Issuu on Google+

EL PAPÁ, EL HIJO Y EL ÁRBOL El lunes plantaste un mimo, la caricia que te di cuando el domingo a la noche me tuve que despedir. Lo metiste tierra adentro en un pozo del jardín; lo regaste con palabras que inventaste para mí. Ahora que duermo lejos Y el viento se puso gris el árbol de las caricias te hará sentir que volví. Inédito

MEZCLAMORES Gira gira el amarillo y con su pincel-flequillo saca brillo. A lo loco viene el rojo cabalgando sobre un piojo… ¡sin anteojos! Van derechito a la zanja, y se hacen puré naranja. Sin embargo… ¡maravilla! Quedó una gota amarilla en la orilla…

que sueña un príncipe azul, y engalanada de tul rueda al sur. “¡Casémonos este viernes, y hagamos hijitos verdes!” grita y muerde. Pero el azul ama al rojo, el color que veía flojo… y allá se va en bicicleta al rincón de la paleta para ser, con él, violeta. Inédito

PUERTAS Por la primera, se espía. La segunda se destraba con un girar de manija. La tercera se entreabre. La cuarta se empuja un poco (si el que lo hace, se anima) para ver lo que se ve, y también lo que se mira.

Por la quinta se ha de entrar aunque algunos lo prohíban, para sentir con el cuerpo lo que en otro lado habita. La sexta, roja de magia, se atraviesa en zambullida sin pensar en los peligros, sin buscar una salida. Con esta ya están las siete, siete puertas para abrirlas una por una, sin pausa, siete por siete, sin prisa. Primera mención en el concurso 2007 Jitanjáfora (libro “Los oficios del lapis”) y también publicado por Lengua 6 - Prácticas del Lenguaje, 2010, de Editorial Tinta Fresca

CHO La semilla de la tierra mostró un brote. El brote con llovizna fue una planta. La planta con el tiempo se hizo árbol. El árbol de su rama sacó un fruto. El fruto tenía semilla. Pero ese árbol (que había sido planta que había sido brote que había sido semilla), tenía un bicho que se comió la semilla, que no pudo ser brote,

ni con llovizna ser planta, ni con el tiempo ser árbol, ni rama, ni fruto, ni semilla, ni ser, tan siquiera, comida por un bi Inédito

SE QUEDA, SE QUEDA La tierra saca un hilito El hilo cose un botón el botón sopla perfume con gusto a flor. No pide permiso esta primavera se queda, se queda De la rama crece un nido del nido brota un pichón del pichón nacen dos alas… ¡Ya las abrió! No pide permiso esta primavera se queda, se queda. De la noche salta un grillo del grillo, una canción de la canción se abre un beso beso de arroz. No pide permiso esta primavera

se queda, se queda. El viento trae un panadero el panadero, ilusión la ilusión pide un deseo… ¡Ya se cumplió! Inédito En otra version, está publicado en el libro “Para Vos”, de Ed. Sietepuertas HORMIGAS Semillas de la noche que caminan Un dos tres infinitas van en fila. (¿Serán las estrellas los agujeros que ellas dejan?) Inédito

REY

En un país muy lejano, más que mucho tiempo atrás un rey de cuento salía a caminar.

Paso tras paso pasaba

y viendo tanto pasar pasó que traspasó tanto que… ¿lo ves? llegó hasta acá.

¿Qué son esos animales -se le dio por preguntarcon ruedas en vez de patas y aletas de metal?

Y en esas torres cuadradas, ¿cuántas princesas habrá? El dragón que las custodia, ¿sabrá volar?

¿Por qué cambian de colores las esferas de cristal? ¿Con qué marcan los caminos? ¿No se usan migas de pan?

¿Cómo esconden los tesoros? ¿Cuántas sirenas da el mar? ¿Dónde se ovillan los ogros, si se ve que no hay lugar?

Las viejitas pura ropa que duermen en el portal ¿son hadas que poco piden o brujas que mucho dan?

¿Los bebés nacen de flores, o de repollos-mamá? ¿Y los duendes de los bosques? ¿en qué hueco dormirán?

¿Quién enrolló el arco iris? ¿Hay habas para trepar? ¿Qué es lo que una vez, había… y ahora no hay?

Desde un país muy lejano, más que mucho tiempo atrás un rey de cuento llegaba acá.

Paso a paso preguntaba se preguntaba al pasar pasando, se pasó tanto que...

que… ¿rey?

¿dónde estás? Inédito

SI ¿Cómo hacen dos letras para girar una vida?

NO ¿Cuántos no guarda una noche?

LUNA ¿De dónde cuelgan la luna? ¿Con qué se gasta? ¿Cómo la amasan? ¿O será la luna el ojo por donde la noche mira?

EFECTO El día encoge las cosas la noche las deforma

LA CIUDAD INVISIBLE Cuentan que cuentan que cuentan que existe una ciudad

que no se ve. ¿Cómo saben los que cuentan si nunca la vieron? ¿A ver? Unos dicen que está lejos, otros fueron una vez. Pero todos aseguran que si se apagan las luces y se encienden los sentidos, la empiezan a recorrer. CUATROJOS Yo tenía dos ojos, carozos muy cojos, que sólo veían la pampa y la vía. Si estaban cerrados pesados, cansados, en un mar oscuro roncaban a dúo. Cuando iban abiertos, atentos, despiertos, presumían lo bien que ellos sabían ver. Pero en una tarde, de esas que se abren, los dos se calzaron anteojos muy raros. ¡Cómo descubrían asían, vivían…!

Vieron de repente la chancha y los veinte. Vieron maravillas que chillan, que brillan. También cosas feas, rastreras, no creas. Miraron de cero. Lo viejo, lo nuevo. Visto desde abajo, de frente y de cuajo. Lo vieron dos veces, lo abrieron con creces y entendieron todo de distinto modo. Yo tenía dos ojos gorgojos, dos piojos. Cuatro tengo hoy: por muchos más, voy.

Inéditos

HILITO El primer hilo de sol tejió el brillo de la luna, la luna se hizo de oro y el oro bañó tu cuna.

CANTO

Cantá, pajarito, pintá la mañana, así las estrellas se cierran… para que esta noche rellenen tu almohada y de nuevo en ellas te pierdas.

POEMAS PARA VESTIRSE NENE Usa pelusa la blusa y botón, el camisón. Usa tinta el tintorero y este nene, un panta-panta y este nene, un panta… ¡lón!

NENA A esta nena le pondremos hecho de sol, un solero y una sombrilla de sombra pintará con su sombrero.

BESABRAZOS Te doy un beso en la frente porque te vi de repente. Un besado bien mojado en cada cachete inflado.

Diez besitos livianitos en estos dedos chiquitos. Un besansa que descansa en la almohada de tu panza. Un besote que rebote en tus jamones grandotes. Un besoso muy ruidoso en tus quesitos sabrosos. Y de tantos besosazos ¡ahora vienen los abrazos!

PICO PICO Pico pico para un lado milanesa con helado pico pico para el otro mantequita de poroto pico pico, picoté ¿qué comida quiere usté?

NUBELANA Una ove, ovejita Ovi ovi, ovillaba una nube, nubecita sueñonube, nubelana. Publicados en el libro “Versos de sol a luna”, de Ed. Sietepuertas

EL REGALO PARA JUANA Cuentan que la mini rana Juana En una laguna Americana Organizaba una fiesta A la hora de la fiesta Con mama, papa y sus cien hermanas. El primer invitado, el cangrejo, Salió temprano creyendo que era lejoa Pero, ya lo sabrán, Sin duda era nomás Que estaba caminando como espejo. El Segundo en salr fue uno amoroso Con coco todos flojos, pegajososo, Que come mucha miel Estoy seguro, es él: El oso melosísimo meloso. El que nunca podría estar ausente, porque él cuando baila se divierte, Es el flamenco rosa, Que fue, miren qué cosa, Disfrazado con medias de serpiente. Bichos largos, cortos, finos, gruesos, Con pelo, escamas, plumas o sin huesos A la laguna van (acá los ves, ya están) para regalarle a Juana un beso. Cuentan que de tanto besa y besa En la fiesta hubo gran sorpresa Y cuando menos lo esperó La rana se convirtió… ¡en una mini Juana Princesa!

Publicado en el libro homónimo de Ed. Sietepuertas

VUELTA DE CONEJO Martín jugaba en la plaza con su globo de conejo pero se soltó el piolín y el globo empezó a subir hasta perderse allá lejos. Volando cruzó las calles del centro de la ciudad, con sus balcones cuadrados, filosos y amontonados planta baja, quinto A. Y si la gente del campo le convidaba un saludo el globo se hacía más gordo porque suspiraba hondo aire puro puro puro. Cuando descubrió la playa recostado en una nube saltó y se puso a jugar con esas olas de sal que siempre bajan y suben. Una vez que cruzó el mar (por arriba y por adentro) el sol lo empapó de brillo y él se puso amarillo: había llegado al desierto. Después de tanto calor, por suerte llegó a la selva

donde las sombras son largas y los animales andan tejiendo naturaleza. Dio toda la vuelta al mundo en su redondo paseo, cuando otra vez vio las casas en el barrio de la plaza y flotó hasta el arenero. Martín vio que su conejo iba directo hacia él, lo abrazó y le dijo: ¡Dale, en la otra vuelta llevame a mí también!

Publicado en el libro homónimo de Ed. Sietepuertas

UN DÍA EN LA LAGUNA La pata y sus tres patitos se bañan en la laguna. Los hermanos amarillos, aferrados de sus plumas, juegan rondas en el agua con pétalos de nenúfar Parados en una pata Los flamencos los saludan: “¡Que se diviertan, amigos, vivan muchas aventuras!” Cuando la noche se acerca Y se apaga la blancura,

Mamá pata, con voz suave, Canta una canción de cuna… Y los patitos se duermen Bajo la luz de la luna.

UN ELEFANTE IMPORTANTE Hace tiempo, un elefante decidió hacerse cantante. Fue a ver al director grillo vestido muy elegante con un sombrero amarillo y sus dos pares de guantes, Le recitó un estribillo con la trompa hacia adelante y el tremendo ruido hizo que el pobre grillo se espante. Pero le ofreció un trabajo: Que fuera su acompañante. y le enganchó en los colmillos unos platillos brillantes, un tambor para la cola Y cascabeles gigantes. Ahora, el dúo musicante Da recitales los martes.

UNA MONTAÑA DE BANANAS

Doña Mona se despierta muy temprano a la mañana. Estira todo su cuerpo y se lava bien la cara, Luego sube a un bananero para llenarse la panza, se desliza entre las hojas buscando de rama en rama. Gira, corre, brinca y salta pero nunca encuentra nada. Después de un rato se sienta Porque ya está muy cansada. Entonces ve a sus amigos arriba de una montaña. Se zambulle de cabeza: ¡está lleno de bananas! Los monitos le convidan Y le ayudan a pelarlas.

AMIGOS Este león ha nacido a la sombra de un nogal pero lo único que quiere es estar con su mamá. “¡No tengas miedo, animate!” le dice un bebé jaguar y lo empuja con su hocico para que vaya a jugar.

La jirafa, con su cuello, le dibuja un tobogán. La cebra le presta rayas para que pueda saltar y el leopardo le da manchas y un papel para pintar. ¡Qué lindo es tener amigos! Piensa el leoncito, al final, Y cuando crece la noche vuelve a casa a descansar.

Publicados por Infantil.com, colección “miniruiditos” ES UN SECRETO Hace tiempo, panza arriba, descansaba una botella en esa raya plateada donde cielo y mar se encuentran. La botellita flotaba (¿qué otra cosa podía hacer?) cuando la vio un pez aguja que iba tejiendo al crochet. Tenía adentro un papelito ya tostado por el sol y el pez aguja, curioso, enseguida lo leyó. Muchos peces preguntaron qué tenía escrito el mensaje. –Es un secreto –les dijo y siguió tejiendo el traje.

¡El pez aguja se burla! pensó el pez globo, ofendido. –Yo también quiero leerlo, después vengo y se los digo. Se infló como una pelota y subió a la superficie. Ahí estaba la botella en la húmeda planicie. Cuando entendió qué decía se cayó casi redondo y largó una carcajada que lo empujó para el fondo. –¿Pero qué dice el mensaje? preguntaron los amigos. –Es un secreto –contó y huyó como había venido. –Si es un secreto tan grande lo queremos develar. Vamos todos a leerlo, ¡que se sepa la verdad! Allá fueron en patota a descubrir el misterio. “Es un secreto” decían cuando volvían de leerlo. Los marineros relatan que aún se ve la botella con una mitad mojada, con la otra parte seca. Y dicen que si un cardumen nada todo para un lado

es porque va a conocer ese mensaje encerrado. Los peces no mienten nunca, lo que dicen es verdad: “ES UN SECRETO” está escrito en la botella del mar. Publicado en la revista virtual “Imaginaria” y saldrá también en el libro de La Nube

PREGUNTAS ¿Cómo se desata el pecho? Con un suspiro que barra con lo de adentro. ¿Qué buscan lamer las olas? Tus sueños. ¿Con qué se teje el silencio? Con dos agujas cerradas y algún secreto. ¿Cuánto pesa cada lágrima? Un hueco. ¿Dónde se evapora el llanto? En tu desierto. ¿Cómo hace el corazón para doler en los huesos?

RELOJ los minutos gotas las horas charcos se me hace hielo la espera y vapor tanta promesa.

TATANKA Tatanka liente Tatanka sá Tatanka tukatanka Teviá garrá. Tatanka zuela Tatankar gá Tatanka tukatanka Teviá chipá. Tatanka chado Tan colorá Tatanka tukatanka Tevá kemá Tatanka chito Tatan tachá Tatanka tukatanka Se fue, se va. Inéditos

© María Laura Dedé PARA ADULTOS Descorchaste tu pelo en otra almohada. Fuiste fiesta fuiste fusta fuiste daga Llamarada de sombras será hoy el relleno de tu sábana. De esas sombras que son ecos de esos huecos que no callan. -Por la esquina, por la junta. Por el borde, por la grieta, por la gruta, por el grito. Por el hueco, su revés, su derecho, por surrecto. Por correcto. No hay por cómo, no hay por cuándo. Entró porque se había ido. -Nico asalta la palabra. Nico tiene la palabra. La retiene, la sostiene. Una veces la contiene y otras no. No Nico no Nico vomita palabras que no llega a masticar. Nico dice lo que ha dicho, lo que no quiere decir que haya dicho lo que dijo. Nico quiere. O ni

o no. Nico puede. O no o ni. Nico hiere. Oh, sí oh, so. Nico muere: Los demás hablan por él. -Oler es buscarte en el enjambre. Rodar hurgar abrir las fauces todo y más. Eso es amarte. -Su pelo rojo en otra almohada, así la ves. Descansa su reverso en nada. -Sí ¿Cómo hacen dos letras para girar una vida?

-No la rebelde la dura la rotunda la extranjera la paria la blasfema la que lanza la que alcanza

la que irrumpe la que rompe la que hunde la que ata desata no. ŠDedÊ


poesia