mí, consolidar el derecho a ser protagonistas de nuestro incierto destino. Difícil en nuestro mundo, donde todo está tan condicionado. Pero posible en la medida en que busquemos ejercer ese derecho con determinación, perseverancia y alegría. Néstor Andrenacci Director coral

El debate sobre el bicentenario de la Independencia debería recordar como fecha de inicio el 29 de junio de 1815, cuando los federales se reunieron en Arroyo de la China liderados por José Artigas. Allí las provincias federales proclamaron la ruptura con los vínculos coloniales. Recién un año después, el 9 de julio de 1816 en San Miguel de Tucumán, los congresales de otras provincias redactaron el acta fundacional que decía: “Declaramos solemnemente a la faz de la tierra que es voluntad unánime e indudable de estas provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli”. Es importante recordar las dos vertientes originarias del independentismo para aceptar una identidad con conflictos originados en intereses e ideas diversas. Reconocer la iniciativa artiguista y federal no es para partir la historia una vez más sino para aprender, en lo que se pueda, de nuestras raíces. Eduardo Anguita Periodista

La Argentina, de cara al bicentenario tiene el desafío de generar políticas de Estado que duren los próximos veinte años, más allá de quien gobierne. Tres cuestiones son centrales: a) La reforma y la modernización de la escuela secundaria; b) El control del narcotráfico y la venta de drogas; c) La generación de cadenas productivas que generen trabajo masivo, especialmente en los jóvenes. Nuestro país tiene muchos problemas más, pero si logramos que todos los chicos terminen la escuela secundaria adquiriendo habilidades del 25


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 26

siglo XXI; si logramos cortar la venta de droga en los barrios y si, finalmente, logramos desarrollar las economías regionales y cadenas productivas como la construcción, el textil, la metalmecánica, los servicios y el turismo, entonces nuestro país habrá subido dos escalones e iniciará su tercer centenario con desarrollo y movilidad social ascendente. Daniel Arroyo Exviceministro de Desarrollo Social de la Nación y exministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires

En la víspera del bicentenario de nuestra independencia, nos urge una mirada nacional para evaluar lo conseguido y lo que falta, con el objetivo de construir una sociedad pacífica y armoniosa, que pueda contenernos e integrarnos en un futuro cercano que se consolide sobre la base del respeto de los derechos humanos de cada uno nosotros. Los invito a consolidar la soberanía nacional desde una perspectiva colectiva que nos provea un horizonte en el que podamos alcanzar todos nuestros anhelos y celebrar la Argentina que soñamos. Claudio Avruj Secretario de Derechos Humanos - Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

La riqueza de una nación se potencia al reconocer la inagotable diversidad de lo humano y al visibilizar cada una de las voces que la componen. No hay posibilidad de construir sociedades justas sin poner en el centro de vida democrática los derechos y responsabilidades a cada ciudadano. Desde esa perspectiva, resulta impostergable –para incidir y transformar la vida de las personas y de sus comunidades– garantizar desde la infancia el ejercicio de derechos habilitantes como lo son la educación y la comunicación. Sin ellos resulta imposible generar sueños, oportunidades, esperanzas que nos inspiren a consolidar la verdadera independencia en este Bicentenario. Silvia Bacher Periodista y especialista en educación

El Centro Islámico de la República Argentina, en nombre de la comunidad Islámica Argentina suma su fervor patriótico comprometido con los 26


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 27

valores más elevados de la argentinidad. Doscientos años independientes, hito en que todos los argentinos en comunión solidaria, amor al prójimo y reverencia a Dios uno y único, nos encaminamos a un festejo azul y blanco decidido a construir las nuevas metas que el pueblo argentino merece y como sociedad organizada acordamos. Las fiestas julias serán un solaz en las que templemos nuestras voluntades para que la Argentina soñada, pensada y sentida sea realidad en toda su extensión. Ojalá Dios así lo quiera. Anibal Bachir Bakir Presidente del Centro Islámico de la República Argentina

La celebración del Bicentenario nos induce a un examen de conciencia ciudadana que se extiende a diferentes ámbitos, tanto político-económicos como socio-culturales. Desde la educación, formar para la ciudadanía supone promover estrategias de participación en cuestiones de interés común, con justicia, equidad, pluralismo y solidaridad. Todo, bajo los principios actuales de desarrollo humano y sustentabilidad, mediante los cuales se prioriza la ampliación de capacidades personales y el equilibrio de aspectos económicos, sociales y ambientales. Participar supone asumir responsabilidades y aceptar desafíos de la vida pública, con vocación de servicio, para el bien de todos y de cada uno. Beatriz Balián Presidente de la Academia Nacional de Educación

Celebrar el bicentenario de la Independencia implica, para todos aquellos que somos parte del sistema educativo, una alegría y un compromiso muy grande, puesto que la Independencia no se realiza en fecha fija, de una vez y para siempre, sino que nos desafía constantemente a sostener sus principios y a hacerlos cotidianamente realidad. Es este el espíritu que moviliza las acciones de todos los que hacemos de la UBA, a través de la excelencia académica, un espacio para realizar la Independencia sosteniendo los procesos democráticos y de inclusión social. Alberto Barbieri Rector de la Universidad de Buenos Aires

27


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 28

La independencia es una manifestación incompleta de liberación sin una genuina emancipación… acción que toda sociedad debe ejercer para prevenir y superar cualquier enajenación económica, política, cultural, social y/o ecológica. 200 años de independencia exigen revitalizar esa tarea constante de madurez cívica… ese desafío de carácter multidimensional. Emanciparnos –en el marco esencial de justicia, paz y solidaridad– es ampliar nuestro horizonte de esperanza, sobreponiéndonos a toda sumisión a modelos ajenos a nuestra cultura, consolidando nuestra economía, política, naturaleza, educación y salud, regidos por valores éticos, por objetivos sustentables y por la integración virtuosa de tantas diversidades que, afortunadamente, nos identifican. Raúl Beati Arquitecto y expresidente del directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

A 200 años de la Declaración de Independencia, los argentinos y, en particular, los profesionales en Ciencias Económicas soñamos con dejar atrás la historia vivida desde 1930, que incluye dictaduras, violaciones a los derechos humanos, corrupción, desigualdad y pobreza. Este nuevo camino debe pasar por el fortalecimiento de las instituciones republicanas, especialmente la división de poderes. Para ello, tenemos que comprometernos política y socialmente en pos de una continuidad en las políticas públicas que garanticen la igualdad de oportunidades. En este marco, la asociatividad profesional hoy más que nunca es una vía de participación crucial a la cual los convoco. Humberto J. Bertazza Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas y socio activo y miembro del la Junta de Fideicomisarios de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

200 años de un compromiso asumido por hombres que no fueron de mármol. Hombres que vibraron con pasión frente a ideas que iban a convertirse en realidad. Este Bicentenario es un homenaje y recuerdo a aquellos que testimoniaron por escrito el deseo de organización y autonomía. Es por ello que muchas reflexiones se agrupan junto a la recordación de tan magna fecha. Aún sentimos la piel de una Nación joven pese a que los avances y derroteros pintan canas, pero los retrocesos y desacuerdos han dejado huellas pro28


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 29

fundas, como las arrugas que surcan un rostro anciano. Es el de una Patria que quiere hijos que generen una Nación con fechas memorables. Es difícil que haya un pasado bien rememorado si no se supo generar un buen presente y mostrar un futuro alentador. Que las nuevas generaciones, con sus actos y comportamientos, no conviertan la historia patria en meras historietas… Carlos Besanson Director de Diario del Viajero

Dicen que quien no conoce su historia esta condenado a repetir los mismos errores. La celebración del Bicentenario de la Independencia nos da una excelente oportunidad para que los hechos del pasado nos permitan reflexionar como sociedad, acerca de quienes somos y quienes queremos ser. Que el grito sagrado de libertad sea nuestro cauce; que el espíritu de igualdad guíe nuestras acciones y que la esperanza sea el canto que entonemos como pueblo, para que en 200 años sigamos orgullosos de lo que supimos conseguir” Carolina Biquard Presidente Fondo Nacional de las Artes

Escuchamos la promesa desde niños: Argentina es un país de futuro. Pero el futuro no llegó. Somos víctimas de las frustraciones, aunque no podemos declararnos inocentes por su repetición. El país no encontró el rumbo del progreso sostenido, pero fuimos nosotros los que tantas veces nos entregamos al facilismo y olvidamos que lo público también es nuestro. Hoy estamos ante otra oportunidad. Un punto de inflexión para combatir y condenar la corrupción. Para recuperar crecimiento, desarrollo y equidad. Y establecer “tolerancia cero” al incumplimiento de la ley. Es tarea de todos. Que no pasen otros doscientos años. Julio Blanck Editor Jefe del Diario Clarín

La celebración del Bicentenario de la Independencia no puede más que fortalecernos como pueblo y como nación, por la solidez de las culturas y creencias diversas que aquí se encontraron, convivieron y lograron construir un país con presente y más futuro. Hubo hombres y mujeres que dieron su 29


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 30

vida por la emancipación en estos 200 años de historia. Por eso, quienes hoy por decisión popular asumimos responsabilidades de gobierno tenemos un camino muy claro por recorrer, nos debe llevar siempre hacia una Argentina cada día más plural y democrática. Una Argentina hecha con ideas y mucha pasión, pero entre todos los argentinos. Gustavo Bordet Gobernador de Entre Ríos

Doscientos años son otras tantas razones para repensar nuestra historia patria. Complicada y traumática, contiene episodios de un heroísmo ejemplar y otros de una bajeza infinita; personajes extraordinarios de proyección universal y otros de una maldad sin par. Como en todas las historias, podrá argüirse, y es cierto. Por eso lo que más debiera preocuparnos es nuestra escasa capacidad para procesar los acontecimientos de nuestra historia, para metabolizarlos de suerte tal de capitalizar esas experiencias para aprender a ser una sociedad mejor. Y, entre otras cosas, atrevernos a mirar a nuestro pasado como algo vivo y presente, que nos limita y obnubila en el ahora en la medida en que no somos conscientes de la inercia del proceso histórico, cuya fuerza se siente en el hoy de nuestra patria. Sólo así aprenderemos de nuestros infortunios y maduraremos como sociedad para no reiterar los errores del pasado. Atilio Boron Sociólogo

Nos llevó un siglo organizar un Estado nacional. Y otro siglo para consolidar la soberanía política, los derechos y garantías ciudadanas, el recambio pacífico de los gobiernos. Quedan las asignaturas pendientes de estos 200 años: asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestros hijos y para todos los hombres y mujeres de buena voluntad que quieran habitar nuestro suelo y contribuir a su desarrollo. En clave actual, esto significa bregar por una sociedad más próspera y justa y trabajar por una cultura ciudadana pluralista y tolerante, proyectada al mundo. Y que no deba transcurrir otro siglo para lograrlo. Fabián Bosoer Escritor, periodista y líder de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA 30


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 31

Doscientos años después la palabra independencia resuena como si se tratara del presente. Claro que al momento de interpelar la palabra clave para el Bicentenario surge la pregunta sobre su significado. Más, en momentos que los sectores conservadores del continente están en una ofensiva política por vaciar de contenido una palabra de alto voltaje político. No se trata solamente de una potencia colonial que ocupa territorios y que los nacidos en estas tierras se levanten en armas para expulsarlos. Las dependencias todavía se contraponen a los ideales libertarios latinoamericanos y caribeños por métodos mucho más sutiles. En este sentido hoy los medios de comunicación juegan un rol central al momento de pensar nuestras realidades ya que todavía no somos capaces de mirarnos con nuestros propios ojos, y en esto tal vez radique el concepto mismo de independencia, el poder mirarnos con nuestros propios ojos. Pedro Brieger Periodista

Igualdad e inclusión. Aceptación y convivencia en las diferencias. El INADI remarca sus objetivos de bregar por una sociedad sin discriminación y generar una cultura de respeto por la diversidad y las buenas prácticas contra la xenofobia y el racismo. En el proceso de promoción y protección de los derechos humanos, la difusión y las políticas públicas inclusivas juegan un rol preponderante para el empoderamiento de los ciudadanos. A doscientos años de la declaración de nuestra independencia, la igualdad real y de oportunidades, sumada a la igualdad legal, se complementa con políticas públicas de promoción y protección de los derechos antidiscriminatorios. Javier Bujan Interventor del INADI

El Bicentenario nos ofrece un clima de reflexión y debate. Contamos con el legado de hombres y mujeres que transformaron el destino de nuestro país con la fuerza de un ideal común. Hoy, siendo parte de la generación del bicentenario, confío en la educación en valores y en un clima de respeto y libertad como la clave para la creación de una sociedad mejor y más justa. Como lo hicieron hace doscientos años, hoy es nuestro momento de enfrentar los desafíos 31


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 32

presentes con una mirada transformadora pensando en las futuras generaciones, que estoy seguro, nos recordarán con orgullo. Luis Bullrich Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires

Las fechas conmemorativas, como símbolos, mantienen su sentido en la construcción de las identidades nacionales; asumir el Bicentenario de la Independencia como construcción simbólica producto de nuestra historia quizá revalorice la participación en la construcción de nuestra(s) identidad(es) nacional(es), aquella que vislumbro como no dada, permanente, consciente y crítica. Quizás este bicentenario contribuya para, una vez más, responder a la pregunta ¿Quiénes somos? y colaborar a la búsqueda en torno a quiénes queremos ser. Maximiliano Cacace Bach Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Nuevamente YMCA Argentina nos motiva a reflexionar sobre el futuro. Pero es imprescindible soñar sabiendo “leer el presente” con sus luces y sombras. Entre las sombras están las situaciones de pobreza estructural, las desigualdades persistentes, la justicia largamente esperada. Entre las luces, la increíble capacidad de “volver a creer” de los argentinos y argentinas. Ojalá que la celebración del bicentenario nos encienda hacia una esperanza activa en lo civil, social, político que nos impulse a invertir nuestro tiempo para que nuestro querido país sea un lugar digno y hermoso para el buen vivir de todos y no de unos pocos. Cristina Calvo Economista y socia honoraria de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Está en nosotros crear un futuro que haga verdadero honor al concepto de independencia. Ya no se trata –como en 1816– de independizarnos de la monarquía española. Hoy nos tenemos que independizar de nuestras propias limitaciones e incapacidad de pensarnos como una Nación íntegra, inclusiva, audaz y competitiva. El futuro depende de lo que hagamos y de las decisiones que tomemos. Se trata de tener grandes sueños y que seamos capaces de ejecutarlos. Doris Capurro Socióloga y experta en comunicaciones y publicidad 32


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 33

Los congresistas de Tucumán, en el Acta de la Independencia, expresaron su voluntad de “recuperar los derechos de que fueron despojados”. Como declaración formal, se trata de un proyecto al que se le debe dar sentido. Las Abuelas nacimos con la misión de restituir la identidad a los bebés robados por la dictadura. En 39 años devolvimos la libertad a 119 pero aún faltan cientos de hombres y mujeres que no conocen su historia. La nuestra es una lucha, entre tantas, del pueblo argentino. Soñemos juntos, con fuerza, una patria con Memoria, Verdad y Justicia. Y el futuro será nuestro. Estela Carlotto Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo

En 200 años de historia, Argentina exhibió logros colectivos mucho antes que otros países. Su inédita movilidad social, el voto obligatorio y su educación pública marcaron el siglo XIX. Argentina también lideró la participación de los sectores trabajadores en los ingresos públicos en el siglo XX. Y si bien ello no se hizo sin conflictos aprendimos que participar construye cultura. Nuestro desafío hacia el futuro es conjugar igualdad social con una ética en la gestión estatal. Carla Carrizo Diputada nacional

La esperanza es uno de los grandes dones que nos otorga Dios, pero como todo lo que Él nos da, implica gran responsabilidad de nuestra parte. En este caso, nosotros los argentinos, para construir un horizonte de esperanza tenemos ante todo que responder al mayor de nuestros desafíos: erradicar la pobreza y la exclusión social. Es la gran tarea del presente y hacia el futuro. La mayor capacidad de diálogo, el encuentro, la búsqueda de consensos que se transformen en políticas de Estado delinean, sin duda, el camino a recorrer. Jorge Casaretto Obispo Emérito de San Isidro

El Bicentenario significa para la Argentina una oportunidad, lo que exige conocer la historia y aprenderla. La Argentina ha vivido 200 años en medio de la esperanza de ser un gran país que no se ha concretado. Tenemos 33


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 34

que ver por qué, nosotros los argentinos, hemos quedado lejos de la ilusión de un país excepcional como es la Argentina. Creo que debemos entender nuestra historia, mirar al pasado para comprender lo que han pesado las divisiones, lo que ha significado el curso, el derrotero de un país en donde las ambiciones personales de sus clases dirigentes han sido las que mayoritariamente han primado. Esto no significa que no haya habido gente honesta, la hubo y mucha. Lamentablemente el legado de esa gente honesta estuvo después al albur de lo que hicieron muchos deshonestos que instalaron en la Argentina un panorama, un escenario de corrupción que atravesó a todas sus estructuras políticas sin miramientos ideológicos, empresariales e intelectuales. Si miramos al pasado con esa visión crítica y lo aprendemos, entonces podemos aprovechar la gran oportunidad que significa el Bicentenario como plataforma de lanzamiento de estímulos para forjar un país mejor. Si el futuro lo proyectamos a partir de haber aprendido lo que vivimos, y aprender significa extraer enseñanzas de esas experiencias, entonces sí, la Argentina será el país del mañana mejor que todos soñamos. Nelson Castro Médico y periodista

En el marco del Bicentenario de la Independencia queremos compartir la visión que guía el trabajo de Cimientos: que haya igualdad de oportunidades educativas para que todos los jóvenes tengan la posibilidad de construir su futuro. Creemos que es a través de la educación desde donde se estructura una sociedad con potencial de desarrollo, equidad y prosperidad. Nuestros jóvenes son el futuro, otorgarles las herramientas para que puedan elegir y ejercer todos sus derechos es el camino para seguir consolidándonos como República. Creemos en nuestro país, confiamos en nuestros jóvenes. Agustina Cavanagh Directora ejecutiva de la Fundación Cimientos

La Declaración de la Independencia de la Argentina del reino de España por parte del Congreso de Tucumán, cuyo bicentenario se conmemora el 9 de julio de este año, constituye un motivo de orgullo patrio y ciudadano porque significó el punto de partida para la organización institucional y política de la República. Este acontecimiento debe llevarnos a reflexionar 34


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 35

no sólo sobre los legados de nuestra historia, sino fundamentalmente los desafíos a encarar de cara al futuro para que los argentinos, inspirados más que nunca en los valores republicanos y democráticos, sepamos alcanzar una convivencia madura, respetuosa, pluralista, en la que el desarrollo del país y el bien común sean los ejes conductores de los gobernantes y el pueblo. Hago votos para que queden atrás las controversias estériles y renazcan las energías entusiastas que guiaron a nuestros próceres. Claudio Cesario Presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina

“Todo lo malo está en no saber”. Siete palabras del siglo XIX que resumen la gran convicción que tenían las educadoras que llevaban esta idea por toda la República. Es el legado de la primera escuela para enseñar a gustar las delicias del estudio como pedía el general José de San Martín. Una alborada que perduró por décadas. ¿Qué es lo que reverbera hoy de este gran acontecimiento? No nos olvidemos del inmenso costo social que tuvo el empeño de la Independencia y la construcción del país. Continuemos la obra. La educación sigue siendo el mejor parte de la victoria. Ema Cibotti Historiadora, activista social y presidente de Activvas

Los doscientos años de vida independiente de nuestro país ponen de manifiesto un notorio avance en la consolidación de la democracia, de la promoción y protección de los derechos humanos, de la diversidad y el respeto a las diferencias. Sin embargo, hay asignaturas pendientes en aquellas cuestiones que hacen a la no discriminación, a la presencia de una justicia independiente donde todos seamos iguales ante la ley. Formulamos votos por la profundización de participación y compromiso ciudadano, por el fortalecimiento de la sociedad civil, por la erradicación de la discriminación y la incitación al odio, la convivencia armónica y la promoción del diálogo respetuoso como único camino para resolver las diferencias y fundamentalmente por una Argentina y un mundo en paz. Ariel Cohen Sabban Presidente de la DAIA 35


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 36

El Bicentenario de la Independencia nos reclama hoy el esfuerzo de ser Nación. Tenemos la tarea de sanar y fortalecer los vínculos sociales desde sentimientos fraternos que sean capaces de generar la solidaridad humana. Percibimos que el compromiso por una vida más humana para nuestro pueblo depende en gran medida de las actitudes espirituales con que definamos los vínculos sociales, y por ello aspiramos a valores superiores, como la solidaridad, el bien común, y el pleno desarrollo humano de todos los argentinos. Ser Nación requiere comprender la ineludible responsabilidad de cada uno en el bienestar del conjunto, aprender a respetar a todo ser humano, respetar también los auténticos valores y las culturas regionales, mirar más allá de nosotros mismos para entender y apoyar lo bueno de los otros, contribuir a la solidaridad social en favor del desarrollo de la comunidad en equidad y justicia, y construir las estructuras que aseguren la solidaridad social y el diálogo como rasgos de la Nación que queremos ser. Para ser Nación se requiere un compromiso concreto de “amistad social”. Éste es el desafío de nuestra hora. Luis Collazuol Obispo de Concordia

Es mi convicción desde siempre, que nuestro país sólo levantará vuelo hacia la construcción de una sociedad sin pobreza ni indigencia, con movilidad social ascendente y más igualitaria, cuando su dirigencia, comenzando por la política, económica, sindical y profesional, ame la honestidad como valor central y ajuste sus conductas a ella. Es claro que la honradez es el cimiento, al que deben agregarse formación intelectual, conocimientos sólidos, buenas ideas y capacidad para ejecutarlas. Pero sin el buen cimiento todo se derrumba. Sólo un inmenso cambio de ejemplaridad abrirá el camino hacia la Argentina mejor que podemos ser y anhelamos con esperanzas. Gerardo Conte Grand Exdiputado nacional

La Argentina recibe este bicentenario en un contexto único. Es la primera vez que nuestro país, tiene más de 30 años consecutivos de democracia ininterrumpida. La ciudadanía como un todo avanza en un proceso de madurez respecto a sus derechos y deberes. Esto no quiere decir que aún no falte un largo camino por recorrer, pero el Bicentenario nos invita a reflexionar 36


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 37

sobre los logros obtenidos y las deudas pendientes. La tolerancia, el respeto a la diversidad, el diálogo profundo, son aún valores que tenemos que arraigar más, para que estos sirvan de base para los próximos 200 años del país. En este sentido, las organizaciones de la sociedad civil son el eje axial que permitirá que la democracia se desarrolle y crezca sana y fuerte, garantizando el pleno ejercicio de los deberes y derechos, como también el cuidado y la defensa de las instituciones de la democracia. Finalmente, el Bicentenario nos invita a participar más, a comprometernos y a contribuir en la construcción de sociedades más justas y equitativas. Guillermo Correa Presidente de la Red Argentina de Cooperación Internacional (RACI)

Celebrar el bicentenario de la Independencia nos invita a comprometernos decididamente con el proyecto de ser Nación; como reza la oración por la Patria, “una Nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común”. En este sentido cuanto bien nos hace tener memoria agradecida por las conductas ejemplares, solidarias y valientes de los hombres de Mayo de 1810 y de Julio de 1816. La voluntad, decisión, desprendimiento y renuncia a las conveniencias personales en razón de consolidar un proyecto comunitario, fueron y siguen siendo condiciones admirables hacia quienes tienen que inspirar los caminos de consolidación económica, social y política del Pueblo. Gozamos de un País con un inmenso capital geográfico, natural, humano y social. Muy probablemente nuestro mayor desafío sea la construcción y fortalecimiento del capital institucional que canalice las fuerzas y capacidades del pueblo argentino consolidándolo en políticas de estado al servicio del bien de todo el hombre y de todos los hombres, varones y mujeres, que habitan nuestra bendecida tierra. Abogo por una mayor ejemplaridad de nuestra dirigencia, amor y pasión por el servicio a la vida, las familias, la libertad, la dignidad humana, el cuidado de la casa común y la amistad social. Rafael Angel Corso Presidente de la Acción Católica Argentina

La idea de independencia supone a la de libertad y esta a la posibilidad de elegir. La gran ilusión de la mujer y el hombre moderno es imaginarse 37


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 38

en un campo de opciones para decidir cuál es la más atractiva. Los países que crecen, están repletos de sujetos que deciden sobre su futuro. Argentina todavía posee el desafío de lograr ciudadanos que puedan decidir sobre el país y sobre sí mismos sin importar los enfrentamientos. La insistencia en el conflicto hace que se decida en función de enemigos y no de beneficios mutuos. El proceso de doscientos años de independencia debe conducir hacia la libertad de elegir finalmente por uno, como si fuera por todos. Luis Costa Director de Ipsos Public Affairs

Existe un ineludible legado a cumplir en nuestra Patria y que refiere a ponderaciones indispensables que como sociedad se impone satisfacer: instalar la justicia y la equidad que glorifiquen el orgullo de pertenecer como argentinos a una nación de verdaderos iguales; lugar común de los dichos y pareceres de los poderosos que se diluyen y generan desesperanza por su malintencionado uso que anestesia el ansia de mejora hacia la dignidad popular. La verdadera lucha es la batalla cultural que refiere a esos valores, imparable e indetenible por la monumental y silenciosa convicción que anida en el pueblo, que sigue esperando ver concretado el ideario emancipador en una Nación atravesada por el amor y la justicia. José A. Emilio Chebel Abogado, expresidente del Club Atlético Lanús y miembro del Foro Social del Deporte

¿Habrán tenido los Congresales de Tucumán (o alguno de ellos) la percepción de lo que significaría su gesta doscientos años más tarde? Seguramente no; disponiendo de conocimientos mucho más desarrollados, hoy no podemos prever la configuración social del mundo en el siglo veintitrés. Pero quizás muchos de esos Congresales (o todos) tuvieron la convicción de que pusieron en marcha un sueño, un enorme sueño de libertad que alumbraría cualquier forma que nuestra sociedad fuera tomando a través del tiempo. Ese sueño nació superando los desencuentros circunstanciales, y a eso nos vuelve a convocar para afianzar el futuro. Javier Comesaña Fundación La Nación 38


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 39

Hace dos siglos, los representantes de las Provincias Unidas decidieron declarar la independencia. Comenzó entonces la búsqueda de una forma de gobierno aceptable para la mayoría. Luego un largo período de conflictos civiles se logró un acuerdo de convivencia alrededor de la Constitución Nacional “con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior… promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad”. La constitución de 1949 agregó la justicia social. En 1994 esos principios fueron ratificados. Sin embargo, en la vida cotidiana aún no hemos encontrado el equilibrio para vivir en libertad con bienestar para afianzar una convivencia productiva y en paz. Esperemos que a partir de este Bicentenario lo logremos. Alejandro Corbacho Director del Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la UCEMA

Tres Premios Nobel de Economía, Schultz, Becker y Amartya Sen dieron el basamento teórico a lo que hace crecer a las naciones: el capital y el desarrollo humano. Es decir, las habilidades y capacidades que pueden tener las personas para desplegar su potencial a pleno, para ellos mismos y para lo sociedad. Eso significa hacer lo opuesto a lo que se hizo estos últimos años. Es muy difícil un desarrollo sustentable si no se hace foco en la educación, la salud y en la equidad. El futuro no se construye con limosnas y bolsos de comida sino con trabajo digno. Alberto Cormillot Médico

Nos encaminamos hacia la celebración de los 200 años de la Declaración de la Independencia y como todo aniversario es una inmejorable ocasión para reflexionar acerca de nuestro país y sobre nosotros mismos. En estos seis años transcurridos desde la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo los argentinos hemos podido renovar nuestro compromiso democrático en dos oportunidades y hemos hecho un camino con luces y sombras. Lamentablemente, los desafíos que nos planteábamos en el 2010 siguen siendo los mismos, pero ahora, por el tiempo transcurrido, son más urgentes. Más del 30% de argentinos en situación de pobreza es una realidad que 39


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 40

nos sigue interpelando y nos recuerda que la gran deuda que tenemos es la deuda social. Que la celebración de los 200 años de la Declaración de la Independencia no quede en un aniversario más, sino que coincidiendo con el año de la Misericordia, nos impulse a todos los argentinos a renovar el diálogo, el encuentro y el compromiso para construir juntos un país que nos incluya a todos. Horacio Cristiani Director Ejecutivo de Caritas Nacional

Es muy encomiable la excelente labor que realiza la “Asociación Cristiana de Jóvenes” - YMCA, en sus diferentes tareas culturales, deportivas, sociales, espirituales; pero particularmente se ha convertido en un lugar de encuentro y reflexión. En esta línea quiero destacar cuatro aportes centrales, que estimo debemos profundizar: La base de nuestra crisis es fundamentalmente cultural (moral, ética, de comportamientos personales, pero también de relaciones y responsabilidades sociales y colectivas); el diálogo y la búsqueda de consensos no se pueden concretar con la pobreza y la exclusión de una enorme cantidad de argentinos; el desempleo, la pobreza y la marginalidad son consecuencia de una enorme injusticia social y profunda desigualdad distributiva, basados en el escandaloso enriquecimiento de una minoría (450.000 millones de dólares de depósitos de argentinos en el exterior!) en detrimento de salarios justos y proyectos de inversión pública y social, y el futuro del trabajo humano (concentración de la riqueza más avance tecnológico y robótico; menos trabajadores y consumidores). Carlos L. Custer Exembajador argentino ante la Santa Sede

El Congreso de Tucumán finalizó sin superar las discrepancias de los pueblos rioplatenses sobre la posible organización de un Estado nacional, y el débil conato de Estado que lo convocó cayó con él. Aparentemente, el Congreso habría declarado la independencia de un Estado insostenible. Pero no fue decisión vana pues dio legitimidad a la guerra de la independencia. Para lograr esa condición la guerra debía considerarse guerra legítima, amparada en la autoridad de un soberano legítimo, condición de la que las provincias rioplatenses carecerían mientras siguiesen acatando la soberanía de la coro40


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 41

na española. En términos del derecho de gentes evitó la figura de rebelión para encuadrarla en la legítima de guerra civil. Posteriormente, la independencia posibilitaría a los pueblos rioplatenses convertirse en soberanías independientes. José Carlos Chiaramonte Profesor honorario de la UBA e investigador senior del CONICET

La comunicación es una herramienta estratégica de desarrollo. Sus actores –medios de comunicación, periodistas, publicistas– pueden ayudar a construir una sociedad más igualitaria. Garantizar y reconocer los derechos de niños, niñas y jóvenes en la comunicación, debe ser el faro que oriente el compromiso por una comunicación más respetuosa y de calidad, que clarifique nuevas metas, propicie relaciones de iguales entre adultos y niños, y contribuya en la solución de sus problemáticas. Nuestros niños y niñas no son el futuro, son ciudadanos del presente que demandan ser escuchados, reconocidos por sus logros, y valorados positivamente en la agenda pública. Federico Dada Consejo Asesor de Comunicación Audiovisual y la Infancia (Conacai)

Nuestros próceres nos declararon independientes, pero nuestra historia contradictoria discurrió entre construir una república o una monarquía encabezada por una infanta o un descendiente de los Incas. El Congreso de Tucumán dictaría un Reglamento Provisorio y después una Constitución cuyo contenido unitario abriría treinta años de anarquía. Mi esperanzado homenaje es que asumamos los compromisos; que cumplamos con las cláusulas pendientes de la última reforma constitucional y que se concrete la anunciada reforma electoral, fortaleciendo los derechos de participación política en todo el territorio nacional. Alberto Dalla Via Vicepresidente de la Cámara Nacional Electoral

Decía Ortega y Gasset que hablar es un ejercicio utópico, porque nunca alcanzamos a decir con precisión lo que pretendemos. El bicentenario nos encuentra atareados desde hace medio siglo, en el estudio del habla popular de Buenos Aires; en el tratamiento de los rasgos lingüísticos propios 41


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 42

del idioma común, que son los que preservan nuestra identidad. Conscientes de que una cosa es el idioma y otra el habla y somos parte de los 500 millones de hispanohablantes. No se trata de excluir o silenciar, sólo de elegir a la hora de comunicarnos en determinados contextos. Otilia Da Veiga Poeta y presidenta de la Academia Porteña del Lunfardo

Celebrar el Bicentenario implica reconocer un importante punto de partida y la secuencia de lo acontecido hasta nuestros días. Visualizar un futuro con esperanza requiere evaluar dos perspectivas: la colectiva como Nación y la individual de cada uno. Propiciemos nuevas élites dirigentes idóneas y honestas que generen condiciones para el desarrollo humano, Y que cada uno de nosotros, merced al esfuerzo y trabajo tenga acceso al progreso material y cultural integrando una sociedad solidaria, respetuosa de creencias y valores, en la que la felicidad constituya la meta individual más importante. Una sociedad sabia. Ricardo Dealecsandris Exdecano de Ciencias Económicas de la Unicén y periodista

Se abre una nueva etapa de la Argentina. Una etapa que nos entusiasma, y nos da fuerzas y esperanza para trabajar sobre los objetivos que se propuso nuestro gobierno: lograr pobreza cero, derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos. Tenemos que creer en nosotros mismos y confiar en lo que somos capaces de hacer. Sólo así vamos a ir avanzando hacia ese país que queremos. Si somos muchos los que estamos convencidos y todos los días ponemos nuestro granito de arena, el Bicentenario nos encontrará camino a un cambio cada vez más firme y consolidado. Fernando De Andreis Secretario General de la Presidencia de la Nación

Glorioso comienzo fue cuando “Nos los representantes de las Provincias Unidas en Sud América, …declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e inde42


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 43

pendiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli…” Pero ese comienzo no fue el único ni el último. Muchos otros comienzos en estos doscientos años nos encontró, como dice Carlos Fuentes, copiando leyes de Estados Unidos, de Francia, de Inglaterra, para ser como ellos, naciones viables, sociedades progresistas, pero aquí y en toda América Latina, la libertad fue proclamada y la igualdad olvidada, la nación legal ocultó siempre a la nación real. En homenaje a aquél comienzo y por todos los nuevos comienzos que ya intentamos, es hora de preguntarnos qué obligaciones morales tenemos como miembros de esta sociedad que ya no sólo no comparte la misma economía sino que hace mucho que no va a las mismas escuelas, a iguales servicios de salud, que no transita por los mismos barrios, ni se encuentra en sus lecturas, ni consume los mismos alimentos, o vestidos, que sueña cosas diferentes, o que a veces ni sueña. Y qué energía pondremos para sanarla. Susana Decibe Exministra de Educación de la Nación

El bicentenario, como símbolo y realidad, nos debe impulsar a mirar hacia adelante. El pasado ya fue; pero los argentinos seguimos con la mala costumbre de mirar hacia atrás manteniendo nuestros viejos enfrentamientos. Nos falta la sabiduría necesaria para imitar lo bueno y no repetir lo malo; seguimos criticando y exorcizando, sin reconocer nuestras propias culpas individuales. La esperanza requiere justamente lo contrario: asumir y valorar todo lo positivo del pasado, que es mucho, y sobre esa base tratar de unirnos para proponer objetivos compartidos en función del bien común. Santiago de Estrada Secretario de Culto de la Nación

Hace algunos años, en el break de un seminario que se realizaba en una Universidad inglesa le comenté al rector lo sorprendido que estaba por el cuidado del césped, a lo cual me respondió con una sonrisa y el comentario de que era el resultado de cortarlo por más de 600 años. La Argentina cumple 200 años, construyó una república, un estado y ciudadanos donde solo había un desierto. No es poco, pero todavía está lejos de su utopía fundacional. Es que nuestro país se empezó a construir sobre el sueño de la revolución francesa: Libertad, igualdad y Fraternidad. En estos 200 años muchas veces 43


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 44

abrazamos la libertad y nos olvidamos la igualdad y la fraternidad, otras nos embanderamos en la igualdad prescindiendo de la libertad. Tal vez sea el momento de la historia para recuperar ambos valores sustentados en una sociedad fraterna, tal vez como nos aconseja el expresidente uruguayo Múgica sea el momento de querernos más los argentinos entre nosotros. Andrés Delich Exministro de Educación de la Nación y miembro del Consejo Asesor del Instituto Universitario YMCA

Recordar los doscientos años de la Independencia argentina, nos estimula a repensar el significado de la libertad en el mundo actual que vivimos. La libertad se construye permanentemente, es un camino dinámico que nos invita a pensar en todo lo que nos esclaviza desde lo personal y comunitario. Libertad en relación con los demás: no se es libre en la soledad. Razón por la cual cuando hablamos de libertad va acompañado de igualdad de oportunidades para que todos puedan vivir en plenitud. Libertad para amar y servir para que todos tengan más libertad. “Manténganse, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud.” (Gálatas 5:1) Frank de Nully Brown Obispo de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina

Uno de los principales significados del término “independencia”, según la RAE, es “libertad”. La Biblia, sin embargo, en su narrativa de los tratos de Dios con la raza humana, revela una historia en la cual la independencia actuó como destructora de libertad. El impulso humano de vivir de manera independiente de su Creador ha sido la principal causante de la pérdida de libertades, haciéndonos esclavos de nuestras propias faltas morales, sean personales, sociales o nacionales. Anhelamos que nuestra querida Argentina redescubra el mensaje expresado por Jesús en las páginas de la Biblia: “Conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Ruben A. Del Ré Director General de Sociedad Bíblica Argentina 44


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 45

El bicentenario de la declaración de la Independencia constituye un hecho indivisible del desarrollo de nuestra historia educativa como pueblo. Un hecho trascendental que signó el destino de nuestra nación. Esa valiente gesta, lograda a fuerza de sangre e impulsada por ideales y convicciones, nos otorgó la libertad que nos hizo soberanos en la toma de decisiones. Es así que tomamos nuestras propias opciones sobre cómo educarnos, con cuáles costumbres identificarnos y con qué normas convivir. En definitiva, nos significó la posibilidad de decidir qué tipo de Nación queríamos construir. Doscientos años después, el futuro se muestra tan promisorio como complejo. Con las esperanzas renovadas para que los argentinos desarrollemos todo el potencial que esta tierra y sus habitantes tenemos. Si existe una herramienta capaz de lograr ese objetivo, sin duda es la educación. Sobre el pronóstico a futuro, podemos decir que la mejor manera de predecirlo, es construirlo. Decía Kierkegaard “la vida hay que vivirla hacia adelante, pero sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás”. Rodolfo De Vincenzi Rector de la Universidad Abierta Interamericana

La celebración del bicentenario sostiene una mirada al futuro que reivindica el sentimiento popular de la búsqueda de un objetivo común con un horizonte próspero y fructífero para nuestro pueblo. No dejemos a la independencia de las provincias unidas en el sud, como un hecho meramente histórico que sucedió hace 200 años. Continuemos trabajando de manera colectiva, valorando la importancia de la autonomía construida a través de una comunidad unida en torno a un proyecto en común y obrando a favor de una mejor nación. Paula Dini Líder joven y miembro del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Hace varias décadas atrás católicos y evangélicos hicimos una marcha significativa en Buenos Aires, concurrí con otros compañeros del seminario. Esta reacción desde la palabra de Dios en común frente el hermano caído por el drama de la adicción. Más bien predominaba la idea de que sólo un exadicto podría entender y llevar adelante una propuesta de recuperación. Hoy más bien sólo al ser un tema de “salud” se piensa que el profesional va a dar una respuesta. 45


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 46

Sabemos que no es así; que la comunidad es el ámbito que hará que un joven pueda encauzar su vida y serán importantes el exadicto y el psicólogo pero también, todos los que en el día a día lo aman, lo contienen y muestran un camino de esperanza. Nos damos cuenta de cara el Bicentenario que en esta misión todos tenemos que hacer “algo”, hacemos cargo del otro. Padre Pepe (Di Paola) Sacerdote católico

Pensar el futuro deseable para nuestra sociedad, nos exige hacerlo como comunidad, entendiendo que todos somos protagonistas de ese desafío. Y, en ese camino, es una tarea ineludible construir sobre el diálogo y el trabajo en equipo, los consensos y las oportunidades que garantizarán el crecimiento del país que soñamos. En las puertas del Bicentenario, los invito a volver a apoyarnos sobre aquellos valores que más genuinamente nos convocan colectivamente, y que harán posible desarrollar un Estado fuerte con real capacidad y vocación de ‘hacer’ las mejores políticas públicas de nuestra historia. Nicolás Ducoté Intendente de Pilar

Es difícil hablar de Independencia en tiempos cruzados por ambiciones insaciables. La soberanía en tiempos globales o se ahoga cuando pretende cruzar el mar, o se encuentra con los otros que siempre estarán en la otra orilla para reconocerlos como semejantes y hermanos. No hay Bicentenario ni batallas perdidas, si el hombre consolida como única agenda y en prioridad, no salvarse solo. Esa debe ser su meta y horizonte. Las batallas ganadas en la política y en la historia tienen que ser el Encuentro-País, el País inclusivo donde nadie quede afuera. Horacio Embón Periodista

Nuestros próceres tuvieron una visión certera: el camino para unir la independencia con la esperanza debía hacerse “En unión y libertad”. Camino del que muchas veces nos desviamos durante nuestra historia. Hartos de las consecuencias nefastas de nuestra infidelidad a la consigna, en 1983 retomamos 46


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 47

el camino de la unión en libertad en democracia. Hoy podemos reafirmar nuestra decisión libre mediante el énfasis en la unión. Necesitamos la escucha del otro, diálogo, comprensión, arrepentimiento, perdón, reconciliación, concertación, búsqueda del consenso y la humilde sumisión a la verdad por parte de todos nosotros. Nuestra historia futura será la mejor. Vicente Espeche Gil Exembajador argentino ante la Santa Sede

Estoy convencida que, a poco de una celebración histórica, como el Bicentenario de la Independencia, debemos aprovechar la ocasión para multiplicar y fortalecer los espacios de debate, diálogo y de reflexión que nos debemos no sólo los rosarinos, sino todos los argentinos. Por ello, desde esta ciudad, renovamos con fuerza nuestra vocación de construir un modelo de país federal, inclusivo, que ponga en el centro de las políticas públicas a las personas; para juntos ser capaces de encontrar alternativas de educación, empleo, salud y un mejor futuro para nuestros niños, los jóvenes y aquellos que más lo necesitan. Mónica Fein Intendente de Rosario

El Bicentenario de nuestra Independencia me lleva a reflexionar sobre el rol de los patriotas, aquellos héroes rescatados por la historia, y los anónimos, que con férreo heroísmo cristalizaron esta posibilidad dos siglos atrás. A quienes los sucedieron a lo largo de estos 200 años defendiendo con altruismo los intereses de la Nación y sentando las bases de nuestra soberanía. Y a los patriotas cotidianos, hombres y mujeres, que diariamente con actos simples, pero no menos comprometidos, continúan en la construcción y reafirmación de nuestra Independencia, día a día transitando la vida sin egoísmos, con profunda solidaridad y responsabilidad social. Marcos Fernández Intendente de Monte Hermoso

La libertad de 1816 fue sólo un germen. Hoy no basta celebrar la independencia con respecto a España. Porque no interesa tanto una independencia formal, sino la libertad real, la del pueblo entero, que no puede 47


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 48

ejercerse sin medios suficientes para que todos vivan con dignidad y puedan soñar un futuro. Si no es así, ¿de qué soberanía hablamos? La liberación se producirá cuando cada argentino pueda liberar lo mejor de sí. De esa forma, en un entramado de recíprocas ofrendas, la Patria florecerá en todas sus potencialidades. Victor M. Fernández Arzobispo y Rector de la Universidad Católica Argentino

El futuro está cifrado en esta encrucijada: ¿seremos capaces de sortear el populismo que nos ha dominado durante los últimos 25 años y avanzaremos por fin hacia una democracia republicana plena? El desafío implica que el sistema político inicie una descolonización cultural: el peronismo se ha erigido como partido único que establece la lengua, las reglas y los arbitrajes, y que gobierna y no deja gobernar. También es imprescindible el éxito de una economía desarrollista, que cierre las desigualdades. El concepto “liberación o dependencia” se ha revertido hoy: ¿seremos capaces liberarnos del esquema que ha fracasado o seguiremos siendo dependientes de su facilismo? Jorge Fernández Díaz Escritor y periodista

Ahora estamos encaminados a crecer. ¿Qué significa esto? Transformar el ahorro en empresas productivas o de servicios, competitivas, formales, que puedan exportar al mundo entero. Como la estructura macroeconómica que ha heredado la presente administración está muy alejada de lo que se requiere para incentivar fuertemente a la inversión, hay que rebalancear gran parte de las variables generales del país. Hay que actualizar el tipo de cambio atrasado, el cepo cambiario, los derechos de exportación, el control de cada una de las importaciones, el control de precios, el alto gasto público, los altos impuestos que ahogan toda la producción, el déficit fiscal a pesar de los altos impuestos, la altísima inflación reprimida que se estará viendo ahora, el ajuste de tarifas cuyos precios son muchísimo menores que el costo de producción, la venta de dólar futuro por US$ 17.500 millones a precios irrisorios que podrían haber hecho tambalear al BCRA, el default de la deuda pública, el país en desacato y muchas cosas más que están desviadas, como ver por televisión contar dinero de la gran corrupción del pasado. El futuro ¿qué pode48


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 49

mos lograr?: empleo formal de toda la población, jubilaciones justas pagadas en tiempo, crecimiento del salario real, orden, trabajo, alegría. El futuro nos pide que hagamos un esfuerzo para lograr esos objetivos. Orlando Ferreres Economista y exviceministro de Economía

Pensar en el bicentenario es repensarnos como argentinos, como comunidad, como sujetos históricos que conformamos nuestro país. Caminar hacia a un horizonte esperanzado, implica recorrer el camino en el presente más inmediato subiendo uno de los escalones clave: la inclusión. Esta inclusión debe ser definitiva para los actores sociales menos escuchados, creídos y sistemáticamente postergados. El siguiente escalón ineludible que debemos transitar es el profundo aprendizaje de nuestra realidad para evitar las reiteradas equivocaciones del pasado y lograr definitivamente el bienestar general de nuestro pueblo que nos propusimos hace ya 200 años. Karina Fiezzoni Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La palabra “independencia” es una invitación apriorística a la esperanza. Conlleva a pensar en una salida liberadora, verdadera de una situación dependiente, injusta. Las lecturas bíblicas que narran la necesidad de la ley mosaica para regular al pueblo liberado, y la adición cristiana de las palabras verdad y justicia a su evangelio independizador, nos invitan a resignificar aquella primera invitación. Seamos soberanos sin caer en la anomia, libres para abrazar la justicia y humildes para buscar la verdad. Entonces la independencia y la esperanza se abrazarán dialéctica y prácticamente para consolidar su vitalidad en el alma de nuestro pueblo argentino. Marcelo Figueroa Exdirector de Sociedad Bíblica Argentina, periodista y socio honorario de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

El bicentenario de la independencia nos encuentra a los argentinos con desafíos similares a los que enfrentamos en 1816. La soberanía integral es una asignatura pendiente. Pero ya no se disputa con los sables. Hoy las condiciones 49


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 50

para lograr autonomía se dirimen en torno a la posibilidad de contar con educación, ciencia y tecnología para diseñar nuestro propio modelo de desarrollo. Al mismo tiempo, es el único camino para alcanzar democracia, integración regional y justicia social. Lamentablemente, el bicentenario no se podrá recordar en todo nuestro territorio. Las Malvinas siguen en manos de una potencia colonial. La historia nos ha enseñado que estos temas, educación, ciencia y Malvinas deben ser políticas de Estado. Es el desafío de cara al bicentenario. Daniel Filmus Exministro de Educación de la Nación y exsenador nacional

Podemos imaginar un futuro mejor y, lo que es más auspicioso, podemos ser los protagonistas de la creación de un futuro más justo, más equitativo, más solidario. Tenemos en nuestras manos, abiertas y comprometidas, un instrumento indispensable para edificar el porvenir: la educación de millones de chicos y de jóvenes. Queremos graduar alumnos activos, entusiastas y felices. Ese es el desafío. Con ese espíritu construimos y consolidamos todos los días la independencia, a la que defendemos a fuerza de enseñar y aprender. Por eso, además, practicamos ese virtuoso optimismo humano que llamamos, naturalmente, esperanza. Alejandro Finocchiaro Director General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires

En el Bicentenario de la Argentina, el diálogo intercultural es un objetivo a cumplir. No se profundizó en forma suficiente en el conocimiento de la dimensión cultural de la sociedad, para lograr políticas públicas que reconozcan la diversidad cultural, lo cual ha frenado la cohesión social y el desarrollo. Incluso se observan hoy prácticas culturales que afectan derechos humanos y libertades fundamentales y que constituyen una barrera de acceso de parte de la población a los bienes culturales y materiales. Se debe profundizar el estudio de las realidades culturales, fomentando el reconocimiento y la cooperación mutua entre culturas. Fernando Flores Periodista y presidente del Foro Ecuménico Social 50


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 51

Cuando los representantes de las Provincias Unidas de Sud América proclamaron el carácter de nación libre e independiente del rey Fernando VII, es porque querían establecer su propio destino sin tutelas ni mandatos de gobiernos foráneos. 200 años más tarde todavía queda mucho por realizar para lograr una clara independencia como concepto de soberanía, autonomía o emancipación. Las herramientas válidas para lograr estos objetivos pasan fundamentalmente por la creación de los mecanismos necesarios que permitan que todos los ciudadanos tengan acceso a la educación y la salud. Si bien otras muchas son las necesidades básicas a cubrir, un pueblo culto es mucho más difícil de engañar y actor protagonista de su porvenir. Eduardo Florio Expresidente del Consejo Profesional de Ingeniería Mecánica y Electricista (Copime) y miembro del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La celebración del Bicentenario de la Declaración de la Independencia nos convoca a imaginar el futuro deseable para nuestro país, con la esperanza activa del trabajo cotidiano en función de una Argentina unida y solidaria. Desde el movimiento cooperativo asumimos el compromiso de multiplicar la presencia de nuestras empresas, para que los servicios brindados y la riqueza generada contribuyan a mejorar la calidad de vida de un número creciente de compatriotas. Imaginamos una democracia participativa que garantice el ejercicio pleno de los derechos humanos, incluyendo los económicos, sociales y culturales. Edgardo Form Presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y presidente del comité de Desarrollo Social de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Estado educativo, del control a la facilitación. Las revoluciones latinoamericanas promovieron un nuevo modo de organización nacional donde la educación ocupó un lugar privilegiado. Se trataba de construir identidad nacional pero también dar respuesta a la creciente expectativa de progreso social. En este bicentenario cabe preguntarse por qué hemos pasado de un Estado garante del derecho a la educación a un Estado de control, que mucho regula y poco garantiza. Este avance burocrático corrió el eje, promoviendo la baja de la calidad. Asistimos a una cierta estafa social: muchos 51


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 52

chicos van a la escuela pero poco aprenden. El grito de libertad, hoy necesita volver a sonar en la escuela. Santiago Fraga Director Ejecutivo de la Vicaria de Educación del Arzobispado de Buenos Aires

Tras doscientos años de intensa historia, atrás quedaron las guerras fratricidas que diezmaron los pueblos originarios durante la primera centuria y su secuela de desaparecidos y asesinados por motivos ideológicos y políticos no hace tanto tiempo. Miramos con esperanza hacia un horizonte con total vigencia de la democracia e igualdad ante la ley, más allá de nuestras naturales y bienvenidas diferencias como seres humanos que somos. Un futuro participativo y sin inequidades, en el cual todos podamos disfrutar existencias dignas gozando de plenos derechos humanos y civiles con acceso irrestricto a la salud, a la educación y al trabajo legítimo, valores fundamentales para la vida. Kurt Frieder Director ejecutivo de la Fundación Huesped

“Nuestra independencia fue el inicio de un proyecto colectivo que emprendió la Argentina como Nación. La suma de los esfuerzos de todos frente a un objetivo común encontró a los argentinos trabajando en la construcción de nuestro país. La reflexión que nos debemos es justamente esa: qué fue lo que nos apartó de ese camino de unión. Las grandes naciones del mundo crecieron aplicando una fórmula imbatible de progreso: combinaron el desarrollo económico, las libertades individuales, el respeto por las leyes y la convivencia pacífica aún en las diferencias. El bicentenario nos encuentra festejando el reencuentro de los argentinos y la vuelta al camino del desarrollo y el respeto por el otro. Nuestro futuro, es hoy un trabajo que decidimos emprender juntos otra vez. Y esta vez, para siempre.” Rogelio Frigerio Ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda

Recordemos al mejor de la gesta que culminó en 1816: Mariano Moreno. Gran difusor de las ideas y propuestas de la Ilustración, tradujo “El contrato social” de J. J. Rousseau, publicado en 1810. Dice Moreno en el pró52


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 53

logo: «Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía». Doscientos años después, aún nos debemos eso. Carlos Gabetta Escritor y periodista

Referirnos al Bicentenario nos remite a la idea de un largo período de tiempo, lleno de relevantes hechos políticos y sociales que forjaron nuestra identidad como país. Encuentros y desencuentros fueron modelando una realidad que hoy nos desafía a la búsqueda de objetivos incumplidos como Nación. El horizonte se presenta por momentos oscuro, por momentos esperanzador. Hallar el punto de equilibrio que nos ponga a todos en el mismo camino será tarea difícil… pero no imposible. Este aniversario debe marcarnos una meta, un comienzo de un nuevo tiempo de encuentro, de trabajo en conjunto y de recuperación de aquellos altos ideales que guiaron a muchos de nuestros hombres de 1816. Federico Galiana Director del conjunto musical Opus Cuatro

La celebración del Bicentenario de la Independencia del país requiere de una memoria agradecida a las generaciones que emprendieron el proceso histórico de autonomía y conformación del Estado. Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, reflexionaba: “La Argentina de este segundo centenario se encuentra frente a grandes desafíos y (…) una extraordinaria oportunidad. Ello aumenta la responsabilidad de los dirigentes y de la ciudadanía”. Y agrega “tenemos que privilegiar el tiempo al espacio; la unidad al conflicto; el todo a la parte y la realidad a la idea”. Son palabras que animan a construir una Argentina reconciliada, una convivencia renovada y restablecer la cultura del trabajo que muchos inmigrantes supieron transmitir. Marco Gallo Director de la Comunidad Sant´Egidio 53


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 54

Argentina es un país políticamente independiente, pero económicamente dependiente. El desafío presente y futuro pasa por asegurar un proyecto de soberanía alimentaria, energética, financiera. Ello supone discutir qué producir, con quién, para quién, o sea, qué necesidades sociales se buscan satisfacer. Es un programa de soberanía popular que debe construirse en asociación con otros procesos similares de la región Nuestramericana y del mundo. Hay que cambiar la lógica de la ganancia, de la acumulación y dominación imperante en el capitalismo por otra asentada en la dimensión humana y el respeto a los derechos de la naturaleza y nuestros bienes comunes. Julio C. Gambina Economista y presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales Políticos

El Papa Francisco en la encíclica Laudato Si dice: “Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos”. Nos necesitamos unos a otros… porque nadie puede sólo, y a nuestro país lo construimos entre todos, donde más allá de nuestras diferencias, nos une un profundo amor por Argentina. Tenemos una responsabilidad por los demás…, porque no queremos vivir aislados de la realidad, porque el amor social es la clave de un desarrollo auténtico. Y vale la pena ser buenos y honestos… un escritor irlandés del siglo XVIII decía que lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada. Nosotros queremos hacer, y tener gestos concretos de solidaridad para construir el país que soñamos. Jorge García Cuerva Sacerdote católico de la Diócesis de San Isidro en La Cava

Para la Iglesia Católica, todo ser humano ha sido creado a imagen de Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre; por eso, todo ser humano posee una dignidad única e incuestionable, sea quien sea. Sin comentar todas las implicancias que dicha afirmación tiene, que se encuentran desarrolladas en la Doctrina Social de la Iglesia, al nivel que nos interesa significan: 1. Que la vida tiene una dimensión religiosa que debe ser respetada, pero no impuesta. 2. Todas las religiones tienen una raíz común que debe ser reconocida y respetada más que las diferencias que hay entre ellas. Creo que la historia del 54


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 55

advenimiento de la Iglesia Católica con las religiones no cristianas, desde 1965 en adelante,(aunque hay hechos anteriores, en especial con la judía) y aún entre las religiones entre sí, demuestran que el diálogo interreligioso no ha sido utópico, aunque así parecería al principio. Podrá parecerlo a futuro, siempre hay que seguir adelante, aunque la historia sea testigo de atrocidades del fundamentalismo religioso, lo logrado hasta ahora confirma que las intuiciones (o utopías) anteriores no eran erradas y las que se presentan ahora son metas que desafían a implementar lo que también definía Pablo VI como el corazón del humanismo cristiano y que es un bien para toda la humanidad. “Todo hombre es un hermano.” (1965) Fernando Giannetti Responsable de la Comisión de Ecumenismo y Diálogo InterreligiosoArquidiócesis de Buenos Aires.

El bicentenario implica consolidar, que es solidificar y en conjunto. El sentido de la independencia es arraigar con profundidad y desplegar con fortaleza los principios fundantes de nuestro pueblo, los del 9 de julio de 1816. Las conclusiones de los diputados que asistieron al Congreso provenientes de la mayoría de los pueblos de las Provincias Unidas del Sud son trascendentes a los tiempos, los años y los siglos; y principios como “derechos despojados” o “nación libre e independiente” demuestran que la esperanza no radica en mencionarlos ni en recordarlos, sino en el poderoso horizonte de mantenerlos vigentes, vívidos y actuales. Angel Giano Senador provincial de Entre Ríos

La Argentina del Bicentenario tiene razones para mirar el futuro con esperanza. Luego de cruentas luchas intestinas y de crueles dictaduras militares, ha logrado afianzar la soberanía popular como la base de un gobierno legítimo, y está procurando consolidar el ideario republicano en punto al equilibrio de poderes, a la independencia de la justicia y al respeto al Estado de Derecho como el marco indispensable para lograr un desarrollo sostenido con equidad social. La marcada debilidad institucional que padece la Argentina ha provocado inestabilidades gubernamentales, pobreza y exclusión. El respeto irrestricto a la ley, a los derechos humanos y al pluralismo, 55


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 56

constituyen la piedra fundamental e indispensable para construir un mañana de paz y prosperidad. Ricardo Gil Lavedra Excamarista y legislador nacional

Al cumplirse el Bicentenario de la independencia, siendo la libertad eco de clamor de nuestra nación, quiero destacar que como sociedad aprendimos a vislumbrar elementos que establecen un lenguaje común. Al colocarnos en el lugar del otro, es decir, al desarrollar un sentido de alteridad, debatimos positivamente nuestro carácter colectivo. Desde allí el diálogo interreligioso e intercultural nos ha enseñado en perspectiva a sostener el lugar de las mayorías y a respetar el carácter de minorías. Es éste uno de los espacios en el que debemos extender nuestros valores y acciones, no para tener un vínculo diplomático-formal, de ofrecernos té y simpatía, sino para seguir profundizando aquello que nos hace argentinos en la búsqueda del compromiso y la esperanza. Daniel Goldman Rabino - Comunidad Bet El

Como sabían los patriotas que la proclamaron hace doscientos años, la independencia no se resuelve en un solo acto. Ellos iniciaron un camino que implicó muchas batallas y, hoy, a nosotros nos toca continuar la tarea. Consolidar y avanzar en ese camino significa, en la actualidad, fortalecer nuestra democracia sobre la base de un modelo económico, social y político basado en la soberanía popular, la igualdad, la libertad, la solidaridad y la convivencia pacífica, integrando a nuestro pueblo con el resto de las naciones latinoamericanas y del Caribe. Ulises Gorini Director del periódico Acción

La celebración del Bicentenario nos da la posibilidad de refundar nuestro compromiso con la sustentabilidad pensando en las generaciones futuras del mismo modo que hace 200 años se esforzaron para alcanzar la independencia de nuestro país. Tanto la encíclica Laudato Si del Papa Francisco como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, muestran una oportunidad excepcional para que a partir del diálogo y de la unión, alineemos 56


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 57

nuestros objetivos y trabajemos a favor de los problemas más dramáticos y urgentes que enfrenta el mundo. Este accionar conjunto favorecerá al desarrollo sustentable; construyendo equidad, favoreciendo la inclusión y fortaleciendo el tejido social. Constanza Gorleri Gerente de Sustentabilidad del Banco Galicia

Mirar el futuro con esperanza nos exige mirar rigurosamente qué estamos haciendo como sociedad argentina (gobernados y gobernantes) en el aquí y ahora y qué deberíamos modificar para que esa esperanza pueda hacerse realidad. En ese sentido, nos parece que la base de un futuro promisorio es moldear entre todos un modelo de país próspero e inclusivo y con alta participación ciudadana. Eso exige, desde todos los sectores, disposición al diálogo y a la búsqueda de consensos. La ciudadanía debe ser el principal custodio de que sus dirigentes actúen como partes de un todo, como miembros de un mismo equipo. Daniel Grinstein Presidente de la Fundación Plus

Estamos viviendo, más que un tiempo de cambios, un cambio de tiempo. En medio de las turbulencias globales, nuestro país vive un proceso político intenso. Los frutos de este amplio y necesario debate pueden ser determinantes para la configuración de una nación prospera, con un firme liderazgo global. Los empresarios además de las funciones propias de una empresa, como son la de generar riqueza y trabajo, pagar impuestos y cumplir con las leyes, tenemos nuevos desafíos. Los nuevos tiempos requieren trabajar más sobre las causas y así lograr más impacto. Los tiempos que vienen nos permiten reflexionar también sobre nuestro vínculo con el medio ambiente, los hábitos de consumo, y con un renovado interés por el “otro” para crear un nuevo “nosotros”. Frente a las transformaciones de carácter global y los tiempos por vivir, esta generación de argentinos deberíamos plantearnos el desafío de construir “Una Nación para el mundo”. Gustavo Grobocopatel Presidente de “Los Grobos” 57


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 58

Cuando se declaró la independencia no existían los límites actuales. Se acababa de sufrir frente a España la derrota de Sipe Sipe. El Litoral no envió representantes al Congreso de Tucumán y los territorios del Norte, incluido el entonces denominado Alto Perú, eran hostiles a Buenos Aires y se inclinaban por la proclamación de una monarquía encabezada por un Inca. A pesar de todo, ese Congreso (que en otros aspectos fue objeto de la opinión negativa de Mitre, Avellaneda, Saldías y José Ingenieros), se sobrepuso a la adversidad y a las diferencias de opinión y de intereses y pudo llegar a una decisión que los trascendía. Creo que la manera más positiva de celebrar este aniversario es ubicarlo en su contexto histórico, para poder comprender su significado y deducir de éste sus lecciones para el presente. Enrique Groisman Abogado, exRector del Colegio Nacional de Buenos Aires y socio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Conmemoramos el Bicentenario de nuestra independencia en una época histórica caracterizada por una acelerada globalización, en un escenario mundial que ofrece grandes oportunidades de progreso a las naciones que sean capaces de avanzar económicamente y asegurar igualdad de oportunidades a todos sus habitantes. Esta globalización, impulsada por grandes progresos científicos y tecnológicos, valoriza en este siglo XXI el rol de la educación, esencial para un avance económico con inclusión social. En el siglo XIX Alberdi decía que “Gobernar es poblar”, en este Bicentenario podemos decir que “Gobernar es educar”. Alieto Aldo Guadagni Economista

La independencia nacional no es un logro del pasado. Es una batalla de todos los días. En el siglo XIX logramos la independencia política. Durante el siglo XX debatimos en términos de independencia económica y aprendimos que no hay independencia sin democracia. En el siglo XXI, la independencia nacional debe incluir la construcción de un gran sector de la economía solidaria, donde la comunidad organice la producción, los servicios, el consumo y la comunicación a partir de sus necesidades y en democracia, como respuesta a la globalización de la exclusión y de la indiferencia que nos impone el capital financiero.” Ariel Guarco Presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) 58


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 59

Tras medio siglo de guerra civil hicimos una Constitución, una sociedad con ascenso social y respeto por las libertades. Millones de inmigrantes encontraron un nuevo hogar y se sumaron a los criollos. La educación gratuita completó el circuito virtuoso. En 1916 la Argentina consagró sus autoridades por el voto universal. 1930 interrumpió brutalmente la Constitución y comenzó una larga decadencia institucional, moral y económica. En 1983 volvimos al gobierno civil. Es de desear que este 2016 pueda ser recordado como el año en que la Argentina retome el camino que la reponga entre los diez países destacados del mundo. Ricardo Guazzardi Periodista

“Seamos libres, que lo demás no importa nada”, interpeló San Martín a sus soldados para asegurar el fin de toda dominación extranjera sobre la América Española. Las victorias militares que consagraron la libertad, en ese entonces, no evitaron la instalación de vínculos neocoloniales hasta hoy. Aquella inquebrantable convicción independentista se reinventa hoy frente al proyecto neoliberal-conservador que hunde a la humanidad en la injusticia, la desigualdad y la opresión. La libertad y su hermana siamesa, la igualdad, constituyen la plataforma del programa emancipador del siglo XXI: es el mejor homenaje a nuestros Libertadores y a sus sueños aún pendientes. Carlos Heller Diputado nacional y presidente del Banco Credicoop

La celebración del Bicentenario es una magnífica oportunidad para mirar hacia el futuro y pensar los próximos 100 años, Eso nos permitirá diseñar instituciones políticas que sean inclusivas, transparentes y efectivas. Nuestro país necesita un profundo proceso de diálogo que nos lance hacia una nueva etapa. Hemos superado el proceso de consolidación democrática. Ahora es tiempo de diseñar el país de nuestros sueños, para nuestros hijos y la posteridad. Argentina tiene un potencial increíble, pero para realizarlo debe crear nuevas instituciones, nuevas reglas y especialmente nuevos consensos políticos, económicos y sociales. Necesitamos construir el pacto social del Bicentenario. Alvaro Herrero Subsecretario de Gestión Estratégica y Calidad Institucional del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires 59


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 60

Hoy nos toca a nosotros “ponernos la patria al hombro” , como lo hicieron aquellos 29 patriotas que firmaron el acta de la independencia, en el inicio de una Argentina libre y soberana, inspirados en el humanismo cristiano. Hoy nos toca a nosotros librarnos de la esclavitud de la pobreza y la exclusión que tanto nos duele, del desencuentro que nos impide vivir como hermanos, compartiendo valores y proyectos, de la falta de tierra, techo y trabajo, de la trata de personas, de las adicciones, de la corrupción, del narcotráfico, del maltrato del medio ambiente, de la violencia. Hoy nos toca trabajar juntos, dialogar, comprometernos, ponernos al servicio , poner en juego nuestros talentos para construir “ladrillo sobre ladrillo” el bien común y ofrecer como pueblo protagonista, un legado mejor del que hemos recibido en nuestra querida Argentina. Un legado más humano, más misericordioso. Emilio Inzaurraga Presidente de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina y socio honorario de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

En el Bicentenario de su nacimiento la Argentina enfrenta una grave tarea aún pendiente: la educación de su gente. Necesitamos imprescindiblemente contar con mayor cantidad de ciudadanos educados. Además, la educación que reciban debe ser de mucha mejor calidad que la que hoy proporcionamos a nuestros niños y jóvenes. Para lograr ese objetivo es preciso volver a jerarquizar la actividad de los docentes así como reconstruir la escuela pública que constituyó en el pasado la piedra angular de la integración cultural y social del país. Guillermo Jaim Etcheverry Médico, investigador y exrector de la Universidad de Buenos Aires

Recordar un pasado compartido es hacerlo desde la mente y el corazón, pero siempre desde la verdad, que es la mejor forma de amar a nuestra Patria. Repasando el preámbulo de la Constitución Nacional encontraremos objetivos que nos ofrecen una guía para nuestra conducta ciudadana: “Constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino”. Avivemos el 60


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 61

deseo de construir el tercer siglo de nuestra vida independiente con humildad, alegría y amor, buscando objetivos para el bien común. Jimena Jauregui Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La Patria cumple dos siglos de la declaración de la Independencia del colonialismo español y de “toda dominación extranjera”. El pensamiento de nuestros revolucionarios independentistas debe ser valorado por su determinación a cambiar la historia, superando los obstáculos de lo viejo que siempre pugna por no morir. Como entonces, nos enfrentamos al reto de impulsar la lucha de nuestro pueblo para asegurar los beneficios de la libertad sobre la base de la igualdad social, para que los frutos de nuestras riquezas naturales y humanas se distribuyan en forma equitativa y con un sentido solidario entre los hombres y mujeres de nuestro pueblo. Ellos triunfaron en aquel momento crucial, pero continúan inconclusos muchos de sus ideales de independencia económica y soberanía política. Juan Carlos Junio Director del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”

La tecnología crece exponencialmente en el mundo y hay infinitos progresos. Sin embargo, hay 1400 millones sin electricidad, 800 millones hambrientos, 2400 millones sin un baño, oleadas migran, la desigualdad crece y, como advierte Francisco en Laudato Si, el ambiente peligra. Argentina tiene en el Bicentenario bases para construir un futuro esperanzador. Así es, con recursos económicos naturales de excepción y un gran capital social que genera solidaridad masivamente. Tiene una sociedad civil formidable con entidades excepcionales como Caritas, AMIA, YMCA, Red Social y otras. Para construir el país soñado habrá que seguir el llamado de Moisés y Jesús: “debemos los unos ser responsables por los otros”. Bernardo Kliksberg Economista, sociólogo y consultor internacional

Ese horizonte con esperanza, es decir, el futuro, pienso que es posible si dejamos de decir “yo no tengo la culpa”, la culpa es del otro. De este modo 61


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 62

si nosotros creemos que estamos en lo cierto, que no nos equivocamos, repetiremos una y otra vez el mismo error, estaremos en un laberinto del que será imposible salir. Mi deseo es que se tome conciencia de eso y que logremos afianzar la libertad que es ante todo responsabilidad y respeto. Maria Kodama Presidenta de la Fundación Borges

La Argentina ha demostrado la generación de modelos de la organización productiva y capacidades de sus recursos humanos ubicadas en los mejores niveles internacionales. Pero, lamentablemente estos núcleos de modernidad se han dado simultáneamente en un contexto de crecientes heterogeneidades de productividad y de exclusión social. Los casos exitosos nos permiten afirmar que es posible ser optimista, pero el desafío es su difusión generalizada. Disponemos de una población joven, que es determinante para aprovechar el “boom demográfico”. Un reciente informe de Unicef nos señala que 4 millones de chicos, el 30 % del total, en 2015 son pobres. La preocupación primordial del desarrollo se concentra en la expansión de las potencialidades de las personas. El nivel y la calidad del capital humano son la principal fuente de ventajas competitivas de largo plazo. La educación es uno de los principales mecanismos para revertir la reproducción intergeneracional de las desigualdades y disociar los orígenes sociales de los individuos de sus logros en términos de bienestar y lograr la dignidad a partir de la inserción productiva y el mercado laboral. Bernardo Kosacoff Economista y exdirector de la Cepal en la Argentina

El 9 de julio de 2016 se celebran los doscientos de la declaración de la Independencia. El primer bicentenario. Un grupo de patriotas toma la irrevocable decisión de no depender más de una potencia extranjera e iniciar el camino hacia formación de una Nación soberana. Hoy es tiempo de recrear los valores que guiaron a estos héroes que suscribieron y reafirmaron nuestra independencia. Queremos reafirmar y postular esos valores para que renovados sigan guiando el camino de nuestra nación. Los tres objetivos centrales que guían al gobierno son los de pobreza cero, terminar con el narcotráfico y unir a los argentinos. Los desafíos no son nuevos, pero la vocación 62


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 63

de darles una solución real, sí lo es. El tamaño y complejidad de este desafío trasciende a este gobierno: en tiempo y en alcance. No se solucionarán con un período ni con dos; tampoco lo solucionará el gobierno en soledad. La situación actual de nuestro país requiere no sólo del liderazgo firme y ordenado de los dirigentes sino además que estos valores se encarnen y activen en la sociedad toda, en cada uno. Es tiempo entonces de volver a establecer la unión, vivir el patriotismo, hacer con honestidad, actuar con generosidad, todo con el objetivo del bien común. Luciano Laspina Presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados

Construir una Nación independiente es una tarea cotidiana. La celebración del Bicentenario nos permite fijar un hito, pero sobre todo nos invita a tener una mirada crítica. Es momento de balance, de reflexión sobre los logros y desencuentros colectivos a lo largo de dos siglos. No hay verdadera autodeterminación sin libertad, sin democracia, sin justicia, sin equidad, sin respeto por la diversidad cultural y sin integración territorial. A través de los distintos momentos de nuestra historia, los argentinos intentamos afirmar un modelo de país con desarrollo e inclusión social. El desafío está vigente. Hoy más que nunca la juventud está llamada a protagonizar nuestra definitiva emancipación, sentando las bases de un país con integración y federalismo. Miguel Lifschitz Gobernador de la Provincia de Santa Fe

El proceso que finaliza en 1816 con la declaración de la independencia implicó que un grupo de personas, con grandes diferencias ideológicas, con una diversidad de proyectos, orígenes y diagnósticos lograran construir consensos para tomar decisiones que resultaron fundamentales para la historia de nuestro país. Conmemorar el Bicentenario de la independencia, entonces, se constituye como una gran oportunidad para aprender de ellos, para tomar al próximo 10 de julio como el primer día en el camino hacia el tercer centenario y para intentar todos juntos pensar en el país que queremos. Hernán Lombardi Ministro del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos 63


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 64

Los que corren son días propicios para hacer memoria con ánimo de construcción y rescatar los días difíciles de principios de este siglo. Las diversas confesiones y organizaciones sociales, entonces testigos privilegiados, guardan esa memoria, la ejercitan y la ofrecen. El Bicentenario es otra oportunidad, bisagra histórica para recuperar el sentido superior de la construcción de la casa común. Sujeto de esa imprescindible transformación ha de ser un nosotros amplio capaz de caminar respetando diversidades y promoviendo un diálogo entre culturas que requiere, necesaria e inevitablemente, una tarea política que va más allá de la simple manifestación de voluntades. José I. López Periodista y exvocero del presidente Raúl Alfonsín

Para quienes compartimos la tradición judeo-cristiana el porvenir siempre está abierto a la esperanza. Porque descartamos la fatalidad o la ironía de divinidades para confesar nuestra confianza en Dios que es Amor y Providente. Entendemos que la creación entera es un proyecto del Amor de Dios, una casa para toda la humanidad. La Fiesta Patria del Bicentenario de la Independencia nos ayuda a renovar la conciencia de pertenecer al mismo pueblo y profundizar en comunión de ideales. Nos sentimos llamados a fortalecer el compromiso y abonar sueños de justicia y equidad. Jorge Lozano Obispo de Gualeguaychú

La independencia se nutre de: la búsqueda y el compromiso por la verdad, la justicia, la libertad, la equidad, el amor, la paz. Una administración que con tales características resulte confiable, solidaria, fecunda. La formación integral de la persona humana durante toda su vida. La articulación en simultaneidad del corto y el largo plazo, de lo doméstico y lo global, de la memoria y la proyección, de la diversidad de otroridades y la sólida unidad. La felicidad que resulta de acciones virtuosas procurando fines nobles. La espiritualidad conducente a invocar a Dios fuente de toda razón y justicia. Tomas Mackey Pastor Bautista y socio honorario de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA 64


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 65

Este año, el del Bicentenario de nuestra independencia, nos invita a recordar ese momento tan importante de nuestra historia y a reflexionar sobre lo que somos capaces de hacer los argentinos si nos unimos. Esos hombres, sumando esfuerzos y tirando todos para el mismo lado, guiados por un gran objetivo común, lograron algo enorme para nuestra nación. Hoy, nosotros tenemos la oportunidad de seguir ese ejemplo de trabajo en conjunto para empezar a caminar todos juntos hacia el país mejor que soñamos y nos merecemos, poniendo nuestras coincidencias por sobre todo lo demás. Jorge Macri Intendente de Vicente López

Godoy Cruz, representante mendocino al Congreso de Tucumán le respondía al General San Martín que declarar independencias no era “Soplar y hacer botellas”. El general pronto a realizar su proeza le respondió que conocía en Sudamérica a muchas personas capaces de declarar independencias y ninguna de “Soplar y hacer botellas”. Se declaró la independencia el 9 de julio de 1816. En 1916 llegaba al poder el primer presidente elegido libremente por el pueblo. Hoy aspiramos a que Argentina ingrese al desarrollo que según Paulo VI es el Nuevo Nombre de la Paz, sin el cual no existe Nación Soberana. Universidad Maimónides Enrique Gussoni Director Académico de la carrera de Abogacía

Sin duda la independencia del bicentenario será una excelente oportunidad para fundar las bases de un proyecto nacional que agrupe a todos los habitantes y actores de la vida política, empresaria y ciudadana de nuestra patria. El buen clima y expectativa por el respeto a los valores, el derecho, la equidad y la dignidad de las personas que estamos transitando, permitirán afianzar la cultura del trabajo, la educación y la honestidad como herramientas fundamentales de convivencia, crecimiento económico e integración cultural en un marco de preservación de los recursos naturales por el bien común y de las futuras generaciones. Horacio Maione Presidente del Consejo Profesional de Ingeniería Mecánica y Electricista (Copime) 65


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 66

La lucha por nuestra independencia constituye el hecho más inspirador de nuestra historia. Todo el proceso estuvo caracterizado por dificultades y amenazas que presentaban como imposible la causa. Las propias divisiones patriotas entre ellas. Fue San Martín, una vez más, quien definió la fórmula para el éxito: “seamos libres, lo demás, no importa nada”. El éxito, siempre, radica en la capacidad para identificar lo esencial y volcar en ello toda la energía positiva y constructiva de la que somos capaces. Como en 1816. Gustavo Marangoni Ex-presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires

La mejor manera de celebrar la independencia de hace 200 años es declarando la independencia en clave de los tiempos que corren. Ser independiente ya no pasa por tener el poder de defender las fronteras geográficas sino por difumar los límites territoriales en pos de regiones y biomas. La independencia ya no se logra ni custodia con fuerzas armadas sino con la fuerza del conocimiento y la innovación con sentido que integra innovación tecnológica, en negocios y social. Independencia ya no pasa por garantizar la soberanía de los países sino por asegurar la autonomía y dignidad de sus habitantes. Carlos March Secretario de la Confederación de la Sociedad Civil

Mirando como un símbolo la cuna de la Nación independiente, los Obispos nos recuerdan que el ideal de los congresales de 1816 está –a 200 años de entonces– lejos de alcanzarse. Una Casa que sea lugar de diálogo y encuentro, donde la gran familia de los argentinos pueda vivir la fraternidad, la solidaridad y la búsqueda del bien común, sin excluir a nadie. Por ello, el Bicentenario es un don y tarea que nos exige pasar de meros habitantes a ciudadanos comprometidos en la erradicación de los males de la Casa común: el desencuentro, la corrupción, el narcotráfico y el descuido del medio ambiente. En definitiva, a ponernos “la patria al hombro”. La Patria que soñaron nuestros padres fundadores y la que merecen nuestros hijos y las generaciones futuras. Daniel Martini Director Ejecutivo del Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina 66


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 67

Para poder volver a soñar con un horizonte esperanzador habría que “refundar” la Patria. El bicentenario sería un buen momento para intentar hacerlo. Un gran pacto nacional entre patriotas lúcidos y éticos que estén dispuestos a dejar de lado intereses y egoísmos personales y que sólo tengan como meta el bien común y el sueño de un nuevo país moderno, solidario y equitativo. Parece una utopía, pero no podemos perder la esperanza de verlo hecho realidad. Hugo Masci Presidente honorario del Club de Amigos y líder de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La vida de una nación es un proceso largo, complejo y muchas veces sinuoso. La proclamación de la Independencia en 1816 es un hito y un momento clave de autodeterminación institucional pero no el surgimiento absoluto desde la nada de nuestra comunidad nacional. Ella se configura en la confluencia de muchos aportes, aun antes de la emancipación, y se fue enriqueciendo, no sin conflictos, hasta la actualidad. Hoy nos toca recrearnos desde esos cimientos y construir una casa común donde nadie quede afuera. Eloy Mealla Licenciado en filosofía, profesor universitario y colaborador de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

El aniversario de los 200 años de independencia es un momento histórico para todos los argentinos. Es una fecha que nos invita a reflexionar y pensar en todo lo que hemos logrado en estos años. Los sucesos del 9 de julio de 1816, también son un símbolo de cuán importante es involucrarse para modificar el status quo. Este año puede ser un año bisagra donde se abandone la confrontación y empecemos a trabajar todos juntos para cambiar las cosas. Es importante que los argentinos participemos y nos comprometamos para tener una Argentina más federal, equitativa y próspera. Gabriela Michetti Vicepresidenta de la Nación

Como estudioso de la Biblia no puedo pensar este tema sin referencias a sus relatos, comenzando con la liberación del pueblo hebreo de su esclavitud 67


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 68

en Egipto. La independencia significaba crear un horizonte de esperanza en la nueva tierra “que mana leche y miel”. Con Jesús la idea de una independencia nacional ya no tiene tanta fuerza. El anuncio del Reino de Dios y su justicia proclama la esperanza de que los seres humanos nos liberemos de nuestros odios y egoísmos y busquemos juntos caminos de plenitud. El mandato de amor es la verdadera bandera de esta nueva independencia. Néstor Míguez Presidente de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas

Los hombres que en 1816, en Tucumán, decidieron la independencia de este país que fue llamado después República Argentina, concibieron un sueño. Hasta que este tomó forma de realidad, con una organización nacional y proyectos políticos efectivos, hubieron de transcurrir muchas décadas de duros conflictos y divisiones. Finalmente el país se perfiló. Un siglo después, aún con sus muchas imperfecciones y sus muchas dificultades, a los ojos del mundo ya era una “tierra de promisión” que se abría a “todos los hombres de buena voluntad que quisieran habitar su suelo”. Ahora celebramos el segundo ciclo de vida independiente. La emoción que eso despierta no debe llevarnos a perder de vista lo mucho que resta por hacerse para que esta sea realmente la “tierra de promisión” prometida. Esta celebración puede ser una oportunidad para que los argentinos volvamos a conjugar sueños con proyectos y nos propongamos plasmar una nación de la que todos podamos sentirnos orgullosos. Manuel Mora y Araujo Sociólogo, politólogo y miembro del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Seamos un todo por el bien común. El Bicentenario de nuestra Independencia es una oportunidad para encontrar la unidad por sobre las divisiones. Somos una suma de esfuerzos individuales que tienen el talento y las ganas para progresar. Debemos cambiar esta concepción si queremos transformar la realidad de nuestro país. El trabajo conjunto entre Estado, sociedad civil, empresas y comunidad nos garantizará la construcción de un futuro diferente, donde prime la diversidad de miradas. Porque el único camino es que nos reconozcamos y comportemos como un todo. Quiénes fun68


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 69

daron nuestra Nación lo entendieron y priorizaron el bien común por sobre el interés individual. ¿Por qué nosotros no? Victoria Morales Gorleri Subsecretaria de Responsabilidad Social del Ministerio de Desarrollo Social

Me siento confundida por lo que vivimos y sólo atino a manifestar mi deseo de que finalmente construyamos una sociedad democrática, basada en la igualdad ante la ley y una política que sepa armonizar las diferencias para evitar la disolución y el enfrentamiento que son antagónicos con la idea de una sociedad democrática, basada en una cultura de derechos ciudadanos. La independencia es de nosotros mismos, de nuestros prejuicios y nuestras odiosidades. No se puede gritar viva la Patria y luego querer matar al compatriota. A eso aspiro y por eso trabajo. Consciente, también, de que este es un trabajo colectivo sin falsos mesías ni liderazgos personalistas. El futuro es demasiado imponente para reducirlo a cien palabras. Pero me arriesgo a meterlo dentro de dos palabras, democracia y libertad. Norma Morandini Senadora nacional

Solemos siempre pensar y reflexionar el 9 de Julio como el día en que se declaró la independencia de nuestro país. Sin embargo, todos sabemos que por aquel entonces estábamos muy lejos todavía de ser el país que hoy somos. La Declaración de la Independencia de aquellos héroes fue parte del proceso de constitución de un nuevo orden político en lo que había sido el Virreinato del Río de la Plata. Como dijo San Martín, quedaba en 1816 sólo hacer explícita una independencia que existía de hecho desde 1810. La conformación del Estado argentino llevó décadas, así como la nacionalidad requirió de procesos mucho más complejos. Somos consecuencia de los aciertos y errores de los que nos dejaron esta nación y seremos responsables de la que dejamos a nuestros hijos. Asimismo, vivimos el Segundo Centenario de nuestra Patria en un proceso de transición y cambio, donde los principios del respeto a la ley y a las instituciones y de la tolerancia quieren reflotar de la mano de un nuevo gobierno comprometido con los derechos de los ciudadanos y con el respeto por las disidencias. Oscar Moscariello Embajador Argentino en Portugal 69


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 70

La independencia fue, hasta ahora, liberación de la opresión; fin del avasallamiento, de la obediencia Fue la confrontación que cortó lazos de dependencia y heteronomia y que también liberó a nuestros opresores de su infame dominación. Nos desafía ahora una obra hacia nosotros mismos: superar la minoría de edad para ser autónomos y hacernos cargo de quiénes somos y qué queremos. Emanciparse implica construir un proyecto y velar por su consecución. Ser mayor de edad, emanciparse, es más aburrido y trabajoso que liberarse. Pero es la tarea hacia el futuro Mariano Narodowski Profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y exministro de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Hombres y mujeres, con aciertos y desaciertos, pero todos ellos, cada uno a su manera, enamorados de la Patria, sentaron las bases de su independencia. 200 años después, imitemos aquel amor primero, esforzándonos, comprometiéndonos, día tras día, para que nuestra querida Argentina sea un oasis de justicia y cultura del encuentro, dispuesto a saciar la sed de paz de esta “aldea global” que es hoy el mundo, amenazada por odios y fanatismos. Roberto Niez Presidente de la Delegación Argentina ante la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande

El Bicentenario de nuestra independencia es una oportunidad para renovar el pacto fundacional que hizo posible la constitución de un sistema educativo nacional que universalizó la educación básica para “educar al soberano”. Hoy debemos como sociedad rediscutir el sentido de la educación y evaluar los marcos institucionales para recuperar la centralidad de la escuela en la distribución y construcción de los conocimientos socialmente válidos y colaborar en la construcción de una sociedad más justa y solidaria. María Catalina Nosiglia Secretaria de Asuntos Académicos de la Universidad de Buenos Aires

Nuestra querida Republica cumple doscientos años. Dos siglos de Independencia. En 1810 comenzó un proceso de emancipación política, 70


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 71

cuyo fruto fue la declaración de Independencia de 1816. Dejamos de ser colonia y empezamos a caminar como país; pero la colonización político militar solo es una forma de colonialismo. Aun hoy seguimos trabajando en pos de nuestra independencia económica y cultural, no en forma de aislamiento, sino en clave de poner a los intereses de nuestro País a la cabeza de nuestra lista de propósitos. Doscientos años de República pero sólo treinta y tres años ininterrumpidos de democracia. Mejorar esa ecuación es hoy nuestro desafío y mi deseo. Sumer Noufouri Presidente del Instituto Islam para la Paz

El riesgo que supone celebrar este Bicentenario consiste en creer que en 1816 ya existía la Nación Argentina tal como se consolidó a partir de 1880. No somos un país de 200 años sino de apenas 136, de los cuales las primeras tres décadas y media estuvieron dominadas por una excluyente república oligárquica, a la que luego siguieron el personalismo yrigoyenista; 35 años de regímenes militares; los populismos peronista, menemista y kirchnerista; 19 años de proscripción del peronismo; y un par de gobiernos constitucionales inconclusos. En otras palabras, no hubo tiempo para que se generaran aquí los “hábitos del corazón” (Tocqueville) propios de una auténtica democracia republicana y participativa. Pero la ocasión es buena para tomar plena conciencia de esto y para advertir que resulta más fácil modificar una Constitución que cambiar una cultura. Comenzar a hacerlo implica hoy que todos asumamos como principal valor público a la responsabilidad y a uno de sus correlatos, la rendición de cuentas. Sin ello, las invocaciones a la igualdad, la libertad o la justicia se vacían de contenido y dejan paso a la corrupción y a las borracheras de poder. José Nun Abogado y politólogo

Doscientos años después de la declaración de la independencia, somos los jóvenes de Argentina los que estamos construyendo nuestro propio futuro y el de los demás. Tomar la palabra, escribir, proyectar, crear, aprender, escuchar y transmitir valores son desafíos que se renuevan para este bicentenario. Cuanto más nos comprometamos, desde donde podamos 71


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 72

o creamos necesario, cuanto más nos hagamos escuchar y estemos presentes, más herramientas tendremos para seguir construyendo un país que fue soñado en grande. Rocío Obrador Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Los argentinos vivimos un escenario único por su potencialidad. A nivel individual porque podríamos lograr la reconciliación interpersonal cerrando la grieta ideológica que nos divide y hiere. A nivel nacional porque podríamos reintegrarnos y crecer construyendo un federalismo justo. A nivel regional porque la caída de los gobiernos populistas en Latinoamérica y el contexto mundial de guerra y amenaza terrorista, le ofrecen a la región y a la Argentina en particular, la oportunidad de posicionarse como un territorio no sólo “verde” sino aun de Paz. La amenaza del narco y nuestro descuido del medio ambiente pueden hacernos perder esta oportunidad. Milagros Olivera Exdirectora de la Casa Ronald McDonald

La Argentina del Bicentenario debe comprometerse con un proyecto universitario inclusivo y propositivo que contemple el rol social, económico y político de la educación superior (y de la ingeniería en particular), en un contexto de demanda de profesionales que, en el marco de un desarrollo productivo sustentable, sean protagonistas. En ese sentido, la excelencia académica, la calidad en los procesos administrativos, la profundización de la investigación, la consolidación del posgrado, el desarrollo, la internacionalización, la modernización de las prácticas pedagógicas y la ampliación de políticas de retención y promoción son algunas de las políticas que, desde la Facultad, hemos propuesto a lo largo de estos años. Guillermo Oliveto Decano de la Universidad Tecnológica Nacional - Filial Buenos Aires

La más esperanzada conmemoración: mejorar la calidad de nuestra democracia, que no es otra cosa que la calidad de sus instituciones, es decir, la forma en quienes habitamos este país hemos sabido organizar la vida 72


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 73

pública. Lo lograremos si alentamos la transformación cultural que nos haga sentir partícipes de una empresa colectiva común. Y esto requiere del compromiso de un trípode básico: gobierno, sector social y sector privado. Todos podemos y debemos aportar valores y capacidades para desarrollar una estrategia de bienestar general como objetivo de políticas públicas e indicador de progreso social. Marta Oyhanarte Exlegisladora y exSubsecretaria de Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia

Entre los Congresales de 1816 había una decena de sacerdotes y dos frailes, uno franciscano y uno dominico. El representante de Potosí en 1816, al redactarse el proyecto de Constitución Nacional, impulsó que se consignara la igualdad de derechos y dignidad de los indios y los demás ciudadanos. En varias provincias ya se había producido un intercambio y sincretismo cultural entre la cosmovisión aborigen y la fe católica. Con los primeros comerciantes ingleses y alemanes fueron apareciendo nuevas expresiones cristianas como anglicanos y luteranos. La independencia consolidada con la Constitución Nacional de 1853, se enriqueció con los inmigrantes que aportaron un panorama diferente en el abanico religioso de nuestra nación, sumándose árabes cristianos y musulmanes, y judíos. A la identidad nacional se fueron sumando, a comienzos del siglo XX, quienes provenían de iglesias evangélicas misioneras y los armenios huyendo del genocidio. Aprendamos de todos para abrirnos a un horizonte inclusivo, en el que el esfuerzo articulado de las comunidades y líderes religiosos contribuya a un futuro de paz y esperanza para nuestro país y el mundo. Gloria Padilla Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo y otras Religiones (CEERJIR-CEA)

Los hechos disimulan procesos de larga duración. La Independencia no escapa a esa regla. Fue la manifestación de una corriente regional alentada por la ruptura con España, que permitió la creación de nuevos Estados en esta parte del planeta. La constitucionalización, la participación de las masas en política y la cancelación del ciclo de golpismo militar, fueron fenómenos de similar extensión. Hoy nuestro país está, como hace 200 años, ante un doble 73


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 74

desafío que es también latinoamericano. Salir de la trampa de la corrupción. Y lograr una inserción competitiva en el capitalismo global. Como a los argentinos de 1816, nos hace falta inteligir el curso de la historia, para diseñar mejor nuestro futuro. Carlos Pagni Periodista

Desde Rosario, cuna de la Bandera, un anciano que acaba de entrar en los 93 años, en alegría y gratitud tiene el privilegio de seguir celebrando el Bicentenario de nuestra Independencia. La pantalla de mi TV (Telesur) me permite simultáneamente participar de un nuevo aniversario de Sandino, en Nicaragua, y ser testigo de las luchas de esos pueblos de mesoamérica en su profunda crisis sociopolítica, económica y moral. Así como sentirme conmovido e indignado a la vez por las tensiones y luchas de una Europa y una América del Norte, cosechando en medio de su abundancia la amargura de sus viejas y nuevas formas de esclavitud y explotación que arrancan las denuncias de una brillante embajadora de Venezuela en quien vibran la voces de Bolívar y de Chavez ante el escándalo interminable del pueblo Palestino. Todo eso abre nuevas expectativas y temores en las gigantescas dimensiones de potencias como China y Rusia así como las tragedias de Medio Oriente, África, India, y otras áreas explosivas en nuestro tiempo. De allí que nuestra América y el Caribe adquieren una importancia y un desafío inigualable para promover estas tierras como “Zona de Paz” (en la voz del Presidente Raúl Castro) y el llamado del Papa Francisco a demandar tierra, techo y trabajo. Un sólo corazón americano: este es tiempo de unir manos y cerebro, es tiempo de quebrar yugos extraños, es tiempo de formar un solo pueblo como Dios lo ha querido desde antaño. Federico Pagura (✝) Obispo (E) de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina y presidente del Directorio de la ACJ de Rosario

El próximo 9 de julio los argentinos celebraremos este acontecimiento que marcará un hito en el destino de los próximos años. A doscientos años de aquel trascendente suceso, debemos dimensionar esta fecha, sobre todo por el accionar desinteresado de aquellos patriotas dispuestos a dar su vida por la independencia, por la tan anhelada libertad. En los tiempos que se apro74


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 75

ximan, veremos producirse esa ruptura definitiva de los falsos preconceptos que se han arraigado tanto en nuestro pueblo. El Bicentenario nos colocará a la vanguardia de los desafíos actuales que implican necesariamente una nueva visión estratégica como Nación, de conjunto y de unidad, permitiéndonos alcanzar una nueva posición ante el concierto de las naciones, consolidando en forma definitiva, el crecimiento y desarrollo económico, social, científico y cultural, como no se ha visto todavía en estas dos centurias, y que veremos florecer por estos lares, especialmente en nuestra tierra… Roberto C. Palacio Intendente de Coronel Suárez

Hace doscientos años, un grupo de hombres se arriesgó y empezó a escribir la historia de nuestro país, ahora es nuestro deber construir los próximos cien años. Tomando todo lo bueno y aprendiendo de los errores del pasado, pero sobre todo, mirando al futuro, ese futuro que arranca hoy y que ya empezó a escribirse. Indiscutiblemente estamos transitando un momento histórico en nuestro país. Millones de argentinos confiaron, dijeron se puede y se animaron a cambiar. El tricentenario depende de nosotros. Marcos Peña Jefe de Gabinete de la Presidencia de la Nación

Para consolidar la independencia es requisito ineludible fortalecer la democracia y, a ese fin, la alternancia en el gobierno –stricto sensu en el Poder Ejecutivo– es un elemento esencial. La ausencia de alternancia o su cumplimiento meramente formal o amañado (a través de familiares, miembros del mismo partido, etc.) constituye un peligro para la existencia plena de un Estado de derecho. La falta de alternancia favorece los proyectos hegemónicos y personalistas (no en vano se habla de yrigoyenismo, peronismo, menemismo y kirchnerismo); también propicia el abuso de poder, la manipulación de la burocracia –reemplazando la idoneidad y el mérito por la militancia política–, la aniquilación de los órganos de control, y la corrupción sistémica. La alternancia en el gobierno es presupuesto y condición de una verdadera democracia. Osvaldo Pérez Cortés Exjuez y expresidente de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA 75


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 76

Construir soberanía ya no es lo mismo que hace un siglo. Ni el mundo es el mismo. La revolución tecnológica que acortó distancias y acercó a los pueblos, ha desarrollado otro esquema de dominación, que no respeta naciones, ni a la Naturaleza ni a la Humanidad. La voracidad del sistema económico acecha. Sin embargo, la Esperanza sigue alumbrando el corazón humano. Recemos –y trabajemos– para que este Bicentenario convoque a la Paz y celebre el derecho a la vida en dignidad, y para que los poderes locales y mundiales recapaciten y cuiden al planeta, nuestra Casa Común. Alicia Pierini Exdefensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires

Fue un martes. Un 9 de Julio de 1816 cuando nuestro país declara su independencia. Hace poco. Doscientos años. Sin embargo, esta celebración nos encuentra construyendo aún una República que nos albergue a todos: Un desafío pendiente. El más grande. La visión del gran Presidente Raúl Alfonsín: “Con la democracia se come, con la democracia se educa, con la democracia se cura”. Ese país continúa suspendido sin poder o sin saber de qué modo somos todos Argentina. Y a doscientos años de nuestra Independencia me tomo el atrevimiento de convocar, una vez más, a que unamos fuerzas. Nuestra historia nos ha enseñado que salimos entre todos o no sale nadie. Todos los partidos políticos, los gremios, las fuerzas vivas, la Iglesia Católica, todos consensuando un rumbo que nos contenga. Y finalizo, también, con otra frase del Presidente Alfonsín que siempre resuena en mi corazón: “Democracia es vigencia de la libertad y los derechos, pero también existencia de igualdad de oportunidades y distribución equitativa de la riqueza. Tenemos libertad pero nos falta la igualdad.” Vayamos por ella. Ya es hora. Aldo Pignanelli Economista y expresidente del Banco Central de la República Argentina

Hace 200 años unos pocos hombres trajinaron polvorientos pajonales y huellas en carros y caballos, para juntarse en una casa de adobe en Tucumán y proclamar que la Argentina sería una nación independiente de las demás. Cien años después, gracias al Estado de derecho y a la educación gratuita y obligatoria la Argentina tenía la quinta economía del mundo y elegía con voto secreto y universal de los varones al primer presidente de una democracia plena, Hipólito 76


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 77

Yrigoyen. Se inició en ese momento el proceso de igualdad política y social que culminó con Perón. Tras una larga decadencia tenemos la oportunidad de insistir en el Estado de derecho y la educación pública de calidad para todos. En el siglo XXI independencia significa confianza en nosotros mismos, mirada de grandeza para trazar objetivos ambiciosos a nivel mundial, igualdad de oportunidades para que todos puedan desarrollar sus potenciales, seriedad, esfuerzo, trabajo, libertad interior respetada por los demás y desarrollo cultural. Federico Pinedo Presidente Provisional de la Cámara se Senadores

La conmemoración del Bicentenario, más allá del propio significado como suceso histórico, nos convoca a reflexionar, con un debate profundo, plural, democrático, acerca de nuestra identidad, madurez política, futuro deseable. La larga tradición del pensamiento nacional no se ha agotado en la Declaración de la Independencia. Celebremos entonces la oportunidad de continuar con nuestros aportes a la consolidación del proyecto de nación, sin perder de vista que lo hacemos en contexto de plena democracia, un valor ya definitivamente incorporado. Nora Pinedo Directora Provincial (Buenos Aires) de Educación de Gestión Privada

Hace poco, a propósito de esta conmemoración, escribíamos en la revista Criterio que los centenarios se prestan a celebraciones; y que en los peores casos, derivan en evocaciones triunfalistas que suponen groseras manipulaciones del pasado; mientras que en los mejores, permiten una reflexión crítica que sólo puede tomar como base una lectura desmitologizada de la historia. Pero advertíamos también que el bicentenario de la declaración de las “Provincias Unidas en Sudamérica” ofrece una nueva ocasión para acercarnos al pasado, no con la intención de “aprender de la historia”, sino más bien con la de interrogarnos críticamente con vistas a la construcción de nuestro futuro como país. Esa es la cuestión, y esa es la tarea a la que nos sentimos convocados. Con la aguda percepción que lo caracterizaba, Jorge Luis Borges escribía en su Oda escrita en 1966: “Nadie es la patria, pero todos debemos / ser dignos del antiguo juramento / que prestaron aquellos caballeros / de ser lo que ignoraban, argentinos”. Y concluye afirmando que “nadie es la patria, pero 77


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 78

todos lo somos”. Ardua e irrenunciable labor a la que nos debemos si pretendemos tener un futuro digno y abierto. Lo que nos corresponde es poner la mirada y los esfuerzos en el porvenir, actuar con generosidad para las nuevas generaciones y buscar en el diálogo y en el consenso lo más hondo de nuestra república. José M. Poirier Escritor y director de la Revista Criterio

Con renovado entusiasmo, queremos volver la mirada sobre aquella primera generación de argentinos, que interpretando un creciente sentimiento de libertad de los pueblos a quienes representaban, asumieron la grave responsabilidad de encauzar los ideales americanistas. El Congreso reunido en Tucumán no fue un suceso improvisado ni falto de ideales. Muy por el contrario, los representantes de los pueblos que integraban las Provincias Unidas del Río de la Plata estaban muy identificados con las expectativas que había despertado la Revolución de Mayo. Los congresales hicieron de una «casa de familia» un espacio fecundo y con una auténtica deliberación parlamentaria nos legaron una Patria independiente y libre. Esta casa, lugar de encuentro fraterno, de diálogo y de búsqueda del bien común, es para nosotros un símbolo de lo que queremos ser como Nación. Mario Aurelio Cardenal Poli Arzobispo de Buenos Aires

En el año del Bicentenario de la Independencia, AMIA cumplió 122 años de vida. Ser una de las organizaciones sociales con más trayectoria de la Argentina nos ha permitido acompañar las diferentes etapas que vivió el país. Impulsa nuestra tarea el valor ético judaico de la Tzedaká, el imperativo que nos recuerda que la justicia social debe alcanzar a todas las personas por igual. Renacer fue un desafío que afrontamos tras el feroz atentado de 1994. Nos pusimos de pie gracias a la solidaridad y el compromiso de muchos. Dos pilares que hacen posible continuar con un proyecto y así ser capaces de ver con esperanza el porvenir. Daniel Pomerantz Director Ejecutivo de la AMIA 78


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 79

Celebrar los 200 años de la declaración de nuestra independencia nos da la oportunidad de reflexionar sobre nuestro pasado y, sobre todo, nos invita a pensar en nuestro futuro. En lo que somos y en lo que podemos ser como sociedad. Hace dos siglos, las provincias se unían para enfrentar los desafíos y desencuentros que conllevaba la construcción de un país próspero. Desde entonces fueron muchos los logros, pero también los desencantos, que nos alejaron de los principios y valores que impulsaron nuestra independencia. Tenemos que honrar aquel 9 de julio de 1816 haciendo de nuestra independencia una búsqueda permanente. Es una tarea de cada día, que nos invita a trabajar juntos frente a nuevos desafíos que eran impensables hace 200 años. Porque solamente unidos podemos construir una Argentina plural, democrática y sin pobreza. Una nación integrada y conectada al mundo. Nuestro país está listo para ocupar su lugar en la sociedad internacional y entrar de lleno al siglo XXI. Hoy tenemos una nueva oportunidad para unirnos y construir la Argentina que todos deseamos ser. No la dejemos pasar. Fulvio Pompeo Secretario de Asuntos Estratégicos de la Jefatura de Gabinete de la Presidencia de la Nación

Una nueva efemérides nos reúne como argentinos y nos interpela. Somos un pueblo que brinda esperanza? Invito a poner la mirada en este crisol de razas que es nuestro país y como se forjó gracias a la unión de los que estaban y los que bajaron del barco en las diversas olas inmigratorias. En nuestra ciudad los patios de los conventillos dan cuenta de ello, donde la “idishe mame” le ceba mate al “turco” Ali. En esta imagen radica la esperanza y el ejemplo que como nación podemos dar al mundo, es la oportunidad del dialogo abierto y sincero Federico Pugliese Director de Cultos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

El bicentenario nos encuentra en un momento institucional delicado. Un gobierno de signo totalmente opuesto al anterior comienza, en democracia, una nueva experiencia. Tenemos la esperanza de dirigir el país hacia un destino mejor, ocupando el lugar que debemos tener por la potencialidad de nuestros recursos y la calidad de nuestra gente. Los padres fundadores de nuestra 79


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 80

patria dieron su vida, sus bienes y sus sueños por una Argentina poderosa. Tenemos la responsabilidad y el deber de continuar su tarea, consolidando un modelo de comportamiento ético y moral, entregando a las futuras generaciones un país orgulloso y pujante en el concierto mundial. No podemos fallar. Gerardo Rabinovich Ingeniero experto en Energía, consultor y socio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La celebración del Bicentenario de la independencia nos convoca hoy a una profunda reflexión. La Declaración de los hombres reunidos en Tucumán, en nombre de los pueblos allí representados y para la posteridad de “investirse del alto carácter de una nación libre e independiente” aclamada “llenos de ardor de la justicia”, nos interpela a renovar en estos días la esperanza de construir una Nación más justa, igualitaria e inclusiva, donde el valor de la solidaridad, la justicia, la paz, el diálogo y la palabra nos permita avizorar un horizonte de grandeza y no de ilusiones furtivas. Guillermo Ragazzi Exinspector General de Justicia, socio activo de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA y miembro de la Fundación YMCA

En el primer centenario Argentina era sinónimo de futuro promisorio. Pero en los siguientes 100 años lamentablemente no se cumplieron aquellas visiones optimistas: el país creció poco, un tercio de nuestros compatriotas vive en la pobreza y se perdieron posiciones en el mundo. La historia enseña, y para no volver a cometer los mismos errores, la dirigencia en su conjunto tiene la responsabilidad para que en la tercera centuria, pensando mas en el futuro que en el pasado, logre enfrentar los desafíos y consensuar una estrategia donde todos podamos vivir en democracia y tengamos la oportunidad de mejorar nuestro bienestar. Jorge Remes Lenicov Exministro de Economía de la Nación

El propósito de la educación es brindar la posibilidad de disponer de un futuro distinto que el pasado. Las sociedades que lo logran con equidad 80


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 81

y continuidad en el tiempo, disfrutan de un mejor nivel y calidad de vida. El método es educar tanto la mente como el espíritu. Uno sin el otro es insuficiente. Tecnología con valores, es el camino de una sociedad armoniosa y pujante. Sólo esa forma de educación, nos asegura la libertad. La Argentina del bicentenario, está llena de vivencias y experiencias que nos deberían servir de guía en el camino para lograrlo. José L. Roces Rector del Instituto Tecnológico de Buenos Aires y líder de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Argentina necesita consolidar la democracia cultivando la diversidad y construyendo en ella la opinión superadora a las verdades impuestas. Debemos dotar de independencia a la justicia y de profesionalismo al Estado. Hay que consolidar un sistema político transparente y que sintetice las diferencias dentro de la sociedad. Hay que darle rostro humano a las decisiones económicas y poner al hombre en el centro de las preocupaciones de la discusión pública. Pensar en el todo y en el conjunto más que en nosotros mismos. Paulino Rodrigues Periodista

Este año conmemoramos el Bicentenario de la Declaración de la Independencia Nacional, proclamada en Tucumán el 9 de julio de 1816. Es muy importante recordar los hechos históricos que marcaron nuestro destino que nos llevó como pueblo a ser libres e independientes. Porque conmemorar la fecha de la independencia es fortalecer los vínculos de solidaridad y hermandad entre todos lo que habitamos este suelo argentino. Y también significa recordar a quienes lucharon por la independencia de nuestra patria, y tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos con las generaciones futuras, para que podamos dejarles un país en el que puedan desarrollarse en libertad. Horacio Rodríguez Larreta Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

En 1816, los hombres que declararon la Independencia se propusieron construir un Estado y una nación, por entonces inexistentes. Se hizo mucho 81


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 82

y hubo logros importantes, pero en algún momento el gran proyecto entró por una senda desviada. La idea de nación derivó en nacionalismo unanimista e intolerante. El Estado se apartó del interés general y derivó en prebendarismo. Hoy nos toca una tarea grande: recuperar el rumbo y honrar el designio de los hombres de la independencia. Luis Alberto Romero Historiador

Diría que la independencia está muy vinculada a la economía. Por ejemplo, creo que hay dos clases de países: los independientes y los dependientes. Los independientes compran lo que necesitan y venden lo que les sobra. Los dependientes, en cambio, venden lo que necesitan y compran lo que les sobra. Marcelo Rudy Humorista

El Estado de Derecho fue el gran objetivo a que apuntaron los congresales reunidos en Tucumán en 1816. Se trataba de organizar al país en el marco del imperio de la Ley y así incorporarlo al concierto de naciones que se iban dando sus propias constituciones. La Argentina tardó más de cuatro décadas para lograr al menos formalmente, sus instituciones democráticas. De cara al futuro hacemos votos para que consigamos la separación de poderes, con la independencia de la Justicia, en una realidad regida por los principios de libertad, igualdad, solidaridad y sostenibilidad. Tenemos la esperanza que lo ocurrido recientemente servirá como acicate para que nuestra sociedad actúe como un gran operador encaminado al logro de esas metas. En estos días sentimos que sopla un nuevo viento que nos anima a ser optimistas y a confiar que nuestros hijos y nietos vivirán en un país más justo, plural y solidario. Daniel Sabsay Constitucionalista

Cuando se proclamó la Independencia, se constituyó la Nación. Errores políticos, democracia y golpes militares, egoísmo y corrupción, vaivenes extremos en el diseño de un proyecto común. Esta mezcla nos llevó a la asfixia, a enfrentarnos unos con otros y nos distrajo del verdadero obje82


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 83

tivo de hacer crecer la República. Sueño con esperanza porque nos merecemos una patria moderna y madura. El Bicentenario es una excelente oportunidad para revalorizar las buenas tradiciones del país, dar un contundente mensaje de unidad nacional y promover el debate sobre el futuro de la Argentina que queremos en su tercer siglo de vida independiente. Enrique Sacco Periodista - Director de ESPN Radio

Pensar el Bicentenario de la Independencia es una invitación a pensarnos a nosotros mismos como ciudadanos de una república democrática. Significa dejar de lado el comportamiento de habitantes de un suelo, indiferentes a la cosa pública y tomar parte activa en la vida del país, en la medida de nuestras responsabilidades y vocación. Así lo hicieron, 200 años atrás, los diputados de las Provincias Unidas de Sud-América, que asumieron la responsabilidad de declararnos libres de la dominación española y de toda otra dominación extranjera, a sabiendas de que emprendían un camino sin retorno a riesgo de sus vidas, haberes y fama. María Sáenz Quesada Historiadora

Dos siglos de historia que nos interpelan y problemas similares que no podemos resolver; dificultades para ponernos de acuerdo y dificultades para respetar lo acordado. Nos cuesta vivir como hermanos y trabajar unidos por el bien común. Se nos impone, querer (aceptar) la historia –es historia de familia– y hacerla querer. Que la mirada crítica a la historia sea un mirar a algo que se quiere y es nuestro, no a algo extraño o a otros. Trabajemos por una Patria de hermanos, dado que queremos las mismas cosas y amamos entrañablemente esta tierra que nos vio nacer. Así la unidad surgirá de la amistad y del trabajo común, no de la conveniencia ni del mercado. Que el Señor nos inspire para descubrir primero el bien humano que es trabajar; luego el bien humano que es trabajar en cuerpo y finalmente, el mejor de todos, que es trabajar por el bien común. Hugo Salaberry Obispo de Azul 83


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 84

El Bicentenario llega en medio de un cambio de escenario político cargado de nuevas promesas, pero también arrastrando desajustes económicos, viejas-nuevas deudas sociales y no pocas dudas políticas en cuanto al devenir. Hace tiempo que la sociedad argentina abre grietas de todo tipo corriéndose de su responsabilidad histórica. Para corregir el rumbo y una vez más no equivocarnos es momento de comprender qué hicimos mal. Urge que una dirigencia más responsable con el bien común y una ciudadanía más memoriosa y menos dócil a los espejismos vayan cerrando heridas construyendo un país con más democracia, menores desigualdades y efectiva justicia. Agustin Salvia Coordinador e investigador jefe del Programa del Observatorio de la Deuda Social-UCA

Los doscientos años de independencia encuentran a la Argentina en un momento de perspectivas de crecimiento único. Es que la evolución de nuestra sociedad produjo que, por primera vez en nuestra historia, un partido no tradicional llegase al poder. Y lo hizo con ideas innovadoras, pero sosteniendo los valores que acuñaron aquellos próceres del 1800: Afianzar la Justicia, consolidar la paz interior y promover el bienestar general para todos. Esas premisas aún siguen vigentes. Concretarlas y llevar a que cada uno de los argentinos puedan desarrollarse y vivir a pleno es algo que nos desvela. Y que vamos a cumplir. Diego Santilli Vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Dos bicentenarios: el de la Independencia y el de la primera elección con voto secreto y obligatorio. Después de 1816, las guerras civiles parecieron interminables; después de la elección de Yrigoyen, vino la semana trágica, los golpes de Estado y decenas de miles de asesinatos. Pero también después de 1816 y 1916 hubo grandes proyectos: fundar la Nación y sus leyes; recibir a los inmigrantes. En nuestro horizonte está el desafío de que el pasado no se repita y de que los proyectos sepan descubrir lo nuevo, ese apasionante tiempo desconocido. Beatriz Sarlo Periodista y escritora 84


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 85

El Bicentenario de nuestra Independencia provoca reflexiones, debates y convoca lo más profundo de nuestro ser nacional. Honrar la entrega de las mujeres y los hombres de nuestra historia, el presente de nuestra sociedad y el futuro de nuestros hijos exige defender nuestra soberanía. La lucha por efectivizar los derechos es el camino. Una educación de calidad iguala oportunidades, incluye, consolida nuestros valores culturales, desarrolla nuevos saberes y amplía horizontes como sucede en ciencia y tecnología. Valorar diferencias, comprometerse en acciones conjuntas, incidir en políticas públicas son algunos de los caminos para sentirnos orgullosos de ser argentinos. José “Pepe” Scioli Dirigente político

Como sucede con las personas en sus cumpleaños, en los aniversarios de los países es bueno hacer un balance. Sobre el pasado, debemos peguntarnos si la pelea entre Saavedra y Moreno sobre dos modelos fue un hecho trágico de aquel momento o es el inicio de la lógica del conflicto permanente de hoy. En este tiempo, el individualismo, la corrupción, el narcotráfico, la indiferencia, la pobreza son realidades que nos invaden. Es bueno tomarnos este momento para que de manera serena y desapasionada reflexionemos sobre nuestros dramas y a la vez pensar un tiempo de esperanza. Como dice el Papa Francisco, hay que buscar la “dulce esperanza del futuro”, para ello es necesario salir a dialogar con quien piensa de modo diferente, sin caer en individualismos, abriendo el corazón y la mente para hablar de lo que tenemos en común. Néstor Sclauzero Periodista y gerente de Noticias de la Televisión Pública Argentina

Independencia es libertad y condena al mismo tiempo. Libertad, porque podremos generar nuestro futuro como queramos; condena, porque seremos nosotros mismos quienes recojamos el fruto incierto de la siembra. Nuestra fantasía alimenta la idea de la independencia con cierto halo adolescente donde tal vez la audacia tiene más valor que la planificación y hay más esperanza en la suerte que en la constancia. Pero todo es necesario: audacia, planificación, constancia y suerte. Roguemos por lo que no dominamos, la suerte; sepamos separar la audacia de la codicia; planifiquemos, pero no en la soledad 85


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 86

sectaria de los iluminados sino en los grandes temas que nos unen; y luego tengamos confianza en que la constancia en nuestras decisiones a lo largo del tiempo nos dará sus frutos. Nuestros abuelos lo sabían. Fernando Sendra Humorista

En este Bicentenario, el principal reconocimiento a nuestra patria es habernos dado la posibilidad de vivir en una sociedad que se ha construido por la generosidad de otros. Ser parte de este querido suelo es un don: costumbres, cultura, obras materiales, creencias e historia. La educación es la mejor herramienta para asumir y trasmitir esa historia. No es posible construir una nación sin un ideal educativo constantemente renovado, que pueda incluir los sueños y la voluntad de transformación de aquellos hombres y mujeres junto con los desafíos que nos impone el porvenir. Ese es el compromiso de los educadores argentinos con nuestros niños, niñas y jóvenes, en estos días de reflexión y júbilo. Alberto Sileoni Exministro de Educación de la Nación

Una Patria justa, en democracia y libertad, fue el mandato de quienes proclamaron nuestra independencia, en un clima de esperanza pero también de indecibles dificultades políticas y económicas finalmente liberadas. La acechanza militar del Imperio español, amenazaba la emancipación de otros pueblos, mediante la gesta sanmartiniana. Hoy, con deberes aún por cumplir, ese mandato nos llama a concretar esos anhelos, traducidos en claves actuales. Ellos, como nosotros, tenían un país, en su geografía, su población y sus fronteras, pero se propusieron construir una Nación, que es mucho más: requiere que sus habitantes constituyan un Pueblo, con un ideario y un proyecto común. Esto, como señala el Papa Francisco, exige una cultura del encuentro, que reemplace a la “cultura del descarte”, para hacer realidad el legado de 1816. Juan Carlos Schmid Secretario General del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento

El Bicentenario de la Independencia de Argentina supone una inmejorable ocasión para profundizar en dos aspectos relacionados con una cele86


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 87

bración de la que se congratula no solamente el pueblo argentino, sino también toda la comunidad iberoamericana. Por una parte el a menudo desequilibrado dilema entre la evidente mundialización a la que se enfrenta cualquier sociedad contemporánea y la observación de los referentes sociales y culturales afines a esa misma comunidad. En segundo lugar debemos reflexionar sobre la responsabilidad que la sociedad civil ejerce en la construcción de un estado sólido, justo y democrático a través de su acción complementaria del sector público. La Asociación Cristiana de Jóvenes en la República Argentina, ha dado respuestas efectivas a ambas cuestiones a lo largo de más de un siglo. Enfatizando los valores e identidad de la Asociación, la YMCA de Argentina ha hecho frente a retos diarios que afectan a la ciudadanía en toda su diversidad social, cultural y religiosa, combinando esa práctica con la sensibilización acerca del papel que cada persona está llamada a desempeñar más allá de su espacio cercano, como integrante de un mundo en el que los derechos y deberes deben ser compartidos. La más sincera felicitación por los logros colectivos de la muy querida nación argentina y de la Asociación Cristiana de Jóvenes, referente para todos nosotros. Juan Simoes Secretario General de la Alianza Europea de Asociaciones Cristianas de Jóvenes/YMCAs

Es imperioso instalar profundamente en el seno de nuestra sociedad la dimensión de la justicia en todos sus aspectos, jurídicos, sociales, económicos, etc. a fin de recuperar lo antes posible, la valorización del trabajo, del estudio, del esfuerzo. Que cada uno reciba lo que le corresponda por sus acciones. Es una materia dramáticamente pendiente en el presente argentino, la incapacidad de dialogar. Los conflictos fueron resueltos en el pasado con sangre, las pasiones superaron a las normas de convivencia y respeto. La muerte dirimió, frecuentemente, la prevalencia entre las posturas antagónicas. Los fundadores de la patria, antepusieron para las futuras generaciones el desafío que resume el sentido de la creación del país, hacia el cual se debe bregar: transformar a Argentina en una “nueva y gloriosa Nación”. Un sueño espiritual que debe hacerse carne. Abraham Skorka Presidente del Seminario Rabínico Latinoamericano 87


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 88

El tango como cultura popular y expresión genuina de un pueblo atraviesa durante más de ciento treinta años a la sociedad argentina. Los músicos y los poetas plasmaron en sus composiciones una radiografía cruda con una especial mirada al pasado. Pero siempre está presente una luz de esperanza, siempre se puede volver a empezar y creer, siempre existe en el tango un horizonte. Es ese mismo que hoy acerca a generaciones muy distintas en un abrazo, un sencillo abrazo que como escribió Discépolo “se abrió camino sin más ley que su esperanza”. Gabriel Soria Presidente de la Academia Nacional del Tango

Seguramente, muchos de los que hemos sido halagados con esta invitación de la Asociación Cristiana de Jóvenes nos vemos obligados moralmente a tratar el drama central de la Argentina del Bicentenario: la pobreza y el sufrimiento de millones de argentinos. ¿Es posible lograr en un mandato presidencial el objetivo de “pobreza cero”? No. Pero la clase política puede encarar medidas y cambiar esa tendencia de un día al otro. La política da un inmenso poder y es inmoral no ejercerlo para erradicar el hambre, el frío, la carencia de acceso a los bienes básicos de muchos ciudadanos. Eliminar la pobreza es nuestro gran desafío. Torcuato Sozio Presidente de la Asociación por los Derechos Civiles

Hace 200 años dimos el primer paso para una patria soberana e independiente y decidimos escribir nuestra historia libres y juntos. Hoy tenemos frente a nosotros la oportunidad de formar un gran equipo para construir puentes para la inclusión. De unirnos para convertirnos en un país donde todos tengamos las mismas oportunidades. Donde podamos elegir y ser felices. De tender las redes que garanticen que todos nuestros chicos tengan un futuro mejor. Ninguna tarea es imposible si todos tiramos para el mismo lado y ponemos nuestro corazón en lo que puede ser. Que este bicentenario marque un nuevo primer paso para todos los argentinos. Carolina Stanley Ministro de Desarrollo Social de la Nación 88


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 89

De cara al bicentenario debemos pensar qué celebramos y en qué posición estamos respecto de aquella declaración de independencia para ser una “Nación libre”. Así, nació la política, deliberar y confrontar para decidir sobre el bien común. La política es el terreno de la discusión, la resistencia y no la obediencia y sumisión. Sin embargo, nuestra historia nos demuestra claudicaciones. Qué sucedía en 1916, cien años después: con el primer sufragio secreto y obligatorio y la Ley Sáenz Peña, asumía el gobierno elegido por mayoría. Se celebraba la democracia y la libertad. En los últimos cien traicionamos esos valores muchas veces. Hasta nos sumergimos bajo un poder totalitario y sanguinario. En el centenario, Argentina tenía el PBI doble en comparación a 25 de los países más desarrollados y respecto de los que hoy estamos en la mitad. Sirve examinar qué nos pasó para encarar el futuro. Recuperar educación inclusiva y de calidad. Instituciones comprometidas con innovación y transparencia para el desarrollo y la igualdad. Reencontrarnos con la grandeza de la independencia, la democracia y la libertad de cara a los próximos cien años. Es posible si hay una renovación ética y si recuperamos valores de los congresistas de 1816. Margarita Stolbizer Diputada nacional

El Bicentenario nos presenta un horizonte lleno de oportunidades. Tanto para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como para la Argentina, se abre una etapa que nos catapultará hacia el futuro. Construcción de instituciones políticas más sólidas, políticas públicas orientadas al ciudadano, herramientas electorales innovadoras, estrategias para la inclusión de sectores vulnerables y nuevas tecnologías para mejorar la calidad de los servicios públicos son algunas de las prioridades que deberá señalizar la gestión pública. Este nuevo período institucional requiere, no sólo de consensos políticos renovados y capacidades técnicas mejoradas sino también de una visión compartida de la Argentina que queremos. Fernando Straface Secretario General del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

En el contexto de la gesta emancipadora de Mayo de 1810 y las guerras libertadoras libradas en la región, la proclama del 9 de Julio reafirma la voluntad de una nación por ser libre, independiente y soberana. Desde 89


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 90

entonces, como pueblo, peleamos por alcanzar la “noble igualdad” que clama el himno. Detrás de esa meta, quienes fuimos honrados por el voto popular, tenemos el desafío de fomentar políticas de generosidad que promuevan el bienestar general. Si aprendemos a compartir y dejamos de lado las mezquindades, entre todos consolidaremos los valores libertad, igualdad y fraternidad que movilizaron a nuestros padres fundadores. Ariel Sujarchuk Intendente de la Municipalidad de Escobar

En una hora difícil de España, un poeta vasco dijo que la poesía es un arma cargada de futuro. Ahora pienso en las ideas. En las ideas de aquellos hombres que se alzaron en armas en un continente sin fronteras. En las ideas de los miles de inmigrantes y de nativos que construyeron los cimientos de un país. En los jóvenes, que continúan estudiando y trabajando y creyendo, pese a todo. En ese acento y en esos colores. Ahora pienso que la independencia es una idea cargada de futuro. Eugenio Sulpizio Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

200 años atrás se completaba el ciclo revolucionario iniciado en 1810 por el cual, como Nación, nos liberábamos definitivamente de la dominación de la corona española. Se iniciaba así el camino, difícil por momentos, de la democracia, donde la soberanía y la libertad son pilares fundamentales. Poder elegir es lo que nos hace libres, en todos los sentidos posibles. Como hace 200 años, esa posibilidad de optar que está en la base de la libertad de las personas, es la que hoy necesitamos seguir exponenciando para que nuestra generación y las venideras puedan desarrollar todo su potencial en igualdad de condiciones y oportunidades. Guadalupe Tagliaferri Ministra de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

En el año 1816, el desafío pasaba por construir una Nación independiente, capaz de resolver autónomamente sus rumbos. En el 2016, en cam90


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 91

bio, el desafío se define por la construcción de una Nación justa, capaz de incluir a todos sus ciudadanos. Si la independencia requería una fuerte capacidad militar para vencer los obstáculos que se oponían al proyecto nacional, la construcción de una sociedad justa se apoya especialmente en garantizar una educación de calidad para todos. En el siglo XXI, la educación es el pilar básico de la justicia social. Juan C. Tedesco Exministro de Educación de la Nación

La Argentina del bicentenario deberá redefinir su sistema educativo para que este actualice su relevancia social y cultural. Este propósito exige un cambio de paradigma educativo para poder dar respuesta a la doble exigencia de incluir a todos y que todos aprendan lo que la sociedad contemporánea les exige. Para ello focalizar el cambio en el aula y pasar de una escena centrada en el docente como fuente del saber universalmente válido, a otra que tiene al alumno como el protagonista y productor del conocimiento, con la guía del docente y el apoyo de las nuevas tecnologías. Guillermina Tiramonti Licenciada en Ciencia Política y experta en Educación

Al mirar estos dos siglos de vida independiente me surge una preocupación dominante que es nuestra baja capacidad para aprender las lecciones de la historia. Como consecuencia, repetimos una y otra vez procesos que conducen a crisis y costosos fracasos. En el plano económico, que es mi ámbito de trabajo desde hace más de cuarenta años, esta es una cuestión muy clara. Desequilibrios fiscales profundos, procesos devaluatorios traumáticos, elevada inflación, fuerte endeudamiento público se han combinado o sucedido en diferentes períodos. Las consecuencias están a la vista. El perfil productivo de la Argentina es impreciso. Los recursos humanos han perdido calificación. La pobreza ha crecido. Jorge Todesca Exviceministro de Economía, director del Indec y miembro del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

91


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 92

Pasaron doscientos años y pareciera que los argentinos no tenemos mucho más que festejar que el inexorable paso del tiempo. Nos azotan períodos turbulentos, los cuales no parecen ser muy promisorios para la región. En este marco, debemos hacer el ejercicio de la cavilación y trabajar para reforzar nuestra independencia y la de nuestros hermanos, para no cambiar simplemente de dueños según lo exija la coyuntura de la época. El siguiente sábado 9 de julio nos deberá encontrar unidos en una entelequia de reflexión, recordando que el bicentenario es una mera anacronía y que el futuro llegó hace rato. Mariano Tomeo Líder joven de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

A 200 años de nuestra independencia, nos vamos consolidando como una nación democrática, dotada de un enorme talento humano y un patrimonio de recursos materiales que auspician un venturoso futuro. Pero este desafío de desarrollo económico, se ve acompañado de otro aún mayor, que nos interroga como sociedad: la disminución de las inequidades que transformen a esa nación en una Patria, el hogar común y solidario de convivencia de todos los argentinos. La derrota de esas inequidades debe ser una tarea prioritaria y común a todos los sectores. El cuidado de la salud es una herramienta poderosa para disminuir esa brecha, cada uno de los que formamos parte de ese sector tenemos puesta la meta en una Argentina más saludable para todos. Rubén Torres Rector de la Universidad ISalud

Es tiempo de que, como comunidad, retomemos la tarea de renovar el contrato social sobre valores de ética y responsabilidad, convencidos de que la paz se conquista día a día como se lo hace con la democracia. Es preciso fomentar relaciones humanas en la diversidad y en la pluralidad, asumiendo que paz no es sinónimo de uniformidad o de ausencia de conflictos, sino una tarea constante que edifica la convivencia a partir del reconocimiento de la alteridad y la diferencia, horizonte que se construye sobre la igualdad de posibilidades y oportunidades garantizadas por la vigencia integral de los derechos humanos. Washington Uranga Periodista 92


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 93

Una característica de nuestra Patria es que siempre ha sabido sortear las dificultades que se le presentaron. Aún las más difíciles y profundas. Eso hicieron nuestro antepasados en Tucumán cuando proclamaron nuestra Independencia en circunstancias internas y externas desfavorables. Fue un acto de coraje, de confianza en el futuro. Esa es la enseñanza que nos propusimos aplicar en Salta: Argentina y argentinos unidos, aunque respetando nuestras discrepancias e individualidades, en pos de un país que cuide a sus habitantes y los proyecte hacia el progreso y la ventura en un clima de respeto, democracia y libertad. Juan M. Urtubey Gobernador de la provincia de Salta

Ayer es experiencia y mañana, ilusión. Doscientos años de independencia suman a los argentinos una serie de valores vividos y aprehendidos: caridad, justicia, esfuerzo, valentía, igualdad, libertad. Esa independencia que fue el anhelo de un pueblo joven y que joven debe mantenerse si la quiere conservar. Independencia y valores que nos legaron Belgrano, San Martín, Güemes y el resto de nuestros héroes. Mientras los jóvenes de cada generación vivan esos valores, nuestra independencia estará asegurada. Son ellos los que exigirán con energía al Estado que respete nuestros derechos y son ellos los que le darán a la Patria sus virtudes. Rodolfo Urtubey Senador nacional

Contrariamente a la creencia general de que las diferencias de pensamiento dividen y perjudican el crecimiento de la sociedad argentina, estoy convencido de que la grieta, tal la denominación que ha cobrado en la jerga popular, debe profundizarse, excluida desde luego cualquier connotación de tipo violento o que cercene la posibilidad de que el otro distinto se exprese. Así se ha construido nuestro país, con sus más y sus menos y sólo en el debate, la confrontación de ideas y la pluralidad de opiniones podremos llegar, algún día, al País con mayúsculas que todos anhelamos. Alejandro Vaccaro Presidente de la Sociedad Argentina de Escritores 93


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 94

¿Cuál es el gran valor de la “Declaración de la Independencia” el 9 de julio de 1816 en Tucumán, cuando estaban acechando las fuerzas realistas muy cercanamente y aún con fuerte poderío? En mi opinión, la prédica sanmartiniana para que no se demorara ese importante acto político e institucional que fue la proclamación terminante y definitiva de la LEGITIMIDAD de la existencia de una Nación, de un Estado y de un pueblo, ante la faz del mundo y en momentos en que la “Santa Alianza” de las potencias europeas respaldaban aún al despotismo colonialista español y al propósito deliberado del Rey Fernando VII en el intento de reconquistar territorios de “Sudamérica” y restablecer así una dominación total. Felizmente, el Acta de la Independencia protocolizó nuestra emancipación no sólo de España sino también de “toda otra dominación extranjera”, exhibiendo un proceso de liberación que abriría el camino hacia la formación paulatina de nuevas naciones: Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Uruguay; las que fueron obteniendo el reconocimiento de Estados independistas que dejaban atrás el caduco Virreinato del Río de la Plata. En etapas sucesivas, Gran Bretaña, los Estados Unidos de Norteamérica y otros, fueron formalizando los lazos soberanos. ¡Gracias al gran coraje político de los congresales en Tucumán el dato de la SOBERANÍA nos iría abriendo las puertas hacia el gran concierto de los pueblos, orgullosos de su libertad! Jorge R. Vanossi Parlamentario del Mercosur y exministro de Justicia

En el acta de 1816 se expresa: “…investirse del alto carácter de una nación libre e independiente…” Pero ¿qué es una nación? Una nación puede definirse como un territorio en el que habita un conjunto de personas que tienen unos vínculos históricos, tradicionales y culturales comunes, tienen conciencia de pertenecer a un mismo grupo diferenciado, generalmente hablan el mismo idioma y están regidos por un mismo gobierno. Una nación tiene historia y tiene el futuro que sus habitantes construyan. Sin embargo lo que tuvimos apenas asomamos como nación fue una feroz guerra civil que nos costó sangre de hermanos y un atraso en nuestro futuro. Guerra cuyas consecuencias aún vivimos y que algún día deberemos resolver en paz para ser una Nación Libre e Independiente. Santiago Varela Escritor, periodista y líder de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA 94


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 95

A 200 años de la Declaración de la Independencia, la tarea central de todos los argentinos sigue siendo la de construir una sociedad más justa, inclusiva e igualitaria con una equitativa distribución de la riqueza, firme en la defensa de su soberanía y dignidad nacional integrada a la Patria Grande Latinoamericana. Este camino es arduo y complicado, lleno de avances y retrocesos, por eso tienen total vigencia las expresiones del general San Martín, en su carta al Congreso de Tucumán, exigiéndoles la rápida Declaración de la Independencia “Para hombres de coraje se han hecho estas empresas”. Así debe ser. Rubén Vázquez Presidente de CABAL

Durante el siglo XIX en los conventillos de Buenos Aires convivían con alguna incomodidad gente de distintas procedencias, idiomas y costumbres. La confianza en un futuro mejor sostenía la tolerancia frente a las fricciones y carencias de esa particular convivencia. El idioma oficial terminó siendo el español. Pero dada la mayoría quedó un castellano con tonada italiana. El resultado fue un gran país. Hoy el desafío se repite, una convivencia con carencias que apela a la paciencia, la tolerancia y la aceptación social. Seguimos con el castellano con acento italiano, nos toca darle mayor grandeza al país. Gonzalo Verdomar Weiss Director de Relaciones Institucionales del BBVA Francés

Este año se cumplen 200 años de nuestra Independencia, una fecha que nos invita a reflexionar sobre ese momento en nuestra historia en el que todos, sumando lo mejor de cada uno, trabajamos por un objetivo en común. Somos una Nación joven, con un potencial enorme y en todo este camino recorrido, encontramos aprendizajes y errores, pero la lección más importante es que unidos podemos transformar nuestra realidad. Apoyándonos en los valores que nos unen, apostando al esfuerzo y al talento de nuestra gente vamos a poder impulsar el desarrollo de nuestro país y hacer realidad el futuro que merecemos. María Eugenia Vidal Gobernadora de la provincia de Buenos Aires 95


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 96

Le pregunté a un amigo pensador y escritor laico, cómo definiría la fe y la esperanza. Brevemente, me contestó: “Es lo que es posible” Probablemente nuestros revolucionarios obraban bajo este impulso en su lucha libertaria: San Martín y Bolívar así como Belgrano, Moreno y Alberti –hijos de la Revolución Francesa– tenían fe y esperanza para la construcción del Estado nacional. Si Mayo de 1810 fue democrático y popular, no fue independentista. Recién esta incumplida meta fue el Acta tucumana de 1816 con un texto trilingue (español, aymará y quechua) extendido hacia el Virreinato –la Patria Grande– bandera de Bolívar y San Martín para unificar políticamente a los hispanoamericanos, aún pendiente. Norberto Vilar Periodista y socio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

La voz “política” significa simultáneamente “construcción social” (valores) y “lucha por el poder” (astucia). En doscientos años se “construyó” mucho: consolidación del Estado; educación primaria obligatoria; avance en los derechos civiles, sociales, de la mujer y del niño; el voto universal; se acabó con gobiernos autoritarios. Sin embargo la energía aplicada para “luchar por el poder” superó la necesaria para “construir” un país, más astucia que valores; por eso los políticos tienen mala fama. Si queremos ser adultos debemos mirar el futuro con los ojos inteligentes del espíritu para construir una nación y no sólo ganar las próximas elecciones, combatir una distribución económica deformada y vicios sociales aberrantes (criminalidad organizada, corrupción, drogadicción, violencia de género, pornografía infantil, decadencia ética, etc.). Necesitamos más valores y menos slogans. No quiero que mis bisnietos se reúnan en 2116 para preguntarse ¿cuándo maduramos? Waldo Villalpando Doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales, exrepresentante del Acnur y socio activo y exmiembro del Directorio de la Asociación Cristiana de Jóvenes/YMCA

Un siglo atrás, una Argentina en plena ebullición de inmigrantes y en un contexto mundial totalmente distinto, celebraba su Centenario como nación independiente. Las definiciones sobre nuestro destino como nación, nuestros ideales y nuestro futuro en común aún permanecen en discusión. A veces, parece que hemos avanzado en convivencia y tolerancia, pero otras veces, 96


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 97

los retrocesos son brutales. No tenemos hoy a la Educación como un eje del que sí disponían los hombres del 1910/1916 y no comprendemos si, a partir de la Educación y la apuesta a la revolución tecnológica, podremos “competir” en ese futuro que llega aceleradamente, en el que vivirán nuestros hijos. Tenemos un país igualmente rico y extenso como se divisaba en los años del Centenario, pero esa misma extensión y esa misma riqueza siguen tolerando fuertes desigualdades. O, más específicamente, que tengamos una franja tan amplia de compatriotas viviendo en condiciones –sociales, económicas, educativas, en salud– por debajo de un límite humanitario. Y a solucionar ese flagelo deberían orientarse los mayores esfuerzos, no debería costar tanto que sea un sueño en común de los argentinos, más allá de la fragmentación política. Luis Vinker Periodista y director de La Razón

En cada momento soy responsable del momento siguiente y toda decisión, tanto la menor como la mayor, es una decisión para toda la eternidad, escribió Viktor Frankl, pensador vienés. Ya en el Bicentenario de la Independencia, de esto se trata, de formalizar el desafío de los argentinos asumiendo nuestras responsabilidades en aras de evitar la cooperación de los egoístas y realizar una sociedad de escucha, comprensión, salvaguarda de nuestros vínculos y construcción en común. Es el Futuro. Guillermo E. Yanco Abogado-Experto en Negociación

La lucha por la independencia nacional fue un largo proceso, en donde el protagonismo decisivo estuvo en el rol de las mayorías humildes y anónimas del pueblo, y en patriotas que supieron interpretar el momento histórico con desinterés personal y decisión nacional. A 200 años de esa gesta es necesario recorrer un camino de unidad nacional que priorice el mejoramiento de nuestra democracia con participación ciudadana, la lucha contra la desigualdad y por el bienestar del pueblo, en un proyecto de país económica y ambientalmente sustentable. Juan C. Zabalza Exdiputado nacional 97


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 98

“La Independencia nos invita ante todo a tener la mente y el corazón muy lúcidos y arraigados en la realidad de nuestro presente, con sus luces y sombras, sus aciertos y límites, sus logros y sus deudas, pero, desde allí mismo, hemos de recoger del pasado –de toda la historia que nos precedió– nuestra identidad, nuestro rostro. El pasado se lo recoge entero y no con miradas parciales, sesgadas, ideológicas, sino con imparcialidad y aceptación y apego a la realidad histórica. Sólo anclados en el presente y recogiendo el pasado podremos proyectarnos lúcidamente hacia el futuro siguiendo así la dinámica de la historia. Quiera el Señor regalarnos un profundo diálogo, la superación de los desencuentros que hemos tenido a lo largo de nuestra historia, algunos de los cuales todavía no han sido superados y, así, nos encuentre a todos unidos y comprometidos en la construcción de un futuro de grandeza posible por las inmensas riquezas naturales y humanas que Dios nos ha regalado. El ser parte de la generación del Bicentenario nos obliga a una actitud de grandeza que emule la de los Padres que hicieron posible esta Patria en la que nacimos y queremos vivir.” Alfredo Zecca Arzobispo de Tucumán

98


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Página 99

Directorio Presidente Vicepresidente Secretario Honorario Pro-Secretaria Honoraria Tesorero Honorario Pro-Tesorero Honorario Vocales

Eduardo Ibichian Luis M. Alman Bornes Eduardo Spósito Mónica Vazquez Larsson José Saleh Carlos González Arnáez Paula Dini Eduardo Florio Rubén Mattone Manuel Mora y Araujo José M. Ojea Belén Otero Ricardo Quevedo Jorge Todesca Federico Varela Suplentes Eduardo Cavalieri Marcelo Emanuelli Eduardo Ortiz Romina Sarmiento

Staff Secretario General Ejecutivo de la Direccion de Administración, Finanzas y RR.HH. Ejecutivo del área de Programa y Servicios Metropolitanos Ejecutivo de la Dirección de Liderato y Comunicaciones Ejecutivo del área de Centros Turísticos y Campamentos Ejecutivo de la Dirección Comercial Ejecutivo del área de Desarrollo Social Ejecutivo de la ACJ de Rosario Ejecutivo de RR.HH. Ejecutivo del Programa en la UCA

Norberto Rodríguez Eduardo Rodríguez Luis Zamar Mario Cenci Gustavo Daiqui Marcelo Díaz Carlos Salvo Jorge Chiariello Gustavo Rivanera Santiago Prieto

99


Bicentenario2016.qxd 15/06/16 15:40 Pรกgina 100

Presencia argentina en el polo sur geogrรกfico



Bicentenario - Reflexiones para consolidar la democracia