Issuu on Google+

DIRIGIENDO EL GRUPO SCOUT EDICION CONJUNTA ENTRE LAS ASOCIACIONES SCOUTS DE COSTA RICA, GUATEMALA Y LA EDITORIAL SCOUT INTERAMERICANA

1991

AGRADECIMIENTO El Consejo Interamericano de Escultismo y su Editorial Scout Interamericana agradecen muy sinceramente al Prof. Armando Gálvez Castro la recopilación de datos, revisiones de material y adaptación que hizo posible la publicación de este libro dirigido a los hombres que coordinan las actividades de los Grupos Scouts, tanto Scouters como miembros de Comités de Grupo. De igual forma, nuestra profunda gratitud a la Asociación de Scouts de Inglaterra por habernos otorgado el permiso de traducir y adaptar la obra que originalmente fuera publicada por esta. Finalmente, a las Asociaciones Scouts de Costa Rica y Guatemala quienes colaboraron facilitando los medios materiales para hacer posible la edición de esta obra. Recopilación de materiales y Coordinación: Prof. Armando Gálvez Castro Guatemala. Derecho de traducción e impresión reservado por el Consejo Interamericano de Escultismo.

Editada por Central Impresora, Guatemala, C. A.


INDICE PROLOGO

1

INTRODUCCION

3

CAPITULO 1 Un poco de historia – Origen del Grupo Scout

5

CAPITULO 2 Constitución del Grupo Scout

9

CAPITULO 3 El Jefe de Grupo – El hombre y el trabajo a realizar

17

CAPITULO 4 Los Scouters y sus Certificados de Cargo

21

CAPITULO 5 El Consejo de Grupo

31

CAPITULO 6 El Comité de Grupo

35

CAPITULO 7 Los fondos del Grupo

43

CAPITULO 8 Local y Equipo

47

CAPITULO 9 La administración dentro del Grupo

51

CAPITULO 10 Los deberes para con Dios dentro del Grupo

53

CAPITULO 11 El Grupo Patrocinado

57

CAPITULO 12 Las Secciones del Grupo

63

CAPITULO 13 Campamentos

75

CAPITULO 14 Relaciones Públicas y Misceláneos

81

CAPITULO 15 El Grupo Scout en el Organigrama Nacional

91

CAPITULO 16 La tarea del Jefe de Grupo

93


PROLOGO

La Editorial Scout Interamericana, que tiene un largo y exitoso historial de ayuda al desarrollo del Escultismo mediante la publicación de literatura scout en español, nos brinda ahora una nueva obra: "Dirigiendo el Grupo Scout" que viene a llenar una sentida necesidad en nuestras Asociaciones Scouts Nacionales. Esta publicación aparece en momentos muy propicios, cuando numerosos países miembros trazan sus Planes Quinquenales, en los que se cuidan equilibradamente los factores cuantitativos, cualitativos y financieros para lograr un desarrollo armónico del Escultismo. Aunque se elaboren a nivel nacional los planes más científicos y formales, sólo será a nivel de Grupo que podrán ser interpretados y finalmente convertidos en realidad creadora. "Dirigiendo el Grupo Scout", en forma organizada y amena nos ofrece ahora, por primera vez en español, una serie de ideas, sugerencias y fórmulas para la mejor aplicación del sistema de Grupo. Su uso permitirá a nuestros dirigentes, uniformados y no-uniformados: 1. Aumentar el número de Lobatos, Scouts, Scouts Mayores y Rovers al completar las unidades y organizar la lista de espera. 2. Mejorar la calidad de los programas en todas las secciones, logrando así una mayor permanencia de los muchachos y jóvenes en el Escultismo, y como consecuencia, un mejor impacto de este sobre el futuro comportamiento de nuestros miembros cuando alcancen la madurez y ocupen su lugar en la sociedad actual. 3. Por último, pero no por ello menos importante, vincular al grupo Scout con su comunidad por medio de aquellos miembros que representando un corte horizontal del barrio o el municipio, vengan a formar parte del Comité de Grupo, logrando este cordón umbilical, no será difícil asegurar la continuidad del Grupo, ya que esa misma comunidad proveerá seguramente los recursos humanos y financieros indispensables para la existencia y desarrollo del Movimiento Scout.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Finalmente me permito recomendar a todos los lectores de este manual que no se contenten con una simple y superficial lectura de su contenido; mรกs bien deben estudiarlo y utilizarlo como una importante herramienta de trabajo en la consecuciรณn de los altos propรณsitos del Escultismo y en el cumplimiento de las metas del Plan Quinquenal. Una vez mรกs felicitamos a la ESI por esta nueva contribuciรณn editorial que sale a la luz en momentos tan oportunos.

Gustavo Vollmer Presidente Honorario del Consejo Interamericano de Escultismo.

2


INTRODUCCION

Al presentarles "Dirigiendo el Grupo Scout", deseamos hacerlo basados en varios factores importantes. La razón de ser del sistema de Grupo obedece a los siguientes objetivos: 1.

Crear una verdadera unidad familiar, la cual provea a los miembros de la misma (aunque tengan diferentes edades) la oportunidad de un programa.

2.

Asegurar la continuidad del adiestramiento con miras a desechar las posibles lagunas que pudieran existir y con ello facilitar que la formación que recibe tanto el niño como el joven sea genuinamente progresiva.

3.

Asegurar que cada miembro del Grupo, al progresar individualmente, tenga la sensación de que sigue perteneciendo al mismo conjunto familiar denominado Grupo Scout. En otras palabras, cuando un Lobato deja la Manada y pasa a la Tropa no debe tener la sensación de que ingresa a algo nuevo. Un caso análogo es el de una escuela o colegio; el niño pasa de una clase a otra y va progresando en su aprendizaje, sin embargo, no obstante ese cambio, permanece formando parte de la misma escuela o colegio. Ese es el concepto de Grupo Scout en cuanto a progreso.

4. Brindar la oportunidad para que diferentes personas e instituciones de la comunidad que simpatizan con el Escultismo, puedan asociarse a este programa mediante la participación en Comités de Grupo o constituyéndose en instituciones patrocinadoras de Grupos Scouts. A través del sistema de Grupo tendremos la oportunidad de enseñar y mostrar a los niños y jóvenes una forma práctica de cómo se desenvuelve la vida de una familia, así como los principios sobre los cuales descansan las bases de la civilización. Podrían ser enumerados como lealtad hacia nosotros mismos, para con nuestro prójimo, para con nuestra comunidad, hacia nuestro país, a la humanidad y por sobre todo, lealtad a Dios.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

A través de la vida de familia dentro del Grupo Scout, podremos aprender a expresar nuestras lealtades en forma práctica y como producto de nuestros propios esfuerzos. Sin lugar a dudas, existen problemas. Tratemos de convertir, por medio de nuestro trabajo efectivo, a cada problema en una oportunidad que pueda traducirse en ocasión de servir en la formación de algún muchacho. Por más de 80 años, el Escultismo ha tenido la experiencia de que cuando el programa y el método se aplican correctamente, sin discusión alguna se alcanzan los objetivos. Seamos hábiles en adaptar, pero al mismo tiempo seamos firmes para no caer en exotismos. Preguntemos en cada ocasión si la actividad o programa que estamos planeando sigue una necesidad formativa del niño o del joven. Analicemos el por qué de cada una de las pruebas que conforman el Plan de Adelanto de los Lobatos, Scouts y Rovers. Esta tarea es una de las más importantes del Jefe de Grupo, al dialogar con los Scouters a cargo de cada sección. Les deseamos todo género de éxitos en sus tareas como Presidentes, Jefes de Grupo o miembros del Comité de Grupo y como reflexión final sobre la tarea que voluntariamente hemos aceptado, le invitamos a meditar lo siguiente: Si hay rectitud en el corazón, habrá belleza en el carácter. Si hay belleza en el carácter, habrá armonía en el hogar. Si hay armonía en el hogar, habrá orden en la nación. Cuando haya orden en la nación, existirá la paz en el mundo.

Editorial Scout Interamericana.

4


CAPITULO

b UN POCO DE HISTORIA ORIGEN DEL GRUPO SCOUT

En Agosto de 1907 Baden Powell probó su esquema "Escultismo para Muchachos" con un grupo de 20 adolescentes londinenses en un Campamento de ocho días de duración en la isla de Brownsea. El mayor de los éxitos coronó la prueba. El esquema funcionaba a la perfección. Había que divulgarlo a fin de que pudiera ser utilizado por las asociaciones u organizaciones juveniles existentes, tales como la Brigada de Muchachos, la Asociación Cristiana de Jóvenes y otras vinculadas con las Iglesias. Baden Powell había creado una doctrina. No había pasado por su imaginación crear o fundar una organización que practicara esa doctrina. Pero a un buen amigo de Baden Powell, más tarde gran benefactor del Escultismo, Sir Arthur Pearson, se le ocurrió publicar "Escultismo para Muchachos" en forma de folletín encuadernable, quincenal, por un precio que los muchachos pudieran pagar o que sus respectivos padres les pudieran proporcionar. El miércoles 15 de Enero de 1908 aparece en los puestos de ventas de revistas y librerías populares el primer número del folletín ESCULTISMO PARA MUCHACHOS . Los muchachos adquirieron el folletín, primero quizá atraídos por las letras de B.P. que en tamaño grande aparecían en la pasta y que se sabía correspondían al héroe de Mafeking y autor de "Ayudas al Escultismo”, libro escrito para militares pero que había tenido gran acogida entre los muchachos londinenses. Se venden miles y miles de ejemplares; los muchachos los devoran más que leen y, necesariamente, principian a seguir las ideas de B.P.: se organizan en Patrullas. Empiezan a surgir las Patrullas por todos lados y empiezan también los problemas. Las dificultades entre dos, tres o cuatro patrullas de la vecindad no se hicieron esperar y fue necesario que un padre de un


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

muchacho o un vecino hiciera de apaciguador y luego, para garantizar "la paz en el futuro" se ofrecieron para actuar como "coordinador" de las tres o cuatro patrullas. Esto empieza a propagarse y da lugar a la formación de la Tropa y a la creación del cargo de coordinador de las Patrullas o Jefe de la Tropa: un adulto. Pero Baden Powell se ve materialmente asediado por visitas, cartas, telegramas de consulta y por consejo del Rey deja la carrera militar para poner en marcha algún tipo de organización mínima que diera apoyo al movimiento. Sí, el esquema se había transformado en un Movimiento. A1 principio se preocupó solamente de los muchachos de once años para arriba y que era para quienes "Escultismo para Muchachos" había sido escrito. El asunto se había simplificado. Todo se reducía a encontrar un adulto para Jefe de Tropa y esta principiaba a funcionar. El Jefe tenía su Tropa y él era quien la mandaba. Muy pronto los muchachos más pequeños se reunieron a la puerta del local de la Tropa clamando por participar en la misma, o se unían a los muchachos mayores alrededor del farol, y en múltiples ocasiones el Jefe de Tropa, de corazón blando (y cabeza más blanda) les permitía que se le unieran. En 1913 fue necesario estudiar la creación de una sección de pequeños por lo que comenzaron los experimentos con los "Scouts pequeños" o "Lobatos". Dichos experimentos tuvieron tanto éxito que Baden Powell convocó a una Conferencia en 1916, la cual decidió añadir secciones de Lobatos a las Tropas de Scouts. Pero fue necesario crear el cargo de Scouter para Lobatos: Jefes y Sub-Jefes de Manada (muchos de ellos mujeres). El panorama cambió. Ya había Tropa de Scouts con Jefes de Tropa y Manada de Lobatos con Jefes de Manada. A veces la Manada y la Tropa funcionaban independientemente una de la otra; era más frecuente que al Jefe de la Tropa se le reconociera como Jefe de la Manada aún cuando no la dirigiera directamente. Pero muy pronto se le comenzaron a hacer preguntas a Baden Powell acerca de la relación entre el Jefe de la Manada y el Jefe de la Tropa. "He estado prestando servicios durante dos años y medio" escribía un Jefe de Manada, "Mientras que el Jefe de Tropa sólo lleva ocho meses; sin embargo él alega tener control absoluto sobre los Lobatos y sobre mí". Baden Powell parecía no tener una idea muy definida sobre este asunto y contestó: "En cuanto a los oficiales, en realidad no sé si el Jefe de Tropa es más importante que el Jefe de Manada o viceversa; pero en todo caso ambos están trabajando con un objetivo común. por lo que serán considerados en un nivel de igualdad en cuanto a lo administrativo concierna". Es indudable que los Comisionados de Distrito tuvieron que poner en juego todo su tacto con objeto de limar asperezas. Hacia finales de 1918 la Oficina Internacional tuvo que dictar una norma: "En el caso de que una Manada esté adscrita a una Tropa, aunque el Jefe de Tropa ejerza la supervisión general de la misma, delegará en el Jefe de Manada la mayor cantidad de responsabilidad posible en cuanto a la dirección efectiva de la misma". Hasta aquí todo iba bien. Pero muy pronto aparecieron en escena los Clanes de Rovers y, siendo éstos de naturaleza turbulenta y de mentalidad independiente, no se conformaron con aceptar las órdenes del Jefe de Tropa. Querían sus dirigentes propios y no los hombres que los habían estado dirigiendo cuando eran muchachos. El clamor que se escuchaba era intenso y los problemas de coordinación aumentaban por día. En Noviembre de 1926 se publicó en "El Scouter" el siguiente suelto: "Hemos recibido una proposición que entraña un importante cambio constitucional, por lo que la Oficina Scout Imperial invita a todos en general a comentarla. 6


Un poco de historia – Origen del Grupo Scout

1. A los Jefes de Clan que reúnan ciertos requisitos se les debe entregar sus correspondientes Certificados de Cargo. 2. Debe constituirse un Consejo de Tropa dondequiera que existan las tres secciones y uno de sus deberes será elegir un Presidente que dirija las reuniones y quien tendrá el mando de la Tropa en su totalidad Debemos recordar que hasta ese momento, al Jefe de Tropa se lo había considerado como el Jefe de la totalidad de la Tropa, y que se le había extendido un Certificado de Cargo en consonancia con dicha responsabilidad. Se acordó que este tópico en conjunto, fuese puesto a debate en la Conferencia Nacional que tuvo lugar en Bournemouth en Abril de 1927. Mientras tanto el cielo tronaba con los gritos de guerra de los contendientes, especialmente de aquellos Jefes de Tropa por largo tiempo arraigados que sentían que sus intereses creados estaban amenazados. Cuando llegó el momento de la Conferencia sorprendió constatar que existía un total acuerdo en la opinión general. La Oficina Scout Imperial había logrado darle la dirección adecuada. Las dos proposiciones citadas previamente, encontraron una acogida favorable en general dando así origen a lo que actualmente se conoce como Sistema de Grupo. El 1o. de Enero de 1928 entraron en vigor las nuevas normas. A los Jefes de Clan se les extendieron sus Certificados de cargo correspondientes. A la combinación de las tres secciones: Manada de Lobatos, Tropa de Scouts y Clan de Rovers, debería conocérsela desde ese momento como El Grupo. Y más importante aún que todo esto, se creó la categoría de Jefe de Grupo para el hombre que asumiera la dirección del Grupo como conjunto. Fue en verdad algo grande para el Movimiento que el sentido común prevaleciera por encima del clamor de los puntos de vista en pugna. Pero, el Movimiento aún no se había dado cuenta exacta de la importancia del "cuarto hombre", como se le ha llamado con frecuencia al Jefe de Grupo. Las normas de 1928 describen al Jefe de Grupo como una persona que "puede ser el Scouter en posesión de un Certificado de cargo que se encuentre al frente de una de las secciones y quizás si hasta una cuarta persona". Según fue transcurriendo el tiempo se dieron cuenta, cada día con mayor claridad, de la importancia del "cuarto hombre", por lo que las normas se modificaron para darle el relieve que se merecía. Pero esto ya es historia antigua. Ha habido necesidad de recorrer un largo camino para que el verdadero valor del sistema de Grupo fuese universalmente reconocido.

7


CAPITULO

c CONSTITUCION DEL GRUPO SCOUT

La unidad de la organización Scout es el Grupo. Un Grupo completo consta de Manada, Tropa de Scouts y Clan de Rovers y si los Estatutos y P.O.R. de la Asociación lo permiten una Tropa de Scouts Mayores. Puede iniciarse o contar en cualquier momento con una, dos o tres secciones solamente. Deberá por lo tanto constituir una meta el conseguir que los Grupos estén completos para que lleguen a constituir verdaderas unidades familiares que se basten a sí mismas y que cuenten con todos sus elementos esenciales. Esto no es siempre posible pues existen Grupos que funcionan en escuelas, Colegios o Universidades en donde existen limitaciones en cuanto a edad y si, por ejemplo, en una escuela primaria es totalmente imposible que funcione un Grupo con Clan de Rovers, lo será también que en un Grupo de una Universidad funcione una Manada de Lobatos. Pero en todos los casos en que sea posible completar el Grupo debe tratarse de conseguirlo. Se ha dicho que los Scouters, hombres o mujeres, son individuos excepcionales que tienen que habérseles con una colección desusada. de muchachos en circunstancias sin paralelo, erizadas de dificultades incalculables. Con excesiva frecuencia podemos constatar que los Scouters que ofrecen disculpas de todas clases en realidad no son más que individualistas que "no tienen ambiente entre los Lobatos" o que no pueden retener a los muchachos mayores. Una de las tareas más difíciles que se le presentan al Comisionado de Distrito es tratar de convencer a dichas personas del uso apropiado del sistema de Grupo, demostrándole la necesidad vital del mismo por el propio interés de los muchachos que, después de todo, son las personas para las cuales se creó el Escultismo. La importancia del Grupo como unidad familiar, reside en que:


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

a) Proporciona adiestramiento continuo desde el ingreso del muchacho como Lobato, a los siete años, Hasta llegar a la sección de los Rovers. b) Asegura que dicho adiestramiento sea progresivo, que los intereses de los muchachos, que aumentan día por día, se vean satisfechos, y que cada muchacho amplíe continuamente sus conocimientos, y especialmente que vea convertida en realidad el significado íntegro de la Ley y la Promesa Scout. c) Evita que unas secciones invadan el terreno de las otras. d) Ayuda al muchacho a pasar de una sección a otra con toda facilidad, cuando llega la oportunidad para dicho cambio, en la misma forma que pasa de un grado a otro en la misma escuela. e) Aporta la ayuda de miembros no uniformados (hombres o mujeres) o con objeto de relevar a los Scouters de una gran cantidad de trabajo, permitiéndoles así, atender al adiestramiento individual de cada uno de los muchachos.

Número de muchachos en cada Grupo: No puede establecerse una regla fija acerca del número de muchachos en cada Grupo. Esto dependerá mucho de la cantidad de muchachos en edad Scout que haya en la población o en la comunidad en que el Grupo se desenvuelve y de la colaboración que pueda obtenerse. A los muchachos les gusta pertenecer a una agrupación numerosa, ya que así puede establecerse una mayor competencia y además desarrollarse más actividades, y desde luego, que el Escultismo esté al alcance de un mayor número de muchachos. Pero como el adiestramiento en masa es totalmente opuesto a las enseñanzas del Fundador y el conocimiento de cada uno de los muchachos por parte del Scouter debe de ser tan completo como sea posible, deberemos poner especial cuidado en no trasponer un límite prudencial. La mayoría de los Grupos Scouts se encuentran en zonas populares por lo que debería ser objetivo de los Scouters que los Grupos contasen con un número entre 75 y 80 muchachos, pero desde hace muchos años el número promedio de muchachos en un Grupo ha sido de 35 ó 40. Indudablemente este número es bajo. Un Grupo de 94 muchachos, que es ideal, podrá contar con una Manada de 24 Lobatos, Tropa de 28 Scouts, Tropa de Scouts mayores de 18, Clan de Rovers de 8, agreguemos unos 9 Scouters y 7 de Comité de Grupo y estamos completos. Es un número extraordinario que solamente por sí ya asegura alegría y diversión a los muchachos. Ellos son parte de un todo muy importante por numeroso. Debe de constituir una meta del Comité de Grupo y de todos los Scouters del mismo llegar a contar con ese número, y las oportunidades en que ello no es posible, son excepciones. Necesita la población ser sumamente pequeña o la comunidad poco numerosa para que no pueda proveernos de esa cantidad de muchachos y, sobre todo, de adultos que actúen como Scouters y miembros del Comité. Ahora si se logra obtener un número grande de muchachos para el Grupo, el reclutamiento de Scouters es más sencillo; Comprenden que el trabajo es de gran importancia y, en algunos casos, les halaga el ser dirigentes de "algo grande". Algunos Grupos, en zonas muy populares, se han encontrado con que las listas de muchachos que esperan turno para poder ingresar, por falta de otro Grupo Scout en la vecindad, son tan largas que han iniciado una segunda manada o una Segunda Tropa dentro del propio Grupo. En lo Internacional no existe ninguna norma que lo prohiba, por lo que el asunto es cuestión de reglamento de cada Asociación. El procedimiento es recomendable especialmente si 10


Constitución del Grupo Scout

se trata de un Grupo en el Colegio o Escuela en donde no hay razón para fundar otro Grupo diferente y en donde el interés de la autoridad patrocinadora pueda desviarse o diversificarse.

FUNDACION DE UN GRUPO: No deberán darse pasos para la fundación de un nuevo Grupo sin la autorización previa del Comisionado y del Consejo Scout del Distrito. ¡Pero con cuarta frecuencia se deja de cumplir esta norma, ya sea por ignorancia o por exceso de entusiasmo! No es sorprendente que un Comisionado descubra, casi siempre por pura casualidad, que un Grupo, o una sección de Grupo, la mayoría de las veces, se ha iniciado sin su aprobación, casi siempre siguiendo líneas equivocadas. Alguien le dice: ¿Sabes que hay una Tropa en...? aprovechando la primera oportunidad se apresura a trasladarse hacia aquél lugar para encontrar a un montón de desordenados jovenzuelos y a un aturdido adulto que trata de dirigirlos, sin plan y sin equipo. Entonces tiene el Comisionado de Distrito que ponerse a desenredar la madeja y decidir si el hombre que está dirigiendo aquello es el adecuado para otorgarle un Certificado de Cargo y todo se hace más difícil de lo que sería si la norma se hubiere cumplido. Es casi imposible evitar que se inicien Grupos sobre bases equivocadas ya que seguramente el gestor ignora que existe un P.O.R. Por ello cualquier Scouter en el Distrito que se entere que un nuevo Grupo se está gestando en esa forma, deberá informar inmediatamente al Comisionado de Distrito, proporcionándole así una ayuda inestimable. Es obvio que se debe redactar un proyecto adecuado y que es esencial consultar con los funcionarios correspondientes antes de anunciar a los muchachos del vecindario que se va a dar inicio a un nuevo Grupo o sección. ¿Qué clase de Grupo deberá ser este? ¿Patrocinado o abierto? ¿Hay capacidad para un nuevo Grupo en el vecindario? ¿Quiénes serán los Scouters? ¿Son los adecuados y hay suficientes? ¿Si tienen poca experiencia, qué ayuda puede ofrecerles el Distrito hasta que la hayan adquirido? ¿Qué fondos tendrán a su disposición? ¿Se ha conseguido la colaboración de miembros no uniformados desde el inicio? ¿Ha de comenzarse con una Manada o con una Tropa, o pueden ambas comenzar al mismo tiempo? ¿Qué local puede conseguirse? Lo ideal sería que lo primero que debiera buscarse es un Jefe de Grupo, ya que éste es el que tiene que proyectar y debiera aparecer en escena desde el comienzo. Deberá discutir los planes con el Comisionado de Distrito, buscar el local, reunir un Grupo de Scouters y de miembros no uniformados a su alrededor antes de que los muchachos se enteraran de todo este asunto. Es de todo punto conveniente consultar los folletos de "Como organizar una Manada de Lobatos", "Como organizar una Tropa de Scouts" y "Como organizar un Clan de Rovers" (Editorial Scout Interamericana) resultados de larga experiencia. Es conveniente estudiarlos al trazar los planes locales. No nos proponemos entrar en detalles aquí acerca de los procedimientos de organización sólo recordaremos la máxima de "Comience con pocos". Comience con unos pocos muchachos, así, cuando llegue el momento en que se considere que se está listo para abrir las puertas a todos ya contará con algunos Guías de Patrulla o Seiseneros que sirvan .de dirigentes de quienes ingresen posteriormente. Es de todo punto conveniente tener a mano ejemplares de "El Comité de Grupo", folleto editado por la E.S.I. para que puedan orientarse los patrocinadores no uniformados.

11


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

¿Patrocinado o Abierto? Se dice que un Grupo es patrocinado o cerrado si está respaldado plenamente por una Iglesia, una Escuela o Colegio, un Club de Servicio u otra organización cultural o educativa y sólo acepta como miembros aquellos que pertenecen a la organización patrocinadora o que profesan el credo religioso de la Iglesia que respalda. Los Grupos que están respaldados por un Grupo de ciudadanos, padres de familia, etc. y que aceptan como miembros a muchachos de cualquier religión, cualquier escuela o colegio, etc. se llaman grupos abiertos. Es de todo punto conveniente decidir aI principio si el nuevo Grupo va a ser cerrado o abierto. Si el Grupo ha de ser cerrado, la Autoridad Patrocinadora (esto es: la persona o Comité designado por la Entidad Patrocinadora para ejercer su representación ante el Grupo), será quien se responsabilice ante la Oficina Nacional de brindar al Grupo el apoyo necesario. En el caso de estos Grupos, la Autoridad patrocinadora tiene plena injerencia en la selección de las personas que han de integrar el Comité de Grupo y deberá dar su aprobación previa en las solicitudes de Certificados de Scouters. Corresponde al Comisionado de Distrito decidir a qué categoría ha de pertenecer el nuevo Grupo después de consultar ampliamente a todos los interesados, pero cuando hay pocos muchachos en un lugar, causa que impedirá la existencia de más de un Grupo, se recomienda que el Grupo sea abierto para que ningún muchacho se vea impedido de beneficiarse con el Escultismo a causa de su religión o de su escuela.

INSCRIPCION DE UN GRUPO Todos los Grupos deben de estar inscritos en la Oficina Nacional y sólo serán reconocidos por la Asociación cuando estuvieren registrados. Los miembros del Grupo no inscrito que portaren insignias o que en cualquier forma se presentaren a si mismos como miembros de la Asociación se exponen a las sanciones que puedan establecer las leyes del país por usurpación de personalidad. En casi todos los países existen leyes protectoras del Escultismo que prevén estos casos. Los procedimientos para la inscripción de los Grupos ante la Oficina Scout Nacional pueden variar de un país a otro pero si es común la existencia de un formulario (cada Asociación tiene los suyos propios con la redacción y las preguntas que estime convenientes) que generalmente por duplicado o triplicado, debe de llenar el Grupo. Este formulario de inscripción debe ir firmado por la Autoridad Patrocinadora en caso de grupos cerrados. Lo normal es que el formulario lleve también el visto bueno del Comisionado de Distrito y del Consejo Scout del Distrito y que el duplicado del formulario quede al Distrito y el original a la Oficina Scout Nacional. La autorización del Comisionado de Distrito es necesaria pues cuando él pone su firma recomendando la inscripción es porque se ha cerciorado que el Grupo estará debidamente dirigido, que se contará con los Scouters adecuados y de que el Scouter que actuará como Jefe de Grupo acepta los objetivos, métodos y principios de la Asociación y se compromete a realizar su mayor esfuerzo para: a) Constituir un Comité de Grupo tan pronto como sea posible y en todo caso nunca con posterioridad a tres meses de la fecha de inscripción. (Algunas Asociaciones suelen no aceptar inscripciones de Grupos que no cuentan con su Comité de Grupo. Esto es cuestión de política de cada Asociación. No existe una regla fija o invariable. b) Llegar a contar a su debido tiempo con un Grupo completo, a no ser que las circunstancias lo hagan imposible. 12


Constitución del Grupo Scout

c) Darle la importancia debida al aspecto espiritual del Escultismo y al cumplimiento de las normas religiosas en la conducta y la vida del Grupo. d) Asegurarse de que las diversas secciones del Grupo reciben el adiestramiento Scout completo en cuanto a carácter, salud y servicio. e) Ayudar al Comité a encontrar el local adecuado y el equipo necesario y oportunidades para el adiestramiento. Al inscribirse o registrarse, los Grupos abonarán a la Oficina Nacional la cuota establecida por los reglamentos, que puede ser una cuota global de registro por todos los miembros o una cuota per-cápita. Cada Asociación adopta los procedimientos que estima convenientes.

Registros Posteriores El Grupo, cuando es un Grupo nuevo, generalmente al hacer su registro se inscribe con sólo una o dos secciones. Si con posterioridad, y con la debida autorización del Comisionado de Distrito ha organizado una nueva sección, esta deberá ser también registrada e inscrita en la Oficina Nacional. Para esto usará el formulario adecuado y abonará la cuota que establezcan los reglamentos nacionales. Puede suceder también que, con posterioridad a la fecha de registro otros muchachos hayan ingresado al Grupo, También deben ser registrados en la Oficina Nacional. Esto significa que la totalidad de miembros de un Grupo, incluyendo a los no-uniformados, deben estar debidamente registrados en la Oficina Scout Nacional y poseer, en consecuencia, la credencial que les acredita su membresía Scout. Permitir en el Grupo miembros no inscritos en la Oficina Nacional es violar el punto primero de la Ley Scout. Un Jefe de Grupo no puede jamás hacer tal cosa.

Bajas posteriores. Traslados. Cambios en la inscripción. Algunos miembros del Grupo lo abandonan algún tiempo después de haber ingresado. Cualquier miembro que se retire deberá entregar a la Jefatura deI Grupo su credencial de membresía la cual será devuelta a la Oficina Nacional usando, si existe; el respectivo formulario, o bien con una carta explicativa. A veces un Grupo, por poderosas razones, se ve obligado a cambiar de local y pasa entonces a jurisdicción de otro Distrito. De este cambio deberá informarse anticipadamente a los dos Comisionados de Distrito involucrados. En algunas oportunidades un Grupo desea modificar su tipo de inscripción (por ejemplo de abierto a patrocinado ó viceversa). Nada de esto debe hacerse por cuenta propia. De todo debe darse aviso anticipadamente al Comisionado de Distrito.

RE-INSCRIPCION ANUAL El registro o inscripción sólo tiene validez por el año Scout. Cada año, en la fecha determinada por la Oficina Nacional el Grupo deberá inscribirse y sus miembros obtener nuevas credenciales. Transcurrido el término de tiempo prudencial que otorga cada Asociación para la re inscripción de los Grupos anualmente, si esta no se lleva a cabo el Grupo es suspendido y luego es cancelado definitivamente. 13


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Scouts Marinos y Scouts Aéreos Existen ramas del Escultismo conocidas como Scouts Marinos y Scouts aéreos que se han fundado para atraer a los muchachos cuya vocación está en el agua o en el aire y que de otra manera no ingresarían en el Escultismo. Al formar un nuevo Grupo debe estudiarse si se debe o no incluir algunas de estas ramas. Todo depende de las verdaderas facilidades que estén al alcance de las mismas y de si se tiene un equipo de técnicos con ese objeto. El Escultismo Marino, desde luego, no tiene que llevarse a cabo en el mar únicamente. En verdad, puede ser más fácil que un buen Grupo de Scouts Marinos funcione en aguas internas, tales como: Ríos, Canales, lagos y represas, ya que una gran parte de las aguas costeras son peligrosas para embarcaciones menores. No obstante deben de realizarse actividades en el agua las cuales parecen ejercer un atractivo especial en los muchachos mayores. Por este motivo algunos Grupos prefieren que la sección de Scouts sea una Tropa corriente a que sus Scouts mayores formen una Patrulla o Tropa de Scouts Marinos. El Escultismo aéreo debe ser verdadero. Aunque no se encuentren facilidades para volar, deben buscarse oportunidades para visitar los aeródromos para observar de cerca los distintos aparatos y modelos de aviación. Por ello es que la rama de Escultismo Aéreo es, comparativamente hablando, bastante reducida. Existe literatura especializada sobre estos interesantes tópicos pero los siguientes puntos deberán estar siempre presentes en las mentes de los Jefes de Grupo. I)

El Escultismo Marino y el Escultismo Aéreo son en primer lugar y por encima de todo, Escultismo, por lo que les son aplicables todos los principios básicos y las actividades del Escultismo. Los elementos Marinos y Aéreos son adicionales y subsidiarios. No deben permitir excentricidades en el uniforme.

II)

No es necesario que el Jefe de Grupo sea un experto ni en el agua ni en el aire, siempre y cuando cuente con técnicos que le ayuden.

III)

El Adiestramiento de los Lobatos será el mismo que en cualquier otra clase de Grupo. No existen Lobatos Marinos ni Lobatos aéreos.

IV)

Las medidas de seguridad deben cumplirse estrictamente.

Escultismo de Extensión Uno de los grandes triunfos del Escultismo es que éste puede adaptarse a muchachos que están física o mentalmente inhabilitados o bien a muchachos que están recluidos en centros especiales por conducta transgresora. Se ha probado exhaustivamente el valor terapéutico del Escultismo en todos estos casos. Si en el caso de los muchachos recluidos en hospitales o asilos la práctica del Escultismo les beneficia tal vez muy poco en su salud física, el beneficio que reciben en su salud mental y espiritual es enorme. Estos resultados son extraordinarios y pueden palparse muy rápidamente en los Grupos de muchachos transgresores. Su convertibilidad es extraordinaria. No hace muchos años que se principió con el experimento del Escultismo en estos muchachos y, necesariamente fue colocado dentro del "Escultismo de extensión" por cuanto es un Escultismo que allí principia y allí termina. Lo más que un Jefe de Grupo puede aspirar es que sus 14


Constitución del Grupo Scout

muchachos lleguen a obtener su 2a. Clase. Más una vez estos muchachos gozan de libertad total, han sido reeducados y se han adaptado a la sociedad, pueden perfectamente, y lo hacen en un 90% de los casos; unirse a un Grupo Scout normal y continuar allí su práctica del Escultismo. Adelante nos ocuparemos de los Grupos Scouts en hospitales y otras instituciones cuando tratemos detenidamente sobre Grupos Patrocinados. Ahora queremos mencionar el caso de muchachos inhabilitados que viven en sus propios hogares. Algunos de ellos pueden hacerse miembros de Grupos corrientes; esto les hace mucho bien y los otros muchachos se sentirán orgullosos de cuidarlos. Hasta un muchacho condenado a estar en la cama para siempre puede convertirse en Scout si los Scouters, Guías de Patrulla y otros Scouts que vivan cerca de él se ocupan de hacer los arreglos pertinentes para visitarlo regularmente en su hogar. En este caso se lleva el Escultismo a la cama del enfermo; el enfermo no se traslada a la Tropa a hacer Escultismo. Necesariamente no pueden darse normas rígidas para estos casos. Cada caso necesita un tratamiento especial por lo que la palabra adecuada quizá sea ADAPTABILIDAD. Este muchacho en cama, en su hogar, vestirá el uniforme, será miembro de una Patrulla y esta Patrulla llegará a celebrar Consejo con él; participará en algunos juegos reposados o mentales será adiestrado en aquellos asuntos que pueda desarrollarlos sin abandonar la cama y, en fin, gozará bastante del Escultismo. Es obvio que este muchacho no participa en excursiones o campamentos. No hay objeción alguna para que, con autorización del médico, este muchacho pueda ser llevado a visitar un Campamento de la Tropa en el cual, sentado quizá en una silla de ruedas, puede participar en la ceremonia de iza de la Bandera, en una Ceremonia de la Tropa, en una fogata. etc. Para estos muchachos que padecen algún impedimento existen pruebas substitutas para su adiestramiento. En la biblioteca del Grupo no debe faltar el folleto "Scouts a pesar de todo".

ZONAS RURALES El Escultismo en las zonas rurales presenta sus propios problemas. Si por una parte el énfasis en las actividades al aire libre es fácil, en cambio los muchachos son pocos, las distancias grandes y existe además una constante falta de Scouters. Sin embargo el Escultismo puede funcionar con éxito en números reducidos. No debemos permitir que las dificultades nos impidan tratar de aumentar el número de los Grupos Scouts en los pueblos pequeños. Pudiera ser que la falta de potencial humano no nos permitiera tener un Jefe de Grupo sin alguna otra función que desempeñar, pero aún en los pueblos pequeños deberemos tener como objetivo encontrarlo. Hasta que encontremos al hombre adecuada para Jefe de Grupo, un miembro local no uniformado podrá ser el Presidente del Comité de Grupo, facilitará las oportunidades para que los Scouters se reúnan y podrá desempeñar interna o temporalmente las tareas de Jefe de Grupo. En los pueblos en que no exista un Grupo Scout, vale la pena intentar buscar a alguien a quien se le conocería como un "Amigo del Escultismo" y que estará ligado al Consejo de Distrito más cercano y cuyos deberes serían ayudar a los muchachos a unirse a una Tropa del pueblo vecino, si fuere posible, y estar al acecho de la oportunidad de conseguir comenzar una Tropa o Manada en el propio pueblo si un posible Scouter apareciere en el horizonte. A veces es posible fundar una Tropa en el vecindario con una Patrulla en cada uno de los distintos pueblos. Esto permitiría hacer énfasis en el Sistema de Patrullas, como era la intención de Baden Powell. Cada Patrulla lleva a cabo su programa semanal en su propio pueblo, mientras que todas las Patrullas se reúnen una vez al mes para la reunión de Tropa, y las Patrullas se visitarán de vez en cuando mutuamente. 15


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Nadie debe sentirse desanimado porque no haya suficientes muchachos de la edad adecuada para tener a un mismo tiempo una Manada de Lobatos y una Tropa Scout. Un Grupo puede consistir de una sola sección y existen infinidad de casos en que una Manada de Lobatos se convirtió en una Tropa al llegar los muchachos a la edad Scout y la Manada dejó de existir porque ocurrió que no había suficientes muchachos de la edad de los Lobatos en aquella época.

EL BUEN GRUPO Una cosa es fundar un Grupo y otra cosa es conseguir que sea un buen Grupo, una parte reconocida de la comunidad local a la cual tanto los muchachos como los adultos se sientan orgullosos de pertenecer. Son demasiados los Grupos que se esconden en un rincón como si se avergonzaran del Escultismo. Esa es una preparación deficiente para muchachos que están creciendo. Nuestro deber es prepararlos para que sean buenos ciudadanos dentro de la Comunidad, no apartados de la misma. Queremos que la comunidad se interese en el Grupo y que le guste la forma en que los Scouts se comporten en público, en la escuela, en el trabajo y en el hogar. El buen Grupo es como una especie de planta generadora de energía eléctrica de servicio público para todos los que la rodean, y que sólo puede transmitirle dicha energía a la comunidad si se mantiene unida a ella por medio de alambres conductores. No es una tarea para un solo hombre, aunque muy bien pudiera ser que exista una personalidad de gran atractivo y tradicionalmente conocida alrededor de la cual todo el Grupo se moviera. Afortunado en verdad es el Grupo que tuviese tal jefe de Grupo, pero aún así, éste no podrá hacer mucho sin un buen equipo que coopere con él. El trabajo de equipo es aún más importante, y es capaz de producir un Grupo excelente sin una personalidad relevante. Pero alguien tiene que estar a la cabeza del mismo, por lo que estudiaremos en el próximo capítulo qué clase de hombre tiene éste que ser.

16


CAPITULO

d EL JEFE DE GRUPO EL HOMBRE Y EL TRABAJO A REALIZAR

El Jefe de Grupo deberá ser una persona preferiblemente, experimentada sobre los programas para conducir Manadas y Tropas, debe ser esencialmente una persona que acepte los principios y prácticas del Escultismo y todas sus implicaciones. Necesita ser más un líder de hombres y mujeres adultos que un líder de muchachos; una persona que pueda solicitar y mantener el apoyo de los padres y otros elementos interesados de la comunidad. El Jefe de Grupo necesita ser un hombre de visión, que, sin ignorar el presente, tenga planes preparados para ser desarrollados en el futuro. Esta persona debe tener tacto, firmeza de acción, desinterés personal, persistencia y lealtad a los principios del Movimiento Scout. Debe de poder proyectar su Grupo hacia la vida de su Distrito Scout y aún más allá, hacia la comunidad, no tratando en ello de obtener glorificación personal o bien construyendo su Grupo a costa de los demás. Una persona que tenga el tiempo de cumplir con las funciones del cargo. Un certificado de Cargo de Jefe de Grupo es otorgado a una persona que tenga madurez y experiencia en la vida. Son cualidades esenciales, pero hay que considerar las variaciones en cuanto a edad exigida de un país a otro de acuerdo con cada P.O.R. Nacional.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Este capítulo se dedica principalmente a la posición o trabajo y responsabilidades del Jefe de Grupo. Sería pues conveniente el tratar los siguientes puntos: El Jefe de Grupo debiera tener un conocimiento básico de "Escultismo para Muchachos", "Manual para Lobatos", "Roverismo Hacia el Exito", y el P.O.R. de la Asociación. El conocimiento de las varias ramas del Escultismo podría ser obtenido por el Jefe de Grupo aprovechando las oportunidades de adiestramiento ofrecidas por la Asociación, para los dirigentes de las distintas ramas. Trabajando junto con el Comité de Grupo, debe tener también habilidad para obtener apoyos y recursos para las distintas reuniones de las secciones del Grupo. Esto lo trataremos más tarde, pero es una de las más importantes obligaciones con que se compromete al aceptar el cargo. Además, el Jefe de Grupo debe supervisar el funcionamiento de todas las ramas del Grupo y coordinar las actividades entre las mismas, delegando la mayor parte de esta responsabilidad de dirección y administración en los Scouters bajo su mando. Es ahí donde el tacto es tan necesario. El llevar a cabo la supervisión general del Grupo puede hacerse de tal forma que estimule a los otros Scouters a dar su mejor esfuerzo o puede hacerse incorrecta o dictatorial que le haga perder el apoyo de los Scouters y dificulte el reclutamiento de otros. El Jefe de Grupo debe actuar como Presidente del Consejo de Grupo. Más tarde discutiremos el Consejo de Grupo en detalle, pero en su deber específico esta responsabilidad implica: primero que el Consejo de Grupo debe reunirse regularmente y segundo que el Jefe de Grupo es quien lo coordina. También el Jefe de Grupo debe asegurarse que el Grupo cuente con un Comité de Grupo y ser miembro ex-oficio del mismo. De nuevo la obligación del Jefe de Grupo es la de ver que el Consejo de Grupo se forme y continúe funcionando, de ahí que sirviendo en el mismo, puede velar para que esto se cumpla. El cuidar los detalles relacionados con la membresía de los muchachos, es otra responsabilidad del Jefe de Grupo. Ello implica claramente que el Jefe de Grupo debe cooperar ampliamente con los Scouters que dirigen las ramas. La admisión de cualquier muchacho descansa en el Jefe de Grupo en el caso de Grupos Patrocinados, en otros casos, esto debe ser generalmente delegado en el Jefe de la Rama correspondiente. En el caso de los Scouts, Scouts mayores y Rovers, se consultará con las Cortes de Honor, Consejo de Tropa o consejo de Clan. Esto significa que el Jefe de Grupo es la más inmediata corte de apelación en caso de que un muchacho sea expulsado del Movimiento. Esto es que el Jefe de Grupo debe añadir a su lista funciones judiciales. La persona a quien se le ha dado el Certificado de Cargo de Jefe de Grupo de hecho cuenta con la anuencia de la Asociación Local y el Comisionado de Distrito, por ello, puede ejercer o tomar a cargo una rama del Grupo, pero esto debe de considerarse como una medida temporal y el Certificado de Cargo adicional no debe ser pedido. Un Jefe de Grupo consciente sólo aceptaría estar a cargo de una sección o rama en caso de emergencia o por un corto período de tiempo. El Jefe de Grupo usa el uniforme de su rango según el P.O.R. del país, pero es más bien para especificar que usa uniforme, y por cierto debe aprovechar el usarlo en toda ocasión posible 18


El Jefe de Grupo – El hombre y el trabajo a realizar

para que los Scouts vean al "Scout" cuyo ejemplo personal deben imitar y aprender a seguir. Una buena habilidad como administrador y cumplimiento de los reglamentos constituyen un buen ejemplo que demuestra buen liderazgo. Resumiendo, el Jefe de Grupo debe dedicarse al progreso armonioso del Grupo y sus ramas, velando por el bienestar de cada muchacho individualmente en el Grupo, por el bienestar y adiestramiento de cada Scouter en el Grupo, por las relaciones entre el Grupo y los padres, y el Grupo y el público. Las funciones de Jefe de Grupo llevadas a cabo debidamente no dejan tiempo para dirigir una de las ramas. El Jefe de Grupo debe comprender, tener visión, tacto y discreción, habilidad administrativa y sensibilidad humana y sobre todo, tener un buen sentido del humor.

19


CAPITULO

e LOS SCOUTERS Y SUS CERTIFICADOS DE CARGO

Un buen Jefe de Grupo debe dar considerable importancia a las personas que desempeñan los cargos de Scouters en las diferentes secciones de su grupo, pues son éstos los que ejercen la influencia directa sobre los muchachos. Cuando las cosas marchan bien el Jefe de Grupo estará en último lugar. Pero su tarea es hacer que formen un conjunto feliz, amigable y armonioso, cada cual entusiasmado con el trabajo que está realizando, sin por ello desestimar los esfuerzos que realizan los Scouters en las otras secciones. También el J. de G. es responsable de velar porque el Grupo cuente con el personal adecuado y de que se hagan los nombramientos para cubrir las vacantes que ocurran, sin demora. La cantidad mínima de Scouters. 

1 Jefe de Grupo, (Algunas Asociaciones han considerado conveniente, y han creado el cargo de subjefe de Grupo. Esto es especialmente bueno en los Grupos que cuentan con todas sus secciones y éstas son también numerosas. En el caso de subjefe de Grupo este es también miembro del Comité y ayuda al Jefe en deberes generales o en determinadas partes de sus obligaciones).

1 Jefe de Manada.

1 ó 2 Sub Jefes de Manada, dependiendo del número de Lobatos.

1 Jefe de Tropa.

1 ó 2 subjefes de Tropa, dependiendo también del número de Scouts.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

1 Jefe de Tropa para Scouts Mayores.

1 ó 2 Sub Jefes de Tropa para Scouts Mayores.

1 Jefe de Clan.

1 subjefe de Clan.

Es bueno recordar la frase de "Necesitamos un mayor número de personas que realice menor cantidad de trabajo de la mejor calidad ". El hecho de tener una Manada de Lobatos con 16 ó 18 Lobatos no es obstáculo para dejar de tener 2 ayudantes de Manada. Puede ser que ahora su trabajo sea poco, pero su misión es enrolar más Lobatos hasta completar el número de 24 ó 30 que es lo ideal. Igual podemos decir con las otras secciones del Grupo. Una Manada o una Tropa completa puede absorber las energías de tres y aún más Scouters. Si logramos llegar a ese número ningún Scouter tendrá necesidad de dedicarle a esta tarea una cantidad excesiva de su tiempo libre.

EL RECLUTAMIENTO DE SCOUTERS: Nuestro objetivo al reclutar Scouters puede expresarse con el siguiente lema: "El hombre exacto, para el trabajo adecuado, en el momento preciso". Debemos desgraciadamente, enfrentarnos con el hecho de que un J. de G. puede en algunas ocasiones encontrar dificultades para reclutar nuevos Scouters mientras no se desembarace de un hombre o una mujer inconvenientes, en posesión de un Certificado de cargo, dentro del propio Grupo en dicho momento. Algunas personas han demostrado no tener habilidad para tratar con muchachos; otros se ponen viejos y anticuados; otros se vuelven flojos y aún otros están demasiado ocupados en sus negocios o sus hogares. El J. de G. deberá mostrarse firme con dichas personas, porque son los muchachos los que nos interesan y no los adultos. En ocasiones las dificultades pudieran resolverse ofreciéndole al Scouter otra forma de ser útil, más adecuada, en el propio Grupo o en el Movimiento. En cuanto al reclutamiento de los nuevos dirigentes, debemos buscarlos en nuestras propias filas primero. Muchas veces se ha ascendido a un gran número de jóvenes dirigentes desde las filas de los Rovers y Scouts Mayores y podemos decir que el 90% de los Scouters de cada Asociación actualmente, han surgido del propio Movimiento. Este problema de reclutamiento estaría resuelto si se tuviera éxito en conservar una mayor proporción de muchachos que pasaran de la Tropa a Scouts Mayores y luego a los Rovers. Esta es una de las tareas del J. de G. por lo que el Consejo de Grupo debe prestar la máxima atención a este punto. Aunque el J. de G. es quien tiene la responsabilidad de buscar nuevos dirigentes, cuenta con muchas personas que lo ayuden en esta tarea: los otros Scouters, los miembros del Comité de Grupo, los padres, los amigos y patrocinadores del Grupo. Todos deben mantenerse alertas dentro de su propio círculo de amistades y relaciones. ¿Y qué me dicen de los propios muchachos? En los primeros tiempos del Escultismo, las Patrullas de muchachos encontraban sus propios Jefes de Tropa entre el público en general. ¿Por qué no hacemos ahora lo mismo? Ellos tienen una idea, bastante aproximada, del tipo de hombre 22


Los Scouters y sus Certificados de Cargo

que les gustaría tener como Scouter y debería animársele a buscarlo. Si algún muchacho hiciera alguna sugerencia, permítasele presentarla ante la Corte de Honor, por medio de su Guía de Patrulla y entonces el J. de G., después de hacer las investigaciones necesarias y si estas arrojan resultados positivos, autorizaría al Guía de Patrulla para que se acerque a la insospechada víctima. Es más difícil rechazar a una delegación de muchachos entusiastas que tocan a la puerta de una casa y que no saben cuando irse, que decir "no" a un adulto. Es indudable que perdemos muchos hombres y mujeres que nos convienen porque tratamos de atraparlos demasiado rápidamente. Son capaces de considerar a los Scouters como una colección de chiflados y maniáticos, expertos en muchos de los más intrincados nudos y primeros auxilios y código de señales y todo lo demás, así que, dele toda la cuerda al pez antes de tratar de sacarlo del agua y llevarlo a tierra. De nuevo permítales a los muchachos de la Manada y de la Tropa que le ayuden. Invite a la presunta víctima a pasar una velada con ustedes para que vea a los muchachos, o a una visita a un campamento de fin de semana. La contemplación de la felicidad de los muchachos, su entusiasmo y su conversación con ellos darán mejor resultado que todos los ruegos de las personas mayores.

INSTRUCTORES Esto nos lleva a la cuestión de los Instructores, que se empleaban más en los primeros tiempos del Movimiento de lo que se les utiliza en la actualidad. Existen muchos hombres y mujeres (muchos de ellos padres de Scouts), que son técnicos en algunas de las materias contenidas en las pruebas Scouts y que pueden disponer de algunas horas para enseñar a un Grupo reducido de muchachos. Estos pueden suplir algún trabajo de los Scouters que entonces se encuentran en mayor libertad para llevar a cabo su verdadera tarea, esto es, llegar a conocer bien a cada muchacho, darle la atención especial que requiere y proporcionarle el sentimiento de seguridad que necesita. Pero cuídese del fanático, al que le parece imposible que pueda tratar su tópico favorito en no menos de dos horas por sesión. Además de los instructores ajenos al Movimiento se puede conseguir ayuda de este tipo para la Tropa de Scouts y la Manada de Lobatos empleando a los Scouts Mayores y a los Rovers. Los Lobatos tienen aún mayores fuentes de abastecimiento ya que algunos miembros de la Tropa Scout pueden estar a su disposición. Al Jefe de Tropa le servirá de regocijo proporcionarle una oportunidad a un muchacho que haya obtenido su Insignia de Primera Clase. Si este muchacho brinda con regularidad su servicio a la Manada se convierte en un "Instructor de Lobatos" y, si la Asociación la tiene, puede usar la Insignia correspondiente.

LOS SCOUTERS DE LA MANADA. De modo general los requisitos exigibles para los Scouters de la Manada son: A) Cultura Scout básica, obtenida mediante lectura de los libros básicos del Escultismo y de la Rama de Lobatos y/o por Cursos de Adiestramiento. B) Edad suficiente para poder dirigir niños y en ningún caso menos de 18 años. (Muchas asociaciones exigen como mínimo 20). Todo es cuestión interna, pero si debe tomarse en cuenta que un muchacho o una muchacha de 15 o 17 años, carece de madurez necesaria para orientar a los Lobatos. 23


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

A estos requisitos hay que añadir los generales de todos los Scouters por igual y que expondremos cuando tratemos "Certificados de cargo". Las damas pueden ocupar cargos de Jefes o subjefes de Manada y esto ha venido sucediendo desde los principios del Lobatismo. El Movimiento les debe mucho por su entusiasmo y servicio infatigable durante años. Pero existen hombres especialmente dotados para tratar con muchachos en la edad de Lobatos y que, generalmente, no pueden manejar muchachos de otra edad. No es difícil hallarlos y vale la pena la búsqueda porque los resultados que brindan son excelentes. Pero tenga la Manada un hombre o una mujer a su frente, es conveniente conseguir la cooperación de una persona del sexo opuesto. Lo ideal será que el Jefe de la Manada y uno de los subjefes sean varones y los otros dos subjefes Damas. Todos tienen un papel muy importante que desempeñar en la formación de los pequeños Lobatos. Algunas actividades del Lobatismo son adecuadas para ser enseñadas o dirigidas por Damas, ejemplo: Las Danzas de la Selva, (que no hay obstáculo para que las enseñe un varón pero será preferible una Dama Scouter), pero, indudablemente los varones son más capacitados para tratar el adiestramiento físico de los Lobatos. Además llega una época, alrededor de los 10 años, en que los Lobatos instintivamente se dirigen a un hombre antes que a una mujer.

LOS SCOUTERS DE LA TROPA Podemos enfatizar que los requisitos mínimos para los Scouters de la Tropa son los mismos que para los Scouters de Manada solamente que su cultura Scout básica deberá estar más orientada hacia la Tropa que hacia la Manada, lo cual es lógico. En lo que respecta a las edades, que es también asunto de legislación de cada Asociación, es recomendable que un Jefe de Tropa no sea un muchacho menor de 21 años, y los ayudantes de 19 ó 18, nunca menores. Es indispensable tener por los menos, un subjefe y si la Tropa consiste de 3 ó más Patrullas, 2 subjefes serán necesarios. Los Grupos pueden escoger, siguiendo los reglamentos de su Asociación, si quieren tener una Patrulla o tropa de Scouts Mayores separada o conservar a los Scouts Mayores de 15 años en la Tropa Scout, velando porque el programa Scout lo desarrollen con vigor, con mucha actividad al aire libre y con prácticas adecuadas a su edad. Esto se menciona aquí solamente porque afecta al personal de la Tropa Scout ya que si comprende a muchachos mayores de 15 años, se necesitará un Scouter adicional que pueda tratar adecuadamente con este nivel de edad y que tenga la experiencia suficiente para esta etapa. Los Scouters de esta sección deberán tener una edad que les permita participar en las actividades con los muchachos, caminatas, ascensiones, etc., por lo que deberán dar paso a hombres más jóvenes cuando comiencen a sentirse demasiado maduros para tales actividades. El Sistema de Patrullas es vital para el Escultismo. Es en realidad la única manera de practicar un genuino Escultismo por lo que el Jefe de la Tropa y sus ayudantes deberán velar porque el Sistema funcione. Este tema se expondrá más detalladamente adelante y si se menciona aquí es porque el Jefe de Grupo al seleccionar a los dirigentes para la Tropa tiene que aclarar que es parte importantísima de su trabajo entrenar a los Guías de Patrulla y reconocerle toda autoridad a la Corte de Honor. Es inútil designar a una persona para el cargo si insiste en hacerlo él todo personalmente. 24


Los Scouters y sus Certificados de Cargo

LOS SCOUTERS DE LA TROPA DE SCOUTS MAYORES Aquellos Grupos que cuentan con una Patrulla o Tropa de Scouts Mayores para los muchachos de más de 14 años, necesitarán Scouters que la dirijan; dichos Scouters no podrán ser los mismos de la Tropa Scout. Un muchacho de 14 años necesita cambiar de Scouter; el hombre que sabe exactamente cómo tratar a los muchachos de 11, 12, y 13 años frecuentemente fracasa con los de más edad. Los requisitos específicos para el Jefe de Tropa de Scouts Mayores y sus ayudantes, en términos generales son iguales que los exigibles para los de la Tropa normal pero las edades tendrán que subirse, siendo recomendable para el Jefe de la Tropa 25 años y 21 para los ayudantes. Es totalmente inconveniente que a un mismo Scouter se le den responsabilidades en la Tropa corriente y en la Tropa de Scouts Mayores. El Jefe de Grupo sí puede hacerse cargo de esta sección de los Mayores. Es preciso poner especial cuidado al escoger los Scouters de esta sección. Muchos de los muchachos están trabajando y todos se enfrentan al problema crítico del crecimiento. Necesitan por lo tanto, un trato que sea al mismo tiempo firme y comprensivo. Sobre todo, necesitan alguien en quien poder confiar plenamente y a quien poder acudir con sus problemas. La combinación ideal sería: un hombre de más edad para Jefe de Tropa de Scouts Mayores, con experiencia de la vida, y un ayudante de Jefe de Tropa de Scouts Mayores, lleno de juventud y vigor que comparta con ellos sus excursiones y expediciones.

LOS SCOUTERS DEL CLAN DE ROVERS Los requisitos generales para ser Jefe de Clan pueden enumerarse así: a) Cultura Scout sólida, elevada. b) Conocimiento general de las necesidades sociales de su comunidad. Habilidad para poder, con su Clan, cooperar a solucionar esa problemática. c) Habilidad para poder resolver o ayudar a resolver los problemas que para continuación de sus estudios tengan los Rovers de su Clan o bien, relaciones que le permitan obtener colocaciones para aquellos Rovers que no estudian y tienen obligaciones familiares que atender. d) Reputación intachable; carácter y experiencia de la vida, tales que lo capaciten para dirigir a jóvenes y comprensión de la dirigencia correspondiente. e) Ser aceptado por los Rovers del Clan. f) Edad suficiente que lo capacite para llevar a cabo su trabajo satisfactoriamente. Es de desear que los Comisionados de Distrito estudien cuidadosamente las cualidades del solicitante a este respecto. La edad es recomendable que sea de 25 a 30 años para Jefe de Clan y de 21 a 22 para ayudante. Algunos países que tienen establecido el Servicio Militar obligatorio indiscriminadamente se llevan a la mayoría de los muchachos a los 18 años. En este caso el número de Rovers en cada Clan se reduce considerablemente. Pero si el Grupo conservara un número grande de Scouts Mayores hasta llegar a la edad Rovers, podría esperarse que el Clan de Rovers llegara a ser 25


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

numeroso, por lo que necesitaría los dirigentes adecuados. En cuanto a la mayoría de los Clanes que cuentan con tres o cuatro Rovers (algunos de los cuales pueden ser también Scouters), la falta de potencial humano pudiera quizás compensarse si, en general, los Rovers se reuniesen sobre una base distrital, bajo la dirección de un Sub Comisionado de Rovers o de un Jefe de Clan de Rovers del Distrito. En dichos casos las funciones de uno de los Rovers en cada Clan como Piloto Rover de dicho Clan, son aún más importantes.

CERTIFICADOS DE CARGO El Jefe de Grupo es el responsable de presentar las solicitudes para los Certificados de cargo de los Scouters de su Grupo al Comisionado, al Consejo Scout del Distrito. Hay necesidad de poner todo el énfasis posible sobre la importancia de tener el máximo cuidado al revisar los antecedentes y cerciorarse de la aptitud de los candidatos. El carácter de aquellos que hubieren pertenecido al Grupo cuando muchachos será sencillo determinarlo, en muchos casos será conocido por el Jefe del Grupo, sólo habrá que preocuparse de su aptitud para el cargo para el que ha sido propuesto. Pero cuando se trate de extraños que ofrecen sus servicios la cuestión es muy diferente. No debemos cerrar los ojos ante el hecho cierto de que tipos totalmente indeseables tratan de introducirse en el Movimiento Scout. Por lo tanto, en vista de la responsabilidad que se tiene para con los padres hay que tomar toda clase de precauciones para asegurarse que nadie cuyo carácter moral esté abierto a sospechas sea admitido dentro del Movimiento y no debe mostrarse una falsa clemencia en ningún caso en que se pruebe que una persona de esta clase ha conseguido ser admitida. Consecuente con lo anteriormente expresado el J. de G. no deberá proponer a ninguna persona de cuyas cualidades morales no esté totalmente seguro. No deberá conformarse con hablar personalmente con el solicitante (en caso de que esta persona haya ofrecido sus servicios espontáneamente), y convencerse por sí mismo de que acepta totalmente los principios morales del Movimiento Scout, sino que también deberá pedir referencias e investigar exhaustivamente las mismas por medio de personas que conozcan al solicitante y que lo hayan conocido durante muchos años. Así mismo, no deberán solicitarse los servicios de ninguna persona de cuyas cualidades morales se tenga duda. Solicitar los servicios únicamente cuando se tenga plena certeza de su verticalidad moral. Estas mismas precauciones deben observarse en el caso de cargos sin certificado, tales como Instructores. Debemos evitar que estos individuos se mezclen con los muchachos y menos que lleguen a adquirir alguna influencia sobre ellos. En el caso de un Grupo patrocinado el J. de G. debe asegurarse también, por añadidura, que el solicitante o a quien se va a invitar es aceptado por la autoridad patrocinadora. Los procedimientos para la extensión de Certificados de Cargo pueden variar enormemente de una a otra Asociación. Así mismo las cualidades requeridas para los candidatos a Scouters pero es recomendable que, aparte de otros requisitos que cada Asociación estime como convenientes o necesarios se incluyan : a) b) 26

Los que demuestren la aptitud para el cargo que será desempeñado. Los que den fe de que el candidato conoce perfectamente los objetivos espirituales y morales que constituyen la base del Escultismo.


Los Scouters y sus Certificados de Cargo

c)

Los que dan fe de su reputación personal y carácter de tal manera que aseguren una buena influencia moral y suficiente constancia de propósito para realizar el trabajo con energía y perseverancia.

d)

Los que ofrezcan indicios del interés del individuo por aprovechar las oportunidades que se presenten para su adiestramiento.

Normalmente el solicitante de un Certificado de cargo deberá prestar tres meses de servicio a prueba en el cargo para el cual se ha solicitado el certificado. Transcurrido el término de prueba y si el trabajo ha sido satisfactorio el J. de G. deberá informar al C. de D. para que el Certificado sea extendido en propiedad. Algunas Asociaciones acostumbran que si el candidato al cargo ha sido miembro del propio Grupo, su práctica la haga en otro Grupo lo que le proporciona una nueva experiencia. En todo caso esto es cuestión de costumbre o de legislación interna de las respectivas Asociaciones y en nada afecta el fondo del asunto ya que lo que se persigue es ver si realmente es eficiente antes de extender el Certificado en forma. Antes de que un Jefe de Grupo haga al C. de D. la recomendación para que el Certificado sea extendido es necesario que esté satisfecho de los siguientes puntos: 

¿Acepta el candidato, sin reservas, los principios del Movimiento Scout y en especial la Promesa y la Ley Scout?

¿Cuál es su postura personal respecto a los "deberes para con Dios? ¿Ha leído los libros básicos considerados indispensables?

¿Acepta las prácticas y usos tradicionales del Escultismo?

¿Demuestra interés por adiestrarse y pone en práctica los consejos de otros Scouters más antiguos en el Grupo?

¿Es avenible con los muchachos?

¿Existe simpatía recíproca?

¿Es temperamentalmente bien llevado con los otros Scouters del Grupo?

¿Después de este tiempo de prueba, mantiene su interés original o por el contrario, ese interés ya casi ha desaparecido?

Si el J. de G. está satisfecho de estos puntos hace la recomendación y el Certificado de cargo es extendido. Deberá entregarse en una ocasión especial. Será bueno con asistencia de los padres de los muchachos afectados, que ellos conozcan a quien orientará a sus hijos. El Scouter tendrá que hacer o renovar, su Promesa Scout. Muchas Asociaciones tienen algún tipo de ceremonial especial, sencilla pero muy solemne, para la investidura de un Scouter. Pero de todos modos, algo debe hacerse. A lo menos, la Promesa, o su renovación, ante los miembros del Grupo, con la presencia del C. de D. es indispensable. Al fin y al cabo no son cosas de todos los días.

27


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

EL ADIESTRAMIENTO DE SCOUTERS Baden Powell, el Fundador, dijo en cierta oportunidad: "El Escultismo es un juego de muchachos pero es un trabajo de hombres" y toca al hombre capacitarse para dicha tarea por todos los medios a su alcance. Por ello es que al mencionar las cualidades generales de un Scouter se incluyera el tener indicios del interés del individuo por adiestrarse. Existen muchos Cursos. Las Asociaciones suelen ofrecer cursos que no siguen unos lineamientos generales ni mucho menos internacionales sino que son Cursos diseñados especialmente para resolver las necesidades locales o de cada Grupo de candidatos. Sin embargo existen Cursos que, aunque su contenido puede variar, y varía, de una a otra Asociación a lo menos siguen en cierto modo un patrón semejante: Son ellos: Cursos Pre-Certificado y Cursos de Programación. Luego siguen los Cursos Preliminares, del esquema de Gilwell, que aunque ahora su diseño corresponde a cada Asociación, puede asegurarse que aún conservan una misma línea o guía. Y como adiestramiento superior el Curso de Insignia de Madera que ofrecen todas las Asociaciones en las ramas de Scouts, Lobatos, Rovers y Jefes de Grupo. Si por alguna circunstancia la Asociación no puede ofrecer todo el esquema de adiestramiento y el Scouter tiene que ir por ejemplo a un país vecino para participar en el Curso de la Insignia de Madera, es una buena política que el Grupo pague si no la totalidad del gasto que el viaje y la cuota del curso le ocasione, a lo menos una parte substanciosa de esa cuota. Todo debe depender de las condiciones económicas del Scouter. Pero los Cursos no constituyen TODO el adiestramiento de los Scouters. Gran parte de su adiestramiento lo obtienen dirigiendo su propia unidad y otra parte en las reuniones del Consejo de Grupo al cual nos referiremos más adelante. El Grupo que se mantenga vigilante no carecerá de medios para que sus Scouters puedan ampliar su experiencia. Por último pero no por ello menos importante, tenemos la lectura. Afortunadamente existen ya en castellano más de un centenar de libros Scouts, extraordinaria contribución de la Oficina Regional Interamericana a la expansión del Escultismo, además de otros títulos de libros bastante importantes que han sido editados en España. Las Asociaciones Nacionales normalmente han editado solamente sus propios Manuales, aunque algunas han aportado dos o tres volúmenes diferentes, excepto México que a través de su Editorial Escultismo, y antes de que funcionara en su plenitud la Editorial Scout Interamericana editó muchos y muy interesantes libros Scouts, traducciones de las obras clásicas, en especial muchos de la interesante serie de Gilcraft. No desestimemos las Revistas Scouts que a la par de información de actualidad siempre ofrecen artículos sobre filosofía o sobre técnica Scout.

TRASLADO DE SCOUTERS Por razones familiares, o de trabajo, o por otras, muchas veces el Scouter cambia de domicilio y su nueva residencia está tan separada de su Distrito Scout que a pesar de su buena voluntad se ve obligado a dejar el Movimiento. Nuestra obligación será ponerlo en contacto con el Distrito más cercano a su nuevo domicilio a fin de lograr que su concurso al Escultismo no se pierda. Así mismo si el Scouter fuera a radicarse al exterior es conveniente que se le extienda por el funcionario Scout adecuado la Carta 28


Los Scouters y sus Certificados de Cargo

Internacional de presentación. Es seguro que a nuestro Scouter le agradará prestar sus servicios en el país de su residencia y la carta de presentación internacional le obviará muchos inconvenientes.

29


CAPITULO

f EL CONSEJO DE GRUPO

En el capítulo anterior estudiamos a los Scouters individualmente, reclutamiento, certificados de cargo, etc. Ya es hora de que tratemos de los Scouters como equipo, un equipo de amigos, que están ya acostumbrados a trabajar y a jugar juntos y cuyas preocupaciones conciernen a todos por igual. El equipo funciona a través del "Consejo de Grupo". El P.O.R. de casi todas (o de todas), las Asociaciones determina que cuando un Grupo consta de dos o más secciones, los Scouters de dichas secciones se reunirán periódicamente, presididos por el Jefe del Grupo y que esa reunión, conocida con el nombre de Consejo de Grupo tiene por objeto discutir en equipo todos los asuntos que afectan o atañen al Grupo y coordinar acciones. En el Escultismo no usamos con frecuencia el imperativo "debe". Sin embargo en el caso dei Consejo de Grupo si deberíamos decir que todo Grupo de dos o más secciones DEBE de hacer funcionar el Consejo de Grupo. Y este Consejo de Grupo tendrá que reunirse periódicamente. La frecuencia de las reuniones dependerá, naturalmente, de los asuntos que haya que tratar. Quizá fuere necesario reunirse una vez al mes, y, desde luego, no menos de una vez cada dos meses. Habrá algún Grupo que no tiene Jefe de Grupo y en donde el Jefe de Tropa desempeña este doble papel y quien podrá decir "No necesitamos reunirnos ; frecuentemente busco a Akela al final de la reunión de la Manada y conversamos un rato". Quien así actúa no tiene la más mínima idea de las cosas valiosas que el Consejo de Grupo pudiera realizar si se reuniera; especialmente valiosas en el adiestramiento de los ayudantes que adquieren experiencia en esta forma y a quienes conviene escucharles sus puntos de vista.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Aunque los Scouters deben realmente reunirse periódicamente, esto de ninguna manera significa que se sienten alrededor de una mesa, en sillas incómodas, o en un ambiente incómodo, tal vez un tanto "estirado", etc., etc. Aunque de lo que se trate sea sumamente formal la reunión debe adquirir un aspecto de informal, de confianza. Es bueno que la sede sea rotativa, cada sesión en diferente hogar: J. de G., J. de T., J. de C., etc., una taza de buen café y unos pastelillos y ya el ánimo está bien dispuesto para el trabajo. Es conveniente que uno de los Scouters actúe como Secretario del Consejo. No se trata de que se levanten actas formales etc., etc.,) sino de que el Secretario tome nota condensada de los asuntos tratados y de las resoluciones adoptadas, de las comisiones encomendadas, si las hubiera y de los asuntos pendientes para la próxima sesión, aI principiar, una rápida leída a estos apuntes es conveniente para recordar lo que sucedió la última vez y parte de lo que tenemos hoy que tratar. Eso no significa que el levantar actas formales esté "prohibido". Quizá algún Grupo lo estima más conveniente y no hay nada que lo impida. Todo el asunto consiste en no "cargarle" demasiado la mano al Scouter Secretario de tal manera. que eso le impida darle la atención debida a su sección. Todos los Scouters son miembros del Consejo, hasta el último recién nombrado. Aún es conveniente incluir a aquellos que están en su período de prueba pues esta es siempre una buena experiencia. Los instructores y los miembros del Comité de Grupo no son miembros del Consejo y no deben asistir a sus reuniones. Lógicamente tiene que haber excepciones: el delegado de la Autoridad Patrocinante desea pasar un mensaje o una solicitud al Grupo; el Tesorero quiere informar acerca de fondos existentes o de presupuestos etc., o el Presidente del Comité desea felicitar en pleno a todos los Scouters por las magníficas actividades técnicas llevadas a cabo en el último período. El J. de G. es el Presidente del Consejo de Grupo y es natural que así sea ya que está al frente del Grupo como conjunto y tiene la obligación de procurar la cooperación entre las diversas secciones que lo constituyen. Se ha dicho que "El primer deber del J. de G. para con los muchachos es inspirarlos, animarlos, aconsejarlos y ayudar al equipo de Scouters y asesorarse de ellos". Una gran parte del éxito del Consejo de Grupo dependerá de la forma en que el J. de G. dirija las reuniones. No deberá precipitarla tanto que la discusión se haga descuidada, lo que descorazonará a los jóvenes Scouters que no aportarán su contribución a la misma. 'Tampoco deberá tratar de imponer sus propios puntos de vista excepto por métodos de persuasión y haciendo uso de todo su tacto. Sobre todo, ni él ni el Consejo de Grupo deberán interferir con los Jefes de Sección en la dirección de las mismas, ni con las funciones del Consejo de Tropa o Corte de Honor o del Consejo de Clan o del Consejo de Seiseneros. No habrá dificultad alguna acerca de este tipo de asuntos si, como se dijo al principio, los Scouters forman un "equipo de amigos" y si recuerdan hacerse siempre esta pregunta: ¿"En qué forma esto beneficia a los muchachos`? ". La tarea del Consejo de Grupo está expuesta en la frase "... discutir los asuntos que afecten al Grupo". Los puntos que pueden presentarse son infinitamente variables por lo que solamente ofreceremos una relación en cuanto al tipo de cosas que posiblemente necesiten discutirse de cuando en cuando y sin que signifique que esta lista es exhaustiva: ¿Si el Grupo no contare ya con todas sus Secciones, qué puede hacerse para completarla? . ¿Se enlaza satisfactoriamente el adiestramiento de la Manada con el de la Tropa y así sucesivamente hasta llegar al Clan? ¿Es todo el adiestramiento progresivo, especialmente en lo que se refiere "Deberes para con Dios? ". 32


El Consejo de Grupo

 Problemas de local, tales como el uso del mismo por las distintas secciones, limpieza y reparaciones, decoraciones para la Manada, la Tropa, Patrullas y lugares para las Seisenas.  Reclutamiento de muchachos.  Fechas y preparativos para ceremonias de ascensos de una sección a otra.  Preparativos para espectáculos combinados, tales como la fiesta anual, velada de los padres, etc.  Preparativos para el campamento anual Scout y el Acantonamiento anual de la Manada y el Campamento Volante de los Rovers.  Usufructo del equipo por las distintas secciones.  Recomendaciones al Comité de Grupo en relación con el presupuesto anual (cualesquiera fondos especiales que necesiten una sección para una actividad extraordinaria, etc.  Tópicos comunes a todas las secciones tales como seguridad en carreteras o salud, etc.  Relaciones con la autoridad patrocinadora.  Relaciones con el Comisionado y el Consejo Scout Local.  Informes de los Dirigentes de las secciones en relación con las mismas incluyendo cualquier comentario crítico útil (Ej.: cómo los antiguos Lobatos se desenvuelven en la Tropa).  Muchachos que se han dado de baja, y por qué.  Análisis de las cifras del último censo y lecciones que se derivan del mismo.  Anuncios hechos por el Jefe de Grupo (actividades de Distrito, libros nuevos, etc.).  Preparativos para que los Scouters visiten otras secciones.  Motivación de los padres de familia para que asistan a la próxima asamblea del Grupo. Esta lista puede servir como guía para un J. de G. bisoño, y por lo menos, demuestra que a un Consejo de Grupo nunca le faltan asuntos que tratar. Deberá tenerse siempre presente lo que el Consejo de Grupo representa como adiestramiento para los Scouters, aún para aquellos con bastante experiencia. El Scouter novato puede estar seguro que podrá contar con los consejos necesarios y la cooperación de sus colegas más antiguos y quizás, inconscientemente, puede recoger sugerencias y asumir la actitud adecuada en cuanto a su trabajo. Es indudable que muchos jóvenes Scouters se han perdido para el Movimiento porque los Scouters más antiguos no le dieron la debida importancia al adiestramiento de los primeros. Un buen Grupo es el lugar adecuado para la formación de los buenos Scouters, pero con excesiva frecuencia los jóvenes no reciben adiestramiento para expresar sus ideas y en las noches de Tropa no se les da ocasión más que para buscar cosas para el J. de G. o para dirigir algún juego de poca importancia. El Consejo de Grupo debe 33


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

ocuparse de todo esto, sugiriendo que algunos de ellos se especialicen en alguna materia para que de allí en adelante asuman la absoluta responsabilidad de la misma y si el número de Scouters fuera alto, Ej.: Un Jefe de Tropa con tres Sub jefes o un Jefe de Manada con tres ayudantes, tal vez sería conveniente sugerir a uno a uno de estos ayudantes se lanzara a la Empresa de fundar un nuevo Grupo principiando con una sección, la misma en la cual él se ha especializado, digámoslo así. Esta es una buena medida y es un modo perfecto de realizar la expansión del Escultismo. En algún caso habrá necesidad de que el Grupo "preste" a un Scouter que se necesite de urgencia en un Grupo vecino para apuntalar la Tropa o la Manada que está a punto de derrumbarse. Esta decisión debe ser tomada en el Consejo de Grupo meditando detenidamente el paso a dar, midiendo los pros y los contras del "préstamo". En lo que respecta a las relaciones entre el Consejo y el Comité de Grupo será tratado en el capítulo correspondiente a Comité de Grupo. Muy poco necesitaremos decir acerca del uniforme de los Scouters del Grupo ya que lo que se dijo del uniforme del Jefe de Grupo es aplicable, en su totalidad a todos los Scouters. Es esencial que los Scouters den ejemplo de elegancia. Los uniformes podrán no ser nuevos pero en todo caso deben tener un buen aspecto: limpios, planchados bien puestos y apropiados para la edad y figura de los que los usan. Ni insignias no autorizadas, ni condecoraciones de fantasía, ni adornos ni cordones extras. En el caso de las Damas Scouters, deberán ser cuidadosas en extremo, especialmente en un Movimiento de muchachos, para no parecer masculinas, ni por el otro lado, ataviarse con exceso de encajes, vuelitos, chorreras, etc. Deberán mantener el equilibrio indispensable. Cada Asociación reglamenta sus uniformes incluyendo los de los Scouters por lo que no trataremos aquí en detalles de cuáles prendas usar y cuales no usar así como con las insignias. Será suficiente decir que se debe seguir las indicaciones o reglamentaciones de su propia Asociación y mantener el uniforme de todos los Scouters dentro de una sencillez absoluta, pero una limpieza y elegancia totales. Que elegancia no significa lujo sino el saber usar cada prenda. La impresión que causen los Scouters cuando están en uniforme, en sus muchachos, en los padres de éstos y en el público en general, tiene mucho que ver con la imagen que el público se forme del Escultismo en general.

34


CAPITULO

g EL COMITE DE GRUPO

"Escultismo es adiestramiento para la ciudadanía, por lo que la colaboración y la simpatía de hombres y mujeres de todos los estratos socio económicos del país son imprescindibles si el Escultismo ha de arraigar en lo más profundo de la vida social de la comunidad que procura servir”. No hay que olvidar nunca este excelente consejo. Sin embargo un número considerable de Scouters levantan una muralla alrededor de su Grupo y hasta de ellos mismos y entonces se quejan de que la comunidad no se interesa por el Escultismo. Claro que la comunidad no se interesa puesto que no se le da la oportunidad para ello. Además existen algunos otros Scouters que disfrutan siendo lo que se llama "hombre orquesta" y se ofenden, o quizá temen, cualquier tipo de interferencia (así las consideran en su fuero interno), por parte de extraños. Por suerte, en la actualidad, estos individuos constituyen una minoría reducida y el Scouter, en general, agradece la cooperación que los miembros no uniformados le proporcionan, aún en los casos en que no la utilizan del mejor modo posible. El centro de la actividad de los miembros, no uniformados, dentro del Grupo, es el "Comité de Grupo", organismo cuya constitución es obligatoria para todos los grupos. Algunos J. de G. se resisten a organizar el Comité sin aducir razones para no hacerlo y solamente inventando pretextos. Otros están temerosos porque han sabido de algún fracaso de un Comité, sin reconocer que este fracaso se ha debido siempre a que el J. de G. no ha sabido motivar a las personas que lo integran o que no han sabido orientarlas y abandonando sus funciones han interferido en la parte técnica, en el adiestramiento de los muchachos. Estos casos constituyen la excepción a la regla.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Se ha editado el folleto "El Comité de Grupo", libro que debe ser leído y releído por el J. de G. por su gran utilidad. Es de todo punto conveniente que cada miembro del Comité de Grupo, al asumir su cargo, reciba un ejemplar de ese folleto. Esto lo preparará para el adiestramiento que posteriormente tendrá que tomar.

INTEGRACION Lo ideal sería integrar el Comité de Grupo en una Asamblea de padres de familia; escoger, digamos unos 5 ó 6 padres de muchachos y luego invitar a algún Antiguo Scout, a un vecino simpatizante u otra persona amiga a fin de dejarlo constituido por unas 7 u 8 personas que constituyen un número ideal. Lo aconsejable es que el número no sea menor de 6 ni mayor de 10. No hay inconveniente alguno en que madres de Scouts o Lobatos formen parte del Comité. Si no fuere posible integrar el Comité en una Asamblea de padres, quizás como el Grupo esta principiando hay pocos Scouts y el número de padres se reduciría, o bien, puede existir alguna situación especial cuando no convenga realizar esta Asamblea, en estos casos el J. de G. de acuerdo con el Comisionado deI Distrito invita una a una a las personas que considere convenientes para integrar el Comité. Déjese en libertad a estas personas para seleccionar a su Presidente, Vicepresidente, Tesorero, Secretario. Si se tratase de un grupo patrocinado, a la autoridad patrocinadora corresponderá la selección de las personas que integrarán el Comité. En estos casos normalmente el representante o delegado de la autoridad patrocinadora actúa como Presidente del Comité. En la mayoría de las Asociaciones el P. O. R. determina el período de tiempo que se ejercen los cargos en el Comité de Grupo, pero si no estuviera determinado y pudiera este período ser indefinido, no se prolongue más de dos años. De uno a dos años es un tiempo conveniente. En algunos casos convendrá reelegir a una persona por un período más, pero esto por excepción. Hay que tomar en consideración que muchos de ellos, como quedó dicho, son padres de Scouts y tal vez sus hijos ya no estén activos en el Grupo, lo que puede determinar pérdida del interés por parte de los padres. Si el período de tiempo se determina en dos años conviene que la renovación sea anual, por mitad del Comité. Esto da continuidad a sus labores. Indudablemente el trabajo del Comité de Grupo es cooperar con el J. de G. en varios aspectos de la vida de éste, lo que significa que siendo una tarea común, una labor de equipo en la que cada parte, Comité y Jefe de Grupo, tienen asignadas tareas diferentes que ejecutar pero que convergen a un lugar común: EL BENEFICIO DEL MUCHACHO, ambas partes tienen que ser temperamentalmente bien llevadas entre sí. No se trata de determinar o probar "quién manda", si el J. de G. manda al Comité o el Comité "manda" al J. de G. No hay mandato, no hay sujeción; hay comunidad de ideas y de propósitos y todo se realiza en común acuerdo siguiendo los lineamientos que conduzcan a las metas propuestas sin importar quién los haya sugerido. Es vital para el éxito de un Comité recién nombrado que sus miembros comprendan cuáles habrán de ser sus relaciones con el J. de G. y no pretendan manejar a este y a todos los que estuvieren relacionados con el Grupo. De ninguna manera, repetimos, tienen que ocuparse del adiestramiento efectivo de los SCOUTS. Así mismo, tienen que comprender que el Escultismo es apolítico y que los Grupos abiertos reciben gustosamente a SCOUTS de todos los credos religiosos y no sólo de una religión en especial. Esto no es siempre muy fácil para un J. de G., especialmente si es más joven que muchos de los miembros del Comité. Por este motivo es sumamente conveniente que el C. de D. asista a la primera reunión del C. de G. para que explique a sus miembros cuáles son sus deberes y, muy especialmente, cuáles no son. El C. de D. visitará en otras oportunidades al Comité de 36


El Comité de Grupo

Grupo, ocasionalmente participará en algunas de sus reuniones ya sea para ofrecer una breve charla o para dar alguna información o, simplemente, para enterarse si tienen algún problema que él pueda ayudar a resolver.

DEBERES DEL COMITE DE GRUPO Se ha puesto mucho énfasis en la necesidad de que todo Grupo cuente con su Comité de Grupo. No es posible para un solo individuo, en este caso el Jefe de Grupo, realizar todas las tareas técnicas y administrativas necesarias para la supervivencia de su Unidad. Necesitará quién le ayude en parte de las labores administrativas. Por lo tanto podemos definir los deberes o la tarea, si así quiere llamársele; del Comité de Grupo así: a) Sostener y supervisar el funcionamiento del Grupo y de sus diferentes secciones a fin de que todos los muchachos reciban integralmente su adiestramiento en su triple aspecto: físico, mental y espiritual. b) Cuando no hubiere J. de G., sea por renuncia del titular o por ser un grupo nuevo que se inicia, buscar a la persona adecuada para desempeñar el cargo y que reúna las cualidades necesarias. Al encontrarlo y obtener su consentimiento, por medio del Comisionado de Distrito lograr su adiestramiento rápido y obtener se le extienda su Certificado de Cargo. c) Seleccionar de acuerdo con el J. de G. uno o más ayudantes que puedan colaborar activamente haciéndose cargo de la Tropa o la Manada o bien la Sub-Jefatura del Grupo (en caso que la Asociación tuviese establecido este cargo). d) Tomará a su cuidado, provisionalmente, la dirección inmediata y efectiva del Grupo cuando falte el Jefe y sus ayudantes. e) Conseguir un local adecuado para las reuniones de las distintas secciones del Grupo. f) Velar por todos los haberes del Grupo. g) Procurar la manera de financiar los gastos de funcionamiento del Grupo y vigilar su correcto empleo. h) Tomar todas las medidas adecuadas para facilitar a todos los integrantes del Grupo la asistencia regular a sus distintas actividades Scouts y facilitar la asistencia de los Scouters del Grupo a las reuniones que para ellos se programen, así como procurar la participación de éstos en las Conferencias o Cursos de Adiestramiento a que fueren invitados. i)

Animar en forma efectiva a los muchachos, y aún a los propios Scouters, a que lleven a la práctica, adecuadamente el Programa Scout, a que realicen sus actividades Scouts correctamente y de acuerdo con las normas establecidas.

j)

Cumplir y hacer cumplir los Estatutos y Reglamentos de la Asociación.

37


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

k) Ver que el uso del uniforme por parte de todos los miembros del Grupo se ajuste en un todo a lo que determinen los Reglamentos. l) Realizar el programa de Relaciones Públicas del Grupo. m) Cooperar con el Jefe de Grupo en la búsqueda y obtención de lugares para Campamentos del Grupo. Velar, hasta donde sea posible, porque todos los miembros del Grupo en edad escolar se inscriban en Escuelas o Colegios y a aquellos que por su edad o por circunstancias familiares especiales se ven obligados a suspender sus estudios para cooperar en los gastos de sostenimiento del hogar, tratar de obtenerles una colocación decorosa. n) Todas aquellas funciones o realizaciones que encajando dentro del espíritu del Escultismo y sin interferir con el programa de adiestramiento de los muchachos, cuya orientación corresponde a los Scouters, tiende a llevar al Grupo Scout alegría y felicidad.

Creemos que en estos incisos hemos resumido una cantidad extraordinaria de trabajo pero aún queremos poner dos más, no como incisos sino, para darles mayor importancia, como numerales. 1. Que los miembros del Comité de Grupo sean misioneros del Escultismo dentro de sus propios círculos de amigos y socios de negocios. 2. Que se sientan responsables de la supervivencia del Grupo. (Muchos Grupos o secciones desaparecen cuando falta el Scouter y mueren ante la mirada impávida del Comité de Grupo. Esto no debe suceder). Estos son los deberes del Comité de Grupo como corporación, como un organismo, pero el J. de G. espera que cada miembro, individualmente .pueda emprender algunas tareas personalmente, relevando con ello a los Scouters. Algunas de dichas tareas pudieran significar una porción de trabajo para todo el año; otras estarán relacionadas con actos especiales y son infinitamente variadas, tales como: Intendente del equipo, administrador del local del Grupo; encargado del Grupo de trabajo, dirigente social, organizador de actos especiales, bibliotecario del Grupo, director de la Revista o Boletín del Grupo, etc., etc.

REUNIONES No son pocos los J. de G. que se lamentan que su Comité de Grupo no le presta ninguna ayuda; que sus miembros no tienen interés por el Escultismo. Y en efecto, tal vez sus mejores miembros han perdido el interés por el Escultismo porque el J. de G. no ha sabido motivarlos; no los ha reunido periódicamente, no les ha planteado situaciones o problemas, en suma: NO LES HA DADO TRABAJO. Y a las personas entre más importantes sean, más les desagrada participar como miembro de número de una institución en la que no le dan nada qué hacer. Es necesario que los miembros del Comité se identifiquen con el Grupo, que se sientan partícipes del Escultismo. Hay que reunirlos con frecuencia y en cada sesión tener trabajo para ellos: Plantearles problemas, pedirles tareas, distribuirles trabajo. Todo esto en la medida correcta, guardando el equilibrio que es indispensable y teniendo cuidado que lo que se solicite al Comité sea lo razonable para la vida de un Grupo Scout. 38


El Comité de Grupo

La frecuencia de las sesiones no es posible determinarle a priori. Todo dependerá de los problemas que tenga el Grupo pero si debe siempre tenerse como norma celebrar por lo menos una reunión mensual. Es conveniente que las reuniones del Comité se celebren siempre el mismo día de la semana y a la misma hora, no importa su periodicidad. De esa manera los miembros del Comité habiendo periodicidad, día y hora, no hacen otro compromiso y asisten con regularidad, salvo circunstancias de fuerza mayor. Solamente el Jefe de Grupo y el subjefe, si existiere ese cargo, participan en las reuniones del Comité de Grupo. Ellos son el enlace entre el Consejo de Grupo y el Comité, trayendo a éste los problemas o necesidades de las acciones externadas y discutidas en Consejo. En algunas oportunidades el Comité de Grupo puede expresar su deseo de que en una sesión participe uno de los Scouters para un propósito determinado; Ej.: el Jefe de Tropa para que informe detalladamente sobre la forma como se realizó el último Campamento de vacaciones de la Tropa. El Jefe de Grupo debe complacer al Comité en estas oportunidades. Las reuniones del Comité, finalmente, deberán revestir seriedad. Son totalmente formales. Ello no significa que no puedan realizarse en la casa de uno de los miembros del Comité si este tiene un lugar adecuado e invita, pero si el local del Grupo tiene condiciones para la reunión del Comité será preferible hacerla allí. La presencia de algún "póster" fijado en las paredes, o un banderín, la Bandera del Grupo, etc., contribuyen a "motivar" a los miembros del Comité. En otras oportunidades, por ejemplo en las cercanías de las Navidades, una sesión cena del Comité en algún Restaurante vecino (el gasto se divide entre todos los participantes) es una cosa que une a los miembros y les da ánimos y alegría para un trabajo futuro exitoso. Cualquier miembro del Comité puede excusarse de asistir a una sesión. El J. de G. no debe hacerlo nunca; si él falta no hay quién oriente al Comité, quién le presente los problemas y quién le de las informaciones que necesite. Claro que esto puede suceder en caso de enfermedad del J. de G., pero en esa situación sí no tiene subjefe que lo substituya, el Jefe de Tropa o de Clan o bien el de Manada debe de atender a la reunión del Comité.

LA DIRECTIVA DEL COMITE Como cualquier organismo colegiado el Comité necesita de una Directiva: un Presidente, un Vicepresidente, un Secretario, un Tesorero. ¿Qué clase de hombres deberán ser éstos, y cuáles son sus deberes? Volvamos a insistir en que el J. de G. es miembro del Comité, representante de la parte técnica del Grupo pero que NO DEBE PRESIDIR EL COMITE. Debe elegirse un Presidente. La Presidencia del Comité nos proporciona la oportunidad de conquistar a un miembro no uniformado influyente, atrayendo su interés y muy a menudo su entusiasmo por el Grupo. Son muchos los casos en que un hombre se ha iniciado en el Escultismo por medio de la Presidencia de un Comité de Grupo y posteriormente se ha convertido en un J. de G. y muy bueno por cierto. Para presidente debemos buscar un hombre de reputación y experiencia en negocios que dirija las reuniones sin titubeos ni nerviosismos. Con este objeto deberá estar en contacto con el J. de G. y el Secretario para estar al corriente de todos los asuntos y conocer los puntos que estuvieran incluidos en el orden del día. En otras palabras, no debe ser un Presidente nominal y el J. de G. a él deberá dirigirse en busca de consejo prudente en cualquier momento. Pueda ser que encontrar a este hombre cueste algo de trabajo, pero vale la pena el esfuerzo si al fin y al cabo se encuentra al hombre adecuado. Y del Vicepresidente, que es el llamado a substituir al Presidente en caso de 39


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

ausencia de éste y quien normalmente será su brazo derecho, lo ideal será encontrar un hombre con las mismas calificaciones del Presidente. Ni el Secretario ni el Tesorero deberán ser Scouters del Grupo (ni de otro Grupo tampoco). El Secretario tiene que ser una persona paciente que esté lista para realizar las tareas, generalmente pesadas, que de costumbre le tocan a los Secretarios. Afortunadamente hay muchas personas a quienes les gusta este trabajo y lo hacen puntual y metódicamente. Es a veces más sencillo encontrar a una señora para que se ocupe de estos menesteres. La madre de algún Scout que en sus años mozos fue hábil secretaria (que aún sigue siendo hábil pero ya no secretaria sino ama de casa y madre de familia) o una Maestra vecina, etc. Una persona capaz de redactar cartas, levantar un acta y archivar en orden unos cuantos documentos. El Tesorero. No es difícil llenar este cargo pues aunque algunos opinan que es de todo punto conveniente que sea un Contador, o un Perito Mercantil, es bueno no exagerar. Al fin y al cabo el movimiento de fondos de un Grupo es bajo y las operaciones se reducen a un sencillo libro de caja con el "Debe ", "Haber" y el "Saldo ". Un talonario de recibos numerados, sellados, etc., de acuerdo con los procedimientos de la Asociación, un archivador para los comprobantes y un buen deseo de no complicar las cosas. Y eso es todo. No creemos necesario entrar a detallar las funciones de cada uno de los Directivos del Comité. Es cuestión de lógica el asignar a cada uno de ellos las que le corresponden según el cargo y, en caso de duda (preferiblemente antes de que ésta surja) consultar con el folleto "El Comité de Grupo".

COMITES AUXILIARES DE MADRES Muchos Grupos han encontrado sumamente útil constituir un Comité Auxiliar de Madres que se preocupa casi con exclusividad por los asuntos de los Lobatos y ayuda a las otras secciones y al Grupo en general en oportunidades especiales, casi siempre en el caso de una fiesta o celebración. Seis, siete u ocho señoras pueden ser un excelente número. Y también con Directiva constituida: Presidenta, Vicepresidenta, Secretaria, Tesorera, Vocales. Es de todo punto conveniente que la Presidenta sea al mismo tiempo vocal del Comité de Grupo para que exista el enlace necesario y no haya traslape. Este Comité auxiliar no tiene, digamos, una representación oficial. Las señoras organizan y llevan a cabo algunas actividades para recaudar fondos para las actividades o materiales para la Manada. Les ayudan en sus acontecimientos; etc. Algunas Asociaciones han considerado conveniente otorgarles algún reconocimiento y las obligan a inscribirse como un organismo de ayuda al Grupo; esto tiene la ventaja que se les extiende credencial que les es útil para algunas gestiones en beneficio del Grupo, pero de todos modos, esto es cuestión de reglamentación interna.

ESTIMULO DEL JEFE DE GRUPO Es cierto que el Comité de Grupo ha sido constituido para ayudar al Grupo, pero cuando el Comité ha obtenido lo que el J. de G. le ha solicitado, aunque esto sea OBLIGACION DEL COMITE, si el J. de G. les dice un "muchas gracias" en un tono sincero y a nombre de los muchachos beneficiados, estamos seguros que los miembros del Comité se sentirán muy gratos. 40


El Comité de Grupo

Si el Comité de Grupo ha realizado algunas actividades o gestiones y ha adquirido o logrado en donación algún equipo para el Grupo, deje el J. de G. que sea el Comité en pleno quien lo entregue a la sección para la que esté destinada, o en presencia de todo el Grupo. Esto además permitirá que los miembros del Comité entren en contacto con los muchachos. Se les debe invitar siempre a los actos adecuados, tales como la fiesta anual del Grupo, o una fogata especial, el Día de San Jorge, una exposición de trabajos manuales, etc., el J. de G. debe enterarles de lo que va a suceder y no que ellos se enteren en la calle de lo que está sucediendo en el Grupo al cual ellos ayudan. En alguna oportunidad una invitación para presenciar una reunión de la Manada o de la Tropa, les familiariza más con los muchachos; la visita al Campamento anual de la Tropa. En fin, lo importante es que el J. de G. se mantenga SIEMPRE LISTO para invitar a sus miembros del Comité a entrar en relación con los muchachos y con los padres de otros muchachos, aquellos Padres que no están en el Comité pero que tal vez el próximo año a ellos corresponda el asumir esta responsabilidad. Solamente tiene que tener el J. de G. el tacto suficiente para no invitarles cuando se trate de alguna reunión especial, de algún trabajo de cierta índole en que la presencia de extraños en lugar de ser ventajosa es hasta impertinente.

41


CAPITULO

h LOS FONDOS DEL GRUPO

Ahora ocupémonos de los fondos del Grupo, o si ustedes lo prefieren, sobre todo si el Grupo de ustedes es acaudalado, de sus finanzas. En todas las Asociaciones se espera que los Grupos se mantengan por sus propios medios, en su localidad. Aunque en ciertas circunstancias pueden conseguirse donaciones para proyectos especiales, el Movimiento ha estado siempre orgulloso de su independencia y esperamos que así continúe. Podemos decir que dependemos menos de la ayuda exterior que cualesquiera otro Movimiento Juvenil ya que el mantenimiento de dicha independencia y economía forma parte integral del adiestramiento de nuestros Scouts. Nuestro propósito es recaudar lo que necesitamos y que sean los propios muchachos quienes lo hagan, hasta donde sea posible, y que recaudemos aún un poquito más para ayudar a otros menos afortunados que nosotros. Es el Comité de Grupo el responsable de la Administración de los fondos del Grupo. El Tesorero es responsable ante el Comité; el Comité ante la Asociación. Por ello es indispensable que se lleve, como quedó mencionado anteriormente, algún tipo de contabilidad que, sencillo, pueda ser fácilmente comprendido por todos aquellos a quienes interese. Recibimos dinero de los muchachos, de los padres y patrocinadores y del público, por lo que nuestra contabilidad debe expresar de una manera sencilla y clara la procedencia de todos los ingresos y el destino de todos los fondos.

RECAUDACION DE FONDOS Lo primero que el Comité necesita determinar es cuánto necesitará gastar el Grupo durante el año. Sin este dato no podrán proyectar cómo recaudar los fondos necesarios.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Antes de comenzar el año Scout deberá prepararse el presupuesto. En Consejo de Grupo el J. de G. pide a los dirigentes de las diferentes secciones un presupuesto de lo que necesitarán durante el año de acuerdo con las actividades que pretendan llevar a cabo. Cada sección presenta su presupuesto y todos, uno a uno, son discutidos exhaustivamente; no con ánimo de suprimir o cortar sino con el propósito de ajustar; de hacerlos reales y posibles. Al presupuesto total obtenido por las sumas de necesidades de las secciones el J. de G. Agregará, luego de haberlo discutido con los miembros del Consejo, las sumas que van a emplearse en gastos generales del Grupo: reparación del equipo o adquisición de algunas piezas; fiesta del Grupo, reparación del local, etc., etc. El presupuesto así preparado es aceptado por el Consejo de Grupo sin que ello signifique en manera alguna que el presupuesto ya haya sido aprobado. El J. de G. lleva este proyecto al seno del Comité y todos, con el más amplio Espíritu Scout lo discuten, hacen los ajustes necesarios, se busca nivelarlo y cuando esto se logra, es aprobado. Se hacen varias copias a fin de que cada sección tenga una copia de presupuesto que regirá. Es de esperarse que si el Comité ha logrado convencer al J. de G. que es imposible obtener la totalidad de la suma proyectada y que por lo tanto es necesario rebajar algo, suprimir algo, éste logre así mismo convencer a los Scouters del Consejo de Grupo. La armonía que debe reinar siempre entre Comité y Consejo no debe resquebrajarse por este motivo. Muchas veces sucede que los Scouters del Consejo, con exceso de entusiasmo colocan cifras que los miembros del Comité, con experiencia en el mundo de los negocios, etc., consideran sensatamente que no es posible obtener. Al fin y a la postre el Comité trabaja por el interés del Grupo y si consiguiera algunas sumas rnás de las presupuestadas lo más sencillo será recolectar algo de lo suprimido y nivelar de nuevo, subiendo esta vez los egresos para que correspondan con lo ingresado. Y esta situación no es raro que suceda; pasa muy frecuentemente. Ahora llega el momento importante. Ya hemos visto cómo se determina el presupuesto de egresos. Al fin y al cabo es sencillo el hacerlo. Pero, cómo van a conseguirse esas sumas para pagar los gastos?. Es indudable que los Scouts (más bien los padres de los muchachos) deben pagar su cuota de membresía. Sobre esto hay diferentes sistemas y las Asociaciones pueden emplear el que mejor convenga a sus intereses. Algunas Asociaciones dejan en libertad a sus Grupos para que estos determinen todo lo relacionado con las cuotas de sus muchachos. En este caso el Grupo decide si establece o no establece alguna cuota de membresía, no importando su periodicidad que estará de acuerdo con su monto. Otras Asociaciones exigen que los grupos cobren a sus miembros activos una cuota mensual o anual y dejan al Grupo en libertad de determinar su monto y otras asociaciones determinan el monto que cada Grupo debe de cobrar a sus muchachos mensual, semestral o anualmente. Y dentro de estos Grupos que sí obtienen cotizaciones de los muchachos existen también dos dimensiones: aquellos que determinen que las cuotas de membresía deben ser manejadas por el Tesorero del Comité y aquellos que dejan cada sección colecte y administra las cuotas de sus muchachos. Repetimos que esto es cuestión de reglamentación interna. Sin embargo nosotros recomendamos que a los padres de familia se les obligue a cotizar una cuota que puede ser anual, un poco alta, o mensual y que estas cuotas sean manejadas por el Comité (por el Tesorero) y que los muchachos coticen en cada sesión una suma pequeña, centavos o céntimos, y que esas sumas sean manejadas por el respectivo Scouter. Esa es una solución intermedia y que permite que eI Comité tenga una base para iniciar su presupuesto de ingresos. Debe de considerarse que los gastos que va a hacer el Comité serán en beneficio de los muchachos. 44


Los fondos del Grupo

El resto del presupuesto debe de obtenerse, preferiblemente, mediante actividades a nivel de Grupo. Los Grupos en realidad no hacen "Campaña financiera". Obtienen la cotización de los padres de los muchachos; sí es un Grupo Patrocinado, la entidad Patrocinadora aporta mensual o anualmente algunas sumas de dinero y realizan, ciertas actividades. Ocasionalmente reciben algunas cuotas de cooperación de un vecino, un amigo, un antiguo Scout, etc., pero esto no significa que deban estar solicitando estos aportes. Cualquier actividad que realice un Grupo para obtener sus fondos debe de: a) Estar autorizada por el Comisionado de Distrito. b) Ser lícita. c) No estar reñida con los principios Scouts. Hay que recordar siempre que el espíritu del Escultismo sugiere que el dinero sea ganado por los Scouts y no solicitado. El Movimiento Scout no tiene intenciones de adquirir la reputación de ser una sociedad de pedigüeños. Los Scouts tampoco deben de participar en ventas o colectas callejeras. Ahora se preguntarán ustedes: si cada vez nos están estrechando más y más entre prohibiciones... ¿qué nos queda? ¿De dónde podremos adquirir Ios fondos? Vamos, a simple título de sugerencia a listar una serie de actividades. Repetimos que es sólo una sugerencia ya que puede una Asociación con fundadas razones no estimar como conveniente para realizar en su país una de estas actividades.            

Rifas de poca monta (debidamente autorizadas por la Autoridad Competente). Baile. Matinal de Cine. Calendarios del Grupo. Kermesse. Fiesta de Registro Anual. Venta de Pasteles. Baratillos. Función de circo. Bingos. Estacionamiento de automóviles. Cuidado de jardines.

Otra manera es la adaptación del sistema inglés de "Bob-a-job-week". Estamos seguros que los Comités de Grupo encontrarán, como han encontrado siempre, mil sistemas correctos y eficaces para lograr los fondos necesarios para el sostenimiento del Grupo.

ALGUNAS SUGERENCIAS Es de todo punto conveniente que los fondos del Grupo se encuentren depositados en un Banco o Institución de ahorro y que para ser movidos requieran de la firma del Tesorero y del 45


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Presidente. Esto da mayor seguridad. Sin embargo para evitarse estar obteniendo las dos firmas para sacar cualquier suma de dinero para un pago sencillo, conviene que el Jefe de Grupo mantenga una Caja Chica para los pagos menores y que cada cierto tiempo le reembolsen los gastos hechos contra facturas o recibos. Es obvio indicar que la cuenta del Banco tiene que estar a nombre del Grupo y no de persona alguna del Comité. Es conveniente que el J. de G. tenga autorización del Comité para hacer gastos o pagar facturas hasta por determinada cantidad. Para una erogación mayor se precisará de autorización expresa del Comité. Esta misma limitación debe existir para el Tesorero.

FONDOS PARA CAMPAMENTOS No existe problema alguno con los fondos que los muchachos necesitan para sus campamentos de fin de semana, pero cuando se trata del campamento de vacaciones, evento que puede durar desde una semana hasta quince días, o que puede ser instalado en un lugar bastante retirado del domicilio del Grupo, el asunto varía; para la mayoría de los muchachos, especialmente si son de escasos recursos, el asunto constituye un problema serio. Muchos grupos constituidos por muchachos de escasos recursos no organizan a fin de año, durante las vacaciones, ningún evento de este tipo porque saben de antemano que están condenados al fracaso ya que los Scouts no tienen dinero para inscribirse. Es por ello de todo punto conveniente que los Grupos abran por lo menos con seis meses de anticipación un FONDO DE AHORRO PARA CAMPAMENTO ANUAL. Claro que esto dará algún trabajo al Tesorero pues le obligará a llevar una cuenta corriente para cada muchacho, pero la cosa bien vale la pena. El muchacho deposita semanalmente alguna cantidad pero debe de sugerírsele que su monto sea tal que al fin de período tenga ya ahorrada la totalidad de la suma que va a emplearse como cuota. Necesariamente que si por alguna circunstancia el muchacho no asistiera al Campamento o se retirara antes de la fecha de la realización de éste, o bien, simplemente por algún problema familiar serio, necesitara del dinero ahorrado, se le debe entregar. Estos fondos conviene se depositen en una cuenta de ahorro pues el interés que devengarán en el tiempo que van a estar depositados siempre es útil para completar la cuota de algún muchacho que no logró ahorrar toda la cuota. GASTOS DE LOS SCOUTERS. Los gastos en que incurren los Scouters tales como uniformes, libros, cuotas de campamentos y excursiones, deben ser cubiertos de su propio peculio. Al fin y a la postre constituyen el pago que hacen por su afición. Pero los gastos de Cursos de adiestramiento deben ser cubiertos, normalmente, con fondos del Grupo. Que el adiestramiento que el Scouter recibe va a servir para mejorar el Grupo, va a ser un mejor dirigente, Ios muchachos van a gozar más del programa Scout. Es el Grupo quien debe de pagar por esto, excepto que el Scouter, voluntariamente, indique estar en posibilidades de pagar todo o una parte.

46


CAPITULO

i LOCAL Y EQUIPO

La mayoría de los Grupos consiguen que se les conceda un local en edificios o terrenos de las Iglesias, escuelas o Municipalidades de los pueblos y los comparten con otros. Aunque muchos Grupos están muy agradecidos por las oportunidades que se les ofrecen para disfrutar de dichos locales, tales arreglos son poco satisfactorios pues con frecuencia dificultan el desenvolvimiento de un buen programa Scout. Muchas veces no hay seguridad en cuanto al uso del local, y el Grupo puede ser desalojado al capricho del propietario. Pudiera ser que la Tropa llegara para una reunión semanal y se encontrara que el local está ocupado por otros elementos. Las esquinas de las Patrullas y Seisenas no se pueden determinar ya que no se pueden colocar las decoraciones correspondientes en las paredes, y no hay sitio para guardar el equipo. Al propio tiempo, el uso del edificio o terreno de la Iglesia o Escuela por los Grupos patrocinados puede ser el mejor medio de mantenerse en contacto con la autoridad patrocinadora y de que se les reconozca como parte integral del trabajo de la Iglesia o Escuela. Por lo menos, en tales casos, debe hacerse el mayor esfuerzo para obtener el uso exclusivo de una habitación donde el equipo pueda ser almacenado y donde se puedan celebrar pequeñas reuniones como las del Consejo de Tropa. Por pequeño y humilde que sea, ese sería el "hogar" del Grupo. Quizás un armario con llave pudiera colocarse en algún lugar del edificio donde se celebren reuniones principales, y que pudiera usarse para guardar los enseres que se necesitan para las reuniones de la Manada o Tropa. Es una verdadera prueba tener que acarrear tales cosas a la ida y a la vuelta de cada reunión, y las cosas que más se necesiten sean las cosas que se nos hubieren quedado olvidadas. No obstante las dificultades que encontremos en dichos locales, debemos esforzarnos para imprimirle a dicho lugar cierto "ambiente" Scout para las reuniones. Tabiques plegables para Patrullas y Seisenas, decoraciones portátiles se inventan frecuentemente y dan resultados


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

maravillosos. Si hubiere ganchos en la pared, o se pudiera obtener el permiso para clavarlos, las Patrullas podrían llevar sus Tesoros y colgarlos en las esquinas respectivas. Aún cuando las secciones no pudieran utilizar dichos locales más que una vez por semana, no hay motivos para que las Patrullas de los Scouts y de los Scouts Mayores no puedan tener sus propios rincones. Este es un verdadero reto al estímulo y al ingenio de los Guías de Patrulla. Se han descubierto rincones de Patrulla en toda clase de lugares: un ático en casa de los padres, parte de un garaje, hasta un gallinero en desuso y aunque un técnico en higiene frunciere las cejas ante esa perspectiva, los muchachos se sienten inmensamente complacidos y emplean horas y horas en decorarlo. El Espíritu de la Patrulla y la vocación del dirigente, del Guía de la Patrulla se sienten estimulados cuando la Patrulla encuentra un lugar propio, donde ni el Jefe de Tropa puede entrar sin pedir permiso previamente. Es obligación del J. de G. obtener el uso del local apropiado para el Grupo y del Comité de Grupo ayudarlo en ese empeño. Debería ser la ambición de todo Grupo tener "un local propio" aunque se tardara veinte años en ver lograda dicha ambición. Algunos Grupos han necesitado aún más tiempo que eso, pero, al fin, lo consiguieron. Si el Grupo consistiere de dos o más secciones y se reunieren cada semana una vez y por añadidura tuvieren reuniones de Patrulla, hay material abundante para mantener, el local propio siempre ocupado. Con una adecuada distribución de las obligaciones de los Scouters y los Rovers el local pudiera permanecer abierto todas las noches de la semana. Es especialmente conveniente que los Scouts mayores y los Rovers, quienes a menudo están ocupados con clases nocturnas y estudiando durante las noches de la semana, tengan sus propios rincones y cuevas, de fácil acceso, en cualquier momento en que tuvieren un rato libre para reunirse con sus amigos. La adquisición de un local propio para el Grupo no es asunto fácil. Puede ser menos complicado para aquellos Grupos patrocinados por un colegio fuerte o por una parroquia grande quienes pueden ceder si no en propiedad por lo menos a título de usufructo por unos años, un terreno en el que el Grupo pueda construir un sencillo local de blocks o madera, adecuado a sus necesidades futuras previsibles. En algunos países o ciudades cuando el Grupo funciona en una urbanización o fraccionamiento nuevo y las regulaciones Municipales han obligado a la firma loteadora o fraccionadora a dejar áreas verdes y lugares para centros cívicos o comunitarios es posible la obtención de un predio de cierta dimensión a título de uso en usufructo por largos años, pero la construcción que debe hacerse ya no es una simple barraca sino adquiere caracteres más serios y formales. En algunas otras oportunidades, y esta es quizás la más frecuente, existen cerca de donde está la mayoría de los muchachos del Grupo algún predio o sitio baldío de propiedad particular y cuyo propietario por múltiples razones no va a construir pronto. Se puede entonces conseguir que nos lo ceda para su uso gratuito por algunos años y se puede construir teniendo cuidado que la construcción sea de tal tipo (madera) que sea sencillo recuperarla en su mayor parte cuando se venza el plazo y se obligue al Grupo a desocupar el terreno; en ese caso se podrán levantar paredes y techo y perderse únicamente los pisos. Ya sea que construyan o adapten, se necesitarán sumas fuertes para dicho objetivo, por lo que el Comité de Grupo debería constituir un fondo para local, aparte, en el cual ingresar cuotas y dinero procedente de otros tipos de recaudación de fondos por medio de distintas actividades. Hasta que no existiera una cantidad razonable en dicho fondo especial, los planes no podrán traducirse en hechos. Es bueno hacer esta advertencia al llegar a este punto. Ha habido casos en que el Comité de Grupo se ha concentrado tan exclusivamente en su fondo para la construcción 48


Local y Equipo

que la presente generación de muchachos ha carecido del equipo necesario. Este peligro debe ser evitado. Un buen plan es dividir los ingresos en dos partes: una, la mayor, para pagar la construcción y otra, la menor, para las actividades ordinarias del Grupo. Si se decide construir un nuevo edificio, lo primero es encontrar un lote y eso no es fácil en un área populosa, sin embargo, algunos lotes sin uso pueden ser descubiertos y el Comité de Grupo puede obtener la ayuda de personas informadas al respecto. Es absurdo el obtener permiso para edificar en un lote de alguien; para mayor seguridad es esencial siempre el conseguir un contrato de arrendamiento que dure por no menos de 99 años. Durante el planeamiento, es necesario asesorarse de expertos y el Jefe de Grupo debiera tratar de incluir un buen número de éstos en el Comité de Grupo en donde no dejarán de ser útiles en algún momento del planeamiento. Serán necesarios un ingeniero, un arquitecto, un constructor, un plomero y un electricista. Algunos de éstos pueden ser descubiertos entre los mismos padres de los muchachos, o entre antiguos Scouts del Grupo. Si hay muchas personas para formar un solo Comité, la alternativa es formar un Sub-Comité especial de construcción (consistiendo de los expertos más el Jefe de Grupo, el Tesorero y unos dos miembros más del Comité de Grupo). Si hay que comprar tierras, es importantísimo asegurarse de una asesoría experta, para llenar los requisitos legales debidos. Se debe tener mucho cuidado en ver que los planos sean hechos conforme a los reglamentos de las autoridades locales en cuanto a sanidad, otros detalles de la ley de ese lugar en particular, Ej. no se debe construir un edificio de madera en un terreno en el cual los reglamentos locales insisten que el edificio se haga de piedra o ladrillo. Debemos ser escrupulosos en obtener las licencias y permisos y en mantener estrictamente el edificio dentro de los términos de la ley. Esté seguro, al planear el edificio, en diseñarlo como un local Scout con todo aquello que deba de contener para su funcionamiento como: salón grande, locales de Patrulla, cocina, lavatorios, almacén, etc. Si el diseñador es listo, se puede hacer en partes, de acuerdo con los fondos disponibles. No esperen muchos años para completarlo, traten de hacerlo con la mayor rapidez posible. Planee de tal forma que los muchachos y los simpatizantes del Grupo puedan hacer por su parte lo más posible. Si el Grupo ha obtenido la ayuda de expertos para supervisar el proyecto, es sorprendente la cantidad de trabajo que los inexpertos pueden hacer. Así los padres y antiguos Scouts ayudarán mucho y el costo del edificio será reducido. La decoración interior debe representar típicamente el Escultismo y debe de ser hecha en su gran mayoría por los mismos muchachos incluyendo decoraciones como: cuadro de nudos, cuadro de adelanto, etc. (cuadros como el del Fundador y la Insignia Scout Mundial, deben también ser parte de la decoración). Evite lo superfluo y lo de carácter permanente, cada generación de Scouts debe poner sus propias decoraciones a su gusto. Mantenimiento del local. no hay excusa alguna para que un local Scout esté sucio y en desorden. Esto es de muy mal ejemplo para los muchachos y en contra de la Ley Scout, y más aún una mala publicidad para el Escultismo (especialmente si los alrededores del local se mantienen descuidados y sucios). No importa cuan humilde sea el local, pero sí debe verse siempre limpio y bien cuidado. El Consejo y el Comité de Grupo, son los responsables de mostrar el orgullo de un buen local. Equipo. Todo Grupo necesita equipo, aunque lo más caro es el equipo de campamento, una buena dosis de prevención por parte del Jefe de Grupo, el Consejo de Grupo en estimar las necesidades para ver lo que haya que comprar o renovar, es siempre necesario. Equipo ligero 49


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

para campamentos de fin de semana deben ser parte de los requeridos para el material del Grupo. Lo ideal es que cada Patrulla pueda adquirir el equipo indispensable, pero deben hacer el mayor esfuerzo posible por llegar, si no a las condiciones ideales, muy cerca de ellas. Esperamos que el J. de Tropa designe a uno de sus ayudantes para que se ocupe del equipo. Será un Intendente sensato y eficaz ya que el equipo necesita revisión constante y reparación. Al mismo tiempo que cuida del equipo enseña a la Tropa cómo cuidarlo y cómo repararlo para mantenerlo siempre en condiciones de usarse. Todas las reparaciones menores deberán hacerlas los propios muchachos. Hay necesidad de hacer y mantener un inventario de las propiedades del Grupo: de su equipo y cada compra o adquisición que no sea material "Gastable", siendo un nuevo equipo, deberá de incluirse entre este inventario que deberá llevarse en un libro a cargo del Comité. El guardalmacén o Intendente tendrá una copia del inventario.

50


CAPITULO

j LA ADMINISTRACION DENTRO DEL GRUPO

El sólo pensar que un Grupo Scout tenga que ocuparse de "administración" estremece al más lego en Escultismo, pero como de alguna manera hemos de llamar a esa función de escribir cartas, archivar papeles, llevar libros, récords, etc. y no se trata de enriquecer el idioma castellano con nuevos términos, usemos el ya conocido aunque ese nombre "horrorice" a más de uno. No se trata en efecto que dentro del Grupo funcione una oficina burocrática con máquinas, escritorios, archivos, files, mimeógrafos, secretarias, etc. etc. pero sí de que se lleven ciertos controles y se tengan ciertos implementos que son indispensables. No creemos necesario ponderar la necesidad de poseer un archivador, y mejor si en vez de uno son dos, para la correspondencia. Uno lo emplearemos para la correspondencia normal que nos llega y contestamos (padres de familia, un vecino, etc. etc.) y en el otro archivaremos las circulares de la Oficina Nacional o del Distrito, o Región. Y las solicitudes de ingreso ya aceptadas...Ah...mejor tengamos tres archivadores. Y el tener archivador significa tener un pequeño perforador; y una almohadilla con el sello del Grupo y, necesariamente sobres pequeños y sobres oficio que muchas veces son necesarios. No hay necesidad de que tengamos máquina de escribir. Siempre encontraremos algún amigo que nos puede prestar la suya un rato cada semana para mecanografiar un par de cartas y sus sobres. El libro de actas del Comité de Grupo, si el Comité se reúne en el local hay que tenerlo allí, así como el libro con las minutas de las reuniones del Consejo de Grupo. Nos convendrá tener un álbum fotográfico que nos enseñe la historia del Grupo; un libro que indudablemente viene de años atrás y que nosotros lo cuidaremos, lo enriqueceremos y lo dejaremos para que continúe informando a las generaciones venideras quienes fueron los que les antecedieron. Un libro de recortes de prensa en donde estarán pegados los artículos sobre


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Escultismo y las noticias de la Asociación publicadas por la Prensa Nacional, especialmente de aquellas actividades en que nuestro Grupo participó. El libro de oro de la Manada. El libro de oro (log-book) de la Tropa. Es de todo punto conveniente llevar registros personales de todos los miembros del Grupo. Una tarjeta especial en donde conste la fecha de su ingreso al Grupo, la fecha de su Promesa y su adelanto en la respectiva sección, su paso a la siguiente, etc., o bien el motivo de su retiro; los datos de adiestramiento de los Scouters. Necesitamos tener guardada pero a la mano la copia de la planilla de inscripción o registro anual del Grupo. Algunos formularios de "ingresos" o "bajas" posteriores al registro anual. Formularios de solicitud de ingreso al Grupo. Quizá el Tesorero del Comité encuentre necesario y de gran ayuda el que se lleve una gráfica que demuestre el pago de las cuotas mensuales de los muchachos. De gran utilidad es tener una pequeña libreta o un cuadro en donde figuren todos los miembros del Grupo y sus respectivas direcciones y teléfonos. Un registro de Sinodales, de Scouters del Distrito y de miembros del Consejo Nacional con sus teléfonos. Un pequeño lugar para la biblioteca de consulta de los Scouters, biblioteca que debe irse enriqueciendo gradualmente, poco a poco pero perseverantemente. E n fin, son funciones un tanto aburridas, procedimientos fastidiosos pero indispensables. El Grupo debe tener también su historia y todo esto contribuye a irla escribiendo para el futuro.

52


CAPITULO

bk LOS DEBERES PARA CON DIOS DENTRO DEL GRUPO

"Por mí honor prometo: hacer cuanto de mi dependa POR CUMPLIR MIS DEBERES PARA CON DIOS..." Esta es la promesa Scout en la cual los deberes para con Dios ocupan el primer lugar. Eso ha sido así desde principios del Escultismo y, afortunadamente, así habrá de continuar. Está claro, necesariamente, que los Scouters de un Grupo y que han hecho por tanto esa Promesa deben procurar que "los deberes para con Dios" sea lo primero en sus vidas, así como en todos sus pensamientos y proyectos. Los deberes para con Dios no pueden relegarse a un segundo término o practicarse a puertas cerradas. Cada asociación tiene establecida o determinada su política Religiosa, basada ésta, cuando no idéntica hasta en su redacción, en la política religiosa aprobada por Ias Conferencias, Scouts Interamericanas, lo cual a su vez concuerda con la política de la Conferencia mundial sobre el particular. Los Scouters deben conocerla y acatarla. En los Grupos, el ejemplo de los Scouters y el ambiente del Grupo tiene una gran importancia ya que muchos de los muchachos, quizás la mayoría de ellos, es posible que muestren alguna tibieza con respecto a su propia religión y que interpreten que cumplir los deberes para con Dios significa única y totalmente el asistir a1 servicio religioso del Domingo como el espectador que va al cine, y en dar en alguna oportunidad, cuando sobran muchas monedas, una limosna a algún pobre mendigo que la solicita. Y es preciso más. Es una cosa más seria. La religión no es un ropaje que se usa el día domingo y se sacude de vez en cuando, es mucho de siempre, de todo momento, de toda una vida. Otros muchachos piensan que SERVIR A DIOS significa ser un Misionero o mártir, ambas cosas difíciles de realizar (sobre toda la 2a.) y mientras se despeja esa duda...nada. SERVIR A DIOS significa DEJAR QUE DIOS SE SIRVA DE NOSOTROS como El quiere, cuando EL QUIERE


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

y pedirle eso a EL de todo corazón. En otras palabras, ser en manos de EL un buen instrumento y para llegar a eso los Scouts tienen que caminar por un camino duro y a veces difícil, realizando todos sus esfuerzos. No se trata de que el Scouter vaya a dejar su función de dirigente Scout y quiera apropiarse del papel del capellán. Y quiera predicar, y quiera instruir a sus Scouts en religión. Se trata de INDUCIRLOS con el ejemplo y de procurar que el ambiente del Grupo esté saturado de religiosidad sincera. El Jefe de Grupo debe cerciorarse que los dirigentes de las diferentes secciones son verdaderos practicantes de su religión y verdaderos ejemplos de cumplimiento de sus deberes para con Dios; y no de que traten de convertirse en instructores religiosos. Hay que dejar al Capellán que se ocupe de lo que a él corresponde, si bien los Scouters deben ayudarle en su tarea, especialmente si para ello son solicitados. La parte más importante de esta contribución radica en la enseñanza de la Ley y la Promesa Scout. Estas son la base de la Hermandad Scout: ningún muchacho es Scout y ningún adulto es Scouter hasta que haya hecho la Promesa. Los métodos y las prácticas del Escultismo varían mucho de un país a otro de acuerdo con las costumbres nacionales, pero la Promesa es universal. Corresponde al J. de G. y al Consejo de Grupo la tarea de pensar constantemente en la enseñanza de la Ley y la Promesa porque de ella depende el tono de cada sección del Grupo. Es de temer que en algunos Grupos esta enseñanza sólo tenga lugar cuando se va a investir un muchacho y luego se pierda de vista. Se han dado casos de "Caballeros Scouts" que demostraron no tener una mejor comprensión de la Ley y la Promesa que la que tenían cuando eran Scouts de Tercera Clase. En todo buen Grupo a ningún muchacho se le permite dar un paso en su ascenso (esto es: de Lobezno a Patatierna, o de Scouts de 3a. a 2a., etc. en tanto el dirigente de la sección no está satisfecho del progreso correspondiente en la comprensión y práctica de la Ley y la Promesa. Es preciso que todos los miembros del Movimiento presten atención a este punto tan vital para el mismo; a los J. de G. les corresponde dirigir el Consejo de Grupo y ejercer una constante supervisión de este aspecto. Toda reunión Scout deberá incluir un corto período para oraciones; el final de la reunión es generalmente la mejor oportunidad para ese objeto. Durante el Campamento cada día deberá comenzar y terminar con oraciones. Si hubiese muchachos cuyos preceptos religiosos no les permiten participar en oraciones conjuntas deberán retirarse o abstenerse. Las oraciones conjuntas, tratándose de muchachos de diferentes religiones, deben ser las oraciones propias para tales casos, digamos las propias del Escultismo y que se adaptan a todas las religiones y no las propias de cada religión que podrán ser usadas cuando se trate de muchachos todos de una misma creencia es necesario poner énfasis en el hecho de que este período de oraciones necesita ser preparado con tanto esmero como el resto del programa y asegurarse de que se tienen preparadas las oraciones adecuadas. Esto no debe improvisarse. Los relatos de historietas forman parte de las reuniones de Manada y deben aprovecharse para relatar, si es una Manada integrada por Lobatos TODOS católicos, la vida de los Santos, por ejemplo, o bien, si es una Manada integrada por muchachos de diferentes credos religiosos, la historieta será sobre la vida de los grandes hombres, buscando aquellos pasajes que señalen de modo inconfundible la fe en Dios del personaje eje de la historieta; el cumplimiento de su deber religioso, etc. etc. No debe olvidarse nunca que esto no es un "apéndice" del programa, sino es parte del programa mismo. 54


Los deberes para con Dios dentro del Grupo

El "Servicio propio de Scouts" o "Meditación Scout" como le denominan en algunas Asociaciones, ha venido siendo muy poco practicado en los últimos años. De hecho algunas Asociaciones lo consideran poco adecuado, poco recomendable y han suprimido de sus prácticas considerando que (Asociaciones o Grupos católicos) con facilidad se llega a convertir en un culto evangélico o cristiano. No vamos a discutir la razón o la sin razón de esta suposición, pero sí afirmamos que existe el peligro de que se le tome como un substituto del servicio religioso en la Iglesia cuando en realidad no es sino "un complemento" de este, una reunión de Scouts celebrado para adorar a Dios y para fomentar una más completa realización de la Ley y la Promesa Scout. Si este Servicio o meditación se lleva a cabo en Grupos abiertos de muchachos de diferentes creencias religiosas, debe de tenerse mucho tacto al seleccionar los Himnos o cantos, así como las oraciones y la lectura para la meditación.

55


CAPITULO

bb EL GRUPO PATROCINADO

En el Capítulo 2 se hizo una breve mención de los Grupos patrocinados y se dijo que están aquellos que estaban respaldados plenamente por una Iglesia, una Escuela o Colegio, un club de servicio, etc. etc, etcétera, un poco amplió, tiene limitaciones: comprende ó puede comprender: Universidades, Hospitales y otras instituciones similares sobre todo para el caso de Grupos de extensión, Industrias, Sindicatos obreros; organizaciones Patronales, Asociaciones pro mejoramiento del barrio; Municipalidades o ayuntamientos, especialmente si se tratare de un Grupo Scout constituido por hijos de los militares de esa unidad, y pongamos etcétera. Iimitaciones? Sí! Los partidos políticos sea cual fuere su ideología, su color o su posición (derecha, izquierda, centro, arriba o abajo), las sociedades secretas (ku-klux-klan) etc. La Institución Patrocinadora, normalmente, designa a una persona como su representante en el Comité de Grupo, generalmente ejerce la Presidencia, dándose el caso, sin embargo, de muchos Grupos que son patrocinados por una Iglesia (en la mayoría de los casos por la Iglesia Católica, al menos en Latino América) y el Cura Párroco no se reserva la Presidencia del Comité sino prefiere ocuparse únicamente de la Capellanía del Grupo, sus asuntos espirituales, dejando en manos de los padres de familia el manejo de los asuntos administrativos del Grupo. Originalmente estos grupos patrocinados se denominaban Grupos cerrados y los Grupos respaldados únicamente por un Comité de Grupo, sin una Institución respaldando atrás, se denominaban Grupos abiertos. Esto era porque a los primeros no podían ingresar sino muchachos feligreses de la Iglesia que patrocinaba, o bien de la misma Escuela que patrocinaba; sin embargo esto se ha ido liberalizando tanto, democratizando de tal manera que se dan casos de Grupos patrocinados por una orden religiosa Católica que acepta como miembros a muchachos evangélicos y judíos y Grupos patrocinados por un Colegio que tiene Scouts que estudian en Colegio diferente. Se ha ido olvidando el concepto de cerrado y solamente ha persistido el de "Patrocinado".


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

El gran porcentaje de Grupos Scouts lo constituye los Patrocinados y son, indudablemente, los que más larga vida tendrán pues gozarán siempre de mayor apoyo que los otros. Sin embargo, pese a esa conveniencia, en un pueblo pequeño hay que meditarlo mucho antes de darle carácter de patrocinado al Grupo que se forme pues aunque ha casi desaparecido la idea de "cerrado", en la práctica este principio es valedero y podría privar de ingresar y hacer Escultismo a muchos muchachos que desean ser Scouts pero que no son de la fe de la Iglesia que patrocina al Grupo. Valdrá la pena, en este caso, que el Grupo sea abierto y respaldado únicamente por un Comité de Grupo. Normalmente el P.O.R. de cada Asociación determina las formas de relación con los Grupos patrocinados; los deberes y derechos de la autoridad patrocinadora, su intervención en la expedición de certificados de cargo para los Scouters del Grupo así como los convenios que deben hacerse en relación con el equipo y propiedades del Grupo. Para la inscripción y registro del Grupo ante la Oficina Nacional Scout, es recomendable que la Institución Patrocinadora, por medio de su delegado, firme el formulario de inscripción o solicitud así como el compromiso de prestarle al Grupo su respaldo y estímulo. En los primeros años de Escultismo a los Grupos patrocinados también se les llamó "controlados" por lo que no era de sorprenderse que algunas "Autoridades controladoras", como se les llamaba, le daban mayor importancia a las funciones de controlar que a las de mostrar un interés amistoso en los asuntos del Grupo. El actual calificativo de "Patrocinados" conlleva una idea más clara de la verdadera función de la autoridad patrocinadora. De acuerdo con esta modificación forma una sociedad amistosa con el Jefe de Grupo y los otros Scouters. Pero no es un simple socio ni un socio pasivo de la compañía. Debe aceptar los objetivos, métodos y principios del Escultismo según fueron delineados por Baden Powell, así como aceptar el deber de empeñarse en asegurar la continuidad del Grupo y la renovación anual de su inscripción; estar de acuerdo en cumplir especialmente las disposiciones del P.O.R. que le conciernan y comprometerse a ofrecer al J. de G. toda la ayuda posible. Al tiempo que la autoridad Patrocinadora acepta estas obligaciones, los Scouters del Grupo están obligados a corresponderle en la misma forma y a velar porque se respeten los derechos de dicha autoridad. Les deben lealtad porque se respeten los derechos de dicha autoridad. Les deben lealtad, tanto al delegado de la Institución patrocinadora como a la institución que representa. El Escultismo no esta interesado en conservar Scouters que utilizan las propiedades y todas las otras facilidades que les brinda el organismo patrocinador y que no ofrecen nada a cambio de las mismas.

NOMBRAMIENTO DE LOS SCOUTERS Uno de los derechos de mayor relevancia de la autoridad patrocinadora es la de hacer las propuestas para Scouters ya que nadie puede ser nombrado contra el parecer de dicha autoridad y debe contarse con su simpatía en el desempeño de su trabajo como Scouter. Su derecho es proponer, no nombrar. El Comisionado de Distrito y el Consejo Scout de Distrito ó el Consejo de Grupo, continúan teniendo la obligación de cerciorarse de que el solicitante reúne las condiciones exigidas para ser Scouter. En un tiempo fue costumbre frecuente que la autoridad patrocinadora se ofreciera para desempeñar el cargo de J. de G. en ocasiones con el único propósito de ejercer un mayor control y sin tomar en serio la idea de realizar su tarea en su totalidad. Esto no daba buenos resultados, por lo que casi todas las Asociaciones han legislado sobre el particular y en sus reglamentos se menciona el hecho de que "no es conveniente, salvo circunstancias excepcionales, que la autoridad patrocinadora sea al propio tiempo nombrada J. de G. o realice el trabajo de éste, a no ser que el C.D. y el Consejo Scout de Distrito se cercioren de que tiene el tiempo y las cualidades 58


El Grupo Patrocinado

necesarias para desempeñar el cargo en cuestión. Más, si la autoridad patrocinadora fuera, como sucede en la mayoría de los casos, un sacerdote, la política religiosa latinoamericana a que hemos hecho alusión anteriormente, recomienda que el Capellán no sea el J. de G. sino que desempeñe el papel de asesor espiritual de la unidad Scout.

CAMBIO DE AUTORIDAD PATROCINADORA Es preciso estar atentos cuando se efectúe cambio de autoridad patrocinadora. Esto puede suceder por ejemplo si el Grupo es patrocinado por una Escuela y es cambiado el sacerdote. Es posible que este hombre nuevo conozca muy poco o nada de Escultismo y que tenga además una idea muy vaga de sus obligaciones en relación con el Grupo patrocinado que se encontrare funcionando. El J. de G. se ocupará de iniciar relaciones amistosas con la nueva autoridad tan pronto tome posesión de su cargo y de facilitarle toda la información y literatura que considere necesarias para orientarle. Cualquier convenio escrito que existiere con su antecesor deberá renovarse con la firma de la nueva autoridad patrocinadora. El P.O.R. de casi todas las Asociaciones trae una extensa lista de oportunidades en las cuales la autoridad patrocinadora tiene el derecho de ser oída por el C.D. y el Consejo Scout de Distrito en relación con puntos de controversia con el J. de G. Afortunadamente este derecho es ejercido muy pocas veces; la gran mayoría de posibles problemas son resueltos directamente entre la autoridad patrocinadora y el J. del G. en conversación en tono amigable y privada. Es de desearse que esto continúe ocurriendo en el futuro y que se elimine desde su aparición cualquier motivo de fricción.

EL COMITE DE GRUPO El Comité de Grupo es tan necesario en un Grupo Patrocinado como en uno abierto, ya que tanto el equipo como las finanzas son necesidades universales. Pero existen una o dos circunstancias en las cuales el Comité de Grupo puede ser de suma utilidad para el Grupo patrocinado. Este puede ser valiosísimo para asegurar la continuidad del Grupo cuando se efectúa un cambio de autoridad patrocinadora. Esta persona nueva quizás sepa poco o casi nada acerca del Movimiento Scout y de sus métodos. Hasta puede que le resulte antipático. Un Comité de Grupo bien organizado, que cuente en su seno con miembros respetables de la Iglesia o de la Escuela, puede ser muy eficaz para granjearse la confianza y la amistad de la nueva Autoridad patrocinadora. Este Comité también puede entablar relaciones amistosas con otros miembros de la Iglesia y/o de la Escuela y conseguir el reconocimiento del Grupo Scout como parte integrante de la comunidad. Por este motivo, es siempre conveniente que el J. de G. solicite de la Autoridad Patrocinadora que designe algunos miembros del Comité de Grupo y que apruebe la totalidad de la lista de los que lo integran.

LOCAL Y EQUIPOS. Corresponde a la autoridad patrocinadora auxiliar al J. de G. en el ejercicio de sus obligaciones; uno de dichos deberes es ayudar al Grupo a conseguir local adecuado y el equipo necesario así como oportunidades para el adiestramiento. Las dificultades en la obtención del local obliga a la mayoría de los Grupos patrocinados a compartir el usufructo de locales con otras personas, pero podemos dirigirnos a la autoridad patrocinadora con objeto de asegurarnos que el Grupo tiene acceso al uso periódico de cualquier local disponible y que la Manada y la Tropa no serán desalojados en cuanto se presentaren otros reclamándolo.

59


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Los Scouts, por su parte, deben por lo menos velar porque el local quede limpio y ordenado después de las reuniones. Aún así el Grupo puede encontrarse con muchas dificultades al verse imposibilitado de colgar sus decoraciones y a verse obligados a guardar silencio forzados por la proximidad de otra reunión en un local aledaño. Tendremos que tratar de hacer las cosas lo mejor posible de acuerdo con las circunstancias, cosa que no es fácil, por lo que el J. de G. demostrará su habilidad confiando en la ayuda y simpatía de la autoridad patrocinadora para lograr que dichas circunstancias sean las más tolerantes posibles. Estas son las razones por las que la política del Movimiento siempre ha sido la de que cada Grupo se imponga como objetivo tener su local propio. En el caso de un Grupo patrocinado, este asunto requiere que se le enfoque con toda precaución. Algunas autoridades patrocinadoras temen que si el Grupo no se reúne dentro de su recinto, éste pudiera aflojar los lazos que lo unen al organismo patrocinador. Corresponde al Grupo probar que este temor es infundado. Nos parece que esta dificultad puede ser superada construyendo en terrenos propiedad del organismo o entidad del organismo o entidad patrocinadora; debemos recordar que es casi imposible adquirir el dominio absoluto de dichos terrenos y que cualquier edificación que se erigiera en el mismo se convertiría en propiedad del dueño del terreno al expirar cualquier contrato o acuerdo sobre arrendamiento. Podría suceder que, si el dinero para construir el local hubiese sido recaudado por medio de los esfuerzos realizados por el Grupo, dicho local no debiera pasar al organismo patrocinador ni darle otro uso que no fuera propio del Escultismo en el caso de que el Grupo dejara de existir. La única solución que ofrece toda garantía será encontrar un terreno cuyo dominio absoluto corresponda al Grupo. En la mayoría de los casos sucede que los Grupos patrocinados se reúnen en local propiedad de la entidad patrocinadora, guardando allí mismo su equipo. Creemos que en el P. O. R. de todas las Asociaciones figuran preceptos que determinan que debe hacerse un convenio entre el Grupo y la entidad Patrocinadora para establecer qué parte del equipo corresponde a cada quien; si este precepto existe hay que cuidar de que sea cumplido exactamente. Si este convenio no existe, sea porque no figura como obligatorio en el P.O.R. o por cualquier otra circunstancia, en caso de alguna disputa entre el Grupo y la entidad patrocinadora será muy difícil probar legalmente qué parte del equipo corresponde a la unidad Scout . Habrá que esperar únicamente de la ecuanimidad de la entidad Patrocinadora, cualidad que muchas veces se pierde cuando hay intereses en conflicto. Ahora bien, la circunstancia de que no existiese precepto en el P.O.R. no significa que esté prohibido hacer tal tipo de convenio por lo que conviene suscribir un acuerdo con la autoridad patrocinadora en el que se haga constar lo que es propiedad de uno y otra e intercambiar cartas expresando conformidad cada vez que se adquiere nuevo equipo, determinando siempre de quién es propiedad. Es de todo punto conveniente revisar este acuerdo anualmente y re-suscribirlo también anualmente.

INGRESO DE MUCHACHOS Solamente la autoridad patrocinadora tiene facultad para permitir que muchachos que no pertenecen al credo religioso de la institución patrocinadora (si fuere una iglesia) o la escuela o colegio (si fuere un centro educativo de esta naturaleza) puedan ingresar al Grupo. Es preferible que al iniciar sus labores un Grupo Patrocinado, se llegue a un acuerdo con la entidad que patrocina sobre los principios que han de regir el ingreso de los muchachos al Grupo. Las 60


El Grupo Patrocinado

decisiones de la Institución Patrocinadora deben ser siempre respetadas. No es lícito usar cualquier subterfugio para violar esas decisiones.

GRUPOS DE EXTENSION El éxito del Método Scout entre los muchachos con algún impedimento físico, psíquico o social que se encuentran en hospitales o centros similares o centro de reeducación de menores, nos hace lamentar que no exista un mayor número de Grupos Scouts que se ocupe de ellos. Para asesorarse en relación con este tópico altamente especializado es recomendable el folleto "También son Scouts" de la E.S.I. Los Scouters de estos Grupos deben ser hombres y mujeres que sientan verdadera vocación por este tipo de trabajo, no siendo necesario que sean médicos ni enfermeros. Sucede generalmente que los Scouters que no pertenecen al personal de dichas instituciones y que dirigen esos Grupos dan mejor resultado. Su éxito se debe en gran parte al hecho de que vienen del mundo exterior y traen consigo un ambiente refrescante de normalidad a las condiciones artificiales de vida del hospital o la institución. Normalmente un funcionario de alta categoría de la institución: Médico Director, Supervisora, etc. representan a la institución Patrocinadora; mucho depende de su simpatía y comprensión. Algunos miembros del personal facultativo pueden ser miembros del Comité de Grupo. Su ayuda es valiosísima para coordinar las tareas Scouts sin que menoscabe o trate de menoscabar la disciplina de la institución .

61


CAPITULO

bc LAS SECCIONES DEL GRUPO

Es totalmente imposible pretender, dentro de los límites de un libro como el presente, discutir los métodos para dirigir una Manada de Lobatos, una Tropa de Scouts, una Tropa de Scouts Mayores y un Clan de Rovers. Existe, afortunadamente, abundante literatura técnica sobre esta materia a la disposición de todos. Vamos pues a limitarnos a llamar la atención de nuestros lectores sobre algunos asuntos a los cuales el J. G. debe dedicarle el tiempo y la atención necesarios, especialmente aquellos que implican la coordinación del trabajo de las secciones. Esa es la tarea del J. de G. como ya hemos visto, dirigir Scouters y no SCOUTS. No pretendemos que el J. de G. sea un experto técnico, pero de acuerdo con los reglamentos que determinan las cualidades que necesita tener este Scouter, se le exigen "un conocimiento general de los libros Escultismo para Muchachos, Manual de Lobatos, Roverismo hacia el éxito y los Estatutos y P.O.R." de su Asociación. Sólo teniendo un cabal conocimiento de las ideas del Fundador sobre el adiestramiento progresivo y adecuado a la edad del muchacho, podrá el J. de G. estar seguro de que dicho progreso se lleva a cabo en el Grupo eficazmente. La totalidad de este libro se concentra alrededor de la idea de dicho progreso; sólo el J. de G. que no tuviere otras obligaciones dentro del Grupo podrá mantenerse imparcial en el cumplimiento de sus deberes. Todos los otros Scouters tienen la tendencia a mirar las cosas desde el punto de vista de su respectiva sección, lo cual es lógico. Es inevitable, por tanto, que en este capítulo nos dediquemos exclusivamente a unos pocos puntos que nos parecen los más importantes. Estudiemos en primer lugar algunos de los problemas que presenta la coordinación, antes de pasar a otros puntos especiales relacionados con cada una de las secciones.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

LAS VISITAS DEL JEFE DE GRUPO Si como es lo normal, todas las secciones del Grupo se reúnen en el mismo local, solamente habiendo coordinado su uso para diferente día, o bien, si el local es de tal manera grande o posee sitio cercano que permite la reunión simultánea de dos o más secciones, el Jefe de Grupo normalmente deberá estar siempre en el local el día de reunión de cada una de las secciones. No deberá limitarse a estar presente sino hará una corta visita a la reunión de la sección y pasará algún aviso de importancia, o felicitará a la Tropa o a la Manada o al Clan por una reciente actividad exitosa. Lo que interesa es que los SCOUTS le ven y lo consideren como el cabeza de la familia. Al mismo tiempo el J. de G. deberá evitar dos tentaciones: la primera es olvidar que la tarea de dirigir la Tropa corresponde al Jefe de Tropa y que el J. de G. no debe hacerse cargo del programa aún en el caso de que quizá pensare, con cierta base, que él podría dirigirlo mejor. De lo expuesto anteriormente se deduce que no deberá hacer crítica alguna al J. de T. delante de los muchachos; la segunda tentación es ser excesivamente cordial con los propios muchachos, especialmente cuando redundare en menoscabo de la prestancia y la disciplina de la unidad. Es muy natural que quiera llevarse bien con los muchachos, y muchos J. de G. lo consiguen admirablemente, pero pueden excederse. Es oportuno recordar aquí a algún J. de G. entrado en años, que el Lobato o el Joven Scout creen que el viejo está en las últimas, bueno, entre los ochenta y los noventa años, y está dispuesto a ofrecerle el respeto que se le debe a uno que está distante por lo anticuado. Dicho J. de G. puede ser comparado con el abuelo, a quien se le da la bienvenida cuando viene a visitar a la familia, siempre y cuando no malcríe a los niños y les permita más travesuras que de costumbre. El J. de G. se mantendrá en términos de buena amistad con los Scouters de modo que pueda pasar a verlos en cualquier momento sin previo aviso, quizás hacia el final de la reunión, cuando puede combinar la visita a la Manada o a la Tropa con el intercambio de algunos comentarios sobre asuntos de menor importancia con el J. de T. o el J. de M. después de que los muchachos se hubieren marchado. No deberá esperar que se le pida que participe en el programa, y sin duda expresará sorpresa si se le pidiera su participación, pero como le sucede al cantante que por casualidad ha traído sus papeles de música a la fiesta, llevará algo preparado por si acaso: un juego o un canto escogido por ser adecuado para la sección que estuviera visitando. Pero hay ocasiones en que el J. de G. tiene que estar presente, por lo que se le debe consultar en cuanto a las fechas. Estas son las ocasiones en que se celebran las ceremonias especiales de la vida del Grupo o de la sección, como son: las investiduras, ceremonias de pase de sección, entrega de certificados de cargo y actos sociales como las veladas de los padres y en las cuales es imprescindible que el J. de G. esté presente. Es conveniente llegar a un previo acuerdo sobre cuál habrá de ser el papel que el J. de G. habrá de desempeñar en dichas ceremonias, ya que como J. de G. indudablemente tiene que participar en las mismas. En una investidura de Lobato, por ejemplo, el J. de G. puede colocar el pañuelo alrededor del cuello del muchacho, haciendo lo mismo en otras secciones, como símbolo de unidad del Grupo. En una ceremonia de pase, el J. de M. puede entregar el Lobato al J. de G. quien a su vez lo entrega al J. de T., también un acto simbólico, cuyo significado no permanecerá oculto a los muchachos. Pero estas son cosas que se dejan al arbitrio de cada Grupo y que pueden ser discutidas y resolverse dentro del mismo sujetándose al principio general de que el J. de G. no deberá usurpar la posición del dirigente, ni tampoco deberá permanecer ajeno a la escena. Es siempre conveniente, además de ser una cortesía, notificar al J. de G. las visitas del C. de D. o de algunos de sus ayudantes, pues de serle posible, deberá estar presente en las mismas. 64


Las Secciones del Grupo

Esto desde luego se refiere al tipo de visita oficial del Comisionado, cuando observa con detenimiento el programa, los archivos, etc. y no a una extraoficial. Las visitas del J. de G. a la Tropa cuando esta se encuentra en Campamento serán tratadas más adelante.

INGRESOS Y BAJAS Aunque la admisión de un muchacho en el Grupo es de la incumbencia del J. de G., en circunstancias normales no será preciso consultarle cada caso, ya que generalmente delega en el dirigente de la sección respectiva. Sin embargo, es conveniente llegar a un acuerdo previo con los dirigentes de sección en cuanto a los tipos de caso en que desee el J. de G. que se le consulte. Es conveniente la consulta en el caso de miembros que no han llegado a la edad prefijada y a aquellos que soliciten trasladarse de otro Grupo Scout o de otra organización juvenil. En el caso de un Grupo patrocinado por una Iglesia, como ya quedó indicado en el capítulo de Grupos patrocinados, lo normal es que la autoridad patrocinadora llegue a un acuerdo de tipo general con el J. de G. en cuanto a la admisión de muchachos que fueren, miembros de dicha Iglesia, pero que dejen a su entera disposición los casos individuales o de excepción. Por este motivo el J. de G. deberá estudiar cada caso personalmente, asesorado por el dirigente de la sección a quien correspondiera. Es preciso tener mucho cuidado cuando se presentaren casos desagradables como es dar de baja a un muchacho. Darlo de baja significa que hemos perdido la esperanza de satisfacer sus necesidades dentro del Grupo, por lo que debemos agotar todos los procedimientos antes de recurrir al último extremo. Por este motivo, es imprescindible la aprobación del J. de G. en todos estos casos. El P.O.R. de cada Asociación determina el procedimiento, aquí solamente queremos hacer hincapié en que en estas oportunidades la presencia y el conocimiento del J. de G. son indispensables.

TRASLADOS Tanto en el caso de Scouters como en el de Scouts que por razones personales se ven obligados a abandonar la ciudad en donde funciona su Grupo Scout, debe hacerse lo posible por lograr que no abandonen el Movimiento. En el caso de Scouters las probabilidades de abandono son menores, casi siempre buscará en su nueva residencia un Grupo Scout en el que ofrezca sus servicios, pero en el caso de Scouts habrá que hacer un pequeño esfuerzo con el objeto de conectarle con un Grupo en la nueva ciudad de residencia. Muchas Asociaciones Scouts usan un modelo de formulario "Traslado de un Scout", modelo que es muy recomendable usar, y en tal caso deberá enviarse antes de que el muchacho inicie el viaje; esto facilitará mucho la preparación de una cordial bienvenida en el Distrito que le recibirá y promoverá pronto una visita del Scouter o del Guía de Patrulla del Grupo al cual se enrolará. Es de todo punto conveniente qué el formulario de traslado de un Scout mencione no solamente la ciudad a donde se traslada sino el domicilio particular en donde residirá, esto para los efectos de integración a un nuevo Grupo. Cualquier detalle personal sobre las características individuales del muchacho, y para las cuales debe incluirse el correspondiente espacio en blanco en el modelo respectivo, debe mencionarse y si el formulario no trajese ese espacio en blanco deberán mencionarse en carta que se envíe adjunta. El caso de cambio de domicilio de un muchacho dentro de una misma ciudad, sobre todo si no es una población muy grande, generalmente no amerita traslado de un Grupo Scout a otro. 65


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

ESCULTISMO PROGRESIVO Una de las más importantes tareas del J. de G. en cuanto a la coordinación dentro del Grupo, es velar porque cada muchacho adelante, o por lo menos, que se le dé la oportunidad de progresar. Una de las principales causas de la pérdida de muchachos es que se sienten defraudados en sus esfuerzos por adelantar. En la actualidad es un hecho cierto que el 80% de los Scouts de una Tropa están aún en la etapa de Tercera Clase. Es obvio que en muchos casos se hace necesaria una revisión del funcionamiento del Grupo por lo que el J. de G. debe enfrentarse a la misma, dentro del seno del Consejo de Grupo. Tenemos que velar porque dentro de cada sección se progrese y que los gráficos de progreso mantengan a los Scouts alerta en cuanto a la posición que ocupan. Sucede con demasiada frecuencia que a los muchachos se les descuida porque el Scouter está demasiado ocupado haciendo las pruebas de las numerosas partes de que constan la Primera y Segunda Estrella o de .Segunda y Primera Clase. Existen no menos de 10 pruebas para la 2a. Clase. Si hubiesen ocho muchachos en la misma etapa, el Scouter tendrá 80 pruebas qué calificar. No es extraño que las cosas se detengan. Ah...pero es que no es necesario que el J. de T. revise personalmente todas y cada una de las pruebas. Para eso tiene ayudantes. Y depende también del sistema que emplee. Claro que si usa el sistema de "exámenes" a lo escuela, emplea mucho tiempo, pero si aplica el sistema de observación, el sistema de que el Scout debe demostrar eficiencia, habilidad, el hacer las cosas prácticas, el tiempo se acortará. Indudablemente sería de gran ayuda, para el progreso, que la Asociación reglamentase un término de tiempo máximo para que el muchacho obtenga un grado superior en la escala del progreso Scout. Sucede sin embargo que al medir el progreso nos exponemos a pensar en términos de progreso técnico: de Lobezno a Patatierna; de Segunda a Primera Clase y descuidar otro progreso de mucha mayor importancia como son la práctica y la comprensión de la Ley y la Promesa. Y no debemos descuidar este progreso de comprensión y de cumplimiento que es realmente el básico, el que forja al muchacho, el que templa su carácter.

BAJA DE MUCHACHOS El Movimiento Scout ha estado hablando de "fuga" o baja de muchachos desde hace muchos años; estas bajas continúan en proceso. Una de las cosas que la motivan es el deficiente progreso del Escultismo como se indicó anteriormente, pero existen muchos otros motivos. Sin duda alguna, es tarea del J. de G. y del Consejo de Grupo velar porque estas bajas inevitables se reduzcan al mínimo. Siempre habrá alguna baja, aunque no sea más que porque algunos muchachos se acercan al Escultismo para ver cómo es de cerca y resulta que no les gusta por muy buenas que sean la Tropa y la Manada. Otros, cuando crecen, se dan cuenta que no pueden enfrentarse a la responsabilidad que contraen con la Ley y la Promesa. Y otros se mudan de población y no vuelven jamás a ocuparse del Escultismo. Pero después de examinar todas las excusas nos encontramos con que son más los muchachos que abandonan debido a alguna falta dentro del Movimiento; falta de imaginación y de aventura en el programa es frecuentemente la causa; la sucesión de reuniones rutinarias sabiendo el muchacho de antemano lo que ha de suceder. Demasiados juegos sin objetivo y exceso de trabajo sin un propósito definido; carencia de ingenio y de disciplina; poco o ningún uso del Sistema de Patrullas.

66


Las Secciones del Grupo

Todas estas cosas deben estudiarse todas las semanas dentro de cada Grupo, ya que las causas varían de un Grupo a otro. Las cifras del censo anual, si se estudian por período de dos o tres años, pueden ayudar, pero también pueden engañarnos. Los números de los miembros activos en el Grupo pudieran parecer los mismos y quizás hasta pudieran haber aumentado, pero son los muchachos los mismos al comienzo que al final del año o hubo un continuo desfile de muchachos que se iban, seguido de otro que ingresaban y que se marchaban a su vez? En este caso se impone una discusión franca, total, de tipo escultista, de todo el asunto, dentro del Consejo de Grupo con objeto de enfrentarse con cada baja, el motivo por el cual el muchacho abandonó el Escultismo, y entonces, ponerle remedio radical, no importa que este resulte desagradable para algún Scouter desde el punto de vista personal.

BUENAS ACCIONES El público en general, que demuestra ignorar casi en su totalidad todo lo que al Escultismo se refiere, se ha aferrado a la idea de que "todos los Scouts hacen una buena acción todos los días". Como de costumbre están un poquito equivocados. También hay Scouters que están un poquito equivocados; es el Lobato el que se propone "hacer una buena acción a alguien cada día"; el Scout está en una etapa más avanzada al prometer "ayudar a otras personas en todo momento" o "ayudar al prójimo en toda circunstancia". En esto, como en todo lo demás, el Escultismo tiene que ser progresivo. El muchacho comienza buscando una buena acción qué ejecutar diariamente. Según se le van abriendo los ojos, se hace más observador y encuentra más de una, en realidad las encuentra en cantidad donde quiera, hasta que llega la edad de ser Scout Mayor o Rover en que nos encontramos con que el joven ha desarrollado un hábito inalterable de servir a los demás. Al principio el muchacho necesita gran cantidad de ayuda. La idea es nueva para él y necesita que se le explique con ejemplos caseros que pueda comprender en los primeros tiempos después de haber ingresado en la Manada o en la Tropa, si no hubiese sido Lobato antes. Deben hacérsele sugerencias sobre las ocasiones en que pudiera hacer buenas acciones hasta que haya comprendido cuál es el objetivo de las mismas; luego, por medio de discreta indagación que no llegue a oídos de otros muchachos, informarse en cuanto al éxito en la búsqueda de cosas qué hacer y al realizarlas después. Una cosa es tener la voluntad de hacer una buena acción y otra estar capacitado para ejecutarla. Un Lobato puede querer ayudar a su hermanito cuando se hiere un dedo, pero sólo podrá ser eficaz si sabe cómo "limpiar y vendar un dedo herido", cuando hubiere pasado las pruebas de Lobezno y Patatierna, y recordando lo que aprendió podrá realizar sus buenas acciones eficazmente. Las Patrullas deberán ser estimuladas para que busquen buenas acciones en que se interese la totalidad de la Patrulla. De vez en cuanto y especialmente en Navidad, el Grupo completo debe de ocuparse en una buena acción, en gran escala; del Grupo, que beneficie a las gentes menos afortunadas que sus miembros: entre los hospitalizados, los ancianos o los jóvenes de hogares humildes. Debemos mencionar algo más: algunas personas creen que los Scouts les son útiles para ahorrarles molestias o dinero; el J. de G. debe, con sumo interés, velar porque sus muchachos no sean explotados, ni tampoco que se interfiera con su adiestramiento.

67


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Pasemos ahora a tratar algunos aspectos relacionados con cada una de las secciones en particular y que afectan directamente el trabajo del J. de G.

LA MANADA DE LOBATOS Ambiente. El ambiente de una buena Manada de Lobatos es sencillamente único y por cierto totalmente distinto de cualesquiera de las otras secciones del Grupo. Este tiene su base en el Libro de la Selva de Rudyard Kipling, libro que todo J. de G. deberá conocer a perfección. De lo contrario no podrá entender el Lobatismo. Las historietas del Libro de la Selva deben ser relatadas a los Lobatos para que ellos puedan comprender el Lobatismo, sus juegos, sus danzas, pero ello no significa que solamente esas historietas pueden y deben relatarse en una Manada. Nada más equivocado. Sin excluir a Kipling relatemos de otros autores también: Jack London en Colmillo Blanco y otras; Robin Hood; narraciones de los pioneros americanos; Búfalo Bill es un personaje que gusta mucho a los niños; y así encontraremos suficiente material. Además una Manada no se reúne solamente para escuchar historietas; estas tienen un lugar en eI programa pero no constituyen el programa en sí. Un buen Jefe de Grupo necesita, si realmente quiere que se le adjudique el calificativo de "Buen ", adiestrarse en Lobatismo, Escultismo propiamente dicho y Roverismo; de lo contrario va a creer como muchos que el Lobatismo no es sino Escultismo diluido, pasado por agua y no deberá pretender que un Seisenero tenga las mismas responsabilidades y deberes en la Manada que un Guía tiene, en la Tropa. Hasta para lo más elemental, recibir eI "Gran aullido" como saludo o manifestación de cariño necesita un cierto grado de adiestramiento. No sea cosa de asustarse con el grito en coro de A-K-E-L-A H-A-R-E-M-O-S L-O M-E-J-O-R...

TAMAÑO DE LA MANADA EI tamaño de una Manada pudiera ser objeto de preocupación, ya que la mayoría de las Manadas en las zonas urbanas tienen listas de muchachos esperando turno para ingresar, por lo que muchos Grupos se sienten tentados a aumentar la Manada en forma tal que se les hace difícil dirigir. El número de Lobatos en una Manada deberá ser de 24, en ciertos casos 30 y en casos extraordinarios, con un Akela y unos 2 ó 3 ayudantes bien adiestrados, hasta 36, pero este número conceptuado como excepción. Para una Manada de 24 Lobatos se necesita de un Akela y de dos Ayudantes como minino. Algunas Asociaciones permiten que un Grupo pueda tener dos Manadas de Lobatos. Esto es preferible a sobrecargar de número a una sola Manada.

LOS VIEJOS LOBOS Es conveniente que los dos sexos están representados entre los Viejos Lobos. En la mayoría de las Manadas el Jefe de Manada es una dama, pero por lo menos deberá haber un hombre para lograr el equilibrio necesario, especialmente para cuidar de los Lobatos mayores que se aproximan a la edad en que comienzan a acercarse a un hombre en busca de directrices.

68


Las Secciones del Grupo

INSTRUCTORES Cuando en un Grupo se notare la falta de Viejos Lobos, los Instructores de Manada pueden fácilmente llenar ese vacío. Estos pudieran ser adultos que no tienen tiempo suficiente para aceptar un certificado de cargo, Muchachas Guías o Rangers (si las autoridades de las Guías las autorizaran para ello), Scouts o Rovers. Ha de ponerse especial cuidado en evitar que un Scout se convierta en Instructor sin que antes haya alcanzado un alto grado de aprovechamiento en su propio adiestramiento. Además será preciso que haya cumplido los 15 años de edad y obtenido la Insignia de 1a. Clase. Hay más, una muchacha que no sea Guía puede también ser Instructora. A los 16 años (y nunca antes de esa edad) puede comenzar un período de prueba de seis meses de duración, al término del cual se espera que haga su Promesa Scout. Muchas de estas muchachas han prestado inmejorable servicio y han continuado prestándolo hasta llegar a aceptar Certificados de cargo como ayudantes de Jefes de Manada al llegar a los 19 años.

LOBATOS SIN EDAD REGLAMENTARIA Algunos Jefes de Manada de corazón blando y cabeza más blanda todavía, se inclinan a admitir muchachos menores de siete años e inventan toda clase dé excusas ingeniosas para justificarse. El J. de G. debe de ser firme y negar su aprobación en estos casos. El programa de los Lobatos no fue confeccionado para que durara más de cuatro años y a los Lobatos mayores no les gusta tropezarse con bebítos.

BAJAS AL LLEGAR A LA ETAPA DE ASCENSO Siempre ha habido una baja considerable de Lobatos al llegar a la edad de pasar a la Tropa; parte de ésta es inevitable. Corresponde al J. de G. y aI Consejo de Grupo la tarea de velar porque disminuya cada día más esta baja. La edad apropiada para el paso de un muchacho es de 11 años pero por acuerdo del J de M. y el J. de T., si el desarrollo físico y mental del muchacho lo justifican, puede extenderse más allá de dicha edad y llevarla hasta los 12 años, repetimos que este será un caso de excepción y por interés y beneficio del propio muchacho, nunca porque el J. de M. piense que sus Seiseneros le son muy útiles. La tarea de Akela es preparar al Lobato para ese paso y mantener la Manada interesada en lo que la Tropa estuviera haciendo. Pero también hay que tener en cuenta que ni aún el mejor Akela puede hacer que la Manada se interese en una Tropa que no sea atractiva. El Jefe de T. y los G. de P. tienen un papel muy importante que desempeñar. Deberán demostrar su interés visitando la Manada de cuando en cuando para que los Lobatos los conozcan y, esperamos, estos últimos los encuentren simpáticos. Cuando un Lobato estuviere preparado para el pase, podrá estudiar las pruebas para Scout de 3a. Clase con el .J. de T. y su futuro G. de P. mientras aún estuviere en la Manada, con objeto que su investidura como Scout pueda tener Iugar inmediatamente después de la ceremonia de ascenso. Si el J. de M. hubiese podido persuadir a los padres del muchacho para que ahorrasen con objeto de adquirir el uniforme Scout antes deI pase de sección, este podrá ponérselo para la Ceremonia de Investidura al igual que el resto de la Tropa. Sin embargo debe de considerarse todo este aspecto como una recomendación, y siempre sujeto a lo que los reglamentos respectivos de cada Asociación determinen. Los primeros dos meses en la Tropa son decisivos por lo que la bienvenida que la Tropa le ofrezca a un muchacho puede facilitarle esta etapa. Este tiene derecho a que se le trate con toda consideración por haber sido admitido como miembro de una fraternidad de ámbito universal, quizás con tres años de anterioridad, y en este caso le llevará ventaja a cualquier muchacho que no hubiere sido Lobato previamente. 69


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Si el Grupo estuviera en contacto con los padres del muchacho, como debe de ser, éstos pueden colaborar con objeto de hacer más fácil esta etapa. Será preciso que se den cuenta de que la Manada no es un fin en sí, sino el prólogo del verdadero Escultismo. Además se les debe advertir acerca del cambio de horario, ya que estarán acostumbrados a que el muchacho regrese a su casa después de la reunión de la Manada, regularmente temprano, mientras que a la semana siguiente lo hará más tarde. Los cambios en cuanto a la Escuela o Colegio y el consiguiente aumento de tareas habrá que tenerlos también en cuenta. Por último, el J. de G. deberá poner especial atención en la ceremonia de pase. Esta es ocasión en que la Manada y la Tropa se reúnen; el porte y la conducta de los Scouts ejercen un marcado efecto, no sólo en el Lobato que pasa de sección sino en toda la Manada. Esta es una de las ocasiones en que la disciplina Scout deberá de ser estricta, porque, ¿podrían los Lobatos ambicionar ingresar a la Tropa si los Scouts parece que se ríen de ellos, o se aburren o están inquietos?

LA TROPA DE SCOUTS (Esta parte trata de la Tropa de Scouts que comprende a muchachos entre los 11 y los 13 o 14 años de edad. Los mayores de 14 los trataremos en la parte siguiente). El ambiente de la Tropa Scout es totalmente distinto al de la Manada. El muchacho ha llegado a la edad en que quiere hacer cosas; la edad de la fantasía ha terminado. Quiere aventura, distracción y actividad, acampar y vivir al aire libre y abandonará la Tropa si no encontrare ninguna de estas cosas. En páginas anteriores indicamos que la Tropa Scout exige una atención especial porque son muchos los muchachos que la abandonan cuando aún son demasiado jóvenes. Esta es la sección para la cual el Fundador escribiera “Escultismo para Muchachos"; el resto del Escultismo es complementario.

LA TROPA Y LAS PATRULLAS En el pasado se puso excesivo énfasis en la Tropa como unidad; durante muchos años era costumbre describirla como dividida en Patrullas. A la Patrulla, por lo tanto, se le daba muy poca importancia dentro del programa. Pero la realidad es que "una tropa está compuesta por Patrullas”, cada una de las cuales está integrada por 6 a 8 Scouts incluyendo al Guía y al SubGuía de Patrulla. La Patrulla deberá ser la unidad para todas las actividades. Pero, es así en la práctica? La mayoría de los J. de T. enfatizan en que tienen en función el Sistema de Patrullas, pero la verdad es que son muy contados los que saben cuál es la función del G. de P. y la llevan a la práctica. Muchos Scouters no se percatan de la fundamental importancia que el Fundador le asignara al sistema de Patrullas. En "Guía para el J. de T. dice B. P. al respecto: "El Sistema de Patrullas es la característica esencial que diferencia el adiestramiento Scout del de cualesquiera otras organizaciones; cuando se emplea adecuadamente, el éxito es seguro nada podrá impedirlo". Además: "La Patrulla es la unidad del Escultismo siempre, ya sea en el trabajo o en el juego, en la disciplina o en el deber".

70


Las Secciones del Grupo

LA PATRULLA Y EL GUIA DE PATRULLA Cuando la Patrulla es la unidad, el Guía de Patrulla desempeña un papel de mayor responsabilidad de la que se le reconoce por algunos. Lo nombra el J. de T. después de consultar con el Consejo de Tropa y a la propia Patrulla; adiestra a su Patrulla por medio de distintas actividades en las reuniones de Tropa de Patrulla y en los campamentos; proyecta las actividades para las reuniones de Patrulla y campamentos con la colaboración del Sub-guía y siguiendo el consejo del J. de T. y del Consejo de Tropa. Este nombramiento lleva implícitas dos cosas: i)

La selección del muchacho adecuado para Guía de Patrulla.

ii)

El adiestramiento de los Guías de Patrulla por el J. de T.

Algunos Scouters de Tropa aducen que no tienen tiempo para adiestrar a sus Guías de Patrulla a la vez que adiestran a los muchachos de la Tropa, pero una y otra vez B. P. puso énfasis en que no era su tarea adiestrar a cada muchacho en la Tropa. El tiempo que se emplea en adiestrar a cada muchacho en la Tropa. El tiempo que se emplea en adiestrar al Guía ahorrará gran cantidad de tiempo a la larga. Esto es de primordial importancia para el J. de G. y los Scouters de la Tropa en un Grupo que hasta ese momento no hubiese empleado el Sistema de Patrullas a cabalidad. Las Patrullas formadas por muchachos de la misma edad, aproximadamente, cuentan en general con las simpatías de todos, pues así pueden convertirse en verdaderas "pandillas" (cosa que a esa edad les encanta) y salir juntos en sus ratos de ocio hacia algún lugar cercano en el campo, o a un parque para practicar el Escultismo, de vez en cuando. Ese es el mejor tipo de reunión de Patrulla; pero también tiene sus grandes ventajas tener un Rincón de Patrulla.

EL PRIMER GUIA “Una Tropa bien constituida debe de tener su Primer Guía”. Es necesario que el candidato reúna las cualidades necesarias que determinan los Reglamentos de cada Asociación, entre los cuales se encontrará indudablemente: capacidad para dirigir, mayor de 15 años, haber prestado servicios como Guía de Patrulla durante seis meses como mínimo; estar en posesión de la Insignia de Primera Clase; tener conocimiento general de Escultismo para Muchachos. Quizás su más valiosa función sea dar buen ejemplo y fungir como Presidente del Consejo de Tropa o Corte de Honor.

LA CORTE DE HONOR Lo importante es remarcar que este organismo es parte esencial del Sistema de Patrullas. Se compone de los Guías de Patrulla y el Primer Guía. En las Tropas pequeñas es una buena costumbre que los Sub-guías asistan a la reunión como parte de su adiestramiento. El J. de T. puede asistir pero exclusivamente como asesor. Sería fatal si tratara de dirigir la sesión u ordenar a los G. de P. Los otros Scouters de la Tropa no deben asistir a no ser por invitación del Presidente (que normalmente debe ser el 1er. Guía de la Tropa o Guía Mayor) o uno de los G. de P. elegido para ese efecto. Otro G. de P. puede actuar como secretario de la Corte de Honor; este conservará las actas de las reuniones y se ocupará que las personas designadas ejecuten los acuerdos tomados.

71


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

El J. de T. está obligado a delegar en la Corte de Honor, con la mayor amplitud posible, todos los asuntos internos relacionados con la disciplina y la administración, incluyendo la inversión de fondos de la Tropa recaudados por los propios Scouts o los que le hubiere designado para sus gastos normales el Comité de Grupo. Las funciones de la Corte de Honor pueden resumirse en la forma siguiente: "La Corte de Honor es responsable de velar por el honor de la Tropa, por su disciplina, de confeccionar el programa de actividades de la Tropa y de su administración interna. Es además uno de los métodos por medio del cual se adiestra a los Guías de Patrulla". Lo más importante es lo que se refiere a velar por el Honor de la Tropa. La función principal de la Corte de Honor consiste en crear tradición, dictar normas para mejorar y progresar y hacer que la Ley y la Promesa Scout estén siempre presentes en la vida de las Patrullas y de la Tropa. Una vez que todo esto se haya conseguido los detalles administrativos se harán más fáciles. La parte que se refiere a la confección del programa se ha incluido con objeto de que la C. De H. exponga en términos generales lo que los muchachos quieran realizar en los meses siguientes, para que el Jefe de Tropa los tenga en cuenta al redactar el programa en detalle.

LA PATRULLA EN CONSEJO Corresponde al G. de P. la tarea de representar los puntos de vista de su Patrulla en la reunión de la Corte de Honor, en asuntos que ya se hubieran discutido entre ellos. De aquí la necesidad de la reunión de todos los Scouts en la Patrulla, reunión a la que se da el nombre de "Consejo de Patrulla" para discutir los asuntos que le conciernen. SCOUTS Vale la pena insistir en la atención especial que requieren los Lobatos cuando pasan desde la Manada, sin que por ello se deje de prestar la atención debida a los Novatos que no hubieren sido Lobatos. Las primeras impresiones son de suma importancia. Si al recién llegado no se le diera algo especial qué hacer desde la primera reunión; si no se le tomara en consideración y en cambio se permitiera a los muchachos mayores que, so pretexto de darles la bienvenida de "bautizar al nuevo" le vejaran, le hicieran objeto de su brutalidad, este muchacho, esa misma tarde, de vuelta a su casa se preguntará: "Y vale la pena volver a la Tropa...? En fin, no se le debe mantener indefinidamente, durante meses y meses sin hacer su investidura. Si el antiguo Lobato pasó sus Pruebas de Tercera Clase cuando aún estaba en la Manada, debe de ser investido una semana después de la ceremonia de pase. (muchas Asociaciones no permiten que el Lobato pase pruebas de 3a. Clase antes de la Ceremonia de ascenso sino solamente permiten que principie el adiestramiento de 3a. Clase bajo la orientación de su futuro G. de P.) Si al pie-tierno que no hubiere sido Lobato se le presta la atención debida deberá estar listo para pasar sus pruebas favorablemente en el plazo de un mes. De ninguna manera deberá tenérsele esperando más de lo necesario después de haberlas aprobado.

MAYORES DE 14 AÑOS Y SCOUTS MAYORES Un Scout al cumplir los 14 años debe recibir adiestramiento especial y el trato adecuado a su edad, pero debe dejarse a discreción del Grupo, decidir si los mayores de 14 permanecerán en la Tropa Scout, si formarán una Patrulla de Scouts Mayores dentro de la propia Tropa o si se formará una Tropa de Scouts Mayores por separado. (En América Latina actualmente hay algunas Asociaciones que no tienen Tropas de Scouts mayores y lo que han hecho es que el pase de la Tropa al Clan lo realizan a la edad de 16 años). 72


Las Secciones del Grupo

Indudablemente lo recomendable es que primero formen una Patrulla de Scouts Mayores para dar tiempo a que otros muchachos cumplan la edad y pasen a engrosar sus filas, así como para permitir que se busque al Scouter apropiado. En el caso de un G. de P. en tal situación, que haya cumplido los 14 años, no deberá pasar a otra sección o a la Patrulla de Scouts Mayores hasta dejar un sucesor debidamente adiestrado.

EL CLAN DE ROVERS Indudablemente la sección menos numerosa del Movimiento lo constituyen los Rovers. Esto se debe, principalmente a que una gran mayoría de muchachos en edad de ingresar al Roverismo están sumamente atareados en la Universidad; otros, económicamente menos dotados, estudian y trabajan, no tienen tiempo libre; y otros, en esta época actual de tanto desenfreno de la juventud, se consideran sumamente "independientes" e incapaces de soportar cualquier tipo de disciplina. Esto hace que de cada 3 Grupos apenas uno tenga Clan y casi siempre, poco numeroso. No obstante debe ser objetivo del J. de G. y del Consejo de Grupo constituir un Clan activo, si fuere posible, con objeto de completar el programa de adiestramiento y de proporcionarle un servicio útil al Grupo. Además, el ejemplo de un buen Rover constituye un incentivo para los miembros más jóvenes del Grupo.

COMPOSICION DEL CLAN El Clan está integrado por tres clases de elementos: a) Escuderos Rovers, los recién ingresados, en etapa de prueba. Preparándose para ser Rovers. b) Los que ya han sido investidos como Rovers pero se encuentran en su etapa de adiestramiento. c) Los que se encuentran en la etapa de servicio. Aunque cada Grupo de elementos, según la etapa en que se encuentren tiene su propio programa y sus propias actividades, no significa esto en manera alguna que el Clan carezca de un programa general, de actividades de conjunto. No podemos aquí determinar una edad de ingreso al Clan y una edad "tope" para ser miembro. Muchas Asociaciones han considerado conveniente bajar las edades para los Rovers y parece que eso ha dado excelentes resultados; han determinado los 16 años como mínimo para ingreso y los 21 como máximo para su estancia en el Clan. No hay pues una regla general y es asunto que concierne a cada Asociación.

LOS SCOUTERS COMO ROVERS La opinión está dividida en este aspecto ya que hay muchos que opinan que los Scouters no deben ser miembros de un Clan de Rovers. Sin embargo también es asunto interno de cada Asociación pero cuando esto es permitido, siempre su P.O.R. establece que "un Rover puede aceptar un Certificado de cargo sin que por eso deje de ser miembro del Clan, pero sus 73


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

obligaciones como Scouter tienen prioridad y la posesión del Certificado de cargo no le dará preeminencia alguna como Rover". Es natural que un muchacho que ya fuere miembro de un Clan y que después aceptare un Certificado de cargo quiere continuar disfrutando de la compañía de sus compañeros Rovers y compartir con ellos algunas de sus actividades, pero está corriendo tres riesgos: uno que carezca del tiempo indispensable para cumplir con ambas actividades satisfactoriamente; dos, que pueda verse tentado a salir de excursión con el Clan cuando su deber lo reclame desde la Tropa o la Manada; y tres, que esté dedicando un tiempo excesivo al Escultismo.

74


CAPITULO

bd CAMPAMENTOS

El Campamento es la actividad fundamental de los Scouts. Baden Powell hizo hincapié en su importancia para el adiestramiento de los muchachos. Tropa que no acampa fracasa pues siendo el Escultismo un Movimiento al aire libre, sus actividades están diseñadas para realizarse en ese ambiente, no dentro de cuatro paredes. Pero así como un buen campamento levanta la moral de la Tropa, da más Espíritu de alegría a todos los Scouts, genera entusiasmo, etc., así un mal campamento decepciona a sus participantes y afecta la reputación del Grupo entre los padres de los muchachos y los vecinos, vecindario donde reside la Tropa y del lugar donde acamparon. Un campamento de mala calidad no es sino el reflejo de falta o de la mala supervisión de parte del J. de G. de los preparativos y de la falta de adiestramiento de los Scouters de la Tropa. El J. de G., como "cabeza de familia" aprueba previamente todos los planes; tiene a su cargo la supervisión del evento mientras este se desarrolla, pero esta supervisión debe ser realizada con mucho tacto a fin de que no interfiera con la propia dirección del campamento, excepto cuando sea para evitar un desastre. Esta supervisión deberá basarse en 6 puntos: 1) El tipo de campamento deberá ser el adecuado para cada sección y de acuerdo con el estado de adiestramiento de la unidad y la edad de los muchachos. El estado del tiempo cuenta también mucho. El campamento, como todas las actividades del Escultismo tiene que ser "progresivo", es decir que a medida que la mayoría de los muchachos va adquiriendo un mayor adiestramiento el campamento tiene que tener un programa más avanzado. El Campamento es la gran oportunidad del Scouter para conocer a fondo a sus muchachos por lo que anualmente debe realizar un campamento de varios días, digamos una semana, además de los campamentos de fin de semana que realice durante el año.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

2) A fin de evitar cualquier interferencia por el uso del equipo, si es que el Grupo no tiene equipo separado para cada sección, la fecha del campamento deberá ser anunciada con mucha anticipación a fin de que en el Consejo de Grupo se coordine el uso del equipo. 3) Que el campamento de a los Scouts la oportunidad de cumplir con sus deberes religiosos ya que si no se cuenta con la presencia, al menos el día de precepto, del Capellán, deberán hacerse arreglos a fin de que los SCOUTS asistan a la iglesia del pueblo vecino. 4) Siendo el Campamento la culminación del adiestramiento del año, debe de girar sobre uno o dos temas principales, ej.: Pionerismo y señalación; o bien Conservación y huellas, evitando que se confunda el Campamento con un lugar de holganza de fin de año. 5) Deberá de ponerse en marcha, antes del evento, un buen programa de Relaciones Públicas para aprovechar difundir el Escultismo, tanto en nuestro propio vecindario como en el vecindario en donde acamparemos. No deberá olvidarse que de acuerdo con esto, los Scouts deberán mostrarse muy respetuosos con la propiedad ajena, muy corteses en cuanto a bullas o gritos a media noche y muy cuidadosos en cuanto a presentación: vestuario. 6) Deberán determinarse altas normas de seguridad e higiene y observarse el mayor cuidado en estos aspectos fundamentales que incluyen alimentación adecuada, balanceada y supervisión médica o sanitaria en el sitio del campamento previa, para determinar sus condiciones y durante el evento para mantener las normas. Estos seis preceptos son fundamentales y creemos que si se observan darán excelente resultado. No siendo de obligación del J. de G. el planeamiento del programa y sus detalles sino solamente su supervisión, creemos fuera de lugar y por eso excluimos, todo comentario alrededor del programa, etc. o tipos de campamentos.

EL JEFE DE GRUPO EN CAMPAMENTO Aunque corresponde al J. de G. la máxima responsabilidad en la supervisión de los preparativos del campamento, no es de su obligación el permanecer todo el tiempo que éste dure en el campo. Sin embargo, y especialmente si el Jefe de la Tropa y sus ayudantes, o los Scouters a cargo del campamento no tienen aún suficiente experiencia, es saludable la presencia del J. de G. quien tendrá la prudencia de considerarse como un "invitado" y de no interferir en los planes que hubiere trazado el Scouter a cargo del evento, planes ya supervisados previamente, a no ser que se le pidiera su participación. El J. de G. recibirá con agrado cualquier petición que se le haga de cooperar en alguna tarea difícil.

PERMISOS PARA ACAMPAR En la mayoría de las Asociaciones existe en el P.O.R. un precepto que determina que "ningún Scout puede acampar sin haber obtenido el permiso previo del Comisionado de Distrito respectivo". Esta es una precaución muy razonable en vista de nuestra responsabilidad para con los padres y el público en general. 76


Campamentos

Cada Asociación debe establecer su propio procedimiento. No pretendemos imponer ningún sistema, solamente queremos mencionar uno que nos ha parecido sencillo y correcto y que es muy usado. Indudablemente el Comisionado de Distrito tiene que molestarse cuando se encuentra con un Campamento del cual no tiene noticias, especialmente si ese Campamento es de baja calidad. El Grupo debe obtener en la Oficina Scout Nacional o por medio del respectivo Comisionado del Distrito el respectivo modelo de solicitud; llenarlo inmediatamente y, firmado por el Jefe de Tropa se obtiene la firma del Jefe de Grupo; esta firma es la que da fe que el Jefe de Grupo ha ejercido la supervisión previa que es necesaria. Así, avalado por el Jefe de Grupo el formulario es presentado al Comisionado de Distrito juntamente con una copia del programa que va a desarrollarse. El C. de D. puede discutir, si así lo considera oportuno, el programa con el J. de G. y hacerle las sugerencias de modificaciones que considere convenientes y así autorizar el Campamento. Lógicamente este procedimiento lleva unos días por lo que se sugiere hacerlo con no menos de 10 días de anticipación. Si el sitio de Campamento no fuere el sitio habitual, prácticamente desconocido, será conveniente acompañar la solicitud con un pequeño mapa con la localización del mismo o bien una descripción bien detallada de su ubicación. El objeto es facilitar la visita del C.D.

VISITAS AL EXTERIOR Se debe poner más cuidado aún, cuando se trate de llevar Scouts al exterior. Este caso requiere el permiso del Consejo Nacional solicitado con la anticipación necesaria y algunas Asociaciones, en su P.O.R. determinan que a la solicitud deberá acompañarse un presupuesto del viaje. No pretendemos legislar pero sí sugerir que no se permitan en ninguna condición los viajes de Manadas de Lobatos al extranjero. Los problemas son múltiples y la responsabilidad de los Scouters es mucha. No exageramos al recomendar que los planes para viajar al extranjero se principien con un año de anticipación y que antes de notificar a los Padres de familia de este propósito se tengan frecuentes conversaciones con el Comisionado de Distrito discutiéndose, con preferencia, si los Scouters a cargo de la actividad tienen la capacidad y la idoneidad necesaria. Luego háganse los planes y programa del evento, día a día, previendo todas las contingencias. Estúdiese el presupuesto exhaustivamente y luego solicítese al Consejo Nacional, por medio del conducto respectivo el permiso necesario. El Consejo si aprueba el viaje dará los avisos de rigor a la Asociación del país que se visitará y extenderá al Grupo la Carta o Cartas Internacionales de rigor. Muchos Grupos han entablado amistad con Tropas Scouts de otros países aprovechando los Jamborees u otros eventos o bien por medio de los Esquemas Internacionales de Enlace y de amigos por correspondencia. Invitar a una Tropa extranjera o a una Patrulla para acompañar el Grupo en su campamento en ese país es el mejor medio de vigorizar esos lazos de amistad. Ahora si se quiere invitar a una Patrulla o una Tropa del exterior a que visiten el país o los acompañen en su campamento local de verano deberá hacerse a través de la Oficina Scout Nacional.

77


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

PODRA CONSTITUIR PROBLEMA En algún caso se presenta el problema de un hombre casado que tiene que escoger entre dirigir el campamento de su Tropa o llevar a su esposa de vacaciones. Toda la sabiduría del J. de G. será menester usarla para aconsejar y tratar este caso. ¿Podría el J. de G. dirigir el campamento? ¿Los ayudantes tienen la suficiente experiencia para ponerse al frente del mismo? Quizás sean capaces pero no han tenido ocasión de demostrarlo. ¿Puede la Tropa combinarse con otra?. Si ninguna de las preguntas anteriores ha podido contestarse afirmativamente, puede el Jefe de Tropa casado llevar a su esposa con él si ella está dispuesta a ir? Naturalmente depende del "grado de afecto" que le profese al Escultismo, es decir, si es una esposa que no cree que "el Escultismo le está arrebatando el cariño de su esposo". Si es una dama que siente verdadera simpatía por los Scouts, que le agrada el tipo de trabajo que su esposo está haciendo y que vea la posibilidad de pasar una agradable vacación en el campo y de que su esposo continúe realizando una buena tarea, indudablemente aceptará irse al Campamento. En alguna oportunidad, quizás excepcional, preferirá buscar alojamiento en la población vecina que en el propio campo. En todo caso el problema, sea cual fuere el temperamento de la esposa tiene solución. Solo se espera que el J. de G. use el sentido común y la comprensión humana. De todos modos debe de tomar en consideración lo siguiente: a) Que el Campamento de Verano es la culminación del trabajo de todo un año y que debe celebrarse siempre que sea humanamente posible. b) Que deberá ser un Campamento Scout y no vacaciones para únicamente solazarse. c) Si la experiencia adquirida por las Patrullas las ha convertido en autosuficientes o bien necesitan aún mucha supervisión. d) Si los ayudantes del J. de T. Son capaces de ejercer la supervisión durante algunas horas diariamente solos, y el J. de T. puede ausentarse o bien si este necesita estar presente todo el tiempo diariamente en el Campamento. e) Si se puede contar con la seguridad de que si la esposa está acampando: i)

¿Tiene un campamento aparte con su esposo, alejado de los muchachos?

ii)

¿No hará ninguna de las tareas de los Guías de Patrulla, tales como cocinar para ellos?

iii)

¿No interferirá?

De todos modos hay que consultar el caso con el C. D. para poder resolver conjuntamente esta situación a fin de que no afecte al hogar del Jefe de la Tropa ni la marcha y adiestramiento de la Unidad Scout.

PREPARATIVOS PREVIOS La obtención de lugares para campamento es, a medida que el tiempo transcurre, un problema que se acentúa. Lo ideal sería que cada Grupo, o a lo menos cada Distrito tuviese un lugar privado, propio para los campamentos de fin de semana y cuyo propietario o arrendatario 78


Campamentos

permitiese a los Scouts usarlo cuando estos lo estimasen necesario. Y si queremos poner óptimas estas condiciones digamos que sería excelente si el propietario o arrendatario permitiese que los Scouts guardasen alguna parte de su equipo en la propia finca, digamos en un granero desocupado pero seguro. Sin embargo, aunque, repetimos, cada día se hace más difícil la obtención de lugares para campamentos, si se pone empeño en la búsqueda es posible tener éxito. Es indudable que la posesión de un Campo-Escuela obvia muchos problemas, especialmente el de los campamentos de verano, pero recordemos que muchas veces estos campos Escuela están situados a mucha distancia de grandes centros de concentración Scout lo que hace casi imposible su uso con cierta frecuencia. De todos modos, si se quiere encontrar el sitio adecuado para el Campamento de verano hay que comenzar a buscar temprano. Alguno o algunos de los miembros del Comité de Grupo pueden ayudar en la tarea de la búsqueda; quizá ellos conocen un sitio que puede ser adecuado o quizá ellos puedan transportar en su automóvil al J. de T. si este carece de automóvil (como casi siempre sucede). Los detalles técnicos sobre condiciones del lugar, etc. etc. no constituyen materia de este libro ya que normalmente no es el Jefe de Grupo, para quien están dedicadas estas páginas, quien va a tener a su cargo la dirección del Campamento y del programa. Esto no significa que no debe conocer de Campamentos por lo que sugerimos la lectura y conocimiento perfecto del folletito "Normas de Campamento" y otros similares que puedan orientarlo debidamente.

ACANTONAMIENTOS Y CAMPAMENTOS DE LOBATOS Determinemos previamente la diferencia entre Campamentos y acantonamientos. Campamento es la actividad en donde se duerme en el campo, pernoctando bajo tiendas de campaña; Acantonamiento, actividad de los Lobatos, es dormir en el campo pernoctando bajo un techo: una Iglesia, una Escuela, Local de Grupo, un corredor de finca, cuarto, etc. etc. o lugar construido ad-hoc para esta actividad si es en un Campo-Escuela permanente. Las Manadas deberán regularmente salir de acantonamiento unas tres veces al año. Dos, durante el período escolar: de sábado al mediodía a Domingo por la tarde y un acantonamiento en los meses de vacaciones: este un mayor tiempo, digamos unos cuatro, cinco o seis días. Deberá tomarse en consideración que deben de asistir a cualquier acantonamiento, NO menos de 2 Scouters con experiencia y un adulto por cada seis muchachos. Los Lobatos NO cocinan sus alimentos, no hacen vida de Scouts sino de Lobatos. Ellos van al campo a divertirse, a gozar. El Campamento de Lobatos, es decir, cuando duermen bajo tiendas NO es una imitación de un Campamento Scout. Es un recurso, si se quiere desesperado pues puede suceder que en toda la zona no haya un lugar apropiado para que duerman los Lobatos. De todos modos, en este caso Io único que altera es el lugar en donde se pernocta. Siempre prefiriéranse las tiendas grandes a las pequeñas, y jamás, bajo ninguna condición, las tiendas bi-personales o "pup-tents". El Jefe de Grupo tiene que ejercer una supervisión extremada en los preparativos: lugar (visitarlo previamente), transportes, condiciones higiénicas, menús, distribución de víveres, quienes cocinarán, condiciones de seguridad, etc. etc.

79


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

INFORMES SOBRE EL CAMPAMENTO Cuando algunos miembros del Grupo estuvieren acampando fuera de su propio Distrito, se colocan bajo la jurisdicción del Comisionado de Distrito del territorio en eI cual estuvieren acampando. Si los encontraran acampando en lugar totalmente inadecuado, está facultado para indicarles que se trasladen y para sugerirles un lugar apropiado. Si los encontrare comportándose en forma impropia de un Scout, en desprestigio del Escultismo en dicho lugar, podrá ordenarles que levanten el campamento y que regresen a sus respectivas casas. Esto es algo que deben comprender bien, tanto los Scouters como los muchachos, antes de salir del Campamento. Afortunadamente los ideales Scouts son muy elevados y medidas tan drásticas son rara vez necesarias. El Comisionado de Distrito en cuya jurisdicción se esté realizando campamento o campamentos, tratará, de visitar todos, siempre que sea posible o enviara a uno de sus SubComisionados hará que éste lo haga en su representación. Siempre tratará de hacer la inspección en forma agradable y amistosa; todo buen Scouter agradece cualquier sugerencia que pueda hacérsele para mejorar su campamento. Si el informe fuere desfavorable, el Comisionado de Distrito respectivo discutirá el caso con el J. de G. con objeto de mejorar la calidad el año siguiente.

80


CAPITULO

be RELACIONES PUBLICAS Y MISCELANEOS

Hemos incluido aquí diversos asuntos en los cuales interviene el J. de G. pero que no ameritan, por su extensión, convertirlos en Capítulos. Todo esto en bien de nuestros lectores.

RELACIONES PUBLICAS Necesitamos dos cosas: Comunicarle al mundo que nos rodea lo que hacemos y también mantener las mejores relaciones posibles con nuestros vecinos. Tememos que algunos vecinos nuestros sufran indeciblemente y en general, pacientemente también. ¿Ruido? Es de esperarse, pero eso sí, el ruido puede controlarse. Los Scouters, por lo menos, pueden procurar que los Lobatos y los Scouts regresen a sus hogares más rápidamente al terminar las reuniones y sin hacer más ruido del imprescindible. Si uno de los Scouters hiciera, de vez en cuando, una visita a alguno de estos vecinos, además de un acto de cortesía que agradecerían, podría servir de pretexto para ofrecerles la ayuda de los Scouts para arreglar la casa o el jardín. Ya hemos mencionado muchas veces a los padres de los muchachos. Sólo repetiremos que la más elemental cortesía y la conveniencia aconsejan que los Scouters se mantengan en contacto amistoso y frecuente con los padres. La mejor forma de cumplir con este deber esencial es visitándolos en sus respectivos domicilios. Se ha dicho hasta la saciedad que "el scout en uniforme prestando servicio a su comunidad es el mejor programa de Relaciones Públicas", y es verdadera esta afirmación.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Deberá por lo tanto el J. de G. discutir en reunión de Consejo de Grupo dos aspectos interesantísimos: 1° Servicios públicos al Grupo o servicio a la comunidad. ¿Cuándo? ¿Qué? ¿Cómo? ¿Quienes? ¿Dónde? . 2° Presentación de los muchachos del Grupo. Cada día se extiende más la costumbre de presentarse desaliñados; los Scouts no han podido escapar totalmente a la nociva influencia de los "hippies" y vemos allí Scouts con tremendas melenas con las que no conjuga ningún tocado en la cabeza; Scouts con cinchos raros, insignias no reglamentarias. etc. Es el Jefe de Grupo por medio de los Jefes de Sección y de los Scouters ayudantes quien debe velar por la buena presentación de Rovers, Scouts y Lobatos (Scouters dan ejemplo) para mejorar un tanto la deteriorada imagen que de la presentación de los Scouts tiene el público. El uniforme Scout, dentro de su sencillez, es elegante, si se presenta el Scout limpio, planchado, sus insignias bien cosidas, completas y todas iguales.

DISCIPLINA Tienen los Scouts ingleses, y a fe que mucha falta hace en castellano, un pequeño folleto llamado: “Smartess and good order" que traducido libremente significa: “Elegancia y buen orden”, ó “Elegancia y Disciplina”. He aquí otro asunto que cae dentro de la órbita del J. G. quien debe hacer un máximo esfuerzo por crear o "reinstalar" la disciplina que, en términos generales se ha perdido en el Escultismo. So pretexto de que el Escultismo es una "democracia", que el Escultismo no es totalitario, que no somos militaristas, etc. etc. lo cierto es que se ha perdido la disciplina y el "buen orden". Si el J. de G., da el ejemplo y al entrar al local de reunión a visitar, digamos a la Manada y a la Tropa, se detiene un momento en el umbral de la puerta y hace el saludo Scout, sonriente, a la vez que da las "clásicas Buenas tardes o buenas noches", está obligando a todos los presentes a ponerse de pie y contestar el saludo. Y al retirarse, lo mismo. No debe el J. G. esperar ser saludado; si el ve primero a otro Scouter o a un Scout debe ser el primero en saludarlo. Esta es la mejor forma de crear un principio de disciplina. Los Scouts no hacen ejercicios militares, dicen muchos Scouters y cuando tienen que desfilar, digamos el día de la Independencia Nacional u otra fiesta ocasión semejante, los Scouts no atinan con una. No abogamos por el exceso de prácticas militares, pero el J. G. debe velar porque en las Manadas, en las Tropas y hasta en los Clanes exista una dosis adecuada. Las prácticas con señales de brazos constituyen una buena manera de cultivar la disciplina.

CEREMONIAS Siendo el Jefe de Grupo la "cabeza de la familia" debe estar presente en las "fiestas"; esto es, en las ceremonias. El no las organiza, él no las dirige, pero toma parte en alguna forma en ellas y está siempre presente. O coloca la pañoleta sobre los hombros del muchacho, o coloca una insignia, o entrega un certificado o bien pronuncia unas cuantas palabras de estímulo y felicitación. Debe evitarse que haga el papel de simple espectador. Excepto en algunas fiestas de carácter general en el Grupo, un convite navideño, por ejemplo, que es planeado en el Consejo de Grupo y coordinado y dirigido por el J. de G., éste, repetimos, toma parte activa en las ceremonias, pero no un papel de primera línea, pero sí debe estar enterado de todos los pormenores pues es de su incumbencia el que las Ceremonias dentro del Grupo lleven las tres "S" tradicionales: Solemnes, Sencillas, Sinceras.

82


Relaciones Públicas y Misceláneos

PUBLICIDAD Muchos Jefes de Grupo, con algunos contactos con la Prensa o la radio o con noticieros de televisión, los aprovechan para dar constantes noticias de su Grupo. No es que esto sea malo ni que de ello abominemos, pero previamente obtengamos la autorización del Comisionado del Distrito no sea que interfiramos con sus planes. De todos modos debemos seguir lo que sobre el particular determine el P. O. R. de la Asociación.

ORGANIZACIONES JUVENILES La mayoría de los Scouters del Grupo tienen poco tiempo y muy pocas oportunidades de entablar relaciones con los dirigentes de otras organizaciones juveniles; pero por lo menos deben de estar enterados de cuáles son las otras organizaciones existentes en su vecindario y deben de evitar, como Scouters, hacer cosas que pudieran dar lugar a resentimientos o rivalidades excesivas. Hay campo para todos, y los muchachos, de personalidad diversa, prefieren métodos distintos De nada nos sirve que nos lamentemos porque un Scout nos abandona para unirse a una de estas otras organizaciones; el muchacho tiene libertad para escoger y, hablando en general, este seguiría siendo Scout si el Grupo tuviera atractivos para conservarlo en su seno. Corresponde a los Scouters velar porque el Grupo ofrezca estos atractivos.

PIDIENDO "JALONES" PARA VIAJAR La práctica de este modo se ha generalizado de un modo extraordinario en toda América y son tantos los muchachos que diariamente fastidian a los automovilistas con pedirles "jalón" en las carreteras que no nos sorprende que el asunto se haya pegado al Escultismo y que Scouts, Scouts Mayores y Rovers soliciten en caminos este método de transportación. Esta no es una buena práctica Scout. De hecho la mayoría de los P.O.R. la prescriben lo cual ya es una razón suficiente para no hacerlo. Sin embargo se le ha dado un falso encanto a esta manera de viajar que en realidad requiere menos iniciativa e imaginación que una caminata o que un campamento pleno de aventuras, y el causar molestias al público puede resultar en desmedro del Movimiento y en definitiva un método indeseable para los SCOUTS que deben aspirar a tener confianza en sí mismos y mantenerse por sus propios esfuerzos. Por lo tanto los SCOUTS sólo podrán solicitar viajes de gratis en una emergencia. Es obligación del Jefe de Grupo evitar en su Grupo esta manera de viajar. Hay que convencer a los Scouts y los Rovers de lo inconveniente y estamos seguros que, convencidos y acatando órdenes, esta práctica se suspenderá. A lo menos dentro del Escultismo.

INFORME ANUAL Todo Grupo debe ambicionar publicar un informe anual de sus actividades. Esto no debe ser nada complicado. Unas tres o cuatro hojas mimeografiadas creemos que es suficiente para los primeros años, sobre todo si se trata de un Grupo pequeño. Los Grupos numerosos, ya consolidados, se darán cuenta de que vale la pena imprimir su informe para circularlo entre los padres de todos nuestros muchachos y algunos vecinos a nuestra sede, el Comisionado de Distrito, a la Oficina Nacional, a nuestros patrocinadores y, lógicamente, a todos los miembros del 83


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Comité del Grupo. Mucho de lo que lean serán verdaderamente noticias para todas estas personas ya que los muchachos, generalmente, cuentan en sus casas muy poco o nada de sus actividades.

ASAMBLEA ANUAL La Asamblea o reunión anual de todos los adultos que participan en la vida del Grupo, en una u otra forma y que están interesados en las actividades de los Scouts es sumamente provechosa. Los Scouts y Lobatos no estarán incluidos en esta Asamblea excepto que vayan a realizar alguna presentación especial. Los Scouts Mayores, sí los hubiere, los Guías de Patrulla y los Rovers estarán de servicio. No es preciso incurrir en grandes gastos. Algunos padres de familia o miembros del Comité podrán proveernos de refrescos, emparedados, galletas, etc. sin los cuales la reunión perdería "bastante sabor". Es conveniente invitar previamente por medio de tarjetas bien presentadas o cartas bien mimeografiadas. Deberán ser invitados todos los miembros del Comité del Grupo, los padres de TODOS los miembros del Grupo, si es un Grupo Patrocinado, a la Autoridad o Entidad Patrocinadora al capellán, a algunos vecinos, el propietario del terreno en donde solemos acampar etc., en fin, a todas aquellas personas que tienen relación con el Grupo Scout. El local debe adornarse, que presente aspecto de "fiesta". Esta es la oportunidad de informar a los asistentes de las actividades Scouts sobresalientes del año en nuestro Grupo, ampliando así la Memoria anual (que es buena oportunidad para repartirla); es conveniente mencionar a grandes rasgos los planes para el año siguiente. Es el momento para renovar la mitad del Comité del Grupo. Termina la reunión con algo especial: la charla por un Scouter (bien preparada) o una película de tipo Scout o exhibición de transparencias. Se sirve el refrigerio y preferiblemente si se ha preparado una exhibición de fotografías de actividades, de trabajos manuales de la Manada, de periódicos murales de las Patrullas y los asistentes son invitados a visitar esta exposición. El Jefe de Grupo, principalmente, y los Scouters del Grupo deben de discurrir entre todos los asistentes, charlando con todos, dando información, oyendo comentarios y opiniones. De la actitud que en esta oportunidad asuma el Jefe del Grupo y sus Scouters dependerá mucho la simpatía y confianza que despierten entre los padres de familia. Estos deben de sentir en los Scouters a individuos con criterio formado, con confianza en sí mismos y con seguridad en el trabajo Scout que están desarrollando. No es oportunidad para "regañar" o llamar la atención o quejarse de nadie; lo es para felicitar, para halagar, etc. Es una gran oportunidad para generar buena voluntad.

REVISTA DEL GRUPO Muchos Scouters, con gran ambición y deseosos de lo mejor para su Grupo luchan denodadamente para lograr la edición de una revista Scout para su Grupo. Son muchos los que la logran pero esas revistas tienen una vida efímera. Todos nuestros países están llenos de Revistas Scouts que no pasaron de su tercer número, inclusive de revistas nacionales que tuvieron el mismo fin o destino. Nuestro consejo es que, excepto que un miembro del Comité del Grupo, quizás un publicista se haga cargo de la promoción y administración y garantice su publicación por algún tiempo, no se Ileve a cabo este proyecto. No es que pensemos a priori que los Scouters del Grupo carecen de la capacidad necesaria, pero sí estamos seguros que esta Revista les va a ocupar tanto tiempo que van a descuidar sus unidades Scouts. Indudablemente constituye la Revista un excelente medio de publicidad para el Grupo pero es extremadamente difícil mantenerla viva. En cambio, algo más modesto, un noticiero de pocas páginas, trimestral, es bien sencillo de mantenerlo vivo, quita muy poco tiempo y su circulación puede ser mayor, llegando entonces a todos Ios Scouters y Scouts deI Grupo así como a los 84


Relaciones Públicas y Misceláneos

miembros deI Comité, a los vecinos con quienes mantenemos algún contacto y a quienes en una u otra forma colaboran con el Grupo. Inclusive puede alcanzar hasta a los ex-Scouters del Grupo lo cual constituye una manera de mantenerlos en contacto con el Escultismo.

TABLILLA DE ANUNCIOS Una tablilla de anuncios en eI exterior del local puede servir como ejemplo de publicidad favorable si se Ia mantiene en óptimas condiciones, atractiva y provista de información reciente. Esto parece elemental, verdad? Pero tómese la molestia de observar la tablilla de anuncios de Iglesias, Cines y algunas instituciones y podrá darse cuenta del interés que despiertan. El nombre y dirección del J. de G. debería aparecer con toda claridad en la misma con el objeto de que las personas que fueran al local del Grupo y lo encontraren cerrado sepan dónde dirigirse en busca de información.

CAMPAÑAS DE EXPANSION Estas rara vez dan resultado a nivel de Grupo. No logran su propósito de captar muchachos o adultos. Si su Grupo tiene fama de ser bueno, porque es bueno, con certeza que tendrá una lista de aspirantes, muchachos que están esperando y deseando ser admitidos. Si el Grupo no tuviere un ambiente favorable, no sería honrado hacer una campaña para captar muchachos o personas mayores. Surte mejores efectos, para captar tanto a los muchachos como a los adultos, el contacto personal que una invitación general para inscribirse en el Grupo.

MUCHACHAS GUIAS El Movimiento Scout sostiene como principio que, en general, se ha de mantener estrecha cooperación con las Muchachas Guías con preferencia a cualquier otra organización juvenil, porque nuestros objetivos y muchos de nuestros métodos son idénticos. Este principio es aplicable en todos los niveles, pero es especialmente necesario en aquellos casos en que la Iglesia tiene una Compañía de Muchachas Guías al mismo tiempo que un Grupo Scout. Esta cooperación tiene lugar principalmente a nivel de dirigentes con el propósito de que la política a seguir sea siempre la misma, cuando ello es posible. Se autoriza al intercambio de SCOUTS y Guías como Instructores para el adiestramiento en el aprendizaje de materias para las cuales están específicamente capacitadas. Son bien conocidos los casos en que una Guiadora ha enseñado a cocinar a una Patrulla de Scouts o que un Scouter ha enseñado a las Guías el arte de los bosques. Un Grupo Scout tampoco puede organizar una Compañía de Guías que forme parte del propio Grupo, aunque tenga sus actividades y administración separadas. Las Guías siempre dependerán en su administración, política y adiestramiento de su Asociación y los Scouts no tienen ninguna intervención en estos aspectos. También los Scouts siguen la política de la Asociación, las normas de administración y el programa de adiestramiento Scout.

RELACIONES INTERNACIONALES Las relaciones con Asociaciones Scouts del exterior, de Asociación a Asociación, son mantenidas por el Comisionado Internacional de cada país pero es de todo punto conveniente que los Scouts establezcan y mantengan este tipo de relaciones que dan a los muchachos la idea clara, la dimensión de la "fraternidad universal del Escultismo". 85


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Existen dos esquemas internacionales, uno para Grupos o unidades y el otro personal para establecer correspondencia con Scouts de otros países. El J. G. por medio de los Scouters de sección debe estimular la práctica de estos esquemas. Que inquieran quienes son los interesados y esa nómina conteniendo: nombre del muchacho, edad, domicilio, cargo en la Tropa (si es Guía, sub-Guía, etc.) y si es posible aficiones (numismática, filatelia, etc.) pasarla al Comisionado Internacional. Este funcionario en pocas semanas tendrá ya nombres de Scouts de otros países deseosos de corresponder con muchachos de este Grupo. El J. de G. debe preocuparse porque estos esquemas de correspondencia, una vez iniciados no se interrumpan. Un Grupo o un Scout en el exterior puede sufrir una gran decepción si la correspondencia, luego de establecida, se interrumpiera. Aprovéchese también el Jamboree Mundial del Aire que se realiza en el mes de Octubre y el cual consiste en el enlace, durante 24 horas continuas (como mínimo) de todas las Asociaciones Scouts del mundo utilizando las estaciones de radioaficionados. El Jefe de Grupo debe preguntar en la Oficina Scout Nacional de su país, con la anticipación necesaria, las fechas de iniciación y finalización del Jamboree y hacer los arreglos necesarios para que su Grupo participe. Esta es una excelente oportunidad para formar amistades con Grupos Scouts de otros países e iniciar así un intercambio. El Grupo puede contactar a unos cuatro o cinco Grupos de Scouts de otros países. La emoción de los Scouts hablando directamente, por medio de la radio, con SCOUTS distantes de ellos a miles de kilómetros es enorme. La importancia de este evento no debe jamás subestimarse.

CONCEPTO DE FRATERNIDAD UNIVERSAL Hay muchos puntos de contacto entre este punto y el anterior pues indudablemente las relaciones internacionales tratan precisamente de crear, mantener o vigorizar este concepto de fraternidad universal. Sin embargo hay otros sistemas de realizarlo, sin que ello justifique menospreciar los esquemas internacionales de correspondencia ni el Jamboree del Aire. Este concepto puede crearse por medio de películas, revistas, Scouts, estampillas postales. Normalmente las oficinas del Servicio de información de las Embajadas de los Estados Unidos en toda Latinoamérica tienen películas o divulgativas Scouts o de eventos internacionales: Jamborees mundiales generalmente y con extraordinaria facilidad puede obtenerse una exhibición de una de ellas en una noche especial con asistencia de todos los miembros del Grupo y, es conveniente, padres de los muchachos. Combínese esta noche de cine con una película de tipo Scout y otra, que tienen también y verdaderamente espléndidas las Embajadas Norteamericanas de carácter científico-divulgativo:- Primeros auxilios, por ejemplo; o vida de algunas especies animales en el campo. A las oficinas Scout Nacionales llegan revistas de Asociaciones hermanas y una vez han sido leídas por los funcionarios nacionales, esas publicaciones pasan a amontonarse, normalmente, no en la generalidad de los casos, a la bodega o a un rincón de la casa Scout. Consíganse para el Grupo, que no importa que sean de fechas muy atrasadas ya que lo que interesa no son las noticias de actualidad, sino las informaciones sobre la vida Scout del país en cuestión, sus actividades, y las fotografías que allí publican. Este es un excelente material para el Grupo. Las Asociaciones Scouts, son frecuentemente visitadas por Scouts o Scouters de otros países que o llegan en viaje de placer con la familia, o en viaje de negocios o van en tránsito. Trátese de obtener la visita de uno de estos hermanos Scouts una noche a la reunión de la Tropa o el Clan o una tarde a la reunión de la Manada y que nos cuente algo de su Asociación, de su país. Cuídese mucho de aquellos Scouts que van a todo lo largo y ancho del Continente “en misión 86


Relaciones Públicas y Misceláneos

de buena voluntad”, portadores de la Credencial Internacional conseguida Dios sabe cómo; viajando y viviendo a expensas de los Grupos Scouts que se dejan embaucar, viajando sin finalidad alguna. Sus relatos valdrán bien poco y en cambio la imagen que van a presentar ante los muchachos del Grupo es negativa, deprimente. Considérelos como si estuviesen cargados de corriente eléctrica de alto voltaje “MANTENGASE ALEJADO”. Existe el peligro que el Jefe de Grupo se entusiasme mucho con las relaciones internacionales, las cultive en exceso y descuide el cultivar las relaciones nacionales; que pueda extender la mirada por un horizonte tan amplio que deje de fijarse en las características del paisaje que tiene a su alrededor. Los más importantes contactos han de ser con los Scouts del propio Distrito, Región o Provincia y país. El Grupo debe desempeñar la parte que le corresponda en los asuntos del Distrito y a través de éste, ejecutar su parte en los programas que la Provincia o Región les hubieran asignado.

CONDECORACIONES El Movimiento Scout ha creado cierto número de condecoraciones a nivel mundial: el Lobo de Bronce; a nivel Interamericano: Juventud de América y a nivel nacional las que las respectivas Asociaciones Scouts han considerado convenientes. Normalmente no existen condecoraciones a nivel de Provincia o región, de Distrito ni de Grupo. El P. O. R. de cada Asociación determina los requisitos a llenar para poder obtener estos galardones que, en la mayoría de los casos, es atribución exclusiva de la Corte de Honor Nacional. En todo caso el Jefe de Grupo debe mantenerse alerta para reconocer y premiar los méritos o acciones meritorias de quien o quienes se han hecho acreedores a una distinción e informar al respectivo Comisionado del Distrito pidiéndole transmite o eleve la solicitud a quien corresponda. Excepto que el P.O.R. así lo determine, el Grupo no puede otorgar condecoración alguna.

INSIGNIAS En la gran, mayoría de las Asociaciones Scouts de Latinoamérica, las insignias del Movimiento están amparadas por la Ley y no pueden usarlas personas ajenas al Movimiento. Debemos, por tanto, velar porque se tomen las rnedidas necesarias para regular el uso de las mismas, y de que no se las otorguen como recuerdo. Es una costumbre, plausible en muchos Grupos Scouts, el darle las insignias sin costo alguno a sus Scouts, para poder, en tal forma, mantener la propiedad de las mismas y poderlas reclamar y recoger al momento en que el Scout abandone el Grupo. Sin embargo, el procedimiento tiene sus inconvenientes, pues si el Scout no deja el Grupo en circunstancias deshonrosas, querrá, desde luego, conservar las insignias, no para hacer de ellas un mal o ilegal uso, sino como un recuerdo de sus días de Escultismo. ¿Podrá negarse esto a quien ha sido un excelente Scout? El P. O. R. de todas las Asociaciones determina que no deben usarse sino las insignias reglamentarias. Es función del Jefe de Grupo velar porque esta disposición se cumpla. Los muchachos son aficionados a colgarse cuanta insignia obtienen y a mantener en el uniforme la insignia de todos aquellos eventos a que han concurrido. Esto puede permitirse únicamente para cierto tipo de camisolas, chompas o chamarras que se usan en Campamento o para fogatas, pero nunca en uniforme formal.

87


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

Los Scouters en esto, como en todo otro, deben dar el ejemplo usando en su uniforme UNICAMENTE las insignias autorizadas y las que de acuerdo con su rango le corresponden. Debe de recordarse que los Scouters nunca usan las insignias de adelanto de los muchachos. El Scouter que también fuere Rover usará el uniforme de Scouter en todas las ocasiones ya que el Certificado de Scouter es la demostración de la confianza que el Jefe Scout ha depositado en él pero también puede usar en su uniforme, si así lo deseare, las hombreras de los Rovers. Los Scouters que hubieren aprobado el respectivo Curso podrán usar en uniforme la Insignia de Madera, pero la pañoleta de Gilwell no pueden usarla cuando ESTEN CON SU GRUPO o EN REPRESENTACION DE EL. Entonces les corresponde usar la Pañoleta del Grupo. Algunos Scouters que por su competencia y por el tiempo de que disponen han sido facultados para desempeñar dos cargos en el Escultismo, no podrán usar más que una insignia: la apropiada al cargo que estuviere desempeñando en el momento, pero si esto no fuere posible por no ser sencillo estar quitando y poniendo determinada insignia en el uniforme, usará la insignia correspondiente a la categoría más alta de entre aquellas que tuviere derecho a usar.

INSIGNIAS DE ESPECIALIDAD Las pruebas o exámenes para las insignias de especialidad son de la competencia del Comisionado de Distrito, del Consejo Scout del Distrito (de acuerdo con lo que determine el P.O.R. de cada Asociación) ó del Consejo de Grupo, mediante el nombramiento de "Sinodales". El J. de G. deberá velar porque un muchacho que ha venido preparándose con ahínco para la obtención de una insignia tenga pronto la oportunidad de ser admitido a probar su eficiencia y si demuestra habilidad, si a juicio del Sinodal merece la Insignia, que se le haga entrega de ella pronto. Si esto no sucediere así, el muchacho, al fin y al cabo es un muchacho, se sentirá defraudado y hasta pueda ser que desista de continuar preparándose para una más alta categoría Scout y olvide el plan de especialidades.

COMPETENCIAS Es de todo punto conveniente, y hay que insistir mucho en este asunto, que el Grupo, excepto en circunstancias totalmente inadecuadas calificadas por el Comisionado de Distrito, o por el Consejo de Grupo, debe participar en todas aquellas que se organicen a nivel de Distrito, Provincia o Región o Nacional, tenga o no posibilidades de ganar.

CLUBS DE SERVICIO En los últimos tiempos se han multiplicado los Clubes de Servicio que están ayudando al desarrollo de la comunidad pero a quienes debemos ayudar para el logro de sus propósitos. En toda América Latina existen Clubes Rotarios, Leones, 20-30, Cámaras Junior en cuyas filas militan regularmente gran cantidad de ex-Scouts. El Grupo Scout debe estar atento al desarrollo de estos Clubes y buscar contacto con sus Directivos para ofrecerle los servicios del Grupo Scout. Son relaciones institucionales indispensables que hay que cultivar y mantener. Esos mismos Clubes de Servicio a quienes nosotros podemos ayudar con potencial humano en las ocasiones oportunas, están prestos a ayudarnos con billetes de banco... que son bastante útiles también.

88


Relaciones Públicas y Misceláneos

AUTORIDADES LOCALES Nuestro contacto con las autoridades locales se realiza normalmente a nivel del Comisionado de Distrito. Sin embargo, a veces la amistad de un funcionario edil con un Scouter del Grupo o el hecho de que un hijo de un funcionario Municipal es activo en el Grupo, es factor determinante para que la Municipalidad se dirija directamente al Grupo y solicite los servicios de los Scouts para alguna actividad, digamos: “Semana de limpieza”, “Reforestación”, etc. etc. Dese respuesta inmediata y pásese aviso al C. D. Otras veces sucede que en poblaciones pequeñas funciona un Grupo Scout que constituye la "tabla de salvación" de las autoridades Municipales que solicitan su cooperación para "desfiles", "guardar el orden en diferentes eventos", "cuidar exposiciones", "inauguraciones", etc. etc. Procúrese complacer estos deseos de las autoridades y a su vez obtener de ellas cierta cooperación para el Grupo Scout. Si es en el área rural, es bien fácil obtener un terreno para campamento permanente (no se olvide que debe escriturarse legalmente y es el Consejo Nacional el único que puede recibir esta clase de donación a favor del Grupo); si el terreno no puede ser cedido en propiedad, a lo menos en usufructúo. Cuídese en este caso de no extremar los servicios y que resulte que los Scouts solamente sirven a la comunidad y no se adiestran. Mantenga el balance necesario. Ah... y cuídese de los servicios de orden político.

89


CAPITULO

bf EL GRUPO SCOUT EN EL ORGANIGRAMA NACIONAL

Hasta este momento nos hemos ocupado de las diversas funciones del Jefe de Grupo, de las actividades en las cuales él toma parte, funciones totalmente variadas y que exigen mucha atención. Hemos considerado hasta este momento el Grupo como una unidad en sí. Es ya hora de que lo consideremos como parte de una organización de ámbito mundial que cuenta con un total de varios millones de miembros. El organigrama nacional indudablemente varía de un país a otro, pero estamos seguros que se mantiene el "esqueleto clásico" y vamos a limitarnos a mencionarlo, únicamente para hacer hincapié en la posición del Grupo que está en la periferia de nuestra organización. Dejaremos los detalles de la organización para otras oportunidades o deberán buscarse en otros libros adecuados: Estatutos o Reglamentos nacionales. El poder máximo de la Asociación radica en la Asamblea Scout Nacional, organismo integrado por representantes directos o indirectos de todos los Grupos Scouts del país y que se reúnen ordinariamente una vez al año para escuchar el informe de labores, cuentas del Consejo Nacional; aprobar o desaprobar el plan de acción para el próximo período; elegir a la mitad del Consejo Nacional (cuando corresponda); elegir a los miembros de la Corte de Honor Nacional (si corresponde) y, en algunas Asociaciones, elegir al Jefe Scout Nacional. Cuando la Asamblea no está reunida, el máximo poder corresponde al Consejo Nacional integrado por un número de personas adecuado a las necesidades, programas y sistemas de la Asociación. El Consejo, normalmente, elige al Jefe Scout Nacional. El Consejo se ocupa de la dirección del Escultismo en todo el país.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

El Jefe Scout Nacional nombra a los Comisionados Nacionales de Rama de Adiestramiento y otros que sus Estatutos determinen. Para fines de administración Scout el país se divide en Regiones o Provincias y cada una de estas en Distritos. Cada Distrito está formado por dos o más Grupos Scouts. Esto significa que el funcionario inmediatamente superior al Jefe de Grupo es el Comisionado de Distrito con sus respectivos ayudantes o Sub-Comisionados.

Ahora bien, si el Grupo funcionare, digamos, en una población pequeña en donde no existiera más que ese Grupo, lógicamente no existe Distrito por lo que el Grupo puede, o depender del Distrito más cercano, o directamente de la Región o Provincia en cuya jurisdicción funcionare, y si no existiere Región o Provincia porque el Escultismo se está iniciando en esa parte del territorio nacional, el Grupo dependerá directamente de la Oficina Scout Nacional de donde recibirá sus directrices, es decir, de la Jefatura Scout Nacional.

92


CAPITULO

bg LA TAREA DEL JEFE DE GRUPO

En Grupos que forman parte de un Distrito, es el Jefe de Grupo el conducto reglamentario entre el Grupo y el C. de D. y el Consejo Scout de Distrito. Es a él a quien se enviarán los avisos, a no ser que fueran de interés estrictamente nacional; es sumamente importante que el J. de G. se cerciore de que todos los Scouters del Grupo se enteran del contenido de los avisos inmediatamente. Es preciso que los datos del censo anual, la contabilidad y los inventarios se envíen al Secretario del Consejo Scout de Distrito en las fechas predeterminadas colaborando así con este funcionario que sabrá apreciar la valiosa ayuda que significa cumplir con dichos requisitos puntualmente. Específicamente, y a través del Consejo de Grupo, debe hacer cuanto sea posible por despertar y mantener vivo el interés en: a) El adiestramiento de los Scouters. b) El progreso de todos los SCOUTS en el "Plan de adelanto ". c) Que los SCOUTS mantengan el ritmo de progreso en su triple aspecto: FISICO, MENTAL Y ESPIRITUAL. d) Mantener dentro del Grupo el espíritu de "familia" y cuidar que el adiestramiento entre las secciones se enlace naturalmente para facilitar a los Lobatos su pase a la Tropa y a los Scouts su ascenso al Clan. e) Que la presencia del Grupo Scout favorezca o beneficie en alguna forma al vecindario y que jamás constituya un problema.


Edit orial Sc out Interamericana - Dirigiendo el Grupo Scout

f)

Crear y mantener relaciones amistosas con todos los padres de muchachos del Grupo e informarles del desarrollo de la vida Scout de los muchachos.

g) El progreso de todos y cada uno de los SCOUTS del Grupo en sus estudios del Colegio o la Escuela. h) La colocación u obtención de ocupaciones para aquellos Rovers del Clan que por razones personales especialmente económicas, se ven obligados a dejar los estudios. i)

Crear y mantener el verdadero espíritu de hermandad, no sólo entre los miembros de las diversas secciones del Grupo sino con otros Grupos del mismo o diferente Distrito, de la misma o diferente Región o Provincia y, haciendo uso de los esquemas internacionales que se mencionan en el Capítulo XV con Scouts de otros países.

j)

Crear y mantener entre todos los miembros de su Grupo la imagen de lo que es un verdadero Scout, por medio del ejemplo personal en todas las oportunidades, así en sus actuaciones como Scouter como en su vida privada como Ciudadano.

Un Scouter, un Jefe de Grupo que logra estos 10 puntos aquí mencionados puede sentirse orgulloso y satisfecho. Y nosotros de él. También sintámonos orgullosos porque es un JEFE DE GRUPO, así con mayúsculas, que está realmente cumpliendo su verdadero papel. Es un hombre que ha entendido su rol dentro del Escultismo y que está desempeñando a satisfacción su misión. No olvidemos nunca la historia del Grupo Scout, cómo se originó y cómo fue que se creó el cargo de Jefe de Grupo, qué necesidad lo impulsó: la necesidad de COORDINAR las acciones de Scouts, Lobatos y Rovers. Si este hombre logra entender exactamente bien el significado de la palabra COORDINAR y reconoce que su papel no es el de ejercer de DICTADOR del Grupo, los resultados en la formación de los muchachos, la vida feliz y el ambiente de verdadero Escultismo que prevalecerá en el Grupo serán la mejor recompensa a sus esfuerzos. ¡Que Dios lo ilumine en su tarea!.

94


Dirigiendo el Grupo Scout