Issuu on Google+

http://www.elpensamientopositivo.xavierarriaran.com

Cambiar La Forma De Pensar Mejorando Tú Vida 2ª Parte Bien, ya sabemos que nuestro cerebro no piensa, nosotros pensamos con el cerebro. En él, la información que reciben los sentidos es interpretada, creando la realidad. Y finalmente, que el modo de pensar, de igual forma que la percepción de la realidad, es un mecanismo que podemos controlar y cambiar. Veamos como cambiar la forma de pensar para mejorar la vida.

• Las células nerviosas del cerebro, las neuronas, cuando se conectan entre sí, crean lo que se llaman sinapsis. Lo que hace que se activen, es el pensamiento. Todo pensamiento, recuerdo, objeto, imagen, sensación o emoción, crea una determinada conexión entre un grupo de


neuronas. La Memoria Asociativa hace que ese grupo de neuronas se convierta en un pensamiento y en un recuerdo.

• Todos los pensamientos, a su vez, tambiÊn se comunican entre ellos. Establecen infinidad de conexiones y relaciones. Una neurona o grupo de neuronas, no puede producir por sí sola un pensamiento. Una simple imagen necesita ser reconocida, ser comparada con otras, crear asociaciones. Lo que se denominan cadenas neuronales. Todo el conjunto configura la red neuronal, formada por cien mil millones de elementos.


• Cuando un pensamiento, el estímulo, se genera, el axón y las dendritas, una especie de extremidades de estas células, intentan conectarse con otras neuronas. Lo hacen por medio de neurotransmisores, energía electro-química que transporta la información. Si esa sensación, emoción o pensamiento es repetido suficientes veces, refuerza y fortalece esa cadena neuronal. Esta forma de pensar implanta los nuevos recuerdos.

• Al ser células nerviosas, transiten la información al hipotálamo. Una parte del cerebro que ordena a diferentes glándulas la secreción de hormonas. Estas son mensajeros químicos, como los neurotransmisores, pero con otras funciones. Existen infinidad, a cada emoción corresponde una sustancia Así, un recuerdo vergonzoso nos puede producir una aceleración del ritmo cardíaco o enrojecimiento de la cara. O pensar en comer un limón, una mayor secreción salivar. Y más típico aún, el que un recuerdo agradable, de amor o belleza, nos transporta a una sensación placentera.


• Las hormonas son originadas por las glándulas endocrinas y por cierto tipo de células. Su función es activar mecanismos que hagan que el cuerpo y la mente se acomoden a los cambios externos o internos que se puedan producir. Por ejemplo, el cortisol se activa en condiciones de estrés, peligro, lucha, hambre. Al detectarlas, el organismo se prepara para enfrentarlas mejor. Otras pueden bloquear algunas funciones para que el cuerpo pueda concentrarse en las imprescindibles para su supervivencia.

• La selección evolutiva ha hecho que frente a situaciones determinadas, segreguemos unas u otras hormonas. Aunque a veces puedan parecernos


ilógicas, tienen su razón de ser. Pura eficiencia de conservación. Lo que ha perdurado hasta nosotros, es lo que nos ha permitido seguir vivos como especie. Todo está pensado, que dijo aquél. O más fino, la función hace al órgano.

• Cuando esas sustancias son repetidamente liberadas en el torrente sanguíneo por la acción del pensamiento, crean hábito. Y es entonces cuando aparece la adición. Literalmente se comportan como drogas. Una emoción crea una sensación producida por las hormonas liberadas. Y a esas sensaciones nos enganchamos. Incluso pensamientos negativos ocasionan adición. Una persona malhumorada, se ha acostumbrado a ello, y por eso sigue ese patrón. No es consciente que su mal carácter lo ha creado la repetición de un comportamiento. La sensación que le produce y a la que su cuerpo y su mente (de manera no consciente) han ido acostumbrándose.


• El subconsciente, la mente oculta, es la que procesa la mayor parte de la información. Leer o ir en bicicleta, nos sería imposible si tuviésemos que pensar conscientemente cada acción. Cada músculo que movemos, cada movimiento, cada significado de letras y palabras, lo hacemos de modo reflejo. Toda la información ha llegado a nuestro cerebro, y al formase una cadena neuronal, esta se “enciende” de modo automático al pensar en ella. Por repetición, y especialmente si son apoyadas por emociones, se fortalecen hasta que se activan de modo espontáneo. La mente subconsciente las acepta como válidas. Y entonces, milagrosamente, un niño de cinco años, puede coordinar múltiples funciones y empieza a conducir una bicicleta. Sin pensar.

Bueno, creo que ya está bien la fiesta. ¡Vaya rollo me he tirado! Y eso que de pequeño me decían que cuando


callaba estaba muy guapo. Es que no aprendo. Si digo que continuaré en un próximo artículo, sonará a amenaza, ¿No? Pero es así, no puedo dejar el tema de cambiar la forma de pensar por las buenas. ¿Dónde quedaría mi palabra? Por cierto, si alguien la ha visto, por favor, me avise. En fin, nos vemos y a ser buenos.

Xavier Arriarán

http://www.elpensamientopositivo.xavierarriaran.com http://www.mensajessubliminales.xavierarriaran.com


Cambiar La Forma De Pensar Mejorando Tu Vida 2 Parte