Page 1

2011 UN ATAQUE A LA DOCTRINA ADVENTISTA DE LA TRINIDAD

DOCUMENTOS ELABORADOS POR RECONOCIDOS TEÓLOGOS DE LA IASD EN RESPUESTA AL CUESTIONAMIENTO QUE SE LE ESTA HACIENDO A LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD Recopilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya / Distrito Central Ibagué / Abril de 2011


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

TABLA DE CONTENIDO TABLA DE CONTENIDO ................................................................................................................................................................................................................ 2 INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................................................................................................................ 4 UN ATAQUE A LA DOCTRINA ADVENTISTA DE LA TRINIDAD............................................................................................................................................................. 5 Los documentos antitrinitarios que circulan en castellano ......................................................................................................................................................... 5 1. Dios Revelado en las Escrituras. Estudio Sobre la Divinidad. Daniel Bernhardt, Septiembre 2009, Tercera Edición. 380 págs. ......................................... 6 2. La Apostasía Alfa y Omega. El Alfa ya es Historia. La Omega... Está Viva y en su Apogeo. Cristian Silva, 2008 (100 págs.). .............................................. 6 3. El "Otro" Consolador (Juan 14:16). Leslie Silva (esposa de Cristian), 2009 (8 págs.).......................................................................................................... 8 4. La Deidad Verdadera (Revisión 2010). (41 págs.). Gabriel G. Geier. .................................................................................................................................. 8 La creencia adventista de la Divinidad a través del tiempo ........................................................................................................................................................ 8 Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista ..................................................................................................................................................................... 9 Creencias fundamentales (1879)......................................................................................................................................................................................... 10 Creencias fundamentales (1907)......................................................................................................................................................................................... 10 Creencias fundamentales (1969)......................................................................................................................................................................................... 11 Desarrollo de la revelación sobre la Trinidad en E. de White.................................................................................................................................................... 12 La palabra Trinidad ................................................................................................................................................................................................................... 15 La Fórmula Trinitaria del Bautismo ........................................................................................................................................................................................... 16 Textos del Nuevo Testamento que hablan de la Trinidad ......................................................................................................................................................... 18 Citas significativas sobre el Espíritu Santo ................................................................................................................................................................................ 20 1 Cor 2:11 – Jn 4:24 – 2 Cor 3:17 .............................................................................................................................................................................................. 22 La eternidad del Hijo................................................................................................................................................................................................................. 23 El conflicto entre las dos naturalezas de Cristo ................................................................................................................................................................... 25 “Vida original, no prestada, no derivada” ........................................................................................................................................................................... 27 Juan 5:26; 10:17-18............................................................................................................................................................................................................. 28 "Primer nacido" (primogénito) y "fui engendrada" ............................................................................................................................................................. 29 Monogenés (Jn 3:16)........................................................................................................................................................................................................... 30 La personificación de la “sabiduría” .................................................................................................................................................................................... 30 Diferencias en la misma terminología cuando es aplicada a Cristo ..................................................................................................................................... 32 La encarnación de la Palabra............................................................................................................................................................................................... 33 Daño teológico antitrinitario .................................................................................................................................................................................................... 34 Apelación final .......................................................................................................................................................................................................................... 37 ¿ES EL ESPÍRITU SANTO UN PODER O UNA PERSONA? ................................................................................................................................................................... 39 ¿Quién es el Espíritu Santo?................................................................................................................................................................................................ 39 El Espíritu Santo es divino ................................................................................................................................................................................................... 41 EL ESPÍRITU SANTO Y LA DEIDAD.................................................................................................................................................................................................... 42 EL UNIGÉNITO DEL PADRE .............................................................................................................................................................................................................. 43 LA DOCTRINA DEL ESPÍRITU SANTO EN LA HISTORIA...................................................................................................................................................................... 45 Surgen los problemas.......................................................................................................................................................................................................... 45 Monarquianismo................................................................................................................................................................................................................. 46 Arrianismo .......................................................................................................................................................................................................................... 46 El papel de los Padres de la iglesia ...................................................................................................................................................................................... 46 En épocas recientes ............................................................................................................................................................................................................ 47

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 2


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Peligro a la vista .................................................................................................................................................................................................................. 47 La mano de Dios está al timón ............................................................................................................................................................................................ 48 ¿Qué podemos decir? ......................................................................................................................................................................................................... 48 Notas y Referencias: ........................................................................................................................................................................................................... 49 JESUCRISTO: ESENCIALMENTE DIOS ............................................................................................................................................................................................... 49 EL PRIMOGÉNITO DE LA CREACIÓN ................................................................................................................................................................................................ 51 EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS ......................................................................................................................................................................................... 53 LA PERSONA Y LA DIVINIDAD DEL ESPÍRITU SANTO........................................................................................................................................................................ 54 Fuerza activa y energía de Dios ........................................................................................................................................................................................... 55 Subordinación ..................................................................................................................................................................................................................... 56 La Personalidad del Espíritu probada .................................................................................................................................................................................. 57 El pronombre neutro .......................................................................................................................................................................................................... 58 El “otro ayudador” .............................................................................................................................................................................................................. 58 Pruebas adicionales ............................................................................................................................................................................................................ 60 Su relación con Dios ............................................................................................................................................................................................................ 60 Su relación con Jesucristo ................................................................................................................................................................................................... 60 Su relación con los hombres ............................................................................................................................................................................................... 61 La divinidad del Espíritu Santo probada .............................................................................................................................................................................. 61 EL DESARROLLO DE LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA ............................................................................................. 63 1. La verdad es progresiva .................................................................................................................................................................................................. 63 2. El uso de la Biblia y el Espíritu de profecía para enseñar falsas doctrinas. ..................................................................................................................... 64 3. ¿Qué enseño el concilio de Nicea acerca de la Trinidad? ................................................................................................................................................ 65 4. ¿Qué enseña la iglesia católica acerca de la doctrina de la Trinidad? ............................................................................................................................. 66 5. ¿Qué creencias hay acerca de la Trinidad? ..................................................................................................................................................................... 67 6. ¿Qué creían los pioneros acerca de la doctrina de la trinidad? ...................................................................................................................................... 70 7. ¿Cuáles son las seis razones por las que los pioneros rechazaron la doctrina de la trinidad? ......................................................................................... 73 8. ¿Qué otras cosas no creían los pioneros? ....................................................................................................................................................................... 74 9. ¿Existe la palabra trinidad en la Biblia? ........................................................................................................................................................................... 74 10. ¿Utiliza Elena G. de White la palabra Trinidad en sus escritos? ................................................................................................................................... 75 11. Nuestras Declaraciones Doctrinales ............................................................................................................................................................................. 75 12. ¿Qué escribió Elena G. White acerca de la trinidad? ..................................................................................................................................................... 77 LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD Y LOS PIONEROS ADVENTISTAS ............................................................................................................................................... 81 I- La creencia de los pioneros adventistas sobre la doctrina de la Trinidad .............................................................................................................................. 83 A- La divinidad de Cristo en la literatura temprana adventista. .......................................................................................................................................... 86 B- La divinidad y la personalidad del Espíritu Santo en la literatura temprana adventista. ................................................................................................. 88 II- Un análisis de las declaraciones antitrinitarias de los pioneros adventistas ......................................................................................................................... 89 Sentido de honestidad, hasta donde el conocimiento lo permite ....................................................................................................................................... 92 III. La Posición de Elena de White sobre la Trinidad .................................................................................................................................................................. 93 Al Concluir Nuestra Investigación ....................................................................................................................................................................................... 97 Notas Aclaratorias y Referencias ......................................................................................................................................................................................... 97

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 3


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

INTRODUCCIÓN Desde mucho tiempo atrás la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha sido abiertamente criticada por sectores contrarios a la iglesia debido a una de sus doctrinas fundamentales: La Trinidad. El Punto principal en cuestión por estos días, específicamente es el Espíritu Santo, su identidad y función. Por supuesto, cuando se ataca al Espíritu Santo, por ende, surgen preguntas sobre la persona de Jesucristo, obligando a estos grupos disidentes a formular sus propias teorías que apoyen sus puntos de vista, que en la mayoría de los casos tergiversan la realidad teológica expuesta en la Biblia y el Espíritu de Profecía (por supuesto, sus puntos de vista son basados en estas dos fuentes, aunque sacadas de contexto). El Doctor Alberto Treiyer, (Autor del sitio Mensajes Distintivos Adventistas, http://adventistdistinctivemessages.com) un reconocido erudito, docente y escritor de la Iglesia Adventista, ha dedicado tiempo para diseñar y contrarrestar los ataques a esta doctrina desde un punto de vista exegético histórico y profético. Su investigación constituye el principal documento de esta compilación, este material va al punto de los ataques, por lo que les recomendamos su lectura cuidadosamente para poder dar razón de nuestra fe en momentos de necesidad, o para compartir con aquellos que tienen dudas sobre el tema. De igual manera anexamos artículos del Dr. Ángel Manuel Rodríguez, director del Instituto de Investigación Bíblica, de Pr. Mark Finley, de Pr. Héctor A. Delgado y Pr. Javier A. Velázquez Tipacamú, que también abordan los temas que son objeto de los resientes ataques que contra la iglesia y sus doctrinas, están haciendo grupos disidentes como el “Ministerio La Verdad Eterna” de Cristian Silva. La Biblia en 2 Pedro 2:1 nos advierte: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina”. Apreciados hermanos, “el error es detectado mejor, no a través de un conocimiento amplio de las falsificaciones, sino por medio de un conocimiento cabal de la verdad” por lo tanto velad y orad para no entrar en tentación. Es mi deseo que esta compilación de estudios contribuya a la claridad de la verdad en cada mente y nos alejemos de la peligrosa tentación de primero conocer la falsificación antes que la verdad. Con aprecio en Cristo, Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 4


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

UN ATAQUE A LA DOCTRINA ADVENTISTA DE LA TRINIDAD

Septiembre / Octubre de 2010 / Dr. Alberto R. Treiyer Vez tras vez se me ha estado consultando sobre lo que corre por internet y otros medios de difusión sobre el levantamiento de algunos hermanos que creen que la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha caído en la apostasía al adoptar la creencia en la Trinidad. Hasta acá me había negado a entrar en el tema, porque tengo muchos otros proyectos de investigación y publicación. Pensaba que otro debía tomar el mango y darse el trabajo de responder ya que, aunque se me pide constantemente participar en confrontaciones y hasta debates sobre temas escatológicos y del santuario a diferentes niveles en nuestra iglesia, creía que no tenía para qué meterme en el tema de la Trinidad. No me atraía esa discusión porque creí haber llenado suficientemente mis inquietudes sobre ese punto desde hace muchos años atrás. Esta mañana alguien me llamó de un país en Sudamérica y me dijo que una iglesia se había dividido el año pasado por ese tema. Por internet me han comunicado que en otros lugares han tenido también algunas divisiones en algunas iglesias. En una semana más daré un seminario en otra iglesia sobre la Trinidad, (aparte de las conferencias que estaré dando sobre la Globalización), porque están pasando por ese problema. Lo notable es que quienes caen fácil presa ahora, del engaño antitrinitario, son por lo general, gente que ya vivía quejándose contra ciertos detalles que no les agradaba de la iglesia. Un predicador estrafalario a quien debieron quitarle la ordenación, los había vuelto quejosos y con ciertas tendencias al fanatismo. En otras palabras, había preparado el terreno en los corazones de algunos hermanos, como para que estuviese fértil a cualquier reacción contra la iglesia. Y así, mal orientados, algunos queridos hermanos nuestros, no captan que les robaron el corazón, y ya no lo tienen con nosotros. Esa es la experiencia vivida, al menos, que pude apreciar al dar, finalmente, un seminario sobre la Trinidad en la iglesia mencionada más arriba. Es probable que, al desarrollar esta serie, más de un pastor quiera pedirme que vaya a darle temas sobre la Trinidad. Pero deseo hacer claro que no quiero salirme de la línea en la que estoy: Santuario y Escatología Apocalíptica. Si se me pide hablar de este tema, será como un anexo a las conferencias que doy sobre esos temas, un domingo de mañana o un sábado de tarde, pero nada más. Al ir compartiendo por vía electrónica las respuestas que encuentro a los cuestionamientos arrianos o semiarrianos que se han levantado contra nuestra creencia en la Trinidad, más lo que otros colegas compartan, pienso que todos nosotros podremos volvernos especialistas sobre el tema. Los documentos antitrinitarios que circulan en castellano Son cuatro los documentos que se me han enviado, y que están circulando por internet causando confusión. Después de leer el más extenso de ellos antes de ayer (380 págs.), revisé ayer los otros tres y, salvo un estilo más polémico y acusaciones gratuitas de incomprensión que hacen a los líderes de nuestra iglesia, no encontré nada nuevo en los demás. Voy a pasar a mencionarlos, con alguna referencia adicional a sus autores. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 5


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

1. Dios Revelado en las Escrituras. Estudio Sobre la Divinidad. Daniel Bernhardt, Septiembre 2009, Tercera Edición. 380 págs. Daniel Bernhardt es hijo del Pr. Rolando Bernhardt, actualmente jubilado viviendo en Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina (nuestra villa universitaria). Daniel trabaja en la Universidad Adventista de Tailandia. Su especialidad es Administración de Empresas. Después de estar enseñando allí, una empresa de alimentos australiana de nuestra iglesia acaba de ponerlo de gerente de una planta en esa institución tailandesa. Está casado y con hijos. Su madre es Lorena Lista, prima hermana mía, de manera que puedo decir que es uno de mis sobrinos segundos. Daniel no tiene una formación teológica académica en nuestra iglesia, ni tampoco domina las lenguas bíblicas. Estudió Administración de Empresa en una universidad en Buenos Aires (Belgrano), y es admirable el esfuerzo que ha hecho para conocer a Dios. Dedicó cuatro años a preparar el material que comentaremos en esta serie, y lo dio a ciertos pastores en Argentina para que se lo criticaran y, según él, en lugar de criticárselo, tomaron medidas para no dejarlo predicar. Debo decir que todo el mundo suele estar ocupado en esta etapa del mundo, y ponerse a rebatir materiales de esa naturaleza hasta este servidor ha procurado quitarle el cuerpo. Por lo que si alguien adopta una postura antitrinitaria como la que él adopta, creo sabio el que se le impida predicar, a menos que muestre lealtad para con nuestra iglesia guardando para sí esa convicción, y no sembrando dudas... Pero creo también que Daniel se merece una respuesta, porque su trabajo, en general, me gustó, y nunca dejaré de encomiar su tremendo esfuerzo al prepararlo. No es explosivo ni incendiario como otro de los documentos que recibí, pero bien definido en su postura contraria a la posición de nuestra iglesia sobre la Trinidad. Independientemente de que partió mal en su estudio, y de que procuró mantener su posición a toda costa hasta el final, ese mismo hecho de investigar tanto el tema revela inquietudes espirituales muy grandes. ¡Ojalá tuviésemos más jóvenes con inquietudes semejantes de investigación! Digamos como síntesis, que la tesis de Daniel Bernhardt es un esfuerzo por conocer a Dios, basado en 1 Juan 4:8 y Juan 17:3. ¡Qué grandioso proyecto! Su problema es que intenta hacerlo procurando definir la naturaleza de Dios en el contexto de la relación trinitaria a la que rechaza, y eso es imposible. Dios no nos dio esa tarea. Nunca podremos comprender a plenitud la esencia, sustancia o naturaleza divina, ni siquiera en la manera en que se interconectan las tres personas de la Deidad. 2. La Apostasía Alfa y Omega. El Alfa ya es Historia. La Omega... Está Viva y en su Apogeo. Cristian Silva, 2008 (100 págs.). Cristian Silva es hijo de quien fuera nuestro amigo y pastor Agustín Silva. Agustín fue colportor, director de colportaje, luego pastor desde donde estuvo cursando sus estudios en teología durante los veranos. Recuerdo cuando Agustín me contó cierta vez, en Uruguay, con indignación, cómo el diablo se le había manifestado a sus hijitos asustándolos, y no a él mismo, luego que una persona espiritista había venido cierta vez a visitarlos. Y aunque se fue, los espíritus aprovecharon para hacerse sentir. En la introducción de su escrito, Cristian declara que es tercera generación de adventistas, y admira la devoción de su padre a la Iglesia Adventista a la que sirvió, lo que fue todo un ejemplo para él. Admira también a su madre y a sus hermanos Vivian y Cintia. Está casado con Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 6


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

su esposa Leslie, y tiene dos hijos, Angelina y Brian. Actualmente viven en California, Estados Unidos (no es pastor, y hasta el momento no sé cuál es su oficio). A diferencia del estudio anterior, este otro trabajo es explosivo. No parte del deseo de conocer a Dios, sino de denunciar la apostasía de la Iglesia Adventista que se manifiesta, según su tesis, en haber adulterado la verdad sobre la naturaleza de Dios. La Iglesia Adventista, según él, está viviendo en medio de la apostasía Omega con la aceptación de la doctrina de la Trinidad que presume ser pagana y católica. Mientras que el estudio de Daniel Bernhardt usa expresiones más prudentes, lo que hace Cristian es asumir posiciones más arriesgadas que delatan una ignorancia mayor. Por ejemplo, tanto se esfuerza por condenar a la Iglesia Adventista por asumir la Trinidad con el concepto de tres en uno y uno en tres (según la interpretación que algunos tienen de la Trinidad), que parece después tratar de no caer en lo mismo que critica, al decir que el Padre y el Hijo son “dos dioses”. Así pareciera querer evitar la crítica de reemplazar la Trinidad por una especie de binitarianismo que hable de dos en uno, y uno en dos. Pero eso es un disparate y revela su ignorancia más que ninguna otra cosa, porque lo hace, en realidad, politeísta, algo que no parece reflejarse en el resto de su estudio. También se nota en Cristian una falta de conocimiento de las lenguas bíblicas, y aun del inglés en relación con ciertas traducciones o declaraciones del Espíritu de Profecía. Aún así, se nota cierto esfuerzo en Cristian por documentar los presuntos cambios que pretende haber hecho nuestra iglesia con el correr de los años. Es una lástima que haya también partido mal, y errado el blanco. No parece creer, como lo veremos en su momento, que Dios guía a su iglesia, su remanente final, en la comprensión de ciertas verdades que no se habían definido suficientemente bien al principio. Se esfuerza en probar, por el contrario, que la Iglesia Adventista se apartó y debe volverse a su creencia original. Y cuando los pastores reaccionan, así como la Iglesia organizada contra ellos, por esas ideas que quieren infiltrar, lo presentan como prueba de que estamos viviendo en medio del zarandeo final. Esto no es nuevo, sino una característica que han asumido siempre los movimientos cerrados que atacaron a nuestra iglesia a lo largo de los años. Pienso que sería de mayor provecho para ellos si se preocupasen de juntar las citas de E. de White que advierten contra la actitud de oposición abierta que han emprendido ellos contra el último remanente. Otros argumentos de la patrística y aún de la Biblia que esgrime Cristian me parecen tomados prestados más bien de los Testigos de Jehová o de otros movimientos antitrinitarios como los Apostólicos que creen que Jesús es el Padre y el Espíritu Santo (no tres personas). Aunque tanto Cristian como Daniel no niegan que el Padre y el Hijo sean dos personas diferentes, mucho de lo que encuentran en esos movimientos antitrinitarios parece servirles. ¡Ojalá Dios toque su corazón, y de los demás a quienes están descarriando, para que no sean tan presumidos de creer que nuestra iglesia no llegó en su comprensión de la Trinidad hasta donde está hoy, sin haber sopesado bien los diferentes argumentos bíblicos y del Espíritu de Profecía sobre el tema. Creemos que en la Deidad participan tres personas coeternas e iguales en naturaleza, esencia y sustancia, aunque diferentes en funciones y personas. Cristian ha preparado una carta tipo, además, en donde deja espacios en blanco para que los miembros de la Iglesia Adventista que adoptan su credo, pidan ser desfraternizados de la Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 7


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

iglesia como una “decisión firme, indiscutible e irrevocable”. Cree que la Iglesia Adventista ha pasado a formar parte de la Gran Babilonia, y que su movimiento naciente está destinado a ser el remanente del remanente. Por eso insta a irse de la Iglesia Adventista. No capta que en la Biblia y en los escritos del Espíritu de Profecía, no hay un remanente de un remanente. Hay un solo remanente, que guarda los mandamientos de Dios y tiene el Espíritu de Profecía (Apocalipsis 12:17). También invita en esa carta de desfraternización a venir a estudiar sus presuntos descubrimientos en la dirección del hermano que asume su liderazgo. 3. El "Otro" Consolador (Juan 14:16). Leslie Silva (esposa de Cristian), 2009 (8 págs.). Se trata de una colección de citas bíblicas y del Espíritu de Profecía que procuran demostrar que el Espíritu Santo es Cristo mismo... 4. La Deidad Verdadera (Revisión 2010). (41 págs.). Gabriel G. Geier. No tengo referencias sobre este hermano, salvo su dirección electrónica que revela por las siglas que es también de Argentina. Después de recopilar citas bíblicas que junta con la intención de probar que el único Dios es el Padre, hace otro rejunte de citas, esta vez del Espíritu de Profecía, para advertir sobre el Alfa y Omega de la apostasía de la Iglesia Adventista, obviamente inspirado por Cristian Silva. Aristóteles preguntaba qué fue primero, si el huevo o la gallina. En este caso no sé quién fue el primero, la fuente de inspiración, sobre la que se inspiraron los otros. Se ve, sin embargo, una dependencia de los demás de los argumentos de Daniel Bernhardt. Así, la tesis es la misma. El Padre habría engendrado al Hijo antes de crear el universo, y el Espíritu Santo no sería una persona, sino el Padre y/o el Hijo (el espíritu de ellos, como nuestro espíritu no es otra cosa que nosotros mismos como humanos). La creencia adventista de la Divinidad a través del tiempo El estudio de Daniel Benhardt parece ser independiente. Mientras que el de Cristian Silva, especialmente, no sólo depende de los argumentos de Daniel sino también toma ciertos materiales de algunos antitrinitarios adventistas en los Estados Unidos que no han tenido mucho éxito pero que, como todo grupo minoritario hace ruido y descarría gente. Así es que consiguieron una lista de lo que creyeron varios de nuestros pioneros en el S. XIX. Luego pasan a considerar la creencia en la Trinidad que tiene nuestra Iglesia hoy, y pretenden demostrar que se apartó de los pilares de nuestra fe. Pero lo cierto es que no hay ninguna cita de E. de White que diga que entre los pilares y fundamentos de la fe adventista deben incluirse conceptos arrianos o semiarrianos con respecto a la Deidad. Su lista de los fundamentos, clavijas, e hitos es abarcante (vease A. R. Treiyer, Contextualizando enfoques teológicos en la Iglesia Adventista (2008), en www.adventistdistinctivemessages.com), pero jamás incluyó ella allí los conceptos equivocados de algunos pioneros, no sólo con respecto a la naturaleza de Cristo y del Espíritu Santo, sino también con respecto a otros temas.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 8


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Las citas que estos hermanos traen de E. de White y que instan a resucitar los libros de los pioneros, y mantener los hitos que se pusieron con oración, estudio y revelación, consideran los problemas de Kellog con el panteísmo, o los de Ballenger en su negación del santuario celestial (Arthur White, Ellen G. White. The Early Elmshaven Years (1900-1905), 405-413), todos ellos a comienzos del S. XX. También exhortó de la misma manera en relación con John Bell quien salió con otra teoría sobre los tres mensajes angélicos de Apoc 14 (Arthur White, Ellen G. White. The Australian Years (1891-1900), 272ss). Pero nunca pretendió E. de White que todo lo que creyeron los pioneros era verdad. Hay citas claras de E. de White que afirman que la verdad es progresiva, y admiten que en algunos puntos pueden haber estado en error y que, cuanto antes se descubran, mejor. Nunca pretendieron ni E. de White ni nuestros pioneros tener el monopolio de la verdad, ni un conocimiento de toda la verdad. Esa soberbia no formó parte de la actitud de nuestros pioneros ni menos de E. de White, quien advirtió contra una actitud tal. “La verdad es eterna, y el conflicto con el error sólo hará manifiesta su fuerza. Nunca debiéramos rehusarnos a examinar las Escrituras con los que, tenemos razón para creer, desean conocer lo que es verdad así como lo hacemos nosotros. Si los pilares de nuestra fe no soportan la prueba de la investigación, es tiempo de que lo sepamos; porque sería una locura establecernos en nuestras ideas, y pensar que nadie debiera interferir con nuestras opiniones. Que cada cosa sea traída a la Biblia porque es la única regla de fe y doctrina” ( BEcho, 10-1592, 6). “Necesitamos ungir nuestros ojos para poder ver la luz de la verdad. No debemos pensar, ‘bien, tenemos toda la verdad, entendemos los pilares principales de nuestra fe, y podemos descansar en este conocimiento’. La verdad es una verdad progresiva, y debemos caminar en la luz creciente… Tenemos que tener fe viviente en nuestros corazones, y extender la mano a un conocimiento más amplio y a una luz más avanzada” (RH, 03-25-90, 4). “La verdad es una verdad que avanza, y debemos caminar en la luz creciente” (CW, 33). "Dios no bendecirá a los hombres en la indolencia, ni en la oposición celosa y testaruda de la luz que da a su pueblo" (RH, 02-25-90, 2).

A continuación pasaremos a considerar lo que nuestra iglesia votó como creencia a lo largo de su historia, y decidiremos si podemos creer hoy lo que creyeron entonces sobre la naturaleza de Dios, y si hubo realmente cambio como se pretende, o más bien progresión. Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista Según presumen nuestros hermanos antitrinitarios, nuestra iglesia cambió su creencia fundamental con el tiempo, apartándose del original. Cristian Silva aprovecha una declaración desatinada de George Knight, para fortalecer su énfasis de apartamiento de la fe original que supuestamente nuestra iglesia tendría hoy con respecto a nuestros pioneros. G. Knight es un prolífico escritor adventista con ciertas tendencias liberales, pero considerado por algunos, como uno de los que forman el mainstream o "corriente principal" del pensamiento actual adventista. Escribió en uno de sus recientes libros que si los pioneros se levantasen, no se podrían bautizar hoy porque eran antitrinitarios. Y entonces pasa Cristian a mostrar el presunto cambio en la definición de las creencias de nuestra iglesia. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 9


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Esa declaración de George Knight, (a quien ahora el BRI salió a responder por decir también en uno de sus libros que en Dan 8:14 no aparece el juicio investigador), es desatinada porque nosotros podríamos bautizarnos con la definición que tuvieron nuestros pioneros en su historia y, sin duda ellos, con las pruebas bíblicas que tenemos hoy, no dudarían en aceptar el desarrollo de los principios que nos dejaron en sus creencias fundamentales (como lo hicieron en su momento con el sábado, y con otras cosas que Dios les reveló a través del Espíritu de Profecía, abandonando errores anteriores que habían abrazado). En lugar de mirar de atrás para adelante, miremos de adelante hacia atrás, y preguntémonos si podríamos aceptar las creencias fundamentales que ellos nos legaron; es decir, si las declaraciones posteriores no están de acuerdo con lo estrictamente redactado en las declaraciones anteriores. Creencias fundamentales (1879) 1) Que hay un solo Dios, un ser personal, espiritual, Creador de todas las cosas, omnipotente, omnisapiente y eterno, infinito en sabiduría, santidad, justicia, bondad, verdad, misericordia, inmutable y omnipresente por medio de su representante el Espíritu Santo (Sal 139:7). 2) Que hay un Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, por quien Dios creó todas las cosas y por quien existen; que tomó sobre sí la naturaleza de la simiente de Abrahán para la redención de nuestra raza caída; que habitó entre los hombres lleno de gracia y de verdad, vivió como nuestro ejemplo, murió como nuestro sacrificio, fue levantado para nuestra justificación y ascendió a lo alto para ser nuestro único mediador en el santuario en el cielo en donde con su propia sangre hace expiación por nuestros pecados; expiación que, lejos de haber sido hecha en la cruz, la cual fue la ofrenda del sacrificio; es la última parte de su trabajo como sacerdote de acuerdo al ejemplo dado por el servicio del sacerdocio levítico el cual prefiguró y fue sombra del ministerio de nuestro Señor en los cielos. Véase Lev 16; Heb 8:4-5; 9:6-7). Preguntémonos. ¿Podemos hoy bautizarnos bajo esta definición de nuestras creencias en relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo? ¡Por supuesto! Nuestros pioneros fueron suficientemente prudentes como para mantenerse dentro de las declaraciones bíblicas. Creencias fundamentales (1907) 1) Repite el primer párrafo de la definición de 1879, y la mayor parte del segundo. Sigo en el segundo párrafo desde donde lo modifican, más bien, lo aclaran o redactan mejor. ... ascendió a lo alto para ser nuestro único mediador en el santuario en el cielo donde a través de los méritos de su sangre derramada él asegura el perdón y olvido de los pecados de aquellos que persistentemente vienen a él; y que como etapa final de su trabajo como sacerdote, antes de que tome su trono como rey, el hará la gran expiación por los pecados de aquellos, y sus pecados entonces serán borrados (Hech 3:19) y serán llevados aparte del santuario como lo muestran los servicios del sacerdocio levítico los cuales fueron sombra y prefigura del ministerio de nuestro Señor en el cielo. Véase Lev 16; Heb 8:4-5; 9:6-7. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 10


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Nuevamente, ¿podemos bautizarnos bajo estas creencias? Es claro que nuestra iglesia crecería con los años en la comprensión de muchas cosas, pero el germen de sus creencias fundamentales puede ser mantenido intacto hasta hoy. Las creencias fundamentales que pondremos en el siguiente número a partir del año 1931 mencionan la Trinidad, algo que no niegan las definiciones anteriores. Simplemente hay un desarrollo, un avance en la comprensión de una verdad que no se había definido anteriormente, por más que muchos pioneros eran arrianos o semiarrianos en sus creencias personales. Creencias fundamentales (1969) 2) Que la Divinidad o Trinidad consiste en el Padre Eterno, un ser personal, espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y en amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, por medio del cual fueron creadas todas las cosas y por cuyo intermedio se realizara la salvación de las huestes de los redimidos; el Espíritu Santo, la tercera persona de la divinidad, el gran poder regenerador en la obra de la redención (Mat 28:19). 3) Que Jesucristo es el mismo Dios, siendo de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aunque retuvo su naturaleza divina, tomó sobre sí la naturaleza humana, vivió sobre la tierra como hombre, ejemplificó en su vida como modelo nuestro los principios de la justicia, testificó de su relación con Dios por medio de muchos milagros poderosos, murió por nuestros pecados en la cruz, resucitó de entre los muertos y ascendió al Padre, donde vive para siempre para interceder por nosotros (Jn 1:1,14; Heb 2:9/18; 8:1-2; 4:14-16; 7:25). Hagámonos ahora la siguiente pregunta. ¿Hay realmente algo que cambia con respecto a las definiciones anteriores? Lo más que podemos admitir es que, a partir de las declaraciones de fe anteriores, ahora se agregan cosas, se construye sobre lo anterior. El lenguaje, por otro lado, es el mismo que usa E. de White en sus escritos posteriores. ¿Que agregan la palabra Trinidad? La definición primera persona, segunda persona, tercera persona para el Padre, el Hijo y el Espiritu Santo, como componiendo la Deidad, es también usada por E. de White en sus últimos años. Que esa definición del Espíritu de Profecía se la perdieron los pioneros que murieron antes, no es problema para nosotros quienes contamos con tales declaraciones inspiradas que nos confirman en la verdadera dirección. Eso es, justamente, lo que se conoce como Trinidad. Y aunque el nombre se le dio más tarde en el cristianismo, es adecuado para definir que hay tres personas iguales en sustancia y atributos, aunque diferentes como personas y en función. No incluiré aquí la declaración de creencias fundamentales de 1984 (27 doctrinas) y 2007 (28 doctrinas), porque todos Uds. la tienen en el libro Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día. Allí se desarrolla más todavía el concepto de la Trinidad, cuyo germen ya aparece, muy sucinto, en la primera declaración de fe de nuestros pioneros. También hay avances en relación con la creencia del "continuo" en Dan 8 cuya comprensión quedó suspendida en los días de nuestros pioneros, pero que hoy resalta en forma clara y aceptada en general por nuestra iglesia como referencia al "continuo" ministerio intercesor de Cristo en el Santuario Celestial. Lo mismo podríamos decir sobre el rey del norte y el rey del sur que contenderían en el tiempo del fin, según la profecía de Dan 11:40-45. Mientras que hacia fines del S. XIX ese tema tuvo confrontados a Jaime White y Uriah Smith, hoy hay consenso general sobre su significado y cumplimiento. Hay progreso, hay crecimiento en Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 11


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

nuestra igle-sia, y estemos contentos por ello, porque nuestra iglesia no es una iglesia muerta, sino que avanza bajo la dirección de Dios, tal como lo anticipó el Espíritu de Profecía. Desarrollo de la revelación sobre la Trinidad en E. de White Aunque no hay ninguna cita de E. de White que niegue la Trinidad, y que deba ponerse a un lado, resulta claro leyendo sus declaraciones a lo largo del tiempo, que su concepto de la Deidad creció con los años. Mientras que algunas declaraciones suyas son ambiguas en sus primeros años, en sus últimos años son más precisas y definidas. En otros aspectos, sin embargo, ella cambió con el tiempo, a medida que Dios le revelaba la verdad. Por ejemplo, ella guardó el domingo por cerca de dos años después de haber recibido su primera visión en 1844, y no aceptó la exposición de José Bates sobre el sábado, hasta que recibió más luz, la que fue confirmada más tarde por una visión del lugar santísimo del templo celestial, con las dos tablas de la ley dentro del arca, con una luz alumbrando sobre el cuarto mandamiento. Aún así, la luz bíblica sobre el comienzo del sábado a la puesta del sol vino mediante un estudio de John Andrews en 1855. Ella tampoco aceptó esa conclusión hasta que recibió en ese mismo año una visión confirmando ese estudio de Andrews. Hasta 1863, E. de White y nuestros pioneros comían ostras marinas, carne de cerdo y todo tipo de carne. Gracias a las visiones que recibió, y al estudio de la Biblia, al organizarse la iglesia eliminaron esas costumbres. La reacción de nuestros pioneros contra el credo trinitario de sus días, más definidamente el metodista, tuvo que ver con la negación de que Dios tuviese cuerpo. El credo Episcopal Metodista decía que “no hay sino un Dios viviente y verdadero, sin cuerpo o partes”. “La doctrina denominada de la Trinidad, que sostiene que Dios es sin forma, ni partes”, tendía a una espiritualización del cielo que afectaría la creencia también, en un santuario celestial literal donde Jesús intercede por nosotros (Uriah Smith, en Review & Herald, Julio 10, año 1856). D. W. Hull declaró que “la postura inconsistente sostenida por muchos en relación a la Trinidad, como se la denomina, sin duda ha sido la causa fundamental de muchos errores… No creemos, como lo enseña la Iglesia Metodista Episcopal, que Cristo es el único y eterno Dios, y, a la vez, hombre; que la parte humana es el Hijo, y la divina es el Padre”. “Aquí podemos agregar que el punto de vista ortodoxo de Dios como lo expresado por ellos en diversos ‘Artículos de Fe’ es, ‘Dios es sin cuerpo, partes, personas, centro, circunferencia o localidad’”. “Que Cristo sea el único y eterno Dios, y que Dios es inmaterial, sin cuerpo, partes o pasiones, es la enseñanza de los credos de la Iglesia” (M.E. Cornell, Review & Herald, abril 7, 1863). Hull llegó a decir que “no podemos estar de acuerdo con una idea tan inconsistente” como la que sostiene que “el Padre, el Hijo y el Espíritu son tres personas en uno, haciendo en total un Dios sin cuerpo o parte” [Gracias Héctor Delgado por esta documentación que puede encontrarse, con más detalles, en http://reflexionesteologicas.wordpress.com/articulorecomendado/] Así, nuestros pioneros rechazaron fuertemente ese concepto espiritualizador con los siguientes pasajes: Éx 24:9-11; 33:20-23; Jn 1:181; Heb 1:1-3. Por eso, en una de sus primeras visiones, E. de White le preguntó a Jesús si su Padre tenía forma como él, y la respuesta fue que sí (PE 54). En otra visión en 1850, le preguntó a Jesús si su Padre era una persona, y le respondió: “Soy la imagen expresa de la persona de Mi Padre” (PE 77). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 12


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En 1858 E. de White manifestó creer en el Espíritu Santo porque lo conectó con el Padre y el Hijo en el relato del bautismo (Spiritual Gifts, v. I, 28). En 1869 se adelantó a los pioneros al declarar que Cristo era igual a Dios (2 T, 200). Eso llevó a su esposo a reflexionar más sobre la Trinidad, sin renunciar aún a su rechazo. Reconoció en 1877, en un artículo de la Review (Nov 29, 1877), que “Cristo es igual con Dios”, pero declaró: “La Trinidad inexplicable que hace la Trinidad tres en uno es realmente mala; pero el ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor”. En 1872, E. de White contrastó a Cristo con los ángeles, diciendo que “Cristo no fue creado” (RH, Dec 17, 1872), lo que llevó a Uriah Smith también a cambiar su creencia de que Cristo era el primer ser creado. En 1878 E. de White afirmó que Cristo era el “Hijo eterno” (RH, Aug 8, 1878). Daniel Bernhardt y Cristian Silva destacan la declaración de E. de White que dice que “por su encarnación”, Cristo “ganó en un nuevo sentido el título de Hijo de Dios”, y que “es verdaderamente Dios en infinitud, aunque no en personalidad” (The Upward Look, 367; Ms 116, Dic 19, 1905). De esto deducen que era Hijo antes de la encarnación, y que habría nacido anteriormente. Pero en 1878 ella afirmó que es un “Hijo Eterno”. ¿En qué sentido su carácter de Hijo pasó a ser nuevo con la encarnación? Entre otras cosas, en que por la encarnación tuvo comienzo. Pero eso no implicó que no fuese eterno. En efecto, E. de White recalcó en 1887 y de nuevo en 1898 y 1905, que “por toda la eternidad, Cristo estuvo unido con el Padre” ( RH, July 5, 1877; DA (1898), 19; ST, Ag 2, 1905). Y al decir que era infinito no en personalidad, se estaba refiriendo a que adoptó la personalidad humana para forjar la justicia que nos permitirá vencer a Satanás. En 1888, en el contexto del famoso debate sobre la justificación por la fe que se dio en el Congreso de Mineápolis, ella afirmó que la plena Deidad de Cristo es necesaria para tener un concepto más amplio sobre la justificación por la fe. “Si los hombres rechazan el testimonio de las Escrituras inspiradas con respecto a la Deidad de Cristo, es en vano argüir con ellos, porque ningún argumento, por más convincente que sea, los podrá convencer [1 Cor 2:15 citado]. Ninguno que sostenga este error puede tener un concepto verdadero del carácter o la misión de Cristo, o del gran plan de Dios para la redención del hombre” (GC [1888] 524). Nuestros contendientes Daniel y Cristian afirman que si el Hijo es Eterno, es porque salió del seno del Padre, e implican con esa expresión que estuvo en el Padre eternamente hasta que lo dio a luz. Pero en Jn 1:18 se usa esa expresión en relación a la época en que vino a la tierra para revelarse a la humanidad (RH, July 9, 1895). Además, el seno del Padre no es sus entrañas, no es su interior, sino su entorno más cercano o íntimo, como se ve también cuando Jesús habló en una parábola del “seno de Abraham” (Luc 16:22-23). Por otro lado, en el mismo año 1888, declaró E. de White que Cristo es “uno con el Padre eterno—uno en naturaleza, carácter y propósito” (GC [1888] 493), “uno en poder y autoridad” (ibid, 495), no obstante en persona, Cristo es “distinto” del Padre. Y agregó en 1906 que “el Señor Jesucristo… existió desde la eternidad, una persona distinta, no obstante una con el Padre” (RH, Abril 5, 1906), “el único ser en todo el universo que podía entrar en todos los concejos y propósitos de Dios” ( GC [1888] 493; PP [1890] 34). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 13


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Nuestros contendientes destacan el hecho de que en esta última declaración de 1888 y 1890 no menciona al Espíritu Santo. Pero esa luz la recibió después. En 1897 declaró que el Espíritu Santo es “la tercera persona de la Deidad” (Special Testimonies, Series A, N. 10, 37). Daniel Bernhardt trata de explicar esto diciendo que se trata de Jesús mismo pero sin el cuerpo. Como veremos luego, Jesús no tiene dos personas, una con el cuerpo que está en el cielo, y otra sin el cuerpo que envió a la tierra. El es la segunda persona de la Deidad, y el Espíritu Santo la tercera persona de la Deidad. El Hijo no es el segundo y el tercero al mismo tiempo. En 1898 se publicó el libro DTG en donde E. de White afirma que “en Cristo hay vida, original, no prestada, no derivada” (DTG 489 [530 en inglés]), Nuestros detractores explican esto con la declaración de Cristo, que dijo que el Padre determinó que tuviese vida en sí mismo. Pero esa declaración se dio en el marco de su encarnación, como veremos más en detalle después, cuando el Hijo se despojó de algunos atributos para ser como nosotros (Filip 2:5ss), pero sin abandonar su facultad que poseía por sí mismo, en forma inherente, de tener vida en sí mismo desde toda la eternidad. También argumentan que esa vida original no derivada era la del Padre que estaba en el Hijo. Pero como veremos luego con más detalles, allí E. de White está hablando de la vida misma de Cristo como algo que él poseía por naturaleza, sin derivación de nadie, ni del Padre. Vuelve a decir en ese mismo año, en el DTG, que el Espíritu Santo es la “Tercera Persona de la Deidad” (DA 671). Y en 1901 y de nuevo en 1905, destacó que hay tres “dignatarios celestiales eternos”, “tres poderes más altos en el cielo”, “tres personas vivientes del trío celestial”—el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son uno en naturaleza, carácter y propósito, pero no en persona (Ms 145, 1901; Special Testimonies, Series B, No. 7 (1905), 51, 62-63; The Ministry of Healing (1905), 422; citados en Evangelism 614-617. [Tomado en parte de Whidden-Moon-Reeve, The Trinity (RHPA, 2002)]. En 1900 E. de White escribió: “Cristo es igual a Dios, infinito y omnipotente. El podía pagar el rescate por la libertad del hombre. Es el eterno Hijo, existente por sí mismo, sobre quien no se había puesto ningún yugo; y cuando Dios preguntó: ‘¿A quién enviaré?’, pudo contestar: ‘Heme aquí, envíame a mí’. Podía hacer el compromiso de convertirse en la garantía del hombre, pues podía decir lo que el ángel más encumbrado no podía decir: tengo poder sobre mi propia vida: ‘poder para ponerla, y … para volverla a tomar’” (Youth Instructor, June 21, 1900). Nuestros adversarios antitrinitarios insisten en que las primeras visiones de E. de White, en las que describe al Padre y al Hijo unidos para resolver el problema del pecado y de la caída de Adán, no mencionan al Espíritu Santo, y declaran que Lucifer seguía al Hijo en autoridad. Pero en 1901 recibió más luz, y escribió: “La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más. Con Cristo, dio todos los recursos del cielo, para que nada faltara en el plan de la elevación de los seres humanos” Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 14


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

(Counsels on Health, 222 [1901]). También enfatizan nuestros hermanos despistados el hecho de que el Padre confirió al Hijo autori-dad después del conflicto con Lucifer, dejando la puerta abierta para creer que no la había tenido antes. Pero ya en 1890 declaró E. de White, que “no se había efectuado cambio alguno en la posición o en la autoridad de Cristo. La envidia de Lucifer, sus tergiversaciones, y sus pretensiones de igualdad con Cristo, habían hecho absolutamente necesaria una declaración categórica acerca de la verdadera posi-ción que ocupaba el Hijo de Dios; pero ésta había sido la misma desde el principio” (PP 17-18, 1890). Y aún antes, en1870, afirmó que los ángeles leales “le mostraron claramente que Cristo era el Hijo de Dios, que existía con él antes de que los ángeles fueran creados, y que siempre había estado a la diestra del Padre, sin que su tierna y amorosa autoridad hubiese sido puesta en tela de juicio hasta ese momen-to” (Spirit of Prophecy, 19; The Truth about Angels, p. 35). En 1906 volvió a afirmar que “el homenaje de la adoración de los ángeles era recibido por él [Cristo] con todo derecho. Esto no era robar a Dios”. Tenía “gloria divina y original” ( RH, Abril 5, 1906, 11). “Al hablar de su preexistencia, Cristo hace retroceder la mente a través de las edades sin fin [“through dateless ages”]. Nos asegura que nunca hubo un tiempo cuando él no haya estado en plena comunión con el Dios eterno” (ST, Ag 29, 1900; The Truth about Angels, 23-24). Y aunque nuestros contendientes quieren argumentar que desde que nació, nunca hubo un tiempo de rompimiento entre el Padre y el Hijo, tienen para ello que ignorar la primera declaración del párrafo que habla de una pre-existencia sin fin, de una eternidad hacia atrás sin cómputo. La palabra Trinidad ¿Vamos a enfurecernos con el título Trinidad, cuando lo que decimos ser un fundamento de nuestra fe confirmado por la Biblia y el Espíritu de Profecía se define bien con ese término? No necesitamos, tal vez, caer en algunos intentos definitorios católicos del término que no ayudan demasiado a aclarar esa doctrina bíblica. Recuerdo cuando una persona confundida con el arrianismo de los Testigos de Jehová, entendió años atrás mi explicación en Montevideo y, en una confrontación con ellos, salió en mi defensa diciendo que yo no creía como los católicos. Pero porque algunos exageren el título Trinidad, no significa que no podamos usarlo. En ese caso los israelitas nunca hubieran podido usar el término 'el, "dios", ni 'elohim, "dioses" con el contexto singular en referencia a Dios, porque bajo ese término los cananeos se iban bastante lejos, así como muchos hoy cuando usan la misma palabra que usamos nosotros, “Dios”. ¿Encuentran Uds. la palabra “milenio” en la Biblia? El Apocalipsis habla de mil años, pero no define el concepto bajo la palabra “milenio”. ¿Está mal usar esa palabra porque no aparece en la Biblia? ¿Por qué? Ese término ayuda a entender a qué enseñanza de la Biblia nos referimos. Lo mismo podemos decir de la palabra “encarnación”. ¿Dónde está en la Biblia? En ningún lado. Pero cuando la usamos, y E. de White también la usa, se entiende que nos referimos a la gran realidad histórica que nos cuenta la Biblia de que Dios se hizo carne (Jn 1:14). Y esto, a pesar de que ese término tiene connotaciones paganas entre los indúes y otras religiones Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 15


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

orientales, amén de muchos que practican los ritos de la Nueva Era. Además del término Trinidad, algunos han querido usar el término Triuno, que se presta a confusión, ya que intenta definir numéricamente tres en uno, y uno en tres. Esto ha traído reacciones fuertes a lo largo de la historia, en mucha gente no cristiana, con respecto a la creencia en la Trinidad. Aún así, algunos juegan con los números y destacan que 1 x 1 x 1 es igual a 1 (gracias Dr. David Pío Gullón por la referencia). Pero no necesitamos jugar con números, sino tratar con la realidad revelada. Nuestro buen amigo, el Dr. Aecio Cairus, nos comparte un análisis sobre el valor del término Trinidad desde la perspectiva lingüística. Nos dice que la unicidad de Dios es absoluta, mientras que su "pluralidad" es relativa. Siempre es posible decir: "Dios es uno" y poner allí punto y aparte. Pero no es correcto decir "Dios es tres" y detenerse allí. Si hablamos de tres en relación a Dios tenemos que agregar explicaciones. En otras palabras, en cierto aspecto (las Personas divinas) es COMO SI Dios fuera tres, pero no es realmente tres. Esto es justamente lo que expresa el término "trinidad". Trinidad es al número tres como unidad es al número uno. Ambos términos designan la cualidad del número respectivo. Pero si nos fijamos bien, notaremos que "unidad" se aplica siempre a sujetos que son en realidad plurales. No tiene sentido hablar de la "unidad" de un solo hombre. Hablamos de la "unidad" de la iglesia, de la nación, etc. Lo que queremos decir es que los miembros o los ciudadanos o los componentes de la unidad son o debieran ser, en cierto aspecto, COMO SI fueran uno, aunque en realidad son muchos. Por más que nos arenguen sobre la unidad, siempre querremos seguir teniendo nuestro propio cepillo de dientes. En otras palabras, "unidad" no es "uno"; la unidad es relativa y su sujeto es plural. Del mismo modo, y viceversa, "trinidad" se aplica sólo a un Sujeto único, que es Dios. Su trinidad consiste en que en cierto aspecto es como si fuera tres, pero sigue siendo uno. Entendiendo esto nos damos cuenta que no es necesario decir "triuno". El término trinidad en sí mismo supone que estamos hablando de un sujeto singular y no plural. (Gracias Aecio por esta explicación). La Fórmula Trinitaria del Bautismo Algunos de nuestros amigos antitrinitarios han estado deambulando sin rumbo fijo al tratar con la fórmula trinitaria de Mat 28:19. En su momento afirmaron que fue introducida por Eusebio en el S. IV, en ocasión del Concilio de Nicea. Pero esa fórmula en donde Jesús menciona al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ya era conocida por muchos otros desde fines del primer siglo como Policarpo (70-155/160), Ignacio de Antioquía (aprox. 35-107), Justino Mártir (aprox. 100-165), Ireneo (115-190), Teófilo de Antioquía (Segunda mitad del siglo II), Atenágoras de Atenas (Segunda mitad del siglo II), Tertuliano de Cartago (160-215), todos ellos anteriores al Concilio de Nicea en el S. IV. [Gracias Héctor Delgado, por esta referencia]. Al mismo tiempo, como ya vimos, vemos a nuestros amigos díscolos citando de la Biblia y de E. de White declaraciones que hablan de dos personas divinas, el Padre y el Hijo, para destacar que esas declaraciones no mencionan al Espíritu Santo. También encontraron las Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 16


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

citas de E. de White que dicen que Lucifer seguía en importancia al Hijo de Dios en el cielo, y que su lugar fue ocupado por Gabriel. Lucifer, y luego Gabriel, ocuparon y ocuparían el tercer lugar, según ellos (aunque E. de White nunca usó el término "tercero" en ese contexto), sin que se diga nada del Espíritu Santo como siendo la tercera persona del cielo en importancia. La razón es sencilla. Ella recibió luz sobre ese aspecto más tarde, como ya vimos. Por otro lado, una cualidad del Espíritu Santo pareciera ser la de no ser vista, sino sentida, vivida (Jn 3:8). Además, según ya vimos, hay otras declaraciones de E. de White que mencionan a Cristo como la segunda persona de la Deidad, y al Espíritu como la tercera persona de la Deidad. "El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona ["person"] de la Divinidad ["Godhead"] (DTG 626, 1898).

¿Cómo se las arreglan para explicar este hecho? Tal vez en este punto encontramos lo vulnerable y tozuda de la posición que han adoptado. Consideremos otra cita de E. de White. "Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes-el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo--son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo” (Special Testimonies, Serie B, N. 7, pgs. 62-63, 1905).

Los que publicaron el libro Evangelismo, según argumenta Cristian, alteraron lo que ella escribió. Esto ha estado llevando a algunos hermanos a desacreditar todo el libro Evangelismo. En el manuscrito de E. de White que ofrece fotocopiado Cristian en su estudio, aparece tachada por E. de White la "s" de "persons", y escrito arriba "alities", esto es, "Here are the living three personalities of the heavenly trio". De esto deduce Cristian que E. de White no entendió que se tratase de tres personas, sino de tres "personalidades". Estaba en la casa del pastor que me había invitado a dar conferencias, cuyo idioma materno es el inglés, y le pregunté si eso cambiaba el sentido. "Es lo mismo", me respondió en el acto. Busqué en el CD de los escritos de E. de White que le ayudé a instalar, y me encontré con las siguientes declaraciones en donde traduciré "personalities" como "personalidades", aunque podría traducirlas como "personas" sin alterar el sentido. "Leí el primer capítulo de Hebreos como la base de mi discurso. Este capítulo claramente indica las personalidades individuales del Padre y del Hijo" (RH, 1 de Agosto, 1907 Notes of Travel - N. 2 Mrs. E. G. White Loma Linda, Cal. Sabbath Sermon). "En esta Escritura se habla de Dios y de Cristo como de dos personalidades distintas, cada una actuando en su propia individualidad" (MR 760 18.2). "Estas palabras presentan a Dios y a Cristo como dos personalidades distintas" (1 NL 124.6).

Daniel y Cristian aceptan que el Padre y el Hijo son dos personas distintas. Por el hecho de que en estas citas que acabamos de leer, ella usa la palabra “personalidades”, ¿significa que no se refiere a personas? ¡Por supuesto que no! En referencia a este punto, el Dr. Aecio Cairus acotó: “La contribución de Alberto presenta correctamente la equivalencia de Persona y Personalidad cuando hablamos de Dios. Allí radica mucha de la confusión que ha llevado a algunos cristianos a rechazar la doctrina de la trinidad de personalidad, y especialmente a rechazar la persona del Espíritu Santo. ‘Persona’ en Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 17


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

lenguaje ordinario es un ser humano en su sentido más amplio (‘en el auto había 4 personas’), y cuando hablamos de personas en Dios muchos piensan en un ser humano o su prototipo divino. Pero cuando se adoptó el lenguaje de ‘personas’ para hablarmax de Dios, "persona" era un término que designaba los interlocutores en un diálogo, cualquiera fuese su naturaleza, forma o condición. A lo que hace referencia el término es a que en la Biblia escuchamos el diálogo del Padre con el Hijo y el Espíritu, cómo envían ellos y son enviados a su vez, glorifican y son glorificados por los otros dos. En otras palabras, ‘Persona’ cuando se aplica a Dios significa Alguien y no meramente ‘algo’. El hecho de que algunos rechacen "persona" pero admitan "personalidad" significa que lo que están rechazando no es lo que enseña el cristianismo. Es un simple problema semántico”. (Gracias nuevamente, Aecio). ¿Cómo trata D. Bernhardt de resolver el hecho de que el Espíritu Santo sea considerado por E. de White también como la "tercera persona de la Deidad"? Tengamos en cuenta que allí, E. de White usa el término “person”, no “personalities”. Pues bien, nuestro amigo arguye que esa tercera persona es el Espíritu mismo de Cristo ahora desencarnado que envió a la tierra después de su ascensión al cielo. ¡Pero no, imposible! Porque Jesús es una persona, no dos. Digámoslo de otra manera. Cuando el Hijo de Dios se encarnó, combinó su divinidad con su humanidad, sin que su divinidad sea una persona, y su humanidad otra persona. Esa unión indisoluble desde que triunfó en la cruz, se mantendrá como una persona por lazos eternos "que no serán quebrantados" (CC, cap 1). De manera que volvamos a insistir en que no podemos llamar al Espíritu Santo que manda a la tierra en su nombre, la "tercera persona" de Cristo, mientras que el Hijo encarnado en el cielo es la segunda persona de Cristo. Textos del Nuevo Testamento que hablan de la Trinidad Uno de los requerimientos de nuestros amigos antitrinitarios consiste en reclamar textos que hablen de la Trinidad. El Dr. Aecio Cairus compartió con nosotros, en una red cibernética pastoral, un buen número de esos textos que están esparcidos en todo el Nuevo Testamento. Con su permiso, incluiremos aquí esa lista con su comentario. Los antitrinitarios, nos dice Aecio, tratan de borrar en Mt 28:18 la triple invocación bautismal del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Hacen referencia a un inexistente Mateo original en hebreo, y apelan a versiones medievales judías de ese evangelio. Pero pierden el tiempo, porque aún si pudieran borrarla de Mateo 28 nunca podrían borrar la presencia audible y/o visible de Padre, Hijo y Espíritu en el bautismo de Jesús, reconocida por todos los cuatro evangelios (aunque raramente los cuatro se ocupan de narrar todos el mismo incidente). Jesús es modelo de sus seguidores, y el bautismo es el punto de partida de ese seguimiento. El NT está repleto de pasajes donde se mencionan juntos a Padre, Hijo y Espíritu Santo. Quisiera enumerar los que conozco (puede haber otros): Jn 14:16 -Jesús promete que pedirá al Padre que envíe otro Consolador en su lugar. Jn 16:13-15 -Los doce recibirán información adicional del Espíritu, que la revelará de parte del Padre y del Hijo. Jn 20:21, 22 -Envío de los doce como el Padre envió a Jesús, con el poder del Espíritu. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 18


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Heb 10:38 -Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo. Rom 15:16 -El deber del ministro de Cristo de predicar el evangelio de Dios para presentar a los creyentes como una ofrenda santificada por el Espíritu de Dios. Rom 15:30 -Pedido en el nombre de Jesús y por el amor del Espíritu de unirse a Pablo para rogar a Dios. 1 Cor 12:4-6 -Unidad en la diversidad de dones de un mismo Espíritu, ministerios del mismo Señor y obras de un mismo Dios. 2 Cor 1:21, 22 -Dios es el que nos fortifica en Cristo y nos sella con su Espíritu en nuestros corazones. 2 Cor 13:13 -Invocación sobre los creyentes de la gracia de Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu. Ef 2:18 -Por Cristo tenemos acceso al Padre a través del mismo Espíritu. 2 Tes 2:13 -Los creyentes son amados del Señor, elegidos de Dios y santificados por el Espíritu. Heb 9:14 -La sangre de Cristo, sacrificio ofrecido por el Espíritu Santo a Dios, nos limpiará. 1 Ped 1:2 -Elegidos por la presciencia del Padre en la santificación del Espíritu para ser rociados por la sangre de Cristo. 1 Jn 4:2 -La obra de Dios por medio del Espíritu está presente cuando reconocemos que Cristo vino en carne. Jud 20, 21 -Oremos en el Espíritu Santo, para mantenernos dentro del amor de Dios y esperar en la misericordia de Jesucristo. Tenemos en esta lista de 16 pasajes 2 evangelios (Mateo y Juan), 5 epístolas de Pablo, y 3 epístolas universales. Todas las secciones del NT están representadas. El orden de mención de las tres Personas es indistinto, subrayando su igualdad esencial. Siendo que todo el Nuevo Testamento sigue este esquema trino de Padre, Hijo y Espíritu Santo, y siendo que Padre e Hijo son verdaderamente Dios y son también personas distintas (lo que Silva reconoce), ¿cómo podría entonces el tercer miembro de este repetido esquema trino del NT ser meramente Algo y no Alguien distinto, como lo son los primeros dos miembros? Por supuesto que "distintos" no quita que todos los tres están perfectamente unidos en pensamiento, palabra y acción. Probemos lo que estamos diciendo con otras palabras. "Ahora, queridos hermanos, quisiera bendecirlos en nombre del Padre, del Hijo y del poderoso brazo extendido de Dios." ¿Que tal queda? ¿Un poco incongruente, no? Una invocación de dos que son cada uno Alguien distinto y el tercer item que es sólo Algo, un aspecto o atributo de los primeros dos. Pero si vemos al Espíritu como la gloria o el poder de Dios solamente, entonces eso es lo mismo que está haciendo 2 Corintios 13:13. Sería totalmente incongruente. Veamos el problema de la blasfemia contra el Hijo, que puede ser perdonada, y contra el Espíritu Santo, que no tiene perdón en este mundo ni en el próximo (Mt 12:30-32). Silva trata de escurrir el bulto de este argumento definiendo en qué consiste la blasfemia contra el Espíritu Santo. Pero el problema que tiene su posición no es el de identificar en qué consiste la blasfemia (lo que por otra parte es bien conocido), sino a quién ofende. Si el Espíritu es solamente Cristo mismo y nada más, como él piensa, ¿cómo se puede blasfemar contra Cristo Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 19


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

sin blasfemar contra el Espíritu Santo? Rechazo persistente o no, si es Cristo el que es rechazado, es el Espíritu el que es rechazado. No tiene sentido decir que si no es persistente es ofensa contra Cristo y si es persistente lo es contra el Espíritu. Si ambos son el mismo Alguien, ambos nombres son igualmente ofendidos con la misma gravedad o la misma levedad cualquiera sea el nivel de persistencia. Es verdad que en cierto aspecto el Espíritu es Cristo mismo, porque procede de Él y expresa su presencia entre nosotros. También el Padre está en el Hijo: el que ha visto a Cristo ha visto al Padre (Jn 14:9). Pero eso no significa que el Hijo es el Padre y nada más, porque el Padre envió a su Hijo al mundo: no se envió a sí mismo. Del mismo modo el Espíritu no es lisa y sencillamente Cristo mismo, porque Cristo ruega al Padre que envíe al Espíritu para tomar su lugar. [Gracias una vez más, Aecio]. Citas significativas sobre el Espíritu Santo En el contexto del intento de Daniel Bernhardt de igualar a Cristo con el Espíritu Santo, la siguiente declaración de E. de White es significativa. "El Espíritu Santo es el Consolador, en el nombre de Cristo. El personifica a Cristo, sin embargo es una personalidad diferente" (MR 20, 324 - Ms 93, 1893). El “divino Hijo de Dios, la personificación del único Dios verdadero” (RH, Enero 30, 1900).

Agreguemos acá que si el Padre y el Hijo son dos personalidades diferentes (personas), también el Espíritu Santo y Cristo son dos personalidades (personas) diferentes, según ya vimos. Lo mismo podemos decir cuando E. de White habla de los tres poderes y/o agencias que hay en el cielo, en referencia a las tres personas de la Deidad. De manera que, cuando Daniel y Cristian traen a colación la declaración de E. de White de que “el Espíritu Santo es Él mismo [Cristo] despojado de la personalidad humana e independiente de ella” (14 MR, 23, 1895), no pueden afirmar como quieren hacerlo, que el Espíritu no es una persona diferente de Cristo. Porque si bien es cierto que “el Espíritu Santo… personifica a Cristo”, “es una personalidad diferente”, así como el Padre de Cristo, a pesar de que el Hijo de Dios personifique al Padre. "Nuestra santificación es la obra del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el cumplimiento del pacto que Dios ha hecho con los que se unen a él, para permanecer con él, con su hijo y con su Espíritu en santa comunión. ¿Ha nacido Ud. de nuevo? ¿Ha llegado a ser una nueva criatura en Cristo Jesús? Entonces coopere con los tres grandes poderes del cielo que están obrando en su favor... Este es el compromiso del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, hecho a Ud. si mantiene los votos bautismales, y no toca lo inmundo... Todos aquellos que se unen con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que muestran en sus vidas que no siguen más el curso de vida que seguían anteriormente de haberse unido a estas agencias divinas, recibirán sabiduría de lo alto... Una vez que hemos formado una unión con los tres grandes poderes, consideraremos nuestra responsabilidad como miembros de la familia de Dios con sagrado sobrecogimiento" (ST 19 Junio 1901). "La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención..." (Consejos sobre Salud, 220, 1901). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 20


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Teniendo como trasfondo la crisis que se dio con el panteísmo de Kellog, escribió E. de White que: "No es esencial para nosotros ser capaces de definir con precisión qué es el Espíritu Santo... La naturaleza del Espíritu Santo es un misterio. Los hombres no pueden explicarla, porque el Señor no se la ha revelado. Los hombres de conceptos fantásticos pueden reunir pasajes de las Escrituras y darles interpretación humana; pero la aceptación de esos conceptos no fortalecerá a la iglesia. En cuanto a estos misterios, demasiado profundos para el entendimiento humano, el silencio es oro" (HA, 43-44, 1911).

Pero aunque no podamos definir con precisión qué es, su naturaleza divina, cómo se interrelaciona con las otras dos personas de la Deidad, "necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos, de que el Señor Dios es nuestro cuidador y nuestro ayudador" (MR 66, 1899, 4). Contra las figuras de la naturaleza que empleaban Kellog y los que lo seguían para proyectar su enfoque panteísta, escribió E. de White: "Dios no puede compararse con las cosas que sus manos han creado... El Padre no puede describirse mediante las cosas de la tierra. El Padre es toda la plenitud de la Divinidad

corporalmente, y es invisible para los ojos mortales. El Hijo es toda la plenitud de la Divinidad manifestada. La Palabra de Dios declara que él es 'la imagen misma de su sustancia' (Heb 1:3)... El Consolador que Cristo prometió enviar, después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes--el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo--son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo" ( Ev 446-7; Special Testimonies, Serie B, N. 7, 62-3, 1905).

Esta última declaración, presentada ahora en un contexto más amplio, puede ayudarnos a ver que, aunque la Biblia usa un lenguaje humano e ilustraciones terrenales, no podemos atar a Dios, circunscribirlo en forma rígida a tales ilustraciones y palabras. En Juan 3:12 Jesús dijo a Nicodemo, después de ilustrar la obra del Espíritu Santo con el viento: "Si os he hablado de cosas terrenales y no creéis, cómo creeréis si os hablase de las cosas celestiales?" Constantemente leemos en las páginas de nuestros interlocutores antitrinitarios, citas que juntan de E. de White en donde presenta al Espíritu Santo como siendo el Espíritu de Cristo o Espíritu de Dios, y que Cristo mismo es omnipresente mediante su Espíritu. Pero el hecho de que las tres personas de la Deidad se pertenezcan, como en un matrimonio el uno al otro, ¿debía significar que no se trataba de personas diferentes? En el caso de la Trinidad, a través del Espíritu Santo se da una interconexión de las tres personas de la Deidad, y de la Deidad con toda la creación, que es imposible calibrar o medir con nuestras mentes finitas, o de representarlo con cosas terrenales. En ese aspecto, la ilustración del matrimonio se queda corta, porque en el Espíritu Santo están el Padre y el Hijo, independientemente de que el Padre y el Hijo permanezcan en el cielo, mientras el Espíritu desciende a la tierra. En cambio el hombre no está en la mujer cuando físicamente se encuentran en lugares distantes.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 21


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

1 Cor 2:11 – Jn 4:24 – 2 Cor 3:17 Con el propósito de negar que el Espíritu sea una persona diferente del Padre y del Hijo, presentan nuestros amigos confundidos una cita de E. de White que, a su vez, cita un pasaje del apóstol Pablo. Y no captan que, de nuevo, la ilustración se queda corta con respecto a la relación íntima entre las tres personas de la Deidad. "El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios. 'Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios" (1 Cor 2:11) (Ms 20, 1906).

Así como el matrimonio puede ayudarnos a entender cómo las tres personas de la Trinidad son uno (Gén 2:24), pero sin poder abarcar toda la dimensión de esa unidad divina; así también la ilustración de nuestro espíritu humano (que no es una persona diferente de nosotros porque somos una unidad psicofísica), ilustra cómo el Espíritu Santo conoce lo profundo de Dios, pero sin pretender abarcar o limitar o igualar toda la dimensión del Espíritu de Dios en su conexión con el Padre y el Hijo. Digámoslo de otra manera. Daniel Bernhardt argumenta que, por el hecho de que el espíritu del hombre es el que conoce lo que hay dentro de él, y ese espíritu no es una persona diferente a la del hombre, entonces el Espíritu de Dios no debe ser una persona tampoco. Pero E. de White dice acá que el Espíritu Santo tiene una personalidad, es una persona, y nos lo hace saber al manifestársenos cuando afirma en nuestro interior que somos hijos de Dios. Creo que los ejemplos que ya dimos deben precavernos de no extremar demasiado las ilustraciones que la Biblia y el Espíritu de Profecía dan acerca de la interconexión entre las tres personas de la Deidad. La ilustración del espíritu del hombre que conoce su interior no tiene otro propósito que destacar la naturaleza divina del Espíritu Santo que conoce lo profundo de Dios, de tal manera que puede revelar ese conocimiento a los que, como su Espíritu, tienen facultades espirituales, “son espirituales” (1 Cor 2:11,15-16). Pero, ¿puede decirse del espíritu del hombre que "no hablará por su propia cuenta, sino todo lo que oyere" del hombre en su interior, como lo es en el caso del Espíritu de Dios? (Jn 16:13). ¡Por supuesto que no! Mi espíritu no escucha dentro de mí lo que yo le digo, porque mi espíritu soy yo mismo. ¡Pero el Espíritu Santo sí en su conexión con los otros miembros de la Deidad! Ante un mundo al que los discípulos debían enfrentar con toda suerte de "falsos cristos" y "falsos apóstoles", todos los cuales hablarían bajo la influencia de "espíritus mentirosos", como lo eran las deidades paganas del mundo antiguo, iba a ser importante resaltar el hecho de que el Consolador o Espíritu de Verdad no contradiría ni al Hijo ni al Padre. Hay una mutua o mejor dicho triple dependencia entre las tres personas de la Trinidad. Pero no puede decirse lo mismo del espíritu del hombre, porque el espíritu del hombre y el hombre son una misma persona, pero el Espíritu de Dios y Dios Padre y/o Hijo son diferentes personas. "Dios es Espíritu" (Jn 4:24). ¿Qué significa esto? Nada más que la naturaleza divina es Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 22


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

espiritual, lo que le permite relacionarse íntimamente con todas las criaturas que creó a su imagen, también con una naturaleza espiritual, ya que nosotros también somos “espirituales” (1 Cor 2:15), y no por eso estamos desprovistos de cuerpo. "El Señor es el Espíritu", "el Espíritu del Señor" (2 Cor 3:17), son expresiones equivalentes que dicen lo mismo. A través del Espíritu Santo, el Hijo está "en el Padre", y "el Padre en" el Hijo, de tal manera que Jesús pudo decir, "Yo y el Padre somos uno" (Jn 10:30; 14:9-11). Pero el apóstol Pablo habló en 1 Cor 15:40 que hay "cuerpos celestiales", y como ya vimos, tanto el Padre como el Hijo tienen cuerpo o, mejor dicho, son cuerpo; como el decir tienen espíritu significa que son espíritu. Y si el Hijo está en el Padre, y el Padre en el Hijo, también están ambos en el Espíritu Santo, porque éste los personifica como Cristo al Padre, sin que sean la misma persona. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14:9). En Cristo "habita corporalmente la plenitud de la divinidad" (Col 2:9). Pero él (su cuerpo humano) permanecerá en el cielo hasta que vuelva "por segunda vez" (Heb 9:28), aunque está con nosotros "todos los días hasta" ese regreso corporal final (Mat 28:20). Si, en el caso de Cristo, no se pudiese distinguir entre él y el Espíritu, ¿cómo es que vendrá por segunda vez, si está acá permanentemente hasta el final? Está acá porque, como lo dice E. de White, el Espíritu Santo lo personifica. Pero su persona está en el santuario celestial. Lo mismo puede decirse del Padre, quien está con él en el templo del cielo, a la vista de los ángeles de Dios, hasta que termine la obra de intercesión en favor del hombre. Los redimidos "verán su rostro", el del Padre, una vez que hayan sido sellados para siempre (Apoc 22:4). Pero nunca, que sepamos, veremos corporalmente la persona del Espíritu, y no porque no exista como persona, sino porque ésa parece ser su característica. "La grandeza de Dios nos es incomprensible. 'Jehová tiene en el cielo su trono'; sin embargo, es omnipresente mediante su Espíritu. Tiene un íntimo conocimiento de todas las obras de su mano y un interés personal en ellas" (Ed, 133, 1903). "Por medio de su Espíritu está presente en todas partes" (MC 326, 1905). "Por el Espíritu el Padre y el Hijo vendrán y harán morada contigo" (The Bible Echo, Jan 15, 1893; cf. Jn 14:23)). "El Espíritu Santo... personifica a Cristo, sin embargo es una personalidad diferente" (MR 20, 324 - Ms 93, 1893). "La naturaleza del Espíritu Santo es un misterio. Los hombres no pueden explicarla, porque el Señor no se las ha revelado" (Hech Apóstoles, 43, 1911).

La eternidad del Hijo En la carta que preparó Cristian Silva para que los que se adhieran a su movimiento pidan la desfraternización de la iglesia supuestamente apóstata a la que pertenecen, deja espacios en blanco para poner el nombre de la iglesia de la que piden que se los desglose, así como el nombre, dirección y teléfono del hermano que ha tomado esa decisión. En el lugar en donde estoy dando conferencias en este momento han formado ya un grupo de unas 20 personas, varias de ellas seguidoras originalmente de HG, con constantes quejas, por ejemplo, del logo de la Iglesia Adventista, por presuntamente tener la forma de un triángulo. Como si por el hecho de que los paganos hayan utilizado alguna vez la figura de un triángulo, todo lo que tenga forma de triángulo deba ser pagano.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 23


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En la carta pública en donde expresan su credo que los obliga a irse de nuestra iglesia, invitan además a ir a su casa para estudiar la Biblia con ellos. No ganan almas que viven en pecado, sino que apartan las que están en la iglesia. En el cuarto punto de su credo expresado en esa carta dice: “Creo en Dios el Hijo, nuestro Señor Jesucristo: Que hay un Señor Jesucristo, el único Hijo de Dios el Padre, engendrado [nacido], no creado, en los días de la eternidad, a la misma imagen de su persona y sustancia. El Hijo es Dios en naturaleza y atributos por ser el Hijo literal de Dios el Padre (Jn 1:1-3). El Padre lo constituyó heredero de todo, por tanto heredó el Nombre de Dios (Heb 1:8)”. Digamos, antes que nada, que la palabra “engendrado” no implica en la Biblia necesariamente la negación de haber estado existiendo anteriormente. “Hijo” así como “primogénito”, son usados a menudo en la Biblia como títulos que implican un nombramiento para un cargo que representa a Dios, sin implicar que las personas así designadas no existían antes (Sal 2:7; Heb 5:5). De manera que la identificación de “engendrado” con “nacido”, aplicada al Hijo de Dios antes de su encarnación, es gratuita. A los Testigos de Jehová, por creer que el Hijo es un dios inferior, les decimos que ni antes ni después hubo otro dios que Dios mismo. “Antes de mí no fue formado (iatsar) ningún Dios, ni lo será después de mí” (Isa 43:10). Pero Daniel y Cristian buscan distanciarse de esa posición arriana, a mi juicio infructuosamente, diciendo que por haber nacido de Dios (no creado), el Hijo recibió o heredó la naturaleza divina del Padre que es eterna, aunque en el tiempo, pretendan que el Hijo haya venido después, sin tener ningún texto bíblico ni del Espíritu de Profecía que lo pruebe, sino todo lo contrario, con un buen número de declaraciones que lo niegan. Isa 43:10 afirma que Dios no iba a formar a ningún dios después tampoco. A menos que se admita la coeternidad del Padre y del Hijo, y el hecho de que conforman una sola Deidad, Isa 43:10 niega toda otra formación divina posterior. Nosotros somos formados ('asah) en el vientre de nuestra madre (Sal 139:14-15). Pero Dios dice que nadie sería formado o modelado como Dios ni antes ni después de él. Esto mismo está expresado de otra manera en otros pasajes de Isaías (Isa 41:4; 44:6; 48:12), en donde el Eterno dice: “Yo Soy el primero y el último, y fuera de mí no hay Dios”. ¿Quién dijo esto? “El Eterno (Yahvé)”. ¿De qué habla el pasaje? De la eternidad de Dios, el gran Yo Soy de la Biblia, un presente eterno. ¿Puede decirse eso del Hijo (tomémoslo como título), si no fuera coeterno como su Padre? Los judíos tomaron piedras para matarlo por blasfemia cuando Jesús se aplicó ese título a sí mismo, al decir, no que “antes que Abraham fuese yo fui o existí”, como podría haberse dicho de alguien que no es eterno pero que existió antes; sino “antes que Abraham fuese YO SOY” (Jn 8:58-59; cf. Éx 3:14). Y al ver a su Sumo Sacerdote glorificado, Juan escucha también que le dice: “Yo Soy, el Primero y el Último” (Apoc 1:17; 2:8), “el Alfa y la Omega…, el que es, el que era, y que ha de venir, el Todopoderoso” (v. 4,8; 22:12-13). En Prov 8:25 dice de la sabiduría que personifica al Hijo: “desde la eternidad (‘olam) tuve el principado, desde el principio”. Este “principio”, en los términos bíblicos, es una referencia a la eternidad que se expresa al comienzo de la frase, y que se aplica a Dios y a Cristo en el resto de Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 24


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

la Biblia. “En el principio, Dios”… (Gén 1:1). Como veremos más en detalle después, “engendrado” se refiere a un título, en el caso de la sabiduría al momento en que se la reveló, sin negar que haya existido antes de ese nombramiento o revelación. Esto mismo encontramos en Miq 5:2, donde declara que quien habría de ser Señor o gobernante en Israel nacería, sí, en Belén, pero provendría, más bien, de la misma eternidad (‘olam). La expresión, “desde los días de la eternidad”, contrariamente a lo que quieren afirmar Daniel y Cristian, es una referencia a la eternidad misma de Dios. No dice, desde un día en la eternidad, sino desde esos días de la eternidad hacia atrás que no se pueden contar. Como también lo expresa el Salmo 90:2: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde la eternidad (me‘olam) hacia la eternidad (ad-‘olam), tú eres Dios”. Aquí se habla de una eternidad tanto hacia atrás como para adelante. Miq 5:2 usa también el término qedem, traducido usualmente como “principio”. “Sus salidas son desde el principio” (miqedem), como en Hab 1:12, en referencia al Eterno, y que las versiones modernas vierten a menudo, correctamente, como “eternidad”. “¿No eres tú desde la eternidad [principio], oh Señor, Dios mío, Santo mío?” Al decir Miq 5:2 que “sus salidas son desde el principio”, aclara que ese principio tiene que ver con la eternidad de Dios. La revelación de Dios, su manifestación, su sabiduría, se da desde tiempos inmemoriales, desde la eternidad, desde que Dios comenzó la creación del universo. Por eso E. de White se refiere a Dios con expresiones como “Padre eterno” e “Hijo eterno”, porque como personas, no tienen ni origen ni fin. “Hijo eterno” no significa que es eterno porque su Padre es eterno, sino porque como su Padre, su origen no se cuenta con cifras. “Aquí [Jn 8:58], Cristo les muestra que, a pesar de que ellos podían contar su vida como de menos de 50 años, sin embargo su vida divina no es medible en números” ( ST, May 3, 1899). “El Señor Jesucristo, el unigénito Hijo del Padre, es verdaderamente Dios en infinitud” (The Upward Look, 367; Ms 116, Dec 19, 1905).

Esto lo dice cuando los efectos del panteísmo de Kellog no habían podido erradicarse por completo, y agrega, “pero no en personalidad”, en referencia a la revelación que dio de sí mismo al encarnarse como una persona divino-humana para forjar la justicia que nos permitirá caminar en la tierra como él lo hizo. El conflicto entre las dos naturalezas de Cristo Daniel Bernhardt junta varias citas de E. de White que hablan de las dos naturalezas que se combinaron en Jesús, la divina y la humana, lo que parece querer preparar el terreno para hacer a Cristo (humano) y al Espíritu Santo (divino), la misma persona. Según él, mientras que en su naturaleza divina revestida de humanidad, Cristo habría estado en la tierra limitado en el espacio; en su naturaleza divina desencarnada que habría enviado después que ascendió al cielo, podría estar en todas partes. Pero Cristo no vive con dos naturalezas que actúan separadas, la corporal y la espiritual. Porque en ese caso, no habría tenido necesidad de ir al cielo para estar en todos lados. Podría hacerlo estando en la tierra también. Y aunque es cierto que en la tierra, al adoptar nuestra Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 25


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

humanidad, tuvo conflictos para mantener unidas las dos naturalezas (divino-humana), no significa que ahora él tiene su cuerpo en el cielo, y su espíritu desencarnado acá en la tierra. El Espíritu Santo le pertenece, sí, así como él le pertenece al Espíritu Santo y al Padre, ya que conforman una deidad. Y también el Espíritu lo representa y personifica en la tierra, así como al Padre (Jn 14:23). Pero sin significar que no son personas distintas. Será útil e inspirador considerar algunas citas que tomaré del trabajo de Daniel Bernhardt. “La limitada capacidad del hombre no puede definir este admirable misterio: la mezcla de las dos naturalezas, la divina y la humana. Esto nunca se podrá explicar. El hombre debe maravillarse y quedar callado. Y sin embargo, el hombre tiene el privilegio de ser participante de la naturaleza divina, y de esa manera puede, en cierta medida, penetrar en el misterio” (7 SDABC, 904 [1889]). “El trajo a su naturaleza humana todas las energías de vida que los seres humanos necesitan y deben recibir” (RH, Mayo 7, 1887). “¡Maravillosa combinación de hombre y Dios!” (RH, Abril 9 , 1900). “No cesó de ser Dios cuando se hizo hombre. Lo humano no tomó el lugar de lo divino, ni lo divino de lo humano. Este es el misterio de la piedad. Las dos expresiones humano y divino, eran estrechas e inseparablemente una en Cristo, y sin embargo, tenían una individualidad diferente. Aunque Cristo se humilló a sí mismo para hacerse hombre, la Deidad aún le pertenecía” (ST, Mayo 10, 1899). “Él era Dios en carne humana” (RH, Marzo 26, 1901). En él “habitaba corporalmente la plenitud de la Divinidad, de Uno que era Dios mismo manifestado en carne” (CS, 28, 1911; véase Col 2:9). “Cristo tenía dos naturalezas, la naturaleza del hombre y la naturaleza de Dios… y manteniendo cada naturaleza separada, le dio al mundo una representación del carácter de Dios y de un hombre perfecto” (The General Conference Bulletin, Oct 1, 1899). “La naturaleza divina… no estaba humanizada, ni tampoco la humanidad fue divinizada por la unión de las dos naturalezas, cada una retuvo su carácter esencial y propiedades… La naturaleza divina, unida a la humana, hizo que él fuera capaz de resistir las tentaciones de Satanás” (16 MR 1211, 183 [1890]). “Él trajo a su naturaleza humana todas las energías de vida que los seres humanos necesitan y deben recibir” (RH, Abril 9, 1900). “La Deidad no se hizo humana, ni lo humano se hizo divino por la unión de estas dos naturalezas. Cristo no poseía la misma deslealtad pecaminosa, corrupta y caída que nosotros poseemos, pues entonces él no podría haber sido una ofrenda perfecta” (3 MS 148, 1893; véase 2 Ped 1:4). “Tomó la naturaleza humana, tomó la forma del hombre, y sus necesidades fueron las necesidades del hombre” (Maranata, 84; RH, Oct 10, 1900). “Con clamores y lágrimas rogó al Cielo que fortaleciese su naturaleza humana…” [Jn 13:15 citado] (MC 401, 1915). “Si todos pudieran entender las profundas pruebas y desánimos que vinieron a la naturaleza humana de Cristo en su misión” (RH, Oct 5, 1897). “Su naturaleza humana rehuía el conflicto que le aguardaba” (DTG, 93, 1898). “Temía que su naturaleza humana no pudiese soportar el conflicto venidero con las potestades de las tinieblas” (DTG 638-9). “Para el Príncipe de la vida fue una tarea difícil llevar a cabo el plan que había emprendido para la salvación del hombre al revestir su divinidad con humanidad… [Debió resistir la “inclinación”] de usar su poder [divino] para librarse de la amenaza y así triunfar sobre el poder del príncipe de las tinieblas” ( RH, Abril 1, 1875). “La naturaleza humana del Hijo de Dios vaciló” en el Getsemaní. “La naturaleza humana habría entonces muerto allí bajo el horror de la presión del pecado, si un ángel del cielo no hubiera fortalecido a Cristo para que soportara la agonía” (5 CBA, sobre Mat 26:36-46 [1915]).

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 26


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

“Pero la naturaleza de Cristo tenía una capacidad mayor para sufrir, pues lo humano existía dentro de la naturaleza divina” (5 CBA, sobre Mat 26:36-46 [1915]). “Tomó la naturaleza humana y venció en esa naturaleza las tentaciones del enemigo” (7 CBA, sobre Heb 4:14-16; Ms 42, 1901). “Él veló su divinidad con humanidad, pero no se separó de su divinidad” (RH, Junio 15, 1905). “Mientras, como miembro de la familia humana, era mortal, como Dios, era la fuente de la vida para el mundo. Hubiera podido resistir el avance de la muerte y rehusar ponerse bajo su dominio; pero voluntariamente puso su vida para sacar a luz la vida y la inmortalidad” (DTG, 449 [1898]).

En estas citas vemos que la lucha de Cristo en su condición humana, tuvo que ver con el mantenimiento de sus dos naturalezas unidas, la divina y la humana. Y al vencer en ese objetivo, mantendrá esas dos naturalezas unidas por toda la eternidad, como garante de nuestra redención eterna. Porque Dios no lo prestó a la humanidad, sino que “de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3:16). Por esa razón, al ascender al cielo, no separó su cuerpo humano de su divinidad, enviando su espíritu divino sin el cuerpo que supuestamente habría quedado en el cielo. El Espíritu Santo que el Padre envía en el nombre de Jesús, lo personifica pero sin hacer del Hijo dos personas, la segunda y la tercera. “Vida original, no prestada, no derivada” Fue hacia finales del S. XIX que E. de White escribió en el libro DTG, cuando ya muchos pioneros semiarrianos habían muerto, (inclusive su esposo), lo siguiente al comentar la declaración de Jesús cuando dijo: "Yo soy la resurrección y la vida". "En Cristo hay vida, original, no prestada (unborrow-ed), no derivada" (DTG, 489 [530 inglés]. Bernhardt y Silva argumentan que al decir "no prestada", significa que la recibió del Padre, y como la vida del Padre no es derivada, el Hijo recibió esa vida no derivada del Padre. Para ello recurren a Jn 5:26 que dice que "como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo". Respondamos que ésta es una clara referencia a la encarnación de Cristo, para probar que al encarnarse para poder dar su vida por los pecadores (Mar 10:45), el Padre había determinado que no perdiese la facultad de tener vida en sí mismo, es decir, que no dejase de ser Dios en la carne humana. Daniel B. traduce Jn 10:18 en forma forzada, algo que las versiones no suelen hacer ni E. de White al citar el pasaje. Su traducción es: "Yo pongo mi vida para volverla a recibir". Hasta allí podríamos seguirlo, aunque el contexto va en la dirección en que suelen traducirlo las versiones modernas, "tomar" en lugar de "recibir". Porque de lo contrario, lo que sigue no tendría sentido: "Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre". ¿Por qué "tomar" en lugar de "recibir"? Porque no tiene sentido decir que tiene "poder" para volver-la a recibir. Esa es una acción dependiente de quien vaya a dársela. El que tiene el poder, en ese caso, es el que la da. Pero como lo confirma E. de White, el Hijo tenía poder no sólo para deponer su vida, sino también para volverla a tomar. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 27


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Una vez más, recibió ese mandamiento del Padre en el contexto de su encarnación. Como lo explica en varias citas E. de White, el Hijo no dejó de ser Dios para ser hombre. El es Emanuel, "Dios con nosotros". Su divinidad y su humanidad se combinaron para ser tanto Hijo de Dios como Hijo del Hombre. Pero al asumir su humanidad, no recurriría a su divinidad en beneficio propio, porque de lo contrario no podría ser nuestro Salvador. Debía ser en todo semejante a nosotros, aunque "sin pecado" (Heb 2:14,17; 4:15). Otro argumento de Daniel Bernhardt es que nosotros recibimos también esa vida original, no derivada, que tiene el Hijo. Pero en esa declaración E. de White hace una clara diferencia entre Cristo y nosotros. Mientras que en Cristo esa vida original no derivada es inherente a su persona (lo que significa que ni siquiera la deriva del Padre), en el caso nuestro nos es impartida por gracia. “El hombre no tiene dominio sobre su vida. Pero la vida de Cristo no era prestada. Nadie podía quitársela. ‘Yo de mi mismo la pongo’ (Jn 10:18), dijo él. En él estaba la vida, original, no prestada, no derivada. Esa vida no es inherente en el hombre. Puede poseerla sólo mediante Cristo. No puede ganarla; le es dada como un don gratuito” (cita Jn 17:3) (1 MS 349-350; ST, Abril 8, 1897). Juan 5:26; 10:17-18 ¿Cómo entendemos, en este contexto, la declaración de Jn 5:26? ¿Tiene el Hijo vida en sí mismo porque el Padre se la dio, según la interpretación de nuestros amigos? No. Sino que el Padre dio al Hijo la facultad de tener vida en sí mismo al asumir su condición humana. Es lo que veníamos considerando en las citas de E. de White, que el Hijo no dejó de ser Dios al asumir la naturaleza humana, no perdió esa facultad de tener vida en sí mismo. Este hecho resalta más fuertemente en Jn 10:17-18, cuando dice que el Hijo tiene poder para deponer su vida, y para volverla a tomar. Si el Hijo no hubiera estado dispuesto a entregar su vida en sacrificio por el pecado, ni los hombres ni el mismo diablo habrían podido quitársela. ¿Cómo es que Jesús murió, y tuvo poder para volver a tomar esa vida que había depuesto? Porque murió su naturaleza humana, no su naturaleza divina. Y fue la naturaleza divina de Cristo la que levantó esa naturaleza humana que depuso. “Cuando Cristo fue crucificado, su naturaleza humana fue la que murió. La Deidad no disminuyó ni murió; esto habría sido imposible” (5 SDABC, 1113 [1904], véase Hech 2:24). [Y al morir su humanidad, su a divina no permitió que su cuerpo humano viese corrupción (Hech 2:31)]. “El Salvador salió de la tumba por la vida que había en él mismo. Quedó probada la verdad de sus palabras: ‘Yo pongo mi vida para volverla a tomar… Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Entonces se cumplió la profecía que había hecho a los sacerdotes y príncipes: ‘Destruid este templo, y en tres días lo levantaré’”. “Sobre la tumba abierta de José, Cristo había proclamado triunfante: ‘Yo soy la resurrección y la vida’. Únicamente la Divinidad podía pronunciar estas palabras… Únicamente el que es uno con Dios podía decir: Tengo poder para poner mi vida, y tengo poder para tomarla de nuevo. En su divinidad, Cristo poseía el poder de quebrar las ligaduras de la muerte” (DTG, 730 [1898]). “Él tiene vida en sí mismo… Está investido con el derecho de dar la inmortalidad. La vida que él depuso, la vuelve a tomar y la da a la Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 28


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

humanidad” (DTG, 731-2).

¿Cómo puede ser esto? Algunos han tratado de explicarlo diciendo que la divinidad permaneció latente en el cuerpo humano, muerto, de Cristo. Pero no lo sabemos, como no podremos nunca saber cómo la divinidad se unió a un niño pequeño e indefenso que nació en Belén. Tal vez el secreto descanse en la naturaleza espiritual divina que interconecta al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, y de lo que no podemos entender porque no somos Dios, ni se nos lo ha revelado (véase Luc 1:35; Rom 8:11; Heb 13:20). “¿Cómo podría ser que el niño indefenso del pesebre de Belén siguiera siendo el divino Hijo de Dios? Aunque no podamos entenderlo, podemos creer que Aquel que hizo los mundos, por causa de nosotros se convirtió en un niño indefenso. Aunque era más encumbrado que ninguno de los ángeles, aunque era tan grande como el Padre en su trono de los cielos, llegó a ser uno con nosotros. En él, Dios y el hombre se hicieron uno, y es en este acto donde encontramos la esperanza de nuestra raza caída. Mirando a Cristo en la carne, miramos a Dios en la humanidad, y vemos en él el brillo de la gloria divina, la imagen expresa de Dios el Padre” (Exaltad a Jesús, 70, 1895).

"Primer nacido" (primogénito) y "fui engendrada" El pasaje que tal vez más resalta en la argumentación antitrinitaria que estamos considerando, es el de Prov 8:22ss, donde Salomón personifica la "sabiduría", y declara que fue engendrada antes de la creación del mundo y de los cielos, de tal manera que Dios la poseía desde el principio. Si a esto sumamos la declaración de Pablo en Col 1:15, "el primogénito de toda creación", y Apoc 3:10, "el principio de la creación de Dios", el cuadro está completo para negar lisa y llanamente la Trinidad. Estos hermanos antitrinitarios jóvenes, sin embargo, no dicen como otros arrianos que Dios creó al Hijo, sino que el Hijo fue engendrado, nació, antes de crearse el universo. No necesitamos insistir en detalle algo bien sabido por todos los pastores adventistas, y es que el término "primogénito" es empleado en la Biblia varias veces sin un sentido literal, sino para referirse a un derecho que puede ser obtenido aún sin ser primogénito. Esto pareciera no entenderlo Daniel Bernhardt, quien destaca que Cristo pasó a ser el primogénito antes de su encarnación. Pero veamos. Jacob recibió el derecho que le correspondía al primer nacido en relación con la herencia, aunque no hubiese nacido primero. David tampoco nació primero, pero Dios lo eligió como primogénito para ocupar la preeminencia en medio de su pueblo (Sal 89:20-27). En ese sentido, el Israel de Dios del Antiguo Testamento y el Israel de Dios del Nuevo Testamento, son incorporados dentro de la categoría de "primeros nacidos", también con el sentido de recibir la herencia que corresponde a quien realmente tiene el derecho de la primogenitura y la preeminencia sobre todos los hermanos, Cristo Jesús (Éx 4:22; Heb 12:23). De manera que, si se quiere atribuir esa característica de "primogénito" en el Hijo a una época ante-rior a su encarnación, lo más que puede inferirse es que el Padre determinó en su concejo trinitario, que su Hijo fuese el principal sobre toda su creación. Este es el sentido que le da Pablo cuando agrega, "para que en todo tenga la preeminencia" (Col 1:18). Y esto, no sólo por creación (v. 16-17), sino también por redención. Apoc 3:10 habla, no del primer ser creado (algo en lo cual nuestros amigos felizmente concuerdan), sino del que comenzó la creación. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 29


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Por otro lado, entre los rabinos era normal referirse a Dios como el primogénito de la creación divi-na, como está atestiguado en la literatura judía posterior (Strack & Billerbeck III 626 apud 6 TDNT 878 n44). Esto es significativo porque nos muestra cómo se entendía el término “primogénito” en los días de Pablo. Además, Pablo usa el mismo término, “primogénito de la creación” para referirse a Cristo, lo que es una prueba indiscutible de su identificación con Dios, de su deidad y preexistencia eterna. El término “primogénito” se aplica, así, a Dios en su carácter de “Primero y Último”, como ya vimos, como una referencia a su carácter eterno, sin darle a esa expresión un sentido literal. Monogenés (Jn 3:16) Se ha discutido y se sigue discutiendo sobre si monogenés significa "unigénito" o "único en su género". En Heb 11:17 es indiscutible que se refiere a "único en su género", porque Abraham tuvo más de un hijo. De manera que en Jn 3:16, su significado más directo parecería ser "hijo único" también, no en el sentido de haber sido engendrado, sino en naturaleza. De nuevo, el pasaje se refiere a la encarnación del Hijo de Dios, y aunque quisiera remontarse esa expresión a la eternidad pasada, con el sentido de "unigénito", no tendría problemas tampoco, dado que según veremos luego, Dios se refirió a David al ser ungido rey, y a Jesús después de resucitar, como habiéndolos engendrado en ese día como hijos, sin que eso significase que no habían estado viviendo antes. Pero, ¿qué decir de la personificación de la sabiduría que fue engendrada antes de la creación del universo, según Prov 8:24-25, y que, correctamente, los jinetes que han intentado emprender una marcha antitrininaria en nuestra iglesia, aplican a Cristo? La personificación de la “sabiduría” En primer lugar, digamos que era común en los pueblos antiguos personificar el bien y el mal. Así, entre los cananeos personificaban la muerte con el dios Mot (muerte y dios de la muerte eran a menudo identificados). De allí es que el pasaje de Salomón que habla del amor como siendo tanto o aún más fuerte que la muerte, pueda interpretárselo como siendo no sólo más fuerte que la muerte, sino aún que Mot, quien se había asentado en este mundo como dios de la muerte, como aquel que tenía el imperio de la muerte (Cant 8:6; Heb 2:14). Y eso se probó con el Hijo de Dios quien personificó el amor divino (véase 1 Jn 4:8), a tal punto que destruyó no sólo la muerte, sino también a su autor. De igual manera los cananeos personificaron "la peste" o enfermedad, y el "contagio", de lo cual únicamente Dios podía librarlos (Sal 91:6). Fue también Salomón quien personificó "la sabiduría", como después Juan por revelación divina, personificaría el logos, "la Palabra" o "Verbo" (según la versión Reina Valera). Pero debemos tener cuidado de no ir demasiado lejos en esa personificación de "la sabiduría" o "la palabra". Por ejemplo, ¿vamos a inferir que toda palabra es literalmente Cristo, o toda expresión sabia fue engendrada antes que fuese creado el universo? ¿Será que antes de engendrar supuestamente al Hijo Sabio, Dios no tuvo cerebro? Ya que el texto dice que el Eterno la poseía "desde el principio". Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 30


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Hay mucho para decir con respecto a la descripción de Prov 8:22ss. Sobre la sabiduría. Para no extendernos, enumeremos algunas cosas. 1. La personificación de Lucifer en la descripción del rey de Babilonia ("príncipe de este mundo": Jn 12:31; 14:30), no puede aplicarse literalmente en cada punto a Lucifer, ya que el texto sigue descri-biendo intercambiadamente su prototipo, el rey de Babilonia (Isa 14). 2. La personificación de Dios en el trono de David tampoco puede aplicarse literalmente en cada punto a Dios, ya que a menudo, los reyes que se sentaron allí malrepresentaron la figura escogida por Dios para revelarse a su pueblo y al mundo (1 Crón 29:23; véase Sal 82). 3. La palabra "engendrar" se aplica no necesariamente a alguien que fue concebido, sino a alguien que es nombrado para ocupar un cargo. Así, en el Sal 2, David es engendrado como hijo de Dios (v. 7), cuando fue ungido por Dios (v. 4) para representarlo ante su pueblo como rey. En su proyección tipológica, ese pasaje se aplica a Jesús cuando fue coronado rey-sacerdote según el orden de Melquisedec, luego de ascender al cielo (Heb 5). En este contexto, Dios habría determinado en sus concilios eternos, que la segunda persona de la Deidad personificase la sabiduría divina como Creador. 4. La palabra "principio", como ya vimos, está ligada a la palabra "eternidad" (Prov 8:22-23). En este contexto, hay que destacar que la revelación divina no habla de Dios como un ser atemporal, porque eso sería sacarlo de la existencia. No se nos reveló todavía, y no sabemos si alguna vez se nos revelará toda la dimensión de ese "principio". "En el principio Dios..." (Gén 1:1). Es "eterno", pero no sabemos cómo es posible eso, porque a diferencia de Dios que no tuvo principio, nosotros sí lo tenemos, y no podemos imaginarnos algo que está fuera de lo único que conocemos. Nuestra lógica allí toca su fin, porque no podemos tener otros aspectos de referencia. De allí es que prefiero hablar con muchos hoy de "omnitemporalidad" en lugar de "atemporalidad". Dios abarca la totalidad del tiempo, si de totalidad se puede hablar realmente ya que no hay ni comienzo ni fin. "De eternidad a eternidad, tú eres Dios" (Sal 90;2). "Yo soy el alfa y la omega, el primero y el último" (Apoc 3:11), de nuevo, en referencia a la eternidad de Dios expresada en términos limitados como pueden ser los nuestros. 5. La expresión "Padre Eterno" (Isa 9:6). No dice "Padre, Eterno", sino que se trata de una sola palabra compuesta que es un nombre propio: abiyad, sin género ni número ni estado, lo que implica una paternidad eterna. Y así como se determinó que el Hijo muriese "desde antes de la fundación del mundo" (Apoc 13:8), así también se determinó en los concilios inmemoriales divinos que la segunda persona de la Deidad se revelase como Hijo Eterno, o eternamente engendrado, o mejor dicho, eternamente nombrado para ser el primero, el que tuviese en todo la preeminencia tanto por creación como por redención. Por eso dice E. de White que “desde la eternidad [Cristo] era el mediador del pacto” (RH, Abril 5, 1906). Y de la misma manera la Epístola a los Hebreos hablará del "pacto eterno" (Heb 13:20). Los términos "padre" e "hijo" se aplican a personas, a menudo en forma figurada, para hablar de relación, de rasgos, características, naturaleza. "Hijos del trueno", "hijo de Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 31


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

consolación", etc. La característica de Padre Eterno e Hijo Eterno puede aplicarse a Cristo también, porque es Dios desde la eternidad, sin principio ni fin como su Padre. Ampliemos un poco más algunos conceptos. La personificación de la peste y hasta de la misma muerte que los cananeos endiosaban como dioses-demonios, no podía alabar a Dios, por supuesto, ni tener nada que ver con él (Isa 38:18). Por el contrario, la personificación de la sabiduría no podía honrar a un dios-demonio, al diablo mismo para decirlo claro. Y el hecho de que el texto de Salomón diga que el Eterno la poseía, y que fue engendrada, habla de dos personas como los otros pasajes de David, padre de Salomón, y de la visión de Zacarías. "Dijo el Señor a mi Señor" (Sal 110:1), "Dijo el Señor a Satanás: 'El Señor te reprenda..." (Zac 3:2). En el caso de la "sabiduría" que se engendra (personifica, nombra, establece), su engendramiento puede hacer referencia no solamente a la determinación divina de crear el universo con el nombramien-to o designación del Hijo eterno como siendo el primero en importancia por ser el Creador (Col 1:16; Heb 1:2), de manera que en todo tuviese la preeminencia entre los hijos creados a imagen de Dios. Puede también referirse a la determinación divina de revelarla al mundo en la encarnación y muerte expiatoria de su Hijo para salvar esta creación y salvaguardar el resto del universo (Col 1:20). Esa "sabiduría", dirá Pablo, iba a permanecer oculta desde tiempos remotos hasta que fuese revelada con la aparición del pecado (Ef 3:9-11). De la misma manera en que se presenta esa sabiduría como habiendo sido engendrada antes de la creación del mundo y del universo, así también los apóstoles se refirieron a la muerte de Cristo como habiendo sido cumplida en los designios de Dios antes de la fundación del mundo (Ef 1:4-5; Apoc 13:8; 17:8). Así también E. de White declarará que “desde la eternidad [Cristo] era el mediador del pacto” (RH Abril 5, 1906; Heb 13:20). De manera que, ¿dónde está el texto que diga que hubo una vez en la eternidad en la que la segunda persona de la Deidad no había existido como una persona diferente del Padre? En ningún lugar. Contrariamente, según ya vimos, los textos bíblicos y del Espíritu de Profecía abundan sobre la Eternidad no sólo del Padre, sino del Hijo también, como dos personas distintas. Diferencias en la misma terminología cuando es aplicada a Cristo Ahora bien, nuestros amigos antitrinitarios usan muchas citas de la Biblia y del Espíritu de Profecía que contienen términos iguales o equivalentes para referirse al Hijo y a nosotros, los "hijos adoptivos", según dirá Pablo en Rom 8. Pero no parecen percatarse que si bien Dios nos dio al Hijo como modelo, hay siempre una diferencia muy grande entre él y nosotros. Es nuestro hermano mayor, sí, pero cuidado, no lo hagamos demasiado igual, porque vino en semejanza de carne de pecado y fue tentado en todo, como nosotros, pero sin pecado. El nos enseñó a orar diciendo: "vosotros, pues oraréis así, 'Padre nuestro que estás en los cielos'". Debemos recordar que Dios no es sólo mío, sino también del hermano o prójimo con quien tengo problemas. Pero Jesús nunca oró así, sino que hizo siempre la diferencia diciendo: "subo a mi Padre, y a vuestro Padre" (Jn 20:17). Su identidad con el Padre era única. Así también, Jesús vino a compartir su divino poder con nosotros para que participemos "de la naturaleza divina" que actuó en él para vencer el pecado, de tal manera que nosotros Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 32


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

también podamos vencer "la corrupción que está en el mundo por causa de los malos deseos", debido a nuestra propensión al mal. Y aunque en Cristo, el Espíritu le fue dado sin medida porque su misión en la tierra lo exigía (Jn 3:34; Col 1:19), y aunque el Padre no restrinja su Espíritu arbitrariamente a los que somos adoptados como hijos en Él, ya que quiere compartir con nosotros de su plenitud; sólo en Cristo habita la plenitud de la Deidad corporalmente (Col 2.9). Nosotros pasamos a ser "hijos" de Dios cuando tenemos capacidad para pensar y tomar decisiones, bajo la influencia del Espíritu Santo quien engendra una nueva vida y nos hace hijos de Dios (Jn 3). Pero Jesús fue llamado "Hijo de Dios" porque fue engendrado por el Espíritu Santo en su concepción carnal (Luc 1:35), sin que hubiese intervenido varón. También se nos llama hijos de Dios por el bautismo (Jn 3:5), pero ninguna paloma descendió sobre ninguno de nosotros con la voz de Dios diciendo: "Este es mi Hijo Amado..." (Mat 3:17). Jesús fue llamado "Hijo de Dios con poder", cuando Dios lo levantó de entre los muertos (Rom 1:4). Así también nosotros seremos llamados "hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección" (Luc 20:36). Así podríamos seguir comparando y marcando diferencias. Pero estos ejemplos deben precavernos como para no usar las semejanzas en figuras, términos y hechos, como para limitar o menoscabar en alguna medida, la Deidad y eternidad del Hijo de Dios. La encarnación de la Palabra Nuestros amigos antitrinitarios creen que el Logos, esto es, la "Palabra" (o Verbo), igual que la "Sabiduría", provienen de Dios el Padre, y por esa razón es eterna. Daniel Benhardt llega a traducir Jn 1:1 como "Dios era la Palabra", mientras que todas las otras versiones modernas traducen "la Palabra era Dios", y como tal la usó también E. de White. Pero eso no cambia nada. ¿Que Dios estaba en la Palabra, y que por eso era Dios? En el mismo capítulo se nos dice que "la Palabra se hizo carne" (v. 14), y eso es lo mismo que decir que Dios se encarnó en la humanidad en la persona de su Hijo, de tal manera que debía llamárselo Emanuel, "Dios con nosotros". Los Testigos de Jehová hablan de un dios inferior, como los arrianos en el S. III. Destacan también el hecho de que Dios llamó "dios" o "hijo de Dios" a otros hombres en la antigüedad (Jn 10:34; Sal 82:6; Éx 4:15-16,22-23; 7:1; 21:6: ’elohim: jueces, etc). Y aunque Daniel y Cristian tratan de distan-ciarse en algo de esa posición arriana, no pueden negar que la deidad del Hijo que proponen es también inferior, y más parecida a lo que Dios dijo de nosotros. Porque la conectan con orígenes en tiempo, y declaran que la deidad del Hijo se debe a su procedencia y al hecho de que Dios mismo está en él. Por eso hay que resaltar delante de ellos que su semejanza con nosotros tiene también diferencias, y no podemos dar a las ilustraciones bíblicas, a su terminología, alcances que la Biblia no da. Ya vimos la diferencia que hay entre Jesús como Hijo de Dios, y nosotros como hijos de Dios "por adopción" (Rom 8). Veamos algunas diferencias más. "El Logos (Palabra) de Dios vino [egéneto]" (Jn 10:35) a los reyes (1 Sam 10:6,10), profetas (2 Sam 7:4-5 [LXX: egéneto]; 1 Rey Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 33


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

13:20 [LXX: egéneto]; 16:1 [LXX: egéneto]; 17:2,8 [LXX: egéneto]; 18:1 (LXX: egéneto], etc) y sacerdotes profetas (Eze 1:3: LXX: egéneto logos]; también en 6:1; 7:1; 11:14, etc), de tal manera que la gente debía escuchar sus mensajes como si Dios hablara, ya que Dios prometió estar en la boca de sus mensajeros (Éx 4:12,15-16). "Como si Dios rogase por medio nuestro" (2 Cor 5:20), dirá Pablo. Pero Jesús "era la Palabra" (Jn 1:1), porque aunque interactuaba con su Padre y con el Espíritu Santo en una triple dependencia divina, era la misma Palabra divina encarnada. Y los que lo seguían debían permanecer en su Palabra (Jn 5:24; 8:31). Nosotros fuimos creados a imagen de Dios, conforme a su semejanza (Gén 1:26-27). Pero Jesús era "la imagen expresa" de Dios (Heb 1:3; véase Col 1:15). Él es, como lo captó bien E. de White, el "Hijo Eterno" del "Padre Eterno", uno con Dios como una persona distinta pero ligado en carácter y propósitos desde toda la eternidad. Daño teológico antitrinitario Algunos podrían preguntarse, después de todo, ¿qué importa si hay quienes creen en la Deidad de una o dos, en lugar de tres personas que conforman la Deidad? ¿Será que para satisfacer a unos y a otros, deberíamos darles el gusto y preguntar a los catecúmenos en nombre de quién o quiénes desean bautizarse, y acortar la fórmula trinitaria de Mat 28 para los antitrinitarios más cascarrabias? 1) Primero de todo debemos decir que el error siempre traerá sus secuelas negativas no importa cuán fácil o difícil pueda ser para algunos verlas o anticiparlas. La verdad que Dios nos ha confiado se integra como en una cadena en la que ninguno de sus eslabones puede ser puesto a un lado sin consecuencias perjudiciales (parafraseando a E. de White). Esa verdad es "compacta", y todo intento de perforación o quebradura a la solidez de la doctrina producirá daños que, tarde o temprano, aparecerán a la vista hasta de la manera más inesperada. 2) El hecho mismo de que la negación de la Trinidad se presente como un ataque a la misión de nuestra iglesia, revela su procedencia no divina. Porque la pretensión de renunciar a la membrecía de la Iglesia Adventista por bautizar en el nombre de las tres personas de la Deidad como aparece en los evangelios, es un atentado contra la misión de la iglesia a la que Cristo confirió la tarea de ir por todo el mundo predicando el evangelio, bautizando de acuerdo a esa fórmula trinitaria bíblica. Y como esa fórmula trinitaria para el bautismo fue corroborada por el Espíritu de Profecía, tal atentado afecta ya la doctrina bíblica de los dones que Dios puso en su iglesia, más definidamente aquí, el don de profecía. Eso no se arregla procurando seleccionar citas, sino aceptando todo el consejo inspirado. 3) Pero, ¿acaso los apóstoles, según el libro de los Hechos, no bautizaban sólo en el nombre de Jesús? No estoy tan seguro. Ellos enfatizaron el nombre de Jesús porque era el único cuestionado en sus días. La verdad presente de sus días tenía que ver con levantar "a Cristo, y a éste crucificado" (1 Cor 2:2). El evangelio era, sobre todo, el evangelio de Cristo. Pero a la hora misma de bautizar, no creo que los apóstoles hubiesen eliminado la fórmula trinitaria de Mat 28, porque era un mandato del Señor. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 34


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Para la gente en aquel entonces no era problema aceptar a Dios como Padre, ni tampoco al Espíritu Santo. Pero el Hijo era un ser humano, y había que explicarles el evangelio de Cristo, contar su historia… En Hech 19:1-6 se cuenta el caso de ciertos discípulos de Juan a quienes debieron los apóstoles explicarles quién era el Espíritu Santo, y que el Mesías anunciado por Juan ya había venido, por lo que los bautizaron en el nombre de Jesús, a quien les faltaba reconocer. En efecto, no se trataba de decir que debían bautizarse en el nombre del Padre, del Espíritu Santo, y de E. de White. Tampoco correspondía bautizar en el nombre del ángel Gabriel. Tenía que ser uno igual al Padre y al Espíritu Santo. El punto bajo discusión era la persona de Cristo a quien el Espíritu Santo había venido a confirmar como siendo el Mesías Prometido, alguien que estaba a la altura de la Deidad. De manera que el bautismo en nombre del Hijo involucraba a las otras dos personas de la Trinidad. Pero el bautismo que algunos proponen hoy en el nombre de Jesús solamente, o aún del Padre, sin incluir “la tercera persona de la Deidad”, implica un rechazo a una o dos personas de la Deidad. Y eso es negar una verdad bíblica, que se define como doctrina de la Trinidad. 4) Todo intento de disminuir el carácter eterno del Hijo de Dios en igualdad con el Padre, sea abiertamente o encubiertamente haciéndolo parecer igual sin serlo realmente, rebaja el carácter de Dios, y desmerece la doctrina de la expiación, de la justificación por la fe, del sacerdocio celestial de Cristo y de allí, de todo el sistema compacto de fe que Dios nos legó… a) No podríamos ver la justicia de Dios en la muerte vicaria de Cristo (Rom 3:21-26). En el caso de que Jesús hubiera “nacido” literalmente de Dios, como se nos propone ahora, o aún creado como pretendieron los arrianos, y de allí en ambos casos, de hacer a Cristo un dios de alguna manera inferior, la expiación del Hijo literal o por creación revelaría la injusticia del Padre, no su justicia. Digámoslo claro de entrada. Desde un punto de vista penal, la muerte de un justo por un injusto es inaceptable. Por más buena voluntad que tuviese el Hijo de dar su vida por gente injusta, ¿qué clase de Padre es ése que consiente en tremendo acto de injusticia para con su Hijo? Y por más amor que pudiésemos sentir del Padre hacia nosotros, hijos por creación pero descarriados, ¿cómo es posible que para salvarnos, permita que su Hijo las pague todas por nosotros, y arriesgue tanto? ¿Por qué no vino a padecer él mismo, en ese caso? Así, se comienza a divorciar la justicia del Hijo de la justicia del Padre. Mientras que en la cruz podríamos ver el gran amor del Hijo, el hecho de percibir a Dios como injusto por hacer padecer a su Hijo nos llevaría, tarde o temprano, a dudar realmente de su amor. ¿No se le ocurriría hacer o permitir una injusticia semejante, alguna vez en lo futuro, y en donde nosotros podamos vernos involucrados de alguna manera? El plan de Dios para la redención humana debía traer seguridad y redención eternas a todo el universo (Col 1:20), de tal manera que ninguna duda quedase de su amor y justicia, y la paz eterna fuese garantizada como para que nadie más en toda la eternidad, pretendiese probar un camino diferente al que Dios trazó para sus criaturas. Por eso el Hijo debía ser Dios y desde siempre, de la misma manera que el Padre, en igualdad de condiciones, no por heredar presuntamente el Nombre de Dios por haber nacido Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 35


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

de él en algún punto de la eternidad, como se pretende. Su decisión de dar la vida por un mundo perdido podía ser aceptable únicamente en igualdad de condiciones para con Dios. La decisión de ofrecer la vida del Hijo en sacrificio por el pecado, llevada a cabo en los concilios trinitarios, debía ser un acto en donde todo el universo pudiese ver “la justicia de Dios” (Jn 3:21ss), no la del Hijo sólo ni la de ningún otro, sino de la misma Deidad. Sólo bajo un contexto tal de igualdad del Hijo para con el Padre no se puede inculpar al Padre por el sacrificio de su Hijo, ya que no solamente se ofreció ese Hijo voluntariamente, sino que en ese ofrecimiento se involucró la entrega del mismo Padre, de las tres personas de la Deidad. “El trono de Dios no debía llevar ninguna mancha de crimen, ninguna mancha de pecado. En los concilios celestiales, antes que el mundo fuese creado, el Padre y el Hijo hicieron un pacto juntos para que si el hombre probaba ser desleal a Dios, Cristo, UNO CON EL PADRE, tomaría el lugar del transgresor, y sufriría la pena de la justicia que debía caer sobre él” (6 SDABC, 1070).

b) Ninguna persona creada ni nacida ni derivada del Padre podría expiar el pecado. Por esa razón Dios no pudo aceptar que Abraham sacrificase a su hijo Isaac (Gén 22). Tampoco podía ningún ser humano que Dios hiciese de barro otra vez, ni siquiera un ánge,l ofrecer su vida por la raza perdida, porque en ese caso habríamos visto la justicia de un hombre o de un ángel, no la de Dios. “El poder de un ángel no podía hacer expiación por nuestros pecados. La naturaleza angélica unida a la humana no podía ser tan costosa y elevada como la ley de Dios. Únicamente el Hijo de Dios podía presentar un sacrificio aceptable. DIOS MISMO SE HIZO HOMBRE, y soportó toda la ira que el pecado había provocado. El problema de cómo Dios podía ser justo y aún justificar a los pecadores, desconcertaba a toda inteligencia finita. SÓLO UNA PERSONA DIVINA PODÍA MEDIAR ENTRE DIOS Y EL HOMBRE” (YI, 08-31-87, 8). “Ningún hombre o ángel del cielo podría haber pagado la penalidad del pecado. Jesús era el único que podía salvar la rebelión del hombre. En él, la divinidad y la humanidad se combinaron, y esto fue lo que dio eficiencia a la ofrenda de la cruz del Calvario” (1 SM 322). “La perfección angélica fracasó en el cielo. La perfección humana fracasó en el Edén, el paraíso de felicidad. Todo el que desee seguridad ya sea en la tierra como en el cielo, debe mirar al Cordero de Dios” (ST 12-30-89, 4). “Únicamente mediante los méritos de AQUEL QUE ERA IGUAL CON DIOS, podía restaurarse la raza caída” (The Messenger, 04-26-93, 5). “Fue la plena y libre aceptación de la penalidad del Salvador lo que hizo su sacrificio completamente aceptable en todo punto” (ST 08-22-00, 8). “Los ángeles se postraron a los pies de su Comandante y se ofrecieron para llegar a ser un sacrificio por el hombre. Pero la vida de un ángel no podía pagar la deuda; sólo Aquel que creó al hombre tenía poder para redimirlo” (PP 64). "Ningún ser finito podía hacer expiación..., únicamente la Deidad podía acabar con el pecado" (Carta 23, 1873, en Our High Calling", 44).

Y sucedió lo que cuenta el apóstol Pablo en Filip 2:6-11. c) Se afecta el gran plan de Dios para la redención del hombre. “Si los hombres rechazan el testimonio de las Escrituras inspiradas con respecto a la Deidad de Cristo, es en vano argüir con ellos, porque ningún argumento, por más convincente que sea, los podrá convencer [1 Cor 2:15 citado]. Ninguno que sostenga este error puede tener un Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 36


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

concepto verdadero del carácter o la misión de Cristo, o del gran plan de Dios para la redención del hombre” (GC [1888] 524).

Esto es tan válido en referencia a la Deidad del Hijo ante quienes la rechazan abiertamente, como ante los que pretenden que se trata de un dios de alguna manera inferior. Justamente en el mundo teológico muchos rechazan la doctrina de la expiación vicaria como un acto horrendo y aberrante, como si para satisfacer a Dios, su Hijo tuviese que morir en forma cruenta. Y convengamos en que lo que ocurrió en la cruz fue algo vergonzoso y ultrajante. ¡Pero gracias a Dios que ocurrió! Porque allí vemos a Dios mismo ocupando nuestro lugar, y nos maravillamos de tan grande amor, así como de la revelación de tan grande sabiduría que se mantuvo en oculto por épocas inmemoriales, y así como de su justicia al dar al pecado su justo merecido. La doctrina de la intercesión de Cristo en el santuario celestial se vería también dañada si se hace al Hijo engendrado o nacido literalmente en algún punto de la eternidad, porque su sangre no reportaría honra al Padre que lo entregó injustamente por nosotros, que aceptó una transacción tan injusta como esa en el caso de no haber sido Dios en todo el sentido de la Palabra. Sólo alguien que fuese igual a Dios e igual al hombre podía mediar entre ambos, entender ambas partes. Y esa intercesión del Hijo ante el Padre en el santuario celestial no tendría relevancia a menos que el Espíritu Santo mediase trayendo comunión con las criaturas que claman a Dios por liberación y perdón de pecados… Por más detalles, véase A. R. Treiyer, Los Cumplimientos Gloriosos del Santuario (2010 tercera edición), lección 1. Apelación final Exhorto a Daniel Bernhardt, Cristian Silva y a todos los que los estén siguiendo, confundidos, a seguir en la luz que Dios ha dado a nuestro pueblo, el último remanente que Dios tiene para advertir al mundo que el juicio de Dios ha ya comenzado (Apoc 14:7), y que pronto este mundo pasará. Quiero pedirles también, con lo mejor de mi naturaleza humana en sus manifestaciones afectivas, que depongan su amor propio por su bien y por el de los demás, que no le permitan al diablo hacer crecer la semilla de la rebelión que ha puesto en todos los corazones humanos. Acepten todo el testimonio de la Biblia y del Espíritu de Profecía. No se aten a pasajes aislados sin tener en cuenta todo el testimonio divino que, aunque es claro, fue revelado en "vasos de barro". Nuestra seguridad es marchar unidos como pueblo. Se nos advirtió a que no siguiésemos un rumbo diferente al que toma el Congreso de la Asociación General con sus representantes de todo el mundo. En las decisiones que toma nuestra iglesia, aunque débil e imperfecta por estar compuesta por seres humanos, se tiene en cuenta la Biblia y el Espíritu de Profecía. No crean que los que han estudiado antes que Uds. el tema de la Trinidad, no han sopesado ampliamente ambas fuentes de autoridad que provienen de Dios y que, en sí, constituyen una misma fuente, la divina que revela su Palabra mediante sus siervos los profetas. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 37


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Entre los muchos ejemplos que podríamos dar en la historia de nuestra iglesia, está el caso de Mc Cullagh, quien siendo evangelista rechazó a E. de White y atacó a la Iglesia Adventista en varios aspectos, incluyendo el tema de la expiación y el santuario, el Espíritu de Profecía y la dieta, etc. Dos años después pidió volver al ministerio y confesó que había estado en una actitud de desasosiego durante todo ese tiempo. Temía que E. de White no podría perdonarlo por haberla ofendido tanto. Pero ella dijo que estaba dispuesta a perdonarlo, aunque él debía tomar una actitud de rehacer lo que había deshecho, confesando su falta. Así lo hizo hasta que unos cinco años después abandonó el ministerio y la iglesia, dando rienda suelta a sus mismos sentimientos de amargura que había tenido antes. Sobre él, así como sobre otros, E. de White advirtió: "Me pregunto si una rebelión pura es alguna vez curable. La rebelión y la apostasía están en el mismo aire que respiramos" (SDABC, 1114, sobre Núm 16:1-50). Arthur White, Ellen G. White. The Australian Years (1891-1900), cap 23. Queridos muchachos: No permitan que les roben el afecto por este pueblo y la verdad que profesa, con agudezas que no conducen a nada bueno, ya que traen confusión a gente incauta, y los lleva a Uds. mismos a levantarse con soberbia contra sus hermanos a quienes el Señor llamó para que proclamen la verdad que tiene para este tiempo.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 38


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Por: Mark Finley

¿ES EL ESPÍRITU SANTO UN PODER O UNA PERSONA?

Apenas había terminado de presentar un seminario sobre el reavivamiento en una iglesia local, cuando un anciano se me acercó. Evidentemente había sido cristiano durante muchos años. Amablemente, este caballero de avanzada edad pidió permiso para hacerme una pregunta. Cuando accedí, en seguida comenzó a citar varios versículos de la Biblia. Era obvio que conocía bastante bien la Biblia. Al principio no entendí a dónde se dirigía con sus comentarios, pero entonces llegó al meollo de su pregunta: ¿Es el Espíritu Santo una divina influencia, una fuerza que emana de Dios o es la tercera persona de la Deidad? Muchos cristianos están confundidos con este tema. ¿Es el Espíritu Santo un poder que fluye de Dios como algún tipo de influencia impersonal, o es el Espíritu Santo una persona divina? Le expliqué a mi nuevo amigo que esta pregunta es de enorme importancia. Si el Espíritu Santo es la tercera persona de la Deidad, igual que el Padre y el Hijo, pero lo consideramos una influencia impersonal, le estamos robando a una persona divina el honor, el respeto y amor que solo le pertenecen a él. Si el Espíritu Santo es una mera influencia o poder, intentaremos apoderarnos de tal poder y utilizarlo. Pero si reconocemos que el Espíritu Santo es una persona, nos rendiremos a su influencia y conducción, abriremos nuestro corazón a sus instrucciones y le cederemos nuestra voluntad. Nuestro único deseo será permitirle que nos use. Es absolutamente vital entender quién es el Espíritu Santo y cómo obra. El concepto falso del Espíritu Santo como un poder o una fuerza puede llevarnos a la exaltación propia: “Miren cuánto poder tengo”. Por contraste, el concepto correcto del Espíritu Santo como la tercera persona de la Deidad nos lleva a rendirnos a su voluntad. Desafortunadamente, muchos cristianos en iglesias de todo el mundo no tienen una comprensión clara de quién es el Espíritu Santo o cuál es su obra en sus vidas. El Dr. Bill Bright, el fundador y ex presidente de Campus Crusade for Christ (Cruzada universitaria por Cristo), señala que su organización ha encuestado a “miles de cristianos en iglesias alrededor del mundo”, y tristemente, “cerca de un 95 por ciento de los encuestados indica que tiene poco conocimiento acerca de quién es el Espíritu Santo o por qué existe”. ¡Qué tragedia! Entender la enseñanza de la Biblia acerca del Espíritu Santo es absolutamente vital para el desarrollo de la vida cristiana. ¿Quién es el Espíritu Santo? Es bastante fácil para nosotros percibir al Padre y a Jesús como personas. Nuestra mente se forma imágenes mentales de ambos. Pero al considerar que el Espíritu Santo es alguien misterioso, invisible y un tanto secreto, y que su presencia es universal, a veces tenemos dudas acerca de su identidad. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 39


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

He aquí el error que cometemos. A menudo igualamos la personalidad divina con su visibilidad. Si el Espíritu Santo es omnipresente, concluimos que debe ser la fuerza o presencia de Dios, pero no un ser divino. Es verdad que nunca entenderemos la complejidad de los caminos de Dios. Según dijera un teólogo destacado: “Intentar entender la Trinidad equivale a perder la mente. Negar la Trinidad equivale a perder el alma”. Pero la buena noticia es que no tenemos que entender todo respecto de algo para apreciar algo que quizá conocemos solo parcialmente. Yo no entiendo todo lo referido a la electricidad, pero no voy a permanecer en la oscuridad hasta que la entienda. Igualmente, aunque no comprendamos completamente todo sobre la naturaleza del Espíritu Santo, podemos recibir la enseñanza bíblica sobre el Espíritu por la fe e invitar al divino Inquilino a que se hospede en nuestro corazón. Hay otro problema serio con la idea de que el Espíritu Santo es meramente una fuerza o la influencia poderosa de Dios y no la tercera persona de la Deidad: La idea es contraria a las Santas Escrituras. La Biblia contiene tres textos sencillos del Nuevo Testamento que describen el trío divino que compone la Deidad. Ninguno de estos pasajes sugiere que un miembro de la Deidad sea inferior o de menor valor que el otro. El último mandato de nuestro Señor a sus discípulos fue: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (S. Mateo 28:19). Cuando los creyentes del Nuevo Testamento se hicieron cristianos, entraron en una comunión divina, una integración celestial con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En Efesios 2:18, el apóstol Pablo describe la unidad de propósito de la Deidad con estas palabras: “Por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”; y el apóstol describe la unidad de la Deidad en Hebreos 10:9-15 en términos de tres acciones: El Padre decide, el Hijo obra y el Espíritu Santo testifica. A lo largo de las Escrituras, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo colaboran para cumplir el propósito del Cielo en el plan de la redención. Están presentes en la creación, en el bautismo de Jesús, a lo largo de su vida, en la cruz, la resurrección y durante su ministerio en el Santuario celestial. El apóstol Pablo concluye su segunda carta a los corintios con estas palabras reveladoras: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” (2 Corintios 13:14). Este texto habla de tres cosas: El amor de Dios, la gracia de Cristo y la comunión del Espíritu Santo. En el Antiguo Testamento, Dios reveló su amor por medio de las advertencias e instrucciones de los profetas. En el Nuevo Testamento, Dios reveló su amor por medio de la vida y la muerte de Jesús. A este amor lo llamamos gracia. Desde la resurrección de Jesús y la inauguración de su ministerio en el Santuario celestial, Dios revela su amor por medio de la presencia personal o comunión del Espíritu Santo en nuestra vida. Por medio del Espíritu Santo somos llevados al compañerismo con el Padre y el Hijo. Por medio del Espíritu Santo entramos en comunión íntima con Dios. Antes que Cristo viniera en la Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 40


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

carne, el Padre era la persona más conspicua de la Deidad, la que colmaba el horizonte. Cuando Jesús vino, él colmó el horizonte. El mundo del Nuevo Testamento vio el amor de Dios por medio de Jesús. Por esto es que Jesús dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (S. Juan 14:9). Una vez que Jesús ascendió al cielo, entramos en una nueva dispensación: La dispensación del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es tan real, tan divina persona, tan miembro de la Deidad como el Padre y el Hijo. El Espíritu Santo no es una influencia nebulosa que emana del Padre. No es una fuerza impersonal, algo que apenas puede reconocerse, ni tampoco un principio invisible de vida. El Espíritu Santo es divino LeRoy E. Froom en su libro La venida del Consolador lo expresa de esta manera: “Jesús fue la persona más notable e influyente que jamás existiera en este viejo mundo; y el Espíritu Santo vino a llenar su lugar vacante. Nadie sino una persona divina podía tomar el lugar de su persona maravillosa. Jamás una mera influencia hubiera sido suficiente” (pp. 37, 38). Como un trío que canta una música celestial en tres partes, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo unen armoniosamente sus voces en un canto de salvación para redimirnos. El Espíritu Santo vino con la plenitud del poder divino a los primeros discípulos en Pentecostés. El plan del Cielo es que el Espíritu Santo venga con la plenitud del poder divino sobre todo creyente. En los capítulos 14 al 16 del Evangelio de Juan, Jesús describe el ministerio del Espíritu Santo en detalle. Estas son probablemente algunas de sus palabras más importantes. Sus enseñanzas sobre el Espíritu Santo pueden transformar la vida. He aquí las palabras del propio Jesús: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (S. Juan 14:16, 17). En San Juan 16:7, el Maestro añade: “Si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré”. Según la Palabra de Dios, el Espíritu Santo cumple varias funciones: (1) El Espíritu Santo es nuestro Ayudador (S. Juan 14:16). (2) El Espíritu Santo es nuestro Maestro personal (S. Juan 16:13). (3) El Espíritu Santo es nuestro Guía personal en las decisiones que tomamos en la vida (S. Juan 16:8, 13). El Salmo 32:8 añade: “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos”. Sea cual fuere la manera en que Dios nos guía, lo hace a través de su Espíritu Santo. ¿Abrirás hoy su corazón a su influencia transformadora?

El autor es un evangelista internacional cuya predicación ha alcanzado a millones de personas en cruzadas evangelizadoras y a través de la televisión. Escribe desde Silver Spring, Maryland. Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2011/04/05/%c2%bfes-el-espiritu-santo-un-poder-o-una-persona/ Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 41


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

EL ESPÍRITU SANTO Y LA DEIDAD

Por: Ángel Manuel Rodríguez

PREGUNTA: Algunas personas sostienen que el Espíritu Santo no es una persona y que no pertenece a la Deidad. ¿Es esto verdad? RESPUESTA: Algunos adventistas han descubierto que prácticamente todos nuestros pioneros eran antitrinitarios, y han llegado a la conclusión de que, en vista de eso, la iglesia de hoy debería rechazar la doctrina de la Trinidad. Al tratar este tema, debemos recordar que el Señor guió al movimiento adventista gradualmente hacia una mayor comprensión bíblica acerca de la naturaleza de Dios. Hoy, fundamentados en su Palabra, afirmamos la verdad de un único Dios en la pluralidad de tres Personas divinas. Menciono aquí algunos de los fundamentos bíblicos:

1. El Espíritu como poder. La opinión de que el Espíritu no es una persona se basa

parcialmente en el hecho de que frecuentemente se lo describe como un poder que vino de Dios, derramándose poderosamente sobre las personas y capacitándolas para realizar ciertas tareas. (Ejemplos: Juec. 3:10; Hech. 2:4.) Además, la palabra griega para el término “espíritu” (pneuma) es neutra, permitiéndonos usarla con minúscula y favoreciendo la idea de que él no es una persona; pero eso es un fenómeno de la gramática griega que no tiene necesariamente ningún significado teológico.

2. El Espíritu y Jesús. Con la venida de Jesús, nuestra comprensión de la Deidad se enriqueció

enormemente. Porque Jesús era Dios en carne humana (Juan 1:1; 20:28; Tito 2:13), era distinto del Padre (Mat. 3:17) y, al mismo tiempo, era uno con él (Juan 14:10), sus seguidores comenzaron a percibir que había, en el misterio de Dios, una pluralidad de personas. El misterio aumentó cuando Jesús describió al Espíritu no como un objeto sino como una Persona, que ocuparía su lugar en la experiencia de los discípulos: “Y yo (Jesús) rogaré al Padre, y os dará otro Consolador [...] el Espíritu de verdad” (Juan 14:16, 17).
 Jesús introdujo a sus discípulos en el misterio de una Deidad que consistía en tres personas diferenciadas: Jesús, el Padre y el Consolador/Espíritu. En este pasaje en particular, el Espíritu no aparece descrito como un poder impersonal, sino como una persona. Jesús se refiere a él como “otro (allos, en el griego) Consolador”; alguien que intercede por otra persona. Se lo llama “otro” porque Jesús es también un Consolador (1 Juan 2:1). Solo un ser que es persona puede actuar como consolador.
Pero, hay algo más. Si el Espíritu iba a continuar en la gente la función de Jesús como consolador, entonces debía tener la misma naturaleza que Jesús tenía; es decir, tenía que ser divino. Jesús dijo que “ningún otro (allos)” podía hacer la obra que él hizo (Juan 15:24); pero aclara que hay alguien que, como él, será un nuevo consolador. Cuando Jesús se refiere al Espíritu como Consolador, usando el pronombre masculino singular (él), está identificándolo como una persona: “Él dará testimonio acerca de mí” (Juan 15:26). Por lo tanto, el Espíritu Santo es divino y es persona.

3. Los apóstoles y al Espíritu. Es cierto que cuando los discípulos recibieron el Espíritu Santo,

lo sintieron como un poder derramado sobre ellos por Dios (Hech. 2:23); pero también lo reconocieron como la Persona divina que Jesús les había prometido.
 Por ejemplo: en el relato del episodio de Ananías y Safira, encontramos una clara demostración de la comprensión que Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 42


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

tenían los discípulos en cuanto a la naturaleza del Espíritu. Pedro confrontó a la pareja culpada con su pecado, al decirles: “¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo [...]. No has mentido a los hombres, sino a Dios” (Hech. 5:3, 4). Aquí tenemos dos importantes informaciones. Primera: el Espíritu es una persona, porque solamente podemos mentirles a las personas, no a las cosas. Segunda: él es divino, porque mentir a él equivale a mentir a Dios. En el Nuevo Testamento encontramos claras evidencias de que los apóstoles creían que el Espíritu era una persona en paridad con el Padre y el Hijo. Ellos sabían que el Espíritu Santo habla (Hech. 21:11); ejerce su voluntad (Hech. 16:6); envía mensajeros (1 Cor. 12:11); intercede (Rom. 8:26, 34); promueve alegría (Rom. 14:17); etc. Todas esas son características de las personas, que nos permiten referirnos definitivamente al Espíritu como tal. Al mencionarlo en conjunción con el Padre y con el Hijo, los escritores bíblicos estaban testificando respecto de la unidad de las tres Personas (2 Cor. 13:14; 1:21, 22; Rom. 15:30; Efe. 2:18; 1 Ped. 1:2; Apoc. 1:4, 5). Como iglesia, sencillamente proclamamos la clara enseñanza bíblica sin tratar de explicar el misterio de la unidad de Dios. Fuente: Instituto de Investigación Bíblica http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/20/el-espiritu-santo-y-la-deidad/

Por: Héctor A. Delgado

EL UNIGÉNITO DEL PADRE

PREGUNTA: Juan 1:18 dice que Cristo es el “Unigénito del Padre”. ¿No enseña este pasaje que Jesús es un ser creado y por lo tanto, inferior a Dios el Padre? RESPUESTA: Algunos personas creen encontrar aquí una prueba de la creación del Hijo de Dios por parte de su Padre. Es la única forma en que pueden enteder el término “Unigénito”. Curiosamente, en el Códice Alejandrino se traduce este pasaje de la siguiente manera: “El único Dios engendrado”. Por esta razón, más el hecho de que este término se le aplica a Cristo cinco veces en todo el Nuevo Testamento, concluyen que Cristo tuvo un origen en un pasado remoto de la eternidad. Sin embargo, ¿Constituye esta idea la única e inevitable conclusión? ¿Podría la palabra Unigénito significar algo diferente cuando es aplicada a Cristo? Esto lo veremos de inmediato. Aunque el Códice Alejandrino pueda traducir “el único Dios engendrado”, resulta más interesante aún saber (y esto es de mayor fuerza) que algunos manuscritos dicen: “El Unigénito Dios”. Esta es la razón por lo que algunas versiones de la Biblia traducen este pasaje de la siguiente manera: “El Hijo único, que es Dios” (Nueva Reina Valera 1990, 2000, Nueva Versión Internacional). Juan 1:18 dice literalmente: “Dios unigénito” (Así lo traduce la Biblia de las Americas).

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 43


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

El término “unigénito” (griego, monogenés) está compuesto de dos palabras. La primera, significa “único”, y la segunda, “clase”; por lo que se traduciría correctamente como “único en su genero” o simplemente “único”. Monogenés resalta la singularidad de Cristo como persona y no su origen como si fuera un ser creado. Por consiguiente, las expresiones: “único engendrado” y “único hijo” nacido de Dios, no se ajustan al significado original del vocablo “unigénito”. Si insistimos en el significado de “único engendrado”, debemos tomar en cuenta el uso de esta palabra en la carta a los Hebreos, capítulo 11:17. En este texto, Isaac es llamado el hijo “unigénito” de Abrahán. Y todos sabemos que Isaac no fue el “único” hijo de Abrahán (Gén. 25:1-2). Pero sí fue el hijo “singular”, “especial”, el hijo de la promesa. Entonces, ¿por qué no aceptar este significado cuando el término es aplicado a Cristo? ¿Pudo ser Isaac más especial para Abrahán que el mismo Cristo para su Padre? Otras evidencias bíblicas del uso de la palabra monogenés con sentido de singularidad se encuentra en el evangelio de Lucas 7:12 y 8:42. Allí monogenés se traduce como “único” y “única”. Por otro lado, el término monogenés se entiende mejor cuando descubrimos la verdad acerca de la obra de Cristo a favor de la raza caída. Por causa del pecado, la raza humana estaba separada de Dios, nacida bajo un veredicto de condenación (Isa. 59:2; Rom. 5:12; 6:23; 1 Cor. 15:21). Pero gracias a la encarnación, fue posible que Dios “estuviera en Cristo, reconciliando al mundo consigo mismo, sin imputarle sus pecados” (2 Cor. 5:18-19; cf. Isa. 53:5,6,10; Rom. 8:3; 5:15-19). Como el pecado había malogrado la relación de Dios con el hombre, sus hijos eran esclavos del pecado y estaban sujetos a servidumbre eterna. Pero el Redentor apareció en el tiempo señalado por el reloj profético (Gál. 4:4). Cristo mismo señaló la naturaleza de su obra al decir: “El Espíritu del Señor está sobre mí, [...] me envió para pregonar a los cautivos libertad, y [...] dar libertad a los oprimidos” (Luc.4:16). Esta realiad estaba profetizada acerca del Mesías: “Para que digas a los presos: ¡salid!, y a los que están en tinieblas ¡manifestaos!”. “Para que [...] saques de la cárcel a los presos y de prisión a los que están en tinieblas” (Isa. 49:9; 42:7). La idea es esta: Por causa de su rebelión, los seres humanos habían asumido el status de hijos descarriados (“hijos pródigos”), pero hubo Uno que decidió ejecutar la obra de rescate. El Amado de Dios, su Hijo único, “el unigénito Dios”, quien es uno con el Padre “en propósitos y naturaelza”, vino a este mundo. Y por medio del milagro de la encarnación, llegó a ser lo que nosotros somos y se unió para siempre con la raza redimida. Ahora, gracias a la obra de la redención, Dios ha restaurado toda la humanidad a su favor. Todos han llegado a ser “hijos” de Dios en una forma muy especial. Gracias a la muerte de Cristo, los seres humanos han llegado ha ser “hijos” de Dios no solo por creación, sino por redención (1 Jn. 1:1-3). Y ya en el contexto de la comunidad de creyentes, la Iglesia (los hijos reconciliados con Dios que han aceptado el don de su Hijo), Dios tiene uno que es el “primogénito entre muchos hermanos” (Rom. 8:29). El Redentor ocupa un lugar de honor entre ellos. Esta es la razón por la que el término “unigénito” se aplica a Cristo únicamente antes de su muerte en la cruz. Pero después, a Él se le llama “primogénito”, el primero y más exaltado entre todos los hijos de Dios. Es en virtud de lo que Cristo es por naturaleza (“único en su clase”) y por lo que ha hecho por medio de su Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 44


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

muerte expiatoria, que los términos “unigénito” y “primogénito” se le aplican en un sentido especial. Esta es la distinción que su muerte ha logrado. Asi, junto con el gran apóstol Pablo podemos decir: “Gracias a Dios que nos ha hecho un regalo tan grande que no tenemos palabras para expresarlo” (2 Cor. 9:15, DHH). Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/15/el-unigenito-del-padre/ LA DOCTRINA DEL ESPÍRITU SANTO EN LA HISTORIA

Por: Héctor A. Delgado

La negación de la personalidad y divinidad del Espíritu Santo no es algo nuevo, ha sido propuesta desde muy antiguo.(1) Muchos han considerado como presuntuoso “tratar de definir o explicar lo que por su propio nombre resulta indefinido, sino misterioso”, y talvez a esto se deba precisamente el hecho de que la doctrina del Espíritu Santo sea, a pesar de ser la más central, “la más descuidada de la fe cristiana”.(2) Pero una creencia religiosa no se sostiene por el simple hecho de que “esto creyeron mis padres” o “a mi me parece ilógico pensar de esa manera”. Note por ejemplo uno de los argumentos de los Testigos de Jehová. Después de citar a Lucas 1:41 donde se nos dice que la madre de Juan el Bautista “fue llena del Espíritu Santo”, nos preguntan: “¿Le parece lógico afirmar que una persona ‘se llenó’ de otra?”. O por el hecho de que Mateo dice que Cristo “os bautizará en Espíritu Santo y fuego” (Mat. 3:11), se nos dice que “es obvio que dicho espíritu no podía ser una persona”.(3) Tal razonamiento puede satisfacer las inquietudes de algunos (incluso de multitudes), pero no se detiene ni por un momento a analizar qué es lo que los escritores bíblicos quieren decir con “ser lleno” del Espíritu y ser “bautizado” con Él. Esta posición ni siquiera se aproxima a las Escrituras con la reverencia que se requiere. Se percibe además una alta dosis de prejuicio y lógica griega que no ayuda en nada al estudiante de la Palabra. La personalidad y divinidad del Espíritu es algo demostrable como pudimos ver en la segunda sección. No es posible echar a un lado tanta evidencia, a no ser por necedad o ignorancia voluntaria. No podemos pretender ser más precisos que los escritores inspirados, quienes de hecho, nunca intentaron definir el Espíritu Santo desde un punto de vista filosófico. Se conformaron con describir la forma en la que obra.(4) Surgen los problemas No es extraño que fuera en el siglo III (un tiempo de floreciente apostasías religiosas) cuando surgió la negación de la personalidad del Espíritu Santo. “Pablo de Samotracia presentó una teoría que negaba la personalidad del Espíritu, considerándolo una simple influencia, una expresión de energía y poder divinos, una fuerza que emanaba de Dios para ser ejercida entre los hombres. Luego durante el tiempo de la Reforma protestante, hubo dos hombres, Laeleus Socinus y su sobrino Fausto, que revivieron esa teoría, y muchos la aceptaron”.(5) Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 45


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Monarquianismo La divinidad del Espíritu también fue negada. Sabellius (250-260 d.C.) dio origen al movimiento herético llamado monarquianismo. Sabellius sostenía que no existían tres personas en la Deidad, sino un solo Dios manifestado en tres formas diferentes. “Dios como Padre es el Creador, el mismo Dios como el Hijo se manifestó en la encarnación como Redentor; en tanto que el Espíritu es el mismo Dios manifestado en la vida espiritual de la iglesia. Puede verse claramente que esta no es una Trinidad de Personas, sino solamente una trinidad de manifestaciones”.(6) El monarquianismo es una teoría radicalmente unitaria. Arrianismo El presbítero Arrio (256-336 d.C.), que ocupó un puesto de importancia en la iglesia de Alejandría, sostenía que la creación del mundo fue hecha por Dios, quien a su vez se vio obligado a crear a Cristo, pero exaltándolo por sobre todas las demás criaturas. “Hubo un tiempo – decía Arrio – cuando él [Cristo] no era”. Jesús, entonces, ejerció su poder sobrenatural para traer a la existencia al Espíritu Santo, quien está subordinado a Él. La misma relación que tiene el Hijo con el Padre, la tiene el Espíritu con el Hijo. Así, tanto el Hijo como el Espíritu son criaturas de Dios. A finales del siglo IV, “un grupo conocido como el de los pneumatomaquianos (‘los que pelean contra el Espíritu’) llamados macedonios luego del 380 en referencia al obispo homoiousiano Macedonio (? c. 362), quien posiblemente no se adhería a este punto de vista se oponía a la divinidad del Espíritu Santo”.(7) Resulta interesante saber que Eustacio de Sabaste (quien representaba la facción más radical de este movimiento), “rehusó definir el Espíritu Santo como Dios o como una criatura. Más bien, buscaba una posición intermedia’, no muy diferente de la visión de Arrio de Jesús entendido como el Logos”.(8) El papel de los Padres de la iglesia Se puede comprender ahora porque fue necesario que los Padres de la iglesia se vieran en la obligación de afirmar y defender la divinidad del Espíritu Santo.(9) Justino Martir, en varios de sus pasajes hizo referencia al Espíritu como Dios. Ireneo también dio a conocer la divinidad del Espíritu Santo, aunque en pasajes que están en un contexto bautismal. De la misma forma, Tertuliano se refirió al Espíritu Santo como Dios. “Orígenes también dio testimonio de la divinidad del Espíritu Santo”. Una idea clara sobre la persona y divinidad del Espíritu nos viene del credo de Jerusalén de mediados del siglo IV: “[Creo] en el Espíritu Santo, el parakleto, quien habló en los profetas”. Por su lado, “Cirilo de Jerusalén (c. 315-86), reconocía la plena divinidad del Espíritu Santo… Anastasio, confrontando a los tropici, que sostenía que el Espíritu era una criatura, en el sínodo de Alejandría (362) ‘logró la aceptación de la proposición de que el Espíritu Santo no es una criatura sino que pertenece y es inseparable de la sustancia del Padre y el Hijo”.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 46


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Resulta aún más animador saber que, “uno de los tratados más importantes que jamás se hayan escrito acerca de la persona del Espíritu Santo fue: Sobre el Espíritu Santo (375) de Basilio. Según Basilio, el Espíritu Santo debe ser ‘considerado con’ o ‘en el mismo rango de’ […] no ‘considerado por debajo de’ o ‘en un rango inferior’ […] al Padre y el Hijo”. Y finalmente referimos la idea de Gregorio Nacianceno, quien fue el primer teólogo cristiano en aplicar el término “consustancial” al Espíritu de Dios. El dijo: “¿Qué, pues? El Espíritu Santo ¿es Dios? Ciertamente. Entonces, ¿es consustancial? Si, si es Dios”.(10) En épocas recientes Esta controversia histórica alcanza nuestros días. Así encontramos a los Testigos de Jehová diciendo que el Espíritu es “la fuerza activa invisible del Dios todopoderoso”, “la fuerza activa invisible e impersonal que encuentra su fuente y depósito en Jehová”.(11) Su posición es clara: El Espíritu no es una persona y mucho menos, Dios. Tenemos también la opinión de la Iglesia Mundial de Dios, quien sostiene que “¡el Espíritu santo es el poder de Dios! […] no es una tercera persona de la Deidad, tal y como lo enseña la idea pagana de la ‘trinidad’”.(12) Finalmente está la opinión de El Camino Internacional (fundado por Victor Paul Wierwille 1916-85), que sigue la misma senda de los movimientos antitrinitarios anteriores, al despersonificar al Espíritu Santo. Peligro a la vista Quienes proponen actualmente la idea de que el Espíritu es una energía impersonal desconocen cuales son las implicaciones reales de sus declaraciones. Cuando la obra El Templo Viviente del Dr. J. H. Kellogg promovió las opiniones panteístas acerca de la persona de Dios, se creo una crisis histórica en las filas del pueblo de Dios. Las ideas de Kellogg despersonificaban a Dios y lo convertían en una esencia que permeaba todas las cosas. La orden del Señor en aquel entonces fue clara: “¡Hazle frente!”. Y en esta ocasión, también la “voz autorizada” ha dado la misma orden. La crisis panteísta creada por el Dr. Kellogg fue definida como la apostasía “alfa”. La última apostasía que azotará a la iglesia en estos últimos días (que involucrará pastores y líderes) fue llamada “omega”. “No os engañéis, muchos se apartarán de la fe prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. Tenemos ahora delante de nosotros el alfa de ese peligro (la crisis creada por Kellogg). La omega será de una naturaleza asombrosísima”.(14) La negación de la personalidad del Espíritu y subsecuentemente de su divinidad, constituye también una enseñanza panteísta en su más pura esencia, y puede ser catalogada como parte de la apostasía omega. Esta antigua herejía, desempolvada hoy y presentada nuevamente a la iglesia, es panteísmo, porque despersonifica a Dios en la persona del Espíritu Santo. Kellogg enfiló sus cañones contra Dios, y ésta, en forma más especifica, sobre la persona del Espíritu. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 47


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

La mano de Dios está al timón Pero, en los errores que se propagan actualmente puede haber un propósito divino oculto a nuestros ojos (pero que Dios no causa): “Dios despertará a sus hijos; si otros medios fracasan, se levantarán herejías entre ellos, que los zarandearán, separando el tamo del trigo. El Señor invita a todos los que creen su Palabra a que despierten [...] Su fe debe estar firmemente basada en la Palabra de Dios, de manera que cuando llegue el tiempo de prueba, y sean llevados ante concilios para responder por su fe, puedan dar razón de la esperanza que hay en ellos, con mansedumbre y temor”.(15) Bien se nos ha dicho: “Debemos orar tan fervorosamente por el descenso del Espíritu Santo como los discípulos oraron el día de Pentecostés. Si ellos lo necesitaban en aquel tiempo, nosotros lo necesitamos más hoy. Las tinieblas morales, cual un palio funerario, cubren la tierra. Toda suerte de falsas doctrinas, engaños satánicos y herejías están descarriando la mente de los hombres. Sin el Espíritu y el poder de Dios será en vano que trabajemos para presentar la verdad”.(16) ¿Qué podemos decir? Las palabras del extinto Dr. Wallenkampf, representan nuestro sentir: “Es lamentable, pero cierto, que a lo largo de la historia algunos de los ‘mayores’ eruditos bíblicos no creyeron en las verdades de la Biblia. Pudieron haber sido expertos de renombre mundial en las lenguas originales y, tal vez, aun no hayan sido superados en su conocimiento de la historia bíblica, pero pasaron por alto completamente la sabiduría y el conocimiento acerca de Dios que se encuentra en esos textos. ¡Que desperdicio!”.(17) Y es que existen personas que “siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (2 Tim. 3:7). Si eruditos de alta talla han errado al interpretar las Escrituras, que no esperar que hagan los lectores comunes. Y es que la verdad de Dios está reservada exclusivamente para la siguiente clase de personas: “El testimonio del Señor es fiel, que hace sabio al sencillo [al humilde]” (Sal. 19:7). No basta la erudición o la preparación académica para comprender el mensaje de las Escrituras. En innúmeras ocasiones la verdad se encuentra en el seno de una iglesia humilde con piso de tierra, y en el corazón de personas sencillas. La doctrina del Espíritu Santo no ha sido comprendida por algunos cristianos porque su acercamiento a las Escritura es prejuiciado e irreverente. La falta de disposición para aceptar la verdad es otro factor determinante. El estudiante de la Biblia no sólo debe estar listo para encontrar la verdad, debe también estar dispuesto a ser corregido por la misma Palabra. “Toda Escritura es inspirada por Dios, y es útil para enseñar, reprender, enmendar e instruir en justicia, para que el hombre sea perfecto, cabalmente instruido para toda buena obra” (2 Tim. 3;16,17). Alentamos a nuestros miembros de la iglesia Adventista del Séptimo Día a continuar yendo a las Escrituras y ver por su propia cuenta que la verdad de Dios permanece allí y que sólo espera un corazón sincero y dispuesto para morar en él. Y más aún, el Espíritu Santo (¡eterno comunicador y guiador!) honrará a los sinceros buscadores de la verdad con la iluminación de Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 48


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

la mente y la comprensión del mensaje que Él mismo impartió a los “santos hombres de Dios” (2 Ped. 1:21). Por lo tanto, “si ahora vivimos por el Espíritu, dejemos también que el Espíritu nos guíe” (Gál. 5:25, DHH). Notas y Referencias: 1- Para un estudio detallado véase las siguientes obras: Teología, Fundamentos Bíblicos de Nuestra Fe (Asociación Publicadora Interamericana, Gema Editores, 2005) tomo 2, pp. 108-127. James Leo Carrett, h., Teología Sistemática, Bíblica, Histórica, Evangélica, tomo II (Casa Bautista de Publicaciones, 2000), pp. 151153. 2- Walter Raimundo Beach, El Credo que Cambió al Mundo (ediciones interamericana, 1971), p. 127. 3- Despertad! (Brooklyn: Watchtower Biblie and Tract Society, junio 2006), p. 14. 4- Raimundo Beach, IbÌd., p. 130. 5- Le Roy Edwin Froom, La Venida del Consolador (Asociación Publicadora Interamericana, 1972), p. 51. 6- H. Orton Wily, Paul T. Culbertson, Introducción a la Teología Cristiana (Beacon Hill Press, 1982), p. 140. 7- James Leo Carrett, h., Ibíb., pp. 148. 8- ———, Ibíd., p. 149. 9- En esta exposición sigo de cerca las ideas de James Leo Carrett, h., Ibíd., pp. 148-149. 10- Discursos Teológicos, 31.10. 11- Le God be True, (Brooklyn: Watchtower Biblie and Tract Society, 1946), p. 89. 12- Let Your Name Be Sanctified (Brooklyn: Watchtower Biblie and Tract Society, 1961), p. 269. 13- Ambassador College Correspondece Course, lección 29 (1963, 1969), p. 9. 14- Elena de White, Joyas de los Testimonios, tomo II, pp. 312,113. 15- ———, Testimonies, tomo 5, p. 158, Año 1882. 16- Arnold V. Wallenkampf, Guía de Estudio de la Escuela Sabática, edición para adultos, abril, mayo, junio, 2006, p. 55.

Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/20/una-mirada-a-la-historia/ JESUCRISTO: ESENCIALMENTE DIOS

Por: Ángel Manuel Rodríguez*

PREGUNTA: La frase “en forma de Dios” de Filipenses 2:6, ¿sugiere que Cristo no fue divino? RESPUESTA: Algunas veces, unas pocas palabras de un texto nos sorprenden de tal forma, que no notamos el resto del pasaje. En muchos casos, el significado de estas palabras está localizado dentro de su propio contexto. Este es el caso con la frase que has citado. El sustantivo “forma” (del griego morphē) es utilizado dos veces en Filipenses 2:6, 7, y en ambas oportunidades se refiere a Cristo: “siendo en forma de Dios” (vers. 6) y “tomando forma de siervo” (vers. 7). La primera vez describe a Cristo antes de que llegue a ser hombre. En la segunda ocasión, la palabra lo describe como el Salvador en carne humana. Esto sugiere que el término tiene que ver con la forma de ser de Cristo. Segundo, nota que en el segundo uso, el verbo empleado es “tomar, aceptar”, sugiriendo que esta nueva forma de existencia no era la forma natural de existencia de Cristo. No es lo que el Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 49


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Señor preencarnado era en sí mismo, sino lo que llegó a ser. Cuando el texto dice que Cristo tomó “forma de siervo”, no significa que él tenía semejanza o se parecía a un siervo. Significa que, cuando vino “semejante a los hombres”, de hecho llegó a ser un hombre. La frase combina las ideas de función y esencia. Tercero, las palabras “siendo en forma de Dios” tienen que ver con lo que Cristo era en sí mismo. No tenía la apariencia de ser Dios, sino que era Dios. Tenía la “forma” que solo Dios tiene. En otras palabras, “forma de Dios” significa la forma de existencia que corresponde al ser divino. La Nueva Versión Internacional lo traduce con la frase “siendo por naturaleza Dios”. Esto correctamente indica que “forma” significa la misma naturaleza de Cristo antes de llegar a ser humano. Esto puede sonar extraño a nosotros, para quienes el termino “forma” tiene la connotación de apariencia o aspecto de algo, pero este no es el caso con el término utilizado por Pablo. Se refiere a la forma que define o expresa la misma naturaleza de una persona. Jesús no estaba simplemente actuando como un siervo o como Dios; era un siervo. También era Dios. Cuarto, esta comprensión de la frase es apoyada por la declaración hecha en el versículo 6: Jesús “no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”. El verbo “aferrarse” (del sustantivo griego harpagmos) significa “algo que uno retiene”, expresando la idea de “retener algo que ya posee”; en este caso, la divinidad. Antes de llegar a ser un hombre, Jesús, en lugar de aferrarse a su igualdad con Dios, “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo” (vers. 7). Dios decidió humillarse al nivel de un siervo. Él, que era en sí mismo divino, llegó a ser “el Siervo de Dios” (ver Isa. 53:11, 12). Esta es una maravillosa y gloriosa revelación del insondable amor de Dios. ¿Qué es lo que significan las palabras “la imagen misma de su sustancia” de Hebreos 1:3? En este pasaje, la Biblia está abordando la naturaleza divina de Cristo antes de que llegue a ser un hombre. La Nueva Versión Internacional traduce este pasaje como: “la fiel imagen de lo que él [Dios] es”. Ambas traducciones son algo difíciles de entender, por lo que un buen diccionario o comentario bíblico nos ayudará a responder esta pregunta. No podemos responder esta cuestión sin hacer referencia a algunas palabras griegas utilizadas por Pablo en este pasaje. Los dos términos que utiliza son muy importantes. El primero es caraktēr, traducido como “la fiel imagen” en la Nueva Versión Internacional. El español toma de este término las palabras “carácter” o “característica”. Significa las marcas o los rasgos distintivos de un objeto o una persona. El segundo término es ” hipostasis”, que significa “persona” o “ser”. Fue empleado en la literatura griega para referirse a lo que yace en el fundamento, en la base, y luego a la esencia de algo. En hebreo fue usado para referirse a la esencia de Dios, su ser. Este pasaje expresa dos importantes ideas: Primero, Cristo es totalmente divino porque posee las características distintivas y exclusivas del ser de Dios. Segundo, el pasaje enfatiza la revelación de Dios en Jesucristo. En él podemos reconocer las marcas exclusivas de Dios, que Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 50


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

lo hacen diferente de cualquier otro ser. Solo Cristo, que es totalmente divino, es capaz de revelarnos la plenitud de la naturaleza de Dios (ver Col. 1:19).

*Ángel Manuel Rodríguez es director del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Asociación General. Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/22/jesucristo-esencialmentedios/

Por: Héctor A. Delgado

EL PRIMOGÉNITO DE LA CREACIÓN

PREGUNTA: En el libro de Colosenses, en el cap. 1:15, el apóstol Pablo dice que Jesús es el “primogénito de la creación”. ¿Esto significa que Él es el primer ser que Dios creó? RESPUESTA: Esta es la conclusión de muchos cristianos sobre esta declaración paulina. Algunos aceptan la superioridad de Cristo sobre las demás criaturas de Dios, pero no admiten que pueda poseer igualdad con el Padre. De ahí que se le considere “un dios” junto a su Padre. Si creer en la Trinidad es ser triteísta, creer que Cristo es “un dios” junto al Padre es ser biteísta. Porque afirmar “que Jehová es el Dios Todopoderoso, y que Cristo es un dios poderoso” es decir en otras palabras que se cree en la existencia de dos dioses.”Un Dios mayor que engendra un dios menor”. Por lo tanto, dos dioses, no importan las categorías que quieran darles. Resulta curioso que alguien pueda llegar a esta conclusión pues, según la declaración de Dios mismo en su Palabra es que “no hay dioses conmigo” (Deut. 32:29). Y más curiosa es todavía la afirmación de que el Padre en algún tiempo creó al Hijo, pues es Dios mismo quien expresa por medio del profeta Isaías: “Antes de mi no fue formado dios, ni lo será después de mí” (Isa. 43:10, las cursivas son nuestras). Según el testimonio de las Escrituras, cuando Dios guió al pueblo de Israel por el desierto “Jehová solo” los guió y “no hubo dios ajeno con El” (Deut. 32:12). Sin embargo, 1 Corintios 10:4 dice que Cristo (a quien algunos le llaman “un dios”) seguía o guiaba al pueblo de Israel. En el libro de Éxodo se revela que “el Ángel de Jehová” (que es otro nombre de Jesús en el Antiguo Testamento) iba en la columna de nubes (Éxo. 14:19,20). Y este “Ángel” según el verso 24 del mismo capítulo y Éxo. 13:21,22 ,es llamado Jehová. Con todo, necesitamos ver algunas explicaciones sobre el término “primogénito”. La realidad es que, si sacamos esta palabra de su contexto inmediato no hacemos justicia al pasaje y seguro perderemos el sentido exacto que el Apóstol le dio. Y lo primero que debemos saber es que el término “primogénito” no siempre significa “primer creado”, o “primer nacido”. Algunas pruebas de ello son los siguientes pasajes.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 51


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Jeremías 31:4. En este texto Efraín es llamado por el Señor “mi primogénito”, aunque las Escrituras registran que quien nació primero fue Manasés. El versículo 20 del mismo capítulo revela cuál es el sentido del término “primogénito” en este pasaje: “Efraín, hijo precioso”. De manera que, el sentido de esta palabra es de “predilección, honra especial”. Así podemos afirmar de Cristo, quien aunque no es el primer ser creado por Dios, sí constituye “el Hijo precioso” de Dios, su “predilecto”, quien recibe la “honra especial”. 1 Crónicas 5:1-2. Este pasaje dice que José recibió los derechos de la primogenitura, aunque según el vers.1, Rubén era el primogénito. De la misma manera, podemos decir de Cristo, quien aunque no fue el primer ser creado, recibió los derechos de la primogenitura. Salmos 89:20,27. Aquí leemos que Dios puso a David “por primogénito”. Sin embargo, David era el octavo hijo de su padre Isaí. El sentido de primogénito aquí es de “exaltación” sobre los demás reyes de aquel entonces. La última parte del verso 27 expresa que David fue: “El más excelso de todos los reyes de la tierra”. Lo mismo se puede sostener de Cristo, quien es Rey de reyes y Señor de señores, el más exaltado de todos los reyes de la tierra. Veamos ahora un poco más detenidamente el pasaje de Colosenses. Es probable que al dar un significado al término primogénito que los escritores bíblicos no le dieron, perdamos la idea real que Pablo quiere resaltar en este pasaje de profundo contenido teológico. Si insistimos en que “primogénito” tiene un sentido literal” en este verso, ¿Qué podemos decir de la expresión de que Cristo es “el primogénito de los muertos”? (verso 18). ¿Significa esto qué Él fue el primero que ha muerto desde que entró el pecado? ¿O el primero que resucitó de entre los muertos? Esto sería absurdo. “Cristo es el ‘primogénito de entre los muertos’ porque es superlativamente la Persona más importante que haya muerto y resucitado”. Véase esta misma expresión en Apoc. 1:5. Ahora bien, veamos cual es la razón” por la que Pablo dice que Cristo no es solo el “primogénito de la creación de Dios”, sino también el “primogénito de entre los muertos”. El mismo vers. 18 u.p., dice: “Para que en todo tenga la preeminencia”. ¡Esta es la razón! Y esto se deja entrever cuando dice que Cristo es “la imagen del Dios invisible” (v.15a), “Porque en Él fueron creadas todas la cosas [...] Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten” (vv.16-17). Y se expresa más de la superioridad y la “preeminencia” de Jesús: “El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,” (v. 18). Bien se ha reconocido que los vv. 15-20 proclaman la “soberanía de Cristo sobre todo lo creado”. Todo lo dicho hasta aquí se puede resumir en la siguiente declaración: “Por cuanto le agradó al Padre que en Él habitara toda la plenitud de la Deidad” (Col. 1:19). Este es pues, el sentido de la frase “primogénito de los muertos”. Fuente: creacion/

http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/09/el-primogenito-de-la-

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 52


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Por: Héctor A. Delgado

EL PRINCIPIO DE LA CREACIÓN DE DIOS

PREGUNTA: El apóstol Juan dice en Apoc. 3:14 que Jesucristo es “el principio de la creación de Dios”. ¿Esta declaración significa que Cristo tuvo algún origen en un pasado remoto? RESPUESTA: Basados en este pasaje muchos intérpretes han sostenidos que Cristo es un ser creado. Pero antes de dar por sentado semejante interpretación, es importante notar algunos aspectos contenidos en el mismo pasaje. Este versículo es parte del mensaje a la iglesia de Laodicea, una iglesia que según el mensaje del “Testigo fiel y verdadero” es tibia, indiferente y apática espiritualmente. Como se ha reconocido, las siete iglesias del Apocalipsis representan siete períodos que pasaría la iglesia cristiana en el transcurso de la historia. En este contexto, Laodicea es la última Iglesia y consecuentemente representa el último período eclesiástico del pueblo de Dios. Este período se caracteriza por un estado de tibieza que causa “nauseas” al Hijo de Dios. Laodicea es una iglesia autoengañada según el testimonio del “Testigo fiel”. Él le revela su verdadera condición con el objetivo y la esperanza de que lo reconozca. No es una iglesia que carece de obras, pues “el Amén” le dice: “Yo conozco tus obras”. El problema no es carencia de obras entonces, sino el tipo de obras que Laodicea practica, obras que no son “frías ni calientes”, sino “tibias”. Jesús termina diciéndole que si no se arrepiente del autoengaño de creerse rica y sin ninguna necesidad, tendrá que castigarla. Debe notarse que en la introducción de cada iglesia, Jesús se presenta con títulos específicos (Apoc. 2:1,812,18; 3:1,7,14). En este orden, Laodicea, no es la excepción: Esto dice el ”el Amén, el Testigo fiel y verdadero, el Principio de la creación de Dios” (vers. 14). Por el contexto en el que se encuentra esta expresión funciona como un nombre, más que como una declaración descriptiva. En realidad, el hecho de que Cristo se autorevele como un ser creado no ayudará mucho a la iglesia de Laodicea, pues una criatura no posee capacidad para resolver su compleja situación. ¿Por qué? Porque Laodicea padece de un mal tan grande que sólo “el primero y el último”, Aquel ante quien no hay imposibilidades, uno que debe ser más que una criatura, es el único que puede resolverlo. Conviene que veamos el significado de la palabra “principio” en el original bíblico, pues sólo así podremos entender cuál es el consuelo que existe en aquella declaración para Laodicea. Nótese que el pasaje no dice “el principio de la creación hecha por Dios”, sino “de Dios”. La voz griega que se traduce aquí por “principio” es arjé y su significado es “origen”. Y más interesante aun es saber que el original griego no contiene la preposición griega tou que significa “por”, sino que contiene el artículo ypo que en su forma genitiva como está, equivale a “de”. Así tenemos la traducción exacta de Apocalipsis 3:14: “Él es el origen de la creación de Dios”. Y en su sentido activo esta expresión significa que Cristo no es el primer ser creado, sino el “originador”, la fuente de donde procede la creación de Dios. Y esto es precisamente lo que dice la Biblia: “Todas la cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho” (Juan 1:3 véase también Colosenses 15:16-17). Hebreos 1:2 dice que por medio de Cristo Dios “hizo el universo”. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 53


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En este contexto, la expresión “el origen de la creación de Dios” significa que Cristo invita a Laodicea a abrir la puerta de su corazón para que Él pueda ser el “origen” de sus obras que no son “frías ni calientes”, sino “tibias”. Es la invitación de Cristo a la última comunidad de creyentes autoengañados para que le dejen entrar y crear en ellos un nuevo corazón, un corazón dispuesto a ser llevados por los caminos de la justicia; un corazón que pueda latir en armonía con los principios divinos establecidos en los Diez Mandamientos. Así se cumplirá en ellos la promesa del nuevo pacto (Hebreos 8:10-11). Cristo le está diciendo a la última generación de cristianos que dejen obrar el poder divino en ellos, para que sean renacidos de lo alto (Juan 3:3-5) y puedan ser instrumentos por medio de los cuales Dios pueda “iluminar toda la Tierra” con el conocimiento de su gloria (Apocalipsis 18:1). Por esta razón, no podemos aceptar que la expresión “el origen de la creación de Dios” aplicado a Cristo como nombre en este pasaje (y no como calificativo) signifique que Cristo es un ser creado. Deducir esta idea del texto es introducir en él un elemento extraño. Y más aún, sería hacer una interpretación antojadiza y poco exegética del mismo. En el lenguaje bíblico, es hacer una “interpretación privada” del pasaje (2 Pedro 1:20,21). En el mensaje de la iglesia de Laodicea Cristo es presentado como el Creador de todo cuanto existe, por lo tanto, en Él está concentrado todo el poder necesario para crear nuevas todas las cosas. Este mensaje inspirado provee una solución adecuada para la problemática que enfrentan los santos que conforman el último período eclesiástico. Esta es, creemos, la forma más adecuada de entender la expresión “el principio de la creación de Dios”.

Para quienes deseen hacer un estudio más detallado sobre la declaración “el principio de la creación de Dios”, sugerimos la lectura de: La Persona y la Obra de Cristo en el Mensaje a las Siete Iglesias. Pueden consultar solamente la parte donde hacemos el análisis de esta declaración. Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/08/el-principio-de-lacreacion-de-dios/ LA PERSONA Y LA DIVINIDAD DEL ESPÍRITU SANTO

Por: Héctor A. Delgado

Cuando se habla de la personalidad del Espíritu, lo que se procura expresar es que Él “posee o contiene en sí mismo los elementos de la existencia personal en contraste con la existencia impersonal”.1 Si existen sentimientos y emociones, inteligencia y voluntad (poder de elección o de decisión), autodeterminación y conciencia del yo combinados en un individuo en particular, se puede decir sin temor a equivocarse que existe personalidad. Todo esto lo posee el Espíritu Santo. Para nosotros, que tenemos una mente limitada, nos resulta sumamente Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 54


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

“difícil comprender el concepto de personalidad separado de las formas tangibles y corporales de la humanidad: seres provistos de cuerpos físicos y limitados”.2 Pero Dios no es humano, por lo tanto, “personalidad y realidad corpórea han de distinguirse claramente aunque a veces se confundan. La idea de personalidad no está circunscrita a las limitaciones de la humanidad”.3 Los ángeles no son seres humanos, pero poseen personalidad. Así mismo, podemos determinar la personalidad del Espíritu Santo. La aseveración de que el Espíritu es una fuerza impersonal o “energía divina personificada” (un concepto complicado por cierto), radica en los siguientes puntos: 1) La personalidad de Dios el Padre y el Hijo es más familiar que la del Espíritu Santo (ya explicaremos en esta sección por qué). Esta última resulta más misteriosa, porque sus acciones, gracia y dones son más secretos. 2) Para describir sus acciones se usan una serie de símbolos que sugieren una influencia más que una persona (vea nuestro estudio en la primera sección). 3) El Espíritu no siempre aparece asociado al Hijo y al Padre en las salutaciones del Nuevo Testamento. 4) La Palabra “Espíritu” en el idioma original es de género neutro (un argumento que pasa por alto un detalle importante). Pero los textos bíblicos que se usan para sostener estos argumentos no presentan necesariamente “al Espíritu Santo en términos de energía o poder divinos pertenecientes propiamente a la persona del Padre”, más bien lo que hacen es que “dejan abierta la posibilidad de que se considere al Espíritu Santo como una energía divina no personal. Se necesita evidencia explícita adicional para decir que el Espíritu Santo es o no un ser personal”.4 Fuerza activa y energía de Dios No creemos que existe algún inconveniente en las expresiones “fuerza activa” y “energía de Dios” aplicadas al Espíritu Santo, si se asocian con Él en la forma correcta. Por ejemplo, nos parece incorrecto definir al Espíritu como “una fuerza activa”, pero sí decir que Él actúa como una fuerza poderosa en procura de salvar a los seres humanos. Él desarrolla un ministerio incesante. También nos parece completamente adecuado decir que el Espíritu de Dios actúa como un gran poder en la habilitación de los creyentes para darle la victoria sobre el pecado. Cuando Pablo habló del “poder que actúa en nosotros, los creyentes” (Efe. 3:20), estaba refiriéndose precisamente a la acción enérgica del Espíritu Santo en la vida de los cristianos. De hecho, cuando dijo a los Colosenses que ellos fueron “resucitados con Él (Cristo) mediante la fe en el poder de Dios”, dijo también que ese mismo poder “levantó de los muertos” a Cristo (Col. 2:12). Según la carta a los Romanos, fue el Espíritu Santo quien resucitó a Cristo de los muertos (Rom. 8:11). Por lo tanto, el poder está ligado al Espíritu, pero Él no es el poder, sino un Ser todopoderoso. Y si aún encontráramos un pasaje que dijera “el Espíritu es el poder” no implicaría nada, pues leemos que “Dios es el poder” (Sal. 62:11), y por eso no convertimos a Dios en una influencia impersonal. En 1 Cor. 1:24 leemos también que Jesús es el “poder de Dios”, pero eso no implica que el Hijo carece de personalidad.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 55


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

A veces encontramos en algunos textos al Espíritu relacionado con el poder de Dios, pero sólo porque Él es el agente comunicador de ese poder. La Biblia hace una clara diferenciación entre el Espíritu Santo y el poder de Dios (1 Sam. 11:6; 16:13; Isa. 11:2; Luc. 1:35; Hech. 1:8; 10:38; Rom. 15:13; 1 Cor. 2:4). Se habla de Jesús como ungido “con el Espíritu Santo y con poder” (Hech. 10:38). Leemos en Miqueas: “Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehovah, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado” (Miq. 3:8). Note que no se confunden el poder de Dios y el Espíritu Santo como si fueran una misma cosa. Por eso se puede hablar del “poder del Espíritu Santo” y “el poder del Espíritu de Dios” (Rom. 15:13,19). Además, los proponentes de que el Espíritu Santo es una “energía activa” idéntica al poder de Dios, pasan por alto un hecho importante. Si el Espíritu es una fuerza procedente del Padre, entonces, no puede ser resistida en su operación. Sin embargo, la Biblia nos dice que la obra del Espíritu Santo puede ser resistida y con resultados obvios. Esteban dijo a los judíos: “¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo. Como vuestros padres, así también vosotros” (Hech. 7:51). De igual forma, el hecho de que el Espíritu puede ser entristecido (Efe. 4:30), afrentado (literalmente “insultado”, “ultrajado”) (Heb. 10:29), y que algunos hasta se aventuraron a mentirle (Hech. 5:3,4), constituye una prueba irrefutable de que estamos ante un ser personal y no una influencia. Si fuera una energía (¡la energía de Dios!) nadie habría podido intentar siquiera hacer lo que los textos anteriores demuestran qué hicieron (¡y continúan haciendo!) algunos individuos contra su persona y su obra. Aun así se insiste en que el Espíritu Santo es una influencia impersonal. Pero, ¿por qué si Dios es un misterio insondable y nadie lo ha podido ver, es considerado un ser personal? Naturalmente por las descripciones que nos dan las Escrituras. Además, tenemos el innegable ejemplo del Hijo eterno, quien vino a dar testimonio acerca de Él y a revelar su carácter a la humanidad (Juan 3:33,34; 5:36,37; 10:30; 18:37). El mismo Padre da testimonio referente al Hijo (Mat. 3:17; Juan 5:37,39; 8:17,18), y atrae los hombres hacia el Hijo (Juan 6:44). En la economía funcional de la Deidad, tanto el Padre como el Hijo no actúan como guiadores de los seres humanos hacia el Espíritu, sino que el Espíritu atrae la mente de los hombres hacia Cristo. “Cuando venga el Ayudador…, Él testificará de mí”, “Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oiga” (Juan 15:26; 16:13). Si el Espíritu “testifica”, entonces es un ser personal. Testificar y guiar son acciones que pueden ser realizadas exclusivamente por un ser personal (vea a Apoc. 3:14; Juan 8:12-17). La función del Espíritu no es atraer a los seres humanos hacia Sí mismo, hacia su persona o ministerio, sino conducirlas hacia Cristo, quien es el Redentor del mundo y el único mediador entre Dios y ellas (Juan 16:8-11; 2 Tim. 2:5). Subordinación En el desarrollo del Plan de la Salvación, Cristo desempeña un papel subordinado al Padre, es su enviado a este mundo (Juan 14:28; Heb. 2:9). Así mismo, el Espíritu Santo, desempeña un papel subordinado al Hijo y al Padre, pues constituye el enviado de ambos a este mundo para la obra de comunicación, actualización y regeneración en los seres que han sido redimidos. “Él Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 56


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

testificará de mí”, “tomará de lo mío”, “hablará todo lo que escuche” (Juan 15:26; 16:13,14,15). El mismo Hijo eterno, en cierto aspecto estuvo también subordinado al Espíritu en un tiempo para la realización de la obra de la Redención. Según el profeta Isaías, Jesús fue el enviado del Padre y del Espíritu Santo, pues leemos: “ahora me envió Jehová y su Espíritu” (Isa. 48:16, VRV 1960). En la encarnación, el Hijo tuvo que confiarse (por decirlo de alguna manera) en las manos del Espíritu para ser depositado en el vientre de María (Luc. 1:35). Jesús fue el enviado del Padre y del Espíritu, pero también vino con el Espíritu. Este último sentido también está implicado en el texto original de Isa. 48:16. En el contexto de los capítulos 14 al 16 del evangelio de Juan, el Espíritu Santo desempeña un papel subordinado al Hijo. Es enviado “en nombre de” Cristo (14:26), su testimonio es “acerca de” Jesús (15:26, comp. con 16:8-11), “no hablará por su propia cuenta, sino… todo lo que oyere” (16:13), y finalmente, no toma nada de Sí mismo, sino del Hijo, y lo glorifica a Él (16:14,15). Si el Espíritu habla, entonces es una persona. Toda su obra denota personalidad. El misterio de la personalidad del Espíritu Santo está escondido en el hecho de que Él no se autorevela a Sí mismo, sino a Cristo. Por esto su personalidad no nos resulta tan clara como quisiéramos que fuera. Su función principal no es de autorevelación, sino de comunicación y aplicación. La subordinación del Espíritu, así como la de Cristo (1 Cor. 15:24-28), es parte de la economía funcional de la Deidad en el desarrollo del Plan de la Salvación. En el transcurso del tiempo, el Plan de la Redención ha demandado la ejecución de aspectos indispensables para su progreso, hasta su consumación final. Por ejemplo, Jesús dijo que era una necesidad vital que Él padeciera, muriera y resucitara de los muertos (Luc. 9:22; Juan 3:14: 16:7). Así mismo, su ministerio sumosacerdotal es vital para la consumación del Plan de la Redención (Hech. 3:21; Heb. 7:26; 8:1,2). Pero la interactiva subordinación de los miembros de la Deidad, no niega su propia individualidad, tampoco niega su coexistencia e igualdad (Juan 5:21; Mat. 22:41-46). El Espíritu Santo, aunque es enviado por el Padre y el Hijo (Juan 14:16,26; 15:26; 16:7), actúa también con plena autonomía (vea Hech. 13:2; Isa. 63:10). La obra de redención implica la participación directa y conjunta del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo (Juan 3:16; Heb. 9:14). Tratar de diferenciar las cualidades de uno de los miembros de la Deidad y contraponerlo con las del otro, es uno de los tantos errores que han surgido dentro del cristianismo. No es correcto negar la personalidad e individualidad del Espíritu por el hecho de que es nombrado “Espíritu de Dios”. Bajo esta misma forma de pensamiento pudiéramos también despersonificar a Jesús porque es llamado “Hijo de Dios”. La Personalidad del Espíritu probada El Espíritu de Dios tiene una mente, pues de otra manera le sería imposible abarcar el conocimiento infinito de la mente de Dios Padre: “El Espíritu lo explora todo, aun lo profundo de Dios. Porque, ¿quién de los hombres conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también, nadie conoció las cosas [profundas] de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1 Cor. 2:10,11). Si el Espíritu Santo tiene tal sabiduría y conocimiento, Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 57


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

entonces es un ser personal. Siendo así, la pregunta de Pablo: “¿quién entendió la mente del Señor?” (1 Cor. 2:16), puede ser contestada satisfactoriamente: El Espíritu de Dios es el único que la entiende cabalmente. El pronombre neutro Si bien es cierto que la palabra usada para designar al Espíritu de Dios está en género neutro, lo que parece sugerir la idea de que el Espíritu carece de personalidad, en última instancia tampoco prueba nada. En Hech. 17:23 y 29 Pablo usa la palabra “divinidad” (una clara referencia al Dios verdadero) en género neutro, y nadie, que sepamos, sugiere por eso que Dios es una fuerza, un ser impersonal, a menos que sea panteísta. Ya en el verso 24 el Apóstol empleará el género masculino al hablar de Dios. Pero la realidad es que esta aparente dificultad de género se zanja al conocer el hecho de que para referirse al Espíritu de Dios los escritores del NT usaron el pronombre personal “Él” y el pronombre demostrativo “aquel” (vea Juan 16:8,13,14). Al hacer esto, los escritores bíblicos (que no pudieron cambiar el género de la palabra “espíritu”) reventaron las reglas de la gramática, pues hicieron “una inconsistencia sintáctica”. En apenas seis versos, Juan utilizó unas 14 veces el pronombre masculino y lo aplicó al Espíritu (vea Juan 14:26; 16:7-8; 13-15). ¿Por qué insistir entonces, en resaltar la palabra en género neutro? Cuando los temas bíblicos se llevan más allá de lo debido, termina desfigurandose la verdad de la Palabra. Debe tomarse en cuenta que por insistir en el género de la palabra que se usa para designar al Espíritu Santo en el Antiguo Testamento, algunos han expresado que el Espíritu es la parte femenina de la Deidad, pues la palabra Espíritu (hebreo ruaj) es de género femenino. Pero semejante interpretación no tiene calificativo alguno, y es hermana de la que niega la personalidad del Espíritu por razones de género de palabra. El “otro ayudador” Jesús habló de “otro Ayudador” (Juan 14:16). Se sabe (y nos asombra que sea ignorado por algunos) que el adjetivo “otro” en este texto significa “otro del mismo tipo”. En griego existe también una palabra distinta para “otro de un tipo diferente” u “otro de otra clase”. Por esto, la palabra que debería analizarse para determinar la naturaleza y personalidad del Espíritu no es la que viene en género neutro (pues no significa necesariamente algo), sino la que Jesús usó para referirse al “otro Ayudador”. Según la declaración de Cristo, el Espíritu es “otro” ser tan personal y amante, eficiente y ayudador como Él mismo. Por esta razón, para referirse al Espíritu, Jesús usó una palabra griega (parakletos) que Juan aplica a Él mismo en 1 Juan 2:1. Allí se traduce como “abogado”. Así, Cristo “intercede por nosotros” ante el Padre (Rom. 8:34), pero también lo hace el Espíritu Santo “con gemidos indecibles…, conforme a la voluntad de Dios” (vers. 26,27). En la raíz de la palabra “parakletos” están implicadas las ideas de animar, fortalecer, aconsejar, exhortar e interceder. Una traducción literal sería: “uno llamado al lado de”. Obviamente, una energía, no puede hacer ni ser esto. Por lo tanto, es imposible que el Espíritu sea una fuerza. Es, en armonía con la Palabra, un Ser personal. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 58


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En las páginas 26 y 27 vimos parcialmente que los escritores inspirados nos presentan al Espíritu Santo como teniendo sensibilidad moral, pues se le puede mentir, entristecer o herir (Efe. 4:30; Hech. 5:3). ¿Cómo podría tener sensibilidad una influencia impersonal? La sensibilidad moral del Espíritu se hace más patente en el siguiente pasaje: “Ellos [los israelitas] fueron rebeldes, y entristecieron su Espíritu Santo. Por eso se les volvió enemigo, y Él mismo peleó contra ellos” (Isa. 63:10). Al mismo tiempo la Biblia resalta su longanimidad y cuidado protector: “El Espíritu de Jehová los pastoreó, como al ganado que desciende al valle, así pastoreaste a tu pueblo, para dar a conocer tu glorioso Nombre” (vers. 14). Esto señala sin lugar a dudas a un ser inteligente y compasivo. El apóstol Pedro nos dice que los “santos hombres de Dios hablaron “siendo inspirados (lit. ‘llevados’) por el Espíritu Santo” (2 Ped. 1:21). Al comparar este pasaje con 2 Tim. 3:16, “toda la Escritura es inspirada (lit. ‘soplada’) por Dios” se hace claro que el Espíritu es Dios en su más pura esencia. Esta es la razón por la que Pedro dice que mentirle “al Espíritu Santo” es mentirle “a Dios” (Hech. 5:3,4). El Ayudador celestial, como miembro de la Deidad, era quien naturalmente actuaría como Agente comunicador en la transmisión de la Palabra de Dios al ser humano caído, pues es quien “escudriña aún las cosas profundas de Dios” (1 Cor. 2:10,11). De hecho, un estudio detenido de la obra del Espíritu divino tanto en el AT como en el NT, revelará que Él siempre ha actuado como un Agente comunicador (Gén. 2:7; Isa. 63:11; Dan. 5:14; Mat. 1:18,20). Por otro lado, el Hijo parece tener un conocimiento tan abarcante de los designios del Padre como el mismo Espíritu, pues de otra manera no habría podido revelar el carácter del Padre tan plenamente como lo hizo. “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre. Y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y a quien el Hijo lo quiera revelar” (Luc. 10:22, comp. con Juan 1:18; 10:15). En la economía funcional de la Deidad, el Padre actúa como Fuente y Dador de toda dádiva perfecta, sea del Hijo para la redención de los seres caídos o del Espíritu Santo para la regeneración de los mismos (Sant. 1:17). Precisamente, el Hijo y el Espíritu Santo son presentados en las Escrituras como “dones” de Dios al mundo (Juan 3:16; 4:10; Hech. 2:38; 8:17-20; 10:45). El papel del Hijo es ser el Mediador entre Dios y los hombres, el Agente redentor que restablece la relación y la armonía entre un Dios santo y la criatura caída (1 Tim. 2:5; Rom. 5:6-10). Por su lado, el Espíritu Santo actúa como el Agente comunicador y actualizador de la verdad del Evangelio a las criaturas redimidas, tanto como el regenerador del corazón del pecador (Juan 3:3-5; 16:8-11; Tit. 3:3-7). En 2 Cor. 12 tenemos otra de las pruebas más contundente de la personalidad y divinidad del Espíritu de Dios. En los vers. 4-6 leemos: “Sin embargo, hay diversos dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diversos ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversas operaciones, pero Dios…, es el mismo”. Aquí no hay lugar para la idea de que mientras el Señor (el Hijo, vers. 5) es una persona igual que el Padre (Dios, vers. 6), el Espíritu sea algo diferente (vers. 4). La deidad y la personalidad del Espíritu quedan remarcadas al comparar el contenido de los versos 8-11 con el 28. “A uno es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; a otro, don de sanidad por el mismo Espíritu; a otro, operación de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas”. Podríamos terminar esta cita con el estribillo “por el mismo Espíritu” sin hacer alteración al texto. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 59


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

El verso 11 nos dirá concluyentemente: “Pero todas estas cosas, las efectúa uno y el mismo Espíritu, y reparte a cada uno en particular como Él quiere (según su voluntad)”. Note lo que dice el vers. 28: “Así los puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestros, después operadores de milagros, después dones de sanidad, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas”. Obviamente, el Espíritu Santo es esencialmente Dios. Pruebas adicionales El apóstol Pablo nos habla de la “intención del Espíritu” (Rom. 8:27), y su clara intención (o aspiración) está delineada en el verso 26: ayudarnos. Y es que “no sabemos pedir lo que nos conviene”, pero el Espíritu sí sabe lo que es para nuestro bien, por eso “intercede por nosotros con gemidos indecibles”. En el verso 27 Pablo expresa que Dios Padre conoce “cuál es la aspiración del Espíritu” (BJ), que es ayudarnos en nuestra necesidad. ¡Oh, maravilloso Ayudador! Así que el Espíritu conoce las cosas profundas de Dios, pero Dios Padre conoce las profundas aspiraciones del Espíritu para con nosotros. Así que, el Espíritu tiene una mente y una voluntad. Y la emplea y ejecuta con autonomía, pero en estrecha armonía y relación con los otros miembros de la Deidad. Porque el Espíritu Santo es un ser personal, puede: 1) Tener amor por otros (Rom. 15:30), 2) Voluntad de hacer cosas específicas (1 Cor. 12:11), 3) Bondad hacia los pecadores (Neh. 9:20), 4) Sentirse triste y herido (Efe. 4:30), 5) Escudriñar y retener informaciones (1 Cor. 2:10), 6) Escuchar, hablar, enseñar, comunicarnos y recordarnos cosas (Juan 14:26; 16:12-14), 7) Interceder por los adoradores (Rom. 8:26), Conducir y guiar a la verdad (Rom. 8:14; Hech. 16:6,7), 9) Llamar a individuos y comisionarlos para la obra del reino (Hech. 13:2), y, 10) Impedir que algunas cosas sean hechas y determinar una forma mejor (Hech. 16:6-10). Desde esta perspectiva, la siguiente pregunta merece ser considerada cuidadosamente: “¿Cómo podría una realidad subpersonal o impersonal dar a conocer efectivamente a un Jesús personal?”.5 La personalidad del Espíritu de Dios también queda manifiestamente establecida al considerar los siguientes puntos: Su relación con Dios. Expresiones tales como el “Espíritu de Dios” o “Espíritu de Jehovah” (1 Cor. 3:16; Isa. 11:2, comp. con 2 Cor. 3:3; Isa. 61:1), denotan su procedencia del Padre (Juan 14:16) y su eterna relación con Él.6 Su relación con Jesucristo. El Espíritu de Dios Padre, es también el “Espíritu de Cristo”, “el Espíritu de su Hijo” (Rom. 8:9; Gál. 4:16), pues es el enviado de ambos (Juan 15:26). Está relacionado con el Hijo, pero es distinto a Él. Es otro Ayudador “de la misma clase”. Y así como tuvimos a Dios “en Cristo” reconciliándonos con Él (2 Cor. 5:19), de la misma forma, tenemos al Padre y al Hijo “en el Espíritu” (Juan 14:23). Así como la expresión “Hijo de Dios” no despoja de personalidad al Jesucristo, de igual manera, la expresión “Espíritu de Dios” o “Espíritu de Cristo” no despersonifica al Espíritu eterno. Al contrario, establece sus distintas personalidades y al mismo tiempo su íntima afiliación y relación. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 60


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

La relación del Espíritu con el Hijo se acentúa más al observar como Jesús fue depositado en el vientre virginal por el Espíritu Santo (Luc. 1:35); fue ungido y guiado en su ministerio por el Espíritu (Hech. 10:38; Mat. 4:1; Luc. 4:1,18,19). Hasta las enseñanzas de Cristo fueron dadas “por el Espíritu Santo” (Hech. 1:1,2). Pero mucho más, Jesús pudo ofrecerse como sacrificio por el pecado y resucitar por el Espíritu de Dios (Heb. 9:14; Rom. 8:11). Su relación con los hombres. Los escritores bíblicos nos presentan la relación activa del Espíritu con los seres humanos. Él actúa como un “espíritu de devastación” al purificarlos y limpiarlos para que ofrezcan un servicio aceptable a Dios (Isa. 4:4). Se constituye en un compañero de viaje al ser colocado a la semejanza de un sello sobre nosotros como garantía de nuestra redención (Efe. 1:13). Esto nos da seguridad de que las promesas de Dios se cumplirán fielmente. Como el “Espíritu de Verdad”, da testimonio acerca del Hijo de Dios (Juan 15:26), y se opone al “espíritu de error” (1 Juan 4:6) que domina este mundo. Pero también es el “otro Ayudador” (parakletos) celestial, que como Cristo mismo nos ayuda en nuestras necesidades y debilidades (Juan 14:26). Convence de pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:7-9). Ya dijimos que la palabra parakletos literalmente significa “alguien que es llamado al lado de”. Incluye también la idea de fortalecedor. La divinidad del Espíritu Santo probada La divinidad de Dios queda establecida por sus prerrogativas personales únicas: Omnipresencia, omnisciencia, omnipotencia y eternidad. ¿Pueden aplicarse estos atributos únicamente divinos al Espíritu Santo? Si, la Biblia lo aplica libre y explícitamente al Espíritu. Omnipresencia. El salmista reconoce que no puede escaparse a ningún lugar concebible de la presencia del Espíritu de Dios (Sal. 139:7-10). El está presente en todas partes, algo que sólo la Deidad puede hacer (Deut. 11:12; Sal. 11:4). Debe notarse una vez más la diferencia que la Biblia hace entre Dios y su Espíritu. Omnisciencia. El apóstol Pablo reconoce que todo lo que hay en la mente de Dios (las cosas profundas) son conocidas cabalmente por el Espíritu Santo (1 Cor. 2:10,11). No hay nada que esté oculto a su escrutinio (vea 1 Cor. 3:20). Omnipotencia. El poder absoluto del Espíritu queda hecho manifiesto en la obra de la creación, de la cual fue parte directa y activa junto con el Padre y el Hijo (Job 33:4; Sal. 104:30). No sólo participó en la obra de la creación, sino que junto al Hijo, la sigue sosteniendo con su inmenso poder, una obra exclusiva de la Deidad (Sal. 104:29; Heb. 1:3). La mayor expresión de la omnipotencia del Espíritu está evidenciada en el milagro de la encarnación, cuando depositó al Hijo en el seno virginal (Luc. 1:35). Eternidad. La eternidad es un atributo propio y exclusivo de Dios (Isa. 40:28). De igual manera, el Espíritu es llamado “Espíritu eterno”, pero no como algo que pertenece a Dios y por eso comparte eternidad, pues el mismo pasaje revela su decisión inteligente e intención colaboradora para la redención de la humanidad: “Por el Espíritu Eterno [Cristo] se ofreció a sí Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 61


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

mismo sin mancha a Dios” (Heb. 9:14). Así que, el pasaje no está hablando de algo, sino de Alguien inteligente, colaborador y bien intencionado con nosotros. Para un buen entendedor La divinidad del Espíritu Santo se torna más clara aún, cuando estudiamos algunos pasajes del Antiguo Testamento en los cuales se le atribuye a Jehovah ciertas acciones, que luego son imputadas directamente al Espíritu Santo en el Nuevo Testamento (Lea por ejemplo Isa. 6:310 y comp. con Hech. 28:25-27; así mismo, Jer. 31:33,34 y comp. con Heb. 10:15,16). Los escritores inspirados estaban claros sobre la personalidad y la divinidad del Espíritu Santo, los que tenemos problemas para entenderlo somos nosotros. Y es que hemos procurado ser más minuciosos que ellos en el entendimiento del misterio llamado “Dios”. En última instancia, si el Espíritu Santo no es Dios, no tiene sentido que se nos diga que se puede blasfemar contra Él, y más aún (algo que no se dice de las blasfemias contra el Padre y el Hijo), que dicha blasfemia no puede ser perdonada (Mat. 12:31,32). No es posible blasfemar contra una energía impersonal. Ahora podemos entender porque no es casualidad que Satanás haya inducido a hombres irreverentes y profanos para contrarrestar la doctrina de la personalidad y divinidad del Espíritu de Dios. Dirigiendo sus ataques contra Él, se termina menospreciando su obra, y quedan las almas sin ninguna seguridad de salvación. Así se colocan los seres humanos en el terreno donde no se puede hacer nada por ellos, y sólo queda “una horrenda expectación de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios” (Heb. 10:27). Para Profundizar la Investigación sobre la personalidad y divinidad del Espíritu Santo pueden consultarse las siguientes obras: 1- Teología, Fundamentos Bíblicos de Nuestra Fe, (asociación publicadora interamericana, Gema editores, 2005), tomo 2, pp. 89-104. 2- William Hendriksen, Comentario al Nuevo Testamento, El Evangelio de Juan (libros desafíos, 1999), pp. 547-552. 3- H. Orton Wily, Paul T. Culbertson, Introducción a la Teología Cristiana (beacon hill press, 1982), pp. 127-145, 275-285. 4- Emery H. Bancroft, Fundamentos de Teología Bíblica (Editorial portavoz, 1986), pp. 248-278. 5- Le Roy Edwin Froom, La Venida del Consolador (asociación publicadora interamericana, 1972), pp. 33-52. 6- E. F. Harrison, G. W. Bromiley y C.F.H. Henry, Diccionario de Teología (libros desafío, 1999), edición revisada, sección: Espíritu Santo, pp. 228-231. 7- Pablo A. Deiros, La Acción del Espíritu Santo en la Historia (editorial caribe, 1998). 8- H. A. Delgado, La Justicia de Dios por Medio de la Fe (HAD publicaciones, 2005), pp. 112-121, sección 11. En este libro expongo la personalidad del Espíritu a partir de su obra comunicadora y renovadora en el creyente. Se verá que su obra demuestra su personalidad y divinidad. 9- Arnold Wallenkampf, Renovados por su Espíritu (asociación publicadora interamericana), 2006, pp. 7-17. 10- Walter Raimundo Beach, El Credo que Cambió al Mundo (ediciones interamericana, 1971), pp. 126134. 11- James Leo Carrett, h., Teología Sistemática, bíblica, histórica, evangélica, tomo II (casa bautista de publicaciones, 2000). Los capítulos 52 al 56 tratan en forma detallada la doctrina del Espíritu Santo con Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 62


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

abundantes referencias históricas y escriturales. Recomendamos en forma especial las páginas 135227. 12- Lois Berkhof, Teología Sistemática (libros desafío, 2005), pp. 111-115. 13- John Read, El Espíritu Santo en la Biblia, un comentario bíblico y exegético, (editorial Patmos, 2005). Esta obra consiste en un estudio de todos los textos bíblicos que son aplicables al Espíritu Santo.

Notas y Referencias: 1- Emery H. Bancroft, Fundamentos de Teología Bíblica (editorial portavoz, 1986), p. 248. Recomendamos la lectura del capítulo 4 de esta obra, pues constituye un buen enfoque sobre la doctrina del Espíritu Santo. 2- Le Roy Edwin Froom, La Venida del Consolador (asociación publicadora interamericana, 1972), p. 38. 3- Ibíd. 4- Teología, Fundamentos Bíblicos de Nuestra Fe, (asociación publicadora interamericana, Gema editores, 2005), tomo 2, p. 97. 5- James Leo Carrett, h., Teología Sistemática, bíblic a, histórica, evangélica (casa bautista de publicaciones, 2000), p. 151. 6- Al exponer estos detalles he seguido parcialmente la exposición de Emery H. Bancroft, Fundamentos de la Teología Bíblica (editorial portavoz, edición 1993), pp. 261 -272.

Fuente: http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/07/29/la-persona-y-la-divinidaddel-espiritu-santo/ EL DESARROLLO DE LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN LA IGLESIA ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA

Por: Pr. Javier A. Velázquez Tipacamú

Los que son fieles a Dios no creen en el dogma católico de la “Trinidad”. El error de la Trinidad enseña que hay un solo Dios con tres apariencias. Eso es un error. Nosotros no adoramos un Dios “uno en tres”. En vez de eso, nosotros creemos que existen tres personas completamente divinas y separadas en la Divinidad. Ellas no son una sola persona. Sin embargo, son una en carácter, propósito, eternidad y divinidad. 1. La verdad es progresiva “Necesitamos ungir nuestros ojos para poder ver la luz de la verdad. No debemos pensar, ‘bien, tenemos toda la verdad, entendemos los pilares principales de nuestra fe, y podemos descansar en este conocimiento’. La verdad es una verdad progresiva, y debemos caminar en la luz creciente… Tenemos que tener fe viviente en nuestros corazones, y extender la mano a un conocimiento más amplio y a una luz más avanzada” (RH, 03-25-90, 4). “La verdad es una verdad que avanza, y debemos caminar en la luz creciente” (CW, 33). "Dios no bendecirá a los hombres en la indolencia, ni en la oposición celosa y testaruda de la luz que da a su pueblo" (RH, 02-25-90, 2).

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 63


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

2. El uso de la Biblia y el Espíritu de profecía para enseñar falsas doctrinas. 4 TS 243 Sin la dirección del Espíritu Santo, estaremos constantemente expuestos a torcer las Escrituras o a interpretarlas mal. Muchas veces se lee la Biblia sin provecho, y en muchos casos causa positivo daño. Cuando la Palabra de Dios se abre sin reverencia y sin oración; cuando los pensamientos y afectos no están fijos en Dios o en armonía con su voluntad, el intelecto está enturbiado por la duda; y en el mismo estudio de la Biblia se fortalece el escepticismo. El enemigo rige los pensamientos, y sugiere interpretaciones que no son correctas. Cuando quiera que los hombres no traten de estar en armonía con Dios en sus palabras y acciones, por sabios que sean, están expuestos a errar en su comprensión de la Escritura, y es peligroso confiar en sus explicaciones. Cuando estamos tratando verdaderamente de hacer la voluntad de Dios, el Espíritu Santo toma los preceptos de su Palabra y hace de ellos los principios de la vida, escribiéndolos en las tablas del alma. Son únicamente los que siguen la luz ya dada quienes pueden esperar recibir mayor iluminación de parte del Espíritu. Esto está claramente presentado en las palabras de Cristo. "El que quisiere hacer su voluntad, conocerá de la doctrina." Testimonio para los Ministros Página 38 Habrá mensajes de acusación contra el pueblo de Dios, similares a la obra hecha por Satanás al acusar al pueblo de Dios, y estos mensajes estarán resonando en el mismo tiempo en que Dios esté diciéndole a su pueblo: "Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos: mas sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria". 39 Se hallará que los que llevan un mensaje falso no tendrán un alto sentido de honor e integridad. Engañarán al pueblo; mezclarán con su error los Testimonios de la Hna. White, y usarán su nombre para dar influencia a su obra. Seleccionan de los Testimonios los pasajes que ellos piensan poder torcer para sostener sus posiciones, y los colocan en un marco de falsedad, de manera que su error tenga peso y sea aceptado por el pueblo. Presentan erróneamente y aplican mal lo que Dios ha dado a la iglesia para amonestar, aconsejar, reprobar, consolar y animar a los que constituyen el pueblo remanente de Dios. Los que reciban los Testimonios como el mensaje de Dios serán ayudados y bendecidos por eso mismo; pero aquellos que los toman en partes, simplemente para sostener alguna teoría o idea de su propia factura, para defender su conducta errónea, no serán bendecidos y beneficiados por lo que enseñen. El pretender que la Iglesia Adventista del Séptimo Día es Babilonia, es tener la misma pretensión que Satanás, que es un acusador de los hermanos, que los acusa delante de Dios día y noche. Por este mal uso de los Testimonios, las almas son puestas en perplejidad, porque no pueden entender la relación de los Testimonios con una posición tal como la que asumen los que están en el error; pues Dios se propuso que los Testimonios fueran colocados siempre en una trama de verdad.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 64


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Testimonio para los Ministros Página página 109 Cuando venga el zarandeo, por la introducción de falsas teorías, estos lectores superficiales, que no están anclados en ningún lugar, serán como la arena movediza. Se deslizan hacia cualquier Posición para acomodar el contenido de sus sentimientos de amargura... Los libros de Daniel y Apocalipsis deben ser estudiados, así como las otras profecías del Antiguo y del Nuevo Testamentos. Haya luz, sí, luz en vuestras moradas. Necesitamos orar por esto. El Espíritu Santo, brillando de las páginas sagradas, abrirá nuestro entendimiento, para que podamos conocer qué es verdad... El Conflicto de los Siglos pág. 653:Pero Dios tendrá en la tierra un pueblo que sostendrá la Biblia y la Biblia sola, como piedra de toque de todas las doctrinas y base de todas las reformas. Ni las opiniones de los sabios, ni las deducciones de la ciencia, ni los credos o decisiones de concilios tan numerosos y discordantes como lo son las iglesias que representan, ni la voz de las mayorías, nada de esto, ni en conjunto ni en parte, debe ser considerado como evidencia en favor o en contra de cualquier punto de fe religiosa. Antes de aceptar cualquier doctrina o precepto debemos cerciorarnos de si los autoriza un categórico "Así dice Jehová." Satanás trata continuamente de atraer la atención hacia los hombres en lugar de atraerla hacia Dios. Hace que el pueblo considere como sus guías a los obispos, pastores y profesores de teología, en vez de estudiar las Escrituras para saber por sí mismo cuáles son sus deberes. Dirigiendo luego la inteligencia de esos mismos guías, puede entonces también encaminar las multitudes a su voluntad.” 3. ¿Qué enseño el concilio de Nicea acerca de la Trinidad? El Concilio de Nicea fue convocado el 20 de mayo de 325 d.C. Los 230 líderes de la iglesia concurrieron para considerar una pregunta vital para la iglesia: ¿Era Jesucristo igual a Dios el Padre o era Él otra cosa? El Credo de Nicea, en su totalidad, afirmaba la creencia ". . . en un sólo Dios, Padre Todopoderoso, Creador de todo lo visible y lo invisible. Y en un sólo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios nacido del Padre: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó y se hizo hombre; padeció y resucitó al tercer día, y subió al cielo y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos. Y en el Espíritu Santo". Mark Noll, Turning Points: Decisive Moments in the History of Christianity, (InterVarsity Press, 1997), p. 57 El Credo de la Iglesia que se llama el Credo Niceno-Constantinopolitano fue escrito formalmente durante el Primer Concilio Ecuménico en Nicea (en el año 325) y durante el Segundo Concilio Ecuménico en la Ciudad de Constantinopla (año 381). El Credo Niceno Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 65


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Creo en un solo Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles; Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios, Engendrado del Padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, Luz de Luz, verdadero Dios de Dios verdadero, Engendrado, no hecho, consubstancial con el Padre; Por el cual todas las cosas fueron hechas, El cual por amor a nosotros y por nuestra salud descendió del cielo, Y tomando nuestra carne de la virgen María, por el Espíritu Santo, fue hecho hombre, Y fue crucificado por nosotros bajo el poder de Poncio Pilatos, Padeció, y fue sepultado; Y al tercer día resucitó según las Escrituras, Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre. Y vendrá otra vez con gloria a juzgar a los vivos y a los muertos; Y su reino no tendrá fin. Y creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de vida, procedente del Padre y del Hijo, El cual con el Padre y el Hijo juntamente es adorado y glorificado; Que habló por los profetas. Y creo en una santa Iglesia Católica y Apostólica. Confieso un Bautismo para remisión de pecados, Y espero la resurrección de los muertos. Y la vida del Siglo venidero. Amén.

4. ¿Qué enseña la iglesia católica acerca de la doctrina de la Trinidad? 2.- El Padre continuamente copula consigo mismo y origina al Hijo, y Su amor el uno por el otro origina al Espíritu. “Dios el Padre se conoce a Sí mismo eternamente, y continúa Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 66


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

conociéndose a Sí mismo [copula; esto es, copula con Sí mismo], y continúa conociéndose a Sí mismo, y así continúa originando al Hijo en un continuo nacimiento. Dios el Padre y Dios el Hijo continúan amándose el uno al otro, y su delicia el uno para con el otro origina el Espíritu Santo. De una manera similar a como el fuego posee luz y color. Mientras exista fuego, continuará produciendo luz. Mientras haya fuego y luz, se continuará produciendo color”. “Un Dios en Tres Personas”, Mi Fe Católica: Un Manual de Religión, Louis Laravoire Morrow, Obispo de Krishnagar, pág. 31. La ilustración anterior proviene de la página 32 de un libro Católico Romano, titulado Mi Fe Católica. Observe que su concepto de la Trinidad contiene el mismo error básico que algunos de nuestras propias filas están enseñando hoy: (1) El Hijo salió del Padre, hace mucho tiempo; de tal manera que Él no es eterno. (2) El Espíritu Santo no posee existencia separada, sino que apenas mientras continúa saliendo de los otros dos. (3) Dios es una sola persona. 6.- El Espíritu es tan solo el hálito de Cristo. “Pneuma [soplo, hálito] es entendido a la luz de Juan 20:22 donde Cristo, apareciéndoseles a los apóstoles, les sopló y les confirió el Espíritu Santo. Él es el soplo de Cristo (Juan Damaceno, ‘Fid. orth’., 1, viii), soplado por Él [Cristo] en nosotros (Cirilo de Alejandría, “Thesaurus”; cf. Petav., ‘De Trin’, V, vii)”. Ídem. 17.- El Espíritu Santo es solo el espíritu de Dios y de Cristo. “El Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo. Él también es el Espíritu del Padre. Así argumenta San Agustín (En Juan, tr. xcix, 6, 7 en P. L., XXXV, 188) … Así como hay un solo Padre, así como hay un solo Señor, así también hay un solo Espíritu, el cual es, consecuentemente, el Espíritu de ambos [de los otros dos]”. Enciclopedia Católica, Edición de 1914, artículo “Cristología”. Aun cuando los teólogos Católicos hablan acerca de “tres Personas” en su Trinidad, ¡ realmente no enseñan tres personas! El Hijo es algo que Dios mantiene inventado de Su propio “intelecto” (es llamado “generación eterna”). Ellos dos exudan, o liberan, algo llamado “el Espíritu Santo”, el cual no está realmente ahí. Es apenas una expresión de la “voluntad” de Dios. Durante los siglos, los teólogos católicos gradualmente combinaron conceptos paganos con una errada interpretación de las Escrituras, para presentarle al mundo un magnífico engaño de la verdad: (1) Un Hijo que siempre está parcialmente ahí y siempre está parcialmente emergiendo (“generación continua”) del Padre. (2) Un Espíritu Santo, el cual no posee una existencia separada, sino que es continuamente exhalado (“espiración continua”) tanto del padre como del Hijo. (3) Un Padre que posee menos existencia que Su naturaleza y que solo es parte de “una esencia” mezclada. Es dentro de la teología Católica Romana que encontramos las semillas de los modernos errores de que Cristo tuvo un comienzo y que no es eterno, y que el Espíritu Santo realmente no existe. ¿Es eso lo que usted quiere creer? ¿El error originado por sacerdotes Católicos, o la verdad bíblica y del Espíritu de Profecía de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son personas distintas completamente separadas, totalmente divinas, y totalmente eternas? 5. ¿Qué creencias hay acerca de la Trinidad? La doctrina de la trinidad, tiene diferentes significados dependiendo de la iglesia que usa el término. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 67


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

1. El arrianismo enseña que Cristo fue un “dios” creado y que hubo un tiempo en el que no existió. Aquellos que, en nuestro tiempo, enseñan que Cristo no es eterno, no les gusta admitir que son Arrianos. Pero aquí están los hechos: Arrio era un líder de iglesia local de la iglesia cristiana en Alejandría, Egipto. Cerca del año 310 d.C. él inventó una extraña y nueva enseñanza. Hela aquí: Cristo fue creado de la nada antes que ninguna otra cosa existiese. A través de Él, Dios creó todo (resumido del Manual de la Historia de la Iglesia, Volumen I, página 327, de Albert Henry Newman). 2. La posición semi arriana sostiene que, si bien hubo un tiempo en que Cristo no existió como una persona separada del Padre, comparte la misma sustancia del Padre y Cristo fue “engendrado” por el Padre, en lugar de ser creado. 3. Monarquismo Modalista, o Sabelianismo. Los modalistas afirman que, en la Deidad, la única diferenciación era una mera sucesión de modos u operaciones, es un Dios primero como el padre, después el mismo Dios se manifiesta como el hijo, y finalmente el mismo Dios se manifiesta como el Espíritu Santo. 4. Unitarismo niega la doctrina de la Trinidad al sugerir que existe sólo un Dios: el Padre. Los unitarianos niegan consecuentemente la plena deidad del Hijo y la personalidad del Espíritu Santo. 5. El credo Episcopal Metodista decía que ―no hay sino un Dios viviente y verdadero, sin cuerpo o partes‖. Por eso Elena de White pregunta a Cristo si el padre tiene un cuerpo en una de sus primeras visiones “Vi un trono, y sobre él se sentaban el Padre y el Hijo. Me fijé en el rostro de Jesús y admiré su hermosa persona. No pude contemplar la persona del Padre, pues le cubría una nube de gloriosa luz. Pregunté a Jesús si su Padre tenía forma como él. Dijo que la tenía, pero que yo no podría contemplarla, porque, dijo: "Si llegases a contemplar la gloria de su persona, dejarías de existir." (PE 54). En otra visión en 1850, “He visto con frecuencia al amable Jesús, y sé que es una persona. Le pregunté si su Padre era una persona y tenía forma como él. Dijo Jesús: "Soy la imagen expresa de la persona de mi Padre."‖ (PE 77). 6. Los Testigos de Jehová Rechazan la divinidad de Cristo. “En otras palabras, él fue la primera y directa creación de Jehová Dios”. El Reino está a la Mano:46. “Hay solo un Dios … y [Cristo] el Hijo tuvo un comienzo”. Del paraíso Perdido al Paraíso Recuperado:164. Los Testigos de Jehová también rechazan la divinidad del Espíritu Santo. “El Espíritu Santo no una persona y por lo tanto no es Dios”. Que Dios sea Verdadero:81. “El Espíritu Santo es el la fuerza invisible activa del Dios Todopoderoso, que mueve a sus siervos a hacer su voluntad”. Que Dios sea Verdadero:108.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 68


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

7. Los espiritistas y psíquicos.¿Qué es lo que los satánicos enseñan? Leamos sus declaraciones. Encontraremos que ellos se hacen eco del degradante odio hacia Cristo, a través de su padre, el diablo. Ellos también quieren eliminar el Espíritu Santo, a través del cual somos convencidos a volver en arrepentimiento a Dios. “[Jesús dijo] Yo no soy Dios … Yo no quiero que me adoren”. Helen Shookman, Un Curso en Milagros (Mirado como una Biblia de la Nueva Era, fue escrito por Shookman, como una canalizadora (médium), bajo la dirección de un espíritu que se llama sí mismo Jesús). “Él [Jesús] no era Dios, y nunca dijo serlo”. Rodney R. Romney, Viaje Hacia el Espacio Interior: Encontrando a Dios en Nosotros:30. 8. Mormones “Así como es el hombre, fue nuestro Dios una vez; así como Dios es ahora, así puede ser el hombre”. Lorenzo Snow (Quinto Presidente), citado en Daniel Ludlow, Hablan los Profetas de los Últimos Días:72. “El Profeta [José Smith] enseñó que nuestro Padre tenía un Padre, y así sucesivamente”. José Fielding Smith, Doctrinas de Salvación, Vol. I, pág. 12. Brigham Young, segundo Presidente, es citado en Ludlow, pág. 72-77, diciendo que a través de la eternidad pasada, los dioses han estado creando planetas. Ellos los llenaron de habitantes a través de relaciones sexuales con sus diosas esposas. Entonces algunos de los hijos espíritus se volvieron dioses ellos mismos. A través de la eternidad futura, el mismo proceso continuará creando mundos sin fin. 9. Musulmanes “USUFALI: ¡oh Pueblo del Libro [Corán]! No cometa excesos en su religión: No diga de Alá más que la verdad. Jesucristo el hijo de María no era nada más que un mensajero de Alá, y Su Palabra, la cual Él le concedió a María, y un espíritu procedente de Él; de tal manera que crea en Alá y en Su mensajero. No diga “Divinidad”; desista; será mejor para usted: porque Alá es un Alá. La gloria sea para Él: porque él es exaltado por haber tenido un hijo. A Él le pertenecen todas las cosas en los cielos y en la tierra”. Corán, Sura 4:17a. 10. Los seguidores del “Ministerio La Verdad Eterna” En la creencia número 2 de las 15 creencias del “Ministerio La Verdad Eterna” de Cristian Silva, presenta su creencia acerca de Dios el Hijo, nuestro Señor Jesucristo y dice lo siguiente: “Que hay un Señor Jesucristo, el único Hijo de Dios el Padre, engendrado [nacido], no creado, en los días de la eternidad, a la misma imagen de su persona y sustancia. El Hijo es Dios en naturaleza y atributos por ser el Hijo literal de Dios el Padre. (Jn. 1:1-3) El Padre lo constituyó heredero de todo, por tanto heredó el Nombre de Dios (Heb. 1:8) “Mas del Hijo dice: tu trono, Oh Dios...” El Espíritu Santo es Cristo mismo desvestido de su naturaleza humana. Él es nuestro único Mediador y nuestro único camino a Dios. El Espíritu Santo o Consolador es Cristo mismo en su Persona Espiritual omnipresente. (Gl. 4:6; 1 Co. 8:6; 2 Co. 3:17; Jn. 14:6; Jn. 14:1618; 1 Ti. 2:5; Ef. 4:10).” Por ahora solo estamos explorando lo que creen, en los próximos capítulos analizaremos que dice la Biblia acerca de la divinidad de Jesús y el Espíritu Santo. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 69


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

11. La Iglesia adventista del Séptimo Día Creencia 2 La Trinidad. Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este Dios uno y trino es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana, no obstante lo cual se le puede conocer mediante la propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación Los que son fieles a Dios no creen en el dogma católico de la “Trinidad”. El error de la Trinidad enseña que hay un solo Dios con tres apariencias. Eso es un error. Nosotros no adoramos un Dios “uno en tres”. En vez de eso, nosotros creemos que existen tres personas completamente divinas y separadas en la Divinidad. Ellas no son una sola persona. Sin embargo, son una en carácter, propósito, eternidad y divinidad. 6. ¿Qué creían los pioneros acerca de la doctrina de la trinidad? En ocho artículos en 23 años (1.196 asuntos, conteniendo cerca de 10.000 artículos) de la Review, entre 1855 y 1877, seis de nuestros pioneros escribieron contra la doctrina Católica de la Trinidad, y definieron por qué se oponían tanto a esa enseñanza. En cada caso en que la Trinidad es mencionada, y definida, en la Review, por los primeros escritores Adventistas, ¡nunca es nuestra enseñanza sobre la Divinidad, tal como está dada en la Biblia y en el Espíritu de Profecía, a la cual se opusieron! Ninguna vez. James White En 1852, él escribió que Cristo no era la misma persona que Dios el Padre, como lo enseñaban los Trinitarianos. Él rechazó “el antiguo absurdo Trinitariano”, que “Jesucristo es el verdadero y eterno Dios” (RH, 5 de Agosto de 1852). De tal manera que no debiera haber malos entendidos en cuando a esa declaración. En el año siguiente James lo aclaró reafirmando su plena creencia en la divinidad de Cristo (RH, 8 de Septiembre de 1853; también en la RH, 12 de Octubre de 1876). En 1877, James publicó un artículo titulado, “Cristo igual con Dios” (RH, 29 de Noviembre de 1877). Él mencionó su plena creencia en la divinidad de Cristo nuevamente, cerca del fin de su vida (RH, 5 de Julio de 1880). Los seis que, en la Review, definieron la Trinidad a la cual se oponían, eran: James White (1855,1868, 1877), J. N. Andrews (1855), Uriah Smith (1856), Roy F. Cottrell (1857, 1869), J. N. Loughborough (1861), Joseph Bates (1868). He aquí esas once declaraciones definitorias, siendo que siete de ellas son de la Review, y cuatro de libros. 1. Joseph Bates, carta a William Miller, 1848, impreso en Experiencia Pasada y Presente. “Juan describe a Uno sentado en un trono con un libro en Su diestra, y Él ve claramente a Jesús llegar al trono y tomar el libro de la mano de Aquel que estaba sentado. Ahora, si es posible hacer con que estas dos transacciones completamente diferentes, aparezcan en una sola persona, entonces puedo creer que Dios murió y fue enterrado en vez de Jesús”. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 70


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

2. J. N. Andrews, RH, 6 de Marzo de 1855. “La doctrina de la trinidad fue establecida en la iglesia por el Concilio de Nicea, 325 d.C. Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y la de Su Hijo Jesucristo”. 3. James White, RH, 7 de Febrero de 1856. “[Listando fábulas Católicas] Aquí podemos mencionar la Trinidad, la cual elimina la personalidad de Dios, y de Su Hijo Jesucristo, y de asperjar o derramar … Pero nosotros pasamos de estas fábulas a observar una que es mantenida como sagrada por casi todos los profesos cristianos … Es el cambio del Sábado”. 4. Uriah Smith, RH, 10 de Julio de 1856. “La doctrina llamada la Trinidad, diciendo que Dios no tiene forma o partes; que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los tres son una única persona”. 5. Roy F. Cottrell, RH, 19 de Noviembre de 1857. “[Ridiculizando la idea de la Trinidad, Cottrell la compara con tres aspectos de una persona] él procedió a afirmar que ‘el hombre es un ser triuno’, que consiste de cuerpo, alma y espíritu. Nunca escuché a un [verdadero] discípulo tener fe en la doctrina de la Trinidad; pero por qué no, ¿si el hombre consiste de tres personas en una sola persona? Especialmente si el hombre fue hecho a la imagen de Dios. Pero la imagen, Él [Dios en gen. 1:26-27] dijo, que era una semejanza moral. De tal manera que el hombre puede ser un ser triuno [compuesto de cuerpo, alma y espíritu], sin probar que Dios [sea hecho de tres cosas]. ¿Pero quiso él realmente decir que un hombre son tres hombres? Debo decir que un árbol consiste de cuerpo, corteza, y hojas, y tal vez nadie lo niegue. Pero si yo afirmo que cada árbol consiste de tres árboles, esa afirmación podría ser puesta en duda por algunos …”. 6. N. Loughborough, RH, 5 de Noviembre de 1861. “Pregunta [enviada por W. W. Giles de Toledo, Ohio]: ¿Qué seria objeción hay contra la doctrina de la Trinidad? Respuesta [por Loughborough]: Hay muchas objeciones que podemos propugnar, pero debido a nuestro espacio limitado tenemos que reducirlas a las siguientes tres: 1.- Es contraria al sentido común. 2.- Es contraria a las Escrituras. 3.- Su origen es pagano y de fábulas. Estas posiciones las comentaremos brevemente en su orden. 1.- No es muy consonante [no está muy de acuerdo] con el sentido común hablar de tres que son uno, ni de uno siendo tres. O como lo expresó alguien, llamando a Dios de ‘Dios triuno’, o de ‘el Dios tres en uno’. Si tanto el Padre, como el Hijo y el Espíritu Santo son Dios, serían tres Dioses; porque tres veces uno no es uno, sino tres. Existe un sentido en el que son uno, pero no una persona, como dicen los Trinitarianos [Observe que esta descripción detallada no está negando la existencia de la Divinidad del Padre, del Hijo ni del Espíritu Santo]. Lea el capítulo siete de Juan, y vea si no afecta totalmente la doctrina de la Trinidad. Creer en esa doctrina, al leer las Escrituras, tenemos que creer que Dios se envió a Sí mismo al mundo, murió para reconciliar al mundo consigo mismo, resucitó Él mismo de los muertos, ascendió Él mismo al cielo, suplicó ante Él mismo en el cielo para reconciliar el mundo consigo mismo, y que es el único mediador entre el hombre y Él mismo … Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 71


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

2.- La palabra Trinidad no aparece ninguna vez en las Escrituras … [Él declara que 1 Juan 5:7 fue una añadidura posterior a la Biblia, lo cual es verdad. No es un verso genuinamente bíblico, y fue añadido en el siglo XII, para probar la Trinidad: “… y estos tres son uno”. ¡El pasaje, tal como es colocado por la KJV, no está en ningún manuscrito anterior al siglo XV o XVI!]. 3.- Su origen es pagano y de fábulas. En vez de llevarnos a las Escrituras para probar la Trinidad, se nos lleva [por los Católicos] al tridente [la larga horquilla de tres puntas] de los Persas, diciendo que ‘a través de esto ellos decidieron enseñar la idea de una Trinidad”. 7. Joseph Bates, The Autobiography of Elder Joseph Bates, página 204 (1868). “Respecto a la Trinidad, yo concluí que era una imposibilidad que yo creyera que el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre, fuese también el Dios Todopoderoso, el Padre, uno y el mismo ser. Le dije a mi padre [el cual creía en la Trinidad], ‘Si tú me puedes convencer que somos uno en este sentido, que tú eres mi padre, y yo tu hijo; y que yo también soy tu padre, y tú mi hijo, entonces puedo creer en la Trinidad”. 8. James White, Life Incidents, página 343 (1868). [Explicando el significado de “uno”]: “Jesús oró para que Sus discípulos pudieran ser uno, tal como Él era uno con Su Padre. Esta oración no contempla un discípulo con doce cabezas, sino que doce discípulos, hechos uno en objetivo y esfuerzo en la causa de su Maestro. Ni tampoco son el Padre y el Hijo partes del ‘Dios tres en uno’. Hay dos seres distintos, pero uno en deseo y realización de redención”. 9 Roy F. Cottrell, RH, 6 de Julio de 1869. “[Hablando de la doctrina del Dios Triuno]: Que una persona sea tres personas, y que tres personas son solamente una persona, es la doctrina que nosotros decimos que es contraria a la razón y al sentido común … Nuestro Creador lo ha hecho un absurdo para nosotros, que una persona sea tres personas, y que tres personas sean una persona; y en Su Palabra revelada, Él nunca nos ha pedido que creamos en eso”. 10. James White, RH, 29 de Noviembre de 1877. “La inexplicable Trinidad que hace de la Divinidad tres en uno y uno en tres, es suficientemente mala; pero aquel ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor. ¿Le dijo Dios a un inferior, ‘hagamos al hombre a nuestra imagen’?”. [Observe que James White fue cuidadoso al mencionar que Cristo no era inferior al Padre]. 11. J. H. Waggoner, The Atonement in the Light of Nature and Revelation, página 169 (1884). “¿Está Cristo el Padre en la Trinidad? Si así es, ¿cómo es el Hijo? Y si es tanto el Padre como el Hijo, ¿cómo puede haber una Trinidad?”. Eso concluye las once declaraciones. ¡Ahora usted conoce por sí mismo a lo que los pioneros se oponían! No a la Divinidad con tres Personas, sino que a la confusión uno en tres y tres en uno, llamada la “Trinidad”. Seguramente, hoy en día no queremos aceptar el error de la Trinidad, el cual enseña que el Hijo emergió (generatos) del padre (en vez de estar eternamente a Su lado) y un Espíritu Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 72


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Santo que fluye de Ellos (spirato) y que no es una tercera Persona auto-existente de la Divinidad. Y sin embargo, eso es lo que algunos entre nosotros están enseñando. 7. ¿Cuáles son las seis razones por las que los pioneros rechazaron la doctrina de la trinidad? Seis razones por las que los pioneros rechazaron la doctrina de la Trinidad * La primera razón fue que no veían evidencia bíblica de tres personas en la Divinidad. En realidad, existe amplia evidencia tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento de que la Deidad está compuesta por tres personas, esto lo trataremos en la parte titulada “la Trinidad en la Biblia y el Espíritu de Profecía” * Una segunda razón que nuestros pioneros dieron para rechazar la Trinidad fue el concepto erróneo que hace idénticos al Padre y al Hijo, como dos manifestaciones de un solo Ser.. La Iglesia Adventista, por el contrario, afirma, basada en la Biblia, que Dios el Padre y Dios el Hijo son dos personas distintas. * Una tercera razón a la doctrina de la Trinidad está basada en la concepción errónea de que esta doctrina enseña que existen tres dioses. La Biblia afirma que existe un solo Dios, compuesto por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. 9 A. J. Dennis, “One God”, The Signs of the Times, 22 de mayo de 1879, 162. * La cuarta razón se fundamentaba en la creencia de que la Trinidad disminuye el valor de la expiación. Dado que Dios no puede morir, si Cristo fue Dios, no podría haber muerto en el Calvario, razonaban. Si solo su humanidad murió, entonces su sacrificio fue solo humano, e inadecuado, por ello, para la redención. A pesar de que este razonamiento pueda sonar lógico, Elena de White echó por tierra sus premisas. Ella afirmó que, cuando Jesús murió en la cruz, “la Deidad no murió. La humanidad murió” (“Comentarios de Elena de White”, Comentario bíblico adventista, t. 5, p. 1.088). * La quinta razón, el hecho de que Cristo sea llamado “Hijo de Dios” y “el principio de la creación de Dios” (Apoc. 3:14). Aunque la Biblia le adjudica estos nombres a Cristo, Estudiaremos lo que significa «Hijo de Dios y primogénito» esto en el capítulo titulado «La Divinidad de Cristo». * La sexta razón,, se argumentaba que existen varias expresiones con respecto al Espíritu Santo que indicarían que no podría ser considerado adecuadamente como una persona, tales como ser “derramado” en el corazón (Rom. 5:5) o sobre toda carne (Joel 2:28). Por otro lado, la Biblia presenta que el Espíritu Santo tiene todas las características de una persona. Además, Elena de White menciona que es “la tercera persona de la Divinidad” (El Deseado de todas las gentes, p.625).

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 73


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

8. ¿Qué otras cosas no creían los pioneros? Elena G. de White guardó el domingo por cerca de dos años después de haber recibido su primera visión en 1844, y no aceptó la exposición de José Bates sobre el sábado, hasta que recibió más luz, la que fue confirmada más tarde por una visión del lugar santísimo del templo celestial, con las dos tablas de la ley dentro del arca, con una luz alumbrando sobre el cuarto mandamiento. Aún así, la luz bíblica sobre el comienzo del sábado a la puesta del sol vino mediante un estudio de John Andrews en 1855. Ella tampoco aceptó esa conclusión hasta que recibió en ese mismo año una visión confirmando ese estudio de Andrews. Hasta 1863, E. de White y nuestros pioneros comían ostras marinas, carne de cerdo y todo tipo de carne. Gracias a las visiones que recibió, y al estudio de la Biblia, al organizarse la iglesia eliminó esas costumbres. 9. ¿Existe la palabra trinidad en la Biblia? No. Tampoco existe la palabra Milenio, ni encarnación sin embargo son palabras que utilizamos porque hay fundamento bíblico para creer en esto aunque las palabras no aparecen en la Biblia. Algunos les desagrada el uso de la palabra trinidad creen que debiéramos usar solamente la palabra Divinidad. Otros les desagradan porque fue usada por los paganos y por la iglesia católica. Cuando un católico usa la palabra trinidad está tomando refiriéndose a lo que el credo Niceno dice: “Creo en un solo Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles; Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios, Engendrado del Padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, Luz de Luz, verdadero Dios de Dios verdadero, Engendrado, no hecho, consubstancial con el Padre; ” El credo Niceno establece que Cristo fue engendrado del Padre. Los seguidores del “Ministerio La Verdad Eterna” en su creencia número 2 creen en lo siguiente: “Que hay un Señor Jesucristo, el único Hijo de Dios el Padre, engendrado [nacido], no creado, en los días de la eternidad, a la misma imagen de su persona y sustancia.” También establecen en su creencia 15 “No creemos en ninguna organización religiosa establecida. Dios levantó a la Iglesia Adventista del Séptimo Día y depositó en ella la verdad eterna. Pero la Iglesia Adventista apostató de la verdad y cambió al Dios que la instituyó por el falso dios trinitario romano.” Si hacemos una comparación del credo Niceno y de creencia 2 del “Ministerio La Verdad Eterna” ambos creen que Cristo fue engendrado y que no es coeterno con él Padre y esto si es parte esencial de la doctrina de la trinidad católica. La iglesia Adventista establece en su doctrina 2 de “La Trinidad. “ Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este Dios uno y trino es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente.” Si bien es cierto que la palabra trinidad se usa la definición es completamente diferente. Porque estamos hablado Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 74


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

de tres personas eternas. Cuando un adventista del séptimo día usa la palabra trinidad quiere decir que “nosotros creemos que existen tres personas completamente divinas y separadas en la Divinidad. No son tres personas en una persona. Sin embargo, son una en carácter, propósito, eternidad y divinidad. 10. ¿Utiliza Elena G. de White la palabra Trinidad en sus escritos? No. Solamente Evangelismo:

aparece como un subtítulo del párrafo en la página 457 del libro el

Los que son fieles a Dios no creen en el dogma católico de la “Trinidad”. Ese término no es encontrado ni en la Biblia ni en el Espíritu de Profecía. El error de la Trinidad enseña que hay un solo Dios con tres apariencias. Que Jesús es engendrado, que el espíritu Santo emana del Padre, Eso es un error. Nosotros no adoramos un Dios “uno en tres”. En vez de eso, nosotros creemos que existen tres personas completamente divinas y separadas en la Divinidad. Ellas no son una sola persona. Sin embargo, son una en carácter, propósito, eternidad y divinidad. 11. Nuestras Declaraciones Doctrinales ¿Qué dicen las creencias de los Adventistas del Séptimo Día acerca de la trinidad? La Declaración Doctrinal de 1889.En 1889, por primera vez, una declaración de creencias apareció en el libro anual de los ASD. He aquí algunas porciones significativas de esta Declaración: “1.- Que hay un Dios, personal, un ser espiritual, el creador de todas las cosas, omnipotente … [lista otras cualidades] … y presente en todas partes a través de su representante, el Espíritu Santo. Salmo 139:7. 2.- Que hay un Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, por medio del cual creó todas las cosas, y a través del cual consiste … [describe la obra de Cristo en la tierra y en el santuario celestial] …”. Creencias Fundamentales, números 1 y 2, 1889, Anuario de los ASD, página 147. Sin embargo, necesitamos considerar el tiempo cuando esto fue escrito. Como resultado de la Conferencia General de Octubre de 1888 de Minneapolis, los líderes de la iglesia en Battle Creek (incluyendo Uriah Smith, el cual controlaba las publicaciones de la Review) estaban en un alboroto debido al hecho de que Ellen White se había colocado al lado de A. T. Jones y E. J. Waggoner en la batalla sobre la justificación por la fe (obediencia por fe en Cristo a la ley de Dios) versus justicia solo por la obediencia. En 1889, la crisis se profundizó a medida que ella recorría el país, ganando miembros de iglesia para su punto de vista sobre el asunto. Fue en medio de esta atmósfera de agitación que Uriah Smith y sus asociados decidieron imprimir la primera declaración de un credo, que nuestra iglesia jamás haya tenido. Es significativo que, en los 42 años entre 1889 y 1931, esa declaración de 1889 fue apenas reimpresa dos veces después de aquello (1905 y 1914). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 75


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

La Declaración Doctrinal de 1931.El 30 de Diciembre de 1930, el Concilio Otoñal votó que un comité de cuatro personas debía preparar una “Declaración de Creencias Fundamentales” de 22 puntos. Esto fue impreso por primera vez en el Anuario de 1931. En la siguiente cita parcial de esa Declaración, usted observará que las insinuaciones erradas de la Trinidad Católica, las cuales estaban en la Declaración de 1889, fueron omitidas. El fraseo de 1931 es aceptable en relación a lo que dice del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Históricamente, esta declaración de 1931 fue la primera y única vez en la historia de la IASD que la palabra, “Trinidad”, fue usada en una Declaración de Creencias. En esta Declaración de 1931, el Espíritu Santo es la “tercera Persona de la Divinidad”. Jesucristo “es realmente Dios, siendo de la misma naturaleza y esencia que el Padre eterno”. Esto es aceptable, porque dice “que” y no dice “en”. He aquí las partes significativas de la Declaración de Creencias de 1931: 2 “.- Que la Divinidad, o Trinidad, consiste del Padre Eterno, una persona, un Ser espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre Eterno, a través del cual todas las cosas fueron creadas, y a través del cual la salvación de las huestes redimidas será realizada; el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, el gran poder regenerador en la obra de la redención (Mat. 28:19). 3.- Que Jesucristo es realmente Dios, siendo de la misma naturaleza y esencia que el Padre Eterno. Aun cuando retuvo Su naturaleza divina, el tomó sobre Sí mismo la naturaleza de la familia humana, vivió en la tierra … [la obra de Cristo en la tierra y después en el cielo]. 4.- … esta experiencia [de la conversión] es forjada por la divina agencia del Espíritu Santo, el cual convence de pecado y conduce al Portador de Pecados, induciendo a los creyentes en una nueva relación de pacto, donde la ley de Dios es escrita en sus corazones”. Creencias Fundamentales de los ASD, Nos 2, 3 y 8, Anuario de 1931. La Declaración anterior de 1931 declara que los tres son divinos y que son tres personas de la Divinidad. La Declaración Doctrinal apareció en todos los Anuarios desde 1931 hasta 1980 (y en los Manuales de la Iglesia desde 1932 hasta 1980). La Declaración Doctrinal de 1980.1. La Sesión de Dallas de 1980 aprobó nuestra actual Declaración de Creencias que consta de 27 puntos, la cual apareció por primera vez en nuestro Anuario de 1981. Eliminó la palabra “Trinidad”, pero añadió un inusual frase parecida a la Trinidad. He aquí los pasajes que lidian con la Divinidad: “2.- Hay un Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, una unidad de tres personas co-eternas. Dios es inmortal, todopoderoso, lo sabe todo, sobre todo, y siempre presente. Él es infinito y más allá de la comprensión humana, pero que se da a conocer a través de Su auto-revelación. Él es digno de adoración y de servicio por toda la creación. 3.- Dios el Padre Eterno es el Creador, la Fuente, el Sostenedor, y Soberano de toda creación. Él es justo y santo, misericordioso y gracioso, lento para airarse, y abundante en constante amor y fidelidad. Las cualidades y poderes exhibidos en el Hijo y en el Espíritu Santo también son revelaciones del Padre. 4.- Dios el eterno Hijo se encarnó en Jesucristo. a través de Él todas las cosas fueron creadas, el carácter de Dios es revelado, la salvación de la humanidad es realizada, y el mundo es juzgado. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 76


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Por siempre verdaderamente Dios, Él se hizo también verdaderamente hombre, Jesús el Cristo. Él fue concebido por el Espíritu Santo y nació … [actividades en la tierra y en el cielo]. 5.- Dios el eterno Espíritu estuvo activo con el Padre y el Hijo en la Creación, en la encarnación, y en la redención. Él inspiró a los escritores de las Escrituras …”. Creencias Fundamentales de los ASD, Nos 2-5, Anuario de los ASD de 1981, página 147. La sección Nº 2 dice que cada persona de la Divinidad posee la cualidad de divinidad. Esta es una mejora definitiva sobre las Declaraciones de 1889 y de 1931, las cuales solo aplicaron las diversas cualidades de la divinidad a Dios el Padre. Esta Declaración se las aplica a los tres. Además, los tres son nombrados dos veces como eternos, lo cual está en total acuerdo con el Espíritu de Profecía. Esta es otra mejora importante. La imperfección es que, en la primera oración, Ellos también son llamados “co-eternos” y “un Dios”. La declaración debiera entonces decir “Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo son todos eternos, y uno en naturaleza y en propósito, pero no en ser una única persona”. Una declaración así estaría en pleno acuerdo con la Biblia y el Espíritu de Profecía. Y por último, la Declaración de Creencias de 1980 no incluye la palabra “Trinidad”. La palabra, “Trinidad”, sólo apareció en la revisión de 1931 de nuestras Creencias Doctrinales. Las 28 Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, en la doctrina 2 dice lo siguiente: La Trinidad. Hay un solo Dios, que es una unidad de tres personas coeternas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Este Dios uno y trino es inmortal, todopoderoso, omnisapiente, superior a todos y omnipresente. Es infinito y escapa a la comprensión humana, no obstante lo cual se le puede conocer mediante la propia revelación que ha efectuado de sí mismo. Es eternamente digno de reverencia, adoración y servicio por parte de toda la creación 12. ¿Qué escribió Elena G. White acerca de la trinidad? En la vida y obra de Elena de White podemos ver que la revelación es progresiva. El Dr. Treiyer comenta Desarrollo de la revelación sobre la Trinidad en E. de White La reacción de nuestros pioneros contra el credo trinitario de sus días, más definidamente el metodista, tuvo que ver con la negación de que Dios tuviese cuerpo. El credo Episcopal Metodista decía que ―no hay sino un Dios viviente y verdadero, sin cuerpo o partes‖. Nuestros pioneros rechazaron fuertemente ese concepto espiritualizador con los siguientes pasajes: Éx 24:9-11; 33:20-23; Jn 1:181; Heb 1:1-3. Por eso, en una de sus primeras visiones, E. de White le preguntó a Jesús “Vi un trono, y sobre él se sentaban el Padre y el Hijo. Me fijé en el rostro de Jesús y admiré su hermosa persona. No pude contemplar la persona del Padre, pues le cubría una nube de gloriosa luz. Pregunté a Jesús si su Padre tenía forma como él. Dijo que la tenía, pero que yo no podría contemplarla, porque, dijo: "Si llegases a contemplar la gloria de su persona, dejarías de existir." (PE 54). En otra visión en 1850, “He visto con frecuencia al amable Jesús, y sé que es una persona. Le pregunté si su Padre era una persona y tenía forma como él. Dijo Jesús: "Soy la imagen expresa de la persona de mi Padre."‖ (PE 77). En 1858 E. de White manifestó creer en el Espíritu Santo porque lo conectó con el Padre y el Hijo en el relato del bautismo (Spiritual Gifts, v. I, 28). En 1869 se adelantó a los pioneros al declarar que Cristo era igual a Dios (2 T, 200). Eso llevó a su esposo a reflexionar más sobre la Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 77


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Trinidad, sin renunciar aún a su rechazo. Reconoció en 1877, en un artículo de la Review (Nov 29, 1877), que ―Cristo es igual con Dios‖, pero declaró: ―La Trinidad inexplicable que hace la Trinidad tres en uno es realmente mala; pero el ultra Unitarianismo que hace a Cristo inferior al Padre es peor‖. En 1872, E. de White contrastó a Cristo con los ángeles, diciendo que ―Cristo no fue creado‖ (RH, Dec 17, 1872), lo que llevó a Uriah Smith también a cambiar su creencia de que Cristo era el primer ser creado. En 1878 E. de White afirmó que Cristo era el ―Hijo eterno‖ (RH, Aug 8, 1878). Daniel Bernhardt y Cristian Silva destacan la declaración de E. de White que dice que ―por su encarnación‖, Cristo ―ganó en un nuevo sentido el título de Hijo de Dios‖, y que ―es verdaderamente Dios en infinitud, aunque no en personalidad‖ (The Upward Look, 367; Ms 116, Dic 19, 1905). De esto deducen que era Hijo antes de la encarnación, y que habría nacido anteriormente. Pero en 1878 ella afirmó que es un ―Hijo Eterno‖. ¿En qué sentido su carácter de Hijo pasó a ser nuevo con la encarnación? Entre otras cosas, en que por la encarnación tuvo comienzo. Pero eso no implicó que no fuese eterno. En efecto, E. de White recalcó en 1887 y de nuevo en 1898 y 1905, que ―por toda la eternidad, Cristo estuvo unido con el Padre‖ (RH, July 5, 1877; DA (1898), 19; ST, Ag 2, 1905). Y al decir que era infinito no en personalidad, se estaba refiriendo a lo mismo, al tiempo en que adoptó la personalidad humana para forjar la justicia que nos permitirá vencer a Satanás. En 1888, en el contexto del famoso debate sobre la justificación por la fe que se dio en el Congreso de Mineápolis, ella afirmó que la plena Deidad de Cristo es necesaria para tener un concepto más amplio sobre la justificación por la fe. ―Si los hombres rechazan el testimonio de las Escrituras inspiradas con respecto a la Deidad de Cristo, es en vano argüir con ellos, porque ningún argumento, por más convincente que sea, los podrá convencer [1 Cor 2:15 citado]. Ninguno que sostenga este error puede tener un concepto verdadero del carácter o la misión de Cristo, o del gran plan de Dios para la redención del hombre‖ (GC [1888] 524). Daniel y Cristian afirman que si el Hijo es Eterno, es porque salió del seno del Padre, e implican con esa expresión que estuvo en el Padre eternamente hasta que lo dio a luz. Pero en Jn 1:18 se usa esa expresión en relación a la época en que vino a la tierra para revelarse a la humanidad (RH, July 9, 1895). Además, el seno del Padre no es sus entrañas, no es su interior, sino su entorno más cercano o íntimo, como se ve también cuando Jesús habló en una parábola del ―seno de Abraham‖ (Luc 16:22-23). Por otro lado, en el mismo año 1888, declaró E. de White que Cristo es ―uno con el Padre eterno—uno en naturaleza, carácter y propósito‖ (GC [1888] 493), ―uno en poder y autoridad‖ (ibid, 495), no obstante en persona, Cristo era ―distinto‖ del Padre. Y agregó en 1906 que ―el Señor Jesucristo… existió desde la eternidad, una persona distinta, no obstante una con el Padre‖ (RH, Abril 5, 1906), ―el único ser en todo el universo que podía entrar en todos los concejos y propósitos de Dios‖ (GC [1888] 493; PP [1890] 34). Daniel y Cristian destacan el hecho de que en esta última declaración de 1888 y 1890 no menciona al Espíritu Santo. Pero esa luz la recibió después. En 1890, E. de White afirmó que Cristo es existente por sí mismo, y que su divinidad no es derivada del Padre (PP 36). Daniel y Cristian explican lo primero con la declaración de Cristo, que dijo que el Padre determinó que tuviese vida en sí mismo. Pero esa declaración se dio en el marco de su encarnación, como veremos más en detalles después, cuando el Hijo se despojó de Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 78


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

algunos atributos para ser como nosotros (Filipenses 2:5ss), pero sin abandonar esa característica divina. En 1897 declaró que el Espíritu Santo es ―la tercera persona de la Deidad‖ (Special Testimonies, Series A, N. 10, 37). Daniel Bernhardt trata de explicar esto diciendo que se trata de Jesús mismo pero sin el cuerpo. Como veremos luego, Jesús no tiene dos personas, una con el cuerpo que está en el cielo, y otra sin el cuerpo que envió a la tierra. El es la segunda persona de la Deidad, y el Espíritu Santo la tercera persona de la Deidad. El Hijo no es el segundo y el tercero al mismo tiempo. En 1898 se publicó el libro DTG en donde afirma que ―en Cristo hay vida, original, no prestada, no derivada‖ (DA 530), y vuelve a decir que el Espíritu Santo es la ―Tercera Persona de la Deidad‖ (DA 671). Y en 1901 y de nuevo en 1905, destacó que hay tres ―dignatarios celestiales eternos‖, ―tres poderes más altos en el cielo‖, ―tres personas vivientes del trío celestial‖—el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo son uno en naturaleza, carácter y propósito, pero no en persona (Ms 145, 1901; Special Testimonies, Series B, No. 7 (1905), 51, 62-63; The Ministry of Healing (1905), 422; citados en Evangelism 614-617. [Tomado en su mayor parte de Whidden-Moon-Reeve, The Trinity (RHPA, 2002)]. En 1900 E. de White escribió: ―Cristo es igual a Dios, infinito y omnipotente. El podía pagar el rescate por la libertad del hombre. Es el eterno Hijo, existente por sí mismo, sobre quien no se había puesto ningún yugo; y cuando Dios preguntó: ‗¿A quién enviaré?‘, pudo contestar: ‗Heme aquí, envíame a mí‘. Podía hacer el compromiso de convertirse en la garantía del hombre, pues podía decir lo que el ángel más encumbrado no podía decir: tengo poder sobre mi propia vida: ‗poder para ponerla, y … para volverla a tomar‘‖ (Youth Instructor, June 21, 1900). Daniel y Cristian insisten en que las primeras visiones de E. de White, en las que describe al Padre y al Hijo unidos para resolver el problema del pecado y de la caída de Adán, no mencionan al Espíritu Santo, y declaran que Lucifer seguía al Hijo en autoridad. Pero en 1901 recibió más luz, y escribió: ―La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más. Con Cristo, dio todos los recursos del cielo, para que nada faltara en el plan de la elevación de los seres humanos‖ (Counsels on Health, 222 [1901]). También enfatizan Daniel y Cristian el hecho de que el Padre confirió al Hijo autoridad después del conflicto con Lucifer, dejando la puerta abierta para creer que no la había tenido antes. Pero ya en 1890 declaró E. de White, que ―no se había efectuado cambio alguno en la posición o en la autoridad de Cristo. La envidia de Lucifer, sus tergiversaciones, y sus pretensiones de igualdad con Cristo, habían hecho absolutamente necesaria una declaración categórica acerca de la verdadera posición que ocupaba el Hijo de Dios; pero ésta había sido la misma desde el principio‖ (PP 17-18, 1890). Y aún antes, en1870, afirmó que los ángeles leales ―le mostraron claramente que Cristo era el Hijo de Dios, que existía con él antes de que los ángeles fueran creados, y que siempre había estado a la diestra del Padre, sin que su tierna y amorosa autoridad hubiese sido puesta en tela de juicio hasta ese momento‖ (Spirit of Prophecy, 19; The Truth about Angels, p. 35). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 79


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En 1906 volvió a afirmar que ―el homenaje de la adoración de los ángeles era recibido por él [Cristo] con todo derecho. Esto no era robar a Dios‖. Tenía ―gloria divina y original‖ (RH, Abril 5, 1906, 11). ―Al hablar de su preexistencia, Cristo hace retroceder la mente a través de las edades sin fin [―through dateless ages‖]. Nos asegura que nunca hubo un tiempo cuando él no haya estado en plena comunión con el Dios eterno‖ (ST, Ag 29, 1900; The Truth about Angels, 23-24). Y aunque Daniel y Cristian quieren argumentar que desde que nació, nunca hubo un tiempo de rompimiento entre el Padre y el Hijo, tienen para ello que ignorar la primera declaración del párrafo que habla de una preexistencia sin fin, de una eternidad hacia atrás sin cómputo. Materiales utilizados 1. Dr. Alberto R. Treiyer, UN ATAQUE A LA DOCTRINA ADVENTISTA DE LA TRINIDAD 2. Traductor David P. Gullón Cañedo, La Trinidad. No encontré el nombre del autor. 3. Vance Ferrel, Defendiendo la Divinidad

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 80


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD Y LOS PIONEROS ADVENTISTAS

Por: Héctor A. Delgado Introducción El siguiente artículo procura establecer los siguientes puntos: 1) La creencia de los pioneros adventistas referente a la doctrina de la Trinidad. 2) Un análisis de sus declaraciones. 3) La Posición de Elena de White sobre la Trinidad. La evidencia bíblica sobre la Trinidad la abordaremos en un siguiente estudio. Como usted, de seguro ya habrá notado, el tema de la doctrina de la Trinidad se ha convertido en muchas de nuestras iglesias en un motivo de discusión constante más que en una causa de unidad y armonía cristiana. Y es que no puede haber unidad ni armonía en una iglesia azotada por los errores doctrinales. Los desacuerdos entre los hermanos por razones de doctrinas producen divisiones y hasta fricciones dolorosas en la mayoría de las ocasiones. Pero el problema no está realmente en los desacuerdos mismos, ya que deberíamos esperar que estos existan donde se cree en el principio del libre examen, y consecuentemente se concede libertad de pensamiento. El meollo del asunto está en la forma apasionada en que se abordan algunos temas y en los epítetos con los que se tienden a calificar las partes en desacuerdos. Lo menos que reflejan muchos de los desacuerdos teológicos (de ayer y hoy) es un espíritu cristiano genuino. Para muchos es más importante la doctrina que creen que la armonía que debe regir las vidas de los que se dicen ser “hermanos”. Si bien no debemos sacrificar nuestras creencias en aras de la “armonía” y la “unidad”, deberíamos también adoptar una actitud balanceada que nos permita conceder el tiempo necesario a los demás para asimilar y aceptar (tal vez, “digerir” si se quiere) las creencias que nos resultan “claras”. Pero a una actitud correcta debemos sumarle también un método de interpretación bíblico correcto. Los métodos de interpretación en el que se escoran algunos son defectuosos porque consisten en el amontonamiento de textos y citas aislados que parecen apoyar sus puntos de vistas favoritos. Semejante técnica de estudio está destinada al fracaso, porque tarde o temprano el análisis concienzudo y dedicado de la evidencia bíblica termina ubicándonos sobre un fundamento seguro y firme. La verdad siempre prevalece. En este tenor, cabe decir que el tema que nos ocupa viene como consecuencia de muchas causas que lo motivan. Por ejemplo, decimos que la doctrina de la Trinidad (tal y como la iglesia la entiende actualmente) está encontrando resistencia en las mentes de muchos hermanos y hasta “pastores” y predicadores itinerantes. Para bien de muchos, puedo confesar que todos los pastores que conozco en la Iglesia (hombres comprometidos con la “sana doctrina”), acepta la doctrina y además conocen la posición que sostenían los pioneros adventistas al respecto. Una de las principales causas del rechazo de la doctrina de la Trinidad viene como consecuencia de asociarla con la Iglesia Católica. Hasta dónde puedo ver, muchos escritores no católicos creen (o por lo menos dan esa impresión) que si alguna creencia religiosa es sostenida por la Iglesia Católica (y así mismo es sostenida por otras denominaciones), es Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 81


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

errónea por defecto. Y esto es completamente absurdo. Todo lo “católico” no es necesariamente malo. Otra causa radica en el hecho de que si una doctrina, cualquiera que sea, fue sostenida por los pioneros (o alguno de ellos en particular) tiene que ser correcta. Esta posición también es errónea. No podemos desconocer los antecedentes teológicos de los pioneros antes de formar parte del Movimiento Millerita, y que naturalmente fueron importados al adventismo inevitablemente.[1] Todos los que hemos estudiado detenidamente historia denominacional sabemos muy bien que el Movimiento Adventista, para llegar a ser la Iglesia Adventista del 7mo. Día, paso por un proceso prolongado de ajustes teológicos, no de negociación irresponsable de las doctrinas, sino de abandono de doctrinas contraria a las Escrituras, y por otro lado, de asimilación de verdades fundamentales. “Noches enteras” de estudio y oración ferviente sirvió para arrojar la plataforma teológica que le dio forma a la Iglesia en los años siguiente. Pero el Señor no nos impartió todas las gemas de la verdad en los primeros 40 años. Otra causa (y tal vez) de la más importante, tiene que ver con lo ocurrido en el Concilio de Nicea (325 d.C.). Si bien existen cosas allí que pueden ser objetadas, la decisión tomada en lo referente a la Deidad de Cristo (aunque no complació a todos), nos parece que se ajusta bastante bien (o mucho mejor que otras declaraciones) a lo que el texto bíblico nos revela sobre su naturaleza esencial. Estigmatizar de “diabólico” todo lo emprendido por Constantino es otro error en el que incurren muchos historiadores y escritores cristianos.[2] Por otro lado, esta posición falla en entender que antes del Concilio de Nicea ya existía un registro de declaraciones trinitarias por parte de líderes y teólogos prominentes que viene a contradecir el alegato de que la Trinidad es una doctrina “constantiniana” o el subproducto de obispos “apostatas” influenciados por el emperador. Dentro de aquellos que hicieron declaraciones trinitarias directas en sus escritos se encuentran Policarpo (70-155/160), Ignacio de Antioquía (aprox. 35-107), Justino Mártir (aprox. 100-165), Ireneo (115-190), Teófilo de Antioquía (Segunda mitad del siglo II), Atenágoras de Atenas (Segunda mitad del siglo II), Tertuliano de Cartago (160-215) y otros. [3] Por otro lado, tanto corporativamente como individuos debemos tener la capacidad de rechazar lo erróneo (venga de donde venga) y aceptar lo correcto. Dios nos creó con esa capacidad y nos provee la ayuda adicional de su Santo Espíritu. Él es quien nos guía a toda la verdad. Cabe decir, que la iglesia nunca ha sostenido que la teología que los pioneros importaron al adventista estaba carente de error. Los antitrinitarios actuales dan la impresión de que cada palabra que los pioneros emitieron en materia de doctrina era infalible. Nuestro credo (como lo fue el de ellos, hasta donde pudieron comprender la verdad) lo constituye la Biblia y solo la Biblia. Cada opinión, por más atractiva que nos parezca debe ser sometida a la veracidad de las Sagradas Escrituras, y si no resisten la prueba, debe ser abandonada francamente. Baste decir, que encontramos en la Biblia y el Espíritu de Profecía evidencias suficientemente claras para estar seguros de que la Iglesia Adventista, en lugar de haber apostatado (como aseguran algunos) o retroceder a los errores des otras denominaciones protestantes, se encuentra en terreno sólido en lo referente a la doctrina de la Trinidad. Lo mismo se puede decir de otras doctrinas cristianas. Y esto, no puede ser objetado fácilmente si en verdad respetamos las enseñanzas bíblicas. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 82


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Antes de pasar al desarrollo de nuestro tema, quiero pedir a los amigos y hermanos que leen este documento, que no solo deben leer cuidadosamente cada idea, más aún, deben leer también las notas de pie de páginas porque en ellas expreso algunas ideas adicionales que complementan y contextualizan algunas citas y su contenido. Con estas palabras de trasfondo estamos en condiciones ahora de comenzar nuestro análisis del tema propuesto. I- La creencia de los pioneros adventistas sobre la doctrina de la Trinidad Lo que leerán a continuación es una secuencia de citas de algunos de los líderes pioneros más prominentes de la Iglesia Adventista. Ellas reflejan su entendimiento temprano sobre la doctrina de la Trinidad. Por razones de orden no haremos comentarios a sus referencias procurando contextualizar sus declaraciones. Esto lo haremos en la sección II. José Bates: Hablando de sus padres, este hombre de Dios, dijo: “[Ellos] abrazaron algunos puntos de fe que yo no podía entender. Solo nombraré dos: la forma de bautismo y la doctrina de la Trinidad […] con respecto a la Trinidad concluí que era una imposibilidad para mi, creer que el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre, era además el Dios Todopoderoso, el Padre, uno y el mismo ser”. Le dije a mi padre, ‘si quieres convencerme que en este sentido somos uno, entonces tú eres mi padre, y yo tu hijo y que además yo soy tu padre y tú mi hijo, entonces puedo creer en la Trinidad’” (Autobiografía del Anciano Bates, p. 205, año 1868). J.N. Andrews: “La doctrina de la Trinidad fue establecida en la Iglesia por medio del Concilio de Nicea del año 325 d.C. Esta doctrina destruye la personalidad de Dios, y de Su Hijo Jesucristo nuestro Señor. Las impopulares medidas mediantes las cuales fue impuesta sobre la Iglesia, y aparecen en las páginas de la historia eclesiásticas, bien podría hacer que cada creyente se ruborice de esta doctrina” (Review & Herald, Vol. 6, p. 185, año 1855). “Y en cuanto a Hijo de Dios, también sería excluido, pues tenía a Dios por Padre, y, en algún momento de la eternidad pasada, había comenzado sus días. De modo que, si empleamos el lenguaje de Pablo en sentido absoluto, sería imposible hallar más que un Ser en todo el universo, y así es Dios el Padre quien no tiene padre, o madre o ascendientes, o principios de días, o final de existencia” (Ibíd., año 1881). J.N. Laoughborough: Respondiendo una pregunta sobre las objeciones serias a la doctrina de la Trinidad, dijo: “No es muy consistente con el sentido común el hablar de tres seres en uno, y que uno sean tres. O como algunos lo expresan, denominando a Dios, ‘el Dios triuno’ o ‘el Dios tres en uno’ […] En un sentido son uno, pero no una persona sola, como sostienen los trinitarios”. “Casi cualquier porción del Nuevo Testamento que abramos y que habla del Padre e Hijo, los presenta como dos personas diferentes. Solo basta leer Juan 17 para refutar la doctrina de la Trinidad. En ese sólo capítulo, Cristo habla en más de 40 ocasiones del Padre como una Persona diferente de sí mismo. Su Padre estaba en el cielo y Él estaba en la tierra. El Padre lo Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 83


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

había enviado. Le dio a Él, a los creyentes. Y este testimonio nos enseña en qué consistía la unicidad de Padre e Hijo. Es la misma que la unicidad de los miembros de la iglesia de Cristo [se cita Juan 17:21,22]. […] El creer en esa doctrina [la Trinidad], al leer las Escrituras debemos creer que Dios se envió a Sí mismo al mundo, que murió para reconciliar al mundo consigo mismo, se levantó de los muertos, ascendió al cielo a Sí mismo, ruega delante de Sí mismo en el cielo para reconciliar al mundo consigo mismo, siendo el único Redentor entre los hombres y Sí mismo” Luego Laoughborough pasa a considerar que el término Trinidad no es bíblico y expresa que semejante creencia es análoga a otras sostenidas por el paganismo en la antigüedad ( Review & Herald, vol. 18, p. 184). Jaime Springer White (Esposo de EGW): Siguiendo la misma línea de pensamiento de Laoughborough, basada en Juan 17, expresa: “Jesús oró para que sus discípulos sean uno como Él y su Padre eran uno. La oración no contempló a un discípulo con 12 manos, sino doce discípulos, hechos uno en objetivos y esfuerzo en la causa de su Maestro. Ni tampoco Padre e Hijo con partes del “Dios triuno”. Son 12 seres diferentes, sin embargo [son] uno en el plan y logro de la redención” (Life Incidents, p. 343). “[…] La forma en que los espiritualizadores han desechado o negado el único Señor Dios y nuestro Señor Jesucristo, es primeramente empleando el antiguo credo trinitario, o sea, que Jesucristo es el Dios eterno […]” (The day Star, enero 24, 1846), En otra ocasión fue categórico al decir: “El viejo credo trinitario no es bíblico” (Véase a George R. Knigth, Nuestra Identidad, p. 129). José Harvey Waggoner (Padre de E.J. Waggoner): En un artículo donde se exponía la forma en que la doctrina de la Trinidad (como era expuesta por las iglesias en aquellos días) afectaba la expiación, expresó: “[…] No podemos aceptar la idea de una Trinidad como lo sostienen los trinitarios sin desechar nuestro reclamo de la dignidad del sacrificio hecho por nuestra redención […] “Los trinitarios sostienen que el término ‘Cristo’ comprende dos naturalezas distintas y separadas: una, que era totalmente humana; la otra, la segunda persona de la Trinidad, que mora en la carne humana un breve tiempo, pero no le era posible sufrir, o morir […]. Así la observación es justa, que la doctrina de la Trinidad degrada la Expiación, lo que hace que descanse en una ofrenda humana como su fundamento” (La Expiación a la Luz de la Naturaleza y la Revelación, pp. 164, 165). Respondiendo un argumento basado en Isa. 9:6, J.H. Waggoner, respondió: “¿Es Cristo el Padre eterno dentro de la Trinidad? Si así fuese, ¿Cómo es el Hijo? O, si es tanto Padre como Hijo, ¿Cómo puede haber una Trinidad? Pues una trinidad es una unión de tres personas. Para poder reconocer una Trinidad, debe preservarse la distinción entre Padre e Hijo […] Resulta claro que esta prueba [Isa. 9:6] no tiene referencia a tal doctrina” (Ibíd., pp. 167-169). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 84


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Uriah Smith: “La doctrina denominada de la Trinidad, que sostiene que Dios es sin forma, ni partes; que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los tres son una sola persona, es otro enfoque [luego cita Éxo. 33:11,20,22,23, para probar que Dios si tiene forma y partes. Luego cita Heb. 1:3 para probar que su conclusión es correcta por cuanto Cristo es “la imagen de la persona de su padre”] (Review & Herald, Julio 10, año 1856). Otros líderes adventistas menos renombrados que escribieron en esta misma línea de pensamiento, aparecen citados a continuación. R.F. Cotrell: “Esa sola Persona son tres Personas, y que tres Personas son solo una Persona es la doctrina que sostenemos y es contraria a la razón y el sentido común […] Pero nuestro credo ha hecho que sea un absurdo para nosotros el que una persona sea tres, y que tres personas sean solo una […] (Review & Herald, Julio 6, 1869). “Si se me preguntan cómo creo que el Padre e Hijo sean uno, respondo: Son uno en el sentido no contrario al sentido común […] Son uno en el mismo sentido en que Jesús oró por la unidad de sus discípulos” (Ibid.). D.W. Hull: “La postura inconsistente sostenida por muchos en relación a la Trinidad, como se la denomina, sin duda ha sido la causa fundamental de muchos errores […] […] no creemos, como lo enseña la Iglesia Metodista Episcopal, que Cristo es el único y eterno Dios, y, a la vez, hombre; que la parte humana es el Hijo, y la divina es el Padre”. “Aquí podemos agregar que el punto de vista ortodoxo de Dios como lo expresado por ellos en diversos ‘Artículos de Fe’ es, ‘Dios es sin cuerpo, partes, personas, centro, circunferencia o localidad’.[4] Sería asunto simple probar que tal postura es extremadamente escéptica, cuando es de naturaleza atea. Ciertamente parece que un Dios así, debe estar enteramente desprovisto de existencia” [Luego cita Gén. 3:8, Éxo. 33:20-23 y Hech. 7:55,56 para probar que Dios tiene personalidad, circunferencia, localidad y partes]. Después, al analizar a Juan 10:32-38, concluye: “En el pasaje anterior, Cristo no niega que Él es Dios […] pero esto no lo convertía en más persona con el Padre, que un padre y su hijo (ambos de nombre Juan) fuesen la misma personas […] Sin dudas, el lector, antes de esto [había estado explicando Juan 15:19-23], ha observado que se ha hablado de Padre e Hijo como de dos seres diferentes” (Review & Herald, noviembre 10, 1859). En otra ocasión D. W. Hull, después de analizar Judas 4, expresó categóricamente: “Aquí, el ‘único Señor Dios’, queda diferenciado de nuestro Señor Jesucristo. Si el lenguaje implica algo, ciertamente esta conexión implica que el ‘único Señor Dios’ es diferente de ‘nuestro Señor Jesucristo’”. Luego, a manera de conclusión, D.W. Hull presenta una serie de puntos que considera concluyentes al finalizar su análisis, entre los cuales están: “que Dios es un ser personal”, “que Jesucristo era su Hijo”, “que Jesús y su Padre son dos personas diferentes, pero con intereses y objetivos comunes”, etc. (Ibíd., Noviembre 17, 1859). Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 85


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Autor desconocido: “Pero si se dijo que el Padre, el Hijo y el Espíritu son tres personas en uno, haciendo en total un Dios sin cuerpo o parte [note nuevamente la misma idea], no podemos estar de acuerdo con una idea tan inconsistente”. Después de citar a Juan 17:22 leemos: “¿Quién puede creer que Cristo oró para que sus discípulos sean un discípulo? Sin embargo, esto no sería más inconsistente que la idea de algunos que Cristo y Su Padre son una sola persona”. Y luego de citar a Mat. 3:16,17, se pregunta: “¿Quién podría jamás suponer que estos tres son una sola persona sin cuerpo o partes a menos que fuese de precoz entendimiento A- La divinidad de Cristo en la literatura temprana adventista. Este punto (el “a”) y el que sigue (el “b”) son importantes para comprender mejor el tema que abordamos. Algunos escritores denominacionales hicieron referencias directas al tema de la divinidad de Cristo, pero no a la doctrina de la Trinidad propiamente, pero es obvio que su punto de vista sobre la naturaleza divina de Cristo no le permitió arribar a un entendimiento trinitario. En este punto encontramos marcadas inconsistencias entre las opiniones de los primeros escritores, pero se percibe una tendencia marcada hacia una solución como lo refleja la creencia actual de la Iglesia Adventista sobre el tema. Esto lo explicaremos más adelante. José Harvey Waggoner: “Quienes han leído nuestras observaciones acerca de la muerte del Hijo de Dios, saben que creemos firmemente en la divinidad de Cristo, pero no podemos aceptar la idea de una Trinidad como la sostienen los trinitarios […]” (La Expiación a la Luz de la Naturaleza y la Revelación, pp. 167, año 1884). “Las Escrituras enseñan abundantemente acerca de la preexistencia de Cristo y su divinidad, pero se encuentran enteramente silenciosas con respecto a una Trinidad” (Ibíd., p. 173). W.W. Prescott: “Como Cristo nació dos veces, una vez en la eternidad, el Unigénito del Padre, y nuevamente en la carne, uniendo así lo humano y lo divino en el segundo nacimiento, de modo que nosotros, que hemos nacido una vez en la carne, hemos de tener un segundo nacimiento, nacido en el Espíritu […] (Review & Herald, Abril 14, 1896). Alonso T. Jones: “Nació del Espíritu Santo. En otros términos. Jesucristo nació de nuevo. Llegó del cielo, el primogénito de Dios, a la tierra, y nació nuevamente […] Él, cuyas salidas han sido desde la eternidad, el primogénito de Dios, nació nuevamente, para que pudiésemos nacer de nuevo” (Review & Herald, Julio 7, 1899, aparece también en Lecciones de Fe, p. 154). “[…] el que había nacido en la forma de Dios, tomó la forma del hombre”. “En la carne era en todo momento como Dios, pero no se presentó como Dios”. “Las glorias de la forma de Dios, las descartó por un momento” (Boletín de la Conferencia General, 1895, p. 448).[5]

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 86


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Juan Matterson: “Cristo era el único hijo literal de Dios. “El unigénito del Padre” (Juan 1:18). [Cristo] es Dios por ser el Hijo de Dios, no en virtud de su resurrección” ( Review & Herald, octubre 12, 1869). J.M. Stephenson: “¿Cuál fue […] el origen del Hijo de Dios? Los trinitarios admiten que la preexistencia, simplemente considerada, no es prueba de su eterna divinidad, ni tampoco su eterna primogenitura […]”. “La interrogante que debe ser ahora contestada, es si el unigénito Hijo de Dios era Divino, inmortal o el Ser más digno y exaltado, de todo el universo exceptuando al Padre […] La idea de Padre e Hijo supone prioridad de existencia de uno, y la subsecuente existencia del otro[6] […] Si los escritores inspirados [en la opinión de este escritor] hubiesen deseado transmitir la idea de la existencia coeterna, y de la eternidad del Padre y el Hijo, posiblemente no podían haber usado términos más incomprensibles […] La idea de un Hijo eterno es una auto contradicción. Debe desde luego, tener un origen [luego se cita Col. 1:15…]. Según este autor, Cristo es declarado ‘el unigénito del Padre’ enseñando por lo tanto que en su más elevada naturaleza era unigénito, y consecuentemente como tal ha tenido un principio” (Review & Herald, Noviembre 21, 1854). Uriah Smith: “Las Escrituras, en ninguna parte hablan de Cristo como ser creado, sino al contrario, plenamente establece que fue engendrado del Padre [… se cita Apoc. 3:14] Pero en tanto como Hijo, no posee una coeternidad de existencia junto al Padre, el principio de su existencia, como el unigénito de Su Padre, antecede a toda obra de creación, en relación a lo cual permanece como cocreado con Dios” (Daniel y Apocalipsis, año 1882). “Solo Dios es sin principio. En la temprana época cuando no podía haber principio – un período tan remoto que para la mente finita es esencialmente eternidad – aparece el Verbo […] Su comienzo no era como el de cualquier otro ser en el universo. Se halla declarado en las misteriosas expresiones: “el unigénito Hijo de Dios’ (Juan 3:16, 1 Juan 4:9), ‘el unigénito del Padre’ (Juan 1:14), y ‘yo de Dios he salido’ (Juan 8:42). Así parece que mediante algún impulso o proceso, no creación, conocido solo por la omnisciencia, y posible sólo para el Todopoderoso, apareció el Hijo de Dios […]” (Mirando a Jesús, p. 10).[7] J.N. Andrews: “Y en cuanto al Hijo de Dios, también sería excluido, pues tenía a Dios por Padre, y, en algún momento de la eternidad pasada, habían comenzado sus días” (Review & Herald, Junio 4, 1881). R.F. Cotrell: “Pero aun cuando al Hijo se le llama Dios no obstante hay un ‘Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo’ (1 Ped. 1:3). Aunque el Padre le dice al Hijo, ‘Tu trono oh Dios, es por siempre jamás’, sin embargo, este trono le fue dado por su Padre; y puesto que amaba la justicia y odiaba la iniquidad, dice además: ‘Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo’ (Heb. 1:9). E.J. Waggoner: “El Verbo ‘era en el principio’. La mente del hombre no puede comprender las edades abarcadas por esta frase. No es dado al hombre el saber cuándo o cómo fue engendrado el Hijo [esta es la misma idea de Uriah Smith], pero sabemos que era el Verbo Divino, no simplemente antes de venir a esta tierra a morir, sino antes que se crease el mundo Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 87


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

[…] Sabemos que Cristo procedió y vino de Dios (Juan 9:42), pero eso era tan lejos en las edades de la eternidad como para estar más allá de la comprensión de la mente humana” (Cristo y su Justicia, p. 9). Después, Waggoner pasa a analizar el tema de Cristo como Dios. Su argumento lo enuncia de la siguiente manera: “Este nombre no le fue dado a Cristo a consecuencia de algún logro, pero le pertenece por derecho de herencia […] “Por derecho un hijo siempre lleva el nombre de su padre; y Cristo, como el ‘unigénito Hijo de Dios’, tiene el mismo nombre. Un hijo también es en mayor o menor grado una reproducción del padre; hasta cierto punto tiene los rasgos y características personales de su padre; no perfectamente, porque no hay reproducción perfecta entre los humanos. Pero no hay imperfección en Dios, ni en ninguna de sus obras; de manera que Cristo es la “imagen expresa” de la persona del Padre (Heb. 1:3). Como Hijo de Dios que tiene existencia propia, tiene por naturaleza todos los atributos de la Deidad” (Ibíd., pp. 11-13). Luego Waggoner analiza otro tema: ¿Es Cristo un ser Creado? He aquí su argumento: “Antes de pasar a algunas de las lecciones prácticas que encierran estas verdades, debemos detenernos por unos momentos en una opinión que es sostenida sinceramente por muchos que jamás querrían deshonrar a Cristo voluntariamente, pero que, mediante dicha concepción niegan de hecho su divinidad. Es la idea de que Cristo es un ser creado, quien, mediante una especial bendición de Dios, fue elevado a su exaltada posición actual. Nadie que comparta esa opinión puede tener una idea justa de la exaltada posición que Cristo ocupa realmente”. “La opinión en cuestión está basada en una comprensión errónea de un texto, el de Apocalipsis 3:14: [se cita el texto]. El pasaje se interpreta equivocadamente pretendiendo que Cristo es el primer ser que Dios creó; que la obra de la creación de Dios empezó con él. Pero esa opinión se opone a la Escritura que declara que Cristo mismo creó todas las cosas. Decir que Dios empezó su obra de creación creando a Cristo, es dejar a Cristo completamente fuera de la obra de la creación”. “Jamás debiéramos suponer que Cristo es una criatura, debido a que Pablo lo llama (Col. 1:15) ‘el Primogénito de toda la creación’; porque los mismos versículos siguientes lo muestran como al Creador, y no la criatura [… se cita Col. 1:16-17]. Ahora, si Él creó todo lo que fue hecho, y existió antes de todas las cosas creadas, es evidente que él mismo no forma parte de las cosas creadas. Está por encima de toda la creación y no es una parte de ella”. Después de citar Miqueas 5:2, curiosamente concluye: “Hubo un tiempo cuando Cristo procedió y vino de Dios, del seno del Padre (Juan 8:42; 1:18), pero fue tan atrás en los días de la eternidad que para el entendimiento finito significa sin comienzo” (Ibíd., pp. 19-22). B- La divinidad y la personalidad del Espíritu Santo en la literatura temprana adventista. Este punto es importante en nuestro estudio. Sin embargo, lamentamos no contar con suficiente información para abordar el tema. Sirvan las siguientes referencias para tener sólo una idea sobre la posición de algunos autores tempranos del adventismo. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 88


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Respondiendo una pregunta sobre la diferencia entre el Espíritu Santo y los “espíritus ministradores” (ángeles), M.C. Wilcox, expresó: “El Santo Espíritu es la poderosa energía de la Deidad, la vida o el poder de Dios fluyendo de Él a todas partes del Universo, estableciendo así un contacto vivo entre El y toda la creación”. Luego, siguiendo la idea de otro autor, sostuvo que el Espíritu de Dios es “el aliento de vida espiritual en el alma […] Así el Espíritu es personificado en Cristo y Dios, pero nunca revelado como persona separado” (Preguntas y Respuestas del Departamento Rincón de las Preguntas de Signs of the Time, pp. 181-182, año 1911). Wilcox observó que el Espíritu “personificado” era el medio por el cual el Hijo se hace “presente en todas partes […] El Espíritu lleva toda la potencia de Cristo al hacerlo presente con su poder en todas partes, revelándolo a quienes permanecen en su Ley” (Ibíd.). La siguiente pregunta le fue dirigida a Urias Smith: “¿Debemos entender que el Espíritu Santo es una Persona, lo mismo que el Padre y el Hijo?”. Esta fue su respuesta: “El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo, siendo el espíritu, el mismo sea que se hable de Dios o de Cristo. Pero en relación a este Espíritu, la Biblia emplea expresiones que no pueden armonizarse con la idea de una persona tal como el Padre y el Hijo. Más bien se lo muestra como una influencia divina que surge de ambos, el medio que representa su presencia y mediante el cual obtienen sabiduría y poder todo el universo”. Al igual que Wilcox, Smith habla de una “personificación” del Espíritu Santo bajo el término “el Consolador”. Solo en este contexto, según Smith, es que podemos entender los términos personales aplicados al Espíritu “él”, “a él” y “de quien”. Luego dice categóricamente: “Pero generalmente de Él se habla como si no fuera una persona como el Padre y el Hijo”. Luego de hacer referencia a la expresión “siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra” (Apoc. 1:4; 3:1; 4:5; 5:6), expresó: “Incuestionablemente esta es una simple designación del Espíritu Santo, presentado de tal modo para significar la perfección y plenitud. Pero no podría describirse así si fuese una persona” (Review & Herald, Octubre 28, 1890). E. J. Waggoner, sigue una idea similar a la de Urías Smith, cuando expresa que “la unidad divina del Padre y el Hijo comparten el mismo Espíritu […] el Espíritu Santo es tanto el Espíritu de Dios como el Espíritu de Cristo” (Cristo y su Justicia, pp. 22,23). Sin embargo, Waggoner no define la personalidad del Espíritu Santo. Pero si su afinidad de ideas con Smith eran aún más similares que las ya expresamos, esperaríamos que él también rechazara la personalidad del Espíritu de Dios.[8] Veamos ahora el siguiente punto para avanzar hacia un punto de entendimiento más luminoso. II- Un análisis de las declaraciones antitrinitarias de los pioneros adventistas Si usted ha leído con detenimiento las declaraciones que hemos provisto, habrá notado que no existía completa unidad de criterio entre los pioneros sobre la doctrina que objetaban, en este caso, la Trinidad. Si bien algunos fueron muy directos en sus pronunciamientos, otros (como Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 89


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Jaime White y Waggoner, para mencionar algunos) no lo fueron. Sin embargo, hay algo que resulta totalmente claro al leer estas declaraciones: Todos ellos, sin excepción, objetaban una idea extraña de la Trinidad. De esta manera, sus objeciones estaban dirigidas contra una defectuosa formulación de la doctrina trinitaria. Ahora, haré referencia a algunas de esas partes erróneas que contenían los credos de las iglesias populares en aquellos días. José Bates (a quien cité primero), expresó claramente sus razones para rechazar la doctrina de la Trinidad (pero no como doctrina en sí misma), sino como la definía la Iglesia Congregacionalista (a la que pertenecía su Padre): “Con respecto a la Trinidad concluí que era una imposibilidad para mi, creer que el Señor Jesucristo, el Hijo del Padre, era además el Dios Todopoderoso, el Padre, uno y el mismo ser” (Autobiografía del Anciano Bates, p. 205, año 1868). De manera que José Bates objetaba la idea de que Cristo y el Padre eran una y la misma persona. Para él, obviamente eran dos personas diferentes y no una sola. Así mismo, Laoughborough expresó: “Casi cualquier porción del Nuevo Testamento que abramos y que habla del Padre e Hijo, los presenta como dos personas diferentes. Solo basta leer Juan 17 para refutar la doctrina de la Trinidad. En ese sólo capítulo, Cristo habla en más de 40 ocasiones del Padre como una Persona diferente de sí mismo […] Y este testimonio nos enseña en qué consistía la unicidad de Padre e Hijo. Es la misma que la unicidad de los miembros de la Iglesia de Cristo [se cita Juan 17:21,22]” (Review & Herald, vol. 18, p. 184). El padre de E.J. Waggoner, José Harvey Waggoner, expresó: “¿Es Cristo el Padre eterno dentro de la Trinidad? Si así fuese, ¿Cómo es el Hijo? O, si es tanto Padre como Hijo, ¿Cómo puede haber una Trinidad? Pues una trinidad es una unión de tres personas. Para poder reconocer una Trinidad, debe preservarse la distinción entre Padre e Hijo […] (La Expiación a la Luz de la Naturaleza y la Revelación, pp. 167-169). Esta última idea sobre la posibilidad de creer en una trinidad, sirve de eslabón entre lo que los pioneros creyeron y lo que nosotros creemos en la actualidad. Es obvio que para sostener una doctrina trinitaria correcta se debe diferenciar claramente entre las personas que conforman la Deidad. Si creemos en la Trininidad, pero decimos que el Padre y el Hijo constituyen una y la misma persona, y no dos distintas, entonces no tenemos una doctrina de la Trinidad realmente. Eso es modalismo. Pero cuando reconocemos la distinción personal entre el Padre y el Hijo (así como del Espíritu Santo), entonces, estamos en terreno sólido para entender la doctrina de la Trinidad. La misma línea de pensamiento está presente en el siguiente argumento de Jaime White: “Jesús oró para que sus discípulos sean uno como Él y su Padre eran uno. La oración no contempló a un discípulo con 12 manos, sino doce discípulos, hechos uno en objetivos y esfuerzo en la causa de su Maestro. Ni tampoco Padre e Hijo con partes del “Dios triuno” ( Life Incidents, p. 343). Hasta aquí resulta claro un punto importante: Los pioneros se oponían a una definición defectuosa de la doctrina de la Trinidad. Ellos no podía aceptar (ni entender contra toda lógica) que el Padre y el Hijo fueran una sola persona. Eran dos personas diferentes, según el registro bíblico.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 90


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Sigamos ahora analizando el argumento en la opinión de Urias Smith: “La doctrina denominada de la Trinidad, que sostiene que Dios es sin forma, ni partes; que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los tres son una sola persona, es otro enfoque [luego cita Éxo. 33:11,20,22,23, para probar que Dios si tiene forma y partes. Cita además Heb. 1:3 para probar que su conclusión es correcta por cuanto Cristo es “la imagen de la persona de su padre”] (Review & Herald, Julio 10, año 1856). Aquí se introduce ahora un nuevo elemento de vital importancia en este tema. Los pioneros hicieron frente a definiciones filosóficas profundamente heréticas de la doctrina trinitaria, como la que sostenía que “Dios es sin forma, ni partes”. O basada en la noción tricótoma de la naturaleza humana (El hombre está compuesto de: cuerpo, alma y espíritu; entonces de forma similar Dios es: Padre, Hijo y Espíritu Santo).[9] Por otro lado parecería ser que rechazaban también una forma directa de modalismo, “que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, los tres son una sola persona”. El modalismo sostiene que siendo Dios una persona única, debemos entender al Padre, Hijo y Espíritu Santo como tres manifestaciones o modos del mismo Ser divino. Por su lado R. F. Cotrell rechazó el concepto de que “tres personas sean solo una” como una creencia que “es contraria a la razón y el sentido común”. Luego afirmó categóricamente: “Si se me preguntan cómo creo que el Padre e Hijo sean uno, respondo: Son uno en el sentido no contrario al sentido común […] Son uno en el mismo sentido en que Jesús oró por la unidad de sus discípulos”. (Review & Herald, Julio 6, 1869). Por su lado D.W. Hull rechazó una mala definición de las naturalezas combinadas de Cristo en su propia persona, cuando dice: “No creemos, como lo enseña la Iglesia Metodista Episcopal, que Cristo es el único y eterno Dios, y, a la vez, hombre; que la parte humana es el Hijo, y la divina es el Padre”. No hay duda de que en Jesús se combinaron la naturaleza humana (100%) y la naturaleza divina (100%). Pero la definición que objeta Hull es aquella que niega la consubstancialidad (su absoluta divinidad) con el Padre y propone que Dios es el Hijo y el Padre al mismo tiempo. Luego refuta sin ambigüedad el concepto que despersonaliza a Dios (basado en la filosofía griega): “Aquí podemos agregar que el punto de vista ortodoxo de Dios como lo expresado por ellos en diversos ‘Artículos de Fe’ es, ‘Dios es sin cuerpo, partes, personas, centro, circunferencia o localidad’. Sería asunto simple probar que tal postura es extremadamente escéptica, sino de naturaleza atea. Ciertamente parece que un Dios así, debe estar enteramente desprovisto de existencia” [Luego cita Gén. 3:8, Éxo. 33:20-23 y Hech. 7:55,56 para probar que Dios tiene personalidad, circunferencia, localidad y partes]. Luego vuelve a reconfirmar la realidad de la individualidad personal existente entre el Padre y el Hijo: “Sin dudas, el lector, antes de esto [había estado explicando Juan 15:19-23], ha observado que se ha hablado de Padre e Hijo como de dos seres diferentes” ( Review & Herald, noviembre 10, 1859). Siete días después, en otro artículo de la Review & Herald, donde analizaba el texto de Judas 4, sostuvo a manera de conclusión: “Aquí, el ‘único Señor Dios’, queda diferenciado de nuestro Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 91


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Señor Jesucristo. Si el lenguaje implica algo, ciertamente esta conexión implica que el ‘único Señor Dios’ es diferente de ‘nuestro Señor Jesucristo’ […] Jesús y su Padre son dos personas diferentes, pero con intereses y objetivos comunes” (Ibíd., Noviembre 17, 1859). Por último, veamos la misma idea en otro artículo de autor desconocido: “Pero si se dijo que el Padre, el Hijo y el Espíritu son tres personas en uno, haciendo en total un Dios sin cuerpo o parte, no podemos estar de acuerdo con una idea tan inconsistente”. Después de analizar el texto de Juan 17:22 comenta: “¿Quién puede creer que Cristo oró para que sus discípulos sean un discípulo? Sin embargo, esto no sería más inconsistente que la idea de algunos que Cristo y Su padre son una sola persona”. Y luego de hacer referencia a la manifestación trinitaria de Mat. 3:16,17, preguntó: “¿Quién podría jamás suponer que estos tres son una sola persona sin cuerpo o partes a menos que fuese de precoz entendimiento.[10] Obviamente, los errores que los pioneros combatían eran devastadores en términos espirituales, como lo revela el siguiente argumento refutado por otro de ellos: “Un esplendor apagado y oscurecido emana de Cristo y esto he enseñado que se denomine al Padre. Surge una película tenue e invisible, y ese es el Santo Espíritu. Pero ninguno es accesible que de reposo, accesible”. Luego dijo: “Que Cristo sea el único y eterno Dios, y que Dios es inmaterial, sin cuerpo, partes o pasiones, es la enseñanza de los credos de la Iglesia” (M.E. Cornell, Review & Herald, abril 7, 1863). Ya podemos ver porqué los pioneros de nuestra iglesia presentaron semejante apología (defensa) contra la doctrina de la Trinidad. Pero sus oposiciones (por lo menos en este contexto) no fueron contra la doctrina propiamente dicha, sino más bien contra formas filosóficas, defectuosas y hasta heréticas en que era definida en los credos de las iglesias de sus días. Sentido de honestidad, hasta donde el conocimiento lo permite Queremos reflexionar ahora brevemente sobre la posición antitrinitaria de los pioneros a la luz de todo lo que hemos analizado de sus escritos. Desde mi punto de vista (y hasta donde he podido estudiar el asunto), me parece que ellos elaboraron argumentos que eran tendentes a concebir una doctrina trinitaria a pesar de su fuerte oposición a la forma en que era definida por las iglesias populares de sus días. Y me refiero a un entendimiento trinitario como el que posee la Iglesia Adventista actualmente. ¿Realmente entendió lo que expresé? Reconozco que para comprender lo que acabo de decir debe diferenciarse claramente la posición de los pioneros y la posición actual de nuestra iglesia. Aunque parece muy diferente, quiero justificar mi posición en las siguientes evidencias históricas. 1) Si bien los pioneros rechazaron la doctrina de la Trinidad (como era entendida en sus días), basados en un unitarismo estricto, supieron entender y diferenciar correctamente la personalidad del Padre y el Hijo como dos personas “diferentes” y no una y la misma persona (una forma de modalismo). 2) Los pioneros rechazaron la idea de Cristo como un ser creado basados en su interpretación del término “engendrado”. Para ellos esta palabra no constituía una referencia a su creación como cualquier otra criatura del universo. De esta manera afirmaron una verdad bíblica Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 92


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

fundamental: Cristo no es parte de la creación, sino la fuente u origen de donde se origina la creación (en este punto hicieron una buena interpretación de Apoc. 3:14). El Hijo de Dios era el Creador del universo, no una parte de su creación. Si bien no lograron alcanzar un entendimiento correcto del término “engendrado”, no le atribuyeron (por lo menos en forma general) el sentido de creación. 3) La siguiente declaración fue honesta y muy reveladora por parte de J.H. Waggoner (el padre de E.J. Waggoner, uno de los mensajeros de la justicia de 1888): “¿Es Cristo el Padre eterno dentro de la Trinidad? Si así fuese, ¿Cómo es el Hijo? O, si es tanto Padre como Hijo, ¿Cómo puede haber una Trinidad? Pues una trinidad es una unión de tres personas. Para poder reconocer una Trinidad, debe preservarse la distinción entre Padre e Hijo […]” ( Ibíd., pp. 167169). Conclusión lógica, para llegar a creer en una doctrina de la Trinidad correctamente debemos abandonar la idea errónea que hace del Padre y del Hijo una sola y única persona, y aceptar que son dos personas distinta. Por descontado, debemos sumar otra persona más, para que pueda haber una Trinidad. Y esa otra Persona es por supuesto, ¡el Espíritu Santo! 4) El entendimiento de Cristo como ser divino de la misma esencia del Padre (por haber sido engendrado y no creado), acercó bastante a los pioneros adventistas a la verdadera doctrina de la completa divinidad de Cristo. De manera que el terreno estaba preparado para comprender la definición bíblica sobre la naturaleza del Dios triuno. En este contexto, resulta acertada la siguiente declaración: “La Iglesia Adventista del Séptimo Día, con niveles de precisión cada vez mayores, afirmó la doctrina de la Trinidad, primero en la declaración ‘extraoficial’ de 1872 redactada por Uriah Smith (¿notó por quién?), y en las declaraciones oficiales de las creencias en 1931 y 1980”.[11] III. La Posición de Elena de White sobre la Trinidad Unos días antes de escribir este documento, un pastor amigo me comunicó que al visitar una de las principales iglesias de la ciudad de New York (donde vivo actualmente), escuchó a un hermano atacar públicamente la doctrina de la Trinidad y acusar a la iglesia de haber apostatado de la verdad al sostener una posición contraria a los pioneros. Luego dirigió su ataque contra el libro La Trinidad que cité en las referencias 1 y 4 de este documento. Incluso, este hermano hizo una crítica sobre la portada del libro por contener un icono tomado supuestamente del paganismo. Este breve incidente revela la profundidad de la problemática antitrinitaria que enfrenta la Iglesia remanente en la actualidad. Para todo adventista sincero, la posición de los pioneros en asuntos doctrinales debe ser importante, pero debemos tener cuidado de no llevar la confianza en estos “santos hombres de Dios” más allá de donde debemos hacerlo. Los desbalances nunca generan resultados positivos en ninguna disciplina. No podemos atribuirle con nuestras aseveraciones rasgos de infabilidad a los escritos de los pioneros, y mucho menos dejar de reconocer el contexto eclesiástico de donde provinieron al formar parte del Movimiento Adventista. Si bien llegaron a descubrir y establecer los “grandes hitos” o pilares de nuestra fe, sus mentes no percibieron todos y cada uno de los rasgos de la verdad para estos tiempos. Ellos, en una forma admirable llevaron la obra hasta donde sus mentes les permitió comprender la luz que recibieron, pero no podemos Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 93


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

sostener (y ser veraces al mismo tiempo) que ellos estuvieron completamente claros en todos los detalles doctrinales que tienen relevancia para estos tiempos. La generación que le siguió, recibiendo la antorcha de la verdad, tendría una obra que hacer: continuar edificando sobre el fundamente ya establecido. En este contexto entra ahora la persona que creemos fue dirigida por Dios en una forma singular, que trasciende incluso la manera en la que Dios dirigió a nuestros pioneros: Elena de White. Esta humilde mujer recibió, diferente a cualquier otro de los pioneros, el “don de profecía”. Esto significa que sus escritos representan una fuente autorizada y normativa sobre la cual (anteponiendo la primacía de las Escrituras) podemos definir cuál punto de doctrina en particular representa o no una posición correcta de los pioneros sobre asuntos bíblicos. Como co-fundadora del movimiento junto con ellos, hemos de esperar que exista alguna armonía y al mismo tiempo algún disentimiento sobre algunas ideas doctrinales. Pero naturalmente, debemos entender que la posición de Elena de White sobre asuntos de doctrina está por encima de cualquier pionero de la iglesia. De manera que, la balanza, en caso de desacuerdos teológicos, debe inclinarse hacia la posición del Espíritu de Profecía. Como “luz menor” (pero normativa y autorizada), sus escritos conducen hacia “la luz mayor”. Y los escritos e ideas teológicas de los pioneros no son la excepción a esta regla. Y así llegamos ahora a un punto importante. Recientemente recibí una revista titulada “¿Qué Creían los Pioneros?”. En ella aparece las fotos de los principales pioneros de la iglesia (incluyendo la de Elena de White), y una voluminosa cantidad de citas antitrinitarias. Reconozco que al ver allí a primera vista tantas citas, incluyendo una de Elena de White, sentí cierta aprensión. ¿Sostuvo Elena de White – me pregunté antes de comenzar a leer – una idea antitrinitaria en algún momento temprano de su ministerio? Y si lo hizo ¿La cambió después? Note que dije “temprano”, porque conocía varias citas de la hermana White que apoya categóricamente la doctrina de la Trinidad. Cuando leí el material, para mi sorpresa, la cita de la Sra. White ni siquiera hacía referencia a la Trinidad. Y, ¿no era de esperarse que el autor de esta recopilación, si existiera alguna, la publicara en esta revista? ¡Claro que sí! Pero sencillamente esa cita no existe. Con todo, esta revista ha causado grandes estragos en la vida de muchas personas maravillosas de la iglesia que carecen de fundamento para manejar estas ideas. Por eso son arrastradas por el error y la confusión.[12] Personalmente conozco algunos ancianos de iglesia a quienes he conocido por años y que desempeñaron un ministerio fructífero durante largo tiempo en sus respectivas iglesias, que hoy están fuera de las filas del Señor por seguir esta idea particular de la Trinidad. A ellos espero llegar de alguna manera por medio de este análisis, y también a otros que tal vez se encuentra en “el valle de la indecisión”.[13] Lo que sigue pone el “punto final” a este documento. Las siguientes informaciones constituye la comprensión de Elena de White sobre la Deidad, o doctrina de la Trinidad. Para todo buen adventista, este resumen debería zanjar el asunto en cuestión, de manera que si no podemos entender lo que se ha expresado en forma clara, directa y sin ambigüedad, no queda más remedio que aceptar que algunos prefieran el error antes que las evidencias de la verdad. En 1850 EGW, igual que otros de los pioneros (como vimos mas arriba), sostuvo que el Padre y el Hijo son “seres personales con forma concreta” (Primeros Escritos, pp. 54,55).[14] Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 94


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

En 1869 EGW sostuvo que Cristo y el Padre son iguales (Testimonios, tomo II, p. 200). En 1872 ella sostuvo que Cristo no es un ser creado (Review & Herald, 17 diciembre, 1872).[15] En 1878 ella declaró que el “hijo es eterno” (Review & Herald, 8 de Agosto, 1878, Carta 37, 1887, Youth’s Instructor, 31 de agosto, 1887, etc.).[16] Aquí está nuevamente la idea: “Cristo estuvo unido con el Padre desde toda la eternidad” (Signs of the Times, 2 de agosto, 1905). En 1887 EGW expresó nuevamente que el Padre y Cristo preexistieron desde la eternidad (El Deseado de Todas las Gentes, p. 11, etc.). En 1888 se hizo claro una verdad fundamental: “Otro error peligroso es el de la doctrina que niega la divinidad de Cristo, y asevera que él no existió antes de su venida a este mundo. Esta teoría encuentra aceptación entre muchos que profesan creer en la Biblia; y sin embargo contradice las declaraciones más positivas de nuestro Salvador respecto a sus relaciones con el Padre, a su divino carácter y a su preexistencia. Esta teoría no puede ser sostenida sino violentando el sentido de las Sagradas Escrituras del modo más incalificable. No sólo rebaja nuestro concepto de la obra de redención, sino que también socava la fe en la Biblia como revelación de Dios. Al par que esto hace tanto más peligrosa dicha teoría la hace también más difícil de combatir. Si los hombres rechazan el testimonio que dan las Escrituras inspiradas acerca de la divinidad de Cristo, inútil es querer argumentar con ellos al respecto, pues ningún argumento, por convincente que fuese, podría hacer mella en ellos, […] Ninguna persona que haya aceptado este error, puede tener justo concepto del carácter o de, la misión de Cristo, ni del gran plan de Dios para la redención del hombre” (El Conflicto de los Siglos, p. 549).[17] Esta cita debería hacer pensar serianamente (y temblar también) a quienes siguen promoviendo la idea antitrinitaria (negando así igualdad a Cristo con el Padre) dentro de la iglesia en la actualidad. En el mismo año de 1888, EGW volvió a repetir categóricamente que Cristo es “uno con el Padre eterno – uno en naturaleza, carácter y propósito – […]” (El Conflicto de los Siglos, p. 547), “era uno en autoridad y poder con el Padre” (Ibíd., p. 549). Reafirmó además que Cristo era “una persona distinta” al Padre, pero “una con El” (Review & Herald, 5 de Abril, año 1905).[18] En 1890 EGW declaró que el Hijo tiene existencia propia, que su deidad no deriva del Padre (Patriarcas y Profetas, p. 15). En El Deseado de Todas las Gentes, ella sigue esta misma línea de pensamiento al decir: “En Cristo hay vida original, no prestada ni derivada de otra” (p. 489).[19] Y finalmente, en los años 1901-1905, la hermana White hizo tal vez las declaraciones más contundente sobre la naturaleza trina de la Deidad. Sus palabras no se prestan para dudas o ambigüedades. Tres “eternos dignatarios celestiales”, “tres poderes supremos del cielo”, “tres personas vivientes del río celestial”.[20] Luego reafirmó que Ellos tres son uno en propósito, en carácter y en naturaleza, pero no en persona (Manuscrito 145, 1901; Special Testimonies, Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 95


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Serie B, No. 7 [1905], pp. 51, 62, 63; El Ministerio de Curación [1905], p. 329; Todos citas en El Evangelismo, pp. 445-448). La siguiente cita que recoge parte de estas referencias es bueno que la leamos en forma más completa (las negritas son nuestras). Luego puntualizaremos nuestras palabras finales. “El Hijo es toda plenitud de la Divinidad manifestada. La Palabra de Dios declara que Él es ‘la imagen misma de su sustancia’ (Heb. 1:3). ‘Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna’ (Juan 3:16). Aquí se muestra la personalidad del Padre. “El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en él como un Salvador personal. Hay tres Personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes – el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo - son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº. 7, pp. 62,63, año 1905). Después de leer una cita como esta, nos preguntamos, ¿Están sufriendo de ceguera aquellos hermanos que se oponen a la doctrina de la Trinidad? ¿Han perdido su confianza en el Espíritu de Profecía? ¿Qué es lo que realmente esconden detrás de argumentos tan mal formulados y carentes de fundamentos históricos y bíblicos? Y si han perdido su fe en el Espíritu de Profecía, y no se atreven a confesarlo abiertamente, ¿Por qué seguir haciendo uso de los escritos de EGW para dar aparente apoyo a sus ideas? ¿Por qué seguir insistiendo en demostrar lo indemostrable? ¿Qué es lo que pretenden probar con lo improbable? Semejante forma de abordar los temas refleja una irresponsabilidad desproporcionada, falta de honestidad cristiana y un método retorcido de conducta. Revela además falta de sensibilidad hacia los hermanos que no tienen la capacidad de contrarrestar estas ideas estructuradas bajo una apariencia de verdad porque son débiles en la fe. ¿Dije débiles en la fe? Creo que exageré, porque detrás de estas ideas se presentan títulos de “pastores” “licenciados”, “maestros” y hasta “doctores”. Pero el error doctrinal no conoce límites y se anidará en cualquier mente (por más erudita que sea), si no se rinde (deponiendo su rebelión) ante la voluntad soberana de Dios y la autoridad normativa de los escritos inspirados. La siguiente cita refleja una realidad que debe hacer pensar a cualquier hombre o mujer que ha decidió transitar el sendero que conduce al reino de los cielos: “Es lamentable, pero cierto, que a lo largo de la historia algunos de los ‘mayores’ eruditos bíblicos no creyeron en las verdades de la Biblia. Pudieron haber sido expertos de renombre mundial en las lenguas originales y, tal vez, aun no hayan sido superados en su conocimiento de la historia bíblica, pero pasaron por alto completamente la sabiduría y el conocimiento acerca de Dios que se encuentra en esos textos. ¡Que desperdicio!” (Arnold V. Wallenkamph, Guía de Estudio de la Escuela Sabática, edición para adultos, abril, mayo, junio, 2006, p. 55).

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 96


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

Al Concluir Nuestra Investigación Queremos dejar palabras de ánimo a nuestros hermanos mientras se constituyen en foco de tantos errores doctrinales, promovidos por mentes irreverentes e indisciplinados que abordan la Palabra de Dios de forma irresponsable: “La verdad está a punto de triunfar gloriosamente, y todos los que decidan ahora colaborar con Dios triunfarán con ella” (Elena de White, Joyas de los Testimonios, tomo III, p. 353). Es hora de levantar nuestras cabezas y reafirmar nuestra fe y esperanza en el triunfo final de la verdad, pero es tiempo también de comenzar a estudiar esa verdad en una forma inusual. Es el momento para comenzar a adquirir un carácter maduro, una mente amplia y fuerte e iluminada por el Espíritu de Dios. Esta es la única forma en la que podremos hacer frente a los errores doctrinales de este tiempo peligroso. Antes del cierre de gracia y el regreso de Cristo a esta tierra, la lucha por el control de nuestra mente y lealtad llegará a niveles nunca alcanzado (inimaginable para muchos de nosotros), y solo los que hayan alimentado su mente y corazón con las preciosas verdades de la Palabra de Dios, serán los únicos que sobrepasarán el último gran conflicto. Que “la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros” (2 Cor. 13:13, NRV 1990).

Notas Aclaratorias y Referencias [1] Se sabe que el Movimiento Millerita, de donde surgió la Iglesia Adventista, estaba conformado de la siguiente manera: 43% era Metodista; 27% era Bautista; 9% era Congregacionalista; 8% era Cristiano perteneciente a la Conexión Cristiana; 7% era presbiterianos; 6% era Luterano; 6% era Amigos; 2% era Episcopal, y 1.5% era Reformado Holandés (Véase la obra La Trinidad, [Apia, Gema Editores, 2008], p. 198). De manera que, estos cristianos de diferentes formación teológica trajo consigo su propio arsenal de doctrinas que solo a través del tiempo serían consensuadas y avaluadas por un “así está escrito”. Un proceso lento y doloroso, pero necesario. [2] Para quienes sdesean leer un análisis bien detallado de los aspectos negativos y positivos de la “conversión” de Constantino al Cristianismo, pueden consultar a Alvin J. Schmidt , Impacto Demoledor, cómo el cristianismo ha transformado la civilización (Editorial Vida, 2001), pp. 38-41. [3]

Estas

citas

pueden

www.carm.org/espanol/doctrina/citas_trinitarias.htm

ser

consultadas

en:

[4] Términos demasiados complejos para entender de por sí.

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 97


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

[5] Estas declaraciones reflejan una idea correcta, solo que algunos de los escritores tempranos de la iglesia, veían la “divinidad” de Cristo como algo relativo en relación con el Padre. [6] El mismo Jaime White expresó una idea similar cuando dijo: “El Padre es el mayor, en que es el primero. El Hijo es el próximo en autoridad, pues le ha dado todas las cosas” (Review & Herald, enero 4, año 1881). [7] Smith se empeña en argumentar que “engendrado” no equivale a “creado”. Sin embargo, no resuelve nada con el argumento. [8] Después de haber escrito esta idea sobre Waggoner, la reconfirmé al leer la siguiente declaración en una obra de publicación reciente (ya citada en la nota 1): “[Waggoner y otros pioneros] inicialmente no estaban convencidos de que Jesús no había tenido principio, o de que el Espíritu Santo era una persona divina individual y no meramente una expresión del poder o la presencia de Dios” (Ibíd., p. 202). [9] Para los que desean leer en Internet un artículo donde hago un análisis detallado sobre los términos “alma” y “espíritu” en la concepción bíblica, por favor visiten: www.reflexionesteologicas.wordpress.com Para encontrarlo rápidamente busquen la sección Artículos Teológicos. [10] La forma en la que este autor expresa la siguiente idea: “¿Quién podría jamás suponer que estos tres son una sola persona sin cuerpo o partes a menos que fuese de precoz entendimiento”, da la impresión de que concevia al Padre, Hijo y Espíritu Santo como tres entidades personales distintas. [11] Teología, fundamentos de nuestra fe, (APIA, Gema Editores, 2005), tomo II, p. 127. [12] A esto debo sumar una queja, a manera de reclamo personal hacia los miembros de la iglesia. Me refiero a la actitud latente que he visto repetirse una y otra vez en ellos. Cuando algunos de los hermanos recibe un material que sostiene un punto de doctrina contrario a los sostenidos por la iglesia o que contradicen alguna cita del Espíritu de Profecía en forma directa, ¿Por qué no acudir a materiales de estudio que le ayuden a despejar las dudas? Es probable que el pastor de su iglesia sea indiferente a estos asuntos, pero como dice el dicho, “el conocimiento está en los libros”. Acuda a ellos y estudie, compare, ore, luche y, ¡no se dé por vencido! La iglesia tiene libros con contenido doctrinales sólidos que pueden marear a cualquier estudiante. No se conforme con la “comida chatarra” que están preparando algunos “maestros” irresponsables. [13] En este contexto debo reconocer que experimento cierto sentimiento de “molestia espiritual” (para darle un nombre a mi sentir) hacia muchos de nuestros líderes y administradores que reflejan poco sentido de compromiso hacia los miembros de las iglesias a quienes deben alimentar con la verdad de la Palabra. Si las cosas siguen el curso que llevan, perderemos una cantidad de buenos hombres y mujeres que pudieron estar de pie ante el trono de Dios y del Cordero. Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 98


MATERIAL DE ESTUDIO PARA LA IGLESIA

[14] Las ideas expuestas aquí son tomadas del libro La Trinidad, pp. 220-222. Las comillas en esta línea no corresponden a EGW, sino que hacen referencia a las palabras del autor de esta sección del libro. [15] Cuando EGW expresa esta idea no está siguiendo la extraña idea propuesta por Smith y Waggoner quienes dijeron que el Hijo de Dios, aunque no era creado, sí fue “engendrado”, en el sentido de que (diferente al Padre) tuvo un comienzo en un tiempo remoto de la eternidad, imposible de entender por la mente finita del hombre. [16] Esta idea de EGW tampoco secunda la de un autor temprano de la iglesia que ya citamos en este documento, de que el término “eterno” aplicado al Hijo en Isaías 9:6, no hace referencia a su existencia eterna junto al Padre, sino sólo a que “permanece para siempre”. EGW expresó la idea de que si el Hijo era “igual” que el padre, entonces es “eterno” como el Padre. El Padre y el Hijo poseen filiación eterna. [17] Nuevamente aquí debe quedar claro que cuando EGW habla de la divinidad del Hijo de Dios, no lo hace en el contexto que lo entendían algunos de los pioneros, de que como Él fue “engendrado” por el Padre, le pertenecía la naturaleza divina por “derecho de herencia”. Ella es clara, Cristo es “igual” al Padre y “eterno” como el Padre; por lo tanto, “divino” esencialmente como el Padre. [18] Al expresar esta idea EGW reafirmó y contradijo algunas de las ideas de los pioneros. Reafirmó el concepto de la distinción personal del Padre y el Hijo. Son dos personas, no dos manifestaciones de una sola. El Padre y el Hijo son uno en “carácter y propósito”. Pero contradijo la posición de ellos al decir que también constituyen uno en “naturaleza”, en “autoridad y poder”. Ambos son iguales. [19] Ya E.J. Waggoner había enunciado algo muy parecido, al decir que Cristo, “Como Hijo de Dios […] tiene existencia propia, tiene por naturaleza todos los atributos de la Deidad” ( Cristo y su Justicia, p. 13). [20] Se ha reconocido acertadamente que “esta secuencia de conceptos muestra una clara progresión de lo simple a lo complejo, revelando que el entendimiento de Elena de White creció y cambió a medida que recibía luz adicional” (La Trinidad, p. 222). Es bueno aclarar que cuando se dice que el entendimiento de EGW sobre la naturaleza de Dios “creció y cambió a medida que recibía luz adicional” no se está insinuando con eso que en algún momento anterior a este período (1901-1905) ella sostuviera algo contrario. Esto debe entenderse en el sentido de que antes de este lapso temporal no aparecen en sus escritos ideas tan complejas y acabadas sobre la naturaleza trina de Dios. http://reflexionesteologicas.wordpress.com/2010/06/26/la-doctrina-de-la-trinidad-y-lospioneros-adventistas/

Compilado por el Pr. Daber Arbey Bedoya Rodríguez - Distrito Central Ibagué

Página 99

Ataque a la doctrina adventista de la trinidad  

compilacion de el ataque a ala doctrina adventista de la trinidad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you