Page 1

Los Órganos Sensoriales: Los órganos sensoriales forman parte del sistema sensorial y son órganos que son sensibles a varios tipos de energía existentes en el medio externo e interno, y la transforman en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro donde son interpretados para obtener información del entorno y generar una respuesta adecuada. Hay órganos sensoriales externos que obtienen información del mundo exterior, como la lengua, la piel, la nariz, los ojos, el oído, etc. Al mismo tiempo, los seres vivos necesitan recibir información del funcionamiento de los órganos internos para propiciar el estado de equilibrio indispensable: la "homeostasis".

¿COMO INFLUYEN EN NUESTRA VIDA DIARIA? FUNCIONES DE LA VIDA DE RELACION: Son aquellas que permiten relacionarse con el medio ambiente y responder ante los estímulos que en él se generen. Las más importantes son: Recepción de estímulos. Los órganos de los sentidos se encargan de recibir los estímulos del medio ambiente, que pueden ser químicos (olores y sabores), luminosos (visión) o mecánicos (sonidos). Sistemas de control. El sistema nervioso es el encargado de coordinar las funciones generales del cuerpo y de dar respuesta a los estímulos captados por los órganos de los sentidos. Movimiento. El aparato locomotor, que está integrado por el sistema muscular (músculos), sistema óseo (huesos), permite el movimiento interior y exterior del organismo para que pueda desplazarse de un sitio a otro, o para que en su interior se desarrollen las funciones vitales. El cuerpo humano es mucho más complejo que cualquier fábrica que pudiera construirse.. Los órganos de los sentidos son el instrumento básico para la interacción del hombre con el medio externo Los sentidos nos permiten contactarnos con lo que nos rodea. Hasta el momento sabemos que poseemos cinco sentidos. Cada uno de ellos cumple una función diferente, aunque en ciertos casos, están conectados, como el olfato y el gusto. Para poder realizar todas nuestras actividades en gran parte es necesario el mayor equilibrio de nuestros cinco sentidos, y la coordinación de ellos nos lleva a tener un equilibrio y una postura más o menos estable que le ayude a orientarse en el espacio y mantener una posición relativa en la tierra. El ojo nos proporciona información sobre la forma, color, distancia, posición y movimiento de los objetos. La audición nos permite captar los sonidos e intercambiar señales de comunicación de gran precisión con las otras personas. El olfato conectado con el sistema límbico, que es encargado del ánimo, las emociones y la memoria, contienen un significado emocional de los olores. El gusto sin una mayor importancia juega en si un papel importante en la apreciación y selección de los alimentos. El tacto, en una parte capaz de reemplazar muy aisladamente unos de nuestros sentidos; gracias a las articulaciones y los dedos, nos permite determinar el tamaño y forma de un objeto y nos ayuda a diferenciarlos. A continuación le hablaremos más sobre los órganos sensoriales.


Receptores

Receptor sensorial. Los órganos sensoriales tienen distintos receptores sensoriales que se pueden clasificar según la procedencia de los estímulos en:  Exteroreceptores: los ojos y los oídos. Reciben estímulos externos como los cambios en el ambiente.  Visceroreceptores o intereceptores: se localizan en el interior del cuerpo y son estimulados por actividades que se realizan en las vísceras.  Propioreceptores: se ubican en músculos, tendones, articulaciones y oído interno. Reciben estímulos procedentes de músculos y zonas adyacentes, como articulaciones. Los receptores también se clasifican de acuerdo con el tipo de estímulo al que son sensibles en:  Quimiorreceptores: Se estimulan con las sustancias químicas en solución, como en los sentidos del gusto y el olfato.  Mecanorreceptores: Se estimulan con las presiones mecánicas y el sonido, como en el sentido del tacto, del oído y del equilibrio...  Fotorreceptores: Se estimulan por la luz y radiaciones como en la vista.  Mecanorreceptores: Responden al movimiento, tacto, presión y sonido.  Nociceptores o receptores de dolor: Responden a exceso de calor o presión o a la presencia de sustancias irritantes, produciendo una sensación desagradable conocida como dolor.


Los sentidos Sentido (percepción). Los órganos sensoriales permiten percibir los sentidos y relacionarse con el medio.

Sentido del olfato

Olfato. El sentido del olfato está ubicado en la parte interna de la nariz, precisamente en la mucosa del epitelio olfatorio. Está formado por células ciliadas ramificadas y conectadas a los receptores de las fibras del primer par de nervios craneales (el olfatorio), que atraviesan el hueso etmoides y penetran en el bulbo olfatorio, y de ahí se conectan con la corteza cerebral. Los receptores olfatorios son muy sensibles, por lo que son estimulados por olores poco intensos. Las sustancias aromáticas desprenden partículas por lo general en estado gaseoso, que son conducidas por el aire. Al penetrar hasta la región del epitelio olfatorio, se disuelven y actúan químicamente sobre las células olfatorias. Los estímulos son conducidos al bulbo olfatorio y, por medio del primer par de nervios craneales, al cerebro. Para apreciar olores delicados se debe aspirar con fuerza por la nariz. Si los estímulos son frecuentes e intensos, los receptores se fatigan con facilidad. Las afecciones en la mucosa nasal, los inhalantes y los olores muy intensos afectan el sentido del olfato. Captamos estímulos producidos por la presencia de sustancias químicas del aire o en los alimentos que entran en la boca. Partes de la nariz, órgano en el que se halla el olfato: · Fosas nasales. · Cornetes nasales. · Mucosa olfatoria. Sentido del gusto Gusto. Las cuatro sensaciones básicas o primarias son (estas sensaciones se asocian y producen más sensaciones gustativas): Ácido. Captados por las papilas gustativas "funjiformes", se encuentran a los costados de la lengua Dulce. Captado por las papilas gustativas " funjiformes", se ubican en la punta de la lengua Salado. Captados por las papilas gustativas "funjiformes", se ubican en los costados de la lengua Amargo. Captado por las papilas gustativas "caliciformes", se ubica en la parte anterior de la lengua formando la V lingual


Inervación del sentido del gusto Relacionado con el par craneal IX y el par craneal VII bis. En boca, faringe y lengua se sitúan unos receptores gustativos (botones gustativos). Son quimiorreceptores. El nervio intermediario de Wrisberg, lleva las sensaciones a dos tercios de la parte anterior de la lengua. El nervio glosofaríngeo se ocupa de regular la sensibilidad de un tercio de la parte posterior de la lengua y de la sensibilidad del paladar. El X par tiene una función gustativa en la faringe. Las sensaciones del gusto llegan en principio al bulbo raquídeo y luego, de manera consciente, a la corteza cerebral. El gusto reside en la lengua, ésta contiene botones gustativos, que son los órganos sensoriales del gusto. En la superficie de la lengua hay pequeñas proyecciones o papilas, que contienen yemas o botones de tamaño microscópico y están abiertas a la superficie de la lengua por medio de poros (éstas células son quimiorreceptoras).

Sentido del oído y del equilibrio

Audición. Tiene una doble función: Responsable de la audición. Regula el sentido del equilibrio que depende del oído


Las células especializadas de la audición son los mecano-receptores (sensibles a los cambios de presión), alojadas en el oído interno. Responsables del oído y del sentido del equilibrio. Anatomía Se distinguen tres partes. Oído externo: Constituido por el pabellón auricular (oreja). Contiene el conducto auditivo externo. Es un túnel recubierto de glándulas sebáceas, secretoras de cerumen que protegen al tímpano. El tímpano: Es una membrana translucida (color blanquecino) que vibra con los sonidos. Está situado en el hueso temporal y es la frontera entre el oído externo y el oído interno. Oído medio: Constituido por tres huesos pequeños: martillo, yunque y estribo. Oído interno: El estribo se comunica con el oído interno a través de un orificio llamado ventana oval y a través de la ventana redonda. Consta de las siguientes partes: La cóclea. Tiene forma de caracol y es la responsable de la audición. Los conductos semicirculares. Son los responsables del equilibrio. El vestíbulo. Constituido por el sáculo y el utrículo. El oído interno .tiene una parte ósea que contiene un líquido llamado perilinfa y una parte membranosa que contiene un líquido que se llama endolinfa. Mecanismos básicos de la audición Produce el sonido (vibraciones en el espacio). Llega al conducto auditivo externo. Las vibraciones llegan al mango del martillo, yunque y estribo. El estribo entra en contacto con la ventana oval. La ventana oval está en contacto con la perilinfa que transmite la vibración de los huesecillos del oído medio a través de ondas (presión). Se produce una presión en la perilinfa de la rampa vestibular coclear. Se estimula la membrana de Reissner y se transmite la vibración a través de la endolinfa del conducto coclear. A través de receptores con células especializadas llamadas cilios se produce la excitación del órgano de Corti (órgano principal de la audición). El órgano de Corti transforma el impulso mecánico (ondas) en un impulso nervioso que es transmitido por el nervio coclear a la corteza temporal para tener la conciencia de oír. Mecanismos básicos del equilibrio Los responsables del sentido de equilibrio son los conductos semicirculares del oído interno orientados en todas las direcciones.


Son tres y están alojados en el hueso temporal. Constan de una parte ósea (perilinfa) y una parte membranosa (endolinfa). Estos conductos semicirculares se comunican con el utrículo de la cóclea. El movimiento de la endolinfa, estimula unas neuronas especializadas que están situadas en una ampolla denominada cresta acústica que transmiten las vibraciones a través del nervio vestibular (parte que corresponde al equilibrio). Sentido de la vista Visión. Consiste en la habilidad de detectar la luz y de interpretarla. La visión es propia de los animales teniendo éstos un sistema dedicado a ella llamado sistema visual. La visión artificial extiende la visión a las máquinas. La primera parte del sistema visual se encarga de formar la imagen óptica del estímulo visual en la retina. Esta es la función que cumplen la córnea y el cristalino del ojo. Las células de la retina forman el sistema sensorial del ojo. Las primeras en intervenir son los fotorreceptores, los cuales capturan la luz que incide sobre ellos. Sus dos tipos son los conos y los bastones. Otras células de la retina se encargan de transformar dicha luz en impulsos electroquímicos y en transportarlos hasta el nervio óptico. Desde allí, se proyectan a importantes regiones como el núcleo geniculado lateral y la corteza visual del cerebro. En el cerebro comienza el proceso de reconstruir las distancias, colores, movimientos y formas de los objetos que nos rodean. Anatomía del ojo Ojo. Constituido por: El globo ocular Se aloja en la órbita que es una cavidad ósea constituida por siete huesos. Está inervado por el nervio óptico (par II) que se introduce en el cráneo. Está rodeado por músculos extrínsecos, nervios, vasos sanguíneos y la glándula lacrimal. En la parte interna de la cavidad orbitaria se encuentran los conductos lacrimo-nasales que comunican la órbita con la fosa nasal. Las 5/6 partes del globo se alojan en la cavidad orbital y solo una 1/6 parte está expuesta al exterior en contacto con los párpados. Estructuras para-oculares Los párpados. Tienen como misión la de proteger al ojo. Glándula lacrimal. Carúncula lacrimal. Punto donde salen las lágrimas.


Punto lacrimal. Conducto lacrimo-nasal. Conductillo lacrimal. Pupila. Iris. Humor acuoso: Es un líquido claro que es secretado por los procesos ciliares que tiene como función la de nutrir la córnea. Rodea al cristalino por su parte delantera. En la parte anterior del ojo existen dos cámaras que están bañadas por el humor acuoso: a) Cámara anterior. Es un espacio que existe por delante del iris. b) Cámara posterior. Es un espacio existente entre el iris y el cristalino. Humor vítreo: Es un líquido gelatinoso más espeso que el humor acuoso. Baña y llena la cámara vítrea, situada por detrás del cristalino. Sujeta a la retina para que no se produzca un desprendimiento. Permite el paso de luz Iris: Es una capa formada de células pigmentarias (le dan el color al ojo). Es un diafragma contráctil circular que está por delante de la pupila, situado entre la córnea y el cristalino. Contiene el músculo del iris que es el responsable de la apertura y cierre de la pupila (espacio que deja el iris). Membrana conjuntiva: Es una membrana que protege el ojo y tiene dos partes: 

Conjuntiva bulbar. Recubre la parte anterior del ojo.

Conjuntiva palpebral. Recubre la parte del interior del párpado.

Cristalino: Es una lente intraocular biconvexa situada detrás del iris y delante del humor vítreo. Tiene una estructura transparente y es flexible. Está sujeto por los procesos ciliares, que además la nutren por que el cristalino es avascular. Tiene como función la refracción de la luz. Su biconvexidad varía para poder enfocar de cerca y de lejos.


Córnea: Es la zona anterior de la esfera ocular. Es transparente y avascular. Tiene como función refractar la luz. Procesos ciliares: Secretan el humor acuoso en el cuerpo ciliar. Sujetan el cristalino. Cuerpo ciliar: Contiene los procesos ciliares. Está bañado por humor acuoso. Capas del globo ocular Esclerótica. Capa externa en continuidad con la córnea. Es el blanco de los ojos. Tiene como misión proteger el ojo y sus capas internas. Contiene la conjuntiva. Coroides. Capa media vascular. Termina en la parte anterior del cuerpo ciliar. Contiene plexos nerviosos y capilares responsables de la nutrición de la retina. Retina. Capa interna donde se sitúan las neuronas especializadas en captar las señales luminosas (conos y bastones). Es una membrana muy fina. Está en contacto con la coroides y el humor vítreo. Esta inervada por el nervio óptico. Es irrigada a través de la arteria central de la retina. Tiene dos capas. Una capa externa formada por el iris. Una capa interna formada de neuronas fotorreceptoras que se excitan con la luz. Estas neuronas son los conos (especializados en la visión diurna) y los bastones (especializados en la visión nocturna). En la retina, además, se encuentra: La papila óptica. Es de donde sale el nervio óptico. No es sensible a la luz, por lo que se utiliza como zona de exploración. En la papila óptica no existen ni conos, ni bastones. La fóvea central. Es la zona donde existe una mayor concentración de conos. En su interior se encuentra la macula óptica que es centro de mayor agudeza visual.

Tacto El sentido del tacto o mecano recepción es aquel que permite a los organismos percibir cualidades de los objetos y medios como la presión, temperatura, aspereza o suavidad, dureza, etc. En el ser humano se considera uno de los cinco sentidos básicos. El sentido del tacto se halla principalmente en la piel, órgano en el que se encuentran diferentes clases de receptores nerviosos que se encargan de transformar los distintos tipos de estímulos del exterior en información susceptible de ser interpretada por el cerebro. La piel se divide en dos capas: epidermis, que es la capa superficial y la dermis que es la capa más profunda. Epidermis: Está constituida por un tejido epitelial. Está formada por células muertas plegadas, denominadas melanina que es el pigmento que da color a la piel dermis: tejido conjuntivo. Está formado por dos glándulas, las glándulas sebáceas y las sudoríparas. Debemos tener en


cuenta que aunque principalmente el sentido del tacto se encuentra en la piel, también lo encontramos en las terminaciones nerviosas internas del organismo pudiendo percibir los altos cambios de temperatura o el dolor. Por lo que es el más importante de los cinco sentidos permitiéndonos percibir los riesgos para nuestra salud tanto internos como externos. Contacto. “Cuando nos describimos como seres sensibles, lo que queremos decir es que somos conscientes. El significado más literal y amplio es que tenemos percepción sensorial.” “Para entender, tenemos que usar la cabeza, es decir, la mente. En general, se piensa en la mente como algo localizado en la cabeza, pero los hallazgos en psicología sugieren que la mente no reside necesariamente en el cerebro sino que viaja por todo el cuerpo en caravanas de hormonas y enzimas, ocupada en dar sentido a esas complejas maravillas que catalogamos como tacto, gusto, olfato, oído y visión.” El tacto pertenece al sistema sensorial cuya influencia es difícil de aislar o eliminar. Un ser humano puede vivir a pesar de ser ciego, sordo y carecer de los sentidos del gusto y el olfato, pero le es imposible sobrevivir sin las funciones que desempeña la piel. El tacto afecta a todo el organismo, así como a la cultura en medio de la cual éste vive y a los individuos con los que se pone en contacto. En muchos aspectos, el tacto es difícil de investigar. Todos los demás sentidos tienen un órgano clave que puede ser estudiado; para el tacto, ese órgano es la piel, y se extiende por todo el cuerpo. Aspectos biológicos

La piel: La piel se encuentra en un estado constante de renovación debido a la actividad celular de sus capas profundas, varía de textura, flexibilidad, color, olor, temperatura y otros aspectos. Lleva consigo su propia memoria de experiencia, define nuestra individualidad; no sólo tenemos huellas digitales que son únicas, también tenemos una disposición de poros que es única. Es nuestra piel lo que se interpone entre nosotros y el mundo, constituye aproximadamente el 12% de nuestro peso corporal.4 La punta de los dedos y la lengua son mucho más sensibles que otros puntos del cuerpo. Las partes más pilosas son generalmente las más sensibles a la presión, porque hay muchos receptores sensoriales en la base de cada pelo, también es más delgada la piel donde hay cabello o vello. El sentido del tacto no está en la capa externa de la piel, sino en la segunda, en la dermis. Receptores de la piel Mecanorreceptores de la piel Exteroceptores corpusculos de Meissner Corpúsculos de Pacini Terminaciones de Ruffini Receptores de Merkel Corpúsculos de Krause Receptores de los folículos pilosos Quimiorreceptores

Exteroceptores Nociceptores(receptores del dolor)


Interoceptores Termorreceptores

Exteroceptores receptores de calor y el frio

Los receptores sensoriales de la piel detectan los cambios que se producen en el entorno; a través del tacto, la presión y la temperatura. Cada tipo de receptor está inervado por un tipo específico de fibra nerviosa.5 Los distintos mecanorreceptores se distinguen por el tamaño de su campo receptivo, la persistencia de su respuesta y el margen de frecuencias al que responden, Se necesita todo un ejército de receptores para crear esa delicadeza sinfónica que llamamos caricia. Entre la epidermis y la dermis se encuentran los diminutos corpúsculos de Meissner, parecen especializarse en las partes no pilosas del cuerpo(las plantas de los pies, las puntas de los dedos, el clítoris, el pene, los pezones, las palmas y la lengua). Las zonas erógenas y otros puntos hipersensibles responden muy rápidamente a la más ligera estimulación. Sensibilidad táctil: La sensibilidad táctil, se divide en dos tipos, los cuales, para llegar al encéfalo, siguen vías sensitivas diferentes: Sensibilidad protopática: es la sensibilidad más primitiva y difusa, poco o nada diferenciada, que responde a todos los excitantes cutáneos dolorosos, al calor y al frío extremos y al tacto grosero; el sujeto no puede localizar con exactitud el lugar en el que obra el estímulo, ni discriminarlo. Esta sensibilidad es la primera que reaparece cuando un nervio sufre una lesión. La segunda neurona se cruza a la altura de la médula. Sensibilidad propia del Sistema Antero Lateral (SAL) o Espinotalámico. Sensibilidad epicrítica: es la que asegura una discriminación más fina, localizada y exacta, permite apreciar el estímulo de poca intensidad, normalmente ejerce influencia inhibitoria sobre el sistema protopático, siendo esta más reciente. (Responsable de la capacidad de reconocer formas y tamaños). A diferencia de la otra, su segunda neurona se cruza a la altura del bulbo raquídeo a nivel de C1 en la "decusación sensitiva" formando las fibras arcuatas o arquedas. Propia del sistema de los cordones dorsales. La sensibilidad termoalgésica (temperatura y dolor) se transmite al encéfalo por una vía diferente. El tacto nos enseña que vivimos en un mundo tridimensional, nos enseña que la vida tiene profundidad y contorno; se está experimentando con éxito como sustituto de la audición. Un acercamiento a la piel humana caucásica. Presión: Los Corpúsculos de Pacini responden muy deprisa a cambios en la presión y tienden a reunirse cerca de las articulaciones, en algunos tejidos profundos, así como en las glándulas genitales y mamarias. Son sensores gruesos, en forma de cebolla, y le dicen al cerebro qué es lo que los presiona y también qué movimientos hacen las articulaciones o de qué modo están cambiando de posición los órganos cuando nos movemos. No se necesita mucha presión para hacerlos responder y enviar mensajes al cerebro; son sensibles a las sensaciones de vibración o variación, especialmente las de alta frecuencia. Temperatura: Los Corpúsculos de Ruffini se hallan a cierta profundidad bajo la superficie de la piel y registran la presión constante; son sensores de temperatura. No puede sorprender que la lengua sea más sensible al calor que muchas otras áreas del cuerpo. A diferencia de otras informaciones táctiles, las de temperatura le dan cuenta al cerebro de cambios tanto altos como bajos, con frecuentes actualizaciones. El cuerpo responde inmediatamente a los cambios de temperatura, y sentimos el frío con un espectro corporal más amplio que el que tenemos para sentir el calor. Muchas más mujeres que hombres dicen tener las manos y los pies fríos, lo que no debería sorprender a nadie. Cuando el cuerpo se enfría, protege antes que nada los órganos vitales (por eso es tan fácil que se congelen las


extremidades); en los humanos, protege los órganos reproductores. Cuando los labios se nos ponen azules o el frío nos insensibiliza los dedos de los pies, es porque los vasos sanguíneos se comprimen y el cuerpo sacrifica las extremidades para mandar más sangre a la esencial sección interna. El dolor: Existen receptores especializados en la sensación de dolor. Esta sensación es muy útil para la supervivencia del individuo pues actúa como un mecanismo de alarma que detecta situaciones anormales posiblemente nocivas. La finalidad del dolor es prevenir al cuerpo de un posible daño. El dolor, algunos dicen que es una respuesta de receptores específicos a peligros específicos, mientras otros piensan que se trata de algo mucho más ambiguo, una estimulación sensorial extrema de cualquier tipo, porque en el delicado ecosistema de nuestro cuerpo, un exceso de cualquier cosa podría perturbar el equilibrio. Cuando sentimos dolor, suele doler el sitio localizado, pero responde el cuerpo entero.

CONCLUSIONES: -Los sentidos nos proporcionan la información vital que nos permite relacionarnos con el mundo que nos rodea de manera segura e independiente. El sentido de la vista es el que permite al hombre conocer el medio que lo rodea y relacionarse con sus semejantes. El sentido del oído nos permite percibir los sonidos, su volumen, tono, timbre y la dirección de la cual provienen. El olfato es el más sensible de los sentidos, ya que unas cuantas moléculas –es decir, una mínima cantidad de materia– bastan para estimular una célula olfativa El gusto consiste en registrar el sabor e identificar determinadas sustancias solubles en la saliva por medio de algunas de sus cualidades químicas. El tacto es el encargado de la percepción de los estímulos que incluyen el contacto y presión, los de temperatura y los de dolor


Organos Sensoriales  

una pequeña explicacion de lo que es los organos sensoriales

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you