Issuu on Google+

EL CAMBIO CLIMATICO EDICION # 3 VOL. 1.2

Diseñada y Elaborada por: Ing. Wilmer H, Sánchez P. C.I: 13.506.239 Grupo: 13B San Cristóbal, Abril 2014


Se llama cambio climático a la modificación del clima con respecto al historial climático a una escala global o regional. Tales ­cambios se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros meteorológicos: temperatura, presión atmosférica, precipitaciones, nubosidad, etc. En teoría, son debidos tanto a causas naturales (Crowley y North, 1988) como antropogénicas (Oreskes, 2004). El término suele usarse de manera poco apropiada, para hacer referencia tan solo a los cambios climáticos que suceden en el presente, utilizándolo como sinónimo de calentamiento global. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático usa el término «cambio climático» solo para referirse al cambio por causas humanas: Por "cambio climático" se entiende un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables.


El estudio del clima es un campo de investigación complejo y en rápida evolución, debido a la gran cantidad de factores que intervienen. El clima de la Tierra nunca ha sido estático. Como consecuencia de alteraciones en el balance energético, está sometido a variaciones en todas las escalas temporales, desde decenios a miles y millones de años. Entre las variaciones climáticas más destacables que se han producido a lo largo de la historia de la Tierra, figura el ciclo de unos 100.000 años, de períodos glaciares, seguido de períodos interglaciares. Se llama cambio climático a la variación global del clima de la Tierra. Es debido a causas naturales y también a la acción del hombre y se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc. El término "efecto de invernadero" se refiere es la retención del calor del Sol en la atmósfera de la Tierra por parte de una capa de gases en la atmósfera. Sin ellos la vida tal como la conocemos no sería posible, ya que el planeta sería demasiado frío. Entre estos gases se encuentran el dióxido de carbono, el óxido nitroso y el metano, que son liberados por la industria, la agricultura y la combustión de combustibles fósiles. El mundo industrializado ha conseguido que la concentración de estos gases haya aumentado un 30% desde el siglo pasado, cuando, sin la actuación humana, la naturaleza se encargaba de equilibrar las emisiones.

3


Como evitar el cambio climatico Para evitar el cambio climático, es decir, para prevenirlo ha de reducirse la contaminación en tiempo un tiempo récord, pero no hablamos de los importantes pequeños gestos cotidianos de consumidores, sino de políticas ambientales a nivel mundial de reducción de gases de efecto invernadero que consiga frenar el calentamiento global de forma eficaz. ¿Y si reforestamos sin descanso? Aunque la deforestación provoca hasta el 20 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, ampliar el pulmón verde del planeta no sería la solución para evitar el avance del cambio climático, afirma un estudio canadiense publicado en la revista Nature Geoscience. Aunque en realidad se trata de una solución utópica, pues las tierras de cultivo están comiéndose el terreno a consecuencia de la sobrepoblación humana y no permitirían hacerlo. No tan utópico, pero sí realmente difícil, es una decidida actuación nacional e internacional que logre detener el cambio climático. Es algo sabido y demostrado hasta la saciedad la incapacidad de la comunidad internacional de llegar a un acuerdo que permita plantarle cara al cambio climático.


Una política comprometida La ONU y, con ella, la ciudadanía concienciada, no deja de sentirse frustrada tras cada cumbre mundial convocada (las denominadas COP) para progresar en la lucha contra el calentamiento global. Tímidos avances que finalmente quedan en agua de borrajas son el único resultado de las mismas, y recientemente la ONU ha advertido que sin una política interior responsable en materia ambiental no hay posibilidad de acuerdos internacionales milagrosos. Según la ciencia, la misma línea que siguen las negociaciones climáticas, evitar el cambio climático supone no tanto enfriar el planeta (propuestas originales y hasta estrambóticas de tecnologías imposibles no faltan al respecto) sino evitar que siga calentándose. En concreto, se necesita evitar este siglo el calentamiento de los famosos 2 grados centígrados sobre los niveles preindustriales mediante, sobre todo, la reducción del uso de combustibles fósiles.


El 4º Informe del IPCC, Grupo Intergubernamental de expertos científicos sobre Cambio Climático publicado en 2007, establece que para asegurar una estabilidad climática a largo plazo es necesario limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC respecto a los niveles preindustriales lo que implica volver a concentraciones de CO2 de 350 ppm y en última instancia a las concentraciones preindustriales. Para ello, es necesario que los países industrializados reduzcan para el año 2020 sus emisiones de gases de efecto invernadero un 40% respecto a los niveles de 1990 y al menos un 85 % en 2050. Así como que los países en vías de desarrollo adopten tecnologías limpias que les permitan un desarrollo desligado del aumento de emisiones.


“No podemos dejar que el coNsumo

ilimitado de los seres humaNos decida qué suerte correrá la Naturaleza. después de todo, es Nuestra propia suerte.” tsetsegee muNkhbayar, gaNador moNgol del premio ambieNtal goldmaN de 2007


REVISTA EDITADA POR: @WILMER_COQ SIGUEME…


Referencias: *Una veintena de periodistas iberoamericanos. Coordinación Arturo Larena, EFEverde (2009). Guía para periodistas sobre cambio climático y negociación internacional. MARM y EFEverde. NIPO 770­09­388­5. *James Trefil (2005). Gestionemos la naturaleza. Antoni Bosch editor. ISBN 978­84­95348­20­3. *Manuel Vargas Yáñez, et al. (2008). Cambio climático en el Mediterráneo español. Instituto Español de Oceanografía. ISBN 84­95877­39­2. *William F. Ruddiman (2008). Los tres jinetes del cambio climático. Turner. ISBN 978­84­7506­852­7.


Cambio climatico