Page 1

www.facebook.com/CatequesisElAmparo 

Cuarto Encuentro Ten compasión de mí. ¿Sabías que Dios atiende los gritos de los pobres, los huérfanos y de las viudas?, y para ello ¡Cuenta contigo! En los encuentros anteriores hemos visto que nuestra fe se expresa a través de la capacidad que tenemos para amar, gracia que también alcanzamos por medio de la oración. Pero, ¿qué tipo de oración es agradable a Dios? Vamos a escuchar atentamente en el encuentro de hoy que nos viene a decir Jesús con sus hermosas historias. Amiguitos ¡Abramos nuestro corazón y dejemos la luz entrar!

Oremos Quiero ser buen amigo, Jesús, enséñame a buscar el bien de mis amigos antes que el mío propio, enséñame a compartir y buscar siempre lo mejor para todos. Que no me pelee ni me enoje con mis amigos. Que acepte con humildad sus consejos y sus palabras. Que siempre tenga una sonrisa y las manos abiertas.

Que sepa perdonar y pedir perdón. Ayúdame a ser buena compañia y a llevar esperanza. Quiero ser tan buen amigo como tú lo eres conmigo.

Escuchemos a Jesús La semana pasada hemos recibido un don precioso, la Palabra de Dios, la Biblia, vamos a ir conociendo poco a poco cómo manejarla, vamos a buscar el libro de

Lucas

en el capítulo 18 versículos del 9 al 14.

Entendamos sus Palabras La constancia que se nos recomendaba el domingo pasado se suma ahora la necesidad de orar desde una actitud humilde. Respondamos: ¿Qué personajes aparecen en la parábola? ¿Qué fueron hacer al templo? ¿Qué le dice el fariseo a Dios? ¿Cuál es la actitud del publicano? ¿Desde dónde reza? ¿Con que palabras se dirige a Dios? ¿Quién regresa a su casa reconciliado? ¿Cuál es la razón que señala el pasaje? Ante Dios no cabe alardear de virtuoso para alcanzar su favor. Él conoce el corazón del ser humano y acoge al pecador arrepentido. Las obras que realiza el fariseo son realmente buenas, pero su actitud no lo es. La salvación es un don gratuito de Dios, no un pago por nuestras obras. Nosotros, alumnos de Jesús somos invitados a orar como aquel publicano, reconociendo humildemente su


propia condición de pecador y abriéndose a la fe, a la misericordia de Dios. La oración nos debe regresar a casa como niños y niñas nuevos. ¿Cuál de estos personajes me identifico más en mi relación con Dios y por qué? ¿Qué nos mueve en nuestro comportamiento como cristianos?, ¿ser bien visto por los demás, ganarnos a Dios, expresaren nuestra condición de hijos su rostro misericordioso?

tiempo para pensar, ni para leer y no pueden soportar el silencio para reflexionar y hablar con Dios. Por eso, la humildad es la virtud que consiste en callar las propias virtudes y permitirles a los demás descubrirlas.

Cuenta cuentos “Un día”, dice un autor, “caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva; y, después de un pequeño silencio, me preguntó”: - Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas algo más? - El ruido de una carreta. - Sí, es una carreta vacía. - ¿Cómo sabes, papá, que es una carreta vacía, si no la vemos? - Es muy fácil saber si una carreta está vacía por el ruido. Cuanto más vacía va, mayor es el ruido que hace. A lo largo de mi vida, pensando en la carreta vacía, he comprendido que hay muchos hombres que van por la vida hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de los otros, presumiendo de lo que tienen, menospreciando a la gente. Entonces, pienso en la carreta. Hay demasiada gente que está vacía por dentro y necesita hablar y estar en medio del ruido para acallar su conciencia, porque están vacíos. No tienen www.facebook.com/Salvatorianos 

Mi Compromiso

Ten compasion de mi  

Cuarto encuentro de catequesis de la Capilla Santo Cristo del Amparo, tomado del domingo 30 ordinario ciclo C, Jesús nos enseña como debe se...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you