Issuu on Google+

Por: Max Egoavil

LA CASA DEL ARBOL


Un grupo de amigos del colegio nos juntamos después del viejo horario escolar, cuando salíamos a las 12:45, esto fue en el año 93' o 94'


Habíamos construido una casa en el árbol, estaba frente a mi casa y los vecinos hacían fila para poder entrar, pero la puerta tenía una clave, pese a nuestros cortos 11 años.


Supimos bloquear el acceso con un sistema de tapa con presi贸n y giro, ya ni recuerdo como lo logramos, pero nadie pudo entrar sin nuestra autorizaci贸n.


Recuerdo haber pasado una noche cuidando que no fuera destruida por esos enemigos del barrio, por culpa de esta disposici贸n de acceso, fue una odisea.


En una oportunidad, un d铆a X, nos juntamos a contar historias de terror y cuando la historia nos ten铆a a todos asustados, un gran viento arranc贸 el techo de ramas y cart贸n y nos dejo paralizados,


La Casa del Arbol