Page 1

LOS CABAL LLOS DE E AMÉR RICA

os del conttinente ameericano desaparecieroon hace más de Pareece ser que los caballo 10.000 años, habitaban h en e lo que h hoy es Nortteamérica. Se saben eestos datos por ujos y resto os encontra ados en grrutas y yacimientos arqueológic a cos de la época, dibu desccubiertos por esas tierras de Am mérica del Norte N y má ás concretaamente cerca de los tterritorios de Alaska a. A pesar de ello, algunos historiadoress american nistas, urugguayos y arrgentinos, aseguran a qu ue también n los había en e Sudaméérica. No sse sabe po orqué causa, estos caaballos priimitivos qu ue eran dee muy peq queña estattura (asegu uran que como c grand des perross), fueron emigrando e hacia el norte, n haciaa Alaska y como c todav vía el estreecho de Berring era un istmo trannsitable passaron a Sib beria y a traavés del con ntinente assiático pasaaron a Euro opa y al norrte de Áfricca. En ééste primerr plano se puede verr lo que acctualmente es el estreecho de Be ering, desp pués de hab berse hundido el istmoo que unía los dos con ntinentes. Loss hombres de la eda ad de piedra a, que viivieron en n el contin nente amerricano en aquea lla épo oca remota,, conociero on los caballo os, los m mataban para alimen ntarse sinn pensar en domessticarlos nii usarlos como c montu ura, ni tann siquiera para otros fines. Sabeemos el asp pecto de aq quellos aniimales, po orque los arrtistas preehistóricoss los reprodujeron en e las paredes de las cavernas, como c ya he e dicho anttes. Según estos dibu ujos eran de miembro os pesados, crines enccrespadas y de poca allzada. En E Europa ya se s usaban en e el siglo III a.C. Las tribus nóma adas de Asiia introdujeron, duraante los 800 años sigu uientes, loss estribos y las herraduras, quee se clavaba an en los ccascos de lo os caballos. Estos inveentos se prropagaron a occidentte. Los herrreros, que forjaban las l herraduras y lass fijaban a las plantas del aniimal, se ha abían convvertido en maestross de esta actividad. Desde entonces, l os pueblo os de diferrentes parttes del mun ndo empezzaron a criaar las casta as que mejoor respond dían a sus n necesidadees. Los árabes, qu ue vivían en un país cálido, polvoriento y arenoso, produjero on un cabaallo pequeñ ño y fuerte e que podíía avanzar con sorprrendente raapidez. Un n tipo muyy distinto de animal se e obtuvo en n Europa: corpulento o y muy viggoroso capaz de transsportar a lo os caballero os pesadam mente armaados y carg gas enormees. En 1 1519, Hern nán Cortes,, exploradoor y conqu uistador, cu uando parrtió desde Cuba paraa Méjico lleevaba 16 co orceles; cu uando los pueblos p me exicanos veeían semeja antes mon nstruos con n faldones, cascabele s y a su jinete con armaduraa y fuertem mente 1


armadoss, se asusttaban y co orrían que despavoridos crreyendo caballo y caballeero eran una misma cosa. c Eran ccomo máqu uinas de gue erra totallmente desconocidas para ellos. Tal vez, esas razaas actualess del caballo siberiano,, de muy y pequeña estatura pero tremendamente e fuerte y m muy adapta ado a las bajass temperatuuras, proviienen de esos équidos é quue emigraro on de Norteam mérica y Alaska hacia Siberia. Diez millones de años fueron f neccesarios que pasaran, desde qque el hom mbre prim mitivo los piintara en la as paredes de las gruttas, para que el caballlo evolucio onara y ten nga el aspeccto que tien nen en la acctualidad. El esstrecho de Bering, B anttes de hund dirse y dejaar de ser un n istmo trannsitable, fue por dond de el homb bre pasaba de un lad o a otro y a través de d los siglo s, fue pobllando todo o el continente americcano. Esta plenamente probado o que a traavés de estee istmo passaron muchhas especies de anim males, con muchas cosas c en ccomún, qu ue pueblan n actualmeente estoss dos conttinentes. A am mbos lados del estrecho, que acttualmente tiene 58 Km., K hay razzas de hom mbres con un gran parecido, so obre todo cazadores y pescado ores que hhan tenido poco conttacto con ell resto de lo os humanoss. En eeste plano se puede ver una teoría de d cómo el mbre del paaleolítico, por hom distintas rutas,, llegó al conc nte americcano y pocco a tinen poco o se fue insstalando y poblando estas tierras. t Co olón en ssu primer viaje se dio cuen nta que en ninguna n de e las islas descubieertas existtían estoss animalees tan úttiles paraa todo; paraa la guerra, para trrabajar, paara conquisstar etc. El ho ombre cam mbió su form ma de vidaa utilizando o la fuerza y la velociddad del cab ballo. El caaballo tenían una esttrecha unióón con el hombre moderno dee aquella época, indisspensable en determinadas proofesiones, por p tanto, nada más regresar de d su 2


primer viaje, nuestro Almirante, se lo comunicó por carta a los Reyes Católicos y estos mandaron seleccionar de sus cuadras reales de Granada, veinte caballos entre sementales y yeguas y cinco dobladuras (cinco más de repuesto, por si alguno moría en la dura travesía) para que salieran con Colón en su segundo viaje. El 25 de Septiembre de 1493 salieron los primeros caballos para América. La flota que organizó Colón estaba compuesta por 16 naves y en ellas embarcaron 1500 tripulantes de los cuales 1200 eran soldados y 300 civiles dispuestos a poblar las nuevas tierras. Respecto a este envío de caballos, Colón se quejó a los reyes porque parece ser que los propios cuidadores que los transportaban desde Granada a Cádiz cambiaron algunos de los briosos corceles por “pencos motolones” (así lo refiere Colón en su carta). A parte de estos caballos reales, algunos particulares también llevaron sus propios caballos, concretamente un amigo de Colón llamado Andrés Bernáldes con el que tenía una gran relación, embarcó 24 caballos y 10 yeguas. En su tercer viaje, que salió de Sanlúcar el 30 de Mayo de 1498 con una flota de 8 navíos y 226 tripulantes, también embarcaron caballos, pero en número indeterminado porque no aparecen en el manifiesto de carga, pero debían de ser bastantes porque a partir de este tercer viaje la Corona quiso monopolizar el transporte de estos animales. La Corona al poco tiempo se dio cuenta de que no tenían caballos suficientes para enviar, ya que la demanda era tremenda. Ante tal necesidad de équidos, se liberalizó el sistema en el año 1503. El libre comercio de los caballos creó un nuevo negocio muy lucrativo para Sanlúcar, de cuyas playas partieron decenas de embarcaciones adecuadas para el transporte de caballos. Entre ellos, Hernando de Soto, embarcó centenares de equinos en la expedición que zarpó de este puerto sanluqueño el día 6 de Abril de 1538. Los caballos eran necesarios además de, para la defensa de los territorios, para las labores de la tierra y para transportar los materiales necesarios para la construcción, por lo que se hicieron indispensables en las nuevas tierras conquistadas y por conquistar. Con tan lucrativo y buen negocio, se construyeron barcos especiales, dedicados exclusivamente al transporte de caballos, mulos y burros y fue tal el traslado de estos animales, sobre todo de los caballos, que en 1507, otra vez, el Rey tuvo que prohibir la exportación descontrolada. La última remesa de transporte libre zarpó del puerto de Sanlúcar de Barrameda en Diciembre de ese año con 106 yeguas y 10 sementales, con destino a la isla de Santo Domingo. Esta veda no fue más que un control burocrático para que la corona diera las licencias y permisos a personas allegadas, como los oficiales reales o personas de interés, como el propio Diego Colón que tenía una de las licencias.

3


Natu uralmente toda t esta trrama, vedaas y prohibiciones, dio o pie al conntrabando y a la espeeculación de d caballos con el con nsiguiente riesgo que esto conlllevaba, tam mbién en aq quella épocca. En laa siguientee lámina po odéis ver laa sección transversal de un galeeón dedica ado al transsporte de caballos y lo laboriooso que debía ser cargar estoos animales tan asustadizos en las embarccaciones.

S Sección de un navío d edicado al transporte e de caballoos 4


En essta otra láámina se puede p ver como los inmovilizzaban u braggueros y trrabas con unos en la as patas ppara que no n se movieran durante el arque, una vez dentro del emba reduccido espaccio donde e los coloccaban debíaan de agua antar toda la dura y laarga travesía. c Ya os podéis iimaginar, cómo despu ués de 440 o 50 días inmo ovilizados, cómo llegarían de en ntumecidoos estos po obres animales, ddespués de atrav vesar toddo el occéano Atlán ntico. En 1519, H ernán Co ortes, explo orador y conquisttador, cuand do partió ddesde Cuba para Méjicco llevabaa 16 corcceles, cuand do los pueeblos mexiccanos veían n semejanntes monsttruos con faldones, cascabeles c y a su jin nete con arrmadura y fuertemennte armados se asustaban y corrían desspavoridos creyendo que caballo y cabaallero eran n una ma cosa. Eran E como o máquinaas de gueerra totalm mente descconocidas para mism aqueellos indioss, acostumb brados tan ssolo al arco o y las flech has.

Eduardo o Otaolaurrruchi lo esccribió. Alfonso Sáez Aguia ar lo ilustróó.

5

Los Caballos de América  

caballos,america

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you