Page 16

S—lo hab’a una oportunidad y todos la han intentado aprovechar al m‡ximo. En Albacete se dio cita la flor y nata de la velocidad europea, pilotos que esperan a que m‡s pronto que tarde les llegue su oportunidad. Al menos Žse debe ser el esp’ritu que debe mover a los participantes en el campeonato, un campeonato que a œltima hora tuvo sus bajas en algunos pa’ses, como la poderosa representaci—n italiana, que tuvo menos participantes de los inicialmente previstos en Supersport y Superstock 1000. Dejando a un lado lo adecuado o no que puede ser que un t’tulo continental s—lo se dispute a una carrera, lo cierto es que hab’a una evidente saturaci—n de campeonatos para motos derivadas de serie, puesto que no hay que olvidar que dentro del Mundial de SBK se disputa la Copa del Mundo de Superstock 1000 y el Campeonato de Europa de Superstock 600. No sucede con las categor’as de prototipos, que con la desaparici—n de la cilindrada de 250 ha quedado reducida a la clase de 125. Quiz‡s lo œnico discutible de este planteamiento es que se dispute siempre en el mismo escenario, provocando una excesiva localizaci—n del campeonato. Prueba de ello es la masiva presencia de pilotos espa–oles en las posiciones de cabeza, sobre todo en Supersport y Superstock 1000. En la primera, s—lo Kev Coghlan, otro habitual del CEV, se ha impuesto a los de casa; en la segunda, Stefano Cruciani ha conseguido meterse en medio del pelot—n espa–ol.

Joan Perell—, tercero en el Europeo de 125.

Quiz‡s lo ideal para la buena salud del campeonato es que Žste tuviera car‡cter itinerante, como lo fue su primitivo ancestro, el Gran Premio de Europa, disputado entre 1924 y 1937, que cambio de escenario a–o tras a–o. De lo contrario, pilotos procedentes de campeonatos fuertes, como el italiano, el brit‡nico o el francŽs, que apenas se dejan ver por el CEV, ÀquŽ interŽs van a tener en disputar el t’tulo europeo si saben que los que est‡n en el Campeonato de Espa–a partir‡n con ventaja?

Las carreras En lo puramente deportivo ha habido pocas sorpresas. Quiz‡s la decepci—n de la ca’da de Alberto Moncayo en la primera vuelta de 125, dejando en solitario al alem‡n Marcel Schrštter. El joven pupilo del m’tico Anton Mang supo controlar la carrera y hacer frente al experimentado Alessandro Tonucci, que llegaba con el apoyo de Aprilia y la Federaci—n Italiana, y con un buen conocimiento de la pista puesto que corri— y gan— semanas atr‡s una prueba del Campeonato Mediterr‡neo. La disputa por el tercer puesto fue una demostraci—n de calidad por parte de Joan Perell—, que consigui— batir al checo Jakub Kornfeil, ganador de la Red Bull Rookies Cup 2009 y piloto de Loncin en la recta final del Mundial de 125. Motoworld 16

Schrštter (77) y Tonucci se disputaron la victoria en 125.

Motoworld Nº21, 2 de noviembre de 2009  

Revista de motos, previo GP de Valencia, reportaje Inmotec, reportaje Yamaha en SBK, reportaje sobre mercado

Advertisement