Page 1

MI CASA, MI CALLE, MI PUEBLO Un proyecto sobre el pueblo en Educación Infantil. Cristóbal Gómez Mayorga EL CONCEPTO DE PUEBLO ES DIFÍCIL PARA ESTAS EDADES PERO LO HEMOS CONSTRUIDO MEDIANTE LAS MÚLTIPLES SALIDAS: A LA CASA DE CADA UNO, VISITANDO EDIFICIOS IMPORTANTES, ANALIZANDO LOS MOBILIARIOS URBANOS Y LOS COMERCIOS, UTILIZANDO EL MAPA,... Y SOBRETODO, HACIENDO UNA MAQUETA EN CLASE DEL PUEBLO EN LA QUE HEMOS JUGADO. CONSTRUIMOS EL CONCEPTO DE PUEBLO A PARTIR DE LO AFECTIVO Y VIVIDO (MI CASA), DE LO PERCIBIDO (MI CALLE), PARA LLEGAR A LO CONCEBIDO (EL PUEBLO).


Las tareas integrales son aquellas que organizan todo el aprendizaje. Cinco salidas son los acontecimientos vertebradores de este proyecto. Dos actividades integran el contenido trabajado: la maqueta y un libro sobre el pueblo.


HACIENDO PROYECTOS TRABAJAMOS LAS COMPETENCIAS En este proyecto se desarrollan todas las competencias básicas, porque se trabaja a partir de situaciones reales, en contextos vivenciales y con atividades con sentido. A.- Competencia en comunicación lingüística. Cada actividad es narrada, pensada y comunicada de forma oral y escrita de forma funcional y significativa. B.- Competencia de razonamiento matemático. Se desarrollan capacidades matemáticas, habilidades para utilizar números y operaciones básicas, símbolos y razonamiento lógico matemático en contextos reales y de forma funcional y significativa. C.- Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico y natural. Durante el proyecto surgen muchas ocasiones para desarrollar habilidades de comprensión de sucesos sociales y de sostenibilidad del medio ambiente. D.- Competencia digital y tratamiento de la información. En todo el proceso se desarrolla habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información para trasformarla en conocimiento utilizando las tecnologías de la información y la comunicación. E.- Competencia social y ciudadana. Con este proyecto se pretende aprender la realidad social cercana para formar ciudadanos democráticos y participativos del medio en el que viven. F.- Competencia cultural y artística. En varias actividades se trabaja el patrimonio cultural del pueblo para aprender a valorar críticamente las diferentes manifestaciones culturales y artísticas. G.- Competencia y actitudes para seguir aprendiendo de forma autónoma a lo largo de la vida. Este proyectos desarrolla habilidades de aprendizaje autónomo y actitudes positivas para el conocimiento cultural. H.- Competencia para la autonomía e iniciativa personal. Con tareas integrales y actividades autónomas en el aula se desarrolla criterios propios y espíritu crítico para generar idear, planificar, desarrollar y evaluar proyectos personales.

LAS SALIDAS AL PUEBLO: - CONOCEMOS LAS CALLES Y LAS CASAS DEL ALUMNADO. - VISITAMOS EDIFICIOS IMPORTANTES. - CONOCEMOS MOBILIARIO Y COMERCIOS DEL PUEBLO. - VIVIMOS Y SENTIMOS EL AMBIENTE DEL PUEBLO. CADA SALIDA TIENE UN MOTIVO ESPECIAL, PERO GENERA MUCHOS APRENDIZAJES Y CONTENIDOS NO PREVITOS.


SALIDA A LA BIBLIOTECA Salimos del colegio, no sin antes recordar las normas a respetar en una salida a la calle: ir por la acera, todos de la mano, cruzamos por los pasos de cebra, no corremos, etc.

Nuestro colegio está situado en la Calle Parque del Romeral. En el itinerario visitamos la casa de Jaime, de María, de Alba y Mar. Nos fijamos en el tipo de casa, en el número y en los buzones. También tocamos el timbre.


Fuimos encontrando letras y nĂşmeros por todas partes. De aquĂ­ en adelante detectamos lenguaje escrito y numeraciĂłn por todo el pueblo. Son estos contenidos funcionales de la realidad los que luego estudiamos en el aula.

Andamos por la acera, cruzamos por los pasos de cebra, vimos rotondas con fuentes, carteles y discos y, por fin, la Biblioteca, con su estatua en la puerta.

En la biblioteca nos estaban esperando.


La Bibliotecaria nos tenía preparadas algunas actividades sobre las normas de utilización de la biblioteca y nos leyó un cuento. También nos dio unas solicitudes para sacarnos el carné de la biblioteca.

En los proyectos siempre estamos abiertos para lo no previsto, y es por eso que nos sorprende la realidad. En la biblioteca, de forma espontánea, se pusieron a buscar libros y se toparon con lo aprendido en el colegio. Jorge y Juan encontraron con un libro de ciencias y reconocieron los dinosaurios trabajados en clase. Irene encontró un cuento que leímos muchas veces, El topo que quería saber quién se había hecho eso encima, y se puso a leerlo.


Y no sabemos como Esteban se topó con un libro de la generación del 27 en el reconoció a Federico García Lorca, del que habíamos aprendido algunas poesías.

Después de la visita a la Biblioteca de Vélez-Málaga, fuimos al parque a desayunar. Una vez más, surgen aprendizajes inesperados: las tortugas, los peces y los patos del estanque, columpios y toboganes, un sinfín de plantas,...


..., abuelos con perros y nuestra propia sombra.

También el camino de vuelta nos reparó sorpresas no programadas, como la cartera, la abuela de Alba y Mar o la Iglesia de San José, en donde entramos porque muchos querían ver a un famoso cristo del pueblo.


De vuelta, reparamos en el letrero que anuncia nuestro colegio, El Romeral. Llegamos cansados, nos quitamos los zapatos, cerramos los ojos y visualizamos todo lo vivido en la calle.

Al dĂ­a siguiente dibujamos el itinerario de la salida en el mapa del pueblo.

Y es que se hace proyecto al andar...


SALIDA A LA TIENDA DE ARTE Después del ir al museo Thyssen de Málaga y admirar a tantos pintores, Esteban nos dijo que su madre también era pintora. Así que le propusimos visitar al taller de su madre. Así surge la salida a la Tienda de Arte en el que tiene su estudio la madre de nuestro compañero Esteban. Lo primero fue localizar en el mapa el itinerario para la visita.

Por el camino nos encontramos la casa de Jordan y nos hicimos una foto en el número 14 de la calle El Romeral, junto a su madre y su hermana. También vimos a su abuelo en un bar.


Por la calle fuimos observando el mobiliario urbano: papeleras, contenedores de diferentes colores, bancos, farolas, señales de circulación, árboles,...

Nos llamó la atención el escudo que había en las papeleras. Un hombre con una espada subido a caballo en una batalla. Luego lo fuimos viendo en muchos lugares: parques, coches de policía,... y hasta en los vados de las cocheras.

Al siguiente día, en el colegio, estudiamos el escudo del pueblo y lo coloreamos. El caballero era un antiguo rey de España llamado Fernando El Católico al que le salvaron la vida en Vélez-Málaga.


También encontramos esta escena de la Reconquista en Vélez-Málaga en los antiguos billetes de 5 pesetas del año 1945.

Pasamos por la frutería de Alba y Mar y por el bar de la familia y su padre nos invitó a un refresco. También nos encontramos por el camino la peluquería de la tía de Ainara. Así comenzamos a estudiar las tiendas y negocios existentes en el pueblo.


Siguiendo el mapa llegamos a la calle Cristo y la tienda de Arte de Estaban.

Admiramos las obras de la artista, pudimos tocar las estatuas que hace con elementos de la naturaleza, nos mostr贸 las pinturas y los pinceles y esp谩tulas que utiliza para pintar, y hasta nos ense帽贸 sus propias producciones con gran orgullo.


La madre de Esteban nos tenía una sorpresa preparada, se vistió de bruja y nos contó un cuento. Fue lo más recordado de la visita, como muestra los dibujos que realizaron al día siguiente sobre la salida.

De camino de vuelta visitamos el parque de los patos y vimos el cuartel de la Guardia Civil.

En clase comenzamos a jugar en nuestra maqueta del pueblo y recreamos escenas de pintura.


Al otro dĂ­a en clase, surge la idea de hacer estatuas como las de Jimena Arias, madre de Esteban. AsĂ­ que fuimos a la naturaleza en busca de elementos que nos sirvieran.

Encontramos piedras, palos y semillas muy sugerentes. Las pintamos y montamos una exposiciĂłn de esculturas.

Fue muy interesante el desarrollo de la creatividad de cada cual. Fue muy enriquecedor la cantidad de aprendizajes no previstos que surgieron a partir de la visita.


Y el gran regalo. Jimena Arias, madre de Esteban, nos pintó una orla como recuerdo del curso. Pegamos nuestras cabezas en la pintura y sacamos fotocopias para todos.

Este autobús es una metáfora de nuestra aula. En él hemos viajado juntos por la naturaleza, por el pueblo y por nuestras vidas. Un viaje que nunca olvidaremos.


SALIDA AL POLIDEPORTIVO Nuestra compañera Camila se cayó trepando a un árbol y se rompió la brazo. Desde entonces no viene al colegio, así que decidimos realizar una salida para visitarla. Una excelente ocasión para conocer su barrio. Vive en el barrio El Limonar, porque había muchos limoneros. Aún pudimos contemplar algunos.

Este barrio se caracteriza porque sus calles tienen nombres de frutas tropicales: Lima, Tamarindo, Kiwi, etc.


En el camino nos encontramos con el Polideportivo Fernando Hierro, en el que hicimos unas carreras en sus pistas.

En este bario visitamos la casa de Natalia, de Fali,...

... de María Martín y de Ainara.

Y leímos el nombre de sus calles, el número de sus casas y nos hicimos una foto delante de la puerta.


Llegamos a al casa de Camina que vive en el piso segundo y tuvimos que coger el ascensor. Otra vez los nĂşmeros en la vida.

Desayunamos, jugamos en su jardĂ­n y le hicimos muchos regalos.

Por el camino vimos un coche de la policĂ­a municipal y, de nuevo, contemplamos el escudo de nuestro pueblo. Y es que cuando aprendemos algo y lo integramos en nuestras mentes, luego somos capaces de verlo por todas partes.


Al siguiente dĂ­a, en clase, hablamos sobre todo lo vivido en la visita y dibujamos el mapa y el itinerario de la salida.

Nunca realizamos una actividad tan sentida, tan de verdad, tan deseada, tan celebrada,... como esta visita a casa de una amiga enferma.


SALIDA AL CASCO ANTIGUO En la salida al Casco histórico de Vélez-Málaga realizamos muchas actividades interesantes. En el Palacio de Beniel había una exposición de plantas olorosas y, por supuesto había que ir a conocerla.

Nos encantó los talleres de olor y nos regalaron una maceta. Además de las plantas visitamos la exposición de Joaquín Lobato, artista veleño del que tenemos cuadros en nuestro colegio.


En la puerta del Palacio hay una estatura de Cervantes con un libro del Quijote abierto en la mano. Raúl se entretuvo en leer la página del libro. Y es que cuando uno está maduro para leer y tiene buena actitud hacia el mundo escrito aprovecha toda palabra que se le cruza en el camino. A continuación visitamos el mercado municipal y vimos carnes, pescados, verduras y frutas. Compramos una caja de fresa que nos costó 4 euros. Le dimos un billete de 10 y nos devolvió 6 euros.

Con la fresa visitamos La Chocolatería La Yaya, que está en la Villa, y la madre de Camila, dueña del establecimiento, nos invitó a que mojáramos las fresas en una fuente de chocolate. Gracias Andrea por tu generosidad.

Fue una experiencia magnífica de la que se hizo eco la web de de la Iniciativa Urbana de La Villa de Vélez-Málaga.


También vimos la casa de Cervantes, La iglesia de San Francisco y la de San Juan.

Desayunamos en las murallas de la Villa y jugamos un rato. Aquí vimos de nuevo el escudo de la ciudad, que ya conocíamos.


De vuelta al colegio, vimos una estatua del Artista Joaquín Lobato. Habíamos visto su obra y ahora lo conocíamos en estatua.

También pasamos por la casa de Irune, que vive en el centro del pueblo, tocamos el timbre y su padre salió por el balcón. Nos hicimos una foto y volvimos al colegio.


Al dĂ­a siguiente trazamos en un mapa el itinerario recorrido y dibujamos los monumentos mĂĄs importantes para dejar constancia de la visita en nuestro libro sobre el pueblo.

Primero vivimos, luego percibimos y, por Ăşltimo, expresamos y comunicamos. Este es recorrido natural del aprendizaje significativo.


SALIDA AL CERRO En la zona de Vélez-Málaga denominada El Cerro se encuentra unos de los edificios más emblemáticos del pueblo debido a las pinturas de sus muros, La Ermita de Los Remedios. En este barrio vive buena parte del alumnado de la clase, así que era imprescindible, a pesar del calor de final de curso, realizar una salida para visitarlo.

La subida al Cerro era todo cuesta arriba, así que sentimos el cansancio que experimenta diariamente el alumnado que vive en esta zona del pueblo. Visitamos las casas de Jorge, de Alejandro,...


... la casa de Raúl, y la de Esteban,...

Pasamos por las casas de los abuelos de Irune y de Elena, que estuvieron encantados con nuestra visita.

También vimos la panadería a la que le compramos el pan cada viernes párale desayuno. Toda la calle olía a pan calentito.


Y nos dimos cuenta de que las calles del barrio tenían nombres relacionados con La Semana Santa: Santo Sepulcro, Túnica, Jesús el Rico, Ángel, Cristo de la Columna, Vigías, etc.

Desde lo alto del Cerro vimos todo el pueblo, el mar, La Fortaleza y la casa de Elena.

El pueblo visto desde arriba parecía un mapa, según dijo alguien. Esta perspectiva crea el verdadero concepto de pueblo y de mapa. Hay aprendizajes que requieren del esfuerzo, el sudor y la emoción compartida.


Entramos en la enigmática ermita de Los Remedios, la llamada ermita transparente. Este nombre se debe a Evaristo Guerra, famoso pintor del pueblo, la ha convertido en transparente pintando en sus paredes interiores el paisaje exterior.

Nos gustó especialmente ver el cielo estrellado y el mar. La pregunta más insistente fue cómo Evaristo pudo pintar ese cuadro tan alto que llega hasta el techo. Así que buscamos en internet y encontramos fotos del artista subido en un andamio, pintando la ermita.


En medio del paisaje de La Axarquía, también pinta edificios importantes del pueblo, y actividades tradicionales de VélezMálaga: recogida de la aceituna, ordeño de cabras, mujer haciendo churros, pescadores, etc.

También aprendemos en su pintura juegos tradicionales, como el salto de la pídola o el burro, a los que luego jugamos en nuestro patio.


Y aprendimos que este gran pintor, llamado Evaristo Guerra, es familia de nuestra compañera María Guerra, que pintaba haciendo puntitos, que fue muy famoso en Madrid, y que perdió a su madre cuando era un niño y por eso la pinta en La Ermita sentada en una silla de ruedas. Evaristo Guerra aún vive en nuestro pueblo. Quién sabe si algún día lo vemos por ahí y le agradecemos su magnífica obra.

Después de la visita a la ermita, ya con hambre, comenzamos a bajar del Cerro hacia la casa de Vicente y Juan.


Juan y Vicente nos enseñan su casa y desayunamos en su patio, nos invita a un polo flan y a jugar con sus juguetes. No es posible describir la experiencia de compartir nuestra casa con los amigos y amigas del colegio. Es una actividad de creación de vínculos afectivos que luego se traduce en el funcionamiento del aula..

¡Qué bonito visitar la casa de los amigos desde el colegio! De vuelta al colegio, seguimos aprendiendo cosas no previstas sobre el pueblo. Contemplamos el esqueleto de una casa antes de ser terminada. También vimos en el suelo unas puertas metálicas que ponía Telefónica. Descubrimos un mundo en el subsuelo de nuestro pueblo. Bajo tierra estaba la luz, el agua, los desagües, etc.


Llegamos cansados al colegio, nos quitamos los zapatos y nos relajamos con música. Era mucho el disfrute, la emoción y los aprendizajes en una sola mañana.

En clase hicimos una montaña de papel y cola para que fuera el Cerro. Sobre ella situamos la ermita de Los Remedios y las casas cercanas para nuestra maqueta. El paisaje vivido se traduce en maqueta para jugar a la vida.

En las múltiples salidas, hemos visitado la mayoría de las casas de nuestro alumnado. Vimos la casa de María López y de Mari Sol cuando fuimos al teatro El Carmen a un concierto el curso pasado. Las casas más lejanas de Irene y Hamza las vislumbramos a lo lejos desde el tranvía cuando fuimos al Cine en Navidad.


Durante todo el proyecto de conocimiento de nuestro pueblo hemos sentido que nuestras casas pertenecen a este maravilloso pueblo que se llama Vélez-Málaga. Y hemos construido el concepto de pueblo desde la creación de vínculos afectivos y experiencias vividas.


SISTEMATIZAMOS LA INFORMACIÓN

ORGANIZAMOS LA INFORMACIÓN MEDIANTE DOS TAREAS INTEGRALES: UNA MAQUETA DEL PUEBLO, EN LA QUE JUGAMOS EN EL TIEMPO LIBRE Y UN LIBRO SOBRE EL PUEBLO, CON TODO LO TRABAJADO EN EL PROYECTO.

TAREA INTEGRADA: LA MAQUETA Partimos de la casa de cada uno. La dibujamos, escribimos el nombre de la calle, preguntamos en casa por qué se llama así, y recortamos una silueta de nuestro casa según fuera piso, chalet o casa mata.


Las palabras escritas sirven para cosas importantes, como para nombrar las calles donde vivimos, que es parte de nuestra identidad. El cartel de todas las calles es un referente para muchas actividades y para sentirnos pertenecientes al mismo pueblo.

Fuimos uniendo la casa y la calle de cada cual y cuando estaban todas las calles juntas dijo Juan: "Si le ponemos árboles ya parece un pueblo". De forma natural construyeron el concepto de pueblo. Primero mi casa, que está en una calle. Si unimos todas las calles, ya tenemos el pueblo. Ahora sólo había que añadirle el mobiliario urbano y los edificios. Para ello había que salir a la calle para conocerlos de primera mano.


Durante todo el proyecto, la maqueta del pueblo fue un lugar de juego simbólico muy visitado, al que fuimos añadiendo elementos a partir de las salidas al pueblo: señales de tráficos, coches, semáforos, árboles, rotondas,...

La calle El Romeral se llama así porque hay mucho romero, y pusimos romero, y el pueblo comenzó a oler a gloria.


De tanto jugar en él, nuestro pueblo se fue deteriorando y fue entonces cuando decidimos construir nuestras casas en tres dimensiones. Y después de cada visita, construimos los edificios importantes visitados.

Y llegó el verano y construimos una playa con la arena y las conchas traídas de las playas de nuestro municipio. Y pusimos señales de tráficos para jugar a los coches de forma más real.


TAREA INTEGRADA: UN LIBRO SOBRE EL PUEBLO La otra actividad integradora del proyecto fue un libro sobre Vélez-Málaga que elaboramos con todo lo que íbamos aprendiendo, con las salidas realizadas y con los mapas de los itinerarios realizados.

El letrero de mi calle. En mi pueblo hay tiendas. En la calle hay señales de tráfico.

La escritura es utilizada de forma funcional y significativa.


Antes y despu茅s de cada salida, siempre consultamos el mapa para ver el itinerario, para dejar constancia.

Es una actividad de orientaci贸n, de lectura de las calles, de representaci贸n espacial, de ubicarnos en el mundo.

Otras p谩ginas del libro de MI PUEBLO:


Aprendimos sobre el escudo y la historia de nuestro pueblo.

En el tiempo de la historia del escudo y de La Fortaleza, el castillo de Vélez, se cantaba una canción popular por los judíos que vivían en España. Es la canción "El señor don gato". Nos gustó tanto la versión sefardi que la hicimos teatro y la preparamos para la fiesta fin de curso.


Encontramos en Internet, la versión original, que cantaban los judíos cuando vivían en España.

Cada día representábamos la canción en teatro viviendo la historia del gatito que se enamora y se cae del tejado. Así surgió la idea de escribir la historia del señor Don Gato en un libro silueta. Cada día una estrofa que luego recortamos y archivamos.


Cada dĂ­a, escribimos, leĂ­mos y recortamos con entusiasmo para hasta montar el libro de la canciĂłn.

Hicimos la portada del libro y la llevamos a casa para leerla a la familia.

Para el dĂ­a de la fiesta, recortamos orejas de gatos para disfrazarnos y nos pintamos la cara de gatos y de gatas.


En la fiesta fin de curso bailamos la canci贸n para toda la comunidad educativa. (Se puede encontrar en Youtube)

La visita a La Ermita de Los Remedios del Cerro fue muy interesante porque conocimos a un pintor famoso de nuestro pueblo: Evaristo Guerra.

Cada salida tuvo una p谩gina para el libro de nuestro pueblo.


Cada edificio visitado tuvo su representación para el libro.

Por último diseñamos una portada y escribimos nuestro nombre. Es sorprendente cómo, después del proyecto realizan dibujos de casas no estereotipados, diferencian formas, trazan itinerarios,... muestran lo aprendido.


Cada salida fue registrada en vídeo y con fotos. Y fuimos viendo en el ordenador imágenes de todo el proyecto. Gracias Isidro, por tanto trabajo realizado. Ha sido una suerte tener un alumno de prácticas de Magisterio en clase, porque ha ido registrando todo lo vivido en el proyecto. A veces, los maestros tenemos tanto trabajo en el aula que se nos olvida dejar constancia de todo lo realizado. Gracias Isidro por tanto trabajo, por tanta ayuda, por tanto entusiasmo. Serás un buen maestro.

Cristóbal Gómez Mayorga C.E.I.P. El ROMERAL VÉLEZ-MÁLAGA Primavera de 2013

Proyecto Mi Pueblo  

Proyecto en Educación Infantil. Colegio El Romeral.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you