Issuu on Google+

Patricio Baus H., Gerente General, BankWatch Ratings S.A.

¿Es la Calificación de Riesgo necesaria para el Mercado de Valores?

EL REVNI OFRECE Es fundamental que las calificadoras de riesgo mantengan su independencia y su FINANCIAMIENTO autonomía a la hora de cumplir con su papel, sin ceder a presiones e influencias PARA deLA parte PYMES de otros participantes con el

ánimo de ganar más participación de mercado. Desde 1096 el Estado ha venido ejerciendo su función de regulador de los títulos que represetan valores y del mercado de capitales delpaís. La ley cuatoriana faculta además a las bolsas de valores para que dicten sus propias normas de conducta, lo que se conoce como autorregulación.

Calificación de Riesgo


Las calificadoras de riesgo son entidades creadas especialmente para el análisis de riesgos en operaciones y actuaciones del mercado, creando un instrumento de apoyo para la toma de decisiones. La estructura técnica de una calificadora está diseñada para desempeñar procesos de análisis, con personal capacitado y metodologías desarrolladas con este fin. Conforme a su estructura, respaldada en sus informes y estudios expuestos al mercado, las calificadoras deben generar confianza y seguridad. La esencia de la calificación de riesgo es otorgar una opinión profesional sobre la capacidad que tiene un emisor (una compañía) para cumplir con sus obligaciones frente a terceros. La calificación de riesgo debe ser una fuente de información oportuna, transparente, objetiva e independiente para las personas e instituciones que participan en el mercado de valores. La opinión de las calificadoras está dirigida principalmente al inversionista, quien se beneficia de un criterio técnico que le sirve de herramienta de apoyo para la toma de sus decisiones financieras. Las asignaciones relacionadas con labores de calificación se determinan de acuerdo a la experiencia y a las habilidades relevantes de cada calificadora, lo que define la calidad e integridad del proceso de calificación.

LA CALIFICACIÓN DE RIESGO BUSCA DAR UNA OPINIÓN PROFESIONAL SOBRE LA El financiamiento de capital de trabajo, en cambio, es CAPACIDAD DE UN EMISOR aquel que se requiere para fondear el giro del negocio. En las empresasPARA que prestan servicios, por CON ejemplo, hay que CUMPLIR SUS pagar arriendos y nóminas hoy, mientras que las ventas OBLIGACIONES. El uso de este instrumento de soporte ayuda a los clientes a diferenciar entre empresas con servicios similares. Los accionistas de las empresas utilizan la calificación como elemento de evaluación de la gestión y del desempeño de la gerencia. Los organismos reguladores se apoyan en la calificación como complemento a las labores de análisis y monitoreo de los entes supervisados. Y el mercado, en general, la tiene como una fuente de información adicional a sus propios análisis. Las calificaciones son otorgadas por un comité de calificación, que es un organismo integrado por profesionales competentes que cumplen con una serie de requerimientos técnicos específicos solicitados por Ley. Esto permite mantener la independencia en la opinión y eliminar posibles conflictos de interés. Los miembros del comité son responsables ante la Ley por las resoluciones que tomen en el proceso de calificación. Si la calificación de riesgo cumple con estos principios y procesos, debemos asumir que su necesidad y valor en el mercado no son cuestionables. Pueden surgir dudas respecto a la correcta aplicación de los principios éticos y técnicos, ante lo cual no se debe objetar a la calificación de riesgo como tal sino particularmente a los involucrados en los procesos que no cumplan cabalmente con su papel. ¿CUÁL ES LA RESPONSABILIDAD DE LAS CALIFICADORAS DE RIESGO Y DEL MERCADO? La norma legal establece de manera particular y general los requisitos para la operación de las calificadoras de riesgo, que deben ajustar sus estructuras con personal técnico capacitado en la dimensión en que el mercado lo exija. Las calificadoras deben mantener la independencia y la autonomía de criterio con respecto a las influencias de otros participantes, utilizando para ello metodologías adecuadas a los casos particulares que se analicen, e indicando el alcance y la cobertura del razonamiento realizado.

En el mercado de valores intervienen distintos tipos de instituciones que desempeñan encargos específicos referentes a negocios financieros con diferentes especializaciones. Unos se dedican a la intermediación financiera, otros a la estructuración financiera, otros a la creación de negocios, otros más a la administración de mandatos, etcétera. Las calificadoras de riesgo son el vínculo entre la exposición que tienen estas instituciones y el público que demanda negocios, por lo tanto cumplen el papel de termómetro de una situación del mercado. Las calificadoras tienen bajo su responsabilidad todo el peso de las consecuencias de sus opiniones, de allí que su actuación debe ser íntegra y ajustada a las más sanas prácticas de cumplimiento de su mandato. Si bien la responsabilidad final de una operación de oferta pública recae en las calificadoras de riesgo, quienes luego de ejecutar el análisis y la evaluación de un instrumento otorgan una calificación que servirá de guía Dudas frecuentestodas y respuestas a los inversionistas, las instituciones participantes en el proceso juegan un papel determinado y cumplen una obligación para el buen desenvolvimiento del mercado. Los participantes del mercado, sin excepción, deben exigir seriedad y profesionalismo durante toda la cadena de valor en la originación de los instrumentos financieros para consolidar un mercado de valores transparente.

LAS EMPRESAS UTILIZAN LA CALIFICACIÓN PARA EVALUAR EL DESEMPEÑO Y LA GESTIÓN DE LA GERENCIA. LOS REGULADORES SE APOYAN EN ELLA COMO COMPLEMENTO A SUS LABORES DE ANÁLISIS Y MONITOREO. Y EL MERCADO LA TIENE COMO FUENTE DE INFORMACIÓN. El enunciado de estos lineamientos suena correcto, pero cuando vamos a su aplicación nos tropezamos con circunstancias reñidas con las buenas prácticas de cumplimiento de las normas y se juega al límite de la interpretación. Es imprescindible contar con un órgano de control experto, que entienda a profundidad el mercado y que maneje las normas con criterios técnicos. El éxito del mercado tiene un fuerte componente de profesionalismo y conocimiento de los controladores en los procesos y su correcta aplicación. Una administración efectiva de potenciales conflictos de interés -mediante una amplia y precisa gama de políticas, procedimientos y estructuras organizacionales destinadas a reforzar la objetividad, la integridad y la independencia de las calificaciones, en conjunto con una fiscalización regulatoria fortalecida y constante- forjará una arquitectura financiera sólida para un mercado de valores con visión de largo plazo.

Calificación de Riesgo


¿CUÁNDO LAS CALIFICACIONES DEJAN DE SER ÚTILES? Una calificación técnicamente realizada debe ser oportuna y prospectiva, para que el inversionista tenga la confianza de recibir en tiempo y forma su inversión, de acuerdo con los términos pactados inicialmente. Cuando se dan cambios súbitos de calificación franqueando escalas altas de inversión (AAA, AA, A) a escalas especulativas y de posible pérdida (C, D, E), con explicaciones simples, estamos ante una situación de grave deficiencia técnica y de integridad en el cumplimiento del mandato del calificador. Una acción de calificación post mortem (después que el emisor incumplió sus obligaciones) no tiene validez para el mercado. Un cambio repentino de varias categorías en la escala de calificación, sin que haya ocurrido un hecho subsecuente importante, denota deficiencias en la evaluación inicial o en los seguimientos de una emisión. Otorgar calificaciones iniciales generosas, con el afán de congraciarse y de mantener un cliente, no solo perjudica a los inversionistas sino que daña la credibilidad de todos los participantes del mercado de valores. Es primordial contar con emisores, estructuradores e inversionistas que busquen calidad y no facilidad en estos procesos, teniendo en mente un horizonte de largo plazo y no inmediatista. La miopía de tomar decisiones que favorezcan el corto plazo es el principal enemigo del desarrollo. Los emisores contarán con una herramienta de financiamiento constante y recurrente que les dé resultados positivos en su gestión si escogen conscientemente a los que serán gestores en su incursión en el mercado, entregando la información solicitada para un correcto análisis de su situación, que se vea reflejada en una estructura financiera acorde a sus necesidades y posibilidades. Las calificadoras de riesgo, protagonistas importantes en este mercado, deben mantener la independencia y la autonomía en sus acciones, sin ceder a influencias de otros participantes con el ánimo de ganar mercado. Las reflexiones efectuadas en este artículo tienen la sana intención de compartir inquietudes que nos competen a todos los que conformamos el mercado de valores. De aplicarlas correctamente, trabajaremos en beneficio de un mercado fuerte y confiable que continúe su crecimiento en el tiempo.

Dudas frecuentes y respuestas

Calificación de Riesgo


Patricio Baus