Page 1

                  

Santolaya de Cabranes 23 de abril de 2009


RUFUS    

™

Autor e ilustrador Diego Monestina Labra

™

Equipo de Colaboradores Raúl Menéndez Menéndez Isabella Fagundes Hoffmann Jessica Miyar Otero Borja Pérez Fernández

™

Editado Santolaya de Cabranes 23 de abril de 2009

Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS    

Aquella tarde de verano soplaba un viento caliente y pegajoso.  Laura,  una  chica  morena,  muy  esbelta  y  de  ojos  azules,  se  encontraba  sentada  a  la  sombra  de  un  frondoso  árbol,  leyendo  un  libro.  Su  hermano  Carlos,  más  pequeño  que  ella,  pelirrojo  y  algo  barrigudo  se  zambullía  en  la  piscina  sumergiéndose como un submarino. Decía el muy osado, que  aguantaba más que un pez.  ‐¡Carlos, es la hora de marchar! –gritó de pronto Laura.  ‐Ahora  mismo  salgo‐  respondió  Carlos,  mientras  daba  el  último chapuzón.  Laura  había  terminado  sexto  de  primaria  aquel  año  y  su  hermano,  que  era  un  poco  vago,  había  aprobado  de  milagro  cuarto.  Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS    

Cuando regresaban  a  casa,  al  cruzar  la  calle,  vieron  que  un  perro  les  seguía.  Carlos,  que  era  muy  aficionado  a  los  animales, dijo:  ‐Es un Coquer  marrón y con el pecho blanco.  Laura  no  hizo  mucho  caso  al  principio,  pero  como  el  perro  seguía  sus  pasos  empezó  a  pensar  si  lo  habrían  abandonado.  Al llegar, vieron que el perro estaba a su lado como esperando  a que lo invitaran a entrar.  ‐¡Mamá,  mira  qué  perro  más  guapo!  Nos  ha  seguido  hasta  aquí  y  parece  que  quiere  estar  con  nosotros.  ¿Se  puede  quedar? ‐preguntó Carlos entusiasmado.  ‐Antes  debemos  averiguar  si  tiene  dueño  ‐respondió  su  madre‐. Lo llevaremos al veterinario para ver si tiene un chip  que lo identifique.  Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS    

Los dos  hermanos,  en  un  santiamén,  se  dirigieron  con  su  madre  al  veterinario.  Él  los  recibió  rápidamente  y  empezó  a  examinar  al  perro.  Carlos  y  Laura  estaban  nerviosos,  querían  quedarse  con  el  perro,  rezaban  para  que  no  tuviera  el  microchip,  pero  por  otra  parte  también  pensaban  lo  que  estarían sufriendo sus dueños.  ‐Ya pueden pasar‐les dijo el veterinario.  Los hermanos se miraron y cruzaron los dedos. ¿Qué les diría? 

Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS    

‐No podemos  averiguar  de  quién  es,  porque  no  lleva  el  chip  que lo identifique.  ‐¿Qué podemos hacer?‐preguntó inquieto Carlos.  ‐Poner carteles con su fotografía para encontrar el dueño y si  no aparece  os lo podéis quedar.   

Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS    

Así lo  hicieron  y,  después  de  un  mes,  los  niños  retiraron  los  carteles y decidieron adoptarlo. Ya habían pensado el nombre,  le  llamarían  Rufus.  Y,  desde  entonces,  fue  uno  más  de  la  familia, no pasó hambre ni frío y vivieron felices.   

Día del Libro – Santolaya de Cabranes 


RUFUS  

Cuento infantil

Advertisement