Issuu on Google+

Imagen: © Manel Calderón 2011

PORTADA

Nº 3 Revista Esencia © 2011

1


2

Nº 3 Revista Esencia © 2011


SUMARIO 4

26

4 - Ecología mental. 7- Geopatías. 13- Sanación del niño interior. 16- Jugar a morir... 18- La razón. 22- Perfumería natural.

13

26- Adiestrar o educar?

28

28- Florecer. 32- Risoterapia. 35- Liderazgo y trabajo en equipo. 36- Flores de Bach. 40- La experiencia de andar por las brasas. 42- Autoestima.

18

44- Tratado de doma natural. 49- Culpándote de mis carencias.

36

Puntos distribución Dirección: Melanie Clark Diseño y dirección arte: Manel Calderón Imagen portada: © Manel Calderón Corrección: Jordi Floriach Edita: Leprechaum S.L. Publicidad, Administración y Suscripciones: melanieclark@melanieclark.es info@melanieclark.es Torrent de Can Lladó, 23 Teiá, 08329 Barcelona. www.revista-esencia.com Impresión: imprentaonline.net Depósito Legal: B-20.824-2011 Reservados todos los derechos. Está prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa de dirección. La editorial no se hace responsable del contenido de los articulos. ESENCIA es una publicación trimestral.

Arké c/Valencia 445 - Barcelona Barcelonawww.arkebcn.com Anthemon c/Aragón 228 1º 2ª - Barcelona www.anthemon.es Farmacia Coliseum c/Balmes 18 Barcelona www.farmaciacoliseum.com Area Interior Raimon Samso c/Jonqueres 16 9º B Barcelona www.raimonsamso.com Sol Natural c/Pasaje Can Roibas 14 Cabrera de Mar - Barcelona www.solnatural. cat Distribuirá la revistas en tiendas de dietética de Cataluña Melanie Clark Center c/Torrent Can Lladó 23 Teia Barcelona www.melanieclark.es Essencial wellness c/Merçe Giralt 3 Alella - Barcelona www.essencialwellness.com

Peluqueria Sándalo c/Jacint Verdaguer 56 Premia de Mar - Barcelona www.sandalo-spa.com Silvia Healing Center c/Candido Bayes 93 Bajos Vic Barcelona www.silviacenter.com Centro Harebell c/ Sant Pere Màrtir 60, 3r 1a Blanes - Girona www.centre-harebell.com Gaia 4 c/Josep maria gironella nº 7 1-2 Girona www.animalsgirona.com Libreria Bohindra c/de la Paz, 15 Madrid www.bohindra.com Distribuciones Rosado c/Avenida San Fernando 28 Palma de Mallorca www.distribuciones-rosado.com Distribuirá la revista en peluquerías y centros estética en Baleares Nº 3 Revista Esencia © 2011

3


Ecología Mental

Imagen: © Manel Calderón 2011

El signo más evidente de que se ha encontrado la verdad es la paz interior. Amado Nervo

4

Nº 3 Revista Esencia © 2011


El concepto de ecología mental se refiere a una actitud más que a una meta. Una actitud de responsabilidad mental, disposición y vol Nikon D700 untad, claramente enfocada hacia una mente limpia y pacífica. Una actitud se elige y después se practica hasta que se establece como tu natural modo de estar sin necesidad de vigilancia. Entonces se ha convertido en una nueva forma de vida. El árbol de las creencias

“Podemos contemplar el conjunto de creencias subconscientes como las ramas de un árbol”

Hay quien piensa que se puede creer o no creer en algún asunto, sin llegar a darse cuenta de que creas o no creas en el asunto en cuestión, de cualquier modo manejas creencias. La creencia es el poder con el que la mente fabrica experiencias, y por tanto un requisito para experimentar este mundo. Las creencias sostienen todo lo que percibes, sientes, piensas o deseas. La mayor parte de tus creencias son subconscientes, no te das cuenta de ellas, pero monopolizan todos los sentimientos y emociones que tejen tu experiencia vital. Podemos contemplar el conjunto de creencias subconscientes como las ramas de un árbol. De unas pocas creencias profundas y fundamentales surgen otras creencias más concretas. Sin darte cuenta, las creencias subconscientes tiñen aquello que percibes fuera o aquello que piensas con algún tipo de sentimiento, el cual siempre consiste en una inversión emocional derivada de tu creencia. Por lo tanto, tus creencias son las que modelan tu modo de sentir la vida.

En el fondo de tu mente reside un modelo de pensamiento sobre lo que es real, un sistema completo de creencias fundamentales al que llamamos paradigma personal y que rige completamente tu manera de ver el mundo. Lo llamamos personal porque es distinto en cada persona y, es precisamente eso lo que interiormente nos hace distintos, un “propio” punto de vista del mundo, basado en ese árbol de creencias enraizado en lo profundo de tu mente. Cada ser humano es un punto de vista. Tu paradigma personal se constata fácilmente por todas las creencias de las que eres consciente y que te hacen distinto a los demás, pero además está constituido por todas las creencias subconscientes que ignoras tener y que sin embargo crean tu realidad, tu modo de sentir lo que vives y tu modo automático de pensar, incluso lo que te sucede cada día, aunque aparente ser casual. Todas las decisiones que tomas están en relación a tus creencias. Puedes creer que tienes obligaciones, responsabilidades, que es lo mejor hacer esto o hacer lo otro, que debes forjarte una reputación, que lo importante es el beneficio, que tus creencias son la verdad, etc. En cualquier caso, tus decisiones surgen de tu árbol de creencias. Tus acciones surgen de decisiones que a su vez, surgen de creencias, conscientes o no. Tus reacciones [acciones automáticas, reflejos, emociones, sentimientos] han surgido directamente de creencias subconscientemente arraigadas.

Nº 3 Revista Esencia © 2011

5


Por tanto, si deseamos afinar nuestro conocimiento de la verdad, es preciso que nuestro viaje de la conciencia se dirija hacia el nivel de las causas, más allá de las decisiones, acciones o reacciones, con la mira puesta en las creencias e incluso más allá de ellas, investigando el sistema de pensamiento que nos rige. En el fondo de todo estaría nuestro auténtico y profundo concepto de identidad en donde se asienta todo. Lo que crees ser es la causa de todo lo que vives. Yo creo

la experiencia personal del mundo. Esta experiencia personal del mundo influye a tu alrededor de un modo perceptible y claro al estar en relación con otras personas, pero además influye definitivamente en la experiencia colectiva, ya que todas las mentes están en realidad conectadas a nivel subconsciente. El mundo se muestra controvertido, fragmentado, complejo y diverso en creencias, teorías y experiencias porque la mente crea así el mundo perceptivo desde su propia fragmentación interna. Y esto es porque la mente cree estar fragmentada en incontables individualidades separadas. Este es el punto de vista de aquello que llamamos “nuevo paradigma” y que hace corresponder las conclusiones de la física cuántica con las antiguas sabidurías no duales de oriente y occidente. Todo está en la conciencia. Todo está dentro, aunque parezca estar afuera.

Imagen: © Manel Calderón 2011

Bajo este punto de vista toma una especial relevancia el concepto de ecología mental, ya que nuestra manera de percibir el mundo influye en la percepción colectiva gracias a la conexión subconsciente que existe entre todas las mentes. Cuando tú despiertas a una verdad superior y experimentas la conciencia de unidad, haces una aportación a la mente colectiva, eres una luz para el mundo.

Estás creyendo un modelo de realidad y por tanto creando un modo de sentir, una actitud que forja el verdadero fondo de tu experiencia personal más allá de los sucesos que aparentan provenir de causas externas. Puedes decir “no creo en dios” y por ello pensar que crees en menos cosas o que tienes una mente más libre. Sin embargo, lo único que pasa es que tu programación mental se basa en creencias distintas, como por ejemplo que la realidad última es puramente sensorial, o puede ser que tu fe esté depositada en el caos y la casualidad, o más sencillo, puede ser que vivas muy adaptado a un sistema de creencias surgido de un profundo rechazo a los dogmas que se te impusieron en su momento y que te hicieron sufrir. En ellos un dios absurdo te manipulaba y hacía sentir culpable. Pero sencillamente, al decir que no crees en ello, estás declarando unas creencias mediante la negación de otras creencias. El ateo cree, pero lo que cree es que no existe dios. Forja creencias distintas, pero creencias al fin y al cabo. Aquello que crees es aquello que haces real en tu vida. En español decimos “yo creo” valiéndonos la misma expresión tanto para el verbo creer como para el verbo crear. No es casualidad. Todos creemos en un sistema, mentalidad o paradigma con el cual creamos

6

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Lo más habitual es elegir aquello que verifica nuestras creencias actuales. Es decir, tenemos la costumbre de elegir que es verdad lo que ya viene siéndolo para nosotros, ya que parece existir una arraigada y antigua inercia cuyo objetivo es evitar el cambio en la manera de pensar. Esta inercia que impide la expansión del yo, en este contexto lo llamaremos programa ego, y por cierto, no favorece a la ecología mental, sino que apoya el paradigma de las mentes separadas. La disposición al cambio interno, estimulada desde la propia voluntad, y por tanto, como una actitud libre y elegida, establece los principios de la ecología mental. Cuando existe cierta disponibilidad al cambio de percepción, puede ser que una nueva concepción rompa con nuestras creencias estables e irrumpa en nuestra experiencia con un verdadero sentimiento de verdad. Este sorprendente sentir de evidencia llega de la mano de una intuición insondable e inexplicable, una experiencia espontánea de comprensión que procede de nuestra inteligencia profunda y que nos induce a un cambio de perspectiva. Ha sucedido un pequeño despertar. Un auténtico milagro. El concepto de identidad ha cambiado, y con él, ser ha trastocado de modos imprevisibles e incalculables el resto del árbol de creencias. Buscadores de experiencias Los humanos, independientemente del nivel de conciencia en el que funcionemos, de cualquier modo somos buscadores de experiencias. Si todavía no existe una verdadera disponibilidad al cambio profundo, buscaremos experiencias explosivas, emocionales y con


grandes contrastes. Cuando existe disponibilidad al cambio, entonces buscamos la experiencia que nos lleve a la verdad. A esto es a lo que llamo una experiencia de comprensión. Cuando defendemos la inercia interna de nuestra personalidad o personaje individual, es decir, cuando aún no estamos dispuestos a cambiar nuestros guiones internos y programas que definen nuestra forma de ser, nuestras creencias internas y nuestra “realidad”, aún así de cualquier modo, buscamos experiencias. Por ello muchas personas están saltando constantemente de estados de excitación a estados de desidia e insatisfacción. Los buenos momentos, para muchos seres humanos, consisten en la primera fase de una relación de pareja, un trabajo o proyecto, la maternidad o cualquier situación que constituya una experiencia emocional aparentemente nueva. En otras ocasiones, las experiencias placenteras han de salirse de lo normal y hacernos sentir mucho de algo, como puede ser un deporte extremo o de riesgo. Para muchas personas las satisfacciones de la vida se resumen en sexo, comida, drogas y otras evasiones en diferido [cine, tv] así como esporádicas expresiones instintivas de seguridad y poder sobre otras personas que nos hacen sentir bien. Se alcanzan algunas veces proezas de sensibilidad altamente cotizadas como el arte o los viajes. Alguna experiencia interna inexplicable, como una isla entre el océano de normalidad, algún extraño y aislado encuentro íntimo, sereno, agradable y profundo nos recuerda tímidamente que debe de haber mucho más, y nos lo estamos perdiendo entre mareas de conflicto y seguridad. Pero rápidamente es barrido este lapso, atropellado por un tren de vida que no va a ninguna parte. Si las estructuras internas de creencias no evolucionan, si el tronco del árbol no es alcanzado con la conciencia, las experiencias tan solo se reducen a olas emocionales, ciclos rítmicos de cambios formales externos que catalogamos entre buenos y malos ratos, de nuevo según nuestras creencias. El mundo dual demuestra su estructura cíclica de procesos estables siempre que el punto de conciencia u observador no haga un verdadero cambio de perspectiva o percepción. Así que nos encontramos con un círculo vicioso. Si entendemos la fe como la apertura mental suficiente para aceptar posibilidades que desborden mi concepto actual de lo posible -o realidad actual-, solo mediante ella es posible experimentar un verdadero cambio. Sin este “grano de mostaza” , tan solo elegimos una y otra vez las experiencias que confirman lo que siempre hemos creído. Una y otra vez. Recreando constantemente más de lo mismo. Pero el grano de mostaza es real, auténtico y está disponible dentro de nosotros. Nos invita a desafiar todo lo que hemos experimentado afuera y navegar en los mares de nuestra intuición.

“Sólo si estás dispuesto a considerar lo imposible, estás dispuesto a descubrir algo nuevo.” W. Goethe Las experiencias internas, aunque sean sutiles, producen un salto de conciencia de la fe a la certeza, cambios profundos que alcanzan al nivel de la identidad. Es nuestro estado mental el que abre las puertas a la posibilidad de tener experiencias reveladoras y por tanto una transformación sustancial. No se trata de saber “la verdad” en un sentido intelectual, sino de sentir plenamente la verdad para llegar a ser la verdad.

La creencia y la fe –seamos conscientes o no de que estamos invirtiendo en ellas- son el motor de nuestra experiencia vital, producen deseo, voluntad y sentido en nuestras vidas, elaboran a largo plazo lo perceptible y nos muestran lo que creemos ser. Exploradores de la conciencia Las personas que eligen buscar la verdad en las profundidades de su identidad se convierten en exploradores de la conciencia y por tanto retan constantemente a su propio modelo del mundo. Son un tipo especial de buscadores de experiencias que desafían a la inercia que pretende reproducir una y otra vez los mismos guiones, primero en el interior [creencias, propósito, temores, culpas, etc.] y después consecuentemente en la experiencia física y emocional. Los exploradores nunca dan por sentada una conclusión. Cada vivencia les confirma que todo lo que experimentan depende de su propio sistema de creencias y de sus propias limitaciones, lo cual favorece nuevas tomas de conciencia sobre creencias y modelos persistentes que solo partiendo de su observación pueden ser desmontados. El punto de conciencia que somos cada uno de nosotros nunca deja de crecer y de abarcar una verdad cada vez menos limitada, y del mismo modo, nuestra verdadera identidad ilimitada cada vez se hace más consciente según vamos soltando todas nuestras creencias limitadoras.

“Sólo si estás dispuesto a considerar lo imposible, estás dispuesto a descubrir algo nuevo.” W. Goethe

Si deseo ser un buscador de la verdad, desearé que la verdad ocurra en mí mismo, que la verdad sea yo mismo, no solo como un alarde intelectual, sino como una experiencia. El objetivo es una experiencia. Porque los humanos, a cualquier nivel, somos buscadores de experiencia. Y hasta que no hay experiencia, sentimiento o vivencia, no hay transformación y nada sucede. Cuando tienes una experiencia, ya no te hace falta la fe ni la intuición. Lo que experimentas se convierte en tu realidad… hasta tu próximo salto de conciencia. Los exploradores de la conciencia son conocedores de su parte en todo este juego. Por eso, una vez que han abandonado su búsqueda de un propósito y un significado dentro de este mundo –el juego o mundo de las formas-, lo eligen fuera de él. Fuera del mundo que ven tus ojos, sienten tus manos y oyen tus oídos. Comienzan a mirar Nº 3 Revista Esencia © 2011

7


adentro, a lo inexplicable e imperceptible. Buscan la experiencia que trascienda todo problema y toda solución. Se pueden definir tres etapas en el camino de la ecología mental: Experimentar, integrar y compartir. No son etapas cerradas, sino abiertas en el sentido de que cuando empieza la siguiente, la anterior no cesa, sino que continúa paralelamente a la siguiente. Experimentas también después de comenzar un verdadero y sustancial proceso de integración. Y sigues integrando y experimentando mientras auténticamente compartes lo experimentado e integrado.

La actitud predominante de la experiencia es atención, presencia y aceptación.

El primer Experimentar

paso:

Primero, experimentar lo que sea que venga desde la total calidad perceptiva, como un perfecto testigo de la experiencia, penetrando en ella y ocupando con tu presencia todo el espacio del momento hasta que no haya sitio para más preguntas al aire. Buscarás la verdad. Sentirás todo lo sentible como quien se arroja a una piscina. Te darás al momento. Te zambullirás intensamente en la experiencia. Esto no implica que debas ser un “Indiana Jones”, ni la alegría de la fiesta o el centro de todas las reuniones. Es algo independiente de lo que desde fuera se pueda evaluar. Es una actitud interior. Me refiero al sentir pleno, atento e interesado, a la actitud abierta y presente en cada experiencia, a convertirte en este momento, ser tú mismo la experiencia, un yo experiencia en lugar de ese “yo predefinido y estable” al que llamamos persona, y que se basa en una idea que tengo sobre mí.

Yo soy este momento Es habitual que la mente necesite cierto entrenamiento meditativo para poder reproducir este estado de experiencia como una actitud habitual. De hecho, lo más difícil para muchas personas es comenzar este entrenamiento en la experiencia sencilla de estar

8

Nº 3 Revista Esencia © 2011

en todo lo que ocurre en cada instante, de ser uno mismo con el acontecimiento en la permanente entrega a la experiencia interna, la atenta escucha al sentir y al conocer. Es tan humilde y desposeída de esfuerzo esta primera actitud, que para muchos se vuelve un “imposible”. Esto tan solo significa que ese punto de conciencia no ha elegido ser aún un explorador de la conciencia porque está defendiendo una colección de resistencias, miedos ocultos a vivirse auténticamente. Normalmente, las personas que se muestran incapaces de experimentar desde la presencia y la apertura total, están demasiado entretejidos en sus propios guiones de dolor como para comenzar siquiera a intentar verlos, están identificados con su dolor. La experimentación es el principio. Tomar datos apropiadamente implica experimentar, explorar, conocer, jugar, sentir. Consiste en vivir ahora todo lo que pasa en ti con alta definición, sin permitir que las barreras del pasado y el temor limiten tu experiencia. Experimentar – explorar – conocer – jugar – sentir Se trata de toda una decisión: “desear ver bien”, es decir, elegir conocer la verdad tal y como es, y por tanto confiar como requisito imprescindible. Por supuesto, tomas la responsabilidad de que tu cuerpo es vulnerable, lo cual implica cuidarlo y respetar sus condiciones en la medida que temporalmente tiene una importante función: un medio para compartir. Pero confías en la vida. Elijo ver la verdad y confío en la vida. Mi elección me protege y yo me hago responsable de mi elección. La confianza en la vida implica que el mismo hecho de haber elegido la verdad como meta te protege, en la medida en que la verdad no puede ser más que tu liberación, y por tanto tu alegría de ser. A la vez, eres responsable de tu elección al ser plenamente libre y consciente. La actitud predominante de la experiencia es atención, presencia y aceptación. Jorge Lomar Presidente de la Asociación Conciencia y director de la Escuela del Perdón. Escritor, facilitador de grupos y conferenciante. www.asociacionconciencia.org


16 Diciembre - Charla gratuita sobre Ayurveda-Aplicaciones de invierno (Mireia López) 13 Enero - Taller de Esencias Combinadas Findhorn (Melanie Clark) 20 Enero - Taller de depuración ayurvédica (Mireia López) 26 Enero - Taller de Conexión con las personalidades propias (Cristina Vallecillos) 03 Febrero -Taller de masaje ayurveda para padres e hijos (Mireia López) 15 y 16 Febrero o 18 Febrero - Curso de Arketipos (Rosa Vallés) Iniciaciones al Reiki Tibetano Tántrico (Cristina Vallecillos-contactar para consultar calendario)

Nº 3 Revista Esencia © 2011

9


Geopatias:

Imagen: © Manel Calderón 2011

¿Zonas que enferman?

10

Tuve una clienta que me llamo porque no se sentía bien en su casa y quería venderla, llevaba un año intentándolo y no había ido nadie a verla (todavía no había la crisis inmobiliaria) me dijo que entraba en casa diciendo voy a hacer esto y lo otro, pero al poco de entrar se sentaba en el sofá y ya no podía moverse se le iban las horas sin hacer nada.

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Testamos el subsuelo y marcamos los puntos conflictivos, uno estaba en el sofá donde solía sentarse y otro en la mesa del comedor donde también ella se sentaba. El resto de su familia se sentía bien en casa solo su hija tenía problemas para dormir, testamos y en su cabeza también había un punto, así que cambiamos la orientación de la cama. Movimos el sofá y la mesa. Hicimos cambios con Feng Shui con la idea de que le salieran nuevas oportunidades de venta y empezaron a venir compradores, a la gente le gustaba pero no acababan de decidirse. Así que le propuse que mientras se encontrara allí podíamos trabajar con

Si nosotros tenemos bloqueos importantes tarde o temprano se desarrollaran en enfermedad, en estos puntos solo pasa más rápido, pero si no tenemos nada que bloque esa energía si nos adaptamos a sus fluctuaciones no nos pasara nada.

“ la memoria” que se encontraba en el comedor , la vena de agua pasaba por los dos puntos donde solo ella se sentaba así que la información que contenía era para ella y si no lo resolvía de una manera o de otra se le volvería a aparecer en la nueva casa, los temas que debemos resolver en esta vida se nos van apareciendo cíclicamente para que podamos avanzar .

Esta demostrado por estudios realizados en Alemania que en edificios donde mas de una familia tiene su dormitorio en esos puntos y por lo tanto son horas las que se pasa sobre ellos no todas las personas desarrollan enfermedades.

Y nos pusimos a ello, a través de I Chin buscamos el código de la memoria y lo fuimos desarrollando en un trabajo de crecimiento personal, fuimos pasando etapas con los diferentes Hexagramas del IChin que se nos iban dando hasta completar la limpieza de la memoria. La vena de agua sigue allí y el punto también pero ya no afecta a mi cliente la vibración ya no resuena con ella de echo ese trabajo hizo que se plantara las cosas y en vez de vender la casa hizo obras y ahora se encuentra estupendamente en su casa.

Por otro lado también demostraron que en aquellas carreteras donde sin motivo aparente se producían más accidentes creando un buen aislante del subsuelo se reducían. Si podemos saber donde se encuentran esos cruces y evitar pasar el mayor numero de horas sobre ello siempre será lo mejor, pero solo podremos saberlo con una medición de radiestesia y no siempre es factible. Lo que es importante es no obsesionarse, si dejamos el cuerpo relajado sabremos enseguida donde no nos encontramos bien y es cuestión de evitar esos lugares.

Todo es relativo, puede que en la era anterior a toda la tecnología que nos rodea el que las líneas Hatmann o Curry por nombrar las mas conocidas fueran perjudiciales era algo a tener en cuenta pero ahora que nos atraviesan las hondas de wifis y demás nuestro cuerpo ha aprendido a relativizarlo todo; si hay que decir que hay personas mas sensibles a determinadas vibraciones; pero normalmente cuando algo te altera suele resonar en sintonía con algo que tenemos por resolver.

También podemos por un periodo corto respirar en ellos y ver que imágenes o sentimientos nos provocan , a lo mejor tenemos suerte y desbloqueamos algo que podría evitar una enfermedad.

Por eso cuando por una casa pasa una vena de agua ( es agua que corre libre y fricciona con rocas, no por tuberías) junto a un cruce de líneas Hatmann se crea lo que se denomina “ memoria”.

Es mucho mejor subir nuestra vibración a través de conocernos, ahora estamos en un tiempo que podemos escoger terapias y terapeutas que vibren con nosotros solo hemos de escuchar con el corazón , no desde el miedo.

Otros lo denominan puntos cáncer porque son lugares en los que la vibración es mas potente y la energía del subsuelo es mayor , se dice que es por donde la tierra respira.

Ahora esta de moda apantallarse las casas , con pinturas, cortinas y demás elementos decorativos pero eso es darle poder al miedo.

Os deseo una buena aventura con las energías. Maite Orbegozo

Nº 3 Revista Esencia © 2011

11


Imagen: © Manel Calderón 2011

“Los niños aprenden lo que viven”

12

Sanción del niño interior Nº 3 Revista Esencia © 2011


Nos acercamos a los días navideños, al solsticio de invierno, a la fiesta de los Reyes Magos…y ¿Qué ocurre cuándo somos adultos (según DNI) y las posibles heridas de nuestra infancia no están sanadas? ¿Qué pasa cuándo ejercemos el papel de madre, padre, profesor… En relación a nuestros hijos, alumnos… Y nuestro niño aún está dolido? ¿Y cuándo nos empeñamos en “mantener” una autoridad que internamente no reconocemos? Como dice J.M. Serrat en “Esos locos bajitos”:

Niño, deja ya de joder con la pelota. que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca. Pero, ¿quién es nuestro niño interior?, ¿quién nuestra niña pequeña en nuestro cuerpo de mujer adulta? El niño interior es nuestra sabiduría interna, nuestra inocencia perdurable, nuestra capacidad de asombro, nuestra Yo más juguetón y lúdico, nuestro Yo analógico… Es aquella faceta de nosotros que fue niño y que (si no la hemos ahogado o reprimido) aún sigue (y seguirá) en nuestro Yo adulto. Es la faceta nuestra más conectada a nuestras intuiciones y menos al razonamiento lógico y analítico. Es la parte de nosotros que SABE no porque haya estudiado o leído sino porque lo SABE con el corazón. Es quién le escribe una carta a Los Reyes Magos cualquier día del año. Es quien se columpia en el parque, se mete en un charco sin botas de agua o se come un helado. …Y, ¿cómo podemos ayudar a recuperar al infante perdido? Hay diferentes técnicas y terapias que nos pueden ayudar en la recuperación y sanación del niño interior. Las podemos realizar solos, en compañía de amigos, en grupos de sanación, en terapia… Voy a enumerar algunas sencillas de aplicar: 1- Dibujo En un momento de tranquilidad, relajación, calma… con la mano no dominante (si eres diestro con la izquierda y si eres zurdo con la derecha) haz un dibujo tuyo (como si fuese una foto de tu niño) de cuando eras niño. Después observa el dibujo y lo que te llega del mismo: ¿está contento, triste, centrado, con juguetes, con animales…? Puedes repetir el dibujo cuando hayas conectado más con tu parte niña y contrastar los dos dibujos. 2- Escritura espontánea En un espacio y momento de paz y tranquilidad. Con tu mano dominante escribe las preguntas e

inmediatamente cambia el lápiz a la otra mano y escribe la respuesta (sin pensar nada). Posible preguntas: • ¿Cómo te sientes, Niñita (el nombre que te decían de pequeño)? • ¿Porqué? • ¿Qué te gustaría hacer hoy? (y si es factible lo haces). • ¿Qué te gustaría que te regalasen? • ¿Con quién te gustaría jugar? • ¿Qué te gustaría “ser” de mayor? • ¿Qué le pedirías a Los Reyes Magos” 3-Días con tu niño, con tu niña Dedica un día a la semana (si es posible), o unas horas a dialogar, a estar con tu niño interior y a hacer las tareas que quedaron pendientes… Sé consciente de lo que estás haciendo (no es igual pegarle una patada a un balón impulsivamente sin saber por qué lo hacemos, que jugar con la pelota dedicando este tiempo a nuestro niño) 4- Fuerza del amor y de la vida En un espacio tranquilo Siente detrás de ti a tu padre y a tu madre. Tu padre apoya su mano en tu hombro derecho, tu madre en el izquierdo. Respira. Siente que recibes de ellos. Intenta sentir que te llega la fuerza del amor y de la vida, que te pasan esta fuerza. Respira… Si lo necesitas puedes sentir también a tus abuelos detrás de tus padre, y a los bisabuelos… Y las generaciones que necesites… Si aún no sientes esta fuerza, puedes conectarte directamente con la Fuente del amor y de la vida. Respira. Siente que te pasan esta fuerza para que hagas con ella lo mejor y se la puedas pasar también a tus hijos (o a otraspersonas) Y así la vida continua… 5- 21 Respiraciones conectadas Centrado, relajado, espalda recta. Realiza 3 respiraciones conectadas (en cada respiración inhalas y exhalas sin pausa y siempre por la nariz o siempre por la boca) en cada chakra y después siente a tu niño. Beneficios de esta sanación Nos sentimos más plenos, más conscientes, más “aquí y ahora”, desaparecen miedos y bloqueos, nos ayuda a superar crisis de identidad, problemas de autoridad, de autoestima, de adicciones (comida, personas, cosas….) Nos ayuda a mantener relaciones sanas y adultas con otras personas (de pareja, de amistad, de trabajo, de padres-hijos…) Y hace posible disfrutar de cada momento de nuestra vida. Fuensanta Díaz www.fuenteclara.blogspot.com

Nº 3 Revista Esencia © 2011

13


14

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Nº 3 Revista Esencia © 2011

15


Jugar a Morir para re-aprender a Vivir Estos días estoy experimentando algo nuevo en mi campus online y quiero hablaros de las experiencias que obtienen los que participan en el curso: se trata del “Plan de las 3 Semanas para una Vida Plena”, y consiste básicamente en jugar a que vas a morirte en un plazo de tiempo concreto.

A

Imagen: © Manel Calderón 2011

sí dicho suena un poco tremendo, ¿verdad?. Es cierto que a algunos les ha echado atrás el asunto y, si bien sentían mucho interés por conseguir los objetivos del curso, lo de “jugar a morirse” les representaba una barrera que no se sentían con ánimos de franquear. Y se trata, en parte, precisamente de eso. Vivimos como si no fuéramos a morirnos en el cuerpo actual nunca, como si la certeza de la muerte fuera algo tan lejano que casi es inexistente. Y, sin embargo, no sabemos cuándo vamos a morir. Conozco muchos casos de personas que han encontrado la muerte del cuerpo actual a edades tempranas, jóvenes e incluso niños. A menudo sin pasar por largas enfermedades, sin aviso, sin ni mucho menos ser algo esperado. Seguro que tú conoces casos así. Una cosa es que la estadística nos diga que la esperanza de vida media sea en tu país de Equis años, y otra que tú vayas a vivir necesariamente ese tiempo. De hecho, puedes morirte esta misma tarde. No tenemos ninguna certeza al respecto, pero la mayor parte de la gente suele evitar pensar en ello y vive como si fuera un hecho incierto y muy lejano.

16

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Y, sabiendo que en realidad no solo vamos a morir sino que no sabemos si eso va a ser mañana, la pregunta de partida para este juego nuestro es: ¿cambiarías algo en tu forma de vivir HOY si supieras que vas a morirte con toda seguridad, por ejemplo, dentro de 7 días?. El juego comienza con la historia de un niño al que regalan una caja de sus galletas preferidas: y al principio se las come con avidez sin saborearlas, para conforme se van reduciendo en número ir racionándolas y, finalmente, apurar las migas y hasta guardar la caja para aspirar el dulce olor que queda en ella una vez las galletas han acabado de existir. La metáfora es clara. ¿Vivimos de manera diferente si sabemos (¡o simplemente creemos!) que “nuestra caja de galletas” está llena que cuando sabemos con certeza que nos quedan apenas las migajas? Así que el Plan de las 3 Semanas propone jugar la primera semana a que nos han diagnosticado sin lugar a dudas que dentro de 7 días, de unos 10.000 minutos, vamos a morir, y propone una actividad cada día, orientadas todas ellas a descubrir la ACTITUD del Vivir el Presente, el momento del ahora. La segunda semana jugamos a otra cosa: esta vez el diagnóstico es que nos quedan 12 meses de vida, lo cual es tiempo suficiente como para dejar de aplazar las cosas que siempre deseaste hacer, cambiar en ti y en tu FORMA DE VIVIR aquellas cosas que siempre dices que “deberías” de cambiar pero que siempre aplazas (el tiempo de vida es eterno, ¿verdad?, así que ya habrá momento de hacer esos cambios).

Y, ¿qué ocurre si te diagnostican que te quedan 10 años de vida?. Pues que es suficiente tiempo como para hacer grandes cambios en tu vida y hasta para hacer planes importantes, pero la muerte cierta y no tan lejana te impulsa, quizá, a no perder más tiempo y a ponerte a ello para morir habiendo sido lo que deseabas en verdad SER. Es la 3ª Semana: la del juego a SER TRANSCENDENTAL Y PLENO, la de vivir en consonancia a lo que de verdad sientes que eres, la de transformar tu vida, la de Aprender y Emprender porque hay tiempo pero no sobra el tiempo, la de pensar en lo que dejarás detrás de ti a los que vengan detrás, la de trabajar tu Vida para que el balance de la misma te sonría a tu cierta y no tan lejana muerte. Estamos jugando a eso, cada semana jugamos a que nuestra vida se acaba en un plazo conocido y no tan lejano (incluso MUY cercano) y a VIVIR con la ACTITUD, la FORMA y el SER que le dan sentido pleno a nuestras vidas actuales y personales. Y está resultando muy enriquecedor y bello estar jugando juntos a esto, descubriendo en nosotros lo que quizá toneladas de miedos, perezas y costumbres desviadas han ido sepultando. Lejos de un proceso tétrico se está convirtiendo en un juego vital, luminoso y alegre lleno de … VIDA. Namaste José Luis Montes Usategui www.joseluismontes.com

Nº 3 Revista Esencia © 2011

17


Imagen: © Manel Calderón 2011

Reflexionar y definir estrategias es el primer paso en el camino hacia la excelencia. Robin Sharma

18

Nº 3 Revista Esencia © 2011


L

o que haces cada día, tu rutina y tu comportamiento, creará un tipo de relaciones personales. Esas relaciones y tu realidad “cotidiana” hablarán sobre ti, sobre lo que eres y sientes, de tal modo que cualquier cosa que prediques y que no esté en consonancia con tus hechos, no tendrá resonancia o credibilidad. Si no ajustas tus prioridades a tu vida diaria, tus prioridades o lo que crees que son tus prioridades dejarán de formar parte de ti y formarán parte del ejército que boicoteará y distorsionará tu vida, convirtiéndote en un mero actor, a merced del escenario, enmascarando tu esencia y apagando tu luz. Todos tenemos una razón de ser, una razón especial por la que existir, un motivo que nos invita a compartir nuestra visión con los demás. Todos tenemos un “don”, aunque muchos, por incredulidad o inseguridad, nos pasemos la vida de espaldas a él. Mucha gente no es consciente de dicho propósito y malgasta el tiempo preguntándose por el sentido de la vida o queriéndolo ignorar, sin encontrar su lugar, sin vivir su plenitud y con constantes insatisfacciones que lo arrastran a una vida rutinaria y llena de tedio. Vamos de un objetivo a otro, acumulando experiencias que lejos de satisfacernos nos sumergen en un mar de dudas. Dudamos de nuestras capacidades, dudamos de nuestro valor, dudamos de la gente que nos rodea, no sabemos valorar nada ni a nadie de nuestro entorno y buscamos en los demás la razón de nuestra razón de ser, la solución de nuestros problemas, la clave de nuestra felicidad. Otro factor limitante que “sufrimos” es que tendemos a intelectualizarlo todo, todo tiene que pasar por nuestra mente (una mente analítica, crítica y que no pasa por alto el mas mínimo detalle) intentando dar explicaciones lógicas y estructuradas a nuestra realidad, proyectando hacia el exterior las causas de nuestra distorsión o malestar y censurando o atacando (siempre con argumentos de gran peso intelectual) aquello que consideramos el origen de nuestras distorsiones (las víctimas son casi siempre las mismas: véase la educación recibida, los padres que nos han tocado, la iglesia y su influencia en nuestra vida, la pareja o cualquier otra persona o estamento identificable por nuestra razón) La mayoría tienen tendencia a otorgar el poder de sus vidas a terceros: seré feliz el día que encuentre pareja, seré feliz el día que pueda comprarme una casa, seré feliz el día que encuentre trabajo, seré feliz el día que termine la carrera… No estamos solos en este laberinto, la sociedad nos avala y perpetúa nuestra desorientación: valoramos el éxito financiero, damos prioridad a los logros materiales, cultivamos la imagen y la apariencia por encima de la esencia y lo que es todavía peor, hemos tecnificado tanto nuestra vida que todo lo que no tenga que ver con la tecnología y el pragmatismo científico carece de valor, es sencillamente anecdótico. Vivimos en la era de la oscuridad y sólo unos pocos han empezado a ver la luz. Hay una reflexión que me encanta compartir, porque la siento y porque cuando soy consciente de ella me emociona y me da fuerzas y esperanzas:

“Hay mucha gente buena en el mundo, gente que hace el bien, que ayuda a los demás, que se implica, que se compromete, que da sin esperar nada a cambio, gente que sencillamente es y permite ser. Gracias a estas personas el mundo evoluciona y no se ha sumido en el caos. El bien es más poderoso que el mal, pero hace menos ruido”. Si escuchamos la razón, nuestra razón, la que nos habla desde el corazón, podremos identificar muchos de nuestros deseos, mucho de lo que realmente es importante para nosotros. Hay mucho ruido externo que no nos permite escuchar nuestro interior. Y cuando digo que hay mucho ruido externo me refiero al constante bombardeo de noticias, programas del corazón, shows, comentarios sobre la realidad del mundo… todos ellos generan tendencias, propician modas y nos dicen como hemos de ser e incluso como nos tenemos que expresar. Mucho ruido que habla de lo que es una necesidad vital, de lo que es el estado del bienestar, de lo que necesitamos para poder sentirnos bien, para identificarnos como triunfadores y poder ser un modelo a seguir para los demás. Si realmente queremos ser felices hemos de bajar el volumen del ruido exterior (también lo podemos apagar) y subir el volumen de nuestro Yo interior. ¿Cómo podemos conectar con nuestro Yo interior? A través de la comunicación. Sí, la comunicación. Curiosa palabra que en la era en la que vivimos, todo el mundo entiende, comparte y bien pocos practican en esencia. Hablar podemos hablar mucho, somos expertos en dar nuestra opinión, en pisar la conversación de los demás, en abstraernos de una conversación esperando la oportunidad de intervenir y “soltar” aquel pensamiento “aplastante y demoledor” que nadie podrá rebatir y que hará que mi personalidad gane prestigio y credibilidad…pues no es este el fin de la comunicación. Hay una frase que acompaña a las generaciones y que unos atribuyen a sus abuelos, otros a sus padres y los más atrevidos a ellos mismos y que dice así: “Dios nos ha dado una boca y dos orejas con el fin de que escuchemos el doble de lo que hablamos” y esa es una de las claves de la comunicación: escuchar. Escuchar y procesar lo que escuchamos, encontrar el verdadero sentido del mensaje, hacerlo nuestro, sentirlo y comprenderlo. En esto el cerebro femenino está más entrenado. Muchas veces cuando expresamos un problema lo hacemos desde la perspectiva de la actitud del otro, pretendiendo la complicidad de quien nos escucha, en lugar de preguntarnos que está sucediendo en nosotros, qué deberíamos de modificar, qué deberíamos de aprender de la situación (recordemos que en la mayoría de las ocasiones, los demás están actuando de espejo o de altavoces sobre características, cualidades o formas sobre las que debemos de proyectar nuestra conciencia) Como un día comenté en un grupo de buenos amigos, “el camino evolutivo empieza con una pregunta (por ejemplo: Nº 3 Revista Esencia © 2011

19


¿qué es lo que realmente me haría sentir feliz? O ¿si tuviera el éxito asegurado, qué haría con mi vida?), el cambio genera un universo de interrogantes y mueve constantemente cada átomo que conforma el universo. El cambio es constante, nada lo detiene, ocurre en todo y en todo momento, sólo nos percatamos de él a través de la observación y de la reflexión”. Trascender las fronteras del ego, esa es nuestra lección de vida. Cuanto más focalizamos en un aspecto de la vida, más favorecemos el desarrollo de su contrario. Hemos de tomar conciencia de quienes somos, de nuestra función en la vida, de lo trascendental sobre lo intrascendente. Somos seres creados a imagen y semejanza de Dios (por mucho que este concepto despierte reacciones) Tenemos la capacidad de crear y aunque no seamos conscientes, estamos creando constantemente. Nuestra fuerza creadora viene generada y condicionada por el espacio en el que vivimos (en nuestro caso un mundo dual) La dualidad (expresada en muchas ocasiones por cualidades o características opuestas o extremas) nos anima a buscar el punto medio, el equilibrio (que sólo lograremos alcanzar una vez que hayamos experimentado y comprendido la razón de ser de los dos extremos) El bien y el mal y todas las cualidades y sus opuestos, han generado escenarios donde hemos podido desarrollar características, vivir sensaciones y cultivar los atributos del espíritu que al final engrandecerán el Alma y nos ayudarán en nuestra evolución. Sin la dualidad, no existiría la comparación y sin la comparación, no habría referencias. La dualidad está íntimamente unida al ego y es una herramienta fundamental para la mente (conocimiento) El ser humano es, a semejanza de su creador, una representación energética regida por la vibración del 3. La Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) están totalmente unidas a la evolución del alma; que anima la energía del ser humano a través de su tríada: La monada, el ego –Yo superior o individualidad- y la personalidad (Yo inferior) Si volvemos al ego, este es fruto de un proceso, producto de las energías que generan las ilusiones, los espejismos y el maya. Así pues nosotros creamos mediante la proyección (y esta necesita de la comparación, por lo que no podemos crear belleza ni ningún otro atributo, sin generar a la vez su contrario: el día no tendría sentido sin la noche, el frío no podría definirse sin el calor, la belleza no tendría referente ni definición sin la fealdad y así todos los ejemplos que podamos imaginar) Dios crea por extensión; es decir, no hay comparación, no hay opuestos, no existen referencias…simplemente es y al ser es perfecto “Per Se”. La perfección se encuentra solamente desde la aceptación, es decir, desde el amor. Todo proceso mecánico o artístico es susceptible de ser medido y todo lo que se puede medir se puede mejorar. Por ello, desde el parámetro métrico, nunca alcanzaríamos la perfección, si bien podríamos lograr una mejor adecuación o una creación ideal (adecuada a los parámetros de referencia del momento) El secreto de nuestra capacidad creadora radica en la capacidad que tengamos de alinear mente y corazón, sólo así el espíritu puede intervenir.

20

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Ese es el objetivo de nuestra evolución. Para lograrlo hemos de conquistar el desapego, la total aceptación, la ausencia de juicio, la entrega sin sufrimiento, el compartir sin esperar un resarcir: el AMOR. De ahí la afirmación: “El amor todo lo puede” Mucho se ha escrito sobre el secreto de la prosperidad, las claves del éxito, el lograr la riqueza y todo lo que podamos desear. Si nos fijamos, casi todo está encaminado hacia el logro material: riqueza, casas, coches de lujo, yates, viajes, cenas magníficas en restaurantes espectaculares, vacaciones en un “Resort” de ensueño, y todo lo que podamos añadir. Si seguimos analizando esta realidad, nos daremos cuenta de que todos estos deseos nutren los primeros chacras, los pilares iniciales de la conocida pirámide de Maslow (la supervivencia, seguridad, afiliación y reconocimiento) La autorrealización quedaría en un plano más elevado y relacionado a inquietudes más relacionadas con el propósito del ser. Todo lo que se ha escrito es comparable a las dietas para adelgazar. ¿Por qué utilizo este símil? ¿No son válidas las dietas para adelgazar? ¿Qué es lo que falla en las dietas? ¿Qué es lo que falla en los ejercicios de prosperidad? Utilizo este símil por el paralelismo que comporta con respecto a los propósitos en la vida. Respecto a ¿que es lo que falla en las dietas? Falla algo que es esencial: el alineamiento. Nadie puede adelgazar si primero no depura su mente, no aparta los pensamientos limitantes y destructivos que invaden su pensamiento y minan su autoestima. Sin esta premisa cubierta, la dieta se convierte en una dura cruzada donde el sacrificio, la represión y los sentimientos contradictorios bombardearan nuestro pensamiento e impedirán que los beneficios de esta puedan hacerse evidentes, con el agravante de que al rendirnos o al finalizar el plazo deseado de la “supuesta” dieta, lo perdido será recuperado con rapidez e incluso con generosidad, ya que en muchos casos el peso se recupera e incluso llega a superarse el nivel anterior al inicio de la dieta. Lo mismo sucede con la prosperidad (sobre todo la material, que paradójicamente es la que más preocupa al ser humano) Si nuestro pensamiento desea algo y nuestro corazón no esta alineado, nuestros actos (la acción o voluntad) no estarán en disposición de crearlo. Lo que hacemos y pensamos tiene muchísima importancia. Somos criaturas energéticas, creadoras constantes de una realidad que interacciona, que vibra creando o modificando la realidad visible de nuestra vida. Los seres humanos estamos en permanente conexión (unos con otros) y cada acto, cada pensamiento que tenemos es enviado o proyectado al Universo, con lo que de una u otra forma, afectará al global de la humanidad, a su calidad de vida y a su realidad. Jordi Planes www.jordi-aguilablanca.blogspot.com


Nº 3 Revista Esencia © 2011

21


L

Imagen: © Manel Calderón 2011

os perfumes son evocadores. Perceptibles, pero invisibles, tal vez eso les rodea de magia y de misterio. Llegan no se sabe de dónde, nos cautivan y producen cambios en nuestra realidad. Nos relacionamos con el mundo exterior a través de los sentidos. Vivimos en una cultura en la actualidad muy visual y auditiva, a costa de la infravaloración del resto de los sentidos. Tal vez el olfato es el más olvidado de todos actualmente, ya que el gusto y el tacto se emplean más en las actividades cotidianas en los medios urbanos. Seguramente en el entorno natural de vida de nuestros antepasados no muy lejanos, el sentido del olfato tenía más importancia como detector de experiencias externas y seguramente también, estaba más desarrollado y afinado que en la actualidad. Del mismo modo que puede educarse y mejorarse el oído musical o el gusto para detectar particularidades de un vino, también el olfato puede desarrollarse y hacerse más sensible para disfrutar de los mensajes que los aromas nos comunican. El hombre pasó de emplear el olfato para cuestiones prácticas (alimentación, reproducción, defensa de depredadores, etc.) y de supervivencia, a emplearlo en formas hedónicas de disfrute (cocina, perfumería) o espirituales (ofrendas y rituales a las deidades) de las sensaciones que los aromas producen en nuestro cerebro. Podríamos decir que la perfumería es al sentido del olfato lo que la cocina es al sentido del gusto, para oler no es necesario crear un perfume ni para comer es necesario elaborar un plato, pero el ser humano gusta de cierta complejidad en todo lo que hace.

22

Nº 3 Revista Esencia © 2011


E

n principio, el gusto de los humanos por los aromas se basa en las sensaciones agradables que plantas y flores producen en nosotros. No hay nada comparable al perfume de una flor, pero el ser humano ha intentado y sigue intentando reproducir y mejorar esas manifestaciones naturales para gozar de las impresiones sensoriales que provocan. Hay algo en los perfumes que provoca cambios en la percepción de la realidad de los seres humanos, de manera que afectan mucho por ejemplo en cuanto a la atracción sexual –en esto tenemos mucho en común con los animales que se comunican sexualmente a través de las feromonas-, cambios en el estado de ánimo, facilidad en evocar recuerdos y experiencias muy antiguas, etc.

Perfume viene del latín “per fumum” (a través del humo), por lo que hay teorías que dicen que las primeras formas de perfume consistían en quemar hierbas y resinas aromáticas para disfrutar del olor y como dedicación a las deidades celestiales. Hay innumerables referencias en textos de todas las religiones y también sin número de prácticas y rituales en los que se hace uso de los perfumes para este fin. Las escrituras antiguas que se conservan y también restos arqueológicos alimentan la idea de que el perfume siempre fue muy importante para nuestros antepasados y que su uso era común y práctica importante tanto en rituales religiosos como en usos personales y terapéuticos. Los aceites y ungüentos perfumados aparecen en referencias sumerias y egipcias, pasando después a la cultura

Todas estas cuestiones han llevado a crear en todas las culturas y desde tiempos inmemoriales, formas de extraer, conservar y modificar los aromas de las plantas –y posteriormente de algunos animales- para crear mezclas aromáticas que nos hacen sentir bien. Ese es el espíritu de la perfumería y ese es su poder sobre nosotros.

helénica y judeo-cristiana que dio origen a la actual cultura occidental. La historia del perfume es interesante y compleja, denota la forma en que las personas viven en el mundo y cuáles son sus patrones psicológicos y culturales en cada momento, son una buena expresión de el momento cultural que atraviesa la humanidad, tanto por el tipo de perfumes como por la forma de aplicarlos y conservarlos (por ejemplo, el tipo de envase es

Perfume viene del latín “per fumum” (a través del humo)

Nº 3 Revista Esencia © 2011

23


muy significativo de la cultura dominante en cada momento). Un perfume es una mezcla o combinación de olores. En la antigüedad, exclusivamente naturales (de fuentes vegetales principalmente), pero en la actualidad suelen ser sintéticos totalmente o con poca cantidad de materias primas naturales. Luego explico el porqué de este cambio. La perfumería es el arte de combinar esas materias primas de forma armoniosa para crear una nueva sensación, una sensación que puede ser desde agradable a gloriosa. Esa mezcla además tiene que ser consistente, ha de tener una persistencia, una duración, una homogeneidad. Y debe de ser original, claro. Las materias primas de origen vegetal pueden estar en torno a las mil. De las plantas, podemos obtener aromas de prácticamente todos los tejidos vegetales, aunque en cada planta suele haber más aromas en unas partes que en otras. Por ejemplo, en una rosa o un jazmín, es evidente que los aromas se concentran en la flor, pero en un cítrico como la naranja o el limón, tenemos una gran cantidad de esencias en la cáscara. Algunas plantas, en varios tejidos, ese mismo limonero, tiene también una gran cantidad de esencia en las hojas (petit-grain limonero). Existen aromas en las semillas (pimienta, clavo, apio, angélica, cardamomo…), en las raíces (jengibre, vetiver), en las resinas (incienso, mirra), en las maderas (cedro, sándalo), en las hojas y tallos (menta y plantas aromáticas), en las cortezas (canela), en musgos y algas, es decir, en todo tipo de vegetales y tejidos vegetales que encontramos en la naturaleza. Este tipo de aromas suele extraerse mediante destilación al vapor de agua, expresión o diferentes tipos de maceraciones de forma tradicional.

“Las materias primas de origen vegetal pueden estar en torno a las mil”

También existen esencias animales (musk o almizcle, ámbar gris, civeta, castóreo), que en la antigüedad se empleaban muchísimo como fijadores (notas de fondo que sirven para anclar y dar persistencia a la mezcla), así como por sus cualidades afrodisíacas. Este tipo de esencias son sumamente intensas y casi siempre de olores nauseabundos (de tipo fecal), pero que diluidas adecuadamente y utilizadas convenientemente, daban a las composiciones un toque muy apreciado, cálido, sensual y profundo. En la actualidad se emplean mucho menos que antes.

24

Nº 3 Revista Esencia © 2011

En cuanto a las materias primas sintéticas o artificiales, suelen ser productos de síntesis de origen petroquímico. En la “paleta” de un perfumista puede haber unas diez mil de estas notas aromáticas. La incorporación de estas fragancias a la perfumería ha cambiado totalmente el panorama y el tipo de perfumes que pueden elaborarse. También la complejidad en el mundo profesional de la perfumería y la desconexión del efecto terapéutico que los aromas naturales tienen sobre el ser humano. Sin embargo, la manera antigua de elaborar perfumes, sólo a base de materias primas naturales y vegetales, es una forma muy hermosa de trabajar con sustancias naturales que nos hacen sentir bien, de jugar y desarrollar la creatividad de cada cual y de experimentar y crear nuevas mezclas que nos resuenan o nos hacen vibrar, reír y disfrutar. Un “nez” (hombre-nariz en francés), es decir, un perfumista profesional, es un artista que conoce y memoriza miles de fragancias y es capaz de recordarlas y especialmente, combinarlas en su imaginación, para poder conseguir nuevos efectos. No hay muchos de estos privilegiados en el mundo, y los mejores, naturalmente, trabajan para grandes empresas del sector de la perfumería. Suelen tardar bastantes meses o años en crear nuevas fragancias, tras cientos o miles de pruebas. Su formación como profesional también es completa y compleja, pasando años de conocimiento, práctica y afinamiento de sus habilidades hasta llegar a ser un compositor profesional de fragancias propias. Pero para tocar un instrumento musical, no es necesario que todos seamos un Mozart o un Beethoven. Podemos también disfrutar de la música llegando a otros niveles de virtuosismo o, simplemente, desarrollando estilos diferentes. Eso es lo que proponemos con nuestro curso de Perfumería Natural, que cada persona a quien interese este tema o tenga una sensibilidad especial hacia el mismo, puede disfrutar conociendo y empleando las materias primas naturales para crear sus propios perfumes personalizados. Con una base suficiente y con el conocimiento de las materias primas, cómo se manejan y algunas técnicas de perfumería antigua, puede desarrollarse el gusto, la creatividad y el juego de una manera muy hermosa y enfocarse tanto a la creación de aromas estéticos o terapéuticos, ya que la naturaleza no entiende de separaciones artificiales, como la que existe actualmente entre lo que se considera medicina y la perfumería. Enrique Sanz Bascuñana Aromatólogo. Artesano Perfumista.


Nº 3 Revista Esencia © 2011

25


Educar

o adiestrar?

Algo que crea un poco de duda o confusión entre los propietarios es el educar o adiestrar a su perro, suelen ser términos que se utilizan a la par o como sinónimos, los cuales parecen referirse a lo mismo, pero la realidad es otra. Es importante saber a que nos referimos para cuando se nos presente un problema o duda saber a quien pedir ayuda. Hagamos diferencia entre ambos términos:

Imagen: © Manel Calderón 2011

¿ A qué nos referimos con educar ? Cuando hablamos de querer enseñar a nuestro perro las normas básicas de convivencia, como por ejemplo , el no morder los muebles, una conducta higiénica adecuada, el pasear sin tirar de la correa, el no ladrar,etc. Cuando buscamos el disfrutar de una manera equilibrada y optima en la compañía de nuestro amigo de cuatro patas, a eso nos referimos como educar.

E

ntonces, ¿ qué es adiestrar ? Adiestrar es cuando enseñamos algo en concreto a nuestro perro , ya sean habilidades caninas, buscar explosivos, etc. Dentro del adiestramiento existe una técnica llamada “adiestramiento con clicker” del cual ya hablaremos más adelante. Nosotros en este artículo nos centraremos en la educación, que a fin de cuentas es la base de cualquier perro equilibrado , no buscamos“estrellas de cine” buscamos compañeros de vida.

26

Nº 3 Revista Esencia © 2011

¿Cómo educar a nuestro perro? Daremos algunas claves para que la convivencia con nuestro compañero vaya “sobre ruedas “ : Respeto, podemos poner esa frase de “ no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan “, el respeto es la base de cualquier relación sea del tipo que sea, respetar al otro como individuo es primordial para crear un vinculo.


Comprender, empatizar : Ponerse en la piel del otro e intentar comprenderle, al igual que hacemos un esfuerzo en saber las cosas que le agradan o la que le molestan a nuestra pareja, amigos o familiares. Nuestros perros nos observan a diario para intentar entendernos, es hora devolverles ese mismo esfuerzo. En el número anterior de la revista encontrarás el artículo “comunicación con tu mascota” donde explicamos como se comunican los perros. Lógica : Muchas veces las cosas son más simples de lo que creemos, pero tendemos a complicarlo todo. NO tenemos que castigar a nuestro perro para que no haga aquello que no “debe“ simplemente tenemos que buscar la manera para que nuestro perro quiera hacer aquello que si queremos, en lugar del comportamiento indeseado.

“NO tenemos que castigar a nuestro perro”

Podríamos resumir una gran parte de la educación canina en la frase de “toda conducta reforzada positivamente tiende a repetirse y una conducta no reforzada tiende a extinguirse“ . O lo que es lo mismo, recompensar o reforzar aquello que si queremos que haga , e ignorar y prevenir aquello que no nos gusta. Una educación adecuada no solo nos sirve para que nuestro perro aprenda a convivir en nuestra sociedad, si no que hará perros más seguros de si mismos, más listos, y con un gran nivel de complicidad, confianza y respeto entre perroguía. Dentro de nuestra vida los perros tienen que aprender a comportarse en un mundo de humanos, y aprender a ser “buenos ciudadanos caninos” ejercicios básicos como por ejemplo, el sentado, quieto, o el no tirar de la correa, nos ayudan, y forman parte de la educación de nuestros perros en nuestra vida diaria. A continuación expondremos un caso que desgraciadamente es algo muy común en muchos perros. Tirar de la correa, algo que sin darnos cuenta reforzamos diariamente, pongámonos en situación : Nuestro perro tira de la correa y para evitar tal molestia que supone el tirón constante caminamos más deprisa para poderlo soltar en el parque y así “nos deje en paz “ ,¿ qué conseguimos? acción - tirar de la correa, refuerzo- llegamos antes al parque. ¿ Qué hacer ante esta situación que cada día se vuelve más insoportable ? Pues hay que enseñar a nuestro perro que la tensión de la correa no es opción, y cuando la correa está tensa no ocurre nada, ni atención, ni llega a ninguna parte... En cambio cuando la correa NO tiene tensión puede caminar, llegar hasta ese parque, acercarse a saludar a otros perros....

Ejercicio : “ Caminar sin tirar de la correa “ ¿qué necesitamos ? • •

1 correa larga ( de unos dos metros ) Premios (podemos cortar trocitos de salchichas, taquitos de queso, o cualquier premio fácil de tragar que a nuestro perro le guste ) Paciencia

¿ Cómo lo haremos? Una vez nuestro perro empiece a caminar y tense la correa, nos paramos, sin decirle nada ni mirarle, esperaremos. Una vez el perro destense la correa seguiremos caminando, no es necesario que vuelva a nuestro lado, simplemente con destensar la correa es suficiente.¡Ya verás que poco a poco lo irá pillando! y se dará cuenta que con tensión en la correa no va a ninguna parte. Cuando sepa de que va “el juego “ irá caminando más tiempo sin tensar la correa, premiaremos los pasos SIN tensión de correa dándole un premio, e iremos aumentando los pasos por cada premio que le damos. Cosas a tener en cuenta : • •

Para empezar con los ejercicios debemos buscar lugares tranquilos sin muchas distracciones. Que salga tranquilo a la calle, olvidémonos del típico “ ¡¡¡boby!! ¡¡¡vamos a la calle!!! “ a lo que el perro responde saltando y corriendo hacia la puerta, con lo que ya sale excitado a la calle y eso no beneficia el que esté tranquilo en el paseo. Recordemos que debemos permitir olisquear a nuestro perro, es su manera de “ ver el mundo” no permitirles olisquear es como si a nosotros nos sacaran con una venda en los ojos.

¡ Y sobre todo disfrutar al máximo ! Libros recomendados : “ El choque de culturas – Jean Donaldson “ Equilibrio y armonía – Zendog Yohanna Benitez

Nº 3 Revista Esencia © 2011

27


Florecer

Imagen: © Manel Calderón 2011

Por Julio Andrés Pagano

L

os cuentos que germinan en la pureza del corazón tienen el asombroso don de llevarnos de la mano en sus fulgurantes vuelos alquímicos que reverdecen el alma, al dejar en nuestro interior la desbordante alegría cristalina que libera la existencia cuando agita su varita para que, a través de las letras, se despliegue la magia.

28

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Hoy conoceremos una historia que nos anima a florecer, avivando el increíble potencial lumínico de nuestra esencia sagrada. De este modo honraremos lo que nuestros espíritus visionaron para esta era dorada, que comenzó a manifestarse, donde prometimos que seríamos capaces de abrir el corazón y recordar que vinimos a ayudar a despertar, sumando gotas de consciencia para que broten las semillas de una nueva humanidad.


¿Estás listo para sentir el amor que inspiran estas cálidas palabras?

C

uentan que hace mucho, pero mucho tiempo, en una estrella situada lejos de la Vía Láctea, la atención de un niño fue cautivada por la amorosa presencia de un anciano de largos cabellos blancos y túnica resplandeciente, que sin mover sus manos creaba en el aire bellísimos mandalas, con finos granos de arena, que emitían una luz muy especial. Mientras el niño permanecía deslumbrado, observando tal despliegue de creatividad y hermosura, el anciano suavemente se inclinó y escribió, con letra grande y clara: “Potencial”.

comenzó a comprimirse hasta que su esencia quedó dentro de una semilla. “¡Guauuuu!”, exclamó el niño.

Al ver su rostro completamente fascinado por lo que acababa de presenciar, el anciano le explicó: “potencial significa que tiene la posibilidad de ser o existir, por eso ahora esa semilla potencialmente es el árbol que recién viste replegarse hasta su mínima expresión”. “Creo que comprendo –contestó el niño-, la semilla es como si fuese una pequeña valija que protege al árbol y le permite viajar hacia otra realidad, ¿no?”. “Sí, podríamos decir que así es”, afirmó el anciano.

Los ojos del niño brillaron intensamente, como si fuesen dos luceros, y su boca se abrió ante la sorpresa de ver “Como ya observaste el proceso inverso, ahora tenés la escrita la palabra que en sueños se le presentaba y aún no certeza de que de esa semilla únicamente podrá nacer un lograba develar. árbol frutal. Nunca esperarás que se convierta en otra cosa, pues has contemplado su naturaleza interna” agregó “Te estaba esperando” le dijo el anciano, mientras hizo el anciano, mientras el viento ondeaba sus vestiduras. Al ver el interés que mostraba el niño, el anciano una breve seña para que se sentara a su lado, al tiempo continuó explicándole: “Lo mismo sucede con los seres que abrió una bolsa aterciopelada color marrón. que van a la Tierra. Antes de encarnar, sus espíritus visionan aquello en lo que quieren convertirse, y luego lo “¿Qué son?”, preguntó el niño movido por la curiosidad. repliegan dentro de una semilla roja, llamada corazón, que al abrirse les permite plasmar lo que potencialmente “Parecen piedras chiquititas”, comentó. ya son”. “Son semillas -le explicó el anciano-, no las conocés “¿Las semillas-corazones de esos seres se abren solas?”, porque son creadas para otra realidad. Muy lejos de este mundo, hay un magnífico planeta escuela, llamado preguntó el niño. Tierra, a donde viajan las semillas para manifestar su potencial”. “Se abren cuando internamente así lo sienten, -aclaró el anciano- pues se trata de un planeta de libre albedrío “¿Qué significa potencial?, dijo el niño, con premura, al que para ingresar deben jugar a ponerse un velo, que queriendo conocer el significado de la misteriosa palabra les impide recordar lo que en espíritu ya conocen”. que lo mantenía preso de la duda. Un tanto confundido, el pequeño retomó la palabra y Sin que mediara explicación alguna, el anciano giró dijo: “¿Por qué juegan a olvidar lo que ya conocen?” sus manos trazando un círculo dorado. Allí el pequeño vio aparecer un frondoso árbol frutal, que al instante Nº 3 Revista Esencia © 2011

29


“Lo hacen para poder sentir eso que intuyen que “¡Claro que sí! -proclamó con entusiasmo el niño-, pues llevan dentro –le explicó-, pues jugando a ignorar ahora sé que simplemente tendré que respetar mi sentir, lo que ya conocen pueden nutrirse de innumerables para que se abra la semilla de mi corazón y florezca lo vivencias aleccionadoras, que les permiten desarrollar que lleve dentro”. nuevas habilidades para continuar viajando, por todo el universo, en busca de otros desafíos que los impulsen a Reafirmando las palabras del niño, el anciano miró en evolucionar”. dirección al cielo y enunció un mensaje, dedicado a todas las semillas, que el espíritu del viento prometió entregar: El niño hizo una breve pausa, para asimilar lo “Nunca nacen rosas de la semilla del bambú, pues no están escuchando, y nuevamente preguntó: “¿Ese velo del en su esencia interna, así que no permitas que marchiten olvido no podría hacer que esos seres se sientan perdidos o tu potencial con deseos generados para desnaturalizarte. confundidos, y quieran buscar fuera lo que no recuerdan Confiá y abrite a tu sabiduría interior, sintiendo lo que potencialmente ya sos, pues fuiste destinada a florecer, que ya tienen dentro?” para embellecer el jardín de la existencia”. “Sí, eso es lo que muchas veces sucede”, aseveró el anciano. Y al ver que aún perduraba el rostro de preocupación del niño, sonriendo con dulzura le comentó: “No te preocupes, todos están destinados a florecer, pues entre otras cosas cuentan con el sutil auxilio de las corazonadas, las señales, las sincronicidades y la intuición para poder hacerlo. Cada uno se transforma y florece, a su debido tiempo, en la medida en que se anima a respetar aquello que internamente siente que está alineado con su esencia”.

Cuentan que mientras volvía a contemplar cómo el anciano creaba nuevamente sus fantásticos mandalas, con los granos de arena, por lo bajo el niño murmuró: “seguramente se llama Tierra porque es ahí donde las semillas van para abrirse, crecer y florecer”.

La luz, hecha fragancia, que emana esta colorida historia es parte de una ancestral memoria que late en las estrellas y hoy revive en tu corazón, para que en los “¿Te gustaría algún día ir de paseo a ese mágico planeta momentos más críticos sigas confiando en tu floreciente naturaleza interna y continúes esparciendo sensibles gotas escuela?”, le dijo el anciano. de consciencia, vibrando intensamente en la frecuencia del amor. www.julioandrespagano.com

30

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Nº 3 Revista Esencia © 2011

31


Risoterapia La Mayor Aventura de mi Vida.

“No hay día más perdido que aquel en que no hemos reído”

C

harles Chaplin….. Cuantos días perdidos en mi vida pasada hasta que llego a ella, “La Risoterapia”. La experiencia más transformadora y positiva que he disfrutado jamás. El re-descubrimiento de la risa sana, natural y sincera provocó en mi persona una intervención estética en mi rostro, pasando de una seriedad profunda incrustada en mi cara a modificar la expresión de la misma, iluminándola y dando vivacidad y brillo a mis ojos.

32

Nº 3 Revista Esencia © 2011


“La risa es como los limpiaparabrisas. Nos permite avanzar, aunque no detenga la lluvia”. (Gerard Jugnot) Me sorprendió su apertura, su aceptación de tantas y diferentes técnicas entre las que se encuentran la expresión corporal, el teatro, las habilidades comunicativas, el clow, la relajación, la danza, el juego, la musicoterapia, así como técnicas de respiración y meditación.

La Risoterapia sabe extraer el jugo, la esencia de cada una de esas técnicas y aplicarlas de una forma ordenada, equilibrada e impecable. Tras una sesión hay multitud de detalles que en su conjunto hacen que sin ser conscientes para el alumno, te vayan llevando a realizar un viaje sutil desde la mente, los pensamientos y el juicio, para en cuestión de 20 minutos llegar al destino del corazón donde mágicamente tu niñ@ interior hace acto de presencia y saca de dentro de tu SER todas las cualidades y el potencial que tras capas de responsabilidad, miedos e inseguridad se encontraban olvidados en ti. “El humor y la risa deben constituir una parte importante en la dieta de toda persona sana” (Norman Cousins) A partir de ese momento se crea un encuentro de unión con los compañeros de sesión, una cohesión grupal más potente que cualquier pegamento del mercado, reconociendo en el otro, partes de ti y sirviéndote como nítidos espejos que te ponen por delante tus carencias y tus necesidades, pero también todo el poder que encierras y

que gracias a sus palabras, gestos, miradas, sonrisas y sobre todo sus abrazos, hacen que reconozcas el maravilloso regalo que nos ofrece la vida a través del momento presente, el AQUÍ Y AHORA. “ La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz “ Tu corazón se abre de par en par, para sentir, para aprender y para dar lo mejor de ti, sintiendo que el único y verdadero propósito

de tu vida es ESTAR BIEN en este preciso instante. El cuerpo se relaja, las emociones se dulcifican y los pensamientos se serenan. A nivel corporal se provoca en nosotros una tremenda liberación de hormonas, las endorfinas conocidas merecidamente como las hormonas de la felicidad. Además, liberamos serotonina, dopamina y adrenalina. Que nos hacen sentir alegres, tranquilos, calmados….en Paz. “ La sonrisa es una línea curva que endereza la vida ” Las emociones se transforman en positivas haciéndote sentir “un flujo de consciencia”, entrando en un estado en el que la persona se encuentra completamente centrada en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual pierde la noción del tiempo y experimenta una enorme satisfacción. “ La Risa sincera es la llave para abrir el corazón de quien tienes delante”

Nº 3 Revista Esencia © 2011

33


Los Pensamientos se aquietan, esa vocecita (a la que llamamos Ego) poco a poco va dejando de alimentarse y va reduciendo el volumen de sus gritos, disipándose poco a poco en susurros casi inapreciables, justo cuando esos pensamientos se desaceleran van dejando un espacio intermedio entre pensamiento y pensamiento en el que podemos conectar con quienes somos realmente, nuestra esencia más profunda y espiritual.

“ La risa es un recurso natural innato para mantener la Armonía y el Equilibrio del Ser Humano “

“ El Humor sirve como una válvula interna de seguridad que nos permite liberar tensiones, disipar las preocupaciones, relajarnos y olvidarnos de todo “ Dr. Lee Berk.

Un risueño y luminoso abrazo lleno de Amor y Humor para que disfrutes del Mejor Día de Nuestra Vida….HOY ¡¡¡¡

Cuando descubres la Risa como método de autoconocimiento y de expresión, surge en ti la inevitablemente sensación de compartir, que es lo que me ha llevado en estos años tras experimentar los beneficios de la Risoterapia en más de 25.000 corazones de alumnos, padres/madres, profesores, personal sanitario, trabajadores y empresarios a la creación de un nuevo paradigma que tiene sus cimientos en la Risa, pero que se ha fusionado con el Reiki, La Medicina del Alma, La Motivación, El Potencial Humano, el Pensamiento positivo y otras muchas líneas y que han confluido en lo que llamo “Ahumor, Amor y Humor en la Educación-Salud-Empresa” y que se está utilizando en instituciones de educación, salud y diversas empresas, para aumentar la productividad, reducir conflictos interpersonales y mejorar el ambiente en el centro laboral.

34

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Invito desde aquí a aquellos lectores a los que la vida haya puesto este texto en sus manos de forma “causal” que no vivan la vida de prestado, que disfruten de la vivencia, pues en Risoterapia más vale un gramo de experiencia que toneladas de teoría.

Y recuerda…. suceda lo que suceda….. Sonríe y Sé feliz ¡¡¡¡

“Aryuna” Alonso Pulido (Creador de Ahumor, Amor y Humor en la EducaciónSalud y Empresa, Monitor-Terapeuta de Risoterapia y Desarrollo Personal, Miembro de la Red Mundial de Conferencistas, Educador Emocional, Escritor y Motivador) www.ahumor.es


Imagen: © Manel Calderón 2011

Liderazgo y trabajo en equipo Como ser un líder efectivo en su familia, trabajo y comunidad Palabras claves: Liderazgo, liderazgo y trabajo en equipo, familia, autoridad ¿Usted está ejerciendo liderazgo o autoridad en su familia, trabajo o comunidad? Cuando quiere implementar nuevas ideas, ¿ejerce presión sobre su familia, sus vecinos o compañeros de trabajo? Ser un buen líder va mucho más allá de simplemente ejercer autoridad. Un buen líder desafía a sus seguidores a cuestionarse cosas que ellos dan por hecho y así los saca de su posición de comodidad y les sugiere cambiar su situación actual. Una persona que ejerce autoridad, en cambio, simplemente ejerce presión para obligar a los demás a cambiar. El problema es que no es fácil cambiar a las personas. Todos nosotros aborrecemos los cambios. Nos gusta quedarnos en nuestra zona de comodidad. Por eso el ejercer autoridad no funciona cuando se requiere un cambio en las personas. Solo funciona cuando hay que solucionar un problema técnico que no requiere un proceso de adaptación de parte de las personas. Tomemos como ejemplo una empresa que quiere implementar cambios en su sistema computacional para mejorar su funcionamiento. Para adquirir estos nuevos sistemas se requiere de una simple orden de parte del gerente, ya que esto es la parte técnica del problema. En éste tipo de problemas funciona muy bien la autoridad.

buen líder tiene que lograr incentivar a su equipo a hacer los cambios necesarios para funcionar bien con el nuevo programa computacional. Si ejerce autoridad en éste punto, solo va a crear presión y probablemente algunos resultados. Sin embargo, ya que el cambio solamente sería externo, crea una relación de dependencia del líder. Esto lleva a que nada funcione cuando el líder no esté. Un líder que ejerce bien su liderazgo en una situación así, va a desafiar a su equipo a adaptarse al nuevo cambio demostrando su comprensión de que es un proceso de adaptación que no ocurrirá de la noche a la mañana. De primera va a causar incomodidad, ya que el equipo humanamente va a resistir el cambio. Incluso algunos se van a querer rebelar. Por eso muchos líderes son atacados e incluso matados. Sin embargo, si el líder logra implementar el cambio a un nivel soportable para los demás, él y su equipo van a seguir adelante, ya que van a haber logrado cambiar su forma de trabajar exitosamente. Ésta sabiduría se puede aplicar en todos los ámbitos, no solo en una empresa, ya que todos somos líderes en mayor o menor grado. Quizás es tiempo de cambiar la estrategia. Sea un buen líder. Desafíe a los demás a salirse de su comodidad inefectiva y ayúdeles a adaptarse a una nueva realidad más efectiva. Bettina Langerfeldt

www.EducacionParaElExito.com

Sin embargo, el implementar un software nuevo también tiene un componente de adaptación de parte del equipo. Un Nº 3 Revista Esencia © 2011

35


Flores de Bach

Imagen: © Manel Calderón 2011

¿Existen peligros, contraindicaciones, incompatibilidades y efectos adversos?

36

Nº 3 Revista Esencia © 2011


L

as Flores de Bach y la terapia asociada a ellas gozan en la actualidad de una buena difusión. Una bibliografía que ronda los 200 títulos en español así lo atestigua. Es lógico pues que circulen sobre ellas todo tipo de conjeturas, ya que así es para todo hecho, intercambio u objeto que de algún modo se populariza.

intervienen en ella (pacientes y terapeutas) construyen un marco terapéutico serio y empático. También, incluso, sin el mencionado marco terapéutico, la mayoría de terapeutas hemos visto resultados que superaban nuestras expectativas más optimistas y esto, aunque espectacular, no creo que se deba etiquetar como mágico.

De esta manera tenemos desde quien las considera un placebo, hasta quien les atribuye propiedades mágicas, pasando por quienes las abordan desde un prisma farmacológico.

Pero en este artículo me interesa especialmente dedicar unas líneas sobre la imposibilidad, o para mí error, de considerar las Flores de Bach desde una aproximación farmacológica.

Sobre que las Flores de Bach no son un placebo, creo que la mayoría de lectores de esta revista estarán de acuerdo, y más aún quienes han visto resultados rápidos que guardaban una “Las Flores aportan una relación causa-efecto evidente, sobre todo en animales y plantas. información no física, sino La utilización de las Flores como energética o vibracional, placebo ocurre cuando se emplean siendo catalizadores de una métodos diagnósticos no rigurosos, como por ejemplo sacar una bola información preexistente en de un bombo, elegir uno mismo los nuestro interior” botellines, sacar cartas al azar, etc. Acerca de los supuestos “efectos mágicos” yo diría que es una terapia que funciona muy bien, sobre todo cuando quienes

Creo que resulta casi imposible no enfocar una herramienta nueva, o relativamente nueva, con unas gafas preexistentes. Dicho de otra forma, las Flores de Bach no se libran de ser consideradas desde otras ópticas, como por ejemplo la farmacológico-alopática o la homeopática. Desde el primer paradigma, se hablará de incompatibilidades, efectos adversos, secundarios o colaterales, e incluso contraindicaciones. Y, para quien nada o poco conoce de las Flores, esto resulta de lo más lógico y conveniente, aunque llama más la atención cuando quien teoriza de esta forma sesgada lleva tiempo en la profesión. A mi modo de ver, lo más importante es entender que las esencias florales no son principios activos: esto es, que no hay una molécula (un grupo de átomos) con una acción específica, como en un fármaco o un producto fitoterápico. Por ejemplo, si ingerimos 10 mg de diazepam, nos quedamos dormidos. Luego existe una relación causa-efecto evidente entre la ingesta del medicamento y su poder relajante, o más bien hipnótico. Pero, si tomamos tal o cual esencia floral, no podemos dar por descontado un efecto similar o parecido. ¿Por qué? Porque las Flores aportan una información no física, sino energética o vibracional, siendo catalizadores de una información preexistente en nuestro interior. Yo más bien las veo como desobstructoras de una comunicación que, de alguna manera, ha quedado bloqueada. A esto (el bloqueo), el Dr. Bach le llamaba “conflicto entre el alma y la personalidad”. Esto es, una desarmonía, un desencuentro plausible de cristalizar en una enfermedad más adelante, a menos que sea rectificado. Yo creo que lo anterior es crucial para entender el motivo por el que no se puede Nº 3 Revista Esencia © 2011

37


Imagen: © Manel Calderón 2011

desbloquear una información atascada y ¿acaso uno no está siempre dispuesto a escuchar la información que viene del alma? La respuesta es ambivalente: sí y no. Tan ambivalente como nuestra propia naturaleza. Existe pues una parte sutil, anhelante y siempre dispuesta a reconectar con el alma. Pero sin duda hay que hablar de otra: la de nuestra personalidad desviada que se rebela cuando el mensaje canalizado por las esencias le recuerda que debe retornar a la tutela intuitiva del alma. Y es esto lo que, siempre a mi modo de ver, puede generar las incomodidades y movilizaciones que los terapeutas poco entrenados perciben como “molestos efectos secundarios o adversos”. Pero en realidad estos episodios pueden ocurrir en cualquier terapia que vaya al núcleo del conflicto. De hecho no es necesario tomar nada para entrar en crisis o experimentar catarsis, y esto los psicoterapeutas lo saben de sobra. En realidad, la vida misma nos moviliza con solo salir a la calle. La diferencia estriba en que con una terapia floral bien llevada, con un encuadre terapéutico competente, estas tomas, a veces dolorosas de autoconciencia, van a ser enormemente provechosas y constructivas. O como mínimo, el paciente va a ser acompañado por un terapeuta que comprende y acepta los procesos humanos. En este punto se debe insistir en que hablar de si el paciente “está preparado” o no para mejorar, parece cuanto menos paternalista.

hablar de “Flores peligrosas o inadecuadas” o partir de que uno puede no estar preparado para la información “que dan” las esencias, ya que simplemente ellas no hacen sino

38

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Otro de los errores más frecuentes podría recibir el nombre de “hipergeneralización”. Un terapeuta observa que, en un tratamiento, coincide en el tiempo la toma de una determinada esencia con un síntoma o signo concreto, como por ejemplo la salida de una erupción en el cuello. He visto que algunas veces esto es suficiente para extender el rumor que la toma de esa flor produce erupciones. El mencionado cuadro puede estar relacionado con el proceso terapéutico como no. En el primer caso, lo podríamos tomar como el resultado de una expresión emocional no manifestada, con lo que nos sirve para obtener información. Sabemos que cualquier pensamiento o sentimiento tienen un correlato físico más o menos rápido. Pero también puede estar producido por cualquier otra circunstancia: por ejemplo una reacción alérgica a una prenda nueva que roza el cuello, la ingesta de un alimento o fármaco, entre otras muchas variables. Podríamos concluir que resulta demasiado precipitado y simplista atribuir a una flor concreta una somatización


determinada en todas las personas. Prácticamente no encontramos estas hipergeneralizaciones en autores florales de prestigio, sino que corresponden más pronto a comentarios verbales, foros, cursos, o directamente a personas que de pronto tienen una demanda temporal de atención. Cuando se intenta profundizar y recabar más información sobre el particular, todo suele quedar en agua de borrajas. Pero aún hay otro tema: el hecho de trazar incompatibilidades entre las Flores proviene de la farmacología más pura y dura y resulta, como mínimo, bastante curioso. Creo que uno de los problemas básicos parece producirse cuando el terapeuta no se sitúa como colaborador del paciente o cliente, sino que se erige, equivocadamente, en el supuesto artífice y protagonista de la terapia y, por tanto, en el presunto gestor de las emociones del consultante: <<te voy a dar esta Flor para que te haga tal o cual cosa>>, como si no fuera el paciente el responsable de la gestión de sus propias emociones. Ni que decir tiene que este abordaje resulta inadecuado, ya que exime al cliente de su propia responsabilidad en la gestión de sí mismo, al mismo tiempo que sitúa al terapeuta, y a su “habilidad formulatoria”, en el ojo del huracán. De esta forma, si el paciente está bien, el terapeuta es un crack como Leo Messi; si está mal, el problema es que no ha atinado con la combinación. Así el terapeuta puede pasar de genio a imbécil “que no sabe nada” con asombrosa facilidad. Pero quizá lo peor es cuando el terapeuta proyecta sus temores en determinadas Flores del sistema. En este

sentido, las que más han recibido han sido Agrimony y Star of Bethlehem: dos Flores claves del sistema. Pero ¿cuál es el mensaje implícito cuando un terapeuta dice Agrimony o cualquier otra Flor es peligrosa? Muy simple: <<me dan miedo mis propias emociones… y por tanto las de los demás>> ¿No sería acaso más lógico y honesto emprender un trabajo personal antes de situarse delante de un paciente o al menos supervisar los casos? ¿En qué momento se ha convertido el terapeuta en una especie de aprendiz de brujo que cree tener la potestad de convocar o desatar las fuerzas del infierno en el pobre cliente? ¿No resulta esto como mínimo excesivamente autocentrado o vanidoso? ¿Qué culpa tienen las pobres Flores de nuestras limitaciones personales? Un terapeuta debe estar preparado para trasmitir a su paciente confianza y refuerzo en el proceso que este último ha elegido emprender. Los terapeutas florales no somos guías ni sanadores, simplemente colaboradores, acompañantes temporales en un proceso elegido por el propio cliente. Como dice mi amiga y colaboradora Carmen Rosety, taxistas que llevan al paciente a donde quiere ir porque, en realidad, el verdadero navegador o GPS lo tiene él y no es otro que el alma. Por Ricardo Orozco www.ricardoorozco.com

Nº 3 Revista Esencia © 2011

39


Imagen: © Manel Calderón 2011

Es de noche. Una noche de otoño. La brisa comienza a ser fría en esta época del año… Hay un fuego encendido y un lecho de brasas a más de 500 grados están esparcidas en el suelo. El olor de la madera quemada te reconforta y te asusta al mismo tiempo. Tus pantalones arremangados y tus pies descalzos. Sientes el frío del suelo en tus plantas de los pies. Algo te hace estremecer y no tiene nada que ver con el frío de tus pies. Ellos saben que pronto pasarán al otro extremo. Sientes el calor de las brasas en tu cara, en tus manos, en tus brazos. El instructor de firewalking da la señal, clara y concisa: “¡El fuego está abierto!” De repente empiezas a sentir una sensación familiar. No es la primera vez que la sientes, pero siempre en otras ocasiones. Lo sentiste cuando tuviste que tomar una decisión importante. O cuando tuviste que enfrentarte a situaciones que debías cambiar por tu propio bien. O cuando querías vivir en tus términos y no en los de otra persona. Pero esa sensación te impidió tomar acción y cambiar las cosas… El MIEDO estaba otra vez actuando. Aquello que creías que te ayudaba a protegerte en realidad te estaba limitando. Y delante de ese lecho de brasas, en una noche de otoño, con los pies descalzos; lo estaba volviendo a sentir…

40

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Durante muchos años estuve dedicado al mundo del deporte de élite. Fue en esos años cuando me di cuenta de algo muy, muy, muy extraño. Aquellos atletas que sabían el POR QUÉ estaban entrenando tan duro y tenían motivos importantes para hacerlo, eran exactamente los que terminaban triunfando. Otros, menos afortunados, no sabían el por qué estaban allí. Los que sabían “sus motivos” tenían más probabilidades de alcanzar la excelencia deportiva, mientras que los que simplemente se dedicaban a entrenar duro, no conseguían demasiado… Tú sabes, el entrenamiento de un deportista de élite es realmente muy duro. Despertarse a las 6 de la mañana, entrenar dos horas. Al mediodía volver a entrenar otras dos horas. Y por la tarde otro entrenamiento, puede hacerse algo verdaderamente agotador. Sólo algo muy curioso. Los nadadores que triunfaban eran aquellos que AMABAN lo que hacían. Sabían el POR QUÉ y entonces el CÓMO era más fácil. CUANTO MÁS GRANDE ES EL POR QUÉ, MÁS FÁCIL ES EL CÓMO.


La mayoría entrenaban porque sus familiares creían que era bueno para ellos. Otros porque sus amigos les admiraban por ello. Otros porque querían un físico bonito y fuerte para poder impresionar a los demás. Obviamente, ninguno de ellos obtuvo resultados muy buenos… ¡a pesar de que entrenaban igual de duro que los campeones olímpicos! Entonces, algo muy importante. Si quieres que la vida te vaya bien, elige hacer LO QUE AMAS. Algo así, te motivará. Eso hará que te despiertes por la mañana de un salto con ganas de hacer cosas. Conozco esa sensación, y tú también la conoces. En algún momento de tu vida has notado eso. No hablo de levantarte de la cama porque te estás orinando. Eso para mí no es un buen plan. Hablo de despertarte porque tienes ganas de hacerlo.

“Vivimos en un mundo de Acción, Reacción y Causa, Efecto”

Una misma situación: un joven sale de trabajar y está súper cansado. Le llama un compañero de trabajo para que le ayude a terminar un informe que tiene que entregar al día siguiente. Él le dice que no puede, ha tenido un día agotador y debe descansar por su propia salud. ¡Y realmente lo siente así! Ahora, cinco minutos más tarde, la chica que le gusta le llama y le invita a cenar. De repente, empieza a notar la energía. Su pulso se acelera y una sonrisa aparece en su cara. ¿Qué ha cambiado en cinco minutos? ¿Qué ha hecho que pasara de un estado de agotamiento e infelicidad a otro de máxima energía y felicidad? La motivación. Es tan simple como eso. Elige en tu vida aquello que te guste, que te motive, y verás aparecer esa energía en tu cuerpo y esa sonrisa en tu cara. Por lo tanto, primero, encuentra tu pasión. Elige TU META. Todos tenemos un motivo por el cual vinimos a este mundo. Todos pertenecemos a un gran puzzle. Y cada uno de nosotros ha venido aquí con una pieza la cual debe colocar para que otros, los que vienen detrás, puedan colocar la suya también. O pones tu pieza o el que viene detrás no puede poner la suya. Debemos

encontrar nuestro lugar en este mundo. En el fondo ya lo sabemos. Solo tenemos que “recordar”. Tenemos que encontrar aquello que amamos. Segundo paso, ELIMINA LOS CONFLICTOS. Aunque lo tengas muy claro y encuentres lo que amas, hay una cosa que te impedirá conseguir tus objetivos. Lo conoces muy bien. Eso que impide que tomes acción. Es lo mismo que te impide pasar por el lecho de brasas. El miedo. Y en realidad, el miedo es mental. Porque hay algo que debes saber, tu mente no está hecha para que seas feliz, rico y próspero. La función principal de tu mente es PROTEGERTE. Y para ello, saboteará cualquier intención de salir de tu zona de comodidad, de tu zona de confort, de tu zona de conocimiento, de tu zona de domino. Y déjame que te cuente algo, tu mente ES LA MEJOR GUIONISTA DE CULEBRONES DE LA HISTORIA. Se inventará mil y una excusas para que tú no hagas eso y tú lo creerás sin ni siquiera dudarlo. Vivimos en un mundo de ACCIÓNREACCIÓN, CAUSA-EFECTO. Nada cambiará si no tomas acción. La acción es el puente entre el mundo interno (tus pensamientos) y el mundo externo(tu realidad). … Y allí estás tú, delante de ese lecho de brasas a 500 grados. Dispuesto a querer cambiar las cosas y dar el primer paso. Sabes que enfrentarte al miedo hará que algo cambie dentro de ti. Si eres capaz de pisar unas brasas a 500 grados a pesar de lo que dice tu mente, entonces ¡ERES CAPAZ DE TODO! Un círculo de personas a tu alrededor está apoyándote. Nunca te habías sentido con tanto poder. De repente, decides contestarle a esa vocecita interior que lleva años saboteándote. Aquella voz que te dice que no puedes. -¡Sí puedo!- Levantas el pie, aprietas el puño y das el primer paso…

Laín G. Calvo Firewalking Instructor www.laincoaching.es

Nº 3 Revista Esencia © 2011

41


Q

uizás pueda sorprender a algunas personas afirmar que tener una Autoestima sana o elevada es una decisión de cada uno. El lector que ahora mismo está empezando a leer este artículo podrá pensar “¡Vaya comienzo!... ¿Ahora me dicen que soy yo quien decide odiarme, criticarme y que soy responsable de todo lo que me pasa en mí vida? ¡Era lo que faltaba! Como respuesta a ese pensamiento puedo decirte que sí, que ha sido y sigue siendo una decisión tuya. Lo que aún no te he dicho es que esa decisión haya sido tomada de una forma consciente, por lo que imagino que en este momento habrás suspirado y pensado: “Vaya... ¡menos mal!”. La Autoestima es algo muy importante. Es más que eso: es la raíz, la base que sostiene todos los pilares de tu vida. Hay que saber a qué nos referimos cuando hablamos de Autoestima y entender la profundidad que hay detrás de ese concepto, que va mucho más allá de lo que muchas veces creemos.

¡Marca una cita contigo mismo! Imagen: © Manel Calderón 2011

La Autoestima está relacionada con nuestra autovaloración, con el resultado de todo lo que pensamos, sentimos y creemos sobre nosotros mismos. Considero que la Autoestima es como la “quinta esencia” de las personas, la determinamos según la conexión y el profundo respecto que tenemos con nuestro ser interior, con nuestra esencia. Es algo intrínseco a nuestra alma y define la forma en cómo comandamos el barco de nuestra vida. Es dónde reside nuestro poder. Creo que la mayoría de nosotros no tenemos la más mínima idea de lo que somos capaces, hasta dónde podemos llegar y lo que podemos conseguir cuando de verdad confiamos en nosotros mismos. ¿Te has preguntado alguna vez o te has puesto a prueba sobre lo que puedes conseguir en tu vida?

42

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Para quererte y cuidarte más a ti mismo es necesario primero que sepas quien eres, que te conozcas. Para ello hay que pasar mucho tiempo a solas ya que los momentos de introspección y reflexión son muy importantes. Si tienes una vida social demasiado ocupada, tal vez encuentres en ello la excusa perfecta para no encontrar el tiempo y la disponibilidad mental y emocional para conectar con tu ser interior, con tu esencia. Cuando pasas tiempo a solas eres confrontado contigo mismo y eso es esencial para tú autoconocimiento. Si no te conoces lo suficiente, ¿Cómo vas a dar lo mejor de ti? ¿A caso conoces las habilidades y dones que puedes potenciar para dar lo mejor de ti? ¿Sabes cuáles son tus limitaciones? El viaje del auto-conocimiento puede ser un viaje bonito y emocionante si así lo decides. A mí siempre me gusta dar el siguiente ejemplo: ¿Qué hacemos cuando conocemos a una persona de la que nos enamoramos? Queremos pasar tiempo con ella, ¿verdad? ¿Y con qué objetivo? A parte de disfrutar de su compañía, es también para conocerla mejor. Nos interesa saber más de esa persona para saber si es “la persona adecuada”. Y lo hacemos pasando tiempo con ella, la invitamos a cenar, a ir al cine, a pasar un fin de semana en la playa o en la montaña, pero en resumen se trata de pasar tiempo con esa persona. Ahora bien, ¿haces lo mismo contigo? ¿Disfrutas de tu propia compañía para ir a cenar, al cine, a la playa o a la montaña? Muchas de las personas puede que incluso lleguen a hacerlo, pero mientras dura el viaje se sienten solas, tristes o con la sensación de que les “falta algo”. Entonces, ¿cómo puedes conocerte bien si apenas pasas tiempo contigo mismo, o si permanentemente sientes la necesidad de distraerte con alguien?

porque todas las áreas de tu vida no son más que el reflejo de tu realidad interior. La forma en cómo te relacionas internamente contigo se ve reflejada en tu realidad externa la cual es un excelente espejo que te ayuda a identificar, en el caso que no estés satisfecho con tu vida, cuáles son tus carencias y qué es lo que puedes cambiar, o, si por el contrario estás satisfecho con tu vida, reconocer cuáles son tus dones y potenciarlos. El verdadero problema reside en que la mayoría de las personas cree que se conocen, cuando en realidad es todo lo contrario. El primer paso es reconocerlo y sólo a partir de ahí se podrá emprender el gran viaje del autoconocimiento.

Para empezar, yo te sugiero que marques una cita contigo mismo para tomar un café y conocerte mejor. Suena como una broma, pero no lo es y tampoco se trata de una locura,

¿Qué hacemos cuando conocemos a una persona de la que nos enamoramos?

Muchas personas evitan el estar a solas precisamente para no ser confrontadas con sus propios pensamientos y emociones, y a veces no se soportan a ellas mismas. Tal vez porque sienten miedo. Lo curioso es que ¡sienten miedo de ellas mismas! Miedos basados en un sistema de creencias negativas, totalmente falsas y limitadoras. No se conocen a ellas mismas y a demás rechazan la idea de hacerlo. Si no disfrutas de estar contigo mismo, ¿cómo van a disfrutar los demás de tu compañía? Si te conoces bien a ti mismo sabrás y comprenderás por qué tu vida es como es,

en realidad se trata de una urgencia, pues si no sabes en lo que eres bueno no podrás servir al mundo. Para que puedas iniciar la tarea de aumentar la confianza en ti mismo primero tendrás que conocerte mejor. ¿Confías en los desconocidos? Si en este momento tú eres un desconocido para ti mismo, trata de conseguir formas y adquirir las herramientas necesarias para conocerte más, aprender a cuidarte, respetarte y amarte más. ¡Recuerda que tú eres la persona con la cual pasarás el resto de tu vida!

Artur José Lopes Terapeuta Floral especializado en Autoestima www.arturjoselopes.com

Nº 3 Revista Esencia © 2011

43


A

Así esta forma de adiestrar a los caballos ha pasado de ser una actividad a convertirse en un Arte, ya que además, se incentiva la relación entre el hombre y el animal. De lo que se trata es de ver el mundo a través de los ojos del caballo.

44

Nº 3 Revista Esencia © 2011

Imagen: © Manel Calderón 2011

ntiguamente, los métodos utilizados para adiestrar a un equino se basaban en la violencia y la obligatoriedad. Con la Doma Natural, que poco a poco se ha ido internacionalizando desde Sudamérica, se han descubierto otras alternativas a través de las cuales se puede llegar a enseñar al caballo sin necesidad de utilizar la agresividad sin un exceso de cariño; digamos que es un paso intermedio.

“Ver el mundo a través de los ojos del caballo”


Ponernos en su lugar

El lenguaje Corporal

Para que la Doma Natural funcione correctamente, el paso primordial es el de comprender al equino. De este modo, seremos conscientes de cuáles son las causas por las que, en muchas ocasiones, se muestra nervioso, agresivo y testarudo, y cuáles son los factores que realmente le motivan. Una vez que estas dos pautas hayan quedado aclaradas, el proceso es muy sencillo.

Diferentes gestos y movimientos en el caballo, sobre todo a través de sus orejas, tienen un gran significado.

Un caballo confiado y satisfecho es aquel que realiza todas las actividades ordenadas por su amo. A este animal no le parece extraño el hecho de compartir su territorio con otros seres ya que está acostumbrado a vivir en una manada llena de reglas y jerarquías.

Si las mantiene en posición vertical es signo de desconfianza. En ocasiones se puede dar la situación de que el animal se encuentre con una oreja hacia delante y otra hacia atrás, y eso se debe a que no sabe lo que hacer: es un síntoma de duda.

“Las yeguas son más dóciles que los machos”

Este último aspecto es el más significativo, puesto que, según la posición que haya mantenido en su hábitat natural con sus semejantes, sus costumbres serán diferentes y, por ello, las pautas a la hora de domarlo también cambiarán. Cualquier persona que conozca a grandes rasgos este mundo, sabrá que las yeguas son más dóciles que los machos. Esto se debe a que, en dicha jerarquía, el semental tiene que luchar para lograr una posición digna mientras que la yegua no pues hereda su rango automáticamente. Grandes rasgos este mundo, sabrá que las yeguas son más dóciles que los machos. Esto se debe a que, en dicha jerarquía, el semental tiene que luchar para lograr una posición digna mientras que la yegua no pues hereda su rango automáticamente.

Las orejas transmiten miles de señales que indican, por ejemplo, a través del movimiento, que alguien se acerca por el lado hacia donde apuntan. Si por el contrario, se muestran caídas y lánguidas, significa que el equino no está cómodo o hay alguna anomalía en él, como por ejemplo, una enfermedad. También puede ser un gesto de sumisión.

A través de la cola también se pueden saber sus estados de ánimo. Cuando la mantiene en alto es porque está entusiasmado y contento, mientras que si la esconde entre las patas trasera es porque está entusiasmado y contento, mientras que si la esconde entre las patas traseras, está sugiriendo desconfianza. Según el sonido que emita querrá expresar una cosa u otra: •

Un bufido (expulsar aire por la nariz): supone alegría.

Un mugido: temor o desconfianza.

Un chillido (realizado sobre todo por las hembras): transmite enfado y mal humor.

Un relinche: nerviosismo o situación de peligro.

Nº 3 Revista Esencia © 2011

45


Dejar que coja confianza La Confianza aportará una gran Seguridad al animal. Es importante hacerle ver que el jinete también cede en algunas ocasiones. Esta situación no la alcanzará rápidamente ya que necesitará de un período de tiempo para adaptarse a su amo y comprobar que no hay violencia. Con una buena dosis de paciencia se logrará este objetivo pero, además, es preciso seguir algunas pautas.

46

Nº 3 Revista Esencia © 2011

El paso primordial durante los primeros días de contacto es entrar en el recinto y dejar que sea él el que se acerque e inspeccione mediante el olfato, para que en sucesivas ocasiones te reconozca fácilmente. Además, cuando se dirija a él, hay que hacerlo con voz relajada y baja: al tener el oído muy desarrollado, los sonidos altos le alteran. Si obedece y realiza bien su trabajo, prémielo con una recompensa. Finalmente, por mi parte solo me queda decir que se debería vivir para los caballos y no de los caballos.


Francesc Plaja Vilardell Nacido en Barcelona de padres de mediana payesia, con ganadería en la provincia de Girona. Ha colaborado en escuelas de equitación como: LA FOIXARDA, H.C. y OPEN CLUB.

El objetivo de mi Metodología es restablecer y potenciar la comunicación mediante el lenguaje del caballo, sin agresividad, formando una parte importante del crecimiento humano. Se trata de no hacer del equino un instrumento para nuestros deseos si no un compañero en nuestra vida con quién COMPARTIR UN LENGUAJE COMÚN. Espero que esta introducción al mundo de la Doma Natural Franc os sea de gran utilidad, y os invito a encontrar más información en los siguientes enlaces y contactar conmigo si así lo deseáis; siempre siguiendo una atención totalmente individual y personalizada.

www.domanaturalfranc.es

Nº 3 Revista Esencia © 2011

47


48

Nº 3 Revista Esencia © 2011


CULPÁNDOTE DE MIS CARENCIAS

H

ay etapas en la vida en las que nos movemos por un mundo de constantes decepciones, en las que no nos sentimos complacidos, en las que no vemos que haya ningún tipo de recompensa por nuestros esfuerzos…

para dejar que la gente que nos rodea viva su propia vida? Podemos dar sin esperar nada a cambio? Podemos aceptar a nuestros seres queridos tal y como son sin querer convertirlos en personas hechas a nuestra medida?

Frecuentemente pensamos que no recibimos de los demás todo aquello que les damos. Y vamos entrando en un sinfín de reproches y amargura.

Quizás el secreto de todo este entramado está en no buscar en los demás lo que en realidad se encuentra dentro de nosotros mismos.

Quizás hayamos tenido algún problema en la vida y en comentarlo a compañeros, familiares, pareja, etc. no nos hemos sentido suficientemente escuchados y apoyados. Creemos que nosotros en su lugar habríamos dado una respuesta diferente, una respuesta mejor. Entramos aquí en un interminable bucle de comparaciones entre lo que nosotros habríamos dado y lo que, por el contrario, hemos recibido por parte de los demás. El resultado de estas comparaciones se acaba convirtiendo en sensaciones de escasez y soledad, en ira, rabia y reproches hacia los demás, en decepciones constantes, en llevarlo todo a un plano personal y a no sentirnos valorados por nuestros seres queridos y, lo que es peor, a perder la mayor parte de nuestro valioso tiempo en enfados y momentos de baja energía. Pasamos de vivir activamente a pasearnos deambulando por la vida. Todo esto nos deja muy lejos de nuestro propio crecimiento personal.

Las épocas en las que no somos felices con lo que tenemos nos hablan de nuestras propias carencias. Muchas de las cosas que esperamos recibir de los demás son aquellas que no conseguimos darnos a nosotros mismos. Así que la clave no está en los demás, sino en urgar en nuestro interior y descubrir cuáles son nuestros huecos emocionales y cómo poder rellenarlos sin depender de nadie.

Uno de los principios de la terapia es que no podemos ni debemos querer cambiar a los demás. Las personas que nos rodean están hechas a su propia manera, resultado de todo un recorrido vital que las ha moldeado hasta su forma actual. Recorrido que muchas veces se nos escapa y que tampoco debemos querer abarcar. Cada uno es cómo es, cómo la vida y sus propios procesos le ha llevado a ser y cada uno es libre de mantenerse intocable en su estructura si así lo ha decidido. No podemos arrebatar a los demás el derecho a cambiar o no. Eso forma parte de su propio crecimiento individual. Sólo podemos decidir mantenernos a su lado y acompañarles en su proceso si nos lo piden. No deberíamos perder el tiempo salvando al mundo en función de nuestros cuestionables valores, quizás el mundo no quiera ser salvado, quizás el mundo ya es feliz como es, si más no tiene el derecho a decidir cómo quiere ser. Pero, tenemos la paciencia suficiente para esperar a actuar sólo cuando nos sea pedido? Tenemos la tolerancia suficiente

La vida es caprichosa y, curiosamente, cuando no conseguimos rellenar nuestros propios agujeros tampoco conseguimos que aparezca alguien y lo haga por nosotros, más bien pasa lo contrario. Hasta que no dejamos de esperar las cosas, éstas no aparecen, es entonces cuando las recibimos como regalos, ya no como necesidades o imposiciones. Buscar en nuestro interior puede resultarnos doloroso, pueden aparecer viejos recuerdos que preferiríamos olvidar pero que están ahí, condicionando nuestro día a día. Ésta búsqueda también nos posiciona cara a cara con nuestros propios miedos, con nuestras debilidades y con aquellos aspectos más oscuros de nuestro ser. Pero esto es parte del juego, estamos compuestos por luz y por sombra y la gracia está en mantener el equilibrio entre las dos partes, potenciando la primera e integrando la segunda. Quizás podríamos plantearnos dejar de señalar a los demás, dejar de señalarlos culpándolos de nuestras propias carencias e indagar en nosotros mismos para llegar a ser conscientes de qué ansiamos, qué nos hace felices, qué nos atormenta, de dónde proceden nuestras necesidades y cómo podemos reconducirnos al camino que marca nuestra esencia. Miremos hacia dentro y no hacia fuera, ya que la felicidad es de los valientes. Cristina vallecillos www.centre-harebell.com Nº 3 Revista Esencia © 2011

49


50

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Nº 3 Revista Esencia © 2011

51


52

Nº 3 Revista Esencia © 2011


Revista Esencia Nº3