Issuu on Google+

FERNANDO SÁNCHEZ SANCHEZ

GESTIÓN AMBIENTAL REVISTA AMBIENTAL (Visita Jardín Botánico)

JARDIN BOTANICO Presentado por: CIELO PAOLA ALVARADO DÚMAR GENTIL GARCÍA JONATHAN SMITH MORALES VARGAS WILSON JESÚS RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ WILSON GELAR VALDERRAMA VILLAMIL

Lugar

UNIVERSIDAD LA GRAN COLOMBIA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS Y ADMINISTRATIVAS PROGRAMA DE ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS NOVENO SEMESTRE NOCTURNO

BOGOTA D.C., OCTUBRE 16 DE 2010 1


INTRODUCCIÓN

E

n un mundo como el actual, es importantísimo conocer la composición de nuestro entorno y sus características de acuerdo a su clasificación, para de ésta manera contribuir a la conservación y preservación de recursos naturales y especies en peligro de extinción; pensando en ello hemos construido ésta cartilla, con el fin de que el lector comprenda de una sencilla y práctica manera como se compone nuestro entorno natural, su clasificación, y de acuerdo a esto la forma de cuidarlo, dando de alguna manera nuestro granito de arena para construir un futuro ambiental mejor.

2


ECOSISTEMA Un ecosistema es un sistema natural llamado también sistema ecológico, en que organismos vivientes y sustancias inertes actúan intercambiando materiales en una relación recíproca. Su suelo es característico y distinto del que se encuentra en el bosque, aunque procedan de la misma roca madre. Acumula mucho humus porque la gran cantidad de materia orgánica que aportan las hierbas al suelo (tienen vida corta) se descompone rápidamente formando humus. Los suelos negros de pradera (chernoziem) están entre los mejores para cultivar maíz y trigo

La forma de vegetación dominante son diversas gramíneas, que van desde pequeñas hierbas hasta especies de mayor porte, que llegan a alcanzar los 2,50 m. Suele haber distintas especies según la temperatura dominante; y también se encuentra algo de matorral y árboles, sobre todo formando cinturones a lo largo de los cursos de agua

3


CONOCIENDO EL JARDIN BOTANICO El Jardín Botánico de Bogotá lleva el nombre del astrónomo y botánico don José Celestino Mutis. Él fue el primero en consagrarse de lleno al estudio de las ciencias naturales en el territorio de la Nueva Granada. Su tarea fue el comienzo de una honda y larga tradición alrededor de la flora y la fauna de nuestro país. El sabio Mutis nació en Cádiz, España, el 6 de abril de 1732. En 1760 se trasladó a este territorio como médico del virrey Pedro Messia de la Cerda. Con el apoyo del virrey Antonio Caballero y Góngora y la aprobación de Carlos III, inició en 1783 la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada, una de las más importantes expediciones científicas del siglo XVIII, que duró treinta y tres años, en cuya monumental labor se catalogaron 20 mil especies vegetales y 7 mil animales. Durante sus siete años de permanencia en Mariquita, Mutis formó el primer jardín botánico de Colombia con el propósito de iniciar la aclimatación y dispersión de plantas tan importantes para nuestra

economía como los canelos, el café y la quina. Luego de padecer de fiebres palúdicas, decidió trasladarse a Santa Fe, en donde organizó otro jardín con

semillas traídas de Europa por don Jorge Tadeo Lozano. El Jardín Botánico nació para los capitalinos con el propósito de fomentar y coordinar los esfuerzos de investigación y conocimiento del patrimonio florístico de los ecosistemas alto-andinos. Desde 1992 cuando fue catalogado como entidad pública, la alcaldía Mayor, mediante el acuerdo 039, lo ha administrado y ha permitido ampliar el número de actividades, configurándose como un actor principal de la gestión ambiental de la ciudad. Todas las acciones emprendidas por el Jardín Botánico están encaminadas a la investigación básica y aplicada en el recurso florístico, la educación ambiental, la planificación y fomento del arbolado urbano, la promoción de la agricultura urbana y el desarrollo de tecnologías para la conservación de los recursos naturales. La biodiversidad ha convertido a Colombia en uno de los sitios más destacados del mundo para investigadores y científicos. El Jardín Botánico una muestra clara de lo hermosa y diversa que es la flora de la ciudad.

4


BOSQUES ANDINOS

S

on formaciones boscosas densas y estratificadas que albergan alta biodiversidad en flora y fauna, donde se aprovechan todos los espacios disponibles (micro hábitat) para sustentar organismos vivos, cada uno con funciones diferentes en el sistema (nichos).

Distribución, estructura y función

Actualmente está al borde de la extinción por el saqueo de que fue objeto durante muchos años. Su distribución original se localizaba a lo largo de la Cordillera Oriental y algunos sectores de la Central. El Jardín Botánico dedicó recientemente una sección de 7565 m2 del bosque Andino con epifitas, para mostrar la especie C. pubescens, que es homóloga a la primera, pero con propiedades medicinales diferentes.

Ocupan la franja altitudinal entre 2400 y Composición florística 3800 m.s.n.m., con temperaturas medias de 6º a 15º C y pluviosidad de 900 - 1000 mm El bosque contiene 22 ejemplares de quina (Cinchona pubescens) en estado anuales. Un típico bosque andino consta de juvenil, y 223 árboles de otras 50 varios estratos: predominan los árboles especies, todos pertenecientes a altos, cubiertos de epifitas bosques andinos. Cabe destacar (quiches, orquídeas, musmano de oso (Oreopanax florigos). El estrato medio bundum), chicalá rosado incluye arbus(Delostoma roseum), pagoda tos y tre(Escallonia myrtilloides), magle (E. pendula), guayacán de Manizales (Lafoensia acuminata), amarrabollos (Meriania nobilis y M. peltata), motilón (Hieronyma macrocarpa), chicalá (Tecoma padoras stans), además de varias o enreespecies de bromelias y orquídaderas. deas de hábito epifito sobre troncos. El estrato Los estratos arbustivo y herbáceo están en bajo y rasante proceso de consolidación. lo constituyen pequeñas hierbas que reciben poca luz, pero proliferan rápidamente. El piso recibe la hojarasca y la procesa por medio de hongos y bacterias. ¿Dónde existen los bosques andiUno de los bosques andinos más devastados desde el siglo XVII ha sido el de quinas (Cinchona officinalis), por el inmenso potencial medicinal de esta especie de la familia Rubiaceae, que dio origen a la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada.

nos? En las laderas de nuestras tres cordilleras y macizos. Aunque su distribución y composición varían en cada caso, su riqueza y biodiversidad es alta y se

5


207

Especies de Dicotiledóneas

22

Especies de Monocotiledóneas

59

Clases de Helecho

140

Clases de Musgos

3 Mas de 37

Tipos de Cola de Caballo Tipos de Lìquenes

hallan en peligro por las talas, el uso agropecuario, la urbanización, la desecación de cuencas hidrográficas y el mal manejo de suelos, entre otros factores.

ecosistema Amenazado En Colombia la selva andina ha sido un recurso sobreexplotado y paulatinamente desplazado por la industria agrícola y ganadera, que han causado la destrucción parcial de este ecosistema. La sobreexplotación ha ocasionado erosión, disminución de recurso hídrico y perdida de especies maderables muy valiosas, además orquídeas y brómelas. BOSQUES ANDINOS EN EL JARDÍN BOTÁNICO El área del Jardín Botánico dedicada a bosques andinos es alrededor de 70.000 m2 e incluye siete zonas que se describen en las siguientes páginas.

L

a selva andina bien desarrollada presenta tres estratos: arboles entre 30 m y 35 m, y otros de menor tamaño, arbustos de cobertura limitada, y un extracto inferior formado por gran cantidad de plantas herbáceas adaptadas a una baja intensidad lumínica, en las que se puede desatacar un gran número de orquídeas, antúrios y algunos helechos.

Algunas especies arbóreas representativas de estas zonas son: los Encenillos (Weinmannia spp.), Cedrillos (Phyllanthus alviifolius), Canelos de Páramo (Drimys granadensis), sietecueros (Tibouchina lepidota), Mano de Oso (Oreopanax spp.), Raques (Vallea stipularis), Cordoncillos (Piper spp), Coloraditos (Polylepis quadrijuga), Alisos (Alnus acuminata), Amarillo (Nectandra spp.), Laureles (Ocotea spp.), Pino Colombiano (Podocarpus oleifolius) y Palmas de Cera (Ceroxylon quindiuense).

6


BOSQUE DE ROBLES O ROBLEDAL El robledal del Jardín Botánico Domina el roble (Quercus humboldtii), acompañado por alisos (Alnus acuminata), chagualos (Myrsine guianensis), arrayanes (Myrcianthes leucoxyla y M. rhopaloides), pino romerón (Podocarpus oleifolius), cerezos (Prunus serotina), carisecos (Putzeysia rosea, antes Billia columbiana), amarrabollos (Meriania nobilis) y garrochos (Viburnum tinoides), entre otros. El robledal constituye un ecosistema de la selva Andina, con alta diversidad de especies vegetales y animales que in-

Las copas de los robles filtran un buen porcentaje de luz, generando condiciones climáticas diferentes en los estratos inferiores. Sobre sus ramas habitan un sinnúmero de pequeños animales y se pueden encontrar muchas plantas epifitas. Sus suelos están cubiertos por una gruesa capa de hojarasca, que forma “colchones” de materia orgánica en descomposición, rica en microfauna.

Distribución en Colombia Se distribuye por las tres cordilleras y la serranía del Darién, a alturas entre los 1.700 y 3.000 msnm. Se presenta en zonas de alta precipitación y nieblas frecuentes.

Fauna y flora de los robledales

teractúan en un complejo ciclo vital, en el que cada capa del bosque y cada organismo cumplen una función y se beneficia de los demás.

Las capas del bosque (estructura) Se caracteriza por tener diversas capas o estratos que presentan condiciones que presentan condiciones ambientales específicas. En el estrato arbóreo domina el roble (Quercus bumboldtii).

Los bosques de Robles, albergan una fauna muy valiosa. Aves de diversas especies, mamíferos como ardillas, osos perezosos y muchos insectos. Buena parte de la fauna andina encuentra refugio en el robledal. Podemos encontrar también gran diversidad de flores:

Peligro de Extinción Una importante cantidad de bosques andinos y subandinos Colombianos tuvo grandes robledales. El Roble, debido a su fortaleza y durabilidad ha sido muy explotado; hoy se encuentra clasificado como de alta vulnerabilidad y vedada su explotación.

7


BOSQUE DE NIEBLA Y TREPADORAS Debe su nombre a la altísima humedad relativa que predomina en ese ambiente, por las altas tasas de evapotranspiración de la vegetación frente a la condensación del vapor de agua que satura la atmósfera, por esta razón presenta un aspecto de neblina casi permanente. Se distribuyen entre los 1500 y 3000 m.s.n.m, aunque pueden estar ubicados en altitudes inferiores. Los Bosques de niebla son uno de los

denso, a veces impenetrable. Las ramas y troncos suelen estar cubiertos por una gran cantidad de plantas epífitas, como musgos, bromeliáceas y orquídeas.

Distribución en el país Sierra Nevada de Santa Marta y las tres cordilleras andinas, desde unos 2400 m.s.n.m. hasta el límite superior del bosque (usualmente entre 3300 y 3800 m.s.n.m.) En Colombia, el bosque de niebla posee unas 32 especies endémicas de flora vascular, y se han identifi-

ecosistemas más biodiversos del planeta, pero uno de los más amenazados. En Colombia, aunque no se poseen datos consolidados sobre la cantidad de hectáreas, estos espacios naturales son fundamentales para prestar servicios ambientales y para la conservación de especies endémicas.

cado unas 60 plantas en estado de amenaza.

Bosque de la parte alta de nuestras montañas, formado por árboles relativamente bajos y con hojas usualmente pequeñas, y con el sotobosque muy

A diferencia de lo que ocurre en zonas bajas, en los bosques andinos suele presentarse la dominancia numérica de una o unas pocas especies de árboles

Flora

8


sobre las otras. Uno de los géneros más importantes de árboles dominantes en los distintos bosques andinos de Colombia son los encenillos (Weinmannia.) Entre las familias más diversas de plantas leñosas en el bosque andino se cuentan las Asteraceae (familia de los frailejones y margaritas), Ericaceae (familia de los uvos de monte), Lauraceae (familia del aguacate), Melastomataceae (familia de los sietecueros) y Rubiaceae (familia del cafeto.) Es muy notorio el número de especies endémicas que hay en varios de estos grupos de plantas.

Fauna La fauna de insectos de este ecosistema es más bien discreta en comparación con la de bosques de climas más calientes. Las chicharras son relativamente escasas y su canto no domina el ambiente. Las hormigas no son muy vistosas. Y las mariposas suelen ser pequeñas, predominando las especies de tonos oscuros de la subfamilia Satyrinae. De todas formas, se presenta una alta diversidad de insectos, con muchas especies de gran belleza y distribución rest r i n g i d a . Entre las aves destacan numerosas especies de colibríes, polinizadores impor-

tantes de muchas plantas del bosque andino y las tángaras de montaña, de plumaje sumamente colorido. En los bosques andinos también habitan grandes aves que la gente suele asociar más con ambientes de clima caliente. Entre ellas se cuentan los tucanes de montaña, varias especies de loros y pericos y las pavas de monte. Estas grandes aves son muy vulnerables a la destrucción de los bosques y a la cacería y por esta razón han desaparecido de muchos lugares habitados por el ser h u m a n o . Los roedores forman el grupo dominante de mamíferos y ocupan todos los estratos del bosque: sobre los árboles habitan ardillas, puercoespines y algunos ratones silvestres. En el suelo se observan otras especies de ratones y ratas, los borugos y la guagua loba (Dinomys branickii): esta, con sus 12-15 kg de peso, es uno de los roedores más grandes del mundo y también trepa árboles con regularidad. A diferencia de los roedores, los murciélagos son relativamente escasos en este ecosistema.

BOSQUE DE LAURÁCEAS La familia de las lauráceas incluye el aguacate, laurel, aguacatillos, comino crespo, canelos, entre otros. Es muy común en los bosques andinos, especialmente entre 1500 y 3000 m.s.n.m., donde el número de especies es alto. El Jardín Botánico dedica un área de 13.687 m2

9


para presentar una réplica de este tipo de bosque. El estrato arbóreo tiene predominancia absoluta, sin que hasta el momento se puedan advertir arbustos u otros componentes en los estratos inferiores. El enriquecimiento y diversificación de este bosque continúa en marcha y adapta nuevas especies que terminarán por cerrar el dosel superior para facilitar la estructuración compleja que suelen tener estas formaciones in-situ.

Valor ecológico e importancia Los bosques de lauráceas, como los otros bosques andinos, se constituyen en ricos bancos genéticos en diferentes grados de amenaza. El gran valor industrial y comercial de los productos que ofrece esta familia (madera fina, canela, alcanfor, aguacate) han llevado al borde de la extinción a algunas de sus especies (Aniba perutilis, Ocotea caparrapi). La protección de los relictos actuales es tarea prioritaria.

BOSQUE DE GAQUES Los gaques son árboles nativos de la Cordillera Oriental colombiana, pertenecientes a la Familia Clusiaceae, con varias especies de los géneros Clusia y Tovomita. Dentro de este grupo se encuentran especies de bajo y gran porte

que llegan a ser dominantes en muchos bosques andinos. Ecología y distribución Son enclaves boscosos que se ubican en pequeños parches expuestos en laderas escarpadas sobre suelos rocosos, de baja fertilidad y generalmente en contacto con neblinas. Se ubican en bosques andinos, entre 2300 y 3300 m.s.n.m. En bosques andinos por encima de 3000 m.s.n.m, se encuentran asociados a encenillos (Weinmannia spp.), y canelo de páramo (Drimys granadensis). Algunos ejemplos de estos enclaves están en los cerros orientales de Bogotá y en Bojacá (Cundinamarca).

BOSQUE ANDINO CON QUINAS Uno de los bosques andinos más devastados desde el siglo XVII ha sido el de quinas (Cinchona officinalis), por el inmenso potencialmedicinal de esta especie de la familia Rubiaceae, que dio origen a la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Actualmente está al borde de la extinción por el saqueo de que fue objeto durante muchos años. Su distribución original

10


se localizaba a lo largo de la Cordillera Oriental y algunos sectores de la Central. El Jardín Botánico dedicó recientemente una sección de 7565 m2 del bosque Andino con epifitas, para mostrar la especie C. pubescens, que es homóloga a la primera, pero con propiedades medicinales diferentes. Composición florística

E

l bosq u e contiene 22 ejemplares de quina (Cinchona pubescens) en estado juvenil, y 223 árboles de otras 50 especies, todos pertenecientes a bosques andinos. Cabe destacar mano de oso (Oreopanax floribundum), chicalá rosado (Delostoma roseum), pagoda (Escallonia myrtilloides), magle (E. pendula), guayacán de Manizales (Lafoensia acuminata), amarrabollos (Meriania nobilis y M. peltata), motilón (Hieronyma macrocarpa), chicalá (Tecoma stans), además de varias especies de bromelias y orquídeas de hábito epifito sobre troncos. Los estratos arbustivo y herbáceo están en proceso de consolidación.

Valor ecológico e importancia Desde su descubrimiento en el Nuevo Mundo, las quinas se convirtieron en elemento clave de comercio y contrabando hacia Europa, en virtud de sus propiedades medicinales. Esta característica determinó su desaparición casi total del medio natural, sin que se

hayan tomado oportunas medidas de conservación de su hábitat o establecimiento de bancos de germoplasma. Actualmente, las escasas poblaciones nativas están siendo protegidas por instituciones ambientales. Lamentablemente, la q u i n a (Cinchona officinalis) está prácticamente extinta de nuestros bosques. Quedan algunas poblaciones de C. pubescens en bosques andinos de la Cordillera Oriental colombiana, donde las condiciones lo permiten. En el sector sur del Jardín Botánico se destinaron 2240 m2 para presentar una muestra de bosque andino estratificado que está en pleno desarrollo y se dedicó al ilustre Botánico Dr. Luis Eduardo Mora Osejo. Cuenta con los típicos estratos de bosques andinos, sin que se aprecie la predominancia absoluta de una especie en particular. Composición florística El estrato arbóreo está dominado por blanquillo (Aegiphylla bogotensis), pino hayuelo (Retrophyllum rospigliosii), pino colombiano (Podocarpus oleifolius), yarumos (Cecropia angustifolia), manguito (Mauria puberula), sangregao (Croton bogotanus), balso (Heliocarpus popayanensis), chagualo (Myrsine guianensis), arboloco (Smallanthus pyramidalis), trompeto (Bocconia frutescens), entre otras. De los arbustos cabe mencionar

11


las fucsias (Fuchsia boliviana y F. arborea), papayos (Vasconcellea cundinamarcensis y V. sphaerocarpa). Abundan los trepadoras y epifitas: zarzaparrillas (Smilax scabriuscula), calabacitos (Cucurbita ficifolia), y muchísimas bromelias epifitas. El suelo, con escasa iluminación, mantiene una densa capa de hierbas, helechos y anturios.

BOSQUE ANDINO MORA OSEJO

E

n el sector sur del Jardín Botánico se destinaron 2240 m2 para presentar una muestra de bosque andino estratificado que está en pleno desarrollo y se dedicó al ilustre Botánico Dr. Luis Eduardo Mora Osejo. Cuenta con los típicos estratos de bosques andinos, sin que se aprecie la predominancia absoluta de una especie en particular. El estrato arbóreo alcanza los 15 m de altura con notable abundancia de las familias Euphorbiaceae, Melastomataceae, Rosaceae y Papaveraceae. Se han contabilizado alrededor de 120 especies diferentes de angiospermas, sin incluir las orquídeas.

folia), manguito (Mauria puberula), sangregao (Croton bogotanus), balso (Heliocarpus popayanensis), chagualo (Myrsi ne guianensis), arboloco (Smallanthus pyramidalis), trompeto (Bocconia frutescens), entre otras. De los arbustos cabe mencionar las fucsias (Fuchsia boliviana y F. arborea), papayos (Vasconcellea cundinamarcensis y V. sphaerocarpa). Abundan los trepadoras y epífitas: zarzaparrillas (Smilax scabriuscula), calabacitos (Cucurbita ficifolia), y muchísimas bromelias epifitas. El suelo, con escasa iluminación, mantiene una densa capa de hierbas, helechos y anturios.

BOSQUE ALTOANDINO

E

l bosque altoandino ocupa la franja altitudinal entre 3000 y 3400 m.s.n.m, sirviendo de zona de transición hacia el páramo. Su composición general varía con respecto a las franjas inferiores, la vegetación empieza a ser achaparrada, dispersa y xeromorfa. Las familias predominantes son Asteraceae y Ericaceae, abundan los líquenes

Composición florística

E

l estrato arbóreo está dominado por b l a n q u i l l o (Aegiphylla bogotensis), pino hayuelo (Retrophyllum rospigliosii), pino Colombiano (Podocarpus oleifolius), yarumos (cecropia angusti-

12


y musgos sobre troncos y hojas, los pastizales y pajonales tapizan el suelo. La franja longitudinal que se extiende de sur a occidente, paralela a la Universidad Libre en el Jardín Botánico, cubriendo 9704 m2, se ha destinado a la representación de algunos de los elementos florísticos propios del bosque altoandino y se encuentra en proceso de enriquecimiento. Se ubican en el borde inferior de los páramos, a veces introduciéndose en ellos, como en los casos del Parque Nacional Natural Chingaza, los Páramos de Sumapaz y Cruz Verde que rodean la ciudad de Bogotá y proveen el agua para consumo humano.

Composición florística La familia más abundante es Moraceae con varios árboles de caucho sabanero (Ficus soatensis) y caucho tequendama (Ficus tequendamae), algunos ejemplares de guayacán de Manizales (Lafoensia acuminata), arrayán de Popayán (Myrcia popayanensis) y guayabitos (Psiduim caudatum), chochitos o balú (Erythrina rubrinervia), lechero (Sapium verum), Acaciella holtonii, palmas de cera (Ceroxylon quindiuense, C. alpinum), cerezos (Prunus integrifolia, P. betancurii, P. serotina), alcaparros (Senna viarum) y las singulares pagodas (Escallonia myrtilloides), el magle (E. pendula) y el tíbar (E. paniculada), los chiriguacos (Clethra fagifolia), laureles de cera (Morella pubescens y M. parvifolia), espino (Duranta muisi), por mencionar sólo los más sobresalientes.

Valor ecológico e importancia Los bosques altoandinos han sufrido grandes saqueos de sus recursos, degradación de sus suelos y despojo del

manto de epifitas, lo que ha ocasionado la pérdida irreversible de esta zona de transición y ha facilitado los procesos de paramización azonal (descenso del límite inferior del páramo hacia bosque andino). Los esfuerzos del Jardín Botánico por recrear estos ambientes se dirigen a representar la mayor cantidad posible de especies propias, bajo condiciones ex-situ.

¿Dónde existen los bosques altoandinos?

Su protección se ha convertido en tarea esencial de las empresas de acueducto y entidades ambientales, que dedican grandes recursos a preservar y aumentar sus áreas de distribución para garantizar la permanencia del agua en el medio urbano.

AMBIENTE DE PÁRAMO El páramo es una zona de vida de alta montaña en América tropical, localizado por encima del límite altitudinal del bosque altoandino. Los páramos se extienden por la región de Costa Rica, Venezuela, Colombia, Ecuador y norte de Perú y van desde los 3300 m.s.n.m., aproximándose hasta el límite de la nieve a 4700 m.s.n.m. Esta zona de vida se diferencia de otras zonas altitudinales

13


tropicales de clima parecido por su composición florística, y en ocasiones por diferencias en la precipitación y fisonomía. Son ecosistemas ubicados entre los 3.100 y 4.000 m.s.n.m aproximadamente. Tienen montañas a las que les da el sol todo el Año. Su ubicación en la zona ecuatorial les permite recibir una cantidad y calidad de luz únicos en el mundo lo que les permite desarrollar su vegetación a diferencia de los Alpes, Los Pirineos, el Himalaya. Son sitios donde se regula la hidrología, porque las bajas temperaturas disminuyen la evaporación, mientras que otra parte es retenida por su vegetación.

Sobresalen plantas de forma arrosetada como los frailejones (Espeletia y Espeletiopsis), cardones (Puya), Paepalanthus, y helechos (Blechnum); matorrales de plantas herbáceas en macollas como el winche (Calamagrostis effusa), plantas arbustivas como el panque romero (Pentacalia), los chites (Hypericum), romero de páramo (Diplostephium); prados con predominio del estrato rasante y formación de colchones de vegetación sobre lagunas, chuscales dominados por el chusque o bambú paramuno (Chusquea tessellata) y bosques achaparrados de tíbar (Escallonia myrtilloides), coloradito (Polylepis quadrijuga) y mortiños Hesperomeles sp. Se encuentran combinaciones entre los anteriores tipos que dan origen a variados paisajes.

Flora El Páramo en el Jardín Botánico El Jardín Botánico dispone de un área de 9600 m2 dedicada a la representación de la flora de páramo. La distribución y ubicación de individuos de las diferentes especies propias de este a m biente, representa en general, aquella q u e podría observarse al visitar cualquiera de los páramos colombianos.

En los páramos la vegetación natural dominante está representada por: Musgos: Entre estas especies se encuentran los musgos de la turba (Sphagnum spp) y el llantén de páramo (Plamtago rigida), característicos de zonas pantanosas. Pajonales o Gramíneas: Están representados por la paja ratón (Callamagrostis), carrizo (Cortadeiras), frailejón (Espeletia spp), chite (Hypericum), vira-vira (Gnaphalium spp), chusque (Chusque spp), romero de páramo (Senecio spp), gaque (Clusia spp), y cardo (Puyas).

14


Arbóreas y arbustivas: Compuestas por mortiño (Hesperomeles spp), chilco (Baccharis spp), quiebra barriga (Pernettya spp), y encenillo (Weinmania spp). Estas especies ayudan a la regulación y captación de agua proveniente de los procesos de condensación en ésta zona. La estructura y composición del subparamo corresponden a un mosaico de formaciones arbustivas, que también cumple una función esencial de protección, mantenimiento y recarga de acuíferos.

Entre las aves representativas se encuentran el Cóndor (Vultur gryphus), el Águila (Oroaetus isidori), las Alondras (Anthus bogotensis), los Patos (Oxyura spp y Anas), la Mirla (Turdus fuscater) y Colibríes, entre otras. La flora y fauna contribuyen al equilibrio especial de la dinámica del ecosistema. Ecosistema Amenazado El 99% de los páramos del mundo se encuentra en la Cordillera de los Andes y

Fauna En estos ecosistemas se encuentran anfibios (familias Leptodactylidae, Dendrobatidae e Hylidae) y pequeños reptiles como lagartijas, salamandras y especies de la familia Iguanidae, G ym n o pht almi dae y Analis. T a m b i é n e s t á n presentes mamíferos como conejos (Sylvilagus brasilliensis), com a d r e j a s (Caluromis dervianus), curíes (Cavia sp), guagua (Agouti taczanowskii), danta de montaña (Tapirus pinchaque), venado perro (Pudu mephistophiles), venado matacán (Mazama americana) y osos (Tremactus tus).

en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Colombia tiene el 60% de los páramos del mundo. orna-

Colombia tiene el páramo más grande del mundo: El Sumapaz con 266.250 ha.

15


Las zonas de páramo en Colombia ocupan el 1.6% del territorio.

AMBIENTE SUBXEROFÍTICO Y LAGUNA LA HERRERA Uno de los ecosistemas cercanos a Bogotá, que ha llamado la atención del público en general, se ubica al suroccidente de la ciudad, en el sector de Mondoñedo, donde se aprecia un pequeño “desierto” a 2600 m.s.n.m. Tanto por su clima, suelo, topografía y vegetación, se diferencia del resto del paisaje andino, presentándose como una “isla desértica” en la planicie. La pluviosidad escasa, los suelos secos y pedregosos y el régimen de vientos, condicionan un tipo de vegetación particular que se caracteriza por la abundancia de plantas con hojas reducidas o transformadas en espinas, tallos carnosos o suculentos, arbolitos achaparrados, vegetación dispersa y con frecuencia en forma de rosetas donde son frecuentes los endemismos (especies únicas y exclusi-

16


vas de estos ambientes). La fauna asociada también es particular y evolucionó en el mismo medio, creando dependencias mutuas. El Jardín Botánico presenta una réplica de este enclave junto con el humedal Laguna La Herrera, en una extensión de 6274 m2, distribuidos en pequeñas islas interconectadas.

L

as no carnosas como el dividivi de tierra fría (Caesalpinia spinosa), el chiripique (Dalea coeru-

Composición florística La familia predominante es Cactaceae, con abundantes ejemplares de higos de las especies Opuntia schumannii y O. ficus-indica, los cactus Austrocylindropuntia cylíndrica y la especie endémica en peligro de extinción Wigginsia vorweckiana. Son notables las enormes rosetas de los agaves (Agave americana, A. attenuata, A. angustifolia), las crasuláceas llamadas oreja de elefante (Kalanchoe pubescens, K. behariensis, K. blossfleldiana), los chupahuevos (Crassula argentea y Echeveria bicolor), las bromeliáceas tipo quiche (Tillandsia incarnata, T. pastensis), las barbas de viejo (T. usneoides) y las sábilas (Aloe spp.)

Otras especies típicas de estos ambientes

lea), los chochos o lupinos (Lupinus bogotensis), los hayuelos (Dodonaea viscosa) y gran cantidad de pastos como los winches (Calamagrostis effusa), las cortaderas (Cortaderia nítida); también se encuentran orquídeas terrestres (Epidendrum spp.) y algunas especies de labiadas como Salvia gachantivana y S. bogotensis. La zona del humedal está formada por una pequeña laguna de escasa profundidad, en cuya orilla se aprecian macollas de juncos (Juncus bufonius), las ciperáceas (Scirpus olneyi), los papiros (Cyperus papyrus) y como plantas flotantes los buchones (Eichhornia crassipes) y los helechos acuáticos (Salvinia spp.) El anillo de vegetación que rodea la laguna está enriquecido con especies del subxerofítico, destacándose los agaves.

Valor ecológico e importancia 17


Una de las mayores riquezas de estos ambientes locales es su capacidad para desarrollar y mantener endemismos entre plantas y animales, cuya interdependencia los hace únicos y a la vez, vulnerables a los cambios externos. Por eso, la protección del medio natural es de prioridad alta con el fin de preservar el valioso germoplasma de estas especies.

FLORA ORNAMENTAL Temperatura: 22-28ºC Altura aproximada: 0-1500 m.s.n.m Precipitación: 1000-2000 mm/año La flora tropical es muy rica en plantas ornamentales, tanto nativas como exóticas. Se destacan por el brillante colorido de sus flores y las atractivas formas y contrastes de sus hojas. Entre las especies de hábito herbáceo, se encuentran: pentagrama (Calathea makoyana), ginger (Alpinia zerumbet), achira naranja (Canna jaegeriana), cigarrillo (Russelia equisetiformis), anturios (Anthurium patulum), Pentas lanceolata.

CIRCUITO DE INVERNADEROS (TROPICARIO)

Especies de hábito arbustivo y arbóreo, como: el cayeno (Hibiscus rosasinensis, garbancillo (Duranta repens), c a m e l i a (Clerodendron fragrans), carbonero (Calliandra carbonaria, C. inaequilatera, C. Pittieri), el g u a y a c á n (Tabebuia pentaphylla), cresta de gallo (Warzcewiczia

18


coccinea), palo de cruz (Brownea ariza).

BOTÁNICA ECONÓMICA Se pueden relacionar 6000 especies aproximadamente de utilidad agrícola, forestal, hortícola o farmacológica (de 250.000 especies angiospermas conocidas). El número de plantas presentes en las actividades económicas del hombre son unas 1500, de las cuales más de 200 especies son consideradas de importancia vital en el comercio mundial y solamente 15 constituyen el núcleo de los cultivos alimenticios del mundo: arroz, trigo, maíz, sorgo, avena, cebada, caña de azúcar, remolacha azucarera, papas, lenteja, batatas, soja, maní, coco y bananos. Del plátano, rey de las frutas tropicales, híbrido entre Musa acuminata y Musa balbisiana, originario de Malasia e Indias orientales, se conocen unas 300 variedades entre plátanos y bananos.

AMBIENTE HÚMEDO TROPICAL Temperatura: 20º - 30ºC Altura aproximada: 0 - 1000 m.s.n.m Precipitación: 2000 - 4000 mm/año o mayor

neta. Puede llegar a tener más de 300 especies diferentes en una hectárea. En el Jardín Botánico, se repres e n t a n una gran variedad de palmas como el palmit o

(Prestoea acuminata), molinillo (Chamaedorea linearis), palma real (Phytelephas lamarckiana); algunas exóticas como palma triangular (Neodypsis decaryi), cola de pescado (Caryota mitis), palma abanico (Livistona rotundifolia), areca (Dypsis lutescens), que acompañan los anturios (Anthurium andreanum y Philodendron bipinnatifidum). Más de 30 especies de heliconias como Heliconia scarlatina, H. griggsiana, H. aristeguietae, H. montana, H. lozanoi, con sus inflorescencias erectas o péndulas, en donde predomina el color rojo.

Su riqueza es reconocida universalmente por la megadiversidad de especies vegetales y animales. Concentra el mayor número de especies de todo el pla-

19


Los humedales se encuentran no solamente en sitios remotos del mundo, sino alrededor de nosotros y son los ecosistemas más productivos del planeta.

Localización En Colombia el área total de cuerpos de agua interiores es de 712.216 hectáreas. Los lagos, lagunas y reservorios representan 104.712 hectáreas. Las ciénagas 478.419 hectáreas, y las masas de agua no clasificadas 129.085 hectáreas. Los diversos tipos de humedales presentes en Colombia se pueden clasificar, en regiones geográficas de acuerdo con sus características:

HUMEDAL Los pueblos siempre han estado unidos a los humedales para su supervivencia, todas las civilizaciones se han desarrollado alrededor de los humedales, áreas de inmenso valor en términos biológicos, económicos y de calidad de vida.

Altoandina o de páramo: Se caracteriza por presentar turberas, pantanos e innumerables lagunas, localizadas entre los 3.000 y 3.500 metros sobre el nivel del mar. Andina: Predominan lagos y embalses, 98 por ciento del volumen total de las reservas de agua se encuentran en 40

20


Flora grandes lagunas y embalses con una superficie de 65.526 hectáreas. En cuanto a los pantanos, la superficie total de los mismos en Colombia es de 2.000.000 hectáreas, los cuales se encuentran en los departamentos de Amazonas, Guainía y Guaviare con 60 por ciento, y un volumen total calculado de 11.500 millones de metros cúbicos. Las sabanas y bosques inundables representan aproximadamente 5 millones de hectáreas y se encuentran en la Orinoquía, Amazonía,

La vegetación acuática de los humedales está conformada por plantas flotantes o arraigadas, de aguas tranquilas como buchón de agua o lirio de pantano (Eichornia crassipes), tarulla (Pistia stratiotes), oreja de ratón (Salvinia natans y Marsilia sp.), lenteja de agua (Azolla filiculoides) y loto o lechuga de agua (Nymphaea goudotiana). En los caños son frecuentes las comunidades de pajonales densos e inundados de cortadera (Lagenocarpus guianensis). En los climas cálidos y en los ambientes fríos, juncales de totora (Scirpus californicus y Juncos bogotensis).

Fauna

Baj o Magdalena y en menos medila zona

da pacífica.

en

Los humedales constituyen el hábitat para numerosas especies de fauna y flora. Las aves acuáticas representan uno de los grupos que utilizan más ampliamente estos ecosistemas, entre ellas tenemos la garza real (Casmerodius albus), garcita del ganado (Bubulcus ibis), pato yuyo (Phalcrocorax olivaceus), garza paleta pisingos (Dendrocygna viduata, Dendrocygna bicolor y Dendrocygna autumamnalis), pato turrio (Oxyura jamaiciensis andina) y tingua (Rallus semiplumbeus) entre otros. Estos ecosistemas también constituyen el hábitat de aves migratorias como barraquete aliazul (Anas discors), cerceta (Anas americana), paleador (Anas clypeata) y pato pequeño (Aythya affinis). Entre los mamíferos se pueden citar chiguiros (Hydrochaeris hydrochaeris), nutria (Pteronua brasiliensis), Las especies más destacadas en este ambiente son: amancayo (Plumeria rubra), Pachypodium sp., Stapelia gigantea, piña roja (Ananas bracteatus), caraño

21


perro de agua (Lutra longicaudis) y manatí (Trichechus manatus, Trichechus inungis). También habitan reptiles como babillas (Caiman crocodylus), caimanes (Crocodylus intermedius, Crocodylus acutus), galápagos (Prodocnemis vogli) y tortuga arrau (Podocnemis expansa). Algunas de las especies ya mencionadas y los peces representan la principal fuente de alimento y de sustento de los pescadores y de los habitantes de estos ecosistemas. Entre los peces de importancia comercial se encuentran el bagre pintado (Pseudoplatystoma fasciatum, Pseudoplatystoma tigrinum), bocachico (Prochilodus magdalena), palometa (Mylossoma sp.) y incurro (Pimlelodius clarias).

SELVA AMAZÓNICA Temperatura: 24º - 32ºC Altura aproximada: m.s.n.m

150

-

1000

Precipitación: 3000 - 4000 mm/año El ambiente de este medio se caracteriza por la frondosidad de la vegetación y porque el medio natural tiene grandes árboles con los que las demás plantas están en continua lucha por la luz y por los alimentos. La gran cuenca amazónica comprende 7 millones de kilómetros cuadrados de los cuales la Amazonia colombiana presenta 400.000 Km2., aproximadamente el 35% de la superficie del país. Una planta característica de los ambientes de aguas quietas es la Victoria amazónica que emerge sobre el agua con grandes hojas flotantes hasta de 1 m de diámetro.

La vegetación aquí representada corresponde principalmente al estrato herbáceo de la selva con elementos como: estrella del Caquetá (Eucharis grandiflora), anturios (Anthurium spp.), la iraca (Carludovica palmata) y el balazo (Monstera deliciosa). AMBIENTE XEROFÍTICO Temperatura: 26º-36ºC Altura aproximada: 0-800 m.s.n.m Precipitación: 500 mm/año Este ambiente semeja las zonas áridas bajas y cálidas de La Guajira, así como los enclaves en el valle del río Chicamocha y sectores de Cundinamarca cercanos a Girardot y Anapoima. Las plantas han modificado sus hojas y tallos, principalmente engrosándolos, para el almacenamiento de agua. En los cactus las hojas han desaparecido o se han transformado en espinas para disminuir la pérdida de agua y con raíces profundas para buscar la humedad del suelo.

COLECCIONES ESPECÍFICAS El Jardín Botánico cuenta con cinco colecciones de plantas cuya denominación hace referencia a tipos vegetales específicos (colección de palmas, melastomatáceas, rosas), hábitos de crecimiento u origen (colección de tre

22


padoras y jardín de exóticas). En general son colecciones diversas, usualmente raras y muy llamativas para el público general.

COLECCIÓN DE PALMAS (PALMETUM) Las palmas son plantas arborescentes siempre verdes, a veces espinosas, con tallo solitario o ramificado en la base, en ocasiones subterráneo. Las palmas presentan en su tronco cicatrices anulares, resultado del desprendimiento de sus hojas.

Ecología y distribución Se encuentran confinadas casi exclusivamente a la zona tropical y están en casi todos los ecosistemas. Son fuente de alimento de una gran variedad de animales, para algunos de los cuales son componentes principales de su dieta. Palmas en el Jardín Botánico La Colección cuenta con 588 individuos de palmas pertenecientes a 50 especies, entre las que se destacan 6 de palma de cera, algunas de ellas endémicas y en peligro de extinción. Palmas en Bogotá D.C. Los bogotanos pueden disfrutar de diversas clases de palmas que enriquecen y adornan el paisaje urbano. ¿Cómo están las palmas en Colombia? En Colombia hay aproximadamente 203 especies de las casi 2000 que han sido descritas, esto hace que sea uno de los países con mayor diversidad de palmas en el mundo. La continua degradación de su hábitat ha

23


HERBAL DE LAS PLANTAS MEDICINALES En esta zona se mezclan las plantas medicinales con las esenciales, las de perfume y las especias, además las que sirven para preparar bebidas, entre otras, que confluyen para formar el fármaco botánica popular colombiana.

¿Para qué se utilizan? Para calmar fiebres, como laxantes, diuréticos, purgantes, antigripales, analgésicos, refrescantes, tónicos, estimulantes de la circulación sanguínea, abortivos, antibióticos, vermífugos, alucinógenos, antiparasitarios, entre otros usos.

¿Cómo se usan? En cocción, infusión, cataplasma, tintura, jarabe o emplasto y para la obtención de biomoléculas. Algunas plantas pueden ser muy tóxicas y altamente peligrosas. El conocimiento y aprovechamiento de las plantas aromáticas y medicinales hace parte del acervo cultural de los pueblos, representado en los usos y prácticas de los campesinos, indígenas, médicos, chamanes y curacas.

Plantas medicinales en el Jardín Botánico

24


25


Jardin Botanico Gestion Ambienta II UGC