Page 1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CHIMBORAZO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD ESCUELA DE MEDICINA HISTOLOGIA PRACTICA 1 INFORME Nº 4

INTEGRANTES: •

Yadira Gissela Chica Navas

Stephanie Carolina Flores Fuentes

Cristhiam Alexis Flores Calderón

FECHA: 14-11-2013 TEMA: TEJIDO MUSCULAR Y NERVIOSO

INTRODUCCION El tejido muscular está formado por células especializadas en la transformación de la energía almacenada en forma de ATP (adenosina trifosfato) en fuerza y/o movimiento. Este proceso sucede a través de la interacción molecular entre las proteínas motoras miosina y actina, las cuales están ensambladas en microfilamentos en las células musculares, y de éstas con otros elementos que forman parte del citoesqueleto. Las células musculares, de origen mesodérmico, se empaquetan, junto con nervios y vasos sanguíneos, mediante envolturas de tejido conjuntivo, para formar túnicas musculares de diversos órganos internos, o músculos discretos que forman los órganos motores del sistema locomotor. Todas las células poseen sistemas moleculares formados por proteínas genéricamente denominadas motoras - como actina y miosina - que producen fuerzas y/o movimientos intra- o extracelulares. Sin embargo, en las células musculares estas proteínas están ensambladas en microfilamentos estables, llamados miofilamentos (mio = referido al músculo), que se disponen alineados según el eje longitudinal de la célula. Las células


musculares tienen generalmente una forma alargada o fusiforme, con sección transversal pequeña, por lo que habitualmente se denominan "fibras musculares". Esta adaptación facilita la transformación de la energía química en movimiento direccional. El tejido muscular que forma parte del sistema locomotor de los vertebrados (el músculo esquelético) fue uno de los primeros tejidos en ser reconocido como tal por los anatómicos y estudiado microscópicamente, por lo que se desarrolló una terminología específica para los componentes de las fibras musculares de los vertebrados, con la adición del prefijo "sarco" (del griego, carne). Así, los términos específicos para las fibras musculares y sus equivalentes en otras células son: − Sarcolema = membrana plasmática (originalmente este término incluía también a la membrana basal pericelular que rodea a las fibras musculares) − Sarcoplasma = citoplasma − Sarcosoma = mitocondria − Retículo sarcoplásmico = retículo endoplásmico liso Las fibras musculares pueden presentar dos estados funcionales a) Relajadas, cuando las fibras muestran su máxima longitud y no hay interacción entre miosina y actina b) contraídas, acortadas según el eje longitudinal y ensanchado en el transversal. Durante la contracción los filamentos de actina y miosina interaccionan entre si, con gasto de ATP que se disocia en ADP y energía, la cual se utiliza para deslizar los miofilamentos de un tipo sobre los del otro. Los elementos responsables directamente de la contracción son, por tanto, los miofilamentos formados por miosina y actina. Los primeros se denominan miofilamentos gruesos, por su diámetro comprendido entre 80-100Å (en vertebrados) a 200Å (filamentos de paramiosina de invertebrados), mientras que los de actina reciben el nombre de miofilamentos finos (aprox. 60Å de diámetro). Sin embargo, las fibras musculares poseen también una alta cantidad de otros elementos del citoesqueleto, tanto microfilamentos intermedios (por ejemplo, de vimentina) como proteínas adhesivas (p.e., alpha-actinina), a los cuales los miofilamentos están anclados y sirven como mecanismos de unión entre ellos o con la cara interna (citoplasmática) de la membrana plasmática, lo que permite transmitir la fuerza o el movimiento generado por los miofilamentos al conjunto de cada fibra muscular. Aunque los miofilamentos individuales no son visibles al microscopio óptico, en algunos tipos de fibras musculares los miofilamentos se empaquetan, junto con filamentos intermedios y proteínas adhesivas, en miofibrillas: haces cilíndricos más o menos gruesos, que si son discernibles con este tipo de instrumentos al originar estriaciones longitudinales en muchos tipos de fibras musculares. Algunos de los tipos de fibras musculares con miofibrillas pueden presentar, además, un patrón regular de estriación transversal, visible al microscopio óptico, debido a la alternancia de bandas basófilas y acidófilas. Estas estriaciones están también presentes a lo largo de las miofibrillas y reflejan la disposición alternada y constante de los miofilamentos finos y gruesos en las miofibrillas. La unidad de organización (repetición) se denomina sarcómera. Las sarcómeras de miofibrillas contiguas dispuestas en fase dan el aspecto estriado transversal a toda la fibra muscular.


La denominación de las diferentes líneas o bandas responsables de la estriación transversal procede de las observaciones a microscopía óptica de luz polarizada de fibras musculares del músculo esquelético de los vertebrados, asi como de sus miofibrillas aisladas. Con este método de observación se distinguen bandas isotrópicas, brillantes, llamadas bandas I, y bandas anisotrópicas, oscuras, que se denominaron bandas A. En cortes para microscopía óptica teñidos con técnicas de rutina, se observan líneas basófilas, que se corresponden con las bandas A (anisotrópicas) y líneas acidófilas correspondientes a las bandas I. Con técnicas de inmunomarcaje se puede demostrar que las bandas A contienen miosina y actina, mientras que las bandas I solo contienen actina. Durante la contracción la longitud de las sarcómeras disminuye y ésto es debido a que las bandas I se acortan, mientras que la longitud de las bandas A permanece constante. Este fenómeno se interpretó correctamente en el modelo de contracción por deslizamiento, de forma que la contracción se produce por el desplazamiento de los filamentos de actina sobre los de miosina hacia el centro de la banda A (no por acortamiento de los miofilamentos). El paso del estado relajado al de contracción de las fibras musculares está regulado por la concentración del ión calcio en el citosol, de forma que por encima de un cierto valor se hace posible la interacción entre miosina y actina, así como por la disponibilidad de ATP. En las células musculares en relajación, el calcio permanece fuera de la célula o acumulado dentro del retículo sarcoplásmico. Tras estimulación nerviosa o hormonal, la membrana plasmática o la del retículo se hace permeable al ión calcio que se acumula en el citosol En el caso del control nervioso, la funcionalidad de las células musculares puede está dirigida por el sistema nervioso somático (voluntario) o visceral (autónomo). Atendiendo a la localización, funcionalidad y aspecto histológico se distinguen los siguientes tipos de tejido muscular:  Tejido muscular liso, en el que las fibras musculares no presentan estriación transversal, aunque si pueden presentarla en sentido longitudinal. Pertenecen a este tipo el tejido muscular liso visceral.  Tejido muscular estriado, formado por fibras musculares con estriación transversal visible con microscopía óptica, debida a la ordenación de las miofibrillas en sarcómeras. Dentro del tejido muscular estriado se pueden distinguir dos subtipos atendiendo a la disposición de las estriaciones: a) Fibras musculares de estriación recta, en las que las bandas son perpendiculares al eje longitudinal. Son de este tipo los tejidos muscular esquelético (parietal) y cardiaco b) Fibras musculares de estriación oblicua, en las que las bandas forman un cierto ángulo, variable según el estado de contracción, respecto al eje longitudinal de la fibra.  Tejido muscular cardiaco: presente en la pared del corazón, especialmente en el miocardio, tanto en vertebrados como en algunos invertebrados. El músculo cardiaco presenta contracción espontanea, pero su ritmo y fuerza están bajo control nervioso autónomo y endocrino. Sin embargo en el presente informe también hablaremos del tejido nervioso y he aquí una pequeña introducción del mismo.


El tejido nervioso comprende billones de neuronas y una incalculable cantidad de interconexiones, que forma el complejo sistema de comunicación neuronal. Las neuronas tienen receptores, elaborados en sus terminales, especializados para percibir diferentes tipos de estímulos ya sean mecánicos, químicos, térmicos, etc. y traducirlos en impulsos nerviosos que lo conducirán a los centros nerviosos. Estos impulsos se propagan sucesivamente a otras neuronas para procesamiento y transmisión a los centros más altos y percibir sensaciones o iniciar reacciones motoras. Para llevar a cabo todas estas funciones, el sistema nervioso está organizado desde el punto de vista anatómico, en el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). El SNP se encuentra localizado fuera del SNC e incluye los 12 pares de nervios craneales (que nacen en el encéfalo), 31 pares de nervios raquídeos (que surgen de la médula espinal) y sus ganglios relacionados. De manera complementaria, el componente motor se subdivide en: • Sistema somático los impulsos se originan en el SNC se transmiten directamente a través de una neurona a musculo esquelético. • Sistema autónomo los impulsos que provienen de SNC se transmiten primero en un ganglio autónomo a través de una neurona; una segunda neurona que se origina en el ganglio autónomo lleva el impulso a músculos liso y músculos cardiacos o glándulas. En adición a las neuronas, el tejido nervioso contiene muchas otras células que se denominan en conjunto células gliales, que ni reciben ni transmiten impulso, su misión es apoyar a la célula principal: la neurona. OBJETIVOS GENERALES •

Observar los diversos tipos de tejido muscular mediante la utilización del microscopio, así como las estructuras que los forman y la función que estos realizan en el organismo humano.

Observar el tejido nervioso con las diferentes estructuras celulares que lo componen y la función que realiza cada una de ellas en el mismo.

OBJETIVOS ESPECIFICOS •

Identificar las estructuras básicas que componen el tejido muscular y nervioso, determinar la disposición de las mismas.

Reconocer a qué tipo de tejido muscular pertenece y su localización dentro del organismo humano.

Reconocer la forma de las células nerviosas y no nerviosas y su función.


Conocer las funciones principales de los diversos tipos de tejido muscular y nervioso.

MATERIALES  Microscopio  Placa de tejido: 

Musculo Liso

Musculo Estriado Esquelético

Musculo Cardiaco

Tejido Nervioso (Neuronas piramidales)

Tejido Nervioso (Neuronas estrelladas)

Tejido Nervioso (Astrocitos)

Tejido Nervioso (Oligodendrocitos)

MARCO TEORICO TEJIDO MUSCULAR Este tejido, de origen mesenquimático, está constituído por • Células musculares (fibras musculares), capaces de generar movimientos al contraerse bajo estímulos adecuados y luego relajarse • Tejido conjuntivo estrechamente asociado a las células musculares. Este actúa como sistema de amarre y acopla la tracción de las células musculares para que puedan actuar en conjunto. Además, conduce los vasos sanguíneos y la inervación propia de las fibras musculares En los vertebrados, se distinguen 3 tipos de músculo − Esquelético, estriado o voluntario − Cardíaco, estriado involuntario − Liso, involuntario Cada tipo de músculo tiene células de estructura distinta, adaptadas a su función específica, pero en todos ellos la maquinaria intracelular contráctil está formada por filamentos que se orientan paralelos a la dirección del movimiento. Todas las variedades de células musculares aprovechan la energía química almacenada en el ATP y la transforman en energía mecánica.


1. MUSCULO LISO El músculo liso está formado por fibras musculares lisas que corresponden a células uninucleadas, delgadas y aguzadas en los extremos, cuya longitud varía entre 20 y 500 mm. Este tipo de músculo forma la porción contráctil de la pared de diversos órganos tales como tubo digestivo y vasos sanguíneos, que requieren de una contracción lenta y sostenida. Las células se organizan en grupos, formando haces, rodeados de tejido conjuntivo fibroso que contiene vasos sanguíneos. El núcleo de las fibras musculares lisas se ubica en el centro de la fibra y los organelos citoplasmáticos tales como mitocondrias, aparato de Golgi, retículo endoplásmico rugoso y ribosomas libres se localizan, mayoritariamente, en la vecindad de los polos nucleares. El resto del citoplasma está ocupado por abundantes miofilamentos finos de actina, una proporción menor de miofilamentos gruesos de miosina, y un citoesqueleto de filamentos intermedios formados por desmina. Existen, también, numerosos cuerpos densos, estructuras que anclan filamentos finos. Las fibras musculares lisas se disponen desplazadas una respecto de la otra, de manera que el extremo delgado de una fibra se ubica vecino a la parte ancha de la fibra vecina. Esta disposición de las fibras y la localización del núcleo en el centro, explica el aspecto del músculo liso en corte transversal. Las fibras musculares lisas están rodeadas por una lámina basal (lámina externa) comparable a la lámina basal de los epitelios. Por fuera de la lámina externa, se dispone una trama de fibras reticulares. En sitios discretos, las células adyacentes están asociadas por uniones de comunicación ("nexos"), de estructura y función similares a la explicada en tejidos epiteliales. 2. MUSCULO ESQUELETICO Este tejido está formado por manojos de células cilíndricas (10-100 mm), muy largos (de hasta 30 cm), multinucleado y estriadas transversalmente, llamadas también fibras musculares esqueléticas. Los núcleos de las fibras se ubican vecinos a la membrana plasmática (sarcolema), que aparece delimitada por una lámina basal (lámina externa). El tejido conjuntivo que rodea a las fibras musculares contiene numerosos vasos sanguíneos y nervios y se dispone de manera de transferir, en la forma más efectiva posible, la contracción de las fibras musculares a los sitios de inserción del músculo. Cada fibra muscular recibe una terminación del axón de una neurona motora, formándose en la zona de unión una estructura denominada placa motora. El músculo esquelético se une a los huesos a través de los tendones, estructuras continuas con la envoltura conjuntiva llamada epimisio, que rodea externamente al músculo completo. El tejido conjuntivo penetra al interior del músculo formando el perimisio, que corresponde a delgados septos de tejido conjuntivo que envuelven a manojos o fascículos de fibras musculares. A partir del perimisio, se origina el endomisio formado por delgadas vainas de fibras reticulares que rodean cada una de las fibras musculares. Los vasos sanguíneos penetran al músculo a través de estos septos conjuntivos. La inervación del tejido muscular esquelético se relaciona directamente con la regulación de la contracción de cada fibra muscular y en consecuencia con el estado de tensión del músculo completo. • Fibras musculares esqueléticas


Las fibras musculares esqueléticas se caracterizan por la presencia de estriaciones transversales periódicas. Esta estriación resulta de la existencia en su citoplasma de las miofibrillas estructuras responsables de la contracción muscular. Las miofibrillas son estructuras cilíndricas largas (1 a 3 mm de diámetro) que corren paralelas al eje logitudinal de la célula, y están formados por miofilamentos finos y miofilamentos gruesos, dispuestos en tal forma que inducen la apariencia de bandas claras y oscuras que se repiten a a lo largo de cada miofibrilla, determinando la organización de los sarcómeros. La banda oscura se conoce como banda A (de anisótropa) y la clara como banda I (de isótropa). Cada banda I aparece bisectada por una línea transversal oscura denominada disco o línea Z (disco intermedio,). Al centro de la banda A hay una zona más clara que corresponde a la banda H (claro) en cuyo centro está la línea M (membrana media). En el citoplasma que rodea a las miofibrillas se disponen tanto las miocondrias como las cisternas del retículo sarcoplásmico a las cuales se asocian los túbulos T, en una organizacion precisa con respecto a los sarcómeros y repetidas a todo lo largo de las células musculares esqueléticas. Estrechamente asociadas a las fibras musculares esqueléticas se encuentran las células satélites, separadas del endomisio por la misma membrana basal que rodea a la fibra muscular. Ellas son células musculares indiferenciadas que juegan un rol importante en el crecimiento y reparacíon de los músculos. 3. MUSCULO CARDIACO El músculo cardíaco está formado por células musculares ramificadas, que poseen 1 o 2 núcleos y que se unen entre sí a través de un tipo de unión propia del músculo cardíaco llamada disco intercalar. A diferencia del músculo esquelético, las fibras musculares cardíacas corresponden a un conjunto de células cardíacas unidas entre sí en disposición lineal. Las células musculares cardíacas, de unos 15 m m de diámetro y unos 100 mm de largo, tienen el núcleo ubicado al centro del citoplasma y presentan estriaciones transversales similares a las del músculo esquelético. El retículo sarcoplásmico no es muy desarrollado y se distribuye irregularmente entre las miofibrillas, que no aparecen claramente separadas. Sin embargo, las mitocondrias, que son extremadamente numerosas, están distribuidas regularmente dividiendo a las células cardíacas en miofibrillas aparentes. En el sarcoplasma hay numerosas gotas de lípido y partículas de glicógeno. Con frecuencia las células musculares cardíacas presentan pigmentos de lipofuscina cerca de los polos nucleares. Las células están rodeadas por una lámina externa, comparable a la lámina basal de los epitelios. Existen ciertas diferencias estructurales entre el músculo de los ventrículos y de las aurículas. Las células musculares de las aurículas son más pequeñas y vecinos al núcleo, en asociación con complejos de Golgi presentes en esa zona, se observan gránulos de unos 0.4 m m de diámetro que contienen el factor natriurético auricular, auriculina o atriopeptina. Estructuralmente, las miofibrillas del músculo cardíaco, son esencialmente iguales a la del miofibrillas del músculo esquelético. Por otra parte, los túbulos T del músculo cardíaco son de mayor diámetro que los del músculo esquelético y se ubican a nivel del disco Z. Los túbulos se asocian generalmente con una sola expansión de las cisternas del


retículo sarcoplasmico. De manera que lo característico del músculo cardíaco son las díadas, compuestas de un túbulo T y de una cisterna de retículo endoplásmico. TEJIDO NERVIOSO El tejido nervioso constituye el sistema nervioso (central y periférico), que es el encargado de recibir todos los estímulos del exterior, analizarlos, compararlos con estímulos anteriores y buscar respuestas o encontrar soluciones, decidiendo cuál es la forma adecuada de actuación del cuerpo ante este estímulo. La respuesta será siempre una contracción muscular o la secreción de una glándula. Hay dos grandes tipos de células del sistema nervioso: • Neuronas • Células de Glía (neurogliares). Además, estudiaremos los tejidos ependimarios, que rodean y protegen al sistema nervioso. 1. NEURONAS

Son las células funcionales del sistema nervioso. Son las encargadas de transmitir los impulsos de unas a otras, forman los nervios que transmiten la señal y las redes neuronales, encargadas de analizar los impulsos y encontrar y decidir las respuestas. La neurona según su forma toma diferentes nombres:  Células piriformes: capa media de corteza de cerebelo  Células piramidales: corteza de cerebro  Células estrelladas: asta anterior de la sustancia gris de la médula espinal  Células grano: corteza de cerebelo  Células en cesta: corteza de cerebelo  Células musgosas: corteza del cerebelo

2. CELULAS GLIALES Son células no nerviosas que protegen y llevan nutrientes a las neuronas. Glía significa pegamento, es un tejido que forma la sustancia de sostén de los centros nerviosos. Está compuesta por una finísima red en la que se incluyen células especiales muy ramificadas. Se divide en: 2.1 Glía central: Se encuentra en el SNC (encéfalo y médula): − Astrocitos − Oligodendrocitos − Microglía − Células Ependimarias 2.2 Glía Periférica: Se encuentra en el SNP (ganglios nerviosos, nervios y terminaciones nerviosas):


− − −

Células de Schwann Células capsulares Células de Müller 2.1 GLIA CENTRAL 2.1.1 Astrocitos Tienen formas estrelladas y presentan largas prolongaciones que se extienden hacia las neuronas y hacia los láminas basales que rodean a los capilares sanguíneos (pies terminales), o que separan al tejido nervioso del conjuntivo laxo de la piamadre, constituyendo la glía limitante. Las prolongaciones de los astrocitos contienen manojos de filamentos intermedios específicos formados por la proteína ácida fibrilar. Se han identificado dos tipos de astroglia: astrocitos fibrosos que se asocian de preferencia a las fibras nerviosas de la sustancia blanca y astrocitos protoplasmáticos que se concentran de preferencia asociados a los pericariones, dendritas, terminaciones axónicas en la sustancia gris. 2.1.2 Oligodendrocitos Son más pequeños y con menos prolongaciones que la astroglía. Su núcleo es rico en heterocromatina y su citoplasma contiene ergastoplasma, polirribosomas libres, un aparato de Golgi desarrollado y un alto contenido en microtúbulos, tanto en el citoplasma que rodea al núcleo como en sus prolongaciones. Su función más notable es la formación de la mielina, que rodea a los axones del SNC. El proceso de mielinización del axón por el oligodendrocito es similar al de la célula de Schwann. Sin embargo una oligodendroglia puede formar mielina en cada una de sus prolongaciones que se adhieren inicialmente a un axón, de modo que internodos mielinizados de varios axones dependen un oligodendrocito. 2.1.3 Células ependimarias Forman un tipo de epitelio monoestratificado que reviste las cavidades internas del SNC que contienen al líquido cefalo raquídeo (ventrículos y conducto del epéndimo). Se unen entre sí por complejos de unión similares a los epiteliales pero carecen de zona de oclusión, de modo que el liquido cefalorraquídeo se comunica con los espacios intercelulares existentes entre las células nerviosas y las glías. Presentan además largas prolongaciones en su zona basal que se asocian a las prolongaciones de la astroglia y en su superficie apical presenta microvellosidades y cilios. 2.1.4 Microglia Se caracterizan por ser pequeñas, con un denso núcleo alargado y prolongaciones largas y ramificadas. Contienen lisosomas y cuerpos residuales. 2.2 GLIA PERIFERICA 2.2.1 Celulas de Schwann Las células de Schawnn se originan de la cresta neural y acompañan a los axones durante su crecimiento, formando la vaina que cubre a todos los axones del SNP desde su segmento inicial hasta sus terminaciones. Ellas son indispensables para la integridad estructural y funcional del axón. 2.2.2 Células Satélites


Son células pequeñas localizadas en los ganglios, alrededor del pericaron, las dendritas y terminales axónicos. Están rodeadas por lámina basal y separan a las células nerviosas del estroma fibrocolagenoso presente en el tejido propio del SNP. GRAFICOS TEJIDO MUSCULAR


TEJIDO NERVIOSO

CONCLUSIONES •

El tejido muscular es el tercero de los cuatro tejidos básicos y a diferencia del tejido conectivo está constituido exclusivamente por células de forma alargada fibrilar que llegan a tomar el nombre de fibras.


Clásicamente se conocen tres tipos de tejido muscular; el liso denominado asi porque sus células son alargadas en forma de huso mono nucleadas, va a encontrarse formando parte de vísceras, su contracción es involuntaria y está regulada por el sistema nervioso autónomo; el estriado que como su nombre lo indica presenta fibras con estriaciones transversales y longitudinales que le permiten brindar mayor amplitud de movimiento, este forma parte del aparato locomotor pues se encuentra recubriendo huesos y cartílagos, su contracción es voluntaria; finalmente encontramos al musculo cardiaco cuya característica fundamental es que se encuentra formando parte del corazón y está adaptado para contraerse regularmente siguiendo el ritmo del mismo.

El tejido nervioso es el último de los tejidos básicos fundamentales, está constituido por células altamente especializadas llamadas neuronas cuya función principal es transmitir los impulsos nerviosos, además junto a este encontramos tejido glial que va a prestar sostén, armazón, nutrición y defensa a las neuronas mencionadas anteriormente

La forma de las neuronas es muy variada y esta depende mucho de las estructuras en que se encuentren, es por esto que se pueden observar formas que van desde estrelladas hasta piramidales.

RECOMENDACIONES •

Al movilizar el microscopio debemos hacerlo con sumo cuidado y de preferencia tomando de la hendidura que posee el mismo en la parte posterior esto nos va a evitar cualquier percance.

Para realizar un buen enfoque se debe tomar en cuenta que el diafragma debe estar abierto, el paso de la luz regulada y la placa colocada en el centro.

Siempre comenzar con el lente de menor aumento, además no girar el revólver en su totalidad para cambiar de objetivo (no pasar por el objetivo 100x pues al hacerlo se corre el riesgo de quebrar la placa o ensuciarla con el aceite de inmersión que utiliza el mismo.)

Al terminar de utilizar el microscopio debemos dejarlo tal como lo encontramos y en su respectiva funda.

WEBGRAFIA


http://www.e-histologia.unileon.es/histologia/muscular/data/start.htm

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagin as/mu30242.html

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagin as/mu30646.html

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagin as/mu34123.html

http://elmodernoprometeo.blogspot.com/2011/10/breve-introduccion-al-tejidonervioso.html

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagin as/ne38676.html

http://tejidonervioso.galeon.com/

http://escuela.med.puc.cl/paginas/cursos/segundo/histologia/histologiaweb/pagin as/ne38676.html

ANEXOS

Informe histo 4 ;)  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you