Issuu on Google+

Vivir Desde El Coraz贸n


Conocemos bastante sobre energías, como el calor, la electricidad y la luz. Hay energías más sutiles también, como del pensamiento, el amor y la sanación. Cuando podemos utilizar algo para algún fin, eso lo hace una Cosas, hechos, puntos ó momentos eneleldominio campo universal de la del ser humano. energía. Así, el dinero, el viento y laeventos políticason vinieron a ser energías en de la actividad consciencia. La energía y la actividad que anima este campo, localizando todo en su esquema, es el Amor. Esa es su característica. El Amor es el único que tiene esta capacidad. Por esto, esta llamada a El Amor. Si su mente comprende todo esto, puede utilizarlo, y esa es la actividad de su consciencia . Te pone a la altura de los mejores científicos y de los filósofos más asombrosos. Te acercas a ser un sanador humano, porque esta comprensión te permite reflexionar como todo existe en el campo universal y que El Amor tiene lo peor y lo mejor entre sus brazos .

El sanador trabaja con este conocimiento. No hay ni más ni menos que hacer, y la consciencia viene a ser una energía poderosa en sus manos.


Se considera que al menos el 95% de la masa en el universo no es perceptible por nosotros, que hasta el 95% de la capacidad cerebral no pertenece al estado de estar alerta, que alrededor del 95% del ADN no tiene relación con la genética física. En el esquema cuántico del espacio vacío, de la onda y la partícula, de saltos cuánticos, de la probabilidad, de la incertidumbre y del enredo cuántico se considera que, de los 4 billones de bits/segundo que contiene la información solo procesamos 2,000. En este contexto, la realidad que percibimos está limitada. Lo que interpretamos como la vida no está tan claro. Las cosas son bastante efímeras, como en los sueños.

Entonces, ¿que esta la vida?

Las enseñanzas herméticas dicen que el reino visible no es más que una imagen de lo invisible, en que, como en un retrato, las cosas no son reales sino en formas equívocas representando alguna materia en el tejido invisible.

Si la realidad es un sueño soñado a través de nosotros, ¿qué es el sueño?

Desde un punto de vista es la suspensión del estado de estar alerta, en el que lo reconocido está revisado, procesado y reintegrado a nivel celular. Esta es la forma del desarrollo de nuestra conducta y carácter. Entonces, esto significa que, mientras en el estado de alerta actuamos, nuestra evolución se produce durante el sueño. Y así progresa la misión del ser divino por la actividad de su vehículo terrestre.

Entonces, ¿Quiénes somos?

El ADN registra nuestra identidad. Aunque el ADN es una materia abundante y lo más sofisticado en el cuerpo, no se puede replicar por si mismo. Las proteínas pueden hacerlo. Pero ellas no se pueden formar ó replicar sin las instrucciones del ADN. Esto demuestra que el ADN es algo primario, que existió antes, algo que tiene la capacidad para instruir la vida desde el principio.

¿Dé donde vino? ¿Qué más configura en nuestra verdadera identidad si hay tan poco implicado en nuestra biología?

Si consideramos también como el cerebro se activa ante la recepción de la información sensorial, adelantamos un paso más. ¡Algo nos suena! Es como si la vida fuera el intercambio entre la consciencia, afuera, y su presencia, dentro . Un juego jugado a través de nosotros, los seres humanos, las crías de Gaia, en el contexto del caos y del orden en La Tierra.

El sueño, la realidad, la verdad y la ilusión, todo es el juego entre la presencia del ser divino y su vehículo. La realidad viene a ser la sombra de la verdad. Es el sitio de la luz y las sombras que habitamos hasta que elegimos algo más, y creamos una realidad más cerca a la verdad.


¿Y lo que nos emociona? ¿Hay la dureza de la piedra en tu pecho, ó hay algo a punto de cantar? ¿Sientes la rabia, la envidia, el odio, el regocijo, el deseo? ¿ Existe el frío de algo congelado dentro de ti, incandescente por tu sentido del derecho, petrificado por el miedo, cálido por el amor,…? ¡Escúchate, escúchate, escúchate, a la canción de tu corazón! ¿Qué se hace sobre la vacilación que se sientes en tu interior, sobre la tristeza, la alegría, el vacío, el anhelo, la emoción, lo que te hace recobrar el aliento, agachar tus hombros, expandir tu pecho y contraer tu vientre? ¡Escúchate, escúchate, escúchate!

¿Cómo ocurre todo esto?


La Emoción

Se ha descubierta como el cerebro produce las sustancias químicas que corresponden a las emociones que nos mueven, mostrando como la experiencia, la emoción y la química del cuerpo se relacionan de la siguiente manera:

La experiencia

- Su verdadera naturaleza espontánea. - Los modos por los cuales elegimos como vamos a experimentar la vida. La rutina subconsciente del comportamiento habitual, de las patrones de relación y del acondicionamiento de los pensamientos que nos complacen. - Los medicamentos, las drogas y las sustancias seleccionados por su efecto, ó para la diversión.

La emoción

En la farmacia a miniatura del cuerpo cada emoción tiene su droga signataria que será liberada cuando lo que se experimenta la dispara.

La química del cuerpo - Las substancias químicas asociadas con las emociones son producidas por el cerebro. - Cada molécula de emoción (MDE) tiene receptores tanto en el cerebro como en el cuerpo que están para recibirla a ella sola. - La recepción de una MDE hace surgir su emoción respectiva. - Tales substancias químicas existen afuera, ó se pueden sintetizar. Su uso replica el efecto emocional que el usuario desea.

Desde este punto de vista, la opción de cómo vamos a permitirnos experimentar la vida es el permiso que damos al cuerpo de hacer y disparar las drogas positivas y negativas, ó de ingerir tales sustancias desde fuera. Conscientemente hecho, esta opción es vivir de verdad. Subconscientemente hecho, elegimos vivir en la falta de consciencia. Esta selección es igual que la comida que elegimos para comer, los pensamientos que nos permitimos pensar, etc.


¿Si esta es la bioquímica de la emoción, cuál es la de la fisiología? Aunque se derive desde el funcionamiento corporal

Cada emoción experimentada tiene su reflejo en los patrones de los ritmos del corazón. Y, cada emoción reestructura este campo.

ó de una fuente exterior, la experiencia se manifiesta de la misma manera. Puede ser verdadera ó disparada por acondicionamiento, inducida por substancias, contaminadores, radiaciones ó frecuencias electromagnéticas, etc.

La fisiología

 El corazón recibe la información implantada sensible a las múltiples vibraciones tanto del funcionamiento corporal como del mundo que le rodea.  Según esto el corazón procesa el impacto de la información, cambiando los patrones de su pulsación, sus ondas de pulso, su impulso eléctrico su funcionamiento hormonal y su respuesta neuroquímica.  Estos cambios afectan al resto del cuerpo, impactando en el funcionamiento autonómico, fisiológico y cortical.  Actuando recíprocamente con las funciones del sistema nervioso central, estas alteraciones cardiovasculares pasan al funcionamiento cortical en la misma manera que las señales de otros ingresos sensoriales. Así, mientras los estímulos de los ojos son visuales, las ondas del corazón son emocionales.  Los centros corticales reciben este flujo de estímulos, permitiendo que aparezcan los patrones de su significado. Así, como el cerebro recibe las señales de la lengua y nos permite experimentar una amplia gama de sabores, la actividad cortical construye la escala de las emociones desde las señales del corazón.  Entonces, el cerebro produce las moléculas de emoción que son conducidas a todo el cuerpo por el sistema cardiovascular.  El corazón incorpora todo esto, su ajuste configura un campo alterado que refina nuestra vida emocional, determina lo que experimentamos y cualifica nuestros actos recíprocamente. Nuestra vida emocional no es una montaña rusa de cumbres y valles que hay que superar para disfrutar la vida. Nuestras emociones comunican mensajes que pueden guiar nuestra manera de vivir y así cumplir nuestros objetivos en la vida a través de nuestro comportamiento. A través de la vida emocional tenemos acceso a la grandeza de El Amor, y así podemos elegirlo voluntariamente en cada instante y en cada momento.


El corazón es al centro de todo. 3. Con más del 60% de células neuronales, 2. El corazón secreta substancias 1. Con respecto a la

sangre, los músculos esqueléticos y los órganos del cuerpo, presionan con los vasos sanguíneos en una armonía compleja de ondas de presión que hacen el flujo-circulatorio. La sangre se mueve en espiral, haciendo una acción centrifugadora con grandes vórtices. Y, el corazón actúa como una

moleculares que alteran los funcionamientos fisiológicos. Se hacen y disparan numerosas hormonas que influyen en el éxito de los procesos del aprendizaje y de la memoria al igual que en aquellos que afectan su propio funcionamiento. La circulación lleva estas substancias a cada célula, tejido y órgano en el cuerpo. Así el corazón es una glándula endocrina primaria.

igual que las cerebrales, el corazón tiene su propio sistema nervioso, conectado al sistema nervioso central. Procesando todo tipo de información por si mismo, el corazón también coordina las actividades y el funcionamiento del córtex cerebral y gastroenterítico. Por ejemplo, su intercambio independiente de la información con el cerebro significa que los cambios en la actividad del corazón dirigen la actividad cortical por lo que el pensamiento analítico sirve al bienestar del organismo. El corazón es un cerebro en si mismo.

válvula reguladora, dando el ritmo a todo para aumentar su eficacia al máximo.

4. Con una amplia gama de frecuencias electro-

magnéticas, el corazón es el oscilador más potente del cuerpo Agrupaciones inmensas de células pulsan juntas, generando una carga continua de impulsos que crean pulsos eléctricos en el tejido conductivo del cuerpo. También, los iones en la sangre crean un campo magnético por la acción de los vórtices en el flujo. Las señales presentes en la actividad electromagnética de la multitud de osciladores biológicas del cuerpo resuenan en el campo del corazón. El corazón lo codifica y sincroniza todo en una banda ancha, 5,000 veces más potente que la del cerebro.

5. Leyendo el cambiante estado físico del cuerpo, el

corazón dirige la información al cerebro como estímulos sensoriales. Lee nuestras experiencias con lo que nos rodea como otra fuente de estimulo sensorial. La actividad cortical crea nuestra vida emocional de ambas fuentes. Es decir, el corazón constituye el sexto órgano sensorial.

6. El contacto del fluctuante campo del corazón con algo

como una planta, una roca ó una persona resulta en una gama de impresiones emocionales. El corazón las procesa, en la misma manera que se registra la actividad de sus campos internos, recibiendo los mensajes y transmitiendo sus respuestas. Este es el proceso de la percepción y comunicación extrasensorial a través del corazón.

7. La actuación del corazón sobre los resultados de la actividad

cortical y las actividades internas que vigila, organiza, coordina, integra, sincroniza y conduce, lo convierten en el órgano magistral del organismo en que reside.

Este es el carácter de la actividad de El Amor en nosotros.


¿Y la opción de El Amor en el medio ambiente? “La actividad animal ha sido totalmente prevista en la vida vegetal. Las aparentes barreras que separando estos dos mundos, se desvanecerán. La planta y el animal van a aparecer como una unidad multiforme en el mismo mar del ser.” J.C.Bose. Como todo organismo vivo, las plantas:  Generan y responden a ondas electromagnéticas .  Usan comunicaciones electro-magnéticas internas para su sanación, como lo hace el funcionamiento fisiológico normal.  Tienen un sistemas nervioso central (SNC) sofisticadas que funcionan del mismo modo y con la misma rapidez.

Los sistemas nerviosos botánicas:  Tienen conexiones como las del cerebro.  Utilizan neurotransmisores, igual que el cerebro, para facilitar el funcionamiento del SNC.  Ayudan al procesos de descifrar y coordinar impulsos externos e internos para mantener el reconocimiento de señales, la decodificación del significado y la creación de respuestas.  A través de la energía solar que utilizan en su proceso de fotosíntesis obtienen su espectro de sensibilidad tanto a las señales electromagnéticas de otros organismos como al espectro visible de la luz.

Como el impulso nervioso está conducida en los animales, la excitación en la planta esta conducida por su sistema capilar que puede distinguir impulsos sensoriales y motores así como seguir la transformación de uno al otro en un arco reflexivo.

Todos los organismos vivos crean campos electromagnéticos codificando información. Estos se encuentran. Sus campos penetran uno dentro del otro e intercambian sus energías electromagnéticas. Las formas de vida son afectadas simplemente por el vivir. Este flujo continuo de entremezclado de campos es una componente de la dinámica comunicativa de los organismos en ecosistemas que hacen a La Tierra también un organismo vivo en si misma. Este juego de cambios de información y comunicación entre las unidades y sistemas de cualquier organismo es un baile intrincado para sostener su forma y estructura bajo todas las circunstancias por su bienestar coevolutiva.


Hay ciertas implicaciones interesantes. Los sistemas biológicos son imprevisibles porque están abiertos a la interacción con otros campos. Cuando se sincronizan a una frecuencia común, la oscilación simplemente viene a ser una onda llevando la información de todas las ondas combinadas. Esta adaptación aumenta la amplitud de la onda común. Así, encima del fondo del ruido del cuerpo, el campo emergente es lo que las células, las tejidas y los órganos detectan. Ellos se alinean con este, amplifican su señal y lo utilizan para alterar su funcionamiento. La coherencia de las frecuencias de las ondas que componen un rayo producen el efecto láser. Los aparatos que pueden conectarse vía láser e interactuar entre ellos imitan la capacidad de los campos electromagnéticos para acoplarse con el campo unificado. La información en la red universal se acumuló desde el principio y está disponible para siempre, en cualquier momento posterior, desde cualquier punto en el espacio. Esta es la base de todo tipo de actividad psíquica.

Estableciendo el pulso del organismo, la cascada transformacional de información del corazón solicita la participación del cerebro. Cuando el foco de la consciencia cambia del cerebro al corazón, el cerebro se adapta. El ritmo del corazón abre una amplia gama de impactos fisiológicos que aumentan esta afiliación, así que ambos sistemas funcionan en una manera equilibrada. Pero, cuando la consciencia se fija en el cerebro y el cuerpo se adapta a él, la afiliación disminuye. Se mina la capacidad del corazón de sincronizar el estado de bienestar del organismo. Los mecanismos duplicativos del ADN son igual para todos los entes vivos. El único cambio de una especie a la otra radica en el orden de las `letras´ en la cadena genética. Todos los organismos vivos tienen la misma materia, ADN. Entonces, comparten la experiencia electromagnética de la percepción y la comunicación extrasensorial. Lo tienen en común. ¡Le viene de familia!

Los Griegos antiguos conocen el reconocimiento compartido como aestesia, viéndolo como la capacidad viva del corazón a encontrar otros campos, de percibir sus radiaciones, leer el significado de sus señales, comprender sus mensajes y responder. La sanación es un ejemplo práctico de la aplicación de la aestesia tanto directamente por lo que pasa entre el paciente y el sanador, como indirectamente por el uso de las frecuencias complementarias ó correspondientes de los otros organismos ó sustancia.

El ser humano es simplemente un ejemplo de elementos, unidades y sistemas acogidos juntos en un campo de actividad uniforme que constituye su identidad. Pero nos falta ser conscientes de todo esto. No comprendemos la vida de la actividad sensoriales del corazón. No reconocemos el corazón como un órgano de percepción y de comunicación. Nuestra orientación cerebral interrumpe el acceso a su actividad continuamente, y rompe la continuidad de sus operaciones. Sin embargo, no se pueden eliminar. Inevitablemente el corazón procesa la información aunque sea de manera subconsciente y lejos del sus capacidades óptimas. Entonces, se puede describir esta materia como la fisiología de El Amor porque todo inclina hacia los intercambios armónicos entre seres diferentes en su desarrollo individual y su campo común. Se favorece el crecimiento coevolutivo. Desde el principio de la vida en el útero materno, cada campo interacciona con los demás. Estamos amparados así en el campo de la Tierra, que a la vez se ampara en ...


Los mecanismos de la emoción son iguales para todos. Se pueden encontrar endorfinas y actividad electromagnética en las primeras formas de vida, como levaduras y organismos básicos. En estos, la presencia de la consciencia utiliza el principio del placer y el dolor con fines biológicos. En la dimensión espiritual el corazón tiene una actividad de otra naturaleza. Se sienten el vacío, la tristeza, la alegría, el regocijo, el miedo, la tranquilidad y la incertidumbre. Se escuchan, y de repente, el pecho se expande con picazón, un zumbido, una canción, una vibración exquisita lo recorre todo al mismo tiempo. Es la aceptación. Es el cumplimiento. Es la apreciación. Es la integridad. Esto es El Amor sus sensaciones se encuentran en todo el cuerpo. Físicamente su culminación es el orgasmo. Emocionalmente, el éxtasis. A nivel físico, el orgasmo durante el acto pro creativo sexual, es un placer en si mismo que dispara la actividad energética en el cuerpo, acompañado por sus sensaciones físicas y experiencias emocionales. Bajo estrés, frente al peligro, hay el oleaje súbito de la adrenalina que te sobrepone ante los daños y las preocupaciones. Y hay aquella experiencia de la ejecución máxima que da el sentido estimulante de la excelencia personal. A un nivel más sutil, en los momentos de rendición a la empatía y a la comprensión inmensa, se encuentran el éxtasis del llanto (no de dolor, ni de sufrimiento) y el de la risa (no por humor) . Está el `aja´ primoroso del arrebato de la perspicacia repentina, lo intuido, el instante de la inspiración. Y entonces, está el estado de ser divino, aquel éxtasis místico de conocer la igualdad.

Aunque tales sensaciones resultan muy agradables no ocurren para nuestra diversión. Son indicadores, a otro nivel, de cómo se manifiesta el ser divino. Cada forma de éxtasis proviene de la actividad de alguno de los chacras. Y el corazón es el centro de todo. ¡ Pero hay más !


Ahora, fíjate en como se puede experimentar directamente la parte extraterrestre de tu identidad.

1. Imagina el aura del planeta. Percibe tu identidad personal dentro de este

campo. En él, eres una de las criaturas de Gaia, y tu vida es instrumentada en este contexto. Pero su percepción es la de Gaia en si misma. Si experimentas esto, te estás moviendo en el primer vórtice de tu ser divino.

2. Ahora, imagina el sol rodeado por sus planetas. Considéralo como

un baile dentro de su campo de actividad. Esta es la dimensión en la que reside la identidad de tu alma, bailando junto con las otras almas de tu familia, hacia su destino compartido. Al sentir esto, experimentas la actividad del segundo vórtice de tu ser divino.

3. Concéntrate en tus contactos especiales más allá de la vida cotidiana. Cada

uno tiene su ‘familia’ y juntos están en una configuración, a otro nivel, en que algo más allá busca su fin. Tu participación influye en el cumplimiento de objetivo todavía más amplio. Si esto mueve algo en ti, experimentas la acción del tercero vórtice de la vida de tu ser divino.

4. Del mismo modo, hay sistemas de configuraciones compartiendo un

campo común. La energía de este campo es el poder que junta estos sistemas, buscando fines todavía más amplios. Si el sentido de esto se registra en ti, experimentas un vórtice de actividad todavía más allá.

5. Por ultimo, considera que todo esto se encuentra por todas

partes debido a la cualidad de su esencia como la fuente común para cada individuo, para cada familia, para cada configuración, para cada sistema. Cada entidad viaja en busca de su propio fin. Cada viaje es una historia. Todos las historias, todos los viajes, todos los fines, todas las direcciones tienen siempre su origen en esta lugar. Si el sentido de esto se registra en ti, experimentas un vórtice de actividad sublime.

Si la experiencia del éxtasis se manifiesta en forma de una agitación incontrolable, por el sentido de la armonía total, o por la conformidad con los movimientos del baile de la vida, debemos permitirnos sentir tales sensaciones tanto para que sea posible liberar el corazón de la vorágine de nuestra restringida vida emocional, como para que se pueda leer la vida espontáneamente de nuevo, comunicarnos con los demás, con otras formas de existencia, con el corazón del mundo y con las estrellas. Nuestro aprendizaje a través de La Ciencia no sirve de nada si la mente se desvía de su maestro, el corazón. Es imprescindible comprender como el ser divino nos lleva más allá de la conducta del individuo con sus urgencias biológicas, sus patrones de comportamiento y el acondicionamiento de sus pensamientos. Así se expresa El Amor Incondicional .


El ADN ordena la vida desde el caos. Por la ciencia sabemos como el ADN opera para crear vida desde la sopa biológica. Pero su teoría es infructuosa cuando se refiere a la total presencia del ADN en dicha sopa con anterioridad a la ordenación de la vida. Desde el vacío, no de la ausencia, pero de la infinidad de todo, la presencia de algo concreto que ordena, representa la devoción y la determinación del cariño de la madre negra, Gaia en el caso de la Tierra. Esta cara de la consciencia combina la sabiduría y la compasión hacia todo lo sensitivo. Frente a este retrato de la realidad grandiosa de El Amor, lo que concebimos está restringido por el narcisismo del ego desenfrenado del ser humano. La verdad de El Amor esta en la actividad de la consciencia en la vida que se extiende desde el estado sensitivo de los organismos unicelulares hasta la infinidad de no sabemos que. La capacidad de ser sensibles, de experimentar el estado de alerta y de ser conscientes, son características propias de nosotros. Debemos recuperarlas otra vez, ante todo, porque en su sentido más profundo, La Vida y La Consciencia son una, en el mismo mar universal de la actividad de El Amor.

Sumergido en el cuerpo de la sabiduría espiritual, de vez en cuando, al final del camino, se puede encontrar un aprendizaje sobre el maestro del corazón. Su conocimiento no resulta común a todos los maestros y no todo aprendizaje espiritual lleva a su objetivo a quienes lo practican. De cierta forma, es la enseñanza suprema, la enseñanza de cómo podemos escuchar el mensaje por nosotros mismo e ir a donde nos lleva. Algo que constituye el principio del camino, porque como mediador entre el ser divino y su identidad particular, el corazón es al centro de todo. Es el corazón quien les une. A través de su actividad, estamos abiertos al amor que nos rodea. Como portadores de este Amor Incondicional logramos ser, seres humanos de verdad.

Espero que con esto, la gracia de tu ser superior te conduzca al éxito .


Serie 2 Spanish