Issuu on Google+

G21 | 02 Personaje

Marvin Hablamos con el Gerente General de TABSA Express, quien nos explica cómo esta compañía procura acortar la distancia entre EE.UU. y Guatemala.

Dinero Un recurso.

T.wendy garcía ortiz

Reyes

RESPUESTAS RÁPIDAS

Familia Todo. Distancia No existe. Un sueño Es vida.

Este empresario guatemalteco descubrió que la combinación de alianzas con otras empresas y un buen aprovechamiento de las telecomunicaciones, le permitía ofrecer un servicio más barato a sus clientes, en el traslado de documentos y paquetes a Estados Unidos. ¿Cuándo nace su empresa? TABSA surgió en el año 2005, de una necesidad de servir al mercado migrante. Yo trabajé por mucho tiempo en King Express, empresa que cerró en 2006, así que tenía la inquietud de ofrecer un servicio más económico. ¿Cómo logra ofrecer precios bajos? Haciendo alianzas con otros equipos de courier como Fedex y, además, aprovechando la tecnología para conectarnos con los proveedores. Nos manejamos con aliados que ganan comisión por ser una especie de sede nuestra en los departamentos del interior de Guatemala. Ellos se motivan porque tienen una ganancia diaria. Lo que venden es lo que ganan y así hemos crecido muchísimo. Comenzamos con

Un libro Estoy leyendo La vida de Abraham Lincoln. Otro, que si es posible leo tres veces al año, es El Alquimista, de Paulo Coelho. 18 y ahora ya sumamos las 283 agencias, 65 en México y 18 en Estados Unidos. En ese país queremos cerrar con 100 este año.

lización de Fedex, para llevar el paquete hasta la puerta de su casa. Gracias a las telecomunicaciones, podemos manejar muchas cosas desde aquí. Es mucho más sencillo ahora.

¿Cómo funciona? Armamos una logística para recoger el paquete en cualquier lugar de Guatemala y enviarlo a Estados Unidos en 24 horas. Atendemos al cliente en su propio idioma y le ofrecemos buscarle soluciones. Si llama 10 veces, lo atendemos 10 veces. Por eso pusimos un número 1-800 en Estados Unidos, que contestamos aquí en Guatemala. Aproximadamente recibimos más de 5 mil llamadas al mes. Nosotros somos el punto de unión entre dos personas que están separadas por una larga distancia.

¿Sus clientes también envían dinero? En su mayoría, paquetes. El negocio de remesas ya es para los bancos. Es que, el Money Order se murió, pero siempre hay un nicho de mercado que desea enviar ropa, medicinas y documentos personales como cédulas o licencias.

¿Todo se coordina a control remoto, aquí en la capital? Sí, también tenemos una oficina en Miami, de donde se distribuye la carga a otros estados. Ese es un procedimiento. Otro es la uti-

¿Comprar medicina es más barato, aún pagando el envío? Así es. Para un guatemalteco que está ilegal en Estados Unidos, es muy difícil que pueda tener acceso a medicinas (antigripales, vitaminas, antidiarréicos, pomadas) que se venden sin receta médica. Por eso hicimos una alianza con Farmacias de la Comunidad para que la gente nos encuentre en cada una de sus tiendas. Ellos venden su producto y nosotros vendemos nuestro servicio.

¿Y eso cómo se logra? Lo más importante es el recurso humano. Tengo un muy buen equipo de trabajo y gracias a ellos, en seis años hemos crecido tanto. Nosotros empezamos cuando teníamos sólo una silla y una mesa. Y ahora ya tengo conformada una junta directiva, como toda empresa formal y seria. Trabajamos con mucha ilusión.

¿Cuál es la meta de TABSA? Le confieso que no buscamos ser los líderes. Ese no es nuestro fin. No le miento, yo gano en este negocio, pero no gano los márgenes que esperaría cualquier empresario. Nosotros queremos ganar más por volumen y que el servicio sea una solución para la gente. Más que ganar dinero, queremos ganar la lealtad del cliente. No queremos venderle sólo una vez. Queremos que regrese.

¿Cómo maneja un empresario la incertidumbre de no saber si lo que está haciendo va a caminar? Muy buena pregunta. Siempre hay un costo. Toda oportunidad trae un miedo al fracaso, pero todo sueño es muy bueno. Lo importante es hacerlo. Poner la mayor disciplina en ello y si se fracasa, volver a intentarlo. Hay que ser constantes: todos los días, intentar hacerlo mejor. Hay un dicho que dice que la diferencia entre la gente ordinaria y la gente extraordinaria es que, la gente ordinaria trabaja cuando la extraordinaria descansa. A quienes nacemos poco brillantes, nos queda el esfuerzo.


Marvin Reyes