Issuu on Google+

Estos consejos para hacer lanzamientos en el baloncesto son una excelente forma para que los jugadores, los padres y los entrenadores aprendan a entender la mecánica adecuada y las técnicas necesarias para ser un gran lanzador. ¡Todos los jugadores de baloncesto adoran lanzar la pelota! La habilidad que más se practica en el juego es el lanzamiento. Los entrenadores dedican una buena cantidad del tiempo en las prácticas para realizar ejercicios de lanzamiento y mejorar el nivel de habilidad de sus jugadores. Después de todo, si no puedes lanzar, ¡no podrás anotar! Ya sea que un jugador realice un tiro en suspensión, en bandeja o un tiro libre, existen algunas técnicas que se debe usar para hacerlo con éxito. ¡Los consejos para lanzar una pelota de


baloncesto mencionados a continuación le darán a los jugadores, a los padres y a los entrenadores una mejor comprensión del concepto de estas técnicas!

1 Cuando lances la pelota, recuerda estas palabras: equilibrio, vista, codo y seguimiento, y no olvides "meter tu mano en el frasco de galletas" para que así puedas realizar el seguimiento a tu tiro e incrementar tu precisión. Adquiere la costumbre de utilizar siempre las técnicas apropiadas (especialmente en las prácticas para convertirlas en una acción "automática" durante un juego). Si no se practica las técnicas adecuadas, se crearán malos hábitos que a menudo son difíciles de corregir. Si no tienes una técnica de tiro, ¡necesitas practicar una!

2 Relájate y concéntrate en la canasta. Concéntrate en la parte trasera del aro mientras realizas un tiro en suspensión o un tiro libre. Cuando hagas tiros en bandeja o tiros al tablero, enfócate en la parte del tablero donde lanzarás la pelota.

3 Determina el momento adecuado para lanzar y aprovéchalo. Encuentra el equilibrio adecuado entre lanzar con demasiada frecuencia y no hacerlo lo suficiente. A medida que desarrollas confianza en tu tiro, también desarrollarás la capacidad para saber o sentir el momento indicado para hacer un buen lanzamiento.

4 Mantén el equilibrio adecuado cuando lances la pelota. No saltes ni corras de un lado al otro. Tener un equilibrio adecuado (tanto de adelante hacia atrás como de lado a lado) es fundamental en todos los tiros y te brinda mayor consistencia.


5 Realiza un seguimiento a cada tiro que hagas. Sigue el trayecto de la pelota, ya que al hacerlo podrás ver la razón por la que anotaste o fallaste un tiro.

6 Salta de forma natural. Evita forzar tu salto; este debe ser bueno y sencillo. Debes saltar directamente hacia arriba con suavidad y soltar la pelota cuando te encuentres en el punto más alto permitiendo al mismo tiempo que la fuerza se transfiera fácilmente a tus dedos.

7 Asegúrate de formar un arco con cada tiro que hagas. La altura del arco variará entre diversos tipos de jugadores. Algunos lanzarán formando un arco alto, mientras que otros formarán uno más pequeño. Mientras emplees las técnicas de lanzamiento apropiadas, haciéndolo de manera constante y anotando varias canastas, el arco estará bien.

8 Mantén la calma durante los tiros libres. Concéntrate en la canasta y dobla un poco tus rodillas. Mantén tus mismas rutinas. Esto te ayudará a concentrarte en lo que tienes que hacer. Evita los movimientos innecesarios y excesivos, y solo usa aquellos que te sirvan para realizar el tiro y anotar.

9 Practica todos tus tiros. Aprende a tirar desde cualquier ubicación de la cancha, dentro de tu rango. Al hacerlo, te convertirás en un tirador más completo. Esfuérzate por lograr los siguientes objetivos: 90 % a más de efectividad en tiros en bandeja y en tiros al tablero de cerca, 70 % a más de efectividad en tiros libres, 45 % a más de efectividad en tiros de campo y 30 % a más de efectividad en tiros de 3 puntos. Estos objetivos pueden modificarse para los jugadores más jóvenes. 10


Olvídate de las fallas: no hagas un drama (mantente visiblemente tranquilo y sigue intentádolo), en realidad, esta es una parte mucho más grande e importante que te ayuda a convertirte en un mejor tirador. Anuncio Consejos 

Cuando tires la pelota, no mantengas tus manos rígidas y tensas. Debes dejar que tus muñecas y brazos se relajen, se flexionen y se extiendan como parte del tiro y del seguimiento.

Solo porque falles muchas veces seguidas no significa que no puedas hacerlo. Siempre mantén la calma y practica tus lanzamientos de la manera correcta con la finalidad de mantener los hábitos buenos mientras desarrollas tu habilidad para tirar desde varios puntos de la cancha.

Practica el regate, dedicándole 1 o 2 días a la semana para dominar más la pelota. Asegúrate de poder usar ambas manos hasta que el balón se sienta como una extensión de tu cuerpo.

Practicar una buena defensa aumentará tu confianza y te ayudará a crear un impulso tanto para ti como para tus compañeros de equipo, mejorando así tu oportunidad para desarrollar también una mejor ofensiva.

Sé persistente. Cada vez que practiques, no te permitas abandonar la cancha sin realizar una cierta cantidad de tiros en bandeja, tiros libres, etc. Realiza lanzamientos todos los días.

Prepárate (con ejercicios y respiración profunda) para tener resistencia (y perder grasa corporal), para saltar, para detenerte y correr nuevamente, para lanzar y moverte con energía, y para aumentar tu velocidad.

Anotar un tiro es genial, pero recuerda que hacer y recibir una asistencia también lo es. También es genial cuando, al no poder lanzar la pelota por tu cuenta, se la pasas a tu compañero y él anota por ti. o

Cuando te pasen la pelota, si estás abierto, lánzala; por el contrario, si no lo estás, aprovecha la oportunidad y dásela a un jugador que esté libre.

Sé un jugador de equipo que no siempre realice tiros por cuenta propia. Cuando un compañero que rara vez tiene la oportunidad para lanzar esté libre (p.ej. si se encuentra en la esquina), pásale la pelota. o

Solo regatea cuando no haya posibilidad de realizar pases o lanza la pelota cuando estés libre.


Sé paciente y confía en tus compañeros de equipo así como en ti mismo.

Cuando practiques el regate o los tiros en bandeja, sostén o regatea una pelota de tenis en la mano con la que no controlas el balón. De esa manera, desarrollarás una mejor coordinación mano-ojo y aprenderás a usar la mano correcta cuando hagas un tiro en bandeja.

Desarrolla "memoria muscular" (reacciones o respuestas habitualmente entrenadas) en lugar de realizar acciones calculadas lentamente. ¿Cómo? Prueba todos los ángulos a velocidad de juego, 1000 veces, practicando constantemente la "lectura" inmediata de la cancha, de tus tiros, de las líneas de pase y de tus oportunidades para lograr una abertura, incluso viendo de reojo. Pero aun así (exceptuando los ejercicios de acondicionamiento), evita exigirte demasiado hasta el punto de enfermarte por cansancio, sufrir de temblores, dolor real y jadeo extremo, pérdida del control y del equilibrio (¡los cuales en conjunto pueden acabar con tu memoria muscular, interfiriendo con el buen manejo de la pelota y los hábitos para lanzar!).


Walter Ray Allen (Merced, California, 20 de julio de 1975) es un baloncestista profesional estadounidense que actualmente es agente libre aunque ha tenido ofertas de algunos equipos. Anteriormente jugó en Milwaukee Bucks, Seattle SuperSonics, Boston Celtics y Miami Heat. Se formó en la Universidad de Connecticut. Es uno de los más destacados triplistas en la Historia de la NBA siendo actualmente el poseedor del récord de más triples anotados en la historia con 2.973, superando a Reggie Miller el 10 de febrero de 2011 en un duelo frente a Los Angeles Lakers disputado en el TD Garden de Boston. Ha sido nueve veces All-Star y ganó el oro olímpico con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. Allen ha actuado en dos películas, la más popular en el film He Got Game (conocida como El juego sagrado en Latinoamérica y Una mala jugada en España), de Spike Lee.


Como mejorar tu lanzamiento de basquetbal