Page 1

SEGUIMOS CONSTRUYENDO LA TORRE DE LA PARROQUIA. LOS INVITAMOS A DAR SU COOPERACIÓN. Agradecemos a las siguientes personas que cooperaron para esta obra: José Guerra García $200, María Elena Zaragoza $100, Guadalupe Zaragoza $100, María de Jesús García Escobar $300, Antonio Magaña $200, Angélica Rodríguez $1000, José Zepeda García $250, Yolanda Méndez $500, Margarita Sánchez $200, Teresa Torres $100, Jesús Gutiérrez Delgado $500, Miguel González Cárdenas $1000, Eva Sánchez $500, Familia Alonzo Ochoa $750, José Bravo $1000... Para celebrar el año de la fe anda el Cristo peregrino del Señor de los Parroquia del Sagrado Corazón Milagros visitando las casas en la colonia obrera. Se les invita a rezar el A.P. 69, C.P. 60300 rosario a las 5:00pm en la casa donde toca y terminando se cambia a la Santa Clara, Michoacán casa siguiente Tel. (354) 54 2 14 84 Los niños que harán su Primera Comunión en Diciembre deberán tener almenos el 90% de asistencias a Misa y al Catecismo. Y su padrino Director: debe ser bien casado o bien soltero: si no comulga no puede ser Pbro. Mario Alberto Rodríguez Cázares padrino de Primera Comunión. Agradecemos a las catequistas que organizaron el concurso de catrinas Diseño y Publicidad: y calaveritas, además de haber hecho los altares y ofrendas. Estarán pasando las colectoras por las diferentes calles, para pedirles Angélica Manzo Ceja la cooperación de $250 por familia para la fiesta Guadalupana. Con profunda pena fallecieron: Aurelia Torres Rodríguez, Abel Murillo Mail : Ortiz, José Wenceslao Torres Viveros. parroquiasantaclara@gmail.com Para recibir cualquier sacramento los padrinos deben estar casados por Redes sociales la Iglesia y presentar su certificado en la notaria parroquial. www.facebook.com/parroquiasantaclara Todas las quinceañeras y Matrimonios que quieran su misa en ésta parroquia, deben acudir almenos tres meses antes para enterarlos de ¡Estamos en la Web! los requisitos correspondientes. www.parroquiasantaclara.org UN REFRÁN MEXICANO: “Panorama Impresiones le informa su domicilio HACERLE BIEN AL INGRATO, ES LO MISMO QUE OFENDERLE ubicado en Emiliano Zapata No.190 Refrán que se aplica a todas las situaciones de ingratitud. Expresa Tel. 542-29-70 Los Reyes, Mich”. que ningún malagradecido siente el favor recibido.

Obligación de oír Misa en los días festivos Había una vez tres comerciantes que fueron un sábado a la feria de un país lejano y pasaron allí la noche. Al día siguiente, dos de ellos decidieron marcharse pronto por la mañana. El tercero les dijo que él se quedaría un par de horas más, ya que acostumbraba oír la Santa Misa los Domingos y los invitó a ir con él a la Iglesia, pero inútilmente. Entonces los dos comerciantes que se marcharon juntos, vieron que el río había crecido demasiado y que no podían cruzarlo en su caballo; por lo cual decidieron cruzar por un puentecillo de madera. Cuando iban atravesando la mitad de aquel puente, se dieron cuenta que peligraban y quisieron regresar, pero en aquel mismo momento se rompió el puente, y ellos, con los caballos y las mercancías, cayeron en las 4

aguas del río y los dos perdieron miserablemente la vida. Pocas horas después, sus cadáveres fueron sacados a la orilla del río por gente de aquel lugar. En ese momento llegó el tercero de los comerciantes, después de haber oído la Santa Misa. Reconoció éste los cadáveres de sus amigos, y alzando las manos al cielo daba gracias a Dios de haberlo librado de una muerte segura, y se hizo el propósito de santificar de allí en adelante los días festivos, oyendo la Santa Misa. REFLEXIÓN: Oír la Santa Misa los domingos y días festivos es un deber obligatorio, cuya misión sin causa suficiente es un grave pecado. ¡Que vergonzosa es la conducta de tantos cristianos que se dispensan fácilmente de escuchar misa los domingos o en días de fiesta! Prefieren emplear su tiempo en los negocios, en

conversaciones, en juegos, en paseos, etc.; descuidando el deber de santificar las fiestas por medio de la santa misa. Pidámosle a Dios que nos ayude a cumplir el deber de escuchar la Santa Misa los días festivos, aún cuando nos viéramos obligados a trabajar o tuviéramos otros planes. Que nos motive ver tantos empleados, que obligados a trabajar en domingo, no dejan de oír misa; algunos muy tempranito y otros más por la noche, a pesar del cansancio. “El Señor ciertamente los bendecirá a ellos y a sus familias.” Cuando en los días de fiesta oigamos el sonido jubiloso de la campana, pensemos que es la voz de Dios que nos llama a su casa; no digamos que no a Jesús, no lo rechacemos. Acordémonos que los primeros cristianos iban a la Santa Misa aún a costa de su vida.

Parroquia del Sagrado Corazón

PAN DE VIDA VOLUMEN 3, Nº 235

SANTA CLARA, MICHOACÁN. A 04 DE NOVIEMBRE DEL 2012

¿POR QUÉ DIOS PERMITE EL SUFRIMIENTO EN NUESTRA VIDA? Ciertamente, Dios nos ama... y nos ama mucho, muchísimo más de lo que podemos imaginarnos. Pero sucede que a veces creemos que Dios no nos ama, porque no nos ama como nosotros creemos que nos debe amar. En realidad lo que sucede es que estamos pensando igual que cuando éramos niños y nuestros padres no nos daban todo lo que queríamos. Y eso era motivo de protesta y reclamo. O como cuando nos causaban un dolor necesario para curar una enfermedad: una medicina desagradable, un tratamiento doloroso, etc. ¡Cómo protestábamos y nos oponíamos a esas cosas “malas”, que en realidad eran “buenas”! Dios también es Padre. Y es un Padre infinitamente más amoroso e infinitamente más sabio que nuestros padres terrenales. Sólo El sabe lo que más nos conviene. Si nuestros padres sabían lo que más nos convenía cuando éramos niños, ¡cómo no confiar en que Dios es el que sabe lo que nos conviene a cada uno! El problema es que los planes de Dios son a largo plazo, a plazo de eternidad. Para poder comprender, aunque sea un poquito, los planes de Dios tenemos que comenzar a ver nuestra vida aquí en la tierra con anteojos de eternidad. Así, tal vez, podamos comenzar a comprender cómo los planes de Dios sí tienen sentido y cómo las cosas que creemos “malas” no son tan malas. ¡Cómo nos cuesta aceptar un

sufrimiento, una enfermedad! Y en el plan de Dios mucho bien proviene del sufrimiento. Veamos a Jesucristo: su sufrimiento nos trajo la salvación. Por la muerte de Cristo todos tenemos derecho a una vida de felicidad plena y total para toda la eternidad.

Por cierto, no fue así al comienzo. Dios no creó a los seres humanos para el sufrimiento. Pero al oponernos a Dios por el pecado, entró el sufrimiento al mundo, así como la muerte y las enfermedades. Y Dios que es infinitamente bueno, cambia las cosas “malas” en buenas, cambia el sufrimiento en ganancia ... para la vida eterna. Así que el origen del sufrimiento y de la muerte, no está en Dios sino en el pecado. Muchos de los

sufrimientos que hay en el mundo, son producto de nuestros propios pecados, errores o irresponsabilidades. Y otros muchos sufrimientos se deben al egoísmo de otros que no saben compartir o que no quieren ayudar. Cuenta la Madre Teresa: Un día, yendo por la calle me encontré con una niña que estaba tosiendo y casi muerta de frío con un vestido roto y sucio. Pedía limosna con cara de hambre. Todos pasaban de largo. Aquel espectáculo me irritó y me hizo exclamar interiormente: “Pero ¿cómo Dios permite esto? ¿Por qué no hace algo para que esto no suceda?”. Entonces, pude oír la voz de Dios que me decía: “Claro que hice algo para solucionar estos casos, te he hecho a ti”. Por supuesto que Dios podría suprimir todos los sufrimientos del mundo y matar a todos los malos, 11 pero no lo hace para dar oportunidad a muchos malos a que se conviertan y a los buenos de ser mejores. El sufrimiento es un misterio, pero nosotros sabemos que en todas las cosas Dios interviene para el bien de los que le aman. Sólo comprenderemos el sufrimiento después de esta vida, mientras tanto, confiemos en Dios, El es el que sabe. Digamos con fe: Señor, te ofrezco mis dolores y te pido que hagas de mí un colaborador tuyo en la tarea de salvación de mis hermanos. Haz que pueda ser para ellos, un ángel que los conforte, los consuele y los ayude a salvarse. Amén. 1


¿CUÁNDO INSTITUYÓ JESÚS LOS SACRAMENTOS? Todos los sacramentos fueron instituidos por Cristo. Él determinó la gracia y el signo sensible correspondiente para cada uno de ellos. Los 7 sacramentos corresponden a las diferentes etapas de la vida de un cristiano: nacimiento, crecimiento, curación y la misión que cada cristiano tiene. En la Biblia encontramos diferentes pasajes que hablan de los sacramentos de manera clara y explícita, veamos: BAUTISMO El Bautismo nos hace cristianos, hijos de Dios y miembros de la Iglesia. “Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 29). “Y les dijo: Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la Creación. El que crea y sea bautizado, se salvará, el que no crea, se condenará.” (Mc 16, 1516).

“Mientras estaban cenando, tomó Jesús el pan, y lo bendijo, lo partió, y dándoselo a sus discípulos, dijo: 'Tomen, coman, este es mi cuerpo. Tomó luego una copa y, dadas las gracias se la dio, diciendo 'Beban todos de ella.” (Mt 26, 26-27), porque esta es mi sangre. RECONCILIACIÓN O PENITENCIA La Penitencia o Confesión nos perdona los pecados cometidos después del Bautismo. “A quienes les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los retengan, les quedaran retenidos” (Jn. 20, 23). “Yo les aseguro: todo lo que aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo”. (Mt 18, 18).

Al final de la última Cena Jesús dijo a sus discípulos: Hagan esto en conmemoración mía (Lc 22, 19; 1 Cor 11, 24 y 25). Lean este testimonio: “No descuides el carisma que hay en ti, que se comunicó por intervención profética mediante la imposición de manos del colegio de presbíteros” (1Tim 4, 14). MATRIMONIO El Matrimonio cristiano santifica la unión de un solo hombre con una sola mujer para siempre y les da gracia para cumplir fielmente los deberes de esposos y padres. “De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre” (Mt 19, 6). “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne. Gran misterio es éste, lo digo con respecto a Cristo y a su Iglesia”. (Ef. 5, 31-32).

CONFIRMACIÓN La Confirmación nos llena del Espíritu Santo con sus dones, y nos hace perfectos cristianos y apóstoles de Cristo. “Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo” (He 8, 17; 19, 6).

UNCIÓN DE LOS ENFERMOS La Unción de los enfermos alivia el alma y el cuerpo del cristiano gravemente enfermo. “expulsaban a muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y se curaban” (Mc 6, 13). “¿Está enfermo alguno entre ustedes? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor” (Sant 5, 14).

EUCARISTÍA La Eucaristía o Comunión es el sacramento del cuerpo y sangre de Jesucristo bajo las especies de pan y vino.

ORDEN SACERDOTAL El orden Sacerdotal es el sacramento por el cual algunos cristianos son elevados a la dignidad de ministros de Dios.

Los sacramentos están ordenados a la santificación de los hombres, a la edificación del Cuerpo de Cristo y, en definitiva, a dar culto a Dios, pero como signos. No sólo suponen la fe, sino que a la vez la alimentan, la fortalecen y la expresan por medio de palabras y cosas; por esto se llaman sacramentos de la fe. Otorgan ciertamente la gracia, pero también la celebración prepara perfectamente a los fieles para recibir con fruto la misma gracia, rendir el culto a Dios y practicar la caridad.

Visitantes de la Capilla Sixtina

del turismo cultural. Ciertamente, hoy cinco millones de visitadores al año en la Capilla Sixtina, hacen que el problema sea arduo. La presión antrópica con el polvo inducido, la humedad que los cuerpos llevan consigo, el anhídrido carbónico producido por la transpiración, comporta incomodidad para los visitadores y, a largo plazo, posibles daños para las pinturas. Mientras tanto, es necesario poner por obra todos los más avanzados

medios tecnológicos capaces de garantizar la eliminación del polvo y la contaminación, el recambio veloz y eficaz del aire, el control de la temperatura y de la humedad. En nuestra época no se concede tener un nuevo Miguel Ángel. A nosotros, sin embargo, se nos concede el dominio de la técnica, la cual nos permitirá, si se aplica correctamente, conservar en las mejores condiciones y por el mayor tiempo posible, el Miguel Ángel que la historia nos ha dado.

Al menos diez mil personas entran cada día en la Capilla Sixtina, y en periodos de máxima afluencia turística entran hasta veinte mil personas diarias. Es gente de procedencia, lengua y cultura diversa. De toda religión o de ninguna. La Capilla Sixtina es la atracción fatal, el objeto del deseo, la meta irrenunciable para el pueblo internacional de los museos, para la migración 2

Cinco caminos de penitencia Según San Juan Crisóstomo, obispo ¿Quieren que les recuerde los diversos caminos de penitencia? Hay ciertamente muchos, distintos y diferentes, y todos ellos conducen al cielo: 1. La acusación de los pecados: Confiesa primero tus pecados, y serás justificado. Por eso dice el salmista: Propuse “Confesaré al Señor mi culpa”, y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. Condena, pues, tú mismo, aquello en lo que pecaste, y esta confesión te obtendrá el perdón ante el Señor, pues, quien condena aquello en lo que faltó, con más dificultad volverá a cometerlo; haz que tu conciencia esté siempre despierta y sea como tu acusador doméstico, y así no tendrás quien te acuse ante el tribunal de Dios. 2. Perdonar las ofensas de nuestro prójimo Consiste en perdonar las ofensas que hemos recibido de nuestros enemigos, de tal forma que, poniendo a raya nuestra ira,

olvidemos las faltas de nuestros hermanos; obrando así, obtendremos que Dios perdone aquellas deudas que ante él hemos contraído; he aquí, pues, un segundo modo de expiar nuestras culpas. Porque si perdonas a los demás sus culpas dice el Señor, también tu Padre del cielo te perdonará a tí. 3. La oración Este camino de penitencia consiste en la oración ferviente y constante, que brota de lo íntimo del corazón. 4. La limosna Ella posee una grande y extraordinaria virtualidad. 5. La humildad También, si eres humilde y obras con modestia, en este proceder encontrarás un modo de destruir el pecado: De ello tienes un ejemplo en aquel publicano, que, si bien no pudo recordar ante Dios su buena conducta, en lugar de buenas obras presentó su humildad y se vio descargado del gran peso de sus

muchos pecados. Te he recordado, pues, cinco caminos de penitencia. No te quedes, por tanto, inactivo, antes procura caminar cada día por la senda de estos caminos: no te puedes excusar aduciendo tu pobreza, pues, aunque vivieres en gran penuria, podrías reducir tu ira y mostrarte humilde, podrías orar asiduamente y confesar tus pecados; la pobreza no es obstáculo para dedicarte a estas prácticas. La pobreza tampoco impide distribuir lo que tienes a los que los necesitados, pues esto lo realizó incluso aquella viuda pobre que dio sus dos pequeñas monedas. Decídete a usar de estas medicinas, y así, recuperada ya tu salud, podrás acercarte confiado a la mesa santa y salir con gran gloria al encuentro del Señor, rey de la gloria, y alcanzar los bienes eternos por la gracia, la misericordia y la benignidad de nuestro Señor Jesucristo.

DIEZ MANDAMIENTOS PARA UNA VEJEZ FELIZ 1. Al levantarte cada día, eleva tu corazón y tu mente a Dios. Reza con devoción el Padre Nuestro y tres Aves Marías, como si fuera las últimas oraciones de tu vida. 2. Cuidarás tu presentación todos los días. Arréglate como si fueras a una fiesta. ¡Qué más fiesta que la vida! 3. Procura tener algo más importante que conversar en lugar de estar recordando disgustos recibidos. No hables de tu vejez ni te quejes de tus achaques. Con ello, acabarás por creerte más viejo y más enfermo de lo que en realidad estás. 4. No te encerrarás en tu casa ni en tu habitación. Nada de jugar al enclaustrado o al preso voluntario para causar lástima. Saldrás a la calle a pasear o visitarás algún familiar o amigo.

5. Trata de amar y hacerte amable, o sea, digno de ser amado por las personas con quienes convives. 6. Ama el ejercicio físico. Camina aunque sea un poco dentro o fuera de tu casa. Un poco de gimnasia antes de bañarte te caerá bien. 7. Evita renegar de lo que ocurre a tu alrededor, no hagas gestos ni actitudes de enojo o fastidio, o pasarás por ser un viejo amargado y cascarrabias. 8. No hables mal de los demás. Todos tenemos defectos, pero también virtudes. Si hablas bien de los que están en torno a ti, serás bien visto, pero si haces lo contrario terminaran viéndote como un estorbo. 9. Trabaja con tu mente y con tus manos dentro de lo posible. Sé y

siéntete útil con los demás; siempre tendrás algo que ofrecer: una sonrisa, una palabra de estímulo, un buen concejo. Fomenta las relaciones cordiales con quienes viven contigo. 10. Antes de acostarte, eleva de nuevo tu corazón y tu mente a Dios, dale gracias por el nuevo día que has sumado a tu vida; reza por tus seres queridos. Acuéstate en paz; relájate y duerme tranquilo. Todos los que tienen un adulto mayor en casa o en su familia deberían recordar más seguido el Salmo 71:9 que dice: “No me desprecies cuando ya sea viejo; no me abandones cuando ya no tenga fuerzas.” 3


Pan de vida 4 noviembre 2012  

Boletin quincenal de la parroquia de Santa Clara, Michoacán, Diócesis de Zamora

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you