Page 1

CANCER DE PANCREAS

INFORMÁTICA MÉDICA

TEMA:

CANCER DEL PANCREAS

ALUMNO:

SALAZAR VALLEJOS JHUNIOR

DOCENTE:

LUIS AGUILAR

FACULTAD:

MEDICINA HUMANA

CICLO:

I

Pimentel, 25 de Mayo del 2013

CANCER DE PANCREAS [Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 1


CANCER DE PANCREAS Es un tumor muy agresivo y de mal pronóstico que se desarrolla por degeneración maligna de las células pancreáticas. En los últimos años, su incidencia ha aumentado considerablemente, teniendo en cuenta la creciente disponibilidad de mejores métodos diagnósticos para su detección precoz. Si bien representa sólo el 2 % de los tumores malignos, el cáncer de páncreas es la cuarta causa de muerte por cáncer. Es excepcional que se presente en personas jóvenes, con un pico de incidencia entre los 50 y los 60 años de edad, predominando en los hombres; aunque en las últimas décadas se ha incrementado la incidencia en las mujeres. Si bien las causas desencadenantes no son claras, diversos estudios relacionan fuertemente al tabaco y al alcohol, pero resulta muy controvertido este último. La herencia juega un papel importante, ya que es más f recuente en familiares de personas con este tumor. Los vegetales, las frutas, la vitamina C y los carotenos proporcionan un efecto protector.

1.

EPIDEMIOLOGÍA

[Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 2


CANCER DE PANCREAS La edad media de diagnóstico es de 60-65 años, siendo relativamente raro por debajo de los 45 años. Es más frecuente en varones1 (ratio 1.3:1) y en raza negra, siendo su incidencia a lo largo del mundo más elevada en país es industrializados1 y más baja en países asiáticos y africanos, lo que indica que los factores ambientales ligados al “estilo de vida occidental” incrementan considerablemente su riesgo. 2.

FACTORES DE RIESGO

Entre los factores de riesgo se encuentran: Hereditarios Se estima que aproximadamente un 10-15% tienen una base heredable. Diversos estudios han demostrado que los familiares de primer grado de pacientes con cáncer de páncreas tienen un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad, con diferentes patrones de

agregación familiar.

Los

síndromes hereditarios con

riesgo

incrementado de cáncer de páncreas se presentan en la. Pancreatitis crónica no hereditaria Con un riesgo del 4% a los 20 años. Diabetes miellitus Aproximadamente un 15% de los pacientes se hacen diabéticos en los 6 meses previos al diagnóstico de cáncer, probablemente por alteraciones en la función pancreática secundarias a un tumor oculto, sin emba rgo se observa un riesgo dos veces mayor de cáncer pancreático entre los pacient es con diabetes mellitus de larga evolución.

3.

BIOLOGÍA MOLECULAR Y CÁNCER DE PÁNCREAS

El páncreas es, esencialmente, un tejido quiescente en el que apenas hay proliferación desde el punto de vista del ciclo celular, lo cual resulta importante para entender cuáles

son

los

mecanismos

moleculares que operan du rante la carcinogénesis. El

modelo

que

explica

[Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

la Página 3


CANCER DE PANCREAS progresión de un adenocarcinoma ductal pancreático es el siguiente: a partir de células normales se producen lesiones hiperplásicas planas (PanIN 1A) y otras papilares (PanIN 1B) sobre las que ocurren fenómenos de displasia (PanIN 2) para progresar hasta lesiones de carcinoma in situ (PanIN 3)19. En estos procesos se implican algunos genes clave, los más i mportantes son: k-ras, p16, p53 y Smad4. Las alteraciones genéticas se encuentran en las células tumorales diluidas en una masa de tejido normal, por lo que se dificulta la detección de las alteraciones moleculares presentes en el tumor. Todas las rutas moleculares implicadas afectan de forma crucial a la progresión G1-S. El oncogén k-ras codifica para una proteína implicada en el crecimiento celular. En más del 75% de los cánceres de páncreas se ha descr ito una mutación puntual en este gen que determina que la proteína esté siempre activa, llevando a las células a una situación de proliferación y división descontroladas, propias del cáncer. Esta alteración molecular se puede detectar ya en lesiones muy precursoras, lo cual hace pensar que la activación de ras implica un papel iniciador en la tumorogénesis, pero no es suficiente para desarrollar la neoplasia. El gen supresor tumoral p53 desempeña un papel fundamental en la respuesta al estrés celular, de forma que cuando éste amenaza la integridad del genoma celular, la proteína p53 detiene el ciclo celular para intentar reparar el daño, y si no es posible, conduce a la célula hacia muerte celular programada (apoptosis). Al menos en el 5070% de los tumores de páncreas la proteína p53 no e s capaz de unirse al material genético (ADN) para llevar a cabo su función. Las mutaciones pueden darse en muchos lugares de la proteína (no puntuales) y se asocian con lesiones pancreáticas ya avanzadas. El gen supresor tumoral p16 codifica proteínas implicadas en el avance del ciclo celular. Su mutación, presente en el 100% de los tumores de páncreas, ejerce un papel importante en la progresión tumoral, desregulando el ciclo. El gen Smad4 es un regulador transcripcional perteneciente a la familia de genes Smad, que codifican para proteínas implicadas en la señalización por TGF-B. Su mutación (50%) puede participar en fenónemos de progresión tumoral. Además de estas alteraciones genéticas, entre otras , los tumores de páncreas son extremadamente aneuploides y, por tanto, muestran una gran variedad de ganancias, pérdidas y reordenamientos cromosómicos. También existen cambios en el funcionamiento del genoma no asociados a cambios de secuencia ADN (epigenética). 4.

CLASIFICACIÓN DE LOS TUMORES PANCREÁTICOS

[Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 4


CANCER DE PANCREAS Los tumores pancreáticos pueden ser primitivos o me tastáticos. Los primitivos pueden originarse tanto en el tejido pancreático exocrino (conductos y células acínares) como en el endocrino (islotes) y el tejido conectivo. Los tumores benignos más frecuentes son los de los islotes y el cistoadenoma. En cambio, los adenomas ductales y acinares, así como los tumores benignos del tejido conectivo, son extremadamente raros. La gran mayoría de los tumores malignos son carcinomas ductales. Su tipo anatomopatologico más común, el adenocarcinoma, es un tumor de gran agresividad biológica, y por ello el pronóstico del cáncer pancreático, considerado globalmente, es muy desalentador. Sin embargo, otros tumores pancreáticos malignos, de origen ductal o extraductal, tienen un pronóstico muy favorable cuando son extirpados quirúrgicamente. También es favorable el pronóstico de los tumores periampulares no pancreáticos, un conjunto de tumores que pueden ser difíciles de diferenciar en el preoperatorio del adenocarcinoma de páncreas. Por l o tanto, el diagnóstico genérico de cáncerpancreáticono debe conducir a posturas terapéuticas nihilistas. El pronóstico de los tumores pancreáticos malignos primitivos depende estrictamente de su tipo anatomopatologico, y a menudo éste sólopuede ser identificado después de la extirpación quirúrgica. La mayoría de los tumores pancreáticos metastáticos

son por lo general hallazgos en

pacientes fallecidos por carcinomatosis generalizada. Los órganos que con mayor frecuencia originan las metástasis son la mama, pul món, colon, estómago y piel (melanoma).

[Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 5


CANCER DE PANCREAS 5.

CARCINOMA DUCTAL: ADENOCARCINOMA

Definición. En sentido estricto, el término

carcinoma

ductal

comprende a todos los tumores malignos originados en células de los conductos pancreáticos. En la prácti ca, carcinoma ductal es sinónimo de adenocarcinoma, que es su tipo anatomopatologico más frecuente (más del 70 % de los casos). El significado clínico de los restantes tipos anatomopatológicos del carcinoma ductal es muy diverso. Algunos de ellos (carcinoma adenoescamoso, de células gigantes, oncocítico, microadenocarcinoma) son por su aspecto macroscópico y

pronóstico

muy

similares

al

adenocarcinoma.

Otros,

en

cambio

(cistoadenocarcinoma, carcinoide, tumor papilar quístico), no son habitualmente considerados

carcinomas

ductales

debido

a

sus

especiales

características

morfológicas y a su pronósticomucho más favorable (véase tumores quísticos y tumores endocrinos). En el presente capítulo, el término carcinoma ductal designa al adenocarcinoma y otras variantes anatomopatológicas de pronóstico similar. Patogenia. Investigaciones recientes han comenzado a dilucidar las bases genéticas del carcinoma ductal. Al igual que en el carcinoma de colon, se ha observado una elevada frecuencia de mutaciones del oncogén K-ras en lesiones precursoras neoplásicas, tales como las hiperplasias papilares o mucinosas de los conductos pancreáticos. En el carcinoma ductal, la frecuencia de mutaciones del K-ras se eleva hasta cifras nunca halladas en otros tumores. También se han observado mutaciones en los genes supresores de actividad tumoral p53 y MTS1. Anatomía patológica. El 65 % de los carcinomas ductales se localizan en la cabeza del páncreas (cefálicos) y el 35 % restante en el c uerpo o cola. Parecen existir diferencias biológicas entre ambas localizaciones. Según Cubilla y Fitzgerald (1987), los tumores cefálicos son menos agresivos que los d e cuerpo y cola. Estos últimos se comportan frecuentemente como tumores ocultos, es decir, tumores pequeños que se diagnostican por sus metástasis alejadas. De cualqu ier manera, todo adenocarcinoma de páncreas es naturalmente invasor, lo cual se demuestra por la constante invasión [Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 6


CANCER DE PANCREAS perineural (90 % de los casos), ganglionar (70 a 80 %) y venosa (50 %). En el momento del diagnóstico, sólo 6 a 10 % de los carcinomas ductales cefálicos están limitados al páncreas y no presentan metástasis gan glionares ni alejadas. En los del cuerpo y cola esta cifra es inferior al 2 %.

[Wesley Jhunior Salazar Vallejos]

Página 7

CANCER DE PANCREAS  

JHUNIOR SALAZAR VALLEJOS

Advertisement