Issuu on Google+

E

ENTRE LíNEAS En la reciente celebración de la edición de 2012 del “Suaren Eguna” (Día del Fuego) que viene organizando Tecnifuego-Aespi en Bilbao desde hace tres años, tuve ocasión de participar en una interesante mesa redonda que tuvo lugar tras las ponencias de dos representantes de los organizadores (uno de protección pasiva y otro de activa). Ambos tuvieron intervenciones en las que se hicieron eco de la depresión generalizada entre los fabricantes del sector, debido a la triste situación del mercado de la protección contra incendios que día a día va disminuyendo, cuando no desapareciendo. En mi intervención en la mencionada mesa redonda y en otros momentos del debate atendiendo a las preguntas de los asistentes expuse la teoría de que el sector de la protección contra incendios en España tiene un problema de Estado. Esta teoría se sustenta en varios puntos: Primero: el Estado español no elabora las estadísticas de incendios que él mismo se atribuyó mediante el Real Decreto 1053/85, y sin datos no se puede ni se debe reglamentar; es imposible que una o varias personas desde una planta de un edificio ministerial de la Castellana de Madrid puedan regular acertadamente sin ser expertos conocedores del sector y sin datos objetivos de la realidad. Tampoco las compañías aseguradoras presentan datos referentes a las pérdidas producidas por incendios y sus causas, que serían de gran utilidad para la regulación de la PCI en algunos sectores. Segundo: los dos ministerios competentes en materia de edificación y de industria pugnan por ser ambos los reguladores de las competencias de PCI. Desde estas páginas ya hemos manifestado nuestra postura de que tan solo debiera haber un ministerio regulador en la materia. Tercero: la rivalidad latente entre la administración del Estado y las administraciones autonómicas, provinciales y locales es la causa por la cual los ministerios reguladores de las condiciones de PCI se niegan reiteradamente a que en la legislación se recoja que la

La PCI, problema de Estado   Prevención de INCENDIOS

Número 54 – 4º Trimestre de 2012


inspección y control es una competencia de los servicios de bomberos, como ocurre en otros países europeos. Cuarto: la legislación de PCI en España no es de aplicación a los edificios y actividades construidos con anterioridad a la legislación promulgada. Esto provoca una gran desigualdad social ya que las medidas que aportan seguridad a los ciudadanos no se aplican a los edificios antiguos donde vive la gente con menos recursos y más edad que son los más vulnerables a los incendios. Este principio de no aplicación de la nueva legislación a lo ya existente no se tiene en cuenta en otros sectores relacionados con la seguridad; se debe estudiar, por tanto, cómo aplicar a la sociedad española la legislación que tenga como objetivo la prevención de incendios, o al menos, parte de esta legislación. Quinto: los conocedores del sector de la PCI saben que cuando una ciudad crea el departamento de prevención de incendios dentro de su servicio de bomberos y empieza a funcionar como autoridad de control de la aplicación de la legislación de PCI y ejerce sus funciones de inspección, el mercado de la protección contra incendios crece por dos o más. En el siglo XXI no es posible que los Estados a través de sus ministerios regulen en contra de la sociedad civil. Si hay alguien que pretende eso, lo que hay que hacer es cambiarlo y por lo tanto pedir su dimisión con carácter urgente. La sociedad civil somos las asociaciones que representamos el sector junto con las asociaciones de consumidores y podemos constituirnos como plataforma para luchar contra alguno de los puntos mencionados, eso sí, para que este proyecto tenga éxito nadie ha de querer asumir más protagonismo que la parte que le corresponda. Así, todos unidos, podremos ir juntos a la administración a pedir que se regule todo aquello que hayamos podido consensuar que vaya en beneficio de la sociedad y de los ciudadanos. Javier Larrea. Secretario General de la APTB.

Los mejores regalos de seguridad para estas fiestas Detector de Incendios Óptico 192 muertos en incendios En España en 2010 se produjeron 192 víctimas mortales en incendios y explosiones. El 70% fallecieron en edificios de vivienda. Muchas de estas víctimas se habrían podido evitar con un detector de incendios.

20 E

<< Pequeño electrodoméstico que detecta el incendio y hace sonar una fuerte alarma que te avisa para que puedas escapar del incendio. << Si es de noche, esta alarma te podrá despertar. Es el mejor sistema para sobrevivir en un incendio cuando se produce por la noche. << Funciona con una pila que viene incluida.

Detector de Monóxido de Carbono

37 E

<< Pequeño aparato que debe instalarse en todas las habitaciones donde haya quemadores de gas, queroseno, chimeneas, etc. << El detector utiliza una célula electroquímica que comprueba la concentración de CO cada 50 segundos. El indicador verde parpadea cada minuto para indicar que el suministro de la batería es correcto. Cuando el detector detecta CO la alarma suena y el indicador rojo parpadeará en velocidades diferentes según el nivel de CO. << Funciona con 3 pilas que vienen incluidas.

Manta Apagafuegos

25 E

<< Sirve para apagar los fuegos de líquidos inflamables, como el aceite de una sartén o de una freidora. También puede servir para envolver a una persona en caso de que ardiesen sus ropas. << Se presenta en una funda de PVC rígida que dispone de dos bandas para su rápida extracción y desplegado. << Desplegada tiene un tamaño de 1 m x 1 m. << Colocarla en la cocina en un lugar visible y fácil de alcanzar. Número 54 – 1º Trimestre de 2012

www.aptb.or g

Prevención de INCENDIOS 



Pedidos: APTB | Tel.: 944 061 200 | Fax: 944 061 201 | publicaciones@aptb.org


Entrelíneas Nº56