Page 1

CURSO: Cuerpo Humano y Salud

SESIÓN: 06

FECHA: 07/08/2010

SISTEMA DE RELACIÓN ESTAMOS PREPARADOS? TU LO ESTAS?

OBSERVA LOS DIBUJOS Y RESPONDE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS: 1.- ¿ que aparatos comprenden el sistema locomotor? 2.-¿Por qué se llama locomotor? 3.-¿Cómo cuidarías tu sistema locomotor?

1.- ¿Podrías concebir el cuerpo humano sin un esqueleto óseo?¿porque se complementan?

EL SISTEMA LOCOMOTOR. El sistema locomotor permite al ser humano en general interactuar con el medio que le rodea mediante el movimiento o locomoción. Se fundamenta en tres elementos:  Huesos  Articulaciones  Músculos El aparato locomotor no es independiente ni autónomo, pues es un conjunto integrado con diversos sistemas, por ejemplo, con el sistema nervioso para la generación y modulación de las órdenes motoras. Este sistema está formado por las estructuras encargadas de sostener y originar los movimientos del cuerpo y lo constituyen dos sistemas. 

Sistema óseo: Es el elemento pasivo, está formado por los huesos, los cartílagos y los ligamentos articulares.

1


Sistema muscular: Formado por los músculos los cuales se unen a los huesos y por lo tanto al contraerse provocan el movimiento del cuerpo.

1,1.- SISTEMA OSEO El sistema óseo está formado por un conjunto de estructuras sólidas compuestas básicamente por tejido óseo, que se denominan huesos. El esqueleto humano es un conjunto de huesos organizados y unidos mediante articulaciones que le dan sostén a nuestro cuerpo, nos permite mantenernos erguidos y sirve de protección. El sistema esquelético se divide en dos: esqueleto axial y esqueleto apendicular. El primero se compone de 80 huesos ubicados en el cráneo, cara, espina y columna vertebral; tórax, costillas y esternón; y huesos del hiodeo. El segundo incluye los huesos de las extremidades inferiores y superiores, la clavícula, escápula y la pelvis. Los huesos no son inertes o estáticos como usualmente los concebimos, al contrario, poseen una enorme capacidad de regeneración. Cada hueso del esqueleto humano tiene un nombre propio, varían en forma, tamaño y composición. Los hay largos, cortos y planos. Químicamente se componen de un 25% de agua, un 30% de materia orgánica y un 45% de minerales. El hueso más corto del esqueleto humano se encuentra en el oído y se llama Estribo. El más largo es el Fémur, ubicado en el muslo. Aunque los huesos son duros por fuera, su interior es liviano y esponjoso, cualidades que les otorgan el calcio (su principal componente), el fósforo y el colágeno que los forman. Estructura y composición Están integrados por tres capas, cada una de ellas contiene o protege algún elemento importante para el cuerpo. - Periostio: es una delgada membrana que cubre al hueso y contiene varios nervios y vasos sanguíneos. - Corteza ósea: posee millones de pequeños orificios por donde pasan los nervios y los vasos sanguíneos que llegan al tejido esponjoso. - Parte interna: su principal componente es el tejido esponjoso. Esta se encuentra llena de médula ósea, sustancia blanda en la que se fabrica la mayoría de las células sanguíneas que fluyen a través de nuestro cuerpo, es decir, los glóbulos blancos, rojos o las plaquetas. Tiene aspecto de gelatina roja en los niños y amarillenta en los adultos. La composición interna del hueso está formada de células óseas rodeadas por una sustancia inerte y dura. Se distinguen tres tipos: los osteoblastos, que forman nuevos huesos endureciendo el colágeno de la proteína celular con los minerales y ayudan a reparar los huesos dañados; los osteocitos, que transportan nutrientes y desechos entre la sangre y los tejidos finos del hueso, y los osteoclastos, que recambian el hueso y ayudan a darle forma mandando los minerales nuevamente dentro de la sangre. Además, tienen un papel importante en la reparación de fracturas. Químicamente los huesos se componen de 25% de agua, 45% de minerales como sales de calcio y 30% de materia orgánica (proteína y colágeno). El calcio, su principal componente, es un mineral que no solo es necesario para darle fortaleza y dureza al hueso, sino que también es primordial para proteger otros procesos como el producir nuevas células sanguíneas. El colágeno, otro de sus componentes, le proporciona la flexibilidad. Estructura de un hueso largo El llamado hueso largo se suele describir como prototipo de hueso porque en él se aprecian claramente todos los segmentos óseos. Esos huesos largos son el húmero, el fémur, la tibia, entre otros, y los segmentos que lo componen son tres: - Epífisis: constituyen los extremos o terminaciones del hueso. - Diáfisis: porción principal del hueso, la parte alargada, la cual es semicilíndrica y compuesta de tejido compacto. - Metáfisis: es la zona de ensanchamiento.

2


También encontramos la fisis o cartílago de crecimiento, que es una lámina de cartílago que se localiza entre la epífisis y la metáfisis y se le conoce como línea o placa fisiaria o de crecimiento. Cuando el crecimiento se frena, los cartílagos gradualmente se osifican, lo que se llama cierre del cartílago de crecimiento.

Clases de huesos Los huesos largos tienen más longitud que anchura, como el humero, el fémur, las falanges de los dedos, etc. Actúan como palancas para producir movimiento en la contracción muscular. Los huesos largos de los miembros inferiores soportan el peso corporal. Llamamos diáfisis al eje o cuerpo de los huesos de característica hueca y epífisis a sus extremos. Podemos distinguir en la diáfisis una capa externa de hueso compacto de aprox. 3 mm. de espesor y en la parte interna encontramos una pequeña capa de hueso esponjoso rodeando a la cavidad medular, los extremos son particularmente esponjosos y expandidos, en los cuales el hueso compacto es más delgado. En la cavidad medular de la diáfisis de los huesos largos de un adulto encontramos la médula ósea amarilla (principalmente grasa). Esta puede volver a transformarse en médula ósea roja. En la epífisis o extremos, los intersticios de los huesos esponjosos están llenos de médula ósea roja o tejido hematopoyético. Los huesos planos son, como su nombre lo indica, aplanados y levemente curvos. Podemos nombrar el omóplato, los huesos del cráneo, etc. En los huesos del cráneo, por ejemplo, el hueso compacto forma una tabla externa y otra interna, en el medio de las dos encontramos hueso esponjoso, el cuál es rico en venas y se llama diploe. Estas dobles capas compactas cumplen una función de protección ya que un golpe en la cabeza puede fracturar la capa externa y no la interna de esa forma no se daña y se protege al encéfalo.

3


Huesos cortos son, por ejemplo, los huesos del carpo (huesos de la muñeca), los huesos del tarso (huesos del tobillo), etc. Se hallan agrupados. Permiten el movimiento formando puentes de conexión. Intervienen más en cuestiones de estabilidad, como por ejemplo en el caso del tobillo. Por último están los irregulares, que no se incluyen en ninguna de las otras clasificaciones. Por ejemplo las vértebras que forman la columna vertebral, huesos de la base del cráneo, etc. Encontramos medula ósea roja en un adulto, solo en las epífisis de los huesos largos, en los huesos planos, en los cortos y en los irregulares.

Funciones básica del esqueleto: Los huesos desempeñan funciones importantes entre las cuales se pueden mencionar las siguientes. 1) Función de sostén. El esqueleto constituye un armazón donde se apoyan y fijan las demás partes del cuerpo, pero especialmente los ligamentos, tendones y músculos, que a su vez mantienen en posición los demás músculos del cuerpo.

2) Locomoción. Los huesos son elementos pasivos del movimiento, pero en combinación con los músculos permiten el desplazamiento, ya que les sirven de punto de apoyo y fijación.

3) Protección. En muchos casos los huesos protegen los órganos delicados como en el caso de los huesos del cráneo, que constituyen una excelente protección para el encéfalo; la columna vertebral y las costillas protegen al corazón y los pulmones; las cavidades orbitarias protegen a los ojos; el hueso temporal aloja al oído, y la columna vertebral protege la médula espinal.

4) Hematopoyesis. En la médula roja de los huesos largos se producen los glóbulos rojos y en menor cantidad linfocitos y monocitos.

4


HUESOS DEL CUERPO HUMANO 1. El esqueleto axial, que son los huesos situados a la línea media o eje, y ellos soportan el peso del cuerpo como la columna vertebral. Se encargan principalmente de proteger los órganos internos. 2. El esqueleto apendicular, que son el resto de los huesos pertenecientes a las partes anexas a la línea media (apéndices); concretamente, los pares de extremidades y sus respectivas cinturas, y ellos son los que realizan mayores movimientos como la muñeca... Esqueleto axial: 80 huesos aproximadamente     

Huesos de la columna vertebral (raquis): 26 huesos aproximadamente Cervicales (cuello): 7 Torácicos: 12 Lumbares: 5 Sacro: 1 (formado por la fusión de 5 vértebras) Cóccix: 1 (formado por la fusión de 4 vértebras)

   

Huesos de la cabeza: 29 huesos Cráneo: 8 Cara: 14 Oído: 8 Hioides: 1 (hueso no articulado con el esqueleto)

 

Huesos del Tórax (25) Costillas: 24 (12 pares) Esternón: 1

Esqueleto apendicular: 126 huesos  Huesos de la cintura escapular: 4 huesos  Huesos de las extremidades superiores: 30 x 2  Brazo: 1 x 2  Antebrazo: 2 x 2  Mano:  Carpo (muñeca): 8 x 2  Metacarpo (mano): 5 x 2  Falanges (dedos): 14 x 2  

En los miembros superiores y pectorales: Brazos y manos: 60 Hombros: 2 clavículas y dos escápulas.

 

En los miembros inferiores y pélvicos: Piernas y pies: 60 Pelvis: 2 huesos pélvicos (formados por la fusión del ilion, isquion y pubis)

5


2.- SISTEMA ARTICULAR. Concepto de Articulación.- Es el medio de unión entre las diversas piezas del esqueleto entre si, o entre un diente y un hueso. Según el tejido con el que se unen se pueden clasificar de diferentes maneras: 1. Articulación fibrosa: la interzona articular está ocupada por tejido fibroso. Son articulaciones sin movilidad y sin cartílago articular. Por ejemplo, la unión entre el radio y el cúbito, las uniones de los

6


huesos del cráneo (sutura)

o la raíz del diente

al

alveolo dentario en la mandíbula.

2. Articulación cartilaginosa: la interzona articular está ocupada por tejido cartilaginoso. Son articulaciones de movilidad reducida que poseen cartílago articular y carecen de cavidad articular. Por ejemplo la unión del esternón y las costillas, o la articulación entre las vértebras. 3. Articulación sinovial: permiten una gran cantidad de movimientos. Son articulaciones complejas en las que los huesos no entran en contacto directo, sino que sus extremos articulares están recubiertos por cartílago articular. A su vez todo el conjunto se encuentra envuelto por la denominada cápsula articular, tramado fibroso en forma de tubo que engloba a la articulación. De la cápsula articular nacen una bandas fibrosas denominadas ligamentos, destinados a reforzar diversas estructuras articulares. La cápsula segrega al interior de la cavidad articular un líquido, denominado líquido sinovial, que actúa como amortiguador y lubricante. Ejemplos serian la articulación de la rodilla (que esta está reforzada a su vez por la rótula), la del codo, cadera... 

Por su estructura (morfológicamente).

Por su función (fisiológicamente).

Morfológicamente, los diferentes tipos de articulaciones se clasifican según el tejido que las une en varias categorías: fibrosas, cartilaginosas, sinoviales o diartrodias,movimiento). Fisiológicamente, el cuerpo humano tiene diversos tipos de articulaciones, como la sinartrosis (no móvil), sínfisis (con movimiento monoaxial) y diartrosis (mayor amplitud o complejidad de movimiento).

3. SISTEMA MUSCULAR. En el cuerpo humano hay tres tipos de músculos: estriado, liso y cardíaco. Cuando están constituidos por fibras lisas reciben el nombre de músculos lisos y suelen ser de color pálido, tienen lenta contracción y no están sometidos a la acción de la voluntad. Se encuentran en las paredes del tubo digestivo, en las capas medias de las paredes de los vasos arteriales y demás órganos internos. Si las fibras que los forman son estriadas, se llaman músculos estriados, son rojizos, de contracción brusca y sus movimientos dependen de la voluntad del sujeto. Constituyen la gran masa muscular que se unen a los huesos del cuerpo. La función muscular se verifica mediante las siguientes propiedades: excitabilidad, por la cual el músculo responde a un estímulo con una reacción determinada; la contractilidad, mediante la que se contrae al acortar sus fibras; la elasticidad, que permite que un músculo contraído

7


recupere su forma; y la tonicidad, gracias a la cual el músculo queda siempre semicontraido, ejerciendo de modo permanente una acción sobre los huesos a los que está adherido. Músculo liso El músculo visceral o involuntario está compuesto de células con forma de huso con un núcleo central, que carecen de estrías transversales aunque muestran débiles estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso vegetativo. El músculo liso se localiza en la piel, órganos internos, aparato reproductor, grandes vasos sanguíneos y aparato excretor Tejido muscular esquelético o estriado Este tipo de músculo está compuesto por fibras largas rodeadas de una membrana celular, el sarcolema. Las fibras son células fusiformes alargadas que contienen muchos núcleos y en las que se observa con claridad estrías longitudinales y transversales. Los músculos esqueléticos están inervados a partir del sistema nervioso central, y debido a que éste se halla en parte bajo control consciente, se llaman músculos voluntarios. La mayor parte de los músculos esqueléticos están unidos a zonas del esqueleto mediante inserciones de tejido conjuntivo llamadas tendones. Las contracciones del músculo esquelético permiten los movimientos de los distintos huesos y cartílagos del esqueleto. Los músculos esqueléticos forman la mayor parte de la masa corporal de los vertebrados. Músculo cardiaco Este tipo de tejido muscular forma la mayor parte del corazón de los vertebrados. Las células presentan estriaciones longitudinales y transversales imperfectas y difieren del músculo esquelético sobre todo en la posición central de su núcleo y en la ramificación e interconexión de las fibras. El músculo cardiaco carece de control voluntario. Está inervado por el sistema nervioso vegetativo, aunque los impulsos procedentes de él sólo aumentan o disminuyen su actividad sin ser responsables de la contracción rítmica característica del miocardio vivo. El mecanismo de la contracción cardiaca se basa en la generación y transmisión automática de impulsos.

Funciones de los músculos El músculo liso se encuentra en órganos que también están formados por otros tejidos, como el corazón e intestino, que contienen capas de tejido conjuntivo. El músculo esquelético suele formar haces que componen estructuras musculares cuya función recuerda a un órgano. Con frecuencia, durante su acción retraen la piel de modo visible. Tales estructuras musculares tienen nombres que aluden a su forma, función e inserciones: por ejemplo, el músculo trapecio del dorso se llama de este modo porque se parece a la figura geométrica de este nombre, y el músculo masetero (del griego, masètèr, 'masticador') de la cara debe su nombre a su función masticatoria. Las fibras musculares se han clasificado, por su función, en fibras de contracción lenta y de contracción rápida. La mayoría de los músculos esqueléticos están formados por ambos tipos de fibras, aunque uno de ellos predomine. Las fibras de contracción rápida, de color oscuro, se contraen con más velocidad y generan mucha potencia; las fibras de contracción lenta, más pálidas, están dotadas de gran resistencia. La contracción de una célula muscular se activa por la liberación de calcio del interior de la célula, en respuesta probablemente a los cambios eléctricos originados en la superficie celular. Los músculos que realizan un ejercicio adecuado reaccionan a los estímulos con potencia y rapidez, y se dice que están dotados de tono. Como resultado de un uso excesivo pueden aumentar su tamaño (hipertrofia), consecuencia del aumento individual de cada una de las

8


células musculares. Como resultado de una inactividad prolongada los músculos pueden disminuir su tamaño (atrofia) y debilitarse. En ciertas enfermedades, como ciertas formas de parálisis, el grado de atrofia puede ser tal que los músculos quedan reducidos a una parte de su tamaño normal. A continuación, se enumeraran los principales músculos según su ubicación. Brazos: bíceps braquial, braquiorradial, deltoides, abductor largo del pulgar, braquial extensor propio del dedo meñique, extensor propio de los dedos flexor, cartoradial de los dedos, flexor profundo de los dedos, flexor largo del pulgar, palmar mayor pronador redondo, tríceps braquial Piernas: abductor mayor, abductor largo, abductor corto, gemelo interno, gemelo externo, recto femoral, sartorio, tibial anterior, vasto lateral, vasto medio, vasto intermedio, bíceps femoral, peroneo corto, peroneo largo, semitendinoso, soleo, tríceps braquial, tracto iliotibial, cuadrado femoral, semimembranoso, gracil iliopsoas, pectineo, psoas menor, tensor de la fascia lata, plantar Abdomen: oblicuo externo, recto abdominal, transverso abdominal, oblicuo interno, piramidal, pectoral mayor, dorsal mayor Espalda: infraespinoso, dorsal ancho, trapecio, oblicuo externo, oblicuo interno, romboide mayor, romboide menor, serrato anterior, serrato posterior inferior, serrato posterior superior, supraespinoso, redondo mayor, redondo menor, elevador de la escapula, erector espinal Glúteos: glúteo mayor, glúteo medio, glúteo menor, gemino pelviano superior, obturador externo, obturador interno

MÚSCULOS DE LA CARA, CABEZA Y DEL CUERPO HUMANO

9


10


EL CUIDADO DEL APARATO LOCOMOTOR Los músculos y los huesos conforman el aparato locomotor. Gracias a este complejo sistema, podemos movilizarnos a nuestro antojo. Pero para que aparato locomotor funcione adecuadamente, debemos cuidarlo. Si no sabías, este sistema también se cansa, aunque en ocasiones no lo notes. Por ejemplo, los músculos necesitan muchas proteínas (fibra) y oxígeno, si alguno de estos elementos falla, el trabajo de los músculos se hace más difícil provocando calambres y dolores musculares. Por otra parte, si el consumo de calcio disminuye o hacemos ejercicios o movimientos exagerados, le estamos pidiendo de más a los huesos, su trabajo también de dificulta y pueden partirse con mucha facilidad. A los daños que puedan recibir un músculo o hueso se le llama lesión. De allí que debemos tener mucho cuidado con los ejercicios y movimientos que hacemos, porque en ocasiones creemos que al practicar un deporte lo estamos haciendo bien y por el contrario, nos estamos perjudicando. En cuanto a la alimentación, debemos siempre comer alimentos con gran cantidad fibra (para los músculos) y calcio (para los huesos). Entre los alimentos con fibra tenemos los granos, la piña y la avena. Y entre los alimentos con calcio tenemos a la leche y todos sus derivados. Cabe destacar, que en caso de que sientas que tienes alguna lesión debes informarle a tus padres o a un médico. El médico encargado de estudiar los trastornos de los huesos y de los músculos se le llama traumatólogo. BIBLIOGRAFIA: http://www.grumete.com.uy/preguntas/faq.asp?identificador=57 • Edna R. Green 1980 Biologia Mexico • William L. Smallwood 1980 Biología México • Jorge Vidal 1997 Anatomía Fisiología e Higiene Perú • Claude A. Villee 1998 Biologia México • http://www.grumete.com.uy/preguntas/faq.asp?identificador=57 • http://www.google.com.pe/imgres? imgurl=http://www.proyectosalonhogar.com/Enciclopedia/Conoce_tu_cuerpo/Sistema_Dig estivo/7fe3dc34b70filenameM703typeimagejpeg.jpg&imgrefurl=http://www.proyectosalon hogar.com/Enciclopedia/Conoce_tu_cuerpo/Sistema_Digestivo/indice.htm&usg=__sFPtBtcNAHwNLUvnQHzQ68Nag=&h=450&w=336&sz=42&hl=es&start=1&um=1&itbs=1&tbnid=uzkEAmu 400QGxM:&tbnh=127&tbnw=95&prev=/images%3Fq%3Dsistema%2Bdigestivo%26um %3D1%26hl%3Des%26sa%3DN%26tbs%3Disch:1

11

MÓDULO SESIÓN 6 (CON MODIFICACIONES)  

Músculos El aparato locomotor no es independiente ni autónomo, pues es un conjunto integrado con diversos sistemas, por ejemplo, con el sist...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you