Page 1

Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda”

Año 2013. N° 1 Vol. I


Editorial Emerson j. torres

Nuestro cuerpo nos hace diferentes,

Los sentidos nos sensibilizan Pero la mĂşsica nos UNE.


Protocolo. Que importante es conocernos, Sentir el aire que respiramos Y poder disfrutarlo cada dĂ­a.

ÂĄOh SeĂąor! Que no se detenga nuestro andar, Para continuar disfrutando Las cosas maravillosas de la vida


รndice

2 Partes del aparato Respiratorio

1 Aparato Respiratorio

4 Boca

6 Laringe

7 Trรกquea

9 Pulmones


Los pulmones, dos vísceras situadas en la caja torácica, a ambos lados del corazón, son el órgano central del proceso respiratorio tienen unos 26cm de altura por 15cm de diámetro, y una capacidad de 1600cm, siendo mayor el pulmón derecho que el izquierdo. Su forma es la de un cono truncado. Se dividen en lóbulos por unas incisiones o cisuras: tres lóbulos en el derecho y dos en el izquierdo. Cada pulmón está recubierto por una membrana doble, la pleura, que evita que los pulmones se dañen con el roce de las costillas y otros huesos de la caja torácica durante los movimientos respiratorios. La estructura básica del pulmón es el lobulillo pulmonar, que consta de un bronquiolo que se ramifica y termina en una pequeñas dilataciones, los alveolos pulmonares, agrupados en forma de espesos racimos. Cada uno de los alveolos, unos 300 millones en total, está rodeado por una fina red de capilares sanguíneos que realizan la función esencial del pulmón: la hematosis u oxigenación de la sangre venosa.


Una vez hemos tomado los alimentos y, por medio de todo el proceso digestivo, los hemos transformado y transportado, a través de la sangre, a todos los rincones de nuestro organismo, con lo que éste se ha dotado así de materia prima de “combustible”, el cuerpo humano necesita la energía suficiente para poner en movimiento toda su compleja máquina. Es a través de la captación del oxígeno que se encuentra en el aire que el cuerpo puede ponerse en marcha y generar todo el caudal de fuerza necesaria para que su motor no se pare en ningún momento. Todo esto se realiza a través de la respiración. Todo lo que afecte la cantidad de oxigeno que necesitamos, a la calidad del aire que inspiramos y a ritmo de nuestra respiración será preciso tratarlo con sumo cuidado, puesto que de ellos depende muy directamente el perfecto funcionamiento de nuestro motor.

Inspirar y espirar, un buen secreto de la higiene. Si inspiras por la nariz y espiras por la boca, estas utilizando directamente los conductos de la respiración. De ésta forma contribuyes a mantener el buen funcionamiento de los pulmones y de tu cuerpo en general. Para una buena higiene de las vías respiratorias, se deben realizar inspiraciones profundas por la nariz porque así se humedece, calienta y purifica el aire. Por la boca se espira el dióxido de carbono. Puedes contribuir al buen estado de tus vías respiratorias con la práctica frecuente de ejercicios físicos, preferentemente aire libre. Al practicar deporte, los pulmones necesitan más entrada de aire e intervienen otros músculos inspiratorios además del diafragma. Los ejercicios respiratorios favorecen el fortalecimiento de los músculos principales que intervienen en la respiración al desarrollar la ventilación pulmonar, con lo que también se facilita la entrada de aire a los pulmones en una inspiración normal. Tratar de evitar los lugares cerrados o mal ventilados es también una forma de contribuir a la buena higiene de las vías respiratorias.

Agua contra el hipo. Tenemos hipo cuando el diafragma se contrae bruscamente y se cierra la apertura de las cuerdas vocales (glotis). Éstas contracciones las pueden producir los llamados “ataques de risa”, la ingestión de alimentos muy fríos o muy calientes, y una inspiración excesiva de aire, entre otras causas. Cuando se cierra la glotis, ésta produce un sonido al ser golpeada por el aire que espiramos. El hipo suele limitarse a contracciones aisladas, que se repiten a intervalos cada vez mayores de tiempo hasta que desaparecen. Podemos mitigar las contracciones bebiendo agua a pequeños sorbos, conteniendo la respiración unos instantes o realizando varias inspiraciones profundas. En algunos casos si el hipo es muy prolongado se puede llegar a dañar el diafragma, el principal musculo de la respiración.


X N O Z A R O C P

O X P E H T F A G A F E M L U Y O Z

I G E N RG N A A I R E R I NG C OB N MT V L I Z I U L J D K I R A N

O S A E U Q A R T

Sangre Vida

Faringe Boca Nariz Oxigeno Aire

Pulmones Tr谩quea Coraz贸n

El aparato respiratorio  

FUNCIONAMIENTO DEL APARATO RESPIRATORIO REALIZADO POR EMERSON TORRES Y WILLY BARBOZA

Advertisement