Page 1

Pensamiento Diverso Gacetilla de Salta Libre N°0, Año1 - 2010

MAAM LA CONSTRUCCIÓN EL

DE UNA BARBARIE

>Editorial La celebración del sexto aniversario del Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM) de la ciudad de Salta, el martes 23 de noviembre de 2010, representa la reafirmación de una política cultural que linda con los límites de la democracia y que aísla a Salta de los acuerdos nacionales y universales en materia de derechos humanos y patrimonio cultural. MAAM se abrió para exponer los cuerpos de los niños encontrados en el enterratorio sagrado en la cima del volcán Llullaillaco. Desde el hallazgo en 1999 de los Niños del Llullaillaco, voces de la comunidad científica y de los pueblos originarios vienen reclamando un tratamiento respetuoso, que implique el reconocimiento de derechos de las culturas originarias de la región sobre el conjunto sagrado y la no exhibición de los cuerpos de los niños. Sin embargo, el discurso de la directora general de Patrimonio, Carmen Martorell, en la reciente celebración del sexto aniversario del MAAM, otorga un halo mítico a la conformación del museo. Para Martorell significa un sacrificio que tiene que hacer el Gobierno para proteger a las momias del saqueo, y así ensaya una historia de héroes y villanos: Este museo no nació por voluntad gubernamental, sino por obligación gubernamental. Hubo que rescatar este edificio para dar albergue a Los Niños del Llullaillaco. No se trató de

un descubrimiento, porque quienes los realizaron esa expedición sabían bien lo que buscaban. Los sacaron sin autorización del gobierno. Y el gobierno los rescató y se convirtió en custodio, de lo que otros habían sacado de las entrañas de nuestra tierra. Respetamos a las comunidades y justamente por eso, sabemos que devolver a Los Niños al Llullaillaco puede significar que no duren ahí ni un día (http://www.culturasalta.gov.ar/content/view/7840/320/).

El relato conmueve por la ingenuidad de un gobierno que tiene que salir al rescate del patrimonio de los pueblos. Pero olvida la narradora que la expedición liderada por John Reinhard, fue declarada de Interés Provincial, y que contó con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Salta y que involucró a la institución que ella dirige. Aún si aceptáramos esa historia, la heroicidad del MAAM no alcanza para justificar la exposición de los cuerpos humanos, o que se cobre una entrada que ni siquiera estipula beneficios para los pueblos originarios. Por último, el relato heroico de Martorell conlleva a una pregunta no menor en materia de conservación de patrimonio cultural, ¿si el gobierno tuvo que salir a rescatar un edificio en la plaza 9 de Julio, centro urbano y turístico de la ciudad de Salta, por qué no realizó esa inversión en el lugar del hallazgo para resguardar el conjunto sagrado en su contexto original?

Idangel Betancourt

MAAM, la construccion de una barbarie  

Gacetilla periodística crítica sobre la celebración del sexto aniversario del Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM) de la ciudad de Sa...