Issuu on Google+

ANÁLISIS DE WALL STREET POR JAVIER SAÚL ZEGARRA JIHUALLANCA

Wall Street Sin duda creo que es mejor ser impetuoso que cauto, porque la fortuna es una mujer y, si usted quiere poseerla, es necesario conquistarla por la fuerza; es evidente que ella se deja dominar por el audaz y no por quien proceden con cautela. Nicolás Maquiavelo…

Gordon Gekko La personalidad de Gordon Gekko. Es ser un hombre de negocios a quien se autoproclama un vencedor, un ganador en donde el significado perder, en sus cinco silabas no existe y escapando de su entendimiento y mísera por suerte no forman parte de su léxico intelectual, el significado de libre mercado según él es el sistema defectuoso que le da la posibilidad de llegar a la cima, a costa de lo que este en sus manos para lograrlo, lo autoriza a derrocar a quien se le ponga en frente y trate de destruir el mundo que posee o inspira poseer, una de las formas de llegar a la cima es con la utilización de fuentes, y la mejor de ellas es la información haciendo alusión a que “La mercancía más valiosa es la información”, si alguien va en busca de la victoria y la codicia es indispensable que busque la victoria por anticipado, la información es oro puro, el que lo impulsa a poder competir de forma fraudulenta, lo que le da un resultado predecible, pese a que esto sobrepase los límites de la ética y la competencia perfecta, es evidente que la forma de llegar a conseguir la victoria es codiciándola, pero esto implica que la ética se vea manchada, sea destruida por las ganancias en donde la única fe que es reconocible es la posesión de las más grandes ambiciones, el logro de toda ganancia implica la destrucción de una serie de monotonías, la unificación debilita la meta, es claro que su fin y único objetivo es destruir a quien compite contra él, haciendo alusión a sun tzu, “el arte de la guerra”, es la forma más desleal para unos y para otros la forma más práctica de estudiar a los contrincantes, y destruirlos con sus propias debilidades, parafraseando el texto del arte de la guerra en palabras de Gordon gekko afirma que “ si tu enemigo es superior evítalo, si es colérico provócalo, si hay fuerzas iguales pelea, sino retírate y revalúa”.


ANÁLISIS DE WALL STREET POR JAVIER SAÚL ZEGARRA JIHUALLANCA

“Cada batalla se gana mucho antes de haberla peleado” , es sin duda una gloriosa alternativa para gekko, es sin duda su única arma letal, la prueba de su cobardía de enfrentar la guerra, el aferrarse a un resultado que es posible que no gane con ética, y con valentía suficiente para enfrentar, es una opción inexistente para su tan valioso ego, al que corre darle la espalda a la derrota, perfeccionismo que no cabe la posibilidad de la derrota donde no cabe margen de error, es claro que la formación de Gekko lo hace aspirar a las más altos status, no siendo visible la valoración de esfuerzos de otros para lograr alcanzar su posición, por desgracia el valor monetario es el único que llama la atención de este apasionado jugador de la fortuna y del sistema financiero por supuesto. Para Gordon no es común que para que la ganancia vierta sus frutos o alcance una magnitud deseable, se deba respetar los límites para su incremento, solo se debatirá de la astucia, el dinero está allí solo tienes que tomarlo, las batallas se basan en el engaño, el hecho del engaño forma parte de los dones humanos, es el arte del engaño, lo que persiste y lleva a quien lo posee hasta la cima y justo a alcanzar sus más profundos deseos monetarios, las batallas por la busca del dinero tienden a ser engañosas, no se poseen por actitud, no existe la mente brillante que logre con honestidad lo deseado, no es más que una utopía que la verdad te haga poseedor de lo que la codicia te convierta en su máximo acreedor. Pero en que se refleja la violación del reglamento de la bolsa de valores, defraude, y conspiración todos estos producidos por la codicia de gekko, la codicia busca a un solo competidor, el único que tomara acreencia de todo lo cándido y deseado, la destrucción de todas las demás posiciones de los adversarios, es posible por el siempre hecho de que todas estas son destruibles, el alcanzar la posición más alta conlleva a que para tal fin destruir para avanzar sea el único medio factible para poder alcanzar la posición de un magnate de las finanzas. Un genio del engaño, un jugador que juega a ganador, uno que le es inconcebible lograr la plenitud de los anhelos sin antes desmembrar a su contrincante, por su propia doctrina del logro.

Bud fox El otro lado de la moneda, persuasivo de lo correcto, impulsado por la búsqueda de la plenitud se aventura a la vida de la defraudación aunque esto lo expulse en los más bajos de los escalones de


ANÁLISIS DE WALL STREET POR JAVIER SAÚL ZEGARRA JIHUALLANCA la dignidad humana, busca como gekko, el placer del poder financiero, sin embargo es un camino estrecho, gekko imparte su vieja doctrina, la codicia por el dinero hace más anhelado el poder monetario, la búsqueda de la codicia lo convierte en el caballo de Troya de gekko, para alcanzar el pilar de la cumbre. fox hijo, quien es corredor de bolsa en Wall Street le abre las puertas a que el magnate pueda poseer más de lo que fox puede imaginar, pero el fin inmediato es el perfeccionamiento de un dúo alienado, un hibrido que busca por medio más factible para llegar a las ganancias más considerativas de todo un sistema financiero, el encontrar una perfecta aleación, del poder informativo y la defraudación del sistema bursátil, fox hijo, busca el status de gekko, creyendo que este lo llevara a los más altos suburbios de la ganancia y del triunfo, sin embargo viola uno de los más imprescindibles de los dones humanos, la prudencia, darle la espalda significo no solo defraudar el sistema económico, sino también la confianza innegable de su padre, ahora bien el circulo de la defraudación formaba parte de la codicia, esto la codicia te hacia poseedor de la fortuna, y el azar, el ganar o perder, no era una opción dado que el resultado tenía su ventaja aun cuando se perdía, por que quien perdía nunca jugaba a ganador, pero si jugabas a ganador respaldabas la ganancia, aunque esta sea mínima y gekko, nunca estaba fuera del juego, tenía el caballo ganador y ese era Bud fox, pero al abrirse el caballo quien defendía al magnate este perdería aunque en un mínimo pero perdería, la única arma que conocía Bud fox era aplicar la vieja doctrina del mentor, la habilidad para usar el fraude contra quien defraudaba al sistema, esto llevaría a utilizar al contrincante vencido, pero solo estaría en su astucia el reconocer antes a quien le mostraría un doble puñal. Para Bud fox no era importante el dinero como lo era para gekko, el dinero en su mínima expresión era complementado por la unificación de la familia y el optaría por la segunda, es cierto que para defraudar a un defraudador del sistema bursátil era imprescindible pensar como uno, utilizar el mismo sistema para derrocar a quien conocía los defectos legales, y así burlar el mismo sistema y con él a su antiguo socio, la finalidad no era la codicia por el poder, sino la lealtad a lo que Bud fox reconocía como una amiga de siempre.

Wall Street es el reflejo de lo imperfecto del sistema bursátil, imperfecto dado su propio creador, el hombre, el mercado funciona en base de la creatividad de las personas, la desconfianza crea seres asertivos, es la caza de la fortuna, del cazador con astucia que manipula la realidad convirtiéndola en una de las mejores negociaciones, en un negocio fijo y redondo, conexo en cadena todo lo que se va vuelve la única forma es liderar, el poder es minoría, y si existen menores lideres es un


ANÁLISIS DE WALL STREET POR JAVIER SAÚL ZEGARRA JIHUALLANCA campo en el que hasta el más iluso puede resbalar. Lo que hace a unos mejores que otros es que quien quiere poseer sabe cómo codiciar, conoce los límites y conoce las desventajas, la astucia es la única posesión valiosa del poderoso, hace tropezar a quien pude desvirtuar el destino manejado de los resultados, y nunca juega a perdedor, y si pierde por su propio juego su costo de transacción es menor de quien respeta los límites del sistema, la desnaturalización de competencia se basa mayormente en quien la burla, si burlas a lo correcto puedes burlas a la muerte, lo que es codiciable esconde buenos resultados para quien sabe manejarla. Esto no sobrepasa los estándares mayoritarios dado que la búsqueda del propio poder puede ser engañosa gekko por su parte se enfrenta a lo manejable, sin riego de pérdida total, conociendo cual es la desventaja de quien juega a ciegas dejando al azar encontrar la victoria o la pérdida total de un mundo que puede manipularlo y expulsarlo al vacío. La mayor importancia de la forma en cómo se consigue la fortuna no versa sobre los defectos que esta pueda poseer y su aprovechamiento, sino más bien en el logro que se alcance utilizando como primer aleado al propio sistema, defectuoso, viciado de vacíos, y de común resultado, se ganara o se perdiera, su único fin es la búsqueda de la única arma amiga, las reglas del juego, sin ellas seriamos peor que animales seguidos por el instinto de poseer lo más cándido del mundo, tesoros y demás secretos adquiribles por la astucia, el reflejo de la vida que todos tienen en común es que con o sin astucia, burlar o no burlar nos encontramos en el mismo lugar, poseedores de un único común general nuestras propias vidas, el anhelo es una necesidad humana, es la muestra de la insatisfacción del ser humano por avanzar, pero esto implica, que tener un gran poder conllevar a una gran responsabilidad, el poseer no nos hace acreedores de poder dominante, del desprecio de los logros comunes, que tienen los demás, es posible, competir contra todo sistema, que busca un ideal general, el tener poder, el codiciar, busca el único fin de ascender, de liderar, y el liderar de guiar, la única posición en la que las ganancias se reflejan el guerras acabadas y luchadas, nunca el estrategias de destrucción, y eliminación de contrincantes. La codicia no es mala, lo malo es enfermar de locura por poseerla, el libre mercado nos da la posibilidad de ascender y lograr una nueva calidad con el único fin de servir.


Wall street la codicia no es mala acabado