Page 31

REPORTAJE Motoworld. Tu mundo en la red

un peso secundario o terciario en nuestra sociedad, hay que reconocerlo, y por tanto no es de extra–ar el desdŽn que sufre por parte de la Administraci—n que la trata como la cenicienta de la automoci—n. El crecimiento del parque motociclista ha llegado de la mano del crecimiento econ—mico y del incremento de los niveles de bienestar y de ocio, y cuando han llegado los tiempos dif’ciles, cuando llega el momento de apretarse el cintur—n, lo primero de lo que se prescinde es de los gastos superfluos. Y este caso la moto es, mal que nos pese, algo superfluo en una sociedad donde tiene una m’nima representaci—n. Podemos decir que Espa–a es el para’so del motociclismo deportivo, es cierto, y no se trata de una afirmaci—n excesiva, pero el interŽs por la moto en la sociedad espa–ola pr‡cticamente se diluye cuando finaliza una carrera y se apaga el televisor. Los Žxitos deportivos han puesto la moto de moda en la sociedad espa–ola, y la moda ha durado mientras la econom’a lo ha permitido. Al principio de los a–os noventa superamos la barrera de las 100.000 unidades matriculadas, pero la crisis posterior a 1992 redujo en un 80 por ciento las ventas. Aquella s’ que fue una crisis letal y centrada en el sector. Pero se recuperaron las ventas y se alcanz— de nuevo una velocidad de crucero en torno a las cien mil unidades, por arriba o por abajo, una cifra l—gica dentro de un pa’s como el nuestro. Lo escalofriante fue ver el vertiginoso crecimiento del mercado: 123.143 (2004), 205.626 (2005), 258.355 (2006), y 269.479 (2007). ÀEstaba preparado nuestro parque motociclista para acoger y mantener casi 300.000 motos al a–o? ÀTen’a capacidad la econom’a espa–ola para soportar el segundo mercado europeo del sector? El Žxito de las ventas ha sido una moda pasajera, un capricho. Y como todos los antojos, como vino se fue. Ahora el mercado comenzar‡ a ajustarse. Podemos cerrar el a–o al nivel de 2004, un resultado que puede resultar desastroso cuando se echa la vista atr‡s, pero que quiz‡s la bofetada de realidad que nos ha dado la econom’a nos permitir‡ estar mejor preparados para el futuro, porque en este pa’s era insostenible un mercado con m‡s de 200.000 matriculaciones al a–o.

Las motos m‡s potentes son las m‡s penalizadas.

La moto verde, tampoco pasa por un buen momento. Motoworld 31

Motoworld Nº21, 2 de noviembre de 2009  
Motoworld Nº21, 2 de noviembre de 2009  

Revista de motos, previo GP de Valencia, reportaje Inmotec, reportaje Yamaha en SBK, reportaje sobre mercado

Advertisement