Page 1

YFU URUGUAY · Setiembre de 2015, Montevideo, Uruguay

Como esta es una revista hecha por gente de YFU, con gente de YFU, para gente interesada en YFU, nos pareció bastante lógico que sean ustedes, los mismísimos lectores, quienes elegirán el nombre.

¡Concurso del nombre de la revista! Pág. 30

1 Pág.


Queridos voluntarios, estudiantes de intercambio, familias anfitrionas y amantes de YFU.

¡La larga espera ha terminado y están leyendo la primera edición de esta espectacular revista!

¡Que emoción! La misma está redactada por un pequeño grupo de voluntarios extraordinariamente aplicados con el objetivo de poner fin a los días de aburrimiento y endulzar la jornada de los lectores con historias interesantes de países lejanos, extranjeros que se enamoran de nuestro querido Uruguay, de una organización genial como lo es YFU, y mucho, mucho más. Aunque hubo varios intentos de publicar una revista para los voluntarios, la idea surgió de nuevo cuando nuestros suecos favoritos, Santiago (ex-pasante en YFU Suecia) y Erik (pasante sueco de YFU Uruguay) nos enseñaron con cierto orgullo un ejemplar de OPUS, la revista para voluntarios en YFU de ese país. A pesar de las barreras lingüísticas, nos encantó esa revista tan entrenida e interesante. Entonces pensamos: si los suecos pueden, ¡nosotros también! Dicho y hecho: Nosotros convocamos la primera reunión y después de una tarde productiva nació esta idea. Sobre todo nos alegramos de la gran motivación de los nuevos voluntarios. En este número tienen la suerte de leer una entrevista con una voluntaria experimentada de Uruguay desde un punto de vista europeo, distintos viajes y eventos de voluntarios, solo para nombrar algunas cosas. Además hay, como habrá en cada edición, un país en foco: Sumergite con nosotros en un viaje a través de la preciosa Hungría. En estos días de invierno, ¿quién no piensa en el caloruso verano europeo al otro lado del Atlantico? Relájense y déjense llevar por las siguientes páginas llenas del espíritu YFU. Y, por sobre todo, ¡diviértanse! Pero antes de terminar, ¿qué pasa con el nombre de este proyecto? Bueno, digamos que van a poder proponerlo y hasta elegirlo ustedes mismos. Continúen leyendo y sabrán más. Saludos, El equipo de la redacción P.D.: ¿Quiénes somos? Para encontrar respuesta a la anterior pregunta van a tener que armarse de paciencia y esperar solamente al segundo número de nuestra revista. Pág. 2

INDICE 03_pág. Introducción 04_pág. Entrevista a Stijn Poppelsdorf de Bélgica 06_pág. Inara - Las pasantes 10_pág. ¿Qué es ser voluntario? 12_pág. Viaje a Cataratas y a Bs As con YFU Uruguay 16_pág. Lamudanza 18_pág. Seminario anual 20_pág. Hungría - Numa cuenta su experiencia 22_pág. ¿Cómo se siente ser familia anfitriona? 24_pág. Uruguay, intercambio y pasantía 26_pág. Viaje a Bariloche con YFU Argentina 28_pág. Generación 2015/16 30_pág. Llamada de nuevos miembros a la redacción 30_pág. Concurso del nombre

3 Pág.


Stijn, contanos un poco sobre vos

De Bélgica a Uruguay Stijn nos cuenta sobre su vida en nuestro país Texto: Santiago Peralta

Mi nombre es Stijn Poppelsdorf, vengo de Bélgica y tengo 18 años. En mi país vivo en una familia de seis personas, la cual consiste de mis padres, tres hermanos y yo. Mis ambos padres estudiaron en la universidad y lo mismo concierne al resto de mi familia, o sea, mis tíos, abuelos, etc. Mis cuatros hermanos, todos varones, tienen respectivamente 21, 16 y 14 años, salvo mi hermano mayor, quien trabaja, todos estudian. En definitiva, puedo decir que vengo de un ambiente intelectual y cultural. A su vez, mis padres nos criaron con un enfoque fuerte en la autonomía y el aprendizaje, sea ideológica o prácticamente, o de cualquier otra manera. Acá vivo en El Pinar, un barrio suburbano hermoso, ubicado muy cerca de Montevideo y por sobre la costa, con una familia anfitriona de seis personas de nuevo, si se me cuenta a mí, con exactamente la mismo composición. Sin embargo, sumando también las edades de mis hermanos, mis familias no podrían ser más diferentes. Mis padres y mi hermano mayor, quien tiene 21 años, tienen los mismos intereses: fútbol y pasarla bien. Al contrario, mi hermano del medio, 18 años, es una persona muy particular. Él es bailarín, por consiguiente ama bailar y también salir de fiesta. El gordo, mi hermano más chico, el que tiene 12 años, le gusta cantar, bailar y todo lo que tiene que ver con la televisión o la computadora. A pesar de que todo el mundo está en la suya y, por consiguiente, me exige explorar y manejarme solo o contar con otra gente para eso, lo cual seguramente no es fácil al principio, me adapté y no cambiaría nada de todo esto ni por todo el oro del mundo.

En caso de que supieses algo de Uruguay antes de comenzar tu intercambio aquí, ¿qué dato te pareció más curioso y por qué? Yo sabía algo de Uruguay antes de que haber llegado, pero muy poco. De hecho, fue eso lo que más me llamó la atención; que nadie me podía contar exactamente de qué se trataba este país. En casi cada libro sobre Sudamérica puedes leer páginas incontables que tratan de todos sus países, salvo Uruguay. De eso encuentras algo parecido a un resumen de una página o, como máximo, dos, con nada más que algunos datos muy básicos… Evidentemente, eso hacía aflorar mi curiosidad todavía más. Me daba la impresión de ser una especie de isla olvidada en el vasto lago de Sudamérica. Encima podía concluir de los demás de los datos, en cuanto había, que la opinión general de Uruguay era muy positiva… Ese contraste me intrigaba tanto que no me quedaron más opciones que venirme de intercambio para acá y enterarme de todo por mí mismo.

Desde agosto hasta ahora, ¿cuál sería aquel momento que creés que vas a recordar para siempre de tu tiempo en nuestro país? Sinceramente, hay muchos momentos que nunca voy a olvidar en mi vida… Ya tengo lindos recuerdos de sobra sobre mi tiempo acá. Si tuviera que elegir algunos momentos serían: Ir a ver a “No te va gustar” de manera totalmente inesperada durante la semana de Lavalleja en Minas con la familia de una amiga; vagar horas y horas por Montevideo sin rumbo fijo, sea con alguien o totalmente solo; irme de viaje de egresados con todos mi compañeros de la primera parte del año, lo que resultó en un momento de hermandad total; y, finalmente, haberme ido de vacaciones a La Esmeralda. Sin embargo, creo que es la imagen general del país y todas las personas que conocí durante mi intercambio lo que me llevaré conmigo para siempre.

Si tuvieras que elegir algo que no podrías dejar de hacer al momento de tu regreso a Bélgica, ¿qué cosa sería esa? Algo que no podría dejar de hacer sin ninguna duda es tomar mate, por supuesto. El mate es una de las cosas más geniales y representantes de la cultura uruguaya que existen en este universo. No puedo imaginar mi vida sin el omnipresente que siempre tengo en mi mochila, listo para armar con distintas variedades de yerba para que no tenga que tomar la misma todo el tiempo. Aunque me doy cuenta que tomar mate en otro país nunca llegará a ser lo mismo, ¡eso no me inhibirá de seguir haciéndolo igual!

Pág. 4

5 Pág.


charlarlo. Asique… ¿Por qué no? ¡Sin mencionar que siempre había querido aprender español!

Hasta ahora… ¿Qué es lo que les ha impresionado más de acá?

Nadine y Signe llegaron a este paisito hace dos semanas para realizar una Pasantía con YFU de 6 meses. Chicas, cuéntenos un poco sobre ustedes… Nadine:

Mi nombre es Nadine Pauser, tengo 19 años y vengo de Austria. Hice mi primer intercambio con YFU en el 2013 y a Estados Unidos, después inmediatamente seguí en YFU Austria como voluntaria. Terminé este año el liceo en Viena, hace dos meses aproximadamente y estoy pensando en estudiar Negocios Internacionales cuando regrese de la pasantía. Me encanta la música, la fotografía y soy la mayor fan de los animales, los perros sobretodo, son mi mayor pasión. ¡El otro día en Tristan Narvaja vimos muchísimos con Signe!

Signe:

Mi nombre es Signe Schønning, tengo 20 años y soy de Dinamarca. También termine el Liceo este año, en junio y estuve pensando en seguir medicina cuando vuelva a mi ciudad (Copenhague) pero uno nunca sabe las vueltas que el futuro puede dar… Hice mi Intercambio con YFU en el 2012-2013 a Estados Unidos y desde que volví siempre fui una voluntaria muy activa en YFU!. Estos últimos dos años fui “Junior contact person” y líder original para YFU Dinamarca en la ciudad. Adoro la música y ¡toco música clásica en la guitarra!

Nadine:

Tuve una buena sorpresa cuando llegué acá y fueron los uruguayos. Las personas son realmente cálidas, simpáticas e interesadas en saber sobre mí, mi cultura, el idioma y cómo estoy pasando acá en Uruguay. Saben apreciar las pequeñas cosas, ¡no solo en la vida sino hasta conmigo! Hace pocos días que estoy acá y estoy aprendiendo el idioma español pero para ellos cada mínimo avance es un “¡Felicitaciones!” y una sonrisa. Otra cosa que me sorprendió mucho y no me esperaba es el dialecto entre los uruguayos. El español de aquí es diferente al de España u otros países latinoamericanos y eso forma parte de la cultura de Uruguay. Vuelve el español de Uruguay aun más especial y diferente. Además, te dan muchísimas más ganas de conocerlo a fondo y aprenderlo como idioma.

Signe:

Estoy de acuerdo con Nadine, los uruguayos y su idioma han sido más que una linda sorpresa para mí. Pero algo que me impresionó mucho fue la conciencia social que se ha creado aquí acerca del peligro que hay en las calles. A todo lugar que voy las personas me dicen “cuidado”, “guarda la cartera”, “¡no andes sola!”. Cuando, en realidad, nunca me he sentido realmente en un estado de peligro, durante el tiempo que he estado viviendo en Uruguay. Sin mencionar que, el peligro de Montevideo no es muy diferente a la inseguridad

¿Por qué eligieron Uruguay para realizar este Intercambio?

¡Uruguay a través de los ojos de Austria y Dinamarca! Conocenos Get to know us Lær os at kende Lernt uns kennen Texto: Inara Ubal

Pág. 6

Nadine:

¿Por qué no? Uruguay es un país del cual yo no sabía nada al respecto, lo cual para mí lo hacía aún más interesante. De Uruguay uno simplemente no recibe noticias todos los días, no escucha mucho sobre él y creí que la mejor manera de realmente experimentar esta nueva cultura era viviendo en Uruguay. Además, me gusta la idea de no tener expectativas acerca de un país, al no conocerlo, yo realmente no sabía qué esperar de él ni qué podía ver o pasarme acá. ¡Sin mencionar que es un país sobre la costa y eso para mí era más que especial y diferente!

Signe:

Yo siempre quise hacer una pasantía con YFU en otro país y fue allí que conocí a Santiago Peralta en Dinamarca. Él me dijo que si alguien estaba realmente interesado en venir a Uruguay para realizar una pasantía, existía la posibilidad y que se podía

7 Pág.


que puede ser vivida en muchísimas ciudades europeas. Pero aquí han estado mucho más atentos en alertarme o advertirme acerca de ello.

Después de realizar un intercambio, formar parte del Voluntariado de YFU y ahora haciendo una pasantía… ¿Qué es lo mejor que te pasó con YFU?

Nadine:

Mi intercambio, sin lugar a dudas fue mi mayor cambio y lo mejor que viví con YFU. El intercambio me hizo cambiar mi modo de pensar, de ver el mundo, cambiaron mis prioridades en la vida. Además, hubo un enorme cambio en mi modo de vivir un viaje, después de la experiencia del intercambio. Antes, solo estaba interesada en conocer las ciudades turísticas. Mientras que hoy, ¡quiero vivir todo! Aprender la cultura, el idioma, todo… Ya no me conformo con lo mínimo, sino que quiero entender todo lo que veo y el porqué a cada cosa diferente en cada cultura. Aprendí que las culturas no tienen cosas erróneas, sino simplemente diferentes.

Signe:

Estoy de acuerdo con Nadine, los uruguayos y su idioma han sido más que una linda sorpresa para mí.

Creo que lo mejor que YFU me dio, fueron muy buenos amigos. En YFU Dinamarca los voluntarios ya no somos solo amigos, somos una gran familia. Además, aprendí muchísimo sobre el mundo y muy diferentes culturas. Aprendí mucho sobre mí misma, que creo que de otra manera no habría podido hacerlo. Aprendí y desenvolví muchas capacidades mías que desconocía totalmente, hablar en público frente a muchas personas y tengo mucha más confianza en mí misma. Uno, al volver del intercambio, sigue viviéndolo en cada estudiante que llega al país y con cada orientación que se hace.

Nadine y Signe:

Realmente queremos que traer algo de nosotras y de nuestros países a YFU Uruguay…

¡Contribuir con todo lo que sea posible y hacer una diferencia! Aprender como personas y como pasantes, como también enseñar acá sobre todas las cosas que conocemos y podemos traer a YFU Uruguay.

Pág. 8

9 Pág.


¡NO se lo Pierdan! Texto: Alina Winter

Esta entrevista les ofrece una idea de los motivos, las experiencias y el crecimiento personal que Marilen ha experimentado durante su voluntariado en YFU.

“A los voluntarios no se les paga, no porque no tengan ningún valor, sino porque son invaluables”, esta cita de Sherry Anderson refleja mejor que ningún otro el rol de los voluntarios en Youth for Understanding. ¡Que sería YFU Uruguay sin sus voluntarios que apoyan a los estudiantes, organizan y participan en las orientaciones, difunden el espíritu YFU con su propaganda, buscan familias y muchas actividades más! Una de nuestras voluntarias es Marilen Schnyder, que dedica una gran parte de su tiempo libre en cosas con YFU, ya por mas de 25 años.

Marilen, contanos un poco sobre ti y sobre lo que estás haciendo en YFU. He sido profesora de Inglés a nivel público y privado, estoy casada y mi esposo es una gran ayuda en todo lo que significa visitar familias, recibir alumnos en casa, aconsejarme en diversas situaciones. Tengo dos hijos que han sido hermanos anfitriones más de una vez y nos han hecho abuelos ya y actualmente sigo trabajando en un instituto privado y soy la Voluntaria Referente de YFU en el Área Colonia. ¿Por qué decidiste ser voluntaria en Youth For Understanding? Por vocación, creo. Estoy convencida que el conocimiento entre los pueblos nos lleva al entendimiento y la comprensión a la paz, por eso elegí ser docente de inglés, al estar en contacto con jóvenes se dio naturalmente, primero colaborando con los papeles de alumnos que querían viajar, charlando con los padres para que los dejaran viajar, luego YFU me invitó a participar como representante en Colonia y aquí estoy, disfrutando mucho de esta tarea.

¿Por qué sigues siendo voluntaria? ¿Tus motivos han cambiado con el tiempo? Mi ideal primario, el del entendimiento entre los pueblos del mundo, sin grandilocuencias sino en el trabajo diario, sigue intacto. Lo que he ido viviendo dentro de esta experiencia, es lo que ha sumado más motivos aún.

¿Qué es lo que más te gusta en tu trabajo con los estudiantes de intercambio? Verlos crecer como seres humanos. El verlos madurar, aprender a decidir por sí mismos, encontrarse fortalezas y debilidades

Pág. 10

que no sabían que tenían, ayudarlos en ese proceso, verlos volverse seres independientes ,y saber que una colaboró un poquito en todo ello, es una experiencia muy reconfortante.

¿Cuál fue el desafío más grande que tuviste que superar durante tu voluntariado? El que la familia no se adaptara al estudiante o viceversa, que el estudiante no se adaptara a la familia, mediar sin invadir, saber escuchar , aconsejar un cambio de familia, o aconsejar un retorno temprano e informar las causas, un aprendizaje de vida para mí.

A través de tu trabajo con YFU conoces a estudiantes de países de todo el mundo. ¿Qué aprendiste de ellos? Aprendí de ellos y con ellos, todos somos únicos e irrepetibles, iguales y diferentes, tiraron abajo mucho de los estereotipos que traía conmigo. Aprendí a dar tiempo al tiempo, a observar una situación desde diferentes perspectivas: la de ellos, la de la familia, la mía como Voluntaria Referente, como madre anfitriona, como docente.

¿Tu trabajo con YFU te cambió? ¿En qué sentido? Como mencioné antes, todas esas experiencias que vives en YFU se van extrapolando al resto de tu vida diaria, te enriquecen como ser humano, te mantienen actualizado con el mundo. Agradezco a YFU que me haya invitado a participar de esta experiencia, ya que cada año que llegan los estudiantes se renuevan los desafíos y el entusiasmo.

11 Pág.


Cada año con YFU organizamos cuatro viajes

para los estudiantes de intercambio que vienen a Uruguay. Tienen la oportunidad de ir a las interesantes y agrestes termas del Arapey en Salto, a La Paloma cuando estalla el verano, a las hermosas Cataras del Iguazú y a la ciudad mágica de Buenos Aires. De los cuatro, nuestro pasante Erik de Suecia tuvo la oportunidad de asistir a los últimos dos y mediante las siguientes fotos van a poder apreciar un poquito de la experiencia que él, los voluntarios y los estudiantes vivieron.

Pág. 12

13 Pág.


YOUTH FOR UNDERSTANDING Intercambios Interculturales

Pรกg. 14

15 Pรกg.


YOUTH FOR UNDERSTANDING Intercambios Interculturales

El viento renovó el espacio. Texto: Carlos Moreno

En el trayecto experimentas sensaciones nuevas que despiertan emociones de miedo, incertidumbre, asombro y alegría, todo el equipo unido de diferentes culturas bajando caja por caja, escritorios, sillones violetas, sillas, todo tipo de objetos. En el ambiente se vislumbra una nueva conexión con el nuevo espacio todo empieza a tomar forma renovando cada rincón con vibraciones positivas. Se visualizan charlas, reuniones y talleres llenos de creatividad y aprendizaje donde la lluvia de ideas inunda al espacio para transformarlas en acciones con la ida y vuelta de voluntarios, estudiantes, padres, colaboradores y el corazón que logra que los sueños de muchos de nosotros se conviertan en realidad que es el staff. Es un espacio para ti, se nutre y potencia con tu presencia, te susurra al oído: ven a visitarme. Aquí la sumatoria de esfuerzos en conjunto con la valoración de la diversidad cultural se manifiestan para hacerte sentir bien y en casa.

¡Disfrutemos de cada conversación y caminemos juntos! En el círculo de innovación de Jeff Degraff nos formula que cualquier cambio genera algo nuevo con mucho potencial para mejorarlo teniendo como fundamento a las personas. El primer cuadrante nos invita a crear cosas nuevas, el segundo a tomar acción ahora con metas claras y específicas, en el tercer cuadrante nos habla de controlar y dar seguimiento con indicadores medibles y por último nos inspirar a colaborar en conjunto para hacer cosas que duren con un enfoque interno hacia la integración. Se parte de la innovación del espacio y veras que la unión hace la fuerza. Gracias a Erik Sundberg, nuestro pasante de Suecia en Uruguay, por inspirarme a escribir estas líneas.

Haz cosas nuevas

Haz cosas que duren

Nos empezamos a mover, observamos y miramos alrededor, ¿Por dónde empezamos? A la vez fluyen pensamientos combinado con escenas de vivencias pasadas que nos hacen sonreír de manera melancólica, tal vez recuerdes la primera vez que entraste con muchos proyectos e ideas en mente y un viento acaricia tu cuerpo que te hace recordar el motivo del momento presente, entonces tomas el primer objeto y lo guardas en una caja, después alguien interrumpe tu silencio y sientes una sensación de agradecimiento porque hay más personas alrededor tuyo cargadas de los mismos pensamientos y emociones con expectativas del nuevo espacio que esta por crearse, hasta que hay un último respiro y la última persona cierra la puerta.

Pág. 16

Colabora

Crea

Enfoque Interno

Enfoque externo

Integración · Unidad

Medible · Metas

Controla

Actúa

Haz las cosas correctas

Hazlo ahora

Control Estabilidad

17 Pág.


Seminario Anual Texto: Matute Palacio

El fin de semana del 21 y 22 de marzo se llevó a cabo el Seminario Anual de Voluntarios, donde fueron evaluadas las actividades realizadas durante el año anterior con el fin de detallar los defectos y virtudes de las mismas para seguir mejorando día a día. Se compartió el fin de semana con voluntarios y staff de YFU Uruguay pero a su vez con algunas visitas que llegaron desde la vecina orilla, donde se debatió abiertamente en distintos talleres sobre actividades que cada país realiza con estudiantes que arriban al país, como con los que se embarcan en una nueva experiencia.

En foco

HUNGRÍA Texto: Numa Corujo

La noche del sábado 21, se festejó el 55° aniversario de YFU Uruguay en Sinergia Cowork junto a staff, estudiantes y voluntarios. Esa noche se presentó también la nueva imagen institucional y se disfrutó de una variada cocina internacional del chef y voluntario Pablo Córdoba.

Pág. 18

19 Pág.


En foco

HUNGRÍA Texto: Numa Corujo

Mi nombre es Numa. Soy un chico de la ciudad de Dolores, en el departamento de Soriano y tengo 18 años. El año pasado estuve en Hungría, viviendo la mejor experiencia de mi vida, mi intercambio. Ustedes lectores podrían preguntarse: ¿Por qué Hungría? Ya que no es un país entre los más seleccionados para viajar pero mi respuesta está basada en dos cosas: 1) Practico canoa olímpica, y elegí este destino porque los húngaros están en la élite mundial de este deporte. Entonces vi la oportunidad de ir a entrenar con ellos, para poder cumplir uno de los sueños más grande de mi vida, representar a mi querido Uruguay a nivel mundial - sueño que pude cumplir. 2) Siempre quise viajar a un país que no fuera de los más elegidos a menudo, como E.E U.U o Alemania, sabiendo que son países que en un futuro podría (o no) viajar con más facilidad. Recuerdo que salí un nueve de enero por la tarde. Con dos valijas de ropa, y un cuerpo lleno de sueños, metas y felicidad partí hacia el destino que cambiaría mi vida. Cuando llegue allí, todo resultó tal cual lo imaginaba, Budapest una hermosa ciudad. Pero su gente no era fría como yo había pensado, sino que eran personas cálidas, acogedoras, como las que me recibieron y abrieron las puertas de su casa, de su vida y, principalmente, de su corazón, para que yo me sintiera lo mejor posible. Me recibió una familia de tamaño relativamente normal, con mis dos “HostPapis” y mis dos “HostHermanas”. Al principio, creo que la comunicación fue un poco difícil, ya que yo no hablaba fluidamente inglés (ni obviamente húngaro) pero con el tiempo todo fue mejorando, ya que cada uno de nosotros hacía lo máximo para poder entendernos. ¿Les cuento algo? Sí pude aprender húngaro, una de las lenguas más difícil del mundo. ¡Y amé Hungría desde el principio! Más cuando arranqué con la vida social, ir a entrenar, al liceo, juntarme con mis amigos de la cuadra, y el día a día. Hungría es un país hermoso, muy parecido a Uruguay, con mucha tierra fértil, producción agrícola, y ciudades con mucha historia, aunque con una mayor población, alrededor de 10 millones de personas. Entre sus ciudades turísticas más conocidas se encuentran: Budapest, la capital, donde se encuentra el segundo parlamento más grande de Europa, después del parlamento inglés. También están Debrecen, Eger, Esztergom, Fertőd, Győr, Gyula, Herend, Kalocsa y Kaposvár. Todas estas, ciudades destacadas a nivel de la cultura mundial.

Sziasztok! ¡Hola a todos!

!

Áron: Deberían venir aquí porque es un país que tiene un poco de todo. Tenemos producción agrícola, mucho lugares verdes, ciudades grandes como Budapest, en donde se encuentra nuestro orgullo nacional, el parlamento. También tenemos lugares para divertirse, campos de fútbol, básquetbol, hockey sobre césped y también sobre hielo, tenis, waterpolo, y muchos deportes más. Y para gente que quiere escapar un poco de las ciudades hay posadas, hoteles en el campo, y muchos lugares para despejarse. Yo: ¿Qué cosas son típicas allí?

Áron: Bueno... Tenemos una muy buena producción de vinos, reconocidos a nivel mundial. También tenemos una bebida nacional, como lo es el Pálinka, una bebida alcohólica, derivada de las frutas (también usada en pequeñas cantidades como medicina) y desde luego, tenemos una muy buena gastronomía, comida realmente deliciosa, tú sabes... (Risas). Yo: ¿Y qué piensas sobre la sociedad húngara? Áron: Los húngaros somos, en general, gente muy cálida y amigable. Pesimista la mayoría de las veces. Gente físicamente grande, si la comparamos con la gente en Uruguay... Y aquí hay chicas muy, muy lindas. Espero que mi pequeño texto les haya servido para conocer un poquito sobre Hungría y su gente. Saludos, Numa

Entre mis mejores amigos húngaros, se encuentra Áron Horvát, al cual le realicé una pequeña entrevista. He aquí la pequeña nota: Yo: Áron, dime, ¿por qué crees que las personas deberían visitar Hungría?

Pág. 20

21 Pág.


¿Cómo se siente ser familia anfitriona? Texto: Juan Martín Gómez

Es muy difícil tener que encontrar las palabras para describir cómo se siente dar a alguien la oportunidad que alguna vez se te dio a ti mismo. Mi intercambio fue en toda su expresión, con sus momentos buenos y malos, algo mágico. Fue tan así, que muchas veces al contarle a mi familia, no creía que ellos de verdad estuvieran comprendiendo lo que yo verdaderamente estaba viviendo. De ahí surgió la idea de que la mejor manera de compartir mi experiencia con ellos, sería que ellos también la pudieran vivir. Claro está que de otra manera, aunque no menos enriquecedora. Así fue como Frida (mi hermana de intercambio) llegó en setiembre del 2014 a mi familia compuesta por mí, mis 2 hermanos y mis padres. Fue un poco extraño al principio saber que alguien más va a estar en tu familia, no ocupando tu lugar, sino ocupando un lugar diferente. En el sentido de que no solo vive en tu casa, sino que forma parte de tu familia, que la conoce, que convive con ella, que tiene una muy buena relación con todos y que aporta su pequeño gran grano de arena a esta. Desde el principio encajó perfectamente con nuestra familia, complementándola en todos los sentidos. Ya sea acompañando a mi padre a caballo, yendo con mi madre a hacer las compras, jugando con mi hermano o simplemente pasando tiempo con ellos. Yo aún estando en Alemania, la conocía solo a través de los cuentos de mi familia, amigos y conocidos .Me emocionaba mucho cuando mi familia me mandaba fotos de Frida con ellos en cumpleaños, comidas familiares, Navidad o año nuevo. Parecía que ella siempre hubiese estado con nosotros. Tan así es, que en varias ocasiones la gente pensaba que era de verdad mi hermana.

por todo lo que mi familia hacía por y con ella, por el año que le estaban dando. Yo no me fui sin antes hacerles saber que era mi familia la que estaba agradecida por el año que Frida les estaba dando. Ya con mi año terminado volví a casa y allí finalmente conocí a Frida. Como era de esperar nos entendimos muy bien desde un principio, intercambiamos mucho, sobre nuestras familias, experiencias, cultura, idioma, etc. Desde que llegue jamás la vi como una hermana de intercambio, sino como mi hermana. Aunque han pasado los meses algunas cosas continúan aun sorprendiéndome, por ejemplo mis perros van con ella en vez de ir conmigo, cuando mis primos chicos vienen a casa, por la primera persona que preguntan es por Frida y van corriendo con ella y no la dejan en paz hasta que se van, lo bien que aprendió andar a caballo, la buena relación que tiene con toda mi familia o lo mucho que ha mejorado su español en tan poco tiempo. Su año llegó a su fin y, con esto, nuestra experiencia. Ella se fue y con su partida se llevó una parte de nuestra familia. Creo que hablo por toda mi familia cuando digo que realmente la vamos a extrañar. Ser familia anfitriona, es pasar buenos y malos momentos, es dar pero también recibir, es enseñar pero también aprender, es preocuparse pero también disfrutar. Es comprender que formamos parte de un mundo muy diverso y que el ser diferentes no nos hace mejores ni peores. Es recibir a alguien como parte de tu familia por un año y que él o ella termine formando parte de esta por toda la vida.

Antes de volverme a Uruguay y conocer a Frida, conocí a su familia, con la cual tuve el placer de conocer Berlín, de conocer como me sentí cuando sus padres me agradecieron de corazón

Pág. 22

23 Pág.


Mi Pasantía 2015 Texto: Lauriina Pernu

La vista se veía igual como la recordaba. Hacía cinco años que llegamos al aeropuerto nuevo de Montevideo y ahora estoy allí de nuevo. ¿Cuánto puede cambiar un país en cinco años? ¿Cómo o cuánto puede cambiar una familia en cinco años? Pensaba que no podría ser mucho. Al llegar todo pareció igual. Me acordé bien de 18 de Julio, la terminal Tres Cruces y otros lugares de ese estilo y me acordé de los viajes que hicimos o cuando pasamos por Montevideo con mis amigos o con mi familia anfitriona. No me sentí totalmente perdida como la primera vez cuando estuve en Uruguay como estudiante de intercambio, pero sí lo suficiente como una turista para tener que andar con el mapa durante las primeras semanas. Tranqueras, el pueblo donde pasé mi año de intercambio, no tiene nada que ver con Montevideo. Durante la primera semana de mi intercambio pensaba que había llegado al fin del mundo. Los tranquerenses nunca dijeron una buena palabra de la capital; era sucia, demasiado grande o ruidosa. ”No me gusta”, dijo mi mamá anfitriona varias veces. Para mí Montevideo parecía algo de otro planeta, algo que existía muy, muy lejos. Tranqueras por otro lado era como un mundo propio. Era como un barco solo en el mar que lentamente y tranquilo atravesaba las olas. Los días pasaron lentamente y el verano era lindo, pero con un calor horrible que parecía interminable. En el invierno uruguayo pasé mucho más frío que en cualquier invierno finlandés. De todos modos lo pasé muy lindo en Tranqueras. Pude aprender sobre la cultura criolla, visitar muchas veces la linda ciudad de Rivera, pelear con mis hermanos y mi primo, aprender portugués y engordar unos 8 kilos. Después de cinco anõs de reflexión creo que lo más importante que aprendí es que la gente es muy igual a pesar de donde vivan. Me dio gracia que hasta los niños juegan juegos similares y se atomizan los unos a los otros de la misma manera, tanto en Uruguay como en Finlandia. ¡Y eso es ”Youth For Understanding” puro! Mi pasantía duró unos cinco meses y en ese tiempo pude

aprender aun más cosas sobre la cultura uruguaya. Pero también pude conocer más sobre la organicación de YFU Uruguay como voluntaria y eso me resultó muy interesante. Después de casi cinco años de ser voluntaria sentí que necesitaba hacer una pasantía para llevar mis conocimientos a otro nivel. Y me alegro de haberlo hecho porque conocí pila de gente nueva y muchos voluntarios uruguayos. Además de que me ayudó a querer alcanzar más como voluntaria y me sirvió como inspiración. La experiencia de intercambio y la pasantía son dos experiencias sorprendentemente iguales, especialmente en el caso de Uruguay. Durante ambas sentí que la gente que quiero mostraban tanto cariño y hasta mi profesora de español, que tiene ochenta años, parece como mi propia abuela. Los uruguayos que conozco son muy amables y curiosos y tienen un talento de hacer sentir los invitados como estuvieran en su propia casa. Y claro, es horrible despedirse y volver a su país. La última noche antes de volver llamé a mi hermano anfitrión. Después de la llamada no pude contener las lágrimas y estuve tan emocional que todavía la mañana siguiente casi empecé a llorar de vuelta cuando despedí el portero del edificio… Pero, ¿cómo cambió Uruguay en cinco años? ¿O mi familia anfitriona? Mi amiga Karla (que pasó su intercambio el mismo año que yo en Minas de Corrales y Rivera) y yo visitamos Uruguay durante el año nuevo del 2013-2014 y ya entonces en tres semanas de vacaciones discutimos qué había cambiado y qué no había cambiado en absoluto. Claro, todos hablaban sobre la marihuana. Otros de la legalización de aborto y algunos temas políticos. El nivel de vida nos pareció haber aumentado en muchas maneras: muchos tenían celulares caros y hasta en Tranqueras habían pavimentado varias calles (en serio, Tranqueras no es tan malo que suena). Visitamos a la familia anfitriona de Karla y tengo que decir que si alguna familia nunca cambia es esa familia. Una cena con ellos significa un sentimiento que tenés cuando estás en el circo: te divertís y te reís, por pasarlo bien pero también a todos los comentarios y chistes graciosos. Si mi propia familia anfitriona tuviera que ser una metáfora, sería una planta. Crecen nuevas ramas y hojas verdes, y más que nada cada vez aprendo más sobre ellos como personas. Mi hermana ahora tiene 15 años y eso tiene sus complicaciones, mi hermano mayor iba a mudarse a Montevideo y hacerse

Pág. 24

policía la última vez que lo vi, y ”la estrella” de la familia, mi hermano menor, me llevó a una reunión del partido blanco local de Tranqueras cuando los estuve visitando (¡basta que digo que estoy estudiando ciencias políticas y ya empeza toda la discusión sobre el gobierno y los alcaldes!). Durante los años que pasaron agradezco de poder conocer unas personas así. No solamente son palabras lindas de YFU pero que ya son verdad para mi y ya entiendo el valor que la familia anfitriona merece después de muchos años de la experiencia de intercambio. Mi hermano ”estrella” me dijo que yo realmente fui como una hermana para él, con todos los sentimientos negativos y positivos. Yo le dije lo mismo.

según mis compañeros. A veces pienso si fue una decisión aburrida elegir el mismo país como el destino de intercambio y la pasantía, pero al pensar que tuve la oportunidad de fortalezer la relación con mi familia anfitriona por tanto tiempo, o conocer más a los voluntarios uruguayos, o solo por actualizar mi imagen de Uruguay, valió la pena.

Y siempre voy a volver. A ver si el paisaje todavía se ve igual.

Después de llegar a casa todo parece como un sueño, tan distinto que hay acá en los países nórdicos. De repente todo el Uruguay parece como otro mundo, algo que existe en África 25 Pág.


que el grupo se unifique, ya que todos se conocían muy poco. Entre las caminatas a diferentes lugares, tanto rápidas como a la cima de una montaña, siempre estuvimos rodeados de unos paisajes alucinantes a tal punto de que no parecían reales. Y, como siempre, la buena onda de estar todos juntos disfrutando de un momento único.

Del norte al sur

Entre dinámicas, caminatas y tardes “playa” en el lago; estaban “las comunitarias”. Estas se rotaban entre los grupos de estudiantes para que todos puedan hacer todo, entre las favoritas estaba la cocina, donde muchos plantaron algún lagrimón. Después está el comedor, al igual que el diario, eran las actividades de creatividad. La idea era generar alguna dinámica para que al momento de sentarse en las mesas se vayan rotando y no se generen subgrupos. Y la idea del diario es contar a través de una canción o actuación las actividades del día que paso. Y por último la actividad menos popular: la limpieza, que por si misma se explica.

Texto: Diego Lussheimer · Fotos de Andres Saied

La cocina y el comedor del campamento.

Foto grupal con el Cerro Tronador de fondo. De izq. a der. (Parados) Karen; Dinamarca, Estelle; Francia, Hessel; Holanda, Camile; Suiza, Astrid; Bélgica, Sara; Tailandia, Alex, Jannis; Alemania, Brian; Coordinador del campamento, Morta; Lituania, Ottla; Holanda, Kubilay; Turquía, Paul; Coordinador Inbound. De izq. a der. (en el madio) Diego; Voluntario de YFU Uruguay, Joaquín; Voluntari de YFU Argentina, Mundi; Coordinador del campamento, Matia; Italia. De izq. a der. (Sentados) Sophie; Alemania, Milja; Finlandia, Hannnah; Austria, Jacob; Alemania, Olivia; USA, Erin; Bélgica, Juli; Voluntaria de YFU Argentina, Andres; Coordinador del campamento.

Luego de un día largo de viaje, llego al aeropuerto de Carrasco para pasar tan solo cuatro horas en Uruguay y aprontarme para mi próximo destino, San Carlos de Bariloche, para pasar una semana inolvidable con 17 estudiantes que están viviendo su año de intercambio en la vecina orilla. A la par de dos voluntarios, uno del staff de YFU Argentina y un grupo de profesores de educación física nos tuvimos que hacer responsables del campamento Carilafquen, a orillas de las cristalinas y frías aguas del lago Mascardi, en el parque nacional Nahuel Huapi.

Luego de muchas adivinanzas y acertijos, todo llega a su fin, donde se encuentran muchas emociones y una fuerte sensación de una familia internacional. Se crearon amistades tan estrechas, que al momento de separarse puede hacer llorar al más duro de los estudiantes y a los voluntarios. La última noche se realizó un “fogón simbólico” (por problemas de sequía) donde se dieron las últimas palabras de agradecimiento al lugar y a los participantes donde se creó un ritual con muchas emociones encontradas. La posibilidad de convivir con personas con las que compartís momentos y experiencias, permite tener una conexión muy especial que vivirá durante toda tu vida y, cuando nos separamos, se generó una sensación de vacío que fue muy difícil de llenar. Pero la verdad que fue una experiencia inolvidable y estoy MUY AGRADECIDO por haber tenido la posibilidad de participar en el campamento.

Muchas gracias a YFU Uruguay, YFU Argentina y, en especial, a todos los que participaron por haber dejado una marca en mi vida. Vista del lago Nahuel Huapi

Mi llegada al campamento fue como de paracaidista, ya que llegue con el campamento comenzado pero el grupo me incluyó muy rápidamente. Una cosa maravillosa que cada día aprendo de los estudiantes de intercambio es que siempre están dispuestos a conocer gente nueva sin tener prejuicio alguno. Ya que este era un verdadero campamento todos tenían que hacer alguna tarea y esto fue parte primordial para la creación de una comunidad. Entre las tareas había cocinar, limpiar, el diario y el comedor. Estas se realizaban por los estudiantes con la ayuda de los coordinadores y que más adelante explicaré. Como parte de las actividades se realizaron caminatas, paseos y diversas dinámicas para fomentar la unidad en el grupo. El primer día se basó en dinámicas para generar confianza para

Pág. 26

Juli, voluntaria de YFU argentina, pasando por una dinámica de la confianza.

Jannis, estudiante alemán en Tucumán, dejando el lagrimón en la comunitaria. 27 Pág.


YOUTH FOR UNDERSTANDING

Intercambios Interculturales

¡Bienvenidos a Uruguay!

La generación 2015/16 ya está en suelo uruguayo Este mes de agosto fue un poquito diferente para YFU Uruguay con respecto a la llegada de sus estudiantes extranjeros. A diferencia de los pasados años, hubo dos fechas de llegada y, en consecuencia, dos orientaciones de arribo. Pero el hecho es que nuestros 51 estudiantes extranjeros ya han llegado a nuestro país y ya han comenzado el viaje que provocará que sus vidas den un giro de 180 grados. El Equipo de Redacción de esta revista les quiere dar la bienvenida y ya estamos deseosos de poder contar sus historias en los siguientes números que están por venir.

Pág. 28

29 Pág.


¿Querés sumarte al equipo de redacción? ¡Obvio que podés! Esta es una revista completamente basada en trabajo voluntario y siempre estamos en la búsqueda de personas con ganas de colaborar con esta. Contactanos a redaccion@yfu.org.uy para saber más.

¡Concurso del nombre de la revista! ¡Ya llegaste a la última página de esta revista y esperamos que la hayas disfrutado! Se dedicaron muchas horas de trabajo para hacer que saliera este primer número que estás leyendo. Pero algo que no hicimos, de lo cual probablemente ya te habrás dado cuenta, fueel ponerle un nombre definitivo a esta revista. Se barajaron muchas ideas y hubo muchas idas y vueltas con respecto al tema en la redacción pero al fin lo que decidimos fue lo siguiente: Como esta es una revista hecha por gente de YFU, con gente de YFU, para gente interesada en YFU, nos pareció bastante lógico que sean ustedes, los mismísimos lectores, quienes elegirán el nombre. Por eso vamos a hacer un concurso donde todos ustedes pueden participar.

Pág. 30

Hasta el 30 de octubre vas a poder mandar sugerencias con respecto al nombre a nuestro email de la redacción, redacción@ yfu.org.uy , con la idea que sea de tu agrado, nombre completo y un email al que se te pueda contactar. Cuando cierre la fecha límite, recopilaremos todas las sugerencias y las vamos a publicar en nuestra página de Facebook para que se pueda votar por el nombre final. Simplemente, la sugerencia con más votos gana y será el nuevo nombre para nuestra querida revista!. Después al ganador del concurso le haremos llegar un pequeño regalito y, obviamente, todo el debido crédito que merece en el próximo número de la revista, que también llevará el nuevo nombre. Así que sacá el poeta que hay en vos e inspirate con el nombre que definirá esta revista en el futuro, que con su sencillez tiene una fuerza potente en la mente de la gente y que abarca y representa el espíritu YFU en su totalidad. ¡Estamos esperando sus aportes con muchas ganas!

Revista YFU Uruguay 2015  

Este ejemplar fue redactado por un pequeño grupo de voluntarios extraordinariamente aplicados con el objetivo de poner fin a los días de abu...

Revista YFU Uruguay 2015  

Este ejemplar fue redactado por un pequeño grupo de voluntarios extraordinariamente aplicados con el objetivo de poner fin a los días de abu...

Advertisement