Issuu on Google+

Indicadores  Económicos  de  los  años   80  Ecuador       La  década  perdida  


En  el  úl8mo  siglo,  el  Ecuador  ha  conocido  dos   modelos  de  desarrollo:       El   modelo   agroexportador   basado   en   la   e x p o r t a c i ó n   d e   p r o d u c t o s   a g r í c o l a s   tradicionales,  que  funcionó  hasta  1959.     El   modelo   de   industrialización   por   la   vía   de   subs8tución   de   importaciones   que   se   inició   a   par8r  de  1960.       En   efecto,   en   la   década   del   setenta,   este   modelo   recibió   un   impulso   inesperado   y   poderoso,   dinamizado   por   los   nuevos   precios   del   petróleo   y   por   el   fácil   flujo   de   créditos   externos   de   la   banca   internacional.   La   producción   de   crudo   se   incrementó   en   54   veces   entre   1970   y   1973,   al   pasar   de   1.4   a   76.2  millones  de  barriles.  


El  precio  del  petróleo  se  mul8plicó  por  14%,  de  2.50   dólares  el  barril  en  1972  llegó  a  35  dólares  en  1980.    

Muestra   las   limitaciones   del   modelo   de   crecimiento   adoptado:   la   industria   sobreprotegida   y   aislada   de   las   fuerzas   económicas  internacionales  que  dependía  de   un  mercado  interno  que  pronto  se  saturó,  no   p u d o   c o m p e 8 r   e n   u n   m e r c a d o   progresivamente  internacionalizado.      

Cues8ón  que  se  tradujo  en  inflación  y  en  baja   compe88vidad.      


El  volumen  de   exportaciones   creció́  de  100   en  1980  a  163   en  1990  

El  valor   unitario   disminuyó  de   100  a  66.5  

Las   importaciones   aumentaron   de   100   en   1980   a   un   índice   de   372.6   en   1990,   pero   el   volumen   importado   descendió́   a   20.6%,   lo   que   significa,   en   síntesis,   que   los   productos   ecuatorianos   se   abarataron   seis   veces   respecto   a   los   extranjeros,   con   lo   que   importamos   inflación  y  cedemos  capital.      (Landázuri,  1991:  55-­‐67).      


Los   incen8vos   y   subsidios   se   dirigieron   a   las   polí8cas   macroeconómicas   y   sectoriales   asociadas   con   la   industrialización   para   subs8tuir   importaciones,   premiando   a   la   industria   y   a   los   habitantes  de  los  centros  urbanos,  discriminando   a   la   agricultura   y   especialmente   al   sector   campesino  e  indígena  de  la  zona  rural.      

El   mercado   interno   no   se   amplió   significa8vamente   porque   el   proceso   de   Reforma  Agraria  dejó  con  escasos  recursos  y   sin   viabilidad   económica   a   miles   de   campesinos   u8lizados   estacionalmente   como   fuerza   de   trabajo   barata   en   las   ciudades.      


La  deuda  externa  creció  de  4.601.3  millones  de  dólares  en  1980   a   11.855.6   en   1990,   vale   decir,   si   cada   ecuatoriano   debía   597.53  dólares,  cada  uno  de  nosotros  debe  en  1990  nada  mas   que  1.228.70  dólares.    (Acosta,  1991).  


La   caída   de   los   precios  del  petróleo   que   de   35   dólares   por   barril   en   1980   d e s c e n d i e r o n   a   menos   de   10   en   1986.    

La   reducción   de   los   créditos   externos,   que   comenzaron   a   sen8rse   con   fuerza   a   par8r   de   1982,   disminuyeron   las   rentas   fiscales,   cues8ón   que   impidió́   financiar   los   gastos   público   y   privados   de   un   estado   sobredimensionado   que   había   gastado   el   79%   de   los   ingresos   del   petróleo   en   salarios  del  sector  público.    


El   PIB   en   1980   era   de   147.622   millones   de   sucres.   El   de   1990   fue   de   180.952   millones   de   sucres,   lo   que   representa   un   incremento   de   2.05%,   cuatro  y  medio  veces  menos  que  el  promedio  anual  de19.1%  alcanzado  en   la  década  anterior.      

Los   años   siguientes   a   estas   catástrofes   mostraron   subidas   espectaculares   como   el   10.5%   en   1988,   que   no   significaron   una   reac8vación   del   aparato   produc8vo,   sino   una   normalización   de   la   ac8vidad   petrolera.   En   verdad,   el   PIB   se   movió   entre   un   0.6%   a   un   4.9%  como  máximo.      


L a   p o b l a c i ó n   ecuatoriana   creció   de   7'700.430   personas   en   1980,   a   9'648.189   en  1990,  2.28%  anual,   lo  que  significa  que  el   PIB   creció   en   0.23%   menos,   cues8ón   que   demuestra   que   no   h u b o   p r o g r e s o   e c o n ó m i c o ,   s i n o   retroceso.    

  Por   su   parte,   la   PEA   que   en   1980   fue   de   2'600.572   personas,   se   incrementó   a   3'660.151   en   1990,   a   un   ritmo   de   3.47%,   es   decir   en   1.42%  más  que  el  PIB,  el  aparato  produc8vo  no  pudo  incorporar  ni  de   lejos  a  la  fuerza  de  trabajo  formada  en  la  década.  


El  ahorro  no  consumido  que  se  invierte  en  instalaciones,  maquinaria,   equipos,   cul8vos   permanentes,   etc,   que   disminuyó   de   34.975   millones   de  sucres  en  1980,  a  25.481  millones  en  1990,  a  un  ritmo  nega8vo  de   -­‐3.1%  anual.      

El   salario   mínimo   vital   disminuyó   de   4.647.5   sucres   en   1980   a   1.945.3   en   1990   en   sucres   constantes.   Vale   decir,   si   el   costo   de   la   vida   aumentó   en   21.88   veces,   los   salarios   disminuyeron   en   2.38   veces.    

El  índice  de  precios  al  consumidor  pasó  de  118.4  en  1980  a  2.590.8  en   1990,  es  decir,  aumentó  en  21.88  veces,  el  sucre  se  depreció  al  punto  de   valer  en  1990  sólo  cuatro  centavos  de  los  cien  que  valía  en  1980.        


El  8po  de  cambio  es  similar  a  la  devaluación,  de  27.78  sucres  por   dólar   en   el   mercado   libre   de   1980   pasamos   a   821.91   sucres   por   dólar  en  1990,  mul8plicándose  en  29.5  veces.      

Disminución  de  los  ingresos  y  del  disparado   costo   de   la   vida,   se   incrementó   el   desempleo   y   el   subempleo   tanto   en   su   forma  abierta  como  oculta.  El  porcentaje  de   desempleados   subió   de   5.7%   en   1980   a   14.7%   en   1990,   que   puesto   en   cifras   significa   que   si   en   1980   contábamos   con   145.533   desocupados,   en   1990   ellos   sumaban  538.042.      

Una   encuesta   del   INEN   de   1987,   señala   que   el   porcentaje   de   subempleo   abierto   seriía   del   4.8%   y   el   subempleo   oculto   sería   el   21.9%,   sumando   ambos  el  26.7%.      


Ecuador años 80