Issuu on Google+

vivo, como como no no lo lo querían querían vivo,

Revista mensual. mensual. Distribución Distribución gratuita. gratuita. Año Año 2. 2. Revista Número 17. 17. Lincoln. Lincoln. B. B. A. A. Marzo Marzo 2013 2013 Número

Se fue el comandante pero no su legado, el que intentamos retratar en esta edición a través de dos lúcidas voces, la de Fernando Signorini y la del periodista y editor de la revista Mascaró, Agustín Santarelli.


Editorial

Amar, padecer la forma. Salvar los estados de visualidad perdidos. Escapar al gesto puramente épico, al desaire de lo cotidiano, a la dulce y normal candidez, a lo dicho y muerto cuando se dice. Desnudo, eternidad, en el acto de crear igual que un esclavo cargado de paisaje, de profunda melancolía, de vagancia velada. Acaso rescatar al moribundo y loco o arrastrar el mito a los cómputos de la anécdota y la trama sociológica. No. Es un poderío anterior al documento, el intestino de la piedra y el manto, la sensualidad dominante en la mano, libertad acumulada hacia el final de los tiempos. Recinto abierto a corrupción y amor: Se recogen la vergüenza y la alegría, la grandeza promesante, el castigo de la gracia. Delante huyen platabandas, jirones oscuros, comensales de venas saltadas, equilibristas del fuego. La belleza tiene el jarete en tierra, lo blanco y lo negro se transmutan, como una pasión nacida de piedad por todos.

ROBERTO RASCHELLA

ESTILO

N

o todas las veces desde XsumArte abordamos temas empa rentados netamente con los sucesos del presente inmediato, y nunca aquellos que surgen desde un dedo digitador, aquel que -por lo general- aplasta el libre pensamiento, desencadena la inercia y dilapida el ser a una fuente de inmolación muy presente en nuestros días. Siempre intentamos sugerirle al lector aquello que tiene actualidad y riqueza no sólo por ser parte exclusivamente del hoy, sino también por el rico contenido de sus fundamentos. Sin embargo, en esta edición planteamos temas muy frescos que llaman la atención por sí mismos, por la magnitud de su propia esencia, uno de estos es la muerte del comandante venezolano Chávez, sin lugar a dudas un líder que se ha destacado no sólo por su personalidad estrafalaria, sino también por su forma de hacer política. «Carismático, bocón, no tuvo problemas en pelearse con George Bush y no callarse ante el Rey de España. Con esa impronta y firmeza lideró los proyectos que terminaron consolidando a Latinoamérica y el Caribe en una región unida más allá de los tratados económicos». Con estas palabras, Agustín Santarelli, editor de la revista Mascaró e invitado para este número, arranca describiendo a Hugo Rafael Chávez Frías, quien dejó esta tierra el 5 de marzo último. Pero no sólo es Agustín el se ocupa de este personaje, el que también se animó, y con opiniones muy claras, fue el «profe» Fernando Signorini, quien, en uno de los párrafos de su columna, asevera: «Creo que es absolutamente comprensible que en aquellos países en que un ínfimo porcentaje de privilegiados detentan riquezas colosales obtenidas casi siempre a través de mecanismos escandalosos (vergonzosos), surjan desde el doloroso vientre de las masas oprimidas, hombres y/o mujeres dispuestos a reivindicar el inhumano ultraje perpetrado por quienes llegaron (sin ser llamados) desde el otro lado del mar. ¿No son acaso Fidel, Chávez, Evo y Correa (entre otros) la lógica respuesta a tanta sangre, a tanta atrocidad, a tanto espanto?». Pasen y lean. Otro hecho muy importante y actual que te contamos es la creación del espacio «Linqueños por los derechos humanos», una agrupación local que se presentó en Lincoln el 15 de marzo con convicciones muy claras y que el 24, con un acto impactante en el marco del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, recordó a los 8 desaparecidos de Lincoln. El periodista, editor y escritor linqueño, Ramiro Segovia, es otro de los protagonistas de este número. A él le fuimos a realizar una entrevista, buscando que nos cuente qué significa ser, a la vez, editor de Open, integrante destacado de la planta periodística del diario La Posta, escritor y locutor de radio. Lo que salió finalmente fue una nota realmente original, que verdaderamente se la recomendamos. Acompañando estos sucesos están las columnas de Juan Cruz García, quien le hizo una entrevista al fotógrafo linqueño Pablo Duberti; la de Pablo Gago, que abordó esta vez a Deep Purple; y la de Cristina Pannunzio, quien desarrolló de manera magistral escritor danés Hans Christian Andersen. Bienvenidos a XsumArte 17, esperamos que la disfruten.

Staff Editores propietarios: Santiago Zambianchi y Paula García / Diseño y diagramación: Paula García y Santiago Zambianchi / Redacción: Caseros 52 dpto. 7, Lincoln, Bs. As. / Columnistas: J. C. García, Pablo Gago, Fernando Signorini, Cristina Pannunzio y Agustín Santarelli/ Agradecimientos: J. G. Paoletti, Carlos Blaiota/ Impresión: La Posta del Noroeste, Andrade 746, Lincoln, Bs. As. / Contacto: xsumarte@hotmail.com (e-mail), Xsum Arte (facebook), tel: 02355-15536795 / 15696907 * Número de propiedad intelectual en trámite.

TEATRO PORTA PIA

Sala climatizada


PEQUEÑA ORACIÓN MONTAÑA Impetuosa y prepotente, como las revoluciones, la violencia de los ríos en su furiosa puñalada de corriente, sólida como un pedazo de verdad, irrefrenable, contradictoria, en porciones de ansiedad en el desequilibrio de los riscos; una descomunal montaña crece hacia el oriente bajo, hacia adentro, hacia la cima inversa del cielo y sus reveses. Como un terrible poema en el lomo de un centauro enardecido. Despeña el tiempo sobre sus ripios lacerantes, quiebra la cueca existencial del alma, el viento y las mareas, un silencio alpinista, un descenso al revés. El miedo reconoce sus miedos, y el amor su irreversible cuando desanda la cumbre de un profundo y blanco abismo en medio de la noche en la noche de todas las noches. Escalo peligrosas palabras, no escatimo esfuerzo, sol ni primavera, y miro hacia abajo y hacia arriba y no encuentro preguntas para las respuestas que ascienden sobre el diáfano corazón en las alturas, (los pies y las manos en la tierra). La sombra de la sombra del mundo se reduce a un puñado de materia incandescente sobre peñascos del olvido. Una mujer dorada se sueña en su paciencia, y sobre un valle insoslayable, (que llaman eternidad), baila una danza atemporal a orillas de una mirada de sal y sugerencias de horizonte. Elevo brevedades y me extiendo, no intento callar a mis suspiros y desato tempestades, afilo un tridente de centellas como los cuernos el Diablo, como Dios a sus tristezas dogmatiza, provoco las sospechas de los truenos y sentencio con la risa las vísperas de lluvia. Desde el fondo de los fondos de un espejo observo los días venideros, respiro inmensidades, amo y señor de mis miserias, todos buscan ferozmente tu conquista y pretensiones de fálicas banderas. Yo te exijo con el pan de mis esfuerzos, con las flores que fecundan tus secretos, soy el que recorre día a día tus formas perplejas y crecientes, con un sencillo anhelo insuperable de caverna, de manitas apretadas en todos y un único sueño que despierta en la tibieza del amor y sus extremos, estallo sobre los cimientos de un beso matinal que nos construye. «EL SOL COCINA LENTO» El tesoro de los inocentes Indio Solari.

ORACIÓN MARÍA OFELIA

A mi madre, María Ofelia «la guapa», la guapa entre las guapas. Mi fe reza tu nombre sin cesar, oh gloria a ti!! Guardiana del sueño y mi poesía, leona y león. Umbral de la vida. Sol en el sol de la tarde sin sol, luna dorada y ardiente en la noche fría e impía. Vendaval en el viento y brisa en el mar del tiempo sin tiempo. Pausa en la prisa que lleva la luz, sendero de flores que cruza las vías entre espinosos cardos sin flor. Tu voz silenciosa, en el grito del miedo atroz de los miedos, me calma y me guía. Vientre. Bastón. Colibrí. Compañera. Líbranos del mal y de la pena. Come nuestro pan, nuestra risa bebe. Te elevo «cancionesplegarias», mi alegría, y mi suerte, digo tu nombre tres veces, ay tres veces tu nombre, con devoción yo te rezo alma mía.

A Nadia, mujer y compañera Su cabello oscuro/claro, húmedo, menta fresca entrada la mañana baña la escena, su figura desnuda (de mí) desciende las escaleras, el sueño resistiendo, la habitación, la ciudad, el mundo, las batallas que a diario se debaten; formas repetidas de la resignación, no de la lucha, inmutable la calle bajo el sol, (pierde todas ellas de algún modo). ya es tarde? aún no miramos el reloj, bajo el sol cae la noche, espero yo en sus brazos lo que haya que esperar, NO DESESPESPERO.

José Luis Larroca www.exquisitoscochinillos.blogspot.com

SUSURROS Como la lluvia y otra vez, un poema se precipita en la ventana, sin ensayo alguno, sin querer ser otra cosa que un poema, un poema, gotas de tinta invisible sobre el vidrio hecho papel, lluvia en la ventana. Una melodía imperceptible desde el fondo de las cosas persiste; un hilo de canción borda retazos de silencio, y en la cadencia descarada de tu nombre, en el relieve de la noche, la copiosa expresión de este recuerdo susurra y anuncia sin remedios, una caricia madrugada adentro, melancolía a la deriva de todas las ventanas, en el medio del mar de las ausencias, la voz de una mujer innominada. REGRESO En vísperas del sueño y el camino. La noche cae sin extorsiones ni sentencias sobre todo lo que amo, sin replicas, moderada de sed, a toda luna, fría, femenina, con aroma a limón y expectativas, cae como cae la melodia del corazón de una guitarra, como cae mi regreso de todos los adioses.

L CIA AL SO ADVERTEN s reveses. el amor y su Humano en error. menso en el Centauro in


UN CLIC DE ARTE POPULAR Tiene 27 años y hace poco menos de un mes dejó la ciudad en busca de nuevos aires. Reportero gráfico para varias publicaciones de Lincoln, Pablo Duberti es un joven fotógrafo que se erigió como uno de los obreros de la realidad artística del Distrito, basando su trabajo en escenas cotidianas o réplicas del ambiente, con la mirada puesta en la actualidad. En este número de XsumArte, hacemos foco y apuntamos el flash sobre un amigo de la casa.

No se fía mucho de las influencias. Decir que algo lo marcó y lo llevó por esa senda sería ponerse a hacer un análisis que ni él tiene ganas de hacer. Sabe que Robert Cappa, Edward Weston o Tina Modoshi lo impactaron por su expresión. Pero prefiere buscar entre los libros de la cerrazón para así sentirse fuera de esa regla magna de las grandes propuestas del arte vendible. En los rincones de su casa hay decenas de rollos de fotografía que aún no se han revelado. Los años generaron la duda de lo que allí adentro hay, pero jamás se tocaron. Paradoja casi única para la vida de este fotógrafo de 27 años que intenta lo que otros no. O por lo menos propone buscar en lo que se ve lo que otros no tienen en cuenta.

«Poné que soy bonito, a ver si se arriman las chicas» nos dijo Pablo Duberti hace ya unos años, cuando la primer nota iba a salir para el suplemento NN del Diario La Posta, mientras aún era soltero y se acomodaba el bolso donde había traído las imágenes que acompañaron la nota. *** Él se fue de Lincoln, como todo joven, para buscar un futuro académico. En la ciudad de La Plata empezó a cursar en un instituto de la calle 6 entre 55 y 56. «Siempre supe que con esta profesión no iba a ganar plata. Tampoco es mi idea. Prefiero ser pobre pero hacer lo que me gusta», aclaró en una charla previa, donde el mate fue el


único testigo. En los últimos años su desempeño fue histriónico: además de no largar la cámara ni un segundo como descarga de un sistema que impone e impone de manera cotidiana, su impronta lo colocó como uno de los dueños de la revista Grafo. Mientras tanto hacía de reportero gráfico para el diario La Posta, donde mediaba entre los policiales y el deporte, entre los sociales y las notas políticas. Siempre distinguiéndose por el estilo de sus materiales, fue parte del Newbery Arte Independiente (NAI) y colaboró en distintas muestras colectivas en la ciudad. Fotógrafo de toda la cancha, hizo aportes para algunas notas de la revista 6070 y hasta antes de volver a La Plata, donde reside en estos momentos, colaboró para la publicación mensual Open y para el suplemento «Chiquitín» de La Posta. *** «Todavía no sé desde dónde viene el tema de la fotografía. Un día estaba en mi casa y surgió; seguro que habré visto algo en alguna revista, en algún libro. Yo creo que sólo surgió. El tema del arte salió más en el momento en que empecé a tener contacto con la música, con la literatura. Desde el principio consideré a la fotografía como un medio artístico muy dócil, muy sencillo, y pude entenderlo muy rápido desde el primer encuentro». Con estas pequeñas frases, Pablo abre una puerta, la misma que puso de manifiesto en el campo del arte popular y que desanda ahora -con más de un clic- en XsumArte. - ¿Cómo se hace para descubrir una fotografía? Siempre trato de investigar el tema antes, porque me gusta estar seguro de lo que hago. Uno a veces imagina cosas, pero todo está medido por las circunstancias. Salen cosas cuando estás solo o cuando hay un

dos. Tanto en lo artístico como en la vida personal. Pero entiendo que, para romper esa barrera, primero hay que conocer desde dónde van hasta dónde llegan los límites de lo que está bien o mal en la fotografía. Cuantos más elementos que te condicionen conozcas, más fácil se pueden romper esas barreras. Es un trabajo más grueso, pero una vez que se sale de eso se puede tener una expresión creativa muy superior. -¿Se bastardea el arte?

ambiente de mucha gente. Dentro de lo que hago siempre tengo una postura crítica. Me gusta protestar con las imágenes. Es mi forma de quejarme, pero no solamente por algo que está mal, sino también por algo que está bien. Eso también forma parte de lo que hago, pero de una forma positiva. Siempre hay algo para decir o quejarse. Este es mi modo, la forma en la que sé decir las cosas. -¿Se fragmenta o se recorta la realidad? Eso pasa cuando la imagen que estás mirando produce sensaciones con mucho sentimiento. Entonces estás en ese momento con la cámara, la congelás y sabés que nadie más te lo puede robar.

Pero cuando se trabaja sobre algo la realidad no se fragmenta, por lo menos no la realidad del otro, porque cada quien tiene la suya. Materialmente no te puedo fragmentar nada. La única realidad con la que trabajo es con la mía. Si no te gusta mi realidad me hace mejor que si la ignoraras, porque eso quiere decir que la estás mirando y es lo que estoy buscando: que la observes y te produzca algo. -¿Cuándo se rompe con el manual del fotógrafo? Si bien es mi naturaleza no ajustarme a esos esquemas, o encuadrarme en lo que se dice que está bien, para mí romper la barrera me hace descubrir otros mun-

El problema que tenemos nosotros es que no sabemos distinguir entre arte y marketing. Las publicidades tienen cada vez más enfoques artísticos desde el punto de vista del diseño. Hoy todo se mezcla y se vende hasta convertirse en una cadena asquerosa y vomitiva de compra y venta. Por eso la parte under del arte sigue estando en estado puro y eso la hace respetable y admirable. Vivir con esa forma de arte le da legitimidad a todo lo que pierde el mercantilismo de los trabajos. -¿Existe un dilema entre hacer arte y tener que venderlo? Para mí sí. pero hay cosas que las tenés que hacer. Por la necesidad del dinero uno hace muchas cosas que no gustan y lamentablemente es así, porque hay que salir a ganarse la vida. -¿Qué precio tiene tu arte? Mi fotografía no la puedo evaluar en dinero, sino a través del placer de hacerla. Porque sentís que si no hacés eso no podés hacer otra cosa. Y una vez que empezás a descubrir las sensaciones de crear y mostrar, ya no podés parar.

* Por Juan Cruz García


Editor de la revista Open, pieza fundamental en la planta periodística del diario La Posta,escritor y a la vez hacedor del programa radial «Cruz Diablo». A través de una rica entrevista, Ramiro Segovia nos contó un poco cómo lleva a cabo todos estos roles y qué significan para él.

C O C E IT L

R

amiro Segovia no se anda con chiquitas res pecto a la pretensión de abordar oficios com plejos. Es que este linqueño de tan sólo 32 años ya ha trazado un halo de identidad tan propio respecto a cómo se desenvuelve en sus oficios, que finalmente queda sintetizado en nuestra sociedad como un personaje evidentemente reconocido. Fundamentemos: desde que Ramiro empezó con su oficio de periodismo, allá por el año 2003, ya ha estado en espacios centrales de esta profesión, basta con decir que hace 5 años que ocupa un lugar fundamental en la planta de periodismo del Diario La Posta, uno de los medios más reconocidos de nuestra ciudad y la zona; es editor y fundador de la revista Open, un producto que ya lleva casi tres años en la calle y se destaca por su originalidad editorial; y también ha operado y generado uno de los programas radiales más interesantes de los últimos tiempos en nuestra comunidad, estamos hablando de «Cruz Diablo», un espacio abocado desde su inicio a abordar temas como lo son la política y el arte de manera diferente. Vale destacar aquí que este programa ya no se emite, pero su identidad a marcado un estilo realmente muy particular en nuestros medios. Pero sigamos sumando, agreguemos que también es escritor, reconocido en varios concursos; que ha trabajado por el correr de un año en el diario Democracia de Junín y que también ha realizado por mucho tiempo una revista mensual denominada «Albiazul», apuntalada a propagar los pormenores y actividades del Club El Linqueño de nuestra ciudad. Todos estos datos hacen que «Rama», como lo llaman sus allegados, sea un personaje extremadamente interesante, al menos para quien realiza esta entrevista, es por eso que fuimos a charlar con él, buscando algunos puntos de vista que engloben de alguna manera el eclecticismo anclado en los intersticios de su rica personalidad. OPEN: EL EDITOR 1- ¿Cómo surgió Open? ¿De qué manera definirías este producto que ya lleva 33 ediciones?

*Por Santiago Zambianchi - En febrero de 2010 lo voy a visitar a Sergio (Barbero) a su estudio Visual, que estaba en la calle Balcarce, a unos 30 metros de la avenida Alem, sobre la mano derecha. Al lado de casa de don Lavarra. Con Sergio habíamos trabajado juntos en La Posta, nos conocíamos de ahí. Tomamos unos mates y un día hablamos de la posibilidad de empezar a hacer una revista. Comenzamos a anotar ideas, a averiguar costos, a armar un equipo de trabajo y el 20 de junio de 2010 salió la primera edición. De ahí no paramos más. Hoy hemos llegamos a las 33 publicaciones. 2- ¿Qué significa para vos ser editor de este producto? - Cada uno cumple una función específica. Después, desde lo profesional, podría decirte que es una responsabilidad enorme, pero que hago con mucha pasión. 3- Conforman un staff bastante grande, de hecho hay periodistas, fotógrafos, correctores, diseñadores, dibujantes e incluso vendedores, ¿cómo hacen para encontrar armonía y sincronización entre todos? - Ése es un desafío importante. Cualquiera que trabaja en equipo lo sabe. El tema es complicado. En Open hay personas con mucho talento. Lamentablemente no lo digo por mí, sino por Sergio (Barbero), «Nacho» (Vega), Fiore (Leandro Fioreta) y mucha gente que colabora permanentemente y que se presta para nuestros delirios. A veces trabajamos con armonía y en otras ocasiones en un caos total. Pero hasta ahora no hemos dejado de divertirnos, de juntarnos a comer, de pasarla bien. Creo que ahí está el tema. 4- ¿Cómo digitan los contenidos? - Hacemos una reunión semanal con todo el grupo. Todos opinamos sobre las repercusiones del número que salió y hablamos de la que viene. Tenemos muchas ideas

en carpeta, algunas son nuestras y otras de la gente. Pensamos un tema para cada número y tratamos de desarrollarlo con notas, con personajes, con imágenes, con palabras, con humor. 5- Han tenido mucha repercusión a nivel social, de hecho esto se vislumbra en la gran cantidad de invitaciones que tienen desde diversas instituciones y en muchos otros aspectos, como por ejemplo en la permanencia, ¿a qué le atribuyen estos aciertos o cualidades? - Nos han invitado de las escuelas. Si Sarmiento viviera nos cagaría a tiros. Pero es verdad. A muchos chicos les llama la atención lo que hacemos o las historias que contamos. Nos invitan y vamos. Hasta ahora ha sido así. 6- ¿Por qué la revista es gratis? - Eso puede estar relacionado a la idea de amistad que tenemos. No queríamos que la plata sea un impedimento. Para tener una Open no tenés que tener plata. Podríamos decir también que no nos vendemos. 7- ¿Qué impresión creés que tiene el lector linqueño en términos generales de Open? - Lo que nos llega a nosotros es bueno. Reconforta. En la calle y por las redes sociales hemos recibido buenos comentarios. Por eso es que respetamos sus ideas. A veces se acerca alguien al estudio y nos dice: «Che, le tienen que hacer una nota a tal persona que hizo tal cosa». Eso para nosotros es alentador. Lo agendamos y después lo hacemos. 8- ¿Cuáles son las mejorías que ha tenido la revista a lo largo de estos más de dos años de trabajo? - Siempre hicimos 3.000 ejemplares, hemos podido agregar páginas y mejorar el papel. Se sumó gente al staff y económicamente vamos en ascenso. Nuestra idea es ser millonarios y famosos. Ése es el gran objetivo. Hablando en serio, ojalá podamos hacer Open durante muchos años más. 9- ¿Cuál fue la nota o notas que más te gustaron hasta ahora? - En una edición contamos lo que pasó el sepelio de «Yoyo» Rebolini. Explicamos por qué cuando alguien se muere, en realidad no lo hace del todo. Después me ha pasado de entrevistar a personas que han llorado con algún recuerdo o cuando te cuentan alguna anécdota. En 33 meses de trabajo pasaron muchas cosas, pero recuerdo mucho lo de «Yoyo» Rebolini, porque personalmente me afectó mucho. El tipo pidió que para su sepelio le toquen

6


el acordeón. Cuando estaba vivo pidió que le toquen La Cumparsita y cuando murió su familia se encargó de cumplirle ese sueño. 10- Open no es la única revista que hay, de hecho andamos nosotros por ahí dando vueltas, como así también Telémaco y revista Pocket, ¿qué opinión te merecen estos productos? - XsumArte y Telémaco tienen todo mi respeto, aprecio y admiración. Creo que son creaciones maravillosas que están hechas por buena gente. Me parecen productos originales y que han podido mantenerse gracias al esfuerzo. EL ESCRITOR 1- Te dedicás a la escritura desde hace tiempo, ¿cómo entraste a este mundo? ¿Qué espacio ocupa en tu vida? - Es el desenchufe vital. Es la conexión irremplazable con algo que tengo adentro. Pertenece un poco a la intimidad. 2- ¿Qué te motiva a escribir? ¿Hay temas puntuales que te seducen? - Me encanta escribir de las cosas que pueden ocurrir y que todavía no han pasado. Escribo ficciones y por ahora me parece un buen comienzo. 3- Has recibido algunas menciones en distintos concursos literarios de prestigio nacional, ¿qué impresión te dejaron estas vivencias? ¿Qué aprendiste? - En el 2011 recibí una premiación en manos de Vicente Batista, que es un escritor muy importante. Tuve la suerte de hablar un poco con él y con varios jóvenes escritores que participaron de ese momento especial. El concurso lo había organizado la editorial El Escriba. Todo muy lindo. Y, como diría un amigo del diario, en esa entrega había un lunch tremendo, todo muy rico. Y había buen vino también. Fue en Buenos Aires y me acompañó «Coty» (su novia). Pobre «Coty», se aburrió un poco, pero nos morfamos todo. Una grosa la enana. 4- ¿Y la escritura linqueña? ¿Cómo la ves? ¿Creés que hay buenos escritores en nuestro Distrito? - Falta el soporte para conocerlos a todos. No hay publicaciones con ficciones. Me gustaría que eso exista, que haya una revista o un semanario con cuentos, novelas y poesías y nada más. Mientras tanto uno lee lo que tiene al alcance. «Chirico» Costa me parece que es un buen escritor. 5- No has publicado ningún libro aún: ¿el motivo? - Vergüenza e inseguridad, pero de a poco voy juntando textos y también coraje. Ya tengo algo armado con escritos que fueron leídos por algunos profesores de la facultad, por amigos y por colegas. Ahora los está leyendo Vanina Di Plácido, que es la correctora de Open. Me gustaría publicar algo este año, veremos si se puede. 6- ¿Cuáles son tus autores predilectos? ¿Y tus libros? - En la facultad tuve una materia que se llamaba Gráfica III, el profesor se llamaba Martín Malharro y nos daba textos clásicos, de Poe, de Ambrose Bierce, Jack London, Chatwin, Anderson, de Haroldo Conti, de Miguel Briante, Hemingway, Conan Doyle, Chesterton, Hammett, Chandler, de Bukowski. En un año trabajamos con más de 30 autores. Hoy en día repaso algunos de esos textos y me parecen increíbles. Cuando hablo de la facultad, te parecerá raro, pero se me viene a la mente mi vieja (María del Carmen Melo), porque ella hizo un sacrificio enorme para que yo estudiara. Ella y mi viejo («Tito» Segovia) por supuesto, pero ella siempre quiso que yo estudiara y si no hubiese sido por su sacrificio, seguramente no lo hubiese hecho. 7- ¿Qué estás leyendo en este momento? - A Carlos Fuentes. También siempre tengo al alcance la historia argentina contada por Alberto Romero. 8- ¿Cómo podrías definir el arte? - Por incapacidad hay dos cosas que no me animo a describir con palabras. Una es la ideología y otra es el arte. Creo que cualquier persona en el mundo puede hacer arte en algún momento libre que tenga. Eso me parece que es la esencia del arte. EL PERIODISTA 1- Ejercés el rol de periodista hace varios años, ¿cómo te posicionás ante esta profesión? - Como en todo trabajo, existe una responsabilidad. Además de eso, el periodismo resultó ser una gran excusa para

escribir todos los días. El diario La Posta es mi otro trabajo y me siento orgulloso de ser parte de ese medio. Personalmente laburo todos los días pensado en vivir de esto. Hoy por hoy lo puedo hacer y soy un agradecido. Cuando te salen las cosas bien, uno se entusiasma y todo es color de rosa. Cuando te pasa algo malo o las cosas no salen como uno quiere, tengo una novia, una familia y amigos que me bancan. 2- ¿Cómo ves en términos generales los medios de comunicación en nuestro país? ¿Creés que la mayoría están mercantilizados a tal punto de perder la esencia de buscar la objetividad y la ética de la información? - La noticia es un producto. Se comercializa. Para algunos medios eso es lo más importante, para otros hay cuestiones ideológicas de por medio. Yo no podría escribir algo que es mentira, pero conozco gente que sí. En el periodismo hay personas buenas y malas, como en todos lados. Una mala noticia vende más que una buena, lamentablemente es así. Mucha gente empieza a leer el diario por las necrológicas, con eso te digo todo. 3- Trabajaste mucho tiempo en la locución radial, ¿qué podés contarnos de esta experiencia? ¿Qué diferencias encontrás con los demás soportes comunicacionales? - La radio es muy linda. Hay algo de magia detrás de ella. Los sonidos que se pueden generar, la música y la transmisión de una idea tienen mucho poder en ese mundo. Podría decirte que la gráfica es un medio más frío, pero más cómodo. Lo que hice en radio lo recuerdo con mucho cariño, sobre todo «Cruz Diablo». 4- Trabajás hace varios años en La Posta y estuviste también como periodista en el diario Democracia de Junín, ¿qué opinión se merecen desde tu percepción estos espacios? ¿Qué diferencias y similitudes percibís? - Son ámbitos de trabajo completamente diferentes. Democracia tiene un dueño y La Posta es una cooperativa. Fue una gran experiencia haber trabajado en Democracia, ahí aprendí mucho, compartí una redacción con gente de trayectoria como Franco Ruiz que trabajó en El Día y en La Nación. Con Carlos Aballe, con Jorge Camarero, con María José Fantoni, Claudia Becerra, con un fotógrafo que no se le escapaba una como Facundo Greco. Estuvo bueno. Después, como te dije hace un rato, hoy por hoy es una alegría diaria la de trabajar en La Posta. Además de tener un grupo humano de oro, también hay profesionales muy talentosos, como Carlos Blaiota, Virginia Fernández, Juan Cruz García y Juan Livio Biasussi. 5- ¿Cómo es un día de trabajo en el La Posta a nivel periodístico hoy por hoy? ¿Cómo definirías la editorial del diario? - Antes que nada, La Posta es la fuente de trabajo de unas quince familias. Creo que eso se merece el respeto de todos. Todos somos de Lincoln. Después, como en toda profesión, hay errores y aciertos, pero lo más importante creo que es que Lincoln tiene un diario hecho por profesionales. Tiene dónde enterarse de lo que pasa. Es un diario con producción propia y, si vos te fijás, es un

generador constante de noticias que después se reproducen en una decena de radios. 6- ¿Qué significa estar ocupando un rol dentro de una cooperativa de trabajo y encima en un medio gráfico? - La Posta tiene un consejo de administración con cinco cargos. Ellos son los que tienen mayor responsabilidad. Son elegidos por sus compañeros de la cooperativa de una forma democrática. En este caso mi rol es el de acompañar a la gestión que en la actualidad encabeza Juan Gabriel Paoletti. Y la forma de acompañar no es solamente produciendo y escribiendo buenas noticias, sino desde lo humano también. Tratando de ser lo más solidario posible. 7- ¿Cómo vez a nuestro periodismo local en términos generales? Hablo de radio, TV y gráfica. - En todos los programas periodísticos, cualquiera sea el medio, noto que influye demasiado la relación económica que tienen los dueños con el Gobierno municipal. En Lincoln no existen muchos ejemplos al momento de hablar de periodismo independiente. Lo más cercano a eso es Aimar Murialdo, que es periodista y que es hincha de Independiente. 8- Como periodista, ¿qué opinión te merecen nuestros políticos en todos sus niveles: nacionales, provinciales y locales? - Están los obedientes y los que nada les gusta. Ideas hay muy pocas. Me gustaría escuchar más propuestas y menos críticas. En las últimas elecciones voté a Cristina y en Lincoln a Betty Scatoni. Y no me arrepiento. Me parece que el error principal de muchos políticos es creer que tienen una profesión. Creo que la política no es una profesión, sino una pasión; es el debate de ideas, de sentimientos, de proyección. 9- ¿Cuál es el estilo de información que se consume más en nuestra ciudad? ¿Por qué? - El chusmerío hecho noticia es una oferta imperdible. El morbo también vende. No creo que sea sólo en Lincoln. Pasa en todos lados. Pero nosotros estamos un poco atrasados, por ejemplo, todavía no hay un video hot de alguien de Lincoln. Una lástima. 10- ¿Cómo ves la historia de nuestra cultura en general? - En mi opinión, creo que el último gran exponente fue Alejandro Urcola. Ese tipo es un ejemplo del poder que tiene el arte en la cultura de un lugar. Ojalá en algún momento en las escuelas de Lincoln se hable de Urcola. En la música el ejemplo podría ser Serazzi. En la política tenemos a Arturo Massey, a Jauretche, en el deporte está el «Gato» Benevent, Schiavi, «Pochin» Ochoa. Todos esos tipos formaron parte de nuestra cultura. En el periodismo admiro mucho el trabajo que hicieron Fotti y Noel Davín en la revista Hogar Linqueño. Todo ha formado una identidad cultural, que es el espíritu de nuestro pueblo.


*Ilustración: Agustín Luisi.

E

s innegable que la reciente muer te del líder indiscutido de la Revo lución Bolivariana, el General Hugo Rafael Chávez Frías, traerá aparejada un sinnúmero de preocupantes incertidumbres acerca del futuro de Venezuela en particular y, por extensión, de toda América Latina. Pero su desaparición física ha dejado una vez más en evidencia los irreconciliables extremos del péndulo en que se polarizan (desde tiempo inmemorial) los dos sentimientos más opuestos que caracterizan a nuestra especie. Por un lado, las emocionadas y emocionantes expresiones de AMOR y gratitud vertidas por millones de inconsolables simpatizantes en el mundo entero. Una multitudinaria legión formada en su mayoría por «los condenados de la tierra», regó con sentidas lágrimas la piel cobriza de la América india, la misma América que fue en sus albores cuna de sus antepasados, arrasados, casi al borde del exterminio, por el primer vestigio capitalista, que, en

su voraz «apetito civilizatorio», no vaciló en masacrar a sangre y fuego enteras comunidades de pueblos originarios. Ya por entonces, el fin justificaba los medios, el saqueo -descomunal- que llenó de oro, plata y piedras preciosas las arcas de las principales casas reales de Europa, pudo materializarse a partir de uno de los genocidios más atroces en la historia de la humanidad. Las brutales diferencias sociales que a partir de entonces separaron «a los de arriba con los de abajo», llegaron -inalterables- hasta nuestros días. Como contrapartida, fue posible percibir el ODIO exacerbado de muchos representantes de las élites dominantes que se repite sin solución de continuidad ante cada intento reivindicatorio de las masas oprimidas en su incesante lucha por alcanzar el irrenunciable derecho a una vida digna en un continente que, como a nadie, les pertenece. Ante tamaña diferencia a la hora de exteriorizar sentimientos tan disímiles a par-


tir de lo acaecido, no puedo menos que recordar una sugestiva reflexión de don Arturo Jauretche: «Pobres, no saben que las mayorías no odian, porque la conquista de un derecho genera alegría; odian las minorías, porque la pérdida de un privilegio genera rencor»... ¿Cuántos siglos serán necesarios aún y cuántas víctimas deberemos llorar para que el hombre deje de ser el lobo del hombre? Seguramente debemos atribuir a la inoxidable estupidez humana, nuestra alarmante incapacidad para comprender y aceptar que, sin una más equitativa distribución de la riqueza, junto a un renovado y profundo sentido humanista en las relaciones, nuestra especie terminará por inmolarse. Resulta vergonzoso que en el tercer milenio de la era Cristiana, todo aquél que decide «salir a caminar por la cintura cósmica del sur» siga encontrando «la espalda escandalosa de las grandes ciudades junto a una sorda tarea de madres con horarios y padres silenciosos molidos en las fábricas»... ¿Cómo se explica que desde siempre los poetas hayan exaltado con la belleza de su fina sensibilidad la vida y la obra de quienes no vacilaron en ofrendar su vida por defender la causa de los desposeídos? Causa que, por el contrario, es el motivo fundacional de la ira de quienes los explotan. No creo que sea necesario realizar una encuesta entre los que formaron parte del imponente enjambre humano que humedeció con lágrimas de dolor la patria del gran Bolívar en un último y conmovedor homenaje a su amado líder,

¿Cuántos siglos serán necesarios aún y cuántas víctimas deberemos llorar para que el hombre deje de ser el lobo del hombre?

para saber la razón de su infinita tristeza, los porqué son tan explícitos como las que explican las indisimulables muestras de júbilo expresadas por los enemigos del «brutal dictador» al enterarse de la «maravillosa» noticia de su tan esperada muerte... Creo que es absolutamente comprensible que en aquellos países en que un ínfimo porcentaje de privilegiados detentan riquezas colosales obtenidas casi siempre a través de mecanismos escandalosos (vergonzosos), surjan desde el doloroso vientre de las masas oprimidas, hombres y/o mujeres dispuestos a reivindicar el inhumano ultraje perpetrado por quienes llegaron (sin ser llamados) desde el otro lado del mar. ¿No son acaso Fidel, Chávez, Evo y Correa (entre otros) la lógica respuesta a tanta sangre, a tanta atrocidad, a tanto espanto? Presumo que el tercer milenio de la Era Cristiana estará signado por infinidad de movimientos reivindicatorios que no cesarán en su lucha por hacerse de un lugar en el mun-

Una aceptable calidad de vida solo será posible a través de una más equilibrada redistribución de bienes y de posibilidades.

do. ¿Cuál será la respuesta «a tan desmedida pretensión»? ¿Otra vez la sangre, el hierro y el fuego a la manera de una renovada inquisición? Una aceptable calidad de vida sólo será posible a través de una más equilibrada redistribución de bienes y de posibilidades. Mientras los presupuestos para la fabricación de todo tipo de armas de guerra superen a los destinados a mejorar dicha calidad de vida a partir de las ciencias y las artes y hasta tanto podamos comprender y aceptar que Ser es definitivamente más importante que Tener, el futuro de la fantástica aventura de nuestra especie sobre la tierra estará seriamente comprometido. Más preocupante e inexplicable me ha resultado comprobar a través de algunos medios, el odio casi visceral y desmesurado vertido por muchos «corderos de Francisco» -a quienes uno imagina impregnados de candorosos sentimientos- ¿Será ése todo el amor al prójimo que tienen para ofrecer desde su profesada fe cristiana?... No será sencilla la tarea del pastor nacido en el barrio de Flores para encarrilar un rebaño tan descarriado... Quisiera, para finalizar, traer a colación una frase de Albert Einstein, quien con su festejada agudeza observó: «Conozco solo dos cosas infinitas, el Universo y la estupidez humana; y del Universo no estoy tan seguro»...

* Texto: Fernando Signorini.


«Linqueños por los derechos humanos» se presentó en Lincoln Presentación de «Linqueños por los derechos humanos».

Con convicciones muy claras, este espacio se presentó el 15 de marzo en sociedad y el 24, con un acto impactante en el marco del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, recordó a los 8 desaparecidos de Lincoln. Gidi y Suteba también lo hicieron con distintas actividades en la plaza «Ludovico Ferrari».

N

o es la venganza ni el odio. No es el resentimiento ni la ira. Tampoco la resignación ni la oscuridad indeleble. Lo que motoriza a la agrupación de derechos humanos que hoy tiene Lincoln recorre fundamentos asociados a la visualización, a la toma de conciencia y al deseo desesperado de que no se vuelva a repetir lo que sucedió en la oscura y horripilante dictadura militar del 76: un paralizante resultado de 30000 desaparecidos, la vejación y violación de todos los derechos fundamentales del hombre: el derecho a la vida, a la libre expresión, el derecho a opinar, a decidir, el derecho a la libertad. Lo que moviliza a este espacio denominado «Linqueños por los Derechos Humanos» -que se formó en nuestra ciudad el viernes 18 de enero de este año

Patio de los Derechos Humanos (acto del 24 de marzo).

y se presentó en sociedad el 15 de marzo en el salón de usos múltiple del hotel Impala- está nítidamente claro en su carta fundacional, que -vale destacar- es muy convincente, lúcida y clara. Es por eso que desde XsumArte nos tomamos el recaudo de destacar sus fundamentos, que puntualizan: «Nos avocaremos a promover el estudio, la enseñanza y la divulgación de los DDHH; a realizar acciones pertinentes para establecer la cultura de estos derechos en la comunidad; a trabajar y colaborar con los servicios públicos ofrecidos en el ámbito local; a intervenir en situaciones de vulneración de derechos; a coordinar acciones tendientes a la recuperación de la memoria vinculada a la vulneración de los DDHH por el terrorismo de Estado; a favorecer la creación de espacios de debate pluralista e interdisciplinario en materia de Derechos Humanos; a promover la participación en

Patio de los Derechos Humanos (24 de marzo).

Acto del 24 de marzo en el Patio de los Derechos Derechos Humanos. Humanos


las actividades que se realizan los 24 de marzo en conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia y otras fechas referentes al tema». A su vez estarán abocados a garantizar la restitución y conservación de los símbolos de la Memoria y de los DDHH. Dentro de sus convicciones fundacionales también mencionan: «Nuestro mayor desafío será llegar a convertirnos en genuinos representantes de nuestra comunidad y, por ende, en interlocutores válidos ante los distintos poderes. No pretendemos arrogarnos a saberes extraordinarios ni ser jueces o árbitros de nada, sino simplemente colaborar con perseverancia y compromiso cívico para que, día a día, se vayan mejorando nuestras instituciones democráticas y para que, uno a uno, se vayan cumpliendo para todos los derechos enunciados en nuestra Constitución». Todos estos puntos son los que mancomunan integralmente el espíritu de esta agrupación, motivadas también a la búsqueda de soluciones a problemáticas locales y regionales comunes. A la vez que aspiran «a que todas las personas, organizaciones sociales, religiosas, partidos políticos, sindicatos y otras asociaciones que compartan estos principios, prescindiendo de intereses sectoriales, se integren a la iniciativa». Claros, contundentes, integrales. BASES. ACTO DEL 24 DE MARZO. Como mencionamos anteriormente, el 15 de marzo en el salón de usos múltiples del hotel Impala, esta agrupación verbalizó y volcó todas sus convicciones y objetivos y trazó para los presentes las actividades para empezar a desandar. Así, este espacio horizontal, solidario y participativo, constituido desde la pluralidad política, social y cultural, luego de formalizar su conformación, se avocó a desandar una ardua tarea, la de encabezar el acto del 24 de marzo, aniversario por el día de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Y esta jornada fue muy especial, pues en el Patio de los Derechos Humanos de la Municipalidad, sus miembros plasmaron un acto tan emotivo que quedará indeleble en todos los que allí estuvieron. Ante autoridades municipales, instituciones intermedias, escuelas de Lincoln y público en general, recordaron de manera magistral y emotiva a cada uno de los desaparecidos linqueños José María Cané (hijo), Samuel Ángel Stola, Fernando Fracchia, Elvio Franzosi, Dora Franzosi, Osvaldo De Pratti, Roberto Luis Stéfano y Daniel Dinella, quienes fueron rememorados y sentidos a través de discursos, cartas y testimonios impactantes, envueltos en un halo de dignidad y conciencia pocas veces visto en nuestra ciudad. El ex fiscal y presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, en Lincoln Luego, invitado por esta agrupación linqueña y siguiendo con su lineamientos, el día martes 26 de marzo, el ex fiscal y presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, Hugo Omar Cañón, dio una charla impactante. En la misma contó los inicios de su lucha y cómo se fue formando en su convicción de defender los derechos humanos. Acto seguidó enhebró un discurso extremadamente detallado de cómo se confeccionó la dictadura militar, los indicios de su génesis y los métodos que utilizaron para llevar a cabo el genocidio que elucubraron entre 1976 y 1983".

El ex fiscal y presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, Omar Canón, en Lincoln

Patio de los Derechos Humanos (24 de marzo).

Acto del 24 de marzo en plaza «Ludovico Ferrari» a cargo de Suteba.

Patio de los Derechos Humanos (24 de marzo). marzo)

Siguiendo con su discurso, Cañón manifestó que «el golpe de Estado no iba sólo contra los grupos guerrilleros, sino contra toda la población en la medida que se opusieran al proceso -como lo llamaron estos terroristas- de reorganización nacional». En otra parte de la charla destacó que «los juicios contra los militares son instrumentos de justicia, son sanadores no solo para las víctimas, sino también para toda la sociedad argentina, porque a todos se nos quiso victimizar acusándonos de responsables, cuando en realidad no lo fuimos. También dijo que «es fundamental que los jóvenes participen en la política, en la vida pública, que se expresen, se interroguen, debatan, que luchen por más igualdad, por más garantías, por más derechos». Y acto seguido manifestó: «Hay dos clases de Estado, uno que todo lo prohíbe, que es extremo, autoritario; y el otro que es el Estado de libertad, de derecho, que es el que permite crecer en convivencia, en libertad, siempre a través del marco del derecho». Sobre este punto, haciendo una mirada retrospectiva, aseveró que «el golpe del 76 vino para cambiar la impronta de un Estado de bienestar que tuvo que ver con una distribución real del ingreso. De la mano de Martínez de Hoz, como el representante del sector interno del poder civil, y de la mano de la Iglesia, como legitimadora del mecanismo de exterminio, se posibilitó una política que rompió con la de la distribución del ingreso y que aún hoy tiene consecuencias por la profundización del neoliberalismo en la década del 90». Respecto a la agrupación de derechos humanos linqueña dijo: «Esta actividad que están llevando a cabo desde este espacio es un acontecimiento extraordinario por el momento histórico en que se da. Porque no es común que en el interior se aborden este tipo de problemáticas, que tienen que ver con la verdad y la memoria. Pero esto es como un resurgir de un compromiso militante que estaba sumergido o clandestinizado por la tapujo que han llevado adelante las políticas del olvido», manifestó Cañón, para finalizar: «Advertimos en las distintas ciudades, y en el caso de Lincoln, que se da una especie de movilización en la dirección correcta, que es acentuar la visibilidad para rescatar la memoria». Suteba y GIDI, también presentes En el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, Suteba y GIDI, con el apoyo de la dirección de Cultura del Gobierno Municipal de Lincoln (GML), eligieron al arte para transmitir el repudio y el pedido de justicia por los ocho desaparecidos linqueños y por los treinta mil que dejó la última dictadura militar argentina. Entre los músicos que tocaron en la plaza «Ludovico Ferrari» estuvieron Virginia Abadía, Ludovico Fonda, Sebastián Gambogi y Martín Beloso. Invitada por Suteba, Gilda Ferrari realizó lecturas alusivas a la fecha de autores latinoamericanos. Luego de la música llegó el turno de «Nunca más», una representación teatral a cargo de GIDI que contó con las actuaciones de Agustina Toledo, Sofía Gómez, Mateo Potes y Paola Susi, bajo la coordinación general de Silvina Petralía y la producción de Carlos Cifaldi.


agustin Chávez es un pueblo

Vivo, como no lo querían El presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías falleció el 5 de marzo pasado a las 16:25. Pero la estela dejada por el comandante bolivariano seguirá marcando buena parte de la historia de su pueblo rojo, de Nuestra América y de los países nobles del mundo.

D

ifícilmente se pueda encontrar en esta primera parte del Siglo XXI un personaje tan determinante y oportuno, porque si algo se puede adelantar de su paso por nuestro mundo es que llegó a tiempo. En una reciente entrevista que la Revista Mascaró realizó al politólogo Atilio Borón, el especialista en política internacional explicó que el legado de Chávez trasciende las fronteras venezolanas y latinoamericanas, ya que se trata de «una verdadera revolución cultural que es más importante que la revolución económica, porque la revolución cultural sienta las bases de un proceso de transición al socialismo». Tan sólo la mención de la palabra socialismo parecía extinguida, en años de un neoliberalismo omnipotente y omnipresente, y tras la caída del muro de Berlín y del supuesto socialismo real del bloque soviético. Carismático, bocón, no tuvo problemas en pelearse con George Bush y no callarse ante el Rey de España. Con esa impronta y firmeza lideró los proyectos que terminaron consolidando a Latinoamérica y el Caribe en una región unida más allá de los tratados económicos. En 2005

«Estás en todas partes. En el indio hecho de sueño y cobre. Y en el negro revuelto en espumosa muchedumbre, y en el ser petrolero y salitrero, y en el terrible desamparo de la banana, y en la gran pampa de las pieles, y en el azúcar y en la sal y en los cafetos, tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron, vivo, como no te querían»

Nicolás Guillén.


encabezó la ruptura del ALCA y, como contrapropuesta a la dominación estadounidense, propuso el ALBA, donde los intercambios son humanitarios y solidarios, sobrepasando la diplomacia gubernamental, para que sean las organizaciones y los pueblos quienes se encuentren. Luego vinieron la CELAC, Petrocaribe y el Banco Común del Sur. Golpe por golpe Si se intenta un balance de las obras de su Gobierno, uno se encuentra con que todos los índices económicos y humanitarios fueron mejorados en los 14 años de revolución. Incluso aparecerán números extraordinarios como los que marcan la disminución de la pobreza y el incremento en el acceso a la salud, a la educación y a la vivienda de la población. El proceso venezolano fue moldeándose junto a las fuerzas que iba ganando la revolución y, conforme la sociedad, fue comprendiendo su responsabilidad del momento histórico. Tras el golpe de la derecha que secuestró a Chávez por tres días, entre el 11 y el 14 de abril de 2002, el carácter del Gobierno iniciado en 1999 se radicalizó. Quienes rescataron a su líder de las manos golpistas locales y las empresas petroleras estadounidenses fueron los pobres de los cerros de Caracas, que bajaron a la ciudad para poner el cuerpo y las cosas en su lugar. Todo Venezuela fue testigo del poder y de los nombres que la habían empobrecido y saqueado durante 500 años y fundamentalmente desde casi un siglo, cuando el petróleo se convirtió en oro negro. Chávez había dado el puntapié para romper con el colonialismo al recuperar el control estatal de los recursos petroleros. Luego siguieron otras áreas estratégicas, con nuevas respuestas furiosas, pero ya el pueblo había decidido, ya había dicho basta, ya había desempolvado a Bolívar de los manuales escolares y, entonces, su espada volvía a reflejar el sentimiento latinoamericanista, antiimperialista. En una entrevista dada al periodista José Vicente Rangel en 2008, el presidente venezolano cuenta «En alguna ocasión ingenuamente esbozaba aquella tesis de una tercera vía, en alguna oportunidad incluso llegué a leer la tesis del llamado capitalismo renano o con rostro humano, pero llegué aquí y (…) fui aprendiendo en la realidad, fui estudiando, fui recorriendo el mundo y en pocos años, y sobre todo después del golpe de abril de 2002, me di cuenta que el único camino para alcanzar la libertad y la independencia era el socialismo». Revolución democrática Algunos de los elementos por los cuales la prensa mundial ha atacado históricamente a Chávez es por la supuesta falta de libertades y democracia en Venezuela. A la primera afirmación se le puede contestar con que más del 80% de los medios son opositores (pero opositores al punto de llamar al derrocamiento del presidente constitu-

cional, o al boicot, durante las emisiones diarias). A la segunda cuestión, y en los términos en que esos críticos del mundo comprenden la democracia, bastaría con contestarle que Chávez se presentó a votación, aún en momentos en que no tenía necesidad de someterse. De hecho, su única derrota (en 15 instancias) en las urnas fue cuando llevó a sufragio la enmienda constitucional. Se dice que un tiempo antes de la votación, Chávez sabía que no alcanzaría la mayoría, pero que aún así mantuvo la postura de someterla a discusión. Aunque la diferencia no llegó al

uno por ciento de los votos, él aceptó democráticamente los resultados. Pero la participación ciudadana para Chávez no podía quedar atada apenas a la cuestión electoral. Luego de un importante debate al interior del pueblo venezolano, se aprobó a fines de 2010 la Ley Orgánica del Poder Popular, con el objetivo de que ciudadanos y ciudadanas ejerzan el pleno derecho a la soberanía, la democracia participativa, protagónica y corresponsable, así como la constitución de formas de autogobierno comunitarias y comunales, para el ejercicio directo del poder. A partir de entonces, existen 30.000 consejos comunales que determinan las necesidades sociales y los problemas locales, permitiendo que las personas sean las verdaderas protagonistas de los cambios que reclaman. Los cargos son revocables por asambleas. La

democracia directa se ensaya en diferentes áreas de la producción como las fábricas e industria, con los consejos obreros, y en las comunidades donde la propiedad de la tierra es social, es decir compartida. Después de Chávez El próximo 14 de abril habrá elecciones para determinar al nuevo presidente. Nicolás Maduro, el ex chofer elegido por Chávez para continuar al mando de la revolución, y Henrique Capriles Radonsky, el candidato de la derecha local e internacional, se disputarán la elección. Se espera que Maduro gane con cierta comodidad y existe la confianza en su lealtad y preparación para asumir el rumbo marcado por el comandante. Más allá de la unidad necesaria e imperiosa dentro de los sectores que componen el chavismo, deberá darse un proceso crítico, que puje en su interior para quitar del medio a fracciones burocráticas y dirigentes corruptos que conviven dentro del Gobierno. Será fundamental que los jóvenes tomen mayores responsabilidades y que se avance hacia la consolidación de los espacios de participación popular. En estos días de abril, cuando los venezolanos concurran a las urnas, habrán pasado 12 años del golpe de la derecha que tuvo a Chávez marcado a punta de fusil, esos días en que desde los cerros bajaron con sus motos como hormigas (rojas las hormigas, rojillas), los pobres para rescatar a su comandante para siempre. Su legado vive y late en un pueblo dispuesto a seguir el camino que les enseñó el Comandante, que no es otro que el iniciado por Bolívar, San Martín y Sucre. Ahí, en esa marea roja que inundó Caracas para saludarlo, para prometerle lealtad y decirle un «hasta siempre», ahí está vivo Chávez. Vivo, como no lo querían los que no querrán a Nicolás Maduro. Pero ya ese es un problema de ellos, porque (como escribió Fidel y ha dicho el Che) «esta gran humanidad ha dicho basta y se ha echado a andar. Y su marcha de gigantes ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia».

*Por Agustín Santarelli


M

i relación con este au tor es sumamente afectiva. De chicos tuvimos la dicha de tener padres que nos compraban libros, así como juegos de ingenio que nos permitieron desarrollar el amor por la lectura y la curiosidad. Fábulas, mitos, leyendas y cuentos universales formaban parte de una prolífera biblioteca que hizo de mí una aspirante a escritora y una docente de literatura. Imitando lo que siempre consideré un genial acierto de mis padres, les di a mis hijos los mismos textos para leer. Ya grande, mi hijo Andrés me insinuó la crueldad de los cuentos de Andersen, a lo que respondí: «¿De dónde creés que salieron tan creativos ustedes?» Con eso (y él lo entendió) quería explicarle que el arte se alimenta del desarrollo temprano de la sensibilidad (entre otras cosas). Hans Christian Andersen nació en Odense, Dinamarca, en 1805, fue un escritor y poeta, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos, El patito feo y La sirenita. Desde muy temprana edad ya mostraba una gran imaginación. En 1827, a las 22 años, Christian logró la publicación de su poema «El niño moribundo» en la revista literaria Kjøbenhavns flyvende Post, la más prestigiosa del momento. Andersen fue un viajero empedernido -«viajar es vivir», decía. De ellos sacó temas para sus textos. El más largo de estos recorridos fue el que hizo por Alemania, Italia, Malta y Grecia a Constantinopla. Para 1831 había publicado el poemario Fantasías y esbozos y realizado un viaje a Berlín, cuya crónica apareció con el título Siluetas. En 1834 llegó a Roma. Fue Italia la que inspiró su primera novela, El Improvisador, publicada en 1835 con bastante éxito. En este mismo año aparecieron también las dos primeras ediciones de Historias de aventuras para niños, seguidas de varias novelas de historias cortas. Antes había publicado un libreto para ópera, La novia de Lammermoor, y un libro de poemas titulado Los doce meses del año. En 1838, Andersen ya era un escritor establecido. La fama de sus cuentos de hadas fue creciendo. Empezó a escribir una segunda serie en 1838 y una tercera en 1843, que apareció publicada con el título Cuentos nuevos. Entre sus más famosos se encuentran «El

Andersen y el desarrollo de la sensibilidad infantil patito feo», «El traje nuevo del emperador», «La reina de las nieves», «Las zapatillas rojas», «El soldadito de plomo», «El ruiseñor», «La sirenita», «El ave Fénix», «La sombra», «La princesa y el guisante». Han sido traducidos a más de 80 idiomas y adaptados a obras de teatro, ballets, películas, dibujos animados, juegos en CD y obras de escultura y pintura. Andersen se convirtió en un personaje conocido en gran parte de Europa. Sus obras, para ese tiempo, ya se habían traducido al francés, al inglés y al alemán. Aunque no tenía demasiado interés en sus cuentos de hadas, será justamente por ellos por los que es valorado hoy en día. Oh, el amor! Andersen a menudo se enamoró de mujeres imposibles y muchas de sus historias se interpretan como alusiones a sus fracasos sentimentales. La más famosa de éstas fue la soprano Jenny Lind. Su pasión le inspiró el cuento «El ruiseñor», y contribuyó a que la apodaran la «ruiseñor sueca». De igual forma que tuvo poco éxito con las mujeres, Andersen también se sintió atraído sin ser correspondido por varios hombres. Estudios literarios modernos sugieren que en algunas obras de este autor hay un homoerotismo camuflado, fruto de su homosexualidad reprimida. Esta represión se ve ya en los diarios de juventud de Andersen en los que registra su intención de no mantener relaciones sexuales. Muerte e inmortalidad Sus cuentos para niños continuaron apareciendo hasta 1872,

cuando las últimas historias fueron publicadas en navidad. Durante la primavera de ese año, el escritor sufrió una caída desde su propia cama, lo que le produjo heridas graves. Nunca volvió a recuperarse del todo, y el 4 de agosto de 1875 murió en la casa llamada Rolighed, cerca de Copenhague donde está enterrado. La propia personalidad del autor explica su talento para escribir

cuentos infantiles, dado que su sensibilidad de niño lo llevaba a contemplar la realidad con una mirada siempre nueva. Por otra parte, su origen popular lo enlazaba a la tradición de los folcloristas, es decir, a la transmisión oral de leyendas. Si bien en su producción podemos distinguir cuentos fantásticos (Elfos, por ejemplo) y cuentos realistas («La vendedera de cerillas» o «El patito feo»), esta clasificación no es tan tajante, ya que el conjunto de su producción (más de 150 títulos) posee características idénticas: rechazo por los excesos y la retórica, búsqueda de lo natural, recurso a un humor discreto, repugnancia por el tono morali-

zador, uso de un lenguaje cotidiano. Entre sus cuentos más famosos se encuentran: Al fin de cuentas Durante algunos años una falsa pedagogía consideró que los niños no debían leer cuentos de hadas. A pesar de que a los chicos solamente nos llegaban las versiones modificadas de los originales de Andersen o Perrault (por ejemplo, en verdad, la Sirenita muere), años después aparece (entre otros estudiosos) Bruno Bettelheim con su obra «Psicoanálisis de los cuentos de hadas» donde da por tierra con esa patraña y afirma: «A través de los siglos (si no milenios), al ser repetidos una y otra vez, los cuentos se han ido refinando y han llegado a transmitir, al mismo tiempo, sentidos evidentes y ocultos; han llegado a dirigirse simultáneamente a todos los niveles de la personalidad humana y a expresarse de un modo que alcanza la mente no educada del niño, así como la del adulto sofisticado. Aplicando el modelo psicoanalítico de personalidad humana, los cuentos aportan importantes mensajes al consciente, preconsciente e inconsciente, sea cual sea el nivel de funcionamiento de cada uno en aquel instante. Al hacer referencia a los problemas humanos universales, especialmente aquellos que preocupan a la mente del niño, estas historias hablan a su pequeño yo en formación y estimulan su desarrollo, mientras que, al mismo tiempo, liberan al preconsciente y al inconsciente de sus pulsiones. A medida que las historias se van descifrando, dan crédito

consciente y cuerpo a las pulsiones del ello y muestran los distintos modos de satisfacerlas, de acuerdo con las exigencias del yo y del super-yo» (Bettelheim, B., 1986, p. 12-13). Los cuentos populares son alimentos para el alma del niño, estimulan su fantasía y cumplen una función terapéutica; primero, porque reflejan sus experiencias, pensamientos y sentimientos; y, segundo, porque le ayudan a superar sus ataduras emocionales por medio de un lenguaje simbólico, haciendo hincapié en todas las etapas -períodos o fases- por las que atraviesa a lo largo de su infancia. Cuando el niño lee o escucha un cuento popular, pone en juego el poder de su fantasía y, en el mejor de los casos, logra reconocerse a sí mismo en el personaje central, en sus peripecias y en la solución de sus dificultades, en virtud de que el tema de los cuentos le permiten trabajar con los conflictos de su fuero interno. Para finalizar no puedo dejar de mencionar la vigencia de su cuento (llamado de varias formas) «Los trajes del emperador», en el cual el niño es el único que ve la verdad y la dice. En este cuento, casi fábula, un par de estafadores convencen al Rey de que ellos poseen una tela mágica que sólo un sabio emperador puede ver. El emperador los contrata para que le confeccionen un traje magnífico, mientras declara que cualquiera que no pudiese ver tan exquisito material daría muestra de su idiotez. El emperador se aisló así de la retro-alimentación negativa y pagó por ello el peor precio: la más completa y absoluta mortificación pública... Las fábulas sobreviven a lo largo del tiempo debido a las verdades que transmiten. En esta historia, aunque la intención pareciera ser la de mostrar al rey desnudo, sucede lo contrario. El rey se viste de conceptos, objetos y demás accesorios dudosos, con un traje más ilusorio y mentiroso. La corte y los súbditos pretendemos verlo desnudo cuando en realidad está vestido. Mediocridad, impotencia, superficialidad y silencio son los moldes de sus sastres.

*Por Cristina Pannunzio


Deep Purple: In Rock (1970), Machine Head (1972) Si me preguntaran quién de las dos bandas me parece superior, Deep Purple o Led Zeppelin, contestaría en términos futboleros que la primera sería Messi y la segunda Maradona, o sea, las dos son número uno. El número dos no es posible aquí. Los destellantes riffs de Blackmore son tan estupendos como los de Jimmy Page; el pronunciado sonido de hardrock de ambos grupos ingleses resulta tan impetuoso, crudo y melódico como sólo aquellas inigualables bandas podían hacerlo. Pues fueron los Purple y los «Zep» los que definieron el sonido de hard-rock y, desde hace dos décadas, tanto en la escena local como en el plano internacional, no ha aparecido una banda que, musicalmente hablando, los hayan superado; es más, creo que, a lo sumo, solo han obtenido el permiso para atarle los cordones a estos monstruos del rock «pesado». Conocí, disfruté y admiré a Deep Purple desde que tenía 17 años (hoy tengo 35 años, así que creo haberlos escuchado un poquito). Me provoca una extraña nostalgia y me hace revivir el volver a escuchar a estos antiguos y brillantes discos. «In Rock» y «Machine Head» fueron los dos mejores álbumes que la banda editó, pero creo que los Purple dirían que Machine Head fue su preferido, un verdadero hito en su carrera: la deseada creación que toda gran banda se merece y, por supuesto, los fans en primer lugar. In Rock In Rock fue su quinto LP. Arranca a toda velocidad, luego de un breve intervalo de menos de dos minutos de pirotécnicas notas de guitarra y un mini-sermón del característico órgano hammond de Jon Lord, con la canción Speed King, frenética hasta la médula (bah, como todo el disco). Escuchar el bajo de Roger Glover es lo que más me gusta de esa canción, al igual que los chillidos de Gillan como en BloodSucker -sin duda más de una groupie debe de haber enloquecido por causa de esos eróticos grititos-. Flight of the Rat y Into the Fire tampoco se quedan atrás: agresivas y feroces, aderezadas con los potentes riffs del magnífico Richie Blackmore, ¡y ni hablar del riff furioso a lo Sabbath, tipo galope de caballo, con el que se inicia el último tema del disco (en su versión original de 1970, que no incluía la

canción Black Nigth) Hard Lovin´Man, todo un cierre espectacular, de lo mejor, que merece seguir siendo reverenciado aun hoy, porque, junto con Machine Head, son los dos trabajos que más personifican el sonido de Deep Purple. Pero aún no he dicho la última palabra. Supongamos que este disco no hubiera contenido ninguna de estas canciones que nombré, es más, supongamos que ni antes ni después los Purple hubieran editado nada, de todas maneras, sería tan sólo por la canción que cierra la cara A, Child In Time, que continuarían sin duda siendo una de los mejores grupos de toda la historia del rock; pues, ¿qué banda posee hoy el talento, la creatividad y los cojones para componer una canción así?: sensual, imponente, conmovedora; moviéndose cíclicamente entre un tiempo lento, donde reina el teclado de Lord y un tiempo ligero, donde Blackmore se pasea de aquí para allá, regalándonos unos extensos solos de guitarra realmente espectaculares. Y, por encima de todo, ¡los gritos climáticos de Ian Gillan hicieron de esta hermosísima canción de más de diez minutos de duración un clásico inmaculado! Machine Head El comienzo del tema Highway Star de Machine Head (su séptimo álbum de estudio) constituye una composición de ruta demoledora, vertiginosa, de sonido rápido y áspero de guitarra, bajo, órgano y batería que envuelve la atmósfera que pronto irá absorbiendo todo el álbum; a su vez, es grandiosa y soberbia como el mismísimo monte Rushmore de la portada de su antecesor disco In Rock. La raíz del heavy metal está aquí, por lo que ha hecho que Machine Head fuera considerado uno de los discos más influyentes del género. La cumbre de su rock duro continúa sonando firme y segura como antaño; tal vez podamos prescindir de los primeros discos de Purple, pero de Machine Head no, nunca caducará,

porque contiene las canciones más identificatorias de la banda de acuerdo a sus propuestas musicales. Luego del colosal inicio, Maybe I´m a Leo nos ofrece una suave caricia hasta llegar, otra vez, a la impresionante Pictures of Home, ¡otro de los temas que enciende las consolas a full!, al igual que Lazy con su notable percusión y el sonido gradual de los teclados, y ni hablar de la atronadora Space Truckin´s, que le da un cierre a todo motor. El homenajeado riff de Smoke on the Water no necesita presentación, hace mucho tiempo que constituye el himno de Deep Purple. Never Before es un tema de rock, pero con

un marcado estilo y sonido funky que resulta excelente. El mismo año que los Purple se encontraban dando a conocer su fenomenal Machine Head, unos meses después partirían a tocar a Japón, donde grabarían un álbum doble en vivo (Made in Japan) con varios temas de Machine Head: ¡verdaderamente imperdible! Come Taste the Band (1975), Perfect Strangers (1984) son otros de los álbumes que recomiendo escuchar. Dedico esta nota a mi inolvidable amigo rockero, Marcelo

Tapia, por los viejos tiempos cuando escuchábamos a Deep Purple y tomábamos mates hasta casi llegada la noche hablando de bandas, canciones y películas: ¡a tu salud, Marcelo! !Para vos va esta nota!

*Por Pablo Gago


Profesionales Por un mínimo costo, ahora podés tener la revista en tu casa todos los meses. Suscribite llamándonos a los teléfonos 02355 - 15696907 / 15536795 o mandanos un mail con tus datos a: xsumarte@hotmail.com

Julián Ardesi Licenciado en Psicología M.N 10563 (UNLP)

Adolescentes y adultos

PUBLICITE AQUÍ

PUBLICITE AQUÍ

02355 / 15696907

02355 / 15696907

Deliverys Envianos un mail a xsumarte@hotmail y adquirí Mascaró por solo $10

PROMOCIÓN


XsumArte 17 abril 2013