Issuu on Google+

La verdad que libera


Vivimos en una sociedad que vive de verdades a medias, ama las apariencias y les desagrada la verdad. Una de la principales causas por la cual un gran numero de personas opta por la mentira es por la presión social que enfrentan. La sociedad misma se esta obligando a vivir un estilo de vida distinto al que se supone que deben y pueden vivir. Actuar con la verdad es una acción que la gran mayoría de las personas no practica en su totalidad. A muchos no les agrada que le digan la verdad de los hechos. La realidad es que hay personas que le ofende cuando se le dice la verdad, no la quieren escuchar y dejan claro que le gusta la mentira y los aparentes beneficios que reciben de ella. La verdad mas allá de practicarla porque es un mandato bíblico es una virtud que todos deberíamos desear poseer. Accionar con la verdad conlleva responsabilidad, honestidad y respeto y aunque muchos quieren hacer creer que en muchas ocasiones es mejor optar por la mentira, decir la verdad siempre será lo mejor. Actuar de forma tal que agrade a Dios tiene su recompensa aquellos que practican la verdad tienen una promesa en Salmos 15:1-2 “Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia,Y habla verdad en su corazón” Si eres una persona de buen corazón amas a Dios antes que todo; andas en integridad, haces justicia y hablas verdad ten paz tu estas listo par habitar en el tabernáculo eterno, el cielo. La Real academia española define verdad como una propiedad que tiene una cosa de mantenerse siempre la misma sin mutación alguna. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa. Bíblicamente la verdad se define como el camino real a la libertad. La Biblia nos dice “La verdad os hará libres” (Jn. 8:32) La verdad no puede ser separada de Jesús que porque “el camino, y la verdad, y la vida” (Jn. 14.6) Jesús es la verdad, por cuanto es la revelación personal de Dios al hombre. La mayor consecuencia de la mentira es la intranquilidad mental, cuando una persona miente teme a ser descubierto, su conciencia no tiene paz y su espíritu esta continuamente redarguyendo sus acciones. La mentira nos aleja de Dios, contrista al espíritu santo y detiene las bendiciones que han sido destinadas para nuestra vida. Una persona que miente hace que su palabras pierdan el valor y credibilidad que originalmente le fue dado por Dios. Jesús enseñaba que nuestro sí sea siempre sí y nuestro no siempre no; si procuramos actuar siempre con la verdad nunca tendremos la necesidad de reforzar nuestras palabra


con dicha expresión de “te lo juro”. Un inmenso grupo de personas se mantiene atados toda su vida a expresiones como estas porque sus acciones de mentira los ha llevado a perder credibilidad ante otros. Conoceréis la verdad y esta os hará libre (Jn.8:32) cuando andamos en verdad caminamos en completa paz porque sabemos que estamos bien delante de Dios y de los hombres. Con Dios se puede tener integridad y con la verdad se alcanza la liberación del alma y las puertas del cielo se abren a nuestro favor. Yamelky Calderon Lay www.lyamelky.wix.com/revistamixxion


La verdad que libera