Issuu on Google+

Desventaja en el acceso a las páginas Web en los niños niñas y adolescentes no aptas para su manejo. El fenómeno de las redes sociales produce algunos trastornos en los niños, niñas y adolescentes. Llámese como se llame (facebook, hi5, Sonico, MySpace, Metroflog, Taringa, Tuenti, etc.), ocupa dentro de la vida cotidiana la falta de una adecuada atención por parte de los padres (que muchas veces están trabajando fuera de casa todo el día) les deja aún más vía libre para acceder sin control a la TV e Internet, si está disponible en el hogar, cuando vuelven de la escuela. Si el ordenador familiar no dispone de filtros que limiten el acceso a las páginas inadecuadas, de forma accidental o buscando nuevos amigos y estímulos se irán encontrando allí con toda clase de contenidos, servicios y personas, no siempre fiables ni convenientes para todas las edades. Y lo que empieza por curiosidad puede acabar en una adicción ya que los niños y los adolescentes son fácilmente seducibles. Por desgracia hay muchos padres que no son conscientes de estos peligros, que ya se daban en parte con la televisión y los videojuegos y que ahora se multiplican en Internet, cada vez más omnipresente y accesible a todos en las casas, escuelas, cibercafés. Su influencia en niños y adolescentes es más preocupante de lo que parece; aunque no se puede desconocer que una red social tiene sus valores positivos que se ven a simple vista. Tales como enciclopedias, noticieros, acceso a bibliotecas y otros materiales de valor. El niño que navega en Internet sin ningún control se enfrenta a imágenes que no pueden asimilar

y

puede

acceder

a

contenidos

no

recomendables tales como: Pornografía, sadismo, masoquismo, apología de la violencia, racismo, venta de armas, fabricación libre

de

bombas

y

explosivos,

venta

de

medicamentos sin control, venta de drogas ilegales, sectas, grupos satánicos, publicidad no controlada y los chats que sin lugar a duda pueden ser peligrosos ya que hacen amistades que pueden tener graves


consecuencias y la constante interacción en una de esas redes puede alejar gradualmente a un pequeño o muchacho de sus relaciones en el mundo exterior. Todo este mundo virtual, inmediato y fascinante puede generar un niño compulsivo, nervioso y adicto, si no existen límites y una supervisión adulta. Anclado a lo anterior, existen numerosos casos de demostraciones de apatía, falta de compromiso en todo tipo de actividades, etc., por el uso casi adictivo de estas plataformas. La mayoría de los servicios de la Web que les proporcionan a los individuos de la infancia y de la adolescencia como medios de conexión en línea para la interacción de grupos sociales y programas de fácil acceso. Pueden ocasionar riesgos reales y distorsión de la vida real que el individuo vive en su entorno, dándole valores morales distintos a los que su familia les ha enseñado o la misma sociedad que les rodea. Cada interacción, por pequeña que pueda parecer, implica un comportamiento de adicción y compulsivo, cuando el comportamiento empieza a vislumbrar patrones repetidos, podremos hablar de conducta. Lo que somos, es expresado en nuestro comportamiento mediado por la evolución, resguardada y perpetuada por la genética y manifestada a través de las cualidades adaptadas, dentro de un contexto integral, personal y social.

Supervisión Inmediata mientras navega en la Web

Soy un Super Héroe… quiero ganar



DESVENTAJAS DEL ACCESO A LA WEB EN NIÑOS Y ADOLESCENTES