Page 1

DÍA 4. Lucas 1, 43 “Pero ¿cómo es posible que la Madre de mi Señor venga a visitarme?” María inicia en esos días un viaje a la ciudad de Judá, a visitar a su prima Isabel, quien también se encuentra en gestación. Cuando Isabel oyó el saludo de María, saltó de gozo el niño en su vientre y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, pero ¿cómo es posible que la Madre de mi Señor venga a visitarme? María había ido a acompañar a su prima, permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa. Es así como María e Isabel nos enseñan que desde el vientre materno somos dignos del milagro de la vida. El cuidado y amor recibido desde el vientre materno nos fortalece y enriquece nuestra existencia y reafirma nuestro valor como personas, ya que somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Los niños y las niñas queremos manifestar nuestra opción por la vida; aún el ser más pequeño, el que apenas se encuentra en la pancita de mamita merece vivir, merece recibir amor y cuidado. Los niños y las niñas que realizamos esta novena reconocemos el don de la vida desde el vientre materno, queremos que los adultos respeten la vida del que está por nacer. Desde que estamos en la barriguita de mamá, sentimos, amamos, nos alegramos, lloramos. ¿Conoces a alguien que espera un bebé? Dile a esa mamá que debe cuidar su hijo que está por nacer.

DIA 4  

NOVENA NAVIDAD 2011