Page 28

Los fabricantes del sector motociclista se hallan en una severa crisis, la misma crisis que ha salpicado a otros sectores productivos por el inevitable desplome de la econom’a mundial. No ha habido actividad que se haya librado de la situaci—n. Pero aunque la situaci—n puede definirse como mala, as’ a secas, tambiŽn cabe pensar que en estos d’as acabamos de tocar fondo. La reciente definici—n del Plan Moto-E, con la designaci—n de la entidad gestora que administre las ayudas a la compra de motos, tres meses despuŽs de su aprobaci—n, puede permitir que el Plan adquiera eficacia, ya que hasta el momento ha sido un sonoro fracaso. Han tenido que ser los propios fabricantes quienes por su cuenta y riesgo se han aventurado a adelantar las ayudas del Plan para incentivar a los usuarios. Pero si el Plan no es suficientemente efectivo, lo que s’ puede resultar estimulante para el mercado es la rebaja en el impuesto sobre emisiones de CO2, que definitivamente se ha publicado esta semana en el BOE. Se mantienen los tipos impositivos pero se elevan los niveles m‡ximos de emisiones para cada tipo: hasta 100 gr/km, exento de tributar; de 100 a 120 gr/km, 4,75 por ciento; de 120 a 140 gr/km, 9,75 por ciento. Mientras que las motos de m‡s de 100 CV de potencia y una relaci—n potencia/peso de 0,66 seguir‡n tributando la cuota m‡xima: 14,75 por ciento. Se estima que esto supondr‡ una rebaja media en el precio de las motos en torno al 5 por ciento, lo cual representa un valioso incentivo para los compradores. Cabe destacar que a pesar de que esto sea una buena noticia para el usuario, sigue siendo lamentable el trato discriminatorio de la Administraci—n al sector motociclista frente al automovilista. A los coches se les permiten unos niveles de emisiones m‡s elevados que a las motos. Por ejemplo, una moto que emita 119 gr/km tendr‡ que pagar un impuesto del 4,75 por ciento, mientras que un coche queda exento de tributar. Para que una moto estŽ exenta debe emitir menos de 100 gr/km, unos niveles que alcanzan el 75 por ciento de los modelos en el mercado motociclista. Sin embargo, s—lo seis de los m‡s de 3.000 modelos y versiones de autom—viles que se venden en Espa–a est‡n por debajo de los 10 gr/km CO2. Eso s—lo representa el 0,10 por ciento del mercado automovilista. He aqu’ la mayor contradicci—n en la aplicaci—n de la norma. Cuando se aprob— la Ley de Calidad del Aire en 2007, desarroll‡ndose el nuevo impuesto sobre emisiones, se aplic— por igual a coches y motos, conforme al esp’ritu de la Ley, que dice que pague m‡s quien m‡s contamine. De esta forma, las motos, cuyo nivel de emisiones es claramente inferior al de un autom—vil, en su inmensa mayor’a quedaron exentas de tributar porque no alcanzaban el umbral de los 120 gr/km de CO2. Pero el Motoworld 28

Motoworld Nº21, 2 de noviembre de 2009  

Revista de motos, previo GP de Valencia, reportaje Inmotec, reportaje Yamaha en SBK, reportaje sobre mercado

Advertisement