Issuu on Google+

Qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx Bajo el cielo que nos quema cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq Hugo Busso wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui Poemas opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbn mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas dfghjklzxcvbnm2013qwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzb nmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwe La Trapalanda de Boececillo

0


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

1


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

Bajo el cielo que nos quema Hugo An铆bal Busso

Ilustraciones y portada: Arga

Odila

Datos Personales Hugo Busso Direcci贸n: Miguel Delibes 28, Boecillo, Valladolid, (47151) Tel茅fono: 983 55 29 90 Correo electr贸nico: habusso@hotmail.com

2


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

I La palabra Esa No dicha Ausente Nutriente Reveladora Escondida, casi inaccesible Derrana El Ser Que llena La nada Vacío pleno De amor

II Lo que es estando madurando muriendo naciendo procreando abortando resucitando nada muere todos mueren bautizados por esta agua calentados por el mismo fuego únicos

III 01/04/06

Habla por mí Por las multitudes Una voz que me atraviesa Que me hace ver Y se aloja atrás de mis ojos Antes del pensamiento En la emoción En el latido Que es el ritmo El eco del comienzo 3


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

IV Debajo del Cielo est谩 el fuego; Somos la madera, la sequedad El soplo que mantiene el fuego Alberto Girri

Antes del comienzo De la simulaci贸n de lo creado Kaos nostalgia de un estado inconsciente Hasta donde llegamos........... Paramos Umbral 铆gneo Misterioso veneno elixir Promesa y amenaza de la flor que abre Llanto risa luto desquicio Ritual que invoca Magia poder Para no sucumbir ante el asombro Para no quedar en el intento

Me paro nuevamente Y una gota de Cielo se incrusta en mi mente El coraz贸n grita mis piernas andan mis manos acarician la arcilla de tus formas mis costillas se desgranan en el centro de tu boca

Nazco muero floto bajo el Cielo que nos quema

4


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

V Del vientre materno, vengo de un clan de Macedonia de magos que fusionaron la alquimia oriental y occidental con acentos Celtas, Alejandrinos y Bizantinos Baal aparece sonriente, extasiado como María en un orgasmo cristalino Zoroastro esta arriba del pino, lejos mirando la estrella que entusiasma al Kabalista en la computación cerebral del orden de la creación en parte la parte partida del todo abraza la nada, que inunda plenamente asciende la temperatura en otro tiempo quemando los restos negros de la muerte

VI

Soy la eternidad en la decadencia permanente hacia la muerte Soy la levedad natural que sostiene lo invisible de los ciclos Soy lo innombrable de cada frase de todas las palabras de gestos singulares, casi inútiles Soy quien no puede ver impersonal infame perfecto la moneda de la herejía el cheque sagrado la sonrisa sublime la lágrima que nutre el árbol de la tierra 5


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

VII En la cama de Sofía amando involuntariamente lo nunca imaginado agradezco su presencia reveladora de lo que cuesta creer lo posible inmensa bacanal

VIII 1 Caería arrodillado como un Buda en su trascendente meditación Saltaría salté salto en alto a las profundidades densas del misterio Animaríame a nominar mis vergüenzas más vergonzantes y regalártelas en una soga atada a la medida de mi cuello tan solo si un instante previo, minúsculo, me miras a los ojos te atas un nudo a tu lengua y me muestras tu corazón

2

Sería tan fácil tener la seguridad madura de lo ya inmóvil una Luna creciente que no mengue nunca más un Sol muy rojo al mediodía absorto en su luz sin sombras un amor eterno que no se corrompa al deseo pero......... la eternidad es otra cosa Son Lunas que nacen y se llenan y desaparecen Son Soles que se ocultan en la negra noche Es un amor que se repite a cada instante renaciendo en tu recuerdo en tu presencia en cada beso que no me das en cada noche que no toco tu ombligo en cada instante que no me sumerjo en tus ojos en la esperanza vital de encontrarte y que por fin me toques me mires me necesites 6


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

IX

Testigo de la libertad Del silencio De la angustiosa calma De la plenitud efímera Hoy puedo decirte Que albergo la primera explosión La primera bacteria Los Soles que aun no vimos La certitud de la ignorancia Hoy vivo solamente Soy la ausencia de miles de proyectos providenciales El fracaso de premios y éxitos que podrían haber sido el inflador de mi ego maltrecho Soy un vacío que finge el todo lleno de efemérides Un sueno de un almanaque en el cual todos son mis días gloriosos Soy quién despierta a tu lado con la desesperación de partir Algún día En cualquier momento

7


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

X

Fuego que quema vida Río que lleva agua que será nube que será agua Astro que ríe destino enlutado de lo que dejará de ser Dando paso al nacimiento de lo que morirá Muerte odiada que abre vida y lágrimas Existencia blasfemada por tanto sufrimiento y angustia inevitable Tus ojos redimen el cielo incendiado La noche alada Luna sin sombras Sol invisible Presencia innombrable

Agua que cae rebalsando el cántaro Tus caricias son como un trueno que brota de Tierra Erección de un sentimiento eterno en un dios encarnado en tu pasión Quiero verte danzar Sola Mariposa Orquídea Aguijón

8


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

9


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XI

Las lágrimas que cayeron de sus mejillas sobre la mano de su eterno enamorado fueron suspendidas de la tierra en la palma que mira al cielo y llevadas a su boca para probar lo mas íntimo de ella La poción fue majestuosa él conoció la Gracia del dolor profundo del alma la compasión infinita sobre el corazón sangrante el abismo del amor que desborda los falsos límites El silencio el vacío la nada Que sostiene el entusiasmo

10


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XII Cuando tú no estas el cielo corre el Sol al Ártico y las nubes se adentran en un caracol taciturno seco de soledad, santificado en su melancolía

Cuando tú no estas conmigo es como si te hubiese perdido es como si todo te acechara peligrosamente es como un hachazo cósmico que te escinde de mi un trueno que ilumina la noche misteriosa

XIII Tu vida mi vida todo es oración y ritual que rememora y celebra el misterio de mirarnos y reconocernos uno los dos el que viene

XIV Y fue el milagro Otra vez salió de su noche Atravesó la profunda oscuridad Y nos encontramos Como la primera vez Infinitamente

11


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XV

La filosofía discurre por la simpleza por la colecta de felicidad, por el arte de vivir por cada acción que no genera karma a los demás compasión infinita amor sincero ¿cómo dar sin esperar nada a cambio ? ¿cómo recibir sin sentirse ante una deuda impagable? Ser afortunado y no tener dinero pensar distinto y no ser segregado sentir diferente y no ser señalado Escuchar lo inaudible y no ser encerrado amar por otros motivos que la saciedad pornográfica ¿es esto posible en el mapa cerebral del Gran Hermano? Todos somos judíos alemanes llamados Ben Laden todos tenemos adentro una lata de gaseosa con una hamburguesa en la saga de los sueños y en pocos deslumbra semejante inmundicia a pocos le quita el sueno lo que hacemos con los nuevos niños, lo que le dejamos como herencia irreversible Acá vivimos Como si todo fuese normal XVI Apocalipsis, la razón se eleva en llamas el mito vuelve al comienzo, a la sombra del árbol del cual comen los frutos del conocimiento que marcó la diferencia del bien y del mal Todo lejos del instinto, guardados en signos que no son de nadie ni reciben órdenes de ningún Rey todos somos esclavos de esos anteojos que nos hacen ver el orden del mundo y la tragedia de las llamas: el destino estaba escrito para quien puede ver 12


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XVII Danza de carcajadas 1 ¿No son nada los gritos de los hombres? No hay Sol que se opaque ante el dolor, la esperanza, la crueldad El Sol siempre brilla esperando su reflejo en la tierra en la sonrisa abnegada en su propia humillación ¿De quién más podría ser? ¿Quién más podría ser responsable de lo que cada uno hace? Dejemos de engañarnos mirando esa estatua que creemos que vuela por nosotros El águila se esconde en un ojo que mira por debajo de la tierra preanunciando un agua inmaterial que rociará de muerte aclarando lo que ya no tiene vida emergiendo desde el centro de una nube derretida El nacimiento de un gran miedo lo nuevo ni lo que un oráculo nos tranquilizaría ni el orden de la obsesión más íntima ni el despliegue pomposo de la impotencia ni el falso sentimiento ni la histeria desgastante de lo que no será 2

Nada ni nadie te salvará de la vida aunque mueras aunque nazcas a otra muerte aunque te tapes los ojos para no verte Has nacido alguna vez y serás una eternidad en una flor semilla pájaro animal gusano tierra en un cielo estrellado lunático soleado submarino ígneo El fuego consumirá el error hecho cenizas y volarás abismadamente ante el miedo que te frena y que te expande una y otra vez de espaldas y de frente a la imagen del vértigo tan efímero como primordial 13


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

3

Caer en el rĂ­o nadar por el firmamento fundir la tierra, el cielo y el infierno

Soltar amarras navegar sin rumbos enamorarse del mar mecerse en las olas ponerse los anteojos del Sol vagar por la Luna

Encontrar lo que no se buscaba agradecer al Dios y reĂ­rse en una danza de carcajadas

14


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XVIII El aljibe de los sueños Ciclos, ritmos de la naturaleza…. El vacío, partir morir nacer andar parar reír buscando la espera promesa de nunca acabar el final agua bendita en peligro en el umbral donde se acude al llamado aventura alejada de pletóricas andanzas de héroes de carne y hueso presentes tan cotidiana como el linyera o el carnicero tan auténtica como la corteza del árbol esperanza que alimenta el más allá de acá tan sórdido como irreal Regresar al lago infinito al mar sin fondo al fuego sublime al tiempo eterno primordial único al momento exacto en que se fundió el cielo en el cuerpo al acople perplejo ingenuo maravilloso del rayo en la tierra

Donde las campanas anuncian festejan circunscriben el aljibe amorfo de los sueños más extensos reales polimorfos

Elevo el balde con agua profunda refleja mi rostro que es el tuyo el de todos Ya no sé quién soy somos el lado oscuro de la luna la parte de atrás que ilumina el espacio

15


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XIX

Sabrán los Dioses hacer del fuego el emblema de lo innombrable de lo que no puede nominarse como algo singular vida, amor, pasión, locura, vuelo, abismo, kaos, creación, eternidad el origen de nuestra religión es nuestra unión desenfreno y celos en lo alto, límites abismados en el continente de la tierra Todo pende de un hilo, cono el cuerpo del alma Todo es perecedero como el instante de la creación universal Todo es tan magnífico como el Rayo de Zeus Todo se ilumina si nuestros cuerpos se rozan El mundo implosiona en mil pedazos regenerando el hijo que nos perpetuará Bing Bang, todo ha cambiado La esperanza es la espada del guerrero el amor la armadura impenetrable Todo es pequeño en la inmensidad que lo contiene Todo es insignificante en la medida en que me mires Nada se parece a ti

XX

La paz se hace en el respiro profundo de lo cotidiano en la rutina divina de lo sin sentido hay que saber reír en el momento sublime del aquí y ahora desde la afección indemostrable en tu corazón tan real como la emoción que inunda tu espíritu como la vida que desborda en su caudal magnánimo llenado la nada que aislaste en tu creación de orfebre dando forma al diamante más sutil, puro y armonioso

Seguramente el amor inunda el cántaro abierto al universo la sonrisa se amplifica en el tránsito a la noche estrellada el Sol deja su recuerdo en la vida que está siendo las nubes proyectan el agua que vendrá la vida todo lo envuelve, hasta el moño que adornará la ofrenda el sacrificio será lo más sangriento y doloroso posible como un comercio favorable al deseo, un anhelo tan secreto como la posesión inmediata de lo imprescindible.

16


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXI

Artaud mira desde el visillo de la puerta que lo encierra y lo enferma Dentro, estalla la dinamita Activada por su Gnosis: la crueldad Su loca visión de la real Inaceptable para médicos Muertos sin pena Ni gloria Muertos que matan matando la vida Ejemplar única irrepetible Muertos que matan con mensaje de ciencia y castidad Ascetas del desgano imperdonable Enfermeros que festejan el sadismo Justificando su falsa paz Su ya no más No más............ Antonin, no habrás falseado el Cielo Si pintaste en acción los contornos de tu verdad Que salto en mil pedazos Inolvidable cuerpo Que penetró mi alma Puerta enfrentada a la realidad

17


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXIII

El silencio reabre los ojos Condensando la abúlica explosión de plenitud Sorbe el agua a chorros el recién nacido, plácido en su llanto La serpiente enrolla el huevo Que dejará nacer un dragón Delimitando entre el Cielo y la Tierra Al aire viento soplo que lo verá tragar la serpiente y a sí mismo Copulando perpetuamente, condenado Risueño aletargado esperanzado Luz que quema la sombra Paz que derrama la sangre de la violencia abatida Marchita

Sísifo alzó la piedra Y como un puño Se la incrustó en la frente del que manda Haciendo retrotraer a la fuente La mierda y la muerte A destiempo A destino Del falso Dios

18


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXIV El arribo al oráculo con la pregunta exacta con la respuesta precisa y esquiva de la pitonisa con el monstruo que se aparece antes del desafío del héroe Con el destino premeditado de lo insondable y unívoco el Ser se despliega en el ciclo de la regeneración de lo destruido volviendo a aparecer único cruel inesperado El miedo se disuelve en las horas y en las olas el mar besa la playa el templo renace en el momento débil de la fe el misterio que sonríe una vez mas

XXV

Esperar lo inesperable el Sol arriba al anochecer podré ver las estrellas otros cuentos otros miles de soles multiplicidades bifurcaciones de destinos paralelos autopistas convergentes al mismo mar las mismas olas que rompen en la Luna otros pájaros que comen en la profundidad

19


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXVI I

La poesía es un acto de creación del mundo que se justifica y legitima a sí misma el todo la expresión de lo viviente vidente creyente de la magia del misterio

II La vida es un itinerario nacer madurar morir un cambio de intensidad una confusión del lenguaje vivir morir, ilusiones de pobres asustados ni desaparezco, ni aparezco siendo en el infinito donde el Águila despliega sus alas miro tu inmensidad y encuentro en tu presencia los rasgos luminosos y vitales que celebran el misterio

20


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXVII

Prefigurando de a ratos algo ausente en su expresión exterior Presagiando a veces un futuro inocuo y letal prediciendo permanentemente lo que vendrá abismal exagerado y caótico genial Será tan sólo un consuelo con desconsuelo de yapa Será tan sólo una excusa híbrida absurda de una estatua sin honores ni aniversarios ni efemérides Será que todavía no sé vivir sin ese equipaje pesado y molesto a cuestas Será que el universo no penetró mi corazón arriconándolo en una orgía orgástica O será tan sólo el miedo un escape una negación a lo inevitable?

21


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

¡Romper la coraza sacudir el misterio tomar el timón del mito quemarlo y volverlo a contar cambiado (distinto) exacto con el pulsar del corazón alado!

XXVIII

Sabría reír esperanzado si el resultado de lo expectante estaría de acuerdo con el pulsar del corazón alado Que se puede esperar de la espera? Como metamorfosear el destiempo? Como llegar sin que nunca haya sido una carrera? Por que puerta llegar a tu corazón? Quisiera arrojarte virus que descontrolen tu cuerpo y que lo hagan padecer lo inexplicable lo innombrable LA INMENSA MARAVILLA DE TU UNIVERSO con el mío

22


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

23


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXIX

Candelarias sublimes Salamancas de Aranjuez Roedores aquejunbrados por la monotonĂ­a del mar Los marineros con una novia inexistente que los espera en un puerto inseguro

Las olas barrenan surfistas que quieren atrapar el Sol

El Sol se esconde en el horizonte de tu piel, la noche se adentra en tĂş melancolĂ­a

Mi recuerdo atrapa mi desnudez, tu ausencia acorrala mi destino

24


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXX El silencio una virtud pecaminosa para algunos místicamente delirante para otros

El enigma una sensación que provoca la forma de ser que proyecta a mil universos

La belleza un don que no se pide ni se adquiere prestado menos que menos se la puede hacer artificial mente es algo tan propio e innato como la infinitud expresivamente efímera de tu presencia

¿Como decirte lo que secretamente deconstruye la distancia?

25


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXXI Quisiera que salten los diccionarios de tu cabeza loca que estallen tus axiomas pedestres que naden tus pájaros siderales que naufragues en mi océano con una única isla con múltiples cielos con exorbitados soles con melancólicas lunas

Quisiera que estuvieses aquí como si al lado mío fuera un mundo único la sola esperanza de vida

26


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXXII Sabrán que los desiertos alguna vez fueron vergeles que todavía están a la espera del sediento del náufrago de arenas de la sequedad redentora del imaginario completo del amor dondequiera

XXXIII

Sabrán disculpar el retraso a la alusión retrasada lo que pasa es que...... ........ sentido oculto, sentido o mejor dicho lo que sea después del amor

XXXIV

La danza se abre como en un lago desierto sobre diamantes El llanto se cierra como un estandarte de una victoria perdida por razones meteorológicas La niebla es la insignia de lo imperdonable Tu ausencia taladra pergaminos adquiridos en una tienda Mágica

27


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXXV Repentino como un salto mortal se cayó y se calló halló el moretón en una aorta extraña se paró y gimió se paró, se paró preludiando una ópera se cayó cantando un rock and roll detrás de las naves se quemaron las naves se quemaron las mismas cosas

XXXVI Para conquistar el mundo hay que saber renunciar a lo que sobra

Para llegar a lo primordial hay que poseer la sencillez y la humildad profunda de la luz sin fondo

El camino puede ser esquivo laxo hasta el extremo de no romperse eternidad abusada en la promesa de lo incompleto caos sostenido en el cambio que sostiene el óxido muerte rancia que no permitirá el renacer

El fuego hace inconfundible el mundo incandescencia que cuece los ingresos brutos

28


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

Un pájaro llega desprendido de una constelación que nubla el cielo el lugar de los deseos de mares embravecidos de pasión con un mensaje lacrado de comunión

El trueno, sonríe al Sol, que no nace ni se pone jamás.

XXXVII

Dios único irreversible de tu corazón Tu llanto enojo sonrisa nacimiento y muerte En el centro de mi cuerpo Sangra La Saeta que penetró lo insondable Tajo de luz que abre sueños Decires haceres amores… Oreja que escucha la imagen Del símbolo que resuena íntimamente De la música visible de tu sonrisa y melancolía Lo que cae en su elevación Cielo de fuego Tierra de agua Aire vital

29


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

30


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXXVIII I

Silencio absoluto El vacío El aquí se dio todo

II

El signo Eso Aquello Esto Aquí mismo Símbolo de mi plenitud y ocaso Que enarbola la marca De la multitud descalza Hambrienta Sedienta de amor

III

Vacío Lleno decrépito Piedra que abre su ser Luz roja Sol Amanecer 31


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XXXIX Eso yo mismo diferente únicos me despierta de un sueño y me abre al todo inconsciente ahora ya no sé quién soy el de siempre el que seré lo que soy

XL 13/02/06

El tiempo marca el ritmo de la ilusión Los ciclos pasan inmunes a mis expectativas Mis deseos se transforman al mínimo detalle de la sensibilidad que hiere De la emoción que ahoga De la intuición que ilumina lo inesperado Lo inevitable El tao de la vida La voz del silencio

XLI Esperar lo inesperable El sol arriba al anochecer Podré ver las estrellas Otros cuentos Otros miles de soles Multiplicidades Bifurcaciones de destinos paralelos Autopistas convergentes al mismo mar Las mismas olas que rompen en la luna 32


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

Otros pájaros que comen en la profundidad

XLII La arena del naufrago La desesperación del solitario El infinito que espera La duda que abre el presente Un mosaico de vestigios simultáneos que no viví Ni viviré Un engaño del eterno infinito La vida es un descanso de la muerte Vacaciones alocadas de un ataúd inmóvil la ensoñación de la materia De los sueños

XLIII Imágenes que se abren En miles de universos Pluriversos tímidos que se esconden en partículas La luz no hace sombra de sí misma Sola presencia Maravilla invisible Calor de mi cuerpo La dicha del amor

33


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XLIV Hoy Silencio límpido Ideas vagas Sensibilidad intensa Emoción extensa Hoy Siempre hoy No hay más mañana Solo presente Ni siquiera deseo lo que debería tener No hay condicional Ni subjuntivo Ni presente Solo infinitivo Impersonal Imperativo atemporal Sin sujeto Sin objeto Fluyo y vuelo Más allá de mis expectativas, más acá de las ilusiones Agua en suspensión entre las nubes y la tierra Aire entre los labios y la mejilla

XLV Ahora despierto Con la inseguridad de mi poder De mi conocimiento que tal vez me permita perseverar en lo que nunca sostendrá mi mano Ni poseerá mi egoísmo Ahora río, por el descuido contingente del infinito inasible Omnipresente Que hace justicia Con argumentos imposibles Y compasiones misteriosas 34


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XLVI

Todo es un espejo que muestra mi voluntad El deseo de Narciso Que se ama deseando volver al mundo indiferenciado del vientre materno Del coito eterno con su amada Narciso vio en el agua la eternidad en sus miles de rostros En las miles de plantas y animales que harán la digestión de gusanos que serán el excremento de pájaros devorados por leopardos que serán el abrigo de una vieja neurótica que morirá sola, pidiendo amor… (Ofreciendo cariño, momentos previos A cambiar de intensidad A descorporeizarse Y reírse de sí misma)

XLVII Se escapa Impersonal Presente en el abrazo En el cerrar de ojos Que hace relampaguear la presencia De la amada Se escapa Siempre esperanza Vestida de novia Aturdiendo con el Sí! Inaudible Celebrando el amor

35


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

XLIX Crear, conservar, destruir Entusiasmarse, aburrirse, enfermarse Nacer, vivir, morir El esfuerzo vano de la ilusión sin fin Voluntad que retorna En el instante Sola eternidad

L Hoy el Sol se aleja Después de tenerlo casi a mano Soy el ciclo que me determina y me condiciona El amor que me nutre y me entusiasma El deseo de proyectar el infinito en cada instante Me quedé afuera de juego Al margen de lo que no quiero Ciego y sordo como un mudo Caprichoso y solidario Quiero saber lo que un Ogro arrepentido le dijo a sus hijos Antes de su muerte Para saber si vale la pena fustigar con deseos de riqueza desmedida

36


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

LI El arribo al oráculo Con la pregunta exacta Con la respuesta precisa y esquiva de la pitonisa Con el monstruo que aparece antes del desafío del héroe Con el destino premeditado de lo insondable y unívoco El Ser se despliega en el ciclo de la regeneración de lo destruido Volviendo a aparecer Único Cruel Inesperado El miedo se disuelve en las horas y en las olas El mar besa la playa El templo renace en el momento débil de la fe El misterio que sonríe Una vez más

37


Bajo el cielo que nos quema Hugo Busso

38


Poemas :Hugo Busso